That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Deeper Than The Dark (+16) (20/07/14) Terminado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Deeper Than The Dark (+16) (20/07/14) (Cap 26)

Mensaje por Dyna el Lun Jul 21, 2014 1:56 am


Capitulo 26

Sakura se despertó lentamente, con una maravillosa sensación de bienestar en su interior cuando abrió los ojos y vio a Naruto yaciendo a su lado. Anteriormente el verle yaciendo a su lado, como si estuviera muerto la había asustado un poco. Pero nunca más. Él no estaba muerto, sólo durmiendo.

Una sonrisa calentó tiernamente su corazón cuando acarició su mejilla con las yemas de sus dedos, y luego se inclinó y besó sus labios. Él estaba aquí, y eso era todo lo que importaba.

Le miró placidamente durante un rato, su visión la llenaba de una alegría inexpresable. Apartó de su frente un rubio mechón de pelo, resiguió la línea de sus cejas, las débiles y pálidas cicatrices de sus mejillas.
Él no se movió, pero, en su corazón, sabía que se daba cuenta de su toque, de su presencia.

-"Duerme tranquilo, mi señor marido" murmuró.

Levantándose, se puso una bata sobre su camisón y abandonó el cuarto, deteniéndose antes de salir de la torre para cerrar la puerta por fuera.
Encontró a Jiraiya abajo, sentando en la mesa de cocina, sorbiendo una taza de té.

-“¡Señora!”. Sobresaltado al ser tomado por sorpresa, Jiraiya se levantó inmediatamente. -"Lo siento, no me di cuenta de que usted estaba arriba. ¿Le preparo el baño?”.

-"Luego. Por favor, siéntate, Jiraiya. ¿Te importa si te hago compañía?”.

Jiraiya frunció el ceño. -"No es correcto señora".

-"Oh". Con los hombros hundidos se giró para marcharse.

-“¡Señora, espere!”. Jiraiya acercó una silla. -"Por favor, siéntese. ¿Le gustaría tomara a una taza de té? ¿Un bollo?”.

-"Sí, gracias". Le sonrió mientras le preparaba el té con azúcar y le añadía leche. –“¿Crees Jiraiya que son realmente necesarias tantas formalidades entre nosotros?

-“¿Perdone, señora?”.

-“¿Por qué no me llamas solo Sakura?”.

-"Me temo que eso no sería lo correcto" contestó Jiraiya, sentándose frente a ella. -"Lord Naruto..." Cogió su taza y se quedó mirando su contenido. -"Me temo que a él no le gustaría”.

-"Tal vez podrías llamarme Sakura cuando estemos solos”.

-"No lo creo, señora".

-"Esta bien, Jiraiya. No quiero que te sientas incómodo". Sakura terminó su té y luego se levantó.-“¿Te importaría prepararme el baño?”.

-"Será un placer, señora. ¿Querrá desayunar después?”.

-"Sí, gracias".

Más tarde, Sakura le pidió a Jiraiya que la llevara a ver a su madre.
Tsunade los recibió en la puerta de su casa. -"Sakura, qué bien te ves" le dijo. Le dio un abrazo a Sakura y sonrió calurosamente a Jiraiya. –“Entrad, entrad”.

Sakura miró a Jiraiya y que frunció el ceño desconcertada por el alegre estado de ánimo de su madre.

Tsunade los llevó al saloncito. -"Siéntense los dos. ¿Puedo traerte algo de beber? ¿Limonada, una taza de té?”.

-"La limonada estará bien, mama. ¿Dónde están las chicas?”.

-"Han ido al pueblo a visitar a Tenten. Sentirán no haber estado. ¿Sr. Jiraiya, puedo traerle algo de beber "?

-"Sí, muchas gracias, señora Senju. Limonada también estaría bien”.

-“¿Quieres que te ayude, mama?” Preguntó Sakura.

-"No, hija. Solo será un minuto".

Sakura miró a Jiraiya y negó con la cabeza. -"Creí que estaría enfadada”.
Jiraiya asintió. Era obvio que algo extraño estaba pasando. Y cada vez que ocurrían sucesos extraños, Lord Naruto siempre estaba detrás de ellos.

