Últimos temas
That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

NaruSaku v2.0 ::  :: Shots

Ir abajo

Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

Mensaje por Ean95 el Lun Mayo 23, 2016 7:51 am

Hi! Woow, hacía mucho que no me metía por aquí, un año o así...
Bueno, el caso es que me apetecía volver a publicar algo y me puse a ello. Esto es algo así como el prólogo de un shot o fanfic corto que no sé cuántos capítulos tendrá, pero no creo que sea demasiado largo.

En fin que no me enrollo más.

Prologo.:
Sakura bajó tan deprisa las escaleras, que al llegar abajo, Ino tuvo que sujetarla para que no cayese de boca contra el suelo.

- Sakura, ya vamos lo suficientemente tarde como para que encima tenga que llevarte al hospital porque te has abierto la crisma bajando unas escaleras – le reprochó su amiga.
- Encima que me doy prisa en venir porque sé como te pones si alguien llega tarde…

Ino resopló y la agarró del brazo tirando de ella. Si no se daban prisa llegarían tardísimo al trabajo. El metro pasaba en cinco minutos y si esperaban al siguiente no llegarían a tiempo.

Las dos chicas tenían 22 años, se conocían desde el instituto y eran inseparables. Ambas habían empezado a trabajar en una empresa de marketing online hacía tan solo unos meses.
Sakura era una chica de tez blanca y ojos verdes. No era ni muy alta ni muy baja, ni demasiado delgada ni rellenita. Siempre iba muy bien vestida y en ocasiones Ino la envidaba porque prácticamente todo le quedaba prefecto. La peculiaridad en su aspecto era su pelo; el cual era rosa y llevaba tiñendo desde hacía ya unos años.
Ino era una joven con una gran melena rubia, que aquel día llevaba recogida en un pequeño moño alto, de ojos azulados y piel algo más bronceada que la de su amiga, pero no demasiado. Ella era algo más alta que Sakura, y solía serlo aún más, pues adoraba usar tacones y no solía vérsela sin ellos.


- No puedo creerme la montaña de trabajo que nos espera hoy, tía. Y encima estamos en plan becarias en la jodida empresa. – dijo Ino mientras bajaban en las escaleras mecánicas hasta el andén.
- No te quejes tanto Ino, al menos tenemos trabajo, que ya quisieran muchos.
- Ya, ya, pero no me niegues que se ceban con nosotras por ser las nuevas y para colmo las más jóvenes. – continuó.

Sakura se sentó junto a su amiga en uno de los bancos a esperar a que llegase el metro.

- Faltan aún tres minutos. – dijo mirando lo qué faltaba para que llegase el metro. – Ya, pero es que es lo normal, ya sabes cómo son las empresas con sus nuevos empleados, y más siendo tan jóvenes como nosotras. No te quejes tanto, Ino.
- Bah, no hay quién se queje si es hablando contigo jajajaja. – dijo Ino riendo sacando el móvil. – Te ignoro hasta que yo quiera.

Sakura puso los ojos en blanco. Era típico de Ino “ignorarla” de broma cuando no tenía ganas de discutir con ella. Y es que era cierto que pocas veces discutían debido a que Sakura era bastante pasota y pasaba de ofuscarse con… en fin, la mayoría de los temas.
Había sido así desde muy temprana edad y no había cambiado prácticamente nada en ese aspecto de su personalidad. En la mayoría de los casos esto era una bendición pues así se había evitado muchas peleas a lo largo de toda su vida. Y no es que no se enfadase nunca, simplemente era que para que ella llegase a enfadarse debía ser algo muy grande. A lo largo de los años, Ino había aprendido que Sakura era demasiado pacífica en contraparte con su personalidad tan movida, por lo que un día le hizo el pequeño vacío y ya era una especie de tradición entre ambas.

Sakura sacó su teléfono para mirar la hora y se relajó al comprobar que llegarían a tiempo a la oficina. Nunca habían llegado tarde en los meses que llevaban trabajando ambas allí. En un par de ocasiones sí que habían estado a punto de hacerlo, pero la suerte les sonrió y, en el caso de la primera, uno de sus compañeros pasó con el coche y las recogió; en cuanto a la segunda, el primo de Ino las había acercado amablemente.

