That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por alexad_uzumaki el Sáb Sep 17, 2016 10:02 am

hola cere-chan como estas, como lo dijiste habia mucho sentimientos en el aire jajajajajajajajajaj este era su dia libre no?.... le hubieras metido un poco mas no crees pero bueno esta chevere también jajajajaja, oye si yo fuera naruto cuando lo llamo hina yo la hubiera mandado al diablo jajajajajajajajajajaja espero conti cere-chan y pasa un feliz fin de semana.........
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 427
Edad : 18
Localización En el cuarto verde..........."luna pervertida"
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por clari.kana el Dom Sep 18, 2016 6:11 pm

yei lindo cap, me encanto ya quiero leer cuando Naruto se harte de hinata y porfi la mande a volar, espero el siguiente cap con ansias.
avatar
clari.kana
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 381
Edad : 23
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/clari.kanna/

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 16( ¡Noche de Chicas!)(19/09/16)

Mensaje por CerezoIntenso el Mar Sep 20, 2016 1:54 pm

CAPITULO 16- ¡Noche de Chicas!

Lista para la noche de chicas estaba sakura, vestía un suéter manga larga color mostaza, unos shorts negros y medias que cubrían sus largas piernas, estas también eran negras; acompañado de unos botines corte bajo color mostaza, su cabello amarrado en una coleta alta dejando dos flequillos en su rostro, un look fresco. Se encontraba en su apartamento terminando de arreglarse para irse; cuando sale de su recamara se encuentra a sus primos en la sala, ya que ellos también iban a salir a sus fiestas de finde.

KIBA: ¿estás segura que no quieres ir con nosotros…?—le pregunto mirándola y a la vez mirando su móvil—quiero que te distraigas, saku…si cambias de opinión me escribes—dijo guardando su móvil en el bolsillo de su pantalón. Vestía una camisa azul clara de cuadros con 3 botones sueltos, entallada justamente a sus brazos y espalda, vaqueros negros que le quedaban muy sexys y unas botas.

SAKURA: no, kiba-kun, ya acorde con las chicas…no te preocupes—dijo acercándose al castaño y dándole un beso en la mejilla, él le sonrió—¡ustedes disfruten como siempre, yo quiero un rato con las chicas!

YAHIKO: ¡muy bien, cerezo!—dijo acomodando el cuello de su camisa roja, la cual acompañaba de unos Jean azul marino y botas. Los dos estaban muy guapos—es mejor dejarlas que disfruten juntas—le pico un ojo a la pelirosa—pero para la próxima no te salvas jejeje—ella asintió con una sonrisa, el peli-naranjo miro a su primo y le dijo—¿le escribiste a Sasori?, espero que no nos deje mal otra vez—dijo con molestia haciendo que su primo asintiera y a su prima reír.

SAKURA: ¿creen que el tío logre encontrar su media naranja con esa chica?…¿como es que se llama…?—dijo cruzándose de brazos y pensando a lo que kiba le dice el nombre y ella asiente con la cabeza y el dedo índice, dándole la razón.

YAHIKO: hanare-san es un buena mujer…ella hará feliz al tío kakashi—dijo confirmando a su prima para que ella sonriera—ya era hora de que el tío consiguiera una novia, ¿no lo crees kiba?—decía con burla mirando al castaño, a lo que este negó con la cabeza y luego se echó a reír, ambos se metían con el peliplata de no tener una mujer a su lado y a su edad… “el tío solterón” le decían sus sobrinos pero el peli-gris nunca dejo sus esperanzas.

Después de unos minutos más de habladuría y burla, los dos chicos se despidieron de su bella prima para irse de fiesta. La Haruno se quedó jugando con el can un rato en la sala; después de unos minutos así, se despidió de su tío que estaba en su recamara viendo televisión. Cuando ya estuvo fuera del edificio se encamino a su cacharro, como lo llama. Al entrar y cerrar la puerta del coche, dejó su bolso de lado, en el asiento del copiloto y, se propuso a encender el auto pero no lo hizo porque escucho el sonido de una llamada, que provenía de su móvil, lo buscó en su bolso y miro la pantalla siendo su amiga. Contestó.

SAKURA: ¿qué sucede?—contesto la llamada, mientras encendía el auto.

KONAN: ¿ya te vienes?—dijo del otro lado.

SAKURA: voy saliendo de la residencia, ¿que sucede?.

KONAN: bien…entonces antes de llegar aquí consigue una botella de alcohol, ¡y no llegues sin ella!—dijo en tono amenazante pero la ojijade solo rodó los ojos.

SAKURA: ¿qué tipo de alcohol?—pregunto quejona, ya que no se podía negar a sus peticiones—está bien—dijo colgando para salir, por fin, de la residencia y conseguir una licorería en el centro siendo apenas las 7pm. Cuando ya estuvo en el centro, vio un supermercado y se propuso a ir para ver que conseguía, ya que en konoha hay mucha variedad de licores y de buena calidad, pero ella ya estaba pensando en uno excelente para la noche.

Aparco en el pequeño estacionamiento y salió para entrar en el establecimiento, a los 2 minutos estaba recorriendo los pasillos de las bebidas alcohólicas y miro la variedad enorme de todos los que habían, cuando encontró lo que quería, se fue directo a la caja, después de unos 10 minutos más, ya se encontraba dirigiéndose a casa de su amiga ojiambar. Cuando llego al lugar miro a la casa de su amiga con las luces encendidas y se imaginó que ya habían prendido la fiesta, porque al salir del auto, se escuchó un poco de música salir del domicilio. Sonrió. Toco al timbre y espero a que le abrieran y después de unos segundos...

-¡¡SAKURA!!—gritaron desde adentro, ella solo sonrió y entró.
-----------
Naruto se encontraba en el balcón de su depa con su móvil pego a la oreja, estaba tratando que hacer una llamada a Tokio—¿si, bueno?—dijo al móvil

INO: ¡¡Señor Amargura!!—dijo feliz de escucharlo, el rubio se echó a reír cosa que a la rubia sorprendió, ya que muy pocas veces se ríe de algo—¡oye! ¿Qué te sucede?...¿estás enfermo?—dijo entre sorprendida y sarcástica.

NARUTO: hola pequeña pervertida…yo estoy muy bien,¿y tú?—dijo también en tono sarcástico—¿por qué iba a estar enfermo?—pregunto, confundido.

INO: jajaja ¡es que te reíste y para serte sincera, tú muy poco lo haces!—dijo divertida y a la vez sorprendida—ay, grandote que te traes,¿he?—dijo con perspicacia.

NARUTO: no veo por qué no me pueda reír—dijo, encogiendo sus hombros mientras miraba al balcón de su lado, que estaba con las puertas cerradas—soy un ser humano después de todo—suspiro.

INO: ¡si, claro y te creo!—dijo con ironía—vamos, grandote, sé que algo estas tramando o te están haciendo, tú no eres así. Además me he quedado sorprendida por cómo has dejado a la bruja de la hyuga jajaja ¡si vieras su cara después que la llamaste!—decía dando carcajadas que casi llora, el rubio rodó los ojos y sonrió de lado, ya que sabe que su hermanita pervertida es muy burlona. (N/A: cuando hinata llamo al rubio, ino escucho la conversación detrás de la pared de la sala, ya que ella iba pasando por ahí).

NARUTO: me imagino que la estabas espiando…—dijo, recomponiendo su carácter serio pero no molesto—hinata me saca de mi casillas y no puedo dejar que me manipule, ni que me esté culpando por todo—suspiro y miro el cielo estrellado—…solo quiero un tiempo a solas, es todo—ino no se lo podía creer, solo permaneció en silencio—oye, ¿estás ahí?...te quedaste dormida por todo mi discurso…que mala eres—dijo sonriendo.

INO: jajaja ¡no me lo creo, el naruto amargado y serio está diciendo que ya no quiere estar con la famosa y bellísima hinata!—decía con burla—¡y encima cambia su actitud de serio a uno alegre y divertido!…no, no jajaja ¡¡sí que te está asentando bien ese viaje, grandote!!—dijo emocionada y dando saltos en su habitación.

NARUTO: si, bueno, es que…han pasado muchas cosas—dijo cerrando sus ojos. Una imagen se le cruzo por su cabeza, una chica de cabellera rosa y lindos ojos esmeraldas. Sonrió— ¿y cómo te fue en tu viaje?—siguió hablando con su rubia hermana.
------------
ANKO: sakurita, ¿y qué tal los chicos en la empresa?—le pregunto una peli-violeta, de ojos marrón claro y piel blanca, vestía unos shorts blancos, muy cortos, blusa de tirantes roja con una carita sonriendo en el medio y estaba descalza, mientras comía papitas junto a su amiga konan. Las tres estaban sentadas en el piso de la sala junto a una mesa pequeña donde tenían las botellas y muchas golosinas, pero solo una botella de vino tenían abierta junto a unas copas llenas—me han dicho que todos esos licenciados están…—se modio el labio y miraba al techo de manera sádica y haciendo reír a las otras dos.

SAKURA: bueno, la verdad, si…todos son muy guapos y no solo los licenciados jajaja—decía, recordando a los amigos de su primo kiba. Tomo una bolsa de gomitas y se metió dos a la boca, luego hablo—¿konan, que me tienes sobre lo que hablamos hace días?—dijo mirando a la susodicha.

KONAN: ha, si, el señor Taketa tiene su local en venta—dijo tomando un sorbo de vino tinto de su copa, es una chica de cabello azul, ojos color ámbar y tés blanca la cual vestía su pijama de short y blusa de tirantes—debes aprovechar por el precio en que lo está ofertando.

SAKURA: si, ya quiero invertir y poner a trabajar mis ahorros—decía, tomando un poco de su vino—así podrás trabajar en él mientras yo estoy en la empresa…como ahora no encuentras trabajo…—dijo sonriéndole y ella asintió. Anko las miro con gotitas en su frente, suspiro harta—tú te encargas de lunes a viernes, aunque yo te echo una ayudada por un rato y luego los fines lo hacemos juntas y..

ANKO: ¡AAY NOO!!—Dijo alterada y cruzada de brazo haciendo que las otras dos la miraran asustadas—¿vinimos hablar de trabajo o a disfrutar de la noche?—se levantó y se estiro, sakura y konan se miraron y se echaron a reír—¿qué?, ¿cual es la gracia par de enfermas…?—las miro de reojo.

KONAN: ¡vamos, anko no te enojes!…¡tenemos toda la noche para nosotras!—dijo levantándose y colocando un brazo por los hombros de su amiga—además, saku nos preparara una de sus especialidades,¿o no?—dijo mirando a la pelirosa y moviendo sus cejas de arriba abajo, la chica se levantó también.

SAKURA: ¡claro, hoy será nuestra noche de divas y solteronas! jaja—reía, abrazando a las dos y fundirse las 3 en un abrazo de oso—bien, iré a preparar los tragos chicas—dijo tomando algunas botellas de la mesa con ayuda de ellas para meterlas en el refrigerador.

ANKO: jajaja ¿y qué tal kiba-kun y yahiko-kun, siempre se fueron de party?—le pregunto a la pelirosa mientras caminaban a la cocina y detrás de ellas iba konan, que se tensó sin ser notada al escuchar al último.

SAKURA: si, ellos se fueron antes de salir del apartamento—dijo metiendo algunas botellas en la nevera y sacar algunos limones—me imagino que deben estar divirtiéndose como siempre—dijo mirando a las chicas y voltearse a comenzar lo suyo, pero miro de reojo a konan que estaba guardando una botella en la nevera—oigan, después cuadramos con ellos y salimos juntos, ¿que les parece?—se giró para mirarlas.

ANKO: ¡por mi encantada!—dijo palpando una pompa de konan a lo que esta salta y le devuelve un manotazo—¡Oyeee, sí que tienes la mano pesada, perra!—haciendo reír a ambas chicas(N/A: ya saben cómo es de vulgar esta chica)—¿qué dices konan, vamos con kiba y yahiko a bailar un día de estos?—movía sus cejas de arriba abajo

KONAN: que más…—dijo encogiendo sus hombros y mirando sonrojada al suelo, sakura miro a la peli-violeta y soltaron una risita para luego comenzar hacer los tragos y las otras dos bailar al ritmo de la música.
--------------
Kiba estaba bailando con una pelirroja la cual tenía un vestido muy corto pero sexy, según él, mientras que yahiko estaba bebiendo en la barra con su amigo Sasori y otros, más dos chicas, una morena y la otra rubia. Los chicos estaban muy animados bailando y bebiendo. Su noche apenas comenzaba.
--------------
SAKURA: qué mal que tenten no haya venido—dijo tomando un par de copas—me hubiera gustado verla otra vez.

ANKO: ya sabes cómo es el señor gobernador—camino “elegantemente”, burlona y haciendo reír a las otras dos—ella tiene que ir obligada a esas cosas por ser su hermana...es el precio por ser famoso.

KONAN: si, pobre de nuestra amiga—dijo apoyando un brazo en la mesa y su mentón en su muñeca—debe estar llegando, creo, le escribí hace un par de horas y me dijo que el evento estaba por terminar.

SAKURA: ¿y por qué no se llegó?—se giró para verlas con un cuchillo en mano y un limón en la otra.

KONAN: de seguro llego cansada—se encogió de hombros.

ANKO: o, seguro se coló con uno de esos guapos empresarios y ahora mismo está encima de él, cabalgándolo jajaja—decía, pervertidamente pero divertida haciendo que su amiga pelirosa arqueara una ceja, perpleja, por el comentario y la otra negara divertida.
---------------
Una castaña salía de su lujoso baño de darse una rica ducha, en la tina de porcelana de la gran mansión Yakushi. Tenten había tenido un largo día en la velada de su hermano kabuto y desde que había llegado, ya se quería ir puesto que su hermano y esposa se la habían pasado saludando a todos los socios y amigos importantes del gobernador, y pues tenten, no es una chica aburrida es solo que no le gusta mucho estar rodeada de la prensa y que la acosen con preguntas. Se colocó su pijama de ceda fina y se tumbó en su enorme cama acolchada, para después suspirar—¿que estarán haciendo las chicas…?—se dijo a ella misma para cerrar sus ojos y minutos después quedarse dormida por el cansancio.
--------------
Anko y Konan estaban bebiendo un poco de vodka puro y bailando una electrónica en la sala. Minutos después, la pelirosa salió a la sala con sus amigas y les llevo sus copas con sus tragos.

ANKO: mmm…¡amo tus margaritas, bitch!—dijo dando otro sorbo a su trago.

KONAN: ¡es cierto, saku, esta delicioso como siempre!—dijo tomando asiento en el mueble con su copa en mano, la pelirosa sonrió complacida—deberías preparar estos en el local, así te ayudara en la inversión—dijo levantando su copa y sonriendo.

En eso comienza la canción de SelenaGómez “SameoldLove”. (N/A: me encanta esta canción y por ella fue que me inspire en escribir esta parte).

Anko y Konan miraron a su amiga pelirosa. Konan se levantó con la intensión de cambiar la música, pero, sakura no dejo que lo hicieran, negando con la cabeza. La peliazul suspiro, siguió con su bebida, mientras anko solo miraba a sakura que estaba sentada frente a konan, seguía escuchando la canción y dando sorbos a su trago.(N/A: cambie solo unas palabras en la letra ya que el traductor me confundió toda).


(No voy a gastar tiempo y perder esta noche en usted...
Lo sé, lo he oído todo. Así que no intentes y cambia de opinión
Porque no voy a estar cambiando también, tú sabes)

(No puedo creer, todavía no puedo creer. Usted me dejó en pedazos
Demasiado difícil respirar, estoy en mis rodillas en este momento, ' ow ")…


En eso sakura se levanta, frunciendo el ceño y se dirige a la cocina, las otras dos se miraron extrañadas como preguntando: “que hará”. A los segundos aparece la ojijade con un pequeño baso de vidrio y una botella de tequila, la destapa y se vierte llenando el vasito y lo traga completo. Sus amigas la miraron, incrédulas, porque ella no toma a palo seco. La música sonaba, mientras tomaba otro trago y sus amigas se les unían:

(Estoy tan harta de ese mismo amor de edad, esa mierda, las lágrimas me…
Estoy tan harta de ese mismo viejo amor, mi cuerpo ha tenido suficiente
Oh, ese mismo amor de edad…Oh, ese mismo amor de edad)

(Estoy tan harta de ese mismo viejo amor... siento como que estoy hecho pedazos
Estoy tan harta de ese mismo viejo amor, ese tipo que rompe tu corazón)…


Culmina la canción y la pelirosa les regala una gran sonrisa, melancólica, a ambas a su frente. Konan la abrazo y le dio un beso en la frente y le dijo:

KONAN: tu olvidaras ese viejo y estúpido amor, saku—la soltó y sonrió—¡hay muchos hombres que son mejores!

ANKO: es cierto, hermosa—le toco el hombro—el maldito no te merecía, es todo…¡hoy lo sacaras de tu mente y vida!—dijo mirándola, mientras sakura derramaba una lagrima por su mejilla, a lo que anko la abrazo fuerte y ella le correspondió el abrazo y se les unió konan—no llores…no vale la pena llorar por lo pasado—le limpio el agua salada.

SAKURA: jeje no estoy llorando por lo pasado chicas…sniff—dijo sonriendo y tomando su copa medio vacía de margarita—…es que…¡me alegro muchísimo en tener a las mejores amigas!—dijo haciendo que las dos la abrazaran de nuevo—¡bueno, es hora de seguir celebrando por la amistad y la soltería!—dijo alzando su copa y las otras la siguieron para brindar.
---
Horas más tardes, se habían puesto a ahogar las penas, pero más al rato, ya estaban bailando y riendo como unas locas. Anko estaba montada en la mesita de la sala bailando sexy. Mientras sakura y konan le aplaudían y bailaban para animarla, más de lo que estaba.

Ya eran 1am, las chicas le bajaron un poco al ímpetu; por lo que ya estaban sentadas, riendo de cosas que hicieron hace años atrás;mientras bebían vodka con jugo de naranja, aunque el alcohol se les estaba subiendo, en eso, sakura le pregunta a konan—konan, amor hip y ¿donde ssta moeguii-chaamm?—decía abrazando ala peli-violeta, konan estaba frente a ellas, tomando de su trago de vodka.

KONAN: haa… ¡esa mocjosha la mande hipdondej la veshiiina!—decía moviendo sus manos, restándole importancia.

SAKURA: ¡aaah!—hizo un puchero—mi ototo le mandaa shaludos—dijo tomando su baso de bebida.

ANKO: ¡¡PERRAAHS!!---les grito, cómicamente y estas la voltearon a ver—degen de hablarrs pendegasdash…¡tu hip shorraa!—señalo a la pelirosa que la miro soltando una risita—esscushe que le trabajash al namikashee eshee…—decía, moviendo una mano queriendo que le diga más y con la otra mano sostenía su trago—¡eshe papashotee…!

KONAN: ¡oiiee siip!...hip---decíaalejándose un poco de ella para mirarla mejor—¡eshe rubiio guapotototee!—decía con cara de boba, mientras sakura pasaba la mirada de una a la otra para luego soltar una risota que las hizo mirarse y arquear una ceja—¡shueltaa pendegaa…!

SAKURA: jajajaja¡siishupieramm chicassh!…hip jajajaja—decía sin parar de reír y tapando su cara con las dos manos. Sus amigas la miraron y se le acercaron para acosarla y sacarle más—bueno, bueno, que les digo…jeem jeem—carraspeo la garganta para soltar—¡noss besamoos en mi sala!—dijo en seco y con una sonrisa, mirando su vaso, sonrojada por el alcohol y por recordar ese momento, cuando ella lo dijo, konan se le cayó la mandíbula y, ni se hable de anko, que casi la baña del alcohol que tenía en su boca, por lo que se atoro y comenzó a toser, borrándose le la ebriedad que estaba adquiriendo.
--------
Naruto estaba recostado en su cama escribiéndose por mensaje con su amigo konohamaru, no podía conciliar el sueño y quien mejor para entretenerse que su amigo del alma. Había tenido una llamada horas antes de su papá informándole, que dentro de dos meses, más o menos, tendría la reunión en Sunagakure que le había comentado en Tokio , en realidad, iba a representarlo ya que deberá viajar al exterior a firmar unos convenios con otras empresas, eso lo había dejado muy pensativo pero konohamaru le estaba dando buenos consejos. En eso se le sale un estornudo.—¡achuu!…deberá limpiar la habitación--dijo sentándose en la cama y seguir tecleando el móvil.
--------
KONAN: ¿que…que en serio?---dijo sorprendida y mirando a anko, también sorprendida, soltó una risa y luego dijo—jajaja vaya shakurita, sí que no pierdess el tiempo—le dio un golpecito en el brazo.

ANKO: ¡como essheso perra, dinosh!—la zarandeo,exigiendo más información, sakura las miro sonrojada y trago saliva.

SAKURA: b-bueno…eso pasoo cuando el uchiha me bushco—dijo mirándolas y ellas escuchándolas atentas—luego me acompaño al depa y nosh quedamosh ahí, le conté todo lo que me había pashado con el uchiga—hizo una mueca de asco—y nosh quedamos ahí…nosh bessamoss y…¡bessa divino, como un dioooshh!… no me había dado cuenta de lo que eshtabamos hashiendo…—sus amigas no lo podían creer, estaban muy sorprendidas, pero no por el hecho de que ella haya besado a naruto, sino que lo haya hecho cuando apenas se había ido sasuke de buscarla.

ANKO: no lo creo JAJAJAJA—reía hasta caer al suelo y sobar su pansa, las otras dos la miraron con una gota al estilo anime, anko siempre de loca. Konan miro a sakura y ella a konan, la peli-violeta le sonrió y le tomo una mano.

KONAN: ¿te gushta, verdad?—le dijo mirándola y transmitiéndole confianza pero la pelirosa estaba un poco nerviosa aunque asintió sincera,muy sonrojada—solo eshpero que no te rompa el corazom—dijo seria y anko se volvió a sentar.

ANKO: cierto…hip porque shi lo hace le rogpo las pelotassesass gramdes!—dijo empuñando sus dedos, como apretando algo y aparentando estar seria pero no lo logro porque hizo reír a las otras dos.

SAKURA: hip…chicass, él esta compro…hip metido—dijo triste y haciendo un puchero, sus amigas la abrazaron y le sonrieron.

ANKO: jajaja no te preocupesh amiga—le toco un hombro—tengo la cerrtesha que no durara musho ese fulano compromisho—dijo,tomando otro trago de su bebida, sakura la miro sorprendida y konan entrecerrado los ojos y pensando “que estará tramando”.

SAKURA: ¿qu-que quieres deshir?, hip—le dijo anonadada pero anko no le dijo más porque se levantó a bailar su canción favorita la cual era “WorkBitch” de Britney Spears. Sakura la miro y frunció el ceño y suspiro, “que tramara”, pensó. Konan también se levantó y ayudo a sakura para las 3 bailar muy sexys, al ritmo de la música, siendo ya las 3am, tenían todavía energía las chicas.
-----------
Yo también quiero divertirme asííííí....jejeje espero y les haya gustado.
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por clari.kana el Dom Sep 25, 2016 3:45 am

llego tarde por falta de internet pero genial cap, espero ansiosa el siguiente
avatar
clari.kana
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 381
Edad : 23
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/clari.kanna/

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 17( El invitado de la cena.)(01/10/16)

Mensaje por CerezoIntenso el Dom Oct 02, 2016 8:27 am

Capítulo--17-El invitado de la cena.

A la mañana siguiente sakura comenzó a abrir los ojos lentamente, trato de mover sus piernas pero algo lo impedía y cuando miro que era eso que se lo impedía, se encontró con una anko tirada boca abajo y con los pies montados en las piernas de ella. Era una posición muy cómica verlas como dormían. Sakura con cuidado de no despertarla se levantó y se tocó la cabeza la cual le dolía a horrores, miro por toda la sala y no encontró a konan, “seguro ya se levantó”, pensó sakura. Las 3 se habían quedado dormidas en la sala. Sakura camino con su resaca al baño y se lavó la cara con agua fría, al salir se dirigió a la cocina dónde provenía el delicioso olor a café y vio a konan tomando una taza de café sentada en el comedor.

KONAN: ¡hasta que por fin despiertas dormilona!—le dijo sonriendo.

SAKURA: ¡haa…!—bostezo—tengo un dolor de cabeza que esta para morir—dijo quejándose y tomando asiento frente a su amiga. Konan se levantó a buscar una pastilla en la despensa y le sirvió una tasa a ella para luego dársela junto a la pastilla, y volver a su asiento—gracias…¿qué hora es?

KONAN: las 11am—dijo mirándola meterse la pastilla en la boca—la idiota de anko no me dejaba dormir con sus benditos ronquidos—decía con molestia pero haciendo reír a su amiga pelirosa.

SAKURA: yo cuando desperté la tenía casi encima—dijo para tomar un sorbo de su café—…que buena noche nos dimos.

KONAN: ¡Y que lo digas!—decía sonriendo. Luego hubo un silencio pero no incomodo, konan miro a sakura quien bebía de su taza y con tono suave le pregunto—oye…¿en serio te gusta ese hombre, sakura?—la miro preocupada—sabes que si esta…ocupado no es buena idea entrar ahí—dijo tomando una mano de su amiga, sakura sólo suspiró y la miro con una sonrisa, obviamente falsa, que supo disimular.

SAKURA: no te preocupes, konan—apretó la mano de su amiga—…eso solo fue un error como dijo él…sabes que sería incapaz de dañar una relación de alguien, no quiero hacer lo que me hicieron—bajo la mirada. Konan solo sonrió nostálgica comprendiendo a su mejor amiga, se levantó para abrazarla y darle un beso en la mejilla—konan…todavía sientes algo por yahiko, ¿verdad?. ¡Y no me mientas que te conozco…!—dijo mirándola acusadora, konan sólo sonrió un poco sonrojada y asintió—jajaja sabía que todavía sentías algo, ¡así está el baka ese!—konan solo se sorprendió porque pensaba que yahiko ya la había olvidado—…bueno me iré a duchar.

Sakura se retiró de la cocina dejando anonadada y asombrada a su amiga. “Él tod-davia…siente al-go por mi”, pensó sonrojada la ojiambar—no me lo esperaba—susurro, dando un sorbo a su tasa de café. Luego de unos minutos se levantó a lavar los utensilios usados, recordó la mirada de su amiga pelirosa hace unos minutos cuando le pregunto sobre su nuevo jefe y, también recordó como hablaba horas antes cuando estaban ebrias, a pesar del alcohol, a konan no se le olvidaba como se expresaba de lo bueno y caballeroso hombre que era ese tal naruto—ay sakura, no te quiero ver triste…bueno triste estas pero, no quiero que sufras otra vez—dijo preocupada por su amiga, la conocía bien y algo si sabía, esas palabras y esa mirada significaban que…—saku…te estás enamorando—dijo preocupada. No quería que su amiga sufriera otro desamor.
-----
Ya después de media hora estaban las dos chicas en la cocina terminando de arreglar lo que habían tirado y ensuciado anoche. Sakura se puso su misma ropa con la que llego ya que konan le había prestado algo fresco. Ambas eran de la misma talla, sólo que konan era un pelín mas alta—entonces quedamos el martes por la tarde para ver el local—decía sakura emocionada, ya podría invertir por fin—bueno nos vemos entonces, preciosa…pero antes debo hacer algo—dijo saliendo a la sala, konan ya se imaginaba ese “algo” y la siguió curiosa.

Sakura se acercó a anko que dormía acurrucada todavía en el suelo, con un cojín del mueble, konan se tapó la boca y sakura se acercó un poco al oído de la oji-marrón y le grito: ¡¡¡DESPIERTA ZORRA QUE TIENES QUE TRABAJAR!!!—a lo que la pobre chica se levanta asustada, gritando y haciendo que las otras murieran de la risa. Cuando anko se entallo los ojos, mientras se tranquilizaba, miro a sakura y frunció el ceño. Sakura retrocedió y salió corriendo por la puerta de salida despidiéndose de konan con la mano.

ANKO: ¡¡SAKURA DESGRACIADA TE VOY ACESINAAAR!!—exlamó, furiosa y mirando a la puerta. Konan se echó a reír para irse a la cocina.

Ya había pasado casi todo el día del domingo, eran las 6pm en konoha. En la residencia el “Umbral”, precisamente en el apartamento N#15, kakashi estaba acomodando la mesa del comedor para la cena, mientras sus dos sobrinos varones ayudaban acomodar algunas cosas tiradas por la sala. Sakura preparaba su rico platillo favorito junto a otras especialidades.

Hoy tendrán una linda cena, y muy especial, todos sabían por qué solo que la oji-verde no. Por ello le había preguntado hasta el cansancio a los hombres de la casa pero ninguno se inmutaba en responderle. Se dio por vencida.—¿tío, a qué hora llegara el tío yamato?—pregunto sakura saliendo de la cocina limpiando sus manos con el delantal rosa puesto.

KAKASHI: dijo que en 5 minutos…ya sabes cómo es de puntual—decía sonriendo y limpiando un poco la mesa—apropósito, te llamo tu mamá anoche, por cómo no le contestabas tu móvil, lo hizo al de la casa pero le dije que estabas con tus amigas.

SAKURA: ¿si?...me imagino que se debió preocupar—comenzó a colocar el mantel a la mesa cuando el peligris terminó de limpiarla—…más tarde la llamo.
----
KIBA: saku, tengo que pedirte un favor—dijo el castaño con una escoba en manos, en medio de la sala y mirando a la chica quien entraba al lugar, ella le miro—quiero que invites a Ayame-san a salir con nosotros, ¿si?—sakura lo miro incrédula; para luego reír con picardía—¡no te rías que no es lo que estás pensando!—dijo sonrojado pero indiferente, y comenzando su trabajo con la escoba—es que Sasori gusta de ella pero no sabe cómo llegarle y pues tu…la tratas, ya sabes—la miro y ella se sorprendió.

SAKURA: jajaja ¡no puedo creer que te quieres a ser el Cupido! jaja—reía y kiba solo la miraba serio y arqueando una ceja, ella paro de reír—está bien le ayudare a ese baka—dijo sonriendo, y dirigiéndose a su recamara; el castaño continuó lo suyo.

Después de unos 10 minutos, ya el comedor estaba listo, faltaba terminar la cena. En eso tocaron el timbre el cual yahiko se encamino para abrir, encontrándose con un hombre castaño, alto, que vestía una camisa morada manga corta con una tira blanca en su cuello.-Dando a entender que era un sacerdote-. Pantalón negro y unas converse. (N/A: ya se, es raro pero me parece chistoso!. Lo vi en una novela y decidí darle ese aire fresco a Yamato). En su mano traía un pan y una botella de vino tinto.

YAHIKO: ¡tío, hola!—dijo dándole un abrazo de hombres—¡pasa…!—tomó el pan y el vino y haciéndose a un lado para que pasara—¡tío kakashi, ya llego el tío yamato!.

Kakashi saliendo de su recamara con una toalla en manos queriendo decir que estaba recién bañado, vestía una camisa manga corta negra, jean azul marino y unas botas cómodas—¡qué bueno que llegaste Tenzo! (creo que es así como le dice)—dijo mirándolo en el sofá, sentado y acariciando el lomo de akamaru.

YAMATO: ¡no me digas así kakashi!—lo miro con indiferencia haciendo sonríe al peliplata—¿cómo están?...¿y los chicos?—pregunto mirándolo.

KAKASHI: ¡pues, todos bien…!—dijo acercándose y tomando asiento a su frente—estábamos esperándote para cenar.

YAMATO: ¡qué bueno!—en ese momento sale kiba de su recamara, que vestía una franela fresca, sin mangas color gris, con unos vaqueros negros y botas grises. Kiba se acercó y lo saludo, sonriendo—¡que grandote estas, he kiba!—le dijo mirándolo y akamaru dijo un “guau” confirmando lo dicho.

KAKASHI: ya sakura está arreglándose—se levantó del sofá y miro a kiba—…es mejor que vayas ahora que no está presente—dijo tomando un hombro del castaño menor. Esté dando un suspiro, asiente y se encamina para salir del apartamento.

YAMATO: ¿a dónde va?—le pregunto levantándose también. Kakashi lo miro y luego comenzó a caminar a la sala del comedor.

KAKASHI: fue a buscar a nuestro invitado—dijo, entrando ahora a la cocina para buscar el vino que trajo yamato, saco dos copas y las sirvió dándole una a su primo.

YAHIKO: ¡oigan!—dijo fingiendo estar asustado y llamando la atención de ambos hombres en la cocina—¡yo también quiero…no se lo tomen todo…!—se acercó para servirse.

Hinata se encontraba en su departamento con su hermana Hanabi. El ambiente no tenía muy buena energía que digamos; ambas comían ensalada y jugo de fresa, o bueno, sólo Hanabi porque la peliazul tomaba vino blanco y, no precisamente como alguien normal—¡hinata, no tomes tanto porque te vas a embriagar otra vez!—regañaba la menor mirando a su hermana que no paraba de beber su vino con rapidez y ansias—¡si sigues así te pondrás gorda!.

HINATA: ¡¡DÉJAME ESTUPIDA!!—dijo con molestia y volviendo a servir su copa—¡estoy así desde que naruto-kun me dijo esas cosas…está muy cambiado y distante!—dijo mirando a su hermana con el ceño fruncido—¡seguro tiene a una zorra calentándole las cobijas!...¡errg pero si cree que me quedare así está muy equivocado!—gruñía, apretando su copa, con cólera, mientras la peli castaña la miraba preocupada por su actitud.

HANABI: vamos, no creo que naruto-kun haga eso…él te quiere pero es que…—la miro con preocupación, hinata solo la miro mal—tu eres muy intensa hina, seguro lo haces enojar…él no tiene la culpa de todo—hinata bufo, enojada y levantándose de su silla para salir al balcón de su apartamento lujoso.

HINATA: ¡claro que si…él tiene toda la culpa, desde que se fue ha cambiado conmigo, me habla más seco de lo que es y si yo no lo llamo, él no lo hace!—dio un golpe de rabia a la pared—esto no se quedara así, si él me engaña…¡¡yo no me quedare atrás!!—susurro, secando una lágrima de rabia que corría por su mejilla.

Ella tenía en la mente que naruto había cambiado su actitud con ella,-aún más seco y frío-porque la está engañando, y claro, como está lejos hace lo que quiere; sin embargo, naruto nunca ha dejado que ella lo manipule a su antojo. Su actitud de hacerse la víctima solo le funcionaba cuando apenas comenzaban su relación, cuando él era cariñoso y atento. Pero al pasar los 2 años de noviazgo, él comenzó a estar distante o seco con ella, por la monótona relación que llevaban e incluso primero era su trabajo, en vez de ella. Peleaban y se contentaban, así estaban pero como es de esperarse, siempre una persona es la que está de intermediario y, esa o esas eran Hiashi o kushina.

Y, es que naruto es un hombre de mucho carácter, pero que hay que saber controlarlo para tenerlo en sus manos, se decía ella. Pero lo que hinata hyuga no sabe aún, es que naruto no la está engañando. Él solo se está dando cuenta que la relación que lleva con ella no es la que él quiere para su vida. Hinata se dio la vuelta enojada por sus fallidos intentos de retener al rubio, y volvió con su hermana que la miro preocupada—ese idiota me está engañando, pero no dejare que se salga con la suya y ¡¡JAMÀS!!…¡jamás dejare que se me escape porque su apellido me conviene… y mucho!—dijo furiosa y segura, algo se le tendría que ocurrir para que naruto-kun vuelva hacer el hombre cariño que era antes con ella. Su hermana la miro enojada porque no estaba de acuerdo con los sentimientos materialistas de su hermana mayor. Era una prejuiciosa.

Kakashi estaba riendo un poco con los 4 hombres que, estaban sentados en la sala de su apartamento. Cada uno con una copa de vino, Chardonnay, que trajo el invitado de la cena, siendo nada más que su vecino el rubio Namikase.

YAMATO: ¡me imagino la cara del idiota de sasuke cuando le diste el puñetazo!—decía con burla yamato al rubio, quien asintió con tranquilidad recordando ese momento—si yo hubiera estado, juro que no sé qué haría…¡a mi pequeña sakurita nadie le hace daño!—dijo más serio el hombre al igual que los demás quienes le daban la razón.

YAHIKO: cuando kiba y yo nos enteramos, yo quiera ir a buscarlo y matarlo—dijo tomando un sorbo de su copa, frunce el ceño—pero como es de esperar que saku-chan no nos dejó y pues el tío menos…¡pero ganas no me faltan!—dijo mirando a akamaru que estaba a su lado.

KIBA: si, pero cuando lo vea hablare con él—dijo tronando sus dedos y removiéndose en su sitio—…le dejare en claro que saku no quiere más nada con él para que entienda—Naruto había permanecido callado por un rato mientras ellos hablaban del tema, hasta que…

NARUTO: bueno, de eso no te preocupes…—dijo ganándose la mirada de todos hasta del can enorme—le dije a sakura…que si ese chico la volvía a molestar…me lo dijera—dijo serio y sorprendiendo a los 4 hombres en la sala.

KAKASHI: bueno, tu demostraste ser un buen hombre por salvarla de ese patán—dijo con molestia—¡por eso te ganaste una cena con nosotros! jeje—dijo sonriéndole. Naruto le sonrió—es bueno compartir de vez en cuando con los vecinos, ¿no?

KIBA: bueno, de hecho tienes razón…a mí me caías muy mal naruto, pero…conociéndote más veo que podemos ser buenos amigos—dijo mirándolo sincero y sonriendo un poco al igual que el rubio.

YAHIKO: cierto, pienso lo mismo…¡ya no más señorito!—se echó a reír por lo que dijo, kiba le dio un Lepe por lo menso e imprudente que fue. Naruto los miraba sin entender y, los mayores solo negaban con la cabeza y dando gracias a kami que el ojiazul no entendiera la indirecta.

YAMATO: ¡solo espero que me metan ahí…—Dijo moviendo una mano, señalándolos—en ese grupito de amigos, quiero participar también!—dijo picando un ojo y haciendo reír a los hombres.
Después de unos minutos más conversando y preguntarle al rubio cosas de la empresa, dieron las 7:30.