Pasaron una hora con Tsunade, charlando del clima, del embarazo de Tenten y del nuevo enamoramiento de Ino. Tsunade preguntó por Naruto, expresando su pesar de que no hubiera podido acompañar a Sakura, urgiéndola a que lo trajera la próxima vez.

-"No lo entiendo" comentó Sakura cuando Jiraiya y ella se marcharon a su casa. "Mi madre nunca ha ocultado el hecho de que Naruto le desagrada. ¿A usted que le ha parecido todo esto?”.

-"No lo sé, señora" Jiraiya contestó. -"Quizá Lord Naruto sepa algo".

-“¿Por qué habría de saberlo?”.

-"Quizá debería preguntarle”.

-"Esta usted muy misterioso Jiraiya".

-"Sí, señora".

-“¿Qué es no lo que no quiere decirme?”.

Una expresión afligida se reflejó en su rostro. -"Señora, por favor".

-"Oh, está bien" mascullo Sakura y luego lo miró astutamente. –“¿Le ha dicho él algo?”.

Jiraiya emitió un profundo suspiro. -"Él tiene poderes, señora".

-“¿Poderes para hacer qué?”.

-"Creo que quizá Lord Naruto ha borrado ciertas cosas de la memoria de su madre”.

Sakura se echó hacia atrás con asombró. –“¿Puede él hacer eso?”

Jiraiya asintió. -"Por favor no le diga que yo se lo conté”.

-"No lo haré. ¿Lo hace muy a menudo?”.

-"No podría decirlo, señora".

Sakura se recostó sobre el asiento ensimismada, hasta su casa.
Se puso un traje de terciopelo verde oscuro para cenar. Era uno de sus vestidos favoritos, con un profundo escote en uve y mangas acampanadas ribeteadas con fino hilo irlandés. La falda era suave y acampanada y oscilaba graciosamente a su alrededor cuando se movía.
Antes de salir de su cuarto, se miró al espejo estudiando su imagen. Ante la expectativa de encontrarse con él, sus ojos brillaban de excitación y sus mejillas estaban suavemente sonrosadas. Había dejado su pelo suelto porque una vez Naruto le había dicho que lo prefería de ese modo.
Volviendo la espalda al espejo, salió corriendo de su cuarto y subió por las escaleras de la torre. Él se despertaría en un momento, y quería estar allí.

Entró corriendo en su cuarto. Todavía estaba dormido. Se sentó al borde de su cama y cogió su mano.

Los latidos de su corazón se aceleraban al medida que el sol se ponía y ella sintió como la fuerza de la vida fluía a través de él, fuerte y segura como un río rugiente. Un momento más tarde, sus párpados se abrieron.
Sakura le sonrió. -"Buenas noches, marido mío” le dijo suavemente, y se inclinó para besarle.

Su mano pasó alrededor de su nuca, acercándola mientras él profundizaba su beso. Con un suspiro, Sakura se derritió contra él, sus manos rozaron su pecho desnudo, deslizándose lentamente por su vientre hacia abajo.

Él se quedó sin aliento mientras su mano le acariciaba y al instante siguiente sin saber exactamente cómo podía haberlo hecho tan rápido, ella yacía desnuda debajo de él sintiendo el roce de las frías sabanas bajo su espalda y su aliento acariciando su mejilla.

-"Sakura... Sakura..." Repetía una y otra vez su nombre, incapaz de detenerse, incapaz de resistir el deseo de enterrarse profundamente en su interior, de hacerla suya. El aroma de su sangre le tentaba, inflamando su hambre.

Ella gimió suavemente, sus manos moviéndose desasosegadamente sobre su espalda y sus hombros mientras él se movía en su interior. Sintió que sus labios acariciaban sus pechos, y luego el afilado pinchazo de sus dientes en su piel.

Experimentó una oleada de placer sensual y cuando él no se detuvo, y bebió y bebió de nuevo, ella se enfrió de repente con temor.

-"Naruto... "

-“¡Sakura, pídeme que me detenga!”.

Él la contempló a través de una niebla roja mientras el hambre y el deseo se mezclaban como una sola cosa, rugiendo en su interior como si surgieran del mismo infierno amenazando con arrasar todo lo que encontrara en su camino.

