That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Baelif el Dom Jun 21, 2015 7:48 am

¡Buenas a todas las personitas de este foro! Encantada de estar en esta sección llamada ¨Fanfics¨
Como dije en mi presentación, pronto traería el mío, y como prometí aquí está. Primeramente decir que los personajes con los que escribo no son propiamente míos, sino que son del gran Kishimoto, al cual respeto y odio al mismo tiempo por motivos aparentes. Haré también un pequeño apartado en el cual diré las cositas que tenéis que tener en cuenta a la hora de leer el fic.

+Advertencias: Este fanfic contiene lenguaje obsceno, y más adelante puede contener escenas ¨lemon¨ entre otras cosas

+Género: Acción, intriga, amor...

Prólogo:

Prólogo:

El humo del cigarro se disipó en el aire tras varios segundos. Ni un alma se podía oír en la habitación donde el artista trazaba aquella obra de arte.
Se encontraba solo en la oscuridad, debatiendo parado frente al lienzo cosas sin sentido.
Su evasión era algo fortuito, y le servía para despejarse del estrés y la presión que le ejercían las compañías.

Él era pintor. Un pintor muy joven que había alcanzado fama en lo suyo muy rápido, demasiado para su propio bienestar. Se encontraba perdido en aquel mundo de detalle y apariencias que le proporcionaba el tener dinero. A él le gustaba la soledad, por eso se refugiaba en uno de los últimos bastiones de su intimidad: su sala de trabajo. Le caían bien las pinturas y todo lo que no hablara ni se quejara. Era desordenado, muy desordenado y con un gran gusto para los colores, lo cual demostraba cada vez que de una mezcla se creaba el color exacto que necesitaba. Todo era cuestión de cálculo y paciencia… lo que necesitaba un cuadro para ser precioso, cosas que no le concedían.

En el mundo capitalista en el que vivía, le exigían resultados rápidos y eficaces… pero el arte no se puede crear como si fuera un objeto, hay que sacarlo de tu interior, porque todo lo natural y espontáneo es bello, desde las gotas del rocío por la mañana, hasta la más casual y verdadera sonrisa de una mujer.

Un sonido lo hizo salir de sus pensamientos, era uno de sus pocos amigos, de esos amigos que son de verdad. Le reclamaba en un mensaje de texto para ir a una fiesta, y aunque la idea le resultaba muy tentadora, debía quedarse en casa terminando su trabajo. Justo cuando iba a contestarle que no, se retractó, mirando al lienzo aún sin pintar que parecía tan blanco como el traje de una novia antes de casarse.
Tomó lo primero que había en el armario y pasó a ducharse. En el espejo de su baño pudo observar aquellas feas marcas que mancillaban su costado de aquel color oscuro, marcas provocadas en el pasado y que perdurarían para siempre. Tomo una ducha fría, pues el bochorno era perceptible incluso dentro de aquel apartamento aireado. Se perfumó después de ponerse la ropa, mirándose en el espejo aquellos preciosos ojos celeste que tantos buenos resultados le habían dado, y dedicándose una sonrisa así mismo salió de su desordenada casa para dirigirse a su coche, sabiendo en los problemas que se iba a meter con sus jefes, y en lo poco que le importaban en aquellos instantes los mismos. Desapareció en la carretera en busca de su amigo, el cual vivía un poco alejado mientras se podía observar como la noche iba tiñendo el cielo de un negro infinito que devoraba todo el firmamento. Sin duda aquella noche era especial, se podía apreciar en el círculo tan perfecto que formaba la luna, y en la manera en la que brillaban las estrellas.


Bueno, el prólogo es cortito, pero no se preocupen, que traeré un continuación enseguida con un poco de más sustento. No he hecho ninguna clase de ficha técnica para presentar a los personajes, ni ninguna descripción para detallarles nada más de la historia porque simplemente quiero que lo vayan descubriendo a medida que avance la historia.
Si tienen algo que decir no duden en comentármelo, leeré los comentarios y trataré de mejorar todo lo que me digan
!Espero que les guste, nos vemos pronto! Nyan


Última edición por Baelif el Lun Oct 12, 2015 7:54 am, editado 8 veces

Baelif
Novato
Novato

Mensajes : 12
Edad : 18
Localización Frecuento por mi casa, aunque a veces estoy en paradero desconocido...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Izayoichan1 el Dom Jun 21, 2015 11:02 am

Parece interesante, no entendi muy bien cuyas palabras me marearon @-@ Pero me intriga nwn espero el capi ^^




¡¡Salu2 y abrazos!! nwn

Izayoichan1
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 137
Edad : 20
Localización En un mundo donde todos sonrian!! (Inner: La droga es mala Iza ¬¬) Q-Q
Nakus 3050

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Ocaso7 el Dom Jun 21, 2015 5:00 pm

Bienvenida al foro, mi nombre es Ocaso... porque?, porque me gusta el atardecer y aunque le tenga miedo a la oscuridad (tengo razones obvias) no significada no tenga agallas para enfrentarla.

Me a agradado la forma de expresarte en el prologo, me encanta leer y veo que inicia como un libro, libro el cual me leeré de principio a fin; SIN MAS PREÁMBULOS TIENES NUEVA LECTORA, ESPERO CONTINUACIÓN.

BESOS!!! Beso

Ocaso7
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 284
Edad : 24
Localización Venezuela
Nakus 3925
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por BlancaPHNS el Lun Jun 22, 2015 6:40 am

Dios....querida,que manera tan pulcra e inmaculada tienes de escribir,la verdad es que el prólogo me ha dejado en shock.....bueno,en realidad tengo un tiempo sin entrar al foro,los problemas me tenían sumergida en otros asuntos,pero la verdad es que no es nada fácil dejar a un lado algo que es tan importante....

Antes que nada,¡Quisiera darte una cálida bienvenida!,me alegra muchísimo que más personas se nos unan después de tan.....catastrófico final....así que cualquier duda o problema estoy a la orden^^,espero verte pronto en el chat para poder conocernos mejor...

Lo primero que quiero decir sobre el prólogo,es que tú manera de expresar por medio de la escritura las escenas,es de muy buena calidad,la verdad es que no todos los escritores tienen esa capacidad tan extraordinaria,y digo extraordinaria porque de verdad sabes captar muy bien la atención de los lectores (O por lo menos para aquellos que toman un poco de su tiempo para leer el comienzo de una asombrosa historia,como lo es esta :3).Así como dijo Ocaso-Chan,parece como si estuviera leyendo un libro,lo cual me emociona muchísimo xD,en serio.....digo la verdad al decir que son contados los escritores que han pasado por aquí,y que tengan la capacidad de escribir como tu....

Mmmm....si ese era Naruto (ya que nos diste 3 características,nro 1:Tiene los ojos celestes,nro 2:Es hombre,y nro 3:Tiene un amigo,el cual catalogó como "Amigo de verdad" y Naruto ve a Sasuke como a un hermano) es muy interesante que sea un pintor,me agrada que sea así de misteriosa la trama,¡jo jo! me estoy emocionando mucho xD...la verdad es que trabajar con el tema del "Arte" es muy difícil,digo,no es sólo pintar dibujitos en una hoja grande de papel,sino mostrar tu gran capacidad de inspiración,tu manera de ver la vida,el mundo,tú mundo.....en fin,creo que me estoy poniendo un poco soñadora jaja xD

La verdad es que me tienes muy enganchada con la trama,esperaré la continuación muy ansiosa!,y sin dudas,aquí tienes a una nueva lectora,saludos,besos y abrazos,bye^^

BlancaPHNS
Clan Genbu
Clan Genbu

Femenino Mensajes : 266
Edad : 16
Localización En una luz tan oscura, que quema
Nakus 3100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por sadalmis-chan el Lun Jun 22, 2015 6:25 pm

buen.. fic.. eh tenido un tiempo fuera del foro y hoy leí unos cuantos shots.. decidí leer un fic, y la verdad me he alegrado de haberlo echo porque hasta aquí, esta realmente bien, me gusta la forma en la cual escribiste. En fin, esperare gustosa una continuación. Smile

sadalmis-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 31
Edad : 22
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Baelif el Mar Jun 23, 2015 7:29 am

Wou... Buenas a todos de nuevo, os vengo con la continuación, pero antes de nada quiero decir que estoy fascinada con el buen recibimiento que ha tenido el prólogo de la historia, para mi gusto era flojo y simplemente introductorio para lo que se precedía, pero veo que os ha gustado, y me alegro un montón.
Me veo en la necesidad de responder a cada uno de los comentarios, cosa que no hago realmente, pero la verdad, es que agradezco vuestro interés y para mi gusto os lo debo.
Pongo el capítulo por aquí, y esto si que es ya el capítulo 1 de la historia... espero que sea de su gusto.


Capítulo 1:
Capítulo 1:

Se podía decir que la cosa iba de mal en peor… Apenas eran las dos de la mañana y ya la adrenalina se podía sentir en todos los recovecos de aquel antro de mala muerte.
La música se encontraba en unos volúmenes excesivamente altos, y el alcohol pasaba de un lado para otro entre vasos y botellas… aquello se estaba desmadrando mucho, y él era consciente de ello.

Paseo su mirada fría por algunos de los cientos de presentes de aquella fiesta mientras vagamente se dirigía en busca del barman para que le sirviera otra copa. Llevaba puesta su ropa, aquella que lo caracterizaba: una chaqueta de cuero negro y unos vaqueros desgastados con correas, los cuales le otorgaban un toque rebelde apreciado por la mayoría de las féminas de la sala, que apreciaban embobadas como aquel rubio de cabellos alborotados se movía con elegancia por la pista de baile.  
Su barba era de esas que habían sido descuidadas por uno o dos días, y su aroma era capaz de mantener embriagadas a todas las mujeres de su entorno.

Llegó después de varios empujones y varias miradas sugerentes hasta el camarero, el cual le sirvió casi al instante lo que pidió mientras observaba como aquel alto y rubio hombre retomaba su camino hacia el exterior del recinto.
Llegó rápidamente hacia afuera, donde lo esperaba un amigo suyo el cual se encontraba con una sugerente rubia entre sus brazos. El rubio sonrió ladinamente mientras que llegaba hasta su posición quedando muy cerca de ambos.

-¿Pillas o no pillas?- Le dijo el compañero del rubio mientras le tomaba el hombro meneando el cuerpo del muchacho un tanto-
-Estoy acechando a las presas… déjame unos cuantos minutos- Respondió mientras tomaba  un trago de la bebida que minutos antes le había sido otorgada-
-Te aconsejo que no tardes mucho… no hace falta que te recuerde que no deberías estar aquí ¿verdad?-

El rubio miró a su amigo mientras sonreía pícaro.

-Que le follen a mi jefe- Le contestó mientras se dirigía a la derecha de su amigo y comenzó a andar-

Con los brazos en los bolsillos contempló a la muchedumbre que había fuera del recinto: Se podían observar chavales de todas las edades con alcohol por vena bailando hasta quedar tumbados en el suelo al son de la música de algunos coches, los cuales se encontraban la mayoría aparcados muy cercanos a las carreteras, donde algún que otro coche se dejaba asomar de vez en cuando.
Continuó entonces andando manteniendo la mirada fija en algunas chicas que lo observaban. Él era consciente del deseo que despertaba en ellas, y eso hacía crecer su orgullo de sobremanera.

De un momento a otro se percató de que algo lo retenía fuertemente desde su hombro. Este volteó para ver de quien se trataba y se encontró con una mujer tatuada y morena de ojos verdes que lo miraba con cierto aire de gata. Posiblemente fuera un poco ida, puesto que sus ojos rojizos y sus constantes oscilaciones la delataban de sobremanera.

-¿Quieres pasar un buen rato guapo?- Le dijo esta en el oído mientras que rodeaba su cuello y acercaba mientras tanto su cuerpo al de este-

En el momento que le habló pudo inspirar el olor a alcohol mezclado con algo muy desagradable para el olfato… posiblemente droga entre otras cosas que ni él quería imaginar.

El rubio tomó a la mujer de las caderas y la alejó un tanto de él mientras que intentaba por todos los medios que esta no cayera rendida al suelo. De repente pudo notar como otra chica se acercaba a este y lo ayudaba a sostenerla mientras la llamaba por un nombre repetidas veces dándole unos pequeños manotazos en la cara. Posiblemente esta era su amiga que la había perdido de vista durante unos instantes. La amiga se disculpó con el rubio mientras que retiraba a su amiga a un claro de un parque cercano, y de un momento a otro esta comenzó a vomitar. El rubio se alejó de allí riendo ante la escena cómica hasta que paró en seco al comenzar a notar como algo en sus pantalones comenzaba a brillar y a emitir luz. Molesto comenzó a rebuscar en su pantalón hasta que  halló su móvil y pudo ver la llamada entrante: su jefe.

-Ya me está tocando los cojones el tío este otra vez…- Maldijo mientras le colgaba y de mala gana comenzó de nuevo a andar en la misma dirección que iba-

Se dirigió hacia unos chicos que se encontraban cerca de una acera a la orilla de la carretera. Tenían varias botellas de alcohol y unos cuantos cigarrillos en el suelo. El rubio tomó uno sin permiso mientras uno de los chicos se dirigía hacia él.

-¿Quien coño te has creído tú para quitarme el tabaco mierda seca?- Dijo este mientras que el rubio utilizaba un mechero de su bolsillo para prender el mismo-

Le dio entonces una profunda calada al cigarro mientras observaba al muchacho moreno y delgado que se había posicionado frente a él, y divertido por la situación le echó todo el humo al mismo en la cara mientras sonreía. Los amigos del chico se rieron ante el acto del rubio mientras que miraban a su amigo rabioso ante la humillación sufrida. La cólera y el efecto del alcohol le jugaron una mala pasada y se dirigió hacia este dispuesto a darle una buena tunda con el puño levantado. El rubio sin mucho esfuerzo esquivó el puñetazo del mismo y le doblo el brazo de tal manera que lo inmovilizó. Lo sometió a un poco de presión para que se debilitara y una vez hecho esto le dio con las piernas en las mismas del muchacho provocando que este cayera al suelo.

Los amigos del chico retrocedieron mientras que el rubio se agachaba ante este metiendo su mano libre a uno de sus bolsillos. Para sorpresa de todos sacó una moneda la cual introdujo en los pantalones del muchacho al que acababa de tumbar. Tras esto le dio una palmadita en el pecho mientras que le daba otra calada al cigarro.

-A la próxima muchacho piensa antes de tirarte a golpear a un tía que es el doble de alto que tú- Le aconsejó mientras se ponía de pie y dirigió su mirada al grupillo de chicos que se encontraban rehuidos del mismo- Escuchadme chicos ¿sois de por aquí?-

Dudaron por un momento si responder o no debido en parte por lo que acababa de suceder y por otra al contemplar aquella determinación que se podía sentir al mirarlo. Uno de los chicos se adelantó.

-Sí, todos nosotros somos de este barrio-
-Bueno… eso siempre es bueno. Después de conocer esta información… ¿me podéis decir dónde estoy?-

Los muchachos se miraron los unos a los otros mientras sonreían. El rubio los contemplaba expectante a su respuesta.

-No es coña, no sé donde estoy, me ha traído una amigo a esta fiesta, ni siquiera sé si sigo en Madrid…-

-Sí, estás en Madrid, pero a las afueras, no en la capital-
El rubio se echó las manos a la cabeza mientras que se revolvía el pelo más de lo que lo tenía… puto Shikamaru y sus ideas locas de la salir de la zona de siempre…
-A todo esto- Comentó una de las chicas haciendo que el rubio saliera de sus pensamientos- ¿Cómo te llamas?- Le preguntó mientras un sonrojo se comenzaba a apreciar en su rostro-

El rubio sonrió pícaro ante esto mientras que posicionaba de nuevo sus manos dentro de sus bolsillos.

