Últimos temas
» Ayuda para encontrar un fanfic
Ayer a las 1:35 pm por Dark96

» Dreams Come True, Por Celious, Traducido por mi [C] Español Resubido
Miér Sep 19, 2018 1:42 pm por chusfoose

» Besobesobeso~ [T] [Esp]
Miér Sep 19, 2018 1:15 pm por chusfoose

» ~IchiRuki~~ FC
Miér Sep 19, 2018 6:45 am por PJXD23

» ayuda para encontrar un fanfic porfaaaaa
Lun Sep 10, 2018 2:11 pm por Sauveur0.o

» The Witcher (Adaptación Narusaku)
Mar Sep 04, 2018 6:52 am por mayasorita

» Ayuda para conseguir un fanfic
Dom Ago 26, 2018 12:39 pm por Aleathar Margan

» Nuevo ciclo [One-Shot]
Miér Ago 08, 2018 4:30 pm por diego_ Namizake

» Habilitar un fanfic cerrado
Lun Ago 06, 2018 5:10 am por diego_ Namizake

That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Falsa Realidad (+13) 03/04/18 - Capitulo 1

Ir abajo

Falsa Realidad (+13) 03/04/18 - Capitulo 1

Mensaje por RhiasGrem el Lun Feb 12, 2018 2:00 pm

Buenas! Llevo ya tiempo por aquí, leyendo y así...
Pero nunca he comentado ni nada, gomen!

Aun así, me decidí en publicar al fin mi primer fic, uno en el que llevo ya tiempo trabajando jeje
Espero que les guste Smile




Prologo:

Prólogo


Un pequeño grupo de cuatro shinobis caminaba por las tranquilas calles de Konohagakure, en dirección a las grandes puertas de la aldea. Habían salido de la Torre del Hokage, y estaban listos para cumplir la tarea que les habían encomendado.  


-Ese maldito viejo… pudo habernos dado una misión mejor… -reclamó una joven voz masculina, cruzando sus brazos por detrás de su cabeza.
-Deja de quejarte, baka… -dijo otra voz, esta vez femenina, al tiempo que le propinaba un pequeño coscorrón a su rubio compañero.
- ¡Itte! ¿Por qué rayos me pegas, Sarada? -
-Porque eres irrespetuoso, y molesto, baka-Boruto… -la joven kunoichi lo observaba con el ceño fruncido, con una mano en la cintura, mientras que con la otra se ajustaba sus rojos lentes.

Mientras ambos jóvenes seguían en su absurda discusión, su sensei, Sarutobi Konohamaru, se preguntaba que había hecho para merecer semejante castigo. Suspirando profundamente, siguió con su camino, esperando que sus dos revoltosos alumnos pudiesen llevarse bien, al menos en esta misión.


- “Al menos Mitsuki no me causa tantos problemas…”-pensó a modo de consuelo.
-Ustedes se llevan tan bien, casi parecen pareja… -comento el joven de cabello blanco, sonriendo a sus compañeros.
- ¡Que no lo somos, maldición! -exclamaron el Uzumaki y la Uchiha al mismo tiempo, algo fastidiados.
-Ya dejen las tonterías y enfoquémonos, ¿entendido? -Konohamaru observó a los jóvenes gennin con seriedad, ya harto de escucharlos.
- Hai, sensei… -


---------------------------------------------------------------------


El suelo en el que se encontraba era duro y estaba algo húmedo, esa era una de las primeras cosas que había notado nada más recobrar la consciencia. Se removió adolorido e intento en vano ponerse en pie. Su cabello rubio estaba algo desordenado, y su ropa sucia y rasgada por partes.


-Ugh… -


El joven intento levantarse nuevamente, esta vez con éxito, apoyándose en el tronco de un árbol cercano. Intento erguirse, e inmediatamente su lado derecho empezó a darle puntadas.


-Genial… me he roto al menos un par de costillas… -gruñó para sí mismo y coloco una de sus manos sobre la zona afectada-


Probó a dar un par de pasos, y cuando considero que tenía la estabilidad suficiente, se dirigió, aunque con toda la lentitud posible, a lo que consideraba que era un camino. Estaba desorientado y confundido, pero estaba casi seguro de que había llegado hasta un bosque; y sin embargo su mente estaba en blanco, no sabía cómo había aparecido allí.
La cabeza comenzaba a dolerle y se sentía algo mareado, le costaba respirar. Si tenía suerte, quizás alguien pasaría por allí y lo ayudaría.
Cada paso que daba, le propinaba una nueva punzada en el torso. El cansancio amenazaba con hacerlo caer, y sus ojos le pesaban.