Sakura se echó hacia atrás para mirarle, indefensa y vulnerable. Miró sus ojos, azules, refulgiendo sobre los suyos y supo en ese momento, que estaba mirando a la muerte frente a frente.

-“¡Sakura!”.

Oyó el miedo en su voz, el dolor subyacente mientras el hambre se enroscaba en su interior, amenazando con consumirlos a ambos. Temiendo por su propia vida, retrocedió al ver la agonía en su rostro.

-"Sakura... ¡Ayúdame!” Ahora el respiraba pesadamente, aterrorizado por que el hambre le venciera y la destruyera.

-"Te amo”. Murmuró repetidamente las palabras, sabiendo que nunca habían significado tanto. Sabiendo él que nunca había necesitado tanto oírlas y creer en ellas.

Con un grito ronco, la apartó de él, agarró su capa, y salió del cuarto.
-“¡Naruto!”.

El sonido de su voz le siguió escaleras abajo. Hizo una pausa para pasar la capa alrededor de sus hombros, y luego salió corriendo, más rápido de lo que los ojos mortales podían apreciar, escapando de la única mujer a la que había amado en toda su vida, del aroma de su sangre, de la confianza de sus ojos.

-“¡Estúpido!” Gritó al viento la palabra que le perseguía a través de la noche. –“¡Estúpido!”.

Era un tonto al pensar que podría tenerla, que podía tomar su sangre y darle a ella la suya y a pesar de ello podría negar lo que era. Qué idiotez, al pensar que podría vivir como un mortal, que podría mantener el hambre siempre a raya. No era un hombre, no había sido un hombre desde hacía casi cuatrocientos años. Era un vampiro, y todos los deseos del mundo no podrían cambiar eso.

Ahora sabía lo que tenía que hacer. Sólo había una forma de mantener a Sakura a salvo del monstruo. Sólo una forma de protegerla de lo que él era. Se levantaría temprano mañana por la noche. Se alimentaría bien para que la dulzura de Sakura no le tentara. Borraría la memoria de su mente, y luego saldría al encuentro del sol. Ante la imposibilidad de vivir sin ella, daría la bienvenida a la muerte.

Buscó cobijo en una profunda cueva al lado de la montaña. Cubierto con su capa, permaneció mirando al vacío. Al atardecer, saldría a buscar a Sakura. Pasaría una última noche en su compañía, la sostendría entre sus brazos y luego mientras ella estuviera durmiendo borraría su memoria. Uchiha le daría todas las comodidades que el dinero podía comprar. La cuidaría y la amaría; Con el tiempo, le daría un hijo. El pensar en Sakura acariciando a Uchiha le causó un profundo dolor en el fondo de su corazón. Pero era la única manera de asegurarse de no destruirla. Ya no confiaba en sí mismo, no se sentía lo suficientemente fuerte para resistirse al deseo de pasarla al lado oscuro.

Con la llegada del amanecer, se acomodó en la tierra húmeda, pasó su capa sobre su cabeza, y esperó a que la oscuridad lo envolviera por última vez.

-“¿Sarutobi?". Pensó al borde del sueño, -"¿Cómo has sobrevivido durante tanto tiempo sin perder la razón?”.

Se despertó una hora después de la puesta del sol e inmediatamente supo que no estaba solo en la caverna.

-"Nunca hubiera creído que fueses tan dormilón".

La voz, despreocupada y familiar, fluyo sobre él.-“¿Sarutobi? ¿Eres tu?”.
Una suave risa llenó la cueva. -"Naruto, amigo mío, ha pasado demasiado tiempo".

Naruto se levantó y tapó su desnudez con la capa. Ahora podía ver al otro vampiro apoyado negligentemente contra la pared de la cueva, sus brazos cruzados sobre su pecho. –“¿Qué te trae por aquí?”.

-"Tu, por supuesto. ¿Qué otra cosa me traería hasta este lúgubre lugar?”.

-"No te entiendo".

-“Tu me llamaste, ¿no es verdad?”.

Naruto frunció el ceño y luego asintió.

