That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por sadalmis-chan el Jue Jul 30, 2015 5:56 pm

Lo siento...!! me perdí varios varios capítulos. Sad
Entre en exámenes y entrega de proyectos y bueno... me desconecte jeje no volví a leer mas... pero ya estoy de vuelta... la vdd al principio pensé que seria una historia un poco cursi.. pero vaya que me has sorprendido, muy buena historia.. espero y de verdad espero esa continuación :3
Contento

sadalmis-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 31
Edad : 22
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Baelif el Miér Ago 05, 2015 9:51 am

Quien me iba a decir a mi que iba a tardar tanto en traer la continuación... Lo siento, me surgieron unos cuantos imprevistos, y me fue imposible subirla antes, pero bueno, mejor tarde que nunca, aquí está la continuación, espero que mis lectores me perdonen.
Muchas gracias BlancaPHNS, Ocaso7 y sadalmis-chan por sus comentarios, como siempre es un gusto leerlos, (algún día responderé los comentarios personalmente, lo prometo jajajaja)

Sin nada más que decir, la conti señores.

Capítulo 7:

Capítulo 7


Se escondió, no quería que lo encontraran. Tapó sus ojos con sus brazos, acostado en la oscuridad, en el silencio. Algún sollozo escapó de su boca, pero fue frenado por la presión de sus brazos en su boca. Se mecía nervioso de un lado para otro. Pronto volvería. Escuchó unos ruidos de la parte inferior de la casa, unos gritos reclamaban su presencia. La luz de la habitación se encendió. Lo vio, con una botella de whisky en la mano, y su mirada de odio cargada de resentimiento. Ojos rojos que registraron la habitación en su búsqueda, sin éxito, demasiado borracho para encontrarlo. Bajo de nuevo a la sala de abajo, mientras el pequeño se dejó ver. Salió de debajo de la cama mientras comprobaba que la puerta había sido cerrada con llave. No podía gritar, no podía hacer otra cosa que esperar. Acarició sus cabellos rubios mientras que tomaba de su habitación unos lápices descuidados por el tiempo y el cartón del último paquete de cereales que le entregaron, aunque de eso hacía ya casi un mes. Pintó un cielo azul, y un brillante sol. Sonrió mientras cerraba los ojos e imaginaba estar en un mundo mejor, hasta que la puerta se abrió. Sus ojos se clavaron en los suyos azules mientras el pánico se extendía por sus venas, el miedo se apoderó de él cuando empezó a golpearlo, una y otra vez…

Abrió los ojos levantándose de la camilla donde estaba. Un montón de personas con batas blancas lo miraron sorprendidos mientras que lo volvían a empujar para que se acostara.

-Ha sufrido un exponencial incremento de latidos, suministrarle un calmante- Comentó el que parecía el médico jefe-

Naruto miró a su alrededor mientras que el resto de personas de la sala lo observaban atónitos. Uno de ellos le clavó una aguja en el brazo, provocando que se calmara. Poco a poco perdió la visión de aquel lugar, y se volvió a dormir.

-Bien, es mejor de lo que me esperaba, responde a estímulos, dentro de un rato se despertará, la operación ha salido bien- Dijo una de los médicos antes de que el rubio dejara de sentir completamente…-


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


Notaba de nuevo como volvía en si. Sus ojos aún no enfocaban con claridad la imagen, pero delante de él había una persona enorme. Poco a poco sus sentidos reaccionaron y logró ver la figura de Kakashi delante suya. El hombre se sentó a su lado mientras que Naruto observaba sus movimientos.
Aquella sala no era como la de antes, paredes blancas, a diferencia de la otra que eran verdes.

-¿Cómo te encuentras?- Pregunto Kakashi mientras notaba como le temblaba la voz-

Naruto observó la imagen de su jefe mientras que trataba de moverse. Le era difícil, le dolía parte del costado y la cabeza.

-Bueno… he estado mejor… ¿cómo he llegado aquí?-

Kakashi lo miró sorprendido.

-¿No te acuerdas de lo que pasó?- Preguntó mientras que el rubio alejó sus ojos del mismo-
-Recuerdo a alguien golpeándome, muchas veces, le hizo daño a mi gato… me llevó al bosque y me preguntó por…- Hizo una pausa, Kakashi lo observó con más determinación- Me preguntó por mi padre-

El moreno se llevó las manos a la cabeza, no podía creerlo.

-Pero… tú eres huérfano- Dijo mientras se levantaba- Tuvo que ser otra cosa… no puede ser que te buscara solo por tu padre-
-No- Dijo este provocando que el moreno callara- No me robó nada, ni me dijo nada más, solo buscaba a mi padre. Yo no sabía nada, y decidió que era mejor matarme… me dijo que lo tenía que haber hecho antes…-
-Naruto… me cuesta creerlo de verdad pero…-
-Me enseñó una foto de él…- Dijo volviéndolo a interrumpir mientras que deslizaba sus ojos vidriosos hacia los grises del moreno- Tendrías que haberlo visto era… era como yo, éramos iguales, no me cabe la menor dudad que ese es mi padre…- Dijo mientras recordaba las frases de aquel hombre-

¨Te pareces tanto a él que me das asco¨

-En el caso de que ese tío tuviera razón… ¿ por qué iba a buscar a tu padre? ¿ te dijo quien era, su nombre o algo?-
-Minato Namikaze. No me dijo nada más de él, pero estaba dispuesto a matar, de echo, lo iba a hacer, quería matarlo…- Dijo mientars Kakashi quedaba pensativo- Kakashi- Atrajo la atención del moreno- Tengo que encontrarlo, tengo tantas cosas que decirle… es mi padre joder-
-Yo te sugiero que vuelvas a tu vida, quizá nunca lo encuentres, o quizá solo fuera una trampa. Olvídalo, además, puede ser peligroso Naruto-
-¿Y hacer como si esto no hubiera pasado? No… de eso nada- Dijo mientras comenzaba una lucha de miradas entre ellos-

De repente la puerta de la sala se abrió, y su amigo Shikamaru se dejó ver. El moreno le dio un abrazo lo más rápido que pudo mientras le acariciaba el cabello.

