Últimos temas
That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por CerezoIntenso el Dom Oct 01, 2017 4:01 pm

llegué YO \o/ jajaja voy por partes...
Primero sobre ese avanzaso: O.O jaja de tal palo a tal astilla con sarada jajaja, sigo diciéndolo: me encanta el borusara.

Segundo, no puedo negar el que me sorprendió o al menos un poco el que hinata aceptara que el "lunático" de sasori utilice a ¡sus propios hijos! para sus sucios planes. La verdad esa mujer no tiene limites, pero qué se puede esperar de ella ahora...y por primera vez concuerdo con ella en algo: sasori esta suuperloco.

Tercero, me entristece todo lo que tuvo que pasar y sufrir naruto encuanto a sus hijos, ser madre y padre a la vez y desvelarse por sus hijos debió ser dificil para él, ya que también tenia que dirigir una compañía. Tiene todo el derecho en pensar con lo hace de hinata y de odiarla.

Cuarto, Me encantó el que sakura le haya confesado la verdad a él, al menos sé que ya naruto no tendrá dudas de pensar ahora el que sí se merece otra oportunidad para el amor. Porque el destino los juntó de nuevo y esta vez será para estar juntos siempre.

No sé que pasará ahora y con los planes que tendrá en mente el lunático de sasori, ahora usara como recurso decepcionar a sakura teniendo como medio a shion para apartarla de naruto... ¡Esto esta cada mejor!

Naruu ahora sí respondiendo a tu comentario: jajaja no me hiciste sentir mal jaja al contrario, admito que me alegró el que actualizaras, aunque mas bien me sorprendió ver que mi mensaje fue el que te hizo sentir amenazado jajaja pero bueno, como dices tu, no es malo recurrir por una vez a esa bromita e.e jajaja asi como que El fin justifica los medios.
jajaja
Muy buen capitulo, gracias a ti por continuar la historia...

pdt: "cerezo se despide, de nuevo, sin usar medios de coacción."
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 298
Edad : 21
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por CerezoIntenso el Dom Oct 01, 2017 4:26 pm

OK...

Ahora leyendo este último capitulo... estuvo genial y mucha risa causó sarada jajaja pensé que la declaración era de verdad pero solo fue un sueño jajaja pobre sarada.

Naru, naru, naru... debo decirte: ¡te quiero matar! por provocar que mis nervios, ansiedad y sorpresa además de pasmo, se alteraran al leer todos esos avances O.O no lo puedo creer!! todo lo que se viene... esta de... sin comentarios jajaja

Saludos!!
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 298
Edad : 21
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 18: Alianzas que destruyen + Especial 2][02/10/2017]

Mensaje por NaruSannin el Lun Oct 02, 2017 11:10 pm

Buenos días tardes o noches compañeros, como prometí me tarde un poquitin por el especial numero 2 de la historia pero tal y como dije aquí tienen su historia o el cap de turno jaja. me despido y espero les guste y se nos vienen las cosas "lindas" jajaja. Sin más adiós y se me cuidan mucho.

Respuestas:

Narusaku: Onion ok Onion ok Onion ok Onion ok Onion ok Onion ok  xD

Alexad_Uzumaki: Onion muahaha Onion muahaha Onion muahaha Onion muahaha Onion ok Onion ok Onion ok  xD

CerezoIntenso: -Primer comentario- Que te digo Cerezo-chan, tus comentarios me dejan mas tranquilo al saber que ya no me amenazaras jaja es joda jeje pero ya enserio que bueno que la historia te guste, Hinata esta completamente perdida en su odio hacia Sakura pues esta hizo que se revelara su traición de la forma en que ella menos quería por eso cree que al hacer sufrir a Naruto también la ara sufrir a ella, ya no piensa en nada que no se venganza aun que tenga que hacer tratos con el mismo diablo (Sasori) pero bueno ella tarde que temprano recibirá su castigo por todo lo malo que ha hecho. Espero seguir leyéndote en los capítulos venideros. Adiós.

CerezoIntenso: -Segundo comentario- No que no me querías matar jajaja Yo advertí si los leíste aun viendo la advertencia ya no es my problem pero ya hablando fuera de broma ¿Hablas enserio con lo de matarme? jajaja. Sarada es una mini Sakura pero un poco menos explosiva, pero eso no quita que Boruto y ella hagan la misma pareja que sus padres hacen jeje por eso mire divertido lo del sueño de la chica jaja. Sin mas me despido y me estaré cuidando la espalda por no se sabe, ALGUIEN podría atentar en contra de mi vida xD. Adiós y saludos cordiales.

Capitulo 18: Alianzas que destruyen

Hinata no había ido a su casa a dormir, no quería enfrentar a Naruto en cual presumiblemente le reprocharía todo, a hora ya nada importaba, solo quería verlo hundido, sin esperanzas, solo y sin sus hijos, quería vengarse, una venganza sin sentido aparente pues aun que ella no lo supiese o lo presintiera, estaba siendo usada por Sasori, el ser al cual ella en una ocasión se entrego de forma ingenua y tonta pues ambos había compartido la cama durante su instancia en la universidad años atrás, un tiempo antes de que se comprometiera con Naruto Uzumaki el chico más prometedor de la facultad de administración de empresas.

Las gotas de agua golpeaban el cuerpo adolorido de la Hyuga, Sasori le había permitido quedarse en su gran casa junto a una playa privada al Oeste de los Ángeles, la mujer se estaba duchando después de un día completamente loco, lo que más le dolía era que al ser descubierta ya no podría lleva a cabo su venganza en secreto siendo el pelirrojo del Akasuna su única carta buena para enterrar al rubio de Naruto.

-Naruto, Sakura me las van a pagar… He tenido que hacer un trato con el diablo, pero valdrá la pena cuando te mire enterrado, sin nada, en la calle pidiendo limosna con tus hijos sufriendo- Hinata había enloquecido por completo por la rabia y la ira que le supuso que su engaño se viera descubierto esto aunado al hecho de que su representante le había llamado para cancelar su contrato de modelaje con la marca Marian's Secret (parodia de Victoria's Secret) por culpa del escándalo que se había alzado por su engaño a Naruto.

Con cuidado de no caer en el fino piso del gran baño del pelirrojo, sabia de la regadera con una toalla de seda que le cubría la mayoría de su cuerpo dejando sobre su cabeza otra que se había puesto para que su cabello se secase mientras ella se arreglaba para dormir, ya eran aproximadamente las 10 de la noche y ella tenía que estar lista a las 5 de la mañana del día siguiente pues tendría que viajar junto a Sasori hacia San Francisco para su cita con la abogada Shion o al menos ese había sido el plan inicial de hombre que ahora la usaba.

En eso alguien toco la puerta sacándola de su mente, con calma se giro y miro como el poco de esta comenzó a girar mientras se habría lentamente rebelando a una de las criadas de Sasori.

-Disculpe señora Hinata, el señor Sasori le espera en la sala- la Hyuga miro por unos momentos a la mujer que esperaba una respuesta. -Dile que ahora bajo- respondió a la mujer que vestía con un típico traja de Maid que volvía a cerrar la puerta tras escuchar la respuesta que esperaba dejando a la oji perla de nuevo sola con sus pensamientos.

Minutos después:

Sasori bebía una copa de vino blanco mientras escuchaba la sonata claro de luna del maestro Beethoven y observaba un cuadro pintado por el mismo que estaba sobre la pared en frente de un sofá en el cual él estaba semi-acostado mientras observaba con detenimiento los trazos y matices de aquel cuadro.

-Esta pintura es hermosa, refleja a la perfección el amor que ciento por ti mi Sakura- Sasori deliraba mientras pensaba en la peli rosa, estaba convencido de que la tendría para él, solo para él.

-¿Qué quieres Sasori? Estaba a punto de dormir- Hinata bajaba con lentitud las escaleras en forma de arco de la gran casa, encontrándose con el mencionado que se levantaba del sofá y miraba con detenimiento a Hinata que solo le cubría una fina bata de seda de un color rosa suave que combinaba muy bien con su blanca y tersa piel.

-Quiero que repasemos lo que le dirás a Shion mañana- Sasori decía mientras se acomodaba en el sofá mirando a Hinata que se sentaba en frente de él sobre un sillón cercano al pelirrojo.

-"Le fui infiel por que el también me había estado engañando con su asistente: Sakura Haruno"- Hinata actuaba como una víctima mientras decía aquel guion de película barata -"Una vez que ella supo que yo sabía que era la amante de mi marido decidió investigarme destapando mi infidelidad como muestra de venganza"-

Sasori sonrió complacido tras escuchar el "monologo" de Hinata que se mantenía serena pero por dentro también se alegraba.

-"Esto es pan comido, esta estúpida y Shion me ayudaran a separar a Sakura de Naruto y cuando eso pase yo estaré hay para consolarte mi cerezo"- Sasori pensaba con malicia, estaba completamente concentrado en ese fin, ese objetivo, separar a Sakura de Naruto costase lo que constase.

-¿Ya puedo irme a dormir?- Hinata pregunto levantándose de su asiento.

-Claro, solo quería asegurarme- el Akasuna decía divertido mirando cómo se alejaba Hinata de su presencia.

-No sabes lo que se te viene maldito- Sasori dijo con una sonrisa dando un trago a su copa y volteándose de nuevo hacia el cuadro para observarlo de nuevo.

-----------

Los rayos del sol matutino golpeaban la cara de una hermosa mujer de pelo rosa, las cortinas de su cuarto estaban entre cerradas dejando entrar un poco aquella luz tan molesta que lentamente la despertaban, no fue hasta que escucho el cantar de las aves que abrió de golpe los ojos, al instante y sin previo aviso miro hacia su alrededor reconociendo al instante su habitación, ese mismo en el cual tantas veces había estado pero algo era diferente, algo había cambiado, con lentitud giro su cabeza hacia el otro lado, encontrándose con la almohada mullida y un espacio vacío que parecía haber sido ocupado por alguien hacia poco tiempo. Fue cuando recordó lo que había pasado la noche anterior, inevitablemente se sonrojo al recordar como Naruto la había traído a su casa por qué mujer se había quedado dormida mientras este junto a Naruko y Tsunade conversaban en la mansión de este, pero no solo recordaba esto también recordaba como ella misma le había insistido al rubio que se quedara con ella, al menos esa noche de tormenta pues la lluvia no se había quitado hasta hacia unas pocas hora durando prácticamente toda la noche del día anterior y la madrugada.

-¿Acaso Naruto y yo…?- Sakura decía mientras se miraba y tocaba su cuerpo esperando encontrarse cubierta por algún tipo de prenda que no fuese la sabana de su cama, para su suerte tenía su vestido rojo, aquel que era su favorito, solo sus tacones se podían ver recogidos en un rincón al lado de su armario.

Con un poco de pereza se levantaba de la cama, solo para comenzar a oler un delicioso aroma a canela, guiada por este delicioso olor salió del cuarto con sus pies descalzos pues quería saber quién era la persona que estaba con ella en su casa, aun que recordando lo que paso ayer ya había deducido quien era ese alguien.

-Buenos días- dijo una voz varonil y gruesa que resonó en los oídos de ella, mientras Sakura miraba con sorpresa como Naruto comía un pedazo de pan orneado con una taza de té de canela.

-Buenos… Días…- Sakura contesto insegura mirando como Naruto le ofrecía una rebanada de pan ordenado a ella también. -¿Espero que hayas dormido bien?- el rubio preguntaba a la peli rosa que recibía el pan orneado sin aun creerse que en efecto Naruto ya se miraba de nuevo contento y no triste como lo había estado el día de ayer.

-Disculpa que te incordie pero ¿Por qué te quedaste aquí?- Sakura preguntaba insegura de que aquella preguntaba incomodara o molestara al rubio cosa que no paso ocurriendo lo contrario.

-No recuerdas que me abrazaste como a un oso de peluche y no me soltaste en toda la noche mientras estábamos en la cama- Naruto decía burlón causando que la oji jade se sonrojara y apenara por lo que Naruto le había dicho. -"¿De verdad hice eso? No recuerdo nada"- la mujer de cabellos rosas pensaba detenidamente analizando las palabras del rubio sin lograr recordar si había sido verdad lo que este le acababa de decir o por el contrario era solo una broma de este.

-Bueno vístete, tengo que ir a la empresa de Gaara, debo informarle sobre el balance neto de mis acciones, Shizune me acaba de mandar el reporte a mi celular por qué no puedo faltar en darle ese informe- Naruto parecía más animado que nunca eso extraño a la peli rosa.

-Por que esta tan animado, señor… Tsk… digo Naruto- Sakura ya estaba tan acostumbrada a decirle señor a Naruto que sería algo difícil de erradicar.

El rubio dejo la tasa de te sobre la mesa que estaba a pocos centímetros de ellos a un lado de esta también dejaba el pequeño pedazo de pan que aun no se había comido con una mirada decidida abrazo a Sakura sorprendiendo a esta en el acto, para posteriormente causar que sus ojos se cristalizaran por la acción tan repentina y sincera que el Uzumaki había hecho.

-Por que tengo a la mujer más bella del mundo frente a mí- el hombre de ojos azules beso delicadamente la frente de la peli rosa causando que el sonrojo y sorpresa no bajaran ni si quiera un ápice, mas pequeñas lagrimas salían de sus ojos al sentirse feliz por las palabras del amor de su vida.

-Naruto…- ella dijo con dificultad en nombre de él que la separándose un poco tomo con uno de sus dedos el mentón de ella para levantar su cara un poco y verla directamente a los ojos, este le dio de nuevo otro beso pero ahora en los labios, este no había sido tan intenso o emocionante como el primero que se había dado pero al contrario era más dulce, tierno, tímido dándole una sensación tan placentera que todo su cuerpo recibió una descarga de placer al sentirse tan querida por el hombre al que amaba.

Naruto tras separarse volvió a tomar el pedazo de pan orneado y lo comió de forma instantánea mientras miraba con gracia la reacción de la peli rosa la cual se llevo su mano libre y con esta toco suavemente sus labios como queriendo adherir a estos el sabor a canela que el beso de Naruto le había dejado.

Después de ese pequeño momento entre los dos Naruto salió afuera ya listo, pues traía la misma ropa del día anterior la cual no se había quitado para nada, solo se sacudió un poco, se cepillo los dientes y ya estaba listo, este estaba esperando a Sakura que había entrado a su cuarto para cambiarse de atuendo, pues ya no tenía tiempo de bañarse o arreglarse más. Pasados unos cuantos minutos de espera se pudo ver como Sakura salía de su casa con un atuendo muy casual, una camiseta blanca y un pantalón de mezclilla azul ajustado que dejaba ver su muy bien definidas caderas y piernas la ropa anterior era acompañada por un conjunto de zapatillas vans rojas, Naruto solo le miro sin decir nada, pero lo que pensó era otra cosa -"Sin importar como se vista siempre se ve hermosa"- la sonrisa de Naruto lo decía todo.

Ambos subían al auto de Naruto y con prisa el rubio puso marcha hacia delante rumbo a la empresa Suna.

----------------

Hinata ya se encontraba llegando a San Francisco, había sido llevada por uno de los choferes de Sasori, este la apoyaría en todo lo que le dijese siempre y cuando sacara un beneficio de regreso, en este caso: Hundir a Naruto.

-Señora Hinata, estas son las oficinas de esa tal Shion- el chofer decía mirando una fotografía que el mismo Sasori le había dado, los planes habían cambiado.

-Está bien, le llamare por teléfono- la Hyuga saco su celular marcando el mismo número que el Akasuna había marcado el día anterior cuando estaban en la lemosina de este. -Hola, habla Hinata Hyuga,  hubo un cambo de planes…- Hinata comenzaba hablar con Shion -¿Me podría atender a hora mismo?- pregunto Hinata mientras dejaba de hablar esperando una respuesta de la mujer rubia con la que aparentemente estaba hablando -Gracias, entonces aquí le espero, es un coche negro de cuatro puertas- la oji perla decía mientras también se despedía y colgaba terminando la llamada.

-Veamos si realimente eres de fiar, Shion…- Hinata decía en voz baja esperando a que la mencionada llegase, el chofer había aparcado el coche en frente de una serie de departamentos que claramente parecían oficinas de abogados.

-------------

Naruto y Sakura caminaban ya por los pasillos de la empresa Suna, a su lado también estaba Shikamaru que se lo habían encontrado por mera casualidad en las puertas, venía a que le dieran los estados financieros de las acciones de su jefe y amigo Naruto ya que este además de ser el contador de su empresa era quien llevaba las finanzas de las acciones del rubio en otras empresas y negocios.

Antes de que estos pidieran llegar a su destino eran interceptados por Sasori que había salido de su oficina, ya que le había informado de que el "señor Naruto" había llegado.

-Hola que gusto verlos de nuevo por aquí- Sasori dijo de forma serena a Naruto y los demás, este prefirió no hacerle caso y pasar de largo cosa que no le gusto al Akasuna que sujeto violentamente el brazo del rubio…

-¡No me gusta que me ignoren cuando hablo!- exigió Sasori molesto.

Naruto quedo frente a él y sin pensarlo le soltó un puñetazo que mando a suelo a Sasori que no se había esperado el golpe.

Sakura y Shikamaru miraron esto sin entender habían quedado detrás de Sasori que se recuperaba del golpe.

-¡Déjame de una jodida vez en paz Sasori!- Naruto dijo mientras miraba molesto a Sasori que se toco la comisura de sus labios limpiándose una pequeña gota de sangre que le había salido, al parecer el golpe le había cortado la piel del labio inferior.

-Como veo no aprender verdad- Sasori sonrió mientras se lanzo para atacar al rubio tacleándolo y tirándolo al suelo.

Ambos se comenzaron a golpear en el piso mientras rápidamente Shikamaru intervenía para detener la inesperada, extraña y repentina pelea ente el pelirrojo y el rubio.


-¡DETENGANSE!- Sakura grito sin entender lo que pasaba, en un momento la caminata se había convertido en una pelea.

Naruto estaba debajo de Sasori que intentaba darle varios golpes en la cara, pero el oji azul los esquivaba mientras intentaba revertir la posición tan desventajosa que tenía en la pelea, Shikamaru jalaba a Sasori para quitárselo de encima a Naruto pero era imposible, en ese mismo momento Kanguro y Gaara salían de la oficina de este al escuchar el escándalo de fuera quedado perplejos al ver que Naruto y Sasori se estaban peleando.

-¡NARUTO! ¡SASORI!- tanto Kanguro como su hermano Gaara corrían para ayudar a Shikamaru en su intento de separar a los dos.

-¡Te voy a matar!- Sasori había tomado por el cuello a Naruto pero este se zafaba dando varios golpes a la cara del pelirrojo.

-¡Inténtalo hijo de puta!- la respuesta del rubio habían hecho enojar aun mas al Akasuna, provocando que este le diera un codazo a Shikamaru aventándolo hacia atrás. Los dos se volvían a levantar y dándose puñetazos no se querían separar, mientras Gaara y Kankúro llegaba para por fin separarlos ante la miraba aterrada y confundida de Sakura que no entendía nada, absolutamente nada.

/--------------/

Especial 2: Un granjerito y un soldadito

Ya ha pasado poco más de un año desde el incidente de Naruto, el niño lentamente a logrado acostumbrarse de nuevo a sus padres, abuelos y conocidos, aun así se a convertido en alguien desconfiado y serio, ya casi no sonríe y ríe pero a pesar de ello aun conserva un poco de su actitud juguetona del pasado. Hoy está en el granero de sus padres jugando con la paja y los animales que hay vivían como un viejo caballo que su abuelo Jiraya les había regalado así como varias gallinas y pollitos a los cuales le encantaba acariciar muy a pesar de que sus madres se ponían furiosas y los perseguían para picotearlo, en las puertas de la gran construcción de madera se encuentra su madre, Kushina Uzumaki, cuidando a su retoño, desde lo que había pasado ya hacia un año se juro así misma siempre estar al pendiente de su hijo, este donde este.

-Naruto deja los pollos en paz- Kushina regañaba a su hijo rubio al ver que Naruto llevaba entre sus manos a varios pollitos que saltaban aleteando por doquier al liberarse del agarre del niño.

-¡Pero mamá!- replico el chico que soltaba de forma definitiva los demás polluelos que corrían a toda prisa por el piso del granero cubierto por paja y heno.

Kushina rio ante el acto tan gracioso e inocente que supuso el berrinché de su hijo, en lo que pelirroja reía Minato se acercaba hacia el lugar con un bultito en brazos.

-Veo que la madre y el hijo se divierten a mis escondidas ¿Eh?- Minato anunciaba su llegada con aquellas palabras, estaba jugando con su esposa que se giro para verlo mejor.

-Minato…- la Uzumaki miro con ternura el bulto entre las manos de su esposo.

-Creo que alguien te extraño- el hombre de ojos azules le ofrecía el bulto a su esposa que lo tomo con cuidado y sumo aprecio, para después destaparlo y revelar a una bebé de no más 3 meses de edad.

-Me extrañaste Naruko- Kushina le hablaba a la bebita con sumo cariño y aprecio denotando el amor maternal que la esposa de Minato y madre de Naruto tenía por sus hijos.

La bebita sonreía mientras se chupaba el pulgar de su mano derecha causando aun mas ternura de la que ya de por si daba. Naruto mira a sus padres y a su hermanita con indiferencia, el chico se sentía un poco desplazado por la bebé Naruko pero el efecto era aun mayor pues no recordaba nada de su vida después de aquel accidente.

El niño rubio salía del granero dejando a sus padres concentrados en Naruko, ambos se habían percatado del enfado del niño pero pensaban que eran solo los típicos celos que les daban a los hijos mayores cuando tenían hermanos más pequeños.

Una vez fuera del granero observo cómo era movido suavemente el gran pastizal que había frente a él, la quietud de la tarde se había convertido en uno de los grandes favoritos del chico que había logrado apreciar la calma y la tranquilidad absoluta. Sin perder tiempo corrió, el pasto tocaba apenas las yemas de sus dedos, estaba fascinado con la sensación que le brindaba esto. De repente se detuvo a media parcela y respiro el aire puro llenando completamente sus pulmones, después de esto exhalo relajado olvidando el pequeño enojo que había tenido momentos atrás por su hermanita, fue cuando el chico de mirada de mar miro hacia el cerco cercano fue cuando miro como un niño más o menos de su edad jugaba con lo que parecía era un rifle de juguete, Naruto se extraño ya que nunca antes había visto a ese niño por el lugar, así que ni lento ni perezoso comenzó a correr hacia donde se encontraba ese otro niño.

-¡Preparen!- decía el otro chico de un característico cabello oscuro con tonos azules, el cual se asemejaba a la cola de un ave pues lo tenía en punta hacia atrás mientas por delante dos grandes mechones se dejaban caer a los costados de la cara. -¡Apunten!- el chiquillo continuo diciendo mientras con su rifle le apuntaba a una botella varios metros alejada de él, pues este estaba haciendo lo que todo buen soldado aria a la hora de ejecutar una botella -¡Fuego!- el chico comenzó hacer sonidos de disparos con su boca mientras disparaba su rifle que soltaba bolitas de plástico que impactaban en la botella derribándola en el acto.

-¿Quién eres tú?- el pequeño Naruto preguntaba al extraño que le miro dejando de disparar con su rifle.

El otro niño que contaba con ojos obscuros como su cabello y una mirada penetrante también miro a Naruto y después hablo -Soy Sasuke Uchiha dueño, y comandante de la séptima división de las fuerzas armadas de Uchihalandia- el pequeño Sasuke, pues así se identifico decía serio mientras Naruto se quedo callado dejándolo hablar hasta que este termino de hablar.

-jajajajaja- Naruto comenzó a reírse a carcajadas por lo que el niño Uchiha le había dicho -Uchihala-la-landia jajaja-

A Sasuke no le había hecho gracia que se rieran de su "país" y de su cargo, pues el pequeño había sido criado desde muy pequeño para servir a su país, con el lema "Sirve y respeta, es un don de un verdadero soldado" esas palabras siempre se las decía su padre inflando el pecho de orgullo al pertenecer a una de las familiares más importantes de Estados Unidos, militares desde la guerra civil del país haya por el siglo XIX.

-¡No te rías cara de perro bigotudo!- Sasuke exclamo molesto por las burlas del Uzumaki que se había callado de repente cuando escucho la ofensa del azabache.

-¡¿Qué me dijiste pelo de cola de pato?!- el pequeño rubio también se subía al tren de las ofensas acercándose amenazante al Uchiha que parecía confiado al sentirse superior.

Ambos infantes se miraban amenazantemente, hasta que una voz llamo la atención de los dos.

-¡Sasuke!- una bella mujer con el mismo color de pelo y ojos se acercaba a los dos niños, esta vestía una camisa de manga larga negra con un símbolo en forma de abanico japonés en el centro siendo este coloreado por el color rojo en la parte superior y la base blanca, sus piernas eran cubiertas por un pantalón azul marino ajustado y unos tenis converse blancos. La mujer tal vez tendría más o menos la misma edad que Kushina la madre de Naruto.

-¡Mamá!- el pequeño Uchiha gritaba mientras corría hacia la mujer que ya estaba más cerca de ellos.

-Hijo ¿Por qué te desapareces así?- la mujer preguntaba a su pequeño mientras acariciaba su cabeza con cariño.

-Estaba jugando al soldadito y ese niño me molesto- Sasuke se quejaba con su madre que alzo la mirada para ver a Naruto en medio del lugar, este miraba extrañado a la mujer de cabellos oscuros azulados.

-¿Eh?- la mujer dejo de tomar la cabeza de su hijo para encaminarse hacia Naruto que se comenzaba a poner nervioso, el chico de cabello rubio penso que la madre de Sasuke lo regañaría o algo así.

-Hola, Soy Mikoto Uchiha madre de Sasuke- la agradable mujer se presentaba con el niño que no entendía nada, esta se inclino para quedar a la misma altura del niño que le miraba sorprendido.

-Ho-Hola, Yo soy Naruto Uzumaki- el niño respondía apenado con la mujer que al escuchar su apellido se exalto un poco. -¿Uzumaki? ¿Acaso eres hijo de Kushina Uzumaki?- Mikoto interrogo a Naruto que muy apenado solo movía su cabeza en un sí.

Sasuke pensó que su mamá regañaría al niño que se había burlado de él pero todo lo contrario platicaba plenamente, cosa que hizo enfadar un poco más al vengativo y pequeño Uchiha.

En eso la mencionada mujer Uzumaki también llegaba encontrando por fin a su hijo al cual había estado buscando.

-¿Mikoto?- la pelirroja decía no muy segura de lo que sus ojos miraban.

La mujer Uchiha también miro a Kushina mientras se volvía a poner de pie.

-Kushina, no puedo creerlo eres tu- La mujer al parecer conocía a la pelirroja de igual forma que está aparentemente también conocía a la pelinegra.

Ambas mujeres se acercaron y se dieron un abrazo fraternal, esto extraño y confundió a los dos niños que miraban como sus madre se abrazaban hasta que estas se soltaron deshaciendo el abrazo dado entre sonrisas y risas.

-No puede ser Mikoto Uchiha en persona… Cuanto tiempo sin verte vieja amiga- Kushina decía feliz mientras miraba de forma radiante a la mencionada que también hacia lo mismo.

-Bueno como veo a ti también no te va tan mal- Mikoto respondía mirando de pies a cabeza oji azul oscuro.

-Como veo nuestros hijos se conocieron- Kushina cambiaba de tema mirando a los dos niños detrás de ellas.

-Sasuke me decía que tu hijo lo molestaba pero no puede ser es muy tierno jeje- Mikoto escobazaba una sonrisa sincera mirando al rubio.

-Mira tu hijo se ve muy apuesto, cuando sea grande las niñas no lo dejaran en paz- Kushina también comentaba acerca de Sasuke se había sonrojado un poco por el comentario de la Uzumaki.

Y así las dos mujeres conversaban mientras tanto Naruto como Sasuke se lanzaban una que otra mirada de odio y burla, los dos se había caído mal esa vez pero sin saberlo se convertirían en los mejores amigos, a su modo pero lo serian.