-Aún no… no puedo morir… tengo que… cumplir mi misión… -


Cuando por fin llego al borde del camino, la luz y la calidez del sol lo sorprendieron. Con su otra mano intentó cubrir sus ojos y trató de observar a su alrededor. Escuchó voces, que cada vez se encontraban más cerca. Se colocó en el medio del sendero y espero a que aquellas personas lo vieran. No le importaba quienes fueran…
Cuatro siluetas borrosas corriendo hacia él, fue lo último que vio antes de que la oscuridad lo reclamara. Sentía que todo desaparecía a su alrededor…


--------------------------------------------------------------------


El equipo de Konohamaru había avanzado tan solo unos pocos kilómetros, luego de haber pasado por las puertas de la aldea, cuando lo vieron. Un joven de cabello rubio, chaqueta roja con líneas blancas a los lados de sus brazos, pantalones y sandalias negras; había salido de uno de los laterales del bosque, y por lo que veían del pobre muchacho, necesitaba ayuda inmediata. Su ropa sucia y hecha jirones, el cabello alborotado; se notaba además que estaba herido…
Al verlo desmayarse, Konohamaru se acercó con rapidez, con el resto de su equipo siguiéndolo.
Examinó con atención el cuerpo del joven, y se dio cuenta de que su lado derecho sangraba. Abrió su chaqueta y apartó su blanca camiseta, solo para notar un profundo corte por debajo de sus costillas.


-Sensei, ¿Qué hacemos? -le preguntó una preocupada azabache.
-Nos estamos tan lejos de la aldea… -volvió su vista al muchacho rubio en sus brazos- No tiene banda ninja para identificarlo… pero su chaqueta tiene el símbolo de Konoha en el pecho…
-No recuerdo haberlo visto antes… -mencionó el Uzumaki- pero su rostro, me resulta familiar…
-Tampoco lo reconozco, pero necesita ayuda, sensei… -el joven de cabello blanco se arrodilló al lado de Konohamaru.
-Opino lo mismo… la misión tendrá que esperar… -


Y así sin más, el nuevo equipo siete emprendió el camino de regreso a la villa. Esperaban que no fuera demasiado tarde…
Cuando se encontraban ya cerca de la entrada, el castaño sensei sintió que el joven rubio se removía entre sus brazos. Sus miradas se encontraron, y Konohamaru pudo notar el verde esmeralda de sus ojos…


-Hey, tranquilo… Te conseguiremos ayuda… -le sonrió, tratando de asegurarle que ya se encontraba a salvo.
-Gra… cias… -le respondió con dificultad el ojiverde.
- ¿Cómo te llamas…? -
-Shina… Shinachiku…






Fin del Prólogo.


Es algo corto, ya lo se xD
Pero esto es solo a modo de introducción. Antes, necesito aclarar un par de cosas. Eliminare de mi fic toda la absurda saga de Boruto, no tomare nada en cuenta de lo que haya sucedido tanto en el manga, como en la serie.
Segundo, como soy nueva en esto, aceptare cualquier consejo o critica que tengan para mi a medida que avance la historia.
Nos leemos en el primer capitulo!


Última edición por RhiasGrem el Mar Abr 03, 2018 3:10 pm, editado 1 vez
avatar
RhiasGrem
Novato
Novato

Mensajes : 3
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsa Realidad (+13) 03/04/18 - Capitulo 1

Mensaje por aduzumaki el Lun Feb 26, 2018 11:47 am

que emoción otro fic con un hijo narusaku espero ansiosa de donde proviene shina y como desarrollaras la historia animi Onion ok
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1026
Edad : 23
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsa Realidad (+13) 03/04/18 - Capitulo 1

Mensaje por RhiasGrem el Mar Abr 03, 2018 3:10 pm

Gomen, gomen! No fue mi intencion demorarme tanto, pero estoy super ocupada con la universidad; asi que tratare de actualizar cuando me den los tiempos...
Y no, definitivamente no abandonare mi fic jaja

Aqui la continuacion Wink




Capitulo 1:

