Últimos temas
» TAN SOLO UNA NOCHE (+18) 02-12-15
Vie Oct 19, 2018 5:42 am por mayasorita

» Padre e Hijo.(Shop)
Vie Oct 19, 2018 5:40 am por mayasorita

» Vuelta Narusaku
Jue Oct 18, 2018 4:06 pm por PJXD23

» Pleasures of the night
Jue Oct 18, 2018 7:15 am por alexad_uzumaki

» Nuestra historia [TP] [24/2/2018] [1/1]
Jue Oct 18, 2018 6:39 am por mayasorita

» El dolor de perderte
Jue Oct 18, 2018 6:31 am por mayasorita

» Cierre de Fanfics
Miér Oct 17, 2018 5:22 am por mayasorita

» Dreams Come True, Por Celious, Traducido por mi [C] Español Actualizado 13/10/2018
Dom Oct 14, 2018 7:24 am por chusfoose

» Ayuda para conseguir un fanfic
Lun Oct 08, 2018 11:16 am por ipulsar

That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

El Don de la Diosa - Acto Final

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por UZUMAKI SAKURA el Jue Nov 22, 2012 6:50 am

Me gusta mucho este fic en especial este capitulo estuvo muy ...... intenso me gusta mucho que ella no quisiera hablar hasta el final estuvo de lo mas comico la reaccion de naruto jeje ............... y sasuke se acerca me pregunto como rayos sabia que ella estaba con naruto .... supongo que como el considera que es su unica competencia .......... como sea ya quiero ver que pasara en el proximo capitulo .................QUIERO CONTI PRONTO .............. me gusta es fic ....... bye............
avatar
UZUMAKI SAKURA
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 215
Edad : 24
Localización perdida entre las locuras de mi madre y las de mi hermana(cuando estan muy contentas) ...dios! realmente me pregunto como es que aun concerbo la cordura...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Ezra Namikaze Dragneel el Jue Nov 22, 2012 7:55 am

no me sorprende, Sasuke solo busca poder
hehe obtuvo su merecido, y lo de Sakura y Naruto
epico si apenas se conocen y ya paso de todo
hehe haber como reacciona Sasuke
cuando la encuentre q pasara
conti....
avatar
Ezra Namikaze Dragneel
Chunnin
Chunnin

Masculino Mensajes : 359
Edad : 25
Localización Entre Konoha y Magnolia
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Estefi chan el Jue Nov 22, 2012 8:16 am

Muy bueno el capitulo !!! , Sakura la Diosa ya me lo imaginaba , me gustó mucho como se conocieron Naruto y ella. Además de los intentos de comunicación por parte de Naruto xDD.

Parece que Sasuke es el malo y de alma oscura. Quiero conti pronto !!!!
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 24
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por vanessa_kawaiii el Jue Nov 22, 2012 9:06 am

me encanta como pusiste aqui a sakura tanto su descripcion de dios (me la imaguine y me encanto) y su personalidad

sasuke no es de sorprenderse que iva a ser un alma oscura siempre buscando poder es tan despreciable en ese aspecto

la reaccion de naruto cuando por fin hablo sakurita

exelente espero conti Onion ok
avatar
vanessa_kawaiii
Novato
Novato

Femenino Mensajes : 22
Edad : 22
Localización En algun luagar asien un trio con ligh y misa
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por beluchi_chan el Jue Nov 22, 2012 9:08 am

Eres simplemente genial en todas tus historias continua así conti pronto
avatar
beluchi_chan
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 120
Edad : 24
Localización Argentina Buenos Aires
Nakus 327
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Hawk el Jue Nov 22, 2012 9:47 am

yo también quieroooo una Sakura asiiiii!!!!

sinceramente si tuviera que elegir entre Una Sakura AU una Muda o diosa (depende desde que punto lo veas xD) y una Sensei no se con cual me quedaría xD

espero con ansias conti de este fic tan épico como bueno :3

a otra cosa, no te e contestado en otro de tus fics o en el mio porque queria contestarte en este ya que es donde salia Noctis y compañía xD

nunca me lo ubiera imaginado, reflexione sobre el tema y es verdad tiene cierto parecido al FF VIII xD Naruto no estaría mal un naruto igual a FF VIII yo pagaría por algo así xD tampoco es mala idea para un fic..... por si ya lo tenias en mente este mas que posible fic xD yo lo leería el primerooooo xD

avatar
Hawk
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 175
Edad : 24
Localización defendiendo el abismo de helm con Gimli..Llevo 25!!!
Nakus 1900
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Leon el Jue Nov 22, 2012 6:27 pm

quizás el destino haya conspirado para que Naruto y Sakura se pudieran encontrar, porque lo que sucedió entre ellos es algo mágico, primero Sakura despertó en Naruto la necesidad de protegerla, aun cuando ella es mas poderosa, pero vamos, despierta una infinita ternura, y ella siendo una diosa, con toda su majestuosidad y pureza descubrió infinidad de sensaciones nuevas al lado de Naruto

si, definitivamente es amor lo que ha nacido entre ellos, pero seguro no será una amor fácil, ella es una diosa y él un mortal, ademas de que la ambición y locura de sasuke, serán difíciles de sortear

espero la conti, porque esta increíble esta historia

Onion bye
avatar
Leon
Sennin
Sennin

Masculino Mensajes : 1085
Nakus 45825
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Vera-chan el Sáb Nov 24, 2012 5:24 pm

Soy nueva lectora de esta historia y te digo que me encanta
el ultimo capitulo hasta aora es mi favorito (Claro habia lemon) Onion kuku

No ya jajaja enserio me encanta la historia, te pediria que la continuaras lo mas pronto posible pero te debes tardar bastante ¿son como 20 paginas mas omenos no? ¡Se me hace tan cortito!

Espero cuando puedas la continuacion Onion ok

¡Vera-Adios!Silbando
avatar
Vera-chan
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Mensajes : 250
Localización Comiendo galletas :3
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por la diva el Sáb Nov 24, 2012 8:19 pm

ME ENCANTA! Onion muahaha esta buenisima.
porfavor tiemnes que segir esta historia , no la balla a dejar por la mitad. ESE ULTIMO CAP ESTUBO BUENISIMO TE FELISITO SABES ESCRIBIR MUY BIEN Bailando
CONTI CONTI Ilusionado
avatar
la diva
Chunnin
Chunnin

Femenino Mensajes : 303
Edad : 22
Localización valencia, venezuela
Nakus 1100

Ver perfil de usuario http://yulgrithleal@hotmail.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por NaruSaku-12 el Dom Nov 25, 2012 7:07 am

Me...Encanta tu fic. Onion**
Muy buen Lemon... Rubor
Pero lo que me mató fue cuando Naru-kun salió con el "¿¡Puedes hablar!?" x'D Onion muahaha
Espero la Conti Ansiosísísíma Onion TT



Saludos,besos y abrazos.
Onion bye
avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Zero_storm el Dom Nov 25, 2012 11:33 am

buen capitulo me ha gustado
mira que el lemon de naruto y sakura te ha quedado bien
sakura parecia que estaba analizando todo en especial a naruto
el chico de alma oscura sera sasuke????
espero la conti sigue asi realmente me gustan tus fics
avatar
Zero_storm
Sannin
Sannin

Masculino Mensajes : 724
Localización perdido
Nakus 8629
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Namikaze_Minato el Lun Nov 26, 2012 11:42 am

Gracias por los comentarios chicos me alegro de que os guste ^^

Haré el aviso de siempre amigos mios. 23 paginas. Tomaoslo con calma xD

------------------------------------------------------------------------------------------------

Acto III - Odio y Amor


Mi amigo, ¿Vas a volar lejos ahora?
¿Hacia un mundo que nos aborrece a ambos?
Todo lo que encontraras será un sombrío mañana.
No importa hacia donde los vientos soplen.

Mi amigo… tú deseo,
es el que trae a la vida el Don de la Diosa.
Aun así el mañana yermo de promesas se encuentra,
nada podrá impedir mi regreso.


- El chico del alma oscura. - Dijo después mientras su vista se perdía en el horizonte.
- ¿Quién? - Preguntó Naruto intrigado.
- Tu ya lo conoces… es un conocido tuyo. - Dijo ella enigmáticamente mirándolo.
- ¿Seguro? - Preguntó Naruto mirándola.
- El chico con un poder enorme como el tuyo pero con el alma corrompida. - Dijo ella poniéndose de pie.
- Sasuke… - Susurró Naruto.

Ella simplemente se limitó a asentir con la cabeza. Ahora Naruto no podía evitar preguntarse qué era lo el quería.

- Llegará en menos de media hora… y parece muy enfadado. - Dijo la pelirrosa mirando hacia la ventana.
- ¿Llegará a la ciudad? - Preguntó el rubio.
- Si… nos está buscando. - Dijo ella suavemente mirando de nuevo al rubio.
- ¿A nosotros? ¿¡Por qué!? - Preguntó Naruto sumamente extrañado.
- … - Ella se quedó en silencio mirándole.
- Mierda… tenemos que salir de la ciudad. - Dijo Naruto cogiendo su espada.
- ¿Por qué? - Preguntó ella con curiosidad.
- No quiero que la destrucción de otra ciudad caiga sobre mi espalda… y es lo que ocurre cada vez que Sasuke me busca. - Dijo Naruto colocando su espadón en las correas atadas a su chaqueta, en la espalda.

La pelirrosa cogió sus ropas repartidas por la habitación y se las puso lo más rápido que pudo ya que vio que Naruto tenía prisa y no quería retrasarlo. Podía sentir mucho odio viniendo desde el norte y también había visto en los recuerdos de Naruto y del Uchiha que ya habían destruido por completo un pueblo y una ciudad. Y que dejaron medio en ruinas la mitad de otro pueblo en la costa hacía pocas semanas.

- ¿Pero iras a su encuentro? - Preguntó la chica cuando ya se había vestido del todo.
- Por algún motivo ese idiota siempre sabe encontrarme… además no me gusta huir ni la sensación de que me pisan los talones. Así que si, vamos directos hacia él. - Dijo Naruto saliendo por la puerta. - “¿Por qué puede sentir a Sasuke? Ahora sí que me tiene desconcertado… ¿Quién cojones es?” - Se preguntó después Naruto en su interior.

Cuando salieron a la calle Naruto pudo notar como ella se pegó a él con una mueca molesta en el rostro. Como si sintiese algo desagradable. Y eso hacía que se pegase al cuerpo de Naruto.

- ¿Estas bien? - Preguntó el rubio mirándola.
- Si… tranquilo. - Le respondió ella que parecía estar mejor por momentos.
- ¿De verdad puedes sentirle? - Preguntó el rubio.
- Puedo sentir el Poder Interior de todo el mundo. Y el suyo es lo suficientemente enorme como para notarlo a varios kilómetros. - Dijo ella sin separarse de Naruto.
- ¿Y por dónde viene? - Preguntó después.
- Por el norte… - Dijo ella rápidamente.
- “Mierda… ¿Querrá luchar? ¿Qué querrá? No me puedo arriesgar. Con suerte solo quiera hablar.” - Pensó Naruto algo fastidiado.

Siguieron un rato caminando hacia las afueras de la ciudad. Toda la ciudad estaba rodeada por un prado verde por el que comenzaron a caminar ya algo más lento. Naruto se dio cuenta de que una vez salieron de las calles la chica se alejó de su lado un poco mostrando bastante normalidad.

Naruto tenía muchas preguntas para la chica pero intuía que no tenía mucho tiempo ahora mismo para preguntarlas todas. Así que había decidido terminar primero el asunto de Sasuke.

Continuaron caminando un rato más hasta que a lo lejos empezaron a ver una figura que caminaba hacia ellos. Cuando se fueron acercando ya sin duda Naruto pudo comprobar que era el Uchiha quien iba hacia los dos.

Sasuke seguía vistiendo con su misma chaqueta roja y lo demás negro. Tenía el rostro bastante cansado como si llevase días caminando y corriendo sin descanso. Además una extraña mirada que no dejaba de mirar a la chica que acompañaba a Naruto.

- Sasuke… - Dijo Naruto deteniéndose a dos metros del Uchiha.

La pelirrosa se quedó al lado de Naruto. Sasuke ignoró completamente a su amigo y miraba con una mirada fija e inquisitiva a la pelirrosa.

- ¿Por qué? - Preguntó Sasuke.
- Sasuke. - Le volvió a llamar Naruto.
- ¡¡¡Silencio!!! Tú no me interesas en nada. - Dijo Sasuke mirándolo.
- ¿De qué hablas? - Preguntó Naruto muy extrañado.
- ¡¡¡¡Que te calles!!!! - Dio un grito que se pudo escuchar hasta en la ciudad.
- … - Naruto se extrañó mucho de aquella reacción. Sasuke parecía desquiciado.
- ¿Cómo has podido escogerle a el? ¡¡A ese inútil!! - Dijo Sasuke muy enfadado mirando a la ojiverde.
- … - La chica solo lo miraba sin ningún tipo de reacción en su rostro. No se dejaría amedrentar por sus gritos.
- ¿De que estas hablando? - Preguntó Naruto extrañado.

Sasuke se llevó la mano a su cara mientras una pequeña risa de incredulidad y demencia salió de su boca. Luego miró fijamente a Naruto.

- Esto es increíble… ni siquiera sabes de que va todo este asunto. ¿Cómo puedes ser tan inútil? - Preguntó Sasuke mirando a Naruto. - ¿Cómo puedes haber escogido a alguien que ni siquiera entiende lo que está pasando? - Preguntó Sasuke más calmado mirando hacia la chica.
- No tengo por qué darte ninguna explicación de nada. - Dijo la chica muy seria mirando hacia Sasuke.
- ¿De qué habláis? - Preguntó Naruto mirando ahora a la chica.
- Ella… - Dijo Sasuke levantando su brazo y señalando a la pelirrosa. - Ella es la Diosa. - Dijo después Sasuke haciendo que Naruto abriese los ojos como platos.

Naruto retrocedió un paso abrumado por lo que Sasuke acababa de decirle. Miró a la chica con los ojos abiertos como platos. Ella se sintió algo triste al notar que Naruto la miraba de aquella manera.

Pero el rubio comenzó a recordar cuando la vio por primera vez rodeada de una increíble energía y llevaba puesta aquella armadura que parecía haber salido de algún cuento mitológico. Parecía una locura pensar que ella fuese la Diosa de la leyenda. Pero, por algún motivo parecía bastante obvio ahora.

- Por favor… no estés asustado. - Dijo la chica mirándole e ignorando a Sasuke.
- … - Mas que asustado Naruto se sentía demasiado abrumado y asombrado por todo.

Sasuke dio unos cuantos pasos hacia delante ganándose la mirada de Naruto y la chica que había resultado ser la Diosa. Miró a la pelirrosa y después a Naruto.

- Yo soy mejor que Naruto… soy más fuerte. - Dijo Sasuke mirando a los ojos de nuevo a la pelirrosa.
- Bueno… eso es tu opinión. - Dijo la chica haciendo que Sasuke ardiese de rabia.

Sasuke invocó su espada con un fogonazo negro que salió de su mano y lanzó una rápida estocada. Naruto pudo darse cuenta y obviamente llevó su mano al mango de su espadón. Pero no iba a llegar lo suficientemente rápido ya la hoja estaba a punto de tocarlo antes de que cogiese la suya.

- ¡¡Cuando acabe con su vida veremos a quien escoges!! - Dijo Sasuke desquiciado.

Naruto ya esperaba ser cortado por la mitad. Sasuke lo había cogido desprevenido y no podría defenderse correctamente de aquel espadazo. Sin embargo su muerte nunca llegó.

De la mano de la pelirrosa salió una brillante luz dorada que al poco se convirtió en una larga lanza más grande que ella. Era blanca con un círculo dorado en la parte de abajo. La punta era bastante ancha y afilada de oro.

A gran velocidad ella se interpuso entre los dos bloqueando el golpe de Sasuke con la parte blanca de la lanza. Normalmente la espada de Sasuke cortaría casi cualquier cosa pero a pesar de haberlo hecho con bastante fuerza ella y su arma ni se inmutaron.

Luego agito el brazo y Sasuke tuvo que dar un salto hacia atrás por su fuerza. Naruto fue a sacar su espada pero la chica lo detuvo con su mano diciendo claramente que le dejase este asunto a ella.

- ¿Vas a defenderle sin darme la oportunidad de demostrar mi valía? - Preguntó Sasuke irritado.
- Ya tuviste esa oportunidad… y fallaste. - Dijo ella recordando cuando lo vio por primera vez.
- ¡No falle! Precisamente fui a buscarlo para derrotarle antes de que llegases. Para demostrar que soy más fuerte que él. - Dijo Sasuke enfadado.
- Definitivamente… no entiendes nada… - Dijo la pelirrosa triste negando con la cabeza.
- ¡No! Tu sí que no lo entiendes… llevó diez años esperando el día que vinieses. Entrenando y esforzándome para que te fijases en mí. Naruto nunca ha creído en ti… no es justo… ¡¡¡No es justo!!! - Gritó el Uchiha mientras sus ojos se volvían rojos.