-Bueno fue un gusto Kushina, espero que pronto podamos conversar más tranquilas un día de estos- Mikoto tomaba de la mano a su hijo que se despedía de Kushina que hacía lo mismo pero con Naruto.

-Lo mismo digo, Naruto despídete- Kushina pido a su hijo que miro con desgano al Uchiha hacia exactamente la misma movida que el rubio.

-Adiós señora Mikoto- el rubio se dirigió a Mikoto que le sonrió feliz al ver lo educado que era -Adiós cabello de cola de pato- Naruto se soltó rápidamente de la mano de su madre y comenzó a correr sabiendo que se había ganado unos golpes de esta -¡NARUTO!- Kushina grito furiosa al ver que su hijo parecía un vendaval por lo rápido que corría entre el pastizal.

Sasuke hizo un puchero fastidiado por tal niño malcriado.

-Lo siento mucho Mikoto, este niño- Kushina quiso excusarse por la ofensa de su hijo.
-jeje Está bien Kushina no te preocupes, Sasuke no se ofendió ¿Verdad?- Mikoto pregunto a su hijo que fingió sonreír pero por dentro se sentí enojado con el rubio por el cómo le había dicho.

-"Me las pagaras Naruto Uzumaki, el general Sasuke Uchiha a jurado, atrapare y encarcelare a ese granjero, esa será mi misión"- Sasuke pensaba de forma vengativa a la par de decidida.

Las dos mujeres terminaron de despedirse y ambas se alejaban del lugar, una sin hijo por que había corrido y la otra con su muchacho al lado mientras planeaba como "capturar" a quien le había ofendido.

--------------

Naruto miraba con gracia una de las tantas fotos que tenia sobre su escritorio, en ella se podía ver a él junto a Sasuke sonriendo mientras el Uchiha como siempre mal humorado por las bromas tontas del rubio.

-Y pensar que aquella vez nos caímos mal Sasuke- Naruto decía risueño recordando la primer vez que conoció al "soldado y general Sasuke". -Y a hora eres como un hermano para mi, un hermano fastidioso y repulsivo, pero hermano al fin de cuentas jajaja- Naruto reía feliz mientras retomaba su incansable tecleo sobre el teclado de su computadora.

Fin

Próximo capitulo: EL deseo de tu piel

Avance Único

Y de ese modo culminaban el acto tan puro de demostrarse su amor ante la luz de la luna llena que los cobijaba en una cortina de estrellas que eran testigos inequívocos de lo que acababa de pasar entre Naruto y Sakura que se que abrazaban celosamente después de haberse convertido completamente en el hombre y en la mujer del otro.
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por alexad_uzumaki el Mar Oct 03, 2017 3:31 am

holaaaaaaa como estas...

pues en el capitulo muy bueno pues si el abogado de naruto hace una buena defenza no les quitaran a os hijos de nruto ya que tecnicamente naruto y sakura no tenain nada apenas se "volvían" a conocer.....apesar de todo espero que no hayan shion no caiga en mentiras....

me decepcionaste con la pelea al menos le hubieras partido la madre a sasori.......

y te sere sincero no se si comentar o no pero no me gustan los especiales le quitan lo emocionan pero bueno es tu fic adiós bro esta muy bueno el capitulo espero conti
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 445
Edad : 18
Localización En el cuarto verde..........."luna pervertida"
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/pollo_kev_18

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 19: El deseo de tu piel][04/10/2017]

Mensaje por NaruSannin el Jue Oct 05, 2017 4:59 pm

Buenas noches gente del foro, perdón por actualizar a estas hora pero es que había estado ocupado todo el día y ademas mi internet se me había ido todo el día hasta hace rato que volvió, pero lo bueno es que actualizo todavía durante el día que tocaba jaja. Sin mas adiós y espero que disfruten.

Respuestas:

Alexad_Uzumaki: Hola amigo, mirando tu comentario tengo tres respuestas:

1. Estoy de acuerdo contigo si el abogado de Naruto prepara una buena defensa, pero "si la prepara" jaja ya sabrás aquel me refiero jeje.

2. ¿Quien dijo que la pelea se había terminado aun? ¿Yo? No creo jajaja Disfruta de las penurias de Sasori jeje Onion muahaha

3. Con respecto a tu opinión sobre los especiales, intentare ponerlos al principio antes del capitulo para que este no pierda la "esencia" que mencionas, buena observación la tendré muy presente cuando haga otro especial. Gracias por comentar estos comentarios aun que pequeños me motivan enormemente.

De igual forma doy las gracias de nuevo a: narusaku, alexad_uzumaki y cerezoIntenso por comentar cada que pueden ¡Gracias!...

Capitulo 19: El deseo de tu piel

Los puñetazos se hacían sentir, ni si quera Kanguro, Gaara y Shikamaru podían separar a Naruto de Sasori que seguían en el suelo, el pelirrojo de forma insistente intentaba apretar el cuello de Naruto mientras este se comenzaba a zafar del apretón, en un momento dado el rubio por fin había logrado quitar las manos del Akasuna de el para darle un puñetazo directamente en la nariz haciéndolo cerrar los ojos de forma momentánea, esto fue aprovechando por Naruto que se paraba rápido del suelo y tomando a Sasori del chaleco lo azoto de espaldas en contra de una de las paredes mientras no cesaba el castigo a su estomago, el rubio comenzaba a ganar mientras los demás aun intentaban quitárselo de encima al pelirrojo que ya no se defendía como antes.

-¡Naruto! ¡Déjalo maldición!- Shikamaru como podía intentaba jalar a su amigo lejos de Sasori que continuaba de espaldas a la pared mientras una lluvia de puñetazos y rodillazos se cernían sobre su cara y abdomen. -¡Suéltenme! ¡Ya me tiene arto!-

-*cof*cof*cof*- Sasori tocio un poco de sangre tras recibir tremenda paliza del rubio que por fin había sido desapartado de este, fue cuando alzo su mirada para verle, en esta se podía ver odio, desprecio en estado puro.

Kanguro se ponía en medio de los dos hombres mientras su hermano y Shikamaru sujetaban con fuerza a Naruto, Sakura no sabía cómo reaccionar, todo había sido tan repentino que no podía articular palabra alguna.

-¡YA! ¡CALMENSE!- Kakashi aparecía también gritando completamente molesto con su sobrino al cual miro al llegar junto a los demás, Naruto tenía varias cortadas en los labios y en la nariz mientras en el resto del rostro se podían ver varios moretones que resaltaban a la vista, Sasori por su parte había sido el más afectado, este tenía la mitad de su rostro lleno de sangre por los golpes que Naruto le había dado mientras su abdomen había sido masacrado literalmente por los rodillazos del rubio, tenía el chaleco roto así como su camisa a botones desabrochada mientras en el suelo se podían ver varias gotas de sangre producto de la contienda.

-¡Suéltenme!- exigía Naruto aun molesto por haberlo interrumpido.

-¡Si vuelves a pelear, me asegurare de darte yo mismo una paliza, Naruto!- hablo severo su tío peli plata mientras miraba fulminante al rubio que le había visto pero sin quitar su rostro molesto por el Akasuna que aun no se recuperaba, este seguía tosiendo levemente y tocándose el vientre en señal de dolor.

-*gemido*- Naruto… ¡Juro que me las pagaras!- *cof*cof*- Sasori casi pudo hablar mientras volvía a toser.

-Sera mejor que te vayas Naruto- Gaara intervenía mientras soltaba al rubio que le miro confundido. -¡¿Te vas a poner de su lado?!- decía molesto el rubio apuntando a Sasori que seguía recargado en la pared.

-¡Casi lo matas! ¡Naruto! ¡¿Crees que eso está bien?!- Gaara replicaba un poco molesto por las acciones de su amigo oji azul, este solo agacho la cabeza y se giro para irse de ahí. Sakura al ver esto no sabía qué hacer, si quedarse o seguir al rubio.

-Sera mejor que vallas con el Sakura, está dolido por lo de Hinata, por eso se comporto tan compulsivo- Kakashi volvía adoptar su actitud serena pero aun así hablaba con seriedad.

-¡S-Si!- la peli rosa reaccionaba comenzaba a caminar ella también para alcanzar a un Naruto aun molesto y lastimado.

Los demás solo se quedaron observando como la mujer de ojos verdes se perdía por el pasillo mientras estos a su vez ayudaban a Sasori a mantenerse en pie, pues este había recibido una buena golpiza.

------------

San Francisco: Mismos momentos de la pelea.

Hinata bebía tranquila de una taza de café mientras en frente de ella se encontraba la abogada Shion, observándola, esperando a que la peli azul hablara primero.

-¿Entonces estas dispuesta a ayudarme? Soy una víctima tal y como me escuchaste- la Hyuga hablo sacando de su espera a la otra chica de también ojos claros.

-Señora Hinata, si es verdad lo que me ha contado temo decirle que su caso es un poco complicado, si ambos padres han tenido aventuras lo más seguro es que el juzgado decida nombrar tutor de los niños a algún familiar importante tanto de la madre como del padre, si esto pasa lo más seguro es que no le permitan ver a sus hijos sin el consentimiento del tutor- Shion explicaba el caso a una aparentemente atenta Hinata que pensaba en como involucrar a la rubia, pues esta estaba consciente de que aun y a pesar de los años la rubia no había dejado de querer a Uzumaki.

-No te preocupes, lo único que me importa es dejar a Naruto sin mis hijos- Hinata hablo dándole otro sorbo al café que sostenía sobre una de sus manos.

-Está bien, are todos los preparativos para comenzar la denuncia y el juicio por la patria a protestad de sus dos hijos… "No creo que Naruto sea ese hombre que ella me describe pero, tal vez esta sea una oportunidad para estar con él al fin, debo aprovechar"- Shion pensó ilusionada, desde que lo había visto por primera vez en la universidad le había gustado pero luego apareció Hinata quitándoselo para siempre, pero a hora que aparecía semejante oportunidad no podía darse el lujo de renunciar de nuevo al amor de su vida.

--------------

Naruto subía al coche, estaba tan desesperado, Sasori le causaba que su estomago se revolviera y la traición de Hinata no lo hacía nada fácil por lo que había perdido los estribos, eso al menos si lo había reconocido.

-¡Maldita sea!- decía el rubio frustrado mientras se limpiaba la sangre de su labio inferior.

En eso mientras este se calmaba escuchaba como alguien tocaba el vidrio de la ventana del auto, al voltear para ver quién era se encontró con Sakura que le miraba un poco triste, la dejo entrar mientras el se recorría hacia el asiento del copiloto.

-Me puedes decir ¿Que fue eso?- Sakura tenía un tono de voz serio pero aun así no lo dijo en tono de exigencia, Naruto continuaba miraba el parabrisas de su auto pensando su respuesta.

-Fue una pelea, solo eso- respondía este queriendo no dar a conocer lo que realmente había pasado.

-Estoy hablando enserio, Naruto te conozco desde que éramos niños y tú no eres así… Claro que eres impulso pero no a ese punto- Sakura posaba una de sus suaves manos sobre la pierna del rubio cosa que lo hizo sonrojar un poco.

-Vale, vale… Aun estoy enojado por lo que me hizo la maldita de Hinata y ver a Sasori no me ayuda mucho a calmarme, fue una mala idea venir aquí hoy- el rubio por fin daba sus razones las cuales Sakura comprendió al instante. -Sé que es duro, pero saldremos adelante juntos- Sakura abrazo al rubio, este se dejo reconfortar por el calor de la mujer de cabello rosa, se sentía tan bien cuando esta le abrazaba que si pudiera desearía que nunca se soltara aun que pareciese un deseo tonto era algo que hubiera llegado a desear en un momento dado.

-¿Qué te parece si vamos a desayunar algo? Ya que aun no lo hacemos como se debe- la peli rosa sugería mientras el rubio le miro con sorpresa -Claro pero ¿A dónde?- pregunto el oji azul con intriga.

-Ya verás…- Sakura encendió el auto del rubio comenzándolo a manejar dejando atrás el edificio Suna…En la entrada de este estaba Shikamaru mientras suspiraba con cansancio -Ya se habían tardado- fue lo único que dijo al notar el acercamiento entre Sakura y Naruto -A hora Ino andará como loca queriendo saberlo todo *suspiro*- Volvía a decir el Nara sabiendo el cuanto le gustaba el chisme a su hermosa esposa.

Pero algo había llamado la atención del contador y fue como un hombre en un auto azul guardaba una cámara mientras miraba al auto de sus amigos que se alejaba por el camino, este hombre vestía completamente de negro teniendo en su cara unos lentes de sol que de cierto modo le cubrían la identidad como así decirlo.

-"¿Que es lo que ese tipo hace?"- Shikamaru se preguntaba pensativo mientras continuaba analizando con la mirada al extraño sujeto.

El tipo en cuestión se introducía completamente en el auto mientras sacaba un pequeño radio de sus ropas -El sujeto se aleja de la empresa señor… Y tal como usted sospechaba, va acompañado de Sakura Haruno- el extraño dejaba de hablar a través de la pequeña radio, de inmediato una voz áspera y claramente agitada así como lastimada habla -Lo sabia… -*jadeo*- Si-Síguelos y no los pierdas…-*jadeo*- aquella voz cortaba al terminar de decir la "nueva" orden del tipo aquel

El Nara miraba serio como aquel extraño hombre encendía el auto y comenzaba a irse en la misma dirección que Naruto y Sakura, eso definitivamente le daba mala espina al contador y amigo del rubio. -Esto me huele muy mal- después de decir entraba al edificio de nuevo.

------------

Horas después:

Sakura y Naruto regresaban a la casa de la primera después de un día lleno de actividades, pues la mujer de cabellera rosada había convencido al rubio de ir al parque de diversiones después de desayunar en un su cafetería favorita, la actitud tan juguetona de la mujer le había causado a Naruto una sensación tal familiar, tan conocida que no sabía identificarla aun que ya había estado en un parque de atracciones antes este se sentía como un niño siendo llevado puesto por puesto por la oji jade, la prensa los había estado acosando pero gracias a las habilidades de estos los pudieron eludir aun que lo más seguro era que querían saber por qué Naruto tenía varios moretones en la piel así como curitas que le tapaban las cortadas sufridas durante su día, el rubio había ganado un curioso zorro naranja de nueve colas en la atracción "prueba de tiro" este decidió llamarlo Kurama en honor a un perro que tubo cuando tuvo en la secundaria con el mismo nombre, este peluche termino en las manos de una sonrojada Sakura que acepto el regalo con mucho amor y cariño, el rubio volvía sonreír, a reír e incluso a jugar bromas tal y como lo había llegado hacer cuando era pequeño.

-Gracias por el peluche- Sakura abrazaba el zorro con cariño mientras Naruto la acompañaba a la puerta de su casa.

-No Sakura, gracias a ti, este día me sirvió mucho jeje. Primero fuimos al desayunar, después al parque de atracciones, luego al cine y para terminar nos quedamos un rato en el viejo parque cerca de la academia en donde yo estudiaba jejeje- Naruto sonreía de forma sincera por lo menos durante ese día se había olvidado por completo de los problemas que tenia.

Por fin llegaban a la puerta de la peli rosa sabiendo que ya había llegado la hora de despedirse.

-Y bueno… Creo que adiós jeje- decía nervioso el rubio al darse cuenta que se iría de Sakura, la cual estaba igual que él.

Sakura lo tomo de la mano, causando que este le mirara con confusión en su mirada, no sabía qué era lo que había incitado a la mujer a tomarlo así de tan de repente al darse cuenta de que el oji azul se alejaría.

-¿Quieres pasar?- pregunto ella insegura mientras sujetaba con su mano izquierda el peluche que Naruto le había regalado.

-¿No te incomodo?- él respondía apenado con otra pregunta causando que Sakura frunciera el seño un poco.

-Tú… Nunca- dijo mientras sus rasgos faciales volvían a calmarse y relajarse.

Con lentitud entro a la casa de la mujer, la casa estaba a oscuras, esta dejo el peluche sobre la mesa y lo guio a la puerta trasera saliendo al jardín de la peli rosa, su pequeño santuario por así decirlo, aun que nunca lo decía era una gran aficionada de las plantas, habiendo muchas en flor, de distintos colores y aromas impregnaban la atmósfera de una sensación tan rara como la misma situación que estaba comenzando a vivirse entre los dos adultos. -Nunca me dijiste que te gustaba la jardinería- Naruto estaba impresionado por la gran variedad de plantas que habían, el patio era extenso por lo que no todo estaba cubierto por la bella vegetación, varias masetas colgaban de varios soportes de madera en las cuales se podían ver exóticas y hermosas orquídeas rosas, varios tulipanes naranjas rodeaban el cerco dando un espectáculo exquisito de color mientras las Iris también estaban en flor brindando un brillante azul a la luz de la luna llena que había en el lugar, las rosas no eran indiferentes habiendo rojas, azules y blancas en cada rincón del hermoso jardín.

Sakura se poso en medio del césped recién podado, miraba con delicadeza sus florecillas a las cuales acariciaba con amor al saber el cuanto le costó plantarlas y cuidarlas durante los años, Naruto había quedado hipnotizado por la forma en con estaba Sakura frente a él, inconscientemente abrió la boca un poco dejando entrar el aire que le permitió hablar casi en un susurro que intento callar sin éxito -Eres hermosa-.

La peli rosa voltio a al escucharlo decir aquello teniéndolo ya frente a ella, la cual se había sorprendo un poco creyendo que estaba aun junto a la puerta, la mujer de ojos verdes levanto la mirada encontrándose con aquellos océanos azules que Naruto tenía por ojos, la atracción y romanticismo del lugar estaban jugando en contra de las ganas de este de poseerla ahí mismo, quería besarla de nuevo, como el día anterior pero no solo detenerse en un beso, tal poco en dos o tres, quería darle todos los besos que le alcanzaran en toda una vida acariciar su blanca piel, soñar con su cuerpo desnudo mientras era tomado por él, solo por él.

-Naruto…- Sakura dijo insegura mientras el mencionado se acercaba a su boca, sabía lo que pasaría si lo dejaba continuar pero el corazón de ella también lo anhelaba, lo deseaba y si así tenía que ser seria de él y solo para él mientras pasaba lo mismo convirtiéndose ella en su dueña. -Shhh…- le cayó con su boca, a escasos centímetros de su boca mientras la miraba directamente a sus dos ojos color esmeralda -No digas nada, Sakura-

Ambos se comenzaron a besar, primero de forma tímida y asustadiza pero conforme el tiempo pasaba sus besos y abrazos se comenzaban a convertir en verdaderas ganas de sentirse amados en plenitud.

La pasión los envolvía por completo querían conocerse en plenitud, el anhelaba el cuerpo de ella, mientras ella deseaba el cuerpo de él, ella desabrochaba con torpeza la camisa de él, mientras este retiraba su camiseta dejándola solo con el sostén, le miro un poco insegura pero aun así continuo besándolo mientras lo desnudaba, las uñas de Sakura se enterraban en la espalda de Naruto que ya se encontraba descubierta, sus manos arrancaban el sostén de la mujer rebelando sus pequeños pero firmes pechos con cuidado de no lastimarla tomo uno con suavidad mientras lo apretaba firme pero de manera delicada causando que Sakura soltase un pequeño gemido de placer.

-¡Ah!- se escucho de la boca de ella que rápidamente fue ahogado aquel gemido por otro beso por parte del hombre de mirada de zafiro.

La miro por unos instantes recostándola encima de sus propias ropas, sabían que estaban solos, sabían que podían hacer lo que quisiesen con sus cuerpos al sentirse completamente seguidos y resguardados dentro de la casa de la peli rosa.

La entrepierna de ambos choco causando que otro pequeño gemido saliese de Sakura mientras Naruto seguía acariciando con suavidad los pechos de esta a la par de que con delirio besaba el cuello y hombro derecho de la peli rosa, Naruto dejo de atender el cuello de ella para dedicar su atención completamente a sus pechos mientras introducía la punta de uno de ellos en su boca haciendo que una onda de electricidad tomara por sorpresa a una ya excitada Sakura, lamia como podía la piel suave y fina del pecho derecho de la mujer mientras su mano libre trataba con el mismo tratamiento el pecho izquierdo, la éxtasis la comenzaba a invadirla, la sensación era tan placentera que pensaba que se quería volver loca, completamente loca de placer y deseo, en ese preciso momento sintió como un bulto grande rozaba frenético en contra de su intimidad que aun se encontraba oculta bajo sus pantalones y sus bragas, Naruto estaba igual este dejo de acariciar el ceno izquierdo de la peli rosa para terminar de desvestirse, lanzo sus zapatos hacia la pared de la casa mientras con su pantalón hacia lo mismo, un calor tan desconocido lo invadía de un momento a otro amenazando con quemarlo si no lo apagaba pronto pero para su fortuna justo debajo de él se encontraba la única persona capaz de apagar aquella llama que había nacido en el rubio.

-Sakura, te amo- Naruto decía entre lamidas y besos a la peli rosa que solo sonreía feliz a la par que se retorcía un poco por el enorme placer que sentía al recibir aquellas finas y dulces caricias.

-Y yo a ti Na… Naruto- Sakura respondía con dificultad mientras cubría con sus brazos la cabeza de Naruto para que no dejara d besarla mientras este también le quitaba el pantalón a ella dejándola solamente con su prenda más intima en el proceso.

El rubio se separaba, por unos instantes miro a Sakura que estaba esperando volver a besar esos dulces labios, pero este miro hacia un punto en particular, uno que había deseado tanto desde el mismísimo momento en el que se habían comenzando a besar, con cuidado Naruto retiraba las pantis de la mujer que estaba completamente avergonzada por lo que Uzumaki acababa de hacer, rápidamente se tapo su intimidad con una pena indescriptible.

-Por… Por favor, no mires es vergonzoso- dijo ella evitándole la mirada al rubio que gracias a la luz de la luna había obtenido una silueta más atrayente así como más hipnótica.

-Por favor, no tengas miedo jamás te lastimaría- Naruto decía acercándose de nuevo a la cara de la peli rosa que quería llorar de la pena, lentamente sintió como sus manos eran retiradas por las de Naruto que le sonreía y en ese preciso instante también sintió la punta de algo desconocido, estaba caliente y palpitaba, agacho la mirada un poco para ver qué era lo que sentía cerca de su cavidad encontrándose con el miembro erecto del rubio, este le miraba un poco expectante cuando que esta volviera  a levantar la vista para encontrarse con sus ojos.

-¿Lista?- pregunto el brindándole una confianza masiva a la peli rosa -S-Si- ella respondía mientras se abrazaba fuertemente al cuerpo de él.

Naruto comenzó a entrar en ella, al hacerlo ambos sintieron como una serie de sensaciones y sentimientos los desbordaban, deseo, pasión, amor y cariño era lo que sentían ambos mientras se unían en una sola persona.

Ella se contrajo un poco mientras intentaba no gemir fuertemente al sentir como Naruto entraba completamente dentro de ella, mas busco su boca para acallar las crecientes ganas de gemir lográndolo cuando este de forma voluntaria le cedía sus labios.

En vaivén de envestidas comenzaba, mientras la peli rosa arqueaba la espalda mientras besaba sin descanso al rubio, acariciaba su espalda y alborotaba aun mas su corto y suave pelo rubio.

-¡Na-Naruto!- sus caderas se movían en sincronía mientras una retrocedía la otra se movía hacia adelante causando que la penetración fuese más fuerte y profunda, los gemidos de los dos se podían escuchar con claridad, la luz de la luna los alumbraba mientras consumaban su amor, la sensación que los envolvía los estaba volviendo adictos a sus cuerpos, estaba claro que la compatibilidad de estos en la cama eran única, completamente diferente a lo que ambos había vivido con sus antiguas parejas, el quiso ir más lejos mordiendo levemente el labio inferior de la mujer causando que esta le apretara con mas intensidad haciendo que la necesidad de venirse en ella fuera más fuerte lo cual fue inevitable...

-¡AAAH!- ambos no pudieron callar aquel último grito que anunciaba que el acto había sido perpetrado, agotados y con el cuerpo sudoroso se abrazaron inconscientemente abrazados mientras respiraban agitados sobre sus ropas que les habían servido como cama para el momento mientras eran cubiertos por las bellas flores de colores de la peli rosa.

Y de ese modo culminaban el acto tan puro de demostrarse su amor ante la luz de la luna llena que los cobijaba en una cortina de estrellas que eran testigos inequívocos de lo que acababa de pasar entre Naruto y Sakura que se que abrazaban celosamente después de haberse convertido completamente en el hombre y en la mujer del otro.

Próximo capitulo: Cuando te conocí

Avance Único:

Naruto y Sakura caminaba mientras este primero miraba un columpio vació en el viejo parque cerca a la escuela de sus hijos, cuando de repente un recuerdo asalto la mente del rubio, encontrándose con una pequeña niña de lindos cabellos rosados...
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 20: Cuando te conocí][06/10/2017]

Mensaje por NaruSannin el Sáb Oct 07, 2017 4:46 pm

Ya vuelvo a actualizar tarde, pero lo bueno es que no me pase las fechas jaja. Les saludo y les dejo este cap que aun que ya hecho si le tube que hacer algunos cambios al argumento por lo que si tarde un poco mas de lo común en hacerlos. Sin mas les dejos y hasta el próximo cap.

Respuestas: Hoy no hay por lo que no respondere Crying or Very sad Crying or Very sad  xD

Capitulo 20: Cuando te conoci


Hace 30 años antes:

-¡SAKURA!- un pequeño Naruto lloraba corriendo detrás de un auto en movimiento, sus ojos derramaban lágrimas sin parar, frente a él se podía ver a la pequeña Sakura que también lloraba al dejar a su amigo atrás.

-No me sigas Naruto -*sollozo*- Sakura decía llorosa mirando como su mejor amigo era dejado lentamente por el auto de sus padres.

El rubio se detenía en medio de la calle mirando aquel auto que le separaba de su amiga, con tristeza se limpiaba las lagrimas sin dejar de sollozar con fuerza, fue cuando tomo la piedra que su amiga le había regalado como collar semanas atrás, antes de que ambos niños supieras que la peli rosa tendría que viajar con sus padres hacia la ciudad de Los Ángeles por razones de trabajo, pero su padre el haber recibido un buen trabajo a la final decidió quedarse de forma permanente en esta.

-¡Nunca te olvidare, Sakura…!- el niño grito sin que nadie le escuchase ya que estaba solo en medio de aquella calle, triste y derrumbado por la partida de la una niña que lo comprendía, que lo quería y que siempre había estado a su lado desde que ambos se habían conocido. -Fresita- termino de decir el pequeño oji azul al recordar cómo le decía a su amiga, claramente por su cabello rosa.

El niño regresaba a su casa, estaba completamente decaído, fue cuando girando un poco su cabeza hacia uno de los lados de la calle mirando con pesar el pequeño parquecillo en donde hacia un poco más de un año los dos infantes se había conocido, siendo de forma repentina como los recuerdos le llegaron a su cabecita rubia.

-[Flash back]-

Sakura lloraba sola sentada en una de las pocas bancas del parque en donde siempre estaba ella sola, los demás niños se reían de ella constantemente por su frente que era un poco más grande de lo normal, eso la deprimía y mucho, se tomaba sus bellas jemas verdes para impedir el paso de las lagrimas que brotaban entre sus dedos escapándose y cayendo de forma irreversible sobre el suelo y la tierra, mientras la niña lloraba en soledad y pequeño rubio de cabellos rubios y rasgos juguetones se acerco hacia donde estaba la peli rosa llorando sentándose este aun lado de ella.

-Hola- se escucho de alguien desconocido, Sakura se había asustado un poco al escuchar la voz extraña que le había llamado, con un poco de temor levanto la vista solo un poco para ver una melena dorada y un par de ojos azules que le miraban curiosos como queriendo saber por qué la niña lloraba de esta manera tan triste y desconsoladora. Sakura volvió a esconder su mirada entre sus manos, causando que el niño que estaba a su lado ladeara un poco la cabeza aun mas confundido por la acción de la oji jade. -¿Por qué lloras?- el pequeño insistía queriendo saber que era lo que había hecho que la pequeña de cabello rosa llorase tanto.