-Dios tío… pensaba que no la contabas- Dijo el moreno alejándose de él un momento- Menos mal que te encontró la poli, si no hubieras estado jodido-
-Eso lo recuerdo…- Dijo el rubio mientras se recordaba en el bosque, tirado en el suelo desangrándose, hasta que llegó ella, sus ojos verdes le dieron la vida- Pero.. ¿y mi gato?-
-Lo tiene la poli aún- Comentó mientras el rubio hacía el amago de moverse- Eh tío, no creo que eso sea una buena idea-
-Llama a mis médicos- Le dijo a Kakashi mientras que este se sentaba en su camilla- Quiero irme ya a casa-
-Todo dependerá de lo que diga el doctor Naruto, no podemos precipitarnos, tu salud es lo primero-
-Tengo que tener listo tu encargo Kakashi- Le dijo mirándolo fijamente a los ojos- Además, no me encuentro a gusto aquí, me pone muy nervioso el olor a hospital-

Justo en ese momento entró el doctor a la sala. Llevaba en sus manos los resultados de las últimas analíticas que le habían realizado al rubio.

-Veo señor Uzumaki que ya está usted despierto- Dijo el doctor mientras se sentaba en una de las sillas- ¿Puede levantarse de la camilla?-

El rubio respondió con sus actos. Rápidamente y sin ningún cuidado se deslizó por la misma parándose en el suelo descalzo. En ese momento una punzada de dolor le recorrió el costado. Hizo una mueca de dolor.

-Es normal que el duela, créame, lo raro sería que no lo hiciera- Comentó sonriendo- ¿Puede caminar entonces?-

El rubio se dirigió hacia el doctor, y ahora fue el el que formuló la pregunta.

-¿Puedo irme entonces ya?-
-Bueno, su estado físico es delicado, si se va, no podrá realizar actividades físicas ni movimientos bruscos, sobre todo relacionados con el cuello y la espalda. Le recomiendo que si tiene piscina, nade, es el mejor remedio para la espalda. También le mandaré unos relajantes musculares, y una revisión semanal hasta que acaba el mes- Le entregó el volante al rubio- Su grandiosa recuperación nos ha sorprendido a todos desde luego, pero cuídese, comida suave, y no haga tonterías, espero verle por aquí la semana que viene para evaluar sus progresos señor Uzumaki- Le comunicó el médico mientras el rubio le daba la mano, dándole las gracias y saliendo de la sala-

Kakashi y Shikamaru lo siguieron por el pasillo.

-Naruto, ¿a dónde vas?- Preguntó Kakashi cuiroso-

El rubio volteó a mirarlo.

-A por mi gato a comisaría, y cuando lo tenga, me iré a mi casa-
-Tendrás que prestar declaración Naruto, aún seguimos buscando a tu agresor, además, te tenemos que poner vigilancia, no puedo… no podemos permitir que ese tipo vuelva…-

En ese momento al rubio se le ocurrió una maravillosa idea.

-Esa función, ¿la tiene que llevar a cabo un policía no?-
-Claro que sí… ¿por qué?-
-Creo que tengo la solución a todos tus problemas…- Dijo sonriendo pícaro mientras le explicaba la situación-


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


El papeleo la volvía histérica, podía estar horas fuera en la calle, aunque fuese solo para estar en circulación, pero era estar diez minutos en comisaría y ya se empezaba a aburrir, y para colmo aquel puto gato estaba a todo rato molestándola.

Ruppert, el gato de Naruto, solo aceptaba la compañía de la pelo rosado. Desde que lo llevaron al veterinario, se muestra hostil con casi todos los hombres, esa desconfianza es debida a que su agresor era de sexo masculino. Esta situación provocaba que fuera precisamente ella, que odiaba a los gatos, la que se tuviera que encargar de aquella bola de pelo andante hasta que su dueño lo reclamara.
Había ido unas pocas veces a preguntar por el rubio, hasta que se puso estable. Pasaron unos días hasta que tuvo noticias positivas de él, y hoy, una semana después sigue hospitalizado, pero ya consciente. En el fondo se alegraba por la suerte del rubio, pero no podía evitar verlo de vez en cuando cubierto de sangre en aquel bosque, mirándola con aquellos ojos apagados pidiendo ayuda con ellos. Era una imagen aterradora, que no olvidaría nunca, como cuando le dieron la noticia de que sus padres habían muerto.
Cogió de nuevo al gato y lo bajó de la mesa, se había acostumbrado al olor del café, y al condenado le gustaba. Kiba entró a la sala donde se encontraba con el resto de policías, lo que provocó que al acercarse este se bufara endemoniadamente.

-Parece que no es al único al que no le gusto- Dijo con una gran indirecta mientras sonreía-
-Bueno, a mi el tampoco me gusta- Dijo contraatacando- ¿Cómo van los de tráfico?-
-Nada nuevo bajo el sol, esta noche un borracho se ha estrellado contra la farola principal- Dijo sentándose a su lado-
-Pobre farola… siempre parece ser el punto de mira de los borrachos de turno-

Ambos sonrieron, él más que la chica, que observó sorprendida un comportamiento extraño en el gato. De repente, de estar gacho, se alzó con los ojos vidriosos, y comenzó a maullar.

-¿Ruppert?- Lo llamó la chica cuando este comenzó a correr hacia la puerta de salida-

Sin pensárselo mucho salió a su búsqueda cruzando el pasillo principal de la comisaría. Lo encontró, y a su lado, estaba él.
Su sorpresa sería palpable a vista del rubio, porque posiblemente sus ojos delataran su gran asombro al verlo. Lucía como siempre, reluciente, nada que ver con el Naruto malherido al que vio casi morir en el bosque. Se encontraba vestido en chándal, de pantalón corto y deportivas, y una camiseta de manga corta negra. Su pelo se encontraba caótico como siempre, y sus ojos brillaban como el cielo cuando el sol lo aviva. Se alegraba de ver hasta su sonrisa picarona mientras acariciaba enfatizado a su gato.
De repente se sentó en el pasillo con el animal, mientras este le daba besos al mismo y el gato le lamía la cara. Aquella imagen la enterneció.

