Últimos temas
» Te veo..... (capitulo 5)...ACTUALIZADO (19-08-2017)
Hoy a las 4:54 am por aduzumaki

» ¿Y si Dejamos de ser Amantes? [+18] Capitulo Cuatro
Ayer a las 5:02 pm por CerezoIntenso

» Padre e Hijo.(Shop)
Jue Ago 17, 2017 1:01 pm por CerezoIntenso

» ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 33(¡Ya Es sábado!)/16/08/17
Jue Ago 17, 2017 12:47 pm por CerezoIntenso

» Gracias por cuidarlo.
Miér Ago 16, 2017 10:52 am por Manuel Kamikaze-Namikaze

» .....El Castillo Vagabundo.....Capitulo 2....03-08-2017
Lun Ago 07, 2017 3:53 pm por Moonwalker

» Love Me Again (+16) Capítulo 5: Aliado (29/07/2017)
Dom Ago 06, 2017 6:05 pm por aduzumaki

» Qué paso?
Miér Jul 26, 2017 11:36 am por LadySara

» Buenas a todos ^^
Mar Jul 25, 2017 3:11 am por RhiasGrem

That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Taiga-chan el Sáb Jun 27, 2015 4:46 pm

Hola personas del mundo Very Happy
Regreso al foro (aunque de hecho nunca me fui) con una nueva historia.

Los que ya leyeron mi primer FanFic se preguntaran si no seguiré con mis proyectos anteriores ya que tenia dos fics sin terminar aquí...bueno e.e no los voy a continuar, probablemente ya me los cerraron.

Respecto a la historia, se me ocurrió en clase de temas mundiales (de nuevo) pero esta vez fue por ver sobre la primera y segunda guerra mundial ya que la maestra al terminar el tema nos hacia hacer un proyecto sobre la cultura, vestimenta, festividades, etc de dicha época. Me intereso y pues aquí estoy, escribiendo esta historia.

Espero les interese el prologo Smile
(Quizás continúe con una de las historias si es que recuerdo como iba)  

Prologo:


PROLOGO

Misteriosas desapariciones de niños y jóvenes han traído consigo una gran polémica en la ciudad de Cheshire. Entre ellos un pequeño; hijo de uno de los mejores médicos de la ciudad; Minato Namikaze. Estos terribles hechos causaran una gran crisis dentro de su familia, llegando al punto de proteger a sus allegados a cualquier costa. Sin embargo aun inocentemente, Naruto Uzumaki, espera el regreso de su hermano con gran ilusión.
No muy lejos una pequeña pelirosa, Sakura Haruno, tristemente, comienza a entender lo difícil que puede llegar a ser la vida, y a qué deberá enfrentarse en un futuro no muy lejano. Aun sin saber que encontraría la felicidad en el amor y junto con ello la respuesta a sus problemas.
El futuro de los dos está atado de ellos dependerá el resto.
¿Acaso esta historia tendrá un Final Feliz?
¿O todo terminará cubierto en las sombras?
Embárcate en esta increíble aventura a lo largo de los años de 1900 en Inglaterra y descubre que hechos se desencadenaran a lo largo de la vida de los dos pequeños.

Un dia de estos me van a regañar por tantas historias inconclusas, pero prometo que esta si la voy a terminar xD jaja. Razz

PD: Agradezco la ayuda de mi Hermano al asesorarme con el prologo. Amor

Gracias por leer Onion bye


Última edición por Taiga-chan el Jue Jun 02, 2016 1:02 pm, editado 8 veces
avatar
Taiga-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 191
Edad : 18
Localización debajo del arcoiris *3*
Nakus 4500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por IngDeac el Dom Jun 28, 2015 6:49 am

Interesante! A mi me encanta la historia de la primera y segunda guerra mundial, soy muy culto al respecto.

Interesante propuesta Taiga, estaré atento a los updates!
Nos estamos leyendo!
avatar
IngDeac
Clan Byakko
Clan Byakko

Masculino Mensajes : 88
Edad : 24
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 1

Mensaje por Taiga-chan el Dom Jun 28, 2015 4:37 pm

Hola!
IngDeac; Tengo un comentario :'3 gracias, la verdad es que a mi me interesa mucho el tema también

he actualizado pronto porque ya escribi un capitulo con anticipación

Capitulo 1:
                                                 Moonlight Bay


Cheshire, Inglaterra 1909

La noche era fría, el viento soplaba a toda fuerza, como si quisiera derrumbar las casas, pero solo hacía que la madera rechinara tenebrosamente.

Las calles de Northwich estaban solitarias, ni un alma caminaba por ellas, a excepción de un hombre alto y de espalda ancha.  

Llevaba una gabardina café y un sombrero bombín negro, el cual se quitó por unos instantes para limpiar el sudor frio de su frente. Cargaba un maletín de asa y cuero café, el cual se veía bien cuidado.

Su caminar hacia eco entre la calle húmeda por la lluvia.

Al llegar a su destino tomo aire y suspiro lentamente, acomodando sus pensamientos y planeando cuidadosamente lo que iba a decir.

Apretó el asa de su maletín y dio un paso abriendo la reja de la propiedad para posteriormente subir los escalones y pararse de nuevo en frente de una puerta negra con adornos en dorado.

La nana de su hijo lo recibió al entrar pidiéndole su gabardina para guardarla en el armario de abrigos.

— Buena noche, señor Namikaze— saludo formalmente la nana — El jovencito ya se ha ido a dormir, y su esposa lo espera en el estudio —. Finalizó cerrando la puerta del armario.

Él solo atino a asentir con la cabeza bobamente. Se quitó su sombrero y lo dejo en la mesita de la entrada.

Camino hasta el estudio cuidadosamente, no quería hacer mucho ruido y despertar a su primogénito que yacía dormido en la planta alta.

Abrió la puerta del estudio e inmediatamente una mujer de cabello carmesí volteo a verlo, mostrándole una hermosa y sensual sonrisa que no reflejaba nada más que alivio al ver a su marido sano y salvo.
Pero él no sonrió, no le dedico una de esas sonrisas atractivas y sanadoras que le daba cada noche después de llegar del trabajo. Inmediatamente la sonrisa de la hermosa pelirroja se volvió en una mueca preocupada.

— Minato, cariño…

— Kushina — Se lamentó el hombre —. Nos tenemos que ir de aquí pronto.

Camino de un lado a otro, y su esposa lo tomo del codo e hizo que se detuviera.

— ¿Qué paso? — le pregunto, preocupada.

El rubio de ojos azules dejo caer los hombros tristemente y acuno en su mano la cara de su mujer.

— Que no puedo cargar con todo el peso de ese hospital.

— ¿Cómo? — Kushina lo miro bastante confundida —. No entiendo lo que dices.

Minato la soltó y se separó de ella desesperado.

— El hombre a cargo, no solo es un estafador y mentiroso — explico — ¡Es un monstruo! ¡Un lunático! —  dijo haciendo señas con sus manos —. Kushina, Orochimaru es un…no puedo describirlo con palabras.

— Pero…

— Me ha hablado de experimentos con humanos, ha hablado mucho sobre las posibilidades de un elixir rejuvenecedor. No sé qué tantas cosas más me ha dicho, pero ese hombre es un loco.

— Minato, ¿eso que tiene que ver con nosotros? — le pregunto su esposa.

El rubio trago duro y mordió su labio inferior.

— Que me doy cuenta de que para esas abominaciones el…secuestra niños.

Kushina no pudo evitar soltar una pequeña carcajada. Minato frunció el ceño enojado.

— No es una broma, ni mucho menos…

— No, no es eso. Es que se me hace completamente imposible y ridículo, cariño.

— ¿Es que acaso no puedes tener un poco de lógica, mujer? — Suspiro y camino detrás de su escritorio abriendo uno de los cajones y sacando cuatro periódicos arrugados — Todo concuerda con la desaparición de los niños del pueblo, de…

— No, no hables de mi hijo. No lo metas en tus absurdas suposiciones — lo corto tajantemente la pelirroja.

Su esposo la miro tristemente y camino en frente de ella tomando su mano.

— Puede ser una posibilidad.
— Entonces llama a un policía, o varios. Si quieres a los guardias de la Reina de Inglaterra. — dijo enojada —. Pensé que habías superado este tema, Minato. Tú mismo lo estuviste buscando sin ningún resultado…

— Yo…

— ¿Papá? — la voz adormilada de un pequeño niño los hizo sobresaltarse.

— Naruto — murmuro el rubio.

Parado en la entrada del estudio había un niño de por lo menos ocho años de edad.

Su cabello era rubio al igual que el de su padre y unos ojos mucho más claros. Vestía un pijama de cuadros rojo y unas pantuflas grises.

— ¿Qué haces despierto tan tarde? —. le pregunto su madre.

El niño sonrió y se cruzó de brazos —. Lo mismo les pregunto, a ambos.

Los miro confundido, primero a su padre y después a su madre. Y sus padres se miraron entre sí. Minato miro a su hijo y le sonrió tiernamente, se paró en frente de él y le revolvió el cabello.

— Vamos a dormir — le dijo empujándolo un poco.

— Se me quito el sueño — refunfuño Naruto, pero aun así camino hacia su cuarto.

Subieron juntos las escaleras de madera y por detrás de ellos venia su madre enternecida por la similitud de esos dos.

Naruto era una divina copia de su padre (físicamente) salvo que Naruto tenía tres pequeñas marcas de nacimiento en forma de bigotes en sus cachetes. Tenía el mismo color de ojos, el mismo color de cabello pero su personalidad era totalmente diferente. El niño era hiperactivo, creativo y su padre era alguien tranquilo y paciente.

Kushina suspiro.

Si Naruto era de personalidad diferente a Minato, su hermano era lo contrario.

Menma era inteligente y tímido, como su padre. No tenía ambiciones y aunque no era conformista y siempre quería sobresalir y estar por encima de uno que otro compañero.
Era querido por todos sus familiares, era el ejemplo a seguir de Naruto a pesar de tener la misma edad. Ambos eran inseparables, y juntos, un poco insoportables.

El pequeño Menma era un amante de los libros y la literatura, aspiraba a ser un gran escritor y un licenciado en derecho.

Por eso mismo iba el solo a la biblioteca en el centro del pueblo. Era tan normal que sus padres confiaban en que se recogería a casa temprano, pero pasaron las horas y jamás volvió.
Lo buscaron por días, meses y fueron las autoridades que lo declararon oficialmente desaparecido.

Minato no había dejado de buscar y de eso ya habían pasado nueve meses. Sin embargo, era Kushina quien ya se había dado por vencida.

Y nunca se perdonaría por eso.

— Mamá —. Le llamo el niño despertándola de sus pensamientos — ¿Mañana podre ir con mi papá a su trabajo?

— No —. dijeron ambos al mismo tiempo.

El niño los miro desilusionado.

— No creo que me vaya a presentar hijo — le explico su padre y miro a Kushina por detrás de su hombro.

Caminaron por el pasillo y abrieron la puerta de la habitación de su hijo.

Dentro había dos camas separadas a cada extremo de la habitación. En un lado, por encima de la cama, había un pequeño estante con libros que parecían un poco gruesos y pesados. Un escritorio con una pequeña lámpara de mesa.

En el lado de Naruto había un escritorio también, salvo que encima de él había un bloc de dibujos con paisajes, hechos por el pequeño rubio.

Minato arropo a Naruto y se sentó en su cama, de frente a él.

— ¿cómodo? —. Pregunto sonriendo.

— Algo…

— ¿Qué te hace falta? —. Le pregunto Minato.

Naruto pareció haberse mordido la lengua, pero volteo a ver a la cama de su hermano y después miro a su padre a los ojos.

— Menma —. Respondió el pequeño rubio con sus ojos cristalizados y unas ganas tremendas de llorar.

Kushina salió de la habitación para evitar que su hijo la viera llorar. Minato, con un nudo en la garganta le sonrió a su pequeño hijo.

— Pronto Naruto, pronto — se levantó y acaricio la cabeza del rubio —. Ahora duerme que mañana tal vez viajemos en tren.

Naruto asintió y más temprano que tarde cayo en brazos de Morfeo. Su padre salió de la habitación y cerró la puerta tras de sí cuidadosamente.

Si quería resignarse a que Menma ya no estaba con ellos, debía dejar todo lo que se relacionara con él atrás.



Oxford, Inglaterra 1909

Una semana después.

Era un día triste para la pequeña pelirosa que había perdido a su madre a tan corta edad.

Se agarraba de la gabardina de su padre, que la abrazaba fuertemente en un intento de consolarla, aunque él no estaba mejor.

A pesar de la situación ella evitaba que su vestido negro se ensuciara de lodo, como ya había pasado con sus zapatos.

— Papá — jalo la manga de su padre y este la miro —. Quiero irme ya.

El padre asintió tristemente y se alejó de ahí junto con su hija.

Hace rato que todos ya se habían marchado, pero él no quería separarse de su amada esposa, quien le dio la motivación para lograr lo que él se propusiera. Si no hubiese sido por ella, él no estaría en tan alto nivel.

— Sakura, ¿quieres ir a casa ya? —. la niña negó con la cabeza.

— Quiero ir a la panadería, padre.

Kizashi sonrió y apretó la mejilla de su hermosa hija.

— No quiero que te enamores del hijo del panadero —. le advirtió juguetonamente su padre.

Sakura se sonrojo bastante y negó mil veces con la cabeza.

— Esta bien, está bien — dijo riendo.

Tomo la mano de la niña y ambos subieron al asiento trasero de un automóvil De Dietrich 1902 color negro con asientos de cuero del mismo color.

El doctor Kizashi era reconocido por los excelentes cuidados a sus pacientes. A pesar de tener un buen nivel social, el doctor Kizashi era una persona simple y modesta. Aunque a su pequeña le daba todos y cada uno de sus caprichos.

— Antes de ir a la panadería, pequeña — dijo Kizashi —. Iré a hacer una parada rápida al trabajo, ¿sí?

Sakura asintió.

Al llegar al hospital Kizashi rápidamente camino hacia su oficina y uno de sus ayudantes le entrego una nota.

— Doctor, alguien ha solicitado un traslado — le anuncio dejando el papel sobre el escritorio.

— ¿Sabes de quién es? —. pregunto confundido.

— Parece que viene desde Cheshire, doctor.

Kizashi se detuvo un momento y tomo la nota de traslado escrita en manuscrita. Con la firma de Minato Namikaze al final.

— Autorízala, tengo unos asuntos que atender por ahora — entrego la hoja de papel a su ayudante — Es cirujano, nos vendrá bien uno nuevo —. Sonrió y salió de su despacho.

Se puso un sombrero y acomodo su saco.


— Viejo amigo, espero llegues pronto —. Murmuro a la nada y salió del hospital directo de nuevo con su pequeña niña.


Espero les haya gustado :3 me gustaria que dejaran sus comentarios respecto a la historia. Buenos o malos, son bienvenidos
avatar
Taiga-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 191
Edad : 18
Localización debajo del arcoiris *3*
Nakus 4500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Ocaso7 el Dom Jun 28, 2015 4:59 pm

Interesante propuesta.

Es primera vez que se abarca un tema de ese tipo en este foro... bueno al menos en lo que eh leído; Me agradaría leer mas acerca de tu fic para ver el desarrollo, te anticipo que ya tienes nueva lectora (Un consejito NO te deprimas si vez que tu fic tiene pocas visitas... muchos lo leerán y mas que todo siéntete a gusto con lo que escribes ya que eso te motivara a continuar) no leemos.

Besos... ATT: Ocaso Beso
avatar
Ocaso7
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 284
Edad : 24
Localización Venezuela
Nakus 3925
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Izayoichan1 el Lun Jun 29, 2015 3:32 am

Hola! Me encanto tu prologo y el cap, para mi es la primera vez que leo un fic con este tema owo Y estoy de acuerdo con Ocaso-san. Sigue asi!! nwn

¡¡Salu2!! Espero el sig. Capitulo ^^
avatar
Izayoichan1
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 137
Edad : 20
Localización En un mundo donde todos sonrian!! (Inner: La droga es mala Iza ¬¬) Q-Q
Nakus 3050

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Taiga-chan el Miér Jul 15, 2015 9:55 am

Hola, ¡perdón por la tardanza!
La verdad es que he estado ocupada con cosas de la Orquesta mas, pero ya estoy de vacaciones xD

Ocaso; Intentare no deprimirme mucho jaja, ¡Bienvenida a mi fic!
Admin; Que bueno que te gusto, ojala te guste tambien el segundo capitulo :3

Sin mas, dejo que lean
Capitulo 2:


Oxford, Inglaterra 1909.
Dos días después.


Sakura Haruno no entendía por qué la despertaban muchos minutos antes de ir a colegio. Siempre, todos los viernes ella entraba una hora después de lo que normalmente todos lo hacían, pero esta vez, la despertaron temprano.

Kizashi Haruno había ido personalmente a despertarla, con su voz melodiosa y cariñosa muy característica de él. Había dicho que ese día iban a dar una gran cena, a la cual irían sus socios y los altos mandos del hospital.

“— Daremos la bienvenida a mi buen viejo amigo, pequeña” Dijo su padre tan solo unos minutos atrás, después de despertarla.