-Mi frente…*snif*snif*…- Sakura respondió llorosa sin despegar de ocultar su rostro tras sus brazos, el niño se había extrañado mucho al escuchar las palabras de la niña mientras esta no dejaba de llorar.

-¿Tu frente? ¿Qué tiene?- la confusión eran muy notoria en Naruto, no entendía nada de lo que la niña le decía, la verdad era que el chico fue compañerito de la pequeña en preescolar y en la escuela seguía siéndolo, este siempre se había preguntado por qué los demás niños la molestaba, así que esa tarde cuando había salido con su madre a comprar algunas cosas miro a la pequeña sentada y sola en el parquecito decidiendo acercarse mientras su madre conversaba con una señora que atendía una tienda cercana.

-Es…*snif* …Grande- Sakura respondía esperando las carcajadas del infante que le acompañaba, pero estas nunca llegaron, extrañada pensó que tal vez el niño se había ido, alejando lentamente su cara de sus manos para ver a su lado y comprobar lo que ella creía, pero no fue lo que pensó el rubio solo estaba a su lado queriendo comprender lo que la peli rosada le había dicho. -¿Eso es malo? ¿Qué la frente sea grande?- Naruto volvía a preguntar mirando compresivo a la niña mientras claramente se miraban las lagrimas salir de sus ojos verdes que habían hipnotizado al rubio por un momento.

-¡Se burlan de mi por mi frente! ¡Y tu también lo harás!- Sakura dijo encarando un poco al niño mientras se notaba enojo en su mirada, lo cierto era que estaba completamente triste por su condición.

-Para nada…- el niño se miraba tranquilo. -Para mi tu frente es muy linda- la sonrisa que el chiquillo expresaba era sincera, tan linda y cálida que la niña no había dudado en ningún segundo en las palabras del muchacho.

-¿De verdad?- pregunto insegura la chica limpiando un poco sus lágrimas.

-¡Deberás!- exclamaba feliz el rubio haciendo que Sakura riese un poco por la actitud tan refrescante y reconfortante que el rubio de ojos azules expedía. -Me llamo Naruto Uzumaki- se presentaba el niño brindándole otra sonrisa mientras extendía su mano dirigiéndosela a Sakura que se había ruborizado un poco por la sonrisa tan radiante del pequeño.

-Yo… Yo me llamo… Sakura- termino de decir la niña estrechando su mano con la del pequeño oji azul de forma tímida y temerosa.

Las manos de ambos se entrelazaban dando comienzo a una amistad única e inquebrantable la cual daría lugar después al amor más grande que ambos ya de adultos sentirían.

-[Fin flash back]-

Naruto seguía un poco lloroso terminando de recordar aquel inicio entre la amistad que lo unía a Sakura Haruno, la niñita más linda y dulce que había conocido en todo el pueblo…

-¡Voy a ser fuerte! ¡Por ti!- el rubio tenía una mirada de determinación mientras con fuerza sujetaba su collar y se secaba las lagrimas para después correr hacia su casa con una sonrisa y un pensamiento solo en mente. -"Nos volveremos a ver Sakura, deberás"-

Actualidad:

La suave brisa chocaba con los rostros de Naruto y Sakura la cual estaba fuertemente abrazada al pecho de su amado, la sensación de luz y viento comenzó a despertar al rubio que lentamente abría los ojos encontrándose cubierto de plantas y flores por doquier, a su lado aun estaba una dormida Sakura completamente desnuda cubierta solo con la camisa de Naruto el cual estaba cubierto del bajo vientre hacia sus pies por sus pantalones que solo estaban sobre puestos, su mano derecha cubría a Sakura y la allegaba con celo a su cuerpo, fue cuando el rubio por fin recordaba lo que había pasado la noche anterior, cansando que se sonrojase al saber que había tomado a Sakura como mujer, como su mujer. La mencionada comenzaba a despertar también, estirando un poco sus músculos y separándose un poco de Naruto mientras hacía sonidos característicos al despertar.

-Buenos días- dijo el dándole un tierno beso en medio de la frente, cansando que la mujer levantara su mirada recargando su cabeza completamente en el fuerte pecho de él.

-Buenos días, mi amor- repetía ella agregando el "mi amor" a la frase.

Sarada, Boruto y Hima llegaría el día de mañana de su campamento por lo que los dos adultos estaba a salvo de cualquier cosa que pudiese pasar.

-¿Dormiste bien?- Naruto preguntaba acomodándose sobre su chaleco.

-Mejor que nunca…- Sakura le daba un suave beso en los labios a Naruto para después decir aquellas palabras.

Y ahí, recostados sobre el pasto y cubiertos de las plantas de Sakura, los dos se quedaron durante un rato más, pasados unos minutos recogían sus ropas y entraban a la casa para darse un baño juntos y tal vez repetir la emoción y la expresión de amor del día de ayer durante la noche.

-----------

Sasori estaba en su casa, furioso, colérico, tiraba con ira una serie de fotografías que mostraban como Naruto y Sakura habían estado juntos todo el día de ayer.

-¿No pudiste ver que paso entre ellos cuando entraron a la casa de Sakura?- el pelirrojo preguntaba al mismo hombre que Shikamaru había visto estacionado en frente de la empresa Suna.

-Lo siento señor pero no- respondía este agachando un poco la vista.

-¿Viste salir pronto a Naruto?- volvía a preguntar mientras bebía con desesperación la bebida entera que tenía en un vaso de cristal pulido.

-Tampoco señor-

Al escuchar esas palabras, Sasori no soportándolo más azoto contra el suelo el vaso que aun tenía un poco de vodka

-Cálmate Sasori, cálmate- Sasori se repetía a si mismo mientras estiraba su cuerpo y daba respiraciones profundas en su afán de controlarse, el hombre que estaba frente a él se había asustado un poco al ver el repentino ataque de ira que le había pegado a su patrón.

-Como sea, espero que esa estúpida de Hinata haya convencido a Shion para apoyarnos en esto- Sasori se recomponía poco a poco de su arranque de ira, estaba desesperado por hacer que Sakura ya no se acercara mas a Naruto cosa que estaba pasando a lo contrario a lo que el quería.

-¿Señor?- el hombre que había dado su informe a Sasori esperaba una nueva orden por parte de este que estaba recargando sus manos sobre su sofá mientras se calmaba. -Ya puedes irte, por hoy has terminado- el Akasuna decía.

-Gracias señor- después de decir aquello el hombre del pelirrojo salía de la casa.

-Naruto… Sakura será mía… ¡Mía y de nadie más!- la loca obsesión de Sasori por Sakura estaba llegando muy lejos, el enemigo de Naruto se tocaba su estomago aun estaba resentido por la golpiza que el rubio le había dado el día anterior en la mañana.

-----------

Naruto y Sakura desayunaban, ya se encontraban duchados y aun que Naruto traía la misma ropa del día anterior pronto iría a su casa a cambiarse, posteriormente había avisado a Shizune que no se presentaría ese día a trabajar tampoco, quería disfrutarlo junto a Sakura justo como el día de ayer.

-Cocinas delicioso, Sakura- el rubio dijo contento al terminar su comida dejando el plato sobre la pequeña mesa que era el comedor.

-Se dice que la mujer cocina mejor, si lo hace para el hombre que ama- la peli rosa decía terminando ella también su comida.

-jejeje Tal vez sea verdad… - Naruto estaba sonriente, se sentía tan feliz al lado de Sakura, esa sensación familiar que ella emanaba se había intensificado desde que se habían dado aquel beso un par de días atrás.

-Una vez que me cambie ¿Te gustaría ir al viejo parque un rato?- pregunto el parándose de su silla seguido por Sakura.

-Claro que si- la peli rosa respondía sin vacilar, estaba tan contenta de estar por fin al lado del hombre que ella amaba.

Después de aquellas palabras el rubio se despedía de ella con un abrazo y un último beso mientras le este le decía que esperara en su casa que en unos minutos regresaba, corrió, salió de la casa y se subió a su auto para ir a cambiarse a su casa.

-Lo amo tanto… Me siento como cuando éramos niños, cuando él me protegió de quienes se burlaban de mi- Sakura se apretaba con sus manos juntas y entre lazadas recordando aquel momento de su vida.

En eso el celular de Sakura sonaba, la oji jade lo tomo para ver quién era topándose con que era su mejor amiga, Ino Yamanaka de Nara. Sakura contesto rápidamente con un -Hola- dijo la mujer de ha blanca piel con un claro tono feliz.

-Hola Sakura… Ya supe lo que le paso a Naruto… Lo acabo de ver en la televisión, debes de ponerme al corriente frentesita- Ino decía a través del micrófono de su teléfono.

-Muy graciosita he…Aun que me da gusto volver a escucharte, no sabía cuando regresarías de México- Sakura respondía contenta al saber que su amiga ya estaba de vuelta.

-Volví apenas ayer… Por eso hasta a hora me entere del chisme más grande del año-

-Hinata es una mala mujer…-

-Tú no te escapas mirada que la zarandeaste pero re bien jajaja- Ino reía al recordar el video que circulaba por las redes sociales, se había viralizado de forma masiva, muchos de los fans de Hinata juraron odio eterno a la mujer de ojos verdes solo por haber tocado a su ídolo de grandes pechos y prominentes caderas y un trasero bien formado… Todos unos vírgenes rencorosos.

-¿Creías que iba dejar pasar lo que le hizo a Naruto?- Sakura decía un poco molesta al recordar aquellas fotos de Sai.

-Bueno en eso tienes razón, ya cuando llegue a la ciudad nos ponemos al corriente- Ino decía por ultimo colgando la llamada que le había hecho a Sakura, la mencionada reía un poco por la actitud de su amiga, desde que la había conocido en la secundaria ambas se había convertido en amigas y en cierto punto rivales ya que la Yamanaka moría por Sasuke Uchiha pero después de que se dio la oportunidad con Shikamaru lo fue superando.

Sakura dejo su celular sobre un pequeño mueble en la sala y se sentó a esperar a Naruto para ir al parque…

--------------

Media hora después:

El rubio ya se encontraba al lado de la peli rosa llegando al viejo parque que estaba cerca de la preparatoria en la cual es estudio y también en la que Boruto actualmente también estudiaba junto a la pequeña Hima ya que su escuela estaba prácticamente pegada a esta.

Naruto y Sakura caminaba mientras este primero miraba un columpio vació en el viejo parque cerca a la escuela de sus hijos, cuando de repente un recuerdo asalto la mente del rubio, encontrándose con una pequeña niña de lindos cabellos rosados... El rubio se quedo parado de repente mientras recordaba, Sakura al estar cerca de él rápidamente había reconoció el repentino parón que dio su acompañante, es decir, Naruto.

-¿Naruto?- ella llamo esperando a que el chico reaccionase.

-Sakura…- Naruto la llamo confundiéndola un poco y esta se acerco un poco más a él para ver que le pasaba. -¿Estás bien?- pregunto la peli rosa ya preocupada por el oji azul que no dejaba de verla de una forma sorprendida a la vez que triste.

-Te… Te recordé, Sakura- por fin decía el rubio sin dejar de verla, esta al escuchar aquellas palabras del hombre abría los ojos impactados, Naruto la había recordado, pero: "¿Cuánto?" "¿Por qué?" Esas preguntas azotaban la mente de Sakura que no podía creer lo que había escuchado.

-¿Estás seguro?- pregunto con una inseguridad total. -Sí, te recordé… - Naruto volvía a sonreír mientras abrazaba a Sakura que no había hecho ningún movimiento, solo se dejo cubrir por los fuertes brazos del hombre al cual amaba.

Alguien los observaba desde la distancia, dentro de un auto negro, cuatro ojos atentos a la pareja que continuaba su abrazo.

-¿Así que la amante de Naruto, es Sakura Haruno?- una de las dos personas que observaban preguntaba a la otra.

-Si esa es su amante…- la otra voz respondía llena de rencor y desprecio… -"El Show va a comenzar"- penso soltando una leve sonrisa junto a una risita llena de malicia.

Próximo Capitulo: Comienzan los problemas.

Avance Único:

Naruto y Hinata se miraba con odio, la Hyuga estaba dispuesta a todo con tal de hundir al rubio en el olvido, Sakura por su parte también miraba muy molesta a la oji perla causando que el ambiente se tensara a niveles insospechados.

-¡NO ME LOS VAS A...

Imagen promocional del fic: Hinata Hyuga
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 21: Comienzan los problemas][08/10/2017]

Mensaje por NaruSannin el Lun Oct 09, 2017 12:09 am

Buenos días, tarde o noches, me reporto con un nuevo cap, la cosa se estaba encendiendo poco a poco, Sasori y Hinata con ayuda de Shion comienzan sus jugadas. les dejo leer en paz adiós y nos vemos.

Capitulo 21: Comienzan los problemas

-Vamos nos de aquí- una de las mujeres que estaba en el auto decía al chofer que asentía.

El auto se alejaba del parque, en su interior ya hacia Hinata y Shion que se dirigían a la casa de Sasori, los tres tenían cosas que hacer…

Naruto y Sakura por su parte continuaron caminando un rato mas en el parque, tomados de la mano como todos unos novios enamorados.

-Dime ¿Sueñas con el día que estemos frente al altar?- Naruto decía con una sonrisa nostálgica sin soltar la mano de la oji jade que al escuchar aquella pregunto rápidamente su mente comenzó a imaginarse ese momento.

-Claro que si- respondía sonriendo igual que Naruto, el cual seguía caminando a su lado, sin parar, juntos.

-Tú me regresaste las ganas de amar… Gracias a ti Sakura, a hora sonrió de nuevo, a parte de mi familia ya tengo un motivo más para ser feliz- Naruto decía abrazando con suavidad a Sakura que se dejaba guiar entre los fuertes brazos de él, su grácil contacto la hacía estremecer su cuerpo mientras recargaba su cabeza con dulzura en su pecho, el rubio miraba hacia el frente, los arboles se movían lentamente por causa del suave viento que había estado haciendo acto de presencia desde ya hacia un rato.

-La felicidad que sentí cuando me dijiste "Te amo" fue indescriptible, ese momento lo había esperado casi toda mi vida…- Sakura seguía recargada en el pecho de Naruto que acariciando con cariño su cabello escuchaba atento lo que la mujer de bello rosa decía. -Durante años lo único que quería era volver a verte y estar a tu lado, para siempre a tu lado- termino de decir notándose una sonrisa sincera en su rostro.

-Por cierto hay algo que me intriga…- Naruto decía alejando a Sakura un poco de él para que esta le viese con una ceja arqueada. -¿Qué?- pregunto ella sin entender las palabras de su amado.

-¿Como conociste a Sasuke?- pregunto el Uzumaki al percatarse que la peli rosa nunca le había comentado el cómo se conoció con su amigo Uchiha. Naruto si sabía de palabras de Sasuke como se había casado con Sakura y por qué, pero él tampoco le había contado él como, él y la oji jade se habían conocido y eso en cierto modo intrigaba al rubio.

-Bueno creo que mereces saberlo… Al fin de cuentas también te involucra a ti- Sakura sonreía cerrando los ojos causando que Naruto fuera el que a hora estaba sin entender nada. -¿A mí?- preguntaba sin saber.

-Si… -

--[Flash back]--

Sakura volvía a estar frente a la heladería de siempre, esperaba ver ese día al rubio que había estado vigilando desde ya hacía casi un mes, apretaba con fuerza su pecho, estaba nerviosa, ese día se atrevería a ir y presentarse, tal vez con un poco de suerte aun la recordaba y si eso pasaba las cosas se dirían solas.

Con pasos decididos cruzo la calle, llegando a otro extremo, portaba su uniforme escolar por lo que se deducía que recién acababa de salir de la escuela en donde estudiaba, por fin llegaba a la puerta del local se quedo varios momentos en esta, pensando lo que aria, como lo aria y que diría… Sus manos sudaban a chorros por consecuencia de los nervios que la traicionaban constantemente al estar temblando un poco por culpa de estos.

-"Vamos Sakura, entra y espéralo… ¡Ten coraje!"- la peli rosa se daba ánimos de forma interna, pensaba y pensaba sin ponerse de acuerdo si entrar y hacer su cometido o escapar como casi siempre lo hacía cuando notaba que el rubio volteaba hacia donde esta se posicionaba para verle.

Una vez más decidida por fin abría la puerta y dando un gran y rápido suspiro que lleno sus pulmones de oxigeno entraba a la heladería, lo primero que hizo fue caminar hacia una de las mesas sentándose en una de las sillas disponibles alrededor de una, con nerviosismo comenzó a golpear la mesa de metal con uno de sus dedos mientras que con su dulce y verde mirada vigilaba los cristales del local para identificar al rubio cuando llegase, pero en ese momento alguien le distraía de su vigilia.

-Disculpe señorita ¿Va a querer algo?- una chica un poco mas mayor que ella preguntaba con una libretita en mano y un delantal rojo con el símbolo del establecimiento. -¡S-Si…! Un helado doble de vainilla con fresas, por favor- decía Sakura un poco apresurada por causa de la sorpresa que le dio la que parecía era una mesera del lugar, la joven que atendía solo hizo un movimiento rápido con su cabeza en modo de confirmación y se alejo hacia el mostrador por la orden de la peli rosa, era su favorito, siempre lo fue desde que Naruto y ella lo comieron cuando eran dos niños, una tarde lluviosa en la casa del Uzumaki, Kushina había traído helado de vainilla del pueblo y como la amiga de su hijo se encontraba en casa pensó que sería bueno darle un poco de tan delicioso dulce amenizado con varias fresas enterradas entre la vainilla helada.

Unos momentos después, Sakura ya se encontraba comiendo con lentitud su helado con fresas mientras seguía esperando, pero el rubio no aparecía ni si quiera los chicos con lo que casi siempre lo miraba llegar a lugar.

En eso algo llamo su atención, era un chico con una camisa de manga corta a botones con un peinado parecido a la cola de un ave, sus ojos eran de un negro indescifrable junto a su cabello que tenía el mismo color, este caminaba tranquilo por la acera  hasta que llego a las puertas de la heladería y con un paso lento entraba, dio una rápida inspección con la mirada a las personas que a esas horas se encontraban en el lugar, en especial a Sakura a la cual había reconocido como la "enamorada secreta" pues así la llamaban el y sus amigos desde que se habían dado cuenta el cómo vigilaba a Naruto desde la otra acera, decidió caminar hacia donde estaba ella, dejando su chaleco en una silla en frente de Sakura que estaba paralizada de los nervios al notar como el chico que acababa de llegar la reconoció.

-La acosadora dio el primer paso…- el azabache hablaba con un tono serio pero a la vez despreocupado, Sakura se había molestado un poco por lo que había escuchado "acosadora" ¿Ella? ¡Nunca!, en ese momento sus nervios cedieron por un momento haciéndola fruncir el ceño por las palabras del chico que tenia en frente

-Un poco más de respeto- exigió cerrando los ojos y cruzando los brazos, mientras Sasuke le seguía mirando sin enteres. -También sabe hablar- respondió con un tono de burla casi imperceptible por su seriedad.

-¡¿Que insinúas?!- a hora si Sakura se había molestado con el azabache, esta le miraba fijamente mientras pensaba que se traía ese chico al llegar y molestarla.

-Bueno, ya hablando en serio… Soy Sasuke Uchiha, mucho gusto- el chico se presentaba relajando un poco su rostro mientras la peli rosa le miraba sin creerse las palabras del muchacho. -Yo soy Sakura- fue lo único que la chica de ojos verdes respondía.

-¿Sakura que…?- Sasuke inquiría a la mencionada que al parecer no se había presentado por completo. -Sakura Haruno, tonto- la molestia de la chica se sentía con claridad en su voz, pero el Uchiha estaba un poco intrigado por conocer un poco más a la "acosadora" de su amigo rubio.

-Dime Sakura Haruno ¿Por qué nos espías casi siempre que venimos aquí a comer?- Sasuke preguntaba a la chica que se había sorprendido por la tan repentina y directa pregunta del morocho.

-¡Yo no los espió!- rápidamente se defendió la chica de las acusaciones de Sasuke.

-¿A no? Casi todos los jueves a estas horas estas en aquella esquina de la calle…- Sasuke se volteaba para apuntar a la otra acera al otro lado de la calle en donde casi siempre Sakura se ponía para ver a Naruto. -Si eso no es espionaje o acoso ¿Qué es?- el Uchiha terminaba de decir atrapando en la mentira a la peli rosa que se había puesto nerviosa al verse tan fácilmente descubierta.

-Bueno, yo… Yo... ¡Espero el autobús!- invento con desesperación.

-¿Así? Pero si por esta ruta no hay autobús- Sasuke volvía a poner en jaque a la chica.

-¡S-Si hay!- Sakura insistía en su mentira al sentirse acorralada en su juego.

-Vamos no mientas… Mi amigo, el tonto de Naruto es la causa ¿Verdad?-

Sakura agacho la cabeza sintiéndose derrotada, en esos momentos quería que se la tragara la tierra pero lamentablemente no iba  a pasar. -Por… Por favor no le digas de mí, me da mucha pena presentarme a él, no sé si aun me recuerda o no- esas últimas palabras intrigaron al azabache.

-¿Recordarte? ¿Acaso tú y Naruto se conocen?- pregunto con confusión Sasuke recargando sus brazos sobre la mesa.

-Sí, fuimos amigos hace mucho tiempo- Sakura respondía  a las intrigas de Sasuke que al parecer ya había reconocido todas las piezas del puzle.

-Ya veo… "Naruto nunca me ha hablado de ella"- Sasuke pensaba intentando recordar alguna ocasión en la que el rubio le hubiera hablado de una chica de pelo rosa que había sido su amiga, pero nada, no recordaba nada.

-Por eso te pido que no le digas que me viste… Quería presentarme por mi cuenta pero veo que… -se notaba tristeza en su mirada y voz. -Hoy no vendrá- Sakura se paraba mientras de su cartera sacaba un billete de 5 dólares para pagar su helado.

-Espera, yo pago tu helado- Sasuke se ofrecía parándose también. -No gracias, Sasuke- Sakura no quería molestar al Uchiha de ninguna manera. -No es ninguna molestia- termino de decir el sacando su billetera.

Una vez pagada la cuenta, tanto Sakura como Sasuke salían de la heladería y comenzaba a caminar por la acera mientras conversaban, el azabache se había ofrecido a acompañar a la chica, le había parecido simpática pero no creía que era su tipo, muy reservado debería decir.

-Muy bien, esta es mi casa- Sakura decía en frente de una casa modesta pero acogedora.

-Un gusto Sakura Haruno… Nos vemos- Sasuke se daba la vuelta para retirarse mientras Sakura caminaba a la puerta de su casa. -¡Y descuida, no le diré nada a Naruto!- Sasuke volvía a decir elevando un poco la voz por la lejanía que ya había entre él y la peli rosa. Sakura ante esto solo asentía y entraba a su casa.

--[Fin Flash back]--

-Desde ese día Sasuke y yo nos habíamos convertido en amigos… Después en la universidad me pidió una oportunidad, el había sido muy lindo y… Bueno cuando supe que tú te habías comprometido pensé que tal vez si me daba la oportunidad con Sasuke podía llegar a olvidarte pero… Como vez no pude- Sakura contaba a un sorprendido Naruto, realmente no se esperaba todo lo que la mujer le había contado.

-Y yo de haberte conocido en ese tiempo igual me hubiera enamorado de ti- Naruto decía meloso acercándose al rostro de Sakura mientras ambos chocaban sus narices en una especie de juego de coquetería.

-jaja Ya basta Naruto, me haces cosquillas en la nariz- Sakura se alejaba riendo de Naruto para que no continuara con su juego.

-Pero bueno, vasta de bromas… Vamos a mi casa, necesito recoger unos papeles- Naruto volvía a tomar de la mano a la peli rosa mientras hablaba. -¿Papeles?-

-Si para el abogado, iré a ver a Ernest, mi abogado… Debe preparar todo para la demanda de divorcio que aplicare en contra de Hinata así como reclamar la patria a protestad de mis hijos- Naruto hablaba seguro de sí mismo, Sakura se dejo guiar por la fuerte mano del rubio subiendo al coche de este dirigiéndose a la residencia Uzumaki.

Una hora después:

Hinata conversaba con Shion en la sala de la casa Uzumaki, su ex hogar, ambas mujeres esperaban al rubio para confrontarlo, al parecer ya sospechaban que iría hay primero. En eso la puerta se habría rebelando al rubio y a la peli rosa que al instante clavo su mirada en la oji perla que también le miraba sin quitársela, para después voltear a ver a Sakura que estaba a un lado de Naruto, los dos entraban de forma completa a la casa cerrando la puerta detrás de sí.

-Hinata…- Naruto decía sin quitarle la vista a la mencionada que hacía lo mismo.

Sakura se quedo callada mirando con enojo a la Hyuga que también le daba una mirada llena de desafío y desprecio.

-Naruto… Qué bueno que llegas- Hinata por fin hablaba rompiendo el silencio tan incomodo que se había generado en el lugar.

-¡Aquí ya no ha nada para ti!- dijo un poco alterado el rubio, estaba claro que ver a su aun esposa lo estaba poniendo mal.

-Te equivocas, aun hay mucho… Yo diría que todo- Hinata reía al decir aquello.

-¡¿De qué estás hablando?!- Naruto se alteraba mas y mas, Sakura lo sujeto del brazo para impedir que hiciese alguna tontería.

-Ya sabes, la casa, la empresa, el dinero, las acciones… Mi hijos- Hinata decía con una clara cara de codicia.

Shion solo callaba y escuchaba, estaba claro que ya sabía quién era la victima pero aun así decidió seguir cooperando con la Hyuga.

-¡NUNCA MIRARAS UN SOLO CENTAVO DE MI!- Naruto grito furioso al ver el nivel de interés que la mujer de cabellos azulados tenia.

-Te equivocas, Naruto… ¡Te voy a hundir en la miseria!- la ojos de Hinata de tornaron más oscuros mientras sonreía.

-¡Me podrás quitar lo que tú quieras! ¡Pero nunca me quitaras a mis hijos!- Naruto alegaba ante las palabras de Hinata, lo quería provocar, tener aun más armas en contra de su futuro ex esposo, Sakura al saber esto sujetaba con fuerza a Naruto, estaba en un estado total de furia lo que aria que hiciera algo que después lo lamentaría.

Naruto y Hinata se miraba con odio, la Hyuga estaba dispuesta a todo con tal de hundir al rubio en el olvido, Sakura por su parte también miraba muy molesta a la oji perla causando que el ambiente se tensara a niveles insospechados.

-¡NO ME LOS VAS A QUITAR, A MIS HIJOS NO!- Naruto volvía a gritar mirando como Hyuga se burlaba abiertamente.

-jajajaja Siempre fuiste un hombre tan patético… ¡Te los voy a quitar quieras o no! ¡Soy la madre y tengo más derecho sobre ellos!- Hinata estaba consumida por el odio, quera venganza, era en lo único que pensaba a estas alturas.

-¡NO ME LOS PUEDES QUITAR!- gritaba un Naruto completamente molesto ante Hinata que le miraba con rencor y gozo.

-¡Eso veremos Naruto!- Hinata seguía expresando aquella sonrisa sínica y descarada que hacia hervir la sangre al Uzumaki, quería sacarla a patadas de su casa, pero no podía, Sakura se lo impedía.

-¡Cálmate Naruto!- decía la peli rosa intentando controlar al hombre de cabellos rubios mientras este miraba con extrema ira a Hinata.

Próximo capitulo: La maldad de un hombre

Avance Único:


-Naruko Uzumaki- Sasori sonreía mientras miraba a la rubia vestida de negro llegando frente a el -¡Sasori!- la chica encaraba al rufián. -¿Que quieres Uzumaki?- sonreía mientras hablaba, estaba claro que iba a disfrutar la conversación.

Imagen promocional del fic: Naruko Uzumaki.
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por narusaku el Mar Oct 10, 2017 9:37 am

lo siento por no haber comentado los otros caps, estaba ocupado para ahora si me pongo al corriente, buenos caps
avatar
narusaku
Novato
Novato

Mensajes : 26
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 22: La maldad de un hombre][10/10/2017]

Mensaje por NaruSannin el Mar Oct 10, 2017 6:29 pm

Buenos aquí subiendo el cap 22 del fic, me gusta mucho que aun que no comenten noto que leen y ven el fic aun que me gustaría mas que comentaran jajaja. Sin mas me despido y hasta el 12. Adiós.

