That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por dohnarukoto_17 el Lun Jun 26, 2017 3:20 pm

Hola a todos, esta historia ya la había subido, pero ha desaparecido cual fantasma Nooo Mareado ... .

Así que es por eso, que eh decidido subirla otra vez, espero les guste.
Prologo:

Hay cambios que siempre se dan, cambios de actitud, un cambio en la forma de vida y de llevarla. Cambios hasta de domicilio, pero todos los cambios de alguna forma te cambian la vida.

Yo sufrí cambios cuando llegue a la pubertad y después a la adolescencia, en la que actualmente me encuentro, pero nunca pensé que ocurrirían más cambios y menos unos tan raros. Cuando cumplí los dieciséis años, adquirí una mayor fuerza física, pero también una mejor condición, ya no me cansaba con las cosas que anteriormente me dejaban tirada en el suelo o en cama, y mi regeneración se aceleró, mis heridas eran curadas con mayor velocidad.

Aunque el mayor cambio, que dio mi vida; casi como un giro de 180° grados, fue el que se dio durante mi estancia en Italia y el regreso a mi hogar, aquel país lleno de historia, religión y cultura. Fue él, el que hizo el cambio, un cambio que me lleno de alegría, a decir verdad fue un cambio para bien.

Aquel chico trajo algo nuevo a mi vida, no sólo con su presencia. Sino que también me trajo una verdad, que yo desconocía pero que me hizo entender varias cosas acerca de mi persona y de los cambios en mi cuerpo y en todo mi ser.

Continuara… …

Capitulo 1:
Capítulo 1:

Un hermoso lugar, un país lleno de historia, ciudades antiguas que guardan en sus calles muchas historias y cosas mágicas, para mi Italia es un país lleno de arte, belleza y cultura, pero al igual, está repleto por historia; una magnifica historia con antecedentes que le han dado un nuevo rumbo a la historia del mundo y donde se dieron muchos eventos, desarrollo de actividades y de cosas que en la actualidad utilizamos.

Pero a pesar de tener cosas buenas, también es un país, que tiene cosas tristes en su historia, una de ellas la peste negra, que asolo al mundo en el siglo XIV, de este hecho se deriva la palabra cuarentena, que fue una medida tomada para evitar la propagación de esta plaga y lo que causó la muerte de muchos, sobretodo en la ciudad de Venecia, donde se dio aquel sitio durante 40 días, y también algo que mancha su historia y al pueblo, al igual que a muchos otros, son las torturas atroces ejercidas por la Santa Inquisición y realizadas en lugares públicos para enseñar al pueblo lo que le pasaría a aquel que no cumpliera las leyes de la iglesia.

Pero a pesar de todo, este lugar es la cuna del Renacimiento, un movimiento nacido en la Ciudad de Florencia, este es el resurgimiento de las artes y de todo lo que se perdió tras la Edad Media, se recobra el sentido de la belleza y de prácticas, que durante esa época se habían prohibido, dando con ello un nuevo sentido a la vida de las personas y regresando poco a poco al buen camino, que traería los nuevos avances. También es conocida como la cuna de la religión, con todas sus iglesias y basílicas, que superan por mucho a la de otros países.

Mi nombre es Haruno Sakura, una joven de cabello largo y de un extraño color rosa, poseo unos ojos de color verde. Soy una joven estudiante de preparatoria y resido en la ciudad de los Ángeles en California, uno de los cincuenta estados que hay en los Estados Unidos.

En este momento me encuentro en Italia en un viaje junto a mis padres, ellos decidieron raerme debido a que siempre desee venir a aquí. No sé realmente cual es el interés en concreto, si es sólo para conocer chicos extranjeros, aunque debo decir que no me interesa mucho, el conocer a montones de chicos italianos, que son elegantes, distinguidos pero sobretodo guapos, al menos espero que la mayoría de ellos lo sean; ya que me iré en pocos días, o si es por la historia que tiene cada ciudad y que en conjunto me atrae tanto, esta historia tiene algo que me llama la atención, en lo más profundo de mi ser,  por alguna razón incierta para mí.

El caso es que por fin estoy aquí, conociendo muchos lugares muy bellos, y el día de hoy iremos a la parte antigua de la ciudad de Florencia, hay muchos lugares que me gustaría conocer aquí y espero que en el tour podamos ver muchos de esos lugares, de lo contario sentiré que me están robando por ello.

-Sakura… Sakura hija, date prisa…pronto comenzará el tour-esculle la voz de mi madre, que me saco de mis pensamientos.

-Ya voy madre… espérenme-dije comenzando a correr hacia la entrada del hotel.

Cuando salí del hotel, pude ver a muchas personas rodeando aun joven de cabello negro, que no aparentaba más de 25 años, era alto, como la gran mayoría de los italianos, delgado y con ese acento tan atrayente, que por más que intento aun no puedo hacer, sin antes formar un ademan utilizando mis manos.

No hace mucho tiempo que decidí aprender un poco de italiano, la verdad es que avanzó muy bien con el idioma, pero aún me cuestan algunas cosas, por lo tanto, tener un guía que hable inglés es de mucha utilidad en estos casos, aunque al término del viaje, yo seguiré practicando, puesto que quiero regresar más veces a Italia y sin necesidad de tener un traductor a la mano.

-Muy bien señoras y señores, ha llegado la hora de comenzar el tour del día de hoy, que nos conducirá a la antigua ciudad de Florencia, por decirlo de alguna forma-hablaba el guía con un inglés fluido, pero sin perder su acento italiano-aquella ciudad que en el pasado fue el hogar de uno de los mejores escritores entre el siglo XIII y XIV aquí en Italia y en todo el mundo.

Todos comenzaron a subir al autobús que ya estaba listo para salir del hotel, el viaje no fue muy largo ya que nos encontrábamos en esa ciudad, pero había algo que dividía a la antigua ciudad, de las nuevas edificaciones. En el camino, pasamos por una carretera adornada de muchos árboles, realmente era bella, adornada por frondosos setos y árboles.

No lejos de ahí, y al fondo se podía ver la Porta Romana, aquella edificación que rodea y divide la parte antigua de Florencia, en donde hay muchos lugares que sería grandioso poder visitar. Era una puerta enorme con una muralla de piedra, aunque se podían ver realmente tres entradas, pero sólo una de ellas tenía una puerta de madera. Las otras dos eran solamente, huecos en la pared, que tenían el tamaño necesario para el ingreso y salida de automóviles y personas claro, solo una simple entrada.

Habíamos entrado ya, por la famosa Porta Romana, como decía nuestro guía. Nos íbamos adentrando cada vez más a esta parte de la ciudad, nuestro camino era realizado atreves de un paraje lleno de árboles frondosos y al frente se encontraba una glorieta.

-Aquí es donde comenzará el tour, en frente de ustedes se encuentra el Instituto Estatal de Artes o como se le llama aquí, Istituto Statale d’arte Firenze-nos decía nuestro guía-a la derecha de este se encuentran los jardines de Boboli, la primera parada del tour.

Los jardines de Boboli eran enormes y majestuosos, no sólo por los grandes árboles, sino que dentro de este, había grandes esculturas y en el centro de estos jardines se encontraba un lago, en el que también se encontraban esculturas en varios lugares de este.

Después de pasar por lo jardines, llegamos a donde se encontraba el Palacio de Pitti, este se podía apreciar desde los jardines de Boboli, que sería la parte trasera, y también pasamos por delante del mismo y con rumbo hacía otro lugar, un palacio también, pero un poco más importante. Este otro palacio, había pertenecido a un duque, pero tiempo después fue convertido en un museo, donde se pueden apreciar grandes obras artísticas, que van desde esculturas hasta pinturas.

Una de las más importantes exhibiciones, era la que se encontraba en la segunda planta de este palacio, era un poco tétrico, pero a la vez excitante. Cualquier persona que se jactará de ser un amante de la literatura y del arte, debía venir aquí y apreciar esta pequeña exhibición que solo constaba de una cosa.

-Como pueden apreciar, el Palazzo Vecchio nos ofrece un gran sin número de obras de arte en exhibición, esta vez dejaremos que el grupo se divida, para que puedan apreciar con mayor lucidez y detalle las obras que más os interesen-menciono el guía.

Este comenzaba a caminar hacía una de las salas del Palazzo, con un pequeño puñado de personas a su alrededor mientras que otros se alejaban de donde estábamos, yendo a conocer otras de las salas.

¬-Mamá, no habría problema si voy fuera del grupo del tour-le dije a mi madre con insistencia-la verdad es que deseo ver algunas cosas en particular, si puedo ¿verdad papá?-ahora le dije también a mi padre, ya que de alguna forma uno convencería al otro de dejarme hacerlo, en el mejor de los casos.

-Adelante Sakura, sólo ten mucho cuidado y en cuanto hayas terminado, ven a buscarnos, vale?-dijo mi madre con una sonrisa, mientras mi padre le tomaba los hombros.

-Claro-mencione para después irme en dirección contraria a la que ellos iban.

Iba caminando tranquilamente por los pasillos del Palazzo Vecchio, viendo las pinturas en las paredes y debajo de estas, varias esculturas, también observaba algunas pinturas que se encontraban en el techo, pero además buscaba las escaleras para ingresar al segundo piso del palacio.

Entre ver cada pintura y buscar las escaleras, tropecé e iba directo hacía el piso, a pocos centímetros del suelo había cerrado los ojos, mas sin embargo nunca sentí el golpe. Nunca sentí el choque de mi cuerpo tibio con el del piso frío. Fue en ese momento que sentí como dos fuertes brazos rodeaban mi cintura evitando con ello el golpe y la caída.

Cuando estuve completamente recta, me di la vuelta para agradecerle a la persona, quien haya sido, el haberme salvado de un golpe contra el suelo. Al voltear me quede sorprendida, o mejor dicho embobada por lo que vi, además de que no pude evitar sonrojarme un poco. Al frente se encontraba un joven muy guapo, de cabello rubio un poco largo y desordenado, tenía unos ojos azules, en los cuales no podrías evitar perderte al momento de mirarlos y en su rostro se posaba una bella sonrisa.

Ese chico era realmente guapo, medía alrededor de 1.90 de estatura, y con un cuerpo muy bien moldeado, seguramente realizaba mucho ejercicio. Ya que a pesar de llevar una camisa blanca, una bufanda negra y un saco del mismo color que la bufanda, se podía apreciar su musculatura.

Creo que no había forma de evitar aquella primera impresión y acciones que realice al verlo, pero no fui la única, ya que la mayoría de las mujeres que se encontraban a nuestro alrededor se encontraban igual o peor que yo, aunque la única que no había podido evitar sonrojarse fui yo.

-Mi scusi signorina è bene-me pregunto aquel guapo chico, con un tono de preocupación en su voz y con ese acento que me volvía loca.

-Sì, la ringrazio molto per avermi aiutato a non cadere-le dije regalandole una sonrisa como agradecmiento.

-E 'stato un piacere aiutare così bella signorina-me dijo con una sonrisa, que hizo que un leve sonrojo se posará en mi rostro-Ho notato che stai cercando qualcosa, e mi piacerebbe aiutare, se possibile.

-Perdoni ma non ancora dominato la italiano e non del tutto a capire quello che dici-le digo esperando haber utilizado correctamente las palabras.

-Me preguntaba si necesitas ayuda, ya que veo que buscas algo-dijo hablando un perfecto inglés.

-Gracias a dios, acaso no serás tú mi ángel-le digo en un tono de broma, sonriéndole  y veo que por mi frase él hace lo mismo-estoy buscando las escaleras para el segundo piso y agradecería mucho la ayuda…mmm cuál es tu nombre.

Normalmente los ángeles bajan del cielo para ayudar a las personas que necesitan realizar una misión en la vida, o solo para ayudarlas y el que él quisiera ayudarme en estos momentos lo convertiría en mi ángel. Bueno además con lo guapo que esta, bien podría tratarse de uno.

-Me llamo Naruto mucho gusto-me extendió su mano.

-Un placer, mi nombre es Haruno Sakura-extiendo mi mano para colocarla encima de la de él.

Cuando él toma mi mano entre la suya, deja mis dedos encima de los él y acerca su cara para poder besarla entre mis nudillos, y después se vuelve a levantar viéndome con una sonrisa en su rostro, que provoco que el sonrojo apareciera de nuevo o que tomara mayor color, en caso de no haberse desvanecido.

-Será un placer ayudarte, Sakura, deja que yo sea tu guía y traductor por tu recorrido en el Palazzo Vecchio-me dijo mientras tomaba mi mano y comenzaba a caminar.

Continuara… …

Por el momento esto sería todo. Cuídense.


Última edición por dohnarukoto_17 el Mar Nov 28, 2017 3:54 pm, editado 3 veces
avatar
dohnarukoto_17
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Femenino Mensajes : 856
Edad : 24
Localización entrenando con naruto-nichan
Nakus 6186
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por alexad_uzumaki el Lun Jul 10, 2017 4:01 am

holaaa si yo la había leído espero que la continúes
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 452
Edad : 18
Localización En el puto mundo
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/groups/538131119884746/?ref=group_heade

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por aduzumaki el Lun Jul 17, 2017 3:43 pm

wow que encuentro mas rápido espero ansiosa por ver cómo se desarrolla la historia y además parece que se desarrollara la historia en el país del amor que buen cambio de ambiente espero por la continuación.
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1008
Edad : 23
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por dohnarukoto_17 el Vie Jul 21, 2017 5:00 am

Hola chicos lamento la tardanza con la continuación, pero es que tengo algunos problemas con mi computadora. pero por fin les traigo la continuación espero y les guste.
capitulo 2:

Capítulo 2:

Él me encaminaba por los pasillos del Palazzo, tenía mi brazo entre uno de los suyos, y esto provocaba que camináramos muy cerca uno del otro. A pesar de la cercanía entre nosotros, este hecho realmente no me molestaba, ya que me dejaba mirarlo más de cerca y de una forma más detallada.

Pude notar rasgos muy varoniles, en su mandíbula se podía notar un leve rastro de vello facial, eso decía que recientemente se había afeitado, pero también estaba firme, a pesar de la sonrisa. Su olor era fuerte, era una combinación de la loción de afeitar con su olor corporal, cuando caminaba ponía una mirada sería, muy diferente a como lo había visto por primera vez, y esto le daba un ligero toque de misterio.

No podía dejar de observarlo, aunque claro, lo hacía de una forma disimulada para evitar que se diera cuenta de esto. Realmente parecía que estaba poniendo atención en el camino, pero era todo lo contario, lo único que captaba mi atención en esos momentos era Naruto.

-Y cuál es la exhibición, que está buscando esta bella signorina-se había detenido-aunque al estar en el segundo piso del Palazzo imagino cual debe ser.

A decir verdad, nunca me di cuenta de cuando encontramos las escaleras y subimos por estas, de querer regresar en un futuro, esperaría tener la suerte de encontrármelo de nuevo y hacer el mismo tour o tendría que buscarlas por mi propia cuenta, lo cual no sería tan grato.

-Entonces porque no me sorprendes, con tu intuición-le digo en broma haciéndolo reír un poco.

-Bene, entonces vayamos a la vitrina donde se encuentra la máscara mortuoria de Dante Alighieri-me sonrió-claro, si es lo que realmente vienes a ver.

-Vamos entonces, nobile cavaliere-le dije tomando su brazo con un poco de fuerza.

En todo el “viaje” Naruto nunca dejo mi brazo, siempre estuvo entre el suyo, lo cual me dejo apreciar que realmente era un chico que iba al gimnasio, debido a que se notaba en su musculatura. Al apreciarlo bien, me fije que no tendría más de 18 años y a pesar de su edad, había varios rasgos que lo dejaban ver ya como todo un hombre, más sin embargo seguía siendo un adolescente como yo.