Guardó su móvil de nuevo y volvió a mirar cuánto faltaba para la llegada del metro. El corazón le dio un vuelco en un instante cuando bajó la vista del letrero y vio al chico que estaba justo debajo de él. Rápidamente apartó la vista.
No podía creer lo qué veían sus ojos. Tanto que volvió a mirar en su dirección para comprobar que no había sido una equivocación. Por suerte no lo había sido, era él.
No había cambiado demasiado desde la última vez que lo había visto. Seguía teniendo el pelo de un color rubio muy llamativo y despeinado, y, si no fuera porque tenía la cabeza agachada mientras leía un libro que tenía en la mano, Sakura no se habría equivocado al pensar que seguía teniendo esos ojos azules tan intensos. El color de su camiseta, naranja, quizá lo habría delatado antes si se hubiera fijado. No había equivocación, era él. Más mayor, más maduro… pero era él.
¿Cuánto hacía que no lo veía? ¿Dos años? ¿Tres tal vez? Para ella había sido una eternidad. Y ahora estaba ahí otra vez, a escasos pasos de ella. En el mismo andén de metro, otra vez…

- ¿Sakura? – la voz de Ino la sacó del hilo de sus pensamientos.

La joven parpadeó como si despertase.
- ¿Qué? – preguntó con falsa tranquilidad.
- Nada, es que llevo un rato mirándote y no le has quitado ojo a ese chico de ahí. – dijo con una sonrisita. - ¿Qué pasa? Te gusta, eh, picarona.
- N… no es eso… verás es que… - intentó explicarse la joven.

En ese momento llegó el metro y Sakura, rápida y sin más palabras, se levantó y fue hasta la puerta. Ino la siguió de cerca con el único pensamiento de picar un poco a su amiga con el tema de ese chico. Si algo le encantaba a Ino era intentar “enfadar” un poco a Sakura.
Ambas pillaron sitio en uno de los vagones, soltaron su bolsos y se acomodaron el los duros asientos. Sakura se sentó junto a la ventana e Ino a su lado. Sakura atisbó al rubio de nuevo, que estaba de pie agarrado a una de las barras un par de vagones más allá. Respiró más tranquila y miró por la ventana. El cristal le devolvió su reflejo, el reflejo de una chica más calmada que hacía un minuto.

- Sakura, - la llamo Ino haciendo hincapié en pronunciar cada silaba de su nombre.- ¿me lo vas a contar? – enarcó una ceja. Sakura suspiró.
- No es que me guste… bueno, se podría decir que un poco sí... porque… - balbuceó. – Es una larga historia y no me daría tiempo de contarla entera en lo que dura un trayecto de metro, Ino. – dijo al fin más calmada.

Ino hizo un mohín.
- Oh, venga, no seas así, tía. – miró en la dirección del chico, que parecía ajeno a todo lo que se comentaba de él y miraba su móvil. – Algo me dice que lo que tienes que contar es algo muy interesante. Pocas veces te he visto mirar de esa forma a un chico.
Sakura suspiró con pesadez.
- Está bien, te lo contaré. – Ino sonrió feliz. – Pero tendrás que esperar a la hora de comer. – Sonrió satisfecha al ver que Ino entornaba los ojos, en un intento de hacer una mirada de odio.
- Eres cruel, Sakura. Muy cruel.

Ella simplemente se echó a reír.
- Dame al menos una exclusiva, un adelanto… Yo qué sé, algo, mujer. – pidió haciéndose la periodista desesperada.
- Eeestá bieeen. – respondió Sakura acomodándose en le asiento. – Digamos que lo conozco solo de vista y tuve algo así como un enamoramiento con él. Aquí en el metro. Este mismo en concreto.
- Vale, cancelo el trato… - dijo Ino.
- ¿Qué trato?
- El de que me lo contarías al a hora de comer. No puedes decirme eso y esperar a que aguante toda la mañana. Eso-no-se-hace-Sakura. – golpeó suavemente su hombro con cada palabra.