Respuestas:

Narusaku: Es un enorme gusto volver a leerte, no te preocupes por lo ocupado que hubieses estado o estés, no me molesta que no comenten pero si me agrada mucho que lo hagan jajaja. Espero seguir leyéndote en los capítulos que se vienen. Gracias de nuevo y hasta otra.

Capitulo 22: La maldad de un hombre

22 Años atrás: California.

La pequeña Naruko dormía en el regazo de su hermano mayor, este le miraba apacible mientras notaba como su latosa y linda hermanita comenzaba a moverse inquieta en sus piernas, al parecer pronto despertaría.

-"Es tan tierna cuando duerme, deberás"- el joven rubio pensaba mientras en su rostro se dibujaba una sonrisa complacida por ver dormir a su tan querida y adorada hermana, la había llegado a querer a un punto tal que incluso el podía llegar haber sido su padre por lo tanto que la cuidaba.

-¿Hermanito…?- la voz pesada y cansada de la niña comenzaba a manifestarse, Naruto había abierto los ojos al saber que su hermana estaba despertando -¿Dónde estamos?- bostezo cansada, aun tenía un poco de sueño.

-Ya llegamos Naruko, vamos levántate- el oji azul llamaba a su hermanita que se acomodaba ya en el asiento del copiloto, pues el rubio iba manejando lo que parecía era la camioneta de su padre, Minato.

La niña miro con intriga como su hermano se estacionaba deteniendo el vehículo de forma total, para su sorpresa pudo escuchar las risas y gritos de mas niños, estos provenían de afuera así que curiosa se asomo como pudo por la ventana mirando una gran montaña rusa un poco alejada de ella y su hermano que tomaba las llaves del vehículo y abría su puerta.

-Vamos ¿No querías venir?- Naruto sonreía mientras la pequeña le miro llorosa, estaba feliz, completamente complacida de que su hermano la llevase a la feria que había en el pueblo, como pudo gateo rápidamente hacia la puerta abierta y de un saltito salía de la camioneta, inmediatamente noto la algarabía del lugar, los globos atados a cordones y los payasos atraían a las personas que iban y venían, los niños jugaban, se divertían como nunca. La pequeña estaba fascinada, completamente feliz, su hermano aquel que de tanto en tanto la molestaba había cumplido su sueño, desde que tenía memoria había querido ir a una feria, con ojos esperanzados miro a su hermano que también le miraba sonriente. -¿Te gusto mi regalo, Naruko?- pregunto el agachándose un poco quedando a la altura de la chaparrita -¡SI!- grito emocionada dándole un abrazo con todo su amor al rubio que seguía riendo. -Muy bien ¡Vamos a divertirnos como nunca!- Naruto exclamaba soltando a su hermana para después volverla a tomar y subiéndola a sus hombros para llevarla de caballito, cerrando en llevando la puerta de la camioneta comenzó a correr hacia la entrada de la feria, los dos hermanos caminaba entre las atracciones y los puestos de golosinas. -Hermanito quiero de esos- la pequeña niña rubia pedía al ver las gominolas en uno de los puestos cercanos le encantaban.

-Está bien jeje- Naruto río al ver que la niña quería bajarse para correr al puesto de dulces y comprar sus preciadas gomitas de sabores, Naruto se acerco y después de intercambiar varias palabras con el encargado compro una bolsita pequeña de gomitas para su hermana que estaba encantada. -¡Gracias!- la pequeña oji azul hablaba mientras comía y comía las gominolas que su hermano le había comprado.

El resto de la tarde se lo pasaron yendo de arriba abajo dentro de la feria, Naruko llevaba a su hermano a una atracción y después a otra, pero lo que las me gustaba la niña eran sin lugar eran los ponis, que también había entre las atracciones que conformaban la feria, Naruto tuvo que desembolsar una buena cantidad de dinero para que lo dejaran pasear a su hermana por todo el lugar durante una hora, prácticamente sus ahorros se habían ido en ese acto pero ver la sonrisa de su hermana lo valía, definitivamente lo valía.

-¡Más! ¡Más!- Naruko estaba fascinada al sentirse arriba de un poni blanco, sentía que era una princesa como las de los cuentos que leía en casa. Esa tarde había sido mágica para ella y para su hermano Naruto que la adoraba con todo su corazón.

18 años atrás: California.

Naruto se despedía de su familia, Kushina lloraba de alegría, su hijo mayor por fin se iba a la universidad, el primero en irse… Ya poco recordaban del incidente que había sufrido de niño, ya no quedaban remanencias de aquello, Minato ayudaba a su hijo a meter todo al auto pues el Uzumaki menor había ido a visitar a su padres para recoger algunas cosas que tenía en su casa, lo cierto era el chico vivía con sus abuelos desde que inicio la secundaria pero cada que podía ese tiempo libre lo pasaba con sus padres pero sobre todo con su hermana, la rubia Naruko, su sol, su adoración, la estrellita que había hecho posible que olvidase el trauma de haber perdido la memoria.

-Creo que ya me voy jeje- Naruto rascaba su nuca en señal de nerviosismo al ver que su padre terminaba de acomodar las cosas en la camioneta, estaban listos para partir.

-¡No te vayas, hermanito!- Naruko decía mientras sus mejillas eran llenadas por sus propias lagrimas, su hermano apenas tenía una semana de haber vuelto de la ciudad y ya se volvía a ir.

-Lo siento hermanita pero tengo que irme- Naruto decía mientras acariciaba la cabeza rubia de su hermana que estaba adherida a su cintura mientras le abrazaba como no queriendo dejarlo ir. -No te dejare, ya has estado mucho tiempo afuera- la niña pegaba su cara en el estomago de su hermano que se sentía mal por volver a dejar a su hermana, habían sido muy unidos, demasiado se diría.

-¿Vez esto?- Naruto alejo un poco a su hermana de el mostrándole su muñeca derecha dejando ver una bella pulsera plateada con toques anaranjados. -La pulsera que le regale a mi hermanito- Naruko recordaba de donde había salido la pulsera que el joven Uzumaki le había mostrado, ella misma se la había regalado en su cumpleaños 17. -Desde a hora…- Naruto se quitaba la pulsera y tomando una de las manos de su hermana se la entrego dejándola en esta. -Esta pulsera será tuya- el rubio sonreía mientras una lagrima solitaria comenzó a surcar una de sus mejillas, le costaba decirle adiós aun que ya lo había hecho varias veces en el pasado.

Naruko miro con detenimiento la pulsera que estaba en su mano -Esta pulsera es mi hermanito- la niña de cabellos dorado estiro la mano con la pulsera en esta como queriendo que Naruto la volviese a tomar.

-No Naruko… Esta pulsera significa una promesa- Naruto decía mientras continuaba acariciando y alborotando el cabello de su hermana a la par que con su otra mano sujetaba la mano de su hermana con la pulsera acercándola de nuevo a esta -¨¿Promesa?-

-Sí, una promesa… Siempre que mires esta pulsera estaré ahí contigo, aun que estemos lejos, siempre estaremos juntos, dentro tu corazón… Mi hermanita-

Sus padres miraban conmovidos la escena de sus hijos, Naruto con cariño y delicadeza abrazo a su hermana que correspondía el abrazo sin dejar de llorar, después de unos momentos más de abrazo los dos hermanos se separaban, con una sonrisa triste la niña camino hasta quedar al lado de su madre que no dejaba de derramar lagrima tras lagrima, la pelirroja ya estaba acostumbrada a despedir a su hijo pero a lo que no se podía acostumbrar era saber que tarde o temprano lo tendría que dejar ir de forma definitiva y en esa ocasión se sentía como eso, como si fuese una despedida definitiva. -Cuídate hijo- Kushina decía mirando como Naruto y Minato entraban al auto. -¡Claro que si, deberás!- Naruto sonrió ya dentro del vehículo dedicándoles una última mirada a su madre y a su hermana mientras el auto se comenzó alejar de ellas.

6 años atrás: California.

Naruko ya era toda una mujer, largo cabello rubio y un par de hermosos ojos azules como los de sus padres y hermano, el cual estaba frente a ella con su hijo Boruto con una sonrisa de satisfacción en el aeropuerto de Los Ángeles -Sabes nunca creí que este día llegaría- decía Naruto mirando a su hermana la cual estaba a un lado de varias maletas llenas de equipaje. -Espero que al menos tu si me vayas a extrañar, ¿Verdad Boruto?- Naruko se dirigía a su pequeño sobrino que sonreía al ver el buen humor de su tía.

-No me mal entiendas, es solo que estoy preocupado por ti… Nunca has salido del país así que es normal que…- Naruko no dejo terminar a su hermano mayor -Ya estoy grande como para que me salgas con esas cosas-

-Entiende, no me gustaría que te pasara algo, Naruko… Mis padres y yo lo lamentaríamos mucho- Naruto expresaba su preocupación por su hermana, algo que ella valoraba mucho.

-No te preocupes señor serio- Naruko abrazo a su hermano -Estaré bien, lo prometo, además solo son 5 años en Europa no es mucho tiempo- la Uzumaki alegaba en su defensa.

Naruto respiro resignado, su hermana siempre lo persuadía, no sabía cómo pero siempre lo había hecho -Esta bien, pequeña niña traviesa- Naruto rio por su propio comentario mientras Naruko se separaba de él también sonriente. -Te mandare fotos siempre- la chica de ojos azules decía aquello tomando sus maletas ya lista para retirarse.

-"Cuídate Naruko…"- el rubio quería mantenerse fuerte, ver a su hermana convertida en toda una hermosa mujer no era fácil, sobre todo cuando recordaba como en su pasado, cuando era una pequeña niña el siempre la había cuidado y sobre protegido tal vez por esa razón era igual de protector con su pequeña hija Hima.

La hermana menor de Naruto se alejaba entrando a la sala de abordar para uno de los vuelos con destino a Alemania, pues era ese el destino de su hermana, con su ayuda y la de su abuela Tsunade había podido conseguir una beca en el extranjero para estudiar psicología.

Naruto y su hijo Boruto se quedaron quietos en medio de aquel lugar mientras el rubio mayor meneaba su mano derecha despidiéndose de su hermana que se embarcaba por primera vez en su viaje por la vida. -¿Papá, la tía Naruko va a estar bien?- Boruto pregunto a Naruto que agacho su mirada para ver a su hijo. -Si hijo. Ella estará bien… "Eso espero"- Naruto pensaba aquello ultimo con un poco de preocupación en su corazón, sentía que una parte de el mismo se iba junto con Naruko, pero tenía que dejarla ir al igual que ella lo había hecho cuando se habían despedido aquella ocasión cuando él se iba a la universidad.

3 años atrás: Alemania.


Naruko lloraba en el baño su departamento, sus ojos habían perdido su brillo, su vestido negro estaba un poco húmedo por la cantidad de lágrimas que la Uzumaki liberaba, se tapaba su cara con vergüenza, se sentía tan estúpida, tan crédula… Fue cuando recordó como había conocido al patán que le había hecho daño, un daño indescriptible en su corazón.

--[Flash back]--

4 meses antes:

Naruko estaba junto a sus amigas en un restaurante Alemán, las chicas sonreía y platicaban cuando de repente y sin previo aviso todas notaron la presencia de un chico pelirrojo de muy buen ver. -¿Acaso ese no es Sasori Akasuna?- una de las chicas que estaban junto a la rubia decía sin dejar de ver al mencionado que había volteado hacia la mesa de las señoritas y con una leve sonrisa saludaba causando varios sonrojos y gritos entre las féminas. -¡Si es! ¡Es Sasori Akasuna!- otra chica decía con emoción en su cara, Naruko había sido indiferente hacia esto, es decir, si conocía al chico aquel, era famoso en toda Europa por ser un gran pintor y escultor así como un reconocido filántropo. -¡Es tan guapo!- una chica castaña decía con su cara toda sonrojada. -Y tan sexy jijiji- otra chica complementaba el comentario de la castaña causando varias risas entre todas las chicas.

Pero en lo que todas conversaban Sasori se acercaba a la mesa causando que las mujeres le miraran aun mas embelesadas por el atractivo de este. -Hola hermosas señoritas- el Akasuna era hábil en el arte de la palabra, como todo un caballero se presento haciendo una leve reverencia a las chicas que no se creía que había conocido a tan famoso personaje. -Bueno verán estoy buscando a una modelo para mi nueva escultura…-

-Y como veía a tan bellas señoritas, pues pensé: Tal vez encuentre mi modelo aquí- el pelirrojo seguía diciendo mientras miraba con detalle a todas las chicas, pero en especial a una, la única rubia del grupo, las marcas de sus mejillas le había parecido familiares, las aborrecía con todo su ser. Las chicas no podían creer su suerte, un artista tan famoso como Sasori Akasuna les estaba pidiendo que una de ellas modelara para él. -Tú la rubia de ojos azules… ¿Cómo te llamas?- Sasori preguntaba a la rubia Naruko que se había puesto nerviosa, pues el chico era tremendamente guapo y atractivo. -Na-Naruko Uzumaki- tartamudeo un poco al decir su nombre, en eso el oji marrón sonrió al encontrar a su "presa". -¡Perfecto! Naruko Uzumaki, serás mi nueva modelo- aquello había impresionado a todas las amigas de Naruko mientras ella había quedado en shock… ¿Realmente estaba pasando esto?

--[Fin Flash back]--

La respuesta era si, la chica se miro al espejo, todo su rimen se había corrido de tanto llorar, sus ojos no dejaban de hacerlo, fue cuando se toco su pecho, estaba herida, aun nivel que nunca antes creyó estarlo, ese maldito se había burlado de ella, primero la trato y después la enamoro y el día de la presentación de un cuadro muy importante para él, la había humillado frente a todos los invitados de su fiesta besando a otra en frente de ella.

-Sasori…- pronunciaba el nombre del canalla que le había roto el corazón hacia unos minutos atrás, como deseaba que su hermano estuviera ahí y le partiera la cara a ese idiota pelirrojo.

--[Flash back]--

Minutos antes: Departamento de Sasori.

Naruko miraba impactada lo que tenia en frente, Sasori, el hombre que la había enamorado, el que le había prometido casarse con ella se estaba besando frente a ella con otra mujer y para colmo era su mejor amiga.

Los dos sínicos se dejaban de besar mientras los invitados sonreían y aplaudían por la joven pareja, era todo un circo repulsivo, sin darse cuenta la Uzumaki había comenzado a llorar, pero con ira en su mirada comenzó a caminar hacia el pelirrojo y la puta de su amiga, los iba a encarar sin importar lo que pasara.

-Naruko Uzumaki- Sasori sonreía mientras miraba a la rubia vestida de negro llegando frente a él -¡Sasori!- la chica encaraba al rufián. -¿Que quieres Uzumaki?- sonreía mientras hablaba, estaba claro que iba a disfrutar la conversación.

-¡¿Qué, que quiero?!- dijo indignada la chica rubia mientras todos le miraban en confusión. -¡QUIERO MATARTE MALDITO!- Naruko quiso lanzarse a Sasori pero se detuvo no quería dar un espectáculo, intento calmarse cosa que era en vano, su alma estaba destrozada y su corazón partido, lo único que la podía consolar en esos momento era un hombre igual de rubio que ella que estaba en América, lamentablemente.

-¿De verdad creíste que me casaría contigo?- Sasori sonreía de forma perversa al ver el sufrimiento de la Uzumaki. -¡¿Por qué si yo te amaba?! ¡¿POR QUÉ ME ENGAÑASTE?!- Naruko merecía saber la verdad, por que había sido víctima de la crueldad y la maldad de un hombre.

-¿Por qué? Por que los Uzumaki se lo me recen, solo por eso- el pelirrojo se bufaba por su jugada, era una especie de venganza a Naruto, el ya sabía que en efecto, Naruko era su hermana cosa que aprovecho para lastimarla y de alguna forma también lastimar a Naruto.

Naruko ya no quería seguir ahí, salió corriendo, todos se burlaban de ella, los amigos cercanos del Akasuna ya sabían que solo la estaba usando, solo se divertía con la hermana de su peor enemigo. -¡Que la fiesta continúe!- se escucho decir a maldito mientras levantaba su copa en el aire y una serie de gritos de afirmación se escucharon, Naruko corría sin parar hasta llegar afuera del lujoso departamento, con recelo y una alteración total subía a su coche y a toda prisa se dirigió a su departamento, estaba destrozada, totalmente destrozada.

--[Fin Flash back]--

Se miraba al espejo de su baño, no dejaba de llorar, se sentía tan mal que hubiera preferido matarse ahí mismo, pero no lo hizo por qué justo al dejarse caer sobre el frio piso miro su muñeca derecha, en esta brillaba el que alguna vez fue el regalo de ella a Naruto, la pulsera de plata con piedras naranjas y recordó sus palabras, aquellas dulces palabras de su hermano mayor. -"Siempre que mires esta pulsera estaré ahí contigo, aun que estemos lejos, siempre estaremos juntos, dentro tu corazón… Mi hermanita"- esas palabras la reconfortaron un poco, aun que fuese un simple recuerdo lo habían hecho. -Hermanito- Naruko decía mientras se abrazaba a sí misma, quedando en aquella posición en el piso de su baño.

Actualidad: Preparatoria Konoha.

Naruko estaba en su oficina en la preparatoria de su sobrino Boruto, recordaba todos esos momentos mientras miraba una foto de ella y Naruto cuando eran pequeños, una lagrima caía en el cristal del marco rebelando que la rubia lloraba, estaba triste por su hermano pues a hora el también conocía el dolor de una traición y era lo menos que ella quería para él, lo amaba tanto, que sin dudarlo se sacrificaría por la felicidad de este, el único consuelo que le quedaba era saber que a hora que estaba con Sakura tal vez a hora si su hermano sería feliz otra vez. -Te lo encargo, Sakura- dijo en un susurro mientras dejaba la foto en su lugar y con pesar continuo haciendo su trabajo mientras se limpiaba las lagrimas, llenaba varios formatos de la escuela sobre salud psicológica de los alumnos de esta.

Próximo capitulo: Padre e hija. Sasuke y Sarada.

Avance Unico:

Sasuke suspiraba con cansancio mirando a su hija Sarada que estaba sentada aun lado de él -"Aun que no te lo diga... Estoy orgulloso de que seas mi hija"- pensó el Uchiha mientras acercaba a la chica a su cuerpo, cosa que la había sorprendido totalmente por lo que su padre estaba haciendo.

Imagen promocional del fic: Sasuke y Sarada Uchiha.
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por narusaku el Miér Oct 11, 2017 9:12 am

claro que seguire comentando porque la historia lo merece... vamos a ver que hara sasuke ahora
avatar
narusaku
Novato
Novato

Mensajes : 26
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por CerezoIntenso el Jue Oct 12, 2017 10:23 am

holaaaa de nueeevooo!!! por fin logré leerme los capitulos pendientes, debo decir que esto esta buenísimo, naru, como no si estas inspirado jeje de verdad todo me ha dejo ansiosa y emocionada con saber mas...

Debo admitir que me sorprendió lo de naruko, pobre no se merecía eso, ninguna mujer. Sasori realmente esta reelocoo O.O Y que se entere naruto de esto: lo mata esta vez, porque quedé con ganas de que le diera hasta por la cédula jajaja y no puedo creer que hinata tambien hayan sido una más de sus conquistas, ese sasori quiso con todas entonces, la unica ha sido sakura que por lo visto esta empeñado en tener.

Respondiendo a tu última respuesta de mí también último comentario: sé que mis mensajes con contenido amenazador son en broma, pero vamos…el resultado que dejan estos capítulos es de esperar jajaja.
De verdad que esta buena el trama de la historia, esperare mañana la contii, había estado muy ocupada con las evaluaciones de la uni y otras tareas pero como dicen: querer es poder. Aquí te seguiré en capa capi, jeje saludos.
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 298
Edad : 21
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por alexad_uzumaki el Jue Oct 12, 2017 12:17 pm

holaa mano sinceramente no tengo animos de ecribir....ni de matar a hinata solo te dire que esta muy buena estos capitulos y que lo siento or comentar hasta ahora
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 445
Edad : 18
Localización En el cuarto verde..........."luna pervertida"
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/pollo_kev_18

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 23: Padre e hija. Sasuke y Sarada][12/10/2017]

Mensaje por NaruSannin el Jue Oct 12, 2017 10:23 pm

Me presento con un nuevo capitulo del fic "Comenzando de nuevo" en esta pequeña cantidad de capítulos pretendo presentar poco a los demás personajes del fic, desarrollarlos un poco, al menos a los de más relevancia, sin más por el momento les dejo leer. Nos vemos.

Respuestas:

Narusaku: Gracias de verdad, en serio, no me cansare de dar las gracias. A hora con tu comentario, pues Sasuke básicamente quiere remediarse un poco con su hija, la pobre de Sarada nunca a tenido a su padre con ella por lo que se me hizo un poco justo darle un momento con él. Saludos y cuídate.
CerezoIntenso: ¡Un enorme gusto volver a leerte Cerezo-chan! No te preocupes por lo tan ocupada que puedas estar, obviamente todos en algún momento lo estamos y lo entiendo. Con respecto a tus observaciones, Sasori es un HDP total, una vez que supo que Naruko estaba en Europa la busco y cuando dio con ella, bueno ya sabes lo que paso, con Hinata también había tenido sus "queberes" aun que lo que si te voy a decir, es que Sakura es a la única a la que realmente a amado y ama, pero de una forma muy sucia, sanguinaria, obsesiva y sobre todo lunática por eso desde que supo que se había separado de Sasuke lo único en lo que sueña es tener a Sakura para el y para nadie más. Saludos y espero seguir leyéndote en los comentarios venideros.
Alexad_Uzumaki: ¿Que hay compadre mio? Un gusto volver a leer tus observaciones, lastima que no tengas animos de matar a Hinata jajaja Pero no te preocupes yo te ayudo hacerlo jajaja. Gracias por el apoyo se agradece enormente. Saludos y éxitos. Adiós.

Capitulo 23: Padre e hija. Sasuke y Sarada.

La suave briza golpeaba la cara de una Sarada sonriente, su rostro reflejaba una tranquilidad imperturbable hasta el mismo instante en el que miro frente a ella, un lujoso coche se estaciono cerca de las cabañas que los chicos habían estado ocupando durante esos últimos días, ese día regresarían a la cuidad, había sido una emotiva y muy merecida instancia en el bosque.

Del coche se baja un hombre vestido completamente de negro, su cabello caía sobre su frente tapando uno de sus ojos, su ropa era elegante y completamente costosa, sobre el chaleco se podía ver una símbolo peculiar, un abanico con los colores rojo y blanco en medio de una especie de estrella negra, era el símbolo de la familia y empresa Uchiha, una corporación especializada en la comercialización de armas y relaciones militares quien había llegado era nada más y menos que el actual presidente de la empresa, Sasuke Uchiha, el hijo menor del fundador: Fugaku Uchiha. Otro coche mas se hacía presente, de este bajaron varios hombres que vestían de igualmente de negro, estos se miraban un poco impacientes e intercambiaban palabras entre ellos y con ayuda de los intercomunicadores que tenían en sus orejas. la joven Uchiha se había helado, era su padre ¿Pero cómo? ¿Acaso Sakura le había dicho en donde estaban?

Rápidamente los amigos de la chica entre los cuales se podían ver a Boruto, Chocho, Shikadai y el resto salían de las cabañas, la pequeña Hima también salía al ver a alguien conocido, era su tío Sasuke como ella le llamaba, Sarada estaba quieta, sin saber que decir o como actuar, siempre había sido así, su padre un completo desconocido.

-¿Sarada que está haciendo aquí mi tío Sasuke?- Boruto pregunto poniéndose aun lado de su amiga que ni si quiera parpadeaba, pues estaba muy shockeada al ver a su padre hay.

-…- la chica estaba muda. -¿Estás bien, Sarada?- el rubio movió levemente a la chica causando que reaccionara. -¡Sí!- dijo apresurada quitando la mano del oji azul de su hombro acto que sorprendió un poco a este.

Hima por su parte había corrido hacia donde estaba Sasuke abotonándose varios de los botones de su chaleco negro, cuando este miro a la pequeña hija de su mejor amigo acercarse les pidió a sus guardaespaldas que no interfirieran, estaba bien ya que era como su sobrinita. -¡Tío Sasuke!- la niña decía llegando por fin al lado de Uchiha que le miro un poco serio pero a la vez sonrió un poco cosa rara en él. -Hola pequeña ¿Cómo has estado?- Sasuke preguntaba a la niña mirándolo un poco inexpresivo, le constaba tanto expresarse, aun que no tanto realmente.

Sasuke tomo de la mano a Hima y comenzó a caminar hacia donde estaba Sarada, los demás chicos estaba muy pero muy emocionados al ver quien les había visitado, era Sasuke Uchiha, uno de los hombres más importantes del país, junto a Naruto siempre ocupaba los primero lugares de los "20 más poderosos del mundo" al menos por su influencia y no tanto por su dinero.

-Disculpe a Hima, señor Sasuke- Marón corrió hacia Sasuke que traía de la mano a la pequeña Uzumaki.

-No pasa nada, Marón, después de todo Naruto es como mi hermano y tomando en cuenta que estoy casado con Karin pues vendrían siendo de todos modos mi familia- Sasuke volvía a responder sereno, un poco perturbado al decir familia, pero sereno al fin de cuenta.

-Una vez mi tío Sasuke y mi papá bailaban y hablaban chistoso- el comentario de la niña hacia alusión a una ocasión en la que él y Naruto se habían emborrachado en la casa del rubio y como todos unos borrachos hicieron estupideces muy propias de ellos, eso puso nervioso al imperturbable Uchiha que sonrió nervioso, cuando tomaba vino era otro, eso era claro.

-"Esta niña Naruto… Es igual a ti…"- Sasuke pensó en ese hecho, Marón solo callo e intento guardar su risa.

-¿En que puedo ayudarle, señor Sasuke?- la profesora de cabello purpura preguntaba al serio hombre de negocios.

-Bueno viene por Sarada, Sakura me permitió pasar el día con ella… Acabo de llegar de un viaje muy importante y me gustaría estar con mi primogénita- esas palabras reventaron los oídos de la chica Uchiha, ¿Eso no podía ser verdad o sí?

-Muy bien, si tiene el permiso de la señora Sakura no veo el problema…- la profesora se giro hacia donde estaba la chica y Boruto que estaba a un lado de esta -Sarada, si gustas puedes irte con tu padre- termino de decir mientras tomaba de la mano a Hima.

La chica no sabía que decir, seria la primer vez que estaría con su padre… ¿Cómo actuaria? ¿Le caería bien? ¿Sería el padre que siempre había creído que era? El rara vez mostraba interés en ella, aun que claramente toda su educación y salud habían sido presumiblemente pagados o asistidos por él.

-Sarada, vámonos- Sasuke decía recio mientras se daba la vuelta y comenzó a caminar de nuevo hacia el lujoso coche negro en el cual había llegado.

-S-si- la chica agacho la cabeza un poco triste, realmente se sitio mal al escuchar la forma tan fría y distante con la que el hombre le había llamado. Boruto al ver esto, recordó la forma de ser de su madre con el, era exactamente igual, una forma de ser ajena al amor de un padre, algo doloroso en cierto punto.

-Vamos Sarada, ¿Tal vez te diviertas con tu padre?- el chico quiso darle ánimos a su mejor amiga, la cual le miro un poco sorprendida por las palabras de aliento que le había dedicado. -Boruto- la chico nombro al Uzumaki que le dedico una sonrisa muy a parecida  a la de su padre. -Vamos, como dice mi padre: "Si nunca lo intentas, nunca sabrás si realmente era algo imposible"- era un refrán muy usado por Naruto cuando algo muy grave se presentaba en el trabajo.

-Está bien…- la chica abrazo a Boruto que no esperaba el abrazo, poco a poco la cubrió con sus brazos y la allego un poco más a su cuerpo, esa sensación tan cálida que la chica le provocaba era tan adictiva que si de por si fuera nunca la dejaría se abrazar o de tenerla entre sus brazos.