De repente, se escuchó abrir una puerta de una de las habitaciones. Todos conversaban. Kakashi con yamato y kiba, estos estaban dando la espalda a las habitaciones, es decir, mirando para la sala, mientras naruto y yahiko miraban a su frente. Por lo que el rubio desvió su mirada a la puerta, por donde salía sakura con un vestido sencillo de tirantes y escote liso, blanco, de flores que le llegaba a las rodillas y unas sandalias de planta baja, llevaba su cabellera rosa y larga, suelta con una trenza alrededor de la coronilla, dejando sus flequillos sueltos. Esta camino mirando sus sandalias que, según ella, tenían algo raro, llegando así a donde estaban los hombres que la miraron sonriendo. En eso, ella los miro y saludo pero cuando dirigió su mirada esmeralda a unos azul zafiro, que la veían intensamente, se sorprendió y sonrojo al mismo tiempo.

NARUTO: hola, sakura—dijo levantándose al igual que los demás. Ella se puso nerviosa, sin ser notado por los presentes; aunque solo el peligris, pero no dijo nada—me alegro de verte—le regalo una sexy sonrisa al estilo Namikase.

SAKURA: h-hola, naruto. ¿Qué haces aquí?—titubeo un poco, por la sorpresa.

YAMATO: ¡oye, niña, como le preguntas eso!—dijo, cruzado de brazos—¡es el invitado especial de la cena!—dijo caminando junto a kakashi, mientras kiba y yahiko se habían sentado de nuevo. El rubio y ella, quien estaba sorprendida por lo del “invitado especial”, estaban parados al frente del otro—¡vamos chicos, dejemos que se saluden!—dijo haciendo señas a sus sobrinos para que lo siguieran pero como vio que ninguno se movía, se cruzó de brazos y los miro con cara de dar terror lo cual hizo que se levantaran de un brinco, tragaran grueso y lo siguieran al igual que akamaru. El castaño sonrió complacido y camino a la sala-comedor. (N/A: como en el anime…que cara más aterradora jaja). Por otro lado, naruto no dejaba de mirar a la chica que estaba nerviosa a más no poder y sonrojada.

NARUTO: ¿cómo estás?...no te había visto ayer en todo el día…—le dijo acercándose más, pero los sentidos de sakura se activaron y, con su sexto sentido, dio un paso hacia atrás y lo miro nerviosa—¿por qué me huyes…?—le pregunto divertido pero ella frunció el ceño.

SAKURA: naruto, dime la verdad, ¿qué haces aquí?—se cruzó de brazos tratando de estar seria pero por dentro estaba nerviosa de tenerlo tan cerca. Él solo dio otro paso adelante—no te acerques…están mis tíos y no quie…—pero no termino de hablar porque el rubio la tomó de la cintura y la acercó a él, por lo que ella se asustó por el acto y puso sus manos en su pecho—¡¿qu-que h-haces na-naruto?!—le susurro, alterada y mirando lo cerca que estaba suyo lo cual se sonrojo de horror e hizo sonreír al rubio de lado.

NARUTO: quería verte ayer pero me dijo kakashi-san que habías salido—dijo seductoramente al oído de sakura lo cual provoco que se tensara y tragara grueso—estas muy hermosa hoy, sakura…y hueles delicioso—se separó un poco para mirarla pero sin soltarla de la cintura. Ella se mordió el labio y volvió a mirar para la sala, por si salían uno de los hombres y los ve así tan cerca. Luego paso su mirada a él.

SAKURA: naruto, por…por favor suéltame, cualquiera nos puede ver y malinterpretarían todo—susurro con angustia pero el rubio solo sonrió y ella frunce su ceño—¡no veo cual sea la gracia!

NARUTO: ¡ok, está bien!—la soltó y ella suspiro aliviada—pero en serio quería hablar contigo—se tocó la nuca, un poco avergonzado-- de…bueno…

SAKURA: ¡por favor no lo digas…!—dijo avergonzada también—sé que fue un error como lo dijiste y…yo estoy de acuerdo. No volverá a pasar, además, de que tienes novia—dijo desanimada, mirando al piso. El rubio suspiro, irritado por lo último y se pasó una mano por el dorado cabello. Se acercó a ella quedando aún más cerca por lo que ella lo miro afligida.

NARUTO: sakura, yo no píen…—Pero fue interrumpido por kiba quien se asomó por el portal de la sala y les dijo que ya la cena estaba servida. Los miro entrecerrando sus castaños ojos ante la mirada nerviosa de la pelirosa; kiba negó con la cabeza y volvió a la sala-comerdor con los demás. Sakura aprovecho el descuido del rubio y camino rápido, pero naruto la tomó del brazo. Ella giró su rostro y lo miro desganada. El rubio la soltó preocupado y dejo que se adelantara.—¡debo arreglar esto…no la quiero lastimar, no podría!—susurro para sí. Suspiro, apretando sus puños para encaminarse a cenar con los demás.
-------
espero que les haya gustado.... Nos vemos!! n-n
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por Miu Misaki el Mar Oct 25, 2016 5:42 am

gome...Cere.. pero ya sabes las obligaciones de uno TTnTT pero estos capítulos me han dejado sin palabras, ya sabes ese amor debe de seguir adelante, bueno a veces entre hermanas de dicen las cosas pero vamos Hanabi dile a tu hermanan que es " $%$$" (soy una señorita) ¬.¬ jaja bueno creo que ya viene capitulos mas intensos jaja "
@u@...
avatar
Miu Misaki
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Femenino Mensajes : 215
Edad : 19
Localización Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 18(Una decisión sorpresiva...y una culpa dolorosa)(26/10/16)

Mensaje por CerezoIntenso el Jue Oct 27, 2016 1:09 pm

Capítulo-18: una decisión sorpresiva...y una culpa dolorosa.

Habían pasado unos 15 minutos después de lo sucedido en la sala con narusaku. Estaban sentados en la mesa del comedor. Kakashi estaba sentado en la esquina, sakura al centro y kiba en la otra esquina. Yamato frente al peligris, naruto frente a sakura y yahiko con kiba.
Estaban degustando la especialidad de la pelirosa que era el ramen, junto a un platillo de carne roja en salsa, arroz y ensalada; al centro habían pedazos del pan que llevo yamato para que tomaran los que quisieran. Todo eso junto a un delicioso vino blanco.

YAMATO: mmm… ¡sí que eres experto en eso de los vino, he naruto-san!—dijo levantando su copa y sonriendo al rubio el cual le devolvió una sonrisa.

KIBA: es cierto, esta delicioso…Yo cuando traigo para la casa es solo cerveza—soltó una carcajada mirando a los demás, mientras ellos tenía una gota en su cabeza al estilo anime.

Todos hablaban y comían, la cena iba bien para todos menos para sakura que se sentía incomoda por las disimuladas miradas que le daba el rubio siendo notadas por kiba con disimulo. “estos se traen algo”, pensó fisgón el castaño.

KAKASHI: ¡esta deliciosa la cena, florecita!—dijo el peligris mirando a su sobrina la cual no había hablado—¡todo te quedo excelente!—dijo alegre y sacando una sonrisa tierna a la chica. Los demás asintieron dándole la razón.

NARUTO: ¿cómo se llama este platillo?—dijo mirando curioso a la chica, la cual lo miro tomando su copa, diciendo:

SAKURA: es ramen, la especialidad de mi madre—dijo para después tomar un sorbo de vino blanco. “es cierto esta delicioso, y queda perfecto con la comida”, pensó encantada, mientras lo saboreaba.
NARUTO: ¡esta delicioso!—dijo sonriente comiendo de su plato, ella se sonrojo por el cumplido pero agradecida.

YAHIKO: es cierto la prima saku cocina delicioso, igual a la tía mebuki-san—dijo tomando su 3er pedazo de pan.

Después de unos cuantos minutos, casi todos estaban terminando de comer. Tenían un ambiente tranquilo y divertido, a sakura ya se le habían pasado los nervios por lo que estaba interactuando.

Yamato le pregunta al rubio—naruto-san, que me dices de tu familia...me imagino que los extrañas, ¿no?—todos miraron al rubio curiosos quien suspiro derrotado y se puso serio, lo cual no pasó desapercibido por ninguno.

NARUTO: de mis padres todo va bien…aunque me hacen falta—dijo mirando su plato melancólico—he extrañado comer en familia como ahora, siempre lo hacemos en Tokio—dijo serio mirando al castaño, sakura lo miro afligida—…en mi familia todos somos muy unidos, tengo una hermana muy hermosa y divertida—dijo nostálgico, al recordar a la torbellino rubia—y mis padres…¡los mejores!—los mayores sonrieron por ser honesto con relación a su estado de ánimo y cada uno comprendiendo al chico de extrañar a su familia, ya que la tuvo que dejar en la capital para poder cumplir con su objetivo, que es mantener la empresa familiar y como futuro heredero principal, que se puede esperar. Se hizo un silencio hasta que…

KAKASHI: ¿y qué hay de tu novia…?—pregunto, serio, viendo que ni la había nombrado, haciendo que yamato lo mirara con ojos entre cerrados, como diciéndole que algo tramaba.

Sakura solo bajo su cabeza al escuchar esa palabra, “Novia”. Sintió que su corazón se oprimió pero como ella es una Haruno y no fue criada siendo una tristona, decidió escuchar lo que fuera que dijera naruto.

NARUTO: bueno de ella no tengo mucho que decir—dijo ganando la atención de los chicos jóvenes de la mesa, sakura miraba su plato ya vacío—no tengo una relación estable ahora con ella…por lo que he tomado una decisión…—dijo serio, con convicción, mirando a sakura la cual lo miro sorprendida. Yamato y kakashi lo miraron incrédulos, el primero pensando y hasta llegando a comprender que seguro dejaría todo y volvería a la capital con su familia y su novia y, el segundo, ya se lo estaba imaginando.

KAKASHI: pero tu estas comprometido…o, ¿ya no habrá boda?—dijo ahora sereno, mirándolo pero curioso por saber que seguirá. Sakura se sorprendió aún más y se puso nerviosa. Naruto se dio cuenta e iba a responder pero…

SAKURA: ¡iré por el postre!—dijo astuta, levantándose y mirando su plato vacío por lo que se golpeó un poco con la silla donde kakashi estaba sentado, pero siguió de largo a la cocina.

Kiba la miro preocupado ya que se estaba imaginando que su actitud fue producto de la conversación, kakashi solo seguía mirando al rubio, que miraba como se alejaba sakura, mientras que yahiko comía tranquilo. Yamato carraspeo la garganta llamando la atención del rubio quien prosiguió.

NARUTO: kakashi-san, usted lo ha dicho—hizo una pausa y con tranquilidad pero a la vez con seriedad, prosiguió—no habrá boda—dio el veredicto final, le dio el último sorbo a su vino. Los demás lo miraron de reojo y kakashi no muy convencido suspiro.

KAKASHI: por ahora entonces…

NARUTO: ¡no, por ahora no!—dijo serio mirándolo, los otros tres hombres escuchaban la conversación en un incómodo silencio—ya tome mi decisión de separarme de hinata—kakashi solo asintió, agradecido, por la sinceridad para luego terminar con su plato. Kiba se levanto, diciendo que le ayudaría a sakura con los postres y se propuso a retirar los trastes usados del comedor, yahiko se le unió. Mientras yamato comenzó otro tema para despejar la incomodidad del ambiente.
--------------
Sakura por su parte, entro a la cocina temblando que casi tumba su plato al piso. Dejo los trastes en el fregadero, tomó con ambas manos el muro del lugar para recostarse y llevar su cabeza hacia arriba, con estrés. “Esto es mi culpa…seguro se separara de su novia por mi culpa”, pensó aterrada. “no le quiero causar daño a esa pobre chica, de seguro la debe estar pasando mal porque naruto no se quiere casar con ella”, pensaba temiendo por la relación del rubio, ya que ella pensaba que era por su culpa.

Dejo de imaginarse cosas y recordó que debía llevar el postre, camino hacia la nevera y saco un gran bol de vidrio que contenía un riquísimo pudin de chocolate y almendras hecho por la misma, busco 6 vasos de vidrio para postres y comenzó a servir; en eso escucho unos pasos dirigirse al lugar y vio entrar a kiba y yahiko con los demás trastes usados, los dejaron en el fregadero y se les acercaron.

YAHIKO: ven y te ayudo, cerezo—le dijo sonriendo el peli naranjo, sakura le tendió 3 vasitos con sus cucharas y se encamino a la sala, quedando kiba con ella. La pelirosa siguió con su labor, un poco pensativa.

KIBA: saku…¡¡sakura!!—dijo un poco alto haciendo reaccionar de golpe a la chica, que lo miro sobresaltada por su llamado, él frunció el ceño y tomó la mano de ella donde tenía la cucharona la cual le temblaba un poco e hizo que lo mirara—¿estás bien?...estas nerviosa, saku—la miro preocupado y ella bajo la mirada

SAKURA: claro, kiba-kun—dijo desanimada y regalándole un sonrisa falsa la cual kiba notó—ayúdame a terminar de servir—le dio la cucharona y kiba tomó su lugar, ella estaba a su lado mirando cabizbaja a la mesa, pensativa.

KIBA:…sakura, te conozco y sé que te sucede algo—le miro serio y ella lo miro preocupada—dime. Es por naruto, ¿verdad?, ¿por lo que le dijo al tío kakashi?—le pregunto serio, ella sólo giro su rostro apenada y triste—ya veo…no tienes por qué estar triste, si él quiere terminar esa relación no es por tu culpa, ¿si?—dijo haciendo que ella lo mirara con nostalgia—sé que apenas lo conozco y va a sonar loco esto, pero…creo que él siente algo por ti—dijo sonriendo un poco y haciendo que ella se sorprendiera y sonrojara.

SAKURA: n-no kiba-kun eso no puede ser…—dijo mirando al suelo sonrojada, luego lo volvió a mirar y este la miraba intensamente, haciendo que ella se sintiera intimidada y suspirara derrotada—siempre haces lo mismo para sacarme las cosas, ¿verdad?—él sonrió arrogante—…eres igual a Sai—lo miro con recelo para suspirar rendida--está bien, también creo que él siente algo por mí…y bueno yo…también—hizo una pausa—todo paso en estas últimas semanas, cuando comencé a trabajar en la empresa…naruto es diferente kiba-kun…no es como nosotros pensábamos—él asintió, mientras escuchaba atento pero también está preocupado por su prima.
Sakura sentía un apretón en el pecho--¡pero no quiero ser la causante de su ruptura con su novia, no quiero!—dijo alterada, haciendo que kiba la abrazara lo cual hizo que ella sollozara un poco—me duele kiba…me duele en mi pecho…snif—enterró su rostro en el pecho de su primo quien la abrazo fuerte.

KIBA: como te dije saku, tú no tienes la culpa de nada…todo hombre teniendo una relación y le pone un ojo a otra mujer—hizo una pausa mientras le acariciaba la cabellera rosa—solo lo hace culpable a él pero tú…—dijo separándose y haciendo que lo mirara, él le sonrió y le limpió las lágrimas—eres la menos culpable, ¿sí?. Si lo dices por lo pasado con tu relación, no es lo mismo, princesa—le acaricio una mejilla y ella sonrió con tristeza, al recordarlo.-- Pero si te voy a decir que…si él quiere conquistarte tendrá que arreglar su situación civil, porque no dejare que juegue contigo—la volvió a abrazar y ella le correspondió. Luego se separan y se sonríen.

SAKURA: gracias, kiba-kun…siempre me proteges y me apoyas—le tocó el brazo—…sé que no debo sentirme culpable pero…

KIBA: sshs… ey, como te dije, no te sientas así—le sonrió—ve el lado positivo…naruto seguro no se sentía bien en su relación, por lo que escuche cuando le contaba a kakashi…parece que su novia es muy problemática—movió su mano en restarle importancia—ya sabes, caprichosa—sakura lo miro sorprendida, no sabía eso pero tampoco estaba feliz de escucharlo, aunque no podía negar que estaba más tranquila sabiéndolo.

SAKURA: …bueno, es mejor llevar esto antes de que se pongan feo—quiso cambiar de tema, ya le estaba comenzando a doler la cabeza. Le dio 2 vasos a kiba y ella guardar el resto del postre en la nevera, tomó el suyo que quedaba en la mesa y siguió con el castaño a la sala comedor.

Después de comenzar a degustar el rico postre, comenzaron otro tema de conversación pero esta vez lleno de risas y diversión. Yamato comenzó hablar recordando los partidos de futbol que jugaron hace años, cuando kiba, sakura y yahiko y hasta Sai estaban pequeños, los chicos entraban a jugar cuando los grandes estaban en la cancha en pleno partido, mientras la pelirosa los aporraba con sus amigas (anko, konan, tenten y otras…) desde afuera, cosa que no les duraba mucho en su diversión infantil porque a los chicos los sacaban siempre de las orejas nada más que el tío yamato.

Se contaban muchas cosas divertidas del pasado, haciendo sonreír al rubio.

KAKASHI: recuerdo cuando estábamos en carnaval…—decía nostálgico, ganado la atención de los demás—¡¡cuando Tenzo, obito, Kizashi y yo le hicimos una broma al amargado de fugaku jajaja que le dimos tremendo cubetaso con agua helada!!—decía muerto de la risa haciendo reír a todos por como lo contaba. Estaba muy animado recordando los viejos tiempos.

YAMATO: ¡si es cierto fue muy divertido!—reía.

YAHIKO: jajaja ¡yo recuerdo que mi tía mebuki tuvo que pedirle disculpas! jajaja…¡porque el carácter de fugaku-san era de correr! jajaja.

SAKURA: sí, que tiempos…eran los mejores con oto-san—dijo con voz nostálgica a lo que kakashi y yamato le sonrieron, nostálgicos también. Naruto la mira un poco confundido, kiba cambio de tema para no poner más triste a la chica.

-.-.-.-.-
Más tarde, ya a las 9.30pm, yamato se había despedido para irse, kiba y yahiko se habían ido a su recamara despidiéndose del rubio, ahora amigo de ambos, aunque kiba lo mantendría en vigilancia y a prueba por el tema de la pelirosa. Kakashi estaba hablando unas cosas con el rubio, mientras sakura estaba en el balcón mirando la vista de estrellas reflejadas en el oscuro cielo. Después de unos minutos ahí, sintió a alguien detrás de ella lo cual la hizo voltear y encontrar a su jefe y vecino rubio que le sonrió y se sitúo a su lado, mirando al cielo---es hermoso, ¿no crees?—le pregunto tranquilamente

SAKURA: Si, es hermoso—dijo sonriendo perdida en la vista estrellada. Naruto la miro de perfil y con un impulso la abrazo por la cintura chocando ambas caderas (recuerden que están de lado) haciendo sobresaltar a la pelirosa la cual lo miro con el ceño fruncido—¡¿qué haces?!…naruto no vivo sola—dijo seria pero nerviosa a la vez.

NARUTO: me gustó mucho la cena, ramen, postre…—dijo mirándola con intensidad, ella sintió su corazón bombear muy rápido—pero me gusto más verte y con ese vestido…que te queda hermoso—le sonrió arrogante, que sonrojo de inmediato a la chica, el rubio se giró al mismo tiempo haciéndolo con ella para quedar frente a ella y se fue acercando a su rostro, pero ella abrió mucho los ojos por lo que él iba hacer y se separó con brusquedad, dejando a naruto confundido.

SAKURA: ¡¡¿qu-que crees que haces naruto?!!—dijo sobresaltada y entrando de nuevo a la sala, el rubio suspiro maldiciéndose por lo imprudente y la siguió—…es mejor que te vayas, mañana hay mucho que hacer—dijo en seco, tomando el pomo de la puerta y abrirla. El rubio suspiro, se estaba estresando por lo que estaba pasando—me alegro que te haya gustado la cena—dijo un poco suave y dejando que el rubio saliera, él se giró y se miraron a los ojos—¡adiós naruto!—iba a cerrar la puerta pero él se lo impido.

NARUTO: sakura…sé que te sientes culpable de lo que está pasando…pero créeme, no lo eres—dijo mirándola, serio, ella sólo bajo la mirada. Naruto resignado a que ella no escucharía, bajo la mirada sintiéndose culpable. Pero de algún modo lo era, ¿no?—¡feliz noche, señorita Haruno!—la seriedad lo envolvió y de manera formal, se despidió para girarse a su apartamento. Ella sintió su corazón oprimirse al escucharlo llamarla así y solo cerró la puerta para recostarse en ella, tapando su rostro agobiado, con sus delicadas manos.
Luego sakura se encamino a su recamara, cansada, por el día pesado que tuvo, buscó su pijama rosa de flores de monos y blusa para cambiarse. Se dejó caer en su cama cuando termino.

--POV DE SAKURA--

No sé porque me comporte así con él, pero es que no lo puedo mirar a la cara, a pesar de que me haya dicho esas cosas siento que si es mi culpa, kiba-kun también me lo repitió pero…Mi corazón esta acomplejado y confundido. ¡Aaahh! No quiero dañar su relación, no quiero. Su novia debe de estar sufriendo, y, ¡recordar con ironía que yo estuve en su lugar hace poco!, metí mi rostro en la almohada. Suspire sonorosamente, desanimada y estresada.

Estoy cansada de esto y decepcionada de mi misma por comportarme de esta manera…pero no puedo mentir que me siento más relajada desde lo sucedido en Osaka, y es…¡gracias a mi familia que no me han abandonado, a mis amigotas que las adoro!. Sonreí divertida, por la noche de ayer. Me acomode en mi cama, mirando al techo. Por otro lado, no puedo negar que también por él, por naruto he logrado olvidarme un poco de sasuke. Mire al techo con una sonrisa reconfortada, mordí mi labio. Cuando lo veo y estoy cerca de él siento cosas que no…no sentía cuando es-estaba con sasuke. Esos besos que nos dimos…fueron tan diferentes, es como si…como si despertara un deseo muy dentro de mí. Sentí mis mejillas arder…y más por recordar cómo fue su comportamiento en la sala y luego en el balcón. ¡¡Esta LOCOO ese baka!! Sentí que mi corazón saldría disparado...negué esos pensamientos y fruncí mi entrecejo.

Debo mantenerme alejada de él, por mi bien y el de su relación…no importa que duela…a partir de mañana me mantendré alejada de naruto. Sentí que mi corazón se contrajo pero lo ignoré, tome mi cobija rosa y acolchada y me arrope toda, abatida cerré mis ojos. ¡No le estorbare para que al menos él pueda ser feliz!…sonreí al recordar lo buen hombre que es, llevo conociéndolo poco tiempo y a pesar de que creía que era un estirado y amargado de primera. Solté una risita. Me di cuenta que es lo contrario.
Minutos después sentí que me iba en los brazos de Morfeo.


--FIN DE POV--
-------
Naruto por su lado, ya estaba duchado y recostado en su cama, tenía una carga de estrés terrible y sabía la razón. Hinata y sakura. La primera, por sus benditos berrinches, celos y caprichos inmaduros que no lo dejaban concentrarse. Tenía que apagar su móvil para estar tranquilo, ya que no le nacía llamarla; y por otro lado, estaba sakura, esa mujer que estaba entrando en su pensamiento cada día, cada minuto, segundo. No se la podía sacar de la cabeza y lo peor de todo, es que le estaba haciendo daño y él lo sabía.

--POV DE NARUTO--

Hinata cada vez me irrita, me llama y no dejaba de quejarse que la tengo olvidada, que si tengo otra mujer “zorra” como dice ella. Tuerzo la boca disgustado. Me tiene cansado y, la verdad, estoy que la llamo para acabar con esto. Suspire y lleve mi mano para masajear mi sien, estaba frustrado, irritado, gruñí enojado. Ya desde hace tiempo que no tenemos una buena relación y a pesar de comprometerme…lo hice sin pensar en mí, solo en la familia. Me acobije con mi blanca y suave sabana de satén, me arrope hasta el torso desnudo ya que suelo dormir así, no es por presumir pero estoy acostumbrado a usar este tipo de cosas finas... Recuerdo que ella (Hinata) varias veces me intentó manipular pero mi carácter es mucho más fuerte, aunque no es una chica mala, es solo que su padre la acostumbro desde pequeña a darle sus gustos y de ahí vienen sus caprichos, fruncí el ceño, enojado. Mañana arreglaré esto, no quiero estar con ella…pensar que la amaba. Me di una palma en la sienen, gañado. ¡Si, eso he estado todo este tiempo! Por otro lado, esta sakura. Sonreí al recordar lo nerviosa que la puse al acercarme en la sala de su departamento, reí con picardía. Esa mujer me tiene loco y no sé cómo paso. Gire y rodee con mis brazos una almohada.

Definitivamente he cambiado, esa mujer me ha puesto de cabeza y lo peor es que me gusta…no dejare que nada ni nadie le haga daño mientras yo esté aquí…cerré mis ojos, convencido en que a partir de mañana le diré a sakura…lo que siento. No sé cuándo fue que comencé a soñar con ella, porque ya estaba en un profundo sueño.


--FIN DE POV--
-------
¡por fin pude actualizar! ya saben...mucho estudio y poca distracción jeje pronto subiré el siguiente capi. Saludos y Besos.**
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 19( Poniendo Distancia)(15/11/16)

Mensaje por CerezoIntenso el Miér Nov 16, 2016 3:09 pm

Capítulo 19-Poniendo Distancia.

Lunes por la mañana. Todos estaban trabajando como siempre lo hacían, la empresa The Namikase’s continuaba en buena circunstancia y sus empleados laboraban con gran entusiasmo debido a que ya se acercaba la primera campaña de la nueva producción. Todo y gracias al desempeño de cada uno de ellos y sobre todo de su líder; el joven rubio que, al parecer hoy no tenía un buen día.

---------
En la oficina del director de la empresa no había un ambiente sereno que digamos, sino uno de tensión y frustración. El rubio había tratado de hablar o mediar palabras sobre el dichoso tema que lo tenía pensativo en toda la noche anterior pero se sorprendió e irrito por la actitud que tenía la ojijade esa mañana, se la pasó toda la mañana ignorando su mirada y alejándose de su persona. Ella había cumplido con lo propuesto y parecía muy segura. “Ella esta…distante”, pensó, desorientado el rubio. Tomó su teléfono de oficina y marco al de su asistente, segundo después, ella se encontraba frente a su escritorio con una cara seria, que si alguien la ve -diría que fue cambiada por otra-.

-Necesito que le entregues estos papeles—dijo el rubio sin perder su carácter monótono entregándole unas carpetas—a yuki…son para la junta del jueves—la miro serio pero ella ni se inmuto en hacerlo, sólo tomo las carpetas.

-¡Con su permiso señor Namikase!—dijo girando para salir del despacho, el rubio al ver que salió como si nada, se recostó frustrado en su asiento. No entendía la actitud de ella si ayer estaba diferente o bueno antes de despedirse. “La verdad, no comprendo a las mujeres”, pensó el chico frustrado. Y esto es solo el principio…

Un pelinegro con ojos ónix estaba algo inspirado dibujando en un pequeño lienzo, una hermosa flor con ciertos detalles coloridos y primaverales. Se encontraba en una pequeña sala que tenía su gran despacho de trabajo, donde se encerraba para crear arte, como decían sus amigos.

Esta era decorada como la de todo artista o pintor: con pinturas, esculturas hermosas hechas por él y estantes donde mantenía culta sus variadas herramientas de trabajo. El Uchiha se había propuesto a no rendirse con el tema de la Haruno desde que la fue a buscar y que se había topado con el rubio. Sasuke se sorprendió mucho al conocer la identidad del rubio debido a sus contactos, se había percatado que el Namikase estaba comprometido, por lo tanto pensaba que no tendría nada que ver con sakura pero como todo instinto de hombre, no se debía de fiar.

Terminando su bella obra, dejo el pincel y demás herramientas que estaba usando en una mesita, desvió la vista en ese mismo lugar a un pequeño papel que contenía en escrito una dirección, lo tomó y al recordar lo que hizo, sonrió con ingenio—espero que esto funcione…no te dejare tan fácilmente, mi sakura—dijo satisfecho. Eso mismo fue la causa de su inspiración en el día. Tomó de nuevo el pincel, pero antes, les cambió el color a la tablita donde colocaba su pintura para terminar de darle unos retoques al pequeño lienzo, que se convertirá en una bella obra de inspiración.
--------
¡TOC…TOC!

-¡Adelante!—dijo naruto tecleando en su ordenador una información. Al mirar la puerta abrirse lo primero que ve asomarse fue un hermoso arreglo de rosas rojas las cuales cubrían medio cuerpo de Ayame; la recepcionista del piso directivo. El rubio al verlas mira con asombro y curiosidad el detalle.

-Namikase-san…¿dónde las coloco?—dijo mirando a su jefe, tensa, por el peso en sus brazos—¡son para sakura-san!—le confeso sonriendo, al ver que tenía asombro y curiosidad en la mirada. Este al escuchar eso frunce el ceño y se levanta.

-Dámelas, yo las llevare a su despacho—espeto con apatía, tomando de sus brazos el hermoso ramo—te puedes retirar, Ayame—ella hizo una reverencia y salió.
Naruto miro indiferente el ramo y tuvo dudas si dejárselos a la pelirosa en su despacho, pero decide qué es lo mejor. Se dirigió a la oficina. A fin de cuentas no es su asunto, -pero moría de ganas por saber quién fue su emisor-. Lo dejo en el escritorio. Comenzó a buscar “algo” por alrededor de las flores con cuidado de no dañarlas, aunque eso quería. Al encontrar y abrir “sin querer” ese “algo” siendo la tarjeta de dedicatoria, apretó sus puños con enojo cuando su sorpresa fue leer la firma que tenía escrito el fulano papel—¡Joder...!
---------
Unos 12 trabajadores hacían su actividad coordinada y plácidamente, en el área de mezclas y fórmulas de producción Namikase’s; constaba de varias máquinas y artefactos que realizaban procesos que llevan las sustancias y van convirtiéndose en cremas a medida de tales procesos. Cada trabajador llevaba puesto su uniforme impermeable de pie a cabeza, guantes y tapa bocas para proteger tanto su salud como la mezcla, debido a los olores fuertes del procedimiento químico.

Un hombre alto y robusto de cabello medio largo peinado hacia atrás, color plata y ojos purpura, que vestía el uniforme de la empresa de un azul marino, junto a unos guantes azules de látex, no tenía muy buen humor, realizaba notas en una carpeta sobre las densidades y volúmenes de las sustancias químicas del lugar. Este y con ayuda de otros se encargaban del control de los procesadores de las sustancias. Junto a él estaba otro chico casi de su misma edad, cabello negro y ojos miel el cual tenía un uniforme impermeable pero con sin su taca bocas.

-¡Hidan-san sigues pensando en lo mismo otra vez!---dijo fastidiado el ojimiel amigo del chico—deja de estar diciendo eso o te meterás en problemas…

-¡Cállate Giro, no necesito tus sermones!—su voz era irritada, mirándolo, él sólo suspiró por la monótona actitud del peliplata. Hidan camino un poco mirando hacia abajo el cual se encontraba en unas escaleras mirando los demás trabajadores del lugar—ya se acerca la gran dichosa junta donde darán inicio a la primera distribución de la producción—dijo bajando tranquilo cada peldaño, seguido de su compañero—. Sólo espero que el Namikase junior haga bien su trabajo.

-¡Deja de estar reprochando sobre los jefes que muy bien te pagan!—lo miro enojado y cruzado de brazos—naruto-san está haciendo muy bien su oficio, además de levantar las demandas de la empresa, que hace meses estaba en quiebra—se encogió de hombros, el ojipurpura sólo rodó los ojos y siguió caminando.

-No me interesa, sólo espero que se cuide—dijo susurrando lo último para sí, muy serio.
Un poco más retirado de donde se encontraban estos, estaba otro pelinegro que los miraba con desconfianza y con él, estaba un castaño quitándose su traje—kiba-kun, ¿has notado algo extraño a Hidan-san?—le pegunto con perspicacia el pelinegro al castaño a su lado, este lo miro para pasar su vista a Hidan que estaba hablando con otros empleados del lugar.

-Si y la verdad, no me da muy buena espina—entrecerró los ojos desconfiado—me late que está tramando algo…ha estado muy raro estos últimos días.

-Lo mismo digo…no me fio de él después de lo sucedido con Utakata-san, otro fraude y no la contamos—dijo preocupado terminando de quitar también su traje para salir a su hora libre con su amigo.
--------
Sakura entró a la oficina de naruto con una carpeta que yuki le había mandado. Se acercó a su jefe y se la dio; esta vez sí lo miro pero más serena a lo que el rubio la mira de manera intensa, tomando la carpeta.

Al echarle una ojeada al contenido, la cierra y la coloca en su mesa—gracias, señorita Haruno—el tono de su voz era frío; sorprendiéndola, sin saber porque y apartando su mirada ya que la veía con intensidad y enojo.

-De nada, si es todo me retiro—dijo en tono bajo, dándose la vuelta para caminar a su oficina pero detiene el paso cuando naruto le dice:

-Te llegó un presente hace rato…—su tono de voz era la misma pero, a su vez, sonaba celoso—¡están muy bonitas!—decía con un asentó sarcástico. Ella se giró y lo miro con una ceja arqueada y confundida. Pero naruto solo se propuso a teclear su computado; ignorándola por lo que ella suspira con decepción y se encamina confundida pero, a su vez, curiosa a su oficina.

-“que antipático”, pensó triste.

Sakura Haruno se había propuesto en alejarse de naruto, y la verdad, lo estaba logrando. Pero sólo había un pequeño problema para ella y era que le estaba doliendo hacerlo. Su corazón se lo decía. Pero su mente le decía que no podía desistir de su plan: alejarse de él para que recapacitará y no terminara con su relación, ya que un compromiso es algo muy serio como para terminarlo así de la nada y ella, no quería ser la culpable de ello.

Naruto también se había hartado de la actitud indiferente de ella y como se dijo, su carácter frío y serio lo envolvió de nuevo. Le dolía tratarla así pero no podía hacer más, ya que ella no quería oír. Pero eso era lo que quiera ella, ¿no?.

Entró a su despacho, curiosa, por saber que era ese “presente”, y la sorpresa fue encontrar un hermoso ramo de flores las cuales desprendían su aroma exquisito a ellas.

Se preguntaba incrédula por saber ¿quién se las regalaría? Porque la verdad, no tenía en mente a alguien—a naruto no le gusto que me las regalarán--tomó una en sus manos y la llevó a su nariz para olerla--¡exquisito!...no veo porque deba de molestarse…al fin y al cabo no es nada mío—susurró, mirando el rojo intenso de la delicada flor; su corazón se estrujo del sólo pensar eso. Arrugó su entrecejo y trató de olvidar lo que dijo. Buscó curiosa la tarjeta que siempre traen los arreglos así y cuando la tomó, con su otra mano, tembló un poco por saber quién envió el dichoso detalle.
Así sin más abrió la pequeña tarjeta color crema. Sus ojos se abrieron de sorpresa y su corazón latió con rapidez:

“¡Nunca es tarde para pedir Perdón…
Nunca es tarde para comenzar otra vez…
Nunca es tarde para decir me Equivoque!”

¡Perdóname saku, te amo! S.U

Cada palabra escrita con una fina y delicada letra del color dorado. Un hermoso detalle de una persona arrepentida pero ella no sabía que decir, se tuvo que sentar conmocionada y sorprendida porque sus piernas le estaban fallando—¡sa-sasuke-kun las mando!—balbuceo, cerrando los ojos y llevando la rosa a su pecho. Los abrió para volver a mirar el arreglo—no me esperaba esto, aunque no puedo negar que no se daría por vencido así como así—suspiuró más tranquila; se levantó y volvió a poner la rosa que había tomado junto a la tarjeta en el ramo—es un lindo detalle pero no me las quedare…no voy a dejar que sasuke-kun me quiera comprar el perdón con detalles. ¡Esta vez no!---dijo segura, se encamino y abrió la puerta de su despacho, y siguió directo a la de la salida para volver a su despacho a zancadas.

Naruto la miro con el teléfono de oficina en su oreja, atónito, porque no entendía que hacía.
Tomó el ramo manteniendo el equilibrio ya que este era un poco pesado y, se encamino directo afuera; el rubio con media sonrisa de satisfacción la vio salir con el ramo.
------
Ella llego a la recepción donde Ayame la miro confusa—Ayame-san, necesito que te deshagas de estas, por favor—le dijo la pelirosa a su amiga, seria, ella la miro perpleja.

-¡¿Estas locaa?!…¡¡cómo quieres que las tire a la basura!!—dijo desconcertada y poniéndose a un lado de su amiga que la miro como diciendo: “por favor no preguntes”—está bien, pero no las tirare a la basura, sino que…me las llevare—dijo suplicando con la mirada, a lo que sakura suelta una risita y asiente. Ella la abraza—¡gracias sakura-san…no entiendo porque desechas algo tan hermoso!—giró mirando embobada las rosas rojas carmesí.

La ojijade se retira con una sonrisa burlona y más tranquila a su oficina. Cuando miro a su jefe cerrando la puerta tras de sí, se dio cuenta que este tenía una sonrisa radiante, pero obviamente ella no sabía por qué. “Seguro se contentó con su novia…y habrá boda”, fue lo primero que pensó, triste lo cual se dirigió a su oficina.

El chico frunció el ceño al ver la cara que llevaba y se levantó para seguirla. Cuando entra al despacho, no la ve, y supone que debió entrar al baño. Este camina seductoramente al ventanal de la oficina con las manos en su espalda y un aire sereno, mirando la bella vista del medio día que regalaba konoha.

…..Un minuto después, escucha la puerta del baño abrirse.

Sakura al cerrar la puerta, pasa ambas manos por su falda acomodándosela y al dar un paso, se da cuenta de que alguien está en su despacho por lo que se percata que es su jefe, sintió su corazón latir con fuerza y los nervios de pinta; él sólo se giró y la miro intensamente, con ojos oscuros y profundos, el cual comenzó a acercar lentamente a ella -como un tigre asechando su presa-.