El metro anunció su parada en ese momento.
- Lo siento, Ino, tendrás que esperar. Y ahora venga, o llegaremos tarde de verdad. – dijo ignorando a su pobre amiga y levantándose para salir. Ino la siguió a regañadientes y refunfuñando. Dando un último vistazo al vagón antes de que se cerrasen las puertas, Sakura vio como el rubio volvía a desaparecer una vez más.

“¿Otra vez?” – pensó mientras salía del andén.

Es algo corto, pero es algo así como un prólogo de lo que viene.
Espero que os guste, hace mucho que no escribo y se nota xD
BYE! Holis


Última edición por Ean95 el Mar Jun 07, 2016 11:18 pm, editado 3 veces
avatar
Ean95
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 79
Edad : 22
Localización En El Gran Bosque.
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

Mensaje por CerezoIntenso el Lun Mayo 23, 2016 3:25 pm

esta lindo e interesante. Espero el primer capi Very Happy
avatar
CerezoIntenso
Chunnin
Chunnin

Femenino Mensajes : 323
Edad : 21
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

Mensaje por alexad_uzumaki el Mar Mayo 24, 2016 1:00 pm

hola se ve muy interesante espero el primer cap. saludos
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 463
Edad : 19
Localización Soy el puto pitufopolloserk
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/groups/538131119884746/?ref=group_heade

Volver arriba Ir abajo

Re: Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

Mensaje por clari.kana el Miér Mayo 25, 2016 4:08 am

Me intriga, es interesante, espero el primer capítulo entusiasmada
avatar
clari.kana
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 384
Edad : 24
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/clari.kanna/

Volver arriba Ir abajo

Re: Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

Mensaje por Ean95 el Miér Jun 01, 2016 10:28 am

Hola una vez más. Os traigo el primer capítulo. Y sigo sin saber cuántos capítulos tendrá porque voy añadiendo cosas, y en fin...

Capitulo 1:
Sakura entró en la cafetería con un hambre voraz. No tardó demasiado en ver a Ino sentada en la mesa de siempre. La joven estaba algo cansada porque Ino llevaba toda la mañana tras ella recordándole una y otra vez que tenía que contarle la maravillosa historia de, y en palabras de Ino, “Cómo conociste al chico del metro”.
Su amiga estaba entusiasmada, podía verlo en su cara mientras se acercaba a su mesa.

- Ino, dejo mi bolso aquí. – dijo soltándolo en la silla de al lado. – Voy a por algo de comer.
- Sí, sí, aquí te espero… con ganas de escuchar lo que me tienes que contar… - dijo haciéndose la interesante. - ¿No te habrás olvidado?

Sakura sonrió. <> pensó mientras caminaba hacia la barra de la cafetería.
Aquel día había para elegir dos menús distintos. Por un lado: hamburguesa vegetal con patatas; y por otro: macarrones con atún y tomate. El postre era el único y era unas natillas de vainilla.
Sakura cogió el primero, el de la hamburguesa, pagó y regresó a la mesa.

- Muy bien, esta vez no tienes excusa, Sakura. ¿Quién es ese chico? ¿Cómo se llama? ¿En qué trabaja? ¿Lo conoces much…?
- ¡Ino! – la cortó Sakura. – Por favor, no me has dado tiempo ni a posar el culo en la silla y ya estás en modo fangirl loca. – Ino soltó una carcajada.
- Lo siento, lo siento… Ya sabes cómo me pongo con estas cosas. – Sakura se sentó.

No le sorprendía que Ino se pusiera así. Su amiga era una joven muy imaginativa y fantasiosa adicta a las novelas románticas. Cosas como la reacción de Sakura aquella mañana al ver a aquel chico eran las que activaban su vena fangirl como le gustaba definirla a Sakura.