-Me cuesta decir esto, pero me alegro de verte- Soltó con mucho esfuerzo la pelirosa mientras sentía como el hombre se paraba, quedándose esta a la altura de su pecho. Sin que esta lo esperara la abrazó muy fuerte-

Esta sorprendida no movió ni un músculo mientras este le besó la frente. Se separó de ella instantes después.

-Muchas gracias por rescatarme… te debo la vida- Comentó sincero, sin su típico tono picaresco-
-No hay de que… pero la próxima vez, el beso sin pelos de gato- Comentó seria, provocando que este se riera mientras esta se ruborizaba, quizá lo habría podido tomar mal- Deja de reírte, aquí tienes tu gato, puedes irte a tu casa con él, otro día te interrogaremos- Comentó mientras que comenzaba a darse la vuelta-
-No te vayas, para tu gran suerte vas a tener que acompañarme-

La pelirosa se dio la vuelta sorprendida mientras que el rubio le mostraba su endiablada sonrisa pícara… no era posible, no podía ser lo que estaba pensando.

-Necesito a un policía, alguien que me proteja cuando esté en mi casa- Comentó acercándose a ella- Además, míralo por el lado positivo, podrás interrogarme allí, en mi casa, y vigilaras a uno de los tíos más guapos del país, por no decir talentosos-

La muchacha enfureció en silencio, el rubio estúpido, hipócrita y gilipollas había vuelto.
Se llevó las manos a la cabeza mientras trataba de asimilar la idea, por supuesto tenía que hacer algo, no pensaba ser la guardaespaldas de nadie, era la capitana de la comisaría, solo Anko se encontraba un rango por encima suyo, esa tarea no le correspondía a ella, podría encargarse Kiba, o Sasuke, pero ella desde luego no.
-No creo que eso sea posible, creo que hay personas mas cualificadas que yo para llevar a cabo esa labor, además… no pienso aceptarlo ni aunque me lo permitan- Dijo lo último en un tono más bajo de lo normal-
-Una lástima, porque no tienes elección- Dijo muy en voz baja mientras se acercaba más a ella-

-Sakura-

Una voz los sobresaltó a ambos. Anko se dirigía a distancia hacia ellos, pero en segundos los alcanzó.

-Creo que el señor Uzumaki ya le habrá contado lo que hay, quedá usted relevada de puesto hasta dentro de una semana, cuando se celebre la boda, deberás vigilar de día y noche al señor Uzumaki desde este preciso momento- Dijo mientras avanzaba, yendo Sakura con ella, quedándose Naruto observando la escena divertido mientras ellas se alejaban-
-Capitana, creo que esto es un error, no puede relevarme del puesto, además hay personas mejor cualificadas que yo para…-
-Sakura- Dijo parándose en seco- No hay nada que objetar, el señor Uzumaki ha solicitado que seas tú, y nadie más, es una persona poderosa, y será poco tiempo, además deberás interrogarlo, y sacarle información. Coge ropa, y ve con él, vigila cada movimiento, no queremos que se vuelva a repetir lo anterior-

Anko entonces continuó su camino quedando la pelirrosa parada en el pasillo, sorprendida, y mirando hacia el suelo. Apretó sus puños cerrando la mano entorno a ellos mientras que comenzó a caminar en dirección hacia donde se debía encontrar el rubio, y allí estaba, con su sonrisa triunfal de nuevo, se había salido otra vez con la suya. Lo miró indiferente mientras sin decir palabra comenzó a arrastrarlo por la comisaría hacia la salida agarrado del brazo, lo llevó hasta el interior de su coche patrulla, y se sentó en el asiento que lideraba el volante.

-Eres un poco agresiva… pero me gustas- Dijo divertido mientras esta lo fulminaba con la mirada y comenzaba a circular por la carretera- ¿A dónde vamos? No quiero un segundo secuestro- Dijo sonriendo-
-Vamos a mi casa, a coger ropa para pasar los peores días de mi carrera como policía- Dijo mientras paraban en un semáforo y dirigía su rostro hacia el suyo- Además, no se me ocurriría secuestrarte en mi vida, tener que soportarte a ratos ya es suficiente-
-Te puedo asegurar que lo mismo te encantaría tenerme apresado…- Dijo pícaro mientras observaba como resoplaba. Esta aparcó el coche cerca de una acera, enfrente de un bloque de pisos-
-Quédate aquí, voy a por ropa- Dijo mientras bajaba corriendo del coche y se metía al bloque de pisos-

El rubio salió del coche y la siguió sigilosamente, tratando de que esta no lo detectara. Fue subiendo las escaleras hasta que la vio abrir la puerta de un piso, entornándola tras de si. Este, escondido detrás de una gran maceta avanzó hasta la puerta cruzándola, hasta que sintió como tiraban de él hacia la pared, empotrándolo con la misma con mucha fuerza.

-Soy policía por algo idiota, no pienses que eres sigiloso, no eres más que un patoso idiota- Le dijo mientras que se separó de él poco a poco dejándolo extasiado, todo había sido muy rápido, muy repentino-

Sus impulsos dictaron que la volviera a atraer hacia él, y que la besara, pero decidió dejarla ganar esta jugada, se la merecía.

-Me tienes que enseñar a hacer eso, mola mucho- Comentó divertido sentándose en uno de los sofás de la sala de estar-
-¿No te he dicho que te quedaras en el coche?- Dijo cortándolo-
-Sí bueno, algo de eso has dicho- Comentó divertido mientras que entonces ahora la veía salir de una de las salas- Bonito piso-
-Mueve el culo del sofá, ya he cogido lo que necesitaba- Ordenó mientras que observaba como este refunfuñaba… era peor que los críos-
-Si vienes y me ayudas…- Dijo pícaro mientras se mordía el labio-

La pelirosa arqueó una ceja mientras se acercaba a este, dejando caer la bolsa llena de ropa que portaba, y observaba la cara de sorpresa del rubio, que no esperaba que su truquillo funcionara. Se sentó lentamente en las piernas del rubio y lo tomó violentamente de la camiseta que llevaba puesta obligándolo a sentarse con ella encima de sus piernas. Llevó sus labios cerca de los del rubio, que esperaban expectante su siguiente movimiento, estaban a punto de rozarse, el olor a cereza inundó la sala de un momento a otro mientras que Naruto la tomaba de la cintura. Justo cuando el rubio bajó la guardia, esta le asentó un golpe en la entrepierna con la rodilla y acercó su boca hacia su pabellón auditivo.