--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Habíamos llegado ya, a la sala donde se exhibía la máscara mortuoria del mejor escritor de Italia, a mi parecer, esta era una de las cosas que más quería conocer. Quería conocer en persona, a Dante Alighieri, a pesar de que este ya estuviese muerto, tener su cara mirándote era como si lo conocieras en persona.

Muchas veces había visto ya, una imagen de Dante, un hombre ya mayor, con algunas arrugas encima de su rostro y que llevaba puesto un gorro de color rojo en la cabeza, esa era la imagen que siempre aparecía en Internet, eso y la ilustración del Inferno que Dante había creado en su libro, que había sido más bien ilustrada por Botticelli, pero tomando la descripción hecha por Dante.

-Entonces eres una fiel admiradora de la obra de Dante-me dijo Naruto, cuando me aparte de su lado y me puse cerca de la vitrina.

-Sí, y si fuera un delito, me declararía culpable-le sonrió.

-De ser así, creo conocer un lugar que de seguro te gustaría visitar-él se acercó a donde me encontraba.

-¿Enserio?, y me llevarías a ese lugar-le pregunte ansiosa.

-Claro, sólo que se encuentra un poco alejado del Palazzo-me sonrió en el momento que volteo hacia mí.

-No sé si mis padres me dejarían ir, y menos con un chico que acabo de conocer-me dije en voz alta y con un semblante de estar pensando en aquello.

-Supongo que podemos ir a verlos y preguntarles si te dejan ir conmigo-dijo dando la vuelta-además ellos podrían venir con nosotros, en el caso de no querer dejarte a solas con un desconocido.

-Esa es una buena idea-le dije acercándome a él.

Me sorprendí al darme cuenta, de que había tardado mucho más tiempo buscando y encontrando la exhibición de Dante, de lo que me tarde en contemplarla. Pero aquella insinuación e invitación por parte de Naruto, provoco aquello. Desde que leí en la secundaría el libro de la Divina Comedia, me volví una fan de Dante y el saber que podría ir a un lugar, en que habría una mayor conexión con el escritor hizo que me emocionará.

Bajamos rápidamente las escaleras, Naruto de nuevo había tomado mi brazo entre el suyo, caminando juntos y a muy pocos metros se encontraba su cuerpo de él mío. Buscamos a mis padres que de seguro, seguirían con el guía turístico que nos trajo aquí.

-Naruto, hay algo que me eh estado preguntando-le dije, mientras prestaba atención para encontrar a mis padres.

-Y que es-me dijo viéndome.

-Etoo…cuántos años tienes-le pregunte con curiosidad.

-Pues tengo todos los años del mundo-me dijo sonriendo.

-A que te refieres-me confundí por su respuesta, aunque por su sonrisa asumí que era una broma.

-Nada, solo tengo 19 años-me dijo un poco más serio.

-Y tú eres de Italia-le pregunte, aunque realmente era una pregunta tonta, él sabía italiano y conocía muy bien la ciudad.

-Sí, soy de Italia, aunque recientemente me mude a los Estados Unidos, a la ciudad de los Ángeles en California-respondió con seriedad.

-Enserio-le dije sorprendida-yo soy de los Ángeles California.

-Vaya que coincidencia no te parece-me dijo sonriendo un poco.

-Ya lo creo que si-le dije.

A lo lejos logre ver a nuestro guía, detrás de él venían las personas del tour, que habían tomado la decisión de quedarse con él y hacer el visita que nos daba esa compañía turística. No habían pasado muchas personas, cuando pude divisar a mis padres en el medio del grupo, así que eche a correr hacía ellos, siendo seguida por Naruto.

-Mamá, papá-les grite llamando su atención.

-Que ocurre cariño-dijo mi madre al verme.

Antes de comenzar a hablar, espere a que Naruto estuviera más cerca de mí, y lo presente a mis padres. Mi padre se le había quedado observando, de una forma muy detallada, como si de alguna parte lo conociera, o que su rostro se le hiciera familiar, aunque eso era imposible, pero al final sonrió un poco. Mi madre se había quedado al igual que yo, un poco desconcertada por la forma en que papá veía a Naruto.

-Mucho gusto, mi nombre es Haruno Hizashi, encantado de conocerte-extendió su brazo para saludarlo.

-Soy Naruto, y el placer es todo mío-el acepto el apretón de manos de mi padre.

Después de aquella extraña escena, les conté a mis padres sobre lo que me dijo Naruto, al principio estaban pensativos, debatiendo entre si dejarme ir con aquel chico o mejor no hacerlo. Al fin de cuentas uno nunca sabe cuáles son las intenciones de las personas. Pero sorprendentemente mi padre acepto a dejarme ir con él, diciéndole que quería que me llevará directamente a la siguiente escala del tour, tan pronto como la visita aquel lugar terminará.


--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Salimos entonces del Palazo y seguí a Naruto hasta el estacionamiento de este. Él se acercó a una motocicleta de color negro, me parece que era una Harley Davidson, de la moto saco unos guantes negros y un casco del mismo color, el cual me ofreció a mí.

Mientras yo me colocaba el casco, él se ponía sus guantes y en ese momento, pude observar un anillo adornando uno de sus dedos, pero traía el mismo anillo en el cuello, no sabía cuál era la razón.

-Entonces nos vamos-el encendió el motor de la motocicleta.

Me subí detrás de él y me abrece a su cintura con mis brazos, para sujetarme durante el camino, cuando estuve ya lista, el avanzo por la calle. Yo no estaba prestando atención al paisaje que me regalaba ese viaje, y ni siquiera estaba consciente de la velocidad a la que íbamos.

-El anillo que trae en su mano y en el collar de su cuello es el mismo-pensaba-será que está comprometido… …mmm no lo creo, de ser así porque tendría el ambos anillos y estaría solo por la ciudad, tal vez son un recuerdo de alguien y de algo que le paso-yo seguía exhorta en mis pensamientos sin prestarle atención a nada.

-Hemos llegado a nuestro destino-me dijo sacándome de mi cabeza.

Nunca me di cuenta de cuanto habíamos tardado en llegar, al igual que no me percate del momento en que detuvo y apago el motor de su moto, yo deje de abrazarlo y me baje de ella y el hizo lo mismo. Después de devolverle el casco y de que él metiera este y los guantes de nuevo al compartimiento de su moto, me tomo de la mano, de la misma manera que en el Palazo, y comenzó a caminar.

-Espero que sea de tu agrado este lugar-me dijo sonriendo.

Él me había traído a la iglesia de Santa Margarita o en italiano a la Chiesa di Santa Margherita dei Cerchi. Naruto me contó que esta había sido la iglesia donde Dante se había casado con Gemma, una mujer a la que no amaba, pero que en esta también había conocido a Beatriz, la mujer que le robo el aliento y de la que se enamoró en el instante en que la vio.

Es por eso que esa iglesia era conocida como la iglesia de Dante, en aquella iglesia se encontraba también la tumba de Beatriz, y esta aparte de ser un lugar de reunión de los seguidores del escritor, también era el lugar en donde se daban cita todos aquellos que se encontraban devastados por un amor no correspondido.

Ese día que pase con Naruto fue muy divertido e interesante, me conto muchas cosas que yo desconocía, al final me regresó con mis padres. El viaje todavía duraría unos días más, antes de partir con rumbo a Estados Unidos.

En esos días había quedado con Naruto para conocer más lugares y bueno también para pasar un tiempo con él, ese chico rubio me había gustado desde el primer momento en que lo vi, y bueno cuando hable con él y lo comencé a tratar, debo decir que me paso lo mismo que a Dante con Beatriz, me enamore desde el momento en que lo vi.

Pero algo me dice, que él es diferente a todas las demás personas, que hay un pasado muy largo y difícil tras de él que soy capaz de ver cuando se pone serio, sus ojos reflejan una vida tal vez un poco dura y de alguna forma triste. No parece ser que tenga una historia oscura tras de sí, pero a menos que lo vuelva a ver, no descubriré ese peso que carga en sus hombros.

El día en que debíamos regresar a casa, había llegado por fin, ese día en el que me tendría que despedir de Naruto, aunque espero encontrarme algún día con él, en los Ángeles ya que vive ahí, sería una gran casualidad encontrarlo de nuevo. Ahora recuerdo algo que me dijo.

-Las casualidades no existen, las cosas suceden por una razón, y que el que tú y yo nos conociéramos era algo ya predestinado-lo dijo con mucha seriedad, pero que contrastaba con una sonrisa.

Continuara… …
capitulo 3:
Capítulo 3:

Ese viaje a Italia me había ayudado a olvidar aquellos cambios que mi cuerpo y todo mi ser sufrieron, mi fuerza había aumentado de sobre manera, mi regeneración también había aumentado, ahora mis heridas se curaban con mayor velocidad, y me atrevería a decir, que no moriría por ningún tipo de herida y ni siquiera por desangrarme. No lo había intentado comprobar, pero algo en mi me decía aquello.

También había crecido bastante, de tener una estatura de 1.50 metros, había crecido al menos 18 cm en poco tiempo, aunque supongo que eso es normal, el promedio de crecimiento termina alrededor de los 20 años en las mujeres.
Creo que lo que realmente había desviado mi atención de esos cambios, fue el conocer a Naruto.

Este día comenzaba un nuevo año en la escuela, el segundo año en la preparatoria, a pesar de encontrarnos en Estados Unidos, el nombre de mi instituto era más bien japonés, era el Instituto Konoha, su nombre hacía referencia a la apariencia y ubicación de este, debido a que se encontraba cerca de un bosque y era cubierto por las hojas de estos.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------


Me había levantado temprano, para arreglarme y no llegar tarde a la escuela, la puntualidad era una de las virtudes que tenía, no importa cómo o lo que tuviera que hacer, pero siempre llegaba a la hora. Aunque siempre era la primera en llegar al salón y de alguna forma era muy benéfico para mí, era libre de escoger el lugar que quisiese del salón y también podía apartarles a otros.

Normalmente, nuestro tutor y profesor de historia siempre solía llegar tarde, era un hombre de unos 45 años aproximadamente, pero su apariencia no dejaba notar esa edad, seguramente era porque siempre llevaba una máscara que le cubría la mitad del cara y otra parte de esta era recubierta por una cinta, ocultando así todo el extremo izquierdo de rostro, solo dejando visible una parte de la nariz y el ojo derecho.

Durante el tiempo que lo conocemos, hemos intentado descubrir porque razón lleva todo eso en la cara, pero ningún plan para descubrirlo a tenido éxito, en una ocasión, preguntamos a la misma dirección de las ropas del profesor, pero al igual que nosotros ellos tampoco tenían idea de esto.

Fuese cual fuera el caso, creo que es algo que nunca descubriré. El tiempo corría y las agujas del reloj seguían su camino, poco a poco los alumnos y mis compañeros iban ingresando al salón, yo me encontraba sentada en el medio del cuarto, y con mi mochila en la banca de alado a modo de apartar el lugar.

Los primeros días de clase, siempre preguntaban que habíamos hecho durante las vacaciones y que tal nos lo habíamos pasado, yo quería contar sobre mi viaje a Italia, seguramente a Kakashi, el profesor de historia estaría interesado de saber.

Él era mi vecino, todo lo que yo conocía de historia del mundo me lo había enseñado él, y también fue quien me paso la pasión por esta y sobre todo por ir a ese país. Es por eso que se me llegaba hacer extraño, que siempre llegará tarde, puesto que casi siempre salíamos a la misma hora de casa, supongo que es otro gran secreto de él, que no descubriré.

Ya quedaban pocos lugares vacíos en el salón y el tiempo de llegada se iba haciendo nulo, lo que me preguntaba en esos momentos, era en donde se había metido mi mejor amiga, tenía una idea de donde podría estar y con quien. Ella era una rubia muy bonita, tenía muy buen cuerpo, que a veces me daba envidia, aunque yo realmente no me quedaba atrás en cuanto a ello; ella tenía un novio muy inteligente, pero a la vez era un vago, no sé cómo alguien con tanto intelecto, podría desaprovecharlo haciendo de vago todo el día, pero a pesar de eso era buena gente y nos ayudaba siempre.

Sin más dilación, los vi ingresar al salón en el justo momento en que el timbre sonó, ellos caminaron por entre las bancas, brincando mochilas, balones y otras maletas que algunos compañeros llevaban consigo, hasta que por fin se acercaron hasta donde me encontraba, Ino me saludo con la mano y mandándome un beso, Shikamaru hizo lo mismo, pero sin el beso obviamente y tras despedirse de ella, se fue al final del salón.

-Te ves genial, Sakura, el viaje a Italia sí que te ha caído bien, cariño-ella se acomodaba en su silla, y se acercó un poco a mí para hablar.

-Y que lo digas, ha sido lo mejor que eh hecho en mi vida, y espero regresar-le digo a mi amiga acercándome a ella para darle un leve abrazo-a ustedes, que tal les fue en estas semanas en que estuvimos separados.

-Todo fue genial, la playa estuvo grandiosa-me sonrió ella-aunque para ser franca, no estuvimos tanto tiempo en ella como hubiera querido

Eso otro lo dijo con una sonrisa y tono juguetón, lo cual me había dejado darme cuenta que lo que menos habían hecho era disfrutar de la playa y el calor de esta, y se habían ido durante tres semanas a encerrar a un hotel y gozar de las instalaciones de su cuarto, ese último pensamiento me había hecho sonrojar.

-¿Básicamente, tú y Shikamaru, se fueron a reservar su lugar en el infierno, no?-me había volteado para que no viese mi sonrojo.

Antes de escuchar la respuesta de mi amiga, a mi mente llegó la imagen de unas grandes puertas, que me habían recordado un poco a las de la Porta Romana, pero lo que llegó a mi mente con más fuerza, es aquella frase que se ve en lo alto de estas, “Por mí se va a la ciudad del llanto; por mí se va al eterno dolor; por mí se va hacia la raza condenada: la justicia animó a mi sublime arquitecto; me hizo la divina potestad, la suprema sabiduría y el primer amor. Antes que yo no hubo nada creado, a excepción de lo eterno, y yo duro eternamente. ¡Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!”.

Aquella una de mis frases favoritas de la Divina Comedia, cuál era la verdadera razón por la que se debía perder la esperanza, acaso ninguna persona que la guardará era capaz de atravesar el Infierno y llegar al paraíso, aquello era algo que me podría pasar horas pensando y razonando, pero al quedarme pensando en eso, otra imagen llego a mi mente, la imagen de un chico rubio y esa sonrisa que te cautiva.

-Sí, se podría decir que sí, pero la vida es demasiado corta como para no disfrutarla, no lo crees así-me dijo ella con un tono más serio.

-Supongo que debes tener razón-suspiré-Ino, hay algo que quiero contarte…

Antes de que pudiese seguir, la puerta del salón se abrió, dándole paso al maestro de historia y su siempre extraña vestimenta, pero no venía solo esta vez, sino que a su lado se encontraba un chico de cabello largo, oscuro y ojos negros.

¬-Hablaremos después, cariño-me sonrió y se puso seria.

No sabía que le pasaba, normalmente ella no se comportaría así, no se pondría sería tan rápidamente. Lo normal es que me hubiese sonreído como lo hizo y que dijera una tontería antes de ponerse sería y evitar que Kakashi nos regañará o que tan siquiera nos descubriera, por eso sabía que algo iba mal, acaso aquel chico había atraído toda su atención con tan sólo verlo, eso sonaba un poco loco, ella tenía a Shikamaru, mas no era imposible, ya que me paso a mi lo mismo con Naruto, mas sin embargo yo no tengo novio.