- Muy bien, ya te has sentado… ¿Empiezas ya a contarme mientras comes?
- Ino, eres incorregible. – la regañó su amiga entre risas. – Muy bien, lo que te voy a contar sucedió cuando yo estaba estudiando…

Sakura cursaba su segundo año de carrera. Llevaba apenas tres meses de curso y ya tenía el doble de trabajo que el anterior. Por ello, a tan solo un mes de los primeros exámenes, siempre iba cargada a la universidad con una enorme carpeta repleta de apuntes.
Ella, como era su costumbre, no perdía la tradición de ir corriendo a todas partes, y una mañana llegó a la estación del metro sin aliento y acalorada porque estaba a punto de perderlo. La noche anterior se había quedado hasta tarde terminando un trabajo, pero en realidad ese no había sido el motivo por el que había salido mucho más tarde de su casa.
La culpa había sido de su vecina. La pobre mujer estaba ya bastante mayor y para colmo el ascensor estaba averiado. Estaba bajando las escaleras cuando había resbalado y se había caído al llegar a los dos últimos escalones... Sakura la había ayudado al momento. Por suerte la mujer no se había hecho nada, posiblemente le saldrían un par de cardenales, pero nada grave.
En ese rato, había perdido los diez minutos que tardaba en llegar a la boca del metro y como consecuencia, tuvo que salir corriendo.

Y así, cargada con su enorme carpeta, sudorosa y con la lengua fuera, llegó al andén para coger el metro justo cuando las puertas se abrían.
Sakura, al no poder creer su suerte, se dispone a entrar, cuando, de repente, choca con alguien y su carpeta cae al suelo. Como consecuencia, o mejor dicho, como infortunio del destino, todo lo que hay en su interior sale de la misma y se esparce por todas partes.
Al alzar la vista ve con quién ha chocado. Se trata de un chico alto, rubio y esbelto, que la miraba a ella y a sus apuntes esparcidos por todo el metro. Sakura, que tenía los nervios a flor de piel, ya iba a increparle que en lugar de quedarse ahí mirando la ayudase, cuando, para su sorpresa, él emite una disculpa y se agacha y comienza a recoger los apuntes con ella.

Lo más gracioso de esto es que ambos pierden el metro y cuando han recogido todos los papeles, ya hace mucho que se ha ido sin ellos. Sin ninguna otra palabra, el chico le devuelve todos los apuntes que ha recogido para que los devuelva a la carpeta.

Ambos se sonríen incómodos.
- Lo siento una vez más. – volvió él a disculparse con una leve sonrisa.
- Soy yo la que debería hacerlo… es decir… soy yo la que no miraba por dónde iba – lograba articular mientras metía los folios en su carpeta evitando mirarle.
Él emitió una pequeña carcajada.
- Sin problema, en serio.
- ¿Estás seguro? – preguntó ella mirándole. – Quiero decir, hemos perdido el metro los dos. – las últimas dos palabras las pronunció casi riendo.
- De verdad, no importa. – volvió a repetir él. – Al menos sé que lo he perdido por ayudarte.
- Te lo agradezco entonces. – dijo ella con una tímida sonrisa. No sabía por qué le costaba tanto hablar con él. No se le daba mal socializar.
- En fin, me voy a esperar al siguiente. Hasta luego. – dijo despidiéndose con la mano.

Sakura lo vio sentarse en uno de los bancos y sacar su móvil. Por lo que dedujo después estaba escribiendo un mensaje.

Lo que siguió los siguientes minutos de espera fue un silencio abismal en el andén. En el que poco a poco llegó algo más de gente. Sin embargo para Sakura fue como si solo estuvieran él chico y ella. Sakura estaba sentada a un par de asientos de distancia de él y consciente de que no llegaría a su siguiente clase.
Por una extraña razón que desconocía no podía evitar mirar de soslayo a aquel chico. Él estaba mirando a la nada ajeno a todo.

De repente le sonó el móvil haciendo que ambos dieran un respingo. Ella porque lo estaba mirando, y él porque estaba tan ensimismado en sus pensamientos que no se lo esperaba.

- Ah, tío, has visto rápido el mensaje. – dijo nada más descolgar.

Sakura continuó con su labor de ordenar apuntes sin poder evitar poner la oreja en la conversación.