Naruto trató de dar un paso hacia delante. Tampoco le gustaba mucho la sensación de que lo dejasen de lado. Pero ella puso su arma como barrera.

- Por favor Naruto… deja que me encargue yo. - Dijo ella dando un paso hacia delante. - Lamento que las cosas no hayan salido como esperabas. Pero es mi decisión y deberías respetarla Sasuke Uchiha… - Dijo ella mirándolo.
- No… esto es absurdo… pero… yo sé por qué escogiste a Naruto. - Dijo Sasuke riendo sádicamente. - Lo has hecho porque él tiene un poder similar al mío. Habrás visto algo en el que yo no tengo pero sin duda lo escoges por su increíble fuerza… pero yo se… que en el mundo nadie más es capaz de igualarnos… había algunos… pero ya los he matado. - Dijo Sasuke desquiciado. - Naruto y yo somos las personas más fuertes de este mundo… y si… yo le mato… no tendrás otra opción… - Dijo mirando fijamente a los ojos a Naruto.
- No te dejaré hacerlo… - Dijo ella empuñando su lanza hacia Sasuke y dando un paso hacia delante.
- ¡Puedo defenderme solo! - Gritó Naruto enfadado.
- Naruto… - Dijo ella girando la cabeza y mirándolo. - Quiero hacer esto personalmente. Quiero que entienda… que no hay nada que él pueda hacer o decidir por mí. - Dijo mirando a Sasuke a los ojos.
- Hablas mucho… pero… tú no puedes matarme… no puedes acabar con mi vida. - Dijo Sasuke sonriendo con malicia.
- Tienes razón… mi propia naturaleza me impide quitarte la vida… pero… nada me impide luchar para proteger a otra persona. - Dijo ella mientras sus ojos se volvían dorados.

Su larga melena rosa sobre su camiseta negra empezó a flotar por el aire mientras una incalculable cantidad de energía dorada empezaba a salir de su cuerpo rodeándola. Naruto dio unos cuantos pasos hacia atrás abrumado por tantísimo poder.

Incluso Sasuke, que deseaba más que nadie mostrar su fuerza, tuvo que retroceder por aquella inconcebible muestra de poder. Sin embargo todavía no había acabado. La tierra empezó a temblar como si de un terremoto se tratase. El poder de la Diosa, superaba infinitamente el de Naruto o el de Sasuke.

Sin embargo Sasuke debía intentarlo. No se dejaría asustar por su poder. Debía demostrar su fuerza y asustarse no era una buena idea. Cogió su espada con las dos manos y se rodeó de su Aura negra mostrando todo su poder sin dudarlo.

Usó toda su velocidad y por un pequeño segundo pasó por detrás de la pelirrosa y fue a destrozar a Naruto con un golpe. Ahora el rubio se maldecía por haber hecho caso a la chica ya que ya era tarde para defenderse.

Pero hubo un destello amarillo delante de Naruto y apareció la pelirrosa delante de el a una velocidad superior a la de Sasuke. Sujetando su lanza con solo la mano izquierda la colocó sobre su cabeza parando el golpe más fuerte del Uchiha sin ningún esfuerzo.

Ella movió la lanza hacia delante con fuerza haciendo que el Uchiha saliese disparado hacia atrás. Sin embargo dio un paso hacia delante con la intención de volverlo a intentar.

Pero se quedó quieto cuando su espada se partió en tres partes diferentes. La chica había destrozado su espada en el momento en el que lo empujó. Sasuke se quedó quieto un instante. Aunque fue bastante corto ya que al momento la chica apareció detrás de el a la vez que toda su Aura negra desaparecía por completo mientras caía arrodillado.

Naruto tragó saliva al ver como Sasuke había sido derrotado de una manera tan sencilla y rápida. Un simple puñetazo había bastado para detener al que probablemente fuese el humano más fuerte del mundo.

Inconsciente, Sasuke cayó boca abajo al suelo. Todo el poder de la pelirrosa se desvaneció también volviendo al interior de su cuerpo mientras sus ojos se volvían verdes de nuevo y su melena caía sobre su espalda. El mundo pareció quedarse en silencio en ese pequeño instante como si acompañase a la pelirrosa en su batalla.

La pelirrosa se giró mirando hacia Naruto que la miraba con miedo en sus ojos. Tantísimo poder sería capaz de asustar a cualquiera. Además que ahora sin duda estaba confirmado. Aquella chica realmente era la Diosa de las leyendas.

Comenzó a dar unos cuantos pasos mientras el arma en su mano, la lanza de oro y metal blanco, desapareció desvaneciéndose en el aire. Luego se quedó mirando al chico que la miraba anonadada.

- Deberíamos irnos. - Dijo ella.

Naruto no respondió. Todavía seguía impactado. Todo había sido demasiado extraño. Primero se la encuentra y no dice nada en dos días. Ahora de repente resulta ser una Diosa de leyendas que tiene el poder para derrotar a cualquiera. Además tenía que reconocer que la fuerza que había mostrado lo asustaba.

La pelirrosa mostró un rostro muy triste al ver lo que Naruto estaba pensando y sintiendo. Una lágrima comenzó a rodar por su rostro y se llevó su mano hacia aquella solitaria lágrima.

- “¿Qué es esto? ¿Es esto la tristeza? ¿Así se siente cuando uno está triste? … ¿Estoy triste… por que Naruto tiene miedo de mí? Odio… esta sensación… ” - Se preguntó en su cabeza la pelirrosa.

Sus labios empezaron a temblar un poco mientras sentía que le entraba una extraña debilidad por todo el cuerpo. Aun así dio un paso hacia el chico.

- Naruto… tu… - Dijo antes de empezar a morderse el labio inferior. - No tienes por qué… tenerme… miedo… - Dijo ella con dificultad.

En realidad no lo sabía pero lo que le ocurría a la chica es que tenía ganas de llorar y ella estaba tratando de evitarlo con todas sus fuerzas.

- ¡Mierda! ¿Por qué no puedo hablar bien? - Preguntó la chica llevándose sus manos a la boca.
- Acaso… ¿Es… la primera vez que… estas triste? - Preguntó Naruto mirándola.

El rostro de la chica se ensombreció y después asintió tímidamente con su cabeza. Oh si, ahora muchas respuestas cuadraban en la mente de Naruto. Eso sí, muchas respuestas muy difíciles de creer.

- No luches contra eso… si estas triste lo mejor que puedes hacer es dejarte llevar y esperar a que se te pase. - Dijo Naruto ganándose la mirada sorprendida de la chica.

Le hizo caso y se relajó un momento. Entonces una gran cantidad de lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos a la vez que empezaba a llorar por primera en vez en toda su existencia.

- No me tengas miedo por favor… - Suplicó ella tapándose los ojos mientras lloraba.

Por algún motivo a Naruto se le rompía el alma verla así. Ahora la tenía llorando mientras le suplicaba algo a él. Era muy extraño por que mostraba una gran fragilidad y dependencia hacia él. Cosa que contrastaba mucho con la imagen de superioridad y poder absoluto que había mostrado antes.

- Por favor… te lo suplico. - Dijo ella alzando la mirada y mirando a Naruto con los ojos completamente aguados.

Naruto tragó saliva y casi sin pensarlo rodeo el cuerpo de la chica abrazándolo con fuerza tratando de calmarla. Para ella supuso totalmente el fin de su llanto. No sabía por qué se sentía así. Pero se había sentido totalmente reconfortada y feliz por aquel abrazo.

- Naruto… dijiste que irías hacia la próxima ciudad… y que… podría ir contigo… por favor déjame ir contigo… no me dejes… sola… - Dijo poniéndose triste al decir la última palabra.

Naruto se sintió triste y a la vez conmovido por las palabras de la chica. Mostraba tanta fragilidad y ternura que había tocado su corazón con aquella frase.

- Claro… yo… no te dejaré sola. - Dijo el chico algo nervioso pero seguro en al menos no quería verla triste.
- Gracias… - Respondió sonriendo sinceramente, ahora ya estaba contenta.

Naruto dio unos cuantos pasos separándose de la chica y fue hacia donde estaba Sasuke tumbado en el suelo. Comprobó que todavía seguía con vida.

- Despertara en unas horas… pero ya no creo que nos siga. - Dijo la pelirrosa ganándose la mirada de Naruto.

El rubio asintió con la cabeza mirando hacia ella y comenzó la marcha hacia la próxima ciudad. Estuvieron caminando toda la mañana hasta el mediodía, en silencio, sin decir nada. Para ella el silencio no era del todo incómodo y la cabeza de Naruto estaba demasiado perdida ahora mismo.

Llegaron las dos del mediodía y ambos se detuvieron en un tronco que encontraron por el camino. Bueno, mejor dicho Naruto se sentó en él y ella lo imitó. El rubio llevaba una pequeña mochila atada a su cinturón y la abrió sacando una pequeña bolsa. La abrió y sacó de ella dos bocadillos.

- Toma. - Dijo Naruto hablando por primera vez pasándoselo a la chica.

Estuvieron comiendo de nuevo en silencio durante un rato. La chica empezaba a sentirse algo abandonada por todo el silencio pero Naruto todavía no estaba preparado para hablar ya que su cabeza estaba demasiado perdida. Se sentía muy abrumado e impresionado por la chica. La sensación que tuvo al principio de magnificencia había vuelto y no era capaz de volverla a ver cómo los últimos dos días.

Acabaron de comer y continuaron con su viaje toda la tarde. Ya habían salido de aquella llanura y estaban atravesando una zona montañosa. Sin embargo el sol ya se estaba poniendo y aún quedaban unos cuantos kilómetros para su destino.

- Creo que deberíamos parar por hoy… - Dijo Naruto mirando al cielo.
- No estoy cansada. - Dijo la chica mirándolo.
- Ya imagino… pero… yo sí. - Dijo Naruto con un extraño tono de voz que hizo que ella se sintiese algo mal. - Además no es buena idea andar por las montañas cuando se haga de noche.
- Entendido… - Dijo ella deteniéndose a su lado.

Buscaron un lugar lo suficientemente llano y amplio para montar una tienda de campaña que Naruto siempre llevaba consigo. Al fin y al cabo alguien que viajaba tanto debía estar preparado. Era bastante pequeña ya que era individual.

La chica se quedó sentada en el suelo observando como la montaba con bastante maestría y práctica. Al terminar reunió unas cuantas llamas y algunos troncos pequeños e hizo una fogata para no entrar en frio.

- Se te ve muy suelto… - Dijo ella intentando hablar algo.
- Paso más tiempo entre montañas, bosques y llanuras que en la ciudad. - Dijo Naruto tajante.

Naruto se sentó en el suelo al lado de la fogata calentando sus manos. La pelirrosa se sentó a medio metro de él imitándole. En realidad en el momento de caer la noche hacia bastante frio así que la sensación era bastante agradable.

La chica se abrazó sus rodillas poniendo la cabeza entre las dos y mirando al suelo abatida. No sabía que ocurría. Solo sabía que se sentía mal. Naruto la vio y se le contagio ese malestar. Luego devolvió la mirada a la hoguera.

- ¿Por qué no me lo dijiste? - Preguntó el chico tratando de dar conversación pero sin obviar lo que le importaba ahora.
- Simplemente no era necesario. - Dijo ella levantando la cabeza y mirando a Naruto defendiéndose.
- ¡Claro que lo era! ¿Por qué me engañaste? - Preguntó Naruto hiriéndola.
- Yo… yo no te engañé… - Dijo ella con su voz triste que hacía sentir muy mal a Naruto.
- Si… - Dijo Naruto algo dolido. - Si lo hiciste… ¿A qué venia todo eso de actuar como si no supieses nada? Yo… es como si hubieses jugado conmigo. - Dijo Naruto mirándola a los ojos.
- ¿Cómo? - Dijo ella muy triste. - ¡Eso no es verdad! Yo no he fingido nada. - Dijo la chica girándose y mirándolo a los ojos también.
- ¡Claro que sí! - Gritó Naruto ahora algo enfadado. - Todo el rollo ese de no saber hacer nada… ¿te has reído de mí? - Preguntó el chico mirándola.
- Eso… eso… - Dijo ella mientras lagrimas salían de su rostro. - Eso no… es cierto…

La pelirrosa se derrumbó de nuevo y comenzó a llorar abiertamente. A Naruto le dolía bastante verla así. Pero ahora mismo no entendía nada.

- Naruto… yo no he fingido nada… de verdad… ¿Tan patética te he parecido? - Preguntó ella después triste.

El rubio se acercó a ella y la acogió entre sus brazos. Ella se desahogó en su pecho. Aquellos sentimientos negativos todavía eran muy confusos para ella. Sabía que era muy doloroso sin embargo cuando el rubio la consolaba se sentía mucho mejor.

- ¿De verdad no has fingido nada? - Preguntó Naruto muy extrañado separando su rostro de ella y mirándola.
- Claro… yo… no te mentiría ni nada parecido. - Dijo la chica mirándolo.
- ¿La ducha? ¿El restaurante? … todo aquello… es difícil de creer que tu… - Dijo Naruto algo extrañado.
- ¡Yo soy así! - Gritó la chica enfadada.
- ¿A qué te refieres? - Preguntó Naruto extrañado.
- Yo… - Dijo ella mirando al suelo. - Nunca había sentido frio… o calor… nunca había tenido hambre… nunca había estado triste ni eufórica. Jamás había sido feliz y nunca había tenido que dormir… jamás había sentido placer…- Dijo ella mirando al suelo todavía.
- Todo esto es… demasiado… difícil de entender… - Dijo Naruto mirándola fijamente a sus verdes ojos.
- No espero que lo entiendas a la primera… solo… quiero que me comprendas y que no me odies. - Dijo mirándolo fijamente.
- ¡Eh! Yo no he dicho que te odie. - Dijo Naruto muy serio mirándola.
- ¿Entonces por qué estas así conmigo? - Preguntó ella triste.
- Estoy… asustado… me abruma… todo esto… y sentía que me habías tomado el pelo… - Dijo Naruto algo confundido.
- Naruto yo… debes saber… que nunca he fingido nada ni he actuado como no soy… yo soy la misma de ayer… y de antes de ayer… - Dijo la chica poniendo su frente en el pecho de Naruto.
- Oye… ¿Te puedo llamar de alguna manera? ¿Tienes un nombre… o algo por el estilo? - Dijo Naruto haciendo que la chica le mirase a los ojos.
- … Sakura… me llamó Sakura. - Dijo ella algo contenta al notar a Naruto más receptivo.

Naruto empezó a reír un segundo haciendo que Sakura estuviese muy extrañada. No sabía porque estaba riéndose.

- ¿Qué es tan gracioso? - Preguntó ella con curiosidad.
- Me estoy acordando del día que fuiste a mirarte la barriga cuando te sonó el estómago porque tenías hambre. - Dijo Naruto riendo.
- ¡Eh!... no tiene gracia. - Dijo ella medio enfadada.
- Si la tiene… mucha de verdad. - Dijo Naruto mirándola.
- Yo… sé que los humanos necesitáis comer para no morir… pero no sé qué se siente cuando se tiene hambre… bueno… no sabía que sentíais… ni sabía que vuestro estomago emitía extraños sonidos. - Dijo ella mirándole.
- ¿Y eso te pasa con todo? - Preguntó de nuevo Naruto.
- Si… todo es nuevo para mí. Todo… supongo que tú no lo podrás entender por qué son cosas que has aprendido desde que naciste… pero yo… hasta antes de ayer nunca había sentido nada de lo que tú has sentido. - Dijo Sakura mirando a Naruto.
- Pero… ¿Dónde estabas antes? ¿Por qué no habías sentido nada así? - Preguntó el rubio extrañado.
- Naruto yo… antes no existía. - Dijo la chica dejando a Naruto impactado.

El rubio se quedó profundamente extrañado por lo que ella le había dicho. Sakura parecía estar buscando en su mente las palabras más fáciles para expresarse.

- O mejor dicho… no existía de la misma forma que ahora… era diferente y en el lugar donde estaba no había ningún estímulo como en la tierra… no había nadie con quien interactuar. Y no tenía un cuerpo mortal que pudiese sentir lo mismo que el tuyo.- Dijo la pelirrosa.
- No puedo evitar preguntarme… como debe ser descubrir todas las sensaciones y emociones del mundo en un periodo tan corto de tiempo… tiene que ser extraño. - Dijo Naruto.
- ¿Extraño? Siento que mi cabeza va a explotar… ojala fuese solo extraño. - Dijo ella.
- Pero al menos… aprendes rápido. Bueno, supongo que es normal. - Dijo Naruto forzándose a no estar extraño ahora con ella.
- Eso es verdad… - Dijo ella.