Sin poder evitarlo lleve mi mirada a la parte de atrás del salón y vi que Shikamaru se encontraba igual o más serio de lo que Ino se había puesto unos segundos antes, será que algo había pasado entre ellos tres, que se conocen de antes, o que el pelinegro de peinado de piña, se dio cuenta de la actitud de mi amiga al ver a ese chico.

-Bueno chicos, como pueden ver el día de hoy tenemos un compañero nuevo-él sonrió y fue a su escritorio-preséntate y después toma un asiento para poder comenzar con la clase.

Aquel chico entró por completo al salón y se puso a la mitad de este, se encontraba ubicado entre el escritorio de Kakashi y la primera fila de butacas. Él bajo su mochila y la coloco en el suelo, para después erguirse por completo y acomodarse el cabello que se había quedado en su rostro.

-Mi nombre es Uchiha Sasuke y es un placer conocerlos a todos-dijo con una sonrisa que dejaba ver que se sentía un poco superior a nosotros.

Después de dar su nombre, tomo su mochila, que había puesto instantes antes en el suelo, y comenzó a observar todos los rincones del cuarto, vi como su mirada se había endurecido un poco al posar sus ojos en Ino y después en Shikamaru, para después ponerlos en mí y sonreírme levemente.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Las clases habían terminado sin más complicaciones, pero también sin ningún tipo de incidente, en el que pensé que se verían en vueltos mis amigos y aquel chico, Sasuke. Tan pronto como termino la clase de Kakashi, tuvimos clases también con el maestro Gai, un señor de cejas pobladas, que tenía la misma edad que Kakashi, pero este otro era un loco por el ejercicio, alguien bastante extravagante y excéntrico a decir verdad. Pocos eran los que realmente podían aguantar sus rutinas de horror.

Cuando salimos de las escuela, Shikamaru iba acompañándonos, los tres caminábamos tranquilamente por las calles de la ciudad, de un momento a otro, el pelinegro se detuvo para hablar con alguien y después de eso se despidió de nosotras y se fue hacia otro lado.

-¿No iras con él?-le pregunto a mi amiga, al ver alejarse a su novio.

-No es necesario, ya lo veré luego-me sonrió y tomo mi mano-lo que me interesa en estos momento, es saber cómo te fue en tu viaje, conociste a alguien interesante, cariño-ella estaba también emocionada por saber lo que paso y yo por contarle todo.

Las dos fuimos hacia una cafetería, donde pudiéramos hablar tranquilamente, normalmente íbamos al Starbucks por una taza de café, pero encontramos una nueva cafetería muy cerca de donde estábamos y el aroma café fue la que nos atrajo.

El lugar estaba muy bien decorado, todo estaba de color café, pero con algunos detalles azules un poco oscuros, para darle un poco de seriedad pero a la vez tranquilidad al lugar, nos acercamos al mostrador y pedimos dos capuchinos para después irnos a sentar en una mesa un poco apartada de las demás.

A pesar de ser un lugar que recién abrió, me doy cuenta que les estaba yendo bastante bien, a cada rato se escuchaba el ruido de la campanilla sujeta a la entrada del establecimiento. Era una cafetería italiana ¿Qué porque lo digo?, pues el dueño quien nos había atendido, tenía aquel acento, que me hacía recordar las mejores vacaciones de mí hasta ahora existencia.

¬-Por lo que dices, me doy cuenta que estas muy prendada de aquel chico-me sonreía Ino.

-Era como un ángel-le repito por décima vez-y no sólo lo digo porque me haya ayudado, era realmente muy guapo, Ino.

-Y no tienes alguna foto para comprobar que tan guapo era aquel chico-sonríe medio burlándose de mí.

-Claro que la hay-le digo un poco indignada por burlarse de mí.

Tome mi bolso y lo puse encima de la mesa comenzando a rebuscar en el interior de este, está completamente segura que había guardado una foto de los dos en la bolsa, pero ahora era incapaz de encontrarla. Mientras yo buscaba oí el sonido de la campana y después escuche una voz que se me hizo bastante familiar que se alcanzaba a oír a lo lejos.

Cuando voltee, creyendo que la voz que había escuchado era la de Naruto, no había nadie en el mostrador y quien se sentaba era un chico de cabello oscuro y corto, y bastante escuálido, supongo que confundí la voz y termine asociándola con la de él, justo en este momento en que busco una foto de nosotros.

-Y entonces tienes la foto o no, cariño-Ino me saco de mis pensamientos.

-La eh olvidado, pero te la enseñaré luego-le digo un poco decepcionada.

-No hay ningún problema entonces y hay algo más que quieras contarme o puedo decir yo como me fue a mi…-el teléfono de Ino sonó.

Ella lo tomo y vio que se trataba solamente de un mensaje de texto, no sé qué contendría el mensaje, pero aquello la hizo poner una sonrisa melancólica, pero después se puso sería.

¬-Lo siento Sakura, debo irme rápido-me dijo levantándose de la mesa, me dio un beso-nos veremos mañana en la escuela- y salió del lugar.

Su actitud era bastante rara, y recordé que en el momento en que buscaba aquella fotografía en la bolsa, y la campana sonó, el rostro de Ino cambio muy rápidamente, nadie más que yo se hubiera podido percatarse de ello. De aquella cara que demostraba interés y curiosidad, se convirtió en una de sorpresa y luego de seriedad, pero cambio tan rápido a la otra cara.

Sin pensar más en las cosas, y en la actitud de Ino, decidí salir de la cafetería recordando bien en qué lugar se encontraba, ya que intentaría venir constantemente, no sólo el aroma que desprendía ese lugar era tan delicioso, sino que también el sabor de su café era muy bueno.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Dos personas se encontraban reunidas en el medio de un bosque, debido a la oscuridad que proporcionaban los árboles de este y estando en medio de la noche; donde lo único que le proporcionaba iluminación al cielo eran las estrellas y la luna, no se podía apreciar las facciones y la cara de ninguno, solo sus siluetas podían ser vistas.

-No pensé que ellos dos estarían también ahí-dijo una de las personas.

-Sí, fue realmente una sorpresa verlos-dijo el otro con un serio rostro-cuando entrarás tú como es debido.

-Debo esperar a que ellos hagan un movimiento, sino nunca sabré que es lo que realmente quieren-le dijo también serio.

-¿Entonces tu seguirás escondido mientras yo hago tu trabajo, no?-sonrió mostrando su dentadura blanca.

-Sabes, que yo sigo haciendo mi trabajo, además sigo buscando información que a ti te interesa-le respondió de forma calmada-no te vayas a alejar ni un momento de ella, yo hablaré con ellos entendiste.

-Claro que sí, amigo-le dio un golpe en la espalda y ambos se alejaron de aquel lugar.

Continuara…

Espero que lo disfrutaran, espero venir a actualizar más seguidamente
avatar
dohnarukoto_17
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Femenino Mensajes : 856
Edad : 24
Localización entrenando con naruto-nichan
Nakus 6186
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por aduzumaki el Dom Jul 23, 2017 8:44 am

puedo hacer algunas conjeturas de quienes se encontraron en el bosque y me asalta la duda de porque ino y shikamaru odian a sasuke desde el primer momento que lo vieron bueno sera esperar por el próximo capítulo.
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1008
Edad : 23
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por dohnarukoto_17 el Mar Sep 26, 2017 12:15 pm

Siento no haber podido actualizar hasta ahora. Pero eh tenido problemas con mi computadora y prácticamente no ha sido el mejor mes de todo este año, en mi país, pero espero que esto ayude a quitar un poco de estrés y problemas.

Capitulo 4:
El tiempo fue pasando poco a poco, en un abrir y cerrar de ojos habían pasado ya dos meses de clases. A pesar de aquel primer y extraño día de clases, las cosas se fueron calmando a los pocos días, Sasuke, Shikamaru e Ino se empezaban a llevar bien y los cuatros ya éramos buenos amigos.

Fue después de los primeros tres días de clases que Sasuke se acercó a platicar conmigo, yo estaba con Ino y con Shikamaru en el patio trasero de la escuela comiendo en nuestra hora de descanso. Él se había acercado a nosotros atraído por las risas, y se presentó de nuevo, pero esta vez sin aquella sonrisa de superioridad.

Aquel día también me entere, que efectivamente ellos ya se conocían de hace ya bastante tiempo, y que la razón de aquella actitud en el primer día, fue porque los tres se sorprendieron, de que estuvieran allí. A pesar de que siguen diciendo que la seriedad se debió a la sorpresa, yo sigo pensando que fue otra cosa lo que sucedió y que tal vez ellos no quedaron en buenos acuerdos el día que se separaron.

Pero eso ya daba igual, los cuatro, como bien dije antes; ahora éramos muy buenos amigos, yo me acerque mucho a Sasuke, era bastante serio en ocasiones pero sabía cómo gastar buenas bromas, pero sobretodo, conocía mucho de historia y a veces pasamos muchas horas platicando.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

El verano había termino ya, dándole paso al otoño; aquella época del año, donde las hojas de los árboles se desprenden de estos y caen al suelo, con un color amarillento, cubriendo todos los rincones en donde hubiera árboles.

Estamos comenzando un nuevo mes, siendo ya los primeros días de Octubre. El frío ya comenzaba a hacerse palpable y yo llevaba puesto unos jeans negros ajustados, con unas botas afelpadas del mismo color, una blusa roja y una bufanda también negra para mantener el cuello caliente.

Estaba saliendo ya un poco tarde de la escuela, debido a que me había quedado un rato más en la biblioteca de la escuela, terminando un reporte del laboratorio de química, normalmente las prácticas las hacemos en equipo, pero las investigaciones y bitácoras, siempre son individuales.

Cuando salí de la escuela me encontré a la salida, parado en la entrada del Instituto a mi maestro de historia y vecino, Kakashi-sensei. Él estaba tranquilamente observando como caían las hojas de los árboles, mientras tomaba un poco de café, del vaso que se encontraba en su mano derecha.

-Sakura-chan, no crees que ya es bastante tarde, para que estés afuera de tu casa-me dijo mi maestro antes de darle un sorbo a su café.

-Bueno etto…aun no es tan tarde, además estaba terminando un reporte de química-le digo tomando mi bolso con ambas manos y estando ya a lado de él.

-Qué te parece si te acompaño hasta tu casa, al fin y al cabo somos vecinos-me dijo sonriéndome cálidamente.

-No será necesario, sensei-dijo una voz detrás de nosotros.

De las sombras de los árboles que rodeaban la escuela, salió un chico de cabello oscuro y largo, con ojos del mismo color que su cabello. Era mi amigo Sasuke, que traía su mochila colgando de su brazo derecho, este se acercaba paso a paso hasta donde estábamos nosotros.

-Yo me encargaré de llevar a esta jovencita, hasta su casa, sana y salva-dijo el chico, posando su mano izquierda en mi cabeza y revolviendo mi cabello.

Sasuke era algunos centímetros más alto que yo, si yo tenía una estatura de 1.68 cm que para mi edad ya es bastante, él me llevaba al menos unos 15 cm, era más bajo que Naruto, pero él ya tenía 19 años. En todo el tiempo desde que lo conocí, aun no eh podido olvidarlo y siempre suelo relacionarlo con cosas de mi vida común, como con esto.

-Está bien, sólo no vayan a llegar muy tarde chicos, los veré mañana, no se olviden de hacer la tarea-dijo nuestro maestro.

Se iba alejando poco a poco, hasta que desapareció de mi visión y vaya que esta también había mejorado desde los últimos meses, o mejor dicho desde que cumplí los 16 años. Sasuke se había quedado a mi lado, quieto al igual que yo, para después comenzar a moverse.

-¿Acaso te vas a quedar ahí, o piensas venir conmigo?-me pregunto Sasuke con una ceja levantada.

-Ya voy-le digo, mientras emprendo la carrera para acercarme-y a donde vamos a ir.

-Te parece si pasamos por un café antes de llevarte a casa-me sonrió-la verdad se me antojo el que traía Kakashi-sensei.

-Me parece genial-le sonrió para caminar a su lado.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Por alguna razón extraña, todos mis amigos e inclusive Kakashi-sensei, se habían ofrecido para acompañarme a mi casa en los últimos días. Lo más raro era que me dejaban justo en la entrada de esta y no se marchaban de ahí hasta que yo estuviese dentro y a salvo de quien sabe qué y me despedía por la ventana que daba a la entrada.

También mis padres habían comenzado a comportarse de forma extraña, me habían impuesto llegar a la casa temprano, antes de que estuviera completamente oscura la calle, que para estas fechas; la calle terminaba oscureciéndose alrededor de las 6:30 pm.

Ya no me dejaban salir al jardín a apreciar las estrellas y la luna, que en este mes se veía tan genial; debido a que se encuentra más cerca de la Tierra, lo cual le da un tamaño más grande, y se ve más iluminada. Ahora sólo podía contemplarla desde la ventana de mi habitación.

También Ino me había dejado de invitar a las fiestas, que los chicos suelen hacer en las noches durante estas épocas, preparándose lentamente para la fiesta de Halloween, si me llegaba a invitar a una, siempre salíamos antes de que oscureciese y junto a Shikamaru y Sasuke como escolta personal.

Esta situación, comenzaba hartarme poco a poco y más al no conocer la razón por la que actuaban así, incluso en las noches, sentía como si alguien estuviera haciendo guardia en el techo de mi cuarto, cuidándome para que nada malo me pasará, creo que de tanta sobreprotección, me estaba comenzando a volver loca.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

En una sala se encontraban reunidas varias personas, la mayoría de ellos vestían de colores oscuros u opacos y se podían ver algunos tatuajes en sus brazos, hombros y a lo largo de sus cuellos. Dentro del lugar se apreciaba una barra donde descansaban varios vasos, con líquido de extraña procedencia en su interior y se alcanzaba a escuchar un poco de música a lo lejos.

¬-Se está acercando cada vez más esa fecha-dijo una de las personas en la sala.

-Sí, y la chica ya está lista-dijo otro sujeto con una sonrisa.

-Esta vez, si podremos hacernos con el cuerpo de uno de sus familiares-dijo otro bebiendo de un vaso-será lo mejor.

-Aún no puedo creer como su hijo se nos escapó-menciono uno enojado-cuando lo encontramos fue demasiado tarde como para poder poseerlo.

-Quien pensaría que se había atrevido a hacer un juramento en donde daba su vida-habló dejando su vaso en una mesa-de esa forma ya no merecía la pena intentar someterlo.

-Pero su hija será un gran trofeo, la nieta de aquel salvador-murmuró otro sujeto-no puedo esperar más para hacerla jurar y a hacerme con su cuerpo.

-Vamos, vamos, ninguno de ustedes se quedará con ella, porque es mía, mi presa-dijo otro con una mirada de superioridad.

-Todo el mundo sabe, que tu no serás capaz de hacerte con ella, eres el peor de nosotros-se burló uno de ellos haciendo reír a los demás.

-Deben tener cuidado, les recuerdo que nosotros no somos los únicos, que intentarán hacerla jurar-menciono uno que se encontraba sentado escuchando todo-vendrán de todas partes y si quieren una oportunidad, les sugiero que intenten hacerlo antes del inicio del Jeshvan o de lo contario tendrán mucha competencia, aunque yo seré el ganador al final-comenzó a reír como loco.

A las afueras del lugar, un joven vestido con una chamarra de cuero y que tenía un gorro, el cual cubría el color de su cabello y su cara, comenzaba alejarse lentamente del edificio. Este era un bar, en que los chicos podían ir a divertirse y escuchar música, de bandas que apenas comenzaban con su carrera musical.

Su caminar era lento, pero firme. A pesar de estar en la calle a las altas horas de la noche, caminaba tranquilamente sin temor a que algo malo le sucediese, ya que el sería la persona con la que a nadie le gustaría encontrarse. Se fue acercando lentamente a una zona residencial, tras haber caminado ya medía hora, desde aquel lugar de mala muerte.