-Me llamo Naruto-

Los chicos se miraron entre ellos como confusos mientras que Naruto se encontraba pensativo…

Bah… no creo que me reconozcan, ya sería muy fuerte, además, como van posiblemente no reconocerían ni a sus padres...

-Me suena tu cara y tu nombre… ¿es posible que te halla visto en la tele?- Preguntó una de las chicas mientras se acercaba a este un poco-

Naruto se rascó los cabellos mientras que le guiñaba el ojo a la chica.

-Posiblemente hallas visto a rubios guapos en la tele y te suene mi cara, aunque dudo que lo fuesen más que yo- Le contesto mientras se daba media vuelta dándole de nuevo una calada al cigarro- Venga chicos un placer- Los despidió alzando una mano- ¡Ah! Y decirle a vuestro amigo que sin rencores- Comentó sonriente mientras que se alejaba de allí-

Por el camino de vuelta se encontró antes de lo previsto a su amigo, quien lo tomó rápidamente del brazo y lo atrajo hacia él.

-Tío, me ha llamado tu puto jefe cuatro veces, me ha cortado todo el rollo el cabrón- Comentó frustrado mientras que le enseñaba el número de llamadas al rubia el cual maldecía apretando el puño- He dejado a la chavala a medio, espero que sea algo importante Naruto, porque eso era un polvazo-

El rubio le sonrió a su amigo mientras que cogía el móvil y lo apagaba.

-Pues lo siento chaval, cuando llegues a tu casa una ducha fría y para la cama- Le comentó mientras que lo tomaba por el hombro-  A mi también me ha llamado, pero paso entre mucho y bastante. Voy a por una copa-

Naruto continuó andando hasta llegar al recinto, donde un policía se encontraba parado oprimiendo la entrada al mismo. Naruto lo miró mientras arqueaba una ceja y tras esto avanzó hacia este.

-¡Eh! Para, no puedes entrar- Comentó el policía mientras le daba con la palma de la mano en el pecho- Estamos haciendo una inspección a fondo-

El rubio se echó las manos a los cabellos mientras que lo observaba indiferente.
-De hecho… podría tomarte declaraciones…- Comentó el policía para si mismo- ¿Has visto a estos chavales? Son famosos en la zona por ser unos buenos camellos-
-Perdona, pero no soy de la zona…- Comentó antes de mirar bien las fotos. Sorprendido distinguió entre ellas al chaval que había tumbado anteriormente y al resto de sus amigos. El rubio observó despreocupado las fotos- No, no me suenan, no los he visto-

El policía se llevó las manos hacia uno de sus bolsillos del pantalón y tomó el móvil, el cual utilizó para hacer una llamada mientras que el rubio se alejaba de este.

-Un hombre sí… me acaba de decir que no los ha visto por aquí… ¿has estado por las afueras?… ya, sabemos que van más…- El policía observó al rubio de nuevo- ¡Eh! Espera… yo, te conozco…- Comentó acercándose a este-
-Creo que se ha confundido…- Soltó este mientras volvía a alejarse de él- Si me disculpa me están esperando- El rubio retomó su camino mientras que el policía seguía hablando por teléfono-

Vaya hombre… si al final resulta que no son tan buena gente como pensaba… pobres chavales

Siguió andando hasta que encontró de nuevo a su amigo, el cual se acercó hacia el exaltado.

-Naruto, vámonos de aquí, no me gusta un pelo como se está poniendo la cosa- Dijo medio arrastrándolo de allí mientras que el rubio lo frenaba-
-Tranquilo coño, ¿que pasa?- Comentó el rubio zafándose del agarre de su amigo-
-Hay policías por todas partes, será mejor que nos vayamos- Comentó mientras señalaba a un lado, dejándose ver varios hombres de uniforme buscando por todas partes algo-

El rubio sonrió mientras que observaba el panorama: se podían observar varios coches de policía en las aceras y varios agentes haciendo todo tipo de preguntas a los chavales, requisándoles mientras las botellas de alcohol que estos portaban. El rubio posó sus manos en la cabeza mientras que retrocedía hacia su amigo.

-Sí, mejor vámonos, no quisiera involucrarme en ninguno de estos berenjenales… bastante enfadado tengo ya a mi jefe, mañana me espera una buena- Dijo mientras ambos se encaminaban hacia su coche, el cual se encontraba un poco retirado de la zona donde se estaba llevando a cabo el registro y anteriormente toda la fiesta en general-
-En verdad no ha quedado mala noche ¿no?- Preguntó Naruto dándole un codazo a su amigo, el cual lo miró de reojo con mirada asesina-
-Podría haber sido mejor si tu jefe no me hubiera cortado el polvo… Lo voy a matar…- Maldijo mientras que llegaban al coche de Naruto, un deportivo rojo descapotable de último modelo-

Shikamaru tocó el capó del coche suavemente con la mano mientras resoplaba.

-Voy a empezar a pintar cuadros yo también a ver si tengo la misma suerte que tú cabrón…- Le comentó a este al mismo tiempo en que Naruto usaba el mando de las llaves de su coche para abrirlo e introducirse en su interior, en el asiento del piloto-

Posicionándose cómodamente repantigado en su asiento, Naruto observó como su amigo se dirigía a encender uno de los cigarros que el rubio tenía en la guantera del asiento de copiloto de su coche. Este lo prendió en el momento en que Naruto comenzó a calentar los motores del coche, los cuales respondieron con un sonoro rugido que hizo que unas chavales que se encontraban detrás de unos arbustos se sobresaltar de sobremanera mientras observaban al coche comenzar a alejarse a gran velocidad del lugar mientras el ruido de las ruedas aún quedaba presente.

Naruto tomó las indicaciones de su amigo, el cual le iba señalando como debía salir del barrio donde se encontraba. Las carreteras del mismo eran estrechas, y se podía observar a simple vista atendiendo a las casas que era un sitio pobre, la suciedad y el descuido de los monumentos y edificios podían resumir rápidamente la condición del mismo.

-Oye tú, no aceleres más, que como nos pille un control te van a poner fino filipino- Dijo Shikamaru mientras observaba como el marcador de velocidad iba ascendiendo rápidamente- No estamos en una autovía, y bueno, aunque lo estuviéramos vas a más de 120-

Naruto apenas apartó la mirada de la carretera para responderle.

-Bah, si tengo un coche así es para usarlo, así llegaremos antes, no va a pasar nada-

El moreno volvió a darle una calada al cigarro mientras se llevaba las manos a la cabeza sonriendo… aquello no iba a salir bien…

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

-Sí… bien… ¿Habéis comprobado dentro?… Sí… por aquí todo muy tranquilo, apenas pasan coches… Vale, de acuerdo, informa si hay alguna novedad, yo voy a continuar con la guardia… Corto-

Bebió un sorbo del refresco que tenía en la mano, dejando una vista muy apetecible de su níveo cuello a su compañero, el cual contemplaba extasiado su belleza. La joven muchacha dejó la lata en el reposavasos del coche mientras tomaba una carpeta con archivos.

Su pelo caía en cascada hacia adelante, sobrepasando el bulto de su pecho, llegando hasta la cadera rozando el pantalón de uniforme que esta portaba. Sus ojos verdes y vidriosos a causa del sueño se posaron delicadamente en aquellos papeles que sus delicadas y cuidadas manos acababan de coger.
Su compañero observó los movimientos de aquella féminas que se postraba frente a él: ella era una mujer bellísima con un cuerpo de espanto, con una tez suave y blanca, y con unos grandes atributos femeninos. Su belleza era apreciada no solo por él, sino por todo hombre que tuviera su juicio a buen recaudo.

-¿Que te dijeron Sakura?- Contestó roncamente mientras después de hablar trataba de aclarar su voz, la cual salió de esa forma por la falta de hidratación de su garganta-

La joven muchacha clavó sus ojos esmeralda en los azabache de su compañero. Tomó uno de los botellines de agua que tenía cerca y se lo pasó, notando en la sonrisa del muchacho el agradecimiento por su acción.

-Todavía no los han encontrado, pero saben que están por la zona- Comentó esta mientras comenzaba de nuevo a mirar  sus papeles- Por cierto, nos han dicho que hagamos el control de alcoholemia por esta zona, me ha comentado Kiba que hay mucha gente bebida en esa fiesta, y que la única ruta para salir de ese sitio es por esta autovía, así que prepara el equipo-

El joven moreno miró a ambos lados de la carretera, en los cuales solo se podía apreciar la larga oscuridad en la distancia y el silencio de la misma, solo roto en ocasiones por alguna que otra ave nocturna que se posaba en los árboles próximos a su posición.

-Por aquí no pasa ni un alma Sakura…- Comentó el muchacho mientras la miraba-
-Prepara el equipo- Contestó sin mirarlo mientras continuaba revisando unos de sus papeles-

El joven moreno resopló mientras salía del coche. Demonios, aquellas chica le gustaba, le gustaba de verdad, pero sencillamente ella no sentía lo mismo por él. Era cierto que su carácter era bien conocido en toda la comisaría y claro… luego estaba la forma en la que llegó a su grado: matrícula de honor en todas las pruebas, tanto físicas como teóricas.

Era una estratega nata que había nacido para ese trabajo. Era ruda, y para el tiempo que la había tratado fría como un témpano. Por supuesto todo aquello eran simples apariencias, tendría que conocerla mejor para juzgar su personalidad… aunque ella no estaba muy por la labor de que aquello sucediera…
Desde que lo destinaron bajo su tutela siempre habían cumplido con los objetivos que les habían marcado, pero nunca había sobrepasado el límite del trabajo para entrar en lo personal. Siempre que comentaba el tema de comer, almorzar juntos y todo ese tipo de rollos, se mantenía al margen y esquiva, como si tratara de pasar del tema. Eso lo llevó a pensar incluso en empezar por algo menos entrometido: la conversación. Tomó como costumbre en cada misión hacerle preguntas de todo tipo para indagar un poco en su vida personal, pero lo cierto era que ella aparte de ser poco habladora, también era muy cerrada para su vida, así que terminó desistiendo en ese objetivo también.

Resopló mientras pensaba todo aquello, sacando del maletero algunos de los utensilios necesarios para realizar la dichosa prueba . En tanto que lo hacía comenzó a ver una luz aproximándose desde lo lejos hasta su llano, aquello sin duda era un coche. El muchacho rápidamente tomó una pequeña señalización con una luz fosforita roja y comenzó a menearla para señalarle al coche que parara.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

-Joder tío… estamos jodidos, esos de ahí son polis…- Comentó Shikamaru a su amigo el cual sonreía ante el comentario de su amigo- Tanto tú como yo llevamos el alcohol calándonos hasta las venas, nos va a caer un multazo de un par de narices- Comentó el muchacho mientras se excepcionaba de que su amigo no estaba mucho por la labor de frenar-

-No nos vamos a llevar nada, porque no pienso parar- Dijo mientras se encontraba a unos cuantos minutos de pasar por delante del coche policía-
-¡¿Tú estás majara no!? ¡Si nos pillan nos llevaremos el doble… el doble no, el triple de multa!- Le dijo a su amigo mientras le daba con el brazo en su hombro apretándole el mismo tiempo- ¡Para tío, para que nos la vamos a cargar!-

El rubio miró a su amigo sonriente mientras apretaba con gusto el acelerador pasando por delante del coche de policía, dándole tiempo al mismo de guiñarle el ojo al muchacho que comenzaba a meterse en el coche al observar que este no se iba a parar.

-Veamos que carro corre más, mi deportivo o tu coche de mierda- Comentó el rubio mientras que se comenzaban a escuchar las sirenas del coche de policía incluso con la música alta como la llevaban-

Shikamaru simplemente se llevó las manos a la cabeza y observó de reojo el coche de policía que llevaban detrás… Como había dicho, esto iba a acabar mal, lo supo desde el momento que observó los ojos de su amigo, rojos a consecuencia del alcohol… y aquel coche de delante… pobre coche el de delante. Cuando llevaban unos minutos conduciendo se lo encontraron, Naruto comenzó a frenar drásticamente mientras que perdía el control del vehículo, puesto que a esa desorbitada velocidad era imposible controlarlo. Solo recuerda frenar, todo lo demás está oscuro, se oyó un golpe, como si hubieran caído… de lo demás... si hay demás, si están vivos no recuerda nada, solo el sonido de las sirenas de aquel coche de policía acercarse… nada más. Oscuridad.



Menciones a comentarios:

Admin: Siento que no lo hallas entendido bien, si hay algo que tu crees que debo cambiar puedes decírmelo, para eso estamos.
Me agrade que te intrigue, de eso se trata, espero verte por aquí, muchos besos.

Ocaso7: Curioso... el ocaso es mi parte favorita del día... ¿menuda coincidencia no?
Confieso que yo también le tengo un poco de miedo a la oscuridad... pero bueno, lances de ser una miedica.
Muchas gracias por tus palabras, y respecto a que empieza como un libro diré que no era mi intención... pero me agrada que os resulte atractivo. Me alegro de tener una nueva lectora del ocaso. Un saludo.

BlancaPHNS: Tengo que decir que de tu comentario lo que más me llamó la atención es la forma con la que llamaste a mi escritura: pulcra e inmaculada... nunca la habían definido así, me sorprendió gratamente... ¡muchas gracias!
Considero que no es nada tan espectacular como dices, de echo todo el diálogo me sale de seguido sin tener que pensar mucho lo que pongo, todo está en tener un poquito de imaginación... sin embargo, me alegro de que os resulte atractiva mi forma de escribir, me siento muy alagada de verdad.
PD: Si lees el próximo capítulo, comprobarás que te equivocaste con lo de Sasuke...
Un abrazo.

sadalmis-chan: Me voy a empezar a creer que escribo bien y todo con tanto alago... jajajaja
Muchas gracias por el alago, espero que te gusten los posteriores episodios, te aseguro que dejan al prólogo indiferente.
Un saludo.


Bueno... espero que les haya agradado el capítulo. Como siempre espero gustosa sus comentarios para que me cuenten que tal, y no se preocupen, pronto traeré la continuación.
Chao Nyan

Baelif
Novato
Novato

Mensajes : 12
Edad : 18
Localización Frecuento por mi casa, aunque a veces estoy en paradero desconocido...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por MiKa16-LA el Mar Jun 23, 2015 3:24 pm

Hola!...
Es como leer un libro, me gusto el prólogo, al igual de cómo lo relatas.Tienes esa capacidad de captar al lector a la historia, por tu forma de contar o describir los hechos, claro que tambien depende de cuan interesante este...a mi me gusto.Me gusta la actitud del protagonista mejor dicho.Es un hijo de...su madre,jaja.Es que parece un santo pero no lo es.
El negocio del arte no es fácil, me imagino...no todos llegan a la gran fama y se mantienen ahi para siempre...como unos pocos contados, vos sabras más del tema que yo, jeje.
Me pregunto quien sera el compañero de Sakura, estoy pensando que es Sasuke...no sé.
Publica el siguiente capitulo, esta interesante.
Un saludo!

MiKa16-LA
Novato
Novato

Femenino Mensajes : 23
Edad : 17
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Baelif el Vie Jun 26, 2015 8:17 am

¡Hola a todos de nuevo! Vengo a traeros el segundo capítulo de este fanfic por fin.
Tengo que decir que estos episodios introductorios están yendo un poco lentos, pero conforme avance la historia habrá más acción se lo aseguro. Estos son mas bien la presentación de los personajes, también muy necesaria pero algo coñazo porque no decirlo.