Capítulo 1






Definitivamente ya no se encontraba en el bosque. Comenzó a removerse lentamente, mientras que una de sus manos tanteaba la superficie en la que se hallaba recostado. Todo era suave y cálido…
Comenzó a abrir sus ojos, y la luz que se filtraba por una de las ventanas lo cegó por un segundo. Parpadeo rápidamente, tratando de acostumbrarse y observó a su alrededor.
Las paredes eran de un celeste claro, los pisos blancos y brillantes; una ventana justo a su derecha, por donde se filtraba la luz del día, adornada con unas delicadas cortinas verdes.
A su izquierda se encontraba un carrito móvil, en donde se apoyaban dos máquinas. De una salían un par de cables, los cuales se conectaban a su pecho; por lo que veía, parecía tomar sus signos vitales. El otro aparato se encontraba apagado.


-Oh, veo que ya despertaste…


El joven de cabello rubio dirigió su vista hacia la izquierda, donde desde la puerta, una mujer con corto cabello rosa y de ojos verdes lo observaba y sonreía. Tenía puesta una bata de médico, una blusa roja debajo de esta y una pollera negra que le llegaba por encima de las rodillas. Era muy hermosa… y muy familiar para el…


-Mah… -intentó responder, cuando una fuerte punzada le atravesó las sienes, obligándolo a tomarse la cabeza con las manos- Agh…
- ¿Te encuentras bien? ¿Te duele la cabeza…? –le preguntó con suavidad.


No sabía bien en que momento, pero aquella mujer se le había acercado a toda prisa, colocando una de sus manos en su despeinada cabellera. De esa misma mano, comenzó a desprenderse un brillo verde, y casi al instante, el dolor comenzó a mitigarse. El joven, algo sorprendido, observó a la mujer de cabello rosa.


- ¿Ya no duele? –ella simplemente le sonrió.
-No… -susurro el rubio.
-Bien, eso es bueno… -se sentó en el borde de la cama y comenzó a examinarlo. Sacó una pequeña linterna de uno de sus bolsillos y la encendió, poniéndola frente a los ojos del joven.


Después de una serie de pruebas, la experimentada doctora determinó que Shinachiku se encontraba en perfecto estado. Desconectó la máquina que marcaba sus latidos y retiro los cables de su pecho.
Le era imposible dejar de verla, y cuanto más la veía, más familiar le parecía. No sabía por qué, pero le dolía el pecho, justo sobre su corazón…


-Disculpe… -su voz, aunque algo suave y ronca, hizo que la mujer lo mirara- ¿Dónde estoy…? ¿Qué… que paso? ¿Quién es…? -
-Shhh… tranquilo… -ella le sonrió, y coloco una mano suavemente en su cabeza- Mi nombre es Sakura, soy médico aquí en el hospital de Konoha. Fuiste encontrado por un equipo ninja de nuestra aldea, en un bosque cerca de aquí. Estabas herido… tres costillas fisuradas para ser exactos, y un corte bastante profundo debajo de estas…
-Ya veo…


Dirigió su mirada a la cama, como si observar sus manos fuese lo más interesante del mundo. Cerró los ojos y trató de recordar algo, lo que fuese; quizás un mínimo detalle que le ayudara a entender como había llegado hasta allí y por qué estaba tan herido.
Y de repente, un recuerdo apareció. Fueron meramente imágenes, algunas sin sentido, que pasaban a gran velocidad por su mente. Todo le parecía en negro y tonos de grises, cuerpos en el piso que desaparecían de un momento a otro, un grito en la lejanía; una risa macabra y luego un kunai clavándose en su abdomen; algo pesado golpeando su pecho y después, oscuridad…
Abrió sus ojos con sorpresa y comenzó a hiperventilar. Sakura rápidamente coloco ambas manos sobre sus hombros, tratando de tranquilizarlo.


-Shinachiku, respira… mírame… -le ordenó tranquila, pero a la vez seriamente.


Poco a poco, el joven comenzó a calmarse. Sus ojos verdes chocaban, y por un minuto, el tiempo pareció congelarse para ambos. Para la kunoichi de cabellos rosas, ver a ese joven le provocaba un cálido sentimiento, que nacía en su pecho y llegaba a su estómago; no podía identificarlo, pero era el mismo sentimiento que le recorría cada vez que veía a su hija…
Era casi como si aquel chico fuera…
Fue la primera en apartar la mirada y negó con la cabeza, desechando la idea. Era imposible, ella misma había decidido dejar aquellos pensamientos mucho tiempo atrás, cuando había tomado una decisión que había cambiado su vida para siempre.
Sonrió con nostalgia, recordando el pasado, y volvió a observar al pequeño rubio. Él la veía algo angustiado, y hasta parecía triste.