-Las cosas están comenzando ya, será mejor que me acerque, por fin ha llegado la hora-dijo con sonrisa.

El chico alzo la cabeza, el observaba una casa y se acercaba poco a poco a esta, de un brinco se colocó en el techo y se recostó en este, para poder observar las estrellas. La luz que proporcionaba la luna, dejo a la vista unos ojos azules y un poco de cabello rubio, que se salió del gorro y descansaba en la frente del chico.

Continuara… …

Capitulo 5:
Capítulo 5:

Una vez más me encontraba en la biblioteca de la escuela, esta estaba abierta al público, podían ingresar chicos que no estudiasen aquí y también cuando las clases habían terminado y la escuela ya se encontrara cerrada.

Normalmente las prácticas que uno tiene en los laboratorios suelen ser divertidas y emocionantes, aprendes mucho acerca de los procesos que se deben de hacer para poder conseguir un producto, para probar alguna ley de la física o simplemente para conocer cosas referentes al cuerpo humano como el funcionamiento de los sistemas y de las células que se encuentran dentro de nosotros.

Lo malo de esto, eran los reportes que se debían hacer, para conocer los procedimientos y algunas otras formas en cuanto al cómo realizar los procesos o la experimentación en sí. Yo siempre terminaba viniendo a la biblioteca para realizar esa investigación, mientras que Shikamaru era capaz de hacerlo con lo poco que leía en Internet, y alguno de los conocimientos que tenía, Ino terminaba copiando la información de su novio, resumiendo un poco la de él y bueno Sasuke, a pesar de ser también inteligente, aunque no al nivel de genio que poseía Shikamaru, terminaba copiando siempre lo que yo hacía, y a pocas horas de que tuviésemos que entrar al laboratorio.

Seguramente esos tres se encontraban haciendo cosas mucho más divertidas, de lo que yo estaba realizando. Shikamaru e Ino, habían salido rápidamente tan pronto como el timbre había sonado, y Sasuke debería estar con aquella chica, que hace unos días conoció cuando salimos del cine.

Era una chica de cabello oscuro largo y de buen cuerpo. De algún modo, no podía evitar pensar que ellos se encontraban realizando aquel acto, en el que dejan escapar toda la sensualidad y lujuria que poseen en sus cuerpos. Un acto que te lleva a uno de los nueve círculos del infierno, en donde los demonios y carceleros de ese lugar, se encargan de torturar tu cuerpo, sólo por haber tenido sexo.

Aunque también depende de qué tipo de sexo sea, bueno eso creo yo. Supuestamente el sexo sería la unión de dos seres demostrándose el amor profundo que sienten el uno por el otro, mientras que la otra sería aquel acto carnal en el que se intenta saciar el calor y las ansias del cuerpo por sentir un poco de placer y contacto humano.

Si de alguna forma yo pudiera estar cerca de Naruto, con gusto me iría al infierno y cumpliría cualquier tipo de pena o castigo, sólo por poder tenerlo a mi lado, besando aquel cuerpo duro como roca y sintiendo su piel rozando la mía, mientras nos entregamos el uno al otro sin ningún tipo de ataduras… … pero en que estoy pensando, debería dejar de juntarme con aquellos tres pervertidos, que se han metido ya a mi cabeza, con todas sus historias de aventura y desenfreno, y aunque el único que nunca habla de eso es Shikamaru, con lo que dice Ino es más que suficiente.

Este día mis padres habían salido de la ciudad y al parecer también mi vecino, por lo tanto todos habíamos salido antes de la escuela, mientras mis amigos se habían ido a quien sabe dónde, y hacer lo que creo que hacían, yo me había quedado sola y sin compañía para regresar a casa.

Con mis padres afuera, no habría quien se pudiera percatar de yo llegará tarde a casa, y ellos no regresarían hasta dentro de dos días, así que tan pronto yo salí de la escuela, me fui a caminar por la ciudad. Decidí ir al centro comercial a ver varias tiendas de ropa y ver si me animaba a comprar algunas cosas.

El día de hoy tendría una tarde, solo para Sakura, en la cual compararía cosas que necesitará y posiblemente también llevaría cosas, sin saber cuál es su función y no saber si las ocuparé en algún momento.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

La tarde en el centro comercial, había sido de lo más productiva, logre comprar algunas blusas y suéteres para la temporada de frío que ya había comenzado. También pude conseguir un nuevo par de zapatos para invierno, compre además unos audífonos que me ayudarían a mantener mis orejas calientes, mientras yo disfruto de mi música e ignoro a mi mejor amiga cuando sea necesario, y bueno un sin número más de artículos, entre ellos un poco de comida, para los otros dos días en los que estaría sola.

Cuando hube terminado con las compras, comencé a caminar hacia mi casa, cerca de ella se encontraba mi nueva cafetería favorita, y tenía planeado pasar por un café y disfrutarlo en mi andar hacia mi hogar.

En estos momentos estaba atravesando uno de los parques que se encontraba muy cerca de mi casa, iba muy metida en mi cabeza, pensando en que cosas haría con lo que compre; y que comería tan pronto llegara a la seguridad y calidez que me brinda mi hogar, que no me di cuenta de que choque contra algo que se encontraba muy firme y a mi parecer sujeto al suelo.

Se debería tratar seguramente de un árbol o un poste de luz, que se metió en mi camino y que por mi falta de atención no logre evitar, pero de ser eso, entonces porque sentía como unos fuertes brazos me atraían de nuevo hacia el frente, evitando con esto mi caída al suelo, y el choque de mi cuerpo con el pavimento evitando también el ruido que mis cosas harían al tocar el suelo.

-E 'bene signorina-dijo la persona que me había detenido.

Esa voz se me hacía muy familiar yo la conocía, había pasado un tiempo con el portador de tan magnifica voz, además de que también en algunas ocasiones había soñado con encontrarme de nuevo con el dueño. Sabía muy bien que esta vez mi cabeza no estaba jugando conmigo y rápidamente abro mis ojos, que se cerraron por un acto reflejo, y frente a mi aparece la imagen de un chico de ojos azules y rubios cabellos que descansan muy cerca de sus ojos.

-Naruto, eres tu-le digo muy emocionada y abrazándolo fuertemente.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Me encontraba sentada frente a una mesa, en donde descansaban mis brazos mientras yo frotaba mis manos a través de los guantes que tenían cubiertos mis dedos y el resto de mis manos. El lugar enfrente de mí se encontraba vacío en estos momentos debido a que la persona que minutos antes se encontraba ocupando aquel lugar, se había levantado para ir el mismo por nuestros cafés.

Cuando me separe del abrazo en que me vi envuelta, y que yo misma inicie, por la sorpresa y alegría de volver a ver a Naruto, me sonroje un poco por ello mientras que el chico simplemente sonreía al verme, fue el mismo quien me invito a tomar un café; trayéndome aquí, para poder platicar de lo que habíamos hecho en los últimos meses.

De alguna forma habíamos llegado hasta la cafetería, a la que me iba a dirigir antes de haber chocado contra Naruto, siempre la nombró pero nunca eh dicho cuál es el nombre de esta. El lugar tenía un nombre fácil de recordar y que iba muy acorde con el sabor de su café, se llama buon caffè, que en inglés o español quiere decir buen café.

En ese momento, Naruto venía hacia la mesa y en sus manos traía dos tazas de un rico y humeante café, pero antes de que el siquiera llegará a la mesa en donde yo estaba sentada, una señorita lo detuvo y habló con él, le sonrió y se fue a sentar a una mesa alejada de donde yo estaba.

Porque esa chica se había acercado así a Naruto, y porque él no había hecho algo más que sólo asentir a lo que le dijo y sonreír de una forma tan amigable, acaso aquella chica tenía algo que ver con mi rubio amigo italiano y por el cual yo estaba perdidamente enamorada, el comenzó de nuevo a caminar y otra chica, una rubia, ahora, habló con Naruto, y el hizo lo mismo que con la otra chica, solo asintió y le sonrió.

Yo estaba extrañada y furiosa a la vez, acaso aquel chico que conocí, a quien le dije que era como mi ángel guardián, no era más que un chico italiano, con cara bonita, buen cuerpo, con acento que derretiría a cualquiera, un galán rompecorazones que sólo busca robar suspiros y miradas por el lugar por donde camina, sería como Sasuke acaso.

-Lamento la tardanza, pero hoy está lleno el café, ángel-me dijo con ternura.

-Sí, me doy cuenta que está bastante lleno-le digo sin el menor interés.

Su cara cambio, de tener una bella y tierna sonrisa, se puso serio y levanto una ceja, viéndome directamente a los ojos, yo no había reparado en cómo me había llamado. Después de haber visto como le había sonreído aquellas chicas, pensé que sólo era una forma de llamar mi atención, un simple apodo que carecía de sentido y por sobretodo de cariño. Puede que yo me hubiese enamorado de alguien que sólo busca diversión, alguien que se iría al infierno por la lujuria y la pasión, carente de cualquier sentimiento como amor.

-Te pasa algo, ángel, te vez un poco extraña mmm…bastante seria-me dijo con un poco de preocupación.

-No, estoy perfectamente bien-le digo tomando la taza que había dejado en la mesa-porque no vas con aquellas chicas, se ve que te están esperando.

-Está bien, prometo no tardar mucho-me dice y se aleja-disfruta del café, ángel.

Que es lo que le pasa, de alguna forma la imagen que yo me había hecho de Naruto estaba desapareciendo, aquel chico no se comparaba en nada con este. Él carecía de cualquier atisbo de vergüenza, se supone que me había invitado y traído aquí para platicar, pero en vez de eso, y aunque lo haya hecho porque se lo dije, se fue con aquellas chicas y todavía esperaba que disfrutará del café, después de que mi corazón de alguna forma se estaba desmoronando.

Yo no podía seguir más tiempo en aquel lugar, viendo como coqueteaba con otras mujeres, tal vez él y yo no éramos nada sentimentalmente hablando, solo amigos. Es más ni siquiera podía decir que éramos amigos, solo simples conocidos, que se habían reencontrado después de dos meses. Pero yo si me había enamorado de él, fue algo a primera vista y que nunca pude soltarle, aunque posiblemente me hubiese rechazado, o sólo me habría querido para una aventura de una sola noche y después me hubiese votado.

En ese instante yo estaba a punto de levantarme de la mesa, cuando lo veo aparecer de nuevo, pero esta vez, traía una charola y en esta venían varias tazas de café, algunos platos con pasteles, galletas y vasos grandes donde se podía ver el café, la leche y la espuma, de un capuchino recién hecho.

-Lamento la demora, señorita, pero sólo estamos mi amigo y yo el día de hoy, espero que disfrute el café-le sonrió.

Tan rápido como había llegado aquella mesa, se apartó y fue a otra, en la cual se encontraba una de las chicas a las que vi cómo le sonrió, el dejo dos tazas de café y un plato con dos rollos de canela y se retiró. Cuando me volteo a ver, pude ver como la sonrisa que les daba a las demás se había ensanchado con tan sólo verme a mí y en ese justo momento me di cuenta de lo que imaginación había creado.

Una historia donde aquel chico solo le sonreía a las chicas, para conquistarlas, en lugar de imaginar que la razón por la que era atento, amable y sonreía, era realmente porque estaba trabajando y debía ser amable con los clientes.

Un gran sonrojo se había instalado en mi cara, sentía como se ponía caliente poco a poco y no me hubiera sorprendido que mi cabeza desprendería un hilo de humo, al igual que de mis oídos por la pena que sentía al tener una imaginación tan sucia. Antes de que Naruto me viese, voltee el rostro, me senté de nuevo en la mesa y bebí todo el contenido de mi taza de golpe, yo no intente ver a Naruto pero sabía que él tenía una sonrisa en su cara, no creo que el imaginará la historia que me había creado, pero se reía, tal vez no me voltee a tiempo para ocultarle mi sonrojo.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

-Lamento haberme tardado, ángel-se acercó a la mesa donde me encontraba y sentó al frente mío-el dueño salió de la ciudad y sólo estamos un amigo y yo atendiendo el día de hoy.

-Enserio trabajas aquí-le digo sin poder creerlo-yo vengo muy seguido por aquí y nunca te había visto.

-Enserio-me sonrió-debe ser porque yo trabajo en las mañanas y en la noche, cuando salgo de la universidad-tomo mis manos y le dio un beso a cada una-me gustaría verte más seguido.

El momento era mágico y yo me sentía completamente feliz, ese chico era realmente dulce, tierno y romántico, al tomar mis manos y besarlas. Nada comparado a lo que mi imaginación y miedo habían creado. Creía que nada podría romper aquel momento, pero creo que hable demasiado pronto, porque un chico de cabello negro, corto y de piel muy pálida se acercó a nosotros.

-Ya término tu turno, amigo-le dijo el chico.

-Genial-dijo feliz Naruto-Sai, ella es Sakura, Sakura él es mi amigo y compañero de tortura de hoy, Sai-me presento y salude al chico, mientras este me sonreía-estas seguro que podrás con el lugar.

-Sí hombre, no te preocupes por eso, sólo media hora más y cierro-le dijo el pelinegro que se tuvo que ir al ver como una chica se acercaba al mostrador.

-Entonces ángel, me dejaras acompañarte hasta tu casa-él se había levantado de la mesa poniéndose a mi lado y estirando su brazo en mi dirección.

-Claro que sí-le sonrió y pongo mi mano encima de la suya para levantarme.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Durante los siguientes días de aquella semana, había ido a buon caffè para visitar a Naruto y platicar con él, siempre llegaba alrededor de las 6:00 pm, saludaba a Sai y me iba sentar a una mesa cerca del mostrador. Ya cuando habían transcurrido alrededor de 5 minutos desde las 6 en punto, llegaba Naruto a la cafetería, me saludaba siempre con una sonrisa y se iba a poner su delantal de mesero.

Ahora entiendo cuál fue la razón por la que me confundí e imagine todas esas cosas, el día en que lo volví a ver, a Naruto se le había hecho un poco tarde y cuando llegó al café, en lugar de ponerse el delantal y comenzar a trabajar, se había quedado un pequeño rato conmigo y fue por eso que mi imaginación trabajo tanto ese día.

Naruto era ahora el que me había acompañado los últimos días hasta mi casa, y mis padres se habían quedado de alguna manera tranquilos al saber que él me llevaría o que me llevaba de regreso a la casa, ya cuando la noche había llegado a la ciudad.

Ese día había llegado mucha gente a la cafetería, seguramente atraída por el aroma a café, pero también en busca de algo caliente para tomar y calentar un poco el cuerpo que el clima había enfriado. A pesar de aun no ser invierno, el frío estaba demasiado fuerte y las fuertes corrientes de aire que se daban en los últimos días, solo intensificaban el frío que ya había en el ambiente.

Yo había llegado temprano aquel día al igual que Naruto, y era tal la cantidad de trabajo que había que le dije a mi rubio amigo que no se preocupara, que ese día yo me iría a casa sola, al fin y al cabo el sol aún no se metía completamente y eso proporcionaba luz extra a la ciudad que era iluminada lentamente por las farolas en la calle.

Él no quería dejarme ir, pero le prometí que sería muy cuidadosa y que nada me pasaría, además que le dije que lo llamaría en cuanto estuviera en mi casa, para que no se preocupará.

Fue así como salí de aquel establecimiento con rumbo y dirección a la zona residencial en donde vivía con mis padres, por las calles se veían a los niños caminando al lado de sus padres y a chicas caminando agarrando por la mano a sus novios, todo estaba realmente tranquilo ese día. Caminaba por una intersección que ya había sido tomada por la noche, y que no era iluminada por ninguna farola, dejándola en una total oscuridad, muy cerca había un callejón que se encontraba en la misma situación que aquella intersección.

