Últimos temas
»  Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 25: Cuidare de ti][17/10/2017]
Mar Oct 17, 2017 6:42 pm por NaruSannin

» Sola (NS) [Capítulo 1]
Lun Oct 16, 2017 4:59 pm por narusaku

» Selección para clanes
Lun Oct 16, 2017 8:25 am por dreico

» Los Ninjas Son[+18][Capitulo 1: Conociendo amigos][Crossover][12/10/2017]
Sáb Oct 14, 2017 5:39 am por narusaku

» La Apuesta
Vie Oct 13, 2017 3:16 pm por CerezoIntenso

» Te veo..... (capitulo 8)... (01-10-2017)
Vie Oct 13, 2017 7:05 am por CerezoIntenso

» Las estrellas. Capítulo 2. 11/10/17 [+18]
Vie Oct 13, 2017 4:01 am por alexad_uzumaki

» Hola a todos!
Miér Oct 11, 2017 8:05 pm por Rukei

» El castillo Vagabundo....Capitulo 4....01-10-2017
Sáb Oct 07, 2017 4:03 pm por aduzumaki

That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Ángel Guardián (+18) Capitulo 4 y 5 (25-09-2017)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ángel Guardián (+18) Capitulo 4 y 5 (25-09-2017)

Mensaje por dohnarukoto_17 el Lun Jun 26, 2017 3:20 pm

Hola a todos, esta historia ya la había subido, pero ha desaparecido cual fantasma Nooo Mareado ... .

Así que es por eso, que eh decidido subirla otra vez, espero les guste.
Prologo:

Hay cambios que siempre se dan, cambios de actitud, un cambio en la forma de vida y de llevarla. Cambios hasta de domicilio, pero todos los cambios de alguna forma te cambian la vida.

Yo sufrí cambios cuando llegue a la pubertad y después a la adolescencia, en la que actualmente me encuentro, pero nunca pensé que ocurrirían más cambios y menos unos tan raros. Cuando cumplí los dieciséis años, adquirí una mayor fuerza física, pero también una mejor condición, ya no me cansaba con las cosas que anteriormente me dejaban tirada en el suelo o en cama, y mi regeneración se aceleró, mis heridas eran curadas con mayor velocidad.

Aunque el mayor cambio, que dio mi vida; casi como un giro de 180° grados, fue el que se dio durante mi estancia en Italia y el regreso a mi hogar, aquel país lleno de historia, religión y cultura. Fue él, el que hizo el cambio, un cambio que me lleno de alegría, a decir verdad fue un cambio para bien.

Aquel chico trajo algo nuevo a mi vida, no sólo con su presencia. Sino que también me trajo una verdad, que yo desconocía pero que me hizo entender varias cosas acerca de mi persona y de los cambios en mi cuerpo y en todo mi ser.

Continuara… …

Capitulo 1:
Capítulo 1:

Un hermoso lugar, un país lleno de historia, ciudades antiguas que guardan en sus calles muchas historias y cosas mágicas, para mi Italia es un país lleno de arte, belleza y cultura, pero al igual, está repleto por historia; una magnifica historia con antecedentes que le han dado un nuevo rumbo a la historia del mundo y donde se dieron muchos eventos, desarrollo de actividades y de cosas que en la actualidad utilizamos.

Pero a pesar de tener cosas buenas, también es un país, que tiene cosas tristes en su historia, una de ellas la peste negra, que asolo al mundo en el siglo XIV, de este hecho se deriva la palabra cuarentena, que fue una medida tomada para evitar la propagación de esta plaga y lo que causó la muerte de muchos, sobretodo en la ciudad de Venecia, donde se dio aquel sitio durante 40 días, y también algo que mancha su historia y al pueblo, al igual que a muchos otros, son las torturas atroces ejercidas por la Santa Inquisición y realizadas en lugares públicos para enseñar al pueblo lo que le pasaría a aquel que no cumpliera las leyes de la iglesia.

Pero a pesar de todo, este lugar es la cuna del Renacimiento, un movimiento nacido en la Ciudad de Florencia, este es el resurgimiento de las artes y de todo lo que se perdió tras la Edad Media, se recobra el sentido de la belleza y de prácticas, que durante esa época se habían prohibido, dando con ello un nuevo sentido a la vida de las personas y regresando poco a poco al buen camino, que traería los nuevos avances. También es conocida como la cuna de la religión, con todas sus iglesias y basílicas, que superan por mucho a la de otros países.

Mi nombre es Haruno Sakura, una joven de cabello largo y de un extraño color rosa, poseo unos ojos de color verde. Soy una joven estudiante de preparatoria y resido en la ciudad de los Ángeles en California, uno de los cincuenta estados que hay en los Estados Unidos.

En este momento me encuentro en Italia en un viaje junto a mis padres, ellos decidieron raerme debido a que siempre desee venir a aquí. No sé realmente cual es el interés en concreto, si es sólo para conocer chicos extranjeros, aunque debo decir que no me interesa mucho, el conocer a montones de chicos italianos, que son elegantes, distinguidos pero sobretodo guapos, al menos espero que la mayoría de ellos lo sean; ya que me iré en pocos días, o si es por la historia que tiene cada ciudad y que en conjunto me atrae tanto, esta historia tiene algo que me llama la atención, en lo más profundo de mi ser,  por alguna razón incierta para mí.

El caso es que por fin estoy aquí, conociendo muchos lugares muy bellos, y el día de hoy iremos a la parte antigua de la ciudad de Florencia, hay muchos lugares que me gustaría conocer aquí y espero que en el tour podamos ver muchos de esos lugares, de lo contario sentiré que me están robando por ello.

-Sakura… Sakura hija, date prisa…pronto comenzará el tour-esculle la voz de mi madre, que me saco de mis pensamientos.

-Ya voy madre… espérenme-dije comenzando a correr hacia la entrada del hotel.

Cuando salí del hotel, pude ver a muchas personas rodeando aun joven de cabello negro, que no aparentaba más de 25 años, era alto, como la gran mayoría de los italianos, delgado y con ese acento tan atrayente, que por más que intento aun no puedo hacer, sin antes formar un ademan utilizando mis manos.

No hace mucho tiempo que decidí aprender un poco de italiano, la verdad es que avanzó muy bien con el idioma, pero aún me cuestan algunas cosas, por lo tanto, tener un guía que hable inglés es de mucha utilidad en estos casos, aunque al término del viaje, yo seguiré practicando, puesto que quiero regresar más veces a Italia y sin necesidad de tener un traductor a la mano.

-Muy bien señoras y señores, ha llegado la hora de comenzar el tour del día de hoy, que nos conducirá a la antigua ciudad de Florencia, por decirlo de alguna forma-hablaba el guía con un inglés fluido, pero sin perder su acento italiano-aquella ciudad que en el pasado fue el hogar de uno de los mejores escritores entre el siglo XIII y XIV aquí en Italia y en todo el mundo.

Todos comenzaron a subir al autobús que ya estaba listo para salir del hotel, el viaje no fue muy largo ya que nos encontrábamos en esa ciudad, pero había algo que dividía a la antigua ciudad, de las nuevas edificaciones. En el camino, pasamos por una carretera adornada de muchos árboles, realmente era bella, adornada por frondosos setos y árboles.

No lejos de ahí, y al fondo se podía ver la Porta Romana, aquella edificación que rodea y divide la parte antigua de Florencia, en donde hay muchos lugares que sería grandioso poder visitar. Era una puerta enorme con una muralla de piedra, aunque se podían ver realmente tres entradas, pero sólo una de ellas tenía una puerta de madera. Las otras dos eran solamente, huecos en la pared, que tenían el tamaño necesario para el ingreso y salida de automóviles y personas claro, solo una simple entrada.

Habíamos entrado ya, por la famosa Porta Romana, como decía nuestro guía. Nos íbamos adentrando cada vez más a esta parte de la ciudad, nuestro camino era realizado atreves de un paraje lleno de árboles frondosos y al frente se encontraba una glorieta.

-Aquí es donde comenzará el tour, en frente de ustedes se encuentra el Instituto Estatal de Artes o como se le llama aquí, Istituto Statale d’arte Firenze-nos decía nuestro guía-a la derecha de este se encuentran los jardines de Boboli, la primera parada del tour.

Los jardines de Boboli eran enormes y majestuosos, no sólo por los grandes árboles, sino que dentro de este, había grandes esculturas y en el centro de estos jardines se encontraba un lago, en el que también se encontraban esculturas en varios lugares de este.

Después de pasar por lo jardines, llegamos a donde se encontraba el Palacio de Pitti, este se podía apreciar desde los jardines de Boboli, que sería la parte trasera, y también pasamos por delante del mismo y con rumbo hacía otro lugar, un palacio también, pero un poco más importante. Este otro palacio, había pertenecido a un duque, pero tiempo después fue convertido en un museo, donde se pueden apreciar grandes obras artísticas, que van desde esculturas hasta pinturas.