Luego salió y la dejo sola, pensando en por que ellos tenían que darle la bienvenida.

Suspiro resignada y con ayuda de su Nana, Shizune, busco un vestido elegante para usarlo más tarde.
Se vistió con el uniforme del colegio, no era muy bonito, pero tan poco tan horrible. Constaba de una camiseta de un gris muy pálido y una falda con tirantes gris oscuro.

Cepillo su cabello rosado y se puso un moño que combinara con el uniforme, aunque no le gustara tenía que usarlo.

Abajo en el comedor, se encontraba su padre leyendo el diario mientras tomaba su taza de café negro muy cargado. El desayuno de su padre estaba casi terminado a excepción de uno de sus huevos fritos.

La pequeña sakura se sentó en una de las sillas a un lado de su padre y miro el plato de su desayuno. Había huevos fritos y pan tostado con mermelada. A sakura no le gustaba el Bacon ni el jitomate, así que simplemente no los comía si su padre no la obligaba.

— Buen, día papá —. Saludo la pelirosa.

— Hola cariño, ¿lista para la fiesta esta noche? — Cerró el diario y miro a su pequeño retoño, que estaba con su ceño fruncido —. ¿Qué tienes princesa?

— Es que…te acabaste la mermelada, padre.

El señor kizashi rio por el pequeño puchero de su hija y mando traer más mermelada para su sakura.

— Respecto a mi pregunta, cielo…



— Si, papá — respondió la niña —. Aunque no sé por qué me has despertado más temprano de lo normal.

El hombre de cabello rosado rasco su nuca y se limpió las comisuras de su boca con la servilleta de tela

— Es que quería desayudar contigo, pequeña — sonrió.

Sakura sonrió mostrando sus dientes y siguió comiendo su desayuno. Kizashi la espero pacientemente para salir juntos de la casa.

Abordaron el auto y su padre la llevo hasta el colegio.

— Le pediré a Gerard que pase por ti más tarde —. Dijo mientras el susodicho abría la puerta de la pequeña y le ofrecía la mano para que bajara.

— Gracias, papá.

Sakura bajo del automóvil de su padre y fue acompañada por el chofer hasta las puertas del colegio.

— Señorita Sakura — le llamo el hombre, Sakura volteo a verlo —. No importa cuánto me tarde, si es de noche siquiera. Por favor, le pido, que me espere aquí mismo, ¿de acuerdo?

La pelirosa asintió extrañada y vio como el chofer abordaba el auto y arrancaba. Su padre no volteo a verla para despedirse, estaba al pendiente de unos papeles.

Camino a la entrada y fue hasta su salón de clase.



La misma mañana el pequeño rubio abordo el automóvil de sus padres con ayuda de su chofer Kakashi.
El pequeño miraba asombrado el pueblo de Oxford, como lentamente avanzaba para convertirse pronto en una ciudad.

— ¿Te sientes nervioso, Naruto? —. Pregunto su padre.

— Solo espero que pueda practicar agitación — respondió distraído.

— Harán una fiesta en mi honor, Naruto — presumió su padre, intentando impresionarlo —. Hoy tú y yo nos vestiremos elegantes.

— Serán los galanes de la fiesta — le siguió Kushina.

Llegaron a los terrenos del colegio y al pequeño rubio se le iluminaron los ojos. Se emocionó tanto por lo grande que era el colegio y más por ver un establo a lo lejos.

— Joven Naruto — hablo Kakashi abriéndole la puerta acomodando su sombrero y su traje

— Suerte, hijo — dijo Minato sonriéndole cálidamente.

El rubio salió de un salto acomodando su mochila de cuero en su espalda.

Camino solo hasta las instalaciones saludando a las madres que lo esperaban en la puerta de entrada.
Una de ellas lo acompaño hasta su salón y lo dejo en la puerta.

— Suerte — murmuro la madre.

Entro sigilosamente examinando su nuevo salón de clases. Las bancas de madera eran compartidas de tres en tres niños. Había una fila para niñas solamente y otra para niños, siendo separados por un pequeño pasillo de un metro.

Tomo lugar en donde supuso que estaba libre, a un lado de un niño con cabello azabache y piel blanca.

— Hola — saludo Naruto — me llamo Naruto Uzumaki y…

— No hables, profesor está a punto de entrar — lo interrumpió el niño.

El rubio inflo sus cachetes y se cruzó de brazos moviéndose incomodo en la banca de madera.

— ¿Cómo te llamas? — susurro de nuevo.

El azabache entorno los ojos y sonrió un poco.

— Sasuke Uchiha — se presentó estirando su bracito. Naruto estrecho su mano sonriendo —. Soy el hijo del mejor pastelero de Oxford.

— Mi mamá ayer me compro un pastel delicioso en tu pastelería — dijo el rubio entusiasmado — si se llama Uchiha, ¿verdad?

— Si, si — le contesto un poco menos serio el niño.

— ¿Quieres jugar canicas conmigo a la hora del almuerzo?

Sasuke iba a contestar, pero el profesor entro al aula y se hizo un silencio sepulcral. Las niñas acomodaron sus faldas y Naruto vio como sus compañeros, incluido Sasuke, acomodaban su saco y corbata.
El profesor venia vestido de saco negro y chaleco debajo, la cadena de su reloj de bolsillo se veía salir reluciente del chaleco.
Un profesor alto y joven de cabello entre gris y plateado con gafas circulares, de aspecto serio e intelectual.

En su mano derecha llevaba libros y un maletín, en la izquierda una regla de medir de madera.

— Buenos días, mis jóvenes pupilos — saludo cortésmente mientras dejaba en su escritorio los libros gruesos y pesados —. En la clase de hoy redactaremos una carta a sus padres. Nótese que quiero una buena ortografía, caligrafía y redacción.

Para Naruto la clase se le hizo bastante fácil. Le molesto que su profesor golpeara el hombro de cualquier chiquillo que se equivocaba, incluso ya después de varias reprimendas los levantaba de las orejas y los ponía en la esquina del salón, dando la espalda a sus compañeros.


— ¿Por qué los golpea? — le pregunto a Sasuke cuando ya se encontraban en el receso.

— Porque es una manera de educarnos — respondió simplemente el chico —. En un rato más tengo un juego de polo, ¿quieres venir a ver?

— ¡Que genial! — grito Naruto —. Oye, ¿Qué se necesita para unirme?

Sasuke sonrió presumidamente y se levantó de donde estaban.

— Ser tan bueno como yo — lo pensó un momento —. Aunque dudo que eso pase, Naruto.

El rubio se cruzó de brazos, molesto.

— Que actitud la tuya — se levantó — ¡no me gusta la gente presumida! Son de lo peor —. Escupió haciendo que Sasuke se enojada.

Antes de que el pelinegro contestara, se acercaron a ellos un par de niñas uniformadas. Eran Sakura, y su amiga Ino.

— S-sasuke…— murmuro avergonzada Sakura —. Te deseo suerte en el partido de hoy.

El niño la miro indiferente —. Tks, no necesito suerte, niña. Con mi talento basta y sobra.

Naruto que había estado observando embobado a la pelirosa, miro mal a Sasuke por su manera de contestar.

— Hasta para hablar con una dama eres altanero — dijo molesto el rubio —. Te reto a un partido de polo, no hoy, ni mañana. Tal vez la próxima semana.

— Al atardecer — dijo Sasuke sonriendo —. Ya no seremos amigos, Naruto.

El rubio levanto una ceja confundido.

— ¡Seremos rivales!

El rubio solo asintió. Sasuke dio media vuelta y se marchó.

— Fuiste bobo al retarlo — murmuro Sakura.

— Es que no me ha visto jugar — sonrió el rubio, Sakura se sonrojo — Naruto Uzumaki.

Ino abrió los ojos — ¡Hoy iré a la fiesta de tu padre!

— ¿Ah sí? Espero verlas ahí, a ambas.

Las dos asintieron extrañadas y se alejaron del rubio.



Cheshire, Inglaterra

— ¡Maldición! — grito un hombre alto y fornido, golpeando la mesa haciendo caer algunas sustancias —. He invertido mucho dinero en esto, Orochimaru.

— Lo sé, lo sé perfectamente señor Ayrton — le respondió el hombre de aspecto cansado, flacucho, de pelo largo y piel demasiado blanca.

— Necesito avances, sino…dejare de proporcionarte fondos.

— Señor, no podemos avanzar sin…especímenes — murmuro sonriendo.

Ayrton lo miro extrañado y después de mirar a los ojos a ese hombre, comprendió.

Un escalofrió le recorrió la espina dorsal.

— No más niños — murmuro —. Podrían descubrirte…y entonces.

— ¡Claro que no! Solo…buscar a los indicados — camino desesperado hacia su escritorio, sacando una libreta de notas —. Este niño ha dado buenos avances, quizás un poco más…alguien como él, con su potencial.

— ¿Un…un Uzumaki? — pregunto el hombre mirando los expedientes de Menma Uzumaki y las marcas que habían dejado en su pequeño y flácido cuerpecito.

— Exacto — siguió el otro —. Imagínate, con uno es casi perfecto que mi experimento este a mitad de camino…pero… ¡con dos seria el cambio total de nuestra era!

El hombre sonrió maliciosamente.

— Te lo conseguiré — aseguro.

Orochimaru sonrió para sí mismo, el dinero que haría con su gran descubrimiento.

Si se enterasen que experimento con niños lo olvidarían después, pues la avaricia y el egoísmo del ser humano no los hace pensar más que en ellos mismos. Se haría rico, famoso, cambiaria totalmente el mundo, tendría a la propia reina a sus pies.



Oxford, Inglaterra.
Hospital general de Oxford.


— Bienvenido seas, gran amigo — saludo cordialmente Kizashi Haruno a su socio y amigo Minato Namikaze —. Te aseguro que aquí te sentirás muy cómodo, no faltara mucho para que entres en confianza.

— Eso espero — sonrió el rubio —. Espero vayas a la fiesta en mi casa, aunque tú la organizaste.

— Ahí me veras — sonrió, luego, con un tono más serio —. ¿Lo han encontrado?

Minato lo miro tristemente y negó con la cabeza, tomando de la copa de vino que Kizashi le había dado.

— Hemos buscado por donde fuese, incluso…en la clínica donde yo trabajaba — miro la hora en su reloj de bolsillo —. Ya debería estar en el trabajo.

Kizashi asintió y dejo que se marchara.

Se imaginaba la desesperación de ese pobre hombre, las noches sin dormir, las ganas de llorar. Si su pequeña Sakura fuera secuestrada él movería tierra y mar para encontrarla, contratando a un grupo de investigadores.

Cepillo su barba y termino de beber el licor que tenía en su vaso.



El joven rubio se sentó en un lugar donde fuera imposible que su compañero Sasuke lo viera. Quería ver de qué tanto alardeaba, y si era bueno, si podría con él o no.

¿En qué lio se había metido? Pensó para sí mismo. Naruto no jugaba polo, el solo montaba y una que otra vez saltaba con su caballo algunos obstáculos, nada más.

Suspiro —. Que problemático.

— ¿El qué? — pregunto alguien a su lado.

Era un niño de su misma edad, de cabello castaño y ojos cafés.

— Que me he metido en un problema — murmuro — mi padre se enojara si se entera que mentí.

— ¿Y por qué mentiste? — pregunto el niño.

— Porque ese tal Sasuke me ha llevado a hacerlo — dijo con enojo — es tan…pedante.

— Ya, comprendo — sonrió —. Es un tonto, y tú también.

Naruto volteo sonriendo y estiro su bracito.

— Me llamo Naruto Uzumaki

— Kiba Inuzuka — se presentó estrechando su brazo — Mi papá juega polo, y ha reconocido el talento de Sasuke, el mejor jugando Polo Junior.

— Que ánimos.

— Sasuke lo juega desde que tiene 6 años, Naruto — explico el Kiba —. Según es un prodigio, por eso es tan creído.

Naruto sonrió —. Solo dos años de experiencia.

El partido comenzó, el equipo de Sasuke constaba de cuatro jugadores, el junto con otro niño eran atacantes.
La manera de jugar de Sasuke era elegante, con un toque de fuerza. Anoto el primer gol con tan solo quince segundos de haber iniciado el partido.

Después de siete minutos el primer periodo acabo con dos goles por parte de sasuke y uno de su compañero.

Naruto no pudo con su sorpresa y decidió levantarse. Su chofer no tardaría en pasar por él.

Kiba lo siguió sonriendo.

— ¿Te sorprendiste?

— Necesito aprender — murmuro el rubio.

— Mi papá podría enseñarte — dijo —. Pero esta en Francia.

El rubio se colgó su mochila en los hombros.

— Te espero en la fiesta de mi padre — sonrió.

— Claro — Kiba sonrió de oreja a oreja.




Casa Uzumaki Namikaze
Esa misma noche.

La casa estaba repleta de gente desconocida que saludaban al matrimonio de manera formal. Los sirvientes caminaban de un lado a otro con bandejas de plata llenas de bocadillos.

Naruto estaba sentado en las escaleras principales viendo aburrido como los grandes parecían divertirse mientras conversaban y bebían del caro vino que les proporciono Minato.

Su nuevo amigo Kiba no había llegado, pensó que tal vez se había olvidado de la invitación. Sakura e Ino tampoco estaban en su área de visión, que problema.

— ¿Me viste ganar? — pregunto Sasuke parándose en frente del rubio

— No tuve tiempo de ir a verte jugar, bobo — contesto groseramente.

Sasuke se sentó a un lado de él.

— A pesar de todo lo que me dijiste hoy — se hizo el ofendido —. Me caes bien.

— Tú a mí no — dijo Naruto.

— Podríamos ser buenos amigos, no necesariamente tenemos que caernos bien.

— Somos rivales — murmuro el rubio recordando las palabras de Sasuke —. Tú lo dijiste.

— Cierto, podemos ser rivales, se forja un lazo más fuerte que el de la amistad.

Naruto sonrió y asintió.

La gente comenzó a murmurar y vio como su padre caminaba hasta el centro de la casa, acompañado con Kizashi Haruno y Kushina.
De lejos observo que entre la gente, la niña de ojos preciosos y cabello rosado se encontraba sentada en una de las mesas.

Pareció que Sakura sintió la mirada, volteo y ambas miradas chocaron para después Naruto ser ignorado por la pequeña que saludo alegremente a Sasuke, él ni se inmuto.

— ¿Te gusta? — pregunto Sasuke.

— Las niñas tienen piojos, imposible que me guste.

— Ellas piensan lo mismo de nosotros — dijo sasuke —. Es linda

Naruto lo miro con el ceño fruncido.

— Pero tiene piojos — dijo asqueado.

El rubio sonrió aliviado.

Menma la habría conquistado con sus boberías cursis y flores con olor.


Cherwell, Oxfordshire, Inglaterra.
Misma noche.


El pelinegro salió corriendo del lugar seguido por uno hombres armados. Se sentía mareado por la cantidad de cerveza que había bebido. Corrió lo más rápido que pudo hasta llegar a su humilde hogar.

Prendió las luces y casi cae del susto.

— ¿Quién eres y que haces en mi casa? — pregunto firmemente tambaleándose hacia delante.

El hombre en frente de él era bien parecido, joven y de ojos azules. Se quitó el bombín y acomodo su chaleco.

— Me llamo Bastian, mas mi apellido no lo diré — dijo apagando su puro en el cenicero —. Tu viejo amigo y socio Ayrton Farrel me ha mandado para darte un recado.

Dijo, acercándose al pelinegro lentamente.
— Dimitri Kavanagh — murmuro el hombre —. Ayrton necesita de tus servicios nuevamente.

El joven sonrió —. ¿Y por qué cree que prestaría mis habilidades a ese impostor?

Bastian dejó caer un pequeño saco de dinero en la mesa frente a ambos.

— El trabajo es muy simple — comenzó a explicar — solo tienes que secuestrar a alguien, sin dejar rastro, ni una simple pista.

— ¿Cómo si se hubiese esfumado? — pregunto comenzando a interesarse.

— Que nadie sospeche.

— Tu sabes que para ese tipo de trabajos me tomo mi tiempo de planeación — dijo Dimitri, abriendo el pequeño saco viendo en su interior.

— Ayrton lo sabe, pero te da un plazo de un año y medio minimo

— ¿Y maximo? — pregunto sonriendo

— No hay — lo miro seriamente —. En ese periodo de tiempo puedes investigar a la víctima, y hacer tus ecuaciones absurdas para poder después llevarlo a Ayrton.

— ¿Quién es la víctima, Bastian?

El hombre lanzo una carpeta con papeles sobre la mesa, revelando algunas fotos de su “victima”.

— Naruto Uzumaki, 8 años de edad.

Dimitri sonrió maliciosamente y agarro una de las fotos del pequeño rubio.

— Un año es suficiente para atrapar al mocoso — provoco la risa de Bastian.

— Quiero ver que tan fácil te resulta.