Se quedaron juntos unos segundos. Naruto estaba algo raro pero por algún motivo quería ayudarla a estar un poco mejor. A Sakura simplemente le gustaba estar con él.

- ¿Y por qué… estas… conmigo? - Preguntó Naruto que no podía evitarlo.
- Tú… sabes por qué estoy aquí… ¿Verdad? - Preguntó Sakura mirándolo.
- Bueno… no se todos los detalles… pero… si toda esta historia es cierta.
- Es cierta… - Dijo Sakura mirándolo.
- Bueno entonces más o menos si sé a qué has venido. - Dijo Naruto.
- Creo… que todavía no ha llegado el momento de entrar en detalles… sin embargo si te puedo decir… que te necesito. - Dijo ella sonrojando a Naruto y cogiendo su mano.
- Sakura… debes… entender que para mí… todo esto es muy difícil. - Dijo el rubio.
- Lo comprendo y lo respecto… solo te pido… que seas la misma persona que fuiste ayer y antes de ayer… nada más. - Dijo ella mirándolo. - Y que por ahora me trates de la misma forma. - Dijo la chica soltando las manos de Naruto.
- Pero al fin y al cabo tú… eres… - Dijo Naruto algo cortado.
- ¿La Diosa? - Preguntó la chica con decisión.
- Si… - Dijo Naruto asintiendo.
- Pero también… ahora mismo soy mortal como tú… y… las cosas que puedes hacer o decir pueden hacerme daño o hacerme feliz. - Dijo ella mirándole.
- Lo siento… - Dijo Naruto triste.
- ¿Sabes? Creo… que lo mejor será que lo dejemos por hoy… tengo bastante sueño… y no es una sensación que me guste mucho. - Dijo la chica mirando al suelo cansada.
- Solo tengo una tienda de campaña… puedes… dormir en ella y yo lo hare fuera. - Dijo Naruto mirándola.
- ¿Y por qué no dormimos juntos? - Preguntó Sakura extrañada. - Como la otra noche… - Dijo la chica después.
- Ya pero… mira como acabamos la otra noche. - Dijo Naruto sonrojado.
- Ya… si justamente mi idea era repetir. - Dijo la chica haciendo que Naruto se pusiese rojo del todo.
- ¿Enserio? - Preguntó Naruto.
- Claro… si ha sido lo mejor que he hecho hasta ahora desde que estoy aquí. - Dijo la chica.

Sakura se llevó las manos a la cara. Por alguna extraña razón tenía las mejillas rojas y sentía una extraña sensación en su mente y su pecho.

- ¿Qué pasa? - Preguntó ella extrañada.
- Eso se llama vergüenza. - Dijo Naruto divertido.
- ¿Y por qué siento eso? - Preguntó ella.
- Pues por lo que acabas de decir. - Dijo Naruto cogiendo a Sakura por el hombro.
- Es una sensación extraña… - Dijo la chica recuperándose.
- Lo se… - Dijo Naruto muy divertido.
- Parece que te lo pasas en grande. - Dijo Sakura entrecerrando sus ojos y mirando mal a Naruto.

El rubio puso sus manos en los hombros de la chica y la besó sin previo aviso. Ella se puso colorada y de nuevo volvió a sentir aquellas cosas que tanto le sorprendieron y agradaron la noche anterior.

- A mí también me gustaría repetir. - Dijo Naruto con una voz que a Sakura le resultó muy sexy, aunque no supiese por qué.

Entraron juntos a la tienda de campaña y sin decir nada más se taparon juntos con una manta ya que hacia algo de frio. Pero no se quedaron a dormir precisamente.

Ya habían pasado veinte minutos y Naruto estaba ahora encima de la pelirrosa mientras se movía a un ritmo bastante acelerado y contemplaba embobado el precioso rostro de Sakura.

- “Quizás… sea algo pervertido pero… que la Diosa de las Leyendas que podría destruirme con una sola mano este retorciéndose de placer gracias a mi… es lo más excitante que me ha pasado en la vida. - Pensaba Naruto fugazmente mientras después se limitaba simplemente a dejarse llevar.

Cuando ya acabaron, esta vez durando más de medio minuto, Sakura se quedó rápidamente dormida entre los brazos de Naruto. La tienda de campaña era bastante pequeña así que en realidad no quedaba otra opción. Naruto aún estaba despierto así que apoyo su frente contra la de Sakura.

- “En realidad… esto es mucho más complejo de lo que me gustaría…” - Pensó el rubio. - “¿Por qué no me he marchado ya? ¿Por qué sigo teniendo esa sensación de querer que se sienta bien? Es bastante incomodo… el Naruto de siempre ya se habría marchado y la habría dejado sola… al fin y al cabo siempre suelo huir de los problemas… ¿Por qué es diferente esta vez?” - Naruto acabó durmiéndose entre tanta reflexión.

La noche paso tranquila y el día llegó con presteza. Sakura fue la primera en despertarse pero como estaban tan juntos Naruto la siguió. Se quedaron incorporados tapados solo hasta la cintura.

- ¿Por qué me miras aquí? - Dijo la chica señalando sus pechos.
- Ah no… yo no miraba. - Dijo Naruto sonrojado mirando a sus ojos.
- Claro que si… lo haces siempre que puedes. ¿Por qué? - Preguntó ella con curiosidad.
- Son… bonitos. - Dijo Naruto sonrojado.
- ¿Tú crees? - Preguntó ella sujetándoselos con las manos y moviéndolos.
- “Hay dios mío.” - Pensó Naruto notando como no era el único que se había despertado.
- ¿Sabes? A mí me pasa algo parecido. Por algún motivo me gusta mirarte… - Dijo ella mirando su torso. - ¿Qué significa eso? - Preguntó Sakura.
- Significa que te gusto… - Dijo Naruto sonrojado.
- Sabes… yo… antes pensaba que los humanos solo teníais sexo simplemente por motivos reproductivos. - Dijo la chica sonrojada.
- ¿De verdad? - Preguntó Naruto riendo.
- Si… - Contestó Sakura.
- ¿Y has cambiado de opinión? - Preguntó Naruto cogiéndole del brazo.
- … Sabes que sí. - Dijo ella sonrojada. - Es algo que me hace sentir muy bien. - Dijo la chica sujetando los hombros de Naruto.

Naruto puso una mano en el costado de la chica y la besó. Sakura correspondió el gesto del Uzumaki respondiendo al beso.

- Oye… - Dijo ella al separarse.
- Dime. - Contesto Naruto.
- ¿Por qué este beso es diferente? - Preguntó ella.
- ¿A qué te refieres? - Preguntó Naruto extrañado.
- Este beso… me hace sentir algo diferente a lo de anoche… es otra sensación más difícil de definir… - Dijo ella extrañada.
- ¿Y cómo es? - Preguntó Naruto con curiosidad.
- ¿Tierno? - Preguntó ella sin saber muy bien como decirlo. - No se… me hace sentir bien. Reconfortada y… protegida… la verdad es que de todas las sensaciones que he sentido es la única que no puedo definir ni entender bien. - Dijo ella frustrada.
- Tampoco te frustres tanto… no tienes por qué entenderlo todo a la primera. - Dijo él. - Incluso hay cosas que yo aun no entiendo. Ya llegará. - Dijo Naruto mirándola.
- ¿Sabes? Eres un buen profesor… - Dijo Sakura divertida.

Naruto se levantó y comenzó a vestirse. Sakura se limitó a teletransportar su ropa arrancada por Naruto hacia su cuerpo para tardar menos tiempo.

- Todavía me tratas diferente… lo noto. - Dijo Sakura saliendo de la tienda de campaña.
- Eres muy perceptiva. - Dijo Naruto colocándose las botas.
- No es eso… es que… puedo sentir tus emociones y saber lo que piensas. - Dijo Sakura como si fuese lo más normal del mundo y descolocando a Naruto por completo. - Vaya… veo que lo que acabo de decir solo ha empeorado las cosas. - Dijo ella triste.

Naruto no dijo nada y Sakura pudo entender perfectamente todo. Ahora se maldecía en su interior por todo aquello.

- Naruto por favor no te pongas así… te lo suplico… - Dijo ella triste.
- Ayer… supiste… lo que pensaba… mientras lo hacíamos… ¿no? - Preguntó Naruto en blanco.

Sakura dio una pequeña carcajada. Había malinterpretado las sensaciones de Naruto. Y ahora veía que solo se preocupaba por una tontería.

- Si… - Dijo ella sonriendo.
- Dios… que vergüenza… - Dijo Naruto tapándose la cara con la mano.
- ¿Por qué? No creo que debas… - Dijo ella.
- ¡Pensé algo muy pervertido! - Dijo Naruto enfadado consigo mismo.
- Sabes… en realidad… a mí también me gusto que pensases así… - Dijo ella sonrojada.
- Explícate… - Dijo el chico extrañado.
- Yo trato de sentirme igual que tú. Y por norma general lo hago bastante bien porque siento las mismas cosas que tú… y no me siento diferente a ti. Sin embargo… que tú me idealices tanto y me eleves por encima de ti… para después hacerme igualmente todas esas cosas… - Sakura se cayó poniéndose roja.
- No sabía que tú… eras una pervertida. - Dijo Naruto divertido.
- Oye eso no es verdad. - Dijo ella riendo un poco.
- ¿De qué te ríes? - Preguntó Naruto extrañado.
- No se… la vergüenza me resulta divertida. - Dijo la chica riendo un poco.
- Vaya… realmente eres la persona más extraña que he conocido nunca. - Dijo Naruto.

El rubio se extrañó cuando Sakura se quedó sonriendo tiernamente mientras miraba al rubio. Eso hizo que se quedase un poco raro.

- ¿Por qué sonríes? - Preguntó el.
- Me has llamado persona… creo que empiezas a verme más igual a ti. - Dijo ella muy contenta.

Después puso sus manos sobre los hombros de Naruto y lo besó. Ella también había aprendido a dar besos con cariño. Luego se separaron y terminaron de prepararse.

Comenzaron a marchar de nuevo. Se estaban dirigiendo a un pequeño pueblo de montaña y en realidad ya quedaba poco para llegar. Sin hablar mucho para cuando ya había llegado la mitad del día se plantaron en su objetivo.

Era bastante más pequeño que la ciudad del otro día pero parecía bastante activo. Vivian básicamente de la venta de leña y de una pequeña mina de hierro que había al noreste. Aunque tampoco ganaban mucho ya que si seguían con los derechos de explotación era porque lo vendían al ejército más barato de lo que a ellos les costaría quitársela a la fuerza.

En aquel momento Naruto notó como la chica se acercó un poco más hacia él. Entonces se dio cuenta de que cada vez que estaban rodeados de más personas ella siempre trataba de buscar cobijo a su lado.

Lo primero que hicieron fue buscar un lugar cómodo en el que dormir. No había muchas posadas allí pero el rubio trató de buscar la que parecía la mejor.

- Buenos días. - Dijo Naruto al entrar por la puerta.
- Buenos días… - Contesto el hombre algo receloso al ver la espada de Naruto a su espalda. - ¿Qué desean? - Preguntó después.
- Una habitación para dos. - Dijo Naruto llegando al mostrador.
- ¿Cama doble o de matrimonio? - Preguntó el hombre mirando su archivo.
- Dos camas… - Dijo Naruto. - “Siempre las podemos juntar luego.” - Pensó después sonrojado.
- Bien… pues serán 200 Ryus la noche. - Dijo el hombre cogiendo unas llaves.

Naruto pagó el precio y fueron hacia su habitación. Era en el último piso, el cuarto. Al entrar Naruto dejó sus cosas en el suelo y la espada apoyada en la pared. Era una habitación algo más grande que la de la otra vez.

El baño en lugar de ducha tenía una bañera y sin duda las camas se veían de mejor calidad pues aun para ser individuales eran más anchas y largas.

- Oye Sakura… - Dijo Naruto sentándose en una de las camas.
- Dime. - Contestó ella imitándole pero en la otra cama.
- Cuando hay más gente… ¿Por qué siempre te acercas más a mí? - Preguntó Naruto. - ¿Te dan miedo? - Añadió después.
- No… no me dan miedo. - Dijo ella poniéndose cómoda.
- ¿Entonces? - Preguntó con curiosidad Naruto.
- Bueno… como ya te dije… puedo sentir la energía de todas las personas que me rodean… y… todo el mundo en todos los lugares parece tener una siniestra y fría aura rodeándoles. Su energía es pequeña comparada con la tuya o la de Sasuke… pero… en lugares como las ciudades se juntan todas y crean una indescriptible y gigantesca aura oscura y fría. - Dijo la chica abrazándose los brazos. - No tengo miedo de lo que me pueda ocurrir pero es una sensación muy desagradable. - Dijo mientras que notaba que le erizaba la piel.
- ¿Y por qué te pones a mi lado? - Preguntó Naruto.
- Cuando cierro los ojos… - Dijo ella cerrándolos. - Puedo notar una increíble y gigantesca oscuridad rodeándome. Es horrible la sensación que provoca… pero… en todo el medio estas tu… eres… como un faro de luz y calidez. Estar cerca de ti hace que no me muera de frio y hace que la sensación de que la oscuridad me envuelve desaparezca. - Dijo ella abriendo los ojos.
- ¿Mi energía es diferente? - Preguntó el chico curioso.
- Si… la tuya no es ni oscura ni fría… es cálida y luminosa… - Dijo la chica sonriendo.
- En resumen… que yo te reconforto cuando estoy a tu lado. - Dijo Naruto acercándose hacia ella y cogiéndole de las manos.
- Exacto. - Dijo después sonriendo.
- Puedes acercarte a mí siempre que lo necesites. - Dijo Naruto serio.

Aquellas palabras tocaron la fibra sensible de Sakura que se emocionó bastante y no pudo evitar abrazarlo con fuerza.

- Yo de ti no repetiría eso… - Dijo Sakura. - Porque a veces tengo la sensación de que me gustaría ponerme a tu lado y no separarme nunca más de él. - Dijo Sakura sonrojada mirando a Naruto a los ojos fijamente y haciendo que el rubio también se sonrojase.

No muy lejos de allí, en el edificio de enfrente, había cuatro personas con trajes negros y gafas negras también. Eran tres hombres y una mujer.

- Entonces… ¿Son ellos? - Preguntó la chica mirando a un hombre.

Uno de los hombres tenía una especie de ordenador portátil que estaba mostrando un centenar de datos. Enchufado a aquel aparato había un extraño medidor que estaba apuntando hacia la habitación de Naruto y Sakura.

- Si… no hay duda Jefa. - Dijo el hombre.
- Bien… de momento guardaremos las distancias… pero estad preparados. - Dijo ella tumbándose en la cama.

El medio día paso y ahora Naruto y Sakura estaban desnudos durmiendo la siesta en la misma cama después de haber acabado el uno encima del otro otra vez. Luego habían caído rendidos ya que después de haber pasado toda la mañana caminando por las montañas estaban algo cansados.

Acabaron despertando al cabo de una hora y poco más. Naruto y Sakura lo primero que hicieron fue vestirse. Sin embargo Naruto notó que la chica dio un pequeño ahogado grito de dolor.

- ¿Qué pasa? - Preguntó Naruto extrañado y preocupado.
- No… no lo sé… - Dijo ella llevando su mano a su vientre.
- ¿Te duele algo? - Preguntó después.
- Si… es… aquí abajo. - Dijo la chica tocándose unos centímetros encima de su cintura. - Llevo todo el día que me molesta pero ahora es una presión muy fuerte. - Dijo la chica con una mueca de dolor.

Naruto se quedó en blanco unos segundos con un rostro algo cómico por la impresión de aquello. Se había preocupado por una tontería.

- ¡Rápido! Ve al baño. - Dijo Naruto.

La cogió de la mano y la acompañó. Sin embargo se quedó fuera y cerró la puerta ya que quería darle intimidad.

- ¿Y ahora? - preguntó ella algo confusa.
- Bájate los pantalones, levanta la tapa del retrete y siéntate. - Dijo Naruto.
- ¿Y ahora? - Se escuchó desde detrás de la puerta.
- Pues… relájate. - Dijo Naruto que no sabía cómo explicarse.
- No entiendo… - Dijo ella confusa.
- Simplemente… no hagas fuerza para contener la presión que sientes. - Contestó Naruto.

La chica se quedó unos segundos en silencio. Y al cabo de medio minuto salió por la puerta. Naruto solo la miraba con una sonrisa.

- Joder no sabía que dolía tanto cuando los humanos tenéis que orinar. - Dijo Sakura extrañada.
- Es que no duele tanto… no tienes que esperar a que te duela. - Dijo Naruto riendo.
- ¿Por qué te ríes? - Preguntó la chica algo molesta.
- No, es que es gracioso. - Dijo Naruto.
- ¡Te lo dije el otro día! - Dijo ella enfadada. - Para mí no es gracioso… eres… un idiota Naruto. - Dijo Sakura muy enfadada.