- No, no…Tranquillo, llegaré en veinte minutos como mucho. – dijo mirando su reloj. – No… ¡Qué va, hombre! – dijo riendo. – Bueno, que vaya grabando su parte Gaara… Sí, sí, vale. Venga, hasta ahora.

Y colgó. El siguiente tren llegó en ese instante. Sakura, sin perder tiempo, se levantó y corrió a entrar en él. Se sentó en el último vagón con su carpeta apoyada en el regazo y cerró los ojos. Se sentía bastante mal por haber escuchado la conversación de aquel chico tan amable. En realidad era algo inevitable no escucharla, pero le daba bastante cosa ya que era su privacidad. Y tampoco es que lo conociera. Por el amor de dios, ¡si ni siquiera le había preguntado su nombre!
Y le inquietaba mucho ese chico que había preferido ayudarla aún a riesgo de perder el metro, que había perdido, en lugar de simplemente disculparse y subir sin ayudarla siquiera.
“Supongo que no estoy acostumbrada a que la gente sea tan buena.” Pensó mientras el metro se ponía en marcha.

La cosa podría haber acabado ahí, ese día, en el momento en el que Sakura se había subido al vagón del metro… Pero no, ni mucho menos. Porque al día siguiente se volvieron a encontrar a la misma hora. Hubo un par de sonrisas y saludos con la mano. Y alguna que otra mirada que ninguno de los dos supo que le había dedicado el otro.
Que se repitieron durante al menos un mes entero. Porque un día, sin previo aviso, y después de levantarse con la ilusión de verle como cada día, se llevó la desilusión de que él no acudió a coger el metro como cada mañana.
Y así fue como acabaron sus encuentros y no volvieron a verse.

Con el tiempo Sakura se olvidó de él, pero no pudo evitar pensar que se había pillado por aquel chico con el que solo había hablado una vez. No sabía su nombre, su edad ni qué estudiaba o a lo qué se dedicaba… Pero sí que le gustaba. En ocasiones llegó a pensar que era algo estúpido que le gustase una persona con la que solo había intercambiado una minúscula conversación en un andén de metro.


Sakura concluyó su historia justo cuando la hora de comer acabó. Ino se quedó unos minutos pensativa. Había estado callada mientras Sakura hablaba, algo que le pedía mucha fuera de voluntad.

- Vale, - dijo al fin la rubia tras el breve silencio. - ¿entonces no lo veías desde hace unos tres años? – Sakura asintió. - ¡Madre mía, Sakura, esto tiene que significar algo! El destino ha querido que os reencontréis en el mismo lugar donde os separasteis. – comentó entusiasmada.
- Por favor, Ino, déjate de tonterías y baja a la tierra. No estamos en una de tus novelas. Además, muévete, que ya ha acabado la hora de comer. – le dijo levantándose de la mesa.
- Aguafiestas… - la acusó su amiga. – Aunque no fuera así, ¿no crees ni un poco en las casualidades? Una mínima posibilidad hay, ¿verdad? – continuó mientras ambas salían de la cafetería.
- ¿Te refieres a que volvamos a encontrarnos casi todos los días como antes? – Ino afirmó con una sonrisa de lado. – Ino, - dijo conteniendo la risa. – te lo repito, deja de leer tantas novelas. Esto es la realidad…
- Lo sea o no… - la interrumpió Ino. – no puedes negar que te encanta la idea de volver a verle.

Sakura se quedó muda. Odiaba que Ino la conociera tanto como para saber que lo único que pensaba en ese momento era que ojalá volviera a verlo al día siguiente. Ino era una chica que siempre estaba en las nubes soñando con amores imposibles y escribiendo sus fantasías. Si seguía tan persistente no tardaría en publicar una novela del género que tanto le gustaba.
Pero el caso es, que como la conocía tanto, Sakura no podía fingir que su amiga tenía razón y quería verle. Pero no solo eso, quería hacer lo que años atrás no se había atrevido a hacer: hablar con él, entablar amistad… Por el amor de dios, si ni siquiera tuvo el valor de presentarse. No sabía ni su nombre.