Sasuke observaba todo desde su coche, el hombre estaba recargado en este mientras miraba con atención el abrazo del hijo mayor de Naruto y su hija, cuando los miro sintió como esos dos en algún momento de la vida iban a terminar juntos. -Sarada ya esta grande… "Aun que Boruto es igual de idiota que Naruto me alegra saber que fue él quien despertó el amor en mi hija"- Sasuke cerró los ojos y cruzando sus brazos sonrió levemente.

Varios minutos después:

Sarada salía con su maleta en brazos, esta rápidamente fue tomada por uno de los hombres de su padre y con la ayuda de este le fue más simple caminar a la chica, ya se había despedido de sus amigos, tampoco era como si nunca los volvería a ver pero aun así se había despedido, especialmente de Boruto y Hima, la chica simplemente no quería alejarse tanto del Uzumaki sabiendo lo tonto que podía llegar a ser.

La chica llego a la puerta del copiloto de coche de su padre, este le esperaba ya dentro con sus manos sobre el volante listo para comenzar a conducir. -¿Ya estas lista? Si lo estas sube- Sasuke pedía a la chica haciéndola sorprenderse un poco por la insistencia de su padre, con rapidez abrió la puerta del coche y se introdujo en este, con cuidado acomodo una pequeña mochila de un solo agarre entre su torso para ponerse el cinturón de seguridad, como ultima acción voltio su mirada hacia fuera del coche en donde todos sus amigos se despedían de ella con un movimiento de manos, en señal de "adiós", la chica hizo lo mismo mientras Sasuke arrancaba el coche y se comenzaba a retirar de la zona del campamento.

Sarada movió su cabeza hacia el frente mirando la aparente interminable carretera, Sasuke por su parte continuaba concentrado en su manejo pero esporádicamente daba pequeños vistazos a la chica que había agachado su cabeza y se había mantenido callada durante el tiempo que tenían de estas viajando.

En eso la chica recordó algo del pasado, algo que en especial no le agradaba.

--[Flash back]--

Sakura limpiaba la casa, la chica tal vez por ese entonces tendría unos 5 o 6 años, desde que tenía uso de razón sabia que su madre y su padre se había separado, pero las razones no eran conocidas o mejor dicho no estaban claras.

-Mamá- la pequeña chica de mirada oscura llamo a su madre que tenía un plumero y usaba unos guates de goma y un paño en su cabeza. -¿Qué pasa hija?- Sakura preguntaba sin dejar de hacer la limpieza del hogar.

-¿No tengo papá?- esa pregunto tomo por sorpresa a Sakura que ya casi se caía del banco en el que había estado apoyada para alcanzar las zonas más altas de los muebles que habían en la habitación de la peli rosa.

-¿Pero por qué dices eso Sarada?- Sakura pregunto un poco exaltada mientras baja del banco y miraba a su hija. -Por qué… Nunca viene a verme- la voz de la chica denotaba una clara tristeza, estaba claro que no era fácil ser madre soltera, hasta a hora habían sobrevivido bien con lo que Sasuke le daba cada mes para la manutención de la chica, pero aun así era poco, Sakura no quería ser aprovechada con Sasuke además ella misma había firmado un contrato en el cual se dictaba la cantidad a cambio del silencio de ella del por qué el matrimonio se había disuelto.

-Hija… Tu padre es un hombre ocupado- Sakura le mostraba una foto de Sasuke, en la cual se podía ver al Uchiha por delante de una gran fábrica, una de las tantas que la corporación Uchiha tenía.

-¿Tan ocupado para no venir a ver a su propia hija?- inquirió la chica causando el silencio de Sakura. -¡No me quiere!- la niña salió corriendo dejando a Sakura entristecida, sabía que había privado a su hija del amor paternal, pero ¿Que podía hacer? Ella no amaba a Sasuke y además el tampoco la quería a ella, durante el tiempo que vivieron juntos ambos habían creído que en efecto había amor en la relación pero lentamente se fue perdiendo hasta que se dieron cuenta que ese supuesto amor se había acabado, y por esa razón habían decidió separarse cuando apenas Sarada había cumplido 2 años de vida.

-La vida no siempre nos da lo que queremos- Sakura decía recordando a Naruto.

Sarada lloraba en su cuarto, era la única de su salón que siempre inventaba que su papá no estaba o cualquier otra excusa válida para calmar la curiosidad de sus amiguitos.

--[Fin Flash back]--

-¿En qué piensas?- Sasuke pregunto mientras su mirada aun estaba concentrada en la carretera.

-En que mi padre, siempre ha sido un desconocido- Sarada respondió un poco molesta al recordar aquella situación del pasado, la plática con su madre.

-Se que sientes que yo nunca me he preocupado por ti- Sasuke hablaba un poco cansado, ante la acusación tal valida de su hija. -No me diga ¿Por qué iba a sentir eso?- el sarcasmo de las palabras de Sarada dejaba a translucir el dolor de la joven.

-El caso es que yo siempre he estado al pendiente de ti…- esas palabras eran una mentira ¿Cuándo había ido a verla? ¿Cuántas veces se había presentado en los eventos en los que ella salía en la escuela? ¿Acaso en algún momento había ido a alguna de sus graduaciones? A ninguna, esa era la respuesta que la Uchiha había conocido toda su vida.

-Si estuviera al pendiente de mí, yo me hubiera dado cuenta- las palabras de la muchacha sonaban a reproche y en cierto sentido tenía todo el derecho de reprocharle las cosas a Sasuke, el cual suspiro rendido pues claro que sabía que la chica tenia aquel derecho de reprochar su ausencia, su fría y triste ausencia.

-¿Sabes por qué tu madre y yo nos divorciamos?- pregunto sin ganas Sasuke, ya no quería hablar más pero sentía que debía hacerlo.

-Supongo que por qué no se aguantaban- dijo ella cruzando sus brazos.

-No…- fue la respuesta de Sasuke, tal contundente como la chica se la había imaginado, pero ahí no acababa la explicación ya que el azabache continuo hablando -Tu madre y yo, no nos amábamos, dejamos de sentirnos atraídos desde hacía mucho tiempo aun que tu si fuiste concebida cuando la relación entre los dos era muy fuerte, lamentablemente, ambos sentíamos que la relación se apagaba, se agotaba y llegamos a un ponto en el que habíamos dejado de ser marido y mujer a tratarnos como simples amigos y nada más- Sasuke termino su relato sorprendiendo a Sarada.

-¡El caso es que me abandonaste!- la chica quería desahogarse con su padre, el hombre que estaba su lado, el hombre que no se había preocupado nada por ella durante sus 15 años de vida.

-Te equivocas… Siempre, absolutamente siempre te he tenido presente en mí-

-¡No, no mienta!- la chica se secaba las pequeñas lagrimas que ya había derramado por culpa de la discusión que estaba teniendo con su padre, esta parecía ser realizada solo por ella al ver que su padre le había hablando con la misma tranquilidad e indiferencia que le caracterizaba.

Sasuke suspiraba con cansancio mirando a su hija Sarada que estaba sentada a un lado de él -"Aun que no te lo diga... Estoy orgulloso de que seas mi hija"- pensó el Uchiha mientras acercaba a la chica a su cuerpo, cosa que la había sorprendido totalmente por lo que su padre estaba haciendo.

-Sarada… Soy tu padre y siempre te querré, por que después de todo tú también eres una Uchiha- Sasuke hablaba con su corazón, aun que sus rostro no le ayudara mucho a expresarse. Sarada ya no aguantando mas se pego al pecho de su padre y comenzó a llorar de forma desconsolada. -No me dejes, papá- las lagrimas de su hija le habían provocado una reacción distinta a la que se había imaginado, estaba conmovido en cierto sentido, lo que si era totalmente cierto era que ya no dejaría a su suerte a su hija, estaba dispuesto a recuperar el tiempo perdido y quién sabe, tal vez con el tiempo ella y su media hermana, Sasuko se comenzarían a llevar bien como las hermanas que realmente eran.

-Que dices ¿Lo intentamos?- pregunto Sasuke agachando un poco la vista para ver la reacción de Sarada que le miro un poco llorosa -¡Sí!- dijo efusiva mientras se abrazo al cuello de su padre. -Muy bien, siéntate bien que me aras perder el control- Sasuke sonrió un poco al ver la cara de pena de su hija, eran muy parecidos aun que a ella no le agradara reconocerlo, la chica se sentó de nuevo bien en su asiento y limpiando sus lagrimas miro por última vez a Sasuke. -"Gracias Boruto, Mamá… Voy a intentar conocer a mi padre, para tener un momento de: Padre e hija"-

Próximo capitulo: Alejado de mis hijos

Avance Único:

-Buenos días- un hombre con traje decía mirando a Naruto que estaba con Gaara. -Si, ¿En que le puedo ayudar?- Naruto preguntaba al extraño que se había presentado tan de repente en la puerta de su casa. -Traigo esta orden de un juez- el sujeto le entrego una carta a Naruto sin entender nada, no fue hasta que miro y comenzó a leer el papel cuando su piel se puso pálida y sus ojos perdían su brillo. -¿Esto es una jodida broma? ¿Verdad?- la voz de Naruto se había descompuesto durante esos instantes -Lo siento, pero... Vengo por sus hijos- refuto el hombre mirando a un perplejo Naruto.

Imagen promocional del fic: Gaara.
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por alexad_uzumaki el Vie Oct 13, 2017 6:06 am

Hola pues dejame decirte aunque fue corto me gusto....aunque no me agrade el sentimiento padre e hijo o hija..... aunque estoy escribiendo un fic, con ese metodo pero bueno estuvo muy bien y me agradan las imegenes que has hecho.....tal vez te pida que me hagas una jajajajajaja espero conti
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 445
Edad : 18
Localización En el cuarto verde..........."luna pervertida"
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/pollo_kev_18

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por CerezoIntenso el Vie Oct 13, 2017 3:15 pm

ay admito que me conmovió, estoy así como sensible ToT jeje me gustó es capi, naru, me gusta este sasuke aunque es obvio que a una persona tan cerrada e introvertida se le dificulta transmitir sus emociones o al menos las disfraza (y confieso que a veces me pasa) jeje pero esto va por buen camino, al igual que sarada, su actitud es positiva ahora con lo que pasó entre ellos.

Yo estoy haciendo una historia similiar, aunque es mas entre madre e hija :3

Bueno, espero leer pronto el siguiente capi que por lo que leí en el avance estará buenísimo...

PD: me iré lentamente...sin síntomas de violencia...

JAJAJA.
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 298
Edad : 21
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 24: Alejado de mis hijos][14/10/2017]

Mensaje por NaruSannin el Dom Oct 15, 2017 4:47 pm

Así vuelvo a la carga con un capitulo más de mi fic -Espero les guste lo que se vendrá, oficialmente: ¡Inicia la recta final de la historia! Ultimas semanas de su fic "Comenzando de nuevo" jaja- Nos leemos después.

Respuestas:

Alexad_Uzumaki: Gracias por volver a comentar amigo, y tal y como te hice aquella imagen solo dime e intentare hacerte más claro que si jeje. Saludos y cuídate.

CerezoIntenso: Que bueno que te gusto el capitulo, Sasuke es tal vez sin miedo a equivocarme el personaje que mas me cuesta escribir, ya que no soy muy bueno escribiendo como se comportaría o como actuaria no obstante lo intento lo mejor que puedo. Disfruta el nuevo capitulo. Nos vemos y cuídate mucho. Bye.

Capitulo 24: Alejado de mis hijos

Naruto trabajaba en su oficina, ese día si se había decidido a ir a trabajar, pues le ayudaría a distraerse, acompañado de Sakura había ido a ver ya a su abogado el cual rápidamente comenzaría a preparar su defensa con el juicio contra Hinata por la patria a protestad de sus dos hijos, miro por unos instantes la pantalla de la computadora y solo un suspiro candado. -"Tengo que impedir que esa loca de Hinata se quede con nuestros hijos"- pensó recordando la actitud tan reprochable de la modelo durante el día anterior en su enfrentamiento.

-Señor le buscan- una voz se escucho por medio de una pequeña bocina en su escritorio.

-¿Quién Shizune?- pregunto curioso el rubio presionando uno de los botones del aparato que le permitió hablar a través de este.

-No se presento, es una mujer rubia de ojos claros- Shizune volvía a escucharse por medio de la bocina dando una breve explicación de quien quería ver al empresario, este se quedo pensando por un momento para ver si recordaba a alguien así, pero no lograba identificar al alguien en especifico.

-Muy bien, has que pase, solo le daré unos minutos- el oji azul estaba un poco intrigado por la recien llegada.

-De acuerdo señor- Shizune respondía a las ordenes de su jefe.

Fue de la oficina, una elegante Shion esperaba a que Naruto le pudiese recibir.

-Señorita… - Shizune llamaba a la rubio que estaba sentada en una de las sillas que estaban por el pasillo.

-¿Si?-

-El señor Naruto la atenderá- la morocha volvía a responder.

-Gracias- Shion se levanto de su asiento arreglando un poco su sedoso cabello rubio pálido.

Camino un poco nerviosa, sería la primera vez que estaría a solas con Naruto desde sus días de la universidad, no sabía si la recordaba pero también recordaba que no estaba hay simplemente por cortesía o por visitar a su interés amoroso de sus días universitarios, estaba ahí por el asunto del divorcio del cual ella misma se había hecho participe. Una vez que llego a la puerta la toco varias veces, recibiendo un "adelante" por parte de la persona que esperaba dentro, aspiro fuertemente aire en sus pulmones y haciendo girar el pomo de una de las puertas por fin entraba.

------------

Sakura e Ino conversaban en la cafetería favorita de la peli rosa, la que estaba varias cuadras cercanas al edificio Uzumaki. Las risas de la amiga rubia de la oji jade se podían escuchar con claridad pues la mujer de cabellos rosas le había platicado a su amiga todo lo que había pasado durante su ausencia.

-Así que tu y Naruto lo hicieron en el jardín, que atrevida me saliste jajaja- Ino reía al saber donde habían hecho el amor Sakura y Naruto.

-¡Cállate Ino!- Sakura frunció el seño un poco por el mordaz comentario de su amiga, esta había respondido con la voz un poco baja para que no le escucharan. -Vamos no tiene nada de malo, al fin y al cabo tu y Naruto ya son pareja ¿No?-

-Tal vez, pero no por eso voy a dejar que comentes a los cuatro vientos lo que te he contado- Sakura argumentaba con lógica en sus palabras cerrando sus bellos ojos esmeralda en señal de cansancio y desespero.

-Está bien querida, está bien jeje…- Ino volvió a soltar una leve sonrisa al ver lo fastidiada que había logrado poner a su mejor amiga. -Y dime ¿A hora que harán tu y Naruto?- Ino intento retomar la conversación.

Sakura volvía abrir los ojos con intriga en ellos, no había pensado en eso, tal vez una vez que Naruto se separase de Hinata comenzarían los preparativos para su boda o a lo mejor otra cosa, simplemente no había pensado en eso.

-Siéndote sincera, no lo sé- respondió con calma la mujer a su amiga que le miro sin entender. -¿Cómo que no lo sabes?- Ino pregunto con una mueca de confusión en su rostro.

-Pues eso mismo, no lo sé, a hora mismo estoy igual o más mortificada que Naruto con eso de su divorcio- Sakura decía la verdad, pues le preocupaba mucho el tema considerando que los hijos de su amado estaban en riesgo.

-Espero que Naruto se quede con los niños, Hinata siempre me pareció una perra- Ino bebió de su tasa de café al decir aquello.

-Eso espero yo también- Sakura hacia lo mismo que su amiga al decir aquellas palabras.

-----------

- Tu eres la abogada de Hinata- fue lo que el rubio pronuncio al reconocer a la rubia en frente de él.

-Hola Naruto- esta saludaba tímidamente al oji azul.

Las miradas de ambos se cruzaron por un instante, pero la rubia rápidamente la desvió al ver la severidad de los ojos del rubio, pues este no estaba nada contento con que la abogada de su aun esposa Hinata estuviese hay.

-¿Qué estás haciendo aquí?- preguntaba el rubio mientras se paraba de su silla.

-Dime Naruto ¿Me recuerdas?- pregunto la bella abogada rubia a Naruto que le miro sin recordarle hasta que ella volvo hablar -Soy Shion-

Eso tomo por sorpresa al rubio, pues este en un primer vistazo no la había reconocido hasta que escucho su nombre.

-Te lo vuelvo a preguntar: ¿Qué quieres?-

-Como bien sabrás estoy ayudando en su juicio a Hinata, he venido para tratar el asunto de la patria a protestad de sus hijos, Boruto Uzumaki y Himawari Uzumaki-

Naruto se precipito a la mesa la cual azoto con sus dos manos extendidas con una gran fuerza, haciendo que la mujer diese un pequeño salto por el pequeño susto. -¡¿Crees que puede venir aquí, a tratar eso?!- Naruto preguntaba un poco alterado.

-Como abogada de uno de los cónyuges claro que si- Shion se volvía a recomponer de su sorpresa.

-Yo diría que como una entrometida- Naruto dijo con un toque de desprecio.

-Lamento importunarle así, pero debe entender que…- fue cayada por Naruto.

-¡Vete de mi oficina!- el Uzumaki no estaba de humor para aguantar a una de las "secuaces" de Hinata.

-Pero…-

Naruto presionó el botón del la bocina con micrófono para que Shizune le escuchase.

-Shizune, por favor llévate a esta mujer- pidió el rubio intentando controlarse, era muy fácil para el perder los estribos cuando se trataba de sus hijos.

-¡Si señor!- se escucho la voz de la morocha por medio del aparato, para después verse como entraba a la oficina del rubio. -Por favor sígame- Shizune se apresuro a decirle a Shion que se había entristecido por la actitud de Naruto pero a la vez le miro con un poco de enojo. -Con esto solo dejas al descubierto tu inseguridad- la rubia hablaba mientras Naruto intentaba ya no enojarse.

-Vete…- fue lo único que el rubio dijo, mientras Shion accedía a irse con Shizune, pero en eso su teléfono celular vibro ante lo que parecía un mensaje, este lo tomo de uno de sus bolsillos y miro la pantalla, era Boruto que le había mandado dado un mensaje diciendo que ya iban de regreso a la cuidad, ante esto Naruto se comenzó a calmar de forma definitiva y apagando su computadora decidió ir a recibir a sus hijos, afortunadamente había terminado de hacer lo que durante toda la mañana había estado haciendo.

-*suspiro*-Bueno creo que iré a recibir a mis hijos, en un rato vuelvo- Naruto decía un poco más tranquilo, camino con lentitud a la puerta y una vez fuera se despedía de Shizune para ir a su casa.

-------------

-Muy bien, espero que eso sea suficiente- Hinata decía frente a un hombre corpulento.

-Claro que si, señora… A hora misma iré a entregar la orden- respondía el extraño de forma seria.

-Es necesario que Naruto Uzumaki sea sometido a la presión del tribunal sobre el derecho de tener a Boruto y Himawari- otra persona entraba en la conversación, siendo esta Sasori que sonreía ante lo que Hinata le había contado a uno de los abogados que la representarían ante el juicio contra Naruto.

-Dígame señor Sasori ¿Cuál es su papel en todo esto?- pregunto el abogado desconfiando un poco del pelirrojo.

-Digamos que no soporto ver triste a una madre, después de que se culpara de engañar a Naruto cuando el también ha hecho lo mismo-

-Necesitaría ver evidencia de tal engaño- menciono tranquilamente el abogado.

-No se preocupes, pronta la tendrá…- ante esto el Akasuna cambio su mirada a la de un enfermo queriendo llamar la atención.

---------------

Naruto aguardaba la llegada de sus hijos, ya hacía apenas unos minutos  que había llegado de la oficina y estaba al pie de la puerta de la casa esperando a sus dos tesoros, y así fue al rato de estar esperando se pudo ver como un camino dejaba a dos siluetas por fuera del gran portón de la mansión Uzumaki, una pertenecía a Boruto y la otra a la pequeña Hima la cual se había tomado de la mano con su hermana.

-"Me recuerdan tanto a mí y a Naruko"- pensó el Uzumaki recordando como el siempre llevaba de la mano a su hermana cuando esta estaba pequeña.

-¡Hola Papá!- -¡Papá!- los dos chicos decía, en especial Hima que se lanzo a los brazos de su padre que la cacho y la levanto sentándola sobre uno de sus hombros mientras la sostenía para que no se le cayera. -Hola ¿Cómo les fue en el campamento? ¿Se divirtieron?- pregunto el Uzumaki mayor a sus dos hijos que reían al recordar todas las aventuras que habían vivido durante los días que estuvieron de viaje, pero en ese momento solo pensaba en algo: ¿Cómo reaccionarían ante la noticia de que él y Hinata se separarían? y más aun al saber la traición de esta sobre el rubio, eso lo mortificaba de una manera espeluznante.

-Bueno la verdad no tanto…- Boruto respondía un poco desanimado al recordar que Sarada se había ido un ida antes que ellos.

-¿Y tú Hima?-

-¡Yo sí! ¡La profesora Marón, Sarada, Chocho y yo montamos a caballo! ¡Tío Sasuke fue a vernos y Sarada se fue con él!- esas palabras impresionaron a Naruto, Sarada estaba con Sasuke eso no se lo esperaba.

-Como veo están muy animados- se escucho la voz de un hombre de más o menos la edad de Naruto el cual el y sus hijos reconocieron al instante, era Gaara o como Hima le decía: Tío Gaara, para ella todos los familiares o amigos de su padre eran sus tíos.

-Hola Gaara- decía Naruto sonriente al ver a su viejo amigo, o mejor dicho primo.

-¡Tío Gaara!- Hima saludaba enérgica con una de sus manos.

-Hola- Boruto solo decía mientras miraba al hombre de mirada celeste.

Cada uno de los Uzumaki saludaban al pelirrojo, mientras este sonreía por la tan acalorada y afectuosa recibida.

Minutos después:

-Vayan arriba, tengo que hablar algo con su tío Gaara- Naruto decía mientras entraba a la casa seguido por el mencionado y sus hijos, a Hima simplemente la dejo en el suelo a un lado de su hermano.

-Está bien, vamos Hima- Boruto tomo de la mano a su hermana y se la llevo hacia su cuarto en el segundo piso dejando solos a los dos adultos que continuaba al pie de la puerta aun abierta.

-Veo que tu desanimo está pasando rápido- Gaara se aventuro a decir al ver la pequeña sonrisa del Uzumaki mayor.

-Te mentiría si te dijese que no, aun que aun me siento un poco mal, pero gracias a Sakura y mis hijos saldré adelante y por supuesto también a la ayuda de mi familia- Naruto abrazaba a Gaara que no se esperaba el gesto de su primo hermano.

-No pasa nada, tu sabes que siempre podrás contar conmigo, Temari o Kanguro- Gaara también daba palabras de aliento a su primo rubio. -Por ciento, quería pedirte disculpas por el alboroto del otro día jeje- el oji azul se rasco la nuca apenado recordando lo que había pasado en las oficinas de la empresa de sus primos y de su tío Kakashi.

-No te preocupes, ese idiota de Sasori se lo merecía jeje- rio con complicidad el pelirrojo, lo cierto era que solo se mostraba así de animado ante Naruto el cual también reía ante el comentario del oji celeste.

-Jajaja Me alegra escuchar eso- Naruto y Gaara reía animado hasta que…

-Disculpen interrumpir- se escucho a la espalda del rubio, esa voz no la conocía por lo que sin pensarlo se giro para ver quién era mientras su risa desaparecía.

Naruto camino hacia al extraño que estaba por fuera de la casa.

-Buenos días- era un hombre con traje que decía mirando a Naruto que estaba con Gaara. -Sí, ¿En qué le puedo ayudar?- Naruto preguntaba al extraño que se había presentado tan de repente en la puerta de su casa. -Traigo esta orden de un juez- el sujeto le entrego una carta a Naruto sin entender nada, no fue hasta que miro y comenzó a leer el papel cuando su piel se puso pálida y sus ojos perdían su brillo. -¿Esto es una jodida broma? ¿Verdad?- la voz de Naruto se había descompuesto durante esos instantes -Lo siento, pero... Vengo por sus hijos- refuto el hombre mirando a un perplejo Naruto.

-¡No!- dijo Naruto apresurado mientras Gaara no entendía por que Naruto había cambiado tan de repente su actitud. -Lo siento pero es la verdad, ¿Dónde están los niños Boruto Uzumaki y Himawari Uzumaki- el extraño decía mientras miraba dentro de la casa para ver si miraba a los dos hijos de rubio.

-Naruto, Naruto calma- Gaara se apresuro a tomar de los hombros a Naruto cuando miro que dos oficiales de policía también llegaba a la casa. -¡Mis hijos no se irán con ustedes!- exclamaba el rubio que comenzaba a respirar con agitación, un claro signo de enojo en él. -No haga las cosas más difíciles, tenemos ordenes de la juez Konan para llevarlos con nosotros a una casa hogar mientras el divorcio entre usted y la señora Hinata termina y se dictamina quien se queda con la patria a protestad de los dos jóvenes-

-"¡Te odio Hinata!"- Naruto pensó enseñando los dientes.

Mientras tanto Boruto y su hermana había escuchado todo, Boruto se lo tema ya había visto varias cosas en sus redes sociales pero la pequeña Hima aun no sabía nada pero estaba confundida con las palabras de del hombre raro que había llegado a su casa- -¿Qué pasa Boruto?- pregunto la niña a su hermano que fruncia el seño mirando desde las escaleras lo que pasaba.

-No lo sé… Ve a tu cuarto- ordeno el joven Uzumaki a su hermana para que no escuchara mas de aquella conversación que la podía lastimar.

-¡No me alejaran de mis hijos!- Naruto volvía alzar la voz mientras los oficiales de policía entraban a la casa para buscar a los dos hijos de Naruto.

-¡Vamos!- Boruto tomo a su hermana de la mano y la llevo rápidamente arriba, estaba claro que no dejaría que esos dos tipos que acompañaban al extraño se los llevaran.

Próximo capitulo: Cuidando de ti

Avance único:

Boruto y Hima corrían por la calle, se habían escapado de su casa, el rubio había decidido esto al ver que los querían arrebatar de su padre junto a su hermana pequeña, la niña lloraba sin entender que pasaba lo único que sabia era que debía confiar en su hermano, pues el siempre había cuidado de ella. -"¡HIJOS!"- el grito de Naruto se hacia eco en la mente de su hijo mayor, sabia que con su huida había lastimado a su padre.
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por CerezoIntenso el Lun Oct 16, 2017 8:31 am

Hola por acá, sigo diciendo lo mismo: esto esta cada vez mejor! No me esperé el trato de naruto hacia shion, es algo totalmente comprensible pero igual me sorprendió.

No puedo creer que ya estemos en la recta final ToT jeje bueno naru buen capitulo, seguiré esperando el próximo... Saludos!
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 298
Edad : 21
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 25: Cuidare de ti][17/10/2017]

Mensaje por NaruSannin el Mar Oct 17, 2017 6:42 pm

Buenas noches gente, lamento haberme tardado un poco con el cap pero buen ya esta aquí, aviso que mañana no podre subir capitulo ya que no estaré en casa por asuntos de trabajo, el cap de mañana lo publico sin falta el Miércoles ¡Deberas!. Cuidense y nos seguimos leyendo.

Respuestas:

CerezoIntenso: jaja Claro que Naruto tenia muchas cosas por las cuales reaccionar así ante Shion, que bueno que te agrado eso y te sorprendió claro esta jeje. Te saludo y espero que igual te guste este capitulo. Nos vemos y cuídate. Adiós.

Capitulo 25: Cuidando de ti

Boruto tomo entre sus brazos a una confundida Hima, no sabía que iba hacer pero estaba decidido de hacerlo, recién llegaban de su viaje y a hora esa situación tan apremiante se le presentaba al joven Uzumaki.