-Vamos a dejar unas cuantas cosas claras…- Dijo mientras observaba como este se retorcía- No se te ocurra, volver a besarme, nunca, ¿entendiste?- Dijo levantándose de encima de este- Ni tampoco, babear conmigo más, porque si lo haces, te juro, que aunque me tengan que despedir, me voy, y si te quieren pegar un tiro, que te lo peguen- Dijo mientras este se levantaba dolorido por el golpe-
-Acepto todas tus condiciones, lo siento- Dijo sonriendo mientras que esta comenzaba a abrir la puerta de salida- Te debo la vida, es lo menos que puedo hacer- Dijo saliendo del piso, mientras esta lo seguía más tranquila-


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


-Bueno, el caso es que no te han encontrado aún-

Se oye el sonido de un ave nocturna algo lejana, denotando la entrada de la noche, y el cierre de la tarde.

-De momento, hace tiempo que no se habla de mi amigo-
-Mucho tiempo si…-
-Algunas cosas en mi vida están… inacabadas sabes…-
-Bueno, acábalas, es lo único que puedes hacer-
-Yo solo tengo una forma de acabar las cosas… y la sabes- Un cuchillo es blandido por el hombre alto, que mira como el sol se oculta entre las montañas-


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


Habían llegado ya hace un rato a la casa el rubia. Era gigantesca, no la recordaba así, de echo cuando tuvo que venir a verla por el supuesto crimen o secuestro del rubio, apenas se percató de que esta tenía piscina, en el exterior, justo al lado de los preciosos jardines de flores que tenían. Ruppert no tardó en perderse por la frondosidad de los matorrales del jardín.
La pelirrosa comenzó a sacar su macuto del coche, mientras seguí al rubio por su trayecto hasta llegar a la entrada de la casa, la cual abrió sin decir palabra. El viaje había sido algo así, apenas había hablado todo el trayecto, cosa que le agradaba al mismo tiempo que la enojaba sin saber porque. Le había dejado las cosas claras, mas por su bien que por el de él mismo, y esperaba un trato profesional, sabía que podía serlo, era artista, y esa faceta la tenía que tener más que superada, pero también le constaba que era un mujeriego y un vividor, y eso era principalmente lo que más asco le daba de él.

Comenzaron a subir las escaleras que habían cerca de la entrada, llegando hasta el primer piso. El rubio abrió una de las puertas y la invitó a pasar, era sencilla, pero fresca, con un toque moderno, le encantó desde el primer momento.

-Esta será tu habitación ¿te gusta?- Le comentó divertido mientras ladeaba las cortinas, dejándose observar unas preciosas vistas de su jardín-
-Sí, es muy bonito- Se limitó a decir mientras que dejaba la ropa que portaba en el macuto encima de la cama- Me indicas donde está…-
-El baño, al fondo del pasillo, no tiene pérdida, hay dos, ese, y el de la planta de abajo, te dejo que te cambies, voy a hacer la cena- Dijo alejándose de esta rápidamente-

El rubio bajó las escaleras encontrándose a Ruppert, el cual había entrado a la casa. Se dirigió a la cocina, mientras escuchaba el agua de la ducha caer, como le gustaría estar allí en ese momento con ella… Tomó algunos alimentos del frigorífico y comenzó a hacer la cena. Algo tenía claro, a esa mujer no la iba a dejar escapar… llegaría hasta donde tuviera que llegar para tenerla, la deseaba con él, y por extraño que resultara… la necesitaba.


Este es un poco más largo, pero creo que lo merecéis lol!
Nos vemos en el siguiente cap, que espero subir dentro de unos dos días, espero que os haya gustado. Adiosito Nyan

Baelif
Novato
Novato

Mensajes : 12
Edad : 18
Localización Frecuento por mi casa, aunque a veces estoy en paradero desconocido...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Ocaso7 el Vie Ago 07, 2015 3:48 pm

Todo tal cual, como debía de ser... aun me tiene intrigada el pasado de naruto y el de sus padres, pero mas expectante fue la parte seductora del sofá, valla que sakura sabe como hacerlo subir al cielo en segundos y bajarlo al infierno si le place jajaja pobre rubio ya le cantaron las reglas, ademas se salio con las suyas al elegir a Sakura como su guardaespaldas personal.

Espero pronta continuación besos

Ocaso7
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 284
Edad : 24
Localización Venezuela
Nakus 3925
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por sadalmis-chan el Jue Ago 13, 2015 10:20 am

yaaa..!!! Me encanto la historia.. m preguntaba como los unirias, pero eso eso ya se esta arreglando, y respecto a Minato.... Necesitoo saber q paso...!! bounce
Espero la conti..me gusta mucho el fin, como para querer mas contis.. jiji
Un besoo y t cuidas.. Smile

sadalmis-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 31
Edad : 22
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por NSFT el Lun Sep 14, 2015 5:15 pm

Me encanta la historia Very Happy tiene un excelente trama de accion, misterio y NaruSaku cheers es llamativo como naruto trata de "engatusar" a sakura xD y que pasado tendrá minato es la duda Shocked ojala siga asi la historia. Exitos y suerte Smile

NSFT
Novato
Novato

Masculino Mensajes : 27
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por BlancaPHNS el Mar Sep 15, 2015 8:19 am

OMG! Dios mío xD,pobre Sakura,no se libra de nada,primero el gato de Naruto y luego NARUTO xDDD...Parece que Minato fue un desgraciado con el rubio :v...Seguirá vivo? y lo más importante...Quién es el agresor del rubio?