Quiero agradecer a Mika16-LA por su comentario. Es cierto que la personalidad de Naruto es un asco, pero bueno... es parte de la trama, solo decirte que no siempre va a sewr así, y también decirte que acertaste con lo del compañero, aunque pienso que con la descripción era más que obvio jajajaja.


Capítulo 2:
Capítulo 2:

Un sonoro pitido en los oídos lo hizo despertar. Apenas podía moverse, y notaba sus párpados muy pesados, por lo que no abrió los ojos. Una suave brisa le acarició el rostro mientras notaba como la humedad de donde fuera que estuviese le calaba los huesos. Le dolía la espalda y tenía frío. Intentó mover los brazos, pero se encontraba muy débil para hacerlo.

Sus oídos seguían pitándole, pero podía escuchar tras ese molesto y doloroso ruido una voz que le susurraba. Notó como unas manos le apretaban levemente el hombro, haciendo que con gran pesar abriera lentamente los párpados. No veía nada, todo estaba demasiado borroso. Pudo ver a un sujeto observar sorprendido su reacción, acercando su rostro hacia su cara, aún así no pudo enfocar bien su semblante y siguió sin comprender donde estaba, ni quien era ese tío. Notó como este se alejaba, y como comentaba algo, de repente se escucharon varias voces más seguidas de un pequeño barullo. Seguidamente pudo observar a una sombra más delicada, más fina que la que acababa de ver anteriormente.

Sus ojos le regalaron la gloria al permitirle poder apreciar aquella imagen angelical que se postraba ante él. Era una mujer, lo sabía porque no podía tratarse de una diosa. Sus cabellos eran largos y sedosos, y pudo notar como algunos se arrastraron por su rostro mientras su mirada verde esmeralda se paseaba por los suyos marinos. Su boca… sus labios eran carnosos, rojizos… perfectos, pedían a gritos ser besados, y lo hubiera hecho si pudiera haberse movido en aquellos instantes en los que aquel rostro lo contemplaba desde tan cerca.

Sus cejas se encontraban fruncidas, y sus ojos llenos de determinación no expresaban muestra alguna de deseo como las otras muchas mujeres que lo miraban. De un momento a otro aquel ángel caído del cielo se marchó, dejándolo realmente frustrado. Nunca una mujer lo había dejado así, tan vacío… tan vacío por el simple echo de su ausencia… por haberse marchado.

Comentó algo, posiblemente a la sombra que lo había observado desde un principio, seguidamente su aroma… su maldito aroma a flor de cerezo se marchó, dejando pasó a un muchacho el cual lo ayudó a sentarse en el mismo sitio donde había permanecido acostado.

En el momento en que el hombre hizo fuerza para levantarlo pudo notar una punzada de dolor que le atravesó toda la columna vertebral hasta llevar a su cuello, provocando que este ahogará un grito en su propio hombro mientras dejaba caer todo su peso muerto en los brazos del muchacho, el cual se esforzó por mantenerlo recto apoyado a un muro.

Echó su cabeza hacia atrás mientras llevaba su mano a la cadera, provocando que el muchacho se acercara a este.

-¿Se encuentra mal? Si quiere puedo llamar de nuevo al hospital- Comentó el muchacho de cabellos negros al rubio-

¿A hospital?… Que… coño…

-Don…- El rubio intentó hablar, pero apenas le daba el habla, tenía la garganta demasiado seca- Agua…-

El moreno se alejó un momento de él para proporcionarle una botella de agua. Le ayudó a aproximarse la bebida hasta su boca, dejando que el pudiera tragar algo de esta y aclararse la garganta. Odiaba aquello… odiaba tener que recurrir a la ayuda de otra persona para hacer algo como aquello, sentía que su orgullo estaba siendo mancillado, y se sintió como un perro por aquello.

-¿Se puede mover?- Dijo el moreno mientras que le alejaba el agua de la boca-

El rubio asintió mientras que lo miraba a los ojos… un chico moreno y blanco, a lo mejor atractivo para las mujeres, aunque nada comparado a él.

Por primera vez fue consciente de donde se encontraba. Miró a su alrededor… se encontraba en una  sala pequeña y reducida, de unos pocos metros de anchura hecha de piedra, una piedra que dejaba traspasar la humedad y el frío. Se encontraba acostado en una litera sin colchón, por lo que su espalda había sido sometida a permanecer reposada en aquella superficie tan incómoda durante quien sabe el tiempo… No le llevó mucho tiempo el darse cuenta de que aquello se trataba de una celda, y entonces fue cuando recordó…
Fiesta, alcohol, unos chicos, el cigarrillo, la poli, el coche… velocidad y pum…

Básicamente aquello era lo que recordaba de anoche, ni mucho más ni mucho menos por supuesto.

-¿Dónde estoy?- Le dijo el rubia aparentando que todavía sus sentidos se encontraban un poco atrofiados-
-Estás en la prisión de la comisaría 12 del distrito. ¿te acuerdas de lo que sucedió anoche?-
-Más o menos…- El rubio vaciló unos instantes- Recuerdo hasta aquel coche…-
-El coche- Dijo el moreno mientras intensificaba su mirada- Si quiere le resumo básicamente: Yo mismo le señalé que parase el vehículo en una llanura en la que nos encontrábamos una compañera y yo, usted ignoró mi señal y…-

Su compañera… no será su compañera la de antes… no… ¿ o sí?

-¿Su compañera es la mujer de antes?-Le comentó al chico interrumpiendo su explicación de golpe ante la sorpresa del mismo- Solo hablaré con ella-

En la mirada del muchacho solo se pudo denotar enfado, no podía creer que aque hombre fuera con exigencias al cuerpo de policía.

-Ahora mismo mi superior está ocupada en asuntos más importantes y no puede prestarle declaraciones, por lo que se tendrá que conformar conmigo- Le dijo en un tono más agresivo que el que había utilizado anteriormente, cosa que no pasó desapercibida por el rubio, el cual respondió a esto sutilmente-
-En ese caso, no hablaré hasta que su ¨superior¨ termine esos asuntos, porque resulta que yo también soy una persona importante, así que si me disculpa, me gustaría recuperarme de mi dolor de espalda-
-Escúcheme, he intentado ser amable con usted, pero como veo que no sirve de nada le diré que lo mejor para todos, es que hables, que acates la multa y que se vayas, así será más ameno para todos. Ahora mismo mi compañera no lo puede atender, y aunque pudiera no creo que quisiera perder su tiempo en prestar declaraciones a personas con delitos como usted, así que si no tiene dinero para un buen abogado, más le vale hablar conmigo de inmediato o lo haremos por las malas-

De un momento a otro se produjo una guerra de miradas entre los dos hombre: entre los ojos fríos e inexpresivos del rubio y los orbes furiosos del moreno. El rubio sonrío ladinamente mientras que fruncía las cejas.

-Como se nota que nadie de esta comisaría se ha dado cuenta de quien soy yo… Como buen policía que es usted, me habrá requisado la cartera, donde se encontraba mi DNI, mi dinero y todas mis fotos personales, al igual que habrá requisado mi móvil. Por ley tengo derecho a llamar a mi abogado, pero lo mismo les conviene no hacerlo y realizar lo que yo os pido… no es por amenazar, pero llevas las de perder chaval, así que no seas retrasado, y haz lo que te digo, si decides no hacerlo, consigue mi móvil y deja que haga una llamada, aunque te vuelvo a advertir… yo pensaría con quien estoy tratando-

Totalmente frustrado y anonadado por la actitud de aquel engreído salió de la celda mientras maldecía por los pasillos de la comisaría y avanzaba rápidamente hasta llegar a la oficina de su superior, llamó bruscamente a la puerta sin esperar aviso alguno ni permiso para pasar, encontrándose a la joven muchacha de cabellos lisos y rosados hablando por teléfono.

-Sí… de acuerdo, pondremos inmediatamente orden de búsqueda, no te preocupes- La mirada impasible de la muchacha atravesó la hombría del joven enteramente mientras este trataba de controlar sus impulsos de salir de allí y remendar el error que acababa de cometer- Sí… ¿me disculpas un momento?… Luego te llamo, perdona, necesito un minuto… entiendo, lo tendré listo a mediodía… vale, chao- Colgó el móvil bruscamente mientras dirigía una seria mirada hacia el muchacho- ¿Se puede saber por qué has entrado?

El muchacho se quedó sin habla en el momento en que ella comenzó a hablar. Lo intimidaba demasiado, aún siendo una mujer delgada y por lo consiguiente más baja que él conseguía ponerlo excesivamente nervioso tan solo con oírla hablar.

-Verás Sakura…-

-Ya te he dicho muchas veces que no me llames por mi nombre, no eres ni mi amigo ni mi compañero de tareas, te tengo a mi tutelo, eso no te da derecho a llamarme por mi nombre, soy tu superior y por tanto debes respetarme ¿entendido?-

El muchacho asintió avergonzado mientras continuaba hablando.

-Lo siento señor, no volverá a pasar…- Antes de que está siguiera contándole las infracciones que había cometido al irrumpir de esa manera en su oficina continuó hablando- Perdóneme señor por entrar de esa manera, sin llamar ni sin pedir permiso a su oficina, pero tengo serios problemas con uno de los sujetos de anoche, el rubio, el que iba al volante-

La mujer apartó su cabello de su rostro echándolo hacia atrás mientras que fijaba su mirada pensativa a un punto indeterminado de la habitación… umh… aquel rubio… sí, lo recordaba muy bien.

Flash-back

Bajaron rápidamente por la cuesta que se encontraba al lado de la carretera. El coche que perseguían había perdido el control dirigiéndolo a gran velocidad hacia la misma descontrolado totalmente, siendo parado posiblemente por algún árbol o algún otro objeto, pues se había sentido un notable ruido.

El coche se encontraba echando humo en una zona cercana a un bosque. Había chocado con un árbol pequeño el cual habían echado hacia abajo por el impacto. Sakura fue la primera en avanzar hacia le coche, cubierta desde la parte de atrás por su compañero Sasuke. Comprobó que habían dos sujetos en el coche, y al comprobar que el mismo se podía abrir, ordenó a su compañero sacar al copiloto de allí mientras ella se encargaba del piloto. Al hombre al cual tomaba con todas
sus fuerzas era alto, posiblemente de casi un metro noventa de altura, corpulento, con músculos bien formados, los cuales hacían más pesada y costosa su tare de alejarlo de la zona del coche por si este explosionaba. Como pudo lo dejo en un radio en el cual la posible explosión del mismo no lo alcanzaría para después de esto comprobar si ambos respiraban mientras ordenaba a su compañero que llamara al resto de sus compañeros y a una ambulancia para los heridos.

Comprobó que el moreno respiraba sin dificultad, simplemente se trataba de una pérdida de conciencia, por lo que lo puso en posición de seguridad y se pasó al rubio, al cual no respiraba La mujer comprobó que la lengua no le oprimía la garganta, por lo que comenzó a realizarle varias compresiones al mismo con el fin de que su corazón reaccionara. Mientras que llevaba a cabo esta acción no pudo evitar observar más de cerca el rostro aquel rubio al que estaba socorriendo. Sus ojos se encontraban abiertos y parecían estar observándola aún estando inconsciente. Tenía que reconocer que el muchacho no estaba… bueno, que era… era aceptable. Despejó sus pensamientos de nada que no fuera tratar de socorrer a ese tío, que demonios, estaba… bueno, bien. Ladeó la cabeza varias veces tratando de alejar aquellos pensamientos calentorros, pues ni era un adolescente hormonada, ni una loca mojabragas.

Fin Flash-Back

-¿Y qué pasa con él?- Le dijo la muchacha seriamente-

-Se niega a hablar conmigo, incluso me ha amenazado con llamar a su abogado. El tipo alega que no sabemos quien es, y me ha advertido que si no hago lo que él dice nos fastidiará el caso-

-¿Y qué es exactamente lo que pide?-

El joven resopló varias veces mientras cerraba los ojos.

-Dice que solo hablará con usted mi señor-

La mujer abrió los ojos desorbitadamente mientras que reía flojamente.

-¿Ese tipo cree que está para exigencias?- Comentó mientras se acercaba al moreno, quedando cerca de su posición- O realmente tiene motivos para comportarse así, o es un hipócrita inconsciente- Comentó mientras retrocedía hacia su mesilla tomando unos cuantos papeles- Llévalo a la sala de interrogatorios, no tengo mucho tiempo- Respondió seria sin mirarlo siquiera-

-Está bien, enseguida lo llevo señor.- Dijo cerrando tras de si la puerta de la oficina dejando a la muchacha sola-

Sakura tomó una carpeta que resumía el accidente de anoche: habían cogido a los chavales que buscaban, pero al hablar con ellos le habían proporcionado a la policía una información bastante interesante.

Interrumpiendo sus pensamientos, su móvil comenzó a sonar. Rápidamente lo sacó de su bolsillo comprobando de quien era la llama: era su hermana. Tomó el móvil seguidamente para responder a la llamada lo antes posible.

-¿Sí?… Claro, terminó el turno antes de la hora de comer… Sí, yo recogeré a la niña del colegio… ¿nos vemos entonces donde siempre?… Vale, tengo que colgarte, adiós-

Resopló impotente cabizbaja mientras que dejaba apoyar su cuerpo en la mesa, posando ambas manos en los laterales de la misma… Se encontraba agotada, necesitaba recuperar muchas horas de sueño.
Se llevó las manos a la cabeza, su vida no había sido lo que se dice fácil: había tenido que sufrir la pérdida de su madre a la tierna edad de catorce años, quedando con su hermana de once. No recuerda a su padre, murió en una accidente de coche cuando su hermana estaba apunto de nacer, y sus tíos vivían demasiado lejos para poder ocuparse de ella, por lo que se quedó totalmente sola, afrontando todo ella sola: el colegio, la casa… Sus vecinos se prestaron a ayudarla, pero rechazó toda la ayuda que estos le ofrecieron. Comenzó a formarse como guardia civil, y terminó siendo policía local, tanto su valía como su inteligencia fueron valorados, por lo que enseguida comenzó a trabajar en la comisaría en la que estaba. Cuando parecía que todo se estaba recuperando, llegó el embarazo de su hermana pequeña y el bebé, el cual surgió de un amor prematuro que no llevó a nada y que dejó a su pequeña hermana totalmente destrozada.

Apretó la madera de la mesa con la mano mientras maldecía… si volvía a ver a aquel chico no dudaría en dispararla. La rabia y la impotencia se sumaron en un increíble cóctel molotov que debía de estallar en algún momento y de alguna forma, pues había jurada y prejurado que le haría pagar todo el dolor que le causó a su hermana al abandonarla.

Bebió un trago de agua tratando de calmarse y emprendió su camino hacía la sala de interrogatorios. Llegó rápidamente debido a su apresuramiento, tenía que hacer varias cosas después de terminar su turno y le hubiera gustado acabar un poco antes. Entró a la sala donde se encontraba él. Notó como la escaneaba de arriba a abajo sin demasiado disimulo. Sus ojos vidriosos reflejaban sus más bajos deseos insanos por aquella mujer. Esta trató de ignorar aquella mirada de deseo que este posaba en ella y rápidamente se sentó en la silla que daba enfrente suya. Tranquilamente con la serenidad que la caracteriza, tomó los informes del incidente de ayer y encendió la grabadora, solo entonces dirigió su mirada fría e inexpresiva a los ojos celestes de él, los cuales la observaban como analizándola.

-¿Naruto Uzumaki?- Dijo esta cruzando las manos entre sus propios dedos- Espero que tenga unos buenos motivos para hacer que yo personalmente lo entreviste, si no es así me temo que vamos a tener varios contratiempos- Le comentó seriamente sin parpadear ni un instante-

El rubio sonrió irónico… menudo carácter.

