Últimos temas
» Gracias por cuidarlo.
Ayer a las 10:52 am por Manuel Kamikaze-Namikaze

» ¿Y si Dejamos de ser Amantes? [+18] Capitulo Cuatro
Lun Ago 14, 2017 3:51 am por aduzumaki

» Te veo..... (capitulo 4)...ACTUALIZADO (31-07-2017)
Dom Ago 13, 2017 2:29 pm por aduzumaki

» .....El Castillo Vagabundo.....Capitulo 2....03-08-2017
Lun Ago 07, 2017 3:53 pm por Moonwalker

» Love Me Again (+16) Capítulo 5: Aliado (29/07/2017)
Dom Ago 06, 2017 6:05 pm por aduzumaki

» Qué paso?
Miér Jul 26, 2017 11:36 am por LadySara

» Buenas a todos ^^
Mar Jul 25, 2017 3:11 am por RhiasGrem

» Ángel Guardián (+18) Prologo (25-06-2017)
Dom Jul 23, 2017 8:44 am por aduzumaki

» ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 31(Esa Mirada)/30/04/17
Lun Jul 10, 2017 4:49 am por alexad_uzumaki

That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Cita interrumpida (TP) (Romance) (Drama)

NaruSaku v2.0 ::  :: Shots

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cita interrumpida (TP) (Romance) (Drama)

Mensaje por Septimo Hokage el Mar Mar 25, 2014 4:14 am

Os dejo este drable que escribí para el Concurso de drables primaverales hace poquito celebrado por si alguno no lo leyó o quiere leerlo ^^. Espero que lo disfrutéis tanto como a mi me gustó escribirlo. Un saludo ^^

Cita interrumpida
Spoiler:

Me dijo que estaría ahí, esperándome, al atardecer del primer día de primavera.

Era un mes de marzo de no sé bien qué año. Las flores comenzaban a despertar, los árboles comenzaban a vestirse de verde con sus hojas recién nacidas, las tardes eran más largas y no tan frías. El invierno se marchaba y pronto todos los jóvenes se irían al frente. Estábamos en guerra y todo hombre joven y apto debía contribuir en la defensa del país.

Esperé durante horas y horas. Habíamos quedado a la puesta de sol, cuando más romántico era comtemplar el sol. Hacía tiempo que paseábamos juntos, disfrutando de la compañía del otro. Nos habíamos conocido desde siempre, cuando aún éramos unos niños. Esos niños fueron creciendo y se enamoraron. Yo le observaba cómo le gustaba escribir y pintar, cómo fantaseaba sobre vivir aventuras, viajar, conocer gente. Él me miraba extasiado cuando cantaba, o cuando leía lo que escribía. Todos mis defectos le parecían virtudes.

Aquella era una tarde especial. Pronto yo cumpliría dieciocho años. Sabía qué iba a hacer y quería que lo hiciera. Era un chico muy tradicional y la espera había merecido la pena. Se era joven sólo una vez y la juventud podía convertir en maravilloso cualquier cosa. Ninguno nos habíamos confesado que nos amábamos, pero yo creía que no hacían falta palabras.

Sin embargo, las manecillas del reloj pasaron y pasaron y él no apareció.

Le culpé durante toda la noche. Me llamé estúpida por creer que iba a pedirme que nos casáramos y que formáramos una familia. Del amor al odio tardé cuestión de segundos en pasar. Empecé a odiarle a él y a su falta de puntualidad. También a mí misma. Me preguntaba cómo había sido tan estúpida de haberme creído que algo sucedería, de haber hecho girar mi vida en torno a un hombre.

Al día siguiente comprendí por qué no llegó a nuestra cita. Esa misma tarde, las tropas enemigas entraron en el país y el gobierno tuvo que preparar la defensa y todos los reservistas fueron llamados a filas.