Espero les haya agradado, cualquier duda sobre el capitulo yo lo respondere con gusto :3

Gracias por leer Oigh
avatar
Taiga-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 191
Edad : 18
Localización debajo del arcoiris *3*
Nakus 4500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Izayoichan1 el Miér Jul 15, 2015 11:51 am

¡Maldito Orochimaru! ¡Si llegas a tocarle un pelo a naruto-baka TE CASTRO! >:v
¡Kawai! Naruto-baka sintio algo por saku-chan! QwQ ¡Que hermosho!
Sasuke-emo le dijo linda a saku-chan? El mundo esta mal e__e
¡Y no tenemos piojos! >:'v buen... almenos yo ewe
Me encanto el capitulo! Espero contiiiii owo



PD: ¡Besos! ¡Abrazos! Y ¡Salu2! ¡Nya! :'3
avatar
Izayoichan1
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 137
Edad : 20
Localización En un mundo donde todos sonrian!! (Inner: La droga es mala Iza ¬¬) Q-Q
Nakus 3050

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por BlancaPHNS el Dom Jul 19, 2015 2:08 am

Taiga-Chan....Que mala al decir que tenemos piojos xD...¡Que buen fic! Y que cosas xD,OMG! Que pasó con Menma? D: seguirá vivo? Y ahora van por Naru-kun TnT...Es cierto Admin-chan,Sasuke diciéndole "Linda" a Saku no es normal en ningún sentido @_@

Me pregunto si Naruto de verdad competirá con Sasuke,y si algún día podrá verse con Menma-kun

Espero conti ansiosisisimaaaa Taiga-chan,saludos,besos y abrazos,bye ^^
avatar
BlancaPHNS
Clan Genbu
Clan Genbu

Femenino Mensajes : 266
Edad : 17
Localización En una luz tan oscura, que quema
Nakus 3100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Taiga-chan el Lun Ago 31, 2015 12:51 pm

Hello!!!
Perdon por la tardanza xD es que estaba ocupadita con cosas de la prepa y de la orquesta y tenia un bloqueo u.u

pero ya les traigo el capitulo tres.

Quise adelantar algunas cosas porque en mi cerebrito el futuro de Naruto ya estaba comenzando a escribirse y no quería perder oportunidad para escribirlo.

¡Dejo que lean! gracias por sus comentarios :33
Capitulo 3:


Oxford, 1909.

Naruto no quería ir al colegio, no quería salir de su zona fuera de riesgos. Por lo menos no haría el ridículo en su cama, solamente si la mojaba, pero sus padres no le dirían nada a nadie.
Sin embargo, si iba al colegio tendría que jugar contra Sasuke, y perdería, sería el hazme reír y finalmente moriría de vergüenza, literalmente.

— Joven Naruto — lo llamo la mucama —. Sus padres lo esperan abajo para el desayuno.

Naruto a regañadientes se acercó a ella e hizo que le ayudara a acomodarse el moño del uniforme.

— No quiero ir al colegio — murmuro mientras bajaba las escaleras acompañado por la joven de servicio.


En el comedor ya se encontraban sus padres tomando el té y leyendo el diario. Su madre hablaba de lo emocionada que estaba por ir de tienda en tienda con sus amigas de alta clase.

— ¡Ahí está mi famoso jinete! — grito su padre cuando Naruto hizo acto de presencia.

— No me digan así…

— Pero si eres muy bueno montando a caballo, hijo.

El rubio menor suspiro y tomo asiento a un lado de su padre, que lo miro con una sonrisa en el rostro.
Minato era un hombre apuesto, joven y exitoso, al igual que Kushina, que era lista, dominante y una líder que por supuesto era ejemplo a seguir de muchas otras mujeres. Eran una perfecta familia con cuatro miembros conformándola, o eso era antes de que Menma desapareciera.

Naruto noto entonces como los años y el estrés pasaban por encima de sus padres; Minato ya no tenía su sonrisa característica habitual, estaba rota, sus ojos sin brillo, tristes, cansados. Kushina ya no tenía tantas energías como antes, ya no se paraba en la cocina por nada del mundo, y cuando no estaba jugando en algún lugar con sus “amigas” se pasaba horas y horas sentada frente al ventanal, observando el jardín frontal.

Después del desayuno llevaron a Naruto al colegio, pensaba tanto en sus padres que se había olvidado del pequeño juego contra Sasuke.
Kiba había estado dándole consejos sobre cómo jugar polo, como agarrar el mazo y como maniobrar sin lastimarse, como hacia Sasuke.
Naruto le escuchaba atentamente mientras veía como Sakura y sus amigas jugaban a saltar la cuerda. Sasuke leía libros por montón, lo que le recordó a su hermano Menma.

Naruto no iba a ganar, eso lo sabía muy bien. Pero sin intentarlo terminaría por parecerse a un cobarde, y él no era un cobarde, podría ser todo menos un cobarde.

La hora de la verdad llego y casi todos los niños y niñas fueron al campo pastoso para ver como Sasuke Uchiha vencía al nuevo.


— Todo estará bien — le dijo Kiba mientras acomodaba el casco en la cabeza del rubio — es un juego amistoso, no es como si estuvieras peleando por una damisela. Sakura no es ninguna damisela, es creída y superficial.

— Todas las niñas son así — suspiro — ojala no quede como un payaso frente a ella.

El castaño rodo los ojos y le dio a Naruto el mazo, para después llevarlo a conocer a su caballo.
Naruto miro al pequeño potro muy asombrado, su pelaje negro y su apenas bien proporcionado cuerpo.

— Esto es un pony — rio — no un caballo.

— ¿¡Estás loco!? Es un potro de una pura sangre inglés.

Naruto dejó caer sus hombros y monto su caballo.

— Si ganas, es tuyo — kiba sonrió — es un regalo de mi padre.

El momento había llegado, Kiba era parte del equipo de Polo oficial del colegio, y por ende tenía que estar en el equipo de Sasuke. Y Naruto era parte del equipo de los principiantes, era obvio quien ganaría.

Saliendo al campo se encontró con niños de entre diez y ocho años montados en sus potros, con porte y elegancia saludaban a las niñas.

Ese colegio era para niños prodigio, con talento y también, por supuesto, con dinero.

Sasuke se bajó de su caballo y camino hasta llegar a Naruto.

— No seas aburrido, dame pelea, hazme tener miedo — murmuro —solo así te reconoceré como mi rival.

Que palabras tan serias para ser dichas por un niño de ocho años, pensó el rubio mientras fruncía el ceño.

— Yo ya te considero mi rival, Sasuke.

El juego comenzó y los caballos corrían por doquier persiguiendo la bocha, pegando al aire con el mazo y dejando el camino libre a Sasuke. Naruto pensó que se veía intimidante y decidido a ganar.

Conforme pasaron los minutos, el rubio comenzó a entender cómo se jugaba. Imitaba algunas cosas que hacían sus contrincantes. Siguió a Sasuke quien tenía la bocha y quiso bloquear su tiro cruzando sus tacos, pero el pelinegro fue más listo e hizo un pase a Kiba quien golpeo la bocha con el taco haciendo un gol.

Así el primer chukker termino y todos regresaron al pequeño establo para cambiar de caballo.

— ¿Es necesario cambiar de caballo? —le pregunto el rubio a Kiba quien acomodaba su silla de montar en otro potro.

— Si — suspiro — los caballos no pueden jugar por más de dos periodos. Ósea que solo juegan dos pero no consecutivos, ¿entiendes?

— Pero no hay más caballos para mi equipo

— Es un poco injusto lo que te voy a decir pero…como son principiantes y no miembros oficiales, tienen que usar un caballo para los siete periodos.

— ¿Sasuke sabía de esto? — pregunto, molesto.

— Si, así será imposible que nos ganes.

Y era cierto, jugaron dos periodos más pero el caballo de Naruto no tenía energía suficiente, así como los de sus compañeros. El juego se dio por terminado siendo 2-0.

Kiba intento disculparse con Naruto, pero el rubio sabia que no era su culpa.

— No es tu culpa, creo que de haber podido elegir entre su equipo y yo…me habrías elegido, ¿verdad? — Kiba asintió sonriendo.

— Quédate con el caballo, Naruto.

— Pero no tengo donde dejarlo…

— No te preocupes, creo que tus papás podrían hacerle un establo. Según se en tu anterior casa tenías hasta campo de obstáculos, ¿no?

— Y un caballo, pero ese era de mi hermano…y murió diez días después de su desaparición.

Kiba se quedó callado y así, sin decir nada apretó el hombro del pequeño rubio para después retirarse.

Sasuke se paró frente a él con una sonrisa torcida.

— Sé que el juego fue injusto —comenzó —. Pero yo sabía que si hubiesen cambiado de caballos por cada periodo, me habrías ganado.

El pelinegro estiro su brazo esperando que Naruto estrechara su mano con la suya.

— Eres mi rival, Naruto.

Naruto sonrió y estrecho la mano de Sasuke.

— Sasuke…— Sakura se acercó a ellos, Sasuke inmediatamente frunció el ceño.

— ¿Qué?

— Quería felicitarte por tu gran juego de hoy — miro a Naruto por encima del hombro de Sasuke — a ti también, Naruto. Estuviste genial.

El pequeño rubio se sonrojo y cubrió su boca con el dorso de su mano, evitando sonreír.

— G-gracias — murmuro, tanto Sakura como Sasuke sonrieron.

— Mi papá va a pasar por mí para llevarme a la heladería — dijo Sakura —. Podría invitarlos a los dos, si no les incomoda que vaya mi amiga Ino.


Los dos niños se miraron y sonrieron mientras aceptaban gustosos la invitación de Sakura.

Estando ya en la heladería los cuatro conversaban de todo, libros, juegos y películas.
Naruto en ningún momento dejo de ponerle atención a Sakura, quien del mismo modo, no dejaba de ponerle atención a Sasuke, quien…no dejaba de comer helado.

De repente, el rubio sintió una sensación extraña detrás de sus orejas, que le recorrió toda la espina dorsal. Ino, quien estaba frente a él fruncio el ceño y apunto detrás del rubio.

— ¿Por qué ese tipo nos está mirando? — pregunto preocupada.

Naruto no quería voltear, pero la curiosidad le gano y giro su cabeza lentamente para comprobar que detrás de él, no había nadie.

— Ino, no es gracioso —bufo el rubio

— Pero si hablaba en serio, ¿verdad sakura?

La pelirosa miro a Sasuke, quien la miro con la ceja levantada —. No seas boba, cerda.


Cherwell, Oxfordshire, Inglaterra.
Una semana después.


El teléfono sonaba insistente y Dimitri no tuvo otra opción más que levantarse de su cómoda cama dejando a la “dama de compañía” envuelta en sábanas blancas.

Dimitri la miro, pelirroja y con grandes atributos, una diosa en la cama. Quien no haya estado entre sus piernas no era un hombre experimentado, y no conocía el placer verdadero. Polett se llamaba, y era todo lo contrario a una dama, ya que su vocabulario a la hora del sexo no era el muy adecuado. Y eso a Dimitri no le importaba, siempre y cuando le daba lo que quería.

Contesto el teléfono un poco malhumorado, bufo cuando reconocio la voz del hombre a quien había contratado para la labor de estudiar al pequeño hijo de los Uzumaki Namikaze.


— ¿Qué quieres Allen? — pregunto mientras aun miraba a Polett quien ya había despertado y destapaba su cuerpo lentamente haciendo sonreír a Dimitri.

— Señor Dimitri, creo que encontré al niño — murmuro casi en silencio —pero supongo que se dio cuenta de que lo he estado siguiendo. No se separa de sus amigos, ni siquiera de sus padres. Estuvieron a punto de atraparme.

— ¿Quiénes? — comenzó a molestarse

— El chofer del niño y…Fugaku Uchiha, señor.

Dimitri sonrió — ¿Tienes miedo de la rata traicionera de Fugaku Uchiha?

— Lo respalda Madara…

— Pues desastre de él —dijo tranquilamente —. O me deshago de ti.

Escucho la respiración cortada de Allen y supo inmediatamente que su investigación corría riesgo.

— Renuncio — murmuro el hombre.

Dimitri bufo enojado y colgó fuertemente el teléfono. Camino hacia un bolso de cuero negro y metió camisas, libros y una pistola dentro de ella. El pequeño saco de dinero que le había dado Bastian también lo guardo en la maleta.

Polett lo miro, ya completamente desnuda.

— ¿A dónde vas, querido?

— ¡No saben hacer nada sin mi ayuda! — grito molesto y miro a Polett —gracias por tus servicios.

Polett lamio sus labios y gateo hasta el borde de la cama, provocando a Dimitri.

— ¿Iras de viaje? — Dimitri asintió, acercándose — ¿Me llevaras contigo?

— ¿Tus servicios serán gratis?

La pelirroja lo pensó un momento — Te costara, pero no mucho.

Dimitri sonrió con malicia y se metió de nuevo a la cama junto con Polett, comenzando a besarla sin pudor ni cuidado, y mucho menos respeto.

— Mañana nos vamos al amanecer.



Oxford, 1912.

Dimitri Kavanagh había perdido su dignidad, su confianza en sí mismo, su dinero y a su acompañante.

— Maldita zorra — escupió con rencor para pedir de nuevo otra copa de vino — te di todo y me dejaste sin nada.

El cantinero lo miraba con lastima mientras limpiaba los vasos de vidrio y la barra de aquel bar.

Dimitri no había tenido suerte en capturar al rubio, ya habían pasado tres años y no había dado informes a Bastian, quien lo había mandado golpear y despojar de todas sus pertenencias que había comprado con el dinero de Aytron Farrel. Odiaba a esos dos, no, ¡odiaba a esos tres! Polett no se salvaría de ser odiada por el pelinegro.

Toda la noche pidió tragos al cantinero quien se los negaba por temor a que Dimitri no se los pagara. Y así fue, en el momento en el que oji azul confeso que no tenía ni un centavo, fue echado por la parte trasera de la cantina no sin antes ser golpeado por el cantinero y unos cuantos hombres más.

Su cara ardía, estaba mojada por culpa del suelo. Su ropa estaba sucia y olía a agua estancada. Qué vida la suya.

— ¿Escuchaste de la gran fiesta que dará Minato Namikaze en honor a su hijo? — se escucharon pasos contra el suelo de piedra mojado.

— ¿Por ser un prodigio del polo? — se burló.

Dimitri puso atención a su conversación, se habían detenido afuera del bar.

— ¡Claro que es muy bueno! — Presumió —. Obvio no tanto como Sasuke Uchiha.

— Son muy jóvenes ambos, ya debutaran más a futuro.

El pelinegro se levantó e intento sacudir la suciedad de su ropa, limpio el raspón de su mejilla con la manga de su saco y camino para encontrarse con los hombres.

Carraspeo y acomodo su saco.

— Buena noche — saludo cordialmente, los hombres hicieron mala cara — no pude evitar escuchar su conversación — sonrió — Me… ¿me podrían dar más información sobre aquella fiesta?

Los hombres se miraron y sonrieron burlescos.

— ¡Claro! Porque piensas asistir, ¿verdad? — pregunto el más alto.

— Deberías planchar bien tu ropa, usar buenos mocasines y un sombrero elegante, muchacho — dijo otro, aguantando la risa — sobre todo porque dejan entrar a pordioseros a ese tipo de fiestas.

Dimitri frunció el ceño, que tonto había sido.

— Es este miércoles, a las 7:00 de la noche.

— Con suerte y te dejaran comer las sobras de pastel y vino que servirán. Igual podrás lamer los platos.

Los hombres soltaron una carcajada y entraron al bar.

Dimitri sonrió, que gran plan se le había ocurrido.

De la bolsa de su saco una navaja con mucho filo y espero a aquellos hombres para poder asaltarlos cuando estuviesen borrachos. Espero y espero hasta quedarse dormido.

Las risas de los hombres saliendo del bar lo despertaron, supo que era el momento.

Ambos se tambaleaban y metían sus pies a los charcos de agua, uno casi cae lo que provoco la risa estruendosa del otro.

El pelinegro se acercó por detrás de ambos y apuñalo a uno por la nuca, murió instantáneamente. El otro hombre quería darle batalla, pero Dimitri era más listo y estaba sobrio, hizo que tropezara y golpeara su cabeza contra el suelo. No hubo necesidad de matarlo, estaba noqueado. Busco en los bolsillos de los hombres encontrando lo que necesitaba. Fajos de dinero y las llaves de algo.

Supuso que eran de alguna casa o automóvil.

Sonrió y camino por la calle oscura, siendo iluminada únicamente por los faroles a cada esquina.




¡Estaba nervioso! Los preparativos para su fiesta de cumpleaños estaban casi listos, Sasuke leía un libro acostado en la cama del rubio y Kiba intentaba armar un aeroplano de madera. Naruto era el único hiperactivo.

— ¿Creen que este bien que haya invitado a Sakura?

— Tus padres invitaron al suyo, deja de estar de nenita — murmuro Sasuke sin despegar la mirada de su libro.

Ya hace tres años los tres era mejores amigos, Kiba, Sasuke y Naruto. Esos dos no se separaban del rubio por nada del mundo. Sabían que la vida de Naruto corría peligro, según sus padres dijeron.
Sakura era otro cuento, ella también era mejor amiga de Sasuke y Naruto, pero por alguna razón no se llevaba bien con el castaño, y a Kiba no podía importarle menos.

— ¿Qué se siente tener once años? — pregunto Kiba dejando a un lado el aeroplano para voltear a ver a Naruto.