Ella dio un paso atrás al percibir que él no iba a detener su paso, y era cierto, el rubio no detenía su andar de tigre hambriento, ella retrocedía. Cuando de repente miro hacia atrás; al chocar con la pared blanca que la detenía, volvió su mirar al frente encontrándose conesos zafiros intensos que la miraban con quererla devorar. Tragó grueso al darse cuenta que naruto la acorralaba entre la pared y sus manos posadas en esta. “E-es co-omo el sueño q-que tuve”, recordó, inquieta donde estaba, sintió su corazón querer abandonar su cuerpo y su cara arder en llamas.

Él sonrió arrogantemente sexy y le dijo al oído con voz sensual:

-¿No te gustaron las rosas que te mando sasuke?—sakura se tensó, él se separó un poco para mirarla la cual estaba estupefacta—hiciste bien sakura…rechazarlo era lo mejor—inquirió, mirándole los labios carnosos y rosados como las cerezas.

-¿c-como sa-bes que fue él?—pregunto sorprendida, él sólo arquea una ceja y sonríe. Ella frunce el ceño y lo mira con seriedad olvidando por completo la situación en la que estaban—¿tu revisaste la tarjeta, verdad?—. Pero no escucho respuesta sólo una mirada intensa que la intimidaba, pero que ella intentaba disimular—¡¡eres muy abusador!!…¡¿qué te pasa?!. Sé que eres mi jefe…pero no tienes ning…

-Todo lo que te concierne me interesa—dijo con la respiración muy cerca de su rostro, ella se sonrojo más. Su boca estaba reseca y se tornó nerviosa—me interesas más de la cuenta, sakura—le dijo susurrando, ronco, casi en sus labios. Por lo que ella cerró sus ojos, su corazón latía de un buen. No podía negar sentirse deleitada con él así; tan cerca de ella rosando así sus alientos, queriendo volver a saborear esos deliciosos labios. “¡¿qué?! ¡No, esto no puede volver a pasar!”, debatía una lucha mental—tú serás…solo mía, sakura—. Sus labios se rosaron lentamente; aunque sakura se negó a responder, se puso tensa. Él se apegó más a ella tomando su cintura con sus manos, y poco a poco fue intensificando el beso; logrando así que ella respondiera con la misma intensidad, manteniéndola aun aprisionada contra la pared. Poco a poco las manos temblorosas de sakura fueron a parar a los hombros del rubio, que sonrió complacido en el beso.

Sakura sentía que estaba en el cielo al sentir que naruto la besaba de esa manera y tomarla posesivamente de su cintura. Pero recordó algo. Recordó que estaban en la oficina y que alguien los podía ver—. Naru…naruto por…favor para…nos pueden ver—dijo entre besos pero él ni se veía querer colaborar. Sólo la giró con pasos un poco torpes, guiándola al escritorio y provocar en la chica un jadeo ahogado, cuando la volvió a aprisionar contra el borde del escritorio. Seguían saboreando sus bocas entre caricias. Sakura acariciaba los dorados cabellos de naruto, mientras él, con una mano en la cintura y, la otra en la nuca de ella, ladeando su cabeza para disfrutar de los besos intensos compartidos por ambos; sin embargo, una voz femenina y muy conocida para ellos, llama desde la otra oficina.

Sakura quien estaba en otro mundo, despertó en la realidad y abrió los ojos de golpe, trato de separarse pero el rubio gruño sin soltarla y tomarla más fuerte entre sus brazos. Volvió a escucharse la misma voz pero estaba vez sakura logra apartarse—¡e-es Shion!—dijo respirando agitada y sonrojada mirando a naruto y luego a la puerta, de igual forma estaba naruto que la miraba agitado y satisfecho por lo hecho, pero frustrado por la interrupción.

Él se acomodó el traje elegante gris que llevaba puesto, como si nada hubiera pasado—veré que quiere—dijo entre dientes después de que se normalizará su respiración. Sakura sólo se fue al baño roja de la vergüenza, como un rayo. El rubio suspiró enojado por la interrupción--¡kuso!—maldijo por lo bajo y salió a recibirla la cual se sorprendió por cómo le hablo.

Sakura estaba enojada y avergonzada de su actitud. No debió dejarse llevar por el momento, pensó ella, alterada, todavía en el baño de su despacho—¡¡aarg no sé qué me pasa…no sé qué me está haciendo naruto para reaccionar así ante él…demonios, mi cuerpo me traiciona arg!!—gruñía, enojada consigo misma por dejarse llevar, mientras caminaba de lado a otro en el pequeño lugar. Ella no quería que pasara, no quería volver a besarlo, tiene que ser indiferente pero…su bendito cuerpo la traicionó, no respondió a su cabeza, en rechazarlo. Se dejó llevar y, lo peor fue que le respondió con la misma intensidad, con la misma fuerza y deseo que lo hacía él, y lo más doloroso fue que le gusto, ¡le encanto!—baka…soy una baka, n-no debí hacerlo—su voz se quebró.

Se miró al espejo del pequeño baño. Tonta, eso era por no seguir lo que realmente quiere, lo que su corazón le dicta, lo que realmente la hace feliz. “Cobarde”, pensó, lavando su rostro.

Tenía que poner distancia desde ya con naruto; primero, por la relación de él que, según ella, ya se estaba estabilizando. Y, lo otro era que no quería salir de nuevo herida…aunque es algo inevitable, ¿por qué será que se comporta así? cuando ella es respetuosa. ¿Será que naruto tiene algo que le hace perder la razón por completo?...

Y de igual forma pasa con nuestro rubio quien últimamente actúa sin pensar debido a sus impulsos…

-¡¡esto no puede seguir pasando!! Haré lo que sea para hacerlo recapacitar y que deje de buscarme—se dijo ella anonadada. Si no fuera por la insoportable de Shion ¡no sabría qué rayos hubiera pasado en esa oficina!--. Nunca pensé en decir esto…pero me alegro de que ella apareciera—salió del baño para comenzar su labor del día. Suspiró entrecortada, tendría un día largo…
-------
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 20( Esa Discusión.)(15/11/16)

Mensaje por CerezoIntenso el Miér Nov 16, 2016 3:34 pm

Capítulo 20-Esa Discusión.


En la gran empresa central de Tokio todos los trabajadores hacían muy bien su labor, como siempre. Unos hacían reportes del día: sobre los balances de las compras y ventas. Otros caminaban de un piso a otro, activos en lo suyo…Minato Namikase, el director o presidente general, estaba con algunos socios en su gran despacho conversando sobre las próximas ventas que tendría la empresa. La verdad, es que en estas últimas semanas la producción estaba de muy buena forma por lo que el Namikase se había relajado debido a los problemas que tenía anteriormente.

Cuando sus socios lo dejaron solo, le dijo a su asistenta para que llamara a su sobrino político; después de unos minutos de espera, estaban conversando uno al frente del otro.
-Bueno Nagato, ya tenemos todo listo para tu estadía en konoha—dijo el rubio mayor en su asiento, tomó unos papeles y los guardo en una carpeta—espero que ayudes mucho a mi hijo y prosperen juntos en la empresa—le dio la carpeta, la cual fue tomada por el pelirrojo.

-¡Claro tío no debes preocuparte…haré todo lo que este en mi alcance para ayudar a naruto!—dijo tranquilamente a su tío—¿cuándo puedo partir?

-Mañana por la noche saldrá tu vuelo a konoha—dijo levantándose y caminando al gran ventanal con vista del hermoso atardecer de la ciudad de Tokio—planeo dejar que naruto vaya a la velada en Sunagakure, así me probara de que es digno de ser el próximo presidente de The Namikse’s—dijo sereno el señor, metiendo sus manos a los bolsillos de su pantalón de traje, color champan y camisa blanca. Y sorprendiendo a su sobrino.

-¡Yo diría que sí lo está!—dijo el pelirrojo con convicción—hace ya un mes que se fue a dirigir en konoha y por lo que he escuchado, hace muy buen trabajo—su tío se giró y lo miro sonriendo.

-¡De eso digo!. Quiero que naruto sea un gran empresario con mucha experiencia para cuando tenga que dejar la presidencia—dijo volviendo a su asiento—confió ciegamente en él—sonrió orgulloso de su retoño mayor.
--------
El día había pasado de maravilla para los habitantes de konoha. En la empresa TheNamikse’s transcurrió el día muy activo como siempre. Sin embargo, con nuestros protagonistas digamos que no del todo.

Naruto había insistido en arreglar el asunto que lo perseguía su subconsciente con la pelirosa pero ella lo había dejado por la paz, diciendo que no volvería a pasar, ambos tuvieron una discusión llegando a tratarse sólo como profesionales, -algo que les dolió en su interior-, pero con su orgullo y dignidad reprimieron ese sentimiento. Desde entonces, habían pasado dos días desde que sakura y naruto tuvieron esa discusión…

--FLASH BACK—

-Sakura por favor escúchame—suplicaba naruto en el despacho de la susodicha—no me malinterpretes pero quiero que sepas que no dejare de insistirte hasta que me escuches—le decía mirándola parada de espaldas hacía él y mirando por el ventanal--…¡deja el orgullo, eres terca como una mula!.

-¡Prefiero serlo!—defendiéndose con enfado y girándose para mirarlo de manera seria—¡no quiero escuchar más naruto…por favor vete, no quiero pelear más. Sólo quiero hacer mi trabajo en esta empresa y ya!—. Naruto la miro fastidiado, llevaban minutos así y no llegaban a nada. Ambos eran unos cabezotas—es mejor que se olvide de…todo señor Namikase, usted debe seguir con su relación. Usted no le quiere hacer eso a ella…--optó por ser formal y dejo las palabras en el aire, con un tono casi inaudible.

Se sentía destrozada por decir esas simples palabras para oídos de cualquiera, pero para ella, -eran dejar ir lo que su corazón quería y sentía-. Sólo para hacer feliz a otra persona.

Pero sabía que era lo mejor. Naruto debía olvidarla, debía hacerlo porque, según ella, no era la mujer que naruto necesitaba. “él tiene su vida…una vida perfecta donde tiene a sus padres que lo deben amar, una hermana, una gran responsabilidad que es esta empresa y todas las que su papa un día le herede…y una novia…que de seguro es hermosa. Yo no formo parte de esa vida, yo no lo estoy en ella”, pensaba triste la pelirosa.

-Sakura…--se acercó un poco pero ella retrocedió. Prefirió quedarse donde estaba y prosiguió—como crees…¡¡cómo quieres que me olvide de todo lo que paso…de lo que estoy sintiendo!!—ella sólo bajo la mirada sintiéndose culpable

Naruto fastidiado, apretó sus puños. No sabía qué hacer para que ella entendiera que la quería a ella, quería que entendiera que sería capaz de dejarlo todo solo por estar con ella.

-Entonces…no me queda más remedio—hizo una pausa para suspirar entre cortada, quería llorar pero tenía que ser fuerte—no me dejas más remedio que renunciar…

---FIN DEL FLASH BACK---

Suspiró al recordar esa discusión que tuvo con su jefe—es un baka—. Susurró y dejo lo que estaba haciendo en la laptop de la empresa. Tenía que seguir a delante, no podía dejarse llevar por los sentimientos que la hacían sentirse desecha—mejor sigo con mi trabajo…así podre despejar mi mente por un rato—prosiguió con desgana como pudo con su labor.
-----
Naruto por su parte, había recibido propuestas a través de una llamada por un hombre que quería comprar acciones de la empresa, cosa que el rubio negó directamente. El hombre no lo tomó muy bien que digamos pero no se rendiría.

Naruto y los demás empleados tenían casi listo para la junta de la primera campaña de productos la cual se efectuaría mañana jueves, asistirían los publicitas y empleados a cargo de la creación de la campaña, donde debatirán el lanzamiento de la imagen, nombre, lema, etc. Pero con el estado emocional con el que estaba, no podía concentrarse y enfocarse en ello.

-No puedo sacar esto que siento…me volveré loco—se dijo para sí estresado. Había estado recordando la discusión que tuvo con sakura, la verdad, no le había gustado lo que ella le dijo…¿Qué renunciaría para alejarse de él y que así pudiera olvidarla?. Vaya orgullo de la pelirosa, esas fueron las palabras que se dijo de ella.

---FLASH BACK—

-No es necesario que lo hagas—dijo tragándose todo lo que sentía—no es necesario que renuncies señorita Haruno…no la molestare para siga con su trabajo—dijo con seriedad y girándose hacia la puerta. Ella sólo se sorprendió por el cambio de actitud del rubio. “No dejare que te vayas y renuncies solo por mi culpa…no me sentiría tranquilo sabiendo que te hice más daño del que pensaba…pero no podría soportar que te alejaras de mi, sakura” pensó naruto triste y saliendo del despacho. Prefirió terminar secamente la conversación, porque de esa manera ella se olvidaría de renunciar.

---FIN DEL FLASK BACK---

Naruto no dejaría que ella hiciera eso. ¿Dejar que ella se fuera y no volverla a ver?, porque de seguro volvería a Osaka con su familia. Eso él no lo permitiría, sólo se conformaría con verla desde lejos—bendito orgullo—suspiró con pesadez y prosiguió en firmar unos papeles que yuki le había llevado hace media hora.

-------
En un lugar un poco alejado de konoha, estaban dos hombres vistiendo los típicos trajes de corbata con aire de superioridad, ambición. Ambos sentados uno al frente del otro en un amplio despacho muy lujoso de una gran mansión hermosísima custodiada por varios guaruras, pareciendo así que el dueño del lugar era muy importante y poderoso. El ambiente que se respiraba era pura malicia, ambición, codicia y poder.

HOMBRE 1: ¿entonces no te quiso vender acciones?—dijo un peliblanco sentado frente al escritorio y del otro sujeto. Este negó con seriedad—…hay que encontrar la forma de poder averiguar sobre el sistema de seguridad de la empresa.

HOMBRE 2: si pero de manera discreta, no quiero que vuelva a pasar lo de hace meses—dijo con voz gruesa tomando un tabaco de un cajón, del escritorio—esta vez quiero que las cosas salgan exitosas…debemos ganar su confianza—ahora encendía el objeto. El otro sujeto suspira y le da el último sorbo de wiski, a un vaso de vidrío pequeño que tenía en su mano derecha.

HOMBRE 1: lord Orochimaru, creo poder ayudar más afondo esta vez—decía ganando la atención del susodicho—tengo una excelente idea para ganar la confianza del muchacho—sonrió con malicia, al igual que el otro.

OROCHIMARU: ¡te escucho kabuto-kun!—dijo el hombre siendo alto, piel muy pálida, cabello negro hasta debajo de los hombros el cual lo llevaba suelto, ojos amarillos como los de una serpiente. Un hombre que transmite misterio y miedo al mismo tiempo.

KABUTO: bueno, pediré una invitación a la celebración de la campaña que se llevara a cabo después de la reunión de mañana—dijo colocando el vaso en la mesa del despacho para luego recostar su espalda en la silla de cuero, el pelinegro lo escuchaba con interés—como vera, Hidan me tiene muy bien informado…si logro ir, podre convencer al Namikase junior en venderme acciones. Así lograremos entrar de nuevo al sistema, ¿qué dice?.

OROCHIMARU: muy buena idea kabuto-kun—dijo sonriendo complacido por su amigo y cómplice—y así seguiré llevando a la quiebra a la familia “Perfecta” kukuku—reía con arrogancia y malicia al igual que el otro hombre. Pero dejo de hacerlo y miro a kabuto con severidad—pero, ¿como harás para que no te descubran cuando se lleve a cabo nuestro preciado plan?...¡sabes que podrían sospechar de ti!

KABUTO: no se preocupe por eso, lord orochimaru—hizo una pausa mirándolo con seguridad e ingenio—tengo una truco bajo la manga y además…la ventaja de ser el gobernador de konoha—sonrió con confianza al igual que su amigo—nadie podría sospechar de mí, cuando les “he dado lo mejor”—movió sus dedos en señal de comillas. Ambos se lanzaban miradas cómplices.

OROCHIMARU: ¡muy astuto muchacho!—dijo el hombre con orgullo de tener al gobernador de su lado. Ambos hombres eran los responsables de las pérdidas ocasionadas a los Namikase hace meses con el lavado de dinero.

Orochimaru es un hombre despiadado, egocéntrico, ambicioso, etc., etc. “Todo lo que quiero lo consigo”es su frase. Es un criminal y asesino buscado por las autoridades de Japón y digamos que fuera del país también, no lo han podido atrapar porque deja muy bien limpios sus trabajos por lo que no conocen su verdadera identidad. Aunque tuvo un mal cálculo cuando le robaron el dinero de la empresa a los Namikase traspasando todo a una cuenta en suiza, muy bien oculta (esta no es la primera vez que lo hacen), tuvo que esconderse por un tiempo ya que uno de sus secuaces fue capturado y encerrado. La policía trato de sacarle información pero no funcionó ya que fue asesinado “misteriosamente” al segundo día que ingreso a la cárcel.

La policía japonesa lo llama el “Sannin Genio”, ya que es un experto en ser cauteloso, astuto e ingenioso y obvio, un genio total en borrar sus huellas para dejar despistados o en el aire a las autoridades a la hora de investigar los hechos realizados por él, o bueno, por sus ratas-intermediarias.

Obviamente, orochimaru no dejaría que su identidad fuera descubierta, por lo que accedió en darle muerte al chico que no supo hacer bien su trabajo como informante en la empresa, este era Utakata quien era primo de Hidan. Kabuto se comenzó a aliar con él desde hace 4 años por lo que ha estado implicado en algunos hechos realizados por el macabro hombre.

Orochimaru viene siendo como su jefe y colega delictivo o en “negocios”, como se dicen ambos. Pero hay algo importante en esto y es, que existe un gran secreto que ronda al poderoso criminal “Sanni Genio”, uno que lleva guardado desde hace ya varios años y el cual, aún no será revelado…
---------
En la empresa Namikase:

La pelirosa estaba sentada redactando algunos papeles que le había mandado su jefe. No tenía los ánimos muy positivos que digamos y ya sabrán por qué...no se había sentido bien desde que discutió con el rubio, tuvo que entrar a su baño porque no aguantaba las ganas de llorar y ella por su orgullo no quería que la viera así, tan vulnerable.

Después de unos minutos salió para volver a su puesto—¡soy una baka!…no debo ponerme tristona cuando debería estar alegre por él—decía triste para ella recordando a naruto sonreír e incluso reír por algunas llamadas que tuvo hace dos días. “seguro le dijo a su novia que la ama y pronto se casaran” pensó mirando al vacío—¡aaahh que digo!—se tomó la cabeza y hundió sus finos dedos en sus cabellos rosados—pero es que…es que no lo puedo evitar, naruto se ha metido en mi corazón de una manera profunda que…no se explicar—su corazón latía apresurado. Cerró sus ojos y se recostó en la silla negra de cuero.

Por otro lado, nuestro rubio protagonista se encontraba finalizando una llamada por el teléfono de oficina a su colega sora, coloco sus codos y  posó el mentón en sus muñecas y acto seguido cerró sus ojos; meditando. Él tampoco podía con la culpa e impotencia que sentía al estar distanciado de sakura, -aunque le haya repetido hasta el cansancio que ella no tenía la culpa de nada, pero la chica era una necia-. O mejor dicho, ¡Orgullosa!

Obviamente a ella le salió por un oído ya que su orgullo no la dejaba—¡kuso!...no puedo más, tengo que hacer algo. Sakura no puede alejarse de mí y menos…ahora que la necesito—dijo abriendo sus azulejos y mordiendo su labio. Naruto por su lado, en esos dos días pasados había recibido una llamada de su padre, diciendo que todo iba exitosamente bien en la empresa y que todos lo extrañan, cosa que alegro al chico y entristeció a la vez. También recibió una de konohamaru contándole de una broma a su abuelo; escondiéndole los dientes postizos (que infantil e.e) y el pobre viejito no podía comer sin ellos. Eso hizo reír al rubio e hizo recordar las travesuras que hacían cuando eran unos críos. Pero también recordó que su amigo seguía haciéndolas.

-Quiero decirle que ya termine mi relación con hinata…que no lo hice por su culpa—dijo abatido por la angustia—mi relación ya estaba mal cuando llegue a konoha—. Y es cierto, él desde antes estaba irritado y malhumorado por la actitud de la peliazul la cual era una buena actriz en eso. Cuando naruto terminó con ella, esta no lo tomó muy en serio...

---FLASH BACK---

-¡¿Qué estás diciendo naruto-kun?!—Dijo alterada hinata al teléfono--…seguro es el estres del trabajo que no te deja pensar bien las cosas, has cambiado tu actitud, eres más frío ahora…es mejor que vengas un finde para darte unos ricos masajes—su voz sonó más tranquila tratando de no enojar al rubio quien suspiró sonorosamente, al otro lado de la línea telefónica.

-No hinata…te dije que quiero terminar con esto…la verdad, es que en este tiempo lejos de todo me he dado cuenta que aún no quiero casarme, quiero seguir trabajando. Lo siento…yo no—dijo suave para no lastimarla pero fue interrumpido.

-¿Acaso ya no me quieres naruto-kun?—cuestiono dudosa por lo que le dijo pero no recibió repuesta--…¡eres un idiota…porque me haces esto naruto-kun, yo te amo y tu…!--sintió un nudo en su garganta—seguro tienes a otra, ¿verdad?…¡¡es eso!!.

-¡Basta hinata!...¡¡por qué nunca puedo llegar a tener una conversación pacífica contigo aarg!!—Gruño enojado por la actitud de la chica quien bufo colérica—tratare de ir a Tokio para hablar mejor…pero quiero que sepas que no quise lastimarte, perdóname por favor.

-¡¿Qué te perdone?!...¡JA! y quieres que te perdone por esto…esto no se quedara así naruto-kun, no se quedara así ¡¡me oíste!!...yo no voy a confirmar a esta ruptura—espetaba echa una furia la ojiperla y negaba terminar su relación con él. Naruto trató de tranquilizarse ya que estaba perdiendo la paciencia con ella. Bueno, siempre lo hacía.

---FIN DEL FLASK BACK---

Hinata le dijo que no y que no terminara con él. Y ni se diga de la opinión de sus familiares. Cada uno con una opinión diferente. Por un lado, ino lo tomó feliz de la vida: “ya era hora que te libraras de malas cargas”, le dijo contenta por él pero también comprensiva, ya que ella y konohamaru sabían más que nadie cómo era su verdadera relación con la hyuga. Por otro lado, su madre le había dicho: “eres un grosero por hacerla llorar”, le reprochó decepcionada e impresionada por la actitud del rubio y, pues su padre: “te entiendo hijo, si es tu decisión la respeto”, le había dicho dando a entender que lo apoyaba. Sin embargo, estaba triste y abrumado por lo que le estaba pasando, se sentía solo, sin su familia y amigos cerca y encima sakura que se aleja de él, bueno con motivos justificables.

Naruto estaba tan perdido en sus pensamientos, que no escuchó que tocaban la puerta por lo que tuvieron que entrar, siendo Ayame con un Enorme oso de peluche. El rubio cuando lo vio, miro sorprendido a la chica que le pidió permiso para dirigirse a la oficina de sakura, él sólo frunció el ceño, apretando sus puños porque ya sabía de quien se trataba “el regalito”. Ella había recibido varios regalos seguidos durante esos días, que fueron a parar al mismo lugar, o sea, con la linda Ayame; sasuke no recibió respuesta de estos creyendo sakura, que él desistiría, cosa que lo hizo desesperarse más pero guardo los estribos. No quería dejarse llevar por las ganas de irla a buscar y que después hiciera otra escenita humillante para él.
-----
Ayame prosigue con el enorme oso que ni supo cómo logró entrar por la pequeña puerta de vidrio. Sakura la miro sorprendida y se burló por la cara de la castaña. Se levantó a ayudarla—. Deja me ayudarte—tomó por un lado el oso y juntas lo acomodaron en un rincón—¡no se cansa ese baka!…no necesito decir que te lo lleves ¿verdad…?—la miro divertida y ella se cruzó de brazos. La castaña ya sabía lo de sasuke o bueno, sólo que era su ex.

AYAME: ¡vamos saku!...no podré llevármelo por más que quiera—puso un puchero mirando el oso—¡¡ya van varias veces que Sasori me pilla con las rosas!!—dijo sobresaltada y roja haciendo reír a su amiga porque ya le había confesado que le gustaba el pelirrojo, aunque sakura actuó sorprendida, simulando no saber, ya que a leguas se podía notar que le gustaba—¡¡pensara que son de un admirador o novio!!

SAKURA: no lo creo Ayame, además te dije que averigüé con kiba-kun—mintió un poco—sobre eso, y no hay porque asustarse. El sábado podrás hablar con él—le paso un brazo por los hombros sonriendo, la chica suspiró aliviada. Sakura soltó una risita—¡relájate mujer ese hombre será tuyo!—la soltó para dirigirse a su escritorio.

AYAME: bueno me iré a continuar mi labor—se estiró un poco—¡nos vemos saku!—se despidió de ella y salió. Cuando naruto vio salir a la chica por fin, se levantó para hacerle una vista a su pelirosa. Al estar frente a la puerta, pensó si entrar o no ya que no quería otra discusión con ella, pero sus sentimientos pudieron más, así que toma valor y entra.

Sakura se volteó sonriendo, pensando que seguro a Ayame se le olvido decirle algo pero su sonrisa se borra, al ver a su jefe frente a ella, sintió un escalofrió recorrerle en su columna.

-¿Qué desea señor Namikase?—le dijo tranquilamente, ocultando su impresión, ya que él no se le aparecía en la oficina desde entonces.

Naruto no dijo nada sólo la miro y pasó a mirar con una mueca el gran oso, sakura al ver que no decía nada continuó acomodando unos papeles del escritorio a unos estantes. Tuvo que ocultar sus nervios, y su corazón daba saltitos  de alegría de tenerlo tan cerca aunque ella se negaba a admitirlo.

-¡Bonito oso!—dijo por fin con su típico tono serio—¡¡yo te regalaría algo mejor!!—trató de ser presumido pero ella hizo que no lo escuchó. El rubio suspiró pasando una mano por su sedoso cabello, un poco desesperado—¿sakura por qué estas tan distante?...ya te he dicho de las mil maneras que no estas involucrada en nada de esto—. Ella sólo estaba seria; le paso por un lado para dirigirse a su escritorio para laborar pero el rubio la toma de un brazo y ella solo bajo la mirada—…no soporto que ni me dirijas la mirada, sakura.

-Suéltame…—dijo en seco aunque su voz sonó triste. Él lo hizo—te dije que no quiero hablar de eso señor Namikase, ya este asunto está aclarado—dijo dándole la espalda. Él estaba desesperado pero retrocedió apretando sus puños—¡es mejor que me deje tranquila!

-Sakura, no sabes cuánto…cuánto hubiera dado por conocerte primero a ti—dijo bajando su cabeza sintiéndose inútil, continuaba apretando sus puños y sus nudillos estaban ya blancos por la presión—sólo quiero que sepas que no dejare de insistir…sé que me debes odiar por pensar que te utilice...cuando no es cierto—ella no aguantó y se le salió una traicionera lágrima aun en la misma posición. Naruto se dio la vuelta y caminó a la puerta la cual abrió, pero antes de desaparecer por ahí, dijo apenado—sólo te pido una oportunidad…no sabes cuándo te…te necesito—dijo con la voz  baja y cortada  pero que fue oído por la pelirosa quien se sorprendió mucho, y se giró para mirarlo salir de su oficina.

Ella se sentó en su silla, anonadada, por lo sucedido. Pero más rota por lo que le dijo naruto, como si quisiera llorar cosa que le pareció extraña venir de él, ya que el chico es serio y no un sentimental. Bueno, es un ser humano pero fue raro escucharlo así. Su corazón se oprimió, y acto seguido puso su mano derecha en el pecho y tomó con fuerza su camisa blanca que vestía—“es…es como si…estuviera destrozado por dentro”—pensó muy triste por él, se levantó y se limpió las lágrimas que habían mojado sus pálidas mejillas—. No me gustó oirlo así tan…indefenso, cuando naruto es un hombre fuerte y bondadoso…¡¡este maldito orgullo!!—anonadada apretó sus puños—no lo quiero perder…y si de verdad me necesita yo…yo estaré para él… ¡al diablo todo!—dijo caminando a la puerta y abrirla…
-------
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 21(Corazones Felices)(21/11/16)

Mensaje por CerezoIntenso el Miér Nov 23, 2016 3:00 pm

Capítulo 21-Corazones Felices.




Corrió sin importarle sus lágrimas de arrepentimiento recorrer de nuevo por sus mejillas sonrosadas, abrazó por la cintura al rubio quien estaba de espalda mirando por el ventanal, con sus manos en los bolsillos, este se sobresaltó y tomó las manos de ella fuertemente—¡¡Gomen!!...¡¡Gomen naruto, onegai!!—Sollozaba, enterrando su rostro y mojaba la camisa blanca de él—soy una… egoísta que…snif… no quiso escucharte… no sé cómo te…snif…debes sentir por lo que está pasando. ¡¡Perdóname!!—lloraba. El rubio se soltó del abrazo y se volteó tomando, con delicadeza, el fino mentón mojado de agua salada para que lo viera, le sonrió con ternura al igual que ella.

-No, sakura…—dijo cerrando sus ojos y dando un suspiro, ella se asustó, pensando que ya era muy tarde—el que debe pedir perdón soy yo, no tú. Soy un idiota por besarte y enamorarte…no medí mis limites—se encogió de hombros. Ella iba a hablar pero él continuó—soy un idiota por hacerte llorar, un idiota por hacerte pensar que todo está bien, que no hay problemas…cuando el problema es que no respeté tu sufrimiento por lo de sasuke, y encima te meto en más presiones—ella bajo la mirada y él sonrió con amargura—no quiero que salgas lastimada…mi familia ahora está decepcionada de mi porque rompí con hinata, pero lo que ellos no saben es como me sentía yo…—. Estaba triste por lo que estaba pasándole. ¡Y quién no lo estaría cuando todos creen que tienes una vida perfecta!. Pero la realidad, es que nada es lo que aparenta ser.

Sakura lo miro con ternura, gracias a sus sandalias altas le pudo acariciar una mejilla con una mano, haciendo que él la tomara también y cerrar los ojos, por la caricia—no soy quien para decirte, pero…tu eres un buen hombre naruto, fuiste valiente y honesto al terminar con esa chica a pesar de lo que tu familia te dijera—ella recordó lo que kiba le había dicho, en la cena que habían tenido hace días; que hinata era muy problemática y que de seguro naruto ya se había cansado de eso. Él le sonrió al igual que ella.

-No quiero que sufras por mi culpa…no quiero que te afecten las habladurías de las personas que me conocen—la miro triste y ella se sorprendió—quiero verte feliz y…

-No tienes por qué disculparte por lo de sasuke…eso quedo en el pasado…ahora este es el presente, tu no me haces sufrir naruto, al contrario…tú me has ayudado mucho en mi estado emocional, en mi vida personal y en mis conocimientos a la hora de trabajar. Tú me hiciste sentir protegida, que no estaba sola, al defenderme de sasuke, te lo agradezco mucho—ella se estaba desahogando con honestidad y sin sentirse culpable, porque, su corazón alegre era el que le hacía hablar--…y si te soy sincera…lo de enamorarme de ti pues…¡ya está hecho!—dijo sonrojada pero sintiendo tranquilidad por desahogarse--es loco decirte esto… pero te convertiste en alguien muy especial en tan poco tiempo, me alegro de haberte conocido…y no me arrepiento de nada de lo que ha pasado, te necesito también…¡te concedo esa oportunidad naruto, esa que me pediste…porque también me la quiero dar a tu lado!.

-Sa-sakura—balbuceo, conmocionado por lo dicho. La abrazó fuerte como si nunca quererla dejar ir, ella correspondió el abrazo gustosa.

Permanecieron así por varios minutos, dándose ese calor humano lleno de amor y honestidad que tanto buscaban. Uno como el que naruto le había brindado para que ella se desahogara por el pasado, pero haciendo que este, fuera incomparable, perfecto. Porque transmitía amor puro. Sus corazones latían felices porque sabían que a partir de ahora sería distinto todo.

Después de unos minutos se separaron y se miraron con ternura, él le limpió las lágrimas para tomarla de las manos—eres la mujer más generosa que conozco… hacerte a un lado y sufrir sola para dejar que yo continuara con mi vida—la miro serio, negando con la cabeza, haciendo que ella sonriera nerviosa y roja de vergüenza—no lo vuelvas a hacer…¡eres muy terca!--. Ella soltó una risita que lo hizo sonreír-- Pero también paciente, honesta, valiente. Quiero que seamos honestos y que haya transparencia entre nosotros. Tienes esa fortaleza de tener problemas y salir adelante, sin importar lo malo que sea ese problema—ella sonrió con arrogancia e hizo reír al rubio. Luego sonó su garganta y prosiguió—te esfuerzas por hacer las cosas, sakura, y eso…me hace admirarte en todo, haces tu trabajo con tanto amor y esfuerzo que te imagino siendo alguien exitoso, sino fuera porque solo eres mi asistenta—ella se puso nerviosa y sonrojada. A naruto le pareció tierno y soltó una carcajada.

-¡Bueno ya basta de discursos señor Namikase!—dijo con sarcasmo, ambos se soltaron—ya todo está arreglado, mejor vayamos a trabajar…ya que hay mucho que hacer—dicho esto, se voltió, pero naruto no dejo que se fuera así como así; por lo que la jaló de un brazo hacía él y, antes de que ella replicara, la besó.

Fue un beso lento y suave; lleno de amor, necesidad y cariño, el cual se transmitían ambos. Y sus corazones dando vueltos felices, por lo que estaban sintiendo. Duraron unos minutos así, ya que morían por volver a probar los labios del otro.

Se separaron sonrientes por el bendito aire que les faltaba. Ella se voltió para ir a su despacho pero el rubio la volvió a tomar y besar, como 3 veces más; ambos rieron como bobos enamorados esa mañana… Y a partir de ahora todo cambiara entre esos dos.

¿Hasta cuándo les durara la felicidad? ¿Será que alguien se las arruinara?... Todo cambiara en la vida de ellos, pero… ¿Para bien o para mal?.
-------
Más tarde…

En la ciudad de Tokio. Ino Namikase Uzumaki, se encontraba sentada en la terraza de un bello restaurante japonés. Vestían unos vaqueros verde agua, blusa de ceda de tirantes blanca y unas bellas sandalias de tacón blancas. Estaba esperando a una persona algo impaciente, por lo retardada que estaba, tendría sus clases de tutoría en dos horas; miro su móvil el cual estaba en la mesa. Lo tomó para responder el mensaje que le había llegado de su amiga isaribi. Cuando de repente siente que alguien le toca el hombro lo que provoca un susto en ella.

INO: ¡kami, neji-kun me asustaste!—dijo alterada tocando su pecho. El chico se sentó a su frente.

NEJI: gomenasia, ino-chan—le dijo apenado por la acción—¿cómo estás?...¿llevas mucho esperando?—. Un chico alto, muy atractivo, con aire serio y digamos parecido a sus primas, Hinata y Hanabi. Llevaba un traje azul marino elegante.

INO: ¿tú que crees?—arqueo una ceja pero luego sonrió e igual el chico—bueno… ¿entonces dónde quedamos?—él la miro sorprendido y divertido. Ella le miro extrañada—¿qué?

NEJI: ¡vaya, que directa ino!—le dijo sarcástico—bueno pues te decía que podemos quedar como amigos, por mí no hay problemas—se encogió de hombros. Ellos estaban hablando por mensaje sobre el tema de su relación, pero como dos personas adultas, decidieron hablar personalmente.

INO: ¡por mí también!—le sonrió sincera—tengo sed, pediré algo de beber. ¿Quieres?—él asintió divertido y prosiguió en llamar un mesero.

Neji es un chico serio pero a la vez divertido, es honesto y directo, con ino llevaba una relación un poco extraña, porque parecían más amigos que novios.Pero no se negaba que se divertían a pesar de no ser almas gemelas; se podría decir que ella mintió -la vez en la cena con sus padres- cuando salió el tema del chico para que su madre lo dejara por la paz. Ya que no se sentía cómoda teniendo una relación con el chico.

Después que ino pidió la bebida, que era un coctel de frutas con un poco de licor para ella, y el pelicastaño un vino blanco, prosiguieron la plática—¿y cómo vas en la empresa?, escuche que haces muy bien tu trabajo.

NEJI: bueno digamos que excelente, y no es por presumir—dijo sonriendo para dar un sorbo al vino—. ¿Y tú?, ¿cuando entras a trabajar?...nos haría falta otra ayuda—le sugirió amigable.

INO: jajaja si sobre eso… ¡tengo tutoría hoy!—dijo emocionada—¡ya quiero entrar en ese mundo!…
------
Por otro lado, horas más tarde, hinata se encontraba en su lujoso pent-house acostada en su mueble, con vista al bello atardecer de Tokio. Esta con una sonrisa, tecleaba su móvil con afán y bebía un poco de champan; vestía unos shorts rasgados de jean con una blusa sin manga, suelta, color morada.

-¡jajaja que entusiasta es…!—decía, tecleando su móvil carísimo—muero de ganas…¡oh, sí!…jajaja—reía con burla, mientras recostaba su cuerpo en el mueble de cuero color crema. Cuando escucha sonar el timbre, no se molestó en ir a ver de quien se tratara.

Pero vuelven a insistir varias veces hasta que se levanta de mala gana—¡kamii, no puedo tener un día tranquilo!…¡demonios!—maldijo irritada. Cuando se acercó a la puerta, asomo un ojo por el mirador que esta tenía y, cuando vio quien era se sorprendió—¡no puede ser…que molesta…y pensar que me hace moribunda por su primo!—dijo con molestia y sarcasmo.

Comenzó a espelucar un poco el cabello y se pellizco un poco las mejillas las cuales se tiñeron un poco de rojo, dando aspecto de estar desecha y desaliñada. Abrió la puerta con cara tristona—hola Karin que bueno que vienes.