-"Habría venido antes, pero….” Sarutobi se encogió de hombros enfáticamente. -"Estaba descansando cuando oí tu llamada". Sonrió. -"Tu ya me entiendes, me tomó algún tiempo para recuperar mis fuerzas".
Naruto asintió. Eso era lo que hacían los más viejos, reposar en la tierra cada cien años más o menos. -"Entonces, amigo mío, dime que es lo que tanto te perturba”.

Con pocas palabras, Naruto le habló de Sakura a Sarutobi, de su temor por su seguridad, de su deseo creciente de transformarla en lo que él era, y la seguridad de saber que ella le odiaría si lo hacía.
-"Para ella ya no es seguro estar a mi lado". Miró a su amigo con ojos atormentados. -"Y tengo pocas ganas de seguir viviendo sin ella".

-“¿Así que tienes la intención de destruirte?”.

-"Es la única forma".

-"No" Sarutobi contestó suavemente. -"Hay otra".

-“¡Explícamela!”.

-“¿Deseas renunciar a la oscuridad, ser mortal de nuevo?”.

Ser mortal otra vez. ¿Era eso posible? ¿Realmente quería serlo? ¿Todavía le amaría Sakura si él fuera mortal? Ella conocía la seducción de su sangre de vampiro, el poder subyacente que envolvía todo lo que hacía y decía. ¿Sería posible que le quisiera si sólo fuera un hombre?

-"Sí, si tú verdaderamente lo deseas”.

Él pensó en su vida sin ella, y luego en como sería compartir una vida entera con ella, cada uno de sus días. –“¿Cómo? ¿Cómo puedo hacerlo?”.

-"Es muy peligroso, amigo mío, y a menudo fatal".

-"Es un peligro que estoy dispuesto a correr".

-“¿En verdad deseas abandonar la inmortalidad por esa mujer?”.

Naruto asintió. -"Por favor, Sarutobi, dime lo que debo hacer".

-"Primero me gustaría conocer a esta mujer".

-" Sarutobi... "

-"No puede hacerse ahora mismo, amigo mío. Tenemos tiempo".

Sakura bajó corriendo las escaleras para reunirse con él. Le pasó los brazos alrededor de su cuello, acercándolo, sin darse cuenta de la presencia del otro hombre.

-“¿Dónde estabas? ¿Dónde has estado? He estado tan preocupada".

-"Estoy bien, mi dulce" le dijo Naruto. Miró por encima de su hombro a Sarutobi.

-"Por favor, sigan, como si no estuviera".

-"Disculpe" dijo Sakura mirando fijamente al hombre de pie entre las sombras del portal. -"No le había visto".

Sarutobi se inclinó respetuosamente. -"Señora".

-"Sakura, éste es Sarutobi. ¿Recuerdas que te hablé de él?”.
Ella asintió, mientras un repentino escalofrió le recorrió la columna. Sarutobi era un vampiro, se lo había dicho Naruto, un vampiro muy viejo y muy poderoso.

Una débil sonrisa jugueteó en los labios de Sarutobi. -¿Le molesta que esté aquí, mi señora?”.

-"No". Era una mentira, y todos lo sabían.

-"Ven conmigo, Sakura" dijo Naruto. -"Sarutobi si nos disculpas, solo será un momento”.

Sakura siguió a su marido escaleras arriba, con mil preguntas en su mente.

Se sentó en el borde de la cama, mirando a Naruto mientras él se vestía. –“¿Por qué esta aquí?”.

-"Le necesito.” Se vistió rápidamente, luego se arrodilló a sus pies y la cogió de las manos. –“¿Sakura, me amarías igual si yo fuera mortal?”.

-“¿Qué es lo que quieres decir?”.

-“¿Si yo pudiera ser humano de nuevo, todavía me amarías, querrías entonces pasar toda la vida conmigo?”.

-"Por supuesto". Ella le miró ceñudamente. –“¿Por qué no habría de hacerlo?”.

-"Hay un cierto poder intangible e inherente en los vampiros. Tú no puedes darte cuenta, pero allí está. A algunas mujeres les atrae el poder, pero no el hombre en sí".

-“¿Naruto, qué es lo que estas tratando de decirme?”.

-"Sarutobi me ha explicado que hay una forma de poder volver a ser mortal de nuevo".