— No se siente nada — murmuro — se siente como si estuvieras teniendo menos tiempo para vivir, eso se siente.

— Oh, que profundo — dijo Sasuke con sarcasmo — solo tienes once años, cuéntanos más de la vida cuando seas mayor y tengas 15.

— Para ese entonces estaré muy lejos, Sasuke.

— Si, quizás tu acosador misterioso termine asesinándote antes de perder la virginidad y hacerte hombre — se burló Kiba.

De cierto modo Dimitri ya no era el acosador misterioso de Naruto, sino otro de los hombres de Ayrton, cortesía de Bastian. A él le dieron un plazo de un año para exterminarlo.

— ¿Piensas decirle, Naruto? — pregunto Sasuke, refiriéndose a Sakura

— Imposible — miro al suelo — Ella gusta de ti, no de mí.

Sasuke hizo una mueca y volvió su atención al libro.

Para tener once años aquellos niños ya tenían ambiciones de jóvenes adultos de 18. Por lo menos Sasuke, quien quería triunfar y ser un jugador de Polo profesional, tener tantos trofeos como autos, tener tantas casas como dinero. Era un joven ambicioso, y por ambición, también quería a Sakura.

No se lo diría a Naruto, porque a pesar de ser ambicioso, tenía corazón.

— Hay que hacer una prueba de valor, Naruto — dijo Sasuke, casi sin pensar.

— ¿Con que fin?

Kiba suspiro, supuso que iban a ver quién era mejor.

— Si gano yo, me quedare con Sakura — el rubio frunció el ceño — si ganas tú, te dejo el camino libre.

— Kiba

— ¿Qué?

— ¿Cuántos puntos llevamos cada quién? — pregunto el rubio, mirando desafiante a Sasuke.

— Contando la vez pasada en la que Sasuke te gano tus canicas — rodo los ojos — 51-51.

— Bien, Naruto. Si consigues Salir del bosque con un objeto de recuerdo se te sumaran diez puntos — Sasuke dicto las condiciones — y me restaran a mi esos diez puntos.

— Que aburrido, mejor los conservas y harás lo que yo diga por un mes completo, congelándose así los puntos de los retos que hagamos.
Kiba le aplaudió mentalmente al rubio, ¡qué gran idea! Es más fácil congelar los puntos de Sasuke que restarlos y darle oportunidad de recuperarlos, incluso rebasar a Naruto.


Así mismo y después de un juramento con saliva, los tres chicos salieron de la casa del rubio por la ventana, siendo observados por Dimitri, quien había conseguido infiltrarse a la casa del Uzumaki haciendo su rol de jardinero.
Los siguió hasta la vereda que los llevaría a un campo grande, en donde más lejos había un no muy grande bosque, pero aun así, dividía una ciudad con otra.

Dimitri rodeo por otra parte y espero a tener la oportunidad para capturar al rubio.

Kiba se quedó afuera del bosque, esperando a los dos chicos.

El acuerdo era estar dentro del bosque por veinte minutos, buscando cinco objetos que no fueran plantas o baritas para volver y ver cuales objetos eran mejores.

Naruto no era un miedoso, de hecho era muy valiente, atrevido, energético. Pero debía admitir que sentía una rara sensación que no lo dejaba estar en paz con su mente.
Saco el reloj de bolsillo que había sacado del chaleco de su padre. Solo habían pasado diez minutos.

Se recargo en el tronco de un árbol y se entretuvo buscando algo para agregar a los dos objetos que ya había adquirido. Una caja musical y una cuerda de guitarra, no sabía que rayos hacia ahí.

Sus pantalones cortos no lo cubrían de los piquetes de mosquitos, los tirantes que tenía para sostenerlo tampoco eran de gran ayuda, estaban incomodándole un poco. Había perdido el moño que su padre había enseñado a atar y los zapatos nuevos que su madre había escogido para el estaban manchados de lodo.

Suspiro.

Todo sea por ella.

De pronto, a lo lejos entre los arbustos vio como algo brillaba, era un brillo que a cualquiera le llamaría la atención, parecía algo grande, pensó entonces que con eso su victoria estaría asegurada.
Camino despacio hacia el arbusto, pero el objeto brillante ya no estaba, comenzó a buscarlo agachándose sin importarle si manchaba su camisa azul de lodo.


— ¿Significa que gane? — pregunto Sasuke mientras él y Kiba contaban los objetos que había encontrado.

Un pasador de dama, una bota vieja, un bombín con un agujero arriba, un moño y una lente.

— Aun no vuelve Naruto — murmuro ignorando a Sasuke — deberíamos avisar a sus padres.

Sasuke frunció el ceño despreocupado.

— ¿Y arriesgarnos a que nos regañen? — Bufo — mejor vamos a buscarlo nosotros.

El castaño asintió y miro al cielo, estaba por llover y la fiesta no tardaría en comenzar. A parte de que ya debieron de haberse dado cuenta el personal de servicio que habían desaparecido.

A veces pensaba que él era el cerebro de los tres.


Dimitri observaba a Naruto escondido detrás de un árbol, aprovecharía cualquier momento para atrapar al rubio y llevarlo a rastras hasta el granero que había cerca de ahí. Robaría el auto del dueño de aquella granja y llevaría a Naruto hasta Cherwell.

El rubio pareció encontrar lo que buscaba, se levantó sonriente dispuesto a regresar pero Dimitri fue rápido y se interpuso entre él y el camino de regreso.

— Ah…lo siento señor — se disculpó Naruto por haber chocado con Dimitri.

— ¿Estás perdido?

Naruto negó nervioso.

— Si me sigues, podre llevarte a casa — murmuro, sonriendo con malicia. Saco su navaja de la chaqueta.

— ¿¡Qué demonios!? — Naruto brinco asustado e intento librarse de Dimitri, quien no lo dejo.

— Shh…

Dimitri tomo a Naruto del brazo y lo aventó contra un árbol, lastimándole el hombro.

— Guarda silencio si no quieres que suceda algo — susurro poniendo la navaja muy cerca del cuello del rubio, quien lloraba por el inmenso dolor que sentía en su hombro.

Acaricio la mandíbula del rubio con la punta de la navaja, y Naruto sintió frio, como su corazón palpitaba rápidamente. Sus piernas temblaban, estaba siendo intimidado.

— Me pregunto cuánto dinero me darán si te saco un ojo y lo mando a tus padres en una linda caja de regalo — sonrió y puso la navaja cerca del ojo de Naruto.

Se acercaba lentamente, Naruto no podía gritar ni correr, estaba acorralado.

— ¡Naruto! — pareció escuchar a Sasuke. Dimitri frunció el ceño y volteo a todos lados nervioso.

El rubio aprovecho para darle un rodillazo en la entre pierna que hizo que Dimitri rasguñara la mejilla del rubio con la navaja. Cayó al suelo y Naruto pasó por encima de él tratando de huir.
Dimitri lo sostuvo del tobillo e hizo que cayera. Con mucho esfuerzo se arrastró hasta subir a la espalda del rubio, quien desesperadamente intentaba zafarse.

— ¡No les ha de importar si solo les entrego tus malditos intestinos, mocoso! — levanto la navaja en el aire con la intención de impulsarse y apuñalar al rubio directamente en el pecho.

Un golpe seco hizo que callera de lado, soltando la navaja que cayó cerca de la mano del rubio, haciendo otra herida.

Sasuke bajo la rama gruesa y pateo la cara de Dimitri, quien jadeo por el dolor.

— Naruto, vete. ¡Levanta y vete!

El pequeño rubio estaba confundido, demasiado confundido. Veía todo borroso y sintio como la humedad caliente de la sangre resbalaba por su mejilla manchando su camisa.

Dimitri se levantó y tomo a Sasuke por el cuello, que gritaba para que Naruto escapara. Kiba apareció, Sasuke y él se miraron.

— Gane — murmuro Sasuke sonriendo para que después su sonrisa fuera borrada por su grito de dolor al ser apuñalado por Dimitri.

Kiba jaloneo del brazo bueno a Naruto hasta que salieron del bosque. Las autoridades del pueblo ya esperaban afuera a los niños. Fugaku al no ver a Sasuke junto con los otros dos ordeno inmediatamente que entraran a buscarlo.

El castaño se dejó caer en los brazos de su madre llorando, ella lo regañaba porque no estaba bien llorar, pero aun así lo consolaba.

Minato y Kushina se acercaron corriendo a Naruto, lo abrazaron, revisaron sus heridas. La pelirroja saco su pañuelo para limpiar la herida de su hijo.

Mientras el rubio no hacía nada más que mirar hacia el bosque, esperando a que su mejor amigo saliera.

Los policías salieron serios, decepcionados de los resultados. Naruto vio como hablaban con el pastelero y este caia de rodillas golpeando el suelo. Aventando tierra a los elementos de seguridad, y como estos no hacían nada mas que tenerle paciencia.

Era su culpa.

No sabía defenderse solo.

Fue un tonto.

Fue débil.

Todos fueron a la casa de los Uzumaki después del incidente. Le habían colocado a Naruto unas tablas por su lesión en el hombro. Los raspones de su rodilla ya no ardían tanto como en el principio.

Kiba lo miraba de vez en cuando y cuando sus miradas conectaban, se ignoraban y miraban a otro lado.
Los policías los entrevistaban, y Kiba que era el casi cuerdo de los dos les conto todo de principio a fin.

Fugaku se levantó de su lugar y le dio una cachetada a cada uno.

— ¡Compórtate, Fugaku! — grito Kizashi quien había estado presente desde que los encontraron en el bosque.

Sakura también estaba, más alejada de todos, sentada en una de las esquinas. Mirando a los dos chicos decepcionada.

El hombre los abrazo y lloro con ellos. No era tan duro y serio como sus colegas creían.

— No encontraron ningún cuerpo — explico el que parecía ser el comandante — pero nos ha llegado una notificación de que un auto que pertenecía al dueño de la granja de al lado fue robado. Probablemente por aquel hombre.



La noche se fue entre preguntas sin resolver, pistas sin encontrar y un caso que no iba a concluir tan fácilmente.

Oxford, Inglaterra 9 de Abril 1912

Naruto estaba molesto con sus padres por intentar dejarlo solo cuando él más los necesitaba. Pero debía comprenderlos, era su aniversario y necesitaban un espacio para ellos solos. Y qué mejor que ir de crucero hasta Nueva York para allá estresarse con los negocios de Minato.

— Se supone que eres médico — bufo mientras veía como su padre escogía la ropa que llevaría al crucero.

— Lo soy hijo.

— ¿Por qué necesitan hacer un viaje de negocios?

— Es por nuestro aniversario, cariño — su madre entro a la habitación y guardo unas cuantas telas en una valija grande y roja — ahora que me dedico al comercio de telas, tengo que tener clientes en otras partes del mundo, ¿no crees?

El pequeño rodo los ojos y rasco su mejilla.

— ¿Tu cicatriz pica de nuevo? — pregunto Kushina, Naruto asintió.

— No sé de todos modos porque no me llevan con ustedes.

Minato sonrió y se agacho para estar a la altura de su hijo.

— No habrá niños en el crucero, hijo — alboroto sus rubios cabellos.

— Además te dejaremos con Kizashi y Sakura — Kushina le guiño el ojo, Naruto se sonrojo.

— No vendrán entonces para cuando Sasuke haya cumplido un mes…

— Vamos, tenemos que llevarte con Kizashi.


El viaje no fue largo, llegaron en menos de quince minutos. Los tres bajaron del auto y caminaron hasta la entrada de la residencia Haruno.
Kizashi los recibió con una gran sonrisa y los invito a que pasaran.

Naruto y Sakura ya no hablaban mucho, era eso lo que incomodaba al oji azul.

Él sentado en un extremo y ella en otro. Verdaderamente incómodo.


— Tenemos pensado volver en dos semanas, quizás — dijo Kushina —. Deberias venir tú también.

— Oh no — rio — Yo no tengo nada que hacer allá. Mi lugar está en mi hospital, con mi hija. Per váyanse sin preocupaciones, yo cuidare a Naruto.

Kushina, sin explicarse por qué, sintio una gran angustia y miro suplicante a Kuzashi.

— Si nos pasa algo…

— No nos pasara nada, cariño — Minato acaricio su mano —. Volveremos en dos semanas o un mes.

Al momento de despedir a sus padres Naruto sintió la necesidad de abrazarlos mucho, incluso, tuvo ganas de llorar. Pero se lo impidió porque un hombre nunca lloraba.

— Prometan que volverán — murmuro cerca de ellos.

Sus padres se miraron y lo miraron enternecidos para después besarlo en la frente.

Minato y Kushina saldrían del puerto de Southampton en el transatlántico RMS Titanic.

(N/A: Si, ya sé que es una estupidez pero pos ahí la tienen :v )



Kizashi acompaño a Naruto hasta su habitación, seguido por Sakura que se había mantenido en silencio.

— Espero te sientas comodo durante estas dos semanas.

El rubio asintió y espero a que Sakura entrara.

— Sé que no fue tu culpa — murmuro la pelirosa mientras se acercaba a él y le daba un beso en la mejilla — sé que lo extrañas igual que yo.

¡Estaba impactado! Vio como Sakura salía de la recamara y se echó en la cama con brazos y piernas extendidas.

“Whow”

Con el pensamiento de aquel dulce beso y la esperanza de que sus padres regresaran con algún recuerdo, Naruto se quedó dormido, esperando no tener la misma pesadilla de siempre.

Si tienen duda de como eran los policias antes les dejo unas imágenes.
Spoiler:

:3 espero hayan disfrutado el capitulo, dejen sus comentarios y opiniones, nos vemos dentro de otro mes xD

¡Adios! Durmiendo
avatar
Taiga-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 191
Edad : 18
Localización debajo del arcoiris *3*
Nakus 4500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Taiga-chan el Vie Sep 25, 2015 1:45 pm

¡Aviso!

Voy a tardar un poco mas en subir capitulo nuevo debido a que tengo que estudiar para mis exámenes del segundo parcial :/ y la verdad es que si quiero que me vaya bien ya que reprobé física en el primero QwQ
avatar
Taiga-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 191
Edad : 18
Localización debajo del arcoiris *3*
Nakus 4500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por BlancaPHNS el Dom Sep 27, 2015 3:06 am

Waaaaaaaaaaaa!!! Nooooooooooo! Sasuke me agradaba TnT,Por qué!? el mundo es tan cruel  Llanto Pu** Dimitri! Hijo de su mamá! >:c pobre Naru,primero su hermano,y ahora su mejor amigo
Aaaaww! Pero fue una ternura cuando Sakurita lo besa ^///^.Por dios...Matarás a Minato y a Kushina-san? Tengo la mala y desesperante sensación de que si lo harás T-T

No te preocupes! Las clases es lo principal,de todas maneras estaré esperando conti ansiosisisimaaaaa!!

Saludos,besos y abrazos,bye! ^^

PD:Cuando describiste las ropas del rubio en el bosque,no pude evitar imaginármelo igual que a Oz Bezarius de Pandora Hearts xD
avatar
BlancaPHNS
Clan Genbu
Clan Genbu

Femenino Mensajes : 266
Edad : 17
Localización En una luz tan oscura, que quema
Nakus 3100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por LimaAxG el Vie Nov 27, 2015 11:38 am

ADVERTENCIA

Informo que el siguiente FanFic lleva más de 3 meses sin actualizarse, agradezco tomar medidas a fin de evitar su cierrte.

Gracias.

_________________
 GrammarNatzi 



stuff:
avatar
LimaAxG
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 745
Edad : 24
Localización Algún lugar en la Tierra owo
Nakus 10925
Posesiones :

https://join-adf.ly/15577897 <-REGÍSTRATE ACÁ



Ver perfil de usuario https://join-adf.ly/15577897

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Taiga-chan el Jue Dic 31, 2015 2:06 pm

¡Hola chavos! Feliz navidad atrasada, y año nuevo :3

Perdón por la tardanza, estaba en cursos remediales porque reprobé dos materias Dx

Bueno, si tienen dudas que quieran aclarar no duden en mandarme un MP o algo por el estilo.
Espero disfruten el capitulo 4, empieza lo bueno Wink

Capitulo 4:
Cheshire 1912

Dimitri había estado un mes intentando localizar a Ayrton y a su “gato” como le decía a Bastian.
Para él habían sido días muy difíciles, tenía que cargar con Sasuke, quien era orgulloso para aguantar el hambre, y ahora estaba en un estado casi crítico de desnutrición. Pocas veces Dimitri había logrado que Sasuke comiera lo poco que le daba, que bebiera cuánta agua podía y, sobre todo, que tuviese higiene personal.

— No seas maldito, mocoso. — Bufo el hombre mayor mientras forzaba al menor para abrir su boca y alimentarlo — es tedioso aguantar contigo, deberías estar agradecido por el hecho de que no te estoy dejando morir de hambre.

Consiguió meter la cucharada de sopa dentro de la boca de Sasuke, quien volvió a escupirle en la cara.

— Deberías dejarme morir…

— Créeme, ya te habría matado ese mismo día de no ser porque necesito el dinero.