KARIN: ¡hina hola!—dijo entrando y abrazando a la chica la cual hizo una mueca—me entere de tu relación con naruto-kun… ¿qué sucedió?—le pregunto preocupada, una pelirroja y ojos del mismo color, con piel blanca. Vestía unos Jean azul claro, suéter negro tejido y unas sandalias altas negras, llevaba unos lentes negros también—cuéntame—ambas tomaron asiento en la mesa de comedor del apartamento.

HINATA: pues que te digo, me llamo el martes diciendo que quiera tiempo libre—puso un puchero y comenzó a llorar, Karin la miro preocupada—dijo que lo había cansado, que no me quería…seguro tiene a otra…¡¡una zorra!!—. Mentía, mientras lloraba a mares con cinismo. Karin se lanzó a su lado para consolarla, hinata simulaba llorar mientras rodaba los ojos de aburrimiento.

KARIN: no sé qué decirte hina…la verdad estoy muy sorprendida por la actitud de naruto-kun—dijo con tono de preocupación y sobando el pelo de la chica—no lo entiendo…se iban a casar y ahora…—la tomó de los hombros y la miro extrañada—¿se acabó?... Sé que lleva casi dos meses en konoha pero…¡¡para terminar así no más!!—hinata se encogió de hombros.

HINATA: como te digo, seguro es por otra, naruto-kun no terminaría por nada del mundo conmigo…seguro esa mustia lo engatuso y se le metió en las sabanas—dijo confianzuda con lo que decía, y simulando estar deprimida.

Karin suspiró y le dio apoyo moral a su amiga. La pelirroja es la prima de naruto e ino y hermana de Nagato, ambos son morochos. Son sobrinos de Kushina Uzumaki, sus padres no están viviendo en el país desde hace tiempo. Nagato se integró desde hace varios años en la empresa de su tío político, Minato.

Karin trabaja de reportera en Tokio, aunque siempre la mandan a realizar entrevistas o reportajes a otras ciudades; así fue como conoció a sasuke, cuando le realizó una entrevista a él y a otros artistas, en una conferencia de artes plásticas. Poco a poco ella fue convenciendo al Uchiha de tener algo más íntimo, ya que éste se negaba diciendo que no quería nada serio. Karin se tuvo que resignar con migajas a pesar de estar enamorada del azabache, ¡porque si! Fue amor a primera vista lo que le pasó.

Después de que la pelirroja consolara a su amiga, decidieron beber algo más refrescante y pasar un rato agradable para despejar los pensamientos negativos…
--------
Sakura se encontraba en el despacho del rubio, despidiéndose, ya que había culminado su turno. Se habían puesto de acuerdo en verse más tarde en el departamento de naruto para repasar lo de la junta de mañana.

-¡Bueno ya me voy naruto, me escribes cuando estés en tu depa!.—le dijo separándose de él quien la había abrazado.

Naruto la acompaño hasta la puerta, pero antes de que ella abriera, la giró y le plasmo un beso, algo intenso, que ella correspondió de inmediato, rodeando el cuello del rubio. Naruto la recostó en la puerta intensificando más el beso, mordía, succionaba el labio inferior de la pelirosa con mucho esmero, que la hizo estremecer con las caricias que le daba él, tocando su cintura. Ella posó sus delicadas manos en el firme pecho del chico para retirarlo quien lo hizo a regaña dientes.

-na-naruto…¡me vas a matar con estos arranques!—le dijo agitada y sonrojada, él le sonrió feliz y tomando aire.

-¡No lo puedo evitar sakura-chan!—le dijo feliz que hizo poner más roja a la pobre por la forma cariñosa en como la llamo— ¡tu…tú me vuelves loco!—¡bien!, aquí sí que la mato--es mejor que te vayas—abrió la puerta, pero antes le dio un beso en la frente--te veo luego--.

Dicho esto sakura salió, perpleja y roja, por las palabras del rubio. ¡¡¡Le llegaron al corazón!!!
-----
-----
Más tarde…

Ella se encontraba con sus dos primos y akamaru cenando. kakashi estaba en su recamara. Los 3 comían agradables y felices.

-Hoy me fue de maravilla…—decía kiba alegre y comiendo su cena—ya tenemos casi toda la mezcla preparada para poder comenzar los procesos de embotellamiento—miro a su prima quien le sonreía, kiba notó como su prima había llegado del trabajo muy sonriente cosa que le pareció sospechoso, y curioso por saber el motivo, aunque ya se podía imaginar algo.

-Qué bueno kiba-kun…mañana será por fin la junta directiva donde se plantearan las ideas para la producción—dijo dando un sorbo a su jugo de limón—mañana será un gran día—sonrió radiante, y haciéndole caritas al can quien movía la colita de emoción y siendo notado por ambos chicos quienes intercambiaron miradas.

-¡Me alegro por los dos chicos!—sonrió yahiko—¡¡yo ya quiero que sea sábado!!—. Sus ojos eran estrellas de emoción y alegría, y ambos primos sabían el porqué de ello, tenía nombre propio (Konan)—…ese día será interesante.

-Mmm.. ¡yo sé porque lo dices picaron!—se burló un poco la ojijade del pelinaranjo quien se sonrojó—konan también lo está, baka, el sábado será de reconciliación--. Yahiko sólo bufo, avergonzado y siguió comiendo.

-saku, hoy sí que llegaste feliz, ¿he?—le dijo el castaño levantándose de su asiento—hace días estabas tristona y mírate ahora…pareces un niño cuando le regalan una paleta—sakura se sonrojó; y dijo que era porque mebuki le había dicho que pronto los visitaría. Y era cierto, pero esa no era la causa de su felicidad o en parte.

Kiba no le creyó del todo y se retiró a la cocina. En eso sale kakashi de su recamara con un libro en su mano el cual estaba muy concentrado leyéndolo.

-¡Oye tío!, ¿qué traes ahí?—curioseo sakura mirando al peliplata entrar a la sala-comedor quien la miro—no te había visto ese libro tío… ¿Cuándo lo compraste?

-He…bueno, etto—se tocó la nuca nervioso. Sakura arqueo una ceja, esperando una respuesta. Kakashi iba a continuar pero yahiko le hizo el favor…

-El tío le pidió un favor a naruto-san de qu…—pero no termino de chismosear ya que el peliplata se le acerco muy rápido y, le dio un Lepe--¡oyee eso dolió!—lo miro con el ceño fruncido. Sakura confundida los miraba con gotitas en su cien.

-Y bien kakashi…—lo miro seria ahora, ya que no se podía imaginar qué favor era ese el que le pidió a naruto—¿me dirás que es ese favor que le pediste a naruto?.
Kakashi se tocó la nuca, un poco avergonzado por lo que hizo pero suspiró rendido por la mirada de seriedad que le daba su bella sobrina—bueno…este, yo le pedí a naruto que…

---FLASH BACK---

Más tarde, ya a las 9.30pm, yamato se había despedido para irse, kiba y yahiko se habían ido a su recamara despidiéndose del rubio, ahora amigo de ambos, aunque kiba lo mantendría en vigilancia y a prueba por el tema de la pelirosa. Kakashi estaba hablando unas cosas con el rubio, mientras sakura estaba en el balcón mirando la vista de estrellas reflejadas en el oscuro cielo.

Volviendo con los dos últimos; el peliplata detuvo al rubio en la sala-comedor antes de que se fuera, quería hablar algo con él.

-Dime, que querías hablar conmigo kakashi-san—cuestionó el rubio quien estaba al frente del mayor.

-Bueno naruto, primero que nada quería pedirte disculpas si te llegue a incomodar con las preguntas que te hice en la cena—le miro con sinceridad. Naruto asintió y le sonrió—con respecto al tema de sakura—ahora su tono era un poco serio, pero no llegando a estar enojado, sino sereno—sólo te pido que si de verdad sientes algo por ella…medites bien tu situación, no quiero que ella sufra. Como sabrás, la pobre ha sufrido mucho con su última relación.

-No se tiene que preocupar por eso kakashi-san, lo comprendo—su tono también era serio pero sincero—yo sé lo que siento por ella…nunca podría lastimarla, siento un gran cariño hacía ella, y pues, no dudaría en protegerla—ambos sonrieron con amabilidad y sinceridad.

-Bueno…también te quería pedir un favor…tu eres el nieto del gran Jiraiya-sama, ¿verdad?—se tocó la nuca un poco nervioso. Naruto arqueo una ceja sin saber por qué la pregunta, pero asintió—no te ofendas y tampoco pienses que estoy abusando…pero quisiera que me hagas un favor…necesito que me consigas una edición especial de uno de los famosos tomos de sus novelas—tenía estrellitas en los ojos. Naruto suspiró, sonriendo nervioso, y comprendiendo el favor al que se refería.

--FIN DEL FLASK BACK—

-Jejeje ese fue lo que le pedí—se tocó la nuca avergonzado. Sakura negó con la cabeza por lo aprovechado de su tío, y yahiko reía al verlos.

-¡eres un pervertido, kakashi…mira que leer esas cosas!—se sonrojó de sólo pensarlo, anko se la pasaba lavándole el cerebro sobre esas cosas y de igual forma lo hacia tenten cada vez que podían con ella, incomodándola—¡el Icha-Icha es para pervertidos!.

-¡No soy un pervertido jovencita!—la riño su tío, indignado, por no respetarlo. Pero sakura solo se levantó y se dirigió a la cocina refunfuñando, mientras yahiko solo se carcajeaba—estos jovencitos no me respetan—se encogió de hombros y volviendo a retomar su lectura de la novela “erótica”. Se dirigió a su recamara.
-----
Al rato de cenar; Sakura estaba en su recamara esperando el mensaje del rubio. Mientras lo hacía, decidió ponerse unos pescadores un poco viejos pero cómodos, de estar en casa, un suéter verde agua que le llegaba hasta su ombligo y unas zapatillas blancas. El cabello lo tenía amarrado en una trenza de espiga hasta la mitad de su espalda. Se miró al espejo completo, que era prácticamente las puertas de su armario. “me siento feliz” pensó alegre y sonrojada.

Cuando escucho su móvil sonar, lo tomó en seguida con una sonrisa bobalicona…
“ven, ya estoy en casa”. Naruto.

Su sonrisa se ensancho aún más y su corazón dio un respingo, se dispuso a salir de su recamara pero antes, tomó la portátil de la empresa para llevarla. “Por si acaso” pensó astuta (el rubio le dijo que se la podía llevar para facilitar su labor). Miro la sala y vio solo a akamaru lamiendo su pata en un lado de los muebles, suspiró aliviada y se encamino a la puerta, sigilosa, e iba abrirla cuando…

-¿A dónde vas saku?—le pregunto su bello primo kiba. Ella se asustó y lo miro sorprendida. “es como si adivinara que iba a salir” pensó consternada. Kiba la miro con los brazos cruzados y le volvió a decir—y bien... ¿A dónde vas?

-Ha, bueno…yo voy a…—tartamudeaba sonrojada y señalando a la pared—a decirle a naruto algunas cosas sobre la junta… ¡si, eso!—dijo más tranquila. Kiba arqueo una ceja y sonrió de lado.

-¿Estás segura?... ¿te acompaño?—ella lo miro estupefacta. “¡queee noo, estás loco, ni soñar!”,pensó alterada.

-¡¡NOO!!...¡descuida kiba-kun, yo vengo de una vez!—dijo abriendo rápido y salir sin dejar que el castaño le preguntara más.

Él sonrió de lado. “ay sakurita, se te nota a leguas que te gusta”, pensó burlón de su prima—sólo espero que naruto te trate bien…—dijo en tono serio y entrando con akamaru a su recamara
-------
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por alexad_uzumaki el Sáb Nov 26, 2016 11:34 am

hola cere-chan tiempo sin comentar estan super los cap....... espero que sea para bien ya quiero que sakura conosca a ino y a sus padre losde naruto jajajajja @.@ N.N
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 427
Edad : 18
Localización En el cuarto verde..........."luna pervertida"
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 22( Una llamada. Una confesión. Un nuevo amigo)(02/12/16)

Mensaje por CerezoIntenso el Sáb Dic 03, 2016 8:48 am



Capítulo 22...

¡¡TOC…TOC!!

El rubio quien estaba sentado con su laptop, en uno de los muebles de la sala, sonrió y se dirigió a abrir, dejando pasar a una alterada sakura y roja de la vergüenza— ¿qué sucede sakura-chan…?—la mira extrañado, mientras cerraba la puerta. Ella suspira aliviada y le sonríe nerviosa.

-¡He, nada es que…me encontré con el baka de kiba cuando venía para acá y bueno, ya sabes cómo es de preguntón!—se encoge de hombros, él sonríe y le dice que se ponga cómoda, mientras va a buscar algo de beber. Sakura por su parte no se había dado cuenta del departamento del rubio, por entrar como una loca.

Todo es hermoso, espacioso y con decoraciones modernas, diviso 3 puertas de maderas siendo las habitaciones en una esquina y el baño del otro lado, como también había otro marco de madera cerca del baño, pero sin puerta; se dio cuenta que el rubio había entrado por ahí, “seguro es la cocina”, pensó curioseando el lugar. Notó que el ambiente del lugar era cálido, fijo su vista al centro de donde estaba, notando así, que estaba encendida la chimenea que hacía el ambiente reconfortante. Se sentó en el largo mueble color crema. Estos estaban frente a la chimenea. Sonrió sonrojada—“estoy en su departamento…y solo estamos él y yo”, pensó roja como un tomate—si supieran konan y anko…

-¿Qué dijiste…?—pregunto el rubio entrando a la gran sala, con dos copias llenas de champan.

-¡Nada, tú depa es hermoso! jijij—su risa era nerviosa por estar pensando en voz alta. Tomó la copa que le dio naruto, y dando un sorbo y le sonrió— ¡esta divino!—el rubio se acomodó a su lado.

-No tanto como tú…—le susurró al oído, lo cual le hizo provocar un escalofrió en la piel. Ella lo miro sonrojada hasta las orejas por su atrevimiento---jajaja me encanta que te sonrojes, te hace ver hermosa—le sonrió para darle un beso corto en los labios—mmm, sabes a champan-- dijo lamiendo sus labios cerca de ella, haciendo que el que pobre corazón de sakura le brincara rápidamente. Volvió a besarla, pero esta vez más intenso tomando con su mano libre, ya que con la otra sostenía su copa, la nuca de ella e hizo que casi se tumbaran por completo en el mueble y haciendo que ella casi soltara la copa de su mano. Sakura reaccionó y dice escandalizada con su corazón casi en la boca…

-¡Naru-to…mejor v-vamos hacer lo de mañana!—balbuceo logrando apartarlo, roja, él carcajeo divertido. Y ella lo fulmino con la mirada aunque avergonzada, “Odio tener la piel tan blanca en estos momentos”, pensó acomplejada por su blanca piel. Él alzo las manos burlón, diciendo: “está bien”—. ¿Por dónde comenzamos…?.

-¡Por el principio!—dijo con sarcasmo y riendo por la cara de un evidente obvio de la pelirosa.

Naruto se levantó y puso la copa con champan en la mesita de cristal que estaba en el centro de los muebles, y luego la levanto para dejarla a un lado y darles espacio. Mientras él hacía eso, sakura se quedó mirando los fuertes y morenos brazos que tenía el chico, los había visto pero no muy bien, y no tan cerca como ahora, siguió con su entretenida vista a su ancha espalda; echa perfectamente para él quien media metro ochenta y nueve, la cual provocaba aferrarse muy fuerte a ella, luego a esas posaderas tan bien formadas, que dan unas ganas de tocar y apretarlas… “¡¡joder sakura que estás pensando…soy una pervertida!!, y pensar que le dije así al tío”
se riño mentalmente, alterada y avergonzada de sus nuevos pensares y más por ser producidos por el Namikase, se sintió acalorada y pensó que de seguro era por el licor.

Volteó la mirada sonrojada cuando naruto regreso con ella. Llevaba una playera negra sin mangasy unos bermudas blancas y por su puesto, estaba descalzo—. Quiero que me des tu opinión sobre lo que ya hemos revisado—le dijo tomando su laptop negra y sentarse en la alfombra color blanca, la pelirosa le imito dejando a un lado la copa vacía para tomar su laptop, que estaba en el mueble. Ambos las encendieron—estaba pensando que se le puede poner un poco de chispa a la imagen que me envió Dai-san. O, ¿qué piensas?, Cariño—le dijo con ternura mirando su laptop que había encendido.

Sakura lo miro anonadada por como la llamo, aún no se acostumbraba a esos tiernos tratos viniendo de él. Naruto la miro extrañado— ¿qué pasa…?

-Ha…nada es que…estaba pensando en algo—dijo apenada por desconcentrarse. Él le sonrió acariciando su mejilla y ella seguidamente le devolvió la sonrisa—bueno pienso que se le pueden retocar algunas cosas—miro la imagen de la presentación en la laptop del rubio la cual se la presto para que ella comenzara a darle clip en todas partes, mientras él ojeaba algunos proyectos e informes...

Después de unos 20 minutos de concentración, ojeo y por supuesto besos cortos, sakura le mostro su obra de arte, como le dijo; naruto se asombró mucho al ver lo que había hecho con la imagen— ¡esta genial sakura-chan!
Ella sonrió complacida por su obra y dijo en tono presumido— ¡ya lo sabía!—él la miro divertido arqueando una ceja. Ambos rieron— ¡tus actitudes son una mala influencia en mí, corazón!—dijo coqueta haciendo que naruto la abrasase y riera, luego la suelta y toma su laptop.

-¿Sabes?, no puedo creer que solo seas mi asistenta… ¡cuando deberías ser experta en diseño publicitario!—dijo todavía con asombro y mirando la pantalla de su laptop.

Sakura se sintió mal por no haberle dicho la verdad. Él comenzó a teclear algo en su laptop, mientras ella miraba nerviosa la chimenea a su frente.
“tengo que decirle la verdad…pero es que si le digo se enojara por no habérselo dicho antes”—tragó grueso, mientras, prosiguió con su lucha mental—“no quiero que hayan mentiras entre nosotros… Esta vez no”—su corazón se oprimió al recordar lo de sasuke… Negó esos pensamientos del pasado, porque allí es a donde pertenecen. Suspiró más tranquila y decidida, miro al rubio—naruto yo…

-¿Mmm?…si dime…—dijo, sin dejar de mirar la laptop ya que estaba concentrado. Ella estaba nerviosa pero prosiguió, ya no hay vuelta atrás.

-Bueno, yo quería dec…—pero fue interrumpida por el tono de llama del móvil del rubio, quien miro al muro de la chimenea y suspiró. Le regalo una sonrisa encantadora y se levantó a coger el aparato. Sakura lo miro y se encogió de hombros.

-¿Si, bueno?—dijo algo serio y recibiendo un “ciao ragazzo” (hola chico), el rubio sonrió al escuchar esa gruesa voz tan familiar para él y respondió con el mismo acento italiano--¿come stai nonno? (como estas abuelo)…jajaja ¡hoimmaginato! (me imagino) —decía alegre el rubio siendo observado por sakura quien no comprendía nada de lo que decía. Él la miro de reojo y dijo--attendere un minuto…—se quitó el móvil de su oreja para decirle a la chica— ¡es mío abuelo, ahora vuelvo cariño!—dijo sonriendo.

Ella asintió divertida moviendo una mano para que siguiera, él volvió a hablar en italiano mientras se dirigía al balcón…
---------

En el otro lado del mundo, precisamente en Italia, roma. En una gran mansión con vista al mar, estaba un hombre de unos 63 años, alto y delgado, de una larga cabellera canosa, ojos negros y piel medio morena.

Jiraiya Namikase padre de Minato y abuelo de Naruto e Ino, vivía en este hermoso lugar con una encantadora mujer. Desde que le había dejado el legado de sus empresas a su único hijo se había tomado unas merecidas vacaciones. Sin embargo, no dejaba de estar al pendiente de lo que sucedía en ellas. Como también, era el escritor de una de las famosas novelas eróticas en todo Japón, escribir ese tipo de cosas era su pasatiempo

-¿Cómo estas muchacho?—dijo ahora en acento japonés el peliblanco a su nieto y futuro heredero principal— ¿qué tal te va naruto?—le pregunto mientras observaba con tranquilidad la bella mañana por el enorme balcón de su recamara.

-Bueno, que te digo abuelo, todo con éxito—dijo sereno—ya te habras enterado de mi estadía en konoha.

-¡Sí, si claro!...Tu padre también dijo que te estaba yendo muy bien, ¿he?—estaba feliz por lo profesional que se convirtió su nieto rubio—¡me alegro mucho por ti ragazzo!.
--Mañana tengo una junta con los socios para fijar la imagen de la nueva producción—dijo feliz dando un vistazo hacia adentro, viendo a sakura muy entretenida con la laptop. Sonrió.

-¡¡De eso te quería hablar naruto!!—dijo emocionado el hombre.
Naruto rodó los ojos divertido porque ya se imaginó las ideas que le dará el viejo, es muy persuasivo cuando se trata de negocios—me imagino que tienes todo listo—dijo serio y recibiendo un “sí” de su nieto—bueno quiero que dejes impresionados a todos y…
------
Por otro lado…
Sakura estaba mirando unos documentos guardados en su laptop que había terminado de transcribir hace rato. Ella miro al balcón para luego concentrarse en lo suyo. Habían pasado unos 10 minutos desde que naruto salió hablar con su abuelo.
-se le vio tan alegre…—dejo lo que hacía y sonrió recordando la cara que puso cuando contesto la llamada—me gusta su forma de reír…es tan honesta y cautivadora…siento que me llena el alma al escucharla—. Sonrojada, se tocó el pecho que latía con emoción—esto que siento cuando estoy con él es…fuerte, nunca me había sentido así--. Sonrió bobalicona. De repente escucho unos pitidos provenientes de la laptop del rubio, eso hizo sacarla de sus bellos pensamientos.
Miro a la pantalla y vio que era una video-llamada—es de un tal konohamaru…—dijo mirando la pantalla, echo un vistazo al balcón y pensó que naruto todavía no venía. El aparato dejo de pitar pero a los segundos volvió otra vez… unas 3 veces más.
Hasta que se asomó una ventanita en la pantalla, siendo un mail del mismo que decía:

“¡¡contaste la llamada cretino!!”. Tío con hacha

Sakura sin querer lo leyó—¿quién será?...seguro es un amigo, él solo dijo que tenía una hermana—mentalizo lo que había dicho naruto el día que ceno en su depa. A los segundos volvió a pitar en la pantalla siendo konohamaru que volvía a llamar. Sakura estaba irritada por el bendito sonido, miro al balcón fastidiada— ¡narutoo, te están llamando por la web!—gritó, pero él chico ni se asomó.

Volvió a intentar un par de veces pero nada, estaba muy entretenido en la conversación…suspiró—bueno… si contesto no creo que se enoje—rendida, le dio clip a contestar y se asomó una gran ventana; donde se veía a un hombre en la pantalla y no de muy buen humor…

KONO: ¡¡IDIOTAA, TARADOO!! ¡Por qué no me contes…!—gritó como loco, sin darse cuenta que quien lo veía no era su mejor amigo, sino una chica. A lo que se interrumpió avergonzado y sorprendido— ¡¿qu-quién eres?!—cuestiono un poco sonrojado y sobresaltado. Sakura sonrió nerviosa.

SAKURA: ¡hola, soy sakura!—dijo, saludando con una mano al pelinegro que la veía entre sorprendido y embobado por la hermosa chica que lo veía desde la pantalla, no podía transmitir una palabra, ya que fue una gran sorpresa encontrarla a ella ahí y no a su amigo— ¡ham, ey!... ¿estás ahí?—le pregunto divertida porque el pobre chico estaba en shock todavía.

Él se avergonzó y se rasco la nuca con una sonrisa nerviosa— ¿eres amigo de naruto…?.
Él asintió todavía mudo. Pero se recompuso al recordar a su amigo. Y se volvió a sorprender al ver a sakura frente a la laptop de SU amigo y que de seguro estaba en SU departamento— ¿quién eres?... ¿eres esa mujer de la que me había hablado naruto?...¡¡dime!!—soltó, emocionado y curioso de por fin saber quién era esa mujer que tenía loco a su rubio amigo.
Pero también hizo sorprender y sonrojar a la oji-verde por las preguntas tan directas.

-Ha, bueno…yo, no…soy su asistente—estaba avergonzada y con una sonrisa nerviosa, el pelinegro soltó una risita y ella le miro confundida— ¿qué es lo gracioso?—dijo con una gotita en la sien. Ella estaba nerviosa y él muy tarado solo se burla.

-¡¡Gomen, Gomen!! No es mi intención pero es que…jajaja ¡no lo puedo evitar!—decía, riendo al otro lado de la pantalla, cuando dejo de reír vio que sakura tenía un semblante de dar miedo y sin pensarlo para no arruinarlo, volvió a soltar— ¿te confieso algo?.... ¡debes ser esa mujer que le roba los sueños!—eso la hizo sonrojar a mil. El pelinegro abrió los ojos al captar lo que se le había salido, vaya confesión—¡uups!...bueno lo comprendo…¡eres muy hermosa sakura! Soy un mal educado, me llamo konohamaru—dijo tocando su nuca avergonzado de su inmadurez. “¡Naruto me matara!…bueno ya lo sabe jiji” pensó, con burla el pelinegro.

-¡No me digas…!—dijo con sarcasmo, ambos sonrieron.
----------
Minutos antes…

Naruto había escuchado los llamados de su pelirosa por lo que le dijo a su abuelo—bueno, abuelo, me tengo que ir…debo terminar un asunto importante—pero antes de colgar, su abuelo dice:

-¡¡Oye espera!!—Dijo sorprendido, el rubio suspiró—esa no es la voz de hinata, naruto… ¿quién es esa mujer…?—le pregunto divertido y sorprendido.

El rubio volvió a suspirar algo tenso, no quería hablar del tema. No por ahora que se estaba sintiendo más tranquilo con sakura de su lado. Con un tono algo serio dijo:

-viejo, yo rompí con hinata…que raro que no te lo hayan dicho—. El viejo casi se cae de la silla donde estaba sentado, tomándose un rico vino—…ella es sakura y ahora estoy con ella…te cuento después cuando tenga tiempo, ¿si?

Jiraiya no se lo podía creer— ¡¿QUEEE?!...¿cómo es eso naruto?, ¡¡EXPLICAME!!—exigió muy sorprendido por la noticia, naruto tuvo que alejar un poco el móvil de su oreja por los gritos histéricos de su abuelo, es muy escandaloso a veces.

NARUTO: ¡Gomen abuelo, pero me tengo que ir, sí. Sayōnara!...

-¡No te atrevas a colgarme jovencito…!—dijo enojado porque no le quería contar todo el chisme---espera, como se…—le colgó.--¡maledetto moccioso! (maldito mocoso) —dijo enojado. Para luego carcajearse, extendido en la silla en su hermoso jardín—¡salió mañoso igual a su abuelo! jajaja—reía el viejo por lo contado de su nieto.
-----
Naruto colgó por fin. No quería hablar de ese tema ahora que estaba más tranquilo. “Sólo quiero un poco de paz”, pensó más sereno. Ahora vería que quería su pelirosa…
------
akura estaba roja de vergüenza pero a la vez irritada, con una venita en su sien por las cosas que le decía konohamaru, le estaba confesando los “sueños secretos” que tuvo naruto con ella; bueno ya no eran secretos. No paraba de hacerle preguntas a la pobre, sí que era intenso, pensaba ella.

-jajaja para que veas que lo tienes como un bobo… ¡lo has cambiado sakura-One-chan!—dijo, mirándola con picardía, mientras ella le sonreía nerviosa pero por dentro queriéndolo matar por imprudente.

“Kami que llegara naruto ya”, pedía auxilio mentalmente al rubio. “Si me hace otra pregunta no sé cómo reaccionare”, volvió a pensar casi a punto de explotar, el chico era muy hiperactivo pero le caía bien.

-¡Oye, entonces! ¿Qué haces en el depa. de naruto, he?—le pregunto con tono pícaro, ella suspiró irritada porque le había hecho esa misma pregunta como 5 veces. Pero sakura cambiaba de tema, no se lo diría por chismoso, ya que no era de su incumbencia.

Cuando escucho unos pasos se giró y vio que venía naruto pasándose una mano por el cabello. Ella le sonrió nerviosa, que más bien le pareció a él una mueca, por lo que le miro extrañado.

-sakura-onechan, dime, anda soy el mejor amigo de ese tarado… ¡por lo tanto, también soy tu mejor amigo!—le pico el ojo, sonriendo coqueto. Pero cuando vio que naruto apareció en un lado de ella, se le borro la sonrisa— ¡por fin aparece el tarado más amargado de todo Japón!—dijo divertido.

Naruto lo miro divertido pero luego arquea una ceja y dice con seriedad— ¿por qué estabas acosando a sakura…?—el pelinegro lo miro serio e igual naruto.

Ambos guardaron silencio, mientras no se apartaban las miradas retadoras. Sakura tragó grueso, pensando que iba a comenzar una discusión. Pero se llevó una sorpresa cuando ambos hombres comenzaron a carcajear, ella los miro como bichos raros con dos gotitas en su sien.

-¡konohamaru ella es sakura. Sakura, konohamaru!—ella se dio un golpecito en su frente, rendida, “en donde me he metido”, pensó, con cara de estar entre dos locos. Naruto le dio una palmada en el hombro y miro de nuevo a su amigo--¿cómo estas konohamaru…?

-¡Todo excelente, ya sabrás!—dijo en complicidad— ¡oye!... ella es la chica de tus sueños, ¿verdad?—siendo directo, lo molesto picaron subiendo y bajando las cejas.

Naruto se sonrojo y frunció el ceño. Sakura se tapó la boca para evitar salir una risita.

-¡¡Idiota, espero que no hayas hablado demás!!—dijo con mirada severa, konohamaru lo miro fingiendo estar asustado para luego romper en risa y sakura lo acompaño en la burla.

Naruto estaba perplejo por lo que pasaba que al parecer, ya su novia sabía algo. Se sonrojo avergonzado.

-Jajaja oye, tienes un muy buen gusto naruto—dijo más tranquilo después de reír—sakura es hermosa. Lástima que ya no esté disponible…—puso un puchero, naruto lo miro como queriéndolo matar—cuando te vaya a visitar, que será muy pronto, quiero conocerte mejor, ¿he sakura?—la miro picándole un ojo, ella sonrió y asintió.

Naruto con gotitas en su sien, entrecerró sus ojos observándolos…
-------
Holaa aquí otro capítulo... Espero y les haya gustado.
alexd-kun ya te extrañaba por acá, y gracias por comentar. Surprised
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por kuramaizanagi el Sáb Dic 03, 2016 8:59 am

Buen capitulo cerezo, la trama va divertida y muy interesante, al fin me puse al dia con los caps, espero ansioso el proximo cap.
avatar
kuramaizanagi
Aprendiz
Aprendiz

Masculino Mensajes : 108
Edad : 25
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por Miu Misaki el Mar Dic 06, 2016 2:42 pm

Hola Cere-chan...se que me he perdido muchos capitulos pero... wua estuvieron genial, dios siempre esos dos estan en algún problema...espero estar mas al pendiente pero la escuela y el trabajo...cuidate besos y abrazos..

avatar
Miu Misaki
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Femenino Mensajes : 215
Edad : 19
Localización Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 23( Tristes Recuerdos)(20/12/16)

Mensaje por CerezoIntenso el Miér Dic 21, 2016 1:43 pm


Capítulo 23--. Tristes Recuerdos...


-¡Bueno, bueno. Nos estamos tardando mucho en la plática, creo!—inquirió el rubio llamando la atención de los dos después de estar conversando por un buen rato, era hora de seguir con su revisión—¡cretino te dejo, no estamos hablando…!

-¡Claro tarado-chan, solo quería molestarte un rato!—dijo divertido— ¡y vaya que lo he conseguido!---se echó a reír. Sakura no entendiendo lo que quiso decir, por lo que opto en observarlos y naruto suspiro estresado y mirando al techo como diciendo “hasta cuando me lo calo”.—Sayōnara…¡ha, sakura, encantado de hablar un rato contigo!—le volvió a picar el ojo por segunda vez. Sakura se sonrojo recordando todo lo que le dijo de los sueños “secretos” del rubio con ella y que no pasó desapercibido por naruto, quien frunció el ceño.

-¡No le coqueteas a Mi Novia cretino, idiota!—alego celoso por como hacía sonrojar a sakura, sin saber por qué en verdad lo hacía. Konohamaru solo se carcajeo satisfecho— ¡busca a Hanabi, adiós!—cerro enojado la laptop siendo visto por sakura, con una cara perpleja por lo celoso que era naruto ¡Ahora sí que entendía las palabras del amigo de él! y bueno, ahora su nuevo amigo. Naruto se giró para verla y se sonrojo avergonzado—…me saca de quicio—dio un suspiro de resignación, dejando a un lado el aparato.

-¡Naruto me sorprende tu actitud!—protesto levantándose, al igual que el rubio quien la veía avergonzado. Ella se cruzó de brazos, mirándolo—no cabe duda… ¡eres un celoso!—dijo divertida, soltando una carcajada.

Naruto la miro serio y se le acerco tomándola de la cintura de manera posesiva. Ella se sonrojo, sorprendida, por tomarla descuidada.

-Yo peleo por lo que es mío, sakura-chan—le dijo bajito pero firme en el oído. Ella trago en seco—acostúmbrate a lidiar con eso, ¡soy muy celoso, sí!, pero porque me importas—la miro sin cambiar su semblante serio, ella le rodeo con los brazos el cuello con una linda sonrisa que lo hipnotizo e hizo que le acariciara una mejilla con suavidad.

-Me gusta que te importe—le dijo coqueta. Se puso en puntitas, quedando casi a su mismo nivel—¡te vez encantador celoso, naruto!--. Él solo le comió los labios de una manera tierna y amorosa pero apasionada, que la dejaba desequilibrada de la realidad, y a él con un ardiente deseo de seguirlo haciendo.

Después de unos segundos, separan sus bocas tomando una bocanada de aire y ambos con sonrisas bobaliconas. Él pego su frente a la de ella y la abrazo más fuerte de la cintura.

-¡No quiero separarme de ti nunca, sakura-chan!—le dio un piquito, sintiéndose feliz.

-¡Y yo no quiero que me dejes, celoso!—le dijo divertida y también feliz.

-Y…¿qué te dijo el cretino ese?—quiso indagar en la plática que tuvo con su amigo pelinegro antes de que él se les uniera, le había parecido que estaban hablando de algo interesante pero como si su presencia detuviera la dichosa conversación, que era algo obvio, tuvo que guardar su curiosidad, ya que konohamaru no le diría nada. Su tono era algo ansioso, susurrándole muy cerca que hizo levantarle uno de los flequillos rosados en su rostro.

-Haam…--ella coloco un dedo en su mentón pensando, divertida—nada que no sepas, amor—le pico el ojo en complicidad. Naruto sólo se encogió de hombros con un leve sonrojo, ya que sabía a lo que se refería pero en cuanto volviera a estar en contacto con ese cabeza de chorlito, ¡hará que se arrepienta por ser un bocón de primera!—jeje es muy divertido tu amigo…pero también me estaba sacando de mis cacillas —hizo una mueca que a naruto le pareció chistosa, cosa que ella lo miro “seria” aunque esa seriedad no duro mucho. Se volvieron a unir en un beso más intenso y lleno de amor.

Un amor que crece y crece al pasar los minutos cuando están juntos, con cada palabra, beso, caricia pero cuando están separados, lo anhelan con locura sin darse cuenta. ¿Por qué?
¡Pues porque están hechos el uno para el otro!... Eso, es el sentimiento más hermoso que existe en la faz de la tierra, ese sentimiento que todas las personas sentimos cuando vemos y recordamos a alguien especial en nuestra vida. Ese sentimiento llamado “Amor” y que con solo sentirlo, te llena el alma de felicidad, compartiéndolo con esa persona especial. Amor, es lo que ellos sienten el uno por el otro y que no están dispuestos a dejar de sentir y expresar frente a los demás.
-----
-Minato, ¿crees que sea verdad que…naru-chan haya terminado su relación con hinata-chan por otra mujer?—. Kushina estaba preocupada por la actitud de su hijo, no le gusto que haya hecho llorar a hinata cuando ella lo ama. Minato que estaba cambiándose para ir a dormir con su mujer en la recamara de ambos, la miro extrañado--¿Por qué me miras así…?.

-Sabes muy bien que naruto es un chico de buenos valores, amor—le dijo con suavidad mientras se sentaba a su lado, en el borde de la gran cama matrimonial--…si él quiso terminar con ella fue porque…—hizo una pausa para pensar y luego dijo—de seguro no está preparado para el matrimonio. ¡Además no sé por qué dices esa tontería…puf otra mujer!—la pelirroja lo miro confundida.

-¡¿Estás diciendo que naruto no estaba preparado…?!—protestó alterada. Minato se aterro por su actitud, por lo que se levantó de su lado algo asustado. Conociéndola, era mejor alejarse— ¡no creo que no haya estado preparado, si él muy bien dijo que quería casarse con ella…cuando le pidió la mano a Hiashi-sama!—se cruzó de brazos indignada y minato suspiró.

-sí pero también está el hecho de que ellos no salían de una discusión…recuerda que hinata tampoco es muy delicada—volvió con su esposa a la cama para ambos acomodarse en ella--…nuestro hijo es un hombre maduro, kushina, si él tomó esa decisión fue porque así lo quiso…y es lo que tenemos que respetar.

Kushina permaneció callada a su lado por unos segundos, recordando lo que él le dijo; hinata y naruto se la pasaban como perros y gatos.

Ella tenía que consolar ciertas veces a la chica cuando llegaba de tener una discusión con su hijo, eso la hacía enojar con él e incluso hacía que naruto se quedara en el departamento que tiene para él. Tal caso fue cuando termino con ella, la ojiperla llego con lágrimas de cocodrilo a la casona diciendo que naruto no la quería y que por eso término con su relación. La pelirroja frunció el ceño.