Una de las más importantes exhibiciones, era la que se encontraba en la segunda planta de este palacio, era un poco tétrico, pero a la vez excitante. Cualquier persona que se jactará de ser un amante de la literatura y del arte, debía venir aquí y apreciar esta pequeña exhibición que solo constaba de una cosa.

-Como pueden apreciar, el Palazzo Vecchio nos ofrece un gran sin número de obras de arte en exhibición, esta vez dejaremos que el grupo se divida, para que puedan apreciar con mayor lucidez y detalle las obras que más os interesen-menciono el guía.

Este comenzaba a caminar hacía una de las salas del Palazzo, con un pequeño puñado de personas a su alrededor mientras que otros se alejaban de donde estábamos, yendo a conocer otras de las salas.

¬-Mamá, no habría problema si voy fuera del grupo del tour-le dije a mi madre con insistencia-la verdad es que deseo ver algunas cosas en particular, si puedo ¿verdad papá?-ahora le dije también a mi padre, ya que de alguna forma uno convencería al otro de dejarme hacerlo, en el mejor de los casos.

-Adelante Sakura, sólo ten mucho cuidado y en cuanto hayas terminado, ven a buscarnos, vale?-dijo mi madre con una sonrisa, mientras mi padre le tomaba los hombros.

-Claro-mencione para después irme en dirección contraria a la que ellos iban.

Iba caminando tranquilamente por los pasillos del Palazzo Vecchio, viendo las pinturas en las paredes y debajo de estas, varias esculturas, también observaba algunas pinturas que se encontraban en el techo, pero además buscaba las escaleras para ingresar al segundo piso del palacio.

Entre ver cada pintura y buscar las escaleras, tropecé e iba directo hacía el piso, a pocos centímetros del suelo había cerrado los ojos, mas sin embargo nunca sentí el golpe. Nunca sentí el choque de mi cuerpo tibio con el del piso frío. Fue en ese momento que sentí como dos fuertes brazos rodeaban mi cintura evitando con ello el golpe y la caída.

Cuando estuve completamente recta, me di la vuelta para agradecerle a la persona, quien haya sido, el haberme salvado de un golpe contra el suelo. Al voltear me quede sorprendida, o mejor dicho embobada por lo que vi, además de que no pude evitar sonrojarme un poco. Al frente se encontraba un joven muy guapo, de cabello rubio un poco largo y desordenado, tenía unos ojos azules, en los cuales no podrías evitar perderte al momento de mirarlos y en su rostro se posaba una bella sonrisa.

Ese chico era realmente guapo, medía alrededor de 1.90 de estatura, y con un cuerpo muy bien moldeado, seguramente realizaba mucho ejercicio. Ya que a pesar de llevar una camisa blanca, una bufanda negra y un saco del mismo color que la bufanda, se podía apreciar su musculatura.

Creo que no había forma de evitar aquella primera impresión y acciones que realice al verlo, pero no fui la única, ya que la mayoría de las mujeres que se encontraban a nuestro alrededor se encontraban igual o peor que yo, aunque la única que no había podido evitar sonrojarse fui yo.

-Mi scusi signorina è bene-me pregunto aquel guapo chico, con un tono de preocupación en su voz y con ese acento que me volvía loca.

-Sì, la ringrazio molto per avermi aiutato a non cadere-le dije regalandole una sonrisa como agradecmiento.

-E 'stato un piacere aiutare così bella signorina-me dijo con una sonrisa, que hizo que un leve sonrojo se posará en mi rostro-Ho notato che stai cercando qualcosa, e mi piacerebbe aiutare, se possibile.

-Perdoni ma non ancora dominato la italiano e non del tutto a capire quello che dici-le digo esperando haber utilizado correctamente las palabras.

-Me preguntaba si necesitas ayuda, ya que veo que buscas algo-dijo hablando un perfecto inglés.

-Gracias a dios, acaso no serás tú mi ángel-le digo en un tono de broma, sonriéndole  y veo que por mi frase él hace lo mismo-estoy buscando las escaleras para el segundo piso y agradecería mucho la ayuda…mmm cuál es tu nombre.

Normalmente los ángeles bajan del cielo para ayudar a las personas que necesitan realizar una misión en la vida, o solo para ayudarlas y el que él quisiera ayudarme en estos momentos lo convertiría en mi ángel. Bueno además con lo guapo que esta, bien podría tratarse de uno.

-Me llamo Naruto mucho gusto-me extendió su mano.

-Un placer, mi nombre es Haruno Sakura-extiendo mi mano para colocarla encima de la de él.

Cuando él toma mi mano entre la suya, deja mis dedos encima de los él y acerca su cara para poder besarla entre mis nudillos, y después se vuelve a levantar viéndome con una sonrisa en su rostro, que provoco que el sonrojo apareciera de nuevo o que tomara mayor color, en caso de no haberse desvanecido.

-Será un placer ayudarte, Sakura, deja que yo sea tu guía y traductor por tu recorrido en el Palazzo Vecchio-me dijo mientras tomaba mi mano y comenzaba a caminar.

Continuara… …

Por el momento esto sería todo. Cuídense.


Última edición por dohnarukoto_17 el Mar Sep 26, 2017 12:17 pm, editado 1 vez
avatar
dohnarukoto_17
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Femenino Mensajes : 854
Edad : 24
Localización entrenando con naruto-nichan
Nakus 6186
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 4 y 5 (25-09-2017)

Mensaje por alexad_uzumaki el Lun Jul 10, 2017 4:01 am

holaaa si yo la había leído espero que la continúes
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 442
Edad : 18
Localización En el cuarto verde..........."luna pervertida"
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 4 y 5 (25-09-2017)

Mensaje por aduzumaki el Lun Jul 17, 2017 3:43 pm

wow que encuentro mas rápido espero ansiosa por ver cómo se desarrolla la historia y además parece que se desarrollara la historia en el país del amor que buen cambio de ambiente espero por la continuación.
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1004
Edad : 22
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 4 y 5 (25-09-2017)

Mensaje por dohnarukoto_17 el Vie Jul 21, 2017 5:00 am

Hola chicos lamento la tardanza con la continuación, pero es que tengo algunos problemas con mi computadora. pero por fin les traigo la continuación espero y les guste.
capitulo 2:

Capítulo 2:

Él me encaminaba por los pasillos del Palazzo, tenía mi brazo entre uno de los suyos, y esto provocaba que camináramos muy cerca uno del otro. A pesar de la cercanía entre nosotros, este hecho realmente no me molestaba, ya que me dejaba mirarlo más de cerca y de una forma más detallada.

Pude notar rasgos muy varoniles, en su mandíbula se podía notar un leve rastro de vello facial, eso decía que recientemente se había afeitado, pero también estaba firme, a pesar de la sonrisa. Su olor era fuerte, era una combinación de la loción de afeitar con su olor corporal, cuando caminaba ponía una mirada sería, muy diferente a como lo había visto por primera vez, y esto le daba un ligero toque de misterio.

No podía dejar de observarlo, aunque claro, lo hacía de una forma disimulada para evitar que se diera cuenta de esto. Realmente parecía que estaba poniendo atención en el camino, pero era todo lo contario, lo único que captaba mi atención en esos momentos era Naruto.

-Y cuál es la exhibición, que está buscando esta bella signorina-se había detenido-aunque al estar en el segundo piso del Palazzo imagino cual debe ser.

A decir verdad, nunca me di cuenta de cuando encontramos las escaleras y subimos por estas, de querer regresar en un futuro, esperaría tener la suerte de encontrármelo de nuevo y hacer el mismo tour o tendría que buscarlas por mi propia cuenta, lo cual no sería tan grato.

-Entonces porque no me sorprendes, con tu intuición-le digo en broma haciéndolo reír un poco.

-Bene, entonces vayamos a la vitrina donde se encuentra la máscara mortuoria de Dante Alighieri-me sonrió-claro, si es lo que realmente vienes a ver.

-Vamos entonces, nobile cavaliere-le dije tomando su brazo con un poco de fuerza.

En todo el “viaje” Naruto nunca dejo mi brazo, siempre estuvo entre el suyo, lo cual me dejo apreciar que realmente era un chico que iba al gimnasio, debido a que se notaba en su musculatura. Al apreciarlo bien, me fije que no tendría más de 18 años y a pesar de su edad, había varios rasgos que lo dejaban ver ya como todo un hombre, más sin embargo seguía siendo un adolescente como yo.


--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Habíamos llegado ya, a la sala donde se exhibía la máscara mortuoria del mejor escritor de Italia, a mi parecer, esta era una de las cosas que más quería conocer. Quería conocer en persona, a Dante Alighieri, a pesar de que este ya estuviese muerto, tener su cara mirándote era como si lo conocieras en persona.