Ella clavó los ojos en él por un momento, luego le paso los brazos alrededor de su cuello y lo abrazó fuertemente. –“¡Eso sería maravilloso! ¿Cómo puede hacerse?”.

-"No lo sé". Él ahuecó su cara entre sus manos y la besó dulcemente, sintiendo agitarse el hambre en su interior ante el olor a la vida. –“Vamos a enterarnos”.

-"En realidad es sorprendentemente simple" dijo Sarutobi. "Unas pocas palabras, un derramamiento de sangre..." Sus oscuros ojos color café se posaron con hastío en Naruto. -"La fe es la que lo hace posible".

-"Parece demasiado fácil".

-"Aquí es donde entra la fe, amigo mío”.

-"Debemos hacerlo ahora, esta noche" dijo Naruto. Ya no podía esperar más. No sabía por qué el hambre le atormentaba tan fuertemente. ¿Era porque le había dado su sangre a Sakura? Había creído que, después de cuatrocientos años podía controlar el hambre, pero ahora sabía que eso nunca había sido cierto. El hambre siempre sería su dueña. Podía detenerla, podía ser saciada, pero nunca sería dominada.

-"Debe hacerse en una iglesia, tan cerca del amanecer como sea posible" dijo Sarutobi.

Naruto asintió, aunque no pudo evitar pensar que un cementerio sería un lugar más adecuado en donde llevar a cabo un ritual para un no muerto.
Sarutobi colocó su mano sobre el hombro de Naruto. -"Debo hacer unos pocos preparativos. Nos encontraremos en la capilla una hora antes de la salida del sol". Miró a Sakura. -"Debes venir tú solo".

-"No" dijo Sakura. -"Yo también quiero estar allí”.

-"Lo siento, señora, pero ningún mortal puede estar presente”.

-"Pero... "

-"Ustedes seguramente querrán pasar juntos estas horas".

-“¿Quiere decir, que podrían ser las últimas, no es verdad?”.

-"Cabe esa posibilidad, mi señora". Sarutobi puso la mano sobre su hombro, en un gesto de simpatía y afecto, luego miró a Naruto. -"Una hora antes del amanecer, amigo mío. No te retrases".

-"Allí estaré.

Sakura esperó hasta que estuvieron a solas, luego cogió a Naruto de la mano. -"No hagas esto".

-"Debo hacerlo".

-"No. Transfórmame en lo que tú eres. Hazlo ahora".

-"No, Sakura. Tu no lo deseas, y me odiarías por ello".

-"Entonces sigamos como hasta ahora. Por favor, Naruto, estoy muy asustada”.

-"No podemos continuar tal como estamos" dijo Naruto con la fuerte convicción en su interior. -"Ya no puedo seguir controlando mi hambre". Incluso ahora podía sentirla creciendo, alzándose en su interior, urgiéndole a pasarla al lado oscuro, a beber de su dulzura hasta que se hubiera saciado de ella. Sentía a la bestia rugiendo profundamente en su interior, sentía sus garras arañando por su libertad.

-"No permitiré que lo hagas" dijo Sakura. -"Ha dicho que es peligroso”.

-"Tú también estas en peligro, Sakura".

Ella se quedó mirándolo fijamente, sus ojos brillaban enrojecidos con una luz infernal. -"No lo entiendo. ¿Quién te ha hecho esto?”.

-"Esto es lo que soy, Sakura, lo que siempre he sido. No puedo resistirme a ello por mucho tiempo más".

-"Naruto... "

Él levantó su mano, rozó con sus labios la palma. Hubiera deseado hacerle el amor, pero no se atrevía a aprovechar esta última oportunidad. El hambre siempre se despertaba con mayor intensidad en los momentos de pasión.

-"Ve a buscar a Jiraiya" dijo, con su voz ronca. -"Quédate con él. Él te cuidará”.

-"No. Por favor déjame quedarme contigo hasta que llegue la hora".

-"Vete, Sakura. Te lo ruego, si me amas lo suficiente, déjame solo".

-"Te amo. Siempre te amaré" lloró ella.

-"Entonces vete. Por Favor, Sakura".

Odiándose por su cobardía, asustada por lo que podría ocurrir si lo desafiaba, abandonó el cuarto.