-Bah, solo quería que me interrogara alguien digno de ver… como usted- Dijo mirándola de nuevo de arriba a abajo-
-Déjese las chorradas- Dijo acercándose un poco más a él seriamente- No estoy aquí para jugar con usted, así que limítese a contestar a las preguntas por su bien-
-En eso tiene razón- Dijo acercándose él también a ella- Aunque… me gustaría jugar contigo-

Esta resopló mientras intentaba conservar su paciencia… ¿quién se había creído?

-¿25?- Se limitó a contestar ella-
-¿Y tú?- Le dijo pícaro-

La muchacha sonrió mientras decía en un tono bajo.

-Le he dicho que se limite a contestar, es su interrogatorio, no el mio- Comentó acercándose a la cara del sujeto mientras este sonreía. Dicho esto retrocedió hasta su posición- ¿Sabe los delitos que ha cometido? Aparte de conducir ebrio… pero ebrio con mayúsculas, sobrepasaba los límites de velocidad establecidos… por no decir que huyó en una inspección de la policía y le mintió a uno de mis compañeros- Le dijo sonriendo con el ceño fruncido- Yo que usted no sonreiría tanto…-

El rubio sonrió mientras arqueaba una ceja.

-Sonrío porque quiero- Le dijo retándola, mientras bajaba el tono de su hablar- Hazme un favor, vuelve a sonreír como lo has hecho… me pone esa sonrisa-

La de cabellos rosados iba a contestarle cuando de repente, Sasuke entró por la puerta del interrogatorio.

-Perdona Saku… señor, no puede seguir interrogando a este hombre- Comentó mientras se introducía en la sala de interrogatorios sin llamar-
-¿Y eso por qué si se puede saber?- Comentó molesta por la intromisión y la interrupción-
-Verás…- Un hombre de detrás del muchacho hizo acto de presencia, haciendo que Naruto se llevara las manos a la cabeza…-

Vaya hombre… el que faltaba en la fiesta...



Bueno... pues aquí dejo el segundo capítulo. Como siempre espero que les guste. Nyan

Baelif
Novato
Novato

Mensajes : 12
Edad : 18
Localización Frecuento por mi casa, aunque a veces estoy en paradero desconocido...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por sadalmis-chan el Vie Jun 26, 2015 10:24 am

ufff..!! pero que muchacho este.!

Me pareció bien extraño que alguien pensara ese tipo de cosas viendo a alguien casi muerto o muerto.. lo digo por Sakura.

y jaajajja pobre Naruto mínimo tiene que ser su jefe.. bueno espero ver la conti. lo has cortado en el peor momento.. D:

sadalmis-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 31
Edad : 22
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Baelif el Lun Jun 29, 2015 4:04 am

Buenas a todos de nuevo. Vengo con la continuación del fanfic. Maña posiblemente traiga el capítulo 4 (la continuación de este que voy a publicar ahora) porque los capítulos avanzan muy lentos, y de momento apenas hay historia, así que trataré de hacer estos capítulos rápidos y más amenos.
Muchas gracias sadalmis-chan por tu comentario, me gusta recibirlos para ver que tal va la historia, espero de nuevo tu visita por aquí.


Capítulo 3:

Capítulo 3:

Entró en la sala, y se lo llevó. Así de simple.

Aquel hombre alto, de cabellos morenos y cicatriz en la cara se lo llevó, por todas las de la ley. Pagó su libertad, lo libró de cargos, y sin ofrecer testimonio alguno de sus actos se marchó.

Sakura asumió como pudo aquel duro golpe. Aunque legalmente eso se puede y se podrá hacer veía totalmente injusto que se pague con dinero la seguridad de las personas, porque sí, aquello que hizo aquel hombre ayer fue atentar contra la seguridad vial.
Enfadada por aquello subió a planta donde se encontraba la jefa de la comisaría: Anko.  Quería pedirle explicaciones, decirle que no le parecía lícito lo que había hecho, pero justo antes de tocar su puerta lo pensó mejor…

Ya ha pasado muchas veces… Sakura, no vas a cambiar nada con esto

Ante este pensamiento esta golpeó en una de las paredes del edificio y salió fuera a tomar un poco de aire. Las calles estaban tranquilas, y una suave brisa acarició sus cabellos en el momento en que salió del sitio en cuestión. Inspirando tranquilamente miró hacia arriba, y entonces le pasó algo muy extraño… vio los ojos de aquel tipo, de aquel engreído y desagradable hombre rubio que acababa de salir por su puerta, de sus dominios sin recibir un castigo por sus actos. Vio sus ojos en el cielo, los mismos ojos que la habían mirado como si de un trozo de carne se tratara… odiaba a los tíos así, bueno, realmente no sabía si los odia o simplemente trataba de evitarlos. Era una persona seria, no se dejaba guiar por pasiones, el muro que había construido era duro y frágil a la vez… todo lo que había hecho en su vida era proteger a los demás pero… ¿quién cuidaba de ella? Era inteligente, sabía que algún día todo aquello terminaría saliendo… pero prefería que fuera más tarde que cerca. Ella era fuerte, quería ser fuerte, pero siempre hay algo más fuerte que tú que te hace débil.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Lo cierto es que después de quince minutos aguantando que alguien te chille termina por hacer que te acostumbres al sonido, y que directamente pases de la cara del que lo está haciendo. Eso es lo que le estaba sucediendo en aquellos momentos a Naruto.

Kakashi estaba muy enfadado con él… realmente muy enfadado. Sabía que lo había hecho mal… pero joder, no había matado a nadie… (de milagro).
El moreno le recriminó una cuantas veces sobre su trabajo: el rubio tenía que tener listos dos cuadros para el fin de semana que viene, y solo faltaban unos pocos días para que esto sucediera y todavía ni los había empezado. El rubio resopló tras las tantas acusaciones del moreno…

-¿¡Me estás escuchando!? ¡¡NARUTO!!-

-¡Sí! Te he entendido joder, tendrás los jodidos cuadros a tiempo…- Le contestó de mala gana este- ¿Y Shikamaru? ¿Dónde está?-

Este lo miró con ojos de asesino.

-En su casa. Lo interrogaron y lo obligaron a irse, él fue quien me llamó-

Naruto se llevó las manos a la cabeza… Puñetero Shikamaru.

Después de la agradable conversación que mantuvo con su jefe, Naruto partió de camino a su casa. Su coche, el cual había sido requisado por la policía, se encontraba ya en un taller reparándose, así que su jefe Kakashi tuvo que traerle uno de los otros muchos coches que tenía el rubio, uno italiano, un Maserati blanco. Naruto lo tomó y llegó rápidamente al apartamento donde vivía, solo.
Kakashi le había dicho innumerables veces que contratara a unos limpiadores, o a unos sirvientes para que le hicieran de comer, pero este lo había rechazado siempre.

A él le gustaba la soledad. Aunque pareciera que era una persona muy social, lo cierto era que la mayoría del tiempo se aislaba él solo en sus pensamientos. Puede que fuera por eso por lo que terminó siendo artista.
Era un persona muy creativa, de esas raras y extravagantes al mismo tiempo. Se podía decir que con él todo era muy inesperado y muy drástico. No era demasiado calculador, más bien impulsivo, y por supuesto independiente.
Desde que tenía uso de razón había recorrido numerosos orfanatos y casas de acogidas. Recordaba una , una muy concreta. Las personas que lo acogieron eran casi ancianos, muy mayores, pero lo trataron muchísimo mejor de lo que merecía. Ellos le daban muy bien de comer, y no le pegaban, no como su anterior casa de acogida…

Naruto al recordarlo se tocó en uno de los laterales de las costillas, donde aún se podían ver varias marcas del maltrato que sufrió a la edad de seis años.

Con este pensamiento entró en la ducha, desnudándose entero y observando su figura en su espejo. Se encontraba cansado, y en su rostro se veía un descuido digno de admiración: su barba había crecido más de lo que debía, tenía marcas rojas del accidente y también los ojos más oscuros de lo normal. En definitiva necesitaba descansar. Al comenzar a enjabonarse comenzó a notar como sus músculos le dolían y como sus extremidades se encontraban entumecidas. Terminó como pudo de lavarse para seguidamente comenzar a afeitarse, y después de esto se vistió sencillamente con unos boxer, dejándose ver su torso increíblemente trabajado y bronceado y sus piernas musculosas pasear por aquella casa, la cual se encontraba como si hubiera pasado un terremoto por ella. Numerosos cuencos de comida rápida se encontraba desperdigados por la casa, al igual que bolsas de patatas fritas y botellas de refresco. Su fregador estaba a reventar, y en el frigorífico apenas quedaba comida.

El rubio se llevó las manos a la cabeza al contemplar el desorden y se dirigió rápidamente a la despensa, donde asomaba una lata de atún, la cual utilizó para hacerse un sandwich con un poco de pan duro que quedaba de hace unos cuantos días.

Cuando terminó de comer se dirigió a la única sala la cual estaba limpia, su mesa de trabajo. Al entrar en la sala un fuerte olor a pintura te podía penetrar las fosas nasales. A esto se le sumaba el olor al barniz y productos dedicados al trato de cuadros.
Al entrar pudo ver dos lienzos en blanco listos para ser pintados, justo como los dejo hace tiempo cuando el cliente los pidió, acompañados de unas cuantas pinturas preparadas y listas para la acción.

El rubio se sentó en el suelo delante de los cuadros en blanco mientras que alborotaba su pelo, que mojado dejó varias gotitas de agua en el mismo. Sus ojos celestes recorrieron varias veces los lienzos, recordando que es lo que querían sus clientes: Uno quería que le representara la belleza, y otro quería algo apasionado.
Lo cierto era que lo más complicado de su trabajo era lo abstracto que resultaba el mismo, puesto que la belleza era algo muy relativo, para él una cosa podía ser bellísima, pero para su cliente no serlo tanto.

El rubio se levantó del suelo y parado comenzó a pensar sobre lo que podía pintar, pero no se le ocurría nada. Bajo presión solía ser bueno, pero aún así había veces que la musa no aparecía, y por más que lo intentaba no salía nada. Prefirió entonces acostarse en el sofá, apartando de este a su gato Ruppert, el cual se había adueñado del mismo completamente. El rubio lo tomó en sus brazos y lo sentó en su abdomen, quedando él acostado con el encima.

-Aquí estás bien ¿eh?- Dijo el rubio mientras le acariciaba las orejas al gatito, el cual pasó su cabeza varias veces por el pecho de este-

Al mirar hacía arriba observó su techo, pintado de un verde fresco, un verde vital… un verde… un verde como el de sus ojos…
Naruto entonces pensó en aquella mujer, en aquella deliciosa mujer de voluptuosas curvas que tanto le gustaba. Apenas la había visto dos veces y tratado una y ya había sentido esa atracción que se siente cuando de verdad te gusta una persona. Por supuesto, solamente la quería en el ámbito físico, puesto que lo cierto es que aquella mujer resultaba realmente apetecible, solo hacía falta observar el aroma de su pelo… el aroma de su pelo a flor de cerezo… sus ojos esmeralda y su cuerpo para darse cuenta de que aquella mujer era digna de ser llamada diosa. La deseaba, eso era lo cierto, y volvería a verla, de eso estaba convencido.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Llegó después de un tiempo al colegio, donde ya muchas madres se agrupaban alrededor de la puerta de entrada esperando a que esta fuera abierta por le conserje.
Aparcó su coche en una explanada cercana al edificio, donde otros muchos coches se agrupaban y después de esto se bajó del vehículo, comenzando a integrarse con el resto de las madres que esperan enfrente de la puerta de entrada.

Trató de pasar desapercibida, cosa que no logró, pues rápidamente unas cuantas madres cuyas hijas iban al mismo curso que su sobrina se acercaron a saludarla. Mantuvo una agradable conversación con todas ellas, que hablaban de temas muy triviales, como las notas de los niños, o lo agradable que era la maestra que les había tocado ese año como tutora. Cuando se vino a dar cuenta tocó la sirena, pudiéndose ver como los niños comenzaban a salir sonrientes del edificio. Como si de una estampida se tratase, los chicos comenzaron a correr a la salida dejando tras de si un rastro de tierra la cual se levantó debido a la rapidez.

Sakura se cubrió los ojos, entonces notó como unas manos la tomaron del hombre. Era Kiba.
Aquellas manos le resultaban inconfundibles, numerosos años como compañeros hacía eso.
La muchacha lo miró a los ojos teniendo que alzar la cabeza debido a la gran altura del mismo. Sus ojos eran marrones chocolate al igual que su pelo, que se encontraba corto y recortado. Esta le devolvió el saludo al hombre, el cual alzó su vista para tratar de ver a su hermano pequeño de unos once años de edad que todavía no había salido del recinto.

-¿Vienes a por tu sobrina?- Comentó el castaño como si no supiera que así era-

-Deberías de saber que yo solo me dejo ver por aquí en estos casos- Comentó con una pequeñas sonrisa dedicada a su compañero-

El hombre dejó asomar sus pronunciados colmillos en una amplia sonrisa que dejó indiferente a cualquier otra. Lo cierto era que aquel hombre era estupendo. Mucha gente, incluida su misma hermana le había comentado que era un buen partido como ella, incluso esta podía apreciar el interés que mostraba el castaño por ella, pero para esta, era solo un buen amigo que la había acompañado siempre, desde la muerte de sus padres como compañero de clase hasta ahora, era uno de los pocos amigos de verdad que tenía, y no quería nada más con él que pudiera estropear aquella bonita amistad que le había costado tantos años forjar. Le había costado demasiado confiar en la gente, para que uno de los pocos en los que confiaba se marchara así como así.

-Lo sé, pero me gusta preguntártelo para ver si te hago sulfurar- Comentó divertido este mientras que de nuevo miraba para ver si veía salir a su hermana- ¿Cuándo vas a aceptar salir a tomarte algo conmigo?- Soltó de repente sorprendiendo a la pelirosa-

El muchacho había tratado de invitarla en varias ocasiones, pero esta siempre había tratado de mantener las distancias con este, puesto que sabía que él no la miraba como una amiga, sino como algo más, y eso no lo podía permitir, era su compañero de trabajo y su amigo, nada más.

-Pues hoy no sé si podré, tengo que quedarme al cargo de mi sobrina, y me gustaría descansar un poco después de lo ocurrido anoche y hoy-

El castaño sonrió forzosamente.

-Vaya… se me olvidaba que estaba hablando con la mujer más atareada del mundo- Dijo soltando una risilla forzada- Sí… me enteré, han pagado para que ese cabrón ni tenga que prestarse a declarar… una total injusticia-

-Sí, yo también estoy muy indignada, ¿pero sabes qué? He encontrado algo que puede hacer que se le caiga el pelo-

El castaño volteó con las manos posadas en sus caderas.

-Deleitame- Comentó divertido-

-Al hablar con los muchachos que pasaban hachís, uno de ellos ha declarado que este le golpeó. Al enseñarla la foto me dijo que ese hombre le había pegado, y todos sus compañeros lo apoyaron- Le comentó sonriendo de medio lado- ¿Maltrato a un menor?-

Kiba se mordió el labio.

-Eres fantástica, ve a por él, puedes detenerlo incluso- Le comentó mientras que un niño con rasgos parecidos a los suyos se abrazó a él- ¡Hey campeón! ¿Que tal ha ido el cole?- Le comentó acariciándole los cabellos-

Los muchachos comenzaron a hablar mientras se alejaban. El castaño le dijo adiós a la pelirosa al mismo tiempo que subía al coche con su hermano.