- ¿Qué? He acertado, ¿no? – le dijo su amiga con una sonrisa triunfante. – ¡Sí, sin duda! – rió. – Te encanta la idea. No te veía así desde… desde… - se quedó un momento pensativa y luego abrió los ojos como cuando encuentras algo que encuentras perdido. – Desde hace unos tres años que llegabas a clase como en las nubes. Jojojojojojo… ¡esto es un bombazo!

Sakura prefirió dejar de escuchar a su amiga. Había entrado en un bucle infinito y lo único que hacía era imaginarse situaciones irreales y que solo tenían sentido en su imaginación. “No si a soñadora no la gana nadie”.
Si es que Sakura estaba segura que Ino ya se había montado su historia en la cabeza. Una novela cuya protagonista era Sakura y la trama giraba en torno al chico del metro. No lo dudaba en realidad. Con solo mirar a su amiga estaba claro, si es que lo llevaba escrito en la cara.

- Y para colmo no sabes ni como se llama. En realidad no sabría si matarte por no preguntar o hacerte un altar… ¡Y el tampoco sabe cómo te llamas tú! – gritó con demasiado entusiasmo.
- ¡Ino! – la acalló Sakura intentando que se calmase. Por suerte el pasillo en el que se encontraban estaba vacío.
- Ay, lo siento, Sakura.

La joven negó con la cabeza.

- Ino, ya es tarde, - comentó mirando la hora. - me encantaría seguir charlando contigo, pero hay que volver al trabajo.
- Sí, sí… Nos vemos luego. – se despidió mientras se alejaba por el pasillo hacia el ascensor. Cuando Sakura se iba escuchó como su amiga le gritaba: - ¡Y no te creas qué te librarás tan fácilmente, luego seguiremos hablando! – y las puertas del ascensor se cerraron.

Sakura se llevó una mano a la frente. No tenía remedio, Ino no tenía remedio. El día menos pensado las echaban a las dos por su comportamiento tan explosivo.
Las dos amigas trabajaban cada una en una planta distinta y, en ocasiones, como esa por ejemplo, Sakura lo agradecía. De llegar a trabajar ambas en la misma planta, estaba segura que Ino le pondría la cabeza como un bombo porque no pararía quieta ni una segundo.


Alrededor de las seis y media, y a apenas hora y media para que acabasen de trabajar, Ino abrió el chat para hablarle. ¡Aquello ya era el colmo! Como las pillasen las ponían de patitas en la calle. Intentando disimular, Sakura abrió la ventana y la hizo lo más pequeña posible. Luego, hizo como que seguía trabajando en su ordenador.

Ino:
Sakura, no puedo trabajar. Y tú tienes la culpa.
Sakura:
A mi no me culpes, idiota.
Ino:
Te culpo porque no me concentro pensando en todo lo que me has contado.

Sakura aguanto la carcajada que iba a soltar. En realidad sabía que algo así pasaría, pero no que se pusiera a contárselo en medio de la jornada laboral.

Sakura:
Bueno, ¿y por qué no te concentras exactamente?
Ino:
Pues porque no dejo de darle vueltas a algo, Sakura. Y si no te pregunto ya me moriré.
Sakura:
Ino…??
Ino:
¿Por qué nunca le preguntaste su nombre o volviste a hablar con él? Es decir, no te tengo por una chica tímida ni nada de eso…

Sakura se tomo unos minutos para pensar. Ino tenía toda la razón al hacerle esa pregunta que ella misma se había hecho años atrás. ¿Por qué nunca se había atrevido a entablar conversación con él de nuevo?

Sakura:
Yo también me hice esa pregunta muchas veces Ino.
Ino:
¿Y?
Sakura:
Sigo sin tener respuesta.
Ino:
Bueno, Sakura, me encantaría seguir charlando, pero estoy viendo a Yamato y como me pille hablando y no trabajando se me va a caer el pelo.
Sakura:
¡Pero si me has hablado tú!
Ino:
Ya, ya… Venga, adiós.