- ¿Estas bien?
-Si… solo, me recuerdas a alguien… pero no sé a quién… -suspiró frustrado consigo mismo.
-Mmmh… ¿no recuerdas nada? –examinó nuevamente al joven, algo preocupada. Durante el chequeo, no había notado ninguna anomalía en su actividad cerebral; quizás lo había pasado por alto, por lo que volvió a examinarlo.
-Cuando lo intento, solo veo cosas borrosas… nada claro o específico… y me duele la cabeza… -la observó y luego agachó la mirada-  no recuerdo siquiera a mi familia, ni mis amigos… nada… -tomó su rostro con ambas manos y comenzó a llorar.


Sakura lo miró, sintiéndose impotente, y solo atinó a abrazarlo para así reconfortar al joven. Nuevamente comprobó que, en efecto, Shinachiku no presentaba ninguna anomalía en el cerebro, y tampoco tenía alguna contusión o algún golpe. Quizás lo que le había sucedido lo había dejado en shock, pero consideraba que ese no era el caso, pues por lo visto el rubio podía recordar vagamente algunas cosas.
Fue entonces que tuvo una idea.


-Shina… ¿puedo llamarte así? –el asintió, aún entre sus brazos- Bien, escucha… consultaré con una colega mía, tal vez ella pueda decirnos por qué no puedes recordar…
- ¿Me ayudará…? –se separó un poco del abrazo y la miró, algo sorprendido.
-No lo sabremos hasta intentar, ¿verdad? –le sonrió, y se sintió aliviada cuando lo vio sonreír también.


#############################


El equipo de Konohamaru se encontraba nuevamente en la oficina del Hokage. Luego de haber reportado al nanadaime lo sucedido, este decidió suspender su misión anterior y darles una nueva: debían vigilar al joven encontrado.
Por supuesto, Boruto había sido el primero en protestar, pero un rápido puñetazo por parte de su compañera lo había hecho callar.


-Aunque es cierto que lo hallaron herido y su ropa contiene el símbolo de nuestra aldea, no presenta ninguna banda ninja o alguna otra identificación. Shikamaru también ha comprobado los registros, y no existe nadie de nombre Shinachiku nacido en Konoha… -el rubio Hokage apoyó los codos en su escritorio y entrelazo sus manos, descansando su mentón sobre ellas- Puede que sea solo un niño, pero considero este caso como máxima prioridad en este momento, por motivos de seguridad con respecto a la Villa de la Hoja.


El joven Sarutobi asintió, al igual que sus alumnos, para luego darse media vuelta y dirigirse hacia la salida. En ese momento, entraba Shizune, con una planilla entre sus brazos. Los saludó cordialmente y luego se acercó al escritorio.


- Hokage-sama, Sakura-san ha informado que el joven despertó… al parecer no recuerda nada de lo sucedido…
-Mmmh, esto podría resultar problemático… -murmuro el Nara, frotando su cabeza con algo de cansancio.
-Ciertamente… -el rubio observó a su mano derecha y consejero, sonriendo ligeramente- ¿Qué propone Sakura para explicar esto?
-Según los exámenes médicos, Shinachiku no presenta problemas de origen cerebral o por algún daño físico… Sakura-san también ha descartado la idea de que fuera algún trauma… -la joven asistente dio vuelta a una de las hojas en su planilla y continuó leyendo- Ella solicita la ayuda de Ino Yamanaka para poder resolver este caso, cree que quizás alteraron los recuerdos del joven…


Naruto cerró los ojos, pensativo. A pesar de que el joven representaba un riesgo de seguridad, seguía siendo un niño, por el momento indefenso e inofensivo. Si había alguna forma de ayudarlo, y al mismo tiempo descubrir de donde había llegado y por qué, él estaba dispuesto a arriesgarlo todo. Además, confiaba plenamente en su amiga de cabello rosa. Sabía que podía confiar en ella y en sus criterios, fueran de asuntos médicos o no. Aunque a veces…
Un viejo recuerdo llegó a su mente, haciéndolo sonreír con nostalgia. Quizás, y al menos esa vez, no debería de haber confiado tanto en las palabras de su compañera. Tal vez y solo tal vez, lo mejor hubiese sido no hacerle caso…
Su vida sería tan diferente de haber escuchado a su corazón en lugar de dudar y abandonarlo todo…