Muchas cosas están saliendo a flote,espero y el próximo cap lo traigas muy pronto,saludos besos y abrazos! Bye ^^

BlancaPHNS
Clan Genbu
Clan Genbu

Femenino Mensajes : 266
Edad : 16
Localización En una luz tan oscura, que quema
Nakus 3100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Baelif el Lun Oct 12, 2015 7:53 am

Aunque ya no se acuerden de mi, tengo que decirles que aún existo, que no me mataron, y que estoy aquí de nuevo.
He tenido un parón muy importante por cuestiones de estudios, y más motivos, pero os traigo la continuación.
No creo que pueda traerles los capítulos muy seguidos, pero la historia no la voy a abandonar, pienso acabarla como Dios manda, a lo mejor no del modo que me gustaría, pero pienso acabarla.
Acepto tomatazos, insultos, y todo tipo de cosas que me quieran arrojar por mi ausencia, no saben como lo lamento, pero las cosas sucedieron así.
Les traigo la continuación, y espero no extender mucho el periodo de subida de la otra, de nuevo, lo siento muchos por los lectores de este fic, y por las personitas que se dedicaron a comentar la historia, lo siento mucho por la espera. Aquí traígo la continuación, espero que al menos os guste.
Un abrazo a todos, y de nuevo, lo siento.


Capítulo 8:

Capítulo 8


Dejó la sartén en el fregador, y comenzó a poner la mesa. Mientras que la pelirrosa se duchaba, había hecho un apetecible salteado, que esperaba que le gustara. Trajo vino, y agua, no sabía bien si le gustaba tomar, pero para él, el vino era la bebida de los dioses. Sacó a Ruppert del comedor, sabía que a ella no le gustaba. Le puso comida en su recipiente y le acarició el pelo antes de ir a lavarse las manos. Encendió la televisión, y esperó a que esta bajara. Comenzó a escuchar los pasos de la pelirrosa bajar los escalones hasta la planta de abajo, hasta que pudo verla. Tenía el pelo húmedo, y de vez en cuando goteaba a pesar de que ella lo secaba constantemente con una toalla que posaba en su cuello. Llevaba puestas unas mallas, y una camiseta de manga corta azul claro. Estaba perfecta. Iba descalza, y sus ojos verdes se observaban más claros debido posiblemente al jabón.

Notó como el rubio la observaba, estaba ya acostumbrada a que la analizara a cada instante. Notó su mirada pesada recorrerla entera. Un escalofrío le recorrió la columna vertebral, eso nunca era bueno. Reconoció esa mesa, la besó en esta sala.  Le ponía extremadamente nerviosa que la mirara así.

-¿Qué miras tanto?- Dijo la pelirosa mientras que dirigía sus ojos verdes a los suyos-
-A ti- Dijo sinceramente mientras que se levantaba sonriendo y la invitaba a sentarse en la mesa- Espero que te guste el salteado-

La pelirrosa se sentó en la mesa, enfrente de la silla donde se sentó el rubio. El muchacho le sirvió la comida, puesta en una fuente, y le preguntó si quería vino.

-No, no bebo, estoy de servicio-
-Estás en mi casa, no de servicio-
-Estoy de servicio, tengo que procurar que no te maten- Dijo arqueando la ceja-

Naruto sonrió ante el comentario de la muchacha.

-Seguro que no lo hacen, tengo a una buena policía protegiéndome- Dijo divertido mientras que comenzaba a comer- Bueno, cuéntame algo interesante, vamos a pasar tiempo juntos, así que que te parece si me dices no sé… algo sobre ti-

Sakura se llevó la comida a la boca mientras observaba al rubio ¿de verdad quería saber cosas sobre ella? No le iba a confesar nada sobre su vida privada, por algo era ¨privada¨
En general, no le gustaba hablar sobre su vida con nadie, ni siquiera con su hermana, a la que raras veces contaba algunos detalles de su trabajo y poco más. Era una persona muy reservada.

-Con lo que sabes sobre mi te sobra- Contestó de mala gana mientras trataba de mirar el plato de comida, y no esos ojos azules que la miraban intensamente. No le gustaba que la miraran así, se sentía estudiada, y eso no le agradaba-
-Poco sé sobre ti, te llamas Sakura, odias a los gatos, eres preciosa, y malhumorada, eres policía, y te tomas muy en serio tu trabajo- Dijo divertido mientras esta dirigió su mirada hacía él- ¿Tienes novio?- Preguntó de sopetón-

Esta casi echa la comida que previamente había masticado ¿quién se creía para preguntarle eso?

-No te incumbe- Le contestó mordazmente mientras tragaba un poco de agua… demonios de rubio preguntón-

Este sonrió ante la reacción de ella, podía predecir que no era una mujer de muchos hombre, pero con la intención de provocarla formuló la siguiente frase.

-Bueno, apuesto a que no tienes un novio, pero sí muchos hombres…- Comentó gracioso mientras esta lo fulminaba con la mirada-
-En eso te equivocas guapete, yo no voy metiendo en mi casa a lo primero que encuentro por ahí tirado como haces tú, tengo neuronas, cosa de la que tú careces- Le contestó enérgica mientras observaba de nuevo la sonrisa de medio lado de este  formarse en su rostro… detestaba esa sonrisa-

El de ojos azules observó como los verdes de ella se tornaban más oscuros, eso solo pasaba cuando se enfadaba o… cuando se excitaba, cosa de la que había sido consciente solo una vez, pero que pretendía provocarlo de nuevo, y pronto.

-¿Celosa Sakura?- Preguntó picarón mientras que le sonreía plenamente, notando como esta se molestaba-

-Mejor me voy a dormir, no voy a estar pendiente de tus boberías- Dijo mientras se levantaba y se dirigía a su habitación, subiendo las escaleras-

Notó como el rubio la atrajo hacía si mismo agarrándola del brazo suavemente, quedando ambos muy cerca el uno del otro. Este notó como su pecho se empapaba del agua de su pelo, y como esta lo miraba entre expectante y sorprendida. Sin pensárselo mucho, y para la sorpresa de esta, la besó. No fue un beso pasional, no fue como la última vez, no fue un beso seductor, preparado para enganchar a su víctima en el juego, fue un beso tranquilo, lleno de sentimiento para la sorpresa de esta, que se quedó estática mientras que los labios de este rozaban levemente los suyos.
El rubio sintió el calor que emanaba esta desde sus mejillas, su piel blanca se había tornado sonrojada en un leve color rojizo. Posó sus manos en la nuca de la muchacha, manteniendo el contacto con sus labios, terminando el mismo el beso después de lamer el labio inferior de la muchacha. Llevó entonces sus labios a la frente de esta dándole un suave beso en el nacimiento de su pelo, para después descender hasta su oído, y susurrarle un ¨buenas noches¨ seguido de otro beso en la mejilla. Después de esto, se separó de ella, y sin mirarla se dirigió a la cocina.