La muchacha entonces observó una pequeña figura dirigirse hacia ella. Justo cuando la vio en su rostro se dibujó una amplia sonrisa, de esas que no acostumbraba a tener, una sonrisa bellísima muy rara de apreciar en su persona. La niña avanzaba torpemente. Sus piernas eran muy cortas, y su estatura en general era la propia de una niña de su edad, cuatro años. Su pelo se encontraba recogido en unas trenzas pequeñas, las cuales se movían agitándose debido al leve trote que esta llevaba en dirección a los brazos de su tía. La de ojos esmeralda la tomó ascendiéndola hasta su altura mientras que le besaba en la cabeza repetidas veces. La niña rubia hizo lo mismo con la mejilla de su tita.

-Hola preciosa, ¿vamos a casa a ver a mami?- Le dijo en voz bajita para que solo lo escuchara ella-

-¡¡Zi!!- Chilló agitándose mientras su tía comenzaba a andar hacía el coche-

La niña tenía un problema al hablar, confundía la ¨s¨ con la ¨z¨ . No era algo muy grave, estaba siendo vista por el logopeda y de momento estaba teniendo muy buenos resultados. Montando a la niña en el coche, comenzó a conducir hasta que llegó a la casa de su hermana, la cual desde un principio fue suya. Aquella era la casa de sus padres, un dúplex de dos plantas pequeño, con piscina y un jardín precioso lleno de bonitas flores. A ella le encantaba esa casa, pero cada vez que observaba a su sobrina columpiarse en el columpio de su parque, no podía evitar recordar a su padre, y el trabajo que le costó hacerlo para que ella jugara. Recordaba a su madre, siempre impregnada con el dulce olor de las galletas recién hechas, y la sensación inconfundible del roció cayendo por su cuerpo cuando se sentaba en el patio a la espera de que las gotitas de las plantas cayeran precipitadas a su rostro.

La niña corrió hacia su madre, que se encontraba en el portal esperando a que la niña pasara. La pequeña se precipitó en sus brazos mientras rezagaba llevaba su tía aún sumida en sus pensamientos.

- ¿Cómo está la cosa más preciosa?- Comentó la hermana de Sakura mientras restregaba su nariz en la de la niña haciéndole cosquillas a la misma-

Su hermana era un mujer muy bella. Bastante delgada, y con el cabello por los hombros y rubio. Sus ojos eran verdes, como los de ella y como los de la niña, y en su cara se podían apreciar varios rasgos que las relacionaban.

-¿Te quedas a comer Sakura?- Comentó su hermana provocando que esta saliera de sus pensamientos-

-No, tengo trabajo, me marcho- Comentó mientras se acariciaba el pelo-

-¿Pu que no te quedaz a comez tita?- Comentó la niña haciendo pucheros-

La muchacha le sonrió agachándose hasta su posición y acariciándole el cabello.

-La tita se tiene que ir, pero vendré a la hora de cenar ¿me guardarás algo?-

La niña asintió mientras recibía un beso de su tía, la cual marchó justo después de despedirse de su hermana.
Cuando salió de su casa montó de nuevo en el coche, y justo cuando fue a arrancarlo comenzó a sonar su móvil. Rápidamente lo tomó de su bolsillo observando la llamada entrante: Anko.

-Sakura, hemos recibido tu proposición de volver a entrevistar al sujeto. Con las pruebas que portan, no hay nada legalmente válido para retractarse, puedes detenerlo y obligarlo a declarar por golpear a un menor, pero para ello debes tu ir a buscarlo y detenerlo lo antes posible-

Sakura abrió los ojos desorbitadamente. ¿Tenía que ir ella personalmente a detenerle?

-No puedo ir a detenerlo si no sé ni donde vive ni nada…- Comentó sorprendida- ¿No sería más fácil hacerle una llamada para que este viniera aquí, a la comisaría?-

-Me temo que eso no es posible. Intenta hacerlo hablar por las buenas, no le menciones que puede ser detenido, entonces lo tendremos más jodido, es un tipo poderoso, conviene que lo hagamos de la forma más pacífica posible…- Comentó haciéndose el silencio- Búscalo y haz que cante, eres buena en esto, demuéstramelo una vez más- Dijo antes de colgar dejando a Sakura con muchas dudas-

¿Quién era aquel tipo para que su jefa comentara que era poderoso? Lo cierto era que estaban tratando aquel asunto con más delicadeza de lo normal, por lo que su subconsciente le decía que era alguien con dinero. Ahora tenía que ir a su casa a interrogarlo, cosa que no había hecho nunca, pero claro… cumplía órdenes. Tendría que volver a vérselas con aquel engreído de nuevo.


Espero que les guste el cap, y mañana traigo la continuación lo más posible.
Un saludo! Nyan

Baelif
Novato
Novato

Mensajes : 12
Edad : 18
Localización Frecuento por mi casa, aunque a veces estoy en paradero desconocido...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Ocaso7 el Lun Jun 29, 2015 5:35 am

Me leí los Cap. que me faltaban de un tirón y te puedo decir que me agrada la forma en la que Sakura lleva a cabo su trabajo, fiel a la justicia y en contra de sobornos así debería ser en la vida real.

En cuanto al personaje de Naruto, es obvio que actué de esa manera ya que a vivido la mayor parte de su vida en solitario en cuando a lo del lenguaje obsceno y vulgar, me había saltado en esa parte y ahora fue que la llegue a leer.

Si no es mucho pedir me encantaría que profundizaras un poco mas en el personaje de Sasuke.... de resto, no importa que la trama se desarrolle de a poco, si vas a seguir escribiendo de la forma en que lo haces no me molesta para nada, todo lo contrario me grada mucho la forma de ejecución de la misma.

Besos, espero continuación. Beso

Ocaso7
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 284
Edad : 24
Localización Venezuela
Nakus 3925
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Baelif el Lun Jun 29, 2015 9:34 am

Um... interesante propuesta la tuya Ocaso7 (lo de profundizar en el personaje de Sasuke)
Lo tendré en cuenta, algo se me ocurrirá, me pondré a trabajar en ello.
Saludos Nyan

Baelif
Novato
Novato

Mensajes : 12
Edad : 18
Localización Frecuento por mi casa, aunque a veces estoy en paradero desconocido...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por sadalmis-chan el Lun Jun 29, 2015 3:11 pm

Vaya.. mujer..!!! me ha gustado la historia, nuevamente, jeje... como se dijo anteriormente..!! me encanta como es Sakura Beso una mujer realmente fuerte.

Por lo que veo son un par de personas que han sufrido mucho,jejeje veremos como esq se entienden.. xD

Es raro que todo el mundo le tenga ganas a Sakurita.. jeje, la verdad es mi personaje favorito, pero aun asi es raro.. xD

Bueno en fin, ansiosa por una nueva conti..!! :3

sadalmis-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 31
Edad : 22
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por leapch el Lun Jun 29, 2015 5:31 pm

muy bueno, me gusto espero que lo continues

leapch
Novato
Novato

Mensajes : 46
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Baelif el Mar Jun 30, 2015 10:16 am

Bueno, como les prometí, les traigo el capítulo 4, y este... bueno, está interesante, a partir de aquí comienza toda la acción... solo digo esto.

Estoy muy agradecida a Ocaso7, a sadalmis-chan y a leapch por sus comentarios, me agrada mucho recibirlos y saber como va la historia.
Dicho esto os pongo el cap... creo que os resultará interesante y por cierto... precaución a al hora de leer este cap. Ninja

Capítulo 4:

Capítulo 4:

Tras conducir por tanto tiempo se encontraba cansada. Lejos de la tranquilidad del pueblo en el que vivía, aquellas carreteras eran infernales, plagadas de vehículos que circulaban de un lado para otro constantemente. Ella se llevó las manos a la cabeza mientras esperaba aburrida a que la fila de coches que se encontraba delante suyo se moviera. Resopló cansada al comenzar a escuchar de nuevo la misma canción… ya había sonado unas cuantas veces en lo que llevaba de viaje.

Al llegar a su piso después de la llamada de Anko únicamente se duchó y partió de nuevo hacia su destino, la casa de aquel rubio. Su jefa le mandó por mensaje todas sus ubicaciones, y es que resultaba que el tío en Madrid no solo tenía una casa, sino cinco ni más ni menos. Estuvo indagando un rato, y por lógica, después de este accidente tomaría la más cercana, por lo que prosiguió por la carretera que la conduciría a su objetivo.

Tardó entre otra media hora en llegar al lugar en cuestión, puesto que se encontraba en hora punta y las carreteras estaban demasiado llenas para avanzar rápidamente.

Contempló fugazmente el lugar: un apartamento normal. Nada parecía fuera de lo común, de echo desde fuera parecía pequeño. Ascendió por las pequeñas escaleras que llevaban hasta la puerta de entrada, la cual golpeó cuidadosamente. Inconscientemente y sin saber el porqué se acarició el pelo acomodándose el mismo. Se sintió sorprendida por la acción que acababa de realizar, y sin saber bien el motivo comenzó a ponerse muy nerviosa. Ella misma se golpeó la cabeza haciéndose volver a la realidad: fuerte Sakura, siempre fuerte.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Sintió un sonido constante que se repetía de vez en cuando. Molesto por el mismo despertó de mala gana de su sueño sobresaltando a su gato, el cual se encontraba durmiendo también en su torso desnudo. Con los puños cerrados se los restregó por los ojos, los cuales aún no enfocaban bien la realidad. Acarició a su gato con una mano mientras que con la otra se revolvía más el cabello, el cual se encontraba realmente sexy en aquellos instantes. Volvió a escucharse aquel sonido otra vez. El sonido le resultaba familiar, pero le costaba percibir de donde provenía. Entonces, despertando por fin de sus sueño aún despierto, reaccionó: estaban llamando a la puerta.
Sin atender a que iba vestido con unos boxer y que sus cabellos estaban hechos un desastre, se levantó del sofá dispuesto a abrir la puerta. Sin mirar a ver quien era, la abrió sin miramientos quedando perplejo al encontrarse con la persona que había tras de ella.

Sakura observó a aquel hombre desconcertada. No esperaba verlo... así… de echo no esperaba ver a nadie así. No pudo evitar que en un segundo sus ojos recorrieran todo el cuerpo de aquel hombre, el cual solo portaba unos boxer negros, los cuales porque no decirlo, le quedaban de muerte. Su torso se encontraba desnudo, y su rostro mucho más limpio que las anteriores veces que lo había visto. Sus ojos celestes y sorprendidos penetraron en los suyos esmeralda mientras esta se deleitaba con su cabello, el cual yacía desordenado en la cabeza de aquel descerebrado que la miraba de arriba a abajo de igual forma que ella lo había hecho con él, con deseo, sí, con deseo, porque no se puede evitar lo inevitable, era de hielo, pero no tanto cuando tienes a la tentación en persona mirándote con aquellos ojos vidriosos que observaban su cuerpo entumecidos.

Naruto la observó de nuevo. Solamente con mirarla, tan desconcertada y con aquel sonrojo en la cara bastó para que su amiguete despertara de la siesta. Trató de controlar su erección en la medida de lo posible, pero con aquella mujer delante era imposible controlar sus impulsos. Ganas no le faltaban de tomarla de las caderas, estamparla con la pared y besar bruscamente esos labios que lo habían hechizado.
El rubio sonrió pícaro ante la situación tan incómoda que estaba viviendo. Sin pensárselo demasiado y en cuestión de segundos comenzó a hablar.

-¿Le gusta lo que ve, inspectora?- Dijo con voz ronca retándola-

Esta despertó de su momento de debilidad, y el rubio observó como su sonrojo se transformaba en normalidad de nuevo, y como sus ojos sorprendidos y vidriosos retomaban su determinación y talante de nuevo.

-Por educación y respeto, vístase, está hablando con un policía- Le dijo mientras alejaba su mirada de cierta parte de su anatomía que se encontraba algo ¨contenta¨ y observaba sus ojos rojos y vidriosos que reflejaban deseo y desesperación-

Este acarició sus cabellos remolón mientras se lo pensaba.

-¿Le incomoda verme así?- Le comentó divertido y sonriente-

Sakura sonrió para sus adentros. Este tipo siempre trataba de sacarla de sus casillas, cosa que no conseguiría aquella vez.

-¿Sabe qué? Me da igual lo que haga, si no le enseñaron bien de pequeño no es mi problema. Quiero acabar ya con lo que tengo que hacer e irme-

-¿Así que ha venido a mi casa por trabajo?- Comentó burlón- Vaya… mala suerte- Le dijo abriéndole más la puerta- Como veo que no le importa mi vestimenta, voy a continuar así, pasé por favor, y perdone el desorden-

La pelirosa maldijo, quería que se pusiera algo, pues cada vez que lo miraba no podía evitar mirar ¨eso¨ apretándole los jodidos boxer. Aún así se limitó a seguirlo, consiguiendo una fabulosa visión de su culo, el cual parecía muy bien formado, posiblemente porque realizada ejercicio.

El rubio la dejó pasar primera a lo que parecía la sala de estar, aunque más bien podía hacer referencia al vertedero municipal. Asqueada observó el desorden de la sala, seguido de restos de envoltorios y ropa por todas partes y lo que era peor… un gato.
El gato se le acercó restregándose por sus piernas. Era de un gris claro con mucho pelo y ojos azules, aunque tenía pocos conocimientos sobre gatos podría decir que era persa. Aquella bola de pelo siguió restregándose mientras que Naruto se adelantaba a esta apartando unas cuantas cosas de la mesa de la sala de estar y acercando una silla para que esta se acercara. Pronto dirigió su mirada hacia ella y la invitó a sentarse.

-Parece que le has gustado a Ruppert. Siéntete alagada, normalmente no le gustan los extraños-

La muchacha se sentó en la silla mientras que esperaba a que este se sentara enfrente suya. Suspiró aliviada al notar que desde aquella posición solo alcanzaba a verle parte del torso, cosa que la alegró de sobremanera.

-Odio a los gatos, quítalo de encima de mi pierna antes de que lo tiré- Comentó sulfurada mientras el gato comenzaba a subir sus patitas hasta la zona de su pecho-

El rubio sonrió sorprendido mientras apartaba al gato de la mujer y notaba como esta aclaraba su voz antes de hablar.

-Antes de empezar te voy dar un consejo: limpia, esto parece una pocilga-
-Tendré en cuenta su consejo- Sonrió ladinamente mientras le dirigía miradas sugerentes- ¿Algo de tomar?-
-No, gracias, solo quiero terminar ya-
-¿Agua entonces?-

Ella entonces bufó.

-Vale, de acuerdo, pero no me saques más nada, podría estar contaminado entre tanta suciedad-

El rubio le sonrió mientras que consigo llevó al gato hasta la cocina, dejándolo en una de sus casitas con arena.

-Quédate ahí campeón, Naruto tiene cosas que hacer- El rubio sacó la botella de agua fresca que le quedaba en el frigorífico, unos vasos que había en el fregador y se dirigió de nuevo a la sala donde la chica lo esperaba-

Se sentó frente suya y comenzó a rellenar los vasos con agua fría hasta el límite, donde casi esta podía caer.

-Muy bien… dijo que venía aquí a trabajar desgraciadamente… ¿en qué puedo ayudarla?- Comentó mientras que cruzaba los brazos-
-Iré directamente al grano: hemos estado hablando con los chicos que pasaban hachís, los que buscábamos, todos menores de edad y con serios problemas con el alcohol. Hablando con ellos uno alegó que un hombre rubio, alto y de ojos azules lo golpeó, y al enseñarles tu foto al grupo todos alegaron que era cierto. Golpeó a un chico por conseguir un cigarrillo, y no solo eso, mintió a mi compañero, le dijo que no había visto a los chicos…- Le comentó totalmente seria- Yo que usted me  iría buscando un buen abogado, porque de esta no se libra ni con todo el dinero del mundo-

El rubio contemplo divertido todo el discurso de la fémina mientras observaba sus ojos inexpresivos dirigirse una y otra vez a los suyos celestes.

