Últimos temas
» Te veo..... (capitulo 3)...ACTUALIZADO (23-07-2017)
Ayer a las 4:24 pm por aduzumaki

» Qué paso?
Miér Jul 26, 2017 11:36 am por LadySara

» Buenas a todos ^^
Mar Jul 25, 2017 3:11 am por RhiasGrem

» Ángel Guardián (+18) Prologo (25-06-2017)
Dom Jul 23, 2017 8:44 am por aduzumaki

» ¿Y si Dejamos de ser Amantes? [+18] Capitulo Cuatro
Sáb Jul 22, 2017 7:12 pm por Jonathan Uzumaki

» Love Me Again (+16) Capítulo 4: Es solo el comienzo (10/07/2017)
Lun Jul 17, 2017 1:50 pm por aduzumaki

» .....El Castillo Vagabundo.....Capitulo 1.....15-07-2017
Lun Jul 17, 2017 12:48 pm por aduzumaki

» ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 31(Esa Mirada)/30/04/17
Lun Jul 10, 2017 4:49 am por alexad_uzumaki

» Photoshop CS6
Dom Jun 18, 2017 8:01 am por SussyShiteU

That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

"El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: "El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Mensaje por Izayoichan1 el Dom Sep 11, 2016 11:30 am

Matenlo !! okno xD Como lo dejaste ahí !! Onion hit Bueno~ como que no tengo derecho de apurar porque... no he seguido tu historia... desde el primer capitulo? ... (Inner: Matenla !! Motosierra ) Noo~!! AyAy Me encanta tu historia continuala, bye! -Iza fue golpeda con una almohada por su inner- Mareado (Inner: en el blanco !! Genial )
avatar
Izayoichan1
Clan Byakko
Clan Byakko

Femenino Mensajes : 137
Edad : 20
Localización En un mundo donde todos sonrian!! (Inner: La droga es mala Iza ¬¬) Q-Q
Nakus 3050

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Mensaje por Alex3467 el Vie Sep 23, 2016 4:55 pm

¡Buenas! ^^

Primero que nada, muchas gracias a Layla, por haber respondido mi mensaje y lo siento si no respondi antes Razz he estado algo colgado últimamente. .. y muchas gracias a mikel-chan por haber reabierto mi fic ^^

Ahora, no pienso abandonar esta historia, solo que he estado bloqueado estos ultimos meses :/  
Pero ya con energias renovadas, hoy mismo (son las 1:51 am aqui xD) empiezo a subir capitulos...

No me queda nada mas por decir hasta ahora, mas que gracias nuevamente a Layla y mikel, y bienvenida Iza! Very Happy me alegro que te guste la historia :3

¡Nos vemos dentro de una horas en la continuación!
Saludos.
avatar
Alex3467
Clan Genbu
Clan Genbu

Masculino Mensajes : 101
Edad : 21
Localización Mi casaaa! (Trabajando en un nuevo FanFic)
Nakus 4936

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Mensaje por Alex3467 el Sáb Sep 24, 2016 1:26 pm

Lo prometido es deuda, aqui el capitulo xD



Spoiler:
Capitulo 4 (Parte 2):


-Sakura-chan… -susurró suavemente el rubio. No puedo… se dijo mentalmente y cerró los ojos con fuerza. ¡Si que puedo! . Abrió nuevamente sus ojos y observó a la pelirrosa. -Tu me gustas… me gustas muchísimo… y no solo me gustas… yo te amo, estoy enamorado de ti… -suspiró profundo y lento, sonrojándose, bajando su mirada al suelo- Me enamoré  de ti desde la primera vez que te vi… y eso no ha cambiado con los años… -se permitió escapar una pequeña sonrisa de sus labios-

-Naruto… -la pelirrosa observó al rubio detenidamente, con tristeza. ¡Por supuesto que sabia eso! Todo el mundo se lo había dicho… pero era diferente, diferente escuchándolo de sus propios labios. Y le dolía… le dolía ver todo el daño que le había causado por tanto tiempo. Soy una estúpida... -¿Por qué…? –

-¿Por qué…que? –

-¿Por qué estas enamorado de mi aún Naruto? He sido una persona horrible contigo… ¡Desde siempre! Deberías odiarme, no amarme… Siempre te he tratado mal, me he burlado de ti, te he insultado y golpeado cientos de veces… ¡Soy una… una…! – sentía como las lágrimas se acumulaban en sus ojos-

-¡Sakura-chan! ¡Ni te atrevas a terminar esa frase! -el rubio había levantado su mirada y observaba a chica que amaba con seriedad-

-Pero…-

-Pero nada, no te permito que hables así de ti… -decidido pero algo nervioso se atrevió a tomar su mano- Sakura… tu eres grandiosa, eres inteligente, eres hermosa… eres talentosa, eres… eres única… -sintió que un sonrojo volvía a adornar sus mejillas- Siempre te he admirado… y se que no lo parece, pero eres mucho mas fuerte que yo… y admiro esa fortaleza en ti…

-Naruto… -sentía sus mejillas arder, no solo por la confesión, sino por su mirada, tan decidida y seria… y llena de amor. Amor hacia ella… Apartó su mirada, observando sus manos unidas, y sonrió levemente. -Baka… -susurró con una pequeña risa escapando de sus labios-

-¿Ah…? ¿Sakura-chan…? -la miró algo extrañado-

-Naruto… yo…- lo observó a los ojos nuevamente. Jade y zafiro chocando. Había algo en su mirada que la atraía, no sabia qué…Y casi sin darse cuenta, fue acercando su rostro al del rubio.

-¿Si, Sakura…? -susurró apenas, dirigiendo su mirada desde sus ojos, a sus labios, acercando lentamente su rostro al suyo. No puede ser, va a besarme… ¡Sakura-chan en verdad va a besarme…!

-Yo… -fue cerrando sus ojos lentamente, sintiendo la respiración de su rubio amigo chocar con el suyo. ¿Qué me pasa…? Debo parar, pero… no quiero… quiero, necesito…



Bajo la luna llena y cientos de estrellas como testigos, aquellos jóvenes shinobis se dejaron llevar por sensaciones aun desconocidas por ambos. Faltaban cosas que aclarar, sentimientos que encontrar, palabras que decir… pero en ese instante no importaba. Fue apenas un roce de labios, pero ese mínimo toque significaba mucho más. Se separaron casi al instante, sonrojándose y abriendo sus ojos lentamente. La primera en abrirlos fue Sakura, que aún no terminaba de creerse lo que había pasado. Kami… ¿Qué hice…? Soy una estúpida… ¡Agh! ¿Qué va a pensar de mi ahora…?

Naruto los abrió después. Quería saltar de felicidad, quería gritar… pero al ver la duda y el conflicto en aquellos ojos verdes que tanto le gustaban, agacho la mirada. Se arrepiente… debí saberlo, que estúpido soy…



-Lo siento… -susurró apenas-

-¿Qué…?-

-Te arrepientes… lo entiendo… lo siento Sakura-chan, se que querías que Sasuke…-

-¡Wow! Alto ahí, detente Naruto… Sasuke no tiene nada que ver en esto-

-Pero tu…-

-Dejame hablar, baka… -lo miró a los ojos, frunciendo ligeramente el ceño, aun sonrojada. Tomo aire y lentamente llevo una mano a la mejilla del rubio- Naruto yo… no puedo corresponderte… aun no...- Vio como la tristeza empezaba a reflejarse en su rostro y rápidamente continuo- Tonto, déjame hablar… no puedo corresponderte porque sino estaría mintiendo, y no quiero causarte mas daño… pero de lo que estoy segura… es que siento algo por ti, algo nuevo que… no se que es, pero me gustaría descubrirlo…

-Oh… -fue lo único que escapó de sus labios-



Se separaron ligeramente y ambos se pusieron a observar las estrellas en silencio. Sakura estaba nerviosa, nerviosa por la posible reacción que tendría el rubio. Sabia que eso no era lo que el joven shinobi quería escuchar, pero debía ser sincera. Cierto, no sabia o tal vez ignoraba que era aquel sentimiento que la invadía cada vez que pensaba o estaba con Naruto. Pero lo cierto era que no le molestaba. Se sentía tan cómoda con él, se sentía feliz, protegida… Es diferente… con Sasuke no sentía nada igual, y con Naruto… parecia que iba a volverse loca…

El rubio por su parte, estaba totalmente perdido en sus pensamientos. No podía dejar de pensar en ese “beso”, así como tampoco podía dejar de pensar en la confesión de la pelirrosa. Cierto… el siempre la había amado, pero… había esperado tanto tiempo… no es que estuviera cansado de esperar, solo que quizás… Suspiró profundamente y se obligó a tomar una decisión.