Dejando a Naruto de piedra ya que no se esperaba esa reacción. Lo que sí que no se esperó fue cuando ella cogió la puerta de la habitación y se marchó sin decir nada. Definitivamente Naruto se había quedado en blanco.

Rápidamente Naruto entendió que era la primera vez que Sakura se enfadaba. Así que ahora estaba descubriendo una nueva sensación otra vez. Y joder lo bien que se había dejado llevar por el enfado. Aunque aun así Naruto se sentía algo mal por haberla hecho enfadar.

Sakura andaba por las calles de la ciudad con el rostro algo enrojecido por el enfado. Por un lado sentía algo muy extraño que hacía que no quisiese estar con Naruto ahora. Por otro lado tenía la extraña sensación de que había exagerado. Pero no podía evitarlo.

- No es gracioso… Naruto… - Susurró Sakura alejándose de la posada.

El rubio se quedó mirando al techo de la habitación un rato tumbado en la cama donde hacia menos de una hora se había acostado con ella. En realidad llevaban poco tiempo viajando juntos pero ya le había tomado bastante cariño a pesar de todo.

- Mierda… iré… a pedirle perdón. - Dijo Naruto colocándose la espada en la espalda.

Abrió la puerta por la que se marchó Sakura y se encaminó hacia las escaleras donde bajó los cuatro pisos hasta la recepción. Allí se dirigió al hombre que le atendió antes.

- Disculpa… ¿Has visto a mi acompañante? - Preguntó Naruto tajante.
- ¿La chica del pelo rosa? - Preguntó recordando.
- Si, ella. - Respondió Naruto.
- Se marchó hace media hora hacia la ciudad… no dijo nada solo se fue. - Respondió el recepcionista.

Sin responder tan siquiera se marchó hacia las calles del pueblo. Por fortuna para el no estaban en una ciudad grande si no un pueblo pequeño. Aun así no tenía ni idea de donde podría estar Sakura.

Al poner un pie en la calle miró hacia un lado y luego hacia otro. Empezó a pensar sin embargo no sabía nada sobre ella. Bueno, si recordó un pequeño detalle.

- Chico. - Dijo Naruto parando a un niño por la calle.
- Sí. - Dijo el chaval algo impresionado por su apariencia mirándolo.
- ¿Hay algún parque por aquí cerca? - Preguntó Naruto.
- Si… en el otro lado del pueblo. Hacia allí. - Dijo el chaval señalando en una dirección.

Sakura detestaba las aglomeraciones de gente. Por eso un lugar amplio en el que no hubiese mucha gente. Y que los que allí estuviesen se estuviesen divirtiendo o jugando sería lo más agradable que ella pudiese encontrar.

Siguió caminando un rato más hasta llegar al otro extremo del parque. Al final había algunas personas con sus hijos. La verdad es que era cierto que aquel lugar estaba bastante más alegre que otras ciudades por las que había pasado. Obviamente las cosas no eran color de rosa pero si era algo mejor que en los últimos lugares que había visitado.

Pero lo que si era de color rosa era la melena de una chica que vio sentada en un banco. Al principio se alegró pero después su mente dio un vuelco al ver que estaba sentada junto a un chico de unos treinta años mientras hablaban de una manera bastante amigable.

Naruto tenía pensado acercarse pero en cuanto vio aquella escena se detuvo. Sintiéndose algo mal, esta vez consigo mismo se limitó a observar. Sin embargo no pasó ni medio minuto cuando los dos se levantaron a la vez de aquel banco.

En un principio Naruto los siguió ya que no quería perderla de vista ya que no quería volverla a extraviar. Sin llamar mucho la atención los siguió hasta que entraron en una casa. Obviamente debía ser la casa de el.

En un principio Naruto sintió unas terribles ansias de entrar allí. Sin embargo después acabó por calmarse para después sentir un terrible dolor en su pecho. Se apoyó en la pared de un callejón bastante oscuro y oculto donde podía ver perfectamente la puerta de aquella casa. Se quedó a esperar.

Pasaron aproximadamente unos 40 minutos cuando ya Naruto estaba bastante aburrido pero nervioso. La puerta comenzó a abrirse y por ella salió una solitaria Sakura que se estaba rascando un poco la nuca con un rostro neutral.

Naruto respiro hondo y después libero todo el aire para acercarse hacia ella que lo miro poco sorprendida.

- Hola. - Dijo Naruto haciendo que ella se detuviese.
- Hola. - Respondió la chica seria mirándola.
- Yo… - Dijo Naruto que aún se sentía mal y dolorido. - Quería pedirte perdón… - Dijo Naruto mirándola a los ojos.
- ¿Por qué? - Preguntó ella con curiosidad.
- Por haberme reído antes de lo que ha ocurrido… yo no entiendo cómo te sientes tú y no lo he respetado… lo siento… de verdad. No quería hacerte sentir mal. - Dijo Naruto algo triste todavía.

Sakura sonrió ampliamente y se abrazó al cuello de Naruto. El rubio correspondió ese abrazo que resultó ser bastante agradable después de todo lo que ahora estaba sacudiendo su mente.

- Claro que te perdono. - Dijo la chica feliz.
- Me alegro. - Dijo Naruto haciendo algo más de fuerza.
- Quizás yo he sido un poco exagerada… lo siento. - Dijo después.
- No te preocupes. - Dijo después cogiendo a Sakura por la mano.
- ¿Estas bien? Te noto… agitado. - Dijo la chica.
- ¿Puedes acompañarme a un sitio que estemos solos? Me gustaría… pedirte una cosa. - Dijo Naruto triste.
- Claro… tú dirás. - Dijo la chica algo extrañada.

Naruto la guió por las calles hasta encontrar un buen sitio. No caminaron mucho ya que vieron unas escaleras que subían hacia un viejo edificio y no había nadie. Así que se sentaron en uno de los escalones.

- Me gustaría… pedirte un favor Sakura. - Dijo Naruto triste.
- Dímelo y haré lo que pueda Naruto. - Dijo ella mirando al chico.
- Veras… me gustaría pedirte… mejor dicho… a mi me gustaría que solo te acostases conmigo… - Dijo Naruto algo sonrojado cogiendo su mano.
- No entiendo Naruto… ¿Por qué me dices eso? - Preguntó Sakura extrañada.
- Antes… te he visto con el chico ese en el parque y… - Dijo Naruto tratando de ocultar su dolor.
- Pero… - Dijo ella antes de ser cortada.
- No me malinterpretes. No estoy enfadado ni molesto contigo… no tengo nada que reprocharte ya que tú eres libre de hacer lo que quieras y yo jamás te he pedido nada… pero ahora si te lo pido… yo quiero que solo hagas eso conmigo. - Dijo Naruto cogiéndola de las manos y haciendo que ella se sonrojase.

Al principio Sakura se sonrojó un poco por el contacto de Naruto cogiendo sus manos y lo que le estaba pidiendo. Pero después rió un poco extrañando a Naruto.

- ¿Qué ocurre? - Preguntó Naruto algo molesto.
- No me he acostado con ese chico. - Dijo Sakura con una media sonrisa.
- No tienes por qué mentirme ni nada Sakura… de verdad no quiero que me malinterpretes no estoy enfadado contigo ni enfadado con nadie… simplemente… - Dijo Naruto serio.
- Naruto ya. - Dijo la chica seria. - Te he dicho que no lo he hecho y yo jamás te mentiría. - Dijo Sakura muy seria sorprendiendo a Naruto. - Si lo hubiese hecho te lo diría. - Dijo después relajando un poco el ambiente.
- Lo siento… yo… te creo. - Dijo Naruto tras ver lo sería que estaba. Además su corazón se alivió mucho más de lo que le gustaría reconocer.
- La verdad… no se me había ocurrido lo de hacerlo con nadie más. Pero ahora que lo dices podría hacerlo si alguien más me gustase. - Dijo Sakura haciendo que Naruto sintiese una punzada en su pecho. - Pero… no lo haré, por ti. - Dijo después sonriendo.
- Gracias. - Dijo Naruto sonriendo.

Sakura se abrazó a Naruto y el con mucho gusto se lo correspondió sin dudarlo un solo momento. Luego se quedaron un rato en silencio.

- Sabes… en verdad lo he estado pensando y por algún motivo no puedo imaginarme las relaciones sexuales sin imaginarte a ti a la vez. ¿Qué significa eso? - Preguntó Sakura mirándolo.
- La verdad es que no lo sé Sakura. Pero a mí me pasa lo mismo ahora… por primera vez en mi vida. - Dijo Naruto mirándola.
- Entonces podemos descubrirlo juntos. - Dijo Sakura optimista.

Naruto se levantó y ella hizo lo mismo. Por algún motivo no se soltaron las manos y continuaron caminando hacia ningún lugar en concreto.

- ¿Y quién era ese chico? - Preguntó Naruto con curiosidad.
- Estaba en el parque pensando lo muy enfadada que estaba contigo. - Dijo Sakura deprimiendo a Naruto. - Cuando llegó se sentó a mi lado. Había venido con su hijo que había quedado con unos amigos para jugar allí. Por algún motivo empezó a hablarme, supongo que por estar tan cerca en silencio era algo raro… yo no pude contarle casi nada de mi… pero él me contó que su mujer estaba enferma y necesitaba ayuda en su casa para cuidar de ella y hacer algunas tareas… me ofrecí a ayudarle. Parecía un buen tipo así que no me importó. - Dijo ella sonriendo.
- Vaya sí que soy un malpensado. - Contestó el rubio riendo.
- Me resulto curioso porque su energía era bastante cálida como la tuya. - Dijo Sakura. - Solo que no lo pude notar hasta que estuvo cerca… ya que este mundo la está consumiendo. - Dijo Sakura triste.
-¿No dijiste que mi energía era especial por ser cálida? - Preguntó Naruto algo extrañado.
- Mucha gente en el mundo es así. Sin embargo su poder es lo suficientemente pequeño como para que lo que le rodea le influya. Sin embargo lo que tiene de especial el tuyo es que es tan grande que no se deja influenciar por lo que le rodea. Eso es lo que lo hace especial. - Dijo Sakura mirándolo.
- Por eso… ¿Me has escogido? - Preguntó Naruto atando cabos.
- Todas las personas del mundo y el mundo en si se están corrompiendo en una espiral que no tiene fin. Pero tu luz es incorruptible ya que es tan grande que no se deja influenciar por lo de fuera… por eso tú serás quien ponga fin a esa espiral… si… por eso te he escogido a ti. - Dijo Sakura mirándole a los ojos.
- “No sé si yo podre hacer eso…” - Pensó Naruto algo triste. - Bueno… ¿Qué te parece si vamos a cenar algo? - Preguntó después tratando de cambiar de tema.
- Me parece bien. - Dijo Sakura sonriendo.
- Oye un momento… si tú puedes sentirme desde lejos… ¿Sabías que estaba en el parque viéndote? - Preguntó Naruto recordando eso.
- pues claro que lo sabía. - Dijo ella contenta.
- ¿Y por qué no hiciste nada? - Preguntó algo molesto.
- Pues porque estaba enfadada contigo. - Le dijo ella.
- Ah sí… es verdad ya me había olvidado. - Dijo Naruto riendo.

Cenaron algo suave y después marcharon juntos hacia la posada. Naruto se metió en el baño dejando a Sakura algo extrañada así que entró un momento ya que había dejado la puerta abierta.

- ¿Qué haces? - Preguntó Sakura.

El rubio había abierto el grifo de la bañera y la estaba llenando con agua caliente. Estaba sentado en el suelo con el brazo dentro comprobando la temperatura.

- Ya verás… seguro que esto te gustará. - Dijo Naruto sonriendo.

La bañera era bastante amplia. Cuando Naruto termino de llenarla se desvistió y se metió dentro apoyando su espalda en un lateral.

- ¿Por qué no entras? - Preguntó Naruto mirándola con curiosidad.
- No se… el otro día me dijiste que tenía que esperar mi turno. - Dijo la pelirrosa recordando su primera ducha.
- Pero eso era distinto… entra aquí conmigo. - Dijo Naruto ofreciéndole su mano.

La pelirrosa cogió la mano de Naruto y su ropa comenzó a desaparecer hasta quedar desnuda. Luego entro junto a él y se sentó al lado opuesto.

- ¿Qué tal? - Preguntó Naruto.
- Es muy agradable la verdad. - Dijo Sakura contenta.
- Te lo dije. - Contestó Naruto satisfecho.

Pasaron un rato en silencio disfrutando del momento y nada más. De hecho pasó bastante rato.

- ¿No deberíamos salir ya? - Preguntó la chica viendo que habían pasado media hora así.
- Tenemos que enjabonarnos. - Dijo Naruto cogiendo el gel de ducha.
- … - Sakura lo miró extrañada.
- Pero si el otro día te duchaste… - Dijo Naruto mirándola.
- Si… pero no use el bote ese. - Dijo mirándolo.
- ¿Te quedaste solo con el agua? - Preguntó el rubio.
- Sí. - Dijo ella.
- Anda… ven… - Dijo Naruto poniéndose de rodillas en la ducha.

Sakura se acercó a Naruto colocándose también de rodillas en la bañera delante de él. Naruto se echó algo de gel en las manos. Naruto empezó a enjabonar a la pelirrosa primero por los brazos. Pero obviamente luego tuvo que llegar a otras zonas algo más delicadas.

Empezó primero por sus pechos y en realidad al principio Naruto quería ceñirse solo a la limpieza pero al final parecía que quería sacarles brillo. Sakura estaba bastante sonrojada.

- Naruto… - Susurró Sakura.

El rubio continuó después por la espalda de Sakura, pero siguiendo delante de ella así que casi la estaba abrazando. Empezó a bajar hasta llegar a su trasero donde también pareció quedarse un rato.

Luego al cabo de unos minutos sus manos se deslizaron por sus muslos hasta llegar a la parte de delante donde comenzó a enjabonar también la zona más intimida de la Diosa con la mano derecha. Mientras que la izquierda sujetaba su espalda con suavidad mientras Sakura soltaba algún que otro gemido.

- Siempre… hay… ¿Qué enjabonarse así? - Preguntó Sakura entre dos gemidos como pudo.
- No. - Dijo Naruto besando su cuello.
- ¿Entonces? - Preguntó ella sonrojada.
- Es que ahora te deseo. - Dijo Naruto a su oído.

Sakura se separó un poco de Naruto como pudo y se volvió a sentar en la bañera. Pero esta vez dejo un hueco entre sus piernas que rápidamente fue ocupado por Naruto.

- Pues yo ya no aguanto más. - Dijo Sakura sonrojada y avergonzada.

El rubio se recostó sobre ella y la abrazó por la espalda dejando su rostro muy cerca del suyo. Luego con sus brazos levantó un poco su cadera comenzando a entrar sin previo aviso en ella.

- Creo… que a enjabonarte tendrás que aprender sola… o acabaremos siempre así. - Dijo Naruto besando su cuello y terminando de entrar en ella.
- Tampoco me quejare… - Dijo Sakura rápidamente.

Cuando terminaron ya casi no quedaba agua en la bañera ya que había ido toda a parar fuera. Sin embargo les daba un poco igual en realidad. Se vistieron para ir a dormir aquella noche.

- Naruto… - Dijo ella llamando al rubio que se estaba tumbando en su cama.
- ¿Puedo dormir contigo? - Preguntó ella mirándolo a los ojos.
- … - Naruto sonrió. - Claro… ven. - Dijo Naruto apartando su sabana y dejando sitio a la chica.

Bastante contenta recorrió la habitación hasta tumbarse junto al rubio. Se abrazaron y comenzaron a intentar dormir. Naruto estaba con los ojos cerrados disfrutando de la compañía de la pelirrosa que ya dormía.

- “¡¡¡¡Un momento!!!!!” - Gritó Naruto en su mente. - “Creo que ya se lo que me pasa…” - Volvió a pensar mirando la cabellera de la chica.

La noche acabo y ambos terminaron dormidos hasta el día siguiente. Donde ya habían salido a la calle con la intención de abandonar el pueblo y continuar su camino. Sin embargo en el edificio de enfrente estaban los cuatro que los estaban espiando el otro día.

- Hemos recibido órdenes. - Dijo la mujer.
- Bien… ya actuamos por fin. - Dijo uno de ellos emocionado.
- ¿Qué hay que hacer jefa? - Preguntó mirando a la rubia que tenía delante.
- Capturar… a la Diosa. - Dijo después mirando a sus tres subordinados.

En un momento se cambiaron de ropa. Dejaron sus trajes negros y se colocaron una especie de armadura corporal hecha de alguna aleación bastante dura y ligera. Sin embargo no era rudimentaria precisamente ya que tenía una pantalla en el antebrazo izquierdo y diversos tipos de mecanismos y armas por todo ellas.