-Me encanta la descripción que me ha dado…- Comentó acercándose a su rostro y hablando muy bajito- Le ha faltado decir guapo-

La muchacha no retrocedió, sino que continuó con el pulso de miradas con este, que se quedó muy cerca de su rostro, a escasos centímetros del mismo.

-Me encanta la gente con poca sesera como usted, está acusado de maltratar a un menor e interferir en una investigación policial y en lo que más se preocupa es sobre mi juicio sobre usted- Le comentó divertida-
-Eso puede ser porque no estoy muy preocupado con esas acusaciones- Comentó divertido- Le golpeé en defensa propia porque él iba a hacerlo, y, respecto al cigarrillo que tomé se lo pagué. Respecto a la mentira a su compañero, ahí sí me puede pillar, pero realmente me importa mas bien poco, tengo buenos abogados que tratarán sobre el tema, por lo que no me preocupa- Comentó divertido mientras observaba la indignación de la muchacha-
-Me da mucho asco la gente como tú… que se cree superior a la ley por el simple echo de tener dinero- Comentó escupiendo todos sus deseos reprimidos de arrancarle la cabeza por engreído y arrogante-

¿Qué se había creído aquel tipo?

El muchacho sonrió divertido mientras que la miraba a los ojos con serenidad.

-Yo en cambio admiro a la gente como tú: tan sumida en su trabajo que es capaz de darlo todo por él, hasta la vida… la que entregas cada día con esa dedicación que muestras, limando al milímetro cada uno de los movimientos de tus víctimas… es digno de admiración, aunque triste al mismo tiempo- Comentó mientras observaba como la muchacha le prestaba atención- Las personas que dejan que su trabajo ocupe tanto espacio en su vida, es porque o no tienen, o porque quieren evadirse de algo a lo que no se quieren enfrentar…-

Se levantó de la silla observándola de arriba a abajo, sentada en aquella silla, con una mano apretándose la otra, y con la mirada clavada en la suya, expectante a sus palabras.

-En tus ojos veo determinación, desconfianza y dolor. Un dolor que deriva del pasado, hay algo que te tormenta día y noche…- Le comentó poniéndose en cuclillas frente a ella tomándola de la mano ya roja que esta había apretado fuertemente con la otra- Son detalles imperceptibles para una persona normal, pero los artistas podemos sentir cosas tan pequeñas que asustan, como estás tu ahora mismo…- Dijo mientras que le sonreía abiertamente, una sonrisa bonita y de verdad. Esta lo contemplaba sorprendida mientras despegaba ambos labios, entreabriendo la boca- ¿Qué es lo que no te deja dormir por las noches?…- Comentó en voz baja… casi imperceptible-

Esta se encontraba confundida, anonadada… en shock. No se esperaba eso, no esperaba que una persona ajena a su círculo de amistades pudiera denotar eso en su mirada. La asustaba, la asustaba perder el control de la situación, parecer débil, una víctima. Vio en los ojos de aquel hombre la verdad, y no el deseo sexual que anteriormente había visto en él. Vio amabilidad en sus comentarios, no bombas de relojería, vio una sonrisa verdadera donde antes solo había falsedad. Era una persona peligrosa, conocía muy bien a las personas, sabía lo que sentían... como ella.

-Mi trabajo aquí ha terminado, solamente quería una respuesta, y ya me la has dado. Me marcho, muchas gracias por colaborar- Comentó fríamente como si nada hubiera pasado, alejándose de él todo lo que le fue posible-

Atónita, contempló como este la tomaba del brazo atrayéndola hacia él. Esta se alejó un poco de su cercanía y de su jodido olor a hombre, viéndose obligada a apartarse apoyándose en sus abdominales. Una descarga le sobrepasó toda la columna vertebral mientras se alejaba de uno de los hombre más apetecibles que había visto hace mucho tiempo.
El rubio contempló un sonrojo en su rostro mientras retiraba la mano de su abdomen, lo cual provocó que su miembro diera un respingón. Su tacto… el tacto de su piel suave sobre la suya era jodidamente bueno.

-Puede seguir tocando todo lo que quiera- Dijo mientras se acercaba a esta mientras ella trataba de alejarse- ¿Llevas esposas? Eso me pone mucho- Sonrió divertido mientras observaba la cara de frustración de la muchacha-
-No he conocido en mi vida a un hombre tan grosero como tú- Dijo asqueada empujándolo mientras trataba de alejarse-

Este la volvió a tomar atrayéndola hacia él de nuevo.

-Yo nunca había visto a una mujer tan seria y fría… -Con una brazo la sostenía por la cintura, y con el otro comenzó a acariciarle el rostro, tocando sus labios con dos dedos, los cuales separaron ambos-  Y a la vez tan deseable y sexy como tú-

Y la besó.
La sorpresa de la muchacha fue máxima, no se lo esperaba… no esperaba que él se atreviera a hacerlo, ni mucho menos se esperaba de ella misma que no le hubiera pegado ya.
La tórrida ráfaga de sus labios se esparció por los suyos en un beso pasional y deseoso. El rubio la apretaba por la cadera acercándola hacia él mientras que con la otra mano le acariciaba el rostro mientras que su lengua trabaja en la boca de la muchacha, la cual se había quedado en shock ante esta acción del rubio.

Sus terminaciones nerviosas colapsaron al percibir de nuevo la sensación de ser besada… de esa manera. Ambas lenguas danzaban en un guerra de poder, para saber quien dominaba la otra mientras que los brazos de ella seguían inertes. Asfixiada por el contacto de su boca sobre la suya, no pudo nada mas que seguirle el juego mientras sentía como su miembro se clavaba en su abdomen debido a su altura.
El rubio para su sorpresa la levantó con ambos brazos, alzando su cuerpo y obligándola a que cruzara sus piernas entorno a su espalda, posicionando sus brazos en su cuello. Apartó de mala manera los vasos de agua de la mesa provocando que estos cayeran al suelo y la sentó en esta haciendo que quedaran a la misma altura.
Por culpa del maldito oxígeno se vio obligado a parar unos segundos, los cuales le dieron tiempo a observar los ojos esmeralda de ella oscurecidos y su respiración entrecortada. Observó su cuello blanco como la nieve que clamaba por algo que lo mimara. Mordisqueó la suave piel mientras notaba como esta lo empujaba con ambos brazos.

¡¡Sakura, para esto ya!! Su subconsciente estaba hablando y tenía razón, nunca había tenido ningún arrebato pasional, nunca se había dejado llevar. Iba a acabar en la cama con aquel tipucho engreído si no paraba aquello, así que como empezó terminó, bruscamente y sin avisar.

De un momento para otro Naruto acabó en el suelo y con un gran dolor en su mejilla. Había recibido un golpe de esos que tardaría en olvidar. Apenas en un segundo estaba en el suelo con el resto de cristales rotos. Notó como la mujer se arrodillaba ante este tomándolo de los cabellos y acercándolo a su rostro.

-No vuelvas a hacer eso… en tu perra vida ¿entiendes?- Dijo muy bajito mientras que le estiraba del pelo y volvía a ponerse de pie, apañándose la ropa y tratando de acoplar de nuevo su serenidad, así como su sonrojo-

Este desde el suelo soltó una carcajada.

-¿Te pone pegar a los hombres? Estoy dispuesto a que me encadenas a la cama con las esposas y me hagas lo que quieras gatita-

Esta se volteó para verlo entre enfurecida y sonrojada, sin mostrar lo segundo por su propia dignidad.

-El único sitio donde vas a estar encadenado es en las celdas de la cárcel, imbécil- Dijo mientras retrocedía cruzando la sala de estar dispuesta a irse- Nos vemos en el juicio, haré lo que sea para que lo pierdas…- Comentó enfurecida-
-Me ha hechizado el sabor de tus labios- Comentó serio mientras que Sakura cerraba la puerta de su casa confusa por lo dicho por este-

Montó rápidamente en su coche y trató de salir de allí lo antes posible mientras recordaba la última frase que le había dicho…

Me ha hechizado el sabor de tus labios...


Bueno bueno... ahí lo dejo. Espero que no me matéis... En el fondo os quiero Nyan
Nos vemos pronto en el siguiente cap... Chao Sakura Naruto

Baelif
Novato
Novato

Mensajes : 12
Edad : 18
Localización Frecuento por mi casa, aunque a veces estoy en paradero desconocido...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Izayoichan1 el Mar Jun 30, 2015 12:50 pm

Valla!! Siiiiii me encantoooo!! Ese naruto-baka yo tampoco me esperaba que hiciese eso ¬///¬ Sakura-chan me encanta como ella cumple con su trabajo uwu Me encanto espero contiii!!


Salu2!! Y ¡Sayonara! nwn

Izayoichan1
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 137
Edad : 20
Localización En un mundo donde todos sonrian!! (Inner: La droga es mala Iza ¬¬) Q-Q
Nakus 3050

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por leapch el Mar Jun 30, 2015 3:11 pm

muy buena tu forma de narrar, espero que lo sigas, aunque el foro este muriendo xD, felicidades y conti e.e

leapch
Novato
Novato

Mensajes : 46
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Ocaso7 el Jue Jul 02, 2015 1:05 am

Que manera de escribir!!!, fue como leer amanecer de Stephenie Meyer, con filo de detalle cada acto llevado a cabo por los personajes o como Cazadores de Sombras de Cassandra Clare tan relativamente osado que tiene magnetismo cada vez que lo lees, anhelando volver a leerlo cada vez que puedas.

En pocas palabras me encanta tu historia!!!, tomate tu tiempo para escribirla, yo esperare mientras seguiré anhelando un nuevo episodio cada vez.

Espero pronta continuación besos Beso

Ocaso7
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 284
Edad : 24
Localización Venezuela
Nakus 3925
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por BlancaPHNS el Mar Jul 07, 2015 6:57 am

Oh vaya....Sí que no me esperaba algo como eso xD.Antes que nada quiero decir:"Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! >w<" Disculpa mi ausencia,ultimamente ando demasiaaado ocupada TnT,pero en fin! Ya estoy aquí,Mmmm....Vaya,al parecer no era Sasuke ese amigo xD,pero eso estaba entre el,Shika y Kiba,al parecer el que se llevó el premio de ser amigo de nuestro loco rubio fue el segundo jajaja


Wow! Saku querida,creo que Naruto ha descubierto tu secreto (?) :v,pero mi pregunta es...¿Qué pasará de ahora en adelante?.Creo que para que resulte una relación entre los dos será algo un poquito difícil,esa pelirosa no se dejará domar tan a la ligera,o eso digo yo (?) xD,aunque después de lo que pasó en la casa del Uzumaki,cabe decir que nada es imposible 1313 xD

Esperaré la conti ansiosisisimaaaaa!,Saludos,besos y abrazos,bye!^^

BlancaPHNS
Clan Genbu
Clan Genbu

Femenino Mensajes : 266
Edad : 16
Localización En una luz tan oscura, que quema
Nakus 3100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Baelif el Mar Jul 07, 2015 8:27 am

¡Hola a todos de nuevo! Estuve en la playa durante unos días, y no pude continuar el fic, aunque claro, hoy ya les traigo la continuación. Como siempre dar gracias a Admin, leapch, Ocaso7, y BlancaPHNS por sus comentarios, me agrada mucho leerlos. He notado que os sorprendió el beso y demás, y bueno, era eso lo que pretendía así que en cierto modo me siento orgullosa, lo conseguí lol!

La parte que toca ahora es intrigante, espero que les guste.

Capítulo 5:

Capítulo 5

Dos semanas después…

Papeleo, papeleo y más papeleo… Era muy triste que la mitad de su trabajo se basara en eso en vez de estar deteniendo a criminales o a bandas organizadas, pero eso solo significaba una cosa: que el pueblo estaba tranquilo.
Sakura removía entre sus cajones archivos ordenándolos lo antes posible. Su jefa Anko había lanzado un comunicado a primera hora de la mañana: a las 12:00 reunión importante.

No solía hacerlo, y era eso lo que la preocupaba, después de aquellas dos semanas que habían pasado el número de incidentes se había reducido drásticamente, cosa de la que se alegraba.
Cuando lo tuvo todo en su sitio y con cinco minutos de diferencia, se dirigió a la sala de reunión, donde algunos de sus compañeros ya estaban. Se sentó al lado de Kiba, el cual comenzó a hablarse sobre todo en general, pero más del caso del rubio de nuevo… era algo que había indignado a toda la comisaría en general.
De nuevo, el abogado del rubio se entrometió en el caso, y llegó a un trato con los chavales, sobre todo al que el rubio agredió. Ellos aceptaron el trato, por lo que después de eso Sakura solo podía acusarlo de mentir a las autoridades, puesto que el exceso de velocidad y el alcohol que este portaba solamente le costó algunos puntos en el carnet y alguna que otra tirada de tarjeta de crédito. Finalmente el dinero pudo más y quedó impune de cualquier acusación.

Sakura quedó muy molesta tras esto, ya que en cierta parte sentía que merecía pagar, ya no por los delitos que cometió, sino por lo que se atrevió a hacerle. Esto ya tocaba lo personal, no podía permitir que alguien así saliera tan bien parado de esas situaciones. Para ello aquello que le hizo fue una humillación, y si quisiera contarlo le podía costar caro, pero prefería no hacerlo, su orgullo le impedía contarle a sus compañeros que un tipejo la redujo con un beso, por lo que prefirió pasarlo por alto.

Se encontraba hablando con Kiba cuando su jefa y el resto de personas de la comisaría entraron a la sala posicionándose en sus sillas asignadas. Anko se colocó en la silla que daba a la ventana, la cual le permitía ver a todos los presentes. Se puso de pie, en su rostro se podía ver de todo menos tristeza. Sakura suspiró aliviada al presentir que la noticia que les iba a dar era buena… y tan buena…

-Compañero… hoy es un día muy especial para mí, y creo que es justo que vosotros al igual que mucho compartáis mi alegría al confesaros que… dentro de una semana me voy a casar, voy a subir al altar con mi prometido, y me gustaría que todos me acompañarais tanto en la misa como en el banquete, el cual os indicaré posteriormente- Esta se tomó un tiempo para respirar, lo que sirvió para que todos sin distinción alguna se levantaran dando palmas de sus asientos-

Sakura le dedicó una sonrisa sincera a su jefa tras besarle la mejillas como muchos de sus compañeros hicieron. Era algo que se merecía, para ella era una de las mejores en su trabajo a pesar de que no tuviera decisión para decir en algunas cosas que no. A pesar de ello, se alegraba de esa gran noticia y de su alegría… ya estaba bien de que por lo menos algo saliera bien en aquellos días…

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Despertó con una gran jaqueca. Se rozó las manos con la cabeza mientras se levantaba del sofá de su casa, o más bien de su mansión. Era uno de sus pequeños paraísos, con piscina climatizada y todo tipo de comodidades dignas de alguien de su fortuna. Se puso de pie mientras observaba a la mujer que yacía con él acostada, algo ligera de ropa como él. Se dirigió hacia el frigorífico para comer algo cuando en la mesa de la cocina observó a su móvil encenderse, era su jefe, Kakashi.