Sarutobi le estaba esperando dentro de la capilla. Llevaba puesta una capa de un profundo azul oscuro con una gran capucha. Sujetaba una pequeña taza de madera entre en sus manos.

-"Debes confiar en mí para poder hacer esto" dijo Sarutobi. -"Cualquier duda por tu parte puede ser fatal".

Naruto asintió.

-"Bebe todo esto".

-“¿Qué es?”.

-"Una antigua mezcla hecha de ajo, un poco de dedalera, un pellizco de musgo, los pétalos secos de una rosa blanca, milenrama y lavanda y unas gotas de acónito. Y suficiente cantidad de vino tinto para poder hacerlo sabroso".

-¿Esperas que lo beba?”.

Sarutobi asintió con expresión solemne.

Naruto tomó la taza, la olisqueó, arrugó su nariz con desagrado, y bebió de un trago el contenido. –“¿Ya está?”.

-"Esto es sólo el comienzo. La poción debe purificar tu sangre. Ahora viene la parte más dura. Quítate la camisa, y acuéstate sobre el altar".

Con el corazón latiendo desbocado, Naruto hizo lo que le pedía. El altar, de mármol blanco, estaba frío debajo de él. Las palabras, frías como una tumba, revolotearon en el fondo de su mente.

Con rapidez, Sarutobi encendió todas las velas de la iglesia. Un débil resplandor rosado llenó la capilla. La luz de luna pasaba a través del cristal sobre el altar, reflejando puntos de luz rojiza sobre los brazos y pecho de Naruto. Sarutobi se situó al lado del altar. –“¿Estás seguro de que es esto lo que deseas hacer?”.

-“Sí. ¡No, espera un momento!” Naruto se levantó, sus manos agarrando fuertemente la túnica de Sarutobi. -"Antes debo ver a Sakura, debo borrar mi memoria de su mente".

-"Si esto tiene éxito, no será necesario. Si no lo logras, yo mismo haré que ella no recuerde nada de ti ni de esta noche".

Con aprobación, Naruto se recostó sobre el altar de nuevo.

Introduciendo la mano entre los pliegues de su capa, Sarutobi sacó una fina daga. La empuñadura estaba hecha de madera, el filo de plata maciza brillaba a la luz de las velas.

Naruto clavó los ojos en la daga. –“¿Un sacrificio de sangre, viejo amigo?”.

-"Sí. ¿Cómo te sientes?”.

-"Débil".

-"Es por las hierbas. Limpian tu sangre".

Naruto clavó los ojos en el cuchillo, incapaz de apartar su mirada de la afilada hoja plateada. La plata. Mortal para los vampiros. Un pequeño temblor de ansiedad le recorrió la columna vertebral. –“¿Vas a herirme?”.

-"Aquí es donde entra tu fe. Cuando llegue el momento oportuno, voy a desangrarte hasta el extremo de la muerte, y luego voy a devolverte a la vida, tu vida verdadera".

Naruto negó con la cabeza. Trató de levantarse, pero sentía sus extremidades pesadas, abotargadas. -"No... "

-"Debes confiar en mí, amigo mío. Las hierbas son la primera parte del proceso. Neutralizarán el componente vampírico de tu sangre y te permitirán resistir la llegada del amanecer”.

-"Mencionaste la fe... "

-"Ciertamente. Si, en lo profundo de tu corazón, tienes verdaderamente el deseo de dejar de ser inmortal, entonces te levantarás con el amanecer siendo un mortal en todos los aspectos. Si tienes alguna duda, el sol te destruirá".

Multitud de preguntas inundaron su mente, pero carecía de la fuerza suficiente para expresarlas en voz alta. Su cuerpo estaba entumecido; No podía mantener los ojos abiertos. Su sangre circulaba lentamente, caliente y pesada por sus venas.

-"Relájate". La voz de Sarutobi parecía llegarle desde muy lejos.

Sintió un repentino dolor, bien definido en su muñeca izquierda y supo que Sarutobi le había cortado la vena. Podía sentir la sangre como abandonaba su cuerpo, podía oír los latidos de su corazón, palpitando rápidamente por el miedo, desacelerándose a medida que la sangre era reducida drásticamente de su cuerpo.

Sakura...