La chica se quedó parada en el primer escalón de la escalera, meditando lo que acababa de pasar… No podía creerlo, lo había vuelto a hacer, y lo más grave, es que ella lo había permitido, de nuevo. Se llevó las manos a los labios mientras que avergonzada subió los escalones que le quedaban hasta llegar a su habitación, una vez llegó, cerró la puerta con pestillo y cayó al suelo con la mirada fija en un punto. Aún podía sentir el calor que emanaba el cuerpo de este en el momento en que la besó, el toca de sus manos en su piel, y la dulzura con la que la había tratado… había sido todo tan diferente a la otra vez…
Dándose ella misma un coscorrón en la cabeza, trató de responderse a si misma el porqué no había hecho nada, porque no lo había detenido, porque… ¿Por qué había dejado que la besara?
Se acostó en el colchón, notando la suave brisa proveniente de la ventaba abierta mecer su cabello aún mojado. Suspiró fuertemente mientras de nuevo, volvió a tocarse los labios, y sin apenas darse cuenta, sumida en sus pensamientos se durmió.


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


La joven de cabellos rosados despertó de repente. Se levantó de la cama al escuchar unos pequeños quejidos de dolor provenientes de una zona no muy lejana. El pánico la recorrió entera en el momento en el que escuchó un sollozo, un sollozó agónico que la incitó a coger su arma y cruzar la puerta de su habitación. Observó como la luz proveniente de la planta baja se encontraba encendida, así que nerviosa, comenzó a bajar los escalones con precaución. Giró enseguida en un lateral, enfundando el arma hasta llegar a su destino, la sala de estar, fue entonces cuando lo vio.
Un desastre se ceñía en la sala de estar: había pintura por todas partes, y una gran cantidad de folios y cuadros. Había también un cuenco o dos de agua, empapados de restos de pintura, y algún que otro pincel, unas brochas, y papeles, muchos papeles. Alarmada observó al rubio, que respiraba con dificultad, acostado en el sofá de la sala.
La pena en ella creció cuando lo escuchó sollozar mientras permanecía en posición fetal cubriéndose con sus brazos el rostro. Se encontraba desnudo, solo contando con unos boxer negros que se le ceñían a las piernas.
Alarmada escuchó con un pequeño grito agónico salió de sus labios, haciendo que esta actuara. Trató de despertarlo con las manos, puestas en la cabellera del muchacho, tratando de tranquilizarlo, pero fue cuando vio sus lágrimas caer cuando desfalleció, estaba llorando. Eran unas lágrimas de dolor, verdaderas. Era como ver a un niño asustado por la oscuridad.

-¡¡Naruto!! ¡¡Naruto!!- Comenzó a zarandearlo suavemente, cuando este de repente se cubrió de nuevo en su defensa-
-¡¡No me toques!! ¡¡Apártate!!- Le dijo mientras volvía a cubrir su rostro de nuevo-

Ese quejido que acababa de emitir, esas palabras le taladraron el corazón, fue entonces cuando hizo algo insólito en el ella, algo de lo que tiempo después se preguntaría que porqué lo había hecho.
Se sentó al lado de el, y lo tranquilizó acariciándole la cara. Le secó las lágrimas del rostro mientras, al tocarle la mejilla se percataba de que se encontraba con una temperatura corporal alta.

-Naruto… es solo una pesadilla…- Le susurró como a un niño mientras que le acariciaba ahora los sedosos mechones rubios que se le pegaban a la cara- Tranquilo… yo… estoy aquí…- Le confesó tragando saliva mientras que proseguía con la tarea-

Notó como este se removía, había cesado su llanto, y su rostro se relajó de un momento a otro. La pelirosa sonrió para su sorpresa al sentir de nuevo su respiración calmada… entonces fue cuando trató de levantarse, tenía que encontrar algo que ponerle en la cabeza, estaba ardiendo.
Dejo su cuerpo para entrar en la cocina, con el fin de encontrar unos hielos, cosa que logró, al sacarlos del congelador. Luego tomó una bolsa, y los cubitos mas finos los fue metiendo en ella. Cuando hubo terminado se dio la vuelta dispuesta a irse cuando se topó con los pectorales del rubio. Esta ante el choque, retrocedió unos paso, siendo atrapada de nuevo por los brazos de este, que la tomaron por la cintura.

-¡Idiota!- Dijo dándole con el puño en el pecho- Me has asustado- Comentó nerviosa cuando este la miró sorprendido sin gesticular ni decir palabra-

El rubio observó como esta se le quedaba mirando quizá espetando una respuesta, pero en ese momento no podía responderle. Le había visto llorar, ella lo había consolado, no podía creer que lo hubiera hecho.

-¿Te he golpeado?- Dijo el rubio nervioso al percatarse de que quizá le pudiera haber pegado-
-No, no lo has hecho pero… estabas conmocionado…- Dijo mientras observaba como este palidecía-

Por primera vez, vio temor en su mirada y no confianza. Percibía preocupación, y sus labios se encontraban sellados, y no esbozando aquella sonrisa confiada que portaba siempre.

-Lo siento…- Dijo este mientras agachaba la cabeza- Puedes ir a dormir, solo ha sido… una pesadilla- Le comentó mientras le sonreía forzosamente- Muchas gracias Sakura- Dijo antes de retirarse de la cocina, dejando a la pelirosa conmocionada, jamás lo había visto así.

Decidió entonces que era buena idea seguirlo, no se encontraba bien aunque no lo quisiera reconocer, su estado anímico era deprimente, y eso era palpable. Creyó que este se encontraría en el comedor, en la sala de estar, pero para su sorpresa, se encontraba en el baño. Con ambas manos en el lavabo, se encontraba inquieto, mirando su reflejo en el espejo, como hipnotizado.
La muchacha, simplemente se quedó expectante al ver como a este se reprimía en ganas de no volver a llorar, sus ojos azules se tornaban rojizos y oscuros, y sus constantes suspiros le indicaban que se encontraba apunto de hacerlo.