En un momento, todo parece detenerse, no había ningún ruido en la calle parecía ser un lugar olvidado por la mano de dios, hasta que el ruido de unas pisadas llega a mis oídos, al voltear soy capaz de observar como un grupo de chicos vestidos completamente de negro, se acercan lentamente hasta donde me encuentro yo.

-Que haces solita por aquí, lindura-me dijo uno de los chicos de ese grupo que se fue acercando cada vez a mí-este no es lugar para que una chica tan guapa este paseando y menos en la oscuridad.

-Deja de jugar con ella, y tráela de una vez aquí con todos nosotros, Javier, que también queremos divertirnos-dijo con una sonrisa que dejaba ver toda su dentadura.

-No desesperen chicos-dijo aquel chico al que habían llamado Javier-entonces amor, vendrás con nosotros para divertirte, no es así.

Yo no podía moverme, el miedo me tenía completamente paralizada y se intensifico más, cuando aquel sujeto comenzó a acariciar mi mejilla izquierda un su dedo índice, pasándolo después por mis labios.

-Vamos amor, te divertirás mucho con nosotros, y haremos juramentos muy divertidos, que tu disfrutaras seguramente-me sonrió.

Javier tomo una de mis manos comenzando a jalarme con dirección a su grupo de chicos, yo sólo podía moverme puesto que el me jalaba, a pesar de que mi mente me dice que corra y me aleje de ellos, mi cuerpo simplemente no reacciona. Ya estando muy cerca de los demás chicos, veo como una sombra se para en medio de Javier y de mí, y tira de mi cuerpo en dirección contraria a la de él para alejarme de esos chicos.

-Déjenla en paz, ella no ira a ningún lugar con ustedes-dijo el chico que me había salvado.

Al frente de mí se encontraba Naruto, él estaba muy serio y se veía enojado, no podía notar ningún tipo de sentimiento referente al miedo o tan siquiera un poco de temor, en sus ojos solo podía observarse coraje y un poco de odio por querer hacerme daño.

-Apártate de aquí chico, la cosa no es contigo-dijo Javier sonriendo.

Ellos no habían visto a Naruto, ya que él tenía agachada la cabeza evitando así el contacto visual y provocando con esto que ninguno de ellos supieran la identidad de mi amigo. Él se acercó lentamente hacia a mí y me abrazó para así aminorar el miedo que sentía en esos momentos.

-Sakura-chan… …ángel, escúchame bien-murmuraba cerca de mi oreja-debes correr y no mirar atrás, yo estaré bien, me encargaré de ellos, pero para eso necesito saber que tu no estarás a su alcance-su voz era calmada pero en el interior sabía que estaba un poco preocupado.

Sin esperar a que yo pudiera reaccionar a lo que dijo Naruto, uno de los amigos de Javier se lanzó para golpear a Naruto, pero este se volteo rápidamente tomando el puño de aquel chico en su mano, doblo su brazo torciéndoselo y golpeo con una patada su estómago haciendo que el chico se arrodillará.

Después se irguió completamente, dejando a la vista su rostro y sus ojos azules, los otros chicos se sorprendieron de verlo, como si lo conocieran o hubiesen visto antes, pero no corrieron. Otros dos chicos se lanzaron para atacar a Naruto, pero solamente eran una distracción, de atrás se alzaba otro chico un poco más alto y fuerte que se disponía a golpear al rubio.

Pero aquel golpe nunca llegó, ya que un chico de cabello largo y oscuro, vestido con una camiseta blanca y una sudadera negra se había interpuesto, cuando el volteo, pude ver claramente quien era. No era nada más ni nada menos que mi amigo Sasuke.

-Sakura, debes irte de aquí, yo lo ayudaré a acabar con estos sujetos-dijo un serio y enojado Sasuke.

-No dejen que la Nephil escape-grito Javier haciendo contacto visual conmigo.

Pero este fue roto, cuando Naruto se alzó completamente evitando así que Javier pudiese verme, se paró de nuevo enfrente de mí y Sasuke rápidamente se colocó a su lado. A pesar de que ellos eran el triple de sujetos, confiaba en que ellos podrían ganarles, me comencé a alejar del lugar, corriendo rápidamente hacia mi casa, y rezando porque Sasuke y Naruto me alcanzaran.

-Hagamos esto, Azrael¬-dijo Naruto poniendo una mano en el hombro de Sasuke.

-Te eh dicho que ya no uses ese nombre-dijo Sasuke enojado con Naruto.

Continuara… …
Espero que les guste
avatar
dohnarukoto_17
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Femenino Mensajes : 856
Edad : 24
Localización entrenando con naruto-nichan
Nakus 6186
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por aduzumaki el Miér Sep 27, 2017 2:02 pm

Genial los capítulos estoy ansiosa por la continuación con ese nombre Azrael me has dejado emocionada por saber cómo desarrollaras la historia y porque Sakura es tan importante.
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1008
Edad : 23
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por CerezoIntenso el Dom Oct 01, 2017 6:31 pm

hola aquí tienes una nueva lectora...tu historia esta incre, muy buena y el trama es tanto interesante como perfectamente llevado hasta ahora.

Debo confesar el que AMO este tipo de historias, y más, cuando el narusaku es quien la protagoniza.

Espero pronto el siguiente capitulo y que sigas escribiendola, saludos!
avatar
CerezoIntenso
Chunnin
Chunnin

Femenino Mensajes : 301
Edad : 21
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por dohnarukoto_17 el Vie Nov 17, 2017 4:24 pm

Hola chicos espero que disfruten de estos capítulos.
Cuídense mucho.

Capitulo 6:
Yo seguía corriendo por las calles de la ciudad sin parar ni un momento, cada vez me acercaba más a mi hogar, y hasta que no estuviera cerca de este no me detendría ni un segundo, ni cambiaría la velocidad a la cual iba corriendo.

Tenía muchas dudas y preguntas rondando en mi cabeza, como fue que Naruto supo que yo estaba en peligro, acaso me había seguido debido a que estaba preocupado de que me pudiese pasar algo. Como fue que Sasuke me encontró, durante el tiempo en que estuvimos en la calle, no pude ver a nadie conocido, tal vez el llego por pura casualidad. Pero de ser así cómo es que conocía a Naruto.

Desde el momento en que me reencontré con él, nunca se lo presenté a ninguno de mis amigos, ni siquiera a Ino, que la consideraba como una hermana. Además Naruto había llamado a Sasuke con otro nombre que nunca había escuchado antes o era acaso que mi amigo tenía un segundo nombre que yo no conocía.

Pero sobre todo a que se referían esos chicos con lo de los juramentos y porque razón me llamaron por ese extraño nombre, Nephil, nunca en mi vida había escuchado algo como eso, sería que era una nueva palabra de moda, que las bandas o pandillas estaban ocupando ahora. También me pareció raro, que los chicos se sorprendieran de ver a Naruto, que acaso ahora todo el mundo lo conocía y sabía quién era, sin que yo se lo hubiese presentado a nadie, ni publicado alguna foto, en la que me encontrase con él, en mis redes sociales.

Mis ojos comienzan a divisar varias casas pintadas de diferentes colores, y todas y cada una de ellas se me hacían completamente conocidas, poco a poco estoy llegando al lugar residencial donde vivo y a lo lejos mi mirada se posa en una casa, con pintura blanca en las paredes y algunos detalles rojos en partes del techo y la cornisa.

Al ver mi casa, algo me dice que estaré segura ya y que nada me podrá pasar, mis facciones comienzan a relajarse poco a poco, y la velocidad con la que corro también comienza a descender de momentos, hasta que me detuve por completo al encontrarme frente a la puerta de la entrada.

Tome la perilla de la puerta y comencé a girarla, aunque por el nerviosismo y terror de lo que me había pasado minutos antes, falló al intentar abrir esta. Cuando me encuentro dentro de la casa, veo varias lámparas prendidas, pero en la casa no había ningún tipo de ruido ni movimiento, así que de inmediato voy a la cocina, si mis padres salieron a algún lado, seguramente me dejaron una nota ahí como siempre solían hacer.

Al entrar a esta, soy capaz de divisar una hoja encima de la barra, donde a veces llegábamos a comer, que era muy rara vez y siempre cuando mis padres tenían flojera de sentarse a la mesa, cuando llegábamos de viaje o simplemente cuando ellos estaban fuera de casa y me quedaba ahí sola.

“Sakura, hija, tu padre y yo salimos a cenar a la calle, no sabemos a qué hora vamos a llegar, pero te dejamos la comida en el refrigerador, disfrútala y cena rico mi amor, te quiere tu mamá.

Si necesitas algo, pídele ayuda a Kakashi-san y a Rin-san, aunque no tenemos planeado tardarnos mucho.

Pd: después deberás contarme que tanta cosa te traes con ese chico, Naruto, es muy guapo hija.”

De alguna forma, la pequeña posdata que dejo mi madre, me hizo olvidar un poco todo lo que había pasado, mi madre y yo teníamos dos tipos de relación, éramos madre e hija, pero a la vez buenas amigas, nos contábamos casi todo. Y pues yo después de lo ocurrido en Italia no le había contado nada más acerca de Naruto, aunque cada vez que yo iba a salir con él, mi madre siempre me recordaba, que él era muy guapo y que no lo dejase escapar, aunque esto terminaba molestando a mi papá y a mí me hacía sonrojar.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Ya había pasado un rato desde que me aleje de Naruto y Sasuke, y me estaba preocupando por su seguridad, a lo mejor ellos habían podido ganarles a los amigos de Javier, pero si después otros chicos se acercaban e intentaban hacerles daño, ¿ellos tendrían la fuerza para defenderse y ganarles también a ellos?

O a lo mejor, ese tipo tenía más amigos y al ver que Naruto y Sasuke los estaban apabullando decidió llamarlos para darles su merecido a ellos, y en estos momentos se encontraban tirados en el piso y gravemente heridos. Desde el fondo de mi corazón intentaba verle un lado positivo a la situación imaginando que unos chicos como esos nunca podrían contra mi Naruto, mi salvador y mi ángel guardián, y mi amigo Sasuke, Azrael o como quisiese que se llamará.

En eso, alcanzo a escuchar el timbre de la casa y me levanto inmediatamente del banco en el que me encontraba sentada. Al llegar a la entrada y abrir la puerta veo a los chicos en los que hasta hace unos instantes habían estado llenado mi cabeza, al preguntarme y preocuparme por su salud y bienestar.

Cuando los pude observar bien, me percaté de lo cansados y sucios que ambos se veían, sin esperar una pregunta o cualquier otra cosa, los invite a pasar a la casa y ellos se sentaron en los sillones de la sala.

-Ángel, que bueno que te encuentras a salvo-dijo el rubio quitando toda la preocupación que sentía.

-Sí, no sabes lo preocupado que estaba Dannael por ti-dijo ahora el pelinegro con una sonrisa traviesa adornando su rostro.

Acaso aquel era el día de confundir y llenar de dudas a Haruno Sakura, porque de ser así nadie me había avisado para que tan siquiera me hubiese preparado. No había salido de las dudas en las que Javier y Naruto me habían metido hace unos momentos, para que ahora, Sasuke me diera algo más en lo que pensar. Quien era aquel Dannael y yo que tipo de relación tenía con ese sujeto como para que se preocupara por mí.

Al parecer, Naruto se había dado cuenta de la situación tan desconcertante en la que me encontraba, ya que no hizo más que soltar un suspiro lleno de cansancio y se acercó a mí para después tomar mis manos entre las suyas.

-Ángel, sé que en estos momentos debes tener demasiadas dudas, y comenzare a respondértelas una por una-me dijo con un tono calmado y con una mirada dirigida a Sasuke, que mataría a cualquiera con tan sólo verla.

-Dime entonces quien es ese Dannael, que Sasuke menciono-le digo lo más calmada que puedo.

-Dannael no es nadie más… …más que tu ángel guardián-me respondió lo más calmado que pudo-y mi verdadero nombre, así que básicamente yo soy tu ángel guardián o de la guardia, como prefieras decirlo.

Vaya que aquella respuesta me había sorprendido de tal manera, que si no me encontrara en estos momentos sentada, me habría terminado cayendo por la impresión. En su momento yo llegue a ver a Naruto como mi ángel guardián, pero nunca me podría haber imaginado que realmente lo era.

-Vaya... ...esa respuesta sí que no me la esperaba-mencione de la forma más calmada que pude al enterarme de aquello-ahora bien, te importaría aclararme la duda, de porque aquel sujeto me llamo con ese extraño nombre.

-Te refieres a lo de Nephilim, no es así-me dijo manteniendo la calma.

-Si a eso mismo y ya que entramos en esto de responder a mis dudas, porque llamaste Sasuke, Azrael-le dije exigiendo una respuesta.

-En cuanto a lo primero, debo decir que la historia es bastante larga así que esperó que tengas tiempo para escucharla toda, y lo de Sasuke, te lo diré cuando termine de contarte esto-suspiro con cansancio.

=======Narración de Naruto======

Verás, en la antigüedad no existían más cosas que lo eterno, y con esto me refiero al infierno, al cielo, a los ángeles y por supuesto a Dios mismo.

Con el tiempo y paso a paso, Dios fue creando el universo y posteriormente la Tierra y con ello toda la vida que hay en este planeta, se dice que solamente tardó alrededor de 6 o 7 días en realizar todo eso.

Cuando la Tierra fue terminada de construir, Dios le entregó al hombre y posteriormente a la mujer este lugar, los había llevado a vivir aquel sitio mejor conocido como los jardines del Edén, en donde Adán y Eva podrían vivir sin ningún tipo de preocupaciones. Pero tras haber sido traicionado por ellos termino exiliándolos de aquel paraíso.

Tiempo después de que Adán y Eva fueran exiliados, ellos comenzaron a reproducirse y tener hijos, y sus hijos hicieron lo mismo, dándoles paso a los primeros pobladores de la Tierra. Pero al igual que la Tierra tenía sus pobladores, los humanos, el cielo también era ocupado, pero por los ángeles.

Estos últimos, terminaron siendo atraídos por las mujeres humanas, provocando con esto que un grupo de ángeles descendiera a la Tierra y terminaran uniéndose en aquel acto carnal, que le daría la vida a una nueva raza o especie mejor conocida como Nephilims o gigantes.

Cuando aquellos ángeles, que habían bajado a la Tierra, decidieron regresar a sus dominios en el cielo, Dios los castigo por haber bajado porque con ello habían desobedecido las leyes y reglas en aquel lugar, por tanto decidió arrancar las alas de aquellos ángeles, ya que si ellos habían descendido a la Tierra, no era por otra razón más que porque deseaban ser hombres también.

Hubo un momento en que los gigantes, humanos y los ángeles caídos comenzaron a tener problemas y los Nephils se comenzaban a creer una raza superior, esta forma de pensar que tenían dio paso al casi exterminio de los hombres. Puesto que creían que al ser hijos de ángeles ellos mismos eran los que debían gobernar la Tierra.

Con este hecho y por algunos otros problemas más, Dios le encomendó a Noé la creación de una barca, que pudiera soportar una gran cantidad de agua y que tuviera además la capacidad de llevar en su interior a dos animales de cada especie.

Cuando esta estuvo terminada, el cielo se cubrió de tinieblas y el agua comenzó a descender en forma de una poderosa tormenta, que tenía como función llenar cada rincón del planeta con agua para lavar toda la sangre que se había derramado, así como exterminar todo el mal de la Tierra y limpiar de toda culpa, envidia y necedad el lugar en que su pueblo y gente viviría por el resto de sus días.