Uno de los chicos que era moreno cogió una especie de espada corta que también era una pistola a la vez y la enfundo en su cintura.

[La pistola - espada]
Spoiler:

Otro chico moreno cogió una especie de lanza que al final acababa en un aturdidor eléctrico y la colocó a su espalda.

El tercer chico que era pelirrojo se colocó dos Katanas normales y corrientes a su cintura mientras que la chica rubia, la que respondía como la Jefa, llevaba una de estas pistolas-espada en la cintura derecha. Pero solo una. Luego en el brazo izquierdo, en el lado del antebrazo llevaba un pequeño círculo metálico que tendría un radio de 20 centímetros. Y parecía tener una especie de mecanismo que llegaba hasta su mano como si fuese a ocurrir algo si lo pulsase. Además se había recogido su larga melena rubia con una coleta para que el pelo no le molestase demasiado.

Luego todos se pusieron en el rostro unas gafas que eran de color azul oscuro y eran una sola pieza de cristal de lado a lado. Además también tenían auriculares que llegaban hasta las orejas y un micro con el que podían comunicarse. Dieron a un botón de las gafas y parecieron iluminarse como si obtuviesen alguna información de ellas.

- Bueno… vamos allá. - Dijo la rubia mirando a su equipo y abriendo la puerta para salir a la calle.

CONTINUARA…
avatar
Namikaze_Minato
Baneado
Baneado

Masculino Mensajes : 735
Edad : 27
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Hawk el Lun Nov 26, 2012 12:14 pm

Bueno.......
ya puedo morirme feliz que ya no importa es tan bueno este capitulo que ya lo demas importa xD
me lo volvere a leer en mi tumba de felicidad xD no lo e echo aun porque queria ser el primero en comentar xD

al fic:
muy tierno la situacion, Saku no tiene ni idea de nada xD menos mal que tiene al segundo mejor maestro despues de Jiraya sensei claro xD
que sera eso que sentiran me lo pregunto o no ace falta?? xD
Sasuke no se porque tal vez soy yo pero se me ace igual a Sephiroth no solo por la espada si no el caracter le aria falta un aire de PRO como sephiroth para ya ser su gemelo xD

posiblemente el fic que me esta gustando mas de todos ahora mismo !!!

bueno ya quiero contiii :3

avatar
Hawk
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 175
Edad : 24
Localización defendiendo el abismo de helm con Gimli..Llevo 25!!!
Nakus 1900
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por moi-06yoyo el Lun Nov 26, 2012 12:51 pm

soy yo o esta CORTO este a diferencia de los otro y que pervertidos salieron estos dos, como una tres veces lo hicieron en un solo cap
avatar
moi-06yoyo
Sennin
Sennin

Masculino Mensajes : 1677
Edad : 27
Localización cuarto de sakura en su cama con ella
Nakus 102064

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Ezra Namikaze Dragneel el Lun Nov 26, 2012 1:11 pm

buen capi, hehe ahora sasuke aprendera, espero,
naruto y sakura la diosa estan pasando buenos momentos
pero ahora, quienes seran ellos y que le queran hacer a
Sakura, conti...
avatar
Ezra Namikaze Dragneel
Chunnin
Chunnin

Masculino Mensajes : 359
Edad : 25
Localización Entre Konoha y Magnolia
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Zero_storm el Lun Nov 26, 2012 3:36 pm

jo que buen capitulo
mira que la sakura la diosa es bastante fuerte
naruto se sintio usado Sad
me ha gustado
espero ver que pasa me has dejado intrigado
sigue asi
avatar
Zero_storm
Sannin
Sannin

Masculino Mensajes : 724
Localización perdido
Nakus 8629
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por UZUMAKI SAKURA el Lun Nov 26, 2012 3:49 pm

Ya era hora de que naruto se diera cuenta Y VALLA QUE SE TARDO (casi tanto como tu para poner la canti ._.) estuvo brutal la menera en la que ella vencio a sasuke me encanto jeje , fue muy divertida la reaccion de naruto al saber que ella era ''primerisa'' en todo lo que hacia aunque se enojo ( y quien no? si no dejas que te expliquen primero tonto)
pero lugo se relajo , me encanto el ataque de furia de sakura aunque si exagero fue divertido jeje y aun mas los CELOS de naruto por que eran celos o mas bien un sentimiento de impotencia no se como explicarlo muy bien , como sea me a encanto el baño que se dieron muy ''educativo'' para sakura jeje seguro que querra que sebañen juntos mas amenudo jeje . . . me pregunto quien rayos los esta siguiendo? y como saben que ella es una diosa mmm sera interesante descubrirlo espero ........... me muero por ver la reaccion de sakura cuando naruto le diga que es ''ese '' sentimiento que aun no identifica sera entretenido sin duda alguna . . . . . . . .. .. .. espero ver la conti PRONTO . . . . . . . .. YA DIJE QUE ADORO ESTE FIC ? PUES ADORO ESTE FIC IGUAL QUE TODOS LOS QUE HAS ECHO SOY UNA GRAN FAN DE TUS FICS . . jeje . . . . bye. . . . .. .
avatar
UZUMAKI SAKURA
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 215
Edad : 24
Localización perdida entre las locuras de mi madre y las de mi hermana(cuando estan muy contentas) ...dios! realmente me pregunto como es que aun concerbo la cordura...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Leon el Lun Nov 26, 2012 4:47 pm

Sakura posee una dualidad única, es frágil con Naruto, pero es una fiera, si no que le pregunten al emo y es una pervertida pero también es bien inocente
y el amor va creciendo, con mucha fuerza
pero quienes son esos tipos que quieren capturar a Sakura?

Onion bye
avatar
Leon
Sennin
Sennin

Masculino Mensajes : 1085
Nakus 45825
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Vera-chan el Lun Nov 26, 2012 5:26 pm

El capitulo me dejo encantada: desde el momento en que Sasuke le dijo a Naruto que Sakura era la Diosa pense ''Oh no, todo se caera a bajo'' y por un tiempo del capitulo asi fue, claro hasta que hicieron el amor en las montañas
Despues esta la parte en la posada ¡Tenia que hacer pipi! sinceramente me sonroje al pensar que Naruto podria escuchar el ruido que eso porduce, menos mal que no fue asi ¡Sakura enojada! ¡Lo mejor!
¡Naruto celoso! ¡Mejor aun! cuando le dijo que solo queria que tuviera relaciones sexuales con el ¡La tome como mi parte favorita!

...y el baño pues...O///O

¡Quiero saber quienes quieren capturar a la Diosa y que pasara con todos!
¡Continuacion porfavor!

¡Vera-Adios!Silbando
avatar
Vera-chan
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Mensajes : 250
Localización Comiendo galletas :3
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Ruki el Lun Nov 26, 2012 7:26 pm

Realmente tengo tantas cosas que decir y a la vez no se como expresarlo totalmente, pero eso sí tengo que decírtelo es la primera vez en muchísimo tiempo que me engancha tanto una historia, es realmente fascinante la temática, la narración, la personalidad de los personajes, bueno todo.

Seguiré tu historia hasta el final y la verdad por lo que fui leyendo cada capítulo se hace más y más emocionante, de ahora en adelante me declaro tu fiel seguidora en fics. Espero que lo continúes lo más pronto posible ya que revisaré con frecuencia la página para ver si ya hay continuación. Felicidades, es una historia excelente que no lo dudo irán anexándose más y más lectores en cada capítulo, atrapándolos la misma.

Se ha convertido hasta ahorita mi historia favorita NaruSaku así que te doy un punto a favor en cada capítulo, me despido porque si no parece esto carta, de verdad espero la continuación muy pronto. Saludos!
avatar
Ruki
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 59
Edad : 29
Localización FB
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Layla el Mar Nov 27, 2012 12:57 am

¡23 páginas! Qué locura. xD Es un capítulo de libro en toda regla.

Parece que Sakura ha aprendido muy rápido xDD Casi más que Naruto, que sí que ha tardado en darse cuenta de lo que le estaba pasando. Se han convertido en una parejita muy tierna, a pesar de las circunstancias.
Menos mal que Naruto le ha perdido el "miedo". Pero como para no tenerlo después de todo, y de lo que pasó con Sasuke. Me intriga ya si hay alguna historia relevante detrás de la muerte de su madre, si fue el momento desde el que se dedicó expresamente a buscar y hacerse valedor del don de la diosa. No parece que vayan a deshacerse de él tan fácilmente, y encima se les juntan con más.

Ahora tienen otros enemigos... ¿Quién, cómo, cuándo, dónde y por qué? xD Por los colores de pelo que citas se hacen suposiciones... Pero nos has dejado con tanto misterio que te imagino con una risa maligna detrás de la pantalla cuando colgabas el capítulo xDD

PD: ¡Conti!
avatar
Layla
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Femenino Mensajes : 1079
Edad : 105
Nakus 62382
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Estefi chan el Mar Nov 27, 2012 9:00 am

La Diosa si que es algo pervertida y claro con un profesor como Naruto cualquiera xDD

Muy bueno el capitulo a mi tambien me pareció un poco más corto que los demás pero igual estubo genial.

Quien será esos 4 que quieren a Sakura??

Conti pronto !!!
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 24
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por sleither45 el Mar Nov 27, 2012 10:06 am

me enkanta este fic conti
avatar
sleither45
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 225
Edad : 23
Localización Indefinida, eso depende de quien me conozca.
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por NaruSaku-12 el Miér Nov 28, 2012 10:16 am

Ayy maldita sea,¿Por qué lo dejas en la mejor parte siempre? Mesapalm
Y qué golosos resultaron ser estos dos... Onion kuku
Aunque como dijo Saku-Chan,"Tampoco me quejaré..." x//DD Onion muahaha
Hasta ahora es una de mis historias NaruSaku favoritas,te felicito(?) x3 Ilusionado
Espero la Conti Onion TT


PD 1:Continúalo,es una orden. Twisted Evil
PD 2:Nah,mentira.Continualo cuando puedas pero procura que sea rápido,te lo suplico. Llorando



Saludos,besos y abrazos.
Onion bye
avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Namikaze_Minato el Vie Nov 30, 2012 5:27 pm

Gracias a todos por vuestros comentarios. Me gustaria añadir que los capítulos de los fics tienen todos la misma extensión mas o menos. Ya que primero escribo lo básico del capitulo. Y después voy rellenando hasta alcanzar cierto numero de paginas. De hecho el capitulo pasado tenia 26 paginas así que era algo mas largo que los otros. Este tiene 24.

Me lo voy a tomar como que os gusta tanto que se os pasa rápido el tiempo leyendo xD (Es broma xD)

Acto IV - La Leyenda

Mi amigo, el destino puede ser cruel.
Ya no hay sueños, pero el honor sigue existiendo.
La flecha ya ha salido del arco de la Diosa.
Mi alma ha sido corrompida por la venganza.

¿Acaso he sufrido un tormento para encontrar el fin del camino?
En mi propia salvación encontré el diurno sueño eterno.
La Leyenda habla de sacrificio y del fin del mundo.
Las alas de viento surcan sobre la superficie del agua.


En una extraña habitación bastante oscura había por lo menos diez personas ocupando distintos tipos de monitores pequeños con una gran cantidad de datos cada uno de ellos. Iban uniformados con un traje negro que en la parte del pecho, a la izquierda, tenía una pequeña nube roja con el nombre de una organización: Akatsuki.

Todos parecían estar ocupados trabajando cuando comenzó a sonar una alarma roja en uno de los monitores que alarmó a todos. Pero sobre todo a la onceaba persona, un hombre que no estaba en ningún monitor y observaba de pie todo lo que ocurría.

- ¿Qué ocurre? - Preguntó intrigado el hombre que parecía el superior de todos. Su traje era diferente, como más lujoso.
- Hemos detectado una cantidad anormal de energía en la zona 24 17 9. - Dijo una mujer de pelo corto.
- En los últimos días también recibimos información así pero no superaba los 15.000. - Dijo el hombre quitándole importancia. - Y fue muy cerca de esa zona.
- Si señor, pero esta vez supera los 100.000. - Dijo la mujer con una gota de sudor en la frente.
- 127.548 para ser exactos señor. Y subiendo. - Dijo un hombre al lado de la chica. - Espera… se ha detenido en 130.000 nuestro medidor ya no sigue a partir de esa cifra.
- Conectad en la pantalla principal el Satélite Orbital 2 7 y situadlo sobre esa zona de inmediato. - Ordenó el hombre posando su mirada sobre una pantalla que había en el centro bastante grande.

Como si de una pantalla de carga de un videojuego se tratase empezó a aparecer una barra de cargado. Cuando llegó al final se pudo ver una imagen más o menos nítida del a tierra vista desde el espacio. Con una orden del jefe la imagen comenzó a acercarse desde el espacio hacia la tierra.

Al final pudo verse a tres personas. Eran dos chicos y una chica. Eran Naruto, Sasuke y Sakura de cuando la pelirrosa derrotó al Uchiha. Estaba rodeaba por su incomparable aura dorada de energía que abrumaba a Sasuke cuando lo derrotó de un solo golpe.

- “La tenemos…” - Pensó el hombre muy feliz. - Preparad al Equipo de Operaciones Especiales Número 1. Quiero que la capturen con vida. - Dijo el hombre rápidamente.
- El equipo Numero 1 está en Arcadia haciendo una misión de sabotaje señor. - Dijo una de las chicas. - Los equipos 3 y 7 están más cerca de la posición.
- No me importa lo que vayan a tardar. No quiero malgastar fuerzas… enviad al mejor grupo. - Ordenó el hombre que tenía los ojos rojos y una larga melena negra que llegaba hasta detrás de su espalda.
- Sí señor. - Contesto la mujer de inmediato.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El Equipo de Operaciones Especiales Numero 1 fue trasladado de inmediato y se pusieron a buscar a su objetivo. Y de eso hace ya cuatro días y no tardaron mucho en hacerlo la verdad. Y ahora ya estaban equipados y armados y saliendo del edificio para ir en busca de Naruto y Sakura.

El equipo que llevaban en conjunto era una armadura corporal de tonos grisáceos bastante moderna hecha de una aleación muy ligera pero altamente resistente. Ocupaba todo el cuerpo menos la cabeza sin embargo parecía estar diseñada para no restar movilidad

Botas, pernera, cinturón, coraza, guantes y hombreras. Definitivamente cubría todo el cuerpo. En la cabeza llevaban unas gafas bastante modernas que era de color azul oscuro mostrando algún símbolo. Solo había una pieza de cristal e iba de lado a lado de la cabeza. Después se ajustaba hacia las orejas donde tenía auriculares grandes por el que podían escucharse. Y del auricular derecho salía un pequeño micrófono que se quedaba cerca de la boca. En definitiva parecían sacados de una película de robots del futuro. Además tenían todos una nube roja dibujada en la parte de la izquierda de la armadura donde estaría el corazón.

El chico Pelirrojo llevaba una Katana puesta en la espalda y otra en la cintura. La de la espalda estaba en diagonal cruzando la espalda y la de la cintura estaba al lado derecho.

Un chico moreno tenía en la espalda una lanza de dos metros, que sobresalía por encima de su cabeza, y que tenía una punta metálica no afilada que acababa en un mecanismo aturdidor utilizando un alto voltaje.

El otro moreno llevaba dos extrañas armas una a cada lado de la cintura. Eran unas pistolas que además tenían el filo de una espada por debajo.

[La pistola - espada]
Spoiler:

La rubia llevaba una de estas pistolas en la cintura derecha. Pero solo una. Luego en el brazo izquierdo, en el lado del antebrazo llevaba un pequeño círculo metálico que tendría un radio de 20 centímetros. Y parecía tener una especie de mecanismo que llegaba hasta su mano como si fuese a ocurrir algo si lo pulsase. Además se había recogido su larga melena rubia con una coleta para que el pelo no le molestase demasiado.

Cuando bajaron por el edificio el dueño del hotel se quedó en blanco y boquiabierto al verles. Ya les pareció raro tan uniformados de negro pero aquello era pasarse. Uno de los dos chicos morenos echó a bajo la puerta de una patada sin decir nada y salieron a la calle.

- ¿Posición? - Preguntó la rubia mirando a uno de los morenos.

Este se llevó un dedo a sus gafas y el cristal pareció volverse de un azul más claro y empezaron a salir bastantes números y siluetas que solo el que las llevaba puesto podía entenderlas. Y solo si había hecho un entrenamiento para ello.

- 500 metros al a punto de llegar a la salida del pueblo. - Dijo el moreno.

La chica se puso seria y comenzó a correr hacia esa dirección seguida de los tres chicos. Era bastante increíble que con todo lo que llevaban encima pudiesen correr pero la verdad es que no pesaba mucho.

Naruto y Sakura estaban mientras tanto bastante tranquilos caminando hacia el sur del pueblo donde estaba la salida principal. Sin embargo se asustaron al escuchar un disparo.