-No quiero que me veas así- Le indicó sin mirarla apretando más sus manos hasta el momento de ponerlas rojas-
-Naruto- Le dijo suavemente mientras se acercaba a él con cautela- Mira… yo no soy una experta en esto, ni la más indicada para decirlo, pero creo, que la mayoría de la gente cuando tiene un problema, lo habla con alguien- Le contestó pensando muy bien sus palabras- Y bueno… yo soy alguien- Dije dejando que un rubor se extendiera por sus mejillas fruto de lo que acababa de decir-

El rubio la miró sorprendido, en el fondo, tenía buen corazón, solo que notaba, que al igual que el suyo, estaba hecho mierda.

-En el fondo, estoy hecho mierda Sakura, no quiero llenarte con ella, ve a dormir- Le contestó saliendo del baño-

A la muchacha le estaba cansando de sobremanera ir detrás del rubio, pero en el fondo, estaba preocupada, y ni ella misma sabía porque. Su sorpresa fue máxima al encontrarlo sentado en el suelo, rebuscando en sus pinturas, para continuar uno de sus cuadros. Era increíble, en el poco tiempo que había estado en el suelo, le había dado tiempo a mancharse el abdomen de pintura, cosa que hacía sus abdominales mucho más apetecibles. El rubio miró a la muchacha entonces, su cara reflejaba que no esperaba verlo así. Sonrió entonces pícaro al pillarla observándolo de planta, nunca la había visto mirarlo así.

-¿Te gusta lo que ves Sakura?- Ya está, se había acabado el Naruto niño, y vulnerable, ahora había vuelto el arrogante y gilipollas-
-No es que me importe, pero estás mal, no deberías trabajar-
-Da igual, es pintura, y me encanta- Le contestó con una sonrisa arrebatadora-
-Haz lo que creas conveniente, me voy- Dijo mientras se daba la vuelta, siendo frenada por el brazo del rubio de nuevo, aquello le sonaba-
-Espera, me has ayudado, y me has prestado atención, tengo que recompensártelo- Le dijo mientras la acercaba a él- ¿Qué deseas?-
-Que me dejes de coger así lo primero, y que no me beses más, ya te lo he dicho- Le comentó mientras sintió con la boca del rubio volvía a invadir la suya. Fue un beso torrencial. El rubio saboreó cada lugar de su boca mientras que esta trataba de apartarlo de nuevo posicionando ambos brazos en su torso, cosa que dejó de hacer cuando el beso se tornó más pasional y se dejó llevar por el rubio y sus manos, las cuales la tomaron del rostro mientras intensificaban más si es que era posible el contacto con sus labios. Aquella mujer era deliciosa, se moría de ganas de hacerla suya, pero sabía de sobra, que aunque podía provocar que quisiera algo con él, tenía que esperar un poco más de tiempo.

La de cabellos rosados salió de nuevo del trance al notar la erección del mismo clavarse en su vientre debido a la altura del mismo. De nuevo la había besado, y ella se lo había permitido… ¿qué coño le pasaba?
-Quédate aquí, conmigo- Le dijo agachando la cabeza como suplicándole que lo hiciera, mientras levantaba la cabeza y le indicaba el lugar que tenía que ocupar-


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


No supo muy bien el porqué, pero acabó sentada en el sofá de la sala, observando como este pintaba. La expresión del rubio era calmada y tranquila, serena y a la vez entusiasta. La tranquilizaba mucho verlo en esa posición, y más aún observar lo que era capaz de hacer con las pinceles. Era un genio, un fenómeno, llevaba así como dos horas observándolo en total silencio sin decir ni una sola palabra.

-Que bien pinta…- Dijo en un suspiro, y pensaba que para sus adentros, pero resultó ser escuchada por el rubio, el cual alzó la cabeza para dirigirla hacia sus ojos verdes, que lo miraban perpleja mientras este seguía su labor en el suelo-

Una sonrisa verdadera atravesó la cara del muchacho mientras que esta se sonrojaba, la había escuchado.

-Muchas gracias, es un buen alago viniendo de ti- Le dijo sonriente mientras que un ronroneo muy peculiar comenzó a inundar la sala- Creo que Ruppert quiere salir de su cautiverio-

Naruto se levantó del suelo dejando ver a la de ojos verdes una perspectiva muy apetecible de su trasero, el cual fue analizado al milímetro. Esto de convivir con este hombre le estaba afectando, tanto contacto físico no podía ser bueno para alguien como ella.
El gato de Naruto entró a la sala, y como si de un radar se tratara, se posicionó cerca de la de cabellos rosados, la cual observó asqueada como el bicho se le restregaba y acurrucaba entre sus piernas.

-No entiendo por qué le gusto- Le dijo al rubio mientras observaba como este se sentaba en el suelo, cerca de ella, que se encontraba a algo más de altura debido a que se encontraba aún sentada en el sofá-
-No es al único al que le gustas- Dijo mientras que se arrodillaba frente a ella, quedando a la misma altura-

Esta se tensó en el momento en que noto como este se aproximaba a ella con los ojos vidriosos. Su mente le indicó que lo apartara, pero su cuerpo no respondía. Sintió como se acercó a su cabeza, a su cabello, e inhalaba fuertemente del mismo, posando sus manos a ambos lados de su cara. Esta sintió atónita como todo el cuerpo de aquel hombre se calmaba con el acto que había llevado a cabo, y como después de eso este la atrajo hacia si con un beso calmado. Demasiados besos para ella ya, le estaban afectando al cerebro. Mordió levemente su labio inferior mientras que trataba de adentrarse a su boca, fue entonces cuando la de cabellos rosados detuvo el acto posicionando sus manos en el rostro de este.

-¿Por… por qué haces esto?- Le dijo en un susurro que solo podría haber escuchado él-
-¿Por qué no tratas de evitarlo?- Le dijo descolocando a la muchacha y aprovechando el paréntesis para volver a unir sus labios con esta, arrancándole un gemido ahogado al notar como este le acariciaba las piernas. Fue entonces cuando la magia desapareció. Ruppert decidió que ya estaba bien de espectáculos y le dio un zarpazo en la cara al rubio, el cual calló de espaldas víctima del golpe.