Tan pronto lo escucho suspirar, la ninja medico lo miró. Estaba ansiosa, nerviosa, tenia ganas de ponerse a llorar… y estaba enojada, enojada consigo misma por la estupidez que había cometido… porque seguramente ya nada seria igual, y es que ella no tenia idea de lo acertada que estaba…



-Te esperaré... –

-¿Qué…?- susurró confundida-

-Llevo años esperando… que te fijases en mi, como lo haces con Sasuke… -

-Naruto…-la advertencia era palpable en su tono de voz-

-Dejame terminar, Sakura-chan… -cerro sus ojos un momento y tomo su mano- Lo que quiero decir es… que ya espere mucho tiempo… -vio como la pelirrosa bajaba la mirada, e inmediatamente soltó su mano e hizo que lo mirara, tomándola por la barbilla suavemente y viéndola a los ojos- …pero no me importaría esperar un poco mas… -le sonrió, con esa sonrisa tan calida y característica de el-

-Baka… -susurró casi al borde del llanto, contagiándose de su sonrisa, sonrojándose- Gracias… por entender… -y con esto lo abrazó, apoyando su cabeza en el pecho del rubio.



Mientras ella no podía verlo, el rubio no hacia mas que ponerse completamente rojo, pasando suavemente su brazo por los hombros de la pelirrosa. 'Esta… es la mejor… noche de mi vida… Aun si ella no es mi novia todavía… aun si debo esperar unos meses mas… se que valdrá la pena la espera…'

Sonrió para si mismo y apoyo su cabeza en la de ella, cerrando los ojos y soltando un involuntario bostezo. La llamo, moviéndola suavemente, para decirle que quizás deberían volver al campamento a descansar, pero se encontró con la sorpresa de que se había quedado total y completamente dormida.



-Buenas noches, Sakura-chan… -susurró sobre su cabellera rosada, quedándose dormido casi al instante-


----------------------------------------


Lentamente, Sakura fue abriendo sus ojos. Estaba cómoda, apoyada sobre algo suave y cálido. Alzó su mirada y se encontró recostada sobre el pecho de un hombre… y no de cualquier hombre, sino que nada mas y nada menos que Naruto Uzumaki…

Se sonrojo violentamente y comenzó a recordar todos los sucesos de esa noche. La confesión del rubio, el “beso”, su confesión y el abrazo…

Se levantó rápidamente, alejándose apenas unos centímetros y lo observó. El rubio dormía tranquilamente, con una pequeña sonrisa sobre sus labios. Aquello hizo que sonriera en respuesta y suavemente estiró unas de sus manos, primero acariciando varios de sus rubios cabellos que tapaban sus ojos, pero luego al ver que el joven comenzaba a despertar, aparto su mano con rapidez. Cuando Naruto por fin abrió los ojos, lo primero que enfocó fue a la pelirrosa, que lo miraba levemente sonrojada. Algo confundido, se froto la nuca con algo de nerviosismo y le sonrió.



-¡Buenos días, Sakura-chan!-

-Buenos días, Naruto… -susurró suavemente y luego sonrió, sentándose a su lado- parece que nos quedamos dormidos aquí… deberíamos volver, seguro se estarán preguntando donde estamos…-

-¡Es cierto! Rayos… Obaa-chan va a matarme…- gruño sudando frió-

-Tranquilo, baka… -se rio levemente, tratando de tranquilizar a su joven amigo, pero algo dentro suyo la hizo temblar- ‘¡¿A quién quiero engañar?! Si Ino llega a enterarse, de seguro me molestara de por vida… Oh Kami, ¿Por qué a mi?’-

-Eh… ¿Todo bien, Sakura-chan?-



El joven de ojos azules observó a su compañera con una sonrisa nerviosa, bastaba con ver la cara de pánico que su amiga pelirrosa había puesto para saber que algo la tenia preocupada. Se preguntó que podría ser, pero prefirió mantener la boca cerrada por temor a que ella le propinara un buen golpe. Ignorando el sentimiento de inquietud, ambos se pusieron de pie y decidieron volver a donde se encontraban el resto de sus amigos.

-------------------------------------------

Cuando finalmente ambos shinobis recogieron sus cosas y volvieron al campamento, Sakura deseaba que la tierra la tragara en ese mismo instante. Tan solo ver la pequeña y tonta sonrisa que comenzaba a aparecer en los labios de su rubia amiga, la hizo enloquecer. Paso por su lado, mas no se dirigieron palabra alguna, aunque la mirada de la Yamanaka lo decía todo: ‘Tu y yo tendremos una larga charla, y me contaras todo, con lujo de detalles’. La pelirrosa solo gruñó en protesta y se alejó lo mas rápido que pudo, no sin antes despedirse del rubio kitsune, quien le sonreía a lo lejos. Desde allí, se dirigió hacia donde los ninja médico trataban y chequeaban a sus pacientes.

Por el otro lado, un joven de cabellos azabache sonreía tranquilamente. Se encontraba recostado contra uno de los arboles que rodeaban las tiendas, ocultándose en las sombras. Dicha sonrisa había alcanzado sus labios cuando distinguió a sus dos compañeros de equipo llegar juntos. Negó suavemente con la cabeza y cerro los ojos, disfrutando de la suave brisa.



-Es bueno saber que si sonríes, Sasuke…-

-Solo se que esos dos tontos son el uno para el otro… y espero que se den cuenta a tiempo… -susurró aun con los ojos cerrados- y por cierto… ¿No deberías estar vigilando, Shikamaru?

-Kiba esta reemplazándome, necesitaba un descanso… -murmuró y saco un cigarrillo de dentro de su chaqueta-

-Eso… ¿O deseabas vigiarme…? -abrió sus ojos y observó al joven Nara, quien le mantuvo la mirada aun con el cigarrillo en la boca-

-Seré honesto, Uchiha… no confió en ti, pero eres amigo de Naruto, quien también es mi amigo… -encendió su cigarro, y dirigió su mirada al susodicho Uzumaki-

-No tengo intenciones de herirle, ni a él, o a Sakura, o a ningún shinobi de Konoha si es lo que te preocupa… -respondió tranquilamente el portador del Sharingan- Pero tampoco me intimidas, Shikamaru…



Ambos se miraron fijamente a los ojos. La tensión se sentía en el ambiente, tensión que se rompió cuando el Nara soltó una pequeña carcajada, dejando escapar algo de humo. Metió las manos en sus bolsillos y recostó su cabeza en el árbol.



-Sigues siendo el mismo idiota de siempre, Sasuke…-

-Lo mismo digo, Shikamaru… -el joven azabache volvió a cerrar sus ojos, sonriendo ligeramente-

-Confiare en ti… por ahora, por Naruto… y por Sakura y Kakashi…-

-No esperaba menos de ti…-



Se mantuvieron en silencio, pues no hacían falta mas palabras. Shikamaru tenia todo el derecho del mundo en no confiar en el Uchiha, pero al fin y al cabo, ambos eran amigos del rubio, y sabia que nada haría mas feliz al joven kitsune que sus amigos se llevasen bien entre ellos… y si el equipo 7 estaba dispuesto a perdonarlo… ¿Qué perdía con intentar y darle una oportunidad?


-‘Tch… que problemático es todo esto…’-penso dándole un rápido vistazo al joven sentado a su lado-


Lo que ambos ignoraban en ese preciso momento, era que aquel rubio amigo que tenían en común los observaba a la distancia, sonriendo tranquilamente.


-‘Todos juntos otra vez, ¿Eh?... Sasuke, Shikamaru…’-






Continuara……..


Última edición por Alex3467 el Jue Dic 15, 2016 1:39 pm, editado 1 vez
avatar
Alex3467
Clan Genbu
Clan Genbu

Masculino Mensajes : 101
Edad : 21
Localización Mi casaaa! (Trabajando en un nuevo FanFic)
Nakus 4936

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Mensaje por clari.kana el Dom Sep 25, 2016 3:18 am

nueva lectora, muy biennnnn esta genial el inició ya quiero leer el siguiente
avatar
clari.kana
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 381
Edad : 23
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/clari.kanna/

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Mensaje por Alex3467 el Dom Sep 25, 2016 2:22 pm

¡Hola a todos! Traigo capi nuevo ^^
Bienvenida clari Very Happy me alegra que te guste

Sin mas...