-si pero naruto es muy seco con ella, pareciera que de verdad no la quisiera…si ella lo ama como dice, no debe rendirse. ¡Tiene que luchar por él!—lo miro desesperada y preocupada.

-Tienes toda la razón amor, pero ahora vamos a descansar, ¿si?—le dio un beso en la frente a su mujer, para luego ella acomodarse con un suspiro de resignación y él abrazarla por la espalda. Estaba muy cansado como para seguir con la plática y su mujer era la menos indicada como para hacerlo.

Ella no se daba por vencida. “solo espero que naruto esté haciendo lo correcto…cuando tenga tiempo le haré una visita y quiero que me dé una explicación”. Ese fue su pensamiento antes de quedarse dormido.

“Ayudare a hina-chan a que luche por mi Naru-chan…ellos se ven tan lindos juntos, espero que funcione esa reconciliación. Ella es un buen partido para él”, pensó la pelirroja antes de quedarse dormida también, acurrucada en los brazos de su marido.
-------------------
Después de la escenita de celos -cortesía del rubio-, ambos estaban tumbados en el mueble el uno al lado del otro.

Ya habían terminado lo de mañana para la junta, naruto tenía su laptop en su regazo tecleando mientras sakura miraba a un punto fijo, y era a unos cuadros fotográficos que estaban en el muro de la chimenea, acompaños de unas esculturas pequeñas de adorno. Ella se levantó llamándola la curiosidad, naruto la vio levantarse para luego seguir con lo suyo.

Cuando llego al lugar vio 3 cuadros muy hermosos, estos eran medianos con bordes dorados; como si estuvieran bañados en oro brillante. En uno salían naruto e ino de pequeños, se podía ver a la rubia montada en la espalda del rubio, ambos sonreían. En otro salían 4 personas, dos hombres y dos mujeres. Eran Jiraiya, Minato, Kushina y Yuguito, esta era la abuela paterna de naruto e ino y ex esposa de jiraiya, quien murió desgraciadamente por un infarto al corazón hace 7 años.

Sakura tomó el tercer cuadro donde salía la familia Namikase Uzumaki (minato, kushina, ino y naruto), junto a los abuelos maternos (Hashirama y Mito). Parecían una hermosa familia, unida y feliz.

Sakura acaricio el cristal que sostenía la fotografía y sonrió al ver lo feliz que se veía naruto junto a su familia. Estando todavía de espalda, se giró para volver a sentarse al lado de su novio rubio.

Él cerró la laptop— ¡listo!…Ya le envié la modificación a Dai-san—dijo colocando a un lado la portátil y mirar a la chica que tenía un semblante ido y triste— ¿sucede algo sakura-chan…?—se le acerco y se dio cuenta del retrato que tenía ella en sus manos y que miraba atenta. Él por su lado la abrazo con una mano y le beso la mejilla—yo también extraño a mis padres…—dijo melancólico mirando la foto, a lo que sakura lo mira regalándole una tierna sonrisa.

-Cuéntame de ellos…—le dijo con suavidad y timidez, recostando su espalda en el pecho del rubio, subir los piernas y doblarlas al mueble, este suspiró— ¿cómo son…?—dijo curiosa.

-¡Digamos que cada uno tiene su temperamento!—dijo haciendo sonreír a sakura—mi madre…¡bueno, ella es hermosa!—sonrió al recordarla y mostrarle a la pelirroja de brillantes ojos azules en el retrato—es tierna, amigable y sobre todo protectora…pero cuando se enoja es mejor hacer lo que dice jeje—dijo soltando una risita recordando los momentos en que hacia travesuras con ino, y que hacían enojar a su madre.

Sakura contemplaba con la mirada a la mujer en la fotografía que yacía en sus manos.
Pero luego el rubio frunce levemente el ceño, pensando—“pero…siento que está actuando raro últimamente”.

-¡Es hermosa naruto!…creo que tenemos algo en común—giró su rosada cabellera para mirarlo con ojos amenazantes— ¡es mejor que no me hagas enojar!—lo desafió y él sonrió para darle un besito en la punta de la nariz, acto seguido de ella volvió a acomodarse y mirar el retrato en sus manos.

Naruto fingió terror--¡Lo tomare en cuenta!...bueno, como decía, tengo una hermana bella y energética. Es la consentida de la familia—su tono fue sarcástico que hizo reír a la pelirosa y mirar a la chica rubia del retrato con interés.
“Es muy guapa”, pensó.

-ella es como verte sakura-chan…es tierna, fuerte, arriesgada y se preocupa por los demás. Las dos tienen la misma edad, ¡de seguro se llevarán bien!—. Ella lo miro con ternura y un leve sonrojo, él le acaricio una mejilla—pero a la vez es frágil…siento que si la llegaran a lastimar, se podría romper de lo delicada que es, aunque no lo parezca.

-O sea, ¿cómo?, por fuera soy una cascara que parece irrompible…pero por dentro lo contrario, que si se llegara a tropezar se quebrara?—el asintió divertido. Ella soltó una risa y él enarco una ceja—si de verdad fuera así, ya me hubiera quebrado desde hace mucho jajaja. ¡Soy muy torpe!—dijo riendo y haciendo lo mismo el rubio.

-jeje bueno pero así eres, tengo la necesidad de protegerlas a ambas—dijo con serenidad mientras ella se volvía a recostar como antes—además, no eres tan torpe…todo lo que haces es perfecto ante mis ojos.

Sakura se sonrojo--…Bueno, gracias…pero si soy un poco torpe…Creo que ella y yo seríamos buenas amigas… ¡Oye! ¿Por qué solo tú tienes ese marcas en tus mejillas?—le dijo mirando a cada miembro en la fotografía y a él, estaba curiosa y confusa por semejante detalle, él soltó una risita— ¿de qué te ríes…?

-Nada…bueno son marcas de nacimiento por parte de mi familia materna. Lo herede de mi bisabuelo—dijo sonriendo mientras sakura le acariciaba las marcas en sus mejillas—siempre me lo han preguntado.

-¡Son atractivas!—dijo mirándolo sonrojada—son tan finas y delicadas que…te dan un aire felino… ¡un kitsune! jiji—sonrió divertida.

-¿un zorro?, jajaja—se carcajeo por el cumplido, mientras ella se avergonzaba por su tonto comentario— ¡es muy bueno, mi cerezo!—le guiño el ojo y le dio un corto beso como un gracias—a mí me gusta tu color de cabello…¡es único! Pensé que era teñido pero ahora veo que no—le acaricio un mechón y enroscó la punta en un dedo de su mano con suavidad e interés, ella lo miro con ternura y sonrió conmovida—me encanta tocarlo…

-si bueno, eso siempre me lo dicen cuando llego a algún lugar donde nadie me conoce jeje, gracias, lo herede de mi familia paterna—sonreía viéndole--…continua por favor—volvió a tomar su posición anterior para seguir escuchando sobre la familia de su novio.

-de nada, mi cerezo… ¿Dónde iba?...¡ha, sí!...mi padre, bueno él es increíble, es increíble en todo lo que hace, en la empresa trabaja duro por mantenerla y con nosotros, pues…¡ha sido el mejor padre!... Sin duda es mi inspiración—dijo tranquilo pero por dentro se sentía feliz de tener a minato como padre.

A sakura le dio un poco de envidia al escucharlo hablar así de su padre, pero en realidad entristeció.

-aunque sé que me apoya en todo, cuando le conté lo de hinata…me dijo que me entendía, pero…—hizo una pequeña pausa para suspirar desanimado—sé que está decepcionado—ella no dijo nada, sólo tomó una de las manos del rubio que la tenían rodeada de la cintura y le dio un dulce beso en los nudillos. Él le dio un beso en la cabellera devolviendo el gesto—…la verdad, sin ellos no sé qué haría. —se mantuvieron en silencio por unos segundos y sakura hablo...

-Mi familia es como la tuya…mi madre es cariñosa y protectora con nosotros…también tiene su carácter—sonrió con nostalgia mirando el vacío—mis hermanos…ellos me alegran cada día, a pesar de sus tonterías infantiles—sonrió recodándolos—todos somos muy unidos…pero…hay algo que nos falta—dijo afligida y con voz temblorosa.

Suspiró para controlar las enormes ganas de llorar que tenía, su corazón se estrujó al recordar todo y más por escuchar hablar a naruto de su familia. Naruto se acomodó para verla, extrañado, ella apretaba el marco fotográfico con sus manos y estaba tensa.

-mi…p-padre murió hace casi más de 8 años, naruto—soltó por fin, mirándolo y con los labios temblándole, sentía un nudo en la garganta; él estaba sorprendido.

Esta vez no logró retener sus lágrimas, naruto la abrazó y ella se aferró fuerte comenzando a descargar todo lo que se había guardado después de la muerte de Kizashi. Sakura había aparentado estar bien, pero en realidad no lo estaba. Lloraba amargamente en las noches después que su madre y hermanos estaban dormidos para no preocuparlos, no podía con el vacío que sentía; eso duró un tiempo hasta que poco a poco logró retenerlo.
¿Y quién va a estar bien perdiendo a alguien cercano? Y más si era su padre, el hombre que le dio un amor incondicional, puro, su primer mejor amigo, y que además la consentía en todo. A pesar de haber pasado tiempo había algo que la mortificaba. Una duda.

-él m-urió…y yo…no pude despedirme… ¡n-aruto no me despedí!...snif—lograba decir entre sollozos mirándolo echa un mar de lágrimas, no deseando que se le presentarán de nuevo todos esos tristes y dolorosos recuerdos que había guardado tan hondo.

A naruto se le rompió el corazón verla así y lo único que hizo fue abrazarla y brindarle todo su apoyo.

-Saca todo lo que tienes guardado, nena—susurraba acariciando con suavidad su espalda, posando su mentón en la cabellera rosa—…no me gusta verte así sakura-chan…pero lo necesitas—ella siguió llorando por unos minutos más aferrándose a él, sintiendo que no estaba sola, sino protegida. Protegida por naruto, su ángel. Para cuando se calmó, naruto la tomó de los hombros para mirarla— ¿estas mejor…?—le pregunto con suavidad, estaban sentados frente del otro, en posision de loto.

Ella asintió sonrojada al igual que la punta de su nariz por haber llorado un poco. Él esbozo una tierna sonrisa que hizo que el corazón de ella diera un vuelco y sonriera agradecida—no sabía que tu padre había fallecido. Lo siento.

-…No tienes por qué—dijo ella bajando la mirada. Suspiró entre cortada—mi padre murió accidentalmente arrollado por un vehículo…o bueno eso dicen…—dijo con duda, él la miro extrañada. Le tomó del mentó y le dijo:

-¿Cómo que eso dicen?—pregunto extrañado— ¿acaso piensas que…?--ella lo miro con seriedad y asintió. Él abrió la boca sorprendido— ¿entonces no fue un accidente casual…?

-Es muy extraño cuando paso. Apenas nos habíamos mudado de konoha para irnos a Osaka por motivos de problemas de oto-san, que según él ya había solucionado—él le tomó de las manos pero no sin antes limpiarle el rastro de lágrimas. Ella continuó—no pasó ni una semana cuando ocurrió esa tarde. Y cómo ocurrió el dichoso accidente…todavía no comprendo—frunció el ceño. Naruto la miraba atento—dijeron que fue por un vehículo que conducía normal por la calle, papá salía del banco ese día. Según dicen los testigos presentes…él estaba distraído cuando cruzaba la calle y no se percató de la presencia del auto…pero otros dicen que sí, que oto-san le hizo hasta señas al carro pero este siguió y lo impacto—su voz temblaba e hizo una pausa respirando hondo y apretando el agarre de sus manos--oto-san no pudo evitar el impacto porque ya estaba muy cerca cuando reaccionó—. Naruto la miraba atónito, ella estaba triste pero confundida—cuando nos enteramos…

FLASH BACK

Se escuchaban las sirenas de las ambulancias. Era de noche, se podía ver un ajetreo de personas vestidas de blancos con algunas manchas de sangre en sus ropas siendo enfermeras y camilleros laborando en un hospital de Osaka. Ese día había mucho trabajo, los doctores presentes daban órdenes de ingresar a las víctimas de desgracias a urgencias ocurridas en ese día, y el señor Haruno, era uno de ellos.---¡¡ingrésenlos al quirófano ahora mismo!!—gritó uno al ver los graves que estaban las víctimas de variados accidentes. Los enfermeros obedecieron.
-.-.-.-
-¡¿Dónde está?!...¡¿dónde demonios esta mi esposo?!—gritaba alterada una rubia mujer de unos 35 años (Mebuki) llamando la atención del personal presente y otras personas, habiá entrado corriendo. Se dirigió con lágrimas de angustia a la recepción donde estaba una enfermera— ¡onegai, onegai dígame que mi esposo está bien!—lloraba a mares y daba golpes a la barra de la recepción.

La enfermera la trató de tranquilizar pero volvió a gritar desesperada sin saber el estado de su marido.

-¡Oka-san cálmate por favor!—decía un pelinegro de unos 20 años quien abrazaba por la espalda a su madre. Ella lo abrazó llorando con desesperación—él estará bien…ya verás, es…es muy fuerte—decía Sai abrazando más fuerte a su madre, llorando en silencio.

En la puerta del hospital se encontraba una chica de unos 16 años, de cabellera rosa hasta los hombros con un niño de 10 años a su lado, muy asustado, quien le agarraba de la mano, ella estaba en shock por la escena que presencio de su madre. “Nunca la había visto tan mal…tan destrozada”. Pensó aterrada sakura.

-No quiero que se muera, no quiero—decía más calmada la madre de los 3 chicos.

Sai la abrazó por los hombros con una mano y la ayudó a sentarse en una de las sillas en la sala de espera. Sakura estaba con ellos sentada mirando sus manos temblorosas, estaba muy pero muy asustada de que le llegara a pasar algo a su progenitor, ella no quería derrumbarse como su madre, no quiera. Su padre siempre le decía que tenía que ser fuerte en todo lo que afronte y eso hacía, pero mirar a su madre así tan mal… Suspiró entrecortada y con los ojos vidriosos…Yuukimaro abrazaba a su madre y ella le acariciaba el rubio cabello, estaba más calmada. Sai se dirigió a buscar agua.
-.-.-
A los 30 minutos, los 4 estaban más calmados.— ¿familiares del señor Kizashi Haruno?—dijo un hombre canoso vestido con un traje azul y tapa boca médico, siendo el cirujano.

Todos se levantaron angustiados. “Yo soy la esposa”, dijo mebuki acercándose al hombre.

El hombre suspiró y dijo con pena—lo siento señora, pero…su esposo acaba de fallecer—dicho esto se retiró dejando a la mujer dando gritos por la sala destrozada por la noticia. Sai impactado, agarró su cabeza para luego abrazar a su madre quien yacía en el piso llorando amargamente. Yuukimaro lloró tapándose su rostro.

Sakura por su parte se había quedado estática por la noticia, primero abrió los ojos sorprendida, luego tomó el lugar donde estaba su corazón que sintió quebrarse y miro al vacío, sus ojos comenzaron a cristalizarse y los cerró fuertemente dejando caer una cascada de agua salada. Tembló al levantarse y corrió para abrazar a su familia, o la que le queda para llorar amargamente ese duelo que les espera…

FIN DEL FLASH BACK

Se encogió de hombros—mi padre había salido a hacer diligencias en todo el día. Había dicho que tenía que pagar algunas deudas… Sai lo iba a acompañar pero él no quiso—naruto le tocó una mejilla y con su pulgar, le limpió una lagrimita traicionera—los policías le dijeron a oka-san, que oto-san fue un imprudente al no percatarse que el vehículo iba muy deprisa…—dijo con molestia y naruto frunció el ceño— ¡el infeliz que lo mato no se quedó para al menos llevarlo al hospital…sólo se largó como si nada!... Oto-san iba grave porque había perdido mucha sangre, también al caer del impacto se dio un golpe en la cabeza…además de algunos huesos rotos. Llego inconsciente al hospital—ella suspiró tristona—…después de unos días encontraron el vehículo con el conductor muerto. Creo que lo asesinaron con disparos.

-Ya veo…lo siento—. La abrazó y ella le correspondió ocultando su rostro en el pecho masculino. “Valiente. Eso eres”, pensó orgulloso él—pero, ¿por qué dices que no crees que sea un accidente?—la miro al separarse, tenía los ojos hinchados por llorar, él llevo un flequillo rosa detrás de su oreja.

-Bueno, es que antes de mudarnos a Osaka note algunas veces que oto-san recibía llamadas muy extrañas, casi todos los días…lo ponían tenso e incluso nervioso y llegaba a casa estresado, por lo que me pareció extraño ya que él estaba de vacaciones en su trabajo—tenía un semblante serio y el entrecejo arrugado.

Naruto se sorprendió por la mirada de odio de ella, pero lo oculto para no presionarla más con el tema, porque se notaba que le costaba recordar todo eso.

-…también está el hecho de que él nunca sería un imprudente en las calles y lo raro de todo es que casualmente, el causante del hecho apareciera muerto luego de días de buscarlo. Es muy raro todo esto—lo miro confusa y él le entendió--. Luego esta esa llamada…escuche algo como de una amenaza—apretó los puños al recordarlo—él se encontraba en la cocina…

FLASH BACK

Sakura estaba detrás de la pared de la cocina con su cuerpo de lado, asomó su cabeza curiosa mirando a su padre hablar por su móvil. “Parece alterado”, pensó ella extrañada.

Kizashi caminaba de un lado a otro moviendo sus manos de manera alterada y enojada a la vez. De repente se para— ¡no me interesan los tipos de trabajos que hagas!…¡¡dije que no lo hare y punto!!…jajaja no me amenaces…¡¡me importa un bledo tus amenazas, no te tengo miedo!!—decía cada palabra entre enojado y nervioso.

Sakura se asombró por lo que decía su padre. Su corazón latía veloz al escuchar la palabra “¿Amenaza?”, pensó asustada para luego mirar otra vez a su padre.
Este seguía hablando—¡sí, si eres poderoso, claro...busca otra persona que te trabaje porque yo no lo haré, me oyes!—colgó frustrado llevando sus manos a su rostro.

En eso sakura entra y le dice preocupada pero fingiendo no haber escuchado—oto-san, ¿estás bien?—. Kizashi al oír la melodiosa voz de su única hija, se sobresaltó y se tensó enseguida.

Sakura lo miro raro— ¡no pasa nada cariño!—le dijo sonriendo con falsedad, alborotando su cabellera rosa y saliendo de la cocina.

Sakura lo vio irse y frunció el ceño cruzada de brazos—no te creo… ¡esta no es la única vez que te escucho discutir por llamada oto-san!—susurró preocupada por su padre.

FIN DEL FLASH BACK

-Todavía vivíamos aquí en konoha, en una casa al centro…oto-san no tenía enemigos ni nada por el estilo, pero…esas llamadas me tienen dudosa todavía…te podrás imaginar que el accidente ocurrió a los 3 días que nos mudamos—dijo recostando la espalda en el espaldar del mueble de cuero y mirando al blanco techo—…le había comentado a sai-nii mi hermano mayor, después que él muriera y sólo me dijo que estaba nerviosa y exhausta por lo sucedo y me hizo descartar la idea—suspiró y se encogió de hombros, naruto se recostó a un lado pasando un brazo por el espaldar y quedando de lado. Ambos se miraron—pero no lo he podido olvidar…es algo que siento aquí—tocó el lugar donde tiene el corazón—que me dice otra cosa.

-Te entiendo, fue muy repentino sí. Pero todo pasa por algo, no debes estar triste por eso, tu padre de seguro debe estar orgulloso de quien eres ahora. Además el culpable ya pago con su vida también—ella lo miro triste y él dijo rápido para cambiar de tema— ¡ooyee!—ella se sobresaltó--ahora que me acuerdo, ¿qué harás con el oso feo ese que te dio sasuke?—dijo celoso y cruzado de brazos. Sakura al recordarlo, se sorprendió y se echó a reír por la cara del rubio— ¿tengo monos en la cara…?—arqueo una ceja serio. Lo hacía para sacarle del trance que tuvo su novia y lo logró haciéndola reír.

-Jajaja ¡tu cara es un show, naruto!—dijo riendo, burlona—…mañana lo regalare a… ¡ha!... ¡Ya sé a quién!—. Reveló, recordando a anko, “a ella le gustara para acurrucarse por las noches o bueno cuando no tenga compañía” pensó la ojijade. —también llamare a ese baka y le diré que me deje en paz—se levantó y se estiro un poco para dejar el retrato donde estaba. Naruto también se levantó.

-¡Más le vale hacerlo, tú ya tienes Novio que te Regale Osos Más bonitos!—. Ese comentario le hizo sacar una risita a ella, que lo hizo sonreír con arrogancia, al segundo la toma de la cintura para besarla. Pero ella lo esquiva girando su rostro divertida, él se asombró por ello, pero volvió a intentar lo mismo; aunque ella lo volvió a esquivar—sakura-chan, no creo que quieras jugar conmigo…—dijo mirándola fijamente.
-------

avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 24( La Junta)(20/12/16)

Mensaje por CerezoIntenso el Miér Dic 21, 2016 1:57 pm



Capítulo 24...




-Jajaja está bien—. Aún burlona, paró el piquito. Naruto sonrió y se le acerco pero ella volvió a esquivarlo riendo, le parecía gracioso hacerlo enfadar.

Naruto la pega más a él y le dice con voz suave haciendo chocar su aliento, todavía a champan, al rostro de ella—te dije que no jugaras, sakura-chan…—ella tragó grueso y se sonrojó por la mirada intensa que tenía él, acto seguido la beso, poseyendo sus labios con tal intensidad el cual la hizo ahogar un jadeo.
Poco a poco giró con pericia llevándola al gran mueble donde hace segundos estaban sentados, las manos del rubio en la cintura de sakura, que carecía de tela en esa parte por su suéter corto, fueron subiendo poco a poco y por encima de la tela, a su espalda haciendo que ella se estremeciera y se erizaran sus vellos.

Ella se dejó caer embobada por como naruto domaba sus labios de manera experta, ardiente y posesiva. Luego de estar tumbados, naruto separa agitado su boca y mirándola con la misma oscuridad en sus zafiros; ella estaba respirando agitada, sonrojada y perdida en sus ojos. Él tenía los brazos a los costados de la cabellera rosa de ella para evitar lastimarla con su peso, por lo que sólo había levantado un poco su rostro para mirarla así, agitada; como una hermosa presa entre sus brazos.

Pero no duró mucho porque volvió a domar esos labios rojos que lo llamaban para una segunda sesión. Naruto mordió el labio inferior de ella para que le concediera el permiso de probar ese néctar jugoso que guarda su boca, ella respondió abriéndola, dejando pasar la deliciosa y jugosa lengua del rubio que la hacía perderse en otra realidad, mientras apoyaba sus manos empuñadas en su pecho. Estaban tan cerca que podían sentir los latidos desenfrenados de cada uno.

Luego de unos minutos besándose con pasión y jadeos ahogados, el rubio fue descendiendo los besos en las mejillas, pómulos, frente, de nuevo a las mejillas y regresando ahora a su mentón. Ella disfrutaba cada caricia cerrando sus verdes ojos y pérdida ante ello.

Naruto con una mano enredo está en la cabellera de ella, logrando moverla a un lado. Ella se sonrojó de horror al sentir los tibios labios del rubio besar tiernamente su blanquecino cuello, por lo que se mordió el labio para controlar los soniditos que querían salir de sus labios; aunque…—Na-Naruto—. Gimió, al sentir como el rubio mordía con suavidad su cuello. Sintió que los dolores que estaban desde hace rato en lo hondo de su vientre aumentaban cada vez más y su respiración comenzó a agitarse más. Por lo que reacciona y trata de apartarlo con sus manos temblorosas, todavía en el pecho de él. Naruto emite un gruñido sin dejar de mordisquear el lóbulo de su oreja—Naru-to pa-para…—dijo entre cortada.

El rubio deja las caricias para mirarla agitado. Ella lo miraba sonrojada y respirando con dificultad, él le sonrió y le acaricio una mejilla por lo que ella cerró sus ojos. Naruto poco a poco se levantó de encima de ella, sakura lo imita acomodándose el desordenado cabello y toda roja, sudando un poco—n-aruto yo…--dijo un poco agitada siendo interrumpida.

-No te preocupes…sakura-chan—le sonrió tierno y comprendiendo—no quiero obligarte a nada…te daré el tiempo que quieras—le dio un beso en la frente—…apenas saliste de una relación.

-Yo, lo siento—dijo apenada por ser una cortante de primera—…con-contigo me…siento diferente…—lo miro sonriendo honesta, pero naruto no entendió lo que quiso decir—creo que debería irme antes de que mis guarda espaldas vengan por mí—se levantó al igual que el rubio quien le sonrió.

-jeje si es cierto, no quiero problemas con kakashi-san—se tocó la nuca nervioso de tan sólo imaginarlo. No quería arruinar lo que estaban comenzando por hacerlo pensar que ya está acosando a su sobrina para llevarla a la cama.

Sakura tomó su laptop y móvil guardándolo en su bolsillo—ahora que recuerdo…¿tú le hiciste un favor a kakashi de conseguirle una novela erótica?—lo miro con ojos entrecerrados mientras él asentía—ya veo…¡eso es para pervertidos!

-¡oye!, ¿por qué dices eso?...¡mi abuelo no es ningún pervertido sakura-chan!—la miro divertido, ella reacciono abriendo los ojos de golpe y avergonzada por no recordar ese detalle—jeje no te preocupes, a mí tampoco me gustan…una vez leí una por curiosidad y oka-san me cacho—se rasco la mejilla al recordarlo, sakura lo miraba con una gotita en su sien, sin cambiar su mirada—¡me castigo por un mes entero…!.

-jajaja ¡ay, naruto cómo se te ocurre!—se tapó la boca con una mano riendo—me imagino que te vio cara de pervertido—negó con la cabeza, mientras el rubio le sonría divertido y se le acercaba.

sí, pero peor le fue a oto-san—sintió un escalofrió al recordarlo; el pobre de minato estuvo a punto de dormir con los perros, pero al final,lo hizo en otra habitación; sacudió la cabeza para apartar esos recuerdos—sólo quise ser bondadoso con tu tío, es todo.

-si tú lo dices…—lo miro para dirigirse a la puerta seguida del rubio—arigato por todo naruto—dijo agradecida; refiriéndose a los recuerdos triste de su pasado. Le dio un beso en los labios y naruto la abrazó inclinándose un poco para oler su cabello, cosa que la sonrojó y le correspondió con torpeza por cargar la laptop con una mano.

-no fue nada…me alegro que pongas tanta confianza en mí como para contarme todo eso, mi cerezo… ¡Nos vemos mañana sakura-chan!—le regalo una sonrisa.

-gracias por escucharme y apoyarme… ¡me ayudó mucho!—sonrió encantada y se puso sus zapatillas que estaban cerca de la puerta, mientras naruto abría la puerta.

-espero que sueñes conmigo…—le susurró al oído cuando ella le daba la espalda, haciéndola sentir que sus piernas le flaquearon y sonrojarse—adiós, nena.

-¡A-Adiós, naruto!—salió volteando y despedirse con la mano. Prosiguió su camino a paso lento sin percatarse que naruto la veía desde el marco de la puerta.

-¡¡FUUII FUUIIUU!!—le silbó provocando que ella se girara roja y divertida.

Ambos se carcajearon. Cuando llego a la puerta del departamento, le hizo un ademan de mano despidiéndose del chico para entrar.

--Pov’ Sakura---

Entre por fin en el departamento recostándome en la puerta. ¡Sentía que mi corazón quería salir de mi cuerpo! jajaja ¡ese naruto es un travieso! Me toqué la cara sintiéndola caliente, y era obvio que estaba roja, la verdad, no disfruto mucho eso, ¡no me ayuda a ocultar mi vergüenza!… Cada vez que me besa siento que estoy en el mismo cielo, no me importa nadie más sino él y yo, la verdad no conocía esa parte de él…pero me encanta.

Suspiro…sé que en estos momentos tengo cara de babosa…miro todo el lugar y todo está en silencio por lo que me siento en el apoya brazo de un mueble de la sala…¡es increíble lo rápido que he dejado atrás lo que sucedió con sasuke-kun! Naruto ha entrado en mi vida como un ángel para curar mis heridas. Ya lo estoy comenzando a querer. ¿Qué ironía no?, cuando dije que no me enamoraría y que no abriría mi corazón a nadie más…

Decido entrar a la cocina con una sonrisa embobada para tomar un vaso de agua ¡porque estoy muerta de la sed y más al recordar lo que casi pasaba en el depa de naruto! ¡¡KYAA!! ¡Casi muero por cómo me acariciaba de una forma tan…tan tierna…deliciosa! ¡Oh KAMI! siento mis mejillas arder de nuevo. Tomo un vaso de la estancia y me dirijo a la nevera. Sé que naruto es diferente pero no quiero ir tan rápido y que piense que soy una fácil…¡vamos sakura! Negué expulsando esos pensamientos, me bebo todo el líquido transparente con ansias y dejo el vaso en la barra. Me dirigí a mi cuarto cuando veo al tío kakashi entrando…

-Hola florecita—me dice, tan tierno mi tío. Yo le regalo una sonrisa algo nerviosa— ¿qué haces vestida así?...¿llegas o vas?—me dice mirando su reloj de mano. Parece que estaba en algún lugar porque lleva pantalón.

-A ningún lado, tío, sólo estaba tomando aire fresco—le miento un poquito, ni loca le digo que estaba sola con naruto. Es muy protector y no me lo imagino vigilándonos…eso me recuerda a un pequeño rubio travieso. Como lo extraño.

-¡Ha, está bien! Me iré a descansar, tuve que salir a hacer unas cosas con tenzo—me dio un beso en la frente, siempre lo hace, es como un padre para mí. Tan tierno kakashi. Yo le abrace para luego dirigirme a mi recamara.

Me cambie la ropa por un pijama de short verde y blusa de tiras blanca con ositos. ¡Si, ya sé que es infantil pero a mí me encantan! me lave los dientes para luego tirarme a mi rica y acolchada cama y enrollarme en mi cobija rosa.

-Si fuera mi naruto…--susurré casi como un gemido… ¡¿Qué?!--¡estoy pensando cosas pervertidas otra vez!-- Deje salir un suspiro sonrojada, ¡la estadía en este lugar me ha pegado las mañas de mis primos! Si se enterara naruto… Quise contarle lo que sucedió con mi padre porque sentí la necesidad, además, me hizo bien ya que me desahogue. Cuando paso todo eso yo…me negaba a aceptar la ausencia de oto-san, pero, con el paso de los años supe que era mejor dejarlo ir… pero como le conté a naruto, algo me dice que yo tengo razón, que…

Mejor dormiré, mañana será otro día. Cerré mis ojos y no supe cuando me quede dormida porque estaba soñando con unos encantadores ojos azules…

--Fin del Pov--


En cuanto a Naruto…

--Pov ’Naruto--

Después que sakura-chan se fue tuve que meterme a la ducha. Estaba sudando de lo frustrado que me sentía. ¿Quién no lo estaría si tuviera más de dos meses sin tener intimidad?…es que no soporto estar tan cerca de ella y no poderla tocar, acariciar como estoy pensando, siento mi respiración agitada otra vez. ¡Mierda!. --¡Debo controlarme naruto!, ¡joder, contrólate!...--me regaño mentalmente porque no quiero espantar a sakura-chan por mis arranques de vestía hambrienta.

Entré en la ducha al dejar mi ropa en el cesto de la ropa usada a un lado, abrí el grifo de agua fría y al sentirla solté un suspiro… Ella apenas salió de una relación como para estar con otro hombre así de la nada, aunque…me he dado cuenta que ella… Niego con la cabeza por lo que pienso y me froto el rostro con el agua que cae en todo mi cuerpo como cascada.

¡La verdad es que me da envidia de que sasuke haya sido el primero en tocarla! Aprieto mis puños de la rabia por lo que le hizo el idiota ese. Tomo el gel con brusquedad para enjabonarme-- No se la merecía!--. Por otro lado, debo controlar mis impulsos de testosterona. Cerré mis ojos mientras resbalaba la fría agua por mi cuerpo enjabonado, recuerdo su aroma a flores de cerezo en su cabello, es tan delicioso como tocar su piel.
Sonrió como un bobo… ¡SI! ¡Así me tiene esa mujer!…

¿Quién diría que me enamoraría de una mujer sencilla como ella?, cuando hinata es todo lo contrario, es caprichosa, vanidosa, pero tiene su lado tierno…aunque es totalmente diferente a sakura-chan, lo mismo digo de otras chicas con las que había salido. Salgo de la ducha y me enrollo con el paño blanco en la cadera para luego dirigirme a mi recamara.

Me siento más fresco, debo controlarme si quiero que ella permanezca conmigo…porque eso es lo que quiero. ¡Sakura-chan es Esa Mujer que tanto he necesitado! Después de todo, es mi novia y debo complacerla en todo. Sonrio satisfecho por lo dicho y entro en mi enorme cama matrimonial después de ponerme sólo unos bóxer negros de algodón. Me arropo un poco, ya que me gusta dormir fresco…recordé lo que me confesó mi bella novia-- eso suena fascinante--, ¡ejemm!... Como decía, me sentí mal al verla tan triste y apagada cuando me contaba lo sucedido con su padre… La entiendo, yo perdí hace 7 años a mi abuela y la verdad --aún me duele su partida--. Mire el techo melancólico…voy hacer que sakura-chan ría, que este siempre feliz porque no me gusta verla llorar, no me gusta ver a una mujer así. Siento como si me apretarán el corazón al verla así, es como ver la pena y tristeza que tiene su alma. Cierro los ojos recordando esos hermosos ojos color esmeralda tan brillantes que me hechizaron, esa boca tan suave y deliciosa…poco a poco me fui quedando dormido con esos pensamientos…

--Fin del Pov--


-.-.-

A la mañana siguiente todos estaban muy activos. En el departamento de naruto, el susodicho estaba desayunando unos panqueques y huevos preparados por él; aunque casi se le queman por estar indagando en sus pensamientos, o bueno, ya es costumbre que se le quemen, esto lo acompaño con un rico jubo de naranja.

Naruto no sólo es exitoso en su profesión; también es buen cocinero a pesar de no hacerlo muy a menudo -por como en la mansión Namikase hacen todo-, vestía un traje color crema, junto a una camisa azul cielo con los primeros 3 botones sueltos y unos zapatos marrón, pero aun no llevaba el saco puesto, su cabello desordenadamente sexy le caía un poco en su frente el cual estaba húmedo por la ducha de unos minutos atrás.

¡Hoy sería un excelente día para él y los demás en la empresa, hoy por fin se tomarán decisiones para la nueva campaña que será dirigida por él, todo se debatirá en la Junta de hoy!.
---
Por otro lado, en el departamento de al lado se encontraban todos desayunando alegremente en el comedor.

Kiba y sakura se habían puesto de acuerdo para preparar juntos el desayuno, se trataba de unos bollos con queso y crema acompañados de jugo de naranja y una pequeña ensalada de frutas. Todos en el lugar cocinaban aunque no con la sazón de la pelirosa, ella llevaba unos vaqueros azul marino de vestir junto a una blusa color crema ajustada en su busto, pero sin exagerar, con bonitos bordes de vuelos como escalones y suelta en el abdomen, encima llevaba la chaqueta azul marino de la empresa, también vestía unas sandalias de tacón color crema junto con su cabellera larga y suelta con sus puntas risadas— estoy un poco nerviosa por la junta—dijo nerviosa y terminando su desayuno.

-Todo saldrá bien, ¡ya verás saku-chan!—decía yahiko sonriendo. Vestía unos jean junto a una playera roja que decía al frente “The Note” con unas converse.

-Cierto. Además, naruto-san es brillante, de seguro pondrá a producir a la empresa de manera exitosa—se sumó el peligris, vestía una playera fresca color gris junto a un vaquero negro y unas gomas frescas—y ni se diga de los demás socios que por lo que nos había contado él mismo, la vez de la cena aquí, son brillantes también, la junta saldrá muy bien.

-¡Si, naruto es increíble…!—sin darse cuenta, suspiró la pelirosa de manera sonriente o más bien enamorada. Kakashi lo noto y se sorprendió, por lo que la miraba con diversión a lo que ella lo mira confundida— ¿qué?... ¿tengo algo en la cara?—dijo tocándosela pero kiba y yahiko sólo soltaron una risita. Ella los miro más confundida aun. Estaba pensando en el rubio por lo que cuando sólo lo mencionaron, ni se percató de cómo lo alagó.

-¡Ay, saku!…ni te das cuenta, ¿verdad?—dijo divertido kiba. Ella hizo un gesto de no entender nada— ¡que estas más enamorada que ni cuenta te das de ello! jeje—le decía burlón por descubrirla. Sakura abrió los ojos un tanto sorprendida y roja por ser descubierta, a lo que optó por negar todo, ya que no quería decirlo tan rápido.

-¡Heeee. Claro que no!…¡¡yo no es-estoy enamorada!!—titubeó alterada y más roja por como la miraba su tío; con una ceja arqueada y encima, sus primos riendo—…asff, ¿soy muy obvia?—pregunto apenada y resignada queriendo que se la comiera la tierra.

-Es obvio prima, con tan sólo la mención de naruto-san, te pones como en las nubes--yahiko se burlaba poniendo cara de bobo haciendo reír a kiba, ella sólo frunció el ceño pero luego se tapó el rostro, soltando una risita.

-Sólo espero que naruto no te lastime, florecita…—el tono del peliplata y su mirada, eran tanto seria como sincera pero a la vez con ternura, ella se sorprendió, no por como la veía sino por lo que le decía—quiero verte feliz, no quiero que sufras otro mal de amores—ella bajo la mirada, triste, pero kiba que estaba a su lado, le tocó el hombro sonriendo cálido y ella le correspondió. Para volver a mirar a kakashi quien prosiguió—naruto me dijo que te quería y que siente algo distinto por ti que no había sentido antes…o eso fue lo que me dijo—se encogió de hombros a lo que ella lo mira sonrojada y asombrada por esa confesión, y más viniendo de su tío—le di permiso de conquistarte sólo si terminaba con la chica esa…—movía una mano en señal de estar adivinando el nombre—kimita…hinami…

-Hinata tío, es hinata—dijo divertida la chica por lo despistado que es. Él solo asintió.