-Deben estar arriba- uno de los oficiales decía a su compañero mientras ambos comenzaba a subir las escaleras, la cólera de Naruto iba en aumento, no le importaba ir a la cárcel por golpear a dos oficiales si con eso lograba que desistiesen de alejarlo de sus hijos. -¡NO!- grito siendo fuertemente tomado por Gaara que sabía lo que pasaría si le soltaba.

-¡Naruto!- el pelirrojo decía sin desistir en su agarre.

-Vamos Hima, confía en mi- Boruto se encerró de el baño del segundo piso, estaba pensando una forma de salir de la casa, aun sobre sus hombros y espalda descansaba su mochila, estaba atareado y se comenzaba a poner nervioso, ya antes había escapado de los "azules" pero a hora era distinto, tenía que cuidar de su hermana, cosa que no iba a ser fácil.

-¿Qué esta pasando?- preguntaba la niña desconcertada por la repentina actitud de su hermano.

Boruto suspiro con fuerza y decidió contarle a su hermana parte de la verdad que el mismo ya sabía. -Nos quieren separar de papá- dijo Boruto intentando mantener la calma, la pequeña Uzumaki se impresiono al escuchar aquellas palabras de su hermano ¿De verdad había escuchado aquello?

-¿Po-Por qué?- la peli azulada pregunto con su voz un poco temblorosa, pues era algo no fácil de superar.

-Solo confía en mi, por favor- pidió su hermano mientras agachaba su cabeza y unía sus manos en modo de suplica en frente de la chiquilla, esta comenzaba a entristecerse, la situación en la que se encontraban ambos hermanos no era fácil.

-----------

Sakura regresaba a su casa, sabía que su hija ya se encontraba en la casa pues ese día sería el de regreso para ella y efecto al llegar pudo ver como Sasuke se despedía de la chica de mirada oscura dándole un abrazo muy tierno para ser el.

-"Hice bien en dejar que se la llevara por un día"- Sakura pensó con una leve sonrisa mientras estacionaba su coche a un lado de la casa.

La peli rosa salía con prontitud del vehículo, ganándose la atención tanto del Uchiha mayor como la de la Uchiha menor, hacía mucho tiempo que los tres no estaba reunidos de esa forma.

-Hola Mamá- Sarada saludaba a su madre mientras corría hacia ella dándole un abrazo, la chica de cabellos negros ya casi tenia la misma estatura que Sakura, era sorprendente lo rápido que crecían los hijos, la mensionada tomo con sumo cariño a su hija y complemento el abrazo estrujando un poco a su hija la cual solo se dejo tomar por las suaves manos de su madre. Sasuke miraba en silencio como Sakura y Sarada se abrazaban, aun que no lo dijese estaba feliz, ver a madre e hija compartir un momento así le hacía recordar los mismos momentos que vivía al lado de Karin y su otra hija Sasuko.

-Creo que ya me voy- por fin hablaba Sasuke cortando el momento entre Sakura y Sarada.

-¿No quieres quedarte a beber algo?- Sakura que miraba a hora al azabache preguntaba en modo de invitación.

-No, gracias. Todavía tengo que ir a ver al idiota de Naruto, quede que lo visitaría en cuanto llegara a la ciudad y conociéndolo se pondrá estérico si no voy- Sasuke decía mientras caminaba a la acera en donde estaba estacionado su coche.

-Como gustes- Sakura respondía a las palabras de Sasuke mientras se separaba de su hija, ambas mujeres miraron al Uchiha subir de una sola vez al coche el cual encendió en un santiamén. -Otra cosa…- se escucho a Sasuke desde el interior del auto. -Dile a Naruto que felicidades- fue lo último que dijo el hombre antes de arrancar su auto, Sarada no entendió aquella última frase de su padre ¿A que se refería? Sakura por su parte se sonrojo al saber exactamente de que hablaba el Uchiha, al parecer ya todos sabían lo que había pasado.

-Mamá ¿A que se refería papá al decir aquello ultimo?- la chica pregunto mirando a Sakura, la cual se había puesto más nerviosa al escuchar la interrogante de su hija. -A nada, a nada jeje No le hagas caso- Sakura pensaba que  por el momento no le diría nada a su hija, esperarías hasta el día siguiente para hacerlo.

La chica no le había creído del todo a su madre pues después de tantas cosas ella también sabía o al menos creía saber lo que Sakura sentía por el padre de Boruto, su tío Naruto, como ella le llamaba.

Las dos mujeres decidieron entrar a la casa, Sakura se sentía un poco cansada después de una larga mañana con su amiga Ino, le había platicado absolutamente todo lo que había pasado durante las semanas que estuvo ausente, se dejo caer una vez que llegaba a su sofá mientras Sarada se encamino a su cuarto a dejar sus cosas. -¡¿Mamá que hay de comer?!- se escucho a Sarada desde su cuarto a una Sakura que se volvía a levantar al escuchar la pregunta. -No hice nada hija ¿Quieres pizza?- a hora la peli rosa preguntaba pero con una voz más tenue pero igual su hija alcanzo a escuchar. -¡Sí!-

Tras aquella afirmación Sakura tomo su teléfono y marco el numero del repartidor de pizzas, se sentía enfadada, quería ir a ver a Naruto, ese día el rubio se lo había dado libre pero no le gustaba abusar de su novio que aun siéndolo no se iba a tomar tantas libertades.

--------------

Boruto soltaba a su hermana, no sabía como lo había hecho pero se las había ingeniado para salir por la ventanilla del baño, el miedo que sentía no era nada comparado al terror que le daba si algo le pasaba a su hermana, aun que peleaban eran muy unidos y siempre había llegado a odiar aquel que la hiciera llorar.

-¿Dónde está papá?- Hima pregunto con las lagrimas a punto de brotar de sus dos pequeños ojos que estaban cristalinos por la acumulación de estas.

-Papá está dentro, no puede venir- Boruto intentaba hacer que su hermana se resignara pero en ese momento…

-¡Hay están!- los oficiales que le estaban buscando por fin dieron con él. -¡HIJOS!- grito Naruto que era sostenido por el otro oficial mientras su compañero empezó a correr hacia Boruto que un rápido movimiento agarro a Hima y comenzó a correr con ella en brazos.

-¡Hermanito!- grito Hima mientras comenzaba a llorar, era inevitable el hecho, Boruto la pego mas a él mientras apretaba el paso de sus zancadas mientras era perseguido por el policía.

Naruto intentaba zafarse del agarre del policía el cual luchaba para no soltar a un raquítico rubio, estaba completamente fuera de sí al escuchar el llanto de su hija, uno de los seres más importantes para él.

-¡Cálmese señor!- el  policía gritaba mientras con fuerza sostenía a Naruto que lentamente comenzaba a salir del agarre de oficial.

-¡Suélteme!-

Gaara por su parte intentaba ayudar al policía, sabía que soltar a Naruto no ayudaría en nada la situación eso sin contar que el rubio arto pudiese atacar al policía, era jodidamente bueno para defenderse por lo que no le extrañaría nada que se pudiera despachar a esos dos policías como si nada pero bajo un sinfín de repercusiones nuevas.

Boruto no paraba en su empresa de correr, el policía le pisaba los talones, pero en eso la puerta trasera del jardín de su casa se atravesaba, tan rápido como pudo la abrió para cerrarla de un portazo e inmediatamente asegurarla por dentro impidiendo que de este modo el oficial le diera alcance. -¡Maldito chico!- decía molesto el policía mientras se regresaba por donde mismo, tal vez si se apresuraba lo podía interceptar en la entrada.

-"Creo que lo perdí"- Boruto pensaba sin dejar de correr y sin soltar ni un centímetro a su hermana que continuaba pegada a su pecho mientras lloraba.

El Uzumaki corría y corría alejándose de la casa, por fin había salido de esta mientras a lo lejos pudo notar como su padre seguía forcejeando con Gaara y uno de los dos policías.

-¡Lo perdí!- el oficial que perseguía a Boruto llegaba con los demás, el hombre que había traído a los policías frunció el ceño y sin contenerse grito -¡IDIOTA!- solo para después voltear a ver a Naruto que estaba incrédulo.

-Señor Uzumaki, esto le traerá grandes repercusiones durante el juicio- la voz del extraño era retadora algo que provoco aun  más la ira de Naruto.

-Sabe lo tanto que me importan las repercusiones: ¡Jódete maldito!- Naruto ya no se contuvo se soltó de agarre del oficial y de un rápido puñetazo derribo a quien  le tenía preso, el otro policía quiso reaccionar sacando su porra para aporrear a Naruto pero este fue sorprendido por una patada en la cara por parte de Gaara, ante esto Naruto se sorprendió, no esperaba la acción de su primo… El abogado de Hinata al ver esto quiso correr pero fue detenido por un molesto Naruto. -¡Si les pasa algo a mis hijos, juro por lo más sagrado que son ellos, que lo matare!-

-No se le ocurra amenazarnos con que le dira a la policía lo que paso, las cámaras de la casa de Naruto declararan por ellas mismas…- Gaara apuntaba a una pequeña cámara de seguridad que había en la esquina de la casa del rubio -Esta claro quien comenzó- termino de decir el pelirrojo metiendo sus manos a sus bolsillos y cerrando los ojos con una tenue sonrisa en sus labios.

El sujeto cayó al suelo solo para después salir pitando del lugar, ante esto Naruto se había tranquilizado un poco pero después miro a los dos policías noqueados.

-¿Qué hacemos con ellos?- pregunto Naruto a Gaara.

-No te preocupes, Lee es teniente en la comisaria de la cuidad el nos ayudara- Gaara decía confiado.

-Mi hijos…- Naruto volvió a poner una mirada seria, quería correr para buscarlos pero antes de que hiciera algo siquiera Gaara toco uno de sus hombros con una de sus manos. -No te preocupes, Boruto es un chico listo y estoy seguro de que cuidara de Hima-

-Eso espero- Naruto miro al cielo intentando calmarse, pero aun así saldría a buscar a sus hijos eso si era algo claro y evidente.

-----------------

Boruto y Hima corrían por la calle, se habían escapado de su casa, el rubio había decidido esto al ver que los querían arrebatar de su padre junto a su hermana pequeña, la niña lloraba sin entender que pasaba lo único que sabía era que debía confiar en su hermano, pues el siempre había cuidado de ella. -"¡HIJOS!"- el grito de Naruto se hacía eco en la mente de su hijo mayor, sabía que con su huida había lastimado a su padre.

Los dos chicos llegaban a un pequeño callejón, donde Boruto como buen hermano abrazo a la frágil Hima,

-¿Por qué? -*snif*- decía entre sollozos la niña a su hermano que ya mas o menos entendía lo que estaba pasando, extrañas platicas entre los chicos del autobús, sus redes sociales repletas de imágenes con distintos estados y publicaciones como "Hijo de una madre cualquiera" "Le pusieron los cuernos a tu papito", etc. De tan solo recordar las publicaciones tan estúpidas que habían en su redes apretó los dientes de frustración e impotencia, todo apuntaba a que su madre había engañado con alguien a su padre y el por qué de que los querían llevar era simple: Proceso de resguardo de menores, ese "proceso" solo pasaba cuando ambos padres no se podían hacer cargo de los infantes, tenía que ir a la casa de sus abuelos y contarles todo pero antes debía llamar a alguien para que le ayudara.

-----------

El teléfono celular de Sarada sonaba de forma incesante, la chica había terminado de ducharse por lo que recién salía de la ducha pudo escuchar el enfadoso tono de llamada que le tenía, pero no era solo un tono de llamada cualquiera era el único numero de su lista de contactos que tenía un tono distinto al de los demás y ese tono era el de su amigo Boruto Uzumaki.

-Hola ¿Qué quieres?- Sarada respondía mientras cernía la toalla celosamente a su cuerpo.

-Sarada por favor no cuelgues- se escucho un poco agitado a Boruto cosa que le hizo pensar mal a la muchacha.

-¿Por qué te escuchas así?- la chica pregunto claramente preocupada por el chico que le gustaba.

-Necesito verte…- dijo el chico con una seriedad impropia de él.

Las palabras de Boruto hicieron que Sarada se sonrojara de manera casi instantánea, estaba claro que había entendido mal la chica, su corazón se comenzó mover con demencia y con una voz un poco débil respondió. -¿Para qué?-

-No hay tiempo de explicarte, por favor Sarada, te necesito- volvía escucharse esa seriedad en el Uzumaki que a oídos de ella lo hacía escucharse tan maduro y adulto, algo que la atraía enormemente al chico.

-"¿Sera que…? ¡No! ¡No pienses tonterías Sarada!"- la chica sacudió su cabeza en un intento de olvidar las tonterías que su cabeza comenzaba a imaginarse.

-¿Sarada?- Boruto volvía hablar a través del auricular haciendo que la mencionada saliera de sus pensamientos. -¡Sí! Está bien ¿Dónde nos vemos?- pregunto de forma apresurada la muchacha mientras sus mejillas ardían.

-Nos vemos en media hora cerca del restaurante del señor Chouji- Boruto decía mientras aun abrazaba a su hermana que seguía llorando.

-Está bien, no vemos hay-

-Gracias, Sarada…- el Uzumaki decía finalizando la llamada, Sarada pego el teléfono a su pecho, mas precisamente en donde estaba su corazón el cual estaba como loco. -Boruto…- la chica decía mientras se quedo inmóvil por unos instantes antes de volver a reaccionar. -¡Debo arreglarme!- el apuro repentino se hizo presente en ella que comenzaba a buscar ropa como desquiciada, pero la razón por la cual ella creía que era esa llamada había sido completamente equivocada.

----------

Los dos Uzumaki aun estaban en aquel callejón, Boruto estaba pensando que hacer, fue cuando tomo a su hermana de las mejillas y la miro con ternura. -No te preocupes, yo cuidare de ti- dijo intentando consolar a la niña que dejo ver una leve sonrisa en su rostro.

-A hora debemos ir a la casa de los abuelos, pero primero iremos a ver a Sarada ¿Si?- el chico volvía a decir sin soltar a su hermana. -Está bien, hermanito- Hima se soltaba de su hermano y le abrazaba, sabía que con él estaba a salvo pero aun no conocía toda la trágica y dolorosa verdad, era algo que mortificaba a Boruto de manera inmensa.

Boruto se levantaba del suelo y tomando la mano de su hermana salían juntos del callejón, la niña parecía un poco más calmada cosa que agradecía el Uzumaki, dio varios vistazos a los lados y se decidió por su derecha para comenzar a caminar en dirección al restaurante del señor Chouji.

Próximo capitulo: Una amenaza

Avance Único:

Fue cuando el aun con una mueca de dolor en la cara decia en voz alta parando de forma temporal a Sakura -¡Si no lo dejas, te juro que lo matare! ¡SAKURA!- Sasori le gritaba a Sakura que salía apresurada de su oficina tras escuchar la temible amenaza de Sasori.

Imagen promocional del fic: Naruto y Sakura
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 26: Una amenaza][19/10/2017]

Mensaje por NaruSannin el Vie Oct 20, 2017 10:55 am

Tal y como lo prometí, hoy sin falta no me retraso con el cap que toca jeje, eso si solo que el 21 que tocaría otro cap no podre actualizar, estaré ausente hasta el 22, espero entiendan, razones de trabajo, pero no se preocupen en cuanto regrese, ese mismo dia 22 actualizare. Bueno sin mas les dejo leer tranquilos. Adiós y cuídense.

Capitulo 26: Una amenaza

Ya era tarde, Boruto y Hima esperaban a Sarada en unos bancos próximos al restaurante de Chouji Akimichi, ya había llamado a su padre y le pidió que no se preocupase, obviamente Naruto le estaba buscando pero tras escuchar a su hijo se había calmado un poco, la mortificación del Uzumaki mayor era mayor, si algo les pasaba a sus dos hijos, este moriría prácticamente en vida.

-¿Aun tenemos que esperar a Sarada, hermanito?- Hima preguntaba a su hermano el cual estaba igual o incluso más impaciente que la niña. -Si, Hima, tengo que conversar con ella- respondía este mirando a la pequeña Uzumaki que descansaba a un lado de él sobre aquel banco, de repente el chico ladeando la cabeza hacia la derecha pudo ver como una silueta conocida se hacía presente, por fin la chica Uchiha se presentaba.

Boruto tomo de la mano a su hermana la cual le miro curiosa, solo para ella también notar aquella silueta conocida de Sarada, ambos se pusieron de pie y volteando hacia la derecha se pusieron de frente a Sarada que por fin llegaba, esta se había extrañado un poco al ver a la niña pues siendo sinceros la hija de Sakura había pensado que tal vez, Boruto la había invitado a una cita.

-Hola Sarada- decía tranquilo Boruto sosteniendo con fuerza la mano de su hermana.

-Hola Boruto, hola tu también Hima- la Uchiha saludaba con la misma efusividad, en especial a la pequeña.

-¿Si gustas podemos ir a otro lado a platicar?- Boruto preguntaba un poco inseguro.

-Como desees, aun que no entiendo para que me necesitabas… "Y yo pensando otras cosas, vaya tonta que soy"- la chica se desilusiono enormemente al ver que lo que ella había pensado no era lo que realmente estaba pasando.

Caminaron durante un rato mas, lo hicieron hasta que llegaron a un pequeño parque en el centro de la ciudad, fue cuando Hima le pidió permiso a su hermano de ir a jugar en los juegos cercanos que habían, columpios, res baladillas, llantas y sin fin de cosas que habían para que los niños jugasen, en ese momento el Uzumaki menor miro la oportunidad que esperaba para hablar con más tranquilidad con Sarada que le miraba expectante.

Ambos jóvenes se sentaron en los bancos cercanos, Sarada aun esperaba que Boruto le platicase del por que de su llamada, hasta que este inclinando un poco su cabeza se preparaba para hablar. -Bueno tal vez te preguntes para que te llame…- inicio diciendo el chico sin mirar a la muchacha, tenia su mirada clavada hacia el piso mirando el camino de concreto que estaba frente a él.

-Pues como veo es algo grave- Sarada no entendía muy bien las palabras tan apagadas de su amigo.

-Papá se va a separar de mi madre- por fin decía el chico sorprendiendo un poco a la chica ¿Era verdad eso? No lo podía creer si lo era.

-Eso no es verdad, mi tío Naruto ama mucho a…- fue interrumpida por Boruto que a hora si le miro.

-¡Le engaño! Mi mamá engaño a mi padre ¡¿Entiendes?!- Boruto decía un poco mas afligido y agitado que antes, esa situación lo superaba por completo.

La sorpresa fue tal en Sarada que no sabía qué hacer o que decir, Boruto estaba pasando por lo que ella misma paso cuando sus padres se separaron, lo que la diferencia aquí era que ella no había sido consciente de nada debido a que en esos tiempos solo era una bebé pero Boruto no lo era, esto se convertía en una situación muy difícil para el Uzumaki.

-Lo… Lo siento, Boruto- se limito a decir la chica mientras miraba como la mirada de su amigo se tornaba cada vez más triste. -Supongo que esto pasaría tarde o temprano- indico el hablando con resignación, era consciente de las constantes peleas de sus padres, era mejor así, que se separasen y ya no pelearan más.

-Yo también lo siento, siempre desee una familia unida, que mi padre y mi madre me amasen, aun que al final el único que se termino preocupado siempre por mi fue mi papá mientras a mi madre no le importaba en lo más mínimo- el chico decía intentando contener su tristeza pero esta se hacía presente en su voz la cual se escuchaba débil y temblorosa como si estuviese a punto de llorar.

Sarada como su buena amiga que era poso sus manos sobre la espalda del chico para intentar consolarlo, ahora entendía del por qué de la desesperación de este cuando la llamo, necesitaba desahogarse y contar sus problemas, algo que todas las personas necesitaban de en vez en cuando. -Boruto créeme que te entiendo, yo siempre anhele el amor de un padre, mientras tú el amor de una madre- Sarada decía aquellas palabras mientras continuaba con el masaje a la espalda del rubio que volvía a acomodar en el banco en donde estaba sentados.

-Así es Sarada ¿Tan difícil es comprender eso?- pregunto él mientras abrazaba a la chica que se quedo quieta mientras recibía el abrazo por parte del oji azul, sintió que no debía rechazarlo, estaba dolido y necesitaba ayuda pero sobre todo alguien que le apoyase y ella seria esa persona.

-Todo saldrá bien, ya verás- ella respondía mientras posaba de nuevos sus manos sobre la espalda de Boruto intensificando la presión del abrazo que ambos se estaban dando.

-No quiero que me alejen de mi padre… El siempre ha sido el único que me ha sabido entender además de ti-

Eso ultimo tomo por sorpresa  a la chica, ¿De verdad el Uzumaki había confesado que le tenía tanta confianza a Sarada? La respuesta aparentemente había sido afirmativa.

-"El amor es aquella emoción que te ayuda a entender mejor que nadie a la persona amada"-
pensó Sarada recargado suavemente su cabeza en el hombro de Boruto, estaba claro que ella también había llegado a sentir una confianza extrema con el Uzumaki.

-Gracias…- decía Boruto apretándose mas a Sarada que hacía lo mismo. -No Boruto, para eso soy tu amiga ¿No?- la chica pelinegra respondía con una leve sonrisa en sus labios, se sentía tan segura entre los brazos del joven Uzumaki y pensar que en un principio no lo soportaba y a hora mismo estaba perdidamente enamorada de él, esa forma revoltosa y decidida de ser le habían cautivado sin que si quiera se diese cuenta de ello, hasta que cuando menos quiso había recocido que le atraía el Uzumaki al cual llamaba cabeza de chorlito.

-----------

Sakura estaba en su casa, mientras pensaba en las cosas que aria a hora en adelante con Naruto, el rubio no se había "reportado" en toda la mañana y ya era casi medio día por lo que estaba pensando en ir a verle y comprobar que todo estaba bien pero… En esos mismos momentos el celular de la peli rosa comenzó a vibrar y a hacer sonar el característico tono de llamada que anunciaba una llamada entrante, este estaba sobre la mesa de la cocina de la oji jade, rápidamente se levanto del sofá en donde estaba y se encamino hacia la cocina para tomarlo y responder, sin vacilo tomo el teléfono y presionando el botón de responder lo dirigió a su oído para comenzar a contestar la llamada.

-¿Hola?- pregunto ella con inseguridad ya que no había sido capaz de reconocer el número telefónico que le había llamado.

-Sakura ¿Eres tú?- se escucho una voz conocida para la peli rosa, era Sasori que le había llamado, al escuchar su voz la mujer de cabellos rosas había dejado de estar un poco tensa y tomando aire para responder procedía a continuar con la conversación.

-Hola Sasori ¿Qué se te ofrecía?- preguntaba la mujer amablemente.

-Bueno me preguntaba si podías venir a mi oficina… Ya sabes para charlar un poco- decía el pelirrojo a través del micrófono de su teléfono. -Claro, no veo la razón para negarme- Sakura estaba dispuesta a ir después de todo sentía que era su oportunidad para disculparse con su viejo amigo por el zafarrancho que se había armado con anterioridad con Naruto.

-¡Eso me parece fantástico!- la voz de Sasori se escuchaba feliz, tal vez de que pasaría tiempo con Sakura como cuando los dos estaban en la universidad y eran muy amigos.

-En un rato mas estoy allá ¿Te parece?- la peli rosa preguntaba mientras caminaba de nuevo hacia su sala buscando las llaves de su auto. -Por supuesto, te esperare con impaciencia- la emoción era latente en la voz del Akasuna, estaba deseoso de ver a la mujer de la cual estaba enfermamente obsesionado.

-Muy bien, nos vemos en un rato más. Adiós- Sakura se despedía de Sasori.

-Igualmente, nos vemos- tras escucharse esas palabras de Sasori, la peli rosa por fin colgaba, guardo su teléfono en uno de los bolsillos delanteros de su pantalón y tomando las llaves de su auto salía de su hogar rumbo a las oficinas de la empresa Suna, que era donde trabajaba su viejo amigo de la universidad.

Sasori por su parte estaba impaciente, pues comenzaría la "fase dos" de su plan en contra de Naruto.

------------

Sarada y Boruto ya se encontraban de nuevo separados mientras continuaban sentados en el mismo banco de antes, el ambiente había cambiado aun no mas intimo y triste, Sarada intentaba animar a su amigo cosa que al parecer no resultaba tal y como ella hubiese querido.

-¿Qué harás a hora?- pregunto la chica con curiosidad a su amigo.

-No lo sé, tal vez vaya a la casa de mis abuelos y de mi tía Naruko… Debo hacerlo por el bien de Hima- el chico respondía mientras miraba jugar a su hermana un poco alejada de ellos, esto fue observado detenidamente por la Uchiha que se enterneció un poco al ver el amor de hermano que Boruto le tenía a su pequeña hermana.

-La quieres mucho ¿Verdad?- pregunto ella ganándose de nuevo la atención del muchacho. -Sí, aun que hay veces que no la soporto, es mi estrella… Es la consentida de papá y la mía también jeje- el chico había reído un poco divertido por lo último que había dicho, estaba claro que no mentía al decir aquello.

-"Es tan lindo cuando se sincera"- Sarada se había sonrojado al ver la leve pero tranquila sonrisa que el joven Uzumaki había mantenido en su rostro. -Sabes…- llamo el volviéndola a la realidad. -¿Eh?- fue lo único que se escucho salir de la boca de la chica prestándole atención a Boruto.

-Algún día me gustaría tener hijos, ya sabes, una familia y ser lo que mi padre ha sido para mí, pero yo para mis hijos, conseguirme una buena esposa y amarla con la misma intensidad con la que ella me ame a mi- Boruto soñaba con ese día, en el que tuviera una familia propia, no seria fácil pero lo conseguiría.

-Esos pensamientos son muy dulces Boruto- Sarada decía aquello tras imaginarse una curiosa escena, esta estaba conformada por un Boruto adulto con una versión de ella misma también adulta sosteniendo su manos y frente a ellos un pequeño niño no mayor a los cinco años, estaba clara su referencia ¿No?.

-Solo espero no cometer el mismo error que papá- respondía Boruto pensando en que no debía encontrar a una mujer como su madre, déspota y fría.

-Estoy segura de que encontraras a la mujer indicada- Sarada decía con un pequeño hilo de tristeza en su voz, quería decirle que ella tal vez podía ser esa chica pero, a la vez no se atrevía por miedo y vergüenza ¿Desde cuándo una chica se le declara a un chico? Era algo impensable para ella, aun que obviamente si habían habido casos pero ese no iba a ser el suyo, al menos no por el momento.

-Sarada, no sabes el cuanto te agradezco que me hayas escuchado, de verdad lo aprecio mucho, eres la mejor- las palabras de Boruto estaba llenas de sinceridad, una sinceridad tal que había hecho que la chica se comenzaba a poner nerviosa mientras sus mejillas estaba completamente ardiendo por las palabras de chico que estaba a su lado, sin pensarlo lo abrazo exaltando un poco al joven por la acción repentina. -¡Oye!- Boruto no entendía nada, pero aun así no la aparto de él, le gustaba mucho sentirla cerca.

-Gracias por tus palabras, Boruto- Sarada decía mientras enterraba su rostro en el pecho del chico para ocultar su tremendo sonrojo.

---------------

Sakura llegaba a la oficina de Sasori, este estaba muy tranquilo mirando unos documentos cuando escucho como alguien abría la puerta de despacho, este alzo la visa encontrándose con la mujer a la cual esperaba, estaba complacido, ya podía actuar.

-¡Hola Sakura!- saludaba efusivo el pelirrojo mientras se levantaba tan rápido como podía de sus silla y salía de detrás de su escritorio. Sakura por su parte camino con lentitud solo levantando una de sus manos en modo de saludo nada más.

-¿Cómo has estado Sasori?- la peli rosa preguntaba recibiendo un abrazo por parte del mencionado, este al tenerla entre sus brazos tan fuerte y rápido como pudo aspiro el aroma de cabellos de la mujer, quería sentir absolutamente todo de ella. Después de separarse el hombre se alejo un poco mas de ella para verla de cuerpo completo. -Estas hermosa como siempre- exclamo el hombre queriendo quedar bien ante la oji jade.

-Gracias…- fue la respuesta de Sakura al sentirse tan repentinamente alagada por el pelirrojo.