Spoiler:
Capitulo 5:


Por fin, después de dos días de intensa caminata, con descansos incluidos, habían llegado a las puertas de su amada aldea. Aldea que, a pesar de encontrarse bastante destrozada, producía un sentimiento de calidez y tranquilidad en los shinobis allí presentes.
Fueron recibidos al principio por un profundo y largo silencio, pero que luego se cambio por una lluvia de aplausos y silbidos de los habitantes, quienes les sonreían, algunos incluso reían y otros hasta lloraban de alegría.

Las familias se reunían con sus seres amados, una vez que los encontraban entre la marea de gente que se producía. Los que no encontraban a sus conocidos, eran reconfortados por la Hokage y por los amigos de los fallecidos. A Naruto le dolía, le dolía ver a tantas familias destrozadas, porque a final de cuentas, seguía sintiendo que era su culpa y no podía soportarlo. Aprovechando que nadie lo veía, se escabullo entre la multitud y se alejó, caminando lentamente hasta el monte de los Hokages.

Se sentó sobre la cabeza de su padre y cerró sus ojos, dejando que las lágrimas fluyeran. No podía evitarlo, pero sentía que todas las muertes producidas recaían sobre sus cansados hombros. Quería gritar, quería pedir perdón a todas aquellas personas que habían perdido a un ser querido…
Quería ya no sentir tanta culpa…


-Envejecerás muy pronto si sigues cargando con todo tu sólo, Naruto…-
-No lo puedo evitar, por mi culpa se produjo esta guerra… -
-No, no fue solo por ti, fue por todos nosotros… el mundo necesitaba ser protegido, y lo hicimos, es nuestro deber… como guerreros, como ninjas que somos… somos protectores de la paz, no olvides eso… -
-Siempre sabes que decir para hacerme sentir mejor, ¿No, Sakura-chan?- sonrió sin mirarla, admirando la villa.


La nombrada sonrío en respuesta, sentándose a su lado, flexionando sus rodillas hasta que estas llegaron a la altura de su pecho, apoyando su barbilla sobre ellas. Suspiró profundamente y observó a su rubio amigo.


-Si yo no lo hago, ¿Quién lo hará, baka?-
-Pues no se, Kakashi-sensei creo que no… -el joven kitsune dejo escapar una pequeña risa, de la cual se contagio su compañera-
-Es verdad…-
-¿Ya has visto a tus padres? ¿Se encuentran bien?- preguntó preocupado.
-Si, están bien, gracias por preguntar… -le sonrío agradecida-


Un silencio incómodo se instaló entre ellos. Naruto aun sentía culpa y Sakura ya no sabia que decirle para que dejase de sentirla. Una idea llegó a su mente, y sonrojándose ligeramente, lo tomó de la mano, obligándolo a mirarla. El rubio la observó algo sorprendido, con sus ojos azules clavados en los verdes de ella.


-Debes dejar ir todo ese peso, Naruto. No te hace ningún bien, te atormentaras tu solo de por vida, no podrás continuar… y eso no es lo que quieres, ¿o si?- el joven no le apartó la mirada en ningún momento, y pocos minutos después éste sonrio tranquilamente, dirigiendo su mirada a sus manos unidas-
-Tienes razón, no quiero eso… -
-Bien… se que no es fácil, pero debes tratar, ¿Entendido? -se sonrojo al notar que sus manos seguían unidas y aparto su mano con suavidad, aclarando su garganta-


Naruto, quién había notado lo nerviosa que se había puesto su amiga, se permitió una pequeña risa. Él, Uzumaki Naruto, ponía nerviosa a Sakura Haruno. No lo podía creer, era casi como un sueño hecho realidad. Dicha pelirrosa, al escuchar la risa del rubio, volvió rápidamente su mirada con el ceño ligeramente fruncido.


-¿De qué te ríes, baka?-
-Sakura-chan…-
-¿Eh?- susurró algo desconcertada.
-Cuando las cosas hayan vuelto a la normalidad, es decir… después de que reconstruyamos la villa…-
-¿Si?-
-¡Tengamos una cita!- dijo sonriendo como él solo sabía hacerlo.


Aquello la tomó por sorpresa. Se sonrojo nuevamente, maldiciéndose , y es que no solo el comentario la había tomado desprevenida, sino también la facilidad con la que aquel rubio la había echo sonrojar a lo largo de esos días. ¡Kami-sama! ¿Es que siempre había sido así de lindo, o es que desde aquella conversación cada vez que él la miraba, sentía arder las mejillas?

Un momento… ¿Había dicho que era lindo? ¡Ugh, basta Sakura, enfócate! Tenía que darle una respuesta, una que realmente esperaba que fuera correcta…

-Esta bien… -susurró suavemente, pero lo suficientemente audible para que su compañero pudiera oírla y sonreír en respuesta- ¡Pero tu pagas por todo! ¡Y nada de Ichiraku! ¿Entendido, baka?
-Awww, pero Sakura-chan…-
-Sin peros, Naruto- sonrió triunfante-
-De acuerdo, nada de Ichiraku… -concedió finalmente, con gesto derrotado. Sonrío casi al instante, cuando sintió el puño de su compañera chocar apenas contra su hombro-
-Baka…-


-----------------------------------------------


-¿Alguien ha visto a Naruto o a Sakura?-
-No lo se, Ino… hace rato que no veo a Naruto, pero Sakura estaba con sus padres… -le respondió una muy agotada Tenten -bueno… yo por ahora me voy a dormir, nos vemos chicos…
-Yo igual… hasta luego… -murmuró un cabizbajo Lee-


Cuando ambos shinobis se alejaron lo suficiente, el resto de sus amigos se observaron entre ellos, todos con algo de tristeza en sus miradas. Los comprendían totalmente, pues no solo estaban agotados de forma física, sino también emocionalmente. El perder a un ser querido, a alguien con quien compartiste cientos de cosas y buenos momentos, nunca es fácil de superar…


-Esto es tan problemático, no es momento de ponernos sentimentales… hay trabajo que hacer…
-Shikamaru…-
-Es lo mejor, todos necesitamos enfocarnos en otras cosas por ahora… ya habrá tiempo para llorar…- dicho esto, se dio la vuelta y comenzó a caminar.


Los restantes solo suspiraron, pensando en las palabras del Nara. En cierta forma, tenía razón, habían muchas cosas por hacer aún, y cuanto antes empezaran a hacerlas, mas tranquilos estarían luego. Cada uno se despidió y siguió por su propio camino.


-----------------------------------------------


Los heridos habían sido rápidamente trasladados a lo que quedaba del hospital de Konoha. No solo los ninja médico se encargaban de ellos, sino que los propios habitantes habían decidido darles una mano, después de todo, era lo mínimo que podían hacer por los héroes de la guerra.

En las siguientes semanas, toda la aldea se encontraba movilizada. Las reconstrucción de los edificios había empezado hacía cuatro semanas, y ayudaban tanto civiles como shinobis hasta en la más pequeña de las tareas. Cuanta mas ayuda, mejor.

Desde su última conversación, allá sentados sobre la cabeza del Yondaime, ni Naruto ni Sakura habían encontrado tiempo para hablar. La pelirrosa se encontraba atrapada con las labores en el hospital; mientras que el rubio, una vez que Tsunade le había colocado la prótesis de su nuevo brazo, no había dejado de corretear por toda la villa, ayudando aquí y allá, incluso en dónde ni lo habían llamado. Y sorprendentemente para todos en Konoha, hasta Sasuke había participado en las construcciones…

El Uchiha había esperado la mirada de odio de todos allí, desde insultos hasta amenazas… pero nada de eso sucedió. Al principio nadie confiaba en él, pero desde que se habían enterado que la victoria ante Madara y Kaguya se debía en parte a su participación, la gente había comenzado a verlo de otra manera… ya no habían sentimientos negativos de por medio, pero aún existían ciertas dudas…

Sinceramente, a Sasuke no le importaba mucho la opinión de los demás. Lo único que le interesaba, y que nunca iba a admitir, era que Naruto confiaba en él, así como el resto del equipo 7… y al ser ellos su familia, era la única opinión que deseaba tener en cuenta.