Muchas veces había visto ya, una imagen de Dante, un hombre ya mayor, con algunas arrugas encima de su rostro y que llevaba puesto un gorro de color rojo en la cabeza, esa era la imagen que siempre aparecía en Internet, eso y la ilustración del Inferno que Dante había creado en su libro, que había sido más bien ilustrada por Botticelli, pero tomando la descripción hecha por Dante.

-Entonces eres una fiel admiradora de la obra de Dante-me dijo Naruto, cuando me aparte de su lado y me puse cerca de la vitrina.

-Sí, y si fuera un delito, me declararía culpable-le sonrió.

-De ser así, creo conocer un lugar que de seguro te gustaría visitar-él se acercó a donde me encontraba.

-¿Enserio?, y me llevarías a ese lugar-le pregunte ansiosa.

-Claro, sólo que se encuentra un poco alejado del Palazzo-me sonrió en el momento que volteo hacia mí.

-No sé si mis padres me dejarían ir, y menos con un chico que acabo de conocer-me dije en voz alta y con un semblante de estar pensando en aquello.

-Supongo que podemos ir a verlos y preguntarles si te dejan ir conmigo-dijo dando la vuelta-además ellos podrían venir con nosotros, en el caso de no querer dejarte a solas con un desconocido.

-Esa es una buena idea-le dije acercándome a él.

Me sorprendí al darme cuenta, de que había tardado mucho más tiempo buscando y encontrando la exhibición de Dante, de lo que me tarde en contemplarla. Pero aquella insinuación e invitación por parte de Naruto, provoco aquello. Desde que leí en la secundaría el libro de la Divina Comedia, me volví una fan de Dante y el saber que podría ir a un lugar, en que habría una mayor conexión con el escritor hizo que me emocionará.

Bajamos rápidamente las escaleras, Naruto de nuevo había tomado mi brazo entre el suyo, caminando juntos y a muy pocos metros se encontraba su cuerpo de él mío. Buscamos a mis padres que de seguro, seguirían con el guía turístico que nos trajo aquí.

-Naruto, hay algo que me eh estado preguntando-le dije, mientras prestaba atención para encontrar a mis padres.

-Y que es-me dijo viéndome.

-Etoo…cuántos años tienes-le pregunte con curiosidad.

-Pues tengo todos los años del mundo-me dijo sonriendo.

-A que te refieres-me confundí por su respuesta, aunque por su sonrisa asumí que era una broma.

-Nada, solo tengo 19 años-me dijo un poco más serio.

-Y tú eres de Italia-le pregunte, aunque realmente era una pregunta tonta, él sabía italiano y conocía muy bien la ciudad.

-Sí, soy de Italia, aunque recientemente me mude a los Estados Unidos, a la ciudad de los Ángeles en California-respondió con seriedad.

-Enserio-le dije sorprendida-yo soy de los Ángeles California.

-Vaya que coincidencia no te parece-me dijo sonriendo un poco.

-Ya lo creo que si-le dije.

A lo lejos logre ver a nuestro guía, detrás de él venían las personas del tour, que habían tomado la decisión de quedarse con él y hacer el visita que nos daba esa compañía turística. No habían pasado muchas personas, cuando pude divisar a mis padres en el medio del grupo, así que eche a correr hacía ellos, siendo seguida por Naruto.

-Mamá, papá-les grite llamando su atención.

-Que ocurre cariño-dijo mi madre al verme.

Antes de comenzar a hablar, espere a que Naruto estuviera más cerca de mí, y lo presente a mis padres. Mi padre se le había quedado observando, de una forma muy detallada, como si de alguna parte lo conociera, o que su rostro se le hiciera familiar, aunque eso era imposible, pero al final sonrió un poco. Mi madre se había quedado al igual que yo, un poco desconcertada por la forma en que papá veía a Naruto.

-Mucho gusto, mi nombre es Haruno Hizashi, encantado de conocerte-extendió su brazo para saludarlo.

-Soy Naruto, y el placer es todo mío-el acepto el apretón de manos de mi padre.

Después de aquella extraña escena, les conté a mis padres sobre lo que me dijo Naruto, al principio estaban pensativos, debatiendo entre si dejarme ir con aquel chico o mejor no hacerlo. Al fin de cuentas uno nunca sabe cuáles son las intenciones de las personas. Pero sorprendentemente mi padre acepto a dejarme ir con él, diciéndole que quería que me llevará directamente a la siguiente escala del tour, tan pronto como la visita aquel lugar terminará.


--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Salimos entonces del Palazo y seguí a Naruto hasta el estacionamiento de este. Él se acercó a una motocicleta de color negro, me parece que era una Harley Davidson, de la moto saco unos guantes negros y un casco del mismo color, el cual me ofreció a mí.

Mientras yo me colocaba el casco, él se ponía sus guantes y en ese momento, pude observar un anillo adornando uno de sus dedos, pero traía el mismo anillo en el cuello, no sabía cuál era la razón.

-Entonces nos vamos-el encendió el motor de la motocicleta.

Me subí detrás de él y me abrece a su cintura con mis brazos, para sujetarme durante el camino, cuando estuve ya lista, el avanzo por la calle. Yo no estaba prestando atención al paisaje que me regalaba ese viaje, y ni siquiera estaba consciente de la velocidad a la que íbamos.

-El anillo que trae en su mano y en el collar de su cuello es el mismo-pensaba-será que está comprometido… …mmm no lo creo, de ser así porque tendría el ambos anillos y estaría solo por la ciudad, tal vez son un recuerdo de alguien y de algo que le paso-yo seguía exhorta en mis pensamientos sin prestarle atención a nada.

-Hemos llegado a nuestro destino-me dijo sacándome de mi cabeza.

Nunca me di cuenta de cuanto habíamos tardado en llegar, al igual que no me percate del momento en que detuvo y apago el motor de su moto, yo deje de abrazarlo y me baje de ella y el hizo lo mismo. Después de devolverle el casco y de que él metiera este y los guantes de nuevo al compartimiento de su moto, me tomo de la mano, de la misma manera que en el Palazo, y comenzó a caminar.

-Espero que sea de tu agrado este lugar-me dijo sonriendo.

Él me había traído a la iglesia de Santa Margarita o en italiano a la Chiesa di Santa Margherita dei Cerchi. Naruto me contó que esta había sido la iglesia donde Dante se había casado con Gemma, una mujer a la que no amaba, pero que en esta también había conocido a Beatriz, la mujer que le robo el aliento y de la que se enamoró en el instante en que la vio.

Es por eso que esa iglesia era conocida como la iglesia de Dante, en aquella iglesia se encontraba también la tumba de Beatriz, y esta aparte de ser un lugar de reunión de los seguidores del escritor, también era el lugar en donde se daban cita todos aquellos que se encontraban devastados por un amor no correspondido.

Ese día que pase con Naruto fue muy divertido e interesante, me conto muchas cosas que yo desconocía, al final me regresó con mis padres. El viaje todavía duraría unos días más, antes de partir con rumbo a Estados Unidos.

En esos días había quedado con Naruto para conocer más lugares y bueno también para pasar un tiempo con él, ese chico rubio me había gustado desde el primer momento en que lo vi, y bueno cuando hable con él y lo comencé a tratar, debo decir que me paso lo mismo que a Dante con Beatriz, me enamore desde el momento en que lo vi.

Pero algo me dice, que él es diferente a todas las demás personas, que hay un pasado muy largo y difícil tras de él que soy capaz de ver cuando se pone serio, sus ojos reflejan una vida tal vez un poco dura y de alguna forma triste. No parece ser que tenga una historia oscura tras de sí, pero a menos que lo vuelva a ver, no descubriré ese peso que carga en sus hombros.

El día en que debíamos regresar a casa, había llegado por fin, ese día en el que me tendría que despedir de Naruto, aunque espero encontrarme algún día con él, en los Ángeles ya que vive ahí, sería una gran casualidad encontrarlo de nuevo. Ahora recuerdo algo que me dijo.

-Las casualidades no existen, las cosas suceden por una razón, y que el que tú y yo nos conociéramos era algo ya predestinado-lo dijo con mucha seriedad, pero que contrastaba con una sonrisa.

Continuara… …
capitulo 3:
Capítulo 3:

Ese viaje a Italia me había ayudado a olvidar aquellos cambios que mi cuerpo y todo mi ser sufrieron, mi fuerza había aumentado de sobre manera, mi regeneración también había aumentado, ahora mis heridas se curaban con mayor velocidad, y me atrevería a decir, que no moriría por ningún tipo de herida y ni siquiera por desangrarme. No lo había intentado comprobar, pero algo en mi me decía aquello.

También había crecido bastante, de tener una estatura de 1.50 metros, había crecido al menos 18 cm en poco tiempo, aunque supongo que eso es normal, el promedio de crecimiento termina alrededor de los 20 años en las mujeres.
Creo que lo que realmente había desviado mi atención de esos cambios, fue el conocer a Naruto.