Sasuke apretó los dientes — Espera a que mi padre nos encuentre, ¡No sabes con quien te metes! Madara…

— No le tengo miedo a ese hombre — sonrió — a lo único que le temo, es a mí mismo — se levantó y camino hasta la pequeña mesa que había en la habitación — Cuando te enteres de lo que harán con tu cuerpo, cuando sepas la razón por la cual te necesitan…te volverás egoísta, ambicioso. Eso le está pasando al otro mocoso, o al menos, eso me dijeron algunas fuentes.

Sasuke frunció el ceño confundido, ¿exactamente para que lo querían? Si querían a Naruto y no a él…con tal de mantener a salvo a su mejor amigo haría lo que fuese.

Oxford, Semanas después.

Un funeral era difícil de llevar a cabo, y más cuando no había a quien sepultar. Pero era válido, ¿no? Hacer un homenaje a aquellos seres queridos quienes ya no estaban más en el mundo.

El dolor que sentía Kizashi Haruno no era comparable al que sintió cuando murió su amada esposa, este era uno diferente.

Minato, su socio, su mejor amigo, su hermano ya no estaba más entre ellos.

El clima hacia honor al momento, el aire frio golpeaba con fuerza su cara haciendo que su nariz se pusiera roja y moqueara un poco. El cielo nublado dio paso a una lluvia casi invisible, simples gotas de agua que mojaban a penas su paraguas.

El cielo lloraba, como todos los presentes que vestían de negro.

Menos Naruto, él aunque más quisiera no encontraba la manera de llorarle a sus padres, porque el niño rubio estaba molesto con ellos. Apretaba sus puños para evitar gritarles, porque aunque él estuviera enojado, los respetaba aun muertos.

Kizashi, que se dio cuenta del ceño fruncido del rubio, suspiro con tristeza. Poso su mano sobre el hombro del niño, en señal de apoyo, lo apretó suavemente. Entendió que era el momento de dejar aquel lugar, llevando a los niños a casa.


Cuando llegaron, lo primero que hizo el rubio fue subir a la habitación que se le había asignado, ignorando a cualquiera que le intentase hablar.

Sakura noto su comportamiento queriendo ir tras él, siendo detenida por su papá.

— Es mejor que lo dejemos pensar un poco, princesa — dijo Kizashi mientras se quitaba la gabardina y su bombín —. Dejare que tú le vayas a buscar cuando la cena esta lista, ¿te parece?

La niña frunció el ceño confundida, pero termino aceptando.

Mientras Naruto buscaba una explicación del por qué sus padres le habían mentido, rompieron su promesa.
En ese instante él no pensaba, estaba bastante molesto y dolido como para pensar claramente.

Se había quedado sin nada. Su hermano estaba desaparecido, posiblemente muerto al igual que su mejor amigo; sus padres habían muerto aun cuando prometieron que volverían. Naruto pensó que estaba solo, y que solo se quedaría siempre.

Tuvo la gran idea de ir a montar su caballo que estaba en los terrenos de su familia, obviamente sabía que no tendría permiso de Kizashi y que era demasiado riesgo salir por la puerta de en frente. Penso entonces en la perta de servicio, pero sería visto por los sirvientes de kizashi,
Asomo la cabeza por su ventana, no era una opción lanzarse, sería peligroso, aunque valdría la pena.

Comenzó a atar las sabanas de su cama, las cortinas de las ventanas y las amarro a la base de la cama, “quizás aguante un poco” pensó.
Al momento de lanzar la cuerda improvisada tocaron la puerta de su habitación, asustándolo un poco.

— ¿S-si? — nervioso, metio su reciente obra y la escondió debajo de la cama.

— Naruto — llamo Sakura al otro lado de la puerta — La cena esta lista.

El rubio frunció el ceño y se peinó su cabello desordenado con las manos.

— No me siento muy bien — mintió — creo que prefiero dormir.

Escucho como Sakura suspiraba, espero a que se alejara de la puerta para poder huir de ese lugar e ir por su caballo pero no escucho los pasos de la niña alejarse, a cambio de eso fue sorprendido por su compañera quien abrió la puerta de manera descortés.

— Necesitas bajar, mi padre quiere hablar contigo sobre tus pertenencias…— explico viendo la cama sin sabanas — ¿Quieres que te traigan sabanas limpias?

Naruto volteo alarmado hacia la cama, tonto.

— N-no…yo — bajo la mirada al suelo — solo…bajo en un momento.

Sakura asintió extrañada por el comportamiento nervioso del rubio, él no era así, era poca la atención que le ponía en el colegio, pero ella sabía que no era así. Naruto se caracterizaba por su actitud confiada, alegre. Su comportamiento en ese momento era todo lo contrario.

Cuando el rubio estuvo listo ambos bajaron a cenar en un silencio incómodo para Sakura, para Naruto era un silencio necesario.

Al llegar al gran comedor Kizashi estaba sentado a la cabeza, su plato ya servido pero no había sido tocado. Se levantó cuando se dio cuenta de la presencia del rubio, quien era el único que seguía vestido de negro.

Sakura se sentó en frente de Naruto, a un lado de su padre. Acomodo su vestido café y puso una servilleta en su regazo.
Naruto la imito, mas no despego la mirada de su filete y el puré de patatas que estaba en frente de él.

— Naruto — kizashi llamo — ¿Has pensado en que quieres traer de tu casa para acá?

— ¿Para qué? — pregunto mientras veía como una de las sirvientes le servía agua en su vaso.

La muchacha repitió aquella acción dos veces más, sirviendo vino tinto a Kizashi. Una vez que la muchacha se retiró los tres comenzaron a comer, Naruto solamente picando la comida sin muchas ganas.
— Bueno, para que te sientas más como en casa — explico el hombre tranquilamente.

Naruto se rio amargamente, lo que hizo que Kizashi se sorprendiera.

— Nada hará que me sienta como en casa — guardo silencio mientras probaba un poco del puré. Kizashi y Sakura pendientes de sus movimientos mientras esperaban una respuesta —. Pero…tengo un capricho un poco…

— ¿Exagerado? — adivino Kizashi, sonriendo un poco — Lo que tú nos pidas, Naruto, lo traeremos.

— Quiero ir a américa, a donde iban mis padres

Sakura abrió la boca sorprendida, su padre casi escupe el vino.

— ¿Cómo está eso? — Pregunto alarmado — No puedo permitirte eso…solo…estas muy joven aun.

El rubio bufo, limpiándose las comisuras de su boca con la servilleta, dispuesto a pararse. Kizashi sostuvo su pequeña mano un momento.

— Iras a américa —  le aseguro — pero no ahora, ¿está bien eso?

Naruto asintió, muy poco convencido.

— Otra cosa — dijo el niño — quiero que mi caballo este aquí.

— No tenemos establo…

— Pues ordene que construyan uno — intervino Naruto — usted dijo que quería que me sintiera como en casa — Kizashi asintió — pero ambos sabemos que eso es imposible. Mi caballo y el polo son lo único que me hará sentir bien en este momento.

Se retiró del comedor murmurando un “gracias, buenas noches” y subió a su habitación.

Kizashi suspiro

— ¿Cómo le permites ser así de grosero, papá? — pregunto Sakura molesta.

— Entiende que está pasando por un momento difícil, hija. Su hermano desapareció al igual que Sasuke, su mejor amigo…y sus padres, pues…

Sakura asintió comprendiendo al rubio. Si ella estuviera en la misma situación se comportaría igual, incluso peor.

Oxford, Ocho meses después.

Faltaban cuatro días para la navidad, Sakura estaba más que emocionada ya que vendrían familiares de muy lejos y su padre la había consentido en invitar a sus amigas y a sus padres.
Naruto sin embargo no encontraba el sentido de celebrar dichosa fecha sin sus padres, le molestaba el simple hecho de tener que asistir a fiestas de gala de los cumpleaños de sus amigos.

— Deberías estar contento…— murmuro Kiba — las noticias sobre el avistamiento de Sasuke…

Naruto suspiro — Si lo vieron y está bien, significa que es feliz en donde está.

— Su padre no está contento, nadie lo está — explico — ¿Por qué tu si?

— Porque está vivo

— Pero no está con nosotros, Naruto.

Naruto se encogió de hombros restándole importancia al asunto, Kiba se preguntó que si debajo de todo ese desinterés y frialdad estaba su amigo.

— Kiba — el castaño volteo — me ire de aquí en algunos años…y quiero disfrutar lo poco que me queda. Quiero volver a sonreir, por lo menos un poco, ¿sabes?

El niño sonrio y paso un brazo por los hombros de su amigo.

— Si te hace feliz, Sakura probablemente este enamorada de ti — Naruto negó riendo — ¡Es en serio! Sospecho que lo ha estado desde que llegaste aquí.

Naruto guardo silencio un momento y miro a la nada un momento, ya era costumbre para él mirar a la nada por un momento.

— Me he portado tan mal con ellos — murmuro — no sé por qué siguen portándose tan gentiles conmigo.

— Tal vez ellos saben que no eres tú el Naruto de ahora — explico Kiba — mi mamá me dijo eso

— Tu madre es muy sabia.

Kiba asintió y se levantó.

— Tengo que irme a casa, tengo clase de piano y no quiero llegar tarde.

— Esta bien, nos vemos en noche buena.
Kiba se despidió de su amigo y camino a donde su chofer lo esperaba.


Cheshire, 23 de Diciembre de 1912

Sasuke suspiro derrotado y cogió la mitad de pan que Dimitri había dejado en la mesa junto con un vaso lleno de leche.

Dimitri sonrió y alboroto el cabello de Sasuke.

— Buen chico — se sento en frente del niño — es una noche para celebrar, niño.

— No veo motivo — murmuro el pelinegro mientras daba otra mordida a la pieza de pan.

— ¡Claro que la hay! Estarás estrenando una camisa y un pantalón para la cena de Navidad en la casa del Dr. Orochimaru.

— No me importa eso…no después de que se lo que me van a hacer ahí.

Dimitri y Sasuke habían aprendido a vivir uno con el otro sin necesidad de golpes y peleas verbales en las que el hombre mayor siempre ganaba, se podría decir que tenían una relación secuestrador/ victima bastante pacífica.
El apuesto hombre le había explicado a Sasuke que él y otro niño eran sujetos de prueba para una supuesta medicina que permitía una vida infinita a quien la consumiera. Obviamente, seria vendida a la guardia Inglesa y a todo aquel soldado que la necesitara. Cualquiera pensaría que esa era una idea muy noble, pero detrás de esta estaba un oscuro secreto.

— Conocerás al hermano de tu amiguito — explico Dimitri, captando la atención de Sasuke.

Dimitri también le había dicho a Sasuke cual había sido su plan inicial. Secuestrar a Naruto por tener similitud genética con su hermano Menma ya que Orochiaru había encontrado un extraño caso de regeneración avanzada en el otro niño. Algo completamente inexplicable y poco lógico.

— Bien…

— Termina tu cena, saldremos a encontrarnos con Bastian en unas cuantas horas.

El niño asintió y siguió “cenando”.

Estaba entusiasmado por conocer al hermano del que fue su mejor amigo, y quería saber además, que consecuencias tenía ser sujeto de pruebas.

Si no logran darse una idea de como vestían en ese tiempo les dejare imágenes. Igual, ya saben...ira cambiando la manera de vestir conforme pasan los años :3
Spoiler:

Prometo actualizar pronto Smile ya que estoy de vacaciones.
Bye!
avatar
Taiga-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 191
Edad : 18
Localización debajo del arcoiris *3*
Nakus 4500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Oni el Vie Ene 01, 2016 7:43 am

¡Hola, qué tal!

A pesar de que tu historia no me es tan desconocida, -extrañamente ya lo había leído pero no sé por qué no la había comentado- quiero que sepas que me gusta mucho: en primera, me parece genial como lo conllevas: una historia del la infancia de siglo xx  -nada humilde- protagonizadas de actitudes inocentes que avanza a la madures ¡fantástico!

Muero de impaciencia por el momento en que nos narres sus vidas adolescentes.

Saludos y espero la continuación con ansias.
Un fuerte abrazo psicológico y por favor, no dejes de escribir.

PD. Oye, usar la tragedia del ''Titanic'' fue astuto. Wink
¡Feliz año viejo!
avatar
Oni
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Femenino Mensajes : 350
Edad : 19
Localización Abandonada.
Nakus 5825
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por aduzumaki el Lun Ene 04, 2016 1:39 pm

wow que buena historia me ha encantado y es genial que la historia se desenvuelva en diferente escenario al que ya estamos acostumbrados espero lo puedas continuar pronto.
avatar
aduzumaki
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 995
Edad : 22
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Mei_777.love el Vie Ene 08, 2016 10:10 am

Holii!!
Me gusta muuucho tu fic, tambien como lo redactas.
Quiero ver como sakura y naruto van acercandose.
Tambien como reaccionara sasuke frente a menma yyyyy!! Tantas cosas mas!!
Espero conti!! Besos
avatar
Mei_777.love
Novato
Novato

Femenino Mensajes : 1
Edad : 14
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Taiga-chan el Mar Ene 12, 2016 2:14 pm

¡Feliz año nuevo! Creo que ya los habia felicitado.

Les traigo el capitulo cinco, quiero decirles que...a partir de este 7u7 se pone buena la cosa, ¡y el narusaku! No va a ser facil, por supuesto. Pero espero estar adaptando bien la historia a la época que es :/ visito mucho wikipedia últimamente Laughing  

Capitulo 5:


Oxford, Oxfordshire; Inglaterra.

La mañana del 24 de diciembre todos iban de un lado a otro acomodando los adornos, eligiendo el champagne con el que iban a brindar esa noche, preparando bocadillos para los invitados y cocinando el pavo que cenarían más tarde.

Naruto, en cambio, estaba ausente de todo. Había salido a caminar alrededor de la casa. Hacía mucho frio y un viento gélido soplo haciendo que Naruto temblara.
Se detuvo un momento para respirar, lo cual hacia que sus pulmones ardieran, suspiro despidiendo vaho de su boca, sonrió, y siguió caminando.
No entendía como Kizashi pensaba celebrar Navidad si hace poco había muerto su mejor amigo.

Bufo un poco molesto cuando su pie se hundió en la nieve, acomodo su boina para que no se le cayera y dio una vuelta más a su bufanda para que, de igual modo, no se cayera o aflojara.
Se agacho para escarbar en la nieve donde su pie se había atorado, cuando de pronto sintió como era golpeado por un bulto frio en la espalda. Furioso y con el ceño fruncido volteo para ver a su atacante, encontrándose con Sakura, que lo miraba con una sonrisa burlona plasmada en su cara.

— Tú — murmuro el rubio. Sakura soltó una risilla y corrió hacia donde estaba su amigo, le quito la boina aprovechando que el rubio estaba atrapado en la nieve y se la puso — No es justo — bufo — devuélvela —. Ordeno estirando su brazo en un intento fallido para alcanzar a la niña.

Sakura sonrió mordiendo su lengua con los dientes, acción que se le hizo al rubio bastante tierna. Se sonrojo al estar pensando de nuevo en Sakura de esa manera.

— Papá me mando a buscarte — informo la niña. Naruto desvió la mirada de los ojos de su amiga y siguió en lo suyo —  Quiere saber si estas interesado en acompañarme a comprar los regalos —  agrego, acercándose de a poco al rubio con temor a que le quitara la boina —. Y a comprar un nuevo smoking para ti.

Naruto suspiro aliviado de que su pie haya sido liberado de entre la nieve. Miro a Sakura con el ceño fruncido, ella retrocedió sonriendo al ver las intenciones de su rubio amigo.
El niño salto hacia ella haciéndola caer, ambos estaban en una persecución como el gato y el ratón. Los dos reían alegremente y Naruto por primera vez hacía ocho meses, estaba divirtiéndose con algo que no fuera el polo.

Cuando Naruto pudo alcanzarla, la tomo de la mano y agarro su boina para volvérsela a poner, le saco la lengua juguetonamente a su amiga y caminaron juntos a la casa en donde Kakashi, quien había sido contratado por Kizashi por el bien del rubio, los esperaba para ir a comprar lo necesario.

Ya a bordo, Sakura y Naruto hablaron sobre diferentes cosas, el polo, su libro favorito. Las tareas que habían dejado en esos días de descanso. Hablaron sobre Sasuke, sobre sus sueños.


Naruto guardo silencio mientras escuchaba a Sakura hablar sobre su sueño de ir a Londres y ser una gran artista, presentar obras de teatro e incluso musicales.

— ¿Tu más grande sueño? — pregunto Sakura. Naruto desvió la mirada de la ventana y la miro a los ojos. Se sonrojo cuando Sakura le sonrió cálidamente.

Carraspeo en un intento de que su voz no saliera chillona y nerviosa. Acomodo su saco y seco sus manos sudorosas en su pantalón.

— P-pues pienso irme a américa, creo que te lo había dicho — murmuro — iré a jugar polo — Sakura arrugo su nariz — ¿Qué?

— Pensé que era algo más interesante — sonrió. Naruto no le regreso el gesto y simplemente la ignoro regresando su vista al camino — Perdón…— se disculpó rápidamente.

— No pasa nada — dijo apenas en un susurro.

El viaje en si fue silencioso a partir de ese momento, Kakashi intentaba sacarles platica para no aburrirse él, pero los niños apenas y le contestaban.