--------------------------------------------


Los meses fueron pasando, y la aldea ya estaba casi reconstruida por completo. Los shinobis heridos ya se habían recuperado, o al menos la mayoría, y se unieron a las construcciones tan pronto fueron dados de alta. Por fin, luego de tanto esfuerzo, la paz comenzaba a sentirse en el ambiente.

Poco a poco, misiones fueron llegando a la villa, ya sea desde aldeas cercanas o desde los otros países. Eran trabajos sencillos, pero igual de satisfactorios para aquellos shinobis que deseaban algo de acción luego de tantos meses inactivos.

Cuando ya todo había vuelto casi a la normalidad, Tsunade oficialmente se dio de baja como Hokage, dejando a cargo a Hatake Kakashi bajo el título de Rokudaime. Fue una ceremonia sencilla, y al poco tiempo comenzaban los preparativos para esculpir la cabeza del peliplata en el monte Hokage.

Justo una semana después de ese evento, tres jóvenes ninjas se encontraban caminando tranquilamente, dirigiéndose hacia el edificio en donde los esperaba su antiguo sensei para darles su primera misión como equipo. Bastaba decir que el rubio Uzumaki estaba listo para cualquier tipo de acción, lo mismo se podía decir del azabache, y Sakura estaba deseosa de cambiar su rutina, luego de haber pasado tanto tiempo en el hospital. No es que le molestara ser ninja médico, pero también necesitaba algo mas que no fuese solo cuidar pacientes heridos o enfermos.


-¡Gyaa! Por fin algo de acción después de tanto trabajo… -el rubio alzó los brazos en el aire, tratando de así expresar su emoción, junto a una gran sonrisa en su rostro.
-Por si no te diste cuenta, esto también es trabajo, dobe…-
-¡¿A quién le dices dobe, teme?!- exclamó alzando uno de sus puños-
-¡Pues a ti, dobe! ¿O acaso ahora te volviste sordo?-lo imitó al alzar uno de los suyos, prácticamente ambos fulminándose con las miradas-
-¡Basta! ¡No comenzaran otra vez, ¿Oyeron?!- exclamó la pelirrosa, jalando a ambos por las orejas, siendo que esta se encontraba en medio de ambos.
-¡Itte, Sakura/Sakura-chan!-


Y así continuaron caminando hasta que llegaron a la torre. Para todos allí en la aldea, seguían siendo el mismo equipo de siempre, aunque con algunas pequeñas diferencias. Naruto vestía ahora una chamarra negra y tiras naranjas a lo largo de los brazos con el típico símbolo del remolino en su espalda, unos pantalones naranja oscuros y sandalias negras; Sasuke había optado por una camisa azul oscuro y un chaleco gris con el símbolo de los Uchiha, además de un pantalón y sandalias negras, con su katana reposando en su cintura; por su parte, Sakura ahora vestía un traje rosa, muy parecido al que había usado en su niñez, solo que este era algo mas corto, con un cinturón negro cruzando su abdomen, con el círculo blanco que representaba a los Haruno en su espalda; llevaba además unos shorts y sandalias negras, y sus típicos guantes.

Subieron las escaleras que los llevaba a la oficina del Hokage, golpearon la puerta suavemente y esperaron hasta que el Rokudaime les diera la orden de pasar. Una vez se escucho el ‘adelante’, abrieron la puerta y se colocaron frente al escritorio. Kakashi los esperaba, vistiendo las ropas tipicas de un Kage, con los codos sobre el escritorio, las manos entrelazadas y apoyando su mentón en ellas; a su lado, una montaña de papeles reposaba, listos para ser firmados y entregados.


-Bien, buenos días chicos, es bueno verlos tan preparados…-
-Llevamos mucho tiempo a la espera, Hokage-sama…-
-No hacen falta formalismos entre nosotros, Sakura… -el peliplata sonrío bajo su máscara, con algo de diversión en su mirada- con sensei esta bien, o simplemente Kakashi…
-Lo siento, son costumbres sensei -sonrío en respuesta-
-Bien, aclarado eso… los llame a ustedes no solo por asignarles una misión, sino por el grado de esta…-
-¿A que se refiere, Kakashi-sensei?-
-Esta, es una misión de rango S… y dado que ustedes son los mejores, y a cierta petición por parte del mandatario, he decidido convocarlos…-
-¿Qué clase de petición?-
-Pidieron específicamente por ti, Naruto…-
-¿Yo? Pero… ¿Por qué? -susurró algo incrédulo.
-No lo se, pero el rey Soun cree que tu presencia es necesaria en esta misión.-
-¿Un rey…? -cuestionó el azabache- ¿A dónde nos dirigimos exactamente?


Kakashi se levantó y comenzó a caminar por la habitación, hasta colocarse frente al ventanal que se encontraba a sus espaldas. Admiro la aldea, la cual ya estaba casi reconstruida y dejo escapar un largo suspiró. Dio media vuelta y observó a los tres jóvenes ninjas que esperaban expectantes su respuesta.


-Es un reino oculto, a varios kilómetros de aquí… y digo oculto porque hay un Jutsu muy poderoso que lo protege de los ojos curiosos y de sus enemigos… -
-¿Oculto…? ¿No estará hablando de…?-
-Si, Sakura… Okaruto no Okoku… el Reino de lo Oculto…-
-Pero, creí que solo era una historia, una leyenda…-
-El Reino existe, solo que nunca se han decidido a pedir ayuda de ninguna nación, o aldea…-
-Pues si ahora han pedido nuestra ayuda, la situación debe ser grave… ¿De que se trata la misión?-
-Un grupo de ninjas desconocidos los han atacado sin parar durante todos estos meses, básicamente desde que la guerra termino… y si, como bien dices Sasuke, la situación es grave… al parecer estos shinobis no son los típicos renegados que escaparon de prisión, basta con saber que han descubierto la ubicación del Reino para darse cuenta que algo se traen entre manos… tampoco llevan alguna banda que pertenezca a ninguna aldea conocida… y ademas los han clasificado como muy peligrosos-
-‘Esto es demasiado extraño… y no tengo un buen presentimiento sobre esto… es como aquella vez, esa sensación …’ -Naruto no dejaba de pensar en el escalofrío que lo había recorrido de pies a cabeza, días después de que todo había terminado-


La única en notarlo había sido su pelirrosa compañera. Sabia que algo andaba por los pensamientos del joven rubio, puesto que estaba muy callado y serio, con el ceño ligeramente fruncido, mirando al vacío. Se acercó a él y le colocó una mano en uno de sus hombros, haciendo que la observara y le dirigió una mirada de preocupación y confusión. Naruto simplemente sonrió y negó con su cabeza, tratando de tranquilizarla.


-Pues bien, ¿Cuándo partimos? -dijo decidido momentos después, habiendo salido de sus pensamientos-
-Antes de eso, he decido que dos personas mas los acompañarán… digamos como refuerzo…-
-Vaya, parece que el antiguo equipo 7 se fusionara con el nuevo… ¿Qué les parece, chicos? -una repentina voz a sus espalda hizo que los tres ninjas presentes se dieran vuelta rápidamente-
-¡Yamato-sensei!-




Continuará…….


Última edición por Alex3467 el Vie Dic 16, 2016 9:36 am, editado 1 vez
avatar
Alex3467
Clan Genbu
Clan Genbu

Masculino Mensajes : 101
Edad : 21
Localización Mi casaaa! (Trabajando en un nuevo FanFic)
Nakus 4936

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Mensaje por clari.kana el Dom Sep 25, 2016 7:13 pm

va genial la historia, me tienes atrapada, ya quiero saber que pasa en ese reino.
avatar
clari.kana
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 381
Edad : 23
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/clari.kanna/

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Mensaje por Alex3467 el Dom Nov 13, 2016 9:16 am

Nunca, pero NUNCA hagan una apuesta que no puedan cumplir xD

Mejor no entro en detalles. Aviso que este fic continua, en la noche posteare los dos capitulos siguientes que deberia haber publicado hace rato ya xD por favor no me maten.