Este día comenzaba un nuevo año en la escuela, el segundo año en la preparatoria, a pesar de encontrarnos en Estados Unidos, el nombre de mi instituto era más bien japonés, era el Instituto Konoha, su nombre hacía referencia a la apariencia y ubicación de este, debido a que se encontraba cerca de un bosque y era cubierto por las hojas de estos.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------


Me había levantado temprano, para arreglarme y no llegar tarde a la escuela, la puntualidad era una de las virtudes que tenía, no importa cómo o lo que tuviera que hacer, pero siempre llegaba a la hora. Aunque siempre era la primera en llegar al salón y de alguna forma era muy benéfico para mí, era libre de escoger el lugar que quisiese del salón y también podía apartarles a otros.

Normalmente, nuestro tutor y profesor de historia siempre solía llegar tarde, era un hombre de unos 45 años aproximadamente, pero su apariencia no dejaba notar esa edad, seguramente era porque siempre llevaba una máscara que le cubría la mitad del cara y otra parte de esta era recubierta por una cinta, ocultando así todo el extremo izquierdo de rostro, solo dejando visible una parte de la nariz y el ojo derecho.

Durante el tiempo que lo conocemos, hemos intentado descubrir porque razón lleva todo eso en la cara, pero ningún plan para descubrirlo a tenido éxito, en una ocasión, preguntamos a la misma dirección de las ropas del profesor, pero al igual que nosotros ellos tampoco tenían idea de esto.

Fuese cual fuera el caso, creo que es algo que nunca descubriré. El tiempo corría y las agujas del reloj seguían su camino, poco a poco los alumnos y mis compañeros iban ingresando al salón, yo me encontraba sentada en el medio del cuarto, y con mi mochila en la banca de alado a modo de apartar el lugar.

Los primeros días de clase, siempre preguntaban que habíamos hecho durante las vacaciones y que tal nos lo habíamos pasado, yo quería contar sobre mi viaje a Italia, seguramente a Kakashi, el profesor de historia estaría interesado de saber.

Él era mi vecino, todo lo que yo conocía de historia del mundo me lo había enseñado él, y también fue quien me paso la pasión por esta y sobre todo por ir a ese país. Es por eso que se me llegaba hacer extraño, que siempre llegará tarde, puesto que casi siempre salíamos a la misma hora de casa, supongo que es otro gran secreto de él, que no descubriré.

Ya quedaban pocos lugares vacíos en el salón y el tiempo de llegada se iba haciendo nulo, lo que me preguntaba en esos momentos, era en donde se había metido mi mejor amiga, tenía una idea de donde podría estar y con quien. Ella era una rubia muy bonita, tenía muy buen cuerpo, que a veces me daba envidia, aunque yo realmente no me quedaba atrás en cuanto a ello; ella tenía un novio muy inteligente, pero a la vez era un vago, no sé cómo alguien con tanto intelecto, podría desaprovecharlo haciendo de vago todo el día, pero a pesar de eso era buena gente y nos ayudaba siempre.

Sin más dilación, los vi ingresar al salón en el justo momento en que el timbre sonó, ellos caminaron por entre las bancas, brincando mochilas, balones y otras maletas que algunos compañeros llevaban consigo, hasta que por fin se acercaron hasta donde me encontraba, Ino me saludo con la mano y mandándome un beso, Shikamaru hizo lo mismo, pero sin el beso obviamente y tras despedirse de ella, se fue al final del salón.

-Te ves genial, Sakura, el viaje a Italia sí que te ha caído bien, cariño-ella se acomodaba en su silla, y se acercó un poco a mí para hablar.

-Y que lo digas, ha sido lo mejor que eh hecho en mi vida, y espero regresar-le digo a mi amiga acercándome a ella para darle un leve abrazo-a ustedes, que tal les fue en estas semanas en que estuvimos separados.

-Todo fue genial, la playa estuvo grandiosa-me sonrió ella-aunque para ser franca, no estuvimos tanto tiempo en ella como hubiera querido

Eso otro lo dijo con una sonrisa y tono juguetón, lo cual me había dejado darme cuenta que lo que menos habían hecho era disfrutar de la playa y el calor de esta, y se habían ido durante tres semanas a encerrar a un hotel y gozar de las instalaciones de su cuarto, ese último pensamiento me había hecho sonrojar.

-¿Básicamente, tú y Shikamaru, se fueron a reservar su lugar en el infierno, no?-me había volteado para que no viese mi sonrojo.

Antes de escuchar la respuesta de mi amiga, a mi mente llegó la imagen de unas grandes puertas, que me habían recordado un poco a las de la Porta Romana, pero lo que llegó a mi mente con más fuerza, es aquella frase que se ve en lo alto de estas, “Por mí se va a la ciudad del llanto; por mí se va al eterno dolor; por mí se va hacia la raza condenada: la justicia animó a mi sublime arquitecto; me hizo la divina potestad, la suprema sabiduría y el primer amor. Antes que yo no hubo nada creado, a excepción de lo eterno, y yo duro eternamente. ¡Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!”.

Aquella una de mis frases favoritas de la Divina Comedia, cuál era la verdadera razón por la que se debía perder la esperanza, acaso ninguna persona que la guardará era capaz de atravesar el Infierno y llegar al paraíso, aquello era algo que me podría pasar horas pensando y razonando, pero al quedarme pensando en eso, otra imagen llego a mi mente, la imagen de un chico rubio y esa sonrisa que te cautiva.

-Sí, se podría decir que sí, pero la vida es demasiado corta como para no disfrutarla, no lo crees así-me dijo ella con un tono más serio.

-Supongo que debes tener razón-suspiré-Ino, hay algo que quiero contarte…

Antes de que pudiese seguir, la puerta del salón se abrió, dándole paso al maestro de historia y su siempre extraña vestimenta, pero no venía solo esta vez, sino que a su lado se encontraba un chico de cabello largo, oscuro y ojos negros.

¬-Hablaremos después, cariño-me sonrió y se puso seria.

No sabía que le pasaba, normalmente ella no se comportaría así, no se pondría sería tan rápidamente. Lo normal es que me hubiese sonreído como lo hizo y que dijera una tontería antes de ponerse sería y evitar que Kakashi nos regañará o que tan siquiera nos descubriera, por eso sabía que algo iba mal, acaso aquel chico había atraído toda su atención con tan sólo verlo, eso sonaba un poco loco, ella tenía a Shikamaru, mas no era imposible, ya que me paso a mi lo mismo con Naruto, mas sin embargo yo no tengo novio.

Sin poder evitarlo lleve mi mirada a la parte de atrás del salón y vi que Shikamaru se encontraba igual o más serio de lo que Ino se había puesto unos segundos antes, será que algo había pasado entre ellos tres, que se conocen de antes, o que el pelinegro de peinado de piña, se dio cuenta de la actitud de mi amiga al ver a ese chico.

-Bueno chicos, como pueden ver el día de hoy tenemos un compañero nuevo-él sonrió y fue a su escritorio-preséntate y después toma un asiento para poder comenzar con la clase.

Aquel chico entró por completo al salón y se puso a la mitad de este, se encontraba ubicado entre el escritorio de Kakashi y la primera fila de butacas. Él bajo su mochila y la coloco en el suelo, para después erguirse por completo y acomodarse el cabello que se había quedado en su rostro.

-Mi nombre es Uchiha Sasuke y es un placer conocerlos a todos-dijo con una sonrisa que dejaba ver que se sentía un poco superior a nosotros.

Después de dar su nombre, tomo su mochila, que había puesto instantes antes en el suelo, y comenzó a observar todos los rincones del cuarto, vi como su mirada se había endurecido un poco al posar sus ojos en Ino y después en Shikamaru, para después ponerlos en mí y sonreírme levemente.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Las clases habían terminado sin más complicaciones, pero también sin ningún tipo de incidente, en el que pensé que se verían en vueltos mis amigos y aquel chico, Sasuke. Tan pronto como termino la clase de Kakashi, tuvimos clases también con el maestro Gai, un señor de cejas pobladas, que tenía la misma edad que Kakashi, pero este otro era un loco por el ejercicio, alguien bastante extravagante y excéntrico a decir verdad. Pocos eran los que realmente podían aguantar sus rutinas de horror.

Cuando salimos de las escuela, Shikamaru iba acompañándonos, los tres caminábamos tranquilamente por las calles de la ciudad, de un momento a otro, el pelinegro se detuvo para hablar con alguien y después de eso se despidió de nosotras y se fue hacia otro lado.

-¿No iras con él?-le pregunto a mi amiga, al ver alejarse a su novio.

-No es necesario, ya lo veré luego-me sonrió y tomo mi mano-lo que me interesa en estos momento, es saber cómo te fue en tu viaje, conociste a alguien interesante, cariño-ella estaba también emocionada por saber lo que paso y yo por contarle todo.