-Bueno, ella…y como lo cumplió, espero que te haga feliz, florecita…¡sabes que te quiero como a la hija que no tengo!, por eso te protejo y te quiero tanto—dijo sonriéndole al igual que ella y dándole un beso paterno en su frente, para luego levantarse y llevar sus trastes a la cocina.

-¡Oye! Creo que naruto le dio o le pago a kakashi para que reaccionara así, ¿no crees?—dijo kiba mirando al peligris que se perdió en la cocina. Sakura bufo, indignada y le dio un coscorrón—¡oye. Eso duele saku, aay!—se sobaba el pequeño chichón en su cabeza, mientras yahiko reía por la escena a su frente.

-¡¡No digas estupideces, kiba-kun!!...¡¡Naruto no haría eso y mi tío jamás me vendería!!—tenía una VENOTA en su cien, señal de estar irritada por el comentario. A veces las cosas que dice su adorado primo la sacan de quicio—…es sólo que ve en naruto lo que yo veo—sonrió feliz y susurró con voz cantarina—una luz en mi camino…
------
Naruto después de terminar su desayuno. Toma su saco y se lo pone para luego abrir la puerta y salir…

Minutos después sale del ascensor al llegar a la planta baja, le da un “Buenos Días” de cordialidad a la recepcionista quien lo mira encantada y babeando cuando lo vio caminar con tanta seriedad a la salida. Saluda al vigilante y se dirige a su auto; al estar dentro de él mira con una sonrisa al piso 4, ya que el estacionamiento es ahí mismo, o siendo más específicos, al departamento de su pelirosa. Luego enciende el coche y sale de la residencia— ¡espero y salga todo bien en la junta!—dijo dándose buenas suerte.
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 25(Ataque de celos)(20/12/16)

Mensaje por CerezoIntenso el Miér Dic 21, 2016 2:13 pm

Capítulo 25...


En el departamento Hakate…

-¡Ya sé por qué el tío te dijo todo eso…!—alzo la voz y dando un golpe en la mesa que sobresalto a los otros dos, llamando su atención— ¡lo dijo porque naruto-san le hizo el favor ese…el de conseguirle una edición especial del Icha-Icha Paradise! jajaja, ¡el tío sí que sabe hacer negocios…!—seguía con la burla y carcajeándose, sin saber lo que le viene.
Sakura con un semblante macabro, se levantó con la intención de darle un buen coscorrón o mejor dicho, estamparlo en la pared por decir esa barbaridad, pero kiba la tomó de la mano deteniéndola, yahiko la miro aterrado porque sabe cómo son de dulces sus golpes.

-¡he!…etto…¡he, digo que estas enamorada y todo!…jeje ¡te vez radiante, saku-chan, en serio!…y todo es obra del señorito…¡este, digo naruto-san! jeje—se tocó la nuca, nervioso y pálido, trago grueso por como la ojijade lo vea; entrecerrando los ojos, mostrándole un puño y tratando se levantarse. Aunque kiba lo volvió a impedir tratando de no soltar una carcajada—t-t-tu mirada es diferente, saku, ¡si, eso!… ¡está más brillante y bonita que para cuando llegaste aquí!—. Ella lo miro sorprendida y dejando de hacer fuerza al agarre de kiba. El pelinaranjo se tranquilizó, aunque lo que dijo era en serio— ¡ha vuelto el cerezo revoltoso de la familia! jeje.

-Es cierto, saku…eres otra de nuevo, con una mirada y una sonrisa radiante—ahora kiba era el que hablaba, le regalo un sonrisa picándole un ojo para levantarse, ella se sonrojó levemente por los cumplidos de ambos; aunque todavía tenía un poquito de enojo por el comentario del menso de yahiko.

-¡Ok! Les creeré pero no vuelvas a decir algo como lo que dijiste baka… ¡me oíste!—su voz sonó amenazante para yahiko que asintió sonriendo nervioso por bromear.

-jaja ese cabeza de chorlito no aprende… ¡deberías de mantener la bocota cerrada menso!—kiba riñendo a su primo, mientras este lo miraba con reproche dirigirse a la cocina. “A veces dice unas cosas que lo que provoca es darle un buen Lepe”, pensó el castaño, negando con la cabeza y perderse en la cocina.
-.-.-
Después de unos minutos kiba se había ido a trabajar por lo que sakura estaba ya en el elevador bajando a la planta baja, al llegar, se dirige a la salida— ¡buen día! –le dice a la recepcionista que le contesto con una sonrisa, o más bien, una mueca de desagrado, pensó sakura, la verdad, no sabía por qué le caía mal porque eso era lo que pensaba ella, siempre que la veía era lo mismo. Restándole importancia, saludó al vigilante que muy amable le respondió el saludo, y se encamino a su cacharro.

Se había dado un toque de maquillaje discreto, en sus ojos una máscara de rímel para sus largas pestañas y un tono rojo suave en sus delineados y carnosos labios. Dejo la portátil y su bolso en el asiento del copiloto.

-¡Bueno, hoy por fin es el día!—dicho esto sale a laborar algo entusiasmada y nerviosa por la tan esperada junta que se llevaría a cabo en unas horas…

Después de unos 20 minutos en carretera y unos 15 más: saludando a sus compañeros de trabajo; llega a su destino. Suspira cansada por el recorrido, entra a la oficina y cierra tras de sí, encontrándose a 4 hombres sentados en los sofás negros de cuero de la oficina de su jefe, siendo Naruto, Kankuro quien vestía un traje negro con corbata, Deidara con un traje igual pero en azul marino y Dai con un traje como el del rubio pero de color azul marino y camisa blanca. Todos muy guapos; dejaron su conversación para prestar a tención al hermoso ángel que entro al lugar.

-¡buen día señores!—dijo sonriente la chica, todos contestaron saludándola pero sólo dai se levantó y se dirigió a paso seguro hasta ella; por lo que sakura le sonrió.

Naruto borró su sonrisa para tomar un porte de seriedad, mirando fijo al pelirrojo y a su novia. Esto no pasó desapercibido por kankuro que lo miraba de reojo, algo curioso,  que tenía sospecha de esos dos (naruto y sakura).

-¡Buen día, hermosa sakura!—le dijo dándole un beso en los blancos nudillos, ella se sonrojó pero no por el gesto del chico, sino se puso nerviosa por la cara de seriedad de naruto, que ahora la penetraba con la mirada— ¡siempre estas hermosa, pero hoy…estas radiante…!.

-Gr-gracias, Toruma-san—le sonría, nerviosa, y pasaba la miraba al rubio quien arrugó el ceño y se levantó para dirigirse a ellos.

-¡Oh, no, Sólo dime Dai!—coqueteando todavía con la pelirosa, sin apartarle la mirada y soltar su mano, haciéndola sonrojar y ponerla más nerviosa, al ver al rubio detrás del chico. Dai iba decir otra coquetería pero fue interrumpido por naruto quien le toco un hombro e hizo que lo mirara— ¿qué sucede naruto…?

-¡Oh, Nada!—su tono era sarcástico--...sólo que necesito que sakura, me busque unos papeles que dejó en su oficina ayer—la miro serio, pero ella lo miró arqueando una ceja por el cambio tan repentino en como la llamo, pero a la vez confundida porque no sabía de ¡qué rayos estaba hablando!—. Y los necesito…ahora—dijo, entre dientes y mirando que todavía el ojimiel la tomaba de la mano, a lo que ella captó la indirecta, un poco molesta.

-¡Ha, sí!...ya recuerdo. Con permiso—dijo apenada con Dai quien le sonrió amable, pero por dentro, sorprendida y enojada por los arranques del rubio, se fue caminando por un lado de los dos hombres quienes la siguieron con la mirada.

Naruto miró con una vena inchada y con unas enormes ganas de patearle las pelotas a dai quien no dejaba de mirarle el trasero de SU novia. Quería torturarlo, arrancarle los ojos y lanzárselos a las pirañas de cualquier rio que hubiera por ahí, o mejor, embotellarlos y lanzarlos al mar y que se los llevara bien lejos para que no anduviera mirando más de la cuenta a SU novia. Sonrió al pensarlo, pero recordó que estaban sus colegas presentes, decidió apartar esos macabros pensamientos. Carraspeó la garganta llamando su atención— ¡bueno, creo que deberías revisar que todo esté en orden para la presentación!—le sugirió de manera neutral, fría y que fue notado por el pelirrojo pero no dijo nada.

Kankuro quien no se perdió detalle de la escena hace unos segundos, sólo sonrió para sus adentros porque ya tenía como molestar al rubio, a pesar de no caerle mal, lo molestaría un poco porque se le hacía divertido. Deidara sólo estaba con su móvil perdiéndose del teatrito— ¡bueno creo que debemos ponernos a trabajar para tener todo listo!—se levantó, acomodando su traje con superioridad, Deidara hizo lo mismo y dai solo asintió, caminando a la puerta por donde salió junto a Deidara. Pero kankuro antes de salir de último, miró al rubio quien estaba también en la puerta y le susurró con tranquilidad—deberías disimular al menos…—salió de la oficina dejando a naruto sorprendido pero con el ceño fruncido y suspirando irritado. Cerró la puerta quedando por fin solo, se pasó una mano por su sedoso cabello rubio y alborotado.

-¡Si se notó, no me importa…!—comenzó a caminar a la oficina contigua—pero no dejare que nadie se acerque a sakura…ella es solo ¡Mia!—susurró, enfatizando la última palabra con posesividad y entrando en la oficina.
----
En la empresa central, en Tokio…

Minato estaba en su oficina firmando algunos papeles de reservas de productos que habían estado almacenados meses atrás. Tenía que distribuirlos a la ciudad de la Hierba que algunos comerciantes y clientes habían llamado para hacer los pedidos. La puerta del despacho del Namikase se abrió, siendo su colega y amigo iruka quien tenía unas carpetas en su mano.

-minato aquí están las ventas de los clientes de la ciudad del arroz como lo pediste—le dejo las carpetas en el escritorio y tomó asiento— ¿cómo vas con eso?

-pues todo excelente amigo mío—le sonrió feliz, iruka le correspondió de igual modo la sonrisa--…espero que les sirvan la cantidad de pedido que se les mandara, ya sabes cómo son de veloces para las ventas.

-si, esos comerciantes de la hierba son excelentes clientes—asintió pensando en lo que le dijo el rubio, lo miró firmando los papeles, el oji marrón se tornó serio y dijo en forma curiosa—oye, minato, a naruto le va muy desde que se fue a konoha—logró llamar su atención—he revisado los balances e inflación que ha tenido la empresa desde estos últimos casi dos meses y medio, y la verdad,  ¡todo ha mejorado!—sonrió por lo buen director que es su ahijado.

-sí, la verdad fue buena idea que se hiciera responsable de ese cargo—el ojinegro asintió con su comentario.

-hablando de naruto, me entere del rompimiento de su relación con hinata-san…que lástima, hacian muy bonita pareja—lo miro serio pero un poco preocupado ya que no sabía la razón del rompimiento. La verdad quería saberlo.

-naruto ha estado actuando raro últimamente, es como si hubiera cambiando por completo—su tono era lleno de intriga. Miro a su amigo con curiosidad—quiero saber qué fue lo que paso con él, por qué cambio así tan de repente…de no casarse.

-mmm, bueno, si, de seguro pensó que era muy joven para comprometerse. Bueno, ya es un hombre maduro, con un buen trabajo y una gran responsabilidad.

-cierto, él sabe todo eso y lo admiro por ser quien es ahora—sonrió con honestidad por su hijo, pero recordó que ahí había gato encerrado, que naruto estuviera en esa relación pero que a la vez no pareciera estar feliz con ello; lo preocupaba—es algo que no comprendo.— susurró por lo bajo y continuando con sus pensamientos del comportamiento de su hijo en su relación.

Tenía una teoría; era que naruto no amaba lo suficiente a hinata para casarse, o era que nunca estuvo de acuerdo con ese compromiso ya que tal hecho se hizo casi sin su consentimiento, motivo por el cual naruto se había puesto enojado con su madre y con él por no decirle lo que planeaban junto con el señor Hiashi. Sin embargo, él no estuvo de acuerdo pero kushina lo convenció de que era lo mejor para el futuro de su hijo.
------
Sakura había dejado sus cosas en el escritorio, estaba parada de brazos cruzados mirando a konoha por el gran ventanal.

Estaba pensando en algunas cosas y, una de ellas era lo que había pasado hace unos minutos. “¡Naruto es un celoso!”, pensó frunciendo el ceño, pero a la vez alagada de saber que ella le importaba, cómo le había dicho él en la noche anterior.

Estaba sumida en sus pensares que se sobresaltó cuando unos fuertes brazos la rodearon de la cintura— ¡naruto me asustaste!—lo riñó pero este sólo sonrió apretándola más, aparto un poco el cabello de ella para meter su rostro en su cuello, sakura se sonrojó por lo que estaba haciendo y sintiendo erizar su piel— ¡n-no hagas e-eso!—dijo sonrojada, sintiendo acelerado su corazón.

-Eres Mi Novia…por lo tanto…te hago lo…que quiero—le daba besitos por el cuello y cerca de la oreja. Ella trató de zafarse porque no quería perder el control, pero el rubio no la dejó—estas hermosa sakura-chan, y…--la giró con delicadeza para mirarla a los ojos. Sonrió al verla como la imaginó; el sonrojo en sus mejillas la hacían ver más que hermosa, pensaba él; ahora la pego a él, posó su mano izquierda entre el cuello y mandíbula de ella y metió su perfilada nariz por las hebras rosadas y su cuello para  olfatear—tu cabello huele delicioso…

Sakura se mordió el labio, no daba crédito. Naruto era condenadamente sexy, posesivo y celoso pero lo quería así—na-naruto…deja de hace-er eso aquí, ¡nos podrían ver!—lo regañó cuando la soltó de la nuca pero no de la cintura. Ella lo miro frunciendo el ceño y  fingiendo estar enojada, pero él solo sonrió y le acarició una mejilla. Ella suspiró y dijo—¡te pasas de celoso!…¡que vergüenza con Dai-san por cómo le hablaste!—lo miro, enarcando una ceja, a naruto le cambio el semblante de cariñoso a uno de seriedad al nombrar al chico y ella sintió encogerse pero le sostuvo la mirada.

Naruto suspiró y la soltó, metiendo sus manos en los bolsillos—no me agradaba en la forma como te miraba, es todo…—miraba por el ventanal con serenidad. Ella lo miró a su lado y cruzándose de brazos, aún enojada. Él dijo con tranquilidad—como te dije, peleo por lo que es Mío, sakura.

-¡Que yo sepa, no le pertenezco a nadie!…¡¡no soy objeto para tener dueño!! ¡Eres un posesivo de primera!, arrg—se giró molesta para salir de la oficina.

Vuelve con ese tema. Ella no es ningún objeto o un trofeo para tener dueño, ya lo había dejado claro antes cuando con sasuke, ¿y ahora naruto? ¡Cielos!, había llegado apenas y se llevó una escenita de celos, y encima naruto diciendo que ella es de su propiedad. ¡Es mejor salir de ahí! Se giró para salir de la oficina, ¡molesta!, por los benditos celos de naruto, pero no dio ni 3 pasos cuando sintió una mano que la detuvo por un brazo. Ella miro a naruto enojada y él la halo hacia él para abrazarla entre sus brazos—te pasas, naruto-baka—susurraba bajito y entre los brazos del rubio correspondiéndole el abrazo.

-Entiéndeme, no sabes cómo te miraba el muy…--ella  lo vio entrecerrando los ojos cuando se soltaron— ¡está bien, está bien! A veces me paso, pero…no lo puedo evitar, te quiero solo para mí, nena—dijo seductor ytomándola del rostro con ambas manos e hizo reír a la pelirosa—me encanta verte sonreír—le pellizco una mejilla y ella le dio un coscorrón--¡aaay…!

-¡Eso es para que aprendas a comportarte, que dirían los señores cuando te vieron hablar así, naruto!—se cruzó de brazos mientras el rubio se seguía sobando y quejándose por el golpe. Ni él mismo se salvaría de sus dulces puños, digo caricias— ¡eres un llorón…!—se burlaba caminando para ir a su escritorio, pero naruto la giró de nuevo y antes de que ella protestara, la besó con necesidad.

Sakura puso sus manos en el pecho del rubio y este la apretó más a él, -como no queriendo que se escapara de su lado- como también para profundizar el beso que ella correspondió enseguida.

Sabía que naruto estaba algo inquieto, inseguro de que hubiera alguna probabilidad de perderla o se acabara lo que ellos estaba comenzando, pero ella sabía que también estaba el hecho de que naruto dejo atrás una relación formal para poder sentirse libre, como realmente debió hacerlo mucho antes. Pero ella no se alejaría del rubio, no lo dejaría solo y menos dejaría que unos tontos ataques de celos los hicieran enojar entre ellos, porque realmente sabe, que naruto tiene ojos para ella, como ella para él.

Se mantuvieron unos segundos así hasta que se separaron agitados, tomando aire—se te v-volvió costumbre hacerlo…te aprovechas…de mis descuidos…¡baka!—decía “enojada”, se acomodó el cabello y se dirigió a su escritorio para tomar asiento. Naruto se plantó entre el escritorio el cual los separaba, sonreía entre burlón y arrogante, metió las manos en sus bolsillos, sakura lo miro curiosa--¿Qué es lo gracioso…?

-Nada. Sólo que cada vez te beso me encanta verte agitada y sonrojada—ella se sonrojó y él sonrió más amplio—es muy sexy, nena—le pico el ojo, coqueto. Ella roja como un tomate, comenzó a buscar en su escritorio un pedazo de papel que no sirviera para hacerlo una pelota y tirársela al rubio quien la esquivo, divertido—eres muy, muy sexy, bella, encantadora, con unos ojos preciosos, una boca ardiente que me enloquece y un trace…

-¡¡Callateee, Pervertidoo!!...¡¡largooo!!—chillo, escandalizada, una sakura muy pero muy roja y avergonzada por lo último que iba a decir, si no fuera porque le lanzo el bolso de ella sin importarle que estaba su móvil ahí.

Sakura desde que estuvo en la escuela e incluso en la universidad siempre tuvo halagos como esos de su retaguardia, tal como “Pompas de Bachaco, Nalgona o a veces le gritaban algunos chicos: ¡quien fuera pantalón para sostener esa retaguardia!” así de directos eran y no era para menos, a pesar de estar un poco rellenita, cuando adolescente, no era la excepción. A medida que fue creciendo comenzó a desarrollar una figura muy esbelta, largas y tonificadas piernas las cuales heredo de su madre quien era alta, trasero grande y moldeado,  caderas anchas y cintura pequeña, con un busto no tan tonificado pero para su figura, era perfecto, teniendo en cuenta su rosada cabellera la cual hacia resaltar de manera fascinante sus preciosos ojos del color tallado de una esmeralda. -Toda una Belleza Exotica esculpida por los mismísimos Dioses Divinos-.

Naruto sólo se carcajeo dejando el bolso de ella en su escritorio y se encamino a la puerta lanzándole besos— ¡eres un payaso…!

-Para ti soy todo eso, nena, pero recuerda…eres ¡Mi No-Vi-a!—dijo mirándola y abriendo la puerta, y sin dejar de mirarla, ya más sereno, señaló a un rincón del lugar y dijo—¡quiero esa Cosa Horrorosa fuera de la oficina para Hoy!—sakura siguió la dirección que apuntaba y soltó una risita para luego ver cerrar la puerta.

-Eres un celoso, naruto…pero eso me encanta--dijo para sí, con una sonrisa—a mí también me encanta que me beses porque me volví adicta a tus labios--Soltó un suspiro de enamorada para luego tomar su bolso y sacar su móvil para hacer una llamada con una sonrisa de oreja a oreja.
-------
Aquí les deje el combito, espero y les haya gustado. Ahora vendrán muchas cosas buenas...y otras intrigantes!! Besos**
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por kuramaizanagi el Miér Dic 21, 2016 2:52 pm

Intenso Cerezo, un regalo de navidad adelantado para los que leen este fic muy bien, buen curso de trama y dejas con ganas de leer más, sigue asi.
avatar
kuramaizanagi
Aprendiz
Aprendiz

Masculino Mensajes : 108
Edad : 25
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 26( La Presentación)(02/01/17)

Mensaje por CerezoIntenso el Mar Ene 03, 2017 3:48 pm


Capítulo 26...


Horas después ya todo estaba preparado para comenzar la ansiada junta. Todos los socios estaban tomando asiento y otros estaban en el gran salón de reuniones del piso 13, con sus móviles en mano o llamando.

Naruto estaba hablando con yuki quien también iba a estar presente en la reunión, ella vestía el uniforme de la empresa y llevaba su cabello rojizo ahora hasta los hombros, al igual que la asistente de Deidara quien repartía cafés a los presentes. Sakura quien estaba buscando algunos papeles en su oficina iba a estar presente también.

SORA: espero que esto funcione para la producción, ¿no crees…?—le pregunto el peliazul quien vestía un traje negro de corbata, a su amigo dai quien estaba sentado a su lado en con unos papeles en mano pero mirando con disimulo a naruto (ambos estaban sentados en la hilera del gran mesón de madera que dejaba ver hacia la entrada del mismo)— ¡ey, dai-san!, ¿me escuchaste…?

DAI: ¿ha?… ¿qué dijiste?—lo miro sintiéndose perdido.

Sora lo miró extrañado y le volvió a preguntar lo mismo pero el pelirrojo ni prestó atención a su pregunta, por lo que dijo en un susurro— ¿no crees que naruto me está mirando muy raro?

Sora mira al rubio quien estaba al frente de ellos parado junto a yuki, en la entrada de la gran puerta del salón. Y era cierto, naruto miraba de reojo y con el ceño fruncido al pelirrojo, y disimulaba hablar con yuki, se podía sentir cierta tensión en el ambiente. Sora volvió a mirar al ojimiel y le dijo con el mismo tono que su colega:

-¡Es cierto, de seguro se te olvidó hacerle algo a la presentación y por eso esta así!—dijo el ojinegro pero dai negó con un “No”, y sora puso una mano en su mentón de forma pensativa e inquirió—seguro le robaste a su novia… ¡cómo eres un galán!—bromeó dándole un codazo en el brazo.

Dai lo miro con el entrecejo levemente fruncido y miró a naruto confundido.

-¡No juegues!...no le haría eso a naruto y menos siendo el jefe—su tono de voz era algo serio y honesto, se quedó pensando que había hecho anteriormente pero no llegaba a nada. Suspiró—es raro. Hoy me habló con un tono muy serio, como si estuviera enojado…a menos que…--dijo para sí recordando lo que paso en la oficina del rubio, también rodó por su mente haberle coqueteado a sakura y el cómo se tensó ella cuando se les acercó naruto—puede ser que…—abrió sus ojos sorprendido, pero negó con la cabeza y frunció el ceño—no, él está comprometido, no creo que sea eso—.

Prefirió apartar de su mente los pensamientos que comenzaban a formarse, no podía imaginarse algo como lo que estaba pensando aunque era más razonable esa teoría; naruto pudo haberle hablado con severidad en el momento en que estaba cortejando a sakura, pero no podía confirmarlo o siquiera imaginarlo ya que se sabía que el rubio está comprometido, o eso, pensaba el peliazul aún.

Decidió seguir conversando o más bien, prestarle atención a su colega que le seguía hablando y sin darse cuenta que ni pelotas le prestaba atención.(Recuerden que la relación de NaruSaku todavía es secreta, nadie sabe aún en la empresa o bueno, Kankuro que sólo sospecha).

En eso naruto se acercó a la mesa donde estaban casi todos sentados. En el mesón habían botellas de agua para cada uno junto al material que utilizarían, en la parte fronteriza del lugar, había una mesa más pequeña y pegada a la pared, es decir, frente a ellos, donde había un computador que hacia proyectar lo que se expondría en una gran pantalla pegada a la pared; aunque esta estaba más centrada al lugar para dar mejor vista a todo; como algunos estantes donde habían barias carpetas.

Yuki se acercó a la maquina donde estaba Izumo -el encargado de los equipos y seguridad de la empresa-, la pelirroja le dijo algunas cosas y este hizo proyectar la imagen con el logo de la empresa (The Namikse’s, con su logo de espiral rojo y blanco). De repente entra Shion, que era la que faltaba, naruto al ver que estaban todos, o sea, Sora, Deidara, Dai, Kankuro, en la hilera con vista al frente de la puerta; Yuki, Maito Gay -quien representaba al área de mezclas-. Shion a su frente; la asistente de Deidara estaba parada junto a Izumo para ayudarlo en lo que necesitara.

El rubio se encaminó a un estrado (como el de los jueces) de madera fina, era muy espacioso y tenía un pequeño micrófono para transmitir con más claridad la voz a todo el salón, ya que el lugar es grande. Dejó su material en él.

-¿dónde está sakura-chan…?—decía para sí mirando por todo el salón sin hallarla—se ha tardado un poco, debería…--no terminó de hablar porque se abrió la puerta, dejando ver entrar a la susodicha, algo azorada por lo rápido que caminó en su trayecto. Al verlo le dio una mirada apenada y se dirigió a él, pero este sólo le sonrió—¿dónde estabas?...te tardaste un poco sakura-chan—le dijo suave al ella llegar con él y entregarle una carpeta.

-Es que tuve una llamada de mi madre—dijo apenada—es muy insistente si no le contesto—naruto le tomó un hombro y le sonrió al igual que ella.

Shion muerta de la rabia queriendo estrangular a cierta pelirosa y Kankuro curioso, no se perdieron de las sonrisitas “secretas” que se daban ellos.

-No te preocupes…—le soltó el hombro y miro a su frente viendo a los presentes que algunos le sonreían y otros estaban con sus móviles—. ¡Buenos Días damas y caballeros…!

-¡Buenos Días…!—dijeron al unísono todos en el salón prestándoles su atención.

-¡Ya podremos dar inicio a esta junta con motivo de llevar la nueva producción a una campaña y darle éxito!—dijo sonriendo—hoy daremos nacimiento a una nueva imagen a la producción, con la ayuda de sus ideas y conocimientos espero que logremos llevarla a la cima del mercado nacional e internacional. Para así elevar las ofertas (ventas) dadas por las compras de nuestros consumidores y llevarles nuestros servicios, como contribuir con el capital general de la empresa central para seguirla manteniendo en los primeros puestos de mercadería. Ahora cada uno podrá venir y presentar sus ideas y propuestas…--fue interrumpido por la asistente de Deidara quien abrió la puerta, dejando así entrar a un hombre de traje diciendo:

-¡No puedes comenzar sin mi, naruto….!—su voz sonó en todo el salón ya que había hablado en tono alto, siendo un pelirrojo, sonriendo, con un maletín negro en su mano.

Todos voltearon a verlo sorprendidos por su llegada pero más naruto al verlo ahí parado.

-¡¿Nagato?!—dijo sorprendido el rubio que no se podía creer que el bastardo de su primo no le había avisado que llegaba hoy, y encima se presenta así como si nada en la junta.

Nagato le sonrió complacido porque su idea y la de su tío era esa, llegar de sorpresa a la junta. ¡Y vaya que lo había conseguido!

-Toma asiento por favor…—dijo señalando uno de los lugares vacíos en la mesa—señores, él es mi primo Nagato Uzumaki, será un nuevo integrante en la empresa—dicho esto el pelirrojo dio una reverencia y tomó asiento en la fila a lado de Sora y al costado del asiento del rubio, que era en la cabecera.

Naruto tomó sus papeles y se encaminó a su asiento con sakura detrás de él. La asistente del rubio Deidara quien después de cerrar la puerta, se dirigió a Izumo para darle instrucciones de que procediera con la presentación.

Mientras naruto tomaba asiento, le sonrió a su primo y dijo susurrándole—eres un maldito bastardo por no decirme que vendrías.

-Ese era la idea primito—le dijo en complicidad y algo divertido—el tío Minato-san estuvo de acuerdo.

-Me lo imagine, él me llamo esta mañana y no me comentó nada…—ahora volteó a ver a la pelirosa quien le estaba diciendo algo a la asistente de Deidara, por lo que esta se encaminó al ventanal a bajar las persianas y apagar la luz dejando ver mejor la pantalla en la pared— ¡ven, sakura-chan…!—señalo un asiento al lado de Gay que estaba desocupado.

Nagato lo miro sorprendido por como la llamó, y vio a la chica curioso. Ella le sonrió al rubio y se sentó.

-sakura-chan, él es Nagato, mi primo—le dijo mirando al pelirrojo.

-¡Un gusto señor!—dijo con nerviosismo al conocer otro familiar del rubio pero esta vez en persona, con educación estiro su mano al chico quien estaba sentado a su frente, él le respondió también junto a una sonrisa. “Se parece a alguien que he visto…pero no sé a quién”, pensaba la pelirosa, mirándolo.

Lograba ver que tenía ojos claros pero no detallaba bien el color debido a la falta de iluminación, tenía el cabello hasta a nivel del cuello y de un color rojo, como también una piel pálida, si no fuera por la opaca luz diría que es igual de pálido a su hermano Sai, pensaba, mirándolo curiosa.

-El gusto es mío sakura-san, pero llámame Nagato, por favor. El señor es muy cruel—su voz era serena; ella le sonrió amigable.

En eso comienza la primera presentación, se podía ver a Sora quien acomodando su material en manos comenzó a exponerla.
----------
En otro lado…

El gobernador de konohagakure tenía mucho trabajo en su oficina. Había pasado el día anterior firmando muchos papeles para la restauración de lugares en la ciudad que necesitaban ser remodelados o reconstruidos debido al tiempo sin mantenimiento; carreteras estaban en mal estado, algunos hospitales necesitaban insumos médicos, algunos exportadores necesitaban el permiso del comercio de algunas mercancías para venderlas fuera del estado.

Todo eso no lo tenía de muy buen humor, ya que tuvo que cancelar una deliciosa cena con su bella esposa la noche anterior sólo para firmar esos malditos papeles.

-malditos comerciantes, hijos de…--frunció el ceño firmando uno que otro papel en su escritorio.

Le molestaba estar sentado todo el día en la oficina sólo firmando o recibiendo una que otra visita de tesoreros o ministros quienes estaban al tanto de las actividades que él realizaba en konoha.

-si no fuera porque konohagakure es uno de los estados de Japón que es influyente en el comercio dejaría de firmar todo esto para irme a unas merecidas vacaciones—detuvo su trabajo para levantarse un rato, ya le dolía la mano de algunas horas con su labor—. No puedo permitir que konoha caiga en las habladurías de la prensa, no quiero ser un blanco para ellos si notaran que he descuidado las labores sociales…debo ser firme ante eso porque para eso soy lo que soy—sonrió mirando la hermosa mañana por la gran ventana de su gran oficina--…además no he sacrificado mis 6 años siendo el gobernador. A pesar de tener mis negocios y asuntos secretos, no podría dejar desprotegida la capital, a konoha…sé que no crecí muy contento en este lugar pero no puedo dejar que caiga en mal estado si yo estoy a cargo.

Se dirigió a un pequeño muro de pared decorado con pequeños bloques que parecían ladrillos, donde sacó una botella de wisky y vertió en un vaso con hielo-- tengo muchos planes para ti mi konoha—su tono de voz era entre insinuante y malicioso. Bebió todo el líquido color marrón—planes que serán excelentes para ganar otro periodo de gobierno jeje, ¡con ayuda de mi gran socio lograremos grandes cosas para el futuro!—. Sonreía de oreja a oreja.

Pensando en los fabulosos planes que tiene en mente para el estado de konohagakure, que a la vista de todos serían dignos de su liderazgo pero que él muy bien sabe que sus planes giran en torno a sus maléficos e ilegales planes. Tomó de nuevo su asiento para seguir con el papeleo—es mejor seguir con eso, no quiero que venga kimimaro y no me vea haciendo nada…—hiso una mueca y se propuso a lo suyo.
----------------

Después de unas dos horas de presentación, Deidara era el penúltimo el cual estaba concluyendo con la suya.

-De eso mismo les había hablado al principio—estaba respondiendo a una pregunta de Gay quien estaba muy interesado en la exposición--…quiero que los compradores se incentiven y adquieran confianza cuando lean el lema del producto—señalaba una que otra lámina digital en la pantalla de su presentación—bueno, con esto concluyo mi presentación. ¡Gracias!

Todos aplaudieron por las propuestas del pelirrubio, mientras este se retiraba a su sitio.
Naruto se levanta acomodándose el saco de manera serena pero con aire profesional y con su asistente detrás. Se ubicó en el estrado y sakura le pasó algunas notas en una carpeta para comenzar con su veredicto después de haber escuchado las propuestas de los demás.

-¡Muy bien! Como vimos, cada uno presentó y opinó sobre el tema—tomó una hoja donde había escrito con ayuda de sakura algunas propuestas—yo también les tengo unas propuestas. Estuve trabajando con un poco de ayuda y se me ocurrió que podríamos hacer que la imagen de la campaña sea colorida pero a la vez fresca y motivadora. Que cautive y deleite la atención del comprador y que satisfaga su necesidad—. Todos lo miraban con interés.

Nagato estaba sonriendo por lo profesional que se había convertido su primo de la infancia.

En eso naruto le hizo señas a sakura para que cambiaran la imagen de la pantalla mostrando así, una donde se podía ver un producto de “crema para el cuerpo” como suposición que podría ser la imagen de la campaña. Todos comenzaron a murmurar y tomaban nota mirando la imagen, algunos sonreían y otros asentían afirmando.

El rubio continuó con las propuestas vinculándolas con las de los demás—este modelo es el que se puede usar en la campaña, trasmite creatividad, frescura, delicadeza, es todo lo que necesitamos para identificar la producción…y bien, ¿qué les parece?...es sencilla pero desde mi punto de vista podrá llamar el interés de los compradores.

-¡Me parece muy buena la imagen, naruto-san!—sora afirmó y estuvo de acuerdo con su jefe y tomaba nota.

-¡Opino lo mismo, los colores y figura contrastan muy bien para la imagen de la producción. Además de las propuestas!...—dijo Deidara asintiendo, satisfecho y tomando nota.

-Me parece correcto lo que dijo Deidara-san…se podría combinar la imagen con el nombre dándole también un lema adecuado—dijo yuki con una mano en su mentón y acomodando sus lentes para ver mejor la pantalla.

Shion encantada del trabajo de su jefe le dio una afirmación al igual que gay y Nagato; como también dai quien se sorprendió por la modificación que le hicieron a la imagen. Naruto sonrió satisfecho por los comentarios, aunque sólo había faltado una persona...

-¿Qué opinas señor No Sabaku…?—le habló naruto saliendo del estrado y pararse al frente de la gran mesa, mirándolo. El pelinegro quien estaba a dos asientos, muy cerca de él, lo miró serio para sonreírle de lado y asentir.

-¡Excelente, señor Namikase…felicidades por su trabajo! Pero, no creo que lo hayas echo solo tú, ¿o sí?—cuestionó, en tono divertido y curioso pero con porte serio, quería confirmar lo que estaba sospechando.

Los demás miraron al rubio esperando algo curiosos la respuesta.

Naruto sonrió de lado captando la indirecta del pelinegro, por lo que iba a complacerlo con su afirmación y de forma segura dijo—es correcto señor No Sabaku, no lo hice solo. La imagen en realidad no la hice yo…—contesto en tono sereno, haciendo que todos se sorprendieran hasta sakura que estaba que salía corriendo para taparle la boca por lo que iba a decir el rubio, estaba súper segura que la iba a nombrar y darle el crédito.
Kankuro estaba sonriendo muy complacido.

-Dai-san me envió la imagen para que yo la revisara, y estaba muy bien, sólo que le faltaban algunos toques…y ahí es donde entra sakura-chan—la señaló y le hizo señas para que llegara a su lado.

Ella le lanzó una mirada asesina al rubio pero este la ignoró siguiendo haciéndole señas, ella derrotada, caminó con nerviosismo, mirando a todos en la mesa que no cabían de la sorpresa y asombro, e incluso el mismo Dai quien pensaba que naruto era quien había modificado tal imagen.

-ella fue quien tuvo la ingeniosa idea de hacerles estos toques esplendidos… ¡a ella deberían de felicitar!—espeto, sonriendo y aludiendo a la pelirosa que sonreía nervosa.

“Lo sabía, sabía que ella tenía mucho que ver”, pensó satisfecho Kankuro.

-¡Pues entonces felicitaciones por su empeño, sakura!—felicitó el pelinegro levantándose y aplaudiendo al igual que los demás que también les sonreían, asombrados.

Pero yuki no mucho porque ya sabía del potencial de la chica, por lo que le picó el ojo en complicidad a ella. La cara roja de sakura era de shock al ver lo que estaba pasando, no sabía si estar feliz o incomoda pero en el fondo se sentía alagada, naruto quien estaba a su lado la abrazó, sorprendiéndola, pero inmediatamente le correspondió muy feliz y susurrándole un “gracias”.

Pero como siempre no toda la felicidad es para siempre o duradera porque alguien siempre tiene que arruinarlo todo…

-¡¿Como que ella fue quien hizo el modelo?!—Casi grito alterada Shion entre los aplausos que al escucharla chillar de la rabia, se detuvieron y la miraron confundidos…
-------
Horas antes…

En la hermosa ciudad de Tokio con una radiante mañana se encontraban los ciudadanos muy activos en sus cosas, caminando y manejando en las bellas y fabulosas calles de la avenida para laborar.

Un guapo castaño estaba en una cafetería degustando un rico café negro acompañado de una torta junto a una hermosa castaña de ojos perlados, quien degustaba un rico jugo de naranja y torta también. Konohamaru había decidido en pasar por su bella novia para desayunar juntos en esa linda y fresca mañana.

-kono-kun, ¿cómo vas con el proyecto que me dijiste?—le pregunto con una angelical voz la bella castaña frente a él. Ambos estaban sentados en una de las mesas del lugar.