-No, gracias a ti por venir, ven siéntate- Sasori tomo de la mano a Sakura a la vez que le ofrecía la silla en frente de su escritorio para que esta se sentase, una vez hecho esto este también se volvió a encaminar a su lugar inicial y con una sonrisa se sentó también al igual que como lo había hecho Sakura.

-Quería pedirte discupas por lo que paso el otro día, Naruto a estado pasando por varios problemas familiares y…- Sakura comenzo su disculpa por parte del rubio, cosa que no alegro a Sasori que como pudo apretó los dientes y evito fruncir el ceño al escuchar el nombre de quien menos quería escuchar. -No pasa nada, Naruto siempre a sido… Como decirlo "Inmaduro", "Tonto" ¡A si! "Retrasado"- Sasori quiso sonar gracioso pero al parecer a Sakura no le había gustado él como el pelirrojo se había expresado de su ahora novio.

-No necesitas ser tan grosero- dijo ella mirándole con cierta molestia cosa que Sasori noto en seguida.

En eso Sasori se volvió a levantar de su silla y se dirigió hacia Sakura que se había extrañado por la acción de su viejo amigo. -Discúlpame Sakura, pero… No puedo evitar sentirme preocupado por ti- decía tomando la mano de Sakura que estaba confundida por las palabras del hombre.

-¿Preocupado?- inquirió ella con suma curiosidad y confusión.

-Estar al lado de alguien tan "Volátil" puede ser peligroso- respondía Sasori generando aun mas confusión en Sakura.

-Creo que te estás equivocando Sasori, Naruto es así por qué ha pasado por muchas cosas- Sakura retiro su mano del agarre del pelirrojo que estaba a un lado de ella inclinado a su altura, esto hizo que el Akasuna se irritase aun mas por el acto de la mujer.

-Sakura, créeme, Naruto puede llegar a ser muy impulsivo y temo que algún día por eso tienda hacerte daño- señalaba en un intento de hacer "entrar en razón" a Sakura.

-Creo que ya me voy- Sakura se levanto rápidamente de su silla al sentir que la conversación se estaba desviando mucho de lugar, ante esto Sasori no dudo en sostener a la chica cosa que la sorprendido.

-¡Sakura! ¡Naruto no te merece!- la voz de Sasori se agravo cosa que hizo entender a Sakura que había hecho mal a ir a ver a su viejo e irreconocible amigo del pasado.

-¡Suéltame! ¡Me estas lastimando!- Sakura comenzaba a ponerse nerviosa pero también molesta cosa que aun lo estaba más.

-Entiende Sakura, Naruto no es el hombre indicado para ti- reiteraba el Akasuna queriendo dejar en claro aquel punto.

-¡Sasori te he dicho que me sueltes!- a hora si Sakura comenzaba a ser presa de los nerviosos, Sasori en un rápido movimiento la arrincono en contra de la pared mientras respiraba cerca de su oído izquierdo.

-Conmigo estarás mejor que con ese idiota- la actitud de Sasori había cambiado radicalmente, parecía alguien completamente distinto, era maniático y agresivo.

-¡Sasori!- Sakura grito levemente el nombre del pelirrojo al sentir como los labios de este se habían adherido a su cuello, el miedo también se estaba haciendo presente en la chica que empezaba a temer que el pelirrojo no se detuviese.

-Ámame a mi- murmuro al oído de la mujer que estaba a su merced.

-¡Sasori! Por… ¡Por favor!- por alguna extraña razon no podía gritar con todas sus fuerzas, estaba entrando en una fase de terror puro al sentir como Sasori la manoseaba y besaba su cuello. -Eres tan perfecta para mí…-

Tras escuchar esas palabras Sakura reacciono fugas mente, pero ese momento le había servido de sobra para asestar un golpe en las partes nobles de Sasori que se alejo de ella aguantando las ganas de gritar a la par que se tomaba con sus dos manos su zona afectada, Sakura estaba completamente asustada pero pudo volver a tomar el control de su cuerpo comenzando a correr hacia la puerta de la oficina de Sasori pero en cuanto la mujer tomo el pomo de la puerta pero…

Fue cuando el aun con una mueca de dolor en la cara decía en voz alta parando de forma temporal a Sakura -¡Si no lo dejas, te juro que lo matare! ¡SAKURA!- Sasori le gritaba a Sakura que salía apresurada de su oficina tras escuchar la temible amenaza de Sasori.

Sakura corrió lo mas rápido que pudo llegando al ascensor mientras intentaba no llorar, había estado a punto de ser víctima de abuso por parte de una persona a la cual ella consideraba un amigo, estaba completamente arrepentida de haber venido. -¡No! -*gemido*- ¡No! ¡El no puede hacerlo!- Sakura intentaba controlarse mientras si mente no dejaba de mencionar la amenaza que Sasori le había impuesto.

Mientras tanto con el pelirrojo Akasuna, este ya se había recuperado levemente del golpe recibido mientras su cara se llenaba lentamente de ira. -Te juro que lo are Sakura, si no lo dejas, te juro que lo matare- decía para sí mismo tomando su celular y marcando un número desconocido. -Hola, soy yo… Tengo un trabajo para ti- Sasori dijo mirando a la puerta por la cual había salido momentos atrás Sakura.

Próximo capitulo: Juicio


Avance Único:


Naruto en compañía de su abogado se presentaban a la primer sensión de platicas para llegar  aun acuerdo pacifico, todo estaba listo para que el juicio iniciase o tal vez no...
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por CerezoIntenso el Vie Oct 20, 2017 3:44 pm

¡oh por dioos moriré de la emoción! esto sigue aumentando en intenso que está.
Hola naru, estuvieron geniales los capitulos. Me encantaron los momentos del borusara, son tan tiernos. Pobre boruto y hima, pasar por esa crisis y que ellos sean los mas afectados es lo que mas duele. Igualmente naruto.
Pero mira que quise MATAR a sasori, además de loco-chiflado-obsesionado...también abusivo?, bueno era de esperarse ya.

La pregunta es: ¿qué hará sakura ahora? es claro que esa amenaza la dejó paranoica.
Saludos!!
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 298
Edad : 21
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 27: Juicio][25/10/2017]

Mensaje por NaruSannin el Jue Oct 26, 2017 3:59 am

Buenas amigos del foro, perdonen la tardanza pero es que de un de repente pendientes, pendientes y mas pendientes, que no había podido terminar el capitulo y subirlo pero a hora ya volví jajaja. Gracias por esperar pacientemente y con ganas de matarme Ok no jaja. Sin mas les dejo el capitulo de hoy y de una vez les dejo las fechas de próximos capítulos:

Capitulo 28: -27 a 28 de Octubre-
Capitulo 29: -29 de Octubre-
Capitulo 30: -31 de Octubre-
Capitulo 31: -02 de Noviembre-

Nota: Aclaro que el capitulo 28 tiene dos fechas por que aun ando un poco ocupado y no se si podre actualizar el 27 pero aun así el resto de capítulos si los intentare actualizar durante las fechas dadas.

Bueno sin más se despide su amigo deseándole feliz lectura. Adiós.

Respuestas:

CerezoIntenso: Que agradable es saber que aun sigues emocionándote con el fic jaja. Ciertamente Sasori sufre de un caso de psicopatía muy peligrosa y ara todo con tal de separar a nuestra pareja. Pero por a hora disfruta de este cap que espero te siga emocionando. ¡Ha! Y gracias por comentar de nuevo. Saludos y cuídate.

Capitulo 27: Juicio

Varios días después:

Tsunade y Jiraiya se tocaban la cien con un poco de desespero, sus bisnietos estaba a un lado de ellos mientras los dos adultos se encontraban el frente de un elegante escritorio dentro de una pequeña pero acogedora oficina.

-Bien, señor y señora Namikaze…- llamaba un hombre de aspecto muy parecido a Sasuke, el cual tenía sus cabellos en punta, muy similar el peinado al que su nieto Naruto acostumbraba traerlo.

-Dime Óbito ¿Pudiste dictaminar si podremos hacernos cargo de nuestros bisnietos?- Jiraiya preguntaba con una clara curiosidad preocupante al hombre que estaba sentado de forma tranquila y relajada en frente del hombre y la mujer junto a un Boruto y una Hima que miraban callados y curiosos la escena.

-Para serle sincero, señor Jiraiya me costó mucho hacer que la jueza Konan intentara entender el error que había cometido al darle aquel premiso a Hinata para que se llevasen a los infantes- el hombre de cabellos oscuros decía dando un pequeño suspiro.

-¿Y bien?- a hora Tsunade era la que hablaba esperando una respuesta del hombre. -Gracias a dios, si puede conseguirlo…- una pequeña sonrisa se asomo en el rostro de Óbito tras decir aquellas palabras, misma sonrisa que también se contagio a los presentes, especialmente a Boruto que se levanto de súbito de su asiento. -¡¿De verdad?! ¡¿No vamos a tener que ir a una casa hogar?!- el chico preguntaba con una clarísima emoción y alegría por lo que el hombre de traje había dicho momentos atrás.

-No…- volvía a decir el mencionado.

Los dos adultos mayores se sintieron completamente complacidos y aliviados tras escuchar la afirmación de Óbito Uchiha, primo de Sasuke y uno de los abogados para importantes en el ámbito familiar dentro del estado.

-Boruto siéntate por favor- Tsunade pedía a su bisnieto que tras verle con emoción obedeció a la rubia. Hima por su parte solo sonreía sin entender muy bien lo que pasaba, lo único que sabía y comprendía era que al parecer ese extraño señor les había dicho algo para alegrarse.

Tras unos momentos de silencio el Uchiha volvía a tomar .la palabra, pero a hora acompañada de una expresión mucho más seria que alerto a los adultos. -Boruto, ¿Podrían salir tú y tu hermanita un momento?- la extraña forma en la cual Óbito pedía aquello hizo entender que había llegado la hora de hablar enserio sobre lo que estaba pasando.

-S-Si- tardo en afirmar el chico pero sabía que era mejor no replicar y obedecer, con cuidad se levanto de su silla y se encamino hacia donde estaba su hermana que continuaba sin entender nada, era muy inocente aun para saber lo que realmente estaba pasando. -Vamos Hima…- llamo el chico extendiendo su brazo hacia su hermana. -Vamos por un helado ¿Si?- termino de decir el oji azul mientras sonreía de forma serena su hermanita que también sonreía al escuchar sobre un posible helado que degustaría pronto. -¡Sí!- la niña rápidamente se levanto de su silla y agarrándose de la mano de Boruto ambos salían de la oficina ante las atentas miradas de los tres adultos que por fin se quedaban solos.

-Dinos Óbito ¿Qué pasa?- Tsunade pregunto enseriando su tono de voz.

-¿Por dónde inicio…?- el mencionado suspiraba sin saber cómo comenzar su "verdadera" platica. -¿Qué tal desde el principio?- el hombre de cabellos blancos, Jiraiya sugería sin desapartar la mirada de Óbito.

-Bueno…Hinata ha conseguido la ayuda de una de las abogadas mas talentosas de San Francisco, su nombre es Shion- esto descoloco a la pareja, ese nombre se les hacia tremendamente conocido, pero no sabían si estaban en lo cierto al creer aquello.

-Si se lo preguntan; si, es la misma muchacha que hace años estuvo obsesionada con su nieto Naruto- esa afirmación venia acompañada de otra mirada seria por parte del primo de Sasuke.

-¿Qué hace esa mujer aliándose con Hinata?- Tsunade no comprendía lo que estaba pasando tan de repente. -Si le son sincero no lo sé, pero mis investigadores tienen una hipótesis…- Óbito comenzó a indagar más. -Tal vez, Shion al ver la oportunidad de ver que Hinata se iba a separar de Naruto lo miro con una "chance" de estar con él-

-Esa chica está loca, hace años que Naruto le rechazo- Jiraiya también expresaba su preocupación ante el juicio que se le venía encima a Naruto.

-Tal vez, señor Jiraiya y por eso mismo no debemos confiarnos, Ernest está preparando la argumentación para las primeras sesiones de platicas que se llevaran a cabo en estos días, esperemos que el moderador sepa mediar bien las conversaciones y no tengamos que irnos forzosamente a juicio, especialmente por que yo soy el moderador-

-Conociendo a la desquiciada de Hinata, intentara irse a juicio como sea, sabe que haciéndolo tiene aun más oportunidades de quedarse con los niños- punteo Tsunade que se le notaba preocupada.

-Coincido con usted, pero me temo que eso no es lo más preocupante- Óbito remarcaba con claridad sus últimas palabras. -Hinata tiene a un poderoso aliado…- la expresión del hombre daba a entender tanto a Tsunade como a Jiraiya que Óbito no exageraba al haber dicho eso.

-¿A qué refieres?- la intriga aumentaba de forma desproporcionada al escucharse aquella pregunta formulada por el abuelo de Naruto que había hablado ante la atenta mirada de su esposa.

-Hinata por si sola sería incapaz de formular todo esto, ella no es tonta pero llegar a los extremos de usar el chantaje sobre una jueza, esto me huele a alguien más y no ella- aquellas palabras confundieron a la pareja. -Sigo sin entender tus palabras, Óbito- Jiraiya seguía teniendo una gran confusión.

-Piensen ¿Quién puede llegar a odiar a Naruto al extremo de buscar a viejos "aliados"?-

Esa pregunta hizo que el matrimonio Namikaze abriese los ojos de la sorpresa, pues solo un nombre se les había venido a la mente al escuchar las palabras de Óbito.

-¡Ese maldito…!- Tsunade sabía muy bien a quien iba dirigido aquel insulto, la mujer se había tensado al recordar como su nieta lloraba desconsolada, una historia y un nombre, ese nombre que también le recordaba a un chico que se había peleado con su nieto cuando iba en la universidad. -Sasori…- la rubia termino de musitar el nombre del desgraciado que al parecer estaba detrás de todo.

-------------

Naruto y Sakura comían tranquilos en la gran casa del primero, la mujer cabellos rosas se había comportado de una forma extraña durante los últimos días, el rubio por su parte ya se encontraba más tranquilo a saber donde estaba sus hijos y con quien: Sus abuelos, el sabia que ellos los cuidarían tan bien como si fuese el mismo el que lo hacía, pues Tsunade y Jiraiya antes de ser sus abuelos eran como sus segundos padres.

-Sakura…- llamo el oji azul a la peli rosa que estaba a un lado de él mientras estaba absorta en su plato, mientras su mente no dejaba de repetirse las palabras amenazantes de Sasori. -Sakura…- volvía a llamar quien a hora era su novio, pero al parecer la mujer no le escuchaba o tomaba la menor de las atenciones.

-Sakura- Naruto un poco preocupado por su amaba, la tomo de una de sus manos haciendo que rompiese ese extraño limbo en el cual su mente estaba atrapada, con rapidez y saliendo completamente de sus pensamientos, la mujer de mirada esmeralda miro a Naruto que tenía una expresión de preocupación en su rostro. -¿Estás bien? Te noto distraída- esa preocupación era palpable en el rostro del rubio que intentaba descifrar en que estaba distraída su amada. -Cla-claro ¡Estoy bien!- la respuesta fue apresurada, nada natural dándole a entender a Naruto que efectivamente, Sakura estaba actuando raro, ya no sonreía como lo había estado haciendo desde hacía unos cuantos días atrás, además parecía estar tan distraída siempre que él le hablaba, ya que era prácticamente imposible mantener una conversación sin que él tuviera que llamarle la atención.

El agarre de Naruto sobre la mano de Sakura se intensifico un poco pero sin llegar a molestarle o lastimarle. -Dime la verdad ¿Qué tienes?- el rubio se aventuraba de nuevo a preguntar mientras Sakura no desapartaba su mirada de los ojos del Uzumaki. -Ya te dije que estoy bien- la respuesta de Sakura parecía ser forzada, tan irreal que al él solo le generaba un sentimiento aun mayor de preocupación, pero antes de que pudiera formular otra pregunta o tan siquiera unas palabras, la peli rosa volvía a tomar la palabra. -Se que te preocupas por mí, lo aprecio pero de verdad: No tengo nada, es solo que estoy un poco consternada con todo lo que ha pasado en estas semanas, las cosas se han dado tan rápido que bueno… Me cuesta trabajo asimilarlo todo- la explicación de Sakura parecía un poco mas convincente aun que esto no hizo que la preocupación de Naruto desapareciera por completo, pero al menos ya se sentía un poco más convencido por la peli rosa que le sonreía de forma leve y tranquila. -"Me duele mentirte pero… No quiero que cometas una tontería"- la mujer pensó para su disgusto siendo consciente de lo que Naruto haría si se enteraba de que Sasori estuvo a punto de sobrepasarse con ella.

La mirada de Sakura se volvió a perder un poco, pues de forma repentina y de nueva cuenta recordaba al pelirrojo amenazándola de forma severa. -"¡Si lo no dejas lo matare! ¡SAKURA!"- Naruto noto esto, pues la mujer se había quedado de nueva cuenta absorta en algo que pensaba o imaginaba, esto no hizo otra cosa que alimentar la curiosidad del rubio por saber que era lo que su amada estaba pensando. -Insisto, a ti te pasa algo- aquellas palabras del oji azul volvían a sacar de su mente a Sakura que desvió rápidamente su mirada esmeralda para no ver a Naruto el cual si ya estaba extrañado ese fue el acto que fue el colmo.

-Por favor… Sakura- el hombre poso una de sus manos sobre el cabello de Sakura que con una clara cobardía miro al hombre de cabellos rubios que le sonriera de una forma tan reconfortante que solo él podía hacerlo -Tú sabes que siempre contarías conmigo ¿Verdad?- pregunto intentando encontrar una respuesta afirmativa por parte de la peli rosa que le miraba sin decir nada -Lo sé…- esas palabras fueron suficientes para el Uzumaki que se tranquilizo un poco al escuchar la dulce voz de la mujer a la que amaba.

-Entonces ¿Qué te pasa?- volvía a preguntar esperanzado de saber que era lo que tenía a Sakura tan distraída.

-Tu divorcio…- volvió a decir verdades a medias -Estoy muy mortificada por… Por saber cómo acabara esto, es por eso que… Que estoy así- la mujer tartamudeo un poco mientras mentía de nuevo, aun que no lo hacía de forma total era suficiente para hacerla sentir culpable.

El Uzumaki suspiro, estaba claro que Sakura en efecto, estaba muy mortificada por lo que estaba pasando pero por otro lado, ya estaba juntos, un merito para nada malo o mínimo. El hombre volvía a tomar con suavidad pero a la vez dureza la mano de Sakura y mirándola directamente a los ojos volvía hablar -No estuve más de 20 años sin ti, para a hora perderte… Créeme que no lo hare, no te perderé, deberás- esas palabras de alguna manera reconfortaron a la peli rosa que en un impulso le dio un tierno beso en los labios al hombre que ya hacia un lado de ella, el sin soltarle intensifico el contacto labial para dar paso a una pelea de lenguas en la cual ninguno de los dos cedía, no fue hasta que el molesto teléfono del empresario comenzó a sonar como loco, pues al parecer alguien le llamaba.

Los dos adultos se separaron, sus rostros reflejaban a la perfección lo que recién había pasado, sonrojados y con ansias de más renunciaron a la sensación, pues la llamada en el teléfono de Naruto no cedía, el aparato mencionado estaba sobre la mesa a un lado del plato del rubio que con desgano lo tomo y noto que era una llama de su abogado, Ernest, tal vez le tenía noticias sobre el avance del divorcio, quien sabe.

-Bueno- Naruto contestaba posando su teléfono en uno de sus oídos.

Sakura miraba con atención como la expresión un poco seria de Naruto se relajo enormemente, al parecer le habían dado una buena noticia pero después estaba volvía a ponerse rígida haciendo que el rubio volviera a ponerse un poco serio. -Está bien…- decía este mientras escuchaba atento lo que le estaba comunicando -Nos vemos hay entonces, gracias. Adiós- Naruto se despedía cortando la llamada del teléfono, de forma casi instantánea volteo a ver a Sakura que se miro un poco curiosa por saber que era lo que le habían dicho a su novio -¿Qué paso?- pregunto la mujer esperando una respuesta de Naruto que continuaba mirándole.

-Bueno, al parecer mis abuelos tomaran la responsabilidad de Boruto y Hima durante el proceso de divorcio…- comenzó a decir el rubio -¡Eso es muy bueno!- Sakura se había emocionado un poco al saber que los hijos del oji azul estaba en buenas manos -Si, pero a hora tengo que ir a mis oficinas- termino de decir el rubio confundiendo un poco a la peli rosa -¿Eh?-

-Lo que pasa es que hay se realizaran las primeras platicas para intentar llegar a un acuerdo pacífico sin necesidad de juicio- explicaba el rubio mientras se levantaba de la mesa. Sakura a hora lo entendía, esa había sido la razón por la tan repentina expresión seria del hombre.

-Todo saldrá bien, como tú mismo me acabas de decir- Sakura tocaba un hombro de su amado, en un intento de animarlo a hora ella a él.

-¡Claro que sí!- respondía Naruto con una sonrisa sincera y llena de determinación, había llegado la hora de defender a sus hijos y una vez que todo terminase, tal vez formar una nueva familia al lado de su amada mujer de bellos rosas y ojos esmeralda.

-------------

Una hora después: Sala de reuniones de la corporación Uzumaki.

Naruto en compañía de su abogado se presentaban a la primer sesión de platicas para llegar  a un acuerdo pacífico, todo estaba listo para que el juicio iniciase o tal vez no. Hinata estaba tranquilamente sentada al lado de Shion y otro abogado desconocido, mientras Óbito y Ernest se encontraban a lado del rubio que nada mas al entrar fulmino con su mirada Hinata que le miro sonriendo de forma descarada, ella estaba sentada en un extremo de la gran mesa mientras Naruto por indicaciones de Óbito se había sentado en el otro extremo, era indispensable mantenerlo un poco alejado de Hinata para evitar que este cayese en su provocaciones de manera fácil.

-Muy bien, hoy día 25 de Noviembre del año en curso se presentan a la primer sesión de platicas los implicados: Naruto Uzumaki y Hinata Hyuga que tras una serie de "hechos" han decidido disolver su matrimonio- Óbito seria quien mediaría la conversación entre los jueces de ambos implicados.

Ambos abogados como atendiendo a las palabra del Uchiha sacaban varias carpetas de sus portafolios para comenzar a "negociar" los términos con el cual el divorcio se llevaría a cabo, Naruto por su parte lo único que quería era evitar que Hinata se quedase con sus hijos, cosa contraria a esta que solo lo hacía para lastimarlo.

-Muy bien, pueden comenzar con la negociación- Óbito daba el visto bueno para que la "platica pacifica" comenzase, pero de tranquila no tendría nada.

Próximo capitulo: Su padre soy... ¡Yo!

Avance Único:

Sasori sonreía al notar que su plan marchaba a la perfección, pues podía escuchar el miedo en la voz de Sakura a través del auricular de su teléfono -"Te tengo mi bella flor"- pensó con malicia el Akasuna.
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por narusaku el Jue Oct 26, 2017 10:46 am

vuelvo por fin a comentar, mucho trabajo de la universidad, que buenos capitulos ya me pongo al corriente
avatar
narusaku
Novato
Novato

Mensajes : 26
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por alexad_uzumaki el Sáb Oct 28, 2017 3:53 am

hola que tal, volvi te puedo decir que la cosa se esta poniendo buena, muy buena debo de decir
ç
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 445
Edad : 18
Localización En el cuarto verde..........."luna pervertida"
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/pollo_kev_18

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 28: Su padre soy... ¡Yo!][29/10/2017]

Mensaje por NaruSannin el Lun Oct 30, 2017 10:42 am

Perdón por haberme vuelto a tardar pero es que ese "poco ocupado" me mantuvo a raya durante el viernes y el sábado y para rematare justo ayer cuando si tenia un poco de tiempo libre me llego un aburriendo del averno que me impidió que terminase el capitulo pero no desesperen por fin esta aquí jaja. Me despido deseándoles buena lectura y un terrífico día de brujas ¡Muahahahaha!. Adiós.

Respuestas:

Narusaku: Me alegra volver a leerte amigo, no te preocupes todos hemos estado ocupado con algo por ejemplo yo, según no tenia cosas que hacer de más en mi trabajo y de la nada me llenaron de papeleo el escritorio jaja. Disfruta y nos vemos.

Alexad_Uzumaki: Un gusto volver a leerte amigo, me alegra saber que la historia te sigue causando buenas impresiones. Gracias y feliz lectura.

Capitulo 28: Su padre soy… ¡Yo!


La sesión de platicas había comenzando desde ya hacia un rato, el ambiente era tan tenso que se podía percibir el cómo era hasta difícil hablar con facilidad, sobre todo por las miradas que tanto Naruto como Hinata se lanzaban a cada instante.

-Muy bien, nuestras condiciones para que la señora Hinata firme el divorcio de forma pacífica son las siguientes: Una bonificación alimenticia del 50% de las ganancias mensuales de la empresa Uzumaki, un 20% adicional del salario y bienes del señor Naruto Uzumaki para cubrir gastos de mi clienta, la adquisiciones de por lo menos la mitad de las propiedades a nombre del mencionado y la total responsabilidad de los dos hijos del matrimonio- Shion termino de leer lo que estaba escrito en una hoja de papel, todas esas demandas pusieron el jaque tanto al abogado de Naruto como a sí mismo, el cual apretando los dientes y levantándose de forma abrupta no pudo evitarlo más y decidió intervenir.

-¡De una vez le doy todo mi dinero y a mis hijos!- Naruto decía aquello de forma sarcástica ante los presentes, rápidamente el abogado del rubio también se levanto e intento calmar a su cliente. -Naruto, cálmate por favor- pedía el hombre intentando hacer entrar en razón a quien debía defender pero con esa actitud no lograría nada.

-¡¿No lo entiendes Ernest?!- el oji azul preguntaba consternado a su abogado que solo se limitaba a intentar hacer que se sentase y se calmase de nuevo.

-"Patético"- Hinata pensó con una sonrisa lasciva por haber logrado lo que andaba buscando desde que las platicas iniciaron, si lograba hacer que el rubio se enojase y descubriera su característico carácter, Óbito muy y a su pesar se vería obligado a llevar a juicio el caso de divorcio.

-Calma, Naruto… ¡Calma!- Óbito también intervenía haciendo por fin que el rubio se sentase de nuevo en su asiento, Sasuke le había pedido que oficiara de mediador a sabiendas que él y Kakashi eran buenos amigos del pasado y también de que le tenía un gran aprecio a Jiraiya.

-No permitiré que me arrebates a mis hijos… ¡Por que su padre, soy yo!- culmino de decir que el rubio con una clara cara de enojo en su rostro dirigido a Hinata que seguía riendo de forma silenciosa pues la única señal que daba de estar haciendo eso era dar de forma constante una sonrisa descarada que dejaba ver que estaba disfrutando con el enojo de su ex.

-Bueno, por favor continuemos esto- Óbito se recomponía el chaleco negro de su traje y se volvía a sentar al frente de la gran mesa de cristal, a su derecha estaba los representantes legales de hinata así como esta, mientras a su izquierda estaba Naruto con los suyos.

-Ejem…- Ernest se aclaro la garganta para comenzar a hablar. -La oferta que piden es muy exagerada…- dijo mirando a Shion con un poco de seriedad en su rostro. -Si mal no recuerdo su cliente es una de las modelos más importantes de los últimos años por lo que sería tonto pensar que ella actualmente no cuenta con los recursos económicos suficientes para sostener su modo de vida durante un buen periodo de su vida- culmino de hablar el abogado del rubio.

-Además hay otra cosa…- Ernest saco una carpeta amarilla sellada de su portafolios, esto confundió un poco a los presentes. -¿Que hay sobre la evidencia del supuesto engaño de la señora Uzumaki en contra de su esposo?- era verdad, hasta Naruto lo había olvidado por la cólera que le daba al estar mirando a Hinata tan radiante y descarada como si no hubiera pasado nada y ella fuese la victima de todo esto.