Y se desconectó dejándola con la palabra. “Será la muy…” Y para colmo de males ahora era ella la que no conseguía concentrarse en el trabajo. No podía evitar pensar en él. Estaba otra vez igual que hacía tres años, pensando en un tío que veía a menudo y con el que solo había hablado una vez en toda su vida. Se suponía que una tenía ya una edad para estar pensando como una adolescente en amoríos. Un segundo, ¿amoríos? No, no podía llamarlo así. La definición no podía ser esa.
Sakura maldijo en todos los idiomas a su amiga por hacerla pensar de nuevo en el mismo tema y mandar a la porra su concentración.



Sakura esperaba a Ino en la entrada del edificio donde trabajaban ambas. Era un ritual, venían juntas, volvían juntas. Las dos vivían en la misma calle, Sakura compartía piso con, Sasuke, un amigo suyo de toda la vida e Ino vivía con su novio Sai desde hacía aproximadamente un año.
Aquel día era jueves, lo que significaba “noche de comida india en casa de Ino y Sai”. Era un planning que habían empezado hacía unos meses. Una noche a la semana, compraban comida tipo: chino, japonés, indio… Y cada jueves tocaba en una casa distinta. Aquella semana era el turno de la de Ino.

- Vámonos ya que Sai nos está esperando para pedir. – le dijo Ino nada más salir y tirando de la manga de su cazadora.
- Ino, no hace falta que tires de mí, ya voy. – se quejó Sakura soltándose.

En el trayecto del trabajo a casa, Ino volvió a sacar el tema, sí, otra vez, del chico del metro. En realidad Sakura no podía quejarse, era el tema del día, y ella misma era la causante de que Ino no hablase de otra cosa. Su amiga estaba entusiasmada con la idea de que al día siguiente él volviera a aparecer de nuevo. ¡Si en el metro se había pasado los cinco minutos de espera entre tren y tren mirando en todos los recovecos por si aparecía! A Sakura casi le da un infarto cuando por un momento pareció verle bajar las escaleras mecánicas. Pero por supuesto no era él. Ya veía hasta espejismos. Estaba claro que aquello no podía ser bueno.


- Sakura, sabes de sobra que puedo ponerme seria, y ahora mismo lo estoy. – le dijo Ino cuando subían al piso de la rubia. – Si mañana vuelve a aparecer, habla con él.
- Sí, sí… - dijo ella como quitándole importancia.
- Sakura, es en serio, ya dejando a un lado lo increíblemente genial que es la coincidencia… ejem – carraspeó dándose cuenta que estaba perdiendo el tono serio. - Llevas todo el día pensando en él. Y no me lo niegues porque sabes que es verdad. – la censuró en cuanto vio que iba a negarlo.
- Esta bien, Ino… Si en realidad creo que es lo mejor.
- Lo ves, tonta, como no era tan difícil. Quién sabe, lo mismo es un capullo y tú te estás haciendo ilusiones – dijo riendo.
- ¡Ino, por favor!

Ino continuó riendo.

- Ya, ya, que era una bromita de nada. No creo que sea un capullo después de que te ayudase a recoger los apuntes y perdiera el metro.

Sakura sonrió tranquila. Sí, esa era una de las razones para pensar que no podía ser un capullo. Lo pensó el día que sucedió lo de los apuntes y lo pensó en ese momento. Y además, Ino tenía razón, era una tontería no intentar mantener una conversación con él. Ahora era más mayor, más madura y estaba más decidida a no cometer el mismo error que años atrás.

- ¡Hola, chicos! – saludó Ino muy animada cuando entraron por la puerta.

Sasuke y Sai, que estaban sentados en el sofá de la sala de estar, las saludaron con la mano. Al entrar se olía a la ansiada comida india que su estómago quería, pues rugió en cuanto llegó el olor a sus fosas nasales.
Las chicas soltaron sus cosas y se acomodaron en el enorme sofá de la sala. Ino se sentó junto a Sai que le dio un pequeño beso en los labios como saludo.
La sala de estar no era demasiado grande. En ella cabía un único sofá, que era lo bastante grande como para que pudieran sentarse los cuatro sin estar apretujados, un mueble pegado a la pared en el cual había una tele de plasma de tamaño medio y una mesa en la que ahora había un par de manteles con cuatro tuppers de comida, vasos y bebidas.