- “¿Un arma de fuego? Solo el ejército…” - Naruto se cayó al ver a los cuatro que se habían colocado delante de ellos.

El disparo fue de advertencia para que todos los civiles se marchasen. Naruto habría hecho lo mismo pero le resultó raro que aquellos cuatro hombres armados y escudados hasta los dientes les mirasen fijamente a ellos. Naruto vio la nube roja en su pecho.

- “Akatsuki… eso es peor que el ejército.” - Pensó Naruto mirándoles.
- Hacedlo fácil y entregaos. - Ordenó con autoridad la mujer rubia dando un paso al frente.
- Eres muy graciosa… - Dijo Naruto con una media risa en su rostro haciendo enfurecer mucho a la chica.
- Oh… mierda eso no es bueno. - Dijo uno de los chicos morenos mirando a su superior.
- Te arrepentirás de eso… - Dijo la rubia sacando su sable pistola de la funda derecha en al cintura.
- Nada bueno. - Respondió el otro chico de pelo negro.

A una velocidad más alta de la que Naruto esperaba ella se puso delante de el a punto de darle un en vertical. Naruto lo esquivó moviéndose hacia un lado aunque la chica fue a golpear de nuevo desde el lado izquierdo.

Naruto sacó su pequeña Katana del a cintura y lo bloqueó. Sin embargo rápido noto la inocente risita de la chica y se fijó en que el cañón de la pistola estaba apuntando justamente a su cabeza.

- “Mierda…” - Pensó Naruto.

Ella pulsó el gatillo y Naruto dio un salto mortal hacia atrás apoyando su mano en el suelo para ganar más impulso. Así esquivo el disparo. Luego Naruto fue a golpear el cuello de la chica con su Katana.

Pero esta fue detenida por el chico pelirrojo que había sacado la espada que llevaba sujetada a la espalda. El rubio vio como también fue rodeado por el chico que tenía dos espadas - pistola así que se vio bastante rodeado.

- “No son nada malos.” - Pensó Naruto llevando su mano al espadón de su espalda.

Dio un rápido corte horizontal que los tres tuvieron que esquivar saltando hacia atrás. Naruto se quedó sujetando la espada de su padre con las dos manos frente a su cuerpo.

- ¿Qué ocurre Naruto? ¿Por qué lucháis? - Preguntó Sakura mirando al rubio.
- Pues… es una buena pregunta. - Dijo Naruto mirándoles.
- Entréganos a la chica y la pelea acabara rápidamente. - Dijo el pelirrojo con una voz muy fría y seria.

Naruto desvió su mirada hacia Sakura. Por algún motivo aquellos querían a Sakura. ¿Pero por qué la querían? En realidad solo había un motivo por el que alguien la quisiese frente a nadie más. Pero la pregunta era: ¿Cómo lo sabían?

- Ni en vuestros mejores sueños dejare que os la llevéis. - Dijo Naruto devolviéndoles la mirada.
- Que caballeroso… - Dijo la rubia con sinceridad en sus palabras. - Casi me dará pena cuando te matemos para llevárnosla. - Dijo después colocando su arma delante de su rostro.
- Naruto… - Dijo Sakura mirándole.
- Déjame esto a mi… confía en mi tu ahora. No tienes por qué luchar. - Dijo Naruto. - “Si lucha quizás llame más la atención y eso no es buena idea si hasta Akatsuki va detrás de ella.” - Pensó después preocupado.
- Entendido. - Dijo ella haciéndose a un lado.
- Gaara, Sai, Neji… primero tendremos que matar al caballero. - Dijo la rubia mirándole.
- Entendido Ino-Senpai. - Dijo el chico moreno poniéndose a su lado.

Naruto esta vez no esperó un solo segundo y se abalanzó sobre la que llamaban jefa y comenzó a atacarla con una maestría que ella no podía superar. Sin embargo cada vez que rompía sus defensas y su vida estaba a punto de expirar era protegida por sus compañeros.

Al ver que eso no funcionaba se lanzó contra el pelirrojo que respondía al nombre de Gaara y aunque le costó más romper su defensa también estuvo a punto de matarlo. Aunque fue protegido por Ino que se colocó delante de él activando el aparato circular de su antebrazo.

Una luz azulada se extendió de los límites del círculo creando un escudo protector que detuvo el golpe de Naruto. De manera individual ninguno de aquellos era capaz de superar a Naruto pero su trabajo en equipo les daba ventaja.

Sai se colocó detrás de el con su lanza en las manos e impactó contra su espalda lanzando una gran corriente eléctrica contra Naruto. El otro chico, Neji, aprovechó para ir a golpearle con sus dos extrañas pistolas pero a pesar de todo Naruto pudo reponerse y esquivarlo dando un salto hacia atrás.

- Tiene aguante… - Dijo Sai poniéndose al lado de sus compañeros.

Sin embargo Neji empuñó sus espadas e Ino hizo lo mismo con la suya y comenzaron a disparar a Naruto desde lejos. Pero el rubio lo evitó de una forma bastante simple.

Clavó su espada en el suelo y se defendió detrás de ella ya que si se ponía de lado cubría todo su cuerpo. Era como una pared de acero. El rubio volvió a salir de su cobertura agarrando la espada cuando les escuchó recargar y comenzó a correr contra ellos.

Esta vez se enzarzó en un combate cuerpo a cuerpo con Gaara y Sai. Aunque ni entre los dos podían detenerle. Pero Naruto fue sorprendido cuando Ino clavó su espada en el espalda de Naruto y después apretó el gatillo perforando su estómago.

Para hacer todo más agradable Gaara le hizo un profundo corte en el brazo izquierdo. Aunque si no hubiese sido por la acción defensiva de Naruto habría ido a la garganta. Y para rematar del todo una segunda corriente eléctrica lo dejo hecho polvo.

- ¡Naruto! - Gritó Sakura asustada.
- Tran… quila… - Dijo Naruto sujetándose la herida de su vientre ya que la espada y disparo de Ino lo habían atravesado.
- “Es bueno pero no puede con nuestro trabajo en equipo.” - Pensó Ino mirándole.

Naruto se alzó con un pequeño grito de rabia y sujeto su espada con una mano mientras comenzaba a rodearse de una increíble aura azul y sus ojos se volvían dorados. En la pantalla de las gafas de Sai comenzaron a salir demasiados números.

- ¡No puede ser! - Dijo Sai alarmado.
- ¿Cuándo poder tiene? - Preguntó Neji calmado mirándolo.
- ¡¡Son más de 9.000!! - Gritó Sai preocupado.
- ¿¿¡¡9.000!!?? - Gritó Ino preocupada.
- Y sigue subiendo… - Dijo Sai tragando saliva. - Se ha detenido… en… 13.500 dijo después muy asustado.
- Pero… - Dijo Ino asustada. - “¿Quién coño es este tío? Si una persona normal no llega ni a 100…” - Dijo tragando saliva.

Naruto agitó su espada y se lanzó contra Ino que se protegió con su escudo. Aun así el impacto hizo que saliese volando hacia un lado. Al caer notó que se le había acabado la batería del escudo así que apretó un botón y una pequeña parte, como si de pilas se tratase, cayó al suelo. Después lo reemplazo por otro.

Pero el rubio no se había detenido y había atacado a Sai arrinconándolo y partiendo en dos su lanza electrizada. Luego el siguiente fue Neji que se quedó sin sus dos espada pistola a gran velocidad y por ultimo Gaara que sus espadas fueron partidas en dos por un golpe vertical de Naruto.

Ino se maldijo en su interior y apretó un botón que había en su traje. En menos de diez segundos un ruido los alarmó a todos y pudieron ver como un gran helicóptero negro con dos hélices apareció sobre las cabezas de todos.

Los cuatro miembros de Akatsuki se subieron al helicóptero mientras que Ino miraba frustrada al chico.

- Nos volveremos a ver. - Dijo la rubia sujetando la mirada de Naruto.

Cuando se marcharon el aura que rodeaba a Naruto se esfumó y cayó desmayado al suelo por la falta de fuerzas y por las heridas que había sufrido en el combate. Pero todavía le molestaba pensar que para librarse de esos cuatro idiotas tuviese que haber usado gran parte de su poder y su espada.

Al cabo de unas horas Naruto volvió a despertar. Al hacerlo pudo notar que estaba en su tienda de campaña. Todavía era de día así que decidió salir de ella y al hacerlo se topó con Sakura que estaba delante de una fogata que había hecho ella.

- ¿Qué ha pasado? - Preguntó Naruto muy extrañado.
- Pues como sabía que querías marcharte de la ciudad… te cargué hasta que estaba a punto de anochecer. Después monté la tienda e hice una hoguera. - Dijo la chica mirándolo.
- ¿Me has llevado a mí y a mi espada todo el día? - Preguntó el chico.
- Soy más fuerte que tú. - Dijo ella sonriendo y agarrándose el puño.
- Y que lo digas… - Respondió Naruto divertido sentándose a su lado. - Pero… este no es el camino que te dije que seguiríamos. - Dijo Naruto mirando a su alrededor.
- Lo sé pero… hay algo que te quiero enseñar. - Dijo ella sonriendo.
- Esta bien. - Respondió el rubio extrañado pero confiando en la pelirrosa.

Sakura le preguntó a Naruto sobre los hombres que los habían atacado. Así que el rubio le contó todo lo que sabía sobre Akatsuki. Era una empresa localizada en la capital del país que hacía de todo. Pero sus dos sectores más importantes eran las armas y la energía.

Muchos decían que sin duda la empresa tenía muchos tratos con el gobierno y por eso estaba en el lugar en el que estaba. La realidad es que si el gobierno seguía en el poder en realidad era gracias a Akatsuki.

El país estaba dirigido por una triada y su situación actual solo les beneficiaba a ellos. El gobierno, el Ejército y Akatsuki. Y sabiendo los antecedentes de la empresa a Naruto le asustaba bastante que fuesen tras Sakura.

- Bueno… si estas tu para protegerme no pasa nada. - Dijo Sakura apoyando su cabeza en el hombro de Naruto.
- Como si tú necesitases mi protección. - Dijo Naruto pasando su brazo rodeando el hombro de Sakura.
- “Si… realmente los ojos de Naruto se volvieron dorados… pronto alcanzará su verdadero poder… y lo está haciendo por sí solo.” - Dijo Sakura contenta disfrutando de la calidez que Naruto le brindaba. - ¿Y si nos vamos ya a dormir? - Dijo Sakura.
- ¿A dormir o a…? - Preguntó Naruto mirándola.
- Eres un pervertido… pero bueno si insistes… yo me dejo. - Dijo Sakura sonrojada y levantándose la primera.
- Si pobrecita… como te sacrificas por mí. - Dijo Naruto irónicamente haciendo reír a Sakura.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mientras tanto en un piso franco de la capital estaban Ino, Gaara, Sai y Neji recuperándose del combate anterior. La chica estaba bastante frustrada mirando algo de información en la pantalla de su ordenador personal.

- Ino-Senpai está muy enfadada. - Susurró Sai al oído de Neji.
- ¡Te he escuchado Sai! - Dijo la rubia lanzándole una batería a la cabeza.
- E irritable… - Dijo después desde el suelo.
- La próxima vez no se escaparan. - Dijo Gaara preparando sus armas nuevas.
- Pues claro que no… no les volveremos a dar la oportunidad de defenderse. - Dijo Ino molesta.
- Nos confiamos demasiado… - Dijo Neji serio.
- Pero para la próxima ya no habrá vuelta a atrás… he solicitado al departamento de investigación el Prototipo ZX-3… no tendremos ni que luchar. - Dijo la chica sonriendo.
- “A mí me gusta luchar…” - Pensó Gaara algo triste.
- Venga menos quejarse y más prepararse. Que sois unos inútiles. - Dijo Ino enfadada.
- Tampoco es que tú hicieses mucho. - Dijo Sai negando con la cabeza.
- ¡Sois un lastre para mí! - Gritó Ino mientras estrangulaba cómicamente a Sai.
- ¿Cuándo marchamos? - Preguntó Neji.
- Ya mismo… hemos recibido la información de sus posibles paraderos basados en los patrones de búsqueda de energía mediante triangulación por satélite orbital geoterrestre. - Dijo Ino.
- No he entendido nada… - Dijo Gaara.
- Yo tampoco… pero es lo que me han dicho. - Dijo Ino haciendo que cayese una gota de sudor por los rostros de sus compañeros.
- Lo importante es… ¿Vamos ya? - Preguntó Sai.
- Por supuesto… ¡Adelante! - Dijo la chica decidida.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Al día siguiente Naruto y Sakura ya llevaban bastante rato andando. Y el rubio se extrañó bastante al llegar a aquel lugar.

- ¿Qué hacemos aquí? - Preguntó el rubio extrañado.
- ¿Tú no has estado nunca aquí verdad? - Preguntó Sakura poniéndose a su lado.
- No… la verdad es que no. - Dijo Naruto.
- Por eso… quería que lo vieses antes de que hablemos del todo de por qué estoy aquí. - Dijo Sakura poniéndose a su lado.
- Pero… ¿Por qué aquí? - Preguntó Naruto extrañado.
- Confía en mí. - Dijo Sakura sonriendo cogiendo la mano de Naruto.

Naruto se dejó llevar por Sakura atravesando la frontera de su país. Estaban entrando en Arcadia el país vencido y rival del país natal del rubio. En el fondo tenía que reconocer que le daba algo de pavor. Por si acaso no tenía pensado decir su procedencia.

- ¿Y no podrías darme una pista? - Preguntó Naruto mirando a la chica.
- ¿Cómo voy a pedirte que cambies el mundo… si no lo conoces? - Preguntó Sakura sonriendo.
- “Yo… ¿Cambiar el mundo?” - Dudó Naruto en su interior.

Se adentraron en Arcadia. El paisaje era muy similar al de su país no parecía que hubiesen cambiado de un lado a otro. Siguieron andando toda la mañana hasta que fue la hora de comer. Donde se pararon para tomar algo de fruta que Naruto llevaba en su mochila.

- ¿Y a donde vamos exactamente? - Preguntó el rubio mirándola.
- A una ciudad que hay al norte. - Dijo Sakura mirando a Naruto.
- ¿Es que sabes dónde está? - Preguntó extrañado.
- No… pero puedo sentir una gran cantidad de energía. Así que debe ser una ciudad. - Contestó ella.
- Entiendo. - Respondió rápidamente Naruto.

Naruto terminó el primero y se levantó estirando las piernas para después quedarse mirando el paisaje un rato. Sakura lo miró algo extrañada.

- Te noto raro… - Dijo ella mirándolo.
- Estoy… asustado… - Dijo Naruto mirando sus ojos verdes.
- Naruto… lo acabo de pensar y con todo lo que ha pasado me he olvidado de decirte una cosa. - Dijo Sakura mirando el suelo.
- ¿El qué? - Preguntó el rubio con curiosidad.
- No tienes que sentirte obligado a seguirme. Ni a ayudarme… tu puedes marcharte si lo decides. No es tu destino ayudarme. Es tu decisión. - Dijo Sakura mirándolo.

Naruto suspiró algo cansado pero se acercó hacia la chica y le cogió las manos para después ponerse de rodillas delante de ella, ya que ella estaba sentada en el suelo.

- Estoy confuso, tengo miedo y un montón más de cosas pero… quiero estar a tu lado. Y ayudarte si de verdad crees que puedo. - Dijo el rubio mirándola a los ojos.
- Te aseguro que puedes… yo… confío en ti. - Dijo Sakura sonriendo a Naruto.

Naruto volvió a suspiro y apoyó su frente contra la de Sakura. Ella se puso bastante contenta con ese gesto del rubio. Al terminar de comer siguieron su marcha hacia la ciudad que había indicado la pelirrosa.

Pronto llegaron a la ciudad tal y como había predicho Sakura. Allí las cosas no eran muy diferentes que en el país de Naruto. Las calles destilaban pobreza por todos lados. Había gente pidiendo en la calle y niños que parecían pasar demasiada hambre.

- “Un momento…” - Naruto vio algo que lo extrañó bastante.

Una mujer se acercó a un hombre que estaba pidiendo en la calle y con una sonrisa en su rostro le dio parte de un bocadillo que parecía haberse hecho aquella mañana para comer. El hombre le dio las gracias sonriendo por la amabilidad y ella se despidió también de él.

- Que raro… - Susurró Naruto.
- ¿El qué? - Preguntó Sakura con curiosidad.
- No… nada. - Dijo Naruto devolviéndole la mirada.

Dieron una vuelta por toda la ciudad. La gente parecía pasarlo mal y estaban muy tristes y pesimistas. Sin embargo parecían algo diferentes a las gentes del país de Naruto.