El agua que cubrió todo el planeta arraso y acabo con la vida de muchas personas, mas sin embargo no fue capaz de acabar con los Nephils y con los ángeles caídos, pero ayudó a cambiar su forma de ver las cosas, ahora en lugar de intentar ser los únicos gobernantes de la Tierra, se convirtieron en sus protectores y aprendieron a vivir en armonía con los hombres.

Pero a pesar de que ellos llegaron a cambiar, la vida les pondría un nuevo problema, un nuevo enemigo que no eran más que sus propios creadores o antepasados. Los ángeles caídos, carecían de los sentidos del tacto y el gusto, al no poseer un cuerpo humano y comenzaron a entrar en las mentes de los hombres para que los dejarán tomar sus cuerpos.

Puesto que los humanos no poseían las características necesarias para soportar a un ente o intruso en su cuerpo ellos terminaban muriendo, en el mejor de los casos fallecían a los pocos días en que habían sido poseídos. Los caídos estaban decepcionados de eso, ¿ahora donde encontrarían un cuerpo en el cual pudiesen meterse sin matar a la persona? Y fue en ese momento que recordaron a los nephilims, una raza superior a la humana, que poseían un cuerpo como el que ellos anhelaban y que sería capaz de soportarlos debido a que también tenían características de un ángel.

ePor mucho tiempo los nephils se convirtieron en el objetivo de los caídos, pero para poder poseer a uno de ellos, debían esperar a que se diera el Jeshvan y que los jóvenes cumplieran 16 años, que era la edad en la cual su cuerpo ya se ha desarrollado y es capaz de soportar los poderes que han heredado de los ángeles y con esto son capaces de aguantar a los huéspedes.

Fue hasta hace poco que los caídos obtuvieron un cuerpo humano. Esto fue realizado como una medida de prevención para calmar los problemas entre nephils y caídos, y evitar con esto un nuevo estallido de la guerra que estuvo a punto de comenzar entre ambas razas.

Actualmente los caídos, solo buscan hacerse de los cuerpos de nephils importantes y al ser ellos los que terminan poseyéndolos, su fama y poder entre los demás crece también.

========Fin de la Narración de Naruto=======

A pesar de lo que había escuchado, no sabía qué relación había entre aquella historia y yo. Porque realmente Naruto me había contado eso, es verdad que pregunte que era un Nephilim, pero eso no me respondía por qué Javier me había llamado de esa forma.

-En cuanto lo referente a Sasuke-decía el rubio-su verdadero nombre es Azrael, un ángel de la muerte, que al desobedecer las leyes de cielo termino cayendo, él y yo éramos buenos amigos en el cielo, por esa razón nos conocemos.

-Vamos no estén bromeando chicos, no es divertido-estaba toda nerviosa.

-No es ninguna broma, ángel-me dijo mi rubio muy calmado-Sasuke, muéstrale tu espalda.

-En eso estoy-el comenzó a alzarse la playera-te recuerdo que ya no eres mi superior-le dijo enojado, pero con un leve tono de broma en su voz.

Cuando Sasuke se levantó la playera, pude contemplar su bien formado y ejercitado tórax, pero rápidamente se dio la vuelta mostrándome ahora su espalda en donde se encontraban unas cicatrices, que recorrían toda su espalda, iniciaban debajo de sus hombros como líneas paralelas que terminaban uniéndose en el final de su espalda formando una x.

Si en algún momento había mantenido la esperanza de que lo que me estaban contando era una simple broma, con la revelación de la identidad de Sasuke y las cicatrices en su espalda había obtenido las pruebas y el boleto de regreso a esta nueva realidad.

-Ángel, el que ellos te hayan atacado no ha sido una coincidencia-me decía preocupado-tu eres una Nephilim.

Continuará... ...

Capitulo 7:
-Ángel, el que ellos te hayan atacado no ha sido una coincidencia-me decía preocupado-tu eres una Nephilim.

La verdad siempre es algo difícil de aceptar, y se vuelve peor cuando esta encierra en su interior toda la historia de quien eres y a donde perteneces realmente. Naruto había terminado de hablar ya, y durante todo lo que me dijo nunca lo interrumpí ni hubiera sido capaz de ello.

Ahora sabía ya realmente, a que se debían todos esos cambios que sufrí y no eran otra cosa más que la evolución de mi cuerpo para poder soportar y utilizar los poderes de ángel que había heredado.

Mas sin embargo seguía teniendo muchas preguntas, ¿quién de mis padres era el Nephilim? ¿Porque razón ellos habían decidido ocultarme la verdad? ¿Y qué tan importante era yo, para que un grupo de caídos quisieran mi cuerpo?

-Ángel, hay algunas cosas más que debo decirte-me dijo volviendo a tocar mis manos.

-Me contarás mi historia de mi familia…me dirás quién de mis padres o familiares es el Nephil,-le pregunte.

-Yo no soy el adecuado para contarte eso-me dijo un poco triste-a mí se me otorgo la misión de convertirme en tu ángel guardián y estoy aquí desde el momento en que tú has cumplido los 16 años y no me alejaré de nuevo de ti, ya no habría razón para hacerlo.

-¿A qué te refieres con que no habría razón para hacerlo, porque esos…mmmm caídos te conocen y porque te mandaron a cuidarme, eso sí me lo puedes responder no?

-Yo puedo responder todas esas preguntas por él, si tú quieres Sakura-menciono Sasuke.

-Yo lo haré, Sasuke gracias de todos modos-le dijo Naruto sonriendo un poco para después suspirar-cuando cumpliste los 16 años yo baje a la tierra para protegerte, pero nadie se atrevía hacer ningún movimiento, cuando te fuiste a Italia te seguí para protegerte desde ahí y recuerdo haberte dicho que nuestro encuentro no se debía a ninguna coincidencia.

-Me mentiste, entonces, tú no eres Italiano ni nada-le digo quitando mis manos de entre las suyas.

-Desde que te conocí no te eh mentido, soy italiano debido a que de alguna forma todo lo relacionado a la religión católica, dioses y ángeles viene de ahí, según la historia, además que el primer lugar en el que estuve fue Italia, así que lo tome como mi ciudad de origen, cuando tú me dijiste que era como tú ángel, solo sonreí, no era capaz de darte esa información y hasta te dije que yo tenía todos años del mundo, todo eso es verdad-me dijo tomando de nuevo mis manos y besándolas.

Viéndolo de esa manera realmente él nunca me mintió y todo lo que ha hecho en cuanto a cuidarme y estar pendiente de mí, es porque soy su misión. Posiblemente nunca ha sentido nada por mí y es sólo su misión y eso me pone muy triste.

-Cuando regresaste decidí que lo mejor era alejarme un poco y esperar algún movimiento, el cual sucedió hoy, pero ahora que ya ha empezado todo, nunca te volveré a dejar sola y menos en estos días-su tono era otra vez serio.

-Entonces mientras tú no estabas, quien me cuidaría de ser atacada por alguien y cuál es la razón de que cambie eso-le pregunto preocupada.

-Dannael nunca te dejo sola, yo llegue a tu escuela para cuidarte por él, siempre te tenía vigilada ese era mi trabajo en estos dos meses-dijo ahora Sasuke-él no se acercó porque si sabían que tenías a un ángel como el detrás de ti, te hubieran ubicado más rápido, si es que no conocían quien eras todavía o simplemente esperarían cualquier descuido de su parte para hacerte daño a ti o a él-sus facciones se habían endurecido-odio a ese tipo de caídos.

Con cada palabra, frase u oración que salía de la boca de cualquiera de los dos, me quedaba con algunas preguntas menos en mi cabeza, pero hacían hondar las dudas con referencia a otras que aún no conseguía desmentir u averiguar, pero que Naruto había decidido responder a ellas.

-La razón por la que debemos tener más cuidado, es porque los ataques seguirán ocurriendo, ángel, el Jeshvan está muy cerca y si me has escuchado claramente, sabrás cual es la causa de mi cambio-me dijo Naruto serio.

-¿Cuándo es exactamente el Jeshvan?-le pregunto con un poco de miedo.

-El Jeshvan tiene lugar en las dos últimas semanas de Octubre, durante esas dos semanas ellos podrían utilizar tu cuerpo para cualquier cosa, pero primero deben acerté jurar, te obligaran a convertirte en su marioneta, a la que utilizaran año tras año cada dos semanas-habló calmado-esta fecha, el Jeshvan, fue lo que desencadeno la guerra entre Nephilim y Caídos…

-La razón por la que te quieren, Sakura, es porque tú eres la nieta del caído y de la Nephil que evitaron la guerra, eso te convierte en la persona más poderosa e importante, para ambas razas, un objetivo muy preciado para los Caídos que buscan hacerse importantes-declaro Sasuke interrumpiendo a Naruto-si ellos llegan a acerté jurar, no sabemos qué consecuencias podrían darse por eso.

-A mí me conocen, porque soy un arcángel de la justicia, cualquier ángel al que le hayan arrancado las alas, ha pasado por un juicio y eh sido yo el que ha tenido que ver con su destierro del cielo, algunos me odian otros no, pero fue a mí a quien se me asigno tu cuidado por algunas razones…-se detuvo en su narración y suspiro-yo fui…

-El arcángel que intervino durante la guerra, él que les otorgo cuerpos humanos a los caídos y libero a los nephils de la opresión-hablaron al unísono Sasuke y Naruto los dos igual de serios.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Antes de que mis padres regresaran Naruto y Sasuke se habían marchado, pero antes de irse, mi rubio me había preparado un té para que pudiera calmarme. Yo me había subido a mi habitación y él me lo había llevado, no sin antes despedirse de mí, besando mi frente.

-“Descansa ángel, y no olvides soñar con los angelitos-murmuro cerca de mí, con una sonrisa en sus labios, antes de besar mi frente para después irse”.

Y ahí me encontraba yo, recostada en el medio de mi cama, con las sabanas de esta tapando mi cuerpo y con mi cabeza trabajando a mil por hora, para poder asimilar toda la información nueva que había obtenido en menos de una hora. Algunas cosas me quedaban cada vez más claras, pero otras rondaban por ahí.

Si yo era la nieta de esas dos personas tan importantes, como bien dijo Sasuke, entonces porque era yo la que tenía que pasar por esto, ¿acaso no debió ser uno de mis padres él que debió ser perseguido por los caídos y protegido por Naruto? O había algo más ahí que yo aún desconocía, no importaba que pero debía responder esas dudas tarde o temprano y solo obtendría información de mis padres.

Pero de alguna forma ellos estaban tratando de esconder la verdad todavía, o esperaban que alguien más me contará lo que está sucediendo. Había recibido de una llamada de mis padres hace pocos minutos, donde me decían que algo había surgido durante la cena, y no podrían regresar.

Será acaso que uno de ellos si haya sido obligado a jurar, y la razón por la que no llegaran era porque se encontraban ya siendo utilizados, Naruto había dicho que no podrían poseerlos hasta el Jeshvan, pero entonces porque tardaban. Me sentía sola y de alguna manera desprotegida, sin mis padres en casa yo podría ser un blanco fácil de tomar.

Sin dudarlo un momento más, me levante de la cama y me encamine a la puerta de la habitación, coloque una mesa y silla para atrancar la puerta, para después ir a la ventana de mi cuarto y cerrarla para mayor protección, pero en ese momento mi atención fue atraída por la luna, que iluminaba con todo su esplendor y belleza la oscuridad de la noche y en lo alto de la ventana, pude observar a una persona, rubia y vestida con una chamarra para el frío, era Naruto.

Me di cuenta en ese momento que yo realmente no estaba loca, siempre hubo alguien que me vigilaba desde el techo de mi habitación. Él no dormía solo para poder cuidarme y eso me hacía sentir a salvo. No sé si realmente el me querría de la misma forma que yo a él, pero lo averiguaría.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Un nuevo día se alzaba en la cuidad de los ángeles, yo me había despertado gracias al ruido de mi despertador, cuando me fije en este para comprobar la hora, me di cuenta que ya era demasiado tarde, como pude me arregle y salí sin desayunar.

Los acontecimientos de la noche pasada me habían dejado exhausta, tanto física como psicológicamente, agregando también algunos sueños y pensamientos que recorrieron mi mente con el pasó de la noche y el saber que tenía a Naruto a pocos centímetros de mí.

Durante la noche también había saltado a mi cabeza algo más, aquello que me había dejado extrañada los primeros días del inicio del curso, la seriedad con la que Ino y Shikamaru habían visto a Sasuke por primera vez. Ellos me habían confirmado que se conocían desde hace tiempo y eso solo me decía dos cosas, que ellos eran nephils, caídos o seguían siendo ángeles, pero si esto era verdad, entonces también conocían a Naruto.

Corrí los más rápido que mi cuerpo me permitió y todo para llegar a la primera clase de ese día, hoy era lunes por lo tanto sería primero la clase de historia y debía llegar temprano si es que quería descubrir algo sobre Shikamaru e Ino, utilizaría esta vez para mi beneficio la tardanza de nuestro sensei.

Ingrese al salón antes de que el timbre sonará, mi lugar de siempre se encontraba vació, Ino estaba en el pupitre del lado derecho, Shikamaru y Sasuke estaban en la parte trasera del cuarto, pero del lado izquierdo de mi lugar, se alzaba otra cabeza rubia.

¬-Señorita Haruno, pase a sentarse a su lugar, la clase comenzará dentro de poco-me dijo Kakashi asustándome.

-Sí, Kakashi-sensei ya voy-le dijo yéndome a mi lugar.

No era posible, porque cuando yo más quería que el llegará tarde, para hablar con Ino y Shikamaru, el profesor debía llegar temprano, pero también estaba otra cosa, Naruto andaba en la escuela como si nada, él dijo que era universitario, entonces que hacía él ahí, sabía que era un arcángel y por lo tanto la historia de que él iba a la escuela era falsa, pero como era posible que nadie más se diese cuenta que el no pertenecía aquí.

Cuando llegue a mi lugar, encontré dos notas en la mesa y tras dejar mi mochila en el suelo del salón, me senté en mi silla para poder leerlas.

“Sé que te debes estar preguntando, que es lo que hago aquí, pero ayer te lo dije, no me volveré a alejar de ti. Y sí, eso implica también la escuela, espero que seas paciente conmigo ángel, recuerda soy nuevo en estas cosas”

… … …

“Sakura, cariño, debemos hablar urgentemente espero que podamos hacerlo en la tarde hay muchas cosas que tengo que contarte, bueno que tenemos que contarte”.

Al parecer mis dudas serían aclaradas ese día, pero por lo que la nota decía, creo que ellos me confesarían a que bando pertenecen y si conocen a Naruto o no, mientras que la nota de Naruto me dejaba un poco desconcertada, a que se referiría con lo de ser paciente con él.

-Muy bien jóvenes, como habíamos hablado la clase pasada, hoy haremos los equipos para la exposición de las diferentes religiones que hay en el mundo-decía Kakashi viendo sus listas-tenía planeado dejarlos escoger a sus compañeros, pero esta vez armaré yo los equipos-el comenzó a hablar nombrando a varios chicos-y por último serán Uchiha Sasuke, Yamanaka Ino, Nara Shikamaru, Haruno Sakura y Uzumaki Naruto, escojan la religión que deseen y dénmela cuanto antes.

Acaso él sabía que estaría en un grupo conmigo, si mis sospechas eran ciertas, entonces yo me encontraría rodeada de puros caídos, nephils y un arcángel. Acaso ese rubio había tenido algo que ver con la asignación de los compañeros, eso parecía imposible, más sin embargo, ahora ya no me sorprendería.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Estaba en el buon caffè, con Naruto, Sasuke, Shikamaru e Ino, los cuatro sentados en una mesa. El lugar se encontraba completamente vació, pero con la excepción de una sola persona, en el establecimiento nos encontrábamos nosotros cuatro más Sai.