-Bueno… Según se… El señor Naruto también cuenta con una amante- Shion rápidamente intento alegar, esto hizo que rápidamente Naruto supusiera de quien habla la rubia. -A Sakura no la van a meter en sus porquerías- el rubio replicaba molestando se de nuevo. -Por favor "amor" no niegues que te has estado tirando a tu asistente en nuestra cama- Hinata por primera vez intervenía en un intento de enfurecer aun mas a Naruto que estaba llegando a su límite… -¡Serás hija de…!- Naruto apretó los puños con fuerza, de verdad estaba intentado controlarse pero le era imposible al escuchar las palabras de la oji perla ¿Cómo se atrevía a decir eso? Cuando ella claramente se habían "tirado" a Kiba en todas partes, era simplemente un gesto muy sinvergüenza de su parte. -"Maldición, Hinata quieres hacer estallar a Naruto en enojo"- pensó Óbito preocupado al ver como el Uzumaki intentaba controlarse cosa que al parecer estaba resultado.

-El asunto de supuesta infidelidad por parte de Naruto Uzumaki no entra en juego ya que por el contrario la de usted…- Óbito señalo a Hinata que le miro molesta. -Fue la causa por la que hoy estamos hoy presentes y por la cual se estaba efectuando el divorcio entre Naruto y usted- las palabras de Óbito fueron como un balde de agua fría, siempre y cuando no repercutiera directamente en su decisión podía intervenir para ambas partes por lo que es esa ocasión lo había hecho ya que lo miro propicio. -"¿Estas del lado de ese maldito?"- Hinata se pregunto de forma mental al ver como Óbito había de alguna forma defendido a Naruto.

-"Tienes que cálmate, es lo que ella quiere que hagas, que te enojes"- Naruto se decía así mismo entre pensamientos causando que lentamente se controlase, una suerte para él.

-Las condiciones de mi cliente son las mismas que ustedes, solo que todo reducido a un cuarto de la petición original- Ernest volvía hablar entregándole el folio sellado a Shion que con atención y rapidez lo tomo entre sus manos.

-Eso es una cantidad minúscula- Hinata decía al ver que sus intereses estaban en riesgo tras las palabras del abogado de Naruto.

-Esas son nuestras condiciones… Le aseguro ex señora Uzumaki que si nos vamos a juicio las cosas no le favorecerán como usted cree-

-¿Nos está amenazando?- Shion preguntaba frunciendo un poco el ceño.

-No, más bien tómenlo como... "Una advertencia"- Ernest respondía con una leve sonrisa en su rostro.

-Por favor, guarden prudencia- Óbito volvía a intervenir al sentir que esto se estaba convirtiendo de nuevo en un avispero alborotado.

----------

Sakura conversaba con Naruko e Ino, la rubia de coletas se había hecho muy amiga de Sakura y de otra rubia Ino, aun que esta ultima ya conocía a la hermana de Naruto desde ya hacia un tiempo atrás.

-¿Por qué no me habías dicho que conocías a Naruko?- Sakura preguntaba un poco fastidiada de que su amiga le ocultase ese dato importante pues de verdad no sabía que Naruto tenía una hermana.

-No lo tomes tan apecho Sakura, Naruko ha sido una buena amiga desde un tiempo, pero como ella estaba en Europa nunca creía que sería bueno decirte que la conocía- Ino se defendía de la acusación de su amiga peli rosa, pues esta aun recordaba con vergüenza la vez en que pensó que la rubia psicóloga era algo más del rubio.

-Bueno, y cuéntanos ¿Cómo vas con mi hermano?- Naruko preguntaba mientras comía un trozo de galleta.

-La verdad vamos muy bien solo que….- Sakura volvía a recordar a Sasori y su amenaza, en esos días había intentado superar esa maldita escena pero simplemente no podía. -¿Sakura?- le llamo Ino al ver como su amiga de mirada esmeralda se había quedado callada a la vez que pensativa de forma repentina.

-¿Eh?- fue lo único que se escucho salir de la boca de Sakura que había regresado al mundo real después de perderse en las palabras del pelirrojo. -¿Te sientes bien?- pregunto Naruko preocupándose un poco por su nueva amiga.

-¡Si…! Si estoy bien, discúlpenme creo que iré a lavarme el rostro- la peli rosa decía apresurada mientras se levantaba de la mesa en donde las tres mujeres habían estado conversando desde ya hacia un rato, tan rápido como pudo se apresuro al baño dejando muy confundidas tanto a Ino como a Naruko que no entendían ese repentino cambio en la mujer de cabellos rosas. -¿Qué le pasa?- Ino preguntaba sin entender.

-Creo que oculta algo…- la perspicacia y agudeza de Naruko dejaban entre ver por qué había estudiado psicología, detectar las mentiras o cuando alguien esconde algo era su fuerte como psiquiatra que era.

Sakura por su parte entraba a los baños de la cafetería, cerrando con seguro una de las puertas de las cabinas de baño que habían comenzó a intentar calmase, se sentó con cuidado en la tasa del baño y sin previo aviso de por medio empezó a llorar, estaba tan asustada de que realmente Sasori le hiciera algo a Naruto, jamás se lo perdonaría si eso pasaba. Las lagrimas de impotencia cubrían su rostro haciendo que el rimen se le corriera, con cuidado tomo un poco de papel higiénico y se limpio para quitarse toda la sombra corrida que tenia por efecto de su llanto, estaba pensando que tal vez era hora de decirle a Naruto lo que ese desgraciado al cual consideraba como a un hermano le había hecho y dicho. pero el miedo que le daba al saber cómo reaccionaría Naruto era aun más grande, pues podría causar una desgracias que llevaría a Naruto tal vez a la cárcel o si no, al menos meterlo en más problemas de los que ya tenía de por sí.

-Cálmate Sakura… -*snif*- Sasori no tiene por qué hacerle algo a Naruto…- la peli rosa intentaba controlarse un poco, esos últimos días su paranoia había aumentado al no saber nada de Sasori lo que de alguna forma lamentablemente había hecho que sus miedos aumentaran con respecto a la amenaza de este en contra de la persona a la cual amaba con todo su corazón. Con cuidado quitaba el seguro de la pequeña puerta y salía al pasillo, frente al espejo y lavamanos de la instancia, camino frente a uno se abriendo la llave de junto sus manos un poco para que una pequeña cantidad de agua se acumulara en estas y acto seguido lo vertió en su rostro, necesitaba refrescarse y tranquilizarse como fuera, primero durante la mañana le había mentido varias veces a la preocupación de Naruto y a hora hacia lo mismo con sus dos mejores amigas ¿Qué demonios le estaba pasando? Se pregunto así misma sin entender el por qué de sus acciones, ella nunca mentía pues desde muy pequeña le habían inculcado la importancia de no mentir, pero lamentablemente esa regla la había roto con quien menos hubiera querido y eso la lastimaba a un nivel que ni si quiera ella misma había previsto siquiera.

-Debo buscar la forma de calmar esta angustia, Dios- Sakura decía mientras se miraba en el espejo que estaba en frente de ella.

En eso su teléfono comenzó a sonar, con desgano lo saco de su bolsa y miro a la pantalla para ver quién era, se extraño pues el numero era desconocido, en ese momento creyó que tal vez se habían equivocado de numero así que sin darle mucha importancia contestaba para decir el clásico "número equivocado" pero de confundida paso a asustada en un segundo. -Disculpe es numero equivo…- una voz terroríficamente conocida le interrumpió de forma repentina haciéndola callar de inmediato. -No es número desconocido, al contrario es el numero que más he memorizado desde que lo tengo…- dijo aquella voz un poco aguda pero a la vez extrañamente gruesa. -Sasori…- murmuro la peli rosa abriendo sus ojos de la sorpresa, ella había bloqueado y borrado el numero de Akasuna pero al parecer este le había llamado de otro número.

-Hola mi hermosura de cabello rosa- decía la voz del Akasuna con un toque de burla en ella.

-¡¿Q-Que quieres?!- pregunto apresurada Sakura, quería colgar pero por alguna razón sentía que no debía hacerlo aun que eso le hiciera aun más daño que el que ya tenía su mente.

-¿Que formas de contestar son esas...?- se escucho decir a Sasori aun con burla en su voz -Tendré que castigar a tu novio para que aprendas responder bien- eso hizo entrar en pánico a Sakura que tenia la voz agitada aun y a pesar de no haber hecho nada. -¡No! ¡A Naruto no le hagas nada!- eso le confirmaba al pelirrojo que su amenaza siempre si había surtido el efecto deseado.

Sasori sonreía al notar que su plan marchaba a la perfección, pues podía escuchar el miedo en la voz de Sakura a través del auricular de su teléfono -"Te tengo mi bella flor"- pensó con malicia el Akasuna.

-No te preocupes, Sakura, siempre y cuando me hagas caso y lo dejes no le pasara nada a tu "querido rubio"- Sakura intentaba no volver a romper en llanto al escuchar las burlas de Sasori.

-Por favor… Déjanos en paz, Sasori- pedía suplicante Sakura, realmente le aterraba Sasori, claro después de haber sufrido su maltrato físico días atrás cuando le amenazo.

-lo siento pero sabes que eso es imposible, a menos que como tú ya sabes dejes a Naruto y estés conmigo-

-"No voy a dejar a Naruto… Aun que me aterra saber qué es lo que ese maldito loco le hará si no lo hago"- Sakura pensaba mientras sus manos temblaban al imaginarse que Sasori realmente cumpliera su amenazaba y atentara en contra del rubio.

-¡No! Por favor…-

-Adiós mi linda ojos de esmeralda, nos vemos… Querida jeje- Sasori colgaba dejando a Sakura en un estado atónito, a hora esta peor que antes, esta situación simplemente se le estaba saliendo de las manos, con fuerza arrojo su teléfono contra el suelo mientras se tomaba sus cabellos, a la para que sin poderse contener mas volvía a llorar.

Tanto Ino como Naruko se habían preocupado al ver que su amiga no regresaba, por lo que decidieron ir a ver si todo estaba bien llevándose la sorpresa de a una Sakura llorando frente al espejo de los baños.

-¡¿Sakura que tienes?!- Ino pregunto asustada al ver el estado en el que estaba su amiga.

Naruko que también estaba hay pudo ver como el celular de la peli rosa estaba destrozado lo que le indico inmediatamente que alguien le había llamado y por ende la había puesto en ese estado.

-Sakura respóndeme ¿Qué te pasa?- Ino intentaba sacarle algo de información a la oji jade que continuaba llorando mientras se aferraba a los brazos de su amiga rubia.

---------

Sasori tomaba troquilo de una copa de vino en su limosina la cual estaba estacionada nada más y ni menos en el estacionamiento subterráneo de la empresa Uzumaki, el hombre había tenido el descaro de llamar a Sakura aun y a pesar de la cercanía de Naruto aun que este en esos momentos sería imposible de que el Akasuna estuviera hay.

En eso y una de las puertas se abrió dejando entre ver a una hombre que entraba a la limosina quedando centrado en frente de Sasori que al verle sonrió satisfecho. -¿Ya termino?- pregunto este dejando la copa de vino sobre unos de los compartimentos para las copas. -Si- se limito a responder el desconocido.

-Ese estúpido de Naruto piensa que lo estas defendiendo, muy buen merito, amigo mío- tras decir aquellas palabras, el maníaco comenzó a reír y a ver quien tenía en frente de él quien era más y nada menos que Ernest el abogado de Naruto.

Próximo capitulo: La preocupación de una hermana.

Avance Único:

-Sakura tienes que decirme que te hizo ese maldito- Naruko intentaba sacarle la verdad a una afligida Sakura que continuaba recia a decir algo. -No me dijo nada- respondía con dificultad la peli rosa. -¿De verdad quieres que me lo crea mirando tu estado?- cuestiono la oji azul al ver el estado anímico de la mujer de ojos verdes.

Imagen propicional del fic: Naruto Uzumaki
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 29: La preocupación de una hermana][02/11/2017]

Mensaje por NaruSannin el Vie Nov 03, 2017 2:33 pm

Lo siento, lo siento y lo siento, me volví a retrasar pero juro que esta vez fue por una razón ajena a mi, ya que durante mas de 3 días no tuve internet y aparte los jodidos locales de internet de mi localidad son peores que una tortuga en lo que respecta a velocidad de navegación, por lo que estuve desconectado durante estos días pasados y de hay no poder actualizar, pero bueno lo bueno es que no me tarde mas en hacerlo, les dejo el cap y saludos y gracias para quienes ven y comentan el fic. Nos vemos pronto. Adiós y se cuidan.

Capitulo 29: La preocupación de una hermana.

-Ernest, Ernest… ¿Cómo te lo digo…?- el pelirrojo Akasuna miraba con burla al abogado de Naruto que al parecer se había aliado con Sasori. -¡Se suponía que debían hacer que Naruto se fuese a juicio en las primer de cambio!- reclamaba el oji marron a un hombre que se había puesto tenso al ver el cambio de humor tan salvaje de quien había hablado.

-No es tan fácil… Óbito siempre estuvo atento por lo que casi no pude actuar- se intentaba defender el abogado que a hora se arrepentía del pacto que había hecho, pues suponía haber firmado un contrato con el mismo diablo a su ver.

Sasori suspiraba, no le gustaba que le dieras trabas o excusas, pero bueno le iba a dar una segunda oportunidad, al fin de cuentas le había costado mucho hacer que este aceptase el convenio establecido entre los dos.

-Amigo…- Sonreía de nuevo aparentemente calmado su animo. -Por favor, se que tu puedes, tan solo necesitas un estimulo- cuando el pelirrojo decía aquello, la puerta al lado de Ernest se habría permitiendo la entrada a un hombre corpulento, calvo y con un traje negro así como unos lentes de sol no dejando ver su cara de forma total. -Mi amigo Frank es muy bueno en eso…- añadió Sasori mientras el hombre de negro dejaba entre ver una pistola en su cinturón cosa que inmediatamente el abogado capto. -Por favor… No… No te voy a volver a f-fallar, l-lo juro- decía con dificultad mientras el hombre a su lado le miraba amenazante.

-No lo se ¿Tu que dices, Frank? Parece que miente ¿No?- una sonrisa ladina se marcaba en su cara, le encantaba ver la desesperación del abogado de su enemigo, rubio.

-Are lo que me ordene, señor- respondía estoico el otro sujeto sin dejar de ver a Ernest que estaba sudando a mares del miedo así como que se notaba claramente como sus manos temblaban producto de la desesperación que sentía.

-¿Ya lo oíste, Ernest?- preguntaba Sasori sin dejar de ver las manos temblorosas del pobre hombre al cual se dirigía con la pregunta anterior. -¿Qué tal si le ordeno hacerles una visita a tu esposa y a tu hija?- culminaba de decir mientras volvía a tomar su copa de vino y le daba un sorbo rápido.

-¡A mi-mi familia no la-la me-me-meta en esto…!- decía apresurado el hombre mientras tartamudeaba de forma temblorosa.

-O mejor aun…- Sasori dejo su copa en donde mismo y después se inclino un poco para quedar mas cerca del rostro aterrado de Ernest. -¿Qué tal, si te matamos a hora mismo?- la forma tan segura e imperturbable en la que lo dijo había hecho que el cuerpo entero del abogado se estremeciera ¿En que demonios se había metido? Sasori dejo salir una leve risa de su boca al ver el estado anímico tan deplorable en el que había dejado a Ernest alejándose de este mientras de acomodaba de nuevo en su lugar, la presión era brutal, no aguantando más abrió la puerta con sus dos manos temblorosas y se tiro al suelo vomitando por fin.

-*cof*cof*cof*- tocia con desesperación mientras se limpiaba la boca, detrás de el también salía Sasori junto a su "guarura" que le miraba denotando un gran desprecio, especialmente Sasori que gozaba con verle así.

El pelirrojo se acerco a un Ernest que estaba gateando en suelo, cerca del lugar en donde había vomitado. -Pero mira que hiciste, idiota…- decía aparentando voz neutral. -¡Has vomitado en el piso de Naruto!- a hora alzaba un poco la voz al decir aquello ultimo, esto lo decía a la vez que se inclinaba para quedar a la misma altura que el rostro agitado y sudoroso de Ernest. -Por… Por favor, le prometo que are todo lo posible para que Naruto se moleste de verdad y haga que Óbito los mande a juicio, se lo juro- Ernest hablaba con dificultad, el terror que la mirada lunática de Sasori infundaba en el era bestial, era como si estuviera mirando a la mismísima muerte.

-Bueno…- Sasori volvía hablar posando una de sus manos sobre Ernest que aun continuaba en el suelo. -Para que mires que te aprecio, te daré esa segunda oportunidad que tanto ruegas- terminaba de decir el Akasuna con una sonrisa aparentemente sincera, esto tranquilizo un poco al hombre que se miraba un poco mas compuesto de su estado.

-¿De verdad?- pregunto con inseguridad y miedo.

-Claro solo que…- callo por un momento, volviendo poner nervioso al hombre que continuaba con manos y rodillas en el suelo. -¡Límpiate la boca animal asqueroso!- tras decir esto pateo al hombre en el estomago haciendolo retorcerse del dolor dejandolo en aquel lugar.

-Si Naruto no se va a juicio en las próximas platicas "pacificas", tú y tu hermosa esposa e hija dejaran de existir…- a hora si amenazaba enserio, el abogado comenzó a llorar del dolor en su estomago y por que sabia que tanto su vida como la de su familia peligraban enormemente. -Frank, vamonos- ordenaba el Akasuna mientras se volvía a introducir en la limusina aventando el portafolios de Ernest a sus pies. -Si señor- respondía el hombre de negro volviendo a la cabina del vehículo para después encenderlo y dar marcha atrás para salir del estacionamiento, por su parte Ernest se había quedado costado en el suelo en posición felta, estaba muy afectado como que recién había pasado -"Yo y mi maldita ambición… Maldición, si no hago lo que dice, ese maldito loco me matara a mi y a mi familia y si se lo digo a Naruto también me matara por mi traición, estoy jodido"- reconocía entre lagrimas amargas, el imbécil se había metido en un callejón sin salida y a hora era muy tarde para intentar regresarse. -Si tan solo me hubiese negado el día que se presento en mi oficina ¡Joder!- la frustración lo dominaba, pues mientras se levantaba con sus dos manos hechas puño dio un fuerte golpe al concreto del suelo.

-Lo siento Naruto, pero si no lo hago mi vida y la de los míos corre riesgo, perdóname viejo amigo- después de decir esas ultimas palabras se levantaba completamente del suelo y una vez que se sacudió el polvo y limpio las lagrimas tomo su portafolios que ya hacia tirado a viarios pasos de él y con una clara cara de pesas se dirigió a su auto para irse.

---------

Ino ya se había despedido de las dos mujeres que le miraban mientras se despedían de la rubia haciendo un ademan con una de sus manos, una sonreía mientras lo hacia contenta pero la otra solo fingía hacerlo para no levantar aun más sospechas de las que ya de por si había dado.

-Bueno, Sakura. Pasa estas en tu casa- Naruko habría la puerta de su casa o mejor dicho la casa de sus abuelos con los cuales estaba viviendo, la chica tenia casa propia en la ciudad pero lo le gustaba vivir sola, durante su tiempo en Europa hizo todo lo que una chica hermosa y soltera quisiese hacer así que lo que a hora quería era estar al lado de sus "abuelitos" como ella les llamaba, para suerte de la Uzumaki, tanto Jiraiya como Tsunade no estaban en esos momentos, pues aun estaba arreglando las cosas con sus sobrinos. -Gracias- decía Sakura con una leve sonrisa entrando por la gran puerta de madera pintada de blanco. La casa era amplia, no tanto como la mansión de Naruto pero al menos esta tenía un toque más ¿Como decirlo? ¿Hogareño? ¿Femenino? Tal vez era eso ultimo, lo cual se explicaba por la presencia de dos mujeres en la casa habiendo un solo hombre en esta y conociendo el humor que Tsunade tenia ya se sabia quien llevaba las riendas del hogar, aun que su abuelo cuando se ponía serio lo hacia pero de verdad incluso asustando a la rubia de ojos azules.

-Siéntete como en tu casa, mis abuelos aun no llegan por lo que podremos hablar tranquilas- Naruko decía dejando en un perchero cercano la chaqueta que había traído mientras Sakura de adentraba a la pequeña pero cómoda sala de la casa.

-No debiste tomarte tantas atenciones conmigo, de verdad Naruko no debiste- Sakura quería sonar agradecida por las intenciones de su cuñada o mejor dicho próxima cuñada.

-No te preocupes, lo hago con gusto, después de todo, tu eres la novia de mi hermano y por ende de la familia…- Naruko se presentaba frente a Sakura la cual le miro sin entender la cara un tanto alegre como seria de la rubia hasta que con cuidado la empujo al sofá de la sala y arrimándose una silla quedo frente a esta a hora si cambiando su mirada a una completamente llena de seriedad cosa que puso nerviosa a la peli rosa que no sabia que decir o como reaccionar.

-A hora si dime: ¿Quién te llamo en la cafetería?- Naruko comenzaba su interrogatorio poniendo aun mas nerviosa a una mujer de ojos color jade que miraba hacia todas direcciones, no quería encarar los ojos azules de la mujer que estaba frente a ella, sentía que si lo hacia no podría contenerse y diría toda la verdad. -Nadie, ya te había dicho a ti y a Ino que el celular se me callo cuando me resbale con el piso del baño, me asuste y con un descuido lo solte- Sakura repetía la mentira que les había inventado a sus dos amigas rubias, aun que las dos no se lo habían creído del todo por no explicaba por que la oji verde lloraba decidieron dejar el asunto por la paz y dejarla tranquila por el momento, pero a hora que se encontraban solas la Uzumaki hermana de Naruto debía averiguar que era lo que realmente le pasaba a la mujer de cabellos rosas.

-Sakura yo te aprecio mucho pero si no me dices la verdad no podre ayudarte, sabes soy psicóloga y se tratar todo tipo de trastornos y traumas, por favor confía en mi- Naruko tomo las dos manos de su amiga entre las suyas en un intento de reconfortar a la peli rosa para hacerle mas fácil la tarea de hablar. Sakura sabia que podía confiar en la rubia, después de todo era la hermana del hombre al que amaba y desde que se habían conocido las dos congeniaron muy bien hasta el punto de convertirse en buenas amigas.

-Ya te dije se me cayo, solo eso- insistía Sakura, no quería decir nada por miedo a que le dijesen a Naruto algo cosa que seria falta conociendo lo impulsivo que era. Naruko suspiro sintiéndose derrotada ¿A caso iba a ser tan difícil para ella hacer hablar a Sakura? Bueno tampoco la obligaría hacerlo cosa que le dificultaba la tarea, siempre había sido un poco fácil para ella hacer hablar a sus pacientes pero Sakura no era uno de sus pacientes, era casi una hermana ya que era la mujer de su hermano del cual se preocupaba enormemente por el gran amor de hermana que tenia por él.

-Sakura… Se que tienes miedo, lo noto en tu mirada- Naruko había dicho impresionando un poco a la mujer de mirada esmeralda. -¿De que hablas? ¿Miedo de que?- preguntaba con nerviosismo en su voz.

-Soy psicóloga ¿Lo olvidas? Se leer el lenguaje corporal de las personas, sus señales de que algo anda mal o esconden algo y tú das esas señales- añadía con seriedad la rubia mirando directamente a Sakura a los ojos que se quedaba callada mientras escuchaba con atención a la chica de ojos azules.

-¡Claro que no!- recriminaba la peli rosa queriéndose poner de pie, pero la cercanía de Naruko se lo impedía. -Mi hermano sufriría mucho si algo lo alejara de ti ¿Sabes…?- Naruko respondía mientras su mirada se tornaba en una muy triste. -Tanto tiempo para que estuviesen juntos y al final parece que todos se ponen en su contra… Hinata, esa chica Shion y ese maldito de Sasori- Sakura noto el especial desprecio con el cual Naruko pronunciaba el nombre del pelirrojo. -¿Conoces a Sasori?- pregunto con curiosidad mientras por dentro hacia un esfuerzo inhumano de evitar que su voz temblase al nombrar al hombre que le había amenazado y el cual era responsable de su actual conducta nerviosa y asustada.

-Claro que lo conozco, es el hombre mas retorcido y lunático que he conocido en toda mi vida…- Naruko hablaba por experiencia propia, Sakura se sentía tentada a querer preguntar el por que del desprecio al Akasuna pero se contuvo sabiendo que Naruko al ver el interés de la peli rosa tal vez comenzaría "a atar cabos". -Pero el tema no es ese… El tema es: ¿Qué te pasa? ¿Por qué te comportas como asustada? ¿A caso estas escondiendo algo?- esas preguntas bombardeaban la mente de Sakura que volvía a ponerse nerviosa y tensa ademas la mirada fija de la Uzumaki no mejoraba para nada la situación que la mujer de ojos esmeralda estaba viviendo.

-¡Ya te dije que no!- Sakura se comporto de una forma tan brusca y tosca que Naruko se levanto de su asiento mientras se tomaba sus coletas con un poco de fuerza, si que esa mujer era difícil decía para sus adentros la hermana de Naruto.

Pero en eso, una revelación llego a la mente de la Uzumaki. -Espera…- decía mientras volvía a ver a Sakura que también se había levantado del sofá en donde había estado. -Solo nombre el nombre de Sasori y te pusiste aun más nerviosa ¿A caso fue él quien te llamo?- inquirió un poco alarmada la rubia, a hora si Sakura se había delatado así misma por haber respondido de aquella manera tan burda y desesperada. -¡No!- decía rápidamente cosa que confirmaba lo que la oji azul había dicho.

-Sakura… ¡No mientas más! ¡Fue él ¿Verdad?!- Naruko tomo por los hombros a la rubia que alejaba su mirada de esta, cosa que dejaba muy en claro que en efecto, la rubia Uzumaki tenía toda, absolutamente toda la razón.

-¡Si, fue él! ¡¿Contenta?!- sintiéndose presa de una gran presión por fin decía la peli rosa siendo soltada por Naruko que le miro por unos instantes guardando silencio, el mismo hombre que la había dañado a hora dañaba a Sakura, era algo que la comenzaba a hacer molestar de sobre manera pero antes debía confirmar algo más.

-Sakura tienes que decirme que te hizo ese maldito- Naruko intentaba sacarle la verdad a una afligida Sakura que continuaba recia a decir algo. -No me dijo o hizo nada- respondía con dificultad la peli rosa. -¿De verdad quieres que me lo crea mirando tu estado?- cuestiono la oji azul al ver el estado anímico de la mujer de ojos verdes.

Naruko decía lo anterior con una clara voz alarmada, temerosa de que ese vil y asqueroso pelirrojo le hubiera hecho algo a Sakura, la cual seguía recia a no querer contar lo que realmente escondía. -Sakura, tu y mi hermano merecen ser felices pero si ese desgraciado de Sasori se interpone yo tendré que intervenir- Naruko decía con enojo en su mirada, ya no iba a permitir que otra mujer cayera en los estúpidos juegos del Akasuna ¡Ya no señor!

Con paso firme se dirigió a la puerta, estaba dispuesta a enfrentar a su némesis, el mismo hombre que antaño le había hecho probar la escancia del amor y el sentirse querida pero también le había arrastrado al dolor y el llanto por su venganza. -¿A-A dónde vas?- pregunto Sakura al ver la repentina acción de su amiga de ojos azules. -¡Ese maldito loco me va a escuchar!- decía con fuerza Naruko, pero antes de que pudiera llegar a la puerta sintió como un par de manos la tomaron de su brazo izquierdo y la jalaron con fuerza, voltio su cabeza para encontrarse a Sakura con varias lagrimas en sus ojos. -Espera…- decía mientras agachaba la mirada. -Está bien, te lo contare todo- termino de decir impresionando a la rubia.

Próximo capitulo: Cara a cara

Avance Único:


Naruko llega a la casa de Sasori, tras anunciarse y esperar a que el dueño de la casa la recibiese entraba llena de determinación, después de casi 2 años de no verlo en persona lo volvería a enfrentar ¿Estaba preparada? Ella misma lo dudaba pero lo intentaría costase lo que costase.
avatar
NaruSannin
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 168
Edad : 21
Localización Perdido en los pensamientos de mi vida
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 30: Cara a cara][13/11/2017]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.