- ¿Hokage-sama? –la voz de Shizune lo saco de sus pensamientos.
-Disculpa… -sonrió algo avergonzado- Así que Ino, ¿no? Bien, lo apruebo… infórmale del caso y hazme saber cuando le realicen más estudios, quiero estar presente. Creo que es hora de que conozca a nuestro misterioso huésped…


########################


Las calles de Konoha se encontraban repletas de gente. Esa hora de la mañana era la que más actividad presentaba. Puestos de comida llenos, al igual que los comercios; mujeres comprando en los mercados, quizás los ingredientes para el almuerzo. Algunos hombres entrando y saliendo de bares; la policía de la aldea realizando patrullas. Varios equipos ninja también se encontraban allí, la mayoría tratando de conseguir nuevos y mejorados equipos para sus respectivas misiones…
Pero nuestro equipo, el nuevo equipo siete, se hallaba en ese momento en un conocido puesto de ramen, comúnmente frecuentado por el rubio Hokage. Este no era otro más que Ichiraku Ramen, famoso por su deliciosa comida.
Nada más llegar, fueron recibidos por la actual dueña del lugar, Ayame. La joven de cabello castaño había tomado el puesto de su padre y fundador, el viejo Teuchi, luego de que este se hubiera retirado.
A pesar de seguir sirviendo ramen, el puesto de Ichiraku había sufrido algunas remodelaciones, las cuales le permitían recibir a más clientes; y, además, gracias a los viajes de la actual dueña y su mente creativa, ahora servían toda clase de platillos.


- ¡Bienvenidos! ¿Qué van a ordenar el día de hoy, chicos? –les sonrió radiante, a medida que los guiaba hacia la barra.
- ¡Yo quiero un miso ramen, Ayame! –exclamó eufóricamente el hijo del Hokage. Después de tantas rabietas, el hambre hacia presencia.
-Para mí uno normal, Ayame-san… -la joven Uchiha tomó asiento, lo más alejada del rubio de ser posible, quedando entre su sensei y Mitsuki.
- ¡Hai! –anotó rápidamente en una pequeña libreta y observó a los miembros restantes- ¿Konohamaru, Mitsuki?
-Tomaré un miso también, Ayame… -murmuró Konohamaru, algo distraído.
-Esta vez pediré un tonkotsu ramen… -el joven de cabello blanco sonrió, satisfecho con su orden.
- ¡Bien! En unos minutos se los traigo muchachos… -y así se retiró, terminando de anotar los últimos pedidos.


Aunque no era necesario, a Ayame le encantaba atender al equipo del joven Sarutobi. A Konohamaru lo conocía de hacía años, pero además ahora estaba acompañado por el hijo de su cliente favorito, nada más y nada menos que el actual líder de la aldea. Y a pesar de que no conocía muy bien al padre de Sarada, sí conocía a Sakura, por lo que le agradaba la joven Uchiha. En cuanto a Mitsuki, bueno… era algo extraño, pero era un chico amable y respetuoso. Les tenía mucho aprecio, y es por ello que siempre se ofrecía a atenderlos.

------------------------------------------

Sarutobi Konohamaru se encontraba de lo más confundido y pensativo. Desde que habían ayudado a ese joven en el bosque, su cabeza no paraba de darle vueltas al asunto; más que nada ahora que debía vigilar al rubio de ojos verdes por orden el Hokage.
Ojos verdes, cabello rubio…
Aquella combinación lo tenía de lo más perturbado, pero no en un mal sentido. De hecho, un extraño sentimiento le había recorrido por el cuerpo cuando lo vio; era el mismo que le recorría al ver a Boruto. Para él, el joven Uzumaki era como su sobrino; al ser su padre como su hermano mayor, le parecía normal…
Pero ahora este misterioso chico había aparecido, y algo dentro del preocupado sensei había despertado un viejo pensamiento. Siempre creyó que Naruto terminaría con su antigua compañera de equipo; pero luego este se había casado con Hinata, y Sakura con Sasuke.
Entonces, ¿Por qué este joven rubio parecía la perfecta mezcla del Hokage y su compañera de cabello rosa? No había duda… Shinachiku era la viva imagen de Naruto cuando era niño, pero su cabello era algo más corto; y esos ojos… definitivamente eran los de Sakura.