Cuando llegaron al centro de Oxford en donde había un mercado, boutiques y demás para poder realizar sus compras.
Los caminos estaban llenos de nieve, pero había unos cuantos hombres que con palas escarbaban para que los autos pudieran pasar.
Sakura arrastro tanto a Naruto como a Kakashi por diferentes tiendas para comprar regalos para su padre, sus amigas, Naruto y muy gentilmente para los sirvientes que había en la casa.

En el trayecto de tienda en tienda, Naruto observo a un hombre que estaba tirado en la esquina de un edificio, tenía barba larga y blanca, vestía viejos harapos y uno de sus zapatos tenía un gran agujero por donde se asomaban sus largos y descuidados pies con largas y mugrientas uñas. Tenía alrededor de él varios pedazos de tela que apenas seguramente lo protegían del frio, se escuchaba que tenía una tos terrible que hacía que se sacudiera violentamente.

— Esta enfermo — murmuro el rubio ganándose la atención de Sakura y Kakashi. El mayor de los tres lo agarro del codo, el niño frunció el ceño — espera, Kakashi. Tenemos que llevarlo con algún médico. — El hombre lo ignoro y aplico fuerza para que retomaran su camino — Kakashi, te ordeno que me dejes llevarlo a un médico — Kakashi siguió haciendo que Naruto caminara, Sakura veía todo con preocupación, observo que, ciertamente el hombre estaba enfermo. Naruto la miro directo a los ojos—Sakura, llevémoslo con tu padre…

La niña desvió la mirada de su amigo y observo el suelo como si fuera la cosa más interesante en la vida.

— Naruto — hablo Kakashi — debes entender que no se puede ayudar a todo el mundo, no es tan fácil.

El rubio solo deseo poder ayudar a aquel hombre, darle atención médica y quizás unas cuantas medicinas. Él podría inventar nuevas vacunas, antibióticos y demás que podrían ayudar a toda persona. Pensó que su papá haría lo posible por ayudar a ese hombre, quiso ser como su papá

Llegaron a una gran tienda en donde se confeccionaban trajes y vestidos, Naruto levanto una ceja y miro a Sakura que lo miraba con una gran sonrisa.

— No queda mucho tiempo como para que te tomen medidas, veremos si hay de tu taya y ese es el que llevaremos — Naruto asintió ante lo que dijo Kakashi, entraron al lugar y esperaron pacientemente a que los atendieran.

Las paredes estaban tapizadas con un extraño papel con decoraciones verdes y doradas. Los sillones en los que estaban sentados estaban tapizados de terciopelo color verde y los percheros eran color plata, combinando con la demás decoración.
Había más mujeres que hombres y niños puesto que eran más vanidosas, algunas se iban ya con sus vestidos guardados en cajas

El niño miro como los empleados de dicha tienda traían un montón de smokings para que el rubio se probara, ninguno le gusto y ninguno le quedaba.

— ¿Puede por favor elegir uno de una vez? — pregunto Kakashi, estaba casi tumbado sobre el sillón de terciopelo con los brazos cruzados y el aburrimiento marcado en sus facciones — es un simple smoking, no espera impresionar a nadie, ¿o sí? — Naruto se sonrojo y miro a Sakura que opinaba sobre cual se le vería bien a su amigo.

— ¡No! Claro que no — dijo rápidamente. Miro el smoking blanco que acababan de sacar unos empleados. Era con cola de pingüino, moño negro y una faja del mismo color. Miro como a Sakura se le iluminaron los ojos con tan solo verlo, volteo a ver al rubio y lo miro dándole la señal de que ese era el indicado, asintió — Me llevo ese.

La niña aplaudió emocionada y Kakashi suspiro aliviado, se había librado del infierno. Por fin se irían de esa tienda y recogerían los regalos para irse a casa y arreglarse.


Northwich; Cheshire. Inglaterra.

Sasuke acomodo su gabardina para que el frio no le calara más los huesos de lo que ya lo hacía. Espero la indicación de Dimitri para poder entrar ambos a dicha fiesta, aun no entendía por que había aceptado la propuesta de aquel hombre, debió haberse resistido más, debió haber huido en ese instante, pero algo lo detenía y sabía lo que era, ambición.

¿Cómo era posible que un niño de tan solo 12 años fuese ambicioso? Él era competitivo, sí, pero nunca fue ambicioso, no al el extremo de obedecer a su secuestrador con el fin de adquirir la vida eterna.

Froto sus manos rápidamente en busca de calor, acomodo su bufanda y cubrió sus orejas con esta, al igual que la nariz y la boca.
Alguien abrió la puerta trasera de aquella inmensa casa e hizo que diera un brinco, escucho como Dimitri se reía y soltó un suspiro.

— Vamos — lo invito el hombre, Sasuke camino hacia él y ambos entraron a lo que parecía una cocina. El pelinegro casi babea al encontrarse con tan apetitosos bocadillos, hace mucho que no comía decentemente — En un rato más y a partir de hoy podrás comer todo lo que quieras — dijo Dimitri al notar como Sasuke se comía con la vista la comida — Y yo también — murmuro para sí mismo.

Llegaron al gran salón en donde había muchas personas, mayoría hombres, que tenían un aspecto intimidante, pero a pesar, se veían con mucha clase y dinero.
Sasuke pensó que eran como contrabandistas, había muchos de esos en américa, según Dimitri.

No se separó del hombre en la mitad de la noche, Dimitri iba y venía saludando a muchas personas, al parecer los conocía de antes. Llego el momento de la noche cuando se escuchó como golpeaban una copa, llamando la atención de todos.

Sasuke miro hacia arriba, en las escaleras. Ahí había un hombre alto, de piel muy pálida, ojos amarillentos y pómulos levemente pronunciados, y un cabello largo que era agarrado en una cola de caballo, sonreía maliciosamente.
El niño tuvo que aguantar una carcajada, pues parecía que aquel hombre estaba maquillado.

— Buenas noches a todos — hablo aquel, Sasuke entendió que sí, era un hombre — primero que nada, gracias por asistir a esta cena, es muy importante para mí porque, bueno, casi la mayoría de ustedes promocionan este experimento, asi que me esmere en que todo les pareciera correcto — los hombres rieron, ¿Por qué? Se preguntó Sasuke.

Sintió como alguien lo jalaba del brazo y por un momento dejo de ponerle atención al que suponía, era el anfitrión.

— Hey, niño — Dimitri miro disimuladamente a su alrededor — no quiero que te separes mucho de mí, cuando el Dr. Orochimaru termine con su patético discurso vendrá a conocer a su nuevo conejillo de indias. Obviamente te presentara al otro sujeto, así que no te pongas nervioso — Sasuke asintió seriamente — de aquí en más nos separaremos.

Sasuke lo miro alarmado — ¿Piensas dejarme solo?

— Yo cumplí con mi parte, niño — lo miro sin expresión alguna — no somos amigos ni mucho menos, vine por mi dinero y me voy — Dimitri regreso su atención a Orochimaru, quien ya había acabado su discurso y ahora levantaba la copa con champagne para brindar con todos.

Paso aproximadamente una hora para que Orochimaru saludara a todos sus invitados, Sasuke ya se estaba desesperando y ahora que Dimitri le había hecho, estaba sumamente enojado con el hombre.

— Buenas noches — escucho a sus espaldas, la voz de ese hombre causando escalofríos en su espina dorsal. Dimitri volteo sonriendo y estrecho su mano con Orochumaru — Veo que el jovencito no se divierte — dijo refiriéndose a Sasuke.

— Tonterías — rio nerviosamente Dimitri — Dr. Orochimaru, soy Dimitri Kavanagh, Ayrton Farrel me ha dado el trabajo de traer a Naruto Uzumaki, pero mis planes fueron arruinados y en cambio…— miro a Sasuke, este lo miro con el ceño fruncido — ya entenderá…

Orochimaru miro a Sasuke, lo estudio un buen rato sin decir nada, estaba poniendo nervioso al niño. Le dio el visto bueno cuando sonrió como el gato de Cheshire y extendió su mano para que el niño la estrechara. Sasuke miro a Dimitri, buscando su aprobación, el hombre asintió.


— Mucho gusto, jovencito — dijo — me llamo Orochimaru, soy médico y busco la manera de que el ejército real sea más fuerte, con la habilidad de regeneración instantánea, casi como…inmortalidad.

— Mucho gusto — murmuro — Soy Sasuke Uchiha…— Orochimaru abrió los ojos con asombro y miro a Dimitri, él le sonrió con orgullo.

Orochimaru sonrió, pensó que no importaba si no era otro Uzumaki el que se presentara ante el para poder terminar su trabajo, con alguien como Sasuke Uchiha bastaría.
El hombre veía al niño directamente a los ojos, buscando su historia, leyéndolo y conociéndolo con tan solo eso, entendió que Sasuke podría tener potencial, no como objeto de prueba, sino como pupilo.

Sonrió con suficiencia y volteo agarrando al otro niño por el hombro, Sasuke se sorprendió demasiado, casi se desmaya al ver la similitud del niño que estaba frente a él con su mejor amigo.
Ante él estaba nada más y nada menos, que Menma Uzumaki. Era una versión de Naruto mucho más deteriorada.
El niño de ojos azules se veía cansado, pálido. Tenía bolsas oscuras debajo de sus ojos. Su cabello rubio estaba casi cenizo, dándole un color entre gris y color mostaza. Vestía un smoking blanco, con faja negra y moño del mismo color. Era mucho más delgado que Naruto, la diferencia sobresalía.

— Un gusto — hablo el niño, sorprendiendo a Sasuke. La voz de Menma era un poco más gruesa que la de su hermano, no reflejaba ningún tipo de emoción, se escuchaba casi forzada, como si el niño hubiese ensayado lo que iba a decir antes de presentarse en la fiesta — Menma Uzumaki, sujeto A04. Tú debes ser…el sujeto A07, ¿verdad?

Sasuke trago saliva, no quería ni enterarse de que había sucedido con los sujetos A05 y A06.
Menma sonrió al notar la reacción de Sasuke, siempre había querido hacer una broma así, aunque no era del todo falsa. Sasuke verdaderamente era el tercer niño que presentaban después de él. Los otros dos habían muerto.

— Soy Sasuke Uchiha — dijo ya con más confianza — amigo de Naruto…— a Menma le regreso el brillo a los ojos, sonrió un poco más al escuchar el nombre de su hermano gemelo, a quien extrañaba enormemente. Orochimaru cortó su conversación y llevo a ambos niños a la habitación de Menma, que ahora también sería la de Sasuke.
El pelinegro y el rubio no salieron de ahí en toda la noche.

Sale de sobra mencionar, que Sasuke ya no supo más de Dimitri a partir de ese día.




Oxford, Inglaterra.

Naruto había implorado a todos los dioses para que la fiesta terminara de una buena vez. Ya no soportaba saludar a tantos adultos que lo único que hacían era darle el pésame por sus tragedias a tan corta edad. Él ya lo sabía, no tenían que repetírselo.

Bostezo aburrido y se sentó en una silla cercana al gran árbol decorado con esferas doradas y plateadas. Miro a su alrededor, demasiadas personas que no entendían la palabra humildad platicaban unos con otros. Los sirvientes caminaban de un lado a otro repartiendo bocadillos y Champagne. La cena había sido hace ya una hora y Naruto no soportaba un minuto más despierto.

Miro la araña de decoración que estaba encima de casi todos, sonrió puesto que siempre se quejaba con sus padres que tenían una igual en casa.
Sintió como alguien se sentaba a un lado suyo, era Kakashi. El hombre tenía una copa de champagne en su mano y pasó su brazo libre por los hombros del niño.

— ¿Aburrido, joven Naruto? — Pregunto Kakashi, el rubio asintió lentamente, aun con la mirada encima de la araña decorativa. Kakashi siguió a donde miraban los ojos de rubio, sonrió —. Recuerdo que usted se la pasaba quejándose con sus padres respecto a la araña que había en casa, era un miedoso.

Naruto sonrio y miro a Kakashi, saco la lengua.

— Pero ya no soy ese niño miedoso — murmuro, dándole doble sentido a sus palabras, Kakashi no comprendió — Un día, traeré a Sasuke y a Menma. Sanos y salvos, a ambos.

Kakashi asintió sin decir nada, acompaño a Naruto por el resto de la noche evitando que demás invitados se le acercaran para preguntar por sus padres, el rubio había agradecido eso.

Ambos bostezaron cuando los últimos invitados salieron de la casa de Kizashi, haciendo que se quedara en completo silencio. Solo se escuchaban los murmullos de los sirvientes que habían el aseo y tiraban las sobras de comida en un gran saco de papas.

— Naruto, pueden tú y Sakura irse a dormir — les aviso Kizashi, tenía aspecto bastante cansado, pero les sonrió a ambos — Mañana es navidad y…Santa traerá muchos regalos.

El rubio miro a Sakura, ella lo estaba esperando para subir ambos a sus habitaciones. Le dio las buenas noches a los adultos y acompaño a su amiga en total silencio, ambos muy cansado como para entablar algún tipo de conversación.



Naruto se despertó a la mañana siguiente escuchando los gritos de felicidad de Sakura y la risa cariñosa de Kizashi. Quiso volverse a cobijar cubriendo totalmente su cuerpo, pero Kakashi entro a su habitación y lo despojo de las sabanas y cobijas que lo cubrían, Naruto se hizo bolita y gruño de frio.

— El Dr. Kizashi lo llama, joven — aviso Kakashi, Naruto lo fulmino con la mirada y el hombre sonrió burlándose del niño — Vaya a abrir los regalos que ha dejado el hombre barrigon.

— ¿Kizashi? — se burló el rubio y Kakashi se rio — Ahora bajo…


Kakashi espero a Naruto y ambos bajaron al gran salón donde estaba el árbol, debajo de este había un montón de cajas de regalo, la cocinera y el ama de llaves estaban sonriendo ante el entusiasmo de Sakura. Kizashi sonreía de oreja a oreja, y cuando llego Naruto a un lado de él, el hombre agrando la sonrisa, Naruto lo miro incrédulo, ¿Qué acaso no le dolía sonreír tanto?

— Feliz Navidad, hijo — dijo Kizashi regalándole una sonrisa calida al rubio, Naruto se sonrojo al ser el nuevo centro de atención. Kizashi le tendió una caja al rubio, quien lo miro extrañado — ábrelo, espero te guste.

Naruto miro a Sakura, ella le dedico una sonrisa tierna y lo animo con la mirada a abrir el regalo. Kakashi estaba atrás de todos con los brazos cruzados, escondiendo una sonrisa debajo de su cubre bocas.
El niño comenzó a desenvolver el regalo cuidadosamente, ya que era el primero que Kizashi le daba desde hacía ocho meses.

Cuando lo que había dentro de la caja fue descubierto por Naruto, sonrió enormemente y miro a Kizashi, no necesito palabras ni agradecimientos por parte del niño, pues en sus ojitos se veía lo feliz que estaba.

Naruto contorneo el block de dibujo que estaba forrado de piel café, en la tapa del block estaba sellado el nombre del rubio. Mas a dentro de la caja, había una caja un poco más ancha pero pequeña, Naruto la abrió y descubrió pequeños carboncillos y lápices de diferentes tipos de punta para dibujar. Suspiro felizmente y abrazo el block contra su pecho, aguantando las lágrimas.
Miro a todos a su alrededor, su mirada se detuvo en Kizashi, el hombre lo miraba enternecido.

— Feliz Navidad — murmuro el niño, causando sonrisas a todos los presentes.

Tal vez no iba a ser la mejor navidad para Naruto, pues faltaban sus padres para que llegara a serlo, pero si era una de sus preferidas. Supo que ahí, rodeado de gente que lo quería, él podría ser feliz.

Ahora no tengo imágenes para poner de referencia :v
espero les haya gustado el capitulo, pronto llegara el 6, la mitad de la historia...creo. Bueno, aun no tengo en cuenta cuantos capítulos serán, simplemente se dará el final :3

¡Hasta la proxima actalizacion! Ya saben que para cualquier duda manden mensaje privado Wink

BYE! Bye
avatar
Taiga-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 191
Edad : 18
Localización debajo del arcoiris *3*
Nakus 4500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por clari.kana el Mar Ene 12, 2016 7:08 pm

Por kami es hermoso, me encanta como escribes, la historia me tiene atrapada espero con ancias el suguiente capitulo
avatar
clari.kana
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 381
Edad : 23
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/clari.kanna/

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por aduzumaki el Jue Ene 14, 2016 4:02 pm

Taiga chan sin palabras hermoso tu fic que capítulo mas emotivo pobre naruto sin sus padres ojala mas adelante logre recuperar a su hermano y su amigo espero por la continuación haber que sucede con menma y sasuke
avatar
aduzumaki
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 995
Edad : 22
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Taiga-chan el Dom Ene 24, 2016 7:54 pm

Hola personas del mundo, les traigo una pequeña continuacion de la historia.
Ahora si, agarrense porque los va a cargar el payaso. Nah, no se crean.
Esta parte de la historia creo sera un poco confusa, la verdad ni yo lo se porque despues de terminar de escribir un capitulo mi imaginación maquina lentamente creando el siguiente y la mitad del que sigue del siguiente y asi :3
Otra broma, yo ya se como va a ser todo solo que no lo escribo por si en el transcurso de decido cambiar cosas.