La muchacha no pudo contener la risa al verlo tan rojo y tan confuso frotarse la cara con fuerza mientras observaba al gato, que sin inmutarse, había comenzado a lavarse las patas, lamiéndoselas repetitivamente. El rubio no supo decir con exactitud lo que había pasado, solo que estaba en el suelo, y que aquella policía seria e irracional, dura como el hielo se estaba riendo a carcajada limpia, y de él.

-Me pones muchos enfadada, pero así me gustas más- Dijo el rubio aprovechando la situación para soltar otro bombazo mientras esta todavía seguía riendo-
-Después de esta humillación, mejor será que te retires- Le comentó mientras que acariciaba al gato… le empezaba a gustar- Ahora entiendo porque a mi sobrina le gusta- Comentó aún sonriendo-
-¿Tu sobrina?- Dijo confundido-
-Mientras que tu estabas medio muerto, alguien tenía que soportar a tu gato, y como siempre, el trabajo sucio me tocó a mi. A mi sobrina le gusto, se pasaban las tardes jugando-
-Algún día me tienes que presentar a tu sobrina- Le dijo el muchacho mientras que trataba de aproximarse a ella-
-Alto- Le dijo poniéndole una mano en la cara y dándole un suave empujón- A cinco metros de mi, no quiero que me engatuses- Le dijo seria mientras que se levantaba- Pronto amanecerá, espero que por lo menos, le hayas dicho a mi jefa que puedo tomarme descansos- Le dijo provocándolo-
-No especifiqué que pudieras salir, es decir… eres mi guardaespaldas hasta que llegue la boda, osea que, está en mis manos si te dejo o no irte en algún momento- Le dijo arqueando las cejas mientras se levantaba él también- Aunque bueno… podría pensármelo si me das un buen incentivo-

La de cabellos rosados arqueo las cejas tratando de retar al rubio.

-¿Me estás chantajeando?- Le comentó acercándose a él de nuevo-
-No, estoy negociando- Dijo dando un paso hacia ella de nuevo- Quiero que lleguemos a un acuerdo-
-A ver si lo he entendido… ¿Me estás diciendo que, para tener descansos, en los que me pueda ir de aquí, tenemos que llegar a un acuerdo?- Le comentó acercándose más a él mientras que trataba de intimidarlo al mirarlo enfadada-
-Básicamente sí- Le comentó divertido- Solo tendrás que venir por la tarde, de ocho de la tarde a nueve de la mañana, la franja horaria de la noche, y un poquito del día. Podrás descansar el resto del día, y no te molestaré ni llamaré, a no ser que venga alguien a apalearme-
-Es demasiado bueno para ser barato- Le dijo acercándose a él de nuevo- ¿Y qué es lo que quieres a cambio?-

El rubio le sonrió debastadoramente, de la forma más sexy que había visto nunca.

-Quiero esto…- Le dijo alzando la mano hasta su rostro, rozando con dos dedos la comisura de sus labios. Se acercó a ella, hasta su oreja, y apartándole el cabello de la misma le susurró- Serán míos hasta el día de la boda, a partir de ese día, se acabará nuestro acuerdo, mientras tanto…-

Alejó su boca de su oreja, arrastrando sus labios hacia los de la fémina, y cuando los hubo rozado con los suyos, los mordió suavemente tirando el inferior hacía si mismo, sin hacerle daño a la misma.

La muchacha no podía creerlo… ¿En serio le había pedido aquello?

-¿Crees que soy una furcia? ¿Qué me vas a tener por una recompensa de unas horas de trabajo?-
-No digas bobadas, no eres una furcia, ni pretendo que lo seas, si algo no te gusta, solo tienes que pegarme una patada en los huevos, además, solo quiero tus labios…- Le dijo sonriendo lascivamente mientras volvía a aproximarse a ella-

¿Y qué me dices? ¿Aceptas?


Bueno, espero que como siempre os haya gustado, espero que nos veamos pronto. Un saludo Nyan

Baelif
Novato
Novato

Mensajes : 12
Edad : 18
Localización Frecuento por mi casa, aunque a veces estoy en paradero desconocido...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por sadalmis-chan el Lun Oct 12, 2015 4:27 pm

siii... podria sentirme ofendida por tanto abandono, pero jeje los fanfics son gratis...mucho esfuerzo y para deleite nuestro asi que mejor no quejarse y agradecerlo que no lo vayas a dejar.. Very Happy Onion ok
Ademas muy buena la continuacion..!! es emocionante ver con ambos se van abriendo el uno con el otro.. espero poder volver la conti pronto jeje besos.. bye.. Onion bye

sadalmis-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 31
Edad : 22
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por NSFT el Mar Oct 13, 2015 4:41 pm

Yo si me acuerdo de usted xD y esta bien que no puedas traer los capítulos tan seguidos, no siempre hay tiempo, lo que vale es que no dejes la historia abandona Smile porque si no mas de uno llorara Sad

Y como siempre me gusto el capitulo, sin nada malo que decir. Y a esperar la continuación cheers

NSFT
Novato
Novato

Masculino Mensajes : 27
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por BlancaPHNS el Sáb Oct 17, 2015 12:55 pm

OMG! Mucha zukulencia por hoy xD.Joder,no puedo evitar sonrojarme y avergonzarme cada vez que leo y me imagino a un Naruto así de sexy u///u 

Sakura,ha conocido la fase "Kawai" de Naruto >w< que besho fanfic,definitivamente diré que taaanta espera vale la pena,el rubio se estará enamorando de la pelirosa? (O es que ya está enamorado? o.o) Alguien ayúdeme,en temas del amor soy una completa Loser xD

Eeeen fin,no te preocupes,la verdad es que cada conti me deja más intrigada,estoy muy interesada en el pasado traumatico de Naruto,pero el de Sakura me intriga de la misma manera,sin más nada que decir espero la conti ansiosisisimaaaaaaaaaaaa! Saludos,besos y abrazos,bye! ^^

BlancaPHNS
Clan Genbu
Clan Genbu

Femenino Mensajes : 266
Edad : 16
Localización En una luz tan oscura, que quema
Nakus 3100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:11 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.