Sarutobi acercó que una taza a los labios de Naruto, forzándolo a beber. Él supo que era sangre, su sangre, pero sabía como agua fresca y cristalina. Bebió de la taza una y otra vez, hasta que la nada le absorbió, flotando en estratos de blancas y brillantes nubes. Había esperado sentir los fuegos del infierno, perderse en la oscuridad. La luz quemó sus ojos y chamuscó su alma.

Esto es como lo debe sentirse al nacer, pensó. Sakura...

Sakura se paseaba de un lado a otro de la habitación, su mirada desviándose hacia la puerta una y otra vez. Miró a Jiraiya, pero él negó con la cabeza. Y entonces oyó la voz de Naruto llamándola por su nombre. El sonido de su voz era cada vez más débil, hasta que despareció.

Con un grito, salió del castillo, y corrió hacia la capilla.

La luz del sol se reflejaba en el edificio, iluminándolo con tonos dorados y rojizos, dándole un aspecto sobrenatural.

Se detuvo abruptamente, el miedo hacía que se corazón latiera aceleradamente y su boca se secara. Dio un paso adelante, y luego otro. La puerta estaba abierta. La luz del sol se filtraba a través de los cristales, reflejándose sobre el cuerpo que yacía inerte sin moverse sobre el altar. Rayas rojas manchaban el mármol blanco.

-"Naruto..." Su nombre salió como un murmullo de su boca. -"Oh, no... "

No supo como se había acercado, pero de repente estaba allí, a su lado. Su mirada escudriño su cuerpo. Había sangre en el altar. Tenía que ser su sangre, pero no podía ver ninguna herida.

Puso una temblorosa mano sobre su pecho. Su piel estaba suave y fresca. Pero no podía detectar ninguna latido en su corazón.

-“¡Naruto! Me prometiste que no me abandonarías. ¡Me lo prometiste!”. Se arrojó sobre su pecho, las lágrimas ardiendo en sus ojos. -"Lo prometiste". Se echó a llorar, las lágrimas cayendo sobre su pecho, mezclándose con la sangre del altar. -"Por favor no me dejes”.

-"Sakura... "

Su voz, retumbo en su mente. Pero era real. Lentamente, levantó su cabeza, abrió sus ojos.-“¿Naruto? ¡Estas vivo!”.

-"Parecer ser que sí". Él supo instantáneamente que había perdido sus poderes. Los colores eran menos brillantes. No podía oír nada más allá de las paredes de la capilla. Aspiró profundamente, y las ventanas de su nariz se llenaron del aroma de las velas de cera, del roció y del perfume de Sakura. Ningún rastro de sangre enardeció sus sentidos. Las pulsaciones de su corazón no retumbaban en sus oídos.

Se levantó lentamente. Se sintió extrañamente ligero, tranquilo. Y luego sonrió. El hambre se había ido. Por primera vez en cuatrocientos años, era libre... Libre de la oscuridad que había sido su constante compañera, libre del hambre que le había dominado. Miró a Sakura. Ella era bella, la visión mas hermosa que había visto en toda su vida. Por primera vez desde que la había encontrado, su sangre no le tentó.

Sakura le observaba cuidadosamente. –“¿Estás bien?”.

-"Soy mortal de nuevo" contestó. -"Parece que no puedo prometerte ya nunca más la eternidad".

-"Nunca quise “un para siempre"” dijo, la felicidad brillando en sus ojos. -"Sólo el tiempo de toda una vida con el hombre que amo".

-"Y eso tendrás, mi dulce Sakura". Él recorrió con la mirada el portal, mirando más allá a la brillante la luz dorada. La luz le atraía, tentándolo con su calor, su pureza. El mundo que él quería, estaba afuera esperándolo más allá de esa puerta. Un mundo que podría compartir con la mujer que amaba.

-"Naruto... "

La rodeó con sus brazos y besó las lágrimas de sus ojos. -"Ah, mi dulce Sakura, Sarutobi afirma que ha sido la poción y mi fe lo que han hecho el milagro, pero yo tengo mejor criterio. Ha sido tu amor, el que me ha liberado de la oscuridad".