-¡todo excelente hana-chan!, sabes como soy de eficiente en todo—le picó un ojo, mientras daba un sorbo a su negro café.

-cierto, eres muy eficiente en todo—su tono sonó algo insinuante que lo hizo sonrojar, ella soltó una risita de picardía—oye, ¿qué harás en la noche?—. Habló insinuante.

Si, Hanabi era dulce y sincera pero eso no quita que su personalidad pacífica también tenga algo de picardía y diversión a la hora de estar con su novio. Konohamaru la miró con una sonrisa de gala, atractivo, y dijo en voz suave…

-haré cosas que quieras que te haga, muñeca—ahora ella se sonrojó, ambos cuando se ponen melosos se les sale un poco la perversión—pasare por ti hana-chan, cuando termine de hacer unos papeles con oto-san… ¡te llevare a un lugar que te encantara!

-¡oh, ya lo creo!—sonrió.

Después de unos minutos más de plática y degustando su desayuno, Hanabi había recordado la situación de su hermana. No le gustaba para nada verla como esta.

-siento mucha pena por hina-chan, ella está triste por naruto-kun. Lo extraña…—miró su vaso ya vació captando la atención de su novio—ella se pone triste cuando la voy a visitar e incluso la veo llorar, no me gusta verla así, kono-kun—lo miró preocupada, el castaño comprendiendo le tomó una mano en apoyo.

-amor ya se le pasara, hinata es una mujer…fuerte, bueno desde que la conozco nunca le he visto caerse por nada—y decía la verdad.

Hinata a medida que iba creciendo, su padre la había estado enseñado a no rendirse e incluso le decía que todo lo que ella quisiera que luchara para que lo obtuviera –creciendo así con esos ideales-.

-naruto quiso un tiempo libre, no se sentía preparado para dar ese paso. Sabes que él no es un hombre de malos valores.

-si lo sé pero no lo digo por él, sino que a veces me asusta la actitud de mi hermana—ella lo miro muy preocupada—desde que naruto-kun terminó con su relación, ella se ha puesto más fría e incluso noto que su voz al hablar de él es cargada de rencor…de odio—hiso un puchero como queriendo llorar pero konohamaru le acaricio una mejilla.

-bueno, es algo normal que después de que te terminen una relación quedes con una piedrita atravesada—le sonrió--pero de no debes preocuparte, ella lo superara.

-¿crees eso?... ¿que naruto-kun haya terminado con hina-chan porque no estaba seguro de dar ese paso, o, que él…que fue por otra mujer?—.

La pregunta lo tomó por sorpresa, por lo que casi se atora con su propia saliva—tu eres su mejor amigo.--Hanabi lo miraba como esperando una respuesta o una opinión, pero al chico no le salía nada.

No sabía qué decir porque él muy bien sabía lo que estaba pasando con su mejor amigo, aunque en ningún momento llego a pensar en traicionarlo y soltar todo. Se sintió mal en engañar a su novia -el amor de su vida- pero no tuvo más remedio que optar por decirle una mentirita piadosa o mejor dicho, justificada a su novia.

-bueno…que te puedo decir, naruto es un hombre de valores. Él no adopta esa postura de la infidelidad pero lo que si te puedo confesar—la miro con honestidad, mientras ella estaba atenta y más relajada—es que naruto nunca estuvo de acuerdo con ese compromiso—la chica abrió muy sorprendida los ojos--pero no se lo digas a nadie ¡por favor hana-chan!…es un secreto familiar, ¡naruto me materia si alguien se enterara!

-yo…yo no lo sabía—parpadeo, sorprendida por semejante noticia, su hermana había estado invertida en una farsa, su compromiso era una farsa. ¿Acaso su noviazgo también?.— cuéntame amor, prometo no decir nada…

-ahora lo sabes—suspiró.

Le alegraba que su amigo y casi hermano tomara la mejor decisión que tuvo, porque él muy bien sabía que naruto no era feliz en esa relación. Había estado por varios años apagado, encerrado en un mundo de seriedad y responsabilidad resurgidos al comenzar con su profesión –siendo exitoso, reservado y serio-. Ese era en el que se había convertido el rubio.
Pero al verlo ayer en la noche, junto a esa chica pelirosa -que era muy bella por cierto-, pensó al recordar todo lo que hablaron.

Naruto tenía otro aire, se le veía más tranquilo, con un brillo en los ojos y una sonrisa que le recordaba a cuando eran más jóvenes, donde se divertían. “Estuvo bien en no contarle nada a hana-chan, no quiero arruinarle la felicidad al tarado ahora, que por lo que se ve…encontró el amor de verdad”, pensó, contento por su amigo, y eso esperaba; que fuera el amor verdadero en sakura el que haya encontrado. Recordó que estaba con su novia y que quiera saber más sobre el secretito ese del compromiso. Suspiró derrotado para comenzar a contarle a la chica.
--------
Regresando a Konoha: En la empresa…

-¡¿Como que ella fue quien hizo el modelo?!—Casi grito, alterada, Shion entre los aplausos que al escucharla chillar de la rabia, se detuvieron y la miraron confundidos, como también haciendo volver a la realidad a los tortolos que rompieron el abrazo—dudo mucho que esta…—señaló a la pelirosa con asco y evidente envidia—pueda hacer algo bueno y…¡¡mucho menos un modelo para una campaña!!—escupió con odio, mirándola mal.

Naruto frunció el ceño y tomó del brazo a una gruñona sakura quien iba a poner en su lugar a

-la Rubia Falsa- como le decía, logrando así detenerla, ella lo miró roja de la rabia y él negó con la cabeza.

Naruto miró a shion-…No tengo por qué mentir en algo tan profesional—defendió el rubio, mirando con seriedad a Shion quien estaba cruzada de brazos enojada, los demás permanecían callados y sakura miraba enojada a la chica—sakura es muy eficiente en lo que hace y tiene un gran potencial e inteligencia—el rubio continuaba alagándola pero Shion con rabia frustrada, no aguanto más y dijo con furia:

-¡Ella lo que es!…¡¡es una mosquita muerta que lo que quiere es arruinar todo!!—le dio un golpe a la mesa.

Todos en el lugar la miraban mal. La luz de la hermosa y carísima lámpara al centro del techo iluminó el lugar, siendo yuki la que lo hizo y dando por terminada la presentación—ella no debería de estar aquí en esta reunión. Sólo es una simple secretaria y no una licenciada. ¡¡Sólo quiere llamar la atención de todos…!!

-¡Basta Shion, no te cansas…!—ahora el enojado era Dai quien estaba a su frente—te pasas con tu insultos… ¡siempre quieres pasar por encima de los demás!—no aguantaba la actitud tan prepotente y malcriada de la rubia al interrumpir de esa manera, tan poco profesional.

-¡Tú cállate imbécil!—lo señaló con un dedo y él se asombro por eso, pero frunciendo el ceño.

El ambiente ahora estaba muy turbio y todos estaban incomodos con lo que pasaba, sakura quería arrancarle la boca esa estúpida, sino fuera por el rubio quien no la dejaba—no estoy de acuerdo con esta propuesta, no quiero que ese modelo sea el que se vaya a usar. ¡Me niego!...
---------
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 27( ¡No se quedara así!)(03/01/17)

Mensaje por CerezoIntenso el Mar Ene 03, 2017 4:07 pm

CAPITULO 27--¡No se quedara así!

Anteriormente…

El ambiente ahora estaba muy turbio y todos estaban incomodos con lo que pasaba, sakura quería arrancarle la boca esa estúpida, sino fuera por el rubio quien no la dejaba—no estoy de acuerdo con esta propuesta, no quiero que ese modelo sea el que se vaya a usar. ¡Me niego…!

Actualmente…

-¡Lo siento pero ya está tomada la decisión, cariño!—dijo kankuro con sarcasmo e hizo reír a sora y Deidara.

Shion estaba que reventaba de la rabia, mirándolos. Nagato quien estaba presente sólo miraba la escena con gotas en su frente. “que mujer más pedante”, pensaba el pelirrojo y veía a gay quien le lanzaba miradas de compasión, también incomodo por la discusión que se estaba tornando en el lugar.

-¡Muy bien, ya basta con todo esto!...—dijo muy enojado naruto— ¡estoy harto de tus inconsideraciones, Shion, si no te gusta el proyecto no opines y no contribuyas porque ya la decisión está tomada!—espeto entre dientes, ella lo miro abriendo su boca como para responder pero la cerro aún más enojada, apretando sus puños. Los demás solo miraban más calmados pero enojados con la rubia— ¡la campaña se hará con esta imagen y las propuestas con que se concluyó. Es mi decisión…!

-Esto no se quedará así…—insinuó en un susurro, dándose la vuelta para caminar a la salida pero no sin antes mirar con mucho más odio a sakura quien le respondió con la misma mirada— ¡no se quedará así!—dicho esto, pero ahora en tono alto y amenazante, salió.

Todos comenzaron a murmurar, y naruto frustrado se pasó una mano por el cabello, ¿cómo demonios se atrevió Shion a comportarse de esa manera?, ¿cómo se atrevió a interrumpir y arruinar su presentación? Y encima a insultar a sakura delante de todos.

Naruto se hacía esas preguntas, estaba enojado, ¡muy enojado! Nunca antes le había pasado algo así en su trabajo pero como dicen: “siempre hay una primera vez”. Suspiró sonorosamente.

Sakura al verlo así, le tomó del brazo y le sonrió—naruto todo salió bien, no debes preocuparte—. Sabía que él estaba enojado y estresado por lo quiso darle apoyo como él lo hizo con ella. El rubio le sonrió también—gracias por lo que hiciste…no era necesario que me alagaras tanto. Nos hubiéramos ahorrado todo el embrollo—lo miró, sonrojada.

-sakura-chan, sabes que no me gusta hacer las cosas mal. Tú me ayudaste en parte y realmente te mereces parte del crédito, de lo que pasó…no quiero hablar ahora—. Concluyó.

Naruto se le acerco más a la vista sorprendida y nerviosa de ella y, con un impulso -pero sabiendo lo que hacía- le toma del mentón para besarla. Estaba frustrado y sabía que la cura para eso, era un beso de esos rosados, dulces y sensuales labios de su novia.
Pero para su desgracia fue interrumpido por Nagato quien carraspeo la garganta, rompiendo la burbuja romántica entre ambos.

-Naruto necesito hablarte…—dijo serio, mirándolo pero algo incómodo por interrumpir.

El rubio suspiró más irritado y sakura estaba como un tomate, mirando a otro lado que no fuera al pelirrojo que la miraba de reojo. El rubio asintió, teniendo un semblante de seriedad, caminó hasta estar en la parte delantera del mesón y hacer que todos le prestarán atención.
Mientras, Nagato miraba a sakura serio, pero le regaló una sonrisa sincera y ella sonrojada, le respondió algo nerviosa—así que la rubia te odia...

-Ha, si…algo así—dijo bajando la mirada por la vergüenza que paso por la rubia falsa. “Es una idiota sin cerebro”, fue su pensamiento al recordarla—es insoportable, la verdad—se encogió de hombros.

-Es una inmadura diría yo—le respondió, acomodándose a un lado de ella para mirar al rubio hablar, metió sus manos en los bolsillos.

Ella miro de reojo a Nagato y asintió cruzada de brazos, se había dado cuenta gracias a que en el lugar ya había más claridad, que él tenía los ojos de un azul intenso, un azul eléctrico. “Muy bonitos”, pensó. Él sonrió mirándola de reojo también.

-Bueno, espero y esto no arruine el proyecto y las decisiones que se tomaron, mis disculpas por lo sucedido, por favor espero sus notas en general después de lo presentado en mi oficina para mañana—dijo el rubio más tranquilo a la mirada de los presentes quienes asentían—¡ya pueden retirarse a laborar señores…!—todos se despidieron tomando sus materiales en el mesón y fueron saliendo murmurando cosas buenas de la reunión y otras decepcionadas por la actitud de Shion que no saben para donde se fue.

Kankuro antes de salir se le acerco a naruto con sus manos en los bolsillos y aire sereno--Estuvieron muy bien todas las propuesta naruto. Mañana tendrás mi reporte—dijo frente a él.

-¿Por qué preguntaste eso en mi presentación?—refiriéndose a lo de la imagen—¿ya lo sabias y querías confirmarlo…?

-Algo así…cuando vi el modelo presentado, me imagine que tú no lo habías hecho—lo miro serio pero siendo honesto—tiene un toque artístico y delicado para ser hecho por un hombre, ¿no crees?—el rubio asintió.

Aunque estaba mirando por el hombro derecho de kankuro, frunció el entrecejo al ver a sakura hablando con Dai. También miro a Nagato con su móvil cerca del ventanal.

-además, he visto los trabajos de sakura cuando te ayuda. Es muy creativa, naruto… ¡tiene mucho talento!—siguió con la plática y recordando los trabajos que naruto compartía con él, teniendo ciertos toques por la pelirosa.

Pero se dio cuenta que el ojiazul ni señas de humo hacía en prestarle atención; por lo que frunce el ceño, dándose cuenta también que tenía la vista clavada detrás de él, curioso, se gira para ver qué es lo que tanto lo distrae y al ver eso, sonrió con arrogancia e insinúa para molestarlo—creo que hacen una bonita pareja.

Naruto lo miró con el ceño fruncido y dijo apretando los dientes—ni lo digas… ¡no pegan en absoluto…!.

-mmm…Es mejor que marques tu territorio antes de que otro lo haga primero—dio dos pasos adelante y le miró sobre su hombro, soltando burlón—que por lo que veo…lo están haciendo—miró al frente viendo abrazar dai a sakura.

Kankuro se fue sonriendo y dejando al rubio echando chispas. Ese Kankuro es un modesto por decirle cosas tan dulces al Namikase, que ni hablar de su temperamento. Naruto iba a separar a SU novia del jodido pelirrojo que de seguro le estaba coqueteando de nuevo, pero su primo lo intersecta de nuevo y le dice que necesita hablar con él.

Naruto lo mira con el ceño fruncido “¡demonios por qué es tan inoportuno!”, pensó ya fastidiado, vuelve a mirar a donde estaba sakura y como no vio a Dai se tranquilizó un poco.

Miro a Nagato y le dijo—está bien, vamos a mi despacho—. Declaró.

Caminó con Nagato detrás y vio que una mujer un poco más alta que sakura entro por la puerta y la abrazó. Ella vestía un jean negro, camisa manga larga blanca y unos tacones negros con su cabello que le llegaba a los hombros, y detrás de esta estaba un hombre alto. Naruto se preguntó ¿quiénes eran?, llevó su mirada las manos del hombre y ve una cámara y una especie de libreta de notas.

De repente, detiene su paso y dice al aire, asombrado— ¡lo había olvidado!…dile a Izumo que te lleve a mi oficina, Nagato—dijo el rubio mirándolo. El pelirrojo lo miró confundido.

-Pero, ¿qué harás?—cuestiono viendo que naruto comenzaba a caminar hacia donde estaba la pelirosa con las dos personas recién llegadas.

-Debo hacer una entrevista…—siguió caminando a donde estaban las dos chicas que se sonreían, Nagato se encogió de hombros y suspiró dirigiéndose amablemente a donde estaba Izumo que terminaba de desinstalar algunas cosas del computador.

Segundos antes…

Sakura le sonreía a su loca y mejor amiga quien la visitaba en su trabajo, o bueno, algo así…

-¡Qué bueno que llegaste…!—decía la pelirosa después de abrazarse.

-¡El tarado de juugo es un lenteja!—alego anko, fingiendo enojo al chico frente a ellas.

Este era muy alto, robusto y guapo.  Llevaba un jean negro y camisa igual que la de anko, era el uniforme de la empresa periodística donde trabajaban.

-No me eches la culpa, tú te quedaste casi media hora en el baño arreglándote—se defendió con indiferencia pero extrañamente calmado; anko le hizo mofa y sakura sólo se echó a reír porque conoce a su amiga del alma—¿cómo estas sakura-san?—le dijo con tranquilidad el peli naranjo a la pelirosa.

-Muy bien, ¿y tú?...—le contesto con una pequeña sonrisa.

Juugo es uno de los viejos amigos de sasuke de la infancia,  por ello sakura lo conoce, aunque anteriormente ella no lo trataba mucho pero ahora que trabaja con su mejor amiga, es buen amigo.

-Me alegro, estas muy guapa—le sonrió y ella también. Anko miraba el lugar encantada por lo lujoso que era—me enteré lo de sasuke-san…estoy un poco distanciado de él—dijo serio, al recordar la traición de su amigo a sakura.

Juugo siempre le había gustado a la pelirosa para su amigo, a pesar de no tratarla mucho anteriormente, pero eso lo sabía. Este se había enterado de la ruptura por su otro amigo, sugetsu, quienes mantenían contacto. Sakura al recordarlo hizo una mueca e iba a decir algo pero en eso apareció por fin naruto.

-¡Buenas…!—dijo educado y mirando a los presentes.

Sakura quien estaba frente a él, le sonrió y anko a su lado -que casi se babeo- al ver semejante espécimen varonil frente a ella, sus hormonas brincaron.

-¡Buenas, guapo!—coqueteo la peli violeta con una encantadora sonrisa y haciendo que naruto la mirara sorprendido por el cumplido, sakura la miró con unas gotitas en su frente negando con la cabeza, le dio un codazo “amistoso” en un brazo.

-¡Anko, él es Naruto Namikase. Naruto ella es anko, mi mejor amiga!—dijo en el medio de ellos.

La chica sonrió complacida por los gustos que tenía su amiga pelirosa al escoger a sus galanes, el rubio ¡sí que era guapo y estaba muy bueno!, se decía para si al conocerlo en persona.

-Mucho gusto, señorita anko—le estrecho la mano con delicadeza. Ella le correspondió con educación. Naruto se dio cuenta del nombre con el logo en un lado de su camisa al igual que juugo (Konoha-Time, el logo era un reloj de arena)—…¿usted es la periodista de la que sakura me habló?

-El gusto es mío, naruto-san—dijo sonriendo— ¡si claro, soy una de las mejores!—le picó un ojo y miró de reojo a su amiga que estaba junto a juugo, mirándolos curiosos—y…me imagino que usted debe ser…el ardiente y guapo jefe que saku me había comentado, ¿no?—bromeó sonriéndole, haciendo que sakura se tensara enrojecida y queriéndola matar.

Naruto la miro asombrado y luego miro sonriendo, algo presumido, a sakura que estaba roja como un tomate y que le desvió la mirada, algo nerviosa, juugo por su parte los miraba con tranquilidad.

-Así que…jefe guapo y ardiente—repitió bajo y con orgullo, eso tendría una explicación más detallada por su novia cuando estuvieran solos.

Sakura con gotitas en su frente, carraspeo la garganta llamando la atención de ambos y dijo nerviosa…

-Naruto, él es juugo, un amigo y compañero de anko…—dijo presentándole al muchacho, ambos se saludaron con un apretón de mano.

Mientras, sakura aprovechó el descuido para tomar fuertemente el brazo de anko quien soltó una risita y la alejó un poco arrastrándola— ¡eres una desgraciada anko…!—chilló con dramatismo por lo que le dijo al rubio pero anko sólo sonrió, traviesa--¡no veo lo gracioso, baka!...-se cruzó de brazos con una ceja arqueada.

-Vamos sakurita, tenía que hacerlo… ¡el condenado está muy bueno y si no te pones las pilas te lo quitan!—inquirió a su defensa, mirándola con picardía—además…tu misma dijiste todo eso el sábado, o, ¿no lo recuerdas?—sakura entrecerró los ojos y ella siguió—es más guapo en persona saku, yo lo he visto pero en fotos…que suerte tienes de tenerlo tan cerca, ¿he?

Sakura soltó una risita, algo sonrojada— ¿sabes?...estas loca anko pero así te quiero—la abrazó.

La ojimarrón le susurro “deberías prestarle atención en vez de negarte, boba”. Pero al separarse, la ojijade le sonrió feliz y algo de malicia que hizo sorprender a su amiga porque esa sonrisa, es de que algo se trae entre manos, así que la miro desconfiada y le dijo con el mismo tono— ¿qué estas tramando Haruno…?

-ay querida anko, si te contara…—decía vacilante, y anko se puso ansiosa al escuchar eso. Naruto las miraba curioso a solo unos cinco pasos.

-¡Dime, zorra! ,¿qué te traes…?—la zarandeo de los hombros sacándole una risita a su amiga pelirosa por lo ansiosa de su amiga.

-Naruto es mi novio, ¿que tal?—presumio entre ellas cuando su amiga la soltó. Sonrió satisfecha al ver la cara de shock que puso su amiga y riendo un poco dijo—no me preguntes ahora, te cuento después ¿si?...ahora tienes trabajo que hacer—. Ni siquiera le salía una palabra a la chica, le había caído como un ladrillo en la cabeza por el notición. Sakura le comenzó a arrastrar de nuevo porque estaba shockeada todavía por la notica. Cuando llegaron con los chicos, naruto le sonríe y ella le corresponde.— bueno, aquí la tienes…

-¡Muy bien. Por favor tomen asiento!—dijo el rubio señalando los asientos de la gran mesa del salón, anko antes de dirigirse a tomar asiento, miró a su amiga con una gran sonrisa y picando un ojo, sakura le sonrió igual en confidencia.

Juugo también se dirigió a tomar asiento; sólo se encontraban ellos porque todos habían salido. Naruto al ver que sakura iba a dar la vuelta para salir del lugar, la toma de la mano y le dice en voz baja—¿a dónde vas?...¿no te quedaras?.

Ella le sonríe y se le acerca—debo verificar si Ayame me consiguió un encargo que le encomendé, vuelvo enseguida—dijo en tono cariñoso que él no resistió y se acercó más tomando con una mano una mejilla de ella para besarla con cariño.

Después de unos segundos, sakura lo mira sonrojada y desvía la vista viendo a anko levantándole el pulgar con una enorme sonrisota que la hizo rodar los ojos y soltar una risita, naruto la miro confundido y ella agregó ahora viéndolo—ya vuelvo…—le acarició las marcas en su mejilla y sonriendo.

Se giró para salir del lugar pero naruto -como es todo un caballero- la acompañó hasta la puerta y así salir sakura sonriente. Anko veía sonriente toda la escena, muy cómoda estaba; recostada en la mesa con un brazo apoyando una mejilla.

Naruto se voltió y ella se enderezó tomando porte profesional, eso hizo sonreír a juugo que fue mofado por anko de nuevo.

-¡Bueno, señor Namikase!, ¿por dónde comenzamos?—dijo la peli violeta tomando la libreta que tenía juugo y sacando un bolígrafo de su bolso.

-Dime naruto…—le dijo sereno el rubio, ella asintió—bueno, quiero que publiques en la prensa algunos datos sobre lo que se hizo en la reunión de hoy. También que publiques la fecha de la campaña que se realizar en dos semanas en el club “Higure” (el Anochecer)—ella asentía tomando nota mientras juugo sacaba una pequeña portátil de un maletín negro para comenzar la redacción…

---
Con Sakura…

La pelirosa tomó el ascensor para dirigirse al segundo piso, donde estaba su amiga Ayame esperándola en la cafetería con sus otras compañeras. Estaban tomando un descanso. Cuando se abrieron las puertas, sakura caminó con elegancia en sus tacones color crema por el  pasillo, el cual estaba un poco solo pero antes de ir directo al cafetín, se desvió al baño público de la empresa para retocarse el cabello.

Abrió la puerta de madera la cual tenía una señal en ella de un dibujo de una muñeca y un tablero pequeño con un “Damas” escrito, al igual que la de los caballeros que estaba a su derecha;  entró al lugar, pero ella no notó que alguien un poco lejos, la veía entrar.

El baño era grande con varios compartimentos, un gran espejo en la pared de punta a punta con 6 lavamanos grandes de porcelana en una gran barra de cerámica junto un estante de madera con pañitos, las paredes de cerámicas eran de un hermoso verde claro y el piso de granito igual al de toda la empresa; como también el lugar era fresco debido a la ventilación.

-¡Sakura-san me dijeron que la reunión salió muy bien!—dijo una chica parada frente al espejo lavando sus manos, vestía el uniforme de la empresa siendo una empleada—¡felicidades por la presentación…!—le sonrió a la pelirosa quien le correspondió la sonrisa de forma amigable, parándose a su lado.

-¡Gracias Mari!…la verdad supe que todo saldría muy bien—dijo sonriendo. La chica se despide y sale. Sakura se miró al espejo con una radiante sonrisa—¡vaya!…Ya todos saben lo de la reunión…la verdad, no esperé que naruto dijera todas esas cosas bonitas de mi delante de todos—recordó ese momento y sonrió como boba—es tan honesto, cautivador, guapo, ¡y sí que ha cambiado su actitud de amargado!—.

Se tocó el cabello comenzándolo a peinar con sus manos—…creo que hare pis antes de que
Ayame venga a buscarme por hacerla esperar—entró a una de las cabinas vacías, porque sólo ella estaba ocupando en ese momento el lugar.

La puerta se escuchó abrirse siendo la persona que la vio entrar. Esta miró todo el lugar y al no ver a más nadie, sonrió por su suerte y se escondió en la cabina del lado derecho de donde estaba la ojijade.

Sakura cuando termino de hacer lo suyo, abrió la puertecita de la cabina y se dirigió al lavamanos para asear sus manos; estaba tan metida en sus pensamientos que no escuchó ni se percató que alguien se le acercó por la espalda y la tomó con brusquedad por su larga cabellera haciéndola chillar por la templada que sintió.

-Por fin te encuentro sin tus perritos guardianes maldita…—dijo en tono suave pero con odio una voz femenina que la pelirosa, sorprendida, reconoció y miro al espejo confirmándolo, siento la misma Shion. Sakura trataba de quitarse el agarre— ¡te dije que no se quedaría así!….¡¡me pagaras la humillación que me hiciste pasar, estúpida!!...y esta vez nadie te salvara de mis manos—apretó más el agarre en su mano y con su otra mano desocupada, le apretó los cachetes, tapando así su boca con brusquedad—te crees la mejor pero yo te enseñare que solo ¡YO! soy la mejor, perra--sakura dio un quejido y una maldición por lo brusca que estaba siendo la ojiambar.

La rubia sonrió con maldad al verla en sus manos...
--------

¡¡Felizz Año Nuevo!! santa rendeer

¿Cómo los agarró el año? jajaja a mi pues celebrando a lo grande con mis seres queridos Surprised
Gracias por comentar y me contenta que te este gustando como va la historia, kura-kun ¡feliz año!, pronto me pondré al tanto con tu historia (muero por saber que sigue en esa seguda temporada) ando ¡muy! cargada de trabajo y pronto vienen las benditas clases ToT
alexd, ya te extrañaba jeje Embarassed

Esa shion cómo que esta haciendo de las suyas no creen?, será que lo seguirá haciendo Question
Ahora ¿qué pasará con sakura-chan?  Shocked whaa! no se lo pierdan, hasta la próxima!
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por alexad_uzumaki el Vie Ene 20, 2017 12:41 pm

Feliz año cere-chan como estas mira esta de pelos pasa te por mi nuevo fic psra que lo leas porfaaaa
Crepusculo no lo seguire
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 427
Edad : 18
Localización En el cuarto verde..........."luna pervertida"
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por clari.kana el Miér Ene 25, 2017 6:58 pm

Hola Cerezo-chan, mil disculpas por tardar tanto en leer pero ya me puse al corriente, esta genial, Naruto y Sakura ya son pareja que emocion, pobre Sakura pero ya quiero ver a shion caer, espero el siguiente capítulo con ancias
avatar
clari.kana
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 381
Edad : 23
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/clari.kanna/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por Miu Misaki el Miér Feb 01, 2017 1:55 pm

Hola!! a pasado un buen tiempo desde que lei, pero ya estoy al corriente me ha gustado mucho...mira que paso tiempo para que esos dos sean pareja, me alegro pero esa shinon si que es ...tranquila y respira... espero la cont pronto Saludos y espero que se la allan pasado bien estas fechas...
Besos y Abrazos...
avatar
Miu Misaki
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Femenino Mensajes : 215
Edad : 19
Localización Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-Capitulo 28(Problemas con shion)(02/01/17)

Mensaje por CerezoIntenso el Vie Feb 03, 2017 3:10 pm


Capítulo 28...


Anteriormente…

Sakura se había despedido por unos minutos de naruto y de sus amigos dejándolos en el gran salón de reuniones para ir a donde su amiga Ayame la esperaba, pero antes pasó al baño de la empresa a retocarse.

Lo que no se dio cuenta fue que alguien la siguió hasta el lugar que para suerte de esa persona, estaba solo.

Shion aprovechó que sakura estaba distraída tomándola así, por sorpresa de su cabello.

-Por fin te encuentro sin tus perritos guardianes maldita—dijo en tono suave pero con odio, una voz femenina que la pelirosa sorprendida reconoció y miro al espejo confirmándolo.

Sakura trataba de quitarse el agarre— ¡te dije que no se quedaría así!….¡¡me pagaras la humillación que me hiciste pasar estúpida!!...y esta vez nadie te salvara de mis manos--sakura dio un quejido y una maldición por lo brusca que estaba siendo la ojiambar.

La rubia sonrió con maldad al verla en sus manos...

Actualmente…


-¡¡Suéltame Shion!!…¡no sé qué pretendes con todo esto!—dijo furiosa, logrando quitar la mano de la rubia de su boca, como también por la actitud de la chica y más por meterse con SU cabello—¡¡suéltame te dije!! ¡No creo que quieras armar otro escándalo…!—la rubia frunció el ceño y la soltó de golpe.

-¡Cállate infeliz muerta de hambre! ¡Si te crees mejor que yo por ayudar a naruto-kun en el proyecto de la campaña, estas muy equivocada!...¡Tu!...—la señaló con el índice casi en la cara, eso hizo enojar más a sakura quien le manoteó la mano—sólo eres una simple, fea secretaria que no tiene talento ni para caminar en tacones—bufo con burla-- jajaja ¡además de teñirse horrible el cabello, que ni se te ve bien…!—arguyó, creyendo que eso le haría sentirse mal ya que envidiaba a la pelirosa.

Sakura sólo se echó a reír por créese tan estúpida e ingenua en pensar que ELLA, se iba a ofender por las bobadas que decía, pero ciertamente hizo enojar a la rubia quien se lanzó a darle una cachetada; sin embargo sakura fue rápida y le detuvo la mano, y dijo con seriedad:

-¡No te atrevas a tócame el rostro, estúpida, idiota…!—la soltó y prosiguió con seriedad--no estaré a tu nivel como dices pero algo si te aseguro…y es que ¡YO! ¡No vine a estar de calienta piernas, mustia, rogona e insistente con los hombres de la empresa!…además mi cabello es Na-tu-ral—su tono era alto, burlón y a la vez con despreció--. ¡¡No como otras que se oxigenan la cabeza con tintes baratos!!

Eso puso a Shion a mil por lo que estaba roja de la rabia, apretando sus puños, sakura trataba de calmarse porque presentía que si no lo hacía, cometería un homicidio. La verdad, ganas no le faltaban.

-vine a trabajar como una correcta profesional que soy, no como ¡¡OTRAS!! ¡Que sólo pretenden engatusar y humillar a los demás para sus antojos!

Shion volvió a lanzársele otra vez pero sakura le dio una fuerte bofetada que le voltió el
rostro dejándola en shock.

-¡¡COMO TE ATREVES…!!—chillo, furiosa y sobando su mejilla la cual estaba con una bella marca roja de la mano de la ojijade.

-¡ya no más Shion!... ¡no dejare que me humilles como antes, me insultas cada vez que se te viene en gana, me empujas cuando me vez, me desprecias y me humillas porque quieres!… ¡he incluso pagas tus malditas amarguras con los demás!... No dije nada para no darle problemas a naruto y no tener inconvenientes en mi trabajo ¡pero estoy harta de ti, de tus niñerías!…

-¡Sólo dices eso porque naruto-kun está de tu lado!, ¡¡SEGURO LE CALIENTAS LA CAMA!! ¡Claro, como su prometida está lejos…!—escupió su veneno con rabia y envidia. “¡cómo te odio maldita gata!”, pensaba la rubia, mirándola con ganas de matarla. Sakura gruño, no aguantaba más sus insultos, se le acercó un poco más--¡solo te digo, maldita…es mejor que te cuides porque no te dejare tranquila…

Sakura al aprovechar la corta distancia le soltó en toda la mandíbula, un buen putazo o puñetazo, como quieran decirle, haciendo que perdiera el equilibrio y callera sentada en el frío piso de baldosas.

-¡ya vez no te tengo miedo, señorita Yank…!—dijo con sarcasmo, mirándola con una sonrisa satisfecha.

Como quería hacer eso, sakura tenía unas ganas TREMENDAS de darle en la bocota que tiene para que dejara de ser tan chillona y engreída…y vaya que lo logró.

Shion la miró sorprendida y con mucho enojo por no reaccionar a tiempo--¡eres una animal…!—le gritó escandalizada y levantándose. Se limpió un poco de sangre que salía de su labio el cual tenía una pequeña grieta.
-----
-“Sakura-chan se ha tardado mucho…”—penso naruto, mirando su reloj de mano. Ya tenía casi todo lo que publicarían en la prensa. Miró a quien estaba a su lado—he, anko, ¿verdad…?—la chica asintió, dejando de mirar la laptop junto a yuugo que se había cambiado también a su lado—espero que vengan para la celebración de la campaña… ¡están invitados!—le sonrió con amabilidad. Los dos presentes se sorprendieron por la invitación para luego mirarse entre sí y mirar al rubio, curiosos, quien les dijo divertido—¿qué sucede…?

-Ha, bueno…sería un honor asistir naruto-san—dijo yuugo sonriendo con amabilidad y seguir tecleando la redacción.

-Lo mismo digo, naruto-kun—sonrió anko—…me imagino que llevaremos el equipo, ¿verdad…?—refiriéndose a la cámara para las fotos publicadas en la prensa.
El rubio asintió con tranquilidad.

-¡Correcto!…me cayeron muy bien. Y también por ser amigos de sakura-chan—sonrió al recordarla.

-…la veo muy ilusionada…—espeto entre ellos, mirándolo con honestidad pero algo seria también—ella ha sufrido mucho en cuestiones amorosas…—dejo las palabras en el aire, su voz sonó con rabia, pero a la vez un poco triste.

Naruto arqueó una ceja, un poco sorprendido por esa confesión. Bueno, aún no había tocado el tema de su vida pasada por iniciar apenas su relación, sólo se habían contado detalles muy personales entre ellos.

Pero no había que apurarse, ya habrá más tiempo, pensaba el rubio con tranquilidad.

-No te preocupes…no dejare que nadie le haga daño—contestó, honesto, y haciendo que anko asintiera complacida por su sinceridad—se ha tardado un poco desde que se fue—susurró de nuevo, y un poco intranquilo. Suspiró, mirando algunos papeles en la mesa—Bueno, sigamos…
-----
Después de unos 10 minutos de discusión, insultos y manotazos por ambas…

Sakura estaba harta; decidió caminar a la puerta de salida dejando a la rubia arpía con la palabra en la boca— ¡no te vayas maldita, imbécil!… ¡no me dejes hablando sola…!

-No tengo más nada que decirte Shion…te dije todo lo que sentía y no te daré el gusto de repetirlo…—sintiéndose algo desanimada, tomó el pomo de la puerta y lo giró para abrirla, pero antes de hacerlo, miró sobre su hombro y dijo con seriedad—sólo espero que no te acerques a naruto… ¡porque nadie me impedirá borrarte esa carita de golfa que tienes…!

Dicho esto abre la puerta para irse pero no se percata de que Shion, todo furiosa la sigue.

Saliendo del lugar sakura sintió un golpe en la espalda, por lo que pierde el equilibrio soltando un gritico cayendo al suelo arrodillada, dejando así que el peso de parte de su cuerpo lo llevaran sus rodillas las cuales les comenzaban a doler, y que por suerte no se dobló un tobillo.

Shion quien estaba detrás de ella se carcajeó por haberla empujado con fuerza, y lograr su cometido.

-eres una…maldita—susurró entre dientes, mirandola con odio.

-¡Jajaja pero que torpe eres sakurita…!—siguió riendo.

Esta quería llorar de la rabia por la actitud de la rubia, era una tonta por estar perdiendo el tiempo en el baño con esa estúpida.

En ese momento van entrando al pasillo kankuro y yuki quienes venían hablando y al ver a sakura tratando de levantarse del suelo, corren hasta donde ella.

-¡¿Qué te pasó sakura?!—le hablo yuki preocupada al llegar con ella.

Sakura sólo le sonrió con tristeza y Kankuro frunció el entrecejo, ayudándola a levantarse.

-Sakura, ¿estás bien…?—le pregunto serio pero con preocupación el pelinegro, al verla en el suelo y al escuchar reír a Shion, desvió la vista de la pelirosa a la rubia y la miro desconfiado y algo extrañado— ¿de qué te ríes…?

-¡De qué más va hacer Kankuro…de la torpe sakura que sólo sirve para tropezarse y caerse! jajaja—reía la muy desgraciada haciendo enojar al hombre.

Yuki por su parte miro a sakura y ella también la miro, captando así lo que pasaba.

-Es mejor que no te metas con sakura-san, señorita Shion—decía yuki con respeto por ser mayor que la rubia, pero está la miro haciendo una mueca—ella no está sola…¡además, no creo que sea tan torpe como para caerse así como así!.

-Si estas insinuando que yo la empuje…—fingiendo estar ofendida pero a la vez con sarcasmo, puso una mano en su mentón en señal de estar pensando, para luego responder con cinismo y descaro—pues… ¡sí, yo la empuje para ver qué tan buena es esquivando una caída en tacones! jajaja…

-¡Eres una…!--dijo el pelinegro enojado y acercándose a ella pero fue interrumpido por la pelirosa quien lo tomó del hombro. Él la miro preocupado y ella dijo con seriedad:

-No vale la pena gastar saliva con ella…mejor vámonos…—dijo mirando a ambos con compasión.