- ¿Qué tal el día? – preguntó Sasuke abriendo el tupper donde venía la comida.
- Bueno, podría haber sido aburrido. – empezó Ino. – Pero pasó una cosa qué…
- Nada interesante en realidad. – la cortó Sakura dedicándole una mirada asesina que decía “callada estás más guapa, Ino”.

Ino captó el mensaje enseguida y se calló. Sasuke y Sai se miraron sin entender nada y con una expresión de “las chicas están como cabras”.

La noche avanzó deprisa. Cenaron rápido, estuvieron charlando un poco de lo qué había hecho durante el día en sus respectivos trabajos, vieron un rato la tele y poco más. Al día siguiente tocaba madrugar de nuevo y Sasuke y Sakura no se marcharon demasiado tarde.

- Oye, Sak, mañana llegaré bastante tarde al piso, por si ves que no llego y te preocupas. – le dijo Sasuke cuando llegaron a su piso.
- Sin problema.
- Okay. Pues hasta mañana.
- Por la mañana sí te veré entonces, ¿señor ocupado? – bromeó ella.
Sasuke la fulminó con la mirada.
- Descuida, señorita melodramática, saldré tarde de aquí. – le respondió en el mismo tono.
- Oh, bien, pues buenas noches. – se despidió entrando en su cuarto.

Se puso el pijama, se lavó los dientes y se metió en la cama. Pero tardó un buen rato en dormirse pensando en si tendría el valor de hablar con el chico. “El chico”… Sí, tenía que hablar con él aunque fuera solo por ponerle nombre porque no podía seguir así. Era como mentar a Voldemort cada vez que hablaba de él.
Al final se durmió con la idea ya hecha de que hablaría con él.

Hasta pronto Onion bye
avatar
Ean95
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 79
Edad : 22
Localización En El Gran Bosque.
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

Mensaje por clari.kana el Mar Jun 07, 2016 6:42 am

Lindo capitulo, ooooo que ternura pero tienen que hablar. Espero conti con ansias.

P.D: edita el nombre del fic cada ves que actualizas con numero de capitulo y fecha de actualización, para darnos cuenta.
avatar
clari.kana
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 384
Edad : 24
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/clari.kanna/

Volver arriba Ir abajo

Re: Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

Mensaje por alexad_uzumaki el Miér Jun 08, 2016 3:00 pm

hola muy bonito y emotivo amor a primera vista jaja sigue asi espero contiii
avatar
alexad_uzumaki
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 463
Edad : 19
Localización Soy el puto pitufopolloserk
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/groups/538131119884746/?ref=group_heade

Volver arriba Ir abajo

Re: Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

Mensaje por rasmux el Lun Jun 13, 2016 7:13 am

genial espero el prox capitulo

rasmux
Aprendiz
Aprendiz

Mensajes : 69
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

Mensaje por CerezoIntenso el Jue Jun 16, 2016 12:13 pm

me gusta mucho...me intrigas con la aparición del rubio, ya quiero que vuelva a aparecerse en el metroo Embarassed saludos!
avatar
CerezoIntenso
Chunnin
Chunnin

Femenino Mensajes : 323
Edad : 21
Localización Venezuela
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

Mensaje por Ocaso7 el Dom Ago 14, 2016 1:46 pm

Yo diría que mas de ser un shot es un fic pero no te contradigo solo puedo decir que me encanto y quede tan intrigada como Ino. Sera que es cuestión del destino?. Si lo vuelve a ver que le preguntara?, yo estaría super nerviosa.

Y si te soy franca a mi me paso por eso es que me quedo intrigadamente atraída por tu historia y espero el desenlace.

Besos Beso
avatar
Ocaso7
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 284
Edad : 25
Localización Venezuela
Nakus 3925
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Metro.(TP) Capítulo 1/¿? 01/06/16

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

NaruSaku v2.0 ::  :: Shots

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.