-¿Qué quieres?- Dijo desperezándose mientras observaba a Ruppert con él-
-Voy a tu casa en cinco minutos, y más te vale que esté aceptable, traigo a alguien más conmigo-
-Podías haber avisado, tengo a una tía por aquí que ni siquiera recuerdo… y…- Rápidamente recogió una botella de alcohol tirada en el suelo. El líquido se había derramado por toda la cocina- Bueno… digamos que la casa no está para más fiestas-
-Escucha lo que te voy a decir… quiero una buena presentación para cuando venga, necesito que tenga buena impresión de ti después de todo lo que sabe, así que ya estás tardando-

Y colgó, dejándolo desconcertado mientras volvía al salón sonriente. Bueno, tendría que ser rápido.
Se metió rápidamente a la ducha y buscó una ropa apropiada para el encuentro. Logró que la mujer allí dormida y posiblemente borracha accediera a quedarse en su cuarto, no podía permitir que conduciera el coche en ese estado. La dejó en su cama y cerró con pestillo la puerta para impedir intrusiones. Pasó seguidamente a recoger el salón donde iba a recibir a su jefe y a su visita, apartando unas cuantas botellas de vino, cristales rotos y alguna que otra ¨gomita¨ alargada de por allí.
Cuando todo estuve medio decente se repeinó el cabello hasta que cuando salía del baño, llamaron a la puerta. Abrió lo más rápido posible, encontrándose con su jefe y con una mujer… una mujer que le resultaba vagamente familiar.

-Naruto ¿recuerdas a la jefa del distrito 12?- Naruto la observó mientras recordaba aquel pelo negro moreno recogido en aquella coleta, y su disgusto ante las palabras de su abogado y de su jefe Kakashi después de que fuera pagada su deuda con la justicia-
-Por supuesto, no suelo olvidar una cara, y menos aún cuando es como la suya, está preciosa señorita- Le hizo una reverencia- Por favor, pasar ¿qué os trae por aquí? Tengo que decir que estoy sorprendido…- Dijo mirando a Kakashi, el cual vestía de traje negro, bastante elegante como ella, que portaba un vestido largo y rojo con tacones pronunciados-
-Ella es Anko. Es mi prometida, y pronto vamos a casarnos- Le comentó haciendo que Naruto se sorprendiera de sobremanera.
-¡Vaya! ¡Me alegro mucho de verdad!- Le comentó a él dándole un abrazo- ¿Por qué nunca me la presentaste? ¡Enhorabuena señorita!- Dijo besándole ambas mejillas-
-Bueno, dadas las circunstancias ambos tenemos mucho trabajo. Siento que ambos tuvierais que conoceros por las malas, Naruto es un buen chico a pesar de todo-

Naruto se llevó las manos a la cabeza mientras observaba a la mujer.

-Sí… siento mucho mi comportamiento, a veces soy un auténtico gilipollas- Le dijo tendiéndole la mano personalmente a la mujer que la aceptó gustosa-
-No se preocupe señor Uzumaki, ya pagó por lo que hizo, no de la forma con la que me gusta, pero legalmente-
-Se lo agradezco, voy a traerles un champán, esperen un momento y por favor, sentaros-

Naruto se dirigió al congelador, donde aún guardaba alguna que otra botella del champán que a él le gustaba, uno francés bastante bueno a la par de caro. Sacó tres copas y se sentó con ellos mientras lo servía.

-Hemos venido a darte una invitación, puesto que irás, eres mi mejor artista- Dijo Kakashi mientras que le otorgaba la carta donde se podía observar el lugar donde será el banquete y la iglesia-
-Muchas gracias Kakashi, me alegro mucho por tu compromiso, y sin duda no faltaré-
-Bueno, también te tenía que comentar una cosa…- Dijo Kakashi mientras apretaba suavemente la mano de su prometida y la miraba sonriente- Resulta que eres un hombre afortunado, a mi prometida le gusta como manejas los pinceles, y ha decidido que los regalos para los invitados, los harás tú-
-Vaya… me siento muy alagado señorita Anko, no se preocupe, si es asunto de pincel no le defraudaré. Cuénteme… ¿qué quiere que haga?-
-En general, queremos un retrato a tamaño real nuestro con los trajes de novios, que será expuesto en el recinto, en el comedor para que todo el mundo pueda verlo. Pronto tendremos la sesión de fotos, en cuanto eso suceda, le haremos entrega de una para que la reproduzca en el lienzo.
Para los invitados había pensado en un retrato suyo, seguido de unas flores para las señoras y algún que otro puro para los hombre, de eso nos encargaremos nosotros claro, usted solo tendrá que pintar. Para mi comisaría… me gustaría que hiciera lo mismo, un retrato de todos mis componentes, y para mi, me gustaría que inmortalizara el momento, con todos ellos a mi alrededor y yo vestida de blanco- Le dijo mientras que el rubio la miraba intensamente- Sé que será complicado, porque son muchos los que van a asistir a la boda, en total seremos bastantes más de quinientas personas, pero estoy segura de que un artista de su calibre lo conseguirá-
-Tengo que admitir que será difícil terminar en tan poco tiempo…- Comentó mirando la fecha de la boda- Pero no imposible, confié en mi, le demostraré que ha valido la pena poner su confianza en mí- Le dijo mientras que estos se levantaban y se dirgían a la salida-
-Naruto, no me decepciones, confió en ti muchacho- Dijo Kakashi mientras que lo miraba tiernamente, reflejando un sentimiento hace ya mucho tiempo mostrado-
-No lo haré Kakashi- Dijo mientras cerraba la puerta- No esta vez…- Susurró-


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


-¿Y como te va a ti Sakura?- Le dijo mientras que se tomaba su quinta copa, quizá se estaba pasando un poco…-
-Para de beber ya Temari, es suficiente- Le dijo mientras le arrebataba la copa de su mano-
-Vale vale… señora poli buenza.- Dijo mientras que le guiñaba el ojo- No me has respondido…-
-A mi me va bien- Comentó mientras observaba al lugar donde se encontraba-

Un barucho cualquiera, con hombres asquerosos y borrachos, y alguna que otra chica ligera de ropa dando vueltas por todo el recinto, un lugar muy apropiado para un reunión de amigas sí… muy apropiado.

Pronto llegaron el resto: Ino e Hinata. Eran lo que ella llamaba amigas, aunque a la gran mayoría no las veía en mucho tiempo.
Temari era contable, de echo trabajaba en una empresa cercana a la capital. Hinata cirujana, una de las mejores que conocía, fue a clase con ella. Nunca le había caído bien, era un debilucha, pero la ayudó bastante con su hermana. Su hermana era alérgica a un tipo de planta, y las pastillas para la alergia eran muy caras. Su madre era médica, y la ayudó a conseguirlas, a partir de ese momento forjaron un trato mutuo: ella la ayudaba con las medicinas, y ella la ayudaba en el instituro. Hinata, al ser tan inocente era el foco de todas las risas y burlas, hasta que comenzó a tener de sombra a Sakura, en ese momento se acabaron las tonterías, por lo que con este acuerdo se llegó a una bonita amistad. Luego estaba Ino, que había sido una buena amiga desde pequeña. Se dedica al mundo de la moda, cosa que siempre había querido hacer, y era con la que más contacto tenía de entre todas.

Se sentaron al lado de ellas, y comenzaron a hablar un poco de todo: de su vida personal, de los hombres, del trabajo… La única que tenía novio era Ino, cosa que Sakura sabía, aunque nunca lo había visto. Hinata no era lo bastante osada para hacer frente a una relación según ella, y Temari… bueno, Temari va a su aire.
Se encontraban en media conversación cuando un hombre moreno de cabello liso hasta los hombros abrazó a Ino. Sakura inspeccionó al tío: metro ochenta, ojos oscuros… a su lado había otro hombre de características similares, solo que un poco más alto, la única diferencia era que este le resultaba familiar, a ese lo había visto antes…

-Bueno, pues os presento a Sai, mi novio- Dijo mientras se dejaba abrazar por el hombre que esbozó una sonrisa hacia todas-
-¡Hostia! ¡La poli del pelo rosa!- Comentó el moreno de coleta morena que se encontraba al lado de Sai- Yo a ti te conozco-

Sakura entonces recordó a aquel tipo, Shikamaru Nara, el tío que iba con Naruto en el coche, el copiloto.

-¿Y este quien cojones es? Parece una puta piña colada- Dijo Temari señalando a su pelo mientras provocaba la risa en todas las presentes menos en Sakura, la cual siguió analizando al tipo-

El moreno bufó ante la pequeña humillación sufrida mientras que Sai lo tomaba del hombro.

-No sigas, Temari es mortal- Dijo dirigiéndole una sonrisa a la rubia, la cual le pegó otro trago a la copa-Yo las conocía a todas, menos a ella- Dijo señalando a Sakura- Y tú pareces conocerla… ¿de qué exactamente?-
-Nos detuvo a un amigo y a mi mientras conducíamos un tanto… contentos- Dijo mientras se llevaba las manos a la cabeza- Menos mal que mi amigo es millonetis…- Dijo mientras sonreía-
-Tu amigo es un hipócrita y un creído que se cree superior a la justicia, siempre no va a tener a los perros de sus abogados para que lo protejan- Dijo mirándolo cabreada mientras que su móvil comenzaba a sonar-

Sakura se levantó saliendo fuera del recinto para recibir la llamada mientras que sus amigas seguían hablando.

-¿Siempre ha sido así?- Dijo Shikamaru mientras observaba como se alejaba-
-Que yo recuerde sí…- Dijo Temari mirándolo a los ojos-
-No… ella, no era así, se convirtió, se transformó por necesidad en una persona fría y calculadora como lo es- Dijo Ino mientras observaba como el moreno se sentaba frente suyo-
-Cuéntame… ¿qué le pasó?-

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

-¿Que pasa ?- Comentó Sakura seria-
-Capitán, hemos encontrado algo que precisa su intervención. La esperamos en la calle 52, ala B- Dijo Sasuke mientras que de fondo se podía escuchar el motor de un coche-
-Voy para allá- Dijo y colgó, accediendo rápidamente a su coche, aparcado cerca del bar-

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

El rubio se encontraba repasando cada una de sus pinturas mientras reposaba cada uno de sus lienzos en la sala de estar. Debía comenzar a pintar lo antes posible, aquel trabajo que le habían encomendado era colosal, y si no comenzaba de inmediato no podría terminarlo. Fue solo entonces cuando se percató de que en uno de sus cuartos había una mujer casi inconsciente o durmiendo, así que se dirigió hacia la habitación donde la había dejado, encontrándola despierta aunque un tanto exaltada. Rápidamente la fémina se recompuso y le sonrió pícaramente mientras se levantaba dirigiéndose hacia este, el cual se mantuvo estático ante el abrazo que esta le propinó.
-Oye guapo… ¿me tengo que tomar esto como un secuestro?- Comentó divertida mientras le besaba el cuello-
-No hermosa, llamó una persona importante y tenía que atenderlo…- Dijo mientras notaba como esta se dirigía hacia su pabellón auditivo- Ahora mismo, tengo mucho trabajo, me gustaría pero no puedo atenderte…- Dijo mientras le daba un casto beso en la frente tratando de alejarla de su cuerpo- Pero… te dejo mi número preciosa, a ver si nos vemos otra vez- Le guiñó el ojo-
-Bueno, supongo que los artistas sois así… en fin, me marcho- Dijo la joven tomando el camino que llevaba a la salida.

El rubio la siguió mientras que está salía por la puerta, no sin antes observar como un pequeño flash iluminó su puerta antes de que esta se fuera. El rubio extrañado miró su guiñar de ojos tras la puerta.

-Espero volver a verte…- Dijo enfatizando cada palabra mientras le sonreía y cerraba la puerta-

El rubio no le dio demasiada importancia a lo que había visto, y se dirigió a seguir ordenando sus pinturas y mas cosas, tenía mucho trabajo que hacer, y debía empezar esa misma noche.



-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


Sakura llegó rápidamente al sitio que le indicó su compañero, encontrándose con unos cuantos detenidos y esposados. Rodó rápidamente sus ojos entorno a ellos, no parecía ver ninguna cara conocida entre ellos.

-¿Qué sucede?- Preguntó rápidamente Sakura-
-Mírelo usted misma capitana…- Dijo el moreno abriendo el capó del coche, encontrándose todo un arsenal… estos tíos estaban muy bien armados, pero para robar- Hemos encontrado planos de una casa, y al revisarlo todo, hemos encontrado como un anónimo mandaba mensajes a uno de los implicados, con fotos de lo que parece el interior de dicha casa-

Sakura rápidamente se puso a revisar el plano de la casa. No sabía bien donde se podía encontrar aquello, era de dimensiones descomunales, con un jardín demasiado extenso para ser de la zona, sin duda alguna aquella casa no pertenecía aquel pueblo.

-Déjame las fotos del móvil, y vosotros, poneros las pilas, interrogarles- Ordenó mientras que está comenzó a revisar las fotos-

No encontraba nada interesante, solo simples imágenes del comedor y de la sala de estar de una casa. La casa era enorme, y ligeramente desordenada. Sus muebles eran de una excelente calidad, por lo que no era de extrañar que fueran a robarle. De un momento a otro pudo distinguir en una de las fotos a una persona a lo lejos. Estaba durmiendo, reposado en un sofá aterciopelado, y a su lado había un gato, un gato peludo y…

Los ojos se abrieron desmesuradamente, no era posible. El gato.

-Sasuke, saca el ordenador de estudio, y amplía esta imagen- Comentó nerviosa mientras este lo hacía, pudiendo ver a Naruto dormir plácidamente- Es Naruto, Naruto Uzumaki el artista, quieren robar allí- Dijo mientras que observaba a los implicados. Uno sonrió mirándola a los ojos-
-Ya es demasiado tarde…- Dijo sonriendo mientras que los demás se miraron entre ellos-
-Mandar a estos a declarar. Dile a Kiba que quiero un coche patrulla aquí en cinco minutos, Uzumaki puede estar en peligro- Comentó nerviosa mientras sentía como un escalofrío la recorría entera-


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


-Ya está hecho-
-He mandado una distracción, los mantendrá ocupados hasta que termine, gracias preciosa por tu amabilidad, y por las fotos-
-¿Estás ya…?-
-Enfrente de su casa-Se podía observar la casa del rubio desde su posición- O mas bien… de su tumba…-


Bueno... espero que les haya gustado este nuevo capítulo. Traeré la conti lo antes posible Nyan

Baelif
Novato
Novato

Mensajes : 12
Edad : 18
Localización Frecuento por mi casa, aunque a veces estoy en paradero desconocido...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Ocaso7 el Mar Jul 07, 2015 10:51 am

Secuestro, Secuestro!! eso le pasa a los hombres ricachones y mujeriegos con Naruto. Sakura ira a su rescate? que pasara?... esa parte me suena a amores verdaderos donde nicki fue secuestrada... Me ENCANTO ESA NOVELA y eso que no soy novelera.

Espero continuación, Besos Beso

Ocaso7
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 284
Edad : 24
Localización Venezuela
Nakus 3925
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por BlancaPHNS el Miér Jul 08, 2015 7:28 am

OMG! Narutooooooooooooo!!! Nooooooooooooo!! Shit! Que malita eres al dejarlo allí xD,la cosa se está poniendo muy interesante,en serio Ino le contará la historia de Sakura a Shikamaru?,aunque para ser sincera yo también quisiera saberla más a fondo xD

Esa perra! Cómo se atreve a hacerle eso a Naruto? TnT y Anko y Kakashi se van a casaaaaaaaaaar!!! >w< le toca un paquete bien grande al rubio xD,si es que Saku llega a tiempo para salvarlo TnT

Jodeeeeeeeer!! espero conti ansiosissimaaaaaaaaaa! Saludos,besos y abrazos,bye!^^

BlancaPHNS
Clan Genbu
Clan Genbu

Femenino Mensajes : 266
Edad : 16
Localización En una luz tan oscura, que quema
Nakus 3100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Baelif el Lun Jul 20, 2015 8:25 am

¡Hola a todos de nuevo! Ha pasado un tiempo desde que no estoy por aquí. He estado de vacaciones y he vuelto hace poco, perdonarme por el parón del fic. Afortunadamente, tengo varios capítulos listos ya, osea que no os preocupéis que enseguida tendréis la continuación de este cap (os recompenso por la espera)
Muchas gracias a Ocaso7 y a BlancaPHNS por sus comentarios, me gusta mucho recibirlos, espero verlas por aquí.
Sin nada mas que decir, el cap.