Las dos fuimos hacia una cafetería, donde pudiéramos hablar tranquilamente, normalmente íbamos al Starbucks por una taza de café, pero encontramos una nueva cafetería muy cerca de donde estábamos y el aroma café fue la que nos atrajo.

El lugar estaba muy bien decorado, todo estaba de color café, pero con algunos detalles azules un poco oscuros, para darle un poco de seriedad pero a la vez tranquilidad al lugar, nos acercamos al mostrador y pedimos dos capuchinos para después irnos a sentar en una mesa un poco apartada de las demás.

A pesar de ser un lugar que recién abrió, me doy cuenta que les estaba yendo bastante bien, a cada rato se escuchaba el ruido de la campanilla sujeta a la entrada del establecimiento. Era una cafetería italiana ¿Qué porque lo digo?, pues el dueño quien nos había atendido, tenía aquel acento, que me hacía recordar las mejores vacaciones de mí hasta ahora existencia.

¬-Por lo que dices, me doy cuenta que estas muy prendada de aquel chico-me sonreía Ino.

-Era como un ángel-le repito por décima vez-y no sólo lo digo porque me haya ayudado, era realmente muy guapo, Ino.

-Y no tienes alguna foto para comprobar que tan guapo era aquel chico-sonríe medio burlándose de mí.

-Claro que la hay-le digo un poco indignada por burlarse de mí.

Tome mi bolso y lo puse encima de la mesa comenzando a rebuscar en el interior de este, está completamente segura que había guardado una foto de los dos en la bolsa, pero ahora era incapaz de encontrarla. Mientras yo buscaba oí el sonido de la campana y después escuche una voz que se me hizo bastante familiar que se alcanzaba a oír a lo lejos.

Cuando voltee, creyendo que la voz que había escuchado era la de Naruto, no había nadie en el mostrador y quien se sentaba era un chico de cabello oscuro y corto, y bastante escuálido, supongo que confundí la voz y termine asociándola con la de él, justo en este momento en que busco una foto de nosotros.

-Y entonces tienes la foto o no, cariño-Ino me saco de mis pensamientos.

-La eh olvidado, pero te la enseñaré luego-le digo un poco decepcionada.

-No hay ningún problema entonces y hay algo más que quieras contarme o puedo decir yo como me fue a mi…-el teléfono de Ino sonó.

Ella lo tomo y vio que se trataba solamente de un mensaje de texto, no sé qué contendría el mensaje, pero aquello la hizo poner una sonrisa melancólica, pero después se puso sería.

¬-Lo siento Sakura, debo irme rápido-me dijo levantándose de la mesa, me dio un beso-nos veremos mañana en la escuela- y salió del lugar.

Su actitud era bastante rara, y recordé que en el momento en que buscaba aquella fotografía en la bolsa, y la campana sonó, el rostro de Ino cambio muy rápidamente, nadie más que yo se hubiera podido percatarse de ello. De aquella cara que demostraba interés y curiosidad, se convirtió en una de sorpresa y luego de seriedad, pero cambio tan rápido a la otra cara.

Sin pensar más en las cosas, y en la actitud de Ino, decidí salir de la cafetería recordando bien en qué lugar se encontraba, ya que intentaría venir constantemente, no sólo el aroma que desprendía ese lugar era tan delicioso, sino que también el sabor de su café era muy bueno.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Dos personas se encontraban reunidas en el medio de un bosque, debido a la oscuridad que proporcionaban los árboles de este y estando en medio de la noche; donde lo único que le proporcionaba iluminación al cielo eran las estrellas y la luna, no se podía apreciar las facciones y la cara de ninguno, solo sus siluetas podían ser vistas.

-No pensé que ellos dos estarían también ahí-dijo una de las personas.

-Sí, fue realmente una sorpresa verlos-dijo el otro con un serio rostro-cuando entrarás tú como es debido.

-Debo esperar a que ellos hagan un movimiento, sino nunca sabré que es lo que realmente quieren-le dijo también serio.

-¿Entonces tu seguirás escondido mientras yo hago tu trabajo, no?-sonrió mostrando su dentadura blanca.

-Sabes, que yo sigo haciendo mi trabajo, además sigo buscando información que a ti te interesa-le respondió de forma calmada-no te vayas a alejar ni un momento de ella, yo hablaré con ellos entendiste.

-Claro que sí, amigo-le dio un golpe en la espalda y ambos se alejaron de aquel lugar.

Continuara…

Espero que lo disfrutaran, espero venir a actualizar más seguidamente
avatar
dohnarukoto_17
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Femenino Mensajes : 854
Edad : 24
Localización entrenando con naruto-nichan
Nakus 6186
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 4 y 5 (25-09-2017)

Mensaje por aduzumaki el Dom Jul 23, 2017 8:44 am

puedo hacer algunas conjeturas de quienes se encontraron en el bosque y me asalta la duda de porque ino y shikamaru odian a sasuke desde el primer momento que lo vieron bueno sera esperar por el próximo capítulo.
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1004
Edad : 22
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 4 y 5 (25-09-2017)

Mensaje por dohnarukoto_17 el Mar Sep 26, 2017 12:15 pm

Siento no haber podido actualizar hasta ahora. Pero eh tenido problemas con mi computadora y prácticamente no ha sido el mejor mes de todo este año, en mi país, pero espero que esto ayude a quitar un poco de estrés y problemas.

Capitulo 4:
El tiempo fue pasando poco a poco, en un abrir y cerrar de ojos habían pasado ya dos meses de clases. A pesar de aquel primer y extraño día de clases, las cosas se fueron calmando a los pocos días, Sasuke, Shikamaru e Ino se empezaban a llevar bien y los cuatros ya éramos buenos amigos.

Fue después de los primeros tres días de clases que Sasuke se acercó a platicar conmigo, yo estaba con Ino y con Shikamaru en el patio trasero de la escuela comiendo en nuestra hora de descanso. Él se había acercado a nosotros atraído por las risas, y se presentó de nuevo, pero esta vez sin aquella sonrisa de superioridad.

Aquel día también me entere, que efectivamente ellos ya se conocían de hace ya bastante tiempo, y que la razón de aquella actitud en el primer día, fue porque los tres se sorprendieron, de que estuvieran allí. A pesar de que siguen diciendo que la seriedad se debió a la sorpresa, yo sigo pensando que fue otra cosa lo que sucedió y que tal vez ellos no quedaron en buenos acuerdos el día que se separaron.

Pero eso ya daba igual, los cuatro, como bien dije antes; ahora éramos muy buenos amigos, yo me acerque mucho a Sasuke, era bastante serio en ocasiones pero sabía cómo gastar buenas bromas, pero sobretodo, conocía mucho de historia y a veces pasamos muchas horas platicando.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

El verano había termino ya, dándole paso al otoño; aquella época del año, donde las hojas de los árboles se desprenden de estos y caen al suelo, con un color amarillento, cubriendo todos los rincones en donde hubiera árboles.

Estamos comenzando un nuevo mes, siendo ya los primeros días de Octubre. El frío ya comenzaba a hacerse palpable y yo llevaba puesto unos jeans negros ajustados, con unas botas afelpadas del mismo color, una blusa roja y una bufanda también negra para mantener el cuello caliente.

Estaba saliendo ya un poco tarde de la escuela, debido a que me había quedado un rato más en la biblioteca de la escuela, terminando un reporte del laboratorio de química, normalmente las prácticas las hacemos en equipo, pero las investigaciones y bitácoras, siempre son individuales.

Cuando salí de la escuela me encontré a la salida, parado en la entrada del Instituto a mi maestro de historia y vecino, Kakashi-sensei. Él estaba tranquilamente observando como caían las hojas de los árboles, mientras tomaba un poco de café, del vaso que se encontraba en su mano derecha.

-Sakura-chan, no crees que ya es bastante tarde, para que estés afuera de tu casa-me dijo mi maestro antes de darle un sorbo a su café.

-Bueno etto…aun no es tan tarde, además estaba terminando un reporte de química-le digo tomando mi bolso con ambas manos y estando ya a lado de él.

-Qué te parece si te acompaño hasta tu casa, al fin y al cabo somos vecinos-me dijo sonriéndome cálidamente.

-No será necesario, sensei-dijo una voz detrás de nosotros.

De las sombras de los árboles que rodeaban la escuela, salió un chico de cabello oscuro y largo, con ojos del mismo color que su cabello. Era mi amigo Sasuke, que traía su mochila colgando de su brazo derecho, este se acercaba paso a paso hasta donde estábamos nosotros.

-Yo me encargaré de llevar a esta jovencita, hasta su casa, sana y salva-dijo el chico, posando su mano izquierda en mi cabeza y revolviendo mi cabello.