- “¿Y los asesinos? ¿Los ladrones? ¿Las prostitutas? ¿Los antros de mala muerte?” - Se preguntó Naruto en su interior.
- ¿Buscamos algún hostal o algo? - Preguntó Sakura mirándolo.
- No podemos… como vean los billetes que llevo intentaran matarme. - Bromeó Naruto.
- Oh… no lo había pensado. - Respondió Sakura.
- ¡Deberías haberlo pensado antes de arrastrarme hasta aquí! - Gritó Naruto cómicamente.
- Lo siento. - Dijo Sakura con carita de pena.
- Esta bien no pasa nada. - Dijo Naruto resignándose.

Continuaron caminando un rato más por la ciudad cuando les entró algo de hambre cuando ya era la hora de cenar. Sakura se quedó mirando un pequeño puesto ambulante de fideos mientras se le caía la baba.

- Sakura… no tenemos dinero. - Dijo Naruto colocando su mano en el hombro de la chica.
- Lo se… - Dijo ella triste.

Estuvieron deambulando un rato más por el pueblo. Luego se quedaron sentados en un banco pensando que sería lo mejor. Si quedarse a dormir como indigentes o salir al campo a montar la tienda de campaña. Sin embargo para su sorpresa fueron escuchados por un joven chico adolescente.

Este les ofreció quedarse a dormir en casa de él. A Naruto se le hizo raro pero Sakura sintió que podían confiar en él. Así que Naruto se dejó llevar por el instinto, siempre acertado, de la pelirrosa.

Al llegar vieron una pequeña casa bastante cutre pero con cuatro solidas paredes. El chico les contó que sus padres habían muerto en la guerra y que ahora vivía solo. Sin embargo parecía un joven muy optimista. Eso gustó mucho a Sakura y también a Naruto. Parecía buena persona.

Les ofreció algo de cenar pero Naruto trato de rechazarlo ya que no tenía nada que ofrecerle a cambio. Sin embargo el chico insistió ya que él no quería nada a cambio. Solo lo hacía por altruismo. Por ayudar a dos personas que lo necesitaban.

A Naruto se le hizo raro pero no era la primera vez que lo veía en el pueblo. Aquí parece que la gente se ayuda más entre ellos. Cuando terminaron de cenar les indico la habitación donde podrían dormir. Parecía una pequeña habitación de invitados. Sería suficiente.

Naruto y Sakura habían entrado al cuarto ofrecido por aquel joven que les había acogido a cambio de nada. Naruto esperaba muchas respuestas y sabía que ya habían llegado.

- Sakura… - Dijo Naruto cogiéndole de la mano.
- Ha llegado el momento… si tú así lo quieres. - Dijo ella sentándose.
- Si… lo quiero… necesito saberlo todo. - Dijo Naruto sentándose a su lado.
- Bien... es una larga historia. - Dijo Sakura suspirando y tomando aire.

Sakura comenzó a hablar explicándole muchas cosas a Naruto. Empezó contándole la verdad sobre la guerra que azotaba el mundo. Hace diez años el presidente de Akatsuki, el general del Ejército y el Presidente del Gobierno se reunieron con el líder de Arcadia y con su Alto Mando del ejército.

El País de Naruto buscaba sus fuentes de combustible y sus recursos naturales para explotarlos. Al principio obviamente Arcadia se negó aquello era un insulto. Básicamente les estaba pidiendo que les regalasen aquello que hacia especial a su país.

Entonces fue cuando amenazaron a Arcadia diciendo que aquello seria si o si por la fuerza o no. Arcadia siempre había sido un país pacífico pero no podían condenar a su país a la pobreza solo por una amenaza y por un capricho.

Así que así es como comenzó la guerra que todavía perdura. Al principio el objetivo era adueñarse de toda Arcadia. Sin embargo pronto se dieron cuenta de que enriquecerse y controlar a la población era mucho más sencillo ahora. Así que decidieron mantener la guerra sin terminar de ganarla nunca. Aunque ya habían estado a punto de hacerlo en varias ocasiones pero decidieron alargarlo. Provocando obviamente más muertes de soldados.

De hecho en una ocasión, en la prueba del proyecto ZX-1 la realizaron contra un batallón que estaba a punto de tomar la ciudad capital de Arcadia. Los barrieron del mapa en lo que fue catalogado como accidente. Ellos mismos mataron a sus soldados para alargar la guerra.

Esto en resumen significaba que la decadente situación del mundo era única y exclusivamente culpa de tres personas. Y esas tres personas eran las que se encargaban de que eso siguiese así.

- No… puedo creerlo… - Dijo Naruto mirando al suelo.
- Pues es así Naruto… esa es la verdad sobre toda esta guerra. - Dijo Sakura mirándolo.
- Y tú quieres… que la detenga… - Dijo Naruto mirándola.
- Espera… hay más que debes saber. - Dijo ella.

Ahora Sakura le contó lo que sin duda era lo más importante. Y lo que era el motivo por el cual ella estaba allí. El motivo por el que ella lo necesitaba.

Todo el mundo tiene poder en su interior. Ya sea pequeño como el de casi todos o enorme como el de Naruto o Sasuke. Pero todos la tienen y también el mundo en general.

Esta energía era muy influenciable de unas personas a otras y también con el mundo en general. Cuando la guerra empezó todo el mundo comenzó a perder la luz y la calidez en su interior sumidos por el dolor y la tristeza. Esto era algo más que obvio.

Además aquellos que no lo perdiesen pronto se verían abrumados por la creciente oscuridad que ocupaba las grandes ciudades y pueblos. Es una ola inevitable como una gran bola de nieve que crece y crece sin parar.

Sakura también le contó que el origen de la espiral de oscuridad se había producido en su país. Y por lo tanto eso explicaba por qué Arcadia todavía estaba menos influenciada. Además los habitantes de ese país siempre habían sido más pacifistas así que eso hacía más difícil que cayesen. Sin embargo pronto acabarían por hacerlo también. Era algo inevitable.

Además esto también afecta al mundo corrompiéndolo. Y trae dos efectos el primero es que el mundo también ayuda a corromper aún más a las personas. Lo segundo es que cuando los humanos y todos los seres vivos pierden la vida su energía se suma a la del planeta ayudándole a crear más vida y a seguir en movimiento.

Esto era considerado como alcanzar el cielo ya que una vez su energía se unía a la del planeta entraban en un estado de felicidad perpetua convertidos en luz pura. Sakura le contó que allí las almas de todos los seres vivos se unían en una corriente perpetua que jamás cesaría. Allí todos se reencontraban con sus familiares y con todos sus seres queridos. No era como en la tierra, no tenían sus cuerpos físicos para sentir hambre, frio, calor o placer. También era difícil de explicar ya que ni ella sabría muy bien como hacerlo.

Sin embargo ahora la energía del planeta era fría y oscura así que todos los muertos del pasado y los que muriesen ahora alcanzaban la oscuridad en un tormento eterno. Los humanos habían perdido la capacidad de alcanzar el cielo.

Y de ahí venia la leyenda sobre Sakura y su Don. Su Don es un misterio sin embargo los humanos necesitan buscarlo para poder alcanzar el cielo.

- Mmm… pero por lo que me cuentas… dices que todo esto… ha sido causado… solo por tres personas. - Dijo Naruto pensando.
- Si… ellos iniciaron la espiral de oscuridad. - Dijo la chica seria.
- Creo… que lo que necesitas… es que yo… ¿Les mate? - Preguntó Naruto mirándola.
- Yo no puedo matar… esta en mi naturaleza… pero… eso no significa que tu si debas… yo no te pediré eso será tu elección. Pero si hay que pararles los pies. - Dijo Sakura mirándolo.
- ¿Entonces para que me necesitas? - Preguntó el chico extrañado.
- Tu energía es capaz de influir sobre la tierra y sobre las personas que te rodean… tu no lo sabes o quizás no has querido verlo. Pero yo lo he podido ver en tus recuerdos. En todos y cada uno de los pueblos y ciudades por los que has pasado has dejado tu luz y has hecho que el mundo sea mejor a pequeña escala. Como todos los seres vivos y el planeta están conectados entre sí… una sola persona o un pequeño reducido pueden comenzar una espiral infinita una rueda que nunca se detenga. Tu luz es inquebrantable porque es tan grande. Tu poder es tan enorme que podrá hacer que la espiral gire para el otro lado y provocando que de nuevo el mundo vuelva a ser como era. - Dijo Sakura mirándolo.
- Por eso no escogiste a Sasuke a pesar de que es más fuerte que yo por que el… - Dijo Naruto.
- El no sería capaz de cambiar el sentido de la espiral… solo hacer que se acelerase. - Dijo la chica mirándolo.
- Entiendo… - Dijo Naruto comprendiendo al menos por que él y no el Uchiha.
- ¿Y por qué no tú? Quiero decir… tu poder es mucho mayor que el mío. Y obviamente no es oscuridad… - Dijo Naruto.
- Dime Naruto… ¿Por qué crees que cuando me siento rodeada por la oscuridad necesito quedarme a tu lado? - Preguntó Sakura.
- Pues… ya me lo explicaste… porque te reconforta. - Dijo Naruto extrañado.
- Exacto… si yo tuviese la misma capacidad que tú no te necesitaría para nada. Yo misma traería luz a todo lo que me rodea y jamás me sentiría abrumada. Naruto mi poder en realidad es diferente al tuyo… mi poder no interactúa con el tuyo, o con el de los demás ni con el mundo. Yo no puedo cambiar nada… En realidad mi única misión en este mundo es guiar y proteger a una persona como tú. - Dijo la chica cogiéndole de las manos.
- Pero eso es raro… ósea… tu energía es la misma que la mía. - Dijo el chico.
- Te equivocas… tu energía está ligada al mundo y a los demás seres vivos. Pero la mía no. Es diferente. - Dijo la chica mirándolo.
- ¿Qué eres exactamente… Sakura? - Preguntó Naruto.
- Hasta hace unos días era una observadora… solo me limitaba a mirar el mundo esperando que llegase el día que tuviese que intervenir… deseando que jamás llegase ese día. - Dijo la chica.
- Sakura… ¿Cuánto tiempo has estado sola? - Preguntó Naruto sorprendiendo mucho a la chica.
- Pues… no lo sé… no sabría decírtelo… millones de años… pero no sabría responder con exactitud. - Dijo la pelirrosa.

Naruto la abrazó con fuerza sintiéndose muy triste por la chica. A ella le gustó mucho esa reacción y se sintió reconfortada.

- Se supone… que ahora tienes un cuerpo mortal… ¿No? - Preguntó Naruto.
- Sí. - Respondió ella.
- ¿Puedes morir? - Preguntó el chico.
- Si… puedo hacerlo. Toda la energía de mi cuerpo hace que sea difícil matarme a golpes. - Bromeó la chica. - Lo más probable es que acabe muriendo de vieja… ah sí envejeceré como el resto de vosotros. - Dijo la chica mirándolo.
- ¿Y qué ocurrirá cuando eso ocurra? ¿Volverás… a tu papel de observadora? - Preguntó Naruto.
- No… - Dijo ella negando con la cabeza.
- ¿Entonces? - Preguntó Naruto extrañado.
- Cuando yo muera… pues simplemente… moriré… para siempre… como tu y como los demás. - Dijo Sakura cogiéndole de la mano.
- Entonces… eso significa… que tú antes eras… inmortal y ahora... no es justo… para ti. - Dijo Naruto triste.
- ¡Naruto! - Dijo ella cogiéndole de las dos manos con fuerza. - Los últimos días que he pasado contigo, que son poco más de una semana… han sido mejores que los últimos miles de millones de años que he vivido… las pocas sensaciones que he tenido desde el día que vine a este mundo… superan con creces todo lo que he sentido en mi vida… y la idea de tener 50 o 60 años para descubrir nuevas cosas… a tu lado… - Dijo mirándolo con ternura. - Me provoca mucha más felicidad que pensar en vivir una eternidad aislada del mundo.
- Sakura… - Susurró Naruto acariciando su rostro.
- Es la verdad… así que no creas que yo estoy triste o me arrepiento de nada… o me maldigo por tener que morir. - Dijo la chica sonriendo y feliz.
- Entendido… - Dijo Naruto sonriendo. - Una cosa más… ¿Por qué has venido ahora? ¿Por qué no hace diez años? - Preguntó Naruto mirándola.
- Como habrás deducido por lo que te he contado… el mundo solo tiene una oportunidad de ser salvado por mi… así que obviamente para venir aquí tengo que asegurarme de que realmente se me necesita… así que he esperado al punto en el que el mundo no pueda arreglarse sin mi ayuda. - Dijo la chica.
- Entiendo… oye… ¿Y qué ocurrirá cuando tu mueras? Tú has dicho que yo me uniré a la energía del planeta junto a todos los demás pero… ¿Y tú? - Preguntó Naruto.
- La verdad… es que… eso no lo sé. - Dijo Sakura triste. - Pero… me da mucho miedo… porque a mi… me gustaría ir al mismo sitio al que vayas tú. - Dijo Sakura mientras lagrimas comenzaban a brotar de sus ojos.

Naruto abrazó a Sakura con fuerza contra su pecho. Ella rápidamente se sintió reconfortada y se le paso el sentimiento de tristeza generalizada que sentía.

- Naruto yo quiero pasar toda mi vida a tu lado… es lo que siento. - Dijo la chica mirando sus ojos azules.
- Yo también… - Dijo Naruto mirando a sus ojos. - Yo… Sakura… yo… te quiero. - Dijo el rubio mirando sus ojos verdes.
- ¿Amor? ¿Al final… era amor? - Preguntó la chica sonriendo. - ¿Es eso lo que no sabíamos que era? - Preguntó ella.
- Creo que si… no le veo otra explicación lógica. - Dijo Naruto. - Un momento espera… entonces… tu a mi… ¿Sientes lo mismo que yo? - Preguntó Naruto sonrojado.
- Si… yo también quiero estar contigo… Yo siento lo mismo que tú. - Dijo la chica contenta.
- ¿Cómo puedes estar tan segura? - Preguntó Naruto extrañado.
- yo puedo sentir lo que tu sientes… y si comparo pues resulta que es lo mismo… ¿A veces es útil tener súper poderes raros eh? - Preguntó la chica haciendo reír a Naruto.
- Si… la verdad… - Comentó el chico. - Entonces tu… - Dijo Naruto sonrojado.
- Si lo que tú dices es verdad… entonces yo también te quiero. - Dijo Sakura feliz.

Naruto abrazó a Sakura con fuerza. No sabía por qué pero el hecho de que ella le dijese que le quería le había hecho muy feliz. Nunca se había sentido así con nadie. Pero no podía negar que no podía alejarse de ella en ningún momento. Quería tenerla a su lado para siempre. Naruto no tenía la respuesta al 100% pero si eso no era amor… ¿Qué lo seria? Si eso no era amor… el amor era una basura al lado de lo que sentía entonces.

Como era habitual desde los primeros días aquel día también se acostaron juntos. Naruto nunca había disfrutado tanto la compañía femenina como con Sakura. Y eso que nunca había repetido tanto. Sin embargo para el pensar en repetir no era precisamente algo malo. Ahora ya lo único que quería era estar con ella todas las noches.

Y para Sakura aquello era lo mejor que había hecho desde que bajase a la tierra hacía pocos días. Así que sin duda ella también quería que pasase todos los días. Y si pasaba más de una vez pues mejor todavía.

Al día siguiente se despertaron juntos algo cansados después de la noche. Sin embargo Sakura había recordado que se había olvidado de algo.

- Oye Naruto… - Dijo la chica mirándolo.
- Dime. - Respondió el.
- Entonces… ¿Me ayudaras? - Preguntó la chica.
- Eso no tienes ni que preguntarlo. - Dijo Naruto después de dar una sonrisa y besarla.

Los dos salieron de la habitación y desayunaron. El chico no estaba, probablemente habría salido para encontrar algo que hacer en todo el día. Sin embargo Naruto y Sakura querían marcharse cuanto antes, tenían muchas cosas que hacer. Así que dejaron una pequeña carta agradeciendo con sinceridad la bondad que había mostrado.

Salieron de la casa y comenzaron a recorrer el pueblo rumbo a la frontera otra vez. Naruto había aprendido mucho de su viaje a Arcadia. Ahora Naruto sabía que esta gente era aún menos culpable que los suyos. Ahora sabía que no podía permitir que la codicia de unas pocas personas consumiese la vida de tantísima gente.

Naruto y Sakura habían salido de la ciudad y ya estaba rumbo de nuevo al hogar de Naruto. Ahora el rubio tenía algo más de decisión y menos dudas cargándole.

Sin embargo a la que habían recorrido un escaso medio kilómetro comenzaron a escuchar el incesante zumbido de las hélices de un helicóptero. Se giraron hacia la derecha de donde provenía y pudieron ver acercarse a gran velocidad un helicóptero negro de dos hélices.

- Pesados… - Dijo Naruto mirándoles.