La felicidad burbujeaba en su interior y la besó de nuevo con alegría, levantándose tomó de la mano a Sakura y salió andando a la luz del sol de un nuevo día, a una nueva vida.

avatar
Dyna
Novato
Novato

Femenino Mensajes : 32
Edad : 25
Localización En mi casa recreando mi mundo feliz
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Deeper Than The Dark (+16) (20/07/14) Epílogo

Mensaje por Dyna el Lun Jul 21, 2014 1:58 am


Epílogo

El Castillo de Naruto

Un año más tarde

Se asomó a la ventana, mientras observaba como salía el sol. Era una vista de la cual nunca se cansaba, un milagro por el que nunca se sentiría lo suficientemente agradecido.

Durante los primeros días después de haber recobrado su humanidad, había pasado largas horas gozando del calor del sol, sintiendo su calidez en su rostro mientras paseaba por los jardines, o se sentaba en el banco en el centro del laberinto, reflexionando sobre su pasado, esperando con ansia el futuro.

Observó como el cielo se iluminaba por la luz del día, venciendo a la noche. El sol, tan brillante y bello. Su calor había desterrado las últimas oscuridades de su alma.

Habían cambiado muchas cosas durante el último año. La hermana de Sakura, Tenten, había dado a luz a gemelos. Uchiha había decidido efectuar un viaje alrededor del mundo. Jiraiya se había casado con la madre de Sakura y se había mudado a su casa.

Un suave arrullo distrajo a Naruto de su observación del amanecer. Volviéndose de espaldas a la ventana, cruzó la habitación.

-"Shh, pequeña. Tu mamá necesita dormir". Sonrió mientras levantaba de la cuna a su hija recién nacida. –“¿Cómo amaneciste, mi bella Hitomi? ¿Has dormido bien?”.

Ella era otro milagro, pensó con su corazón rebosante de amor mientras estrechaba con suavidad al bebe entre sus brazos. Todavía no podía creer que fuese suya, que después de cuatrocientos años de oscuridad, hubiera podido engendrar una niña fuerte y saludable, con el pelo rubio y ojos azules como un cielo de verano.

Cuántos milagros en su vida, reflexionó. Ciertamente, su vida era el mayor milagro de todos. Se recordó yaciendo sobre el altar, ahogándose en la oscuridad, oyendo la voz de Sakura llamándole de regreso desde el mismo borde de la eternidad, el sentir sus lágrimas como si fueran lluvia sobre su cuerpo.

El milagro de su amor. Todavía le asombraba que ella pudiera amar al hombre que había llegado a ser. No echaba de menos la oscuridad, pero sí algunas veces el haber perdido la habilidad de leer los pensamientos de Sakura, el poder saber qué era lo que ella estaba pensando. Ahora era un misterio para él, como cada mujer era un misterio para el hombre que la amaba.

Sakura. Su amor era para él el mayor milagro de todos.

Con una sonrisa, depositó a su hija dormida en su cuna, luego cogió el diario en el cual una vez había escrito sus oscuros pensamientos. Era hora de escribir una nueva entrada:

La redención

Los siglos de oscuridad
Habían cubierto mi alma como un manto
Había olvidado el calor
Y la belleza del sol;

En soledad
Vagué por la tierra
Esperando
Deseando
Soñando
La redención;

Yendo en busca de un solo fin
Mitigar el hambre
Sólo eso
Engullido por el dolor
Sólo eso
Atormentado;

Durante siglos
La noche fue mi día
El día fue mi noche
No había nada más
Ese era todo mi mundo;
Hasta que llegaste tú...

En tu sonrisa encontré esperanza
En tu amor
El perdón

Y ahora la luz
Que una vez me fue negada
Brilla para siempre
En tus ojos


FIN
avatar
Dyna
Novato
Novato

Femenino Mensajes : 32
Edad : 25
Localización En mi casa recreando mi mundo feliz
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper Than The Dark (+16) (20/07/14) Terminado

Mensaje por alexad_uzumaki el Vie Jun 24, 2016 3:16 pm

hola muy bueno aunque yo pensaba que naruto terminaría siendo vampiro junto con sakura pero me gusto el final........
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 463
Edad : 19
Localización Soy el puto pitufopolloserk
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/groups/538131119884746/?ref=group_heade

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper Than The Dark (+16) (20/07/14) Terminado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.