Sasuke era algunos centímetros más alto que yo, si yo tenía una estatura de 1.68 cm que para mi edad ya es bastante, él me llevaba al menos unos 15 cm, era más bajo que Naruto, pero él ya tenía 19 años. En todo el tiempo desde que lo conocí, aun no eh podido olvidarlo y siempre suelo relacionarlo con cosas de mi vida común, como con esto.

-Está bien, sólo no vayan a llegar muy tarde chicos, los veré mañana, no se olviden de hacer la tarea-dijo nuestro maestro.

Se iba alejando poco a poco, hasta que desapareció de mi visión y vaya que esta también había mejorado desde los últimos meses, o mejor dicho desde que cumplí los 16 años. Sasuke se había quedado a mi lado, quieto al igual que yo, para después comenzar a moverse.

-¿Acaso te vas a quedar ahí, o piensas venir conmigo?-me pregunto Sasuke con una ceja levantada.

-Ya voy-le digo, mientras emprendo la carrera para acercarme-y a donde vamos a ir.

-Te parece si pasamos por un café antes de llevarte a casa-me sonrió-la verdad se me antojo el que traía Kakashi-sensei.

-Me parece genial-le sonrió para caminar a su lado.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Por alguna razón extraña, todos mis amigos e inclusive Kakashi-sensei, se habían ofrecido para acompañarme a mi casa en los últimos días. Lo más raro era que me dejaban justo en la entrada de esta y no se marchaban de ahí hasta que yo estuviese dentro y a salvo de quien sabe qué y me despedía por la ventana que daba a la entrada.

También mis padres habían comenzado a comportarse de forma extraña, me habían impuesto llegar a la casa temprano, antes de que estuviera completamente oscura la calle, que para estas fechas; la calle terminaba oscureciéndose alrededor de las 6:30 pm.

Ya no me dejaban salir al jardín a apreciar las estrellas y la luna, que en este mes se veía tan genial; debido a que se encuentra más cerca de la Tierra, lo cual le da un tamaño más grande, y se ve más iluminada. Ahora sólo podía contemplarla desde la ventana de mi habitación.

También Ino me había dejado de invitar a las fiestas, que los chicos suelen hacer en las noches durante estas épocas, preparándose lentamente para la fiesta de Halloween, si me llegaba a invitar a una, siempre salíamos antes de que oscureciese y junto a Shikamaru y Sasuke como escolta personal.

Esta situación, comenzaba hartarme poco a poco y más al no conocer la razón por la que actuaban así, incluso en las noches, sentía como si alguien estuviera haciendo guardia en el techo de mi cuarto, cuidándome para que nada malo me pasará, creo que de tanta sobreprotección, me estaba comenzando a volver loca.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

En una sala se encontraban reunidas varias personas, la mayoría de ellos vestían de colores oscuros u opacos y se podían ver algunos tatuajes en sus brazos, hombros y a lo largo de sus cuellos. Dentro del lugar se apreciaba una barra donde descansaban varios vasos, con líquido de extraña procedencia en su interior y se alcanzaba a escuchar un poco de música a lo lejos.

¬-Se está acercando cada vez más esa fecha-dijo una de las personas en la sala.

-Sí, y la chica ya está lista-dijo otro sujeto con una sonrisa.

-Esta vez, si podremos hacernos con el cuerpo de uno de sus familiares-dijo otro bebiendo de un vaso-será lo mejor.

-Aún no puedo creer como su hijo se nos escapó-menciono uno enojado-cuando lo encontramos fue demasiado tarde como para poder poseerlo.

-Quien pensaría que se había atrevido a hacer un juramento en donde daba su vida-habló dejando su vaso en una mesa-de esa forma ya no merecía la pena intentar someterlo.

-Pero su hija será un gran trofeo, la nieta de aquel salvador-murmuró otro sujeto-no puedo esperar más para hacerla jurar y a hacerme con su cuerpo.

-Vamos, vamos, ninguno de ustedes se quedará con ella, porque es mía, mi presa-dijo otro con una mirada de superioridad.

-Todo el mundo sabe, que tu no serás capaz de hacerte con ella, eres el peor de nosotros-se burló uno de ellos haciendo reír a los demás.

-Deben tener cuidado, les recuerdo que nosotros no somos los únicos, que intentarán hacerla jurar-menciono uno que se encontraba sentado escuchando todo-vendrán de todas partes y si quieren una oportunidad, les sugiero que intenten hacerlo antes del inicio del Jeshvan o de lo contario tendrán mucha competencia, aunque yo seré el ganador al final-comenzó a reír como loco.

A las afueras del lugar, un joven vestido con una chamarra de cuero y que tenía un gorro, el cual cubría el color de su cabello y su cara, comenzaba alejarse lentamente del edificio. Este era un bar, en que los chicos podían ir a divertirse y escuchar música, de bandas que apenas comenzaban con su carrera musical.

Su caminar era lento, pero firme. A pesar de estar en la calle a las altas horas de la noche, caminaba tranquilamente sin temor a que algo malo le sucediese, ya que el sería la persona con la que a nadie le gustaría encontrarse. Se fue acercando lentamente a una zona residencial, tras haber caminado ya medía hora, desde aquel lugar de mala muerte.

-Las cosas están comenzando ya, será mejor que me acerque, por fin ha llegado la hora-dijo con sonrisa.

El chico alzo la cabeza, el observaba una casa y se acercaba poco a poco a esta, de un brinco se colocó en el techo y se recostó en este, para poder observar las estrellas. La luz que proporcionaba la luna, dejo a la vista unos ojos azules y un poco de cabello rubio, que se salió del gorro y descansaba en la frente del chico.

Continuara… …

Capitulo 5:
Capítulo 5:

Una vez más me encontraba en la biblioteca de la escuela, esta estaba abierta al público, podían ingresar chicos que no estudiasen aquí y también cuando las clases habían terminado y la escuela ya se encontrara cerrada.

Normalmente las prácticas que uno tiene en los laboratorios suelen ser divertidas y emocionantes, aprendes mucho acerca de los procesos que se deben de hacer para poder conseguir un producto, para probar alguna ley de la física o simplemente para conocer cosas referentes al cuerpo humano como el funcionamiento de los sistemas y de las células que se encuentran dentro de nosotros.

Lo malo de esto, eran los reportes que se debían hacer, para conocer los procedimientos y algunas otras formas en cuanto al cómo realizar los procesos o la experimentación en sí. Yo siempre terminaba viniendo a la biblioteca para realizar esa investigación, mientras que Shikamaru era capaz de hacerlo con lo poco que leía en Internet, y alguno de los conocimientos que tenía, Ino terminaba copiando la información de su novio, resumiendo un poco la de él y bueno Sasuke, a pesar de ser también inteligente, aunque no al nivel de genio que poseía Shikamaru, terminaba copiando siempre lo que yo hacía, y a pocas horas de que tuviésemos que entrar al laboratorio.

Seguramente esos tres se encontraban haciendo cosas mucho más divertidas, de lo que yo estaba realizando. Shikamaru e Ino, habían salido rápidamente tan pronto como el timbre había sonado, y Sasuke debería estar con aquella chica, que hace unos días conoció cuando salimos del cine.

Era una chica de cabello oscuro largo y de buen cuerpo. De algún modo, no podía evitar pensar que ellos se encontraban realizando aquel acto, en el que dejan escapar toda la sensualidad y lujuria que poseen en sus cuerpos. Un acto que te lleva a uno de los nueve círculos del infierno, en donde los demonios y carceleros de ese lugar, se encargan de torturar tu cuerpo, sólo por haber tenido sexo.

Aunque también depende de qué tipo de sexo sea, bueno eso creo yo. Supuestamente el sexo sería la unión de dos seres demostrándose el amor profundo que sienten el uno por el otro, mientras que la otra sería aquel acto carnal en el que se intenta saciar el calor y las ansias del cuerpo por sentir un poco de placer y contacto humano.

Si de alguna forma yo pudiera estar cerca de Naruto, con gusto me iría al infierno y cumpliría cualquier tipo de pena o castigo, sólo por poder tenerlo a mi lado, besando aquel cuerpo duro como roca y sintiendo su piel rozando la mía, mientras nos entregamos el uno al otro sin ningún tipo de ataduras… … pero en que estoy pensando, debería dejar de juntarme con aquellos tres pervertidos, que se han metido ya a mi cabeza, con todas sus historias de aventura y desenfreno, y aunque el único que nunca habla de eso es Shikamaru, con lo que dice Ino es más que suficiente.

Este día mis padres habían salido de la ciudad y al parecer también mi vecino, por lo tanto todos habíamos salido antes de la escuela, mientras mis amigos se habían ido a quien sabe dónde, y hacer lo que creo que hacían, yo me había quedado sola y sin compañía para regresar a casa.