Al parecer el lugar era de ellos, aquella historia de que el jefe se había ido era una mentira, más no era mentira que sólo Sai y Naruto trabajaban ahí. Sai nos había llevado cuatro tazas de café, él era al igual que Sasuke, un caído, alguien que no se encontraba enojado con Naruto.

-Y que es lo que me querías decir, Ino-le dije sería mientras tomaba un sorbo de mi café.

-A estas alturas, esto te parecerá algo muy normal ya-me dijo riendo pero con dolor, seguramente por mentirme tanto tiempo-Shikamaru y yo, también somos caídos, pero quiero aclarar que no estamos tras tu cuerpo.

-Podrían explicarme entonces que quieren de mi-les dije con un dolor notorio, la mentira me lo provocaba, pero más que fuera de ella.

-Sakura, nosotros conocíamos cual era tu condición desde el principio, siempre supimos quien eras, pero nunca nos importó-mencionaba Shikamaru, abrazando un poco a Ino-al igual que Sasuke, nosotros también conocimos a Naruto, el intento ayudarnos pero a pesar de eso, terminamos cayendo, del cielo-la mirada del chico tenía un brillo de nostalgia-él y yo éramos amigos y al igual que él, yo también era un ángel de la justicia.

-Yo era un ángel del amor, cariño-menciono ahora Ino, más calmada-soy amiga de Naruto también desde hace mucho, pero por ciertas circunstancias me vi obligada a romper las ordenes que me dieron y Shikamaru por intentar defenderme cayó conmigo, ni siquiera Naruto pudo hacer algo por nosotros.

-Cuando vimos a Sasuke aquí, nos alarmamos un poco, no sabíamos si él venía por ti, como ángel de la muerte o como caído-hablaba ahora Shikamaru-cuando nos fuimos del cielo, decidimos dejar eso atrás…

-Pero tú presencia, la aparición de Sasuke y luego él aquí-señalo a Naruto-nos hizo entender que siempre estaremos involucrados con eso, él nos contactó a los dos días de que Sasuke llegará y nos pidió nuestra ayuda-Ino tomo mis manos.

-Sin pensarlo mucho, aceptamos a ayudarlo, tú te convertiste en alguien importante para los dos, desde que te conocimos y sólo eras un pequeño bebé, así que tomamos la decisión de cuidarte de los caídos, sabíamos que tarde o temprano ellos vendrían por ti-dijo el pelinegro pero sin su característica voz perezosa, ahora estaba bastante serio.

-Por esa razón desde que Octubre comenzó, hemos estado muy preocupados por tu seguridad y por eso no te invitaba a fiestas-Ino empezó a sonreír un poco-aunque al ver la foto en la que salías con Naruto en Venecia, me di cuenta que estabas muy bien vigilada y protegida-lo último me hizo sonrojar mucho.

A pesar de las mentiras, yo no podría estar enojada con ninguno de ellos, todo lo que hacían había sido para protegerme y era algo que realmente apreciaba. Yo realmente odiaba un poco las mentiras, pero en este caso, estas se habían desvanecido mostrándome la verdad y para ser sinceros fueron necesarias o de lo contario yo hubiera vivido con miedo toda mi vida.

Pero ahora los tenía a todos ellos para cuidarme, lo único que me faltaría ahora, sería encontrar a mi abuelo y pedirle una explicación de las cosas, ya que mis padres al parecer no tenían la intención de dármela, solo quedaba él. Bueno eso y acercarme más a Naruto.

“Sakura, él te quiere” o “Sakura-chan, ángel, te amo”, eran las frases que a veces sonaban en mi mente, a veces cuando estaba dormida o cuando soñaba despierta y básicamente eso era lo que me animaba para intentar conocer que era lo que él realmente sentía por mí.

Continuara… … …
avatar
dohnarukoto_17
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Femenino Mensajes : 856
Edad : 24
Localización entrenando con naruto-nichan
Nakus 6186
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por CerezoIntenso el Sáb Nov 18, 2017 5:24 pm

UAU... a pesar de la tardanza me han encantado los dos capitulos, me intriga saber que sakura es una nephils y que ahora sabe el origen de naruto y compañía. Espero y él sienta lo mismo por ella, me gusta mucho su trato hacia saku. Es tan tierno y cuando le dice Angel non muero de ternura!! jaja

Me encantan este tipo de historias.

Saludos...estare esperando ansiosa la continuación.
avatar
CerezoIntenso
Chunnin
Chunnin

Femenino Mensajes : 301
Edad : 21
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por dohnarukoto_17 el Mar Nov 28, 2017 3:53 pm

Nuevos capítulos de este fic. Espero que los disfruten.

Capitulo 8:
El tiempo ha ido pasando desde el día en que me enteré de la verdadera identidad de Naruto y mis amigos, a pesar del engaño que sufrí, esto no me afecto de ninguna manera. Eh seguido comportándome de la misma forma con ellos, porque sé que lo que hicieron ha sido para protegerme y se los agradezco.

Aunque durante todo este tiempo también eh intentado acercarme a Naruto, pero sin embargo él siempre se llega a librar de las situaciones en la que nos llagamos a encontrar, ya sea porque mis padres llegan, que mis amigos terminan interrumpiendo o que el mismo se niega a dar el paso que yo necesito, para conocer si me quiere como yo a él.

Pero al ver su forma de ser y el nerviosismo en el que lo llego a poner, sólo me queda la idea de que él no está interesado de ninguna forma en mí, más que como el objetivo al que debe de proteger y eso me pone demasiado triste, creo que lo único que me queda por hacer, es rendirme con él, porque no veo la forma en que pueda estar con él, mientras él no me quiera.

Todavía no sé porque simplemente no me dice directamente que no está interesado en mí, aunque en las noches llegó a escuchar su voz diciendo que me ama, pero son simples y tontos sueños que sólo me hacen ilusionarme para darme después un golpe a la realidad, en la que yo no le gusto.

Estoy de regreso en casa, Naruto y Sasuke me acompañaron hasta ella y tan pronto yo estuve adentro ellos se fueron a quien sabe dónde, pero eso es bueno para mí, ya que en estos momentos no quiero tenerlo cerca, quiero intentar olvidar o crear una forma en la que su presencia no me haga sentir débil y enamorada, para que así pueda pasar de él y buscar a alguien que si me quiera.

Flash Back

El sol se había metido recién y las estrellas comenzaban hacer su acto de presencia iluminando el cielo, que se ponía cada vez más oscuro por la falta de ese gran ente de luz, más sin embargo también comenzaba a aparecer la luna, la cual ayudaba a las estrellas en su ardua tarea.

Naruto y yo estamos de camino a mi casa, Sasuke se había ido minutos antes hacia otro lugar, nosotros nos encontrábamos en un silencio cómodo observando el caminar y acciones de las personas a nuestro alrededor y a veces nos llegábamos a ver y nos sonreíamos el uno al otro. Junto a él, el caminar hacía mi casa era más divertido o agradable de alguna forma, a mí me gusta tenerlo cerca, no sólo porque el chico me gustará sino porque a su lado me sentía protegida.

Durante ese tiempo, yo no le había dicho que descubrí que él me cuidaba durante las noches, ¿Por qué? Pues porque me gustaba la idea de que yo tenía un guardián, alguien que no sólo me protegía durante el día, sino que también se encargaba de cuidarme a pesar del frío de la noche. Además yo podía tenerlo cerca de mi contemplarlo cada vez que quisiera, sólo debía acercarme a la ventana de mi cuarto para poder seguir viéndolo y guardar su postura y facciones en mi cabeza, y soñar con él.

-Ya hemos llegado a tu casa, ángel-me dijo mi rubio al estar cerca de la puerta.

-Sí, oye Naruto…etto-estaba un poco nerviosa.

-¿Qué pasa, ángel?-me pregunto con una sonrisa en su rostro.

-Pues mis padres no están y… bueno no te gustaría quedarte conmigo hasta que lleguen-digo volteando mi cabeza hacia otro lado, para que no vea el sonrojo que adorna en estos momentos mi cara.

-Sí te parece bien-sonríe-me quedaré entonces, pero con una condición-dice alzando uno de sus dedos.
-¿Cuál es la condición?-lo miro con curiosidad.

-Que dejes que yo prepare la cena-me sonríe con más fuerza.

-No sabía que tú cocinaras-le digo un poco incrédula.

-Claro que cocino, he tenido que aprender-me dice con un poco de soberbia en su voz-o ¿acaso piensas que las delicias que comes en el café las prepara Sai?

-Para ser sinceros, si pensaba eso-le digo sonriendo.

-Entonces habrá que quitarte esa idea de la cabeza no-me dijo entrando a la casa después de que yo entrará.

Tan pronto como se encontró dentro de mi hogar, se dirigió a la cocina sin, pero no sin antes dejar su mochila en la parte baja de uno de los sillones.

-Muy bien Sakura-chan, me podrías indicar dónde están las cosas para empezar con la cocina.

Rápidamente le dije donde se encontraba cada cosa y me senté en uno de los bancos de enfrente de la barra, para poder observar con mejor detalle todos sus movimientos desde que sacó las ollas y sartenes hasta cuando coloco algunas en la misma barra en la que yo me encontraba.

-Muy bien, ángel hoy tendrás el gran honor de convertirte en mi pinche-me dice con una gran sonrisa, mientras se ponía un mandil negro.

-No sé si sentirme alagada o sentirme realmente mal por esto-le digo tomando el otro mandil que cuelga de su mano, mientras él me ve con cara ¿estas bromeando esto es un honor?

-Muy bien, comencemos entonces-me dijo cuando tuve ya puesto el mandil-intentaré ser bueno.
Yo me encargaba de pocas cosas, él era el que cortaba la verdura y ponía las cosas al fuego, aunque siempre con cuidado, por sus movimientos me pude dar cuenta de que el no bromeaba era realmente bueno, salteaba la cebolla con una mano en el mango del sartén mientras que la otra se encontraba en su cadera. También cortaba las cosas a una gran velocidad, con mucho cuidado y todo lo dejaba perfecto.

Me había pedido que me encargará de rebanar unas cuantas zanahorias, pero yo me estaba tardando un poco, aunque apropósito, y él se acercó a mí y tomo mi mano, acerco su cuerpo más al mío y me oriento en la forma correcta en que yo debería rebanarlas. Se sentía muy bien tenerlo tan cerca de mí, que no pude aguantar el impulso de voltearme hacia él, con mi mano entre la suya e intentar besarlo.

El también parecía querer hacerlo, se acercó a mí y rompió el poco espacio entre nosotros, besándome de una forma en la que dudo que el alguien más lo vuelva hacer. Era un beso hambriento pero también se sentía una gran calidez en él, yo envolví mis brazos alrededor de su cuello, mientras él ponía las suyas en mi cintura, me levanto y dejo encima de la barra sin separar sus labios de los míos, pero todo fue interrumpido por el zumbido de una de las ollas que se encontraba en la estufa.

Él corrió a ella, para apagarla y yo me quede ahí en la barra, mi respiración estaba muy agitada. Cuando apago la estufa se dirigió de nuevo hacía mí, yo pensé que regresaría para volver a besarme, pero en lugar de eso tomo el cuchillo que se encontraba a mi lado y se lo llevo para seguir cortando otras cosas.

Aquello me había dejado un poco descolocada, pero lo olvide cuando vi que el comenzó a poner el espagueti en un plato, colocaba pequeñas albóndigas a los alrededores y una pequeña hoja de albaca arriba de este.

-Estas lista para disfrutar del espagueti al estilo Naruto, ángel-me dijo el sonriendo.

-Claro, aunque es estilo Sakura y Naruto, déjame decirte-le digo acercándome un poco a él.

Las zanahorias que había cortado, las coloco en un tazón, que tenía lechuga, jitomate, y un poco de pepino, lo cual sería el acompañamiento para el espagueti, yo lo observaba desde el otro lado de la barra, en donde ya me había sentado y tras unos minutos el dejo ahí la ensalada y mi plato.

-Buon Appetito, ángel-él se sentó al frente mío.

El resto de la velada continuo sin ningún tipo de problema, cenamos tranquilamente riendo de las cosas que a veces decíamos, y bueno la mayoría de ellas tenían que ver con Sasuke, él me contaba cómo era el moreno cuando estaba en el cielo y yo le conté todo lo que sabía de él, y las caras y actitudes que a veces tenía.

Cuando la cena termino ambos recogimos las cosas de la mesa y él se ofreció para lavar los platos y yo termine secándolos y guardando cada cosa en su lugar. Pensé que él me diría algo acerca de aquel beso, ya que aunque no hubo ningún silencio incomodo entre nosotros, sabía por las miradas que luego ponía que estaba pensando en algo.

Ya que todo estuvo en su lugar, Naruto recogió su chamarra y su mochila del suelo y se fue hacia la puerta, hasta donde yo lo seguí, antes de irse se volteo de nuevo a mí y se acercó.

-Ángel, perdona por lo de hace un rato, no sé qué me pasó pero eso no debió pasar, lo siento mucho no volverá a ocurrir-me dijo muy serio y se fue.

End Flash Back.

Lagrimas corrían por mis mejillas al recordar ese día, él me había besado, fue el quien comenzó el besó y quien termino todo. A pesar de mi insistencia y de los intentos que hice por acercarme de nuevo a Naruto, de esa forma, el siguió rechazándome, aunque nunca dejó de llamarme por aquel apodo que él mismo me dio.

Me levante de mi cama, al escuchar el sonido del timbre, y antes de salir de mi cuarto limpie las lágrimas de mi rostro con la manga de una de mis playeras. Seguramente eran mis padres que habían olvidado sus llaves, y eso ocurría seguido cuando salían tan rápido de casa.

-Deben tener más cuidado y llevar siempre sus llaves-digo al abrir la puerta sin ver quien era.

-Sakura-chan, no crees que debes de ser más precavida al abrir la puerta-dijo una voz que no era la de ninguno de sus padres.

Me sorprendió mucho la voz, pero claro que la conocía, aunque no esperaba que Kakashi-sensei viniera a mi casa, al menos yo no recuerdo que mi madre me haya dicho que el vendría en algún momento. Sin más invite a pasar a mi maestro, él se sentó en uno de los sillones de la sala y me senté en uno que se encontraba a su lado.

-Y que lo trae por aquí, sensei-digo un poco animada.

-Debo decirte algo, Sakura-chan-lo dijo bastante serio, pero no me sorprendía, Kakashi-sensei era así.

-Y que es lo que debes decirme-dije ansiosa, eso ayudaría a despejar un poco mi mente.

-Esto será muy rudo, por la forma en que lo diré, pero es hora de que sepas la verdad-dijo acercándose más a mi-Sakura, yo…yo soy el caído del que te hablaron Dannael y Azrael y….soy tu abuelo.

Continuara… …


Capítulo 9:
No podía creer lo que me acaba de decir, en un principio pensé que todo se trataba de una broma, una muy mala broma, que mi maestro había decidido jugarme acerca de mi familia pero él hubiese tenido que hablar primero con Naruto y Sasuke de esto o de otra forma, como sabría que ellos ya me habían hablado de eso y sobretodo, como él se prestaría a hacer algo así, pero sobre todo a creer que ellos realmente eran ángeles.

Al verlo fijamente a los ojos, en su mirada me di cuenta que no era así, sus facciones no presentaban ni un atisbo de broma o juego, él realmente me estaba diciendo la verdad y si no me hubiera dado cuenta en cuanto a lo que su rostro reflejaba, el simple hecho de mencionar a los chicos y la palabra ángel no daba la menor duda de que él conocía eso o de que él era uno de ellos.