Yuki comprendiéndola la ayudó a caminar, ya que sentía un poco adoloridas las rodillas.

Kankuro asintió, serio también, pero antes de caminar junto a ellas, se le acerco a paso firme a la rubia y le dijo con mucha seriedad:

-¡No descansare hasta que te corran de la empresa!—la miro transmitiéndole un escalofrió por el cuerpo.

Ella lo miro indiferente para girarse y caminar al lado contrario. Kankuro hizo una mueca y caminó junto a yuki y sakura a quien le tomó un brazo y lo pasó por su espalda media para que se apoyara mejor. Ella lo miro agradecida.

-¿te ayudamos a llevarte a tu despacho…?

-¡No, no para allá no!… si no es mucha molestia, quiero estar un rato con yuki, por favor—el peligro asintió y entraron en el ascensor para ir al piso de la oficina de la pelirroja.

Después de unos minutos, Kankuro la ayudaba a sentarse en uno de los muebles de la oficina de la pelirroja—gracias kankuro…

-No hay de que, linda—dijo sonriendo, amigable—…iré a hablar con naruto, esto no se puede quedar así.

-¡¡NO!! ¡No, por favor…!—dijo, aterrada que supiera el rubio lo que había pasado. No quería causar más problemas—no le digas a naruto sobre lo que paso. No quiero que se entere…—Kankuro la miro confundido y pero con semblante serio; ella bajo la mirada, triste—no puedo darle el gusto a Shion de ver…que solo me refugió en naruto o en ustedes.

-Sakura, esto que paso es una falta de profesionalismo…y no quiero tolerar esto en la empresa, ¡ella te agredió y seguro lo volverá hacer!—se giró decidido para salir, pero yuki lo detuvo con una mano en su brazo y negando con la cabeza.

-Es mejor respetar la decisión de sakura…si ella no quiere decirle nada, debemos respetarla, y si ella quiere decirle…que sea ella misma quien lo haga—le dio un vaso con agua a sakura que lleno de un filtro que tenía en su oficina. La pelirosa le agradeció por todo en un susurro—no hay de que sakura…

Kankuro suspiró rendido y las miro—está bien, no diré nada…pero me encargare de que Shion se vaya de esta empresa. Espero que estés mejor, sakura---dicho esto salió dejando a las dos féminas solas.

-¿Cómo están tus rodillas…?—le pregunto yuki aun parada frente a ella quien tenía una mirada perdida y triste.

-…Me duelen un poco pero no es nada—dijo con voz algo sensible, tocando sus rodillas, aunque para que mentir. ¡Si le dolían! Yuki se sentó a su lado y le miro con seriedad una mejilla, sakura la miro extrañada por su cambio de actitud.

-…Sakura, ¿qué fue lo que paso con Shion para que te empujara…?—cuestiono, algo preocupada pero estando seria y alejándose un poco. Sakura suspiro, desanimada.

-Bueno… ¿Te acuerdas del drama que hizo en la junta?—la pelirroja asintió y sakura prosiguió—se quiso vengar y que porque yo la había hecho pasar una humillación…-siguió contándole lo que ocurrió y lo que se dijeron en el baño, yuki estaba sorprendida por como actuaba Shion…
-----

-Entonces, ¿me vas a contar que sucedió con hinata…?—le pregunto Nagato a naruto quienes estaban sentados en los muebles de la oficina del rubio.

Ya había terminado de realizar lo de la entrevista con anko y como no apareció sakura, decidió hablar con su primo quien lo estaba esperando en su oficina desde hace un buen rato.

Naruto suspiró y le conto con tristeza y desgana, todo lo sucedido con la peliazul; que su relación no era perfecta como decía su madre y todos los demás, el cómo se fue irritando y desencantando de su ex relación con la hyuga debido a su actitud, caprichos. Como también le conto con una bella sonrisa sobre la relación que tiene con sakura y el cómo fue fluyendo, el cómo se fue metiendo en su mente, en su corazón.

Nagato no creía que el naruto que le estaba hablando ahora, era el mismo que vivía en Tokio. Para él, ¡este rubio era otro o lo cambiaron!

-¡No lo puedo creer!... ¡tú no eres el Naruto Namikase que conozco!, ¿dónde está el verdadero…?—decía sin poder creerle.

A naruto se le sombreo la frente, rendido, se encogió de hombros porque ya habían varias personas que le decían lo mismo e incluso su abuelo jiraiya que hasta por teléfono se lo dijo (lo conocía muy bien)

-¡te desconozco naruto!…pero me agrada.

-Ya me lo han dicho—se tocó la nuca avergonzado, suspiró—…la verdad, este viaje me asentó muy bien… ¡ahora me siento más libre, diferente…!—sonrió con tranquilidad.
Nagato se carcajeo y naruto lo miro divertido.

-La verdad, si…el naruto amargado y serio—lo miro divertido—no me agradaba mucho jajaja—naruto lo miro con ojos entre cerrados y Nagato prosiguió—aunque…era muy correcto en todo.

-¿Estás diciendo que ahora no lo soy…?—asombrado lo miro fingiendo estar dolido.

-¡Oh, No dije eso!…sólo que ahora estas más relajado, es bueno para ti que solo te la pasabas concentrado solo en el trabajo, es bueno que te liberes del estres que tenías acumulado. ¡Aunque espero y haya quedado un pocode razonamiento ahí!—se burló.

Naruto iba a protestar pero tocaron la puerta, por lo que disculpa con su primo para dirigirse abrir, y así ver a su colega Kankuro -con un porte de seriedad que muchos creerán que es su actitud común- pero naruto, conociéndolo, reconoce algo en él que está mal, que hay algo que lo tiene mal ¡Porque sí!, ellos se han vuelto cercanos y buenos amigos a pesar de no aparentarlo. ¿Quién lo diría?...

-¿Qué sucede…?—le dio un lado para que entrara, lo cual hizo.

-¡necesito hablar contigo naruto...!

-Dime, ¿de qué se trata…?—pregunto con seriedad, caminando tras el pelinegro quien tomaba asiento frente a Nagato, que los miraba curioso.

-Es sobre Shion…—naruto arrugo el ceño al escuchar ese nombre y Nagato prestó atención— ¿quiero saber qué harás con la situación dada hace unas horas antes…?

-A decir verdad, tenía ganas de dejarlo pasar pero lo pensé mejor y creo que le daré una sanción y no dejarla participar en la campaña—contestó a su pregunta, serio.

Kankuro asintió pero recordó lo que le hizo a sakura, apretó los puños y enojado dijo sin pensar:

-¡Deberías tomar más represarías contra ella por lo que hizo hace un momento…!—al darse cuenta de lo que dijo, se tensó mirándolo y luego a Nagato.

Naruto se dio cuenta y sin entender, arqueo una ceja, diciendo confundido:

-¿De qué hablas?... ¿qué hizo ella?—ahora le exigió.

No esperaba que la rubia hiciera otra tontería, ¿no le bastaba con lo que hizo hoy? Aunque tenía un mal presentimiento de esto.

Kankuro se maldijo por lo bajo en no pensar lo dicho. Le había dicho a sakura no decirle nada a naruto pero tenía que hacerlo porque él no era de esos que guardaban secretos como esos que perjudicaban a la víctima, y está por dárselas de valiente tapaba las acciones del que lo hería, convencido en hacerle un bien a sakura, suspiró resignado y con tono seguro, le dijo al rubio—naruto… ¡Shion agredió a sakura hace unos minutos…!

-¡¿QUEE…?!—dijo desconcertado y sorprendido el rubio por lo que acaba de escuchar de la boca de Kankuro.

Nagato también lo estaba. Espero que hubiera sido otra cosa pero… ¿esto?, que Shion haya agredido a sakura era sobre pasar los límites.

-¡¿me estás diciendo que Shion lastimo a sakura?!...¡¿ella está bien?!...¡¿dónde pasó…?!.

-Bueno, primero cálmate naruto—dijo serio por lo alterado que se había puesto el rubio que tenía tensa la mandíbula.

Nagato le tomó un hombro a naruto para tranquilizarlo y Kankuro le agradeció con la mirada—sakura está bien, sólo le dio un empujón que la hizo caer al suelo que por suerte no se dobló el tobillo…pero se lastimo las rodillas—naruto apretó los puños y se levantó furioso—yuki y yo pasábamos por el pasillo de los baños al salir de la cafetería cuando nos encontramos con la escena…—el rubio caminaba de un lado a otro pasando una mano por su cabello. Estaba enojadísimo.

-¡¡Kusoo!!...—maldijo entre dientes el rubio.

Nagato estaba que no podía creerse lo que escuchaba, esa rubia estaba loca, pensaba.

-Sakura no quería que te dijera nada para no causarte más problemas pero como le dije, no iba a dejar que ella (shion) se salga con la suya—el rubio lo miro con seriedad, deteniendo su vaivén de pasos y captando su atención—lo que ella hizo merece más que una sanción, naruto. Ella agredió a un compañero de trabajo y lo peor es que no es la primera vez que se mete con ella. ¡He escuchado rumores que Shion la amenaza e incluso la insulta!—el pelinegro se levantó enojado, al recordar todo eso y se paró frente al rubio quien estaba tenso y rojo de la rabia— ¡cuenta conmigo en la decisión que tomes…!.
---

Continuará....

Gracias por sus comentarios, espero y les haya gustado pronto subiré el sigiuente capítulo... Saludos!!
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 29(¿Es una promesa...?)/08/02/17

Mensaje por CerezoIntenso el Jue Feb 09, 2017 7:02 am


Capítulo-29


En el capítulo anterior…

-Sakura no quería que te dijera nada para no causarte más problemas pero como le dije, no iba a dejar que ella se salga con la suya—el rubio lo miro serio deteniendo su vaivén de pasos y captando su atenciónque ella hizo, merece más que una sanción naruto. Ella agredió a un compañero de trabajo y lo peor es que no es la primera vez que se mete con ella. ¡He escuchado rumores que Shion la amenaza e incluso la insulta!—el pelinegro se levantó enojado al recordar todo eso y se paró frente al rubio quien estaba tenso y rojo de la rabia— ¡cuenta conmigo en la decisión que tomes…!.

Capítulo Actual…

-¡No te preocupes, que no pensare mucho!—dijo entre dientes, caminando a la salida—iré a ver a sakura…—dicho esto sale de la oficina enfadado, dejando a los dos hombres en ella.
¿Cómo se atrevía Shion a meterse con sakura, a insultarla y lo peor…a agredirla?...

“¡Esto es el colmo de los colmos!”, Pensaba naruto, apretando con brusquedad el botón para utilizar el ascensor. De repente, se le vinieron varios recuerdos…

--Primer Flash Back—

Naruto se encontraba en su oficina con sakura y Shion.

-necesito que me entregues…—el rubio le señalo con su mano la carpeta—el informe para revisarlo—dijo sonriendo a lo que ella reacciona con vergüenza y se lo da.

-¡lo siento!—fue lo único que dijo apenada, Shion la miro incrédula por su actitud.

-¡que despistada niña…!—la miro con asco—si ya no tienes nada que decir te puedes ir que naruto-kun y yo estábamos en algo importante—dijo con una mano para que se fuera, sakura la miro con el ceño fruncido y esta le devolvió la mirada. El rubio solo se mantenía callado, pasando la vista en ambas mujeres. Shion veía que ella ni se molestaba en irse y le dijo con rabia— ¡qué esperas, lárgate chacha…que además de torpe, sorda!—espeto con odio y resentimiento.

Sakura la miro sorprendida porque la estaba insultando delante de naruto—disculpe señorita Shion pero usted no es mi jefa para obedecerla—dijo con educación pero con una mirada de indiferencia.

Naruto aguanto una risita. Le agrada la paciencia y el carácter de la chica.

-¡iiisf pero que insolente eres...!—le dijo acercándose a ella—tu presencia es molesta—dijo, alzando su mano para bofetearla pero en eso, naruto le detuvo la acción, ya que se había
levantado presintiendo que algo así pudiera pasar.

-¡¿qué crees que estás haciendo?!—La miro enojado y lo que le sigue— ¡tú no tienes porqué tratarla así y mucho menos a darle ordenes!—le soltó la manos con furia, haciendo que ella retrocediera. Sakura estaba atónita por lo que estaba pasando—que sea la última vez que le hablas así y que intentas agredirla…me ¡OYES!—le grito furioso, ya estaba se cansado del comportamiento inapropiado de ella.

-n-naruto—balbuceo—yo, lo siento…no volverá a pasar—agacho la cabeza muerta de la rabia—me retiro—dijo dando media vuelta e irse del lugar.

--Fin del Flash Back—

-¡como pude dejar que pasar esto!--entró al ascensor a zancadas, se giró y esperó a que se cerraran las puertas metálicas…

-Segundo Flash Back—

-¡¿Cómo que ella fue quien hizo el modelo?!—Casi gritó alterada Shion de entre los aplausos, que al escucharla chillar de la rabia, se detuvieron y la miraron confundidos-dudo mucho que esta…—señaló a la pelirosa con asco y evidente envidia—pueda hacer algo bueno y…¡¡mucho menos un modelo para una campaña!!—escupió con odio mirándola mal. Naruto frunció el ceño.

-No tengo porque mentir en algo tan profesional—defendió el rubio, mirando con seriedad a Shion quien estaba cruzada de brazos, enojada.

-¡Ella lo que es!…¡¡es una mosquita muerta que lo que quiere es arruinar todo!!—Le dio un golpe a la mesa, todos en el lugar la miraban mal--ella no debería de estar aquí en esta reunión. Solo es una simple secretaria y no una licenciada. ¡¡Solo quiere llamar la atención de todos…!!.

--Fin del Flash Back—

-¡maldita sea, todo se me escapo de las manos!—estaba frustrado.
Comenzó a recordar los momentos cuando la rubia Yank había insultado descaradamente a la pelirosa y precisamente en su presencia. Se sentía mal por no haber hecho algo desde el principio.

-¡Kankuro dijo que no era la primera vez que la insulta o humilla!...ella no me lo dijo—le dio un golpe fuerte lleno de frustración y enojo a una de las paredes metálicas del elevador…

--Tercer Flash Back—

-esa arpía es muy molesta—la pelirosa hiso una mueca--siempre que me ve, me insulta…—se encoje de hombros—la he aguantado por respeto.

-¡no me habías dicho eso sakura…!—sorprendido, se endereza en la silla y la mira con el ceño fruncido.

-bueno, es que no le tomo importancia…yo sólo tengo que hacer mi trabajo y ya—se encoje de hombros ante la mirada del rubio—además no quería darle más problemas que los que tiene con tanto trabajo…

--Fin del Flash Back—

Las puertas del elevador se abrieron de golpe y naruto salió como un vendaval furioso, que si alguien se le cruza en su camino, es capaz de tumbarlo por lo furioso que iba.

-todo es mi culpa… ¡todo es por mi maldita culpa! No dejare que esta vez se queden así las cosas…si ella la humilló, ¡ella no se quedara atrás…!—sentenció.

Había dicho que iría a ver a sakura pero primero iría a otro lugar hacer algo importante, porque si no lo hacía, no se quitaría todo el peso de encima que sentía. Se sentía culpable de lo que estaba pasando por no haberle dado un alto a la chica cuando ella le coqueteaba, claro que él no le prestaba la más mínima atención. Pero estaba hasta la coronilla de ella y hoy mismo lo arreglaba.

Llegando al lugar donde haría “eso importante”, y que por estar azorado llamó la atención de varios empleados que caminaban por el pasillo, naruto abrió la puerta de una de las oficinas del lugar, sin importarle su educación.

-Pero que…--fue lo que dijo Shion que estaba sentada en su escritorio, muy fresca como si no hubiera pasado nada pero al ver al rubio se tensó— ¿q-qué sucede naruto-kun?, ¿algún problema…?.

-¡Quiero que recojas tus cosas y te vayas de la empresa hoy mismo!—Shion palideció y se levantó sorprendida de su silla junto a su escritorio— ¡estas despedida!

-¡Pe-pero que dices!... ¡¿por qué me despides?!—Decía, alterada inocentemente; aunque lo fingía— ¡no me puedes despedir así como así…!

-¡Oh, Claro que si lo puedo hacer, Yank!…cometiste graves faltas al difamar y agredir a un compañero de trabajo. ¡Y eso no lo tolerare!—dijo mirándola con severidad.

Ella lo miro haciéndose la “ofendida” y se paró a su frente, cruzada de brazos.
--------
Los empleados que pasaban por el pasillo y vieron a su jefe entrar a la oficina, con una cara de los mil de demonios, escuchaban los gritos, y algunos curiosos se pegaron en la puerta— ¡iissh!...cállense que quiero escuchar lo que le dice a la bruja—decía uno, mientras otros se peleaban por pegar el oído en la puerta.

Les parecía muy interesante la conversación ahí a dentro.
--------
-¿Crees que yo agredí a sakura?... ¿crees que yo me rebajaría a hacer semejante atrocidad? ¡Soy muy respetable en eso!—decía a la defensiva y fingiendo indiferencia.
Naruto bufo con enojo, le dijo mirándola de brazos cruzados y con una sonrisa triunfante.

-Yo nunca nombre a sakura. ¡Tú misma te delataste Shion…!—Ella apretó los puños de la rabia porque metió la pata. Naruto sonrió con arrogancia sin dejar atrás su enojo, sabía que ella lo negaría pero también sabía cómo hacerla caer.---¡quiero tu carta de renuncia a más tardar hoy en la tarde...tu liquidación se te transferirá a tu cuenta personal!—se giró para salir pero Shion lo detuvo diciendo, postrada de rencor y escupiendo veneno:

-¡No puedo creer que quieras más a una simple secretaria que a una experta en publicidad!… ¡no puedo creer que tengas tan malos gustos para escoger a tus amantes naruto!... ¡¿Por qué te fijaste en ella que ni siquiera está a tu nivel?! ¡¡Cuando yo soy mejor que ella!!...Y pensar que el hijo de Minato-san era respetable…—bufo, explotando toda la rabia que sentía en ese momento, naruto se giró, mirándola MUY enojado por su insolencia y se acercó a ella, mirándola con furia y rabia— ¡ella es fea, torpe, una remilgada y además…Planaaa…!

-¡¡No te Permito Que Hables Así De Ella!!—Le gritó.
Mirándola con odio y enfado, que la hizo estremecerse.

-¡no tienes ningún derecho de hablar y opinar sobre mi vida personal!...y te aclaro, sakura no es mi amante como dices. ¡Ella es Mi No-vi-a!—Shion casi cae al estilo anime. Naruto gruñó irritado—…y para no gastar más palabras contigo…¡¡tú eres muy poquita cosa comparada con sakura, ella si está a un nivel inalcanzable en ti!!...¡y es perfecta para mí!—declaró.

Toda la masa de empleados pegados como moscas detrás de la puerta y muy sorprendidos por lo que habían escuchado, salieron corriendo del lugar al escuchar unos pasos. Naruto le dio una última mirada para luego girarse rabioso y salir dando un portazo de aquel lugar; donde se respiraba maldad y veneno, dejando a la rubia estupefacta por lo que le dijo.

Ni cuenta se dio de que los empleados chismoso en el pasillo lo miraban sorprendidos, pero con una enorme sonrisa por haber echado de patitas a la calle a la bruja amargada.

Todas esas palabras la hicieron sentirse humillada y aturdida, se tuvo que sentar en uno de los muebles para no caerse, se sentía mareada por todo lo que estaba pasando--¡Eres un maldito estúpido naruto!...yo me iré, ¡pero no dejare que seas feliz con esa perra!—dijo con rencor y sintiéndose inútil en esos momentos.

Después de unos minutos maldiciendo a todas las personas del mundo comenzó a hacer sus cosas. Ya quería salir de ahí.
-----
Orochimaru había salido por unos días del país a realizar “negocios” con algunos socios en Francia.

Le había dejado los pendientes a su colega y mano derecha, kabuto, de que se encargara de preparar el plan contra los Namikase. Ya quería ver en banca rota y sufriendo a la tan Famosa y Perfecta familia del país, como los odiaba.

Se encontraba en camino al punto de reunión, al centro de la ciudad. Las cámaras lo conocían como un hombre poderoso, unos de los mejores inversionistas. Muchos comerciantes y expertos en relaciones económicas lo llamaban para vincular con él, ya que eso sería, según ellos; algo magnifico, porque lograrían mucho éxito económicamente y prestigio.
Pero nadie, absolutamente nadie lo conoce con su verdadera cara; a excepción de kabuto y otros de sus colegas, los matones expertos que contrataba sólo sabían que le decían “El Sanni” pero no conocían su verdadero rostro.

Llegando ya al lugar de encuentro, divisó varios autos negros estacionados en las calles de una hermosa urbanización junto a algunos hombres de negro que custodiaban el lugar. Su chofer aparcó la camioneta a un lado. Uno de sus tantos escoltas le abrió la puerta para que bajara—espérenme aquí y traten de no llamar mucho la atención…--su voz sonó autoritaria haciendo que sus guaruras asintieran con seriedad.--¡hoy me haré más rico! kukuku—reía por lo bajo mientras comenzaba a caminar a una gran casa en el lugar, y detrás de él le seguían sus dos guardaespaldas.
-------
Naruto ya estaba más calmado por haber descargado algo de la adrenalina acumulada que sentía, Shion era la persona más desagradable que había conocido.
¿Cómo era tan cínica en decirle todas esas cosas a él, ¡a su jefe! ¡a Naruto Namikase!?

De seguro nunca conoció el respeto por los demás. La verdad, no sabía cómo todos esos empleados que trabajaban con ella podían soportarla. Hizo una mueca de desagrado. Ya estaba saliendo del elevador para dirigirse a la oficina de yuki, donde estaba su pelirosa.

-espero…y estas bien sakura-chan…—susurraba para sí con preocupación.

Al llegar a la oficina, no pensó en tocar sino que abrió y entró cerrando detrás de sí. Sakura y yuki se asustaron cuando el rubio llego sin imprevisto; por lo que él se sorprende al verle el rostro a sakura, estaba llorando la pobre.

-… ¿estás bien…?.

Yuki se separó de ella que la estaba abrazando, le sonrió a ella y se levantó— ¡iré por unos cafés!—mintió para dejarlos solos, ya que tenían que hablar en privacidad.

Naruto le agradeció con una sonrisa honesta, curveando un poco sus labios. Yuki asintió y salió. El ojiazul se acercó a la pelirosa que estaba con la cabeza gacha y sentada abrazando sus piernas en el mueble (se había quitado las sandalias).

-Sakura, cariño, ¿qué tienes…?—se sentó a su lado y la tomó del rostro para que lo viera. Al verla tan frágil la abrazó y ella le correspondió enseguida, sollozando un poco—ya estoy aquí para ti, nena. No te dejare sola de nuevo—le decía con voz suave.

En un movimiento rápido la cargó dejándola encima de su regazo; como si fuera un bebé, cosa que a ella no le importó, recostando su cabeza en su pecho. Él acarició su cabellera y espalda con la mano desocupada y con la otra, la sostenía de la cintura, le dio un beso en la frente.

-todo es mi culpa por no haber tomado medidas drásticas con ella desde el principio—ella se acurrucó más en su pecho, mientras naruto le tocaba una mejilla. Le dijo algo serio—sakura… ¿por qué te querías guardar algo como esto…?

Ella se acomodó un poco para mirarlo y bajar sus manos del cuello de él a sus piernas--…no quería más problemas naruto. Ya lo debes saber.

-Tú no eres un problema para mi, entiéndelo—él la miró con ternura regalándole una sonrisa encantadora, pero ella bajó la mirada, triste, por lo que con una mano le toma el mentón para que lo vea— ¿por qué lloras sakura-chan?...no es por lo de Shion, ¿verdad?—ella negó con la cabeza y lo abrazó fuerte haciendo que el rubio sintiera algo en su pecho—dime, ¿qué te pasa…?.

-Quiero…saber algo—balbuceó un poco—…naruto, tú no me harías daño… ¿verdad?—lo miro seria pero más bien parecía estar abrumada.

Naruto arqueo una ceja sin entender a que venía la pregunta, pero sonrió tomándole el rostro con ambas manos y limpiar el rastro de lágrimas con sus pulgares.

-Sakura Haruno quiero que escuches muy bien…—dijo en tono serio y ella lo miro atenta— ¡jamás pero jamás te haría algo para perjudicarte o lastimarte. Primero me lastimaría a mí mismo!—ella lo abrazó y él sonrió respondiendo el abrazo—¿por qué me lo preguntas?

-C-curiosidad…entonces—titubeó un poco pero sitiendose más tranquila después de separarse--… ¿es una promesa…?—cuestiona algo sonrojada.

Levantando cómicamente y con una sonrisa el dedo meñique, cosa que a naruto le pareció algo infantil pero divertida.

Él asintió soltando una risita y también levantando su meñique para unir ambos dedos en un apretón--¡es una promesa sakura-chan!...una promesa entre tú y yo que nos mantendrá unidos—sonriendo, le acarició la mejilla izquierda pero arrugó la frente diciendo--Tienes un rasguño aquí…—decía tocando la pequeña herida, ella se tocó también, curiosa— ¡esa loca es una salvaje!—dijo con enojo y rabia. Sakura solo soltó una risita—te ríes de eso…?

-¡Si vieras la cara que tenía cuando le di su par de bofetadas!—decía con burla, recordando el momento y tocando con una mano, su muñeca izquierda. Naruto se carcajeo recostando su cabeza al espaldar del mueble—lo disfrute bastante.

-Ahora que lo pienso…si la vi peor que tu—recordó,

Ahora recordaba la cara algo colorada de la ojiambar y con algunos rasguños también, ni se había percatado de ese detalle, ya que había entrado muy rabioso a su oficina, casi tirando la puerta. Ahora cambió su semblante algo sereno.

-Ella ya no estará en esta empresa…la acabo de despedir—dijo con tranquilidad, removiéndose un poco con sakura todavía en su regazo. Ella lo miro atónita por la noticia e iba a hablar pero el rubio le puso un dedo en los labios, impidiéndole— ¡ssh!...no quiero quejas, soy el jefe y hago lo que quiera, ¿ok?—su voz era autoritaria.

Ella asintió rendida. No le quedaba de otra. Naruto sonrió complacido y se acercó para besarla; aunque se detuvo a nos centímetros para mirarla fijamente, chocando así Azul Zafiro-Verde Esmeralda. Ella sonrió un poco sonrojada y acortó la distancia entre ellos uniendo sus labios, que morían por saborearse.

El roce era suave y cálido; sakura colocó sus manos alrededor del cuello de naruto y éste la abrazo de la cintura. Poco a poco fueron intensificando el beso, saboreándose mutuamente y perdiéndose en ellos. Sakura dejándose llevar se acomodó entre las piernas del rubio quedando a horcajadas de él, y como no tenía puestas sus sandalias lo hizo más posible.

---POV’ SAKURA---

Me encanta besar a naruto, es como estar en el cielo perdida en las nubes, en otra realidad.

acomodarme mejor intensifique más el beso. No era un beso de lujuria, era un beso cargado de amor, de necesidad… Le tuve que preguntar si no me haría daño porque lo que me dijo la hueca de Shion me dejo pensativa, dudosa y ciertamente triste. “él solo te está usando. Cuando llegue el momento de irse, te olvidara y volverá con su novia”, esas fueron las crueles palabras de esa estúpida…cuando me lo dijo, supe que podría tener razón. ¡Pero las palabras de mi rubio jefe y novio me hicieron creerle!, porque sé que jamás me haría daño, sé que solo me quiere proteger...

Ahora nos besamos con más fervor, ahogo un jadeo cuando naruto me muerde el labio, escucho un gruñido ronco en lo profundo de su garganta que lo hace ver sexy cuando halo de sus rubios cabellos. Su lengua es tan experimentada. ¡No! él es el experimentado que la mueve con tal afán que me descontrola, altera mis sentidos. Él hace que pierda el control de todo…ambos tenemos los ojos cerrados, disfrutando del momento, ladeando de un lado a otro nuestros rostros, fundiéndonos en esta sensación nueva para mí y que me encanta; una de sus manos traviesas sube a mi espalda y la otra la mantiene en mi cadera, siento que la está introduciendo por dentro de mi blusa y toca mi piel. ¡Kami, se siente tan…tan bien!, siento que me desmorono al tacto de su piel tan tersa.

-me encantas…—me gruñe ronco entre besos y me pega más a él, apretando su agarre en mi cintura. Acaricia la piel de mi espalda por debajo de la tela que la oculta y hace que me entre un rico escalofrío en todo el cuerpo.

Es tan ardientemente seductor. La verdad siento miedo de perderlo, de que se apague esto que estamos sintiendo, o bueno, de mi parte nunca lo haría pero de él… ¡no lo sé!

Me besa y muerde mi labio y gimo en el acto, estoy muy acalorada y comienzo a sudar un poco. Siento que mi cuerpo arder en llamas, las llamas que naruto enciende en mí.

Le conté a yuki lo que me dijo la oxigenada de Shion ya que ella estaba sospechando que algo estaba pasando entre naruto y yo; confío en ella porque es una mujer madura, además de conocerla primero al llegar a esta empresa, me aconsejo que no dejara que los demás intervengan en nuestra relación. Eso me agrado porque la veo como una hermana mayor para mí, por eso yuki me consoló... ¡Esperen! ¿Estoy hablando de yuki?...¡Yuki!...por kami estamos en la oficina de ella y si nos ve en esta escena…¡no lo puede permitir!.

Trato de apartar a naruto que ahora me besa el cuello, yo apretó sus hombros y me muerdo el labio para no gemir… pero es algo que no puedo evitar al hacerme sentir así…

--FIN DEL POV--


-Na-naruto…para, es-estamos en la ofici-na de yu-yuki…—balbuceaba sakura jadeando, mientras el rubio le mordía el cuello.

Ella vuelve a intentar apartarlo con las manos en su pecho y lo logra. Naruto jadeando la mira, ambos estaban sonrojados.

-N-o lo…reco-rdaba—sonrió naruto.

Llevó una mano para pasarla por su rostro un poco sudado mientras la otra aun la tenía en la cadera de ella, que al percatarse la aparta y le sonríe avergonzado por dejarse llevar, y dándole gracias a kami que la ojimiel no había entrado.

-mejor vamos a tomar un poco de aire…—ayudó a la pelirosa a apartarse para así levantarse.

Miro su entrepierna, por suerte no se notaba mucho gracias al pantalón que llevaba, bueno eso pensaba él rascándose la nuca.
Mientras sakura se ponía sus sandalias, naruto se acercó a la puerta y la medio abre para echar un vistaso al pasillo.

-¡tenía que ir con Ayame, me va a matar por hacerla esperar!—dijo apenada la ojijade y con la respiración más calmada. Se acercó al rubio quien se giró para mirarla, ella le sonrió— ¿irás con Nagato-san…?

-Le dije que almorzáramos juntos…—musitó, abriendo por completo la puerta y dejarla salir primero.

-Qué bueno… ¡espero que disfruten!—dijo sonriéndole aunque la borra por la cara que puso el rubio—¿qué…?

-Dije que almorzaríamos juntos…—movió el dedo índice señalándola y luego a él. Ella sonrió—los 3 señorita Haruno—le picó el ojo burlón y ella rueda los ojos.

-Naruto no me siento bien para ir…en serio, vayan y diviértanse. Yo puedo ir mañana con ustedes—lo abrazó cuando vio que él iba a protestar—¡no quiero más quejas!...¡Soy tu novia por lo tanto debes respetar mi decisión!—se cobró lo de no quejarse por el despido de Shion. El suspiró y asintió resignado.

-¡Como usted mande mi lady!—hizo una reverencia mona y ella soltó una risita para darle un golpecito en el brazo derecho— ¡aauch!...aun no me acostumbro a tus improvisadas caricias.

-Jajaja ¡pues acostúmbrate amorcito!—se burló.

Escuchó unos pasos que provenían del pasillo y dirigió su mirada al igual que el rubio, siendo yuki y Ayame -que tenía una cara de preocupación- y que llegaban de estar en el cafetín.

“Justo a tiempo”, pensó sakura al verlas.

-Bueno iré con Nagato que lo dejó solo en mi oficina…puedes irte a descasar por hoy. Nos vemos más tarde—dijo en tono suave.

Se acercó a ella tomándola de su rostro y darle un beso suave en los labios dejándola sorprendida, y a las otras dos que lo presenciaron al estar llegando, aunque más Ayame que aún no sabía de la relación de ellos. Sakura lo vio alejarse con una cara de enamorada y sus mejillas calientes. Mientras él se perdía en el ascensor para calmar a su amiguito que otra vez le habían aguado la fiesta.

-¡Vaya, el amor está en el aire!—soltó con algarabía la castaña, sonriendo de oreja a oreja pero sin dejar su sorprendida mirada a la pelirosa, que la veía feliz— ¿cuándo me lo pensabas decir sakura? …¡qué mala!--Hizo un puchero cómico.

-Hoy te lo iba a contar…pero no pude—dijo apenada.

Ayame al recordar a lo que iba, dijo alterada y asustando a su amiga.

-¡¿Sakura es verdad que la rubia falsa te agredió…?!—la zarandeo alterada.

Sakura la miró sorprendida y miró a yuki quien se encogió de hombros.

-Bueno, si…es una historia muy larga—la castaña se cruzó de brazos diciendo que no se iba hasta que no le dijera. Yuki soltó una risita y sakura suspiró rendida. Sabe cómo es la chica de insistente—está bien. Te contaré—Ayame felicitó a su amiga por su noviazgo y entró a la oficina de yuki.

-¿Sakura, estas mejor…?—le preguntó la pelirroja cuando quedó sola con sakura antes de entrar en su oficina. Ella asintió y le tocó la mano de yuki que tenía en su hombro y le sonrió—me alegro…sabes que puedes contar conmigo.

-¡Gracias yuki!…de verdad—la abrazó y la otra le correspondió encantada para luego entrar juntas a la oficina.
-----
En la ciudad de Tokio…

Para ser más exactos en la empresa principal Namikase’s, se encontraban dos chicos en una de las oficinas. Uno estaba sentado detrás del escritorio que había en el lugar y el otro a su frente. Ambos ojeando unos papeles referentes a los negocios de la empresa.

SHIKAMARU: parece que todo va muy bien con las acciones de tu tío—dijo el pelinegro ojeando unas hojas de una carpeta en su escritorio.

NEJI: si, es cierto. Ayer consulté el balance sobre las acciones y la verdad....todo marcha muy bien—sonrió para sí por hacer un buen trabajo—Hiashi-san es muy estricto con respecto al patrimonio de la familia, pero no me molesta en absoluto trabajarle sus acciones. Ya que él es como si fuera mi padre—se encogió de hombros, su amigo lo miro y asintió—como también gano por lo que hago y es en parte, un buen sueldo.

SHIKAMARU: ¡si, de eso no te puedes quejar!—dijo recostándose en su silla con aspecto cansado—minato-san es un buen jefe. Nosotros unos buenos trabajadores…con buenos sueldos…No podríamos quejarnos.

NEJI: ¡claro!...pero con esa actitud tuya—lo miro negando con la cabeza—no creo que ayudes mucho. Siendo un holgazán todo el tiempo, Shikamaru…no subirás de cargo—dijo con porte serio pero su amigo pelinegro sabía que se burlaba.

Shikamaru suspiró y se acomodó de nuevo en su asiento—con esta actitud como dices, ayudo a mantener la empresa y por si fuera poco consigo lindas nenas.

En ese momento, en su mente estaba una mujer, sonrió con picardía. Neji quien lo miraba fijamente arqueo una ceja por la cara de bobo que tenía su amigo.

NEJI: ¡oye!...te noto distraído desde hace días con ese tema Shikamaru ¿Qué te traes…?—cuestiono mirándolo serio, pero por dentro sentía curiosidad si su amigo y compañero de trabajo estaba enamorado— ¿acaso…alguna chica te tiene así?

SHIKAMARU: mmm…puede ser—respondió sonriéndole y haciendo que el ojiperla se sorprendiera, ya que su amigo pelinegro es un don juan---digamos que…hay una mujer que me encanta…pero es prohibida—se tornó serio al decir esto.

NEJI: ¡no puedo creer que el Conquistador número 1 de Tokio esté enganchado!—estaba vez no logro ocultar una carcajada de asombro.
Shikamaru suspiró con el ceño fruncido y disimuló mirar su computador con un leve sonrojo.

SHIKAMARU: ¡si, si búrlate idiota!—dijo con indiferencia tomando postura seria y su amigo también.

Ambos son amigos íntimos y por muy a pesar de tener personalidades serias, también suelen bromear entre ellos.

-¿Cómo crees que le esté yendo a Naruto?—su tono de voz casi sonó con envidia al decir el nombre del rubio.

NEJI: bueno creo que le va muy bien, escuché decirle asuma-san al idiota de su hijo—se encogió de hombros y recostándose en la silla.

SHIKA: si, yo también escuché algo por los pasillos…—dijo en tono serio—que suerte tiene el idiota ese…una gran familia, dinero, poder y una hermosa novia que muy pronto será su…prometida… ¡que problemático!...Qué envidia—lo último lo dijo en tono inaudible y con cara rencorosa. El pelicastaño lo miro y arqueo una ceja.

NEJI: bueno, si tiene todo…pero la verdad, yo no lo veo muy feliz. No sé si su vida sea perfecta como dicen—decía. Mientras recordaba las veces que veía a naruto, y algunas de ellas en casa de su tío Hiashi con su prima hinata, aunque le ha visto sonriente al estar trabajando en la empresa—…sólo cuando trabaja es que lo veo que le sacan una sonrisa.

SHIKA: de igual forma lo tiene todo. “Pero lo bueno de que este lejos es que…”---pensó sonriendo con arrogancia y picardía para sí, mientras su amigo lo miraba detallando los gestos que hacía.

“Algo se trae ese pendejo vago. Y que encima no me dice nada. Maldito bastardo”, pensó con reproche el Hyuga.
-------

Saluso, besos y abrazos... Surprised Embarassed Embarassed
avatar
CerezoIntenso
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 273
Edad : 20
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Primera Parte: Algo inesperado)/16/09/17

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.