Con mis padres afuera, no habría quien se pudiera percatar de yo llegará tarde a casa, y ellos no regresarían hasta dentro de dos días, así que tan pronto yo salí de la escuela, me fui a caminar por la ciudad. Decidí ir al centro comercial a ver varias tiendas de ropa y ver si me animaba a comprar algunas cosas.

El día de hoy tendría una tarde, solo para Sakura, en la cual compararía cosas que necesitará y posiblemente también llevaría cosas, sin saber cuál es su función y no saber si las ocuparé en algún momento.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

La tarde en el centro comercial, había sido de lo más productiva, logre comprar algunas blusas y suéteres para la temporada de frío que ya había comenzado. También pude conseguir un nuevo par de zapatos para invierno, compre además unos audífonos que me ayudarían a mantener mis orejas calientes, mientras yo disfruto de mi música e ignoro a mi mejor amiga cuando sea necesario, y bueno un sin número más de artículos, entre ellos un poco de comida, para los otros dos días en los que estaría sola.

Cuando hube terminado con las compras, comencé a caminar hacia mi casa, cerca de ella se encontraba mi nueva cafetería favorita, y tenía planeado pasar por un café y disfrutarlo en mi andar hacia mi hogar.

En estos momentos estaba atravesando uno de los parques que se encontraba muy cerca de mi casa, iba muy metida en mi cabeza, pensando en que cosas haría con lo que compre; y que comería tan pronto llegara a la seguridad y calidez que me brinda mi hogar, que no me di cuenta de que choque contra algo que se encontraba muy firme y a mi parecer sujeto al suelo.

Se debería tratar seguramente de un árbol o un poste de luz, que se metió en mi camino y que por mi falta de atención no logre evitar, pero de ser eso, entonces porque sentía como unos fuertes brazos me atraían de nuevo hacia el frente, evitando con esto mi caída al suelo, y el choque de mi cuerpo con el pavimento evitando también el ruido que mis cosas harían al tocar el suelo.

-E 'bene signorina-dijo la persona que me había detenido.

Esa voz se me hacía muy familiar yo la conocía, había pasado un tiempo con el portador de tan magnifica voz, además de que también en algunas ocasiones había soñado con encontrarme de nuevo con el dueño. Sabía muy bien que esta vez mi cabeza no estaba jugando conmigo y rápidamente abro mis ojos, que se cerraron por un acto reflejo, y frente a mi aparece la imagen de un chico de ojos azules y rubios cabellos que descansan muy cerca de sus ojos.

-Naruto, eres tu-le digo muy emocionada y abrazándolo fuertemente.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Me encontraba sentada frente a una mesa, en donde descansaban mis brazos mientras yo frotaba mis manos a través de los guantes que tenían cubiertos mis dedos y el resto de mis manos. El lugar enfrente de mí se encontraba vacío en estos momentos debido a que la persona que minutos antes se encontraba ocupando aquel lugar, se había levantado para ir el mismo por nuestros cafés.

Cuando me separe del abrazo en que me vi envuelta, y que yo misma inicie, por la sorpresa y alegría de volver a ver a Naruto, me sonroje un poco por ello mientras que el chico simplemente sonreía al verme, fue el mismo quien me invito a tomar un café; trayéndome aquí, para poder platicar de lo que habíamos hecho en los últimos meses.

De alguna forma habíamos llegado hasta la cafetería, a la que me iba a dirigir antes de haber chocado contra Naruto, siempre la nombró pero nunca eh dicho cuál es el nombre de esta. El lugar tenía un nombre fácil de recordar y que iba muy acorde con el sabor de su café, se llama buon caffè, que en inglés o español quiere decir buen café.

En ese momento, Naruto venía hacia la mesa y en sus manos traía dos tazas de un rico y humeante café, pero antes de que el siquiera llegará a la mesa en donde yo estaba sentada, una señorita lo detuvo y habló con él, le sonrió y se fue a sentar a una mesa alejada de donde yo estaba.

Porque esa chica se había acercado así a Naruto, y porque él no había hecho algo más que sólo asentir a lo que le dijo y sonreír de una forma tan amigable, acaso aquella chica tenía algo que ver con mi rubio amigo italiano y por el cual yo estaba perdidamente enamorada, el comenzó de nuevo a caminar y otra chica, una rubia, ahora, habló con Naruto, y el hizo lo mismo que con la otra chica, solo asintió y le sonrió.

Yo estaba extrañada y furiosa a la vez, acaso aquel chico que conocí, a quien le dije que era como mi ángel guardián, no era más que un chico italiano, con cara bonita, buen cuerpo, con acento que derretiría a cualquiera, un galán rompecorazones que sólo busca robar suspiros y miradas por el lugar por donde camina, sería como Sasuke acaso.

-Lamento la tardanza, pero hoy está lleno el café, ángel-me dijo con ternura.

-Sí, me doy cuenta que está bastante lleno-le digo sin el menor interés.

Su cara cambio, de tener una bella y tierna sonrisa, se puso serio y levanto una ceja, viéndome directamente a los ojos, yo no había reparado en cómo me había llamado. Después de haber visto como le había sonreído aquellas chicas, pensé que sólo era una forma de llamar mi atención, un simple apodo que carecía de sentido y por sobretodo de cariño. Puede que yo me hubiese enamorado de alguien que sólo busca diversión, alguien que se iría al infierno por la lujuria y la pasión, carente de cualquier sentimiento como amor.

-Te pasa algo, ángel, te vez un poco extraña mmm…bastante seria-me dijo con un poco de preocupación.

-No, estoy perfectamente bien-le digo tomando la taza que había dejado en la mesa-porque no vas con aquellas chicas, se ve que te están esperando.

-Está bien, prometo no tardar mucho-me dice y se aleja-disfruta del café, ángel.

Que es lo que le pasa, de alguna forma la imagen que yo me había hecho de Naruto estaba desapareciendo, aquel chico no se comparaba en nada con este. Él carecía de cualquier atisbo de vergüenza, se supone que me había invitado y traído aquí para platicar, pero en vez de eso, y aunque lo haya hecho porque se lo dije, se fue con aquellas chicas y todavía esperaba que disfrutará del café, después de que mi corazón de alguna forma se estaba desmoronando.

Yo no podía seguir más tiempo en aquel lugar, viendo como coqueteaba con otras mujeres, tal vez él y yo no éramos nada sentimentalmente hablando, solo amigos. Es más ni siquiera podía decir que éramos amigos, solo simples conocidos, que se habían reencontrado después de dos meses. Pero yo si me había enamorado de él, fue algo a primera vista y que nunca pude soltarle, aunque posiblemente me hubiese rechazado, o sólo me habría querido para una aventura de una sola noche y después me hubiese votado.

En ese instante yo estaba a punto de levantarme de la mesa, cuando lo veo aparecer de nuevo, pero esta vez, traía una charola y en esta venían varias tazas de café, algunos platos con pasteles, galletas y vasos grandes donde se podía ver el café, la leche y la espuma, de un capuchino recién hecho.

-Lamento la demora, señorita, pero sólo estamos mi amigo y yo el día de hoy, espero que disfrute el café-le sonrió.

Tan rápido como había llegado aquella mesa, se apartó y fue a otra, en la cual se encontraba una de las chicas a las que vi cómo le sonrió, el dejo dos tazas de café y un plato con dos rollos de canela y se retiró. Cuando me volteo a ver, pude ver como la sonrisa que les daba a las demás se había ensanchado con tan sólo verme a mí y en ese justo momento me di cuenta de lo que imaginación había creado.

Una historia donde aquel chico solo le sonreía a las chicas, para conquistarlas, en lugar de imaginar que la razón por la que era atento, amable y sonreía, era realmente porque estaba trabajando y debía ser amable con los clientes.

Un gran sonrojo se había instalado en mi cara, sentía como se ponía caliente poco a poco y no me hubiera sorprendido que mi cabeza desprendería un hilo de humo, al igual que de mis oídos por la pena que sentía al tener una imaginación tan sucia. Antes de que Naruto me viese, voltee el rostro, me senté de nuevo en la mesa y bebí todo el contenido de mi taza de golpe, yo no intente ver a Naruto pero sabía que él tenía una sonrisa en su cara, no creo que el imaginará la historia que me había creado, pero se reía, tal vez no me voltee a tiempo para ocultarle mi sonrojo.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

-Lamento haberme tardado, ángel-se acercó a la mesa donde me encontraba y sentó al frente mío-el dueño salió de la ciudad y sólo estamos un amigo y yo atendiendo el día de hoy.

-Enserio trabajas aquí-le digo sin poder creerlo-yo vengo muy seguido por aquí y nunca te había visto.

-Enserio-me sonrió-debe ser porque yo trabajo en las mañanas y en la noche, cuando salgo de la universidad-tomo mis manos y le dio un beso a cada una-me gustaría verte más seguido.