Nos vemos al rato! ^^U
avatar
Alex3467
Clan Genbu
Clan Genbu

Masculino Mensajes : 101
Edad : 21
Localización Mi casaaa! (Trabajando en un nuevo FanFic)
Nakus 4936

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Mensaje por Alex3467 el Vie Nov 18, 2016 8:21 am

¡Al fin!
Despues de casi matar a medio mundo (anoche me cortaron la luz u.u) puedo traer el maldi... digo bendito capitulo xD


Spoiler:

Capitulo 6:



-¡Yamato-taicho!
-Hola Naruto, Sakura… y tu, Sasuke… no fuimos introducidos formalmente, pero será un gusto trabajar contigo… -sonrió a los tres jóvenes-


El azabache solo asintió con la cabeza, expresando su respeto. Luego de intercambiar saludos, los shinobis volvieron su vista a Kakashi, quién se acercó entregándole la carpeta con la misión al capitán Yamato. El castaño comenzó a hojear dicha carpeta con seriedad, pero al llegar a la última hoja fruncio el ceño y observó al Hokage algo confundido. Aquella información debía de ser errónea, de seguro… Era imposible…


-¿Esto es en serio, Kakashi?-
-Yo tampoco lo pude creer al principio, pero si… es en serio… la Guardia Real de su majestad lo confirmó…-
-¿Qué sucede, sensei?- preguntó preocupada la pelirrosa.
-Este símbolo… en sus chalecos… -susurro al tiempo que sacaba una de las hojas de la carpeta y se la enseñaba al equipo 7. En ella se podía apreciar lo que sería una calavera, algo distorsionada, de color negro- Este símbolo pertenecía a una antigua orden, la Orden de la Muerte, llamada así porque sus miembros eran básicamente asesinos y mercenarios sádicos, expertos… que siempre se salían con la suya, difícilmente eran atrapados…-
-Pero dijo que pertenecía, entonces ya no existe… ¿Verdad?- murmuró Naruto, algo confundido.
-En los libros no figura nada sobre ellos, y tampoco escuche que alguien los mencionara alguna vez.- Sakura observo a su sensei y este dejó escapar un largo suspiro.
-Hace muchos años, los cinco Kages se reunieron para discutir la destrucción de la Orden, por lo cual cada nación envió a sus mejores shinobis. Se la consideró una misión secreta, y por eso jamás fue mencionada. Como se esperaba, tuvo éxito, o al menos eso creíamos…
-Esto no tiene mucho sentido… estos ataques, quiero decir…-
-¿Qué quieres decir, Sasuke?-


El Uchiha suspiró. A veces sus compañeros eran muy tontos, así que no tuvo mas remedio que explicarse. Frunció ligeramente el ceño y volvió a observar el símbolo de la Orden. Si los miembros de esta eran puramente asesinos y mercenarios, es decir, entrenados únicamente para matar a sangre fría, ¿Qué hacían acechando un reino? Y por sobretodo, un reino oculto, como bien indicaba su nombre.


-Es bastante obvio, alguien debió de haberlos contratado para esto… la cuestión aquí es, ¿Para que exactamente?-
-¿Para matar a alguien?- razonó el rubio, por lo cual se gano un golpe en la nuca- ¡¿Pero que te pasa, teme?!-
-Eres un idiota, Naruto…-
-Yamato-taicho, ¿En el informe especifica si se ha producido alguna muerte? -cuestionó la pelirrosa, ignorando a sus compañeros.
-No, ninguna muerte… no han podido entrar al reino, aun… pero conocen la ubicación y los ataques están comenzando a debilitar el Jutsu de sello que los protege… en poco tiempo este se romperá y después, bueno… prefiero que no sea así, por lo que hay que darnos prisa…-
-Bien, recojan todo lo necesario para el viaje y reúnanse con Sai en las puertas de la aldea…- ordenó el peliplata.
-Espere, ¿Sai también ira?-
-Si, yendo a pie tardarían el doble en llegar a Okaruto no Okoku, pero con la ayuda de Sai y sus pájaros de tinta deberían arribar dentro de las siguientes 10 horas…-
-¡Bien equipo, pongámonos en marcha!-
-¡Hai!- exclamaron al unísono los tres jóvenes shinobi-


-------------------------------------


Luego de haberse encontrado con Sai y de intercambiar saludos, el nuevo y renovado equipo siete se puso en marcha. El pelinegro había dibujado y producido con éxito tres enormes pájaros de tinta; en uno se ubicarán el capitán Yamato y Sai, en el segundo Naruto y Sakura, y por ultimo Sasuke en el restante, alegando que quería uno para el solo, para que no lo molestaran.
Así pues, una vez equipados y habiendo subido cada uno en su ave correspondiente, emprendieron el camino a Okaruto no Okoku. No habían ni recorrido ni la cuarta parte del viaje, cuando el rubio había comenzado a quejarse, diciendo que estaba aburrido, con lo cual se había ganado un puñetazo en la cabeza por parte de su compañera.
El castaño capitán se encontraba escaneando la zona, atento a cualquier movimiento extraño. Sasuke se encontraba sentado en su ave, con los brazos cruzados y los ojos cerrados, al parecer meditando. Sai dibujaba en su pequeño cuaderno, mientras que el joven Uzumaki y su pelirrosa amiga se encontraban charlando, bueno… mas bien ella lo regañaba, mientras que el sonreía nervioso, con una mano detrás de su nuca. Todo parecía tranquilo, hasta que Naruto volvió a sentir aquel escalofrio recorrer su espalda; se puso serio inmediatamente y se dio vuelta, observando el extenso bosque que se encontraba bajo ellos. Buscaba algo, cualquier cosa… pero sabia que no estaba allí.


-‘Maldita sea… ¿Qué es esto? Esta sensación…’ -pensaba molesto el rubio.
-Naruto… ¿Estas bien?-


El susodicho se dio vuelta y observó el rostro preocupado de Sakura. Ella lo miraba atentamente, había notado el cambio repentino de actitud que había tenido hacia apenas unos minutos. Su rubio amigo parecía tenso, confundido, y podría jurar que hasta molesto. La pregunta era ¿Por qué? Y ella estaba dispuesta a todo para averiguarlo...


-Si, no te preocupes Sakura-chan…- le respondió forzando una sonrisa.
-Naruto no me mientas, se que algo te sucede… esta no es la primera vez, lo he notado- le dijo algo molesta.
-¿Lo notaste…?- susurró algo afligido.
-Si, y me preocupas… sabes que puedes contarme lo que sea, ¿O acaso ya no confías en mi? -murmuró algo dolida por la actitud de su amigo.
-¡No es eso! Claro que confió en ti Sakura-chan. Es solo que… es que ni yo se que me sucede… -suspiró profundamente y desvío la mirada al bosque nuevamente- Desde que terminó la guerra, he estado sintiendo una presencia… o al menos creo que es eso…-
-¿Presencia? ¿De qué hablas, de quién?-
-Eso es lo que no se… pero se siente oscura, maligna… en ese momento creí que era Madara de nuevo, pero esta se siente mucho mas peligrosa y poderosa… -se froto su cabellera rubia algo confundido-
-¿La sientes ahora? -quiso saber una Sakura aun mas preocupada y confundida.
-Si, pero no todo el tiempo… es extraño, la sentí al terminar la guerra, pero no cuando volvimos a la aldea… no hasta que Kakashi-sensei nos asignó esta misión…-
-Si, es extraño… -murmuró la peligrosa, tratando de ordenar sus pensamientos- Naruto, quiero ayudarte a llegar al fondo de este misterio…
-¿Eh…?-
-Lo que oíste, baka… esto debe de tener alguna explicación, y quiero ayudarte. Además no puedo dejar que te atormentes tu solo con esos pensamientos-


El joven Uzumaki sonrío en respuesta y le agradeció a la pelirrosa. Acordaron mantenerlo en secreto, hasta descubrir el origen de aquella presencia que tanto molestaba a Naruto. Siguieron hablando un rato mas, hasta que escucharon a Yamato decir que descansarían un momento. Habían volado al menos por unas cuatro horas y estaban casi a mitad de su destino.
Aterrizaron a la orilla de un rio, donde desmontaron y comenzaron a chequear la zona. Al no ver o detectar nada extraño, el equipo siete pudo por fin relajarse, al menos en esos momentos. Comieron y bebieron, mientras que Sai se dedicaba a dibujar el boceto de lo que parecía ser un mapa. El pelinegro había decidido llevar una trayectoria del camino por el cual habían viajado, en caso de que alguna emergencia o ataque enemigo se presentara.
Después de varios minutos, juntaron sus cosas y volvieron a ponerse en marcha. Por el camino Naruto parecía estar ya mas tranquilo, hacia rato que había dejado de sentir aquella presencia, pero aun así se mantenía atento.