Cuando el helicóptero estaba a veinte metros de ellos dio un rápido giro quedándose quieto en el lugar y de lado hacia Naruto y Sakura. Una puerta negra comenzó a abrirse y se pudo ver a Ino, con su traje de batalla sentada en el helicóptero con las piernas por fuera.

Gaara, Sai y Neji estaba de pies sujetos a unas asas que colgaban del techo a la espalda de la chica.

- ¿Venís a por otra paliza? - Preguntó Naruto con un aire vacilante.
- Tienes una última oportunidad chico guapo. - Dijo Ino mirándolo.
- … - Naruto solo la miró sacando su espada.
- Bueno… - Respondió Ino fingiendo dolor.
- Satélite Orbital ZX-3 en posición jefa. - Dijo Sai comprobando su ordenador del antebrazo.
- Bueno… espero que esto no sea un fiasco como el 1 y el 2. - Dijo Ino con una gota de sudor recorriendo su frente.
- Mete bien las coordenadas… no quiero salir ardiendo. - Dijo Gaara algo preocupado.
- Tranquilo. - Dijo Ino apuntando su antebrazo hacia Naruto.

Del antebrazo de la chica salió un pequeño haz de luz roja. Era como el de un puntero laser y lo apuntó directamente al pecho de Naruto. Tras pasar dos segundos un haz de luz que parecía descender desde el cielo comenzó a rodear a Naruto. Sakura estaba a un metro de él y no le afectaba.

- Martillo del Alba activado. - Dijo Ino sonriendo con ternura e inocencia.

Las ropas y el pelo de Naruto comenzaron a ondear mientras comenzaba a sentir una calidez bastante abrasadora en su piel mientras estaba algo preocupado.

- Adiós chico guapo. - Dijo Ino guiñándole un ojo.
- ¡¡¡Naruto!!! - Gritó Sakura preocupada.

La chica se abalanzó sobre el rubio en un instinto protector y le dio un empujón sacando del haz de luz rojo. Justo en el momento en el que Naruto salió de él y la pelirrosa se introdujo dentro para salvarlo una incomparable corriente de energía surcó el cielo desde el espacio hasta tocar la tierra.

Y toda la energía golpeó brutalmente a Sakura que soltó un desgarrador grito de dolor a la vez que el suelo debajo de sus pies se calcinaba igual que su ropa que se desintegró al momento.

- ¡¡Mierda el objetivo!! - Gritó Sai al ver toda la abrumadora energía proveniente de un satélite en el espacio había arrollado a la chica.

Sin embargo todo se disipo y pudieron ver a la chica inconsciente totalmente desnuda en el suelo. El suelo que estaba destrozado y yermo. Todo su cuerpo había quedado bastante sucio pero parecía intacto.

- ¡Sigue viva! - Gritó Sai comprobándolo con sus gafas.
- ¿Cómo es eso posible? No debería quedar nada de ella. - Dijo Neji.
- Como sea… capturadla. - Dijo Ino algo fastidiada.

Naruto se levantó del suelo algo magullado y pudo ver el lamentable estado de la persona que tenía un infinito poder y que era capaz de detener con facilidad sus golpes o los de Sasuke.

- Sakura… - Dijo Naruto muy afligido mirándola.

Fue a dar un paso, sin embargo notó un punzante dolor en su espalda. Se giró y pudo ver como Gaara empuñaba un arma bastante grande desde el helicóptero. Había disparado un total de ocho cadenas que terminaban en un gancho que se clavaron en la espalda de Naruto. Las cadenas seguían sujetas al arma del pelirrojo.

Le dio a un botón que había en el lateral del arma y una corriente eléctrica atravesó todas las cadenas hasta llegar al cuerpo de Naruto haciéndolo gritar de dolor. Cayó de rodillas al suelo pero trató de levantarse otra vez.

- Debería desmayarse ya… - Dijo Gaara sombrado al ver que intentaba llegar a Sakura.

Naruto intentó acercarse más a Sakura pero un disparo atravesó su pecho perforando su espalda y saliendo por delante. Luego cayó desplomado al suelo dejando ver a Ino desde el helicóptero empuñando su sable pistola.

- Recuperad al objetivo. - Dijo después bastante fría guardando su arma en la funda.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Había pasado medio día y el helicóptero había llegado a la capital. Exactamente a la azotea de la sede principal de Akatsuki en el centro de la capital. Allí estaba esperándoles el mismísimo director de la empresa.

- Buen trabajo. - Dijo satisfecho mirando a Ino.
- Gracias señor Uchiha. - Dijo Ino haciendo una pequeña reverencia.

El hombre tenía una larga melena negra que bajaba hacia su espalda. Vestía totalmente con un traje negro bastante lujoso. Sai, Neji y Gaara bajaron del helicóptero cargando a Sakura. Seguía inconsciente y la habían cubierto con una capa negra para que no siguiese desnuda.

- ¡Llevadla al piso 60! - Gritó el Uchiha.
- “¿Piso 60? Casi que le habría ido mejor muerta…” - Dijo Ino mirando a la chica con algo de tristeza.

Unos hombres cargaron con la mujer. Bajaron en ascensor hasta el piso 60 donde había un gran laboratorio. Había por lo menos veinte hombres y mujeres con batas blancas que se quedaron expectantes ante la aparición de la mujer.

Dos asistentes cargaban con la mujer mientras que el Uchiha estaba a su lado caminando. Fueron interceptados por un pequeño hombre con bata blanca bastante mayor.

- ¿Es la mujer que superaba los 130.000? - Preguntó con felicidad en el rostro el hombre.
- Así es. - Contestó el hombre con satisfacción.
- ¡Vamos! Metedla en la unidad de inspección. - Dijo el doctor.

Dos de los demás médicos cogieron a la mujer y la llevaron hacia el centro de la habitación. Era una habitación muy amplia con una gran cantidad de monitores y ordenadores. Sin embargo en todo el centro había un cilindro de cristal bastante amplio que llegaba desde el techo hasta el suelo.

Al llegar otro de los médicos pulsó un botón en su ordenador y el cilindro se abrió. Era totalmente blanco y estéril. Le quitaron la capa a la inconsciente joven dejándola totalmente desnuda. Luego la tumbaron en el suelo.

Cuando terminaron comenzaron a colocarle diversos cables en el cuerpo clavados con pequeñas agujas. Eran más de cincuenta desde los pies hasta el cuello. Los dos hombres salieron y volvieron a cerrar el cilindro de cristal.

- Llenadlo. - Dijo después el jefe de los doctores.

Un líquido de color anaranjado comenzó a llenar todo el cilindro haciendo que el cuerpo de la chica se elevase. Cuando todo se había llenado con ese líquido ella quedó suspendida en todo el centro como si estuviese flotando. Se podía ver su rostro y toda la parte frotan de su rostro. Aunque se podía ver completamente desnuda para ninguno de aquellos hombres suponía una bonita visión de un cuerpo femenino. Solo era un sujeto de experimento.

- Ahora podremos analizarla sin problemas. - Dijo el doctor ante la atenta y expectante mirada del director Uchiha.

El líquido naranja comenzó a brillar con tonos rojizos mientras una gran cantidad de datos y números salían en el monitor principal que era bastante grande. De repente todos se detuvieron.

- Increíble… - Dijo el doctor muy feliz mirándolo.
- ¿Cuánto? - Preguntó el hombre trajeado.
- 212.354 - Dijo el doctor asombrando al director. - Ni todos los demás humanos del mundo sumados tendrían tanto poder. - Dijo mirando la figura femenina que flotaba delante de él.
- Es de lo más normal… al fin y al cabo ella es… - Dijo antes de ser cortado.
- ¿La diosa? - Preguntó con ironía el doctor. - Soy un científico no me hables de cuentos. Esta solo es una mujer con un poder anormalmente alto… nada más. - Dijo el hombre mirando los monitores.
- Como sea… Diosa o no lo importante es el potencial que tiene. - Dijo el Uchiha señalándola. - Quiero que vayamos rápido… empezaremos los tres proyectos a la vez. - Dijo mirando a la chica.
- ¿¡Los tres!? - Preguntó alarmado. - Pero podríamos matarla. - Dijo preocupado después.
- Si es quien yo digo que es… no ocurrirá nada. Y si es quien tú dices que es… ya aparecerá otra. - Dijo el hombre marchándose de allí. - ¡Así que comenzad los tres proyectos! - Dijo después marchándose.
- ¿Los tres proyectos? - Preguntó uno de los asistentes de laboratorio.
- Proyecto Alpha… tenemos que descubrir cómo usar su poder interno como combustible para nuestros vehículos, para el Proyecto ZX y para nuestras armas. - Dijo mirando un documento. - Proyecto Beta… tenemos que intentar imitar su cadena de ADN para estudiar la viabilidad de su clonación. - Dijo después mirando otro. - Proyecto Omega… inutilización de sus sistemas cognitivos para tratar de convertirla en un arma viviente imparable. - Comentó después sentándose. - Sera una noche larga… pero divertida. - Dijo después sonriente.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Naruto se levantó sobresaltado. Tenía una venda cubriendo su pecho. Llevó su mirada hacia la habitación y la identificó como el lugar donde había pasado la noche con Sakura el otro día.

Se levantó de la cama y vio que llevaba su pantalón y sus botas puestas así que solo tuvo que vestirse la parte de arriba y colocarse la espada a la espalda que estaba allí.

Al salir se encontró al chico de 12 años que les ayudo el otro día. Estaba comiendo en la mesa y se quedó feliz mirando al rubio.

- ¿Ya despiertas? - Preguntó feliz.
- Si… ¿Me trajiste tú? - Preguntó después.
- Con la ayuda de los vecinos. - Contestó feliz.
- ¿Y la espada? - Preguntó con curiosidad.
- La llevábamos entre siete… pesaba mucho. - Dijo después cómicamente.

En aquel momento Naruto recordó cuando Sasuke le derrotó y los habitantes del pueblo costero le llevaron al hostal y Satsuki, la chica que conoció allí, le dijo esas mismas palabras.

- “Al final Sakura tenía razón… el mundo está plagado de buenas personas.” - Pensó.
- ¿Te quedas? - Preguntó el.
- No… ni de coña. - Pensó Naruto.
- ¿Y a dónde vas? - Preguntó el chico.
- Vuelvo a casa… a la ciudad que me vio nacer. A destruir Akatsuki… a salvarle la vida. - Dijo Naruto muy serio.
- ¡Eso es una locura! - Dijo el chico. - No puedes presentarte allí y destruirlos… vamos yo soy el primero que te lo agradecerá pero no quiero que mueras. - Dijo el chico sorprendiendo a Naruto.
- No te preocupes. - Dijo dándose la vuelta. - No voy a morir. - Dijo mostrando una sonrisa decidida. - Y preferiría suicidarme antes de quedarme sin ir a salvarla… pagaran por lo que le han hecho a ella… pagaran… por lo que le han hecho a todo el mundo. - Dijo saliendo de la casa con decisión.

Sin esperar nada mas Naruto salió del lugar y fue rumbo. Le esperaban unos cuantos días de viaje sin embargo no descanso ni uno solo. Atravesó la frontera de nuevo y fue directo a la capital. Su país era enorme pero por fortuna estaba cerca de la frontera. Si la capital hubiese estado en la otra punta habría tardado casi un mes en llegar.

Llevaba tres noches sin dormir y ya divisaba la capital. Sabía que le esperaba una larga batalla. Era de día y acababa de amanecer así que Naruto decidió colocar la tienda de campaña y dormir aquel día para recuperar fuerzas.

Mientras tanto en el laboratorio del piso 60 del edificio Akatsuki estaba el doctor muy frustrado mientras Sakura seguía dormitada en el cilindro de cristal. Y eso que habían pasado ya cuatro días.

- ¡¡No avanzamos!! - Gritó el doctor muy enfadado.
- El programa de clonación es inútil con ella… hemos intentado de todo pero no podemos destruir su mente… y… su energía es demasiado difícil de canalizar señor. - Dijo otro de los hombres.
- ¿A que potencia esta? - Preguntó.
- Al 6 señor. - Respondió rápidamente.
- Bien… avanzaremos si o si en el proyecto Alpha vamos a canalizar su energía. Elevad la potencia al 18, triplicadla. - Dijo el hombrecillo.
- ¿18? ¿No será mucho? - Preguntó el chico algo preocupado.
- He dicho 18. - Comento enfurecido.

El líquido comenzó a enrojecerse y todos pudieron ver como en el rostro de la chica apareció una mueca de dolor.

- “Mierda… está en un estado aun peor que el coma… y aun así está sufriendo… ¿Qué estamos haciendo?” - Se preguntó el asistente en su interior.

Ya había pasado el día y estaba anocheciendo en el continente. Naruto se despertó tal y como había previsto y fue hacia la capital. Entró sin problemas a través de los barrios marginales. Todo seguía igual que el día que se marchó. El día que el padre de Naruto murió y el día en el que la madre de Sasuke fue asesinada.

Sin embargo Naruto ahora no tenía tiempo para presenciar el sufrimiento de sus ciudadanos. Aquellas personas que sufrían por culpa de tres jodidas personas que habían decidido joderlo todo para enriquecerse y ganar poder: Madara Uchiha presidente de Akatsuki, Danzo Shimura General Supremo del Ejercito y Orochimaru el Presidente Vitalicio del País.

Aquellas personas que escogieron iniciar una guerra injusta que provocaría la muerte de centenares de miles de personas. Una guerra que traería dolor y sufrimiento a millones de personas. Una guerra que solo beneficiaba a poco más de cuarenta personas. Ellos tres eran los culpables de la espiral de oscuridad que estaba destruyendo el mundo.

Naruto llegó a la muralla que separaba las barriadas con la zona céntrica de la ciudad. Allí dos guardias le salieron al paso. Naruto miró hacia los lados y no vio más guardias solo esos dos que iban armados con ametralladoras.

- Identificación. - Ordenó uno de ellos.
- No tengo. - Indicó Naruto mirándole.
- ¿Y qué te trae al Distrito 0? - Preguntó de nuevo el mismo guardia.
- Vengo a matar a Madara Uchiha. - Dijo Naruto mirando al impactado soldado del Ejército.

Antes de que hubiese reacción Naruto lo noqueó de un puñetazo en toda la nariz dejando inconsciente. El otro hombre empuñó su arma pero Naruto la partió en dos sacando su enorme espadón a gran velocidad y después golpeando su cabeza con fuerza con la parte plana del arma.

Solo había sido visto por un chico pobre de la zona. Pero no parecía muy triste ni afectado por la idea de que alguien jodiese así a dos guardias. Naruto pasó por la puerta de seguridad y siguió su camino.

Había grandes edificios donde vivían los pocos afortunados del mundo. Había algunas tiendas pero sobre todo gente haciendo su vida. Una vida bastante más interesante que la de los demás.

Había tres enormes edificios que sobresalían al resto. El del centro era la sede del Gobierno Central. El de la izquierda eran las oficinas del Ejercito del País y el de la derecha eran las Oficinas Centrales de Akatsuki.

Naruto recorrió la zona. Que no era muy grande ya que poca gente vivía allí. Solo los familiares de los altos cargos del ejército, los familiares de los altos ejecutivos de Akatsuki y los familiares del equipo de gobierno de Orochimaru. Solo unos pocos elegidos tenían privilegios en este mundo.

Mientras Naruto estaba yendo hacia allí en el despacho principal de Akatsuki en el piso 70 estaba Madara Uchiha sentado en su silla mirando unos informes. Sin embargo se giró al escuchar el ruido de una ventana abrirse.

- Tu… - Dijo algo alarmado.
- Hola… padre. - Dijo el chico que había entrado por allí.
- ¿Ahora vuelves a mí? Sasuke… - Dijo Madara mirándolo.
- He estado pensando mucho en que haría el día que te viese… que te diría… que te preguntaría… - Dijo Sasuke colocándose delante de él.
- Y dime… ¿Qué harás? - Preguntó cruzando sus manos delante de él.
- Solo te hare una pregunta… ¿Por qué mataste a mama? - Preguntó Sasuke muy serio mirándolo.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Naruto estaba subiendo una escalera bastante grande que llevaba al patio central del edificio Akatsuki. Ya era totalmente de noche y más de una decena de soldados aparecieron apuntándole con sus fusiles de asalto.

- ¡¡Deténgase de inmediato!! - Gritó uno de ellos.
- “Sakura…” - Pensó Naruto cogiendo el mango de su espadón. - “He venido a por ti.” - Dijo después muy decidido desenfundándola.

CONTINUARA…

[Hawk... la escena con Naruto subiendo las escaleras y llegando a la entrada de la empresa Akatsuki ¿Te recuerda a algo? Te aseguro que esta inspirado en una escena de un Final Fantasy si la aciertas te doy un premio xD]
avatar
Namikaze_Minato
Baneado
Baneado

Masculino Mensajes : 735
Edad : 27
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Don de la Diosa - Acto Final

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.