Capítulo 6:

Capítulo 6:


La inspiración le había venido de golpe, y eso era algo muy poco común en él. Tras recibir todas las fotos de las personas a las que tenía que retratar se dirigió inmediatamente a su sala de trabajo, y simplemente dejó que la pintura y su mano hicieran el trabajo por él. El olor a pintura fresca inundaba la sala, ese olor lo extasiaba, era como una droga para él. El calor en la sala también estaba presente, así que se quitó la camiseta, alcanzando a la vez un cigarro que se encontraba en la mesa del frente de la silla donde anteriormente estaba sentado. Lo prendió mientras que observaba su trabajo, para ser la primera noche había avanzado bastante, ya tenía a casi toda la comisaria, le faltaban unos pocos, entre ellos a Sakura… Pensando en esto, continuó pintando con el cigarrillo en la boca con la esperanza de dejar para por la mañana simplemente el de la chica, puesto que era en el que más mimo iba a poner.

De un momento para otro escuchó un ruido, pero no le dio demasiada importancia, así que siguió pintando. Al rato escuchó al gato chillar, cosa que era poco común en él. Alarmado se dirigió a ver que le sucedía, encontrándolo tirado en el suelo de la sala de estar algo malherido, tenía sangre en el costado, y el pobre animal solo emitía pequeños maullidos. Este tocó la sangre del animal nervioso, y se puso de pie rápidamente para tratar de entrar en el baño y conseguir algunas vendas para el animal, pero cuando se puso de pie y se dio la vuelta observo a una sombra avalanzarse hacia él. Fue todo muy rápido. Era alto, y rudo, totalmente vestido de negro y armado con un bate metálico. Le propinó un golpe en la cabeza, y otro más, no le dio tiempo a defenderse cuando ya se encontraba en el suelo. Trató desconcertado de levantarse y atacar a su agresor, pero fue en vano: este le propinó un patada en el costado, provocando que este recorriera toda la sala rodando dejando un rastro de sangre procedente de su cabeza. Lo tomó de los cabellos levantándolo en peso, dándole un puñetazo en el rostro, fue aquello lo que lo hizo desfallecer, no sin antes soltar un último chorro de sangre que empapó el suelo y lo tiñó todo de un rojo carmín.


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


Diez minutos más tarde…


Por fin llegaron a la casa del rubio. Un coche de patrulla simplemente con ella y Kiba fue lo que más se acercó a la casa del rubio. Temían llamar demasiado la atención, una incursión discreta sería lo mejor. Los demás coches de patrulla se encontraban escondidos en callejones por si algo sospechoso sucedía. Rápidamente los dos compañeros bajaron del coche y enfundaron sus armas. Kiba procedió a abrir la enorme verja que cubría todo el jardín, y los dos avanzaron rápidamente hacia la puerta de la gran mansión. Sakura empujó levemente la puerta de entrada… estaba abierta.

Ambos se miraron nervioso, entrando en la vivienda. La primera sala estaba despejada, y por un pasillo llegaron hacia la sala de estar. Kiba soltó una arqueada ante la desagradable imagen. Se podía observar un reguero de sangre en todo el suelo de la sala. Sakura abrió los ojos nerviosa ante la visión de aquello. Era algo muy desagradable. Un gato peludo se encontraba cerca de toda la sangre. Sakura rápidamente lo inspeccionó, era Ruppert.

-Llama a un veterinario, y ordena a las patrullas que entren, inspeccionen la casa de arriba a bajo. Yo llamaré a criminalística, necesitamos cotejar la sangre, puede que no sea de… de Naruto-
-¿Y de quién mas va a ser?- Dijo Kiba exaltado-
-Tú hazlo- Dijo dirigiendo sus ojos ensangrentados y vidriosos hacia este, el cual obedeció inmediatamente-
Sakura rápidamente tomó su móvil y comenzó a llamar. En unos cuantos minutos se pudo identificar el ADN de la sangre, totalmente compatible con el rubio. Nerviosa y con el corazón en un puño, comenzó a preguntar a los vecinos de la zona, los cuales le dijeron que un vehículo negro todoterreno estacionó frente a la casa del rubio hacía así como media hora. Rápidamente indicó a los de patrulla que buscarán un vehículo en los radares con aquellas descripciones en un intervalo de tiempo de media hora.

Sasuke llegó a la casa minutos después de suceder esto acompañado de Kakashi y de la mismísima capitana, Anko. Sakura palideció al ver la escena.

-¿Qué ha pasado?- Dijo Kakashi observando toda la sangre que había en el suelo-
-Mire, usted no debería estar aquí, le prometo que estamos haciendo todo lo que podemos y…-
-Él tiene que estar aquí. Perdón por lo habértelo presentado antes inspectora, pero este es mi prometido, y el jefe de Uzumaki, creo que es el primero que debe estar aquí- Comentó dejando perpleja a la pelirosa-
-Muy… muy bien…- Dijo sorprendida tratando de mantener la compostura- Creemos que es un secuestro, el cuerpo no está en toda la casa. Hemos descartado el robo, hay un montón de objetos de valor y dinero en la casa, y por la brutalidad de los golpes podemos denotar que iban a por él, y que también puede ser algo personal- Dijo mientras dirigía su mirada hacia Kakashi- Hemos encontrado fotos de la casa de Uzumaki en los móviles de unos ladronzuelos, pero creemos que eso ha sido una distracción, esto parece realizado por un profesional- Dijo dirigiéndose a la mesa de la sala de estar- Aquí hay unas bolsas de basura, posiblemente lo sacara de la casa aquí, porque en el jardín que rodea la casa no hemos encontrado ningún rastro de sangre-
-¿Y esas fotos, las que le han tomado son de hoy?- Dijo Kakashi-
-Sí, concretamente de esta tarde-
-Pero… nosotros dos hemos estado aquí esta tarde-

Sakura palideció ante la declaración.

-Pues eso quiere decir o que el secuestrador estaba ya en la casa… o que el secuestrador tiene un cómplice…- Dijo meditando mientras que un policía se acerca a ellos-
-Teniente, capitán, tenemos algo- Dijo dirigiéndose hacia un ordenador- Hemos encontrado un coche negro, que coincide con la descripción dada por los vecinos pasar hace cinco minutos por un control muy cerca de aquí. La chica de recepción dice haber escuchado unos golpes en el maletero del coche-
-¿Que dirección lleva ese control?-
-Pues respecto al carril que ha tomado… sin duda va hacia esta balsa que hay aquí- Dijo mientras señalaba un punto en un mapa- Cerca de esta balsa hay un bosque… no creo que sea una casualidad-

Sakura tomó a Kiba del hombro.

-Acompáñame, vamos hacía allí-
-Pero, todavía no estamos seguros de si…-
-Vamos- Dijo autoritaria tomando la salida rápidamente-

El castaño cabeceó unas cuantas veces antes de seguirla, podía ser una gran cabezota cuando se lo proponía.


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

No podía abrir los ojos. Era raro, pero notaba una brisa fresca y una humedad poco común. No sentía el cuerpo, era una extraña sensación. Intentó moverse, pero no pudo. Escuchó el sonido del agua correr… tenía que estar cerca de ella… ¿pero dónde estaba? ¿cómo había llegado allí?

Sintió unas manos tocar su rostro, le quitaron una venda oscura de la cara. Ya podía ver. Un hombre vestido de negro lo observaba. Lo reconoció al instante… era su agresor. Recordó los golpes, a Ruppert en el suelo… la sangre.

-El tiempo que te queda de vida va a depender del tiempo que tardes en contestar- Dijo el secuestrador con voz grave- Minato, ¿dónde está?-

El rubio examinó el nombre… ¿Minato? No recuerdo a ningún Minato.

- No conozco a ningún Minato- Dijo con dificultad-

El secuestrador dio una vuelta y rápidamente lo tomó de los cabellos pegándole un tirón. El rubioi retrocedió a pesar de que por fin fue consciente de que se encontraba arrodillado en el suelo de un bosque, rodeado de pinos en la oscuridad y maniatado.

-Deja de jugar conmigo… te pareces tanto a él que me das asco- Dijo mientras lo miraba fijamente a los ojos- Uzumaki, Minato Namikaze, ¿hace falta que te refresque más la memoria?-

Minato… Minato Namikaze… No reconocía su nombre...

-No sé quién es…-

Quizá fue la sorpresa que posiblemente reflejó lo que hizo que el tipo lo creyera, o quizá simplemente el echo de que vio la verdad en sus ojos.
El secuestrador se llevó una mano a los bolsillos.

-Pobre niño… abandonado por sus propios padres. Debía haberte matado cuando aún no podías defenderte, a las plagas hay que matarlas desde que nacen- Dijo mientras le muestra al rubio una foto de alguien rápidamente y la deja en el suelo- Una lástima que no conocieras a tu papá, ni que lo vayas a hacer… míralo por el lado positivo, al menos morirás con su cara al lado. No me sirves para nada, pensaba que sabrías más… pero ya veo que no, simplemente eres su hijo, solo compartes sangre con él… Ahora cierra los ojos y muere-

Disparó


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


Llegaron a la balsa minutos mas tarde. Se habían saltado todos los semáforos y habían mantenido la   sirena todo el trayecto activa. La pelirosa salió del coche y comenzó a buscar entre los alrededores. Llevaban consigo detectores de calor y unos cuantos dispositivos de localización. Las demás patrullas llegaron momentos mas tarde. Sakura ordenó dividirse, unos por la derecha y otros por la izquierda. La derecha daba a la balsa, y la izquierda al bosque.

Ella se adentró en el bosque de pinos. Era tenebroso y se mantenía en un constante silencio. Solo algunas aves nocturnas se podían escuchar. Tras suya habían unos cuantos policías, que se fueron disipando hasta quedar ella sola. La linterna alumbraba poco, por lo que se le complicaba la búsqueda. Se adentró un poco más en el corazón del bosque sin resultados, hasta que oyó algo moverse entre unos arbustos. Alzó su arma apartando los matujos de su paso, pudiendo observar a alguien arrastrándose hacia su dirección. Lo iluminó con la linterna, causando en sus ojos azules sorpresa y asombro. Quedó helada al ver la escena. La sangre de su cuerpo se prolongaba metros atrás, estaba sucio, malherido… terminal. Vio como sonreía antes de desplomarse contra el suelo.
Se dirigió hacia este mientras empezaba a gritar, alarmando a muchos de los policías de la zona los cuales llegaron rápidamente hasta su encuentro. Esta intentó que reaccionara, pero no sirvió de nada, llevó sus temblorosas y suaves manos hasta su torso, llenándoselas de sangre. Tocó su tez tersa y fría, y contempló sus ojos oscuros mirando a la nada mientras que comenzó a escuchar el sonido de la ambulancia.

Se lo llevaron.

Salió del bosque angustiosa y deprimente. Estaba totalmente desencajada, su rostro había palidecido, y se encontraba totalmente empapada de sangre y barro. Kiba sin importarle mucho su estado la abrazó, solo entonces se sintió protegida. Le correspondió el abrazo, sus jodidos momentos de debilidad la cabreaban hasta extremos inconmensurables, sin embargo nada pudo hacer… se encontraba sola, y con una profunda tristeza sin saber el porqué. Se introdujo en el coche de policía, ya está, su misión estaba cumplida por ahora. Solo tendrían que ponerse a la búsqueda del responsable de eso, pero aquello solo sería posible a la mañana siguiente, tendrían que descansar, y aparte, necesitarían el testimonio del rubio para poder trabajar mejor, cosa que se veía difícil de obtener.
Kiba llevó a su casa a Sakura, la cual se lo agradeció eternamente. Accedió a que este subiera con ella a su piso, de todas formas no podían permitirse el dormir, simplemente iba a ducharse y cambiarse de ropa. Debían ir a ver a la capitana a recibir nuevas órdenes. Se duchó rápidamente y se cambió de ropa, permitiendo que su compañero hiciera lo mismo. Era muy incómodo teniendo en cuenta los deseos que despertaba en este ella misma, pero aún así poco le importó, era su amigo y tenía cosas más importantes en las que pensar.


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


Quince minutos después ya estaban en la comisaría. Kakashi estaba siendo interrogado por Sasuke: el moreno le preguntaba si sabía de alguien que quisiera hacerle algo al rubio. Esta pasó de largo, no sin antes informarle que parara el interrogatorio, quería hacerlo ella misma. Llegó hasta el despacho de la capitana, la cual le dio instrucciones a seguir para que la búsqueda del agresor fuera más fácil, sin embargo ella sabía que alguien con profesionalidad como parecía el caso no se dejaría coger tan fácilmente. Rebuscó entre la gente al personal médico de la sala, con aquel revuelo la comisaría estaba a rebosar. Lo encontró, y apenas pudo preguntarle su estado: Estaba grave, y había perdido mucha sangre, había sido trasladado a la UCI de inmediato. Aquello pintaba mal para el rubio pero… ¿por qué le afectaba tanto aquello?.



Pronto les traeré la conti. Una vez mas, mil disculpas por el parón...
Hasta dentro de poquito Nyan

Baelif
Novato
Novato

Mensajes : 12
Edad : 18
Localización Frecuento por mi casa, aunque a veces estoy en paradero desconocido...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por BlancaPHNS el Lun Jul 20, 2015 9:25 am

¡Nooooooooooooooo! Naru-kun quedó malherido TnT,por qué le pasan esas cosas a el? Sakuuuuu,no shores,estoy segura que el se recuperará! (Si es que así lo quiere la escritora ;-Wink Ese canalla e.é Saku tiene que vengar a nuestro sepsi rubio y a su neko kawaii TuT

Jo jo jo,sho se porque Sakurita se siente así,después de ese "Contacto" con el rubio,hasta yo xD

Pero me pregunto si Sakura encontrará al criminal,y si lo hará pagar >:'c Por favor Baelif-san! Tráenos la conti prontooooooooo!!! La cosa se está poniendo muy caliente,resiste Naruto!

Esperaré la conti ansiosisisimaaaa!,y no te preocupes,lo importante es que estés bien y que nos trigas las tan ansiadas contis Wink.Saludos,besos y abrazos.Bye ^^

BlancaPHNS
Clan Genbu
Clan Genbu

Femenino Mensajes : 266
Edad : 16
Localización En una luz tan oscura, que quema
Nakus 3100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Ocaso7 el Lun Jul 27, 2015 5:53 am

Que intriga, porque buscaran a Minato?... y como sera el pasado de naruto, digo tubo una infancia difícil pero nunca se dedico a pensar en su pasado... no hasta ahora.

A pesar de todo nuestra pelirosa palideció al ver al rubio de esa manera, y aunque en toda su vida a tratado de ser fría y distante con todos, a sentido muchas cosas gracias a un recién aparecido en su vida. Todos somos vulnerables, todos tenemos derecho a amar y ella no es la excepción. Cuando llega llega y no podemos hacer nada.


Definitivamente tu fic me encanta, es como la descripción: amor, intriga y suspenso. jajaja besos Beso espero ansiosa la continuación.






Ocaso7
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 284
Edad : 24
Localización Venezuela
Nakus 3925
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lienzo sin pintar (+18) -Capítulo 7- ACTUALIZADO- 11/10/15

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:11 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.