Ya sin darle vueltas al asunto, les dejo leer en paz :3 espero disfruten.

Capitulo 6:


Oxford, Inglaterra. 1917

Corrió lo más rápido que pudo, sus piernas le dolían tanto, casi quemaban. Los zapatos nuevos que le habían regalado ya estaban bastante llenos de lodo, al igual que su pantalón. Sus amigos le pisaban los talones, todos riendo burlonamente mientras hacían muecas a los otros cinco chicos que los seguían furiosos.
Llegaron al establo del colegio, Naruto les hizo señas a sus otros dos amigos para que fueran rápidos y sigilosos.

El rubio se escondió en el cubículo donde estaba Zorro, su caballo. El animal, ya todo un semental, se movió inquietamente, emocionado por el acto de presencia de su dueño.

— Tranquilo, grandote — susurro el rubio acariciando a su caballo con el fin de tranquilizarlo. Kiba y Arthur lo miraron reprendiéndolo, Naruto sonrió tranquilizándolos, a ellos y al caballo — así me gusta amigo, ahora actúa como si no estuviera aquí.

El caballo, siguiendo las órdenes del rubio, cambio de posición y se quedó quieto, mirando a la nada. Los tres jóvenes suspiraron aliviados.
Escucharon como sus enemigos llegaron corriendo, su respiración agitada y el sonido que hacían sus zapatos al caminar ruidosamente, furiosos.

— Ese estúpido rubio y sus bobos amigos — dijo uno de ellos, parecía ser el más alto de los cinco. Naruto y Arthur fruncieron el ceño mirándose.

— ¿Lo dijo por ti? — susurro muy bajito Naruto, el otro rubio negó apuntando hacia su amigo.

Escucharon como los otros iban acercándose más a donde ellos estaban, pateando los cubículos que seguramente estaban vacíos, pues más o menos en ese periodo los del equipo de polo llevaban sus caballos al entrenamiento.

— No entiendo por qué los perseguimos, Connor — dijo uno más bajito, era el único de los cinco que tenía el saco del uniforme puesto.

Connor, al parecer el “líder” de ese grupo, lo miro con el ceño fruncido, las venas de su cien saltaron. Kiba al estar más cerca de él, hizo una mueca de asco.

— ¿Te parece poco que haya estado coqueteando con MI chica? — pregunto furioso, el otro chico negó rápidamente asustado. Sus tres amigos se burlaron de su cobardía. Naruto intento reprimir una risa pero fue en vano, los otros cinco se dieron cuenta. Connor sonrió maliciosamente — Aunque estamos a mano, quiero decir…su noviecita, la hija del doctor ese de pacotilla, me dio una magnifica vista de su ropa interior la otra noche.

Kiba lo miro con el ceño fruncido, él y Arthur se miraron asombrados y después al rubio, que — de sobra estaba mencionar — estaba tan rojo a causa de la cólera.

Los amigos de Connor se carcajearon a coro, entendiendo las intenciones del castaño.
Connor camino a paso lento, se recargo en la rejilla del cubículo donde estaba Zorro, el caballo ni se inmuto.

— Después de todo, es una ramera, ¿A que si? — se burló el chico. Sus amigos dejaron de reírse, él lo tomo como señal — Naruto, tú que la conoces, cuéntanos
más.

Naruto furioso salió de su escondite y le lanzo el primer puñetazo al otro muchacho, haciendo que este retrocediera unos cuantos pasos. Los otros cuatro lo rodearon agarrándolo por detrás, esperando a que Connor se acercase para propinarle unos buenos puñetazos.

Kiba y Arthur suspiraron aburridos, salieron a paso lento de su escondite y caminaron dispuestos a ayudar al rubio.


— Ese bobo, yo solo quería arreglar las cosas civilizadamente — dijo Kiba aburrido, recibió un puñetazo de uno de los acompañantes de Connor, Arthur soltó una carcajada y le regreso el golpe al agresor de su amigo.


Cuando Naruto pudo liberarse de los que lo agarraban, les dio un codazo y rodillazo sin piedad. Connor le soltó un gancho en su costado izquierdo y el rubio le dio un puñetazo en la nariz haciendo que esta sangrara.
Tres contra cinco, era una pelea bastante injusta, los mayores se habían aprovechado de los tres muchachos, aunque estos no tenían problemas para arreglárselas solos.
La pelea se tornó más acalorada, Naruto ya tenía una ceja levemente herida, pero nada comparado con el estado casi derrotado del mayor.

Connor agarro el codo y la muñeca de Naruto doblándolos hacia atrás, haciendo que el rubio gruñera del dolor. Lo aventó haciendo que el rubio tropezara y callera, Naruto al querer levantarse, cerca de él, encontró una herradura de caballo. La agarro y la lanzo directo a la cabeza de Connor, dejándolo en el suelo bastante perturbado.

— ¿¡Que está pasando aquí!? — el encargado de la limpieza del establo venía acompañado con unos cuantos alumnos y el entrenador del equipo de polo.

El hombre de no muy alta estatura miro a Naruto con desaprobación. El rubio le sonrió mostrando el hilo de sangre que manchaba sus dientes. El entrenador lo fulmino con la mirada. Naruto se sentó lentamente, agarrando su abdomen adolorido.

— Quedas suspendido para cualquier partido durante tiempo indefinido, ahora levántate y acompáñanos con el director — dijo con voz dura. Miro a Kiba y a Arthur que apenas podían mantenerse de pie — y ustedes dos, a limpiar cacas de caballo.

Los dos hombres salieron del establo dejando a los ocho muchachos medio desmayándose.
Naruto suspiro y se dejó caer en la alfalfa.


El director había mandado llamar a Kizashi, pero al no poderse presentar le dieron un castigo muy duro al rubio. Lo pusieron en el jardín de enfrente del colegio, lo hicieron cargar dos rocas pesadas con cada mano mientras este estaba hincado, las tenía que sostener de modo que llegaran al nivel de la cabeza del muchacho.
Hacía un calor tremendo y los niños de primaria se la pasaron burlándose de él, aventándole piedras pequeñas y bolas de papel. Algunos también fueron castigados.

Entrecerró los ojos debido al inmenso calor que hacía, se estaba comenzando a marear y de repente una sombra bastante grande lo cubrió. Levanto la cabeza encontrándose con Kizashi Haruno y su nuevo guardaespaldas.
Kakashi estaba haciendo su servicio voluntario para las tropas de la reina, por las cartas que mandaba, había estado frente a frente con un turco. Y predecía, que más o menos en un año o dos, la guerra acabaría y los países aliados se llevarían la victoria, por así decirlo.
Naruto sonrió y dejo caer las rocas a los lados, levantándose pesadamente. Observo que detrás de Kizashi estaba Sakura, la chica que intentaba defender, aunque ella no sabía eso.


Llegando a casa, Kizashi le dio un empujón leve al rubio para que se sentara en el sillón detrás de él.

— ¡¿Te das cuenta en el peligro al que te expusiste?! Estuvieron a punto de expulsarte, Naruto — grito exasperado el hombre, Naruto se encogió ante el repentino tono de voz de Kizashi, él jamás le había gritado — Me va a alegrar mucho si te sacan del equipo de polo, Naruto.

— No lo pueden hacer — murmuro el rubio — soy su única esperanza.

Sakura soltó una risita y tanto Naruto como Kizashi la fulminaron con la mirada, por razones distintas, claro.
Kizashi suspiro y se sentó en una silla en frente de Naruto, saco un habano y se lo puso entre los labios sin encenderlo.

— Mira cómo te dejaron esa ceja, y aun no sabemos si tienes heridas internas — murmuro Kizahi mientras agarraba la mandíbula del rubio examinando sus golpes — eres un bobo sin juicio, Naruto.

El muchacho se rio y aparto suavemente la mano del hombre mayor, se recostó lentamente en el respaldo del sillón y miro a Sakura, se ruborizaron los dos al notar como intercambiaban miradas.

— Valió la pena — sonrió — Hubieras visto como quedo el otro — Kizashi negó lentamente con la cabeza, riéndose de la situación de Naruto.

— Igual que tu padre, eh — Naruto le sonrió de oreja a oreja, aunque después hizo varias muecas de dolor.


Tanto Kizashi como Sakura intentaron sacarle el motivo de la pelea al rubio, pero Naruto obviamente por miedo a lastimar a Sakura no lo dijo.

Ella y el rubio habían forjado una buena amistad durante los cinco años que habían pasado, salían a menudo de paseo con sus amigos, a veces solos. Iban a centro de la ciudad a comer pastelillos a la pastelería Uchiha, ahora manejada por la esposa del padre de Sasuke.
Respecto al enamoramiento que Sakura tenía por Sasuke, mágicamente había desaparecido. Ino, su amiga, le había dicho que de hecho jamás existió, que Sakura solo había estado encaprichada con el pelinegro y que debido a su desaparición se dio cuenta de eso. Y también se dio cuenta de que tal vez el cariño que le tenía a su rubio amigo no era un cariño de mejores amigos o hermanos.


Naruto se encontraba en su habitación haciendo una representación muy cómica de lo que había pasado en el establo del colegio. Saco de su pequeña caja de materiales una pequeña navaja con la que saco punta a su lápiz con el que había estado dibujando. Difumino los últimos detalles con su dedo meñique y soplo la basura del lápiz, levanto su dibujo que para él, era una gran obra de arte.
Un movimiento un poco brusco hizo que su costilla doliera, se arrepentía de no haberle dicho a Kizashi que le dolía esa parte de su cuerpo. Pero todos los golpes y rasguños habían valido la pena. Que lo hayan suspendido del próximo juego de polo valía la pena, todo por su Sakura. Ella lo había salvado del mal camino que había estado a punto de tomar, no lo dejo ni un momento solo durante cinco años. Cinco largos años en los que el cariño del rubio por su amiga había crecido, y no exactamente cariño de hermanos, mucho más que eso.

— Sakura…— murmuro el muchacho y suspiro, sonriendo levemente.

— Mande — la puerta se abrió de repente asustándolo haciendo que se cayera hacia atrás, tumbando su equipo de dibujo y regando sus obras por el suelo —. Naruto

Sakura ayudo a que el muchacho se levantara, con cuidado de no pisar los dibujos. Cuando Naruto se estabilizo de la caída, rápidamente intento recoger sus dibujos esperando que Sakura no encontrara los bocetos que había hecho de ella en diferentes escenarios.

El rubio sintió como su sangre se helo y el color dejaba su rostro, intento quitarle el dibujo a Sakura, quien lo observaba detalladamente con una sonrisa formándose en su rostro. La muchacha mordió su labio inferior oprimiendo una risita al ver la cara de susto de Naruto.

— Es muy hermoso — dijo tranquilamente la pelirosa, pasando sus dedos por la silueta del dibujo. Miro a Naruto, el rubio dejo los demás dibujos en su escritorio y se sentó en la orilla de su cama — No sabía que te gustaba dibujarme.

La pelirosa, un poco sonrojada, intentaba picar al rubio.  Naruto desvió la mirada de los ojos color jade de su amiga y asintió avergonzado, sin poder darle una respuesta verbal.

— Dibujo lo que me parece lindo — murmuro el rubio, no sabía que decir. Su boca simplemente se soltaba cuando estaba nervioso. Se sonrojo al igual que Sakura al darse cuenta de lo que acababa de decir — Tengo dibujos de todos los de esta casa, de Lucy, de tu padre, de Kakashi.

Sakura miro al suelo un poco decepcionada. Naruto la miro extrañado, empezó a jugar con sus dedos. Era un momento algo incómodo.

— ¿Por qué golpeaste Connor? — pregunto la muchacha rompiendo el silencio. Naruto miro a un punto fijo en la pared y suspiro, negándole la respuesta — ¿Fue por su novia? — insistió. Por alguna razón un sentimiento de celos la invadió, frunció el ceño — ¿te gusta?  

— No — Naruto la miro un momento y sonrió, Sakura estaba celosa — me parece linda — siguió picando — pero me gusta otra persona, ella es…maravillosa.

Sakura arrugo un poco el dibujo de ella y se tragó sus palabras. Naruto sonrió satisfecho y se levantó, quitándose la camisa de seda, tenía un poco de sangre en el cuello y por delante. No se cohibio a pesar de que Sakura lo estaba mirando completamente roja como tomate, Naruto sonrio de oreja a oreja y se puso en frente de su amiga quien bajo la mirada avergonzada.

— ¿me puedes dejar dormir, por favor? — pidió amablemente. Sakura asintió y sin despegar la mirada del suelo se levantó y camino hacia la puerta. Naruto se rio entre dientes — eh, Sakura — la llamo. La muchacha se detuvo en seco y volteo a verlo confundida y quizás un poco esperanzada — ¿me puedes regresar mi dibujo? Es de mi colección.

Sakura se sonrojo y se golpeó mentalmente por pensar otras cosas, camino hasta donde estaba Naruto y le tendió la hoja de papel. Naruto la recibió con una sonrisa burlona y espero a que su amiga saliera de la habitación.
Cuando lo hizo, el rubio se tiró a la cama y soltó una carcajada que no fue escuchada por su amiga.


Londres, Inglatera. 1917

El eco que hacia el caminar del joven podía describirse como espeluznante. Las paredes blancas y pulcras daban un ambiente casi macabro. Dio vuelta a la izquierda entrando a un pasillo más, bajo las escaleras y se detuvo frente a una gran puerta de metal pintada de blanco. Tenía una ventanilla por la que se podía ver el interior. Volteo hacia atrás, esperando que su ayudante trajera al siguiente sujeto.
Un minuto más tarde, se escuchó el arrastrar de un cuerpo, pasos pesados y gemidos de dolor.
En su campo de visión apareció un hombre corpulento, alto. Tenía puestos unos guantes blancos ahora manchados de sangre, botas blancas de carnicero y una bata blanca, manchada de sangre también, pero no de su sangre, sino más bien de la del soldado imperial que había sido herido por la bomba lazada hace poco.
Al estar en Londres se corría el riesgo de ser objetivo de bombas de los contrarios, muy pocos soldados resguardaban la ciudad y las bajas por los constantes atentados eran impresionantes.

Pero eso a Sasuke le daba igual, el laboratorio de pruebas se encontraba bajo tierra, a salvo de todo lo que sucedía en el exterior. Algunas veces el yeso de las paredes caia en polvo por las bombas de los contrarios, pero nada que no se pudiera soportar.

— Dejalo en esta habitación — ordeno el pelinegro mientras abría la gran puerta, haciéndose a un lado para que el hombre metiera al soldado — Orochimaru se hará cargo en un momento. Sal de aquí — el hombre salió obedeciendo las órdenes del joven pupilo de su jefe. Sasuke se acercó a la camilla en la que el soldado estaba postrado.

Lo examino meticulosamente, sus heridas no eran simples, eran grabes, pero no mortales.
Sonrio maliciosamente al ver como el hombre se retorcia del dolor, pensó que era un exagerado, pues haber perdido un brazo no era la gran cosa. Habia soldados que perdían la mitad de su cuerpo, la mitad de su cara, y Orochimaru los ayudaba,.. No de una manera ortodoxa, claro está, pero los ayudaba.

— Sasuke — el muchacho volteo hacia la puerta, Orochimaru miro a su pupilo y después al soldado que ya agonizaba — sal de aquí, necesito que observes el proceso de transfusión de Menma, por favor.

Sasuke apretó los dientes molestos, siempre tenía que cuidar de ese muchacho. Siempre se perdía de lo más interesante.
Obedeció aún así y salió del cuarto dejando a los dos hombres solos. Cerró la puerta y fue cuando los gritos de aquel soldado comenzaron a llenar el lugar.

Ese día iba a ser largo.


Es corto, lo siento. Es todo lo que mi imaginacion dio por hoy.

AVISO

Estoy por entrar a clases y presento un examen extraordinario en Febrero, quizas demore en actualizar este fic...asi que tengan paciencia y no me abandonen. Gracias :3
avatar
Taiga-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 191
Edad : 18
Localización debajo del arcoiris *3*
Nakus 4500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por aduzumaki el Lun Ene 25, 2016 3:05 pm

wow creo que sasuke se volvió un tanto malo, creo que ha cambiado drasticamente y si este capitulo fue loco pero lindo ver como sakura se sonroja pensando cosas acerca de naruto espero puedas continuar rápido y animo con tus examenes.
avatar
aduzumaki
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 995
Edad : 22
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por clari.kana el Miér Ene 27, 2016 4:13 am

Pues tu imajinasion es genial jeje muy buen capitulo, con susesos así es entretenido aunque sea un poco mas corto de lo usual.

No puedo creer que sasuke este cambiando tanto, que miedo ,la ambición cambia y la curiosidad a la gente.

y naruto que lindooooooo cuidando a sakura espero ansiosa el siguiente capítulo. matta nee
avatar
clari.kana
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 381
Edad : 23
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/clari.kanna/

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Taiga-chan el Jue Mar 10, 2016 2:57 pm

¡Hola habitates del universo! (¿quien sabe? pueden ser de otro planeta)
Les tragio por fin una actualizacion, de verdad una enorme disculpa. Estudiar para un examen extraordinario es muy caca, y le sumamos los ensayos de la orquesta y ¡ahhh! casi me vuelvo loca.