-------------------------------------


Una sonrisa torcida comenzaba a aparecer en su rostro, abriendo sus ojos lentamente, observando el horizonte desde el gran ventanal en su obscura habitación. Casi había recuperado todos sus recuerdos, casi…
Okaruto no Okoku… Así que ese pueblo tan pequeño y mísero se convirtió en un reino… Recordaba su ubicación, y la imagen de una pequeña aldea con apenas siete edificios comenzó a formarse en su mente. Las estructuras de los edificios estaban bastante dañadas y daba la impresión de que podrían derrumbarse en cualquier momento; en el centro de la aldea se podía ver una gran hoguera, donde normalmente los pocos aldeanos que vivían allí se reunían.
Pero en ese momento, la gente estaba demasiado aterrada como para salir de sus casas, y el motivo no era otro mas que él, un demonio, el destructor de la paz y la esperanza. Lo recordaba perfectamente, estando allí de pie, con esa misma sonrisa torcida y sus ojos rojos brillantes.
Y fue en ese mismo lugar, en esa fría noche, donde todo empezó. Donde su era de oscuridad y terror había tomado forma, y había conquistado todo y a todos. Era imparable, era intocable, nada se le escapaba… Pero en sus planes no había entrado él. Ese maldito guerrero de armadura brillante, aquel que lo había derrotado.
Un sentimiento de rabia lo invadía cada vez que recordaba ese momento. Pero se obligó a calmarse y mantener la cabeza fría, puesto que ahora era libre de su prisión, libre para volver a gobernar… Poco, faltaba poco, y al menos ya sabía donde estaba su espada. De no estar tan débil habría ido a buscarla el mismo.
Maldijo por lo bajo, sabiendo que dependía de aquellos ninjas mediocres para completar la primera fase de su conquista. Suspiró profundamente y se cruzó de brazos, volviendo a cerrar sus ojos y concentrarse.


-‘Se que estás por ahí, Guardián… puedo sentir tu presencia, aunque es ligeramente diferente a la de hace doscientos años atrás…’ -la sonrisa desapareció de sus labios y frunció ligeramente el ceño- ‘Pero te encontraré y te destruiré…’


Tan solo debía esperar a que esos inútiles rompieran la barrera, aunque llevaban ya varios meses en esa tarea. Estaba impaciente, frustrado por su propia debilidad y molesto por la cantidad de tiempo que ese simple trabajo les estaba llevando a cuatro ninjas de élite. Élite… si como no, esperaba algo mejor viniendo de la Orden de la Muerte…


~~FLASH BACK~~

Se encontraba en su jardín, sentado sobre una roca, meditando. Trataba de encontrar aquella presencia que llevaba meses sintiendo. Estaba mas que seguro que pertenecía a su enemigo, su mas antiguo rival…
Se desconcentró al oír los pasos apresurados de su capitán, Akira Hatori, que se dirigían a su posición. El castaño se arrodilló ante el pelinegro, agachando la mirada.


-Mi señor…-
-Más te vale que sean buenas noticias, Akira… -murmuró sin siquiera abrir sus ojos-
-El equipo de búsqueda ha encontrado su espada, mi señor… se encuentra en el Valle del Sol, pero no podemos acceder a este…-
-¿Cómo dijiste? -susurró abriendo ahora sus ojos, clavando su intensa mirada en la de un aterrado Akira-
-Al parecer, un sello rodea el Valle… cumple función de protección, así como también de ocultamiento… Creemos que por esa razón no podíamos ubicarla antes, señor…-
-¿Valle del Sol dijiste…?-
-Asi es…-


El joven demonio guardó silencio, buscando entre sus recuerdos aquel Valle. Pero no, no era posible… allí antes se encontraba… El recuerdo lo hizo sonreír de manera siniestra. Comenzó a reír y observó nuevamente al castaño capitán, quién lo contemplaba confundido.


-Destruyan el sello, Akira…
-Pero mi señor…-
-¡¿Acaso no me oíste?! ¡Que lo destruyan! -exclamó al tiempo que su risa se detenía y una mirada furiosa y salvaje la reemplazaba-


Hatori se apresuró a asentir con su cabeza y nuevamente se dirigió al palacio, donde comenzó a dictar las órdenes.
Al verse solo otra vez, Akuma retomó su meditación. Después de tanto tiempo, ese Valle volvía a cumplir un papel fundamental en sus planes. Parecía casi obra del destino. Aquella sonrisa torcida volvió a sus labios y cerró sus ojos, concentrándose en la tarea de encontrar la presencia de la persona a la cual deseaba destruir…


~~Fin FLASH BACK~~


El recuerdo de hace unos meses dejó de reproducirse en su cabeza y se alejó del ventanal, caminando por la habitación, llegando hasta el trono de madera en medio de esta. Se sentó, aún con los ojos cerrados y los brazos cruzados.
Permaneció en silencio unos momentos, parecía estar concentrado en algo. Esperó, y esperó, hasta que lo encontró en lo mas profundo de su mente. Su nombre, su maldito nombre…


-Uzumaki… -susurró al tiempo que sonreía mostrando sus colmillos-


-----------------------------------


-¿Es aquí? -cuestionó un rubio algo confundido, admirando la gran barrera de árboles que rodeaban aquel Valle-
-Si, esta es la ubicación que nos dieron -afirmó un castaño.
-¿Esta seguro, Yamato-taicho? ¡Solo veo un montón de árboles! Y además no percibo nada más allá… -replicó aburrido el mismo rubio-
-Dudo que nos mintieran, Naruto…-le respondió una pelirrosa- aunque admito que es algo extraño…
-Déjense tonterías, veremos eso después… nos están vigilando -murmuró un azabache, mirando con seriedad a sus espaldas-
-Debo estar de acuerdo con Sasuke esta vez… Naruto, Sakura -dijo un pelinegro con una sonrisa forzada-
-Prepárense… -advirtió el capitán Yamato-


Los cinco ninjas se pusieron en guardia, inspeccionando la zona, tratando de averiguar desde donde atacarían sus posibles enemigos.
Una bola de fuego salió prácticamente de la nada, hacia donde hace unos momentos se encontraban esperando. Actuaron rápidamente y se dispersaron, evitando así el haber sido golpeados e incinerados.
Casi al minuto, una segunda bola de fuego se disparó, pero esta vez impactando en lo que parecía ser una barrera invisible, que protegía el bosque.


-¿Qué fue eso? -exclamó Naruto, observando los árboles.
-Es la barrera de la que nos hablaron, el reino debería estar detrás de esta…- razonó Sakura.
-Vaya, vaya… ¿Pero qué tenemos aquí? -una voz a sus espaldas los hizo darse la vuelta.
-Parece que son de Konoha, jefe… -dijo otra voz, dando una carcajada.
-¿Konoha, eh? Como si ya no tuviéramos suficiente trabajo con esta maldita barrera… ahora resulta que debemos encargarnos de estas molestias… -murmuró el que parecía ser el jefe.
-¡¿A quién llamaste molestia, imbécil?! ¡Vamos, muéstrense, cobardes!- el rubio exclamó con enojo.


Y justo delante de ellos, cuatros figuras aparecieron de un salto. Eran tal y como se los describía en el reporte. Máscaras blancas y negras ocultaban sus rostros, y llevaban la misma vestimenta: pantalones azul oscuro, camisas negras y chalecos grises, cada uno con una espada única en sus espaldas. Y allí, justo en medio de sus chalecos, la calavera negra que los identificaba como miembros de la Orden de la Muerte.


-Ustedes... ustedes son los que han estado atacando el reino…-susurro el castaño capitán.
-Buena observación, pero me temo que ahora tendremos que asesinarlos… nada personal -el ‘Jefe’ replicó, riendo a carcajadas.




Continuara…

Y desde aqui empezara algo de accion.
Dios, crei que nunca iba a llegar a esta parte... despues de haber tenido que reescribir este capitulos TRES condenada veces, me siento aliviado.