- “Pero es imposible… Shinachiku debe tener la edad de Boruto y Sarada…” –pensó poco después- “Además, ellos nunca traicionarían a sus parejas…” –suspiró, más confundido que antes- “Este caso va a hacer que me explote la cabeza”.
- ¿Sensei? ¿Se encuentra bien? –la suave voz de Sarada lo hizo volver a la realidad- Lleva un buen rato en silencio…
-Ah, no te preocupes… pensaba en la misión que nos han asignado.
- ¡Ja! Lo que nos faltaba, ser los niñeros de un extraño… -la voz chillona del joven Uzumaki se hizo presente- Si la misión de antes ya era horrible, esta es aún peor.
- ¡Baka-Boruto!
-No de nuevo… -Konohamaru cubrió su rostro con una mano, suspirando algo avergonzado, murmurando para sí mismo.
-Aunque comprendo que la misión pueda parecer aburrida, tu padre ha dejado claro que esto podría influir en la seguridad de Konoha… -intervino Mitsuki- Después de todo, esta misión podría ser una de las más importantes que nos han asignado…
-Así es, gracias Mitsuki –el sensei agradeció al joven de cabello blanco- No sabemos nada de este chico, bien podría ser un espía o un asesino…
- ¡Él no podría ser más asesino que yo! –exclamó Boruto, riendo a carcajadas-
-Puede que sea solo un niño, pero eso no descarta la habilidad o el poder que pueda tener, baka… -la joven Uchiha acomodó sus lentes- Además, parece tener nuestra edad… y por cómo estaba vestido, parece tener ya entrenamiento previo… -agregó, recordando el cinturón que llevaba puesto el extraño rubio, equipado con varias shurikens y kunais.
-Sarada tiene razón, debemos estar atentos… -observo por la ventana del local, en dirección al hospital- Esta misión podría traernos varias sorpresas…


##########################


Estaba cansado y adolorido, pero sobre todo impaciente. Habían pasado casi ya dos horas desde que Sakura se había ido, según le dijo, a buscar a su compañera.
La habitación se encontraba fresca, gracias a las ventanas, que ahora estaban abiertas. Pero él seguía sintiendo la calidez en su cuerpo, al recordar el abrazo con la doctora de rosada cabellera. Estar entre sus brazos, con una mano acariciando su cabeza para reconfortarlo, se sentía tan… bien, correcto. Como si hubiera nacido para eso…
No podía ponerle nombre a ese sentimiento, pero estar en presencia de esa mujer lo calmaba; se sentía protegido, amado, feliz…
Casi como si ella fuese…


-Agh… -hizo una mueca de dolor, apretando con fuerza los puños. Ahí estaba de nuevo, esa maldita puntada en la cabeza.


Cada vez que sentía que comenzaba a reconocer a Sakura, o intentaba recordar, un intenso dolor amenazaba con destrozarle el cerebro. O al menos así lo sentía Shinachiku.

----------------------------------------

El tiempo pasaba, y nadie llegaba. Comenzaba a aburrirse y desesperarse; la impaciencia parecía que iba a matarlo antes que sus dolores de cabeza.
Algo inquieto, decidió bajarse de la cama y caminar, por lo menos para dar una vuelta por la habitación. Quizás si observaba por la ventana podría despejarse un poco, intentar relajarse…
Justo cuando estaba dando los primeros pasos, escuchó voces que provenían del pasillo, acercándose.
La puerta se abrió, y por ella entraron cuatro personas. La primera fue Sakura, seguida de una hermosa mujer de cabello largo y rubio, de ojos celestes, vestida con un largo y algo provocativo vestido violeta; luego otra mujer, de cabello corto y negro, vistiendo una especie de kimono café oscuro; por último, un hombre alto de cabello rubio y ojos azules, con tres marcas de bigotes en cada mejilla, de pantalón negro y chaqueta naranja, con una especie de capa blanca encima de esta.
Ese hombre… nada más verlo, algo dentro suyo se removió. Lo mismo que sentía con la médica de cabello rosa, ahora lo sentía con aquel hombre. Abrió sus verdes ojos con sorpresa, y de repente una gran angustia lo invadió. Sentía ganas de llorar y el corazón parecía que le iba a estallar dentro del pecho…