Aun no sé cómo es que no me di cuenta antes, o tal vez simplemente quise pensar que alguien de las personas que me cuidaban y conocía era completamente normal. Pero no era así, lo sabía desde que todo el mundo comenzó a llevarme a casa después de clases, que algo no estaba bien pero no lo quise ver.

-Sakura yo sé que esto es demasiado duro, pero necesito que me escuches-me pidió.

Él era mi…mi abuelo, se acercó más a mí y tomo mi mano, la cual aparte rápidamente de su toque, lo único que hizo fue apartarse un poco de mí y lanzar un suspiro de cansancio y tristeza. Si él era realmente mi abuelo, porque nunca se acercó, porque nunca me dijo que lo era, con qué motivo se atrevió a guardar ese secreto, acaso mis padres sabían que nuestros agradables vecinos eran de la familia o él tenía la atención de acercarse poco a poco, después de alejarse por tanto tiempo de mí, de mis padres, de su familia.

-Tú no tienes la obligación de escucharme, pero necesito que lo hagas, esto es sobre quien eres y la razón por la que me aparte de ustedes, de tu padre y de ti-me dijo con un tono que reflejaba mucho dolor.

Lo que yo quería en estos momentos era estar sola, pensar en todo lo que estaba pasando en mi vida en estos momentos. Desde que Naruto apareció en mi vida todo cambio, no sólo por el hecho de que me enamoré, sino que también había descubierto que no soy alguien normal, que mi padre tampoco lo es, que el chico que me gusta simplemente no tiene ningún interés en mí, pero sobre todo que la persona que me había ayudado y enseñado algunas cosas era realmente mi abuelo y no era tampoco normal.

A pesar de que yo quisiese escapar de toda esta verdad, no podía. Yo tenía que saber quién era realmente y conocer la razón por la que él se fue y sobretodo porque me habían ocultado la verdad, Naruto y Sasuke se habían negado a decirme quien era mi abuelo, a pesar de haberme contado que él y mi abuela habían sido muy importantes, diciendo que ellos no eran los indicados para contarme eso, así que quiero suponer que él único indicado para ese trabajo, era el hombre que tengo ahora enfrente de mí.

-En estos momentos lo único que quiero es estar sola-le solté airadamente mientras lo veía a los ojos, él se comenzaba a levantar poco a poco del sillón-…pero necesito conocer la verdad y al parecer tú eres el único que me puede contar lo que yo quiero saber, así que te escucho.

Pude ver como su mascará se arrugaba en la parte donde debería estar su boca, creo que se le había escapado una pequeña sonrisa mientras regresaba a su lugar, aspiro una gran cantidad de aire, al menos unas tres veces antes de ponerse de nueva cuenta serio.

-Agradezco el que desees escucharme-me sonrió-y creo que antes de comenzar debo dejar que me veas, es decir, que me conozcan sin todas estas cosas en la cara-dijo con un tono divertido para tranquilizar un poco las cosas.

A pesar de la situación en la que me encontraba, estaba bastante emocionada, por primera vez podría ver cómo era realmente mi vecino, por fin sabría qué es lo que tanto oculta bajo toda esa capa de ropa, que lleva en su cara. Tan pronto como todo lo que llevaba en su rostro que sido retirado por el mismo, yo no podía evitar la sorpresa que se formaba dentro de mí, pero nunca deje que eso se reflejará en mi cara. Él debería tener al menos unos 56 años de edad, y su rostro debería tener varias arrugas asomándose, pero sin embargo, su rostro estaba liso, sin ninguna arruga o imperfección provocada por la edad.
A pesar de que mi rostro no reflejaba ni un atisbo de impresión, ni una pregunta, él pudo comprender lo que realmente pasaba por mi cabeza.

-Creo que esto debe de sorprenderte un poco, la verdad es que los ángeles no envejecemos, así que debo cubrir mi rostro para evitar que me pregunten cosas sobre, como mantener la piel tan joven, así que prefiero que digan que intento ocultar alguna fea lesión-me dijo un poco divertido, pero de pronto toda aquella alegría se desvaneció-Lo mejor será que comience.

Me acomode mejor en mi lugar, dejando de lado la sorpresa de saber que ese señor, que mi abuelo parecía una persona de mi edad, si mi padre era como él, entonces como es posible que el no conservará la juventud en su aspecto.

================Narración de Kakashi======================
Hace mucho tiempo, yo aún vivía en el cielo, era un ángel de la guardia y me encargaba de ayudar, entrenar y supervisar a otros ángeles, no importaba si ellos eran ángeles de la guardia de la muerte, del amor o de la justicia. Esa era mi vida desde el momento en que fui creado y amaba hacer eso.
Nunca tuve la idea de bajar a la Tierra y perder mis alas, cuando llegaba a escuchar que otros anhelaban bajar, y esperaban por una misión que los ayudará a cumplir con ese cometido, me preguntaba qué es lo que le veían a eso. Simplemente la Tierra era un lugar que no me llamaba para nada la atención y era por eso que no podía comprender como era que un ángel terminará desobedeciendo nuestras leyes y se perdiera en aquel mundo y que con ello perdiera sus alas, era algo que no podía concebir.
Yo nunca había bajado a la Tierra, pero cuando lo hice me di cuenta de la razón por la que muchos de los que llegaban aquí ya no querían regresar. Fue hace 65 años aproximadamente, se me había otorgado la misión de cuidar a una joven, debido a que su vida corría peligro, pero ella no lo sabía. Normalmente sólo se les otorgan ángeles guardianes personales a las personas que serán importantes en este mundo y que traerán con ello un cambio para todos y este era ese caso.

Esa chica era especial, no sólo a esa condición de que sería alguien importantes, sino que también era debido a su linaje. Ella era descendiente de caídos, una nephil directa, es decir ella era tátara-tatara-tatara nieta de un caído, más sin embargo no conocía de su herencia, ya que nadie se lo dijo nunca. A pesar de esa relación de sangre, a los 16 años ella no experimento ningún tipo de cambio, seguía siendo completamente normal y para ser sinceros ella ni siquiera conocía a su verdadero padre.
Cuando la vi por primera vez, no parecía que ella fuera nadie de otro mundo, era simplemente normal, solo una chica en la preparatoria que intentaba cumplir con sus deberes, que quería ir en un futuro a la universidad y que intentaba soportar la carga que le dejo la muerte de su padre.
Para mantenerla a salvo, la seguí desde cerca por un buen tiempo, pero nunca revelando quien era yo, eso es algo que no podemos hacer, si en por alguna razón llegaba acercarme a ella y conversar, debía arreglar su memoria para que no me recordará. Pero algo comenzó a cambiar dentro de mí.
Hubo un tiempo en el que simplemente ya no podía dejar de pensar en ella, en que me gustaría poder quedarme a su lado y entonces ya no me importo que me conociera, ya no borraba o arreglaba su memoria para que me olvidará, sino que ahora me había metido en su vida.
Comencé a ir a su misma escuela, me convertí en su compañero de clases, me había hecho su amigo, más nunca había revelado quien era en verdad yo.
Pero no todo dura por siempre, las cosas comenzaron a complicarse, había familiares completamente lejanos, hijos de aquel caído que había formado su familia, que la intentaban matar, pero también hubo uno de ellos, un caído que deseaba matarla, en su familia había la sangre de dos caídos diferentes y esa era la razón de porque era tan importante.
Pero a pesar de esa condición, ella no había heredado ningún poder, nada. Anteriormente los caídos no poseían un cuerpo humano permanente y la única forma de conseguirlo era matando a una mujer descendiente de su linaje y salvando a alguien, pero aquella acción sólo le devolvía sus alas.
La mayoría lo que quería era un cuerpo humano no regresar a las leyes que implicaba el cielo y los ángeles, por lo tanto el salvar a alguien no forma parte del plan de nadie. La muerte de aquella descendiente no sólo aseguraba un cuerpo para un caído, sino que para un nephil, al que se le había hecho jurar, significaba la liberación ya que con ello el caído también podría morir, si era humano significaba que era mortal.
Cuando descubrió que alguien la quería matar de alguna forma pensó que yo era quien iba detrás de ella y se alejó de mi así que no me quedo de otra que contarle quien era y decirle que yo estaba aquí para cuidar de ella y protegerla de cualquier mal y eso fue lo que dio paso a una pequeña relación entre los dos.
Al final logramos deshacernos del caído y del nephil que iban tras de ella, pero no conforme con eso, el destino aun nos deparaba otra cosa y eso fue el que ella conociera a su verdadero padre, el líder que llevaría a los nephil a una batalla contra los caídos, una pelea que ellos no podrían ganar.
Su padre era un hombre déspota, rico, muy querido por las personas, debido a sus obras aunque la mitad de ellas habían sido creadas en la cabeza de las personas, al final el la obligo a ser la líder de su ejército, al tenderle una trampa en la que ponía a su madre en peligro y la convirtió en una nephil por completo. Su padre termino muriendo, gracias a la ayuda de los arcángeles, los cuales tampoco querían una guerra entre ambas razas, así que nos ayudaron a matarle.
Habiendo solucionado cada problema y obstáculo, logramos detener la guerra y uno de los arcángeles se encargó de que ya no se dieran más peleas entre nosotros. Ella por fin estaría a salvo, nadie se metería con ella o eso fue lo que pensamos, yo debía regresar al cielo, pero no me negué y eventualmente termine perdiendo mis alas.
Tu abuela y yo terminamos formando una familia, y al poco rato nació tu padre, pensamos que por fin seriamos felices y que no tendríamos ningún tipo de problema, pero al final, los caídos no estuvieron conformes con sus cuerpos, necesitaban sentirse importantes y poderosos.
Así que comenzaron a buscar nephils que les dieran ese poder, cualquier nephil que fuese famoso, ya sea como actor, cantante, presidente, futbolista, era su objetivo, lo hacían jurar y lo tomaban cada dos semanas al año, provocando a veces serios daños en la carrera de ellos, pero felicidad para los caídos.
Cuando se enteraron de que habíamos tenido un hijo nos comenzaron a buscar, imagínate quien sería más importante que el hijo de la líder de lo nephil y el hijo de un guardián caído, los héroes que detuvieron la guerra y les ayudaron a conseguir sus cuerpos. Debido a eso decidimos alejarnos de tu padre, para que no lo vincularan con nosotros y pudiera vivir tranquilo, el conocía toda la historia y lo acepto.
Después el conoció a tu madre, se casaron y eventualmente te tuvieron a ti, a nosotros nos hubiera encantado estar cerca de ustedes pero no podíamos ponerlos en peligro, hasta que al final nos enteramos de que terminaron encontrando a tu padre, pero no pudieron hacerse de su cuerpo, debido a un juramento que el hizo con su esposa, cuando ella muriera el moriría y eso no les servía a los caídos, así que tu pasaste a ser su nuevo objetivo.
========== Fin narración Kakashi===========
Cuando termino con su narración, lagrimas caían por sus mejillas y sus ojos denotaban una tristeza y dolor. En ese momento me di cuenta de que no podría enojarme con él ni con mi abuela, ellos lo único que querían era protegernos y para ello se tuvieron que alejar, fueron víctimas de las circunstancias.
Al verlo tan triste y derrotado, no pude hacer otra cosa que acercarme a él y abrazarlo, antes lo había abrazado y sentía que él era alguien importante en mi vida, siempre pensé que era por ser tan amable y gentil conmigo, como un abuelo, y resulta que siempre lo fue al fin y al cabo lo que me pasaba, es lo que la gente conoce o dice, que la sangre llama.
-Esto sonará mal, pero de alguna forma me siento feliz de que descubrieran quien era tu padre, porque me dio la oportunidad de conocerte, mi pequeña Sakura-dijo mi abuelo besando mi cabeza.
-Yo también me siento feliz, abuelo-le dije al abrazarlo con más fuerza.
-Tu abuela se pondrá feliz, a esperado mucho para poder consentirte-me dijo con una sonrisa cuando lo vi a la cara.
-Abuelo, yo tengo una pregunta-le digo alejándome un poco-porque tú eres mucho más joven que mi padre, en apariencia.
-Los ángeles no envejecemos, pero los nephils si, a pesar de nuestro cuerpo humano, la esencia que desprendemos nos permite siempre ser jóvenes, pero los nephils son humanos pero con súper poderes, cuando los nephils juran toman parte de la esencia del ángel y eso permite que no envejezcan, pero cuando no se realiza uno terminaran haciéndose mayores y vivirán por siempre con el aspecto de alguien mayor-me explico mi abuelo.
-Pero mi padre hizo un juramento, tú lo dijiste-le pregunto-además porque él no les era útil ya.
-Tu padre juro con un humano, no con un ángel, así que no tuvo a quien robarle esa esencia-me dijo con seriedad-la razón por la que tu padre ya no era una herramienta necesaria fue por aquel pacto, un nephil que va a terminar muriendo no es algo que un caído quiera.
-¿Qué tipo de juramento fue ese?-le pregunto

-Me parece que él le juro a tu madre que no la dejaría morir y que si lo hacía el moriría con ella, los juramentos son muy importantes y son realizados con sangre, así que no se pueden borrar-fue lo que dijo.

Aun no podía creer todo, hace tiempo me entere de que era un nephil y uno importante, y ahora sé porque lo soy, y la razón porque mi padre no es perseguido como yo, a lo mejor si lo fue, pero al enterarse de lo que hizo el ya no era requerido.

Eso me dio en que pensar, tal vez yo debería hacer algo similar, jurar por mi muerte con alguien de esa forma, nadie estaría tras de mí, pero si yo en un futuro tuviera un hijo, le estaría heredando un destino igual al mío, pero no habría nada que me gustaría poner en juramento, bueno sí, pero eso implicaba a aquel rubio ángel del que me había enamorado.

De pronto llego a mi mente algo, mi abuelo dijo que el perdió sus alas, pero nunca en su historia me dijo que el hiciera algo malo, el ayudo a detener una guerra, entonces porque cayó.

-Abuelo, porque te arrebataron tus alas-le pregunté secamente.
Había recordado las palabras de Naruto, por el pasaban todos aquellos que perdían sus alas, acaso él se las había quitado a mi abuelo y porque razón, recuerdo también que él estuvo implicado en la decisión de otórgales a los caídos un cuerpo humano.

-Fue Naruto…digo Dannael quien te quito tus alas-mis palabra denotaban tristeza, me negaba a creer que él lo hubiese hecho.

-Fue el quien me las quito, Dannael es el arcángel de la justicia ese es su trabajo-me dijo viendo mis ojos directamente-el odia hacer ese tipo de cosas, pero debe hacerlo, es el deber que se le asigno y siempre a odiado tener que juzgar a sus amigos y odio quitarle sus alas a su propio maestro-su voz tenía un deje de tristeza.

Guau…mi abuelo maestro de Naruto, así que no solo ha sido su maestro por algunos cuantos días, sino que lo fue en el cielo también. Ahora entiendo porque le parecía genial que Kakashi, mi abuelo, fuera su maestro y que le cayera también.

-En cuanto a lo que preguntaste antes-menciono pero no me acordaba haber preguntado algo más-yo fui despojado de mis alas por romper la regla más importante de un guardián…-él se detuvo un poco, su mirada estaba perdida, supongo que recordaba algunas cosas, y antes de continuar soltó un suspiro-…los guardianes tenemos prohibido vincularnos sentimentalmente con nuestros protegidos, en el momento en que me enamore de tu abuela y comencé una relación con ella, sólo era cuestión de tiempo para que me quitaran mis alas.

Continuara… …

avatar
dohnarukoto_17
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Femenino Mensajes : 856
Edad : 24
Localización entrenando con naruto-nichan
Nakus 6186
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 8 y 9 (27-11-2017)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.