Los meses pasaron y de nuevo a febrero le siguió marzo. Doce meses pasaron y mi incertidumbre creció. Cuando el país tuvo que rendirse ante las destructivas tácticas del enemigo que aniquiló por completo dos ciudades, egoístamente, me alegré de que la guerra terminara, de que por fin podría volver a verle. Mi alegría se desvaneció con rapidez. Se desinfló a medida que pasaron los días y no regresaba.

Sólo supe de él por una carta, una carta que me mandó su amigo a raíz de la promesa que se hicieron en caso de que alguno sobreviviera al otro. No me fijé en qué me mandaba con la carta. Sólo la leí. Fue insufriblemente doloroso leer cada letra, escrita con su irregular caligrafía y con algunas de sus faltas. Sin embargo, aquello no desmereció el mensaje.

Cuando reparé en la alianza que había adjuntado junto con la carta me derrumbé. Me sentí realmente mal y tentada estuve de quitarme la vida en muchas ocasiones. Nunca volví a ser la misma y cada día de primavera aprovechaba para escaparme al parque donde me dijo que me esperaría y mirar al atardecer, dorado como el color de su pelo y que al desaparecer todo quedaba oscuro, como mi alma.

Estudié cómo salvar a otros la vida que a él le había arrebatado la guerra. Me casé y tuve hijos, aunque nunca volví a sentirme como cuando paseaba con él, como cuando bailábamos, como cuando de reojo le sorprendía estudiando todos mis movimientos creyendo que no le veía, como cuando me traía flores, cuando me dedicaba alguna de las cosas que escribía o como la extraña sensación de cuando nunca nos besamos por primera vez. Me fue bien en la vida que me prometí vivir por los dos.

Es curioso cómo desde que puedo presentir el final de mis días, acudo siempre al parque donde teníamos que habernos encontrado. Ya nada me ata aquí y por eso me gusta pasar todas las tardes en aquel parque que se ha convertido en el último lugar donde estuve con él sin estar él. Haga frío o calor, llueva o haga sol, siempre espero a que la muerte me lleve estando en el parque y así, desesperadamente, pueda acudir yo a la cita que una vida entera nos ha impedido.

Hace sesenta y cinco años me dijo que estaría esperándome y ahí lo encuentro al cerrar los ojos y sentir que mi anciano corazón se queja de mi edad y pide ayuda para seguir latiendo.  Deseo que mis hijos y nietos encuentren la felicidad que yo perdí en la guerra. No aviso a la enfermera. Ni me acuerdo. Sólo puedo ver sus dos ojos azules. Su sonrisa. Sus manos jóvenes tendiéndole un puente hacia lo desconocido y lo eterno a las mías, nudosas y arrugadas. Lo último que susurro es su nombre: Naruto. Lo último que escucho el mío: Sakura.

Septimo Hokage
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Masculino Mensajes : 1674
Edad : 25
Localización Buscando una respuesta
Nakus 29210
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita interrumpida (TP) (Romance) (Drama)

Mensaje por Haku el Mar Mar 25, 2014 5:12 am

yo no te di los 7 puntos por nada, es un excelente relato de primavera, eres un buen escritor de la ´pareja y cuando se trata del tema "angustia"
el final muy bueno también   Onion ok 
¡felicidades!

bye
avatar
Haku
Novato
Novato

Mensajes : 16
Edad : 19
Localización Bari~
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita interrumpida (TP) (Romance) (Drama)

Mensaje por Taiga-chan el Mar Mar 25, 2014 6:54 am

No me canso de leerlo, es hermoso, y triste. El final tiene tanto...no recuerdo la palabra, o mas bien no se como describirlo, ¿impacto? :I bueno, el hecho es que el final deja un malestar en mi corazón u.u pero muy buen drable.
avatar
Taiga-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 191
Edad : 18
Localización debajo del arcoiris *3*
Nakus 4500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita interrumpida (TP) (Romance) (Drama)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

NaruSaku v2.0 ::  :: Shots

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.