Ahora pues, se que estoy apresurando cosas, pero en serio necesito hacerlo para terminar el fic dentro de dos meses o tres. No se, lo no pienso hacer largo.
Ademas de que he estado pensando en hacer segunda parte de mi primer fic que cuando lo leo como que me da penita porque fue mi primer fic y xD fui muy dramatica...so! Ya no los entretengo, lean a gusto y cuando se pregunten como vestian guiense en el gran Gatsby o en el titanic :3

Capitulo 7:

Londres, Inglaterra; 1917.

Tambaleándose por la silenciosa calle, el eco de sus zapatos resonando con la humedad del suelo. A tropezones, casi arrastrándose, Dimitri Kavanagh llego a la casa de prostitutas y camino por un lado de esta, entrando en un sucio espacio donde los desperdicios eran lanzados. Observo la ventana del último piso, y comenzó a buscar una piedra en el suelo.
Una, dos, aventó tres piedras a la ventana sin atinarle ciertamente, su desesperación pareció ganar y tomo aire por la boca.

— ¡Maldita ramera! — Grito, su voz hizo eco en el solitario lugar — ¡Devuélveme mi dinero! — tosió fuertemente, dando arcadas para vomitar. Lo hizo y fue cuando sus zapatos se mancharon de un líquido viscoso — ¡Polett! Estúpida pelirroja oportunista…

La luz de aquella recamara pareció encenderse, se abrió lentamente y por esta se asomó una mujer con aspecto demacrado, gorda y con el cabello seco y enmarañado, a pesar de eso su rostro estaba cubierto por un mal maquillaje, su escote mostraba sus enormes y caídos pechos. Dimitri al verla quiso volver a vomitar.

— Ya vete, Dimitri — le dijo la mujer — supérame, borracho asqueroso.

El pelinegro soltó una carcajada, la pelirroja lo miro confundida y frunció el ceño, dándose cuenta de que el hombre se burlaba de ella.

— Esta asquerosamente gorda — dijo Dimitri — mi lady... — soltó otra carcajada. Miro hacia arriba una vez más y aventó la última piedra que tenía con él, dándole en la frente a la mujer corpulenta.

Grave error porque un minuto más tarde, por la puerta trasera del edificio salió un hombre lo doble de grande que Dimitri. Tenía una musculosa blanca, sucia y percudida. Olía a sudor y a orines, pero nada cubría el olor a alcohol.
Dimitri le sonrió una última vez antes de que el hombre le golpeara en la cara, dejándolo noqueado y tirado en aquel sucio callejón, mojando su cara con el charco en el que había caído.


Cuando el pelinegro abrió los ojos, los volvió a cerrar por falta de costumbre a la luz. Después de unos segundos volvió a abrirlos, obteniendo un panorama borroso, intento levantarse, porque al parecer estaba en una cama. Su cabeza le dolió al instante. Decidió esperar un poco más, observando lo que su posición le permitía, el techo y la pared de en frente, en donde había una puerta grande y metálica con una pequeña ventanilla.
Se escuchó como introducían unas llaves y el forcejeo de la puerta lo hizo cerrar los ojos, fingiendo estar dormido.
Cuando la puerta se abrió, Dimitri intento no verse afectado, aparentando lo mejor que pudo su estado. Escucho como se acercaba aquella persona que probablemente lo torturaría y vendería sus órganos.

— Sé que estas despierto — dijo el desconocido, pero Dimitri reconoció muy bien aquella voz. Tal vez estaba un poco más gruesa que antes, pero no olvidaría la voz de aquel niño al que secuestro y convirtió en su protegido — Dimitri, deja de fingir.

Dimitri suspiro y abrió los ojos lentamente, no queriendo ver en lo que su egoísmo había convertido al pequeño niño, ahora un adolecente.
Cuando observo al joven, no pudo creer cuanto había crecido, su cabello estaba un poco más largo, él incluso estaba más alto de lo que Dimitri recordaba. Ya no caminaba jorobadamente, sino que estaba parado rectamente, sacando su pecho. Lo que más le dolió y sorprendió a Dimitri, fue que al ver al joven a los ojos, los encontró vacíos, sin brillo. Maldad y frialdad pura reflejaban aquellos ojos que alguna vez mostraban confusión e inocencia.

— Sasuke…— murmuro el hombre, el susodicho sonrió maliciosamente, como el gato de Cheshire.

¿Qué había hecho? Se preguntó el hombre.




Oxford, Oxfordshire; Inglaterra. 1917

La última maleta fue subida al auto antes de que Kizashi abordara este. Se encontraba en la entrada de su casa despidiéndose de su hija y de su rebelde rubio.
El hombre se iría a un seminario de medicina por una semana, dejando así a los dos adolescentes solos con el servicio de la casa.

— Espero no hagan travesuras — dijo el mayor, mirando especialmente a Naruto que puso los ojos en blanco — si hace algo mal, lo corriges, hija.

Sakura asintió un poco a la fuerza. No era como si fuese a corregir en todo al rubio, Naruto así era de extrovertido e inquieto, nadie podía corregir un carácter que naturalmente caracterizaba a su rubio amigo.

— Naruto, por favor — comenzó el hombre, el muchacho suspiro cansado — cuida a mi hija…y cuídate a ti.

El rubio se sorprendió de no recibir una advertencia por parte del hombre al que consideraba su segundo padre. Sonrió sinceramente y asintió una vez para dejar tranquilo a Kizashi.
El hombre sin más, se subió al auto que lo esperaba y les dio un último vistazo a los dos adolescentes que dejaba atrás.

— Vámonos — ordeno al chofer y el auto inmediatamente arranco dejando una cortina de humo bastante molesta.

Naruto y Sakura se miraron y sonrieron un poco nerviosos. El rubio miro hacia la casa y guardo sus manos en los bolsillos de su pantalón de vestir gris.

— ¿Quieres...? — su voz salió un poco rasposa, por lo que carraspeo avergonzado — ¿Quieres entrar y jugar ajedrez un rato? Podemos, quizás, tomar té después y abrir ese mágico té japonés que tu padre guarda en su baúl.

Camila sonrió traviesamente y asintió. Su labio inferior atrapado entre sus dientes hizo que Naruto se sonrojara e inmediatamente desviara la vista de su amiga. No debería estar pensando cosas impuras como…robarle un beso y llevársela a la playa a escondidas de Kizashi para agarrar su mano y mirar el atardecer, Sakura era como su hermana, sería raro e inaceptable.

— El primero en llegar escoge los bocadillos — propuso Sakura e inmediatamente salió corriendo hacia la casa, dándole poca importancia a que su vestido se estuviera manchando de lodo.

Naruto suspiro y corrió detrás de ella, por supuesto que la dejaría ganar.



Habían pasado tres días desde que Kizashi se había ido. Naruto y Sakura salieron de paseo cada día. Una vez en caballo a un prado cercano y otras simplemente al centro de la ciudad a comprar pastelillos y vestidos para la joven. El rubio no podía caber en su felicidad, Sakura se comportaba bastante cariñosa con él, coqueta (no de una forma inapropiada) y Naruto estaba orgulloso de haberle correspondido de una forma caballerosa, como su padre y Kizashi lo habían educado, más o menos.

Por otra parte, el rubio tenía miedo. Sabía que si daba el siguiente paso con su pelirosa amiga, Kizashi lo regañaría, estaría bastante molesto y decepcionado. Por eso, antes de todo, había decidido hablar con el hombre para que este le diera permiso de salir con Sakura, claro, si la chica le correspondía a sus sentimientos lo cual estaba un 80% seguro.

— Naruto — Sakura entro a su habitación asustando al rubio. La joven rio al ver la reacción que causo en su amigo — Dice nana que ya está la cena, que bajemos al comedor.

— En un segundo bajo — aviso, no queriéndose parar de su cama. Sakura lo espero pacientemente recargada en el marco de la puerta, Naruto sonrió y se levantó para bajar junto con Sakura a cenar — Vamos.

Los dos caminaron por el pasillo sin decir una palabra, llegaron a las escaleras y Sakura detuvo a su amigo agarrándolo del codo, Naruto se sorprendió ante el acto.

— Naruto, ¿tienes a alguien con quien te quieras casar? Me refiero a que…si tienes a alguien que te guste, que haga que tu corazón se acelere y que tus manos suden- y cosa que se te hace asquerosa pero igual disfrutas. — La pelirosa pregunto, hablando rápidamente sin detenerse, sin mirarlo a los ojos, siempre al suelo. Naruto la miro con ternura y asintió lentamente con la cabeza. Sakura intento no verse afectada por las afirmaciones del rubio.

Era cierto, la muchacha estaba enamorada de su mejor amigo. No le encontraba sentido, Naruto no era feo, pero no tenía nada en especial. Era flojo y un poco tonto y problemático, pero a Sakura eso se le hacía tan…lindo, para ella, Naruto era único y era el indicado.
Posiblemente era pronto para decidir eso, solo tenía 16 años, pero aun así el rubio hacia que su corazón se acelerara cada vez que le sonreía, que sus manos le sudaran de los nervios cada vez que estaba cerca de ella, pero lo veía un error, porque eran como hermanos, temía que su padre los alejara.

— Ella es muy linda — comenzó a picar el rubio, caminando por delante de Sakura — es hermosa y lo mejor es que ella no se da cuenta de eso, por eso me gusta mucho — suspiro y miro al suelo. Era el momento perfecto para declararse indirectamente a la pelirosa, ella, como era muy lista, obvio se daría cuenta y eso es lo que quería Naruto —. Pero si ella me ama de la misma manera, supongo que será imposible lo nuestro porque…su padre no me lo permitiría por tantas cosas vividas. Pero aun así, lo intentare con mi vida — le guiño el ojo a Sakura y bajo corriendo las escaleras, recibiendo un regaño de su nana.

Sakura se quedó en su lugar petrificada, no podía creer lo que había escuchado. No era tonta, sabía que Naruto hablaba de ella, pero aun así tenía la semilla de la duda implantada en su cabeza, o el rubio jugaba con ella o hablaba con sinceridad.
No quiso indagar más, y con una sonrisa en su cara, bajo a cenar sin sacar el tema de nuevo, pero sus coqueteos y comportamientos dulces y atentos con el rubio eran más obvios, bien recibidos y correspondidos.



La semana habia pasado sorprendentemente rápido, Kizashi llegaría esa noche y tanto Sakura como Naruto habían querido hacerle una pequeña cena de bienvenida donde fueron invitados solamente sus más cercanos socios y amigos.
Naruto era el más nervioso de los dos, pues le pediría permiso a Kizashi para poder estar con Sakura, ahora que sabía que sus sentimientos eran correspondidos. Antes que nada él debía expresar su amor a la pelirosa, para ambos hablar con el respetable hombre.

Naruto estaba cansado de intentar acomodar el moño de su esmoquin, siempre que se veía forzado a usarlo era como un infierno para él. Suspiro derrotado y decidió pedirle ayuda a Sakura, cuando todos llegaran.

Sakura no estaba mejor que Naruto. Pensó que usar vestidos con corsé había pasado totalmente de moda, pero se le había ocurrido decirle a su nana que quería verse delgada y con atributos destacables. Obviamente la mujer mayor casi se desmaya al descubrir que su pequeña pelirosa ya pensaba en eso, en destacar entre las demás para llamar la atención de un hombre.

— Olvídalo, nana — suspiro la muchacha soltando su barriga, que en realidad no era más que un vientre plano — No quiero verme como mi madre, tampoco.

La mujer se rio tiernamente y saco un segundo vestido del ropero de su pequeña. Era negro, no muy extravagante ni muy simple, perfecto para alguien de su edad. Saco unos zapatos con tacón bajos de charol, también negros y unas medias.

— Listo muchacha — le aviso — termínate de arreglar, el señor Kizashi no tarda en llegar y tanto Naruto como tú tienen que estar listos y despampanantes esperándole en el recibidor.

Sakura se midió el vestido, modelando frente al espejo sin ponérselo realmente. Quería impresionar a todos, a su padre, a los invitados, pero más que nada a Naruto.

Ella amaba como el rubio era tan sobreprotector con ella, recordaba que cuando niños las tormentas eran una pesadilla para ambos. Naruto siempre iba a su habitación y le contaba historias que según le habida contado su padre. La favorita de la pelirosa era la de Eros y Psique, pues soñaba con tener una historia –no parecida en su totalidad- como la de ellos.

Suspiro, adentrándose en su imaginación. Cambiando de roles con Psique y haciendo que Naruto fuese Eros. Pensó que sería algo muy romántico.

Dos golpes a la puerta hicieron que se sobresaltara, despejo su nube de sueños y miro hacia la puerta. El rubio estaba recargado en el marco con una mirada embobada hacia Sakura. Camino hacia ella y señalo el moño mal amarrado que colgaba sobre su cuello, Sakura se rio.

— Por favor — murmuró el joven. Sakura se acercó más y comenzó a desabrochar el nudo malhecho que había hecho el rubio. — ¿Sabes? Estaba en mi habitación, intentando abrochar este tonto moño — comenzó a decir, frunciendo el ceño graciosamente — y me acorde de las noches de lluvia cuando éramos pequeños.

— ¿Si? — Sakura se sorprendió, pues había estado pensando en exactamente lo mismo — ¿Qué más?

— Que nada, pues me acorde del mito del laberinto del minotauro — comenzó a reír — creo que tenías más miedo de aquella leyenda que de la lluvia.

Sakura bufo y apretó un poco fuerte el nudo, ahorcando al rubio. Terminando su trabajo, le pidió no tan bruscamente a Naruto que la dejara arreglarse.
El rubio salió confundido de la habitación de su amiga e intento soltar un poco el nudo que Sakura habia hecho.

— ¿Qué hice? — pregunto a la nada y bajo para ayudar a su nana con los preparativos.


¡Que molesto! Pensó el rubio. Había pasado cerca de media hora desde que los invitados comenzaron a llegar y Sakura aún no bajaba. Saludaba y entablaba una pequeña charla con los invitados disculpándose de la ausencia de su amiga, excusando que no se estaba sintiendo bien y estaba reposando unos minutos para luego bajar.
Suspiro cansado cuando el jefe de la policía lo dejaba después de una larga charla de casi quince minutos. Camino hacia el recibidor mirando tanto a la puerta como a las grandes escaleras.

Kizashi tampoco aparecía, los nervios ya comenzaban a consumirlo. Los invitados probablemente ya se morían de hambre pues el bufet no había sido puesto sobre la larga y fina mesa que se encontraba en el gran salón.
Cuando estaba a punto de explotar, el suspiro de varios y el silencio de otros lo hicieron confundirse. Los miro a todos, pero ellos no lo miraban, miraban hacia las grandes escaleras. Naruto frunció el ceño y miro a donde ellos.

Casi se cae de espaldas cuando miro como Sakura estaba vestida. Un vestido negro y largo que no mostraba más que sus tobillos, el cabello largo y sedoso agarrado con un broche de oro que juraba lo había visto unas cuantas veces; sobre su cuello, recargado en su fina clavícula estaba un collar también de oro con una joya de jade incrustada. Sus mejillas estaban teñidas de un rubor rosa, pero no por maquillaje, era un rubor natural que la hacía ver mucho más inocente, mucho más hermosa.

Los hombres y mujeres murmuraban halagos ante la belleza de la muchacha, y Naruto, él ya se encontraba caminando hacia ella. Embobado, con un nudo atorado en la garganta. Sus manos le sudaban, sus pies le temblaban. Pensaba que iba a morir ante la belleza de la pelirosa.
Justo cuando iba a subir el primer escalon, la puerta se abrió escandalosamente y todos desviaron su atención de Sakura al hombre que venía entrando.

— ¡Hola familia! — grito Kizashi, quitándose su bombín y su gabardina negra, colgándolos en el pequeño armario. Miro a todos los presentes y los miro un poco confundido — Y… ¿hola estimados invitados?

Pero el dueño de la casa no venía solo, detrás de él estaba un joven bastante apuesto. Piel morena y barba de tres días, ojos color miel que a cualquiera enamorarían. Su mirada viajo entre todos los invitados y se posó en Sakura, ella trago saliva intercambiando miradas con aquel pelinegro.

Naruto miro al joven de no más de 19 años y luego miro a su pelirosa, quien miraba embobada al intruso.

El rubio suspiro. Tendría que adelantar su confesión.


Espero les haya gustado. Les tedre una actualización pronto pues ya estoy entrando a vacaciones de semana santa :v
avatar
Taiga-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 191
Edad : 18
Localización debajo del arcoiris *3*
Nakus 4500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por clari.kana el Jue Mar 10, 2016 4:55 pm

Está genial el capitulo, pronto termina que emisión espero con ansias la continuación.
avatar
clari.kana
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 381
Edad : 23
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/clari.kanna/

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por aduzumaki el Mar Mar 15, 2016 5:14 pm

genial conti estuvo lindo el capitulo ya quiero ver a naruto en su confesión.
avatar
aduzumaki
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 995
Edad : 22
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moonlight Bay (Capitulo 8) [01/06/16] [TP]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.