- ¿Shinachiku? –Sakura se acercó, preocupada al ver que sus ojos se encontraban algo cristalinos- ¿Te encuentras bien? ¿Te duele algo?
-No… solo, no lo sé… -la cabeza le daba vueltas, y comenzaba a dolerle- maldición, otra vez…
-Déjame ver… -colocó una de sus manos sobre su cabeza, emitiendo ese chakra verde que le ayudaba a mitigar el dolor- ¿Mejor?
-Si… gracias… -le sonrió, algo avergonzado.
-Es mi deber… -le respondió la sonrisa y luego se dio media vuelta, dirigiéndose a las otras tres personas que se encontraban en la habitación- Shina, estas personas están aquí para ayudarte…
-Mucho gusto, mi nombre es Yamanaka Ino. Sakura me ha hablado de ti… -la rubia mujer se acercó, ofreciéndole su mano como saludo- Espero poder ayudarte… -le sonrió amablemente.
-El gusto es mío… -le sonrió de igual forma, y acepto el saludo, dándole la mano.
-Y ellos dos son Shizune, -la mujer de cabello corto sonrió y lo saludo asintiendo con la cabeza- y el séptimo Hokage, Uzumaki Naruto… Eh, ¿Naruto?


El nombrado parecía estar en shock, con los ojos y la boca ligeramente abiertos. Si, le habían descrito una y mil veces como era aquel chico físicamente; pero ni en sus más locos sueños habría imaginado que este joven se vería exactamente como él cuando era niño.
Aun así, podía notar algunas diferencias. Su cabello era más corto, y parecía inclinarse más hacia la derecha; la piel era un poco más clara que la suya, y esos ojos…
Conocía solo a una persona con esos ojos, y se encontraba precisamente en esa habitación, justo al lado del joven.


- “Esto tiene que ser una broma… alguna clase de ironía de la vida…” –pensaba para sí mismo.
- ¿Hokage-sama? –la delicada mano de Shizune en su brazo lo ayudo a volver a tierra.
- ¡Ah! Lo siento… últimamente ando muy cansado por el trabajo… -rio algo nervioso, frotando su cuello con una de sus manos. Rápidamente se recompuso y observo al pequeño rubio frente a él, que lo observaba curiosamente- He escuchado mucho de ti, Shinachiku… -el mayor de los Uzumaki se acercó lentamente, sonriendo- Tenía ganas de conocerte…
-Es un honor conocerlo… Hokage-sama… -murmuró tímidamente el joven de ojos verdes, aparentemente intimidado por su presencia.
-Bien, ya que nos hemos presentado… ¿Comenzamos?







Continuará…



Bueno, primero quiero agradecer a los que leen, y tambien un saludo para aduzumaki por su comentario Very Happy
De nuevo, siento haber tardado tanto Razz
Ya como van leyendo, es obvio para nosotros quien es Shinachiku xD pero para ellos aun no, aunque este ya levantando algunas sospechas.
Prometo no decepcionarlos con la trama jaja
Va lenta, pero segura...

Asi que nos vemos en el próximo capitulo Smile
avatar
RhiasGrem
Novato
Novato

Mensajes : 3
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsa Realidad (+13) 03/04/18 - Capitulo 1

Mensaje por Aomine el Sáb Abr 07, 2018 5:16 pm

¡Hola!

Me acabo de leer la introducción y el capítulo uno de tu fanfic y me pareció interesante. Hace años que no leo fanfics de Naruto y es bueno ver que haces uno en relación al contexto actual del anime y el manga. Me da curiosidad saber como se relaciona Shinachiku con Naruto y Sakura. Aunque a mí ya se me vienen algunas ideas en la cabeza de como podría ser la relación jaja. Espero que nos sorprendas con una idea original o algo fuera de lo común sobre eso.

¡Saludos!-tedijequetecomentariaxD-
avatar
Aomine
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 228
Edad : 22
Localización New Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsa Realidad (+13) 03/04/18 - Capitulo 1

Mensaje por aduzumaki el Lun Abr 09, 2018 4:11 pm

Buen inicio y gracias por traer el primer capitulo tenia tiempo esperandolo espero por ver como desarrollaras tu historia y porque tiene este nombre el fanfic anque ya me estoy haciendo algunas ideas locas animo y sube pronto la continución. Onion bye
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1026
Edad : 23
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsa Realidad (+13) 03/04/18 - Capitulo 1

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.