El momento era mágico y yo me sentía completamente feliz, ese chico era realmente dulce, tierno y romántico, al tomar mis manos y besarlas. Nada comparado a lo que mi imaginación y miedo habían creado. Creía que nada podría romper aquel momento, pero creo que hable demasiado pronto, porque un chico de cabello negro, corto y de piel muy pálida se acercó a nosotros.

-Ya término tu turno, amigo-le dijo el chico.

-Genial-dijo feliz Naruto-Sai, ella es Sakura, Sakura él es mi amigo y compañero de tortura de hoy, Sai-me presento y salude al chico, mientras este me sonreía-estas seguro que podrás con el lugar.

-Sí hombre, no te preocupes por eso, sólo media hora más y cierro-le dijo el pelinegro que se tuvo que ir al ver como una chica se acercaba al mostrador.

-Entonces ángel, me dejaras acompañarte hasta tu casa-él se había levantado de la mesa poniéndose a mi lado y estirando su brazo en mi dirección.

-Claro que sí-le sonrió y pongo mi mano encima de la suya para levantarme.

--------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------
-------------------------

Durante los siguientes días de aquella semana, había ido a buon caffè para visitar a Naruto y platicar con él, siempre llegaba alrededor de las 6:00 pm, saludaba a Sai y me iba sentar a una mesa cerca del mostrador. Ya cuando habían transcurrido alrededor de 5 minutos desde las 6 en punto, llegaba Naruto a la cafetería, me saludaba siempre con una sonrisa y se iba a poner su delantal de mesero.

Ahora entiendo cuál fue la razón por la que me confundí e imagine todas esas cosas, el día en que lo volví a ver, a Naruto se le había hecho un poco tarde y cuando llegó al café, en lugar de ponerse el delantal y comenzar a trabajar, se había quedado un pequeño rato conmigo y fue por eso que mi imaginación trabajo tanto ese día.

Naruto era ahora el que me había acompañado los últimos días hasta mi casa, y mis padres se habían quedado de alguna manera tranquilos al saber que él me llevaría o que me llevaba de regreso a la casa, ya cuando la noche había llegado a la ciudad.

Ese día había llegado mucha gente a la cafetería, seguramente atraída por el aroma a café, pero también en busca de algo caliente para tomar y calentar un poco el cuerpo que el clima había enfriado. A pesar de aun no ser invierno, el frío estaba demasiado fuerte y las fuertes corrientes de aire que se daban en los últimos días, solo intensificaban el frío que ya había en el ambiente.

Yo había llegado temprano aquel día al igual que Naruto, y era tal la cantidad de trabajo que había que le dije a mi rubio amigo que no se preocupara, que ese día yo me iría a casa sola, al fin y al cabo el sol aún no se metía completamente y eso proporcionaba luz extra a la ciudad que era iluminada lentamente por las farolas en la calle.

Él no quería dejarme ir, pero le prometí que sería muy cuidadosa y que nada me pasaría, además que le dije que lo llamaría en cuanto estuviera en mi casa, para que no se preocupará.

Fue así como salí de aquel establecimiento con rumbo y dirección a la zona residencial en donde vivía con mis padres, por las calles se veían a los niños caminando al lado de sus padres y a chicas caminando agarrando por la mano a sus novios, todo estaba realmente tranquilo ese día. Caminaba por una intersección que ya había sido tomada por la noche, y que no era iluminada por ninguna farola, dejándola en una total oscuridad, muy cerca había un callejón que se encontraba en la misma situación que aquella intersección.

En un momento, todo parece detenerse, no había ningún ruido en la calle parecía ser un lugar olvidado por la mano de dios, hasta que el ruido de unas pisadas llega a mis oídos, al voltear soy capaz de observar como un grupo de chicos vestidos completamente de negro, se acercan lentamente hasta donde me encuentro yo.

-Que haces solita por aquí, lindura-me dijo uno de los chicos de ese grupo que se fue acercando cada vez a mí-este no es lugar para que una chica tan guapa este paseando y menos en la oscuridad.

-Deja de jugar con ella, y tráela de una vez aquí con todos nosotros, Javier, que también queremos divertirnos-dijo con una sonrisa que dejaba ver toda su dentadura.

-No desesperen chicos-dijo aquel chico al que habían llamado Javier-entonces amor, vendrás con nosotros para divertirte, no es así.

Yo no podía moverme, el miedo me tenía completamente paralizada y se intensifico más, cuando aquel sujeto comenzó a acariciar mi mejilla izquierda un su dedo índice, pasándolo después por mis labios.

-Vamos amor, te divertirás mucho con nosotros, y haremos juramentos muy divertidos, que tu disfrutaras seguramente-me sonrió.

Javier tomo una de mis manos comenzando a jalarme con dirección a su grupo de chicos, yo sólo podía moverme puesto que el me jalaba, a pesar de que mi mente me dice que corra y me aleje de ellos, mi cuerpo simplemente no reacciona. Ya estando muy cerca de los demás chicos, veo como una sombra se para en medio de Javier y de mí, y tira de mi cuerpo en dirección contraria a la de él para alejarme de esos chicos.

-Déjenla en paz, ella no ira a ningún lugar con ustedes-dijo el chico que me había salvado.

Al frente de mí se encontraba Naruto, él estaba muy serio y se veía enojado, no podía notar ningún tipo de sentimiento referente al miedo o tan siquiera un poco de temor, en sus ojos solo podía observarse coraje y un poco de odio por querer hacerme daño.

-Apártate de aquí chico, la cosa no es contigo-dijo Javier sonriendo.

Ellos no habían visto a Naruto, ya que él tenía agachada la cabeza evitando así el contacto visual y provocando con esto que ninguno de ellos supieran la identidad de mi amigo. Él se acercó lentamente hacia a mí y me abrazó para así aminorar el miedo que sentía en esos momentos.

-Sakura-chan… …ángel, escúchame bien-murmuraba cerca de mi oreja-debes correr y no mirar atrás, yo estaré bien, me encargaré de ellos, pero para eso necesito saber que tu no estarás a su alcance-su voz era calmada pero en el interior sabía que estaba un poco preocupado.

Sin esperar a que yo pudiera reaccionar a lo que dijo Naruto, uno de los amigos de Javier se lanzó para golpear a Naruto, pero este se volteo rápidamente tomando el puño de aquel chico en su mano, doblo su brazo torciéndoselo y golpeo con una patada su estómago haciendo que el chico se arrodillará.

Después se irguió completamente, dejando a la vista su rostro y sus ojos azules, los otros chicos se sorprendieron de verlo, como si lo conocieran o hubiesen visto antes, pero no corrieron. Otros dos chicos se lanzaron para atacar a Naruto, pero solamente eran una distracción, de atrás se alzaba otro chico un poco más alto y fuerte que se disponía a golpear al rubio.

Pero aquel golpe nunca llegó, ya que un chico de cabello largo y oscuro, vestido con una camiseta blanca y una sudadera negra se había interpuesto, cuando el volteo, pude ver claramente quien era. No era nada más ni nada menos que mi amigo Sasuke.

-Sakura, debes irte de aquí, yo lo ayudaré a acabar con estos sujetos-dijo un serio y enojado Sasuke.

-No dejen que la Nephil escape-grito Javier haciendo contacto visual conmigo.

Pero este fue roto, cuando Naruto se alzó completamente evitando así que Javier pudiese verme, se paró de nuevo enfrente de mí y Sasuke rápidamente se colocó a su lado. A pesar de que ellos eran el triple de sujetos, confiaba en que ellos podrían ganarles, me comencé a alejar del lugar, corriendo rápidamente hacia mi casa, y rezando porque Sasuke y Naruto me alcanzaran.

-Hagamos esto, Azrael¬-dijo Naruto poniendo una mano en el hombro de Sasuke.

-Te eh dicho que ya no uses ese nombre-dijo Sasuke enojado con Naruto.

Continuara… …
Espero que les guste
avatar
dohnarukoto_17
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Femenino Mensajes : 854
Edad : 24
Localización entrenando con naruto-nichan
Nakus 6186
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 4 y 5 (25-09-2017)

Mensaje por aduzumaki el Miér Sep 27, 2017 2:02 pm

Genial los capítulos estoy ansiosa por la continuación con ese nombre Azrael me has dejado emocionada por saber cómo desarrollaras la historia y porque Sakura es tan importante.
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1004
Edad : 22
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 4 y 5 (25-09-2017)

Mensaje por CerezoIntenso el Dom Oct 01, 2017 6:31 pm

hola aquí tienes una nueva lectora...tu historia esta incre, muy buena y el trama es tanto interesante como perfectamente llevado hasta ahora.

Debo confesar el que AMO este tipo de historias, y más, cuando el narusaku es quien la protagoniza.

Espero pronto el siguiente capitulo y que sigas escribiendola, saludos!
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 286
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Guardián (+18) Capitulo 4 y 5 (25-09-2017)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.