Nos vemos en el proximo capitulo, probablemente mañana xD
Saludos!
avatar
Alex3467
Clan Genbu
Clan Genbu

Masculino Mensajes : 101
Edad : 21
Localización Mi casaaa! (Trabajando en un nuevo FanFic)
Nakus 4936

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Mensaje por Sabaku no Shikamaru el Dom Nov 27, 2016 7:22 pm

no lo dejes tirado tr seguire esperando saludos lmL
avatar
Sabaku no Shikamaru
Novato
Novato

Mensajes : 6
Edad : 28
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Mensaje por Alex3467 el Sáb Dic 17, 2016 4:03 pm

Ok, tarde mucho con este capitulo, y aun tengo serias dudas al respecto...
Espero criticas muchachos, no se contengan...
Sin mas:



Spoiler:
Capitulo 7:



Un intenso e incómodo silencio se hizo presente. Se miraban fijamente, desafiantes… esperando que alguno de los dos bandos fuera el primero en atacar. Naruto estaba tenso, y no sabia el por qué de ello. Había enfrentado a cientos y cientos de enemigos, algunos mas y menos poderosos que él…
Pero estos cuatro, había algo en ellos que lo inquietaba. Observó detenidamente al que parecía ser el líder, y cuando sus miradas se encontraron, aquella maldita sensación volvió a recorrerlo de pies a cabeza. Este tipo… algo no esta bien.


-Bueno, ¿Qué tal si nos dejamos de juegos? Comienzo a aburrirme… -el ‘Jefe’ alargó su mano derecha y desenvaino su espada desde detrás de su espalda. Dos de sus compañeros lo imitaron.
-Bien, hagamos esto… -Yamato susurró a los miembros de su equipo- Naruto, Sakura… ocúpense de los dos de la derecha… Sasuke, te encargo al de la izquierda. Sai y yo iremos por el líder…-
-Me parece bien…- respondió el Uchiha.
-¡Hagámoslo! -exclamó el rubio, haciendo chocar su puño en su mano izquierda, mientras que la pelirrosa asentía, sonriendo a su lado.
-Interesante... pero me temo que nosotros tenemos la ventaja -murmuró el ‘Jefe’, y antes de que el equipo siete tuviera tiempo de reaccionar, una gran explosión los rodeo, impidiendo ver a sus contrincantes a través del humo.
-¡Maldición! ¿Dónde están? -preguntó el joven Uzumaki.
-Justo aquí… -susurró una voz a sus espaldas, y en cuanto Naruto se dio la vuelta, este recibió una patada en el rostro. El golpe lo había hecho aterrizar varios metros a la derecha de donde estaban sus compañeros.
-¡Naruto! -Sakura intentó ir en su ayuda, pero el filo de una katana se lo impidió. Logro esquivarlo apenas, saltando y cayendo de pie, a pocos metros de su rubio compañero. Dos de sus enemigos se acercaron lentamente.


-----------------------------------------

Sasuke mantuvo la tranquilidad en todo momento, sabia que aquel simple golpe no detendría al rubio o a su compañera. Se concentró e intento localizar al resto, mientras que bajo sus pies un par de brazos comenzaron a tomar forma, intentando arrastrarlo. El azabache fue mas rápido y se desplazó a la izquierda, haciendo un pequeño Chidori en una de sus manos, para luego golpear el suelo.
De entre los escombros salió una figura, que rápidamente se transformó en roca y luego en polvo. El Uchiha observaba con atención sus alrededores, buscando a su contrincante. Un mazo de tierra lo sorprendió desde arriba, a unos pocos centímetros de su cabeza. Sasuke apenas tuvo tiempo de girar sobre si mismo y detenerlo con su espada, minimizando el impacto. El suelo se agrieto bajo sus pies, pero el azabache no cedió.
Aplicó mas fuerza en su agarre y blandiendo su katana, partió el mazo por la mitad.


-Vaya… los rumores eran ciertos… -susurró alguien en los alrededores.
-Hasta que al fin te muestras… -el Uchiha sonrió levemente, observando a uno de los enmascarados aparecer de entre los árboles.
-El gran Sasuke Uchiha… -poco a poco, el ninja se quito su máscara, dejando ver a un joven de cabello blanco y ojos café, quien le sonreía- me disculpo por no haberme presentado antes… soy Ryoka…
-Veo que me conoces…-murmuro el azabache.
-En efecto, eres muy famoso… después de todo, tu y tus compañeros son héroes de guerra…- murmuró el peliblanco, a medida que desenvainaba su espada.


Sasuke afirmó el agarre sobre su katana, permaneciendo en guardia ante cualquier ataque enemigo. Se fijo en la espada de Ryoka. Esta era muy similar a la suya, pero la hoja era de color cobre, y tenia una serpiente grabada a lo largo de ésta; la empuñadura era algo corta y poseía un cordón de oro atado al extremo. ‘Esa espada… no es normal, siento que algo emana de ella…’


-Veo que te diste cuenta. Esta es una de las cuatro Reliquias Elementales… -explicó el peliblanco -únicamente pueden manejarlas aquellos que sean compatibles con su elemento de origen… en este caso…-
-Déjame adivinar, elemento Tierra… -apuntó a los restos del mazo.
-Muy bien, veo que eres muy atento, Uchiha Sasuke… pero… -la mirada de Ryoka se ensombreció, aun manteniendo su sonrisa- lamentablemente seré yo quien te asesine…
-¿A sí? -el azabache lo observó, sonriendo con superioridad, al momento que activaba su Sharingan- El único que caerá, eres tú…


----------------------------------------------------------------------------------

-¡Itte! Maldición, eso dolió… -murmuró el joven Uzumaki, levantándose de un salto, frotando su mandíbula-
-Naruto, no es momento para andar quejándose… -su pelirrosa amiga lo regañaba, al tiempo que fruncía el ceño, observando a los dos ninjas de pie frente a ellos.
-Hora de jugar… ¿Qué te parece, Kouta? -dijo el que se encontraba a la derecha, sacándose su máscara, revelando su corta cabellera negra y ojos grises.
-¡Tu lo has dicho, Satto! -exclamó su compañero, imitándolo, dejando al descubierto sus cabellos castaños, largos hasta la mitad del cuello, y sus ojos verdes.
-¡Je! Tendremos que demostrar de que esta hecho el equipo siete, ¿verdad Sakura-chan? -el rubio sonrió, poniéndose en guardia, sacando un kunai.


La pelirrosa lo imito, ajustándose sus guantes y colocándose al lado de Naruto. El pelinegro y el castaño empuñaron sus espadas; la de Satto era ancha, y la hoja era de un color rojizo, con incrustaciones de oro en la empuñadura. La de Kouta era similar a una katana, aunque algo mas curva, la hoja era de color zafiro y blanca en la parte del filo, con la empuñadura de plata. Al igual que Sasuke, tanto como Sakura y el Uzumaki se dieron cuenta que aquellas no eran simples espadas.
Sin siquiera darles tiempo a reaccionar, los miembros de la Orden de la Muerte atacaron en conjunto. No hubo necesidad de sellos, simplemente blandieron sus espadas y con fuertes ráfagas atacaron a los ninjas de Konoha.


-¡Katon: Gōryūka no jutsu! -exclamó Satto, sonriendo con malicia, al tiempo que varios proyectiles de fuego, con la forma de un dragon, salían de la hoja de la espada.
-¡Suiton: Suiryūdan no jutsu! -Kouta imito a su compañero, liberando un gran dragón de agua.


Naruto y la pelirrosa los esquivaron, no sin cierta dificultad. Los ataques era constantes y casi no había tiempo para seguir evadiéndolos. Si continuaban a ese ritmo, corrían el riesgo de ser golpeados por los dragones de fuego y agua. El rubio gruño por lo bajo y maldijo internamente.
Rayos, aun no estoy cien por ciento recuperado… debo hacer algo rápido, o terminare cansándome…
Sakura pareció darse cuenta de los pensamientos de su amigo, por lo que al terminar de esquivar dos dragones de fuego, dio un salto hacia atrás, alejándose un par de metros y apoyando las palmas de sus manos en el suelo.


-¡Doton: Doryū Heki! -un gran muro de tierra se interpuso entre ellos y sus enemigos, dándoles algo de tiempo para así recuperarse.
-Gracias, Sakura-chan… comenzaba a impacientarme… -le agradeció con una sonrisa-
-Lo se, yo igual… ¿Pero por que no contraatacaste? -lo observo confundida- Tu no sueles ser de los que se demoran en atacar…
-Aun me cuesta mantener el ritmo, a pesar de haber entrenado hace unos meses… Kurama tampoco esta completamente recuperado… y además… -frunció el ceño- estos tipos, tengo un mal presentimiento… y sus espadas…
-Lo note… no utilizan sellos, esas técnicas simplemente son hechas con sus armas… -observo el muro, que retumbaba ante cada golpe- Y no son técnicas simples. Esas espadas deben tener implantadas una gran cantidad de chakra…


La pared de piedra comenzó a quebrarse, desmoronándose pedazo a pedazo. Cuando finalmente quedaron solo escombros, el castaño y el pelinegro emergieron de entre la nube de polvo de se había levantado. Llevaban sus armas al hombro, sonriendo con suficiencia. La ojiverde acumulo chakra en sus puños, mientras que el rubio creo dos clones de sombra.


-¿Impresionantes, verdad? Estas son dos de las cuatro Reliquias Elementales… -menciono Satto-
-Solo las manejan aquellos que posean el mismo elemento con el cual fueron forjadas… -completo Kouta-
-¿Reliquias… Elementales…? -Naruto sintió una leve punzada en la cabeza al repetir aquellas palabras. Se llevo una mano a las sienes y tenso la mandíbula- ¿Qué… pasa…?


-----------------------------------

Yamato y Sai observaban con atención al líder de los ninjas enemigos. Desde que se habían separado de sus respectivos compañeros, ni uno había movido un musculo. El líder simplemente jugaba con el filo de su espada entre sus dedos.
Cuando la tierra comenzó a temblar, seguido de varias explosiones, él se detuvo. Rió ligeramente, y empuño su espada. Esta era medianamente ancha, pero también era muy larga. La mitad de la hoja era de un color esmeralda, mientras que la otra mitad era dorada. La empuñadura parecía tener la forma de un tigre, con la boca abierta, desde donde salía la hoja de la espada.


-Parece que mis muchachos se están divirtiendo… es hora de que yo lo haga también -con gran velocidad, el ninja de la Orden de la Muerte corrió en su dirección, listo para atravesarlos con su espada.


El castaño capitán reacciono en el momento justo, extendiendo su brazo, del cual salieron varios bastones de madera. Grande fue su sorpresa al ver que el enemigo corría entre los bastones con gran agilidad, sin ser tocado. Poco antes de llegar hasta Yamato, Sai se adelanto, poniéndose frente al capitán y deteniendo la estocada con su corta espada.
El enmascarado lo superaba en fuerza y resistencia, por lo que la defensa del pelinegro comenzaba a ceder. Yamato intervino a tiempo, cuando uno de sus pilares de madera impacto contra la espada del enemigo, logrando que Sai tuviese oportunidad de atacar.
Saco su pincel y con rapidez comenzó a dibujar, sacando tres tigres de tinta de su pergamino. Las bestias dieron de lleno en el pecho del enmascarado, mandándolo varios metros hacia atrás.
Utilizando su espada como ancla, el ninja enemigo logro detenerse, tan solo momentos antes de que su espalda impactara con un árbol. Hinco una rodilla en el suelo, mientras que con su mano derecha se quitaba la mascara. Tenia el cabello de color gris oscuro, y ojos negros. Su rostro reflejaba diversión, al igual que su sonrisa.


-¡Bien, bien… esto me gusta…! -se incorporo poco a poco, apoyando ambas manos en la empuñadura de su espada.
-¿Qué buscan en este reino? ¿Cuál es su misión? -Yamato comenzó a interrogarlo, manteniendo su brazo extendido.
-¿De verdad crees que se los diré? -el ojinegro rio-
-Te recomiendo que comiences a hablar… será mas sencillo para los tres -aporto Sai, observándolo con su sonrisa falsa.
-Eso no seria divertido… además, muchacho, yo disfruto los desafíos… -la sonrisa del peligris era sádica- ¡Pero… les propongo un trato! Si logran adivinar mi nombre… hablare…
-¡¿Cómo esperas que lo sepamos?! -exclamo un irritado castaño.
-Simple… por cada golpe que me den, les daré una pista… -


Yamato y Sai se miraron entre si. No debían perder mucho tiempo, eso era seguro… pero si la información de aquel sujeto resultaba valiosa…
Esta iba a ser una larga pelea…

-------------------------------------------------------


Las espadas de Sasuke y Ryoka colisionaban sin cesar. Arriba, abajo, izquierda, derecha, estocada, bloqueo. Se había convertido casi en una rutina. El Uchiha podía leer los movimientos del peliblanco con facilidad, gracias a su Sharingan; mientras Ryoka lo hacia por puro talento.


-No eres tan malo como pensaba… -menciono el azabache, sonriendo complacido, aunque algo agitado-
-No me subestimes, Uchiha… -lo reto el peliblanco, al tiempo que volvían a chocar espadas.


Tengo poco tiempo… maldita sea, ¿Por qué aun no estoy recuperado? Sasuke se reprochaba a si mismo. Comenzaba a cansarse y eso no era nada bueno. Pronto debería dejar de ocupar su Sharingan, y siendo honesto consigo mismo, no estaba seguro de poder ganarle a Ryoka.
Había entrenado con Naruto hacia unos meses, pero por alguna razón, la resistencia de ambos había disminuido considerablemente. Quizás se debía a que habían gastado grandes cantidades de chakra durante la guerra; y aun cuando el Uzumaki poseía al zorro de las nueve colas, Kurama parecía estar afectado de igual forma.
Lo máximo que podían aguantar antes de sucumbir al cansancio, eran treinta minutos.


-¿Agotado ya, Uchiha-san? -el ninja de ojos marrones lo observó con burla, aprovechando que Sasuke se había distraído. Apenas fue una fracción de segundo, pero basto para el contraataque de Ryoka-


El peliblanco dio un salto hacia atrás, sosteniendo con ambas manos su espada, haciéndola impactar contra al suelo, al tiempo que gritaba:


-¡Doton: Doryū Datsu!- la tierra frente a Ryoka comenzó a tomar la forma de cañones con cabezas de dragón, por donde comenzaron a dispararse varios proyectiles de lodo a gran velocidad-


El ninja de Konoha apenas tuvo tiempo de reaccionar, invocando uno de los brazos de su Susanno para así poder disminuir el impacto de los proyectiles. Técnicamente, el azabache debería superar con creces a un usuario de tierra, pero al haber disminuido su resistencia, la batalla estaba ahora a favor del peliblanco. Se levantó con dificultad, al tiempo que su Sharingan desaparecía, apoyándose en su katana. Ryoka comenzó a reír, acercándose lentamente.


-Esto apenas comienza, Sasuke Uchiha…-


-----------------------------------------------------

A varios kilómetros de aquella batalla…
El capitán Hatori caminaba por los pasillos del palacio, hasta detenerse frente a la habitación que pertenecía a la de su amo. Entro armándose de valor, rogando que aquel demonio estuviera de buen humor. Afirmó el agarre sobre su espada con nerviosismo.


-¿Señor…? -murmuró, buscándolo con la mirada por toda la habitación.
-Aquí, Akira… -el castaño dirigió su vista al frente, precisamente donde se encontraba el trono.


Allí, sentado en la oscura silla de madera, se encontraba el demonio de ojos rojos. Observaba al capitán Hatori con suma tranquilidad, por lo cual el castaño estaba agradecido. Al parecer hoy no seria asesinado. Suspiró y se acercó al pelinegro, arrodillándose frente a él.


-Mi señor…-
-Levántate, capitán. ¿A que has venido? -ordenó con seriedad, pero manteniendo la calma.
-Según nuestros espías, el grupo de la Orden de la Muerte se encuentra en estos momentos en combate… -explicó, temiendo la reacción del demonio.
-¿Ya lograron romper la barrera? -había cierta emoción en su voz-
-No, señor… se trata de un grupo de ninjas de Konohagakure… -observó como el rostro de aquel ser comenzaba a distorsionarse por la furia- pero tengo una buena noticia… al parecer, uno de los ninjas enviados, es Uzumaki Naruto…
-Uzumaki… ¿Acaso escuche bien…? -susurró lentamente, sus niveles de ira volviendo a cero, reemplazándose por una gran euforia- Akira… esta es una de las mejores noticias que me has dado…



Continuará…


Bueno, como dije, acepto criticas, sugerencias...
Un saludo.
avatar
Alex3467
Clan Genbu
Clan Genbu

Masculino Mensajes : 101
Edad : 21
Localización Mi casaaa! (Trabajando en un nuevo FanFic)
Nakus 4936

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Guardian de los Cinco Elementos" (+15) Capitulo 7 (17/12/16)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.