That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por narusaku117 el Miér Mar 18, 2015 2:57 pm

Siii al fin un poco mas de lemon, aunque igual me pregunto si sera la unica vez que tanga sexo naruto con mia :>, o si en un impulso descontrolado de calor se cargue a todas, TODAS las demas erinias y a yugito (matatabi-nibi, ese asunto es lo unico que me revuelve) eh eh? Un super lemon de naruto y todas las demonios y yugito jejejeje ok no, (se vale soñar XD, aunque aun no pierdo las ezperanzas), todos tus fics armimius son muy buenos, he leido todos tus tranajos escribes bien y tienes buena imaginacion, y te felicito co cualquiera hace eso y logra coordinar su mente con su trabajo, adoro tu fic aunque aun falta saber que hara kurama y donde estan los demas bijuus (y si shichibi tomara forma de fuu y tambien se la cargaran XD, soy demasiado pervertido lo se), tambien falta saber que les sucedio a los de kiri aunque eso lo resolveras con el tiempo, de nuevo te felicito y espero tu siguiente capitulo

narusaku117
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 39
Edad : 19
Localización progreso, yucatan, mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por arminius el Vie Mar 27, 2015 2:31 am

agradecido por los comentarios. y ahora las consecuencias de tanta juerga. quienes pensaban que el infierno no era tan intimidante con respecto a la tierra. comenzaran a verlo a la cara con mas respeto.


el asunto de sakura, se ira desarrollando poco a poco. su camino se va a revelar esten seguros. pero claro, tambien esta sasuke. que tiene dificultades aunque por el momento no paresca.

me encargare del uchiha tambien, tengan por seguro. pero por el momento, desallorrar su personalidad es mi tarea principal. (no la tiene en el cannon) asi que he tomado ese trabajo.

saludos.

P/D: permitanme recomendarles mi nuevo fic "TIERRA DE TRAIDORES". (en la seccion de "otras parejas". sin dudas las konoha mas oscuras son atractivas. dejaremos que el hijo en el cannon de naruto, la lleve cerca del fondo. XD


CAPITULO 23: EL PRECIO DE BAATOR



Esos dos días de exploración, se trasformaron casi en un mes. Sasuke Uchiha, y la rastreadora Kana Inuzuka encontraron información a raudales. Ni siquiera habían llegado a la gran torre de vigilancia descripta por la Kunoichi, cuando los rastros empezaron a denotar que evidentemente, el país no estaba en estado de paz.

-Sasuke-Sempai…-le dijo en un suave susurro la mujer, haciendo a Sasuke dejar su atención en la lejanía- mire esto….

Todo el camino desde la playa hasta la torre lindando la montaña, tenía rastros de un gran desembarco. Pudieron ser cientos, tal vez miles. Habían avanzado hacia la posición defendida por la torre en línea recta y a pecho descubierto. No había rastros enormes de tropas rodeando por los bosques helados. Solo de tanto en tanto, huellas de humanos entre los arboles de los alrededores. Tampoco había demasiados cadáveres. Pocos cuerpos de demonios. Pero escasos para representar un combate a gran escala.

-“¿Qué tienes para mí?” –le hizo una pregunta en lenguaje de señas Sasuke, ya que no quería darles la ventaja del sonido a los posibles enemigos de una emboscada.

-“Es extraño” –respondió la Kunoichi con señas lentamente- “el olor a demonio es fresco” “pero existen más rastros de humanos”


Siguieron avanzando en completo silencio, ambos caminaban en línea recta dejando al perro en la delantera, la rastreadora en segundo término, y Sasuke cubría la retaguardia esperando más detalles. Poco a poco, pudieron apreciar la estructura de la alta torre junto a la montaña, Sasuke se sorprendía de no haber visto semejante estructura desde la costa. Realmente los constructores de Kiri, había hecho un uso soberbio de la naturaleza del lugar para esconderla.

-maldita niebla…-pensó Sasuke sorprendido- cualquiera que no conozca la zona, puede creer que es un lugar ideal para atacar por sorpresa. Y Kiri siempre supo que venias…

Por eso era tan difícil atacar el país del agua. Tal vez Kirigakure era la villa con menos Shinobi en activo desde siempre. Pero estaban tan bien aprovechados sus territorios defensivos, que cualquier diferencia numérica era coartada. Con buen tino, el Uchiha pensó que los demonios debieron encontrar más que una o dos desagradables sorpresas al conquistar este país. Y eso si lo habían logrado.

-“los rastros se dividen aquí” –le dijo en silencio con señas Kana- “hacia la torre, tenemos tropas humanas llegando por la costa” “hacia el interior del país” “rastros y olor fuerte a demonio”

-“¿alguien atacó Kiri, antes que los demonios?” –consultó Sasuke tratando de entender.

-“no estoy segura” “no hay signos de batalla cercana” “no hay cadáveres humanos” “los demonios invadieron sin resistencia esta zona” “Kiri no ha elegido esta zona abierta, para combate”


Llegaron a la torre. Estaba quemada casi por completo. Pero no había signos de batalla. Sasuke consideró que los demonios la quemaron por puro gusto de destrucción. No tenían otro motivo para destruir una estructura que podían eventualmente utilizar cuando el país fuera de ellos. A veces, las tropas del infierno parecían una banda de barbaros borrachos. Para luego salir con alguna jugada inteligente, digna de los mejores estrategas. Eran en cierto punto imprevisibles.

Siguieron por el camino hacia el interior del país. Casi un día completo de marcha y no emitían palabra alguna. Incluso el perro, jamás había ladrado en lo que iba de trayecto. Emitía un gemido gutural cuando quería indicar algún detalle a su ama. Ambos, Kunoichi y compañero animal, se movían como si fueran dos cuerpos controlados por un cerebro. Sasuke no pudo evitar sentirse vinculado. Era como los Uchiha y su sharingan. Confiaban totalmente en su don especial. Así eran los Inuzuka con sus canes.

Tiempo después, Kana hizo el descubrimiento que lo cambiaria todo. Al costado del transitado camino, una bandana ninja. Extrañamente, no perteneciente a los ninjas de Kiri.

-“esta es una bandana de Iwagakure” –le dijo Kana con señas- “ninjas de Iwa en gran número, pasaron por aquí”

-“¿Cómo sabes que fueron muchos?”

-“nadie deja su bandana atrás apropósito” –aventuró la mujer- “a menos que tenga prisa, o la pierda en medio de demasiados hombres marchando”

-“o las dos cosas” –apuntó Sasuke. –“¿Qué hacen ninjas de Iwa tan lejos de sus tierras?”


Ella sonrió apenas, y asintió. Le agradaba que el capitán confiara en su criterio. Había escuchado que era un ególatra que hacia todo a su manera. Pero hasta el momento, a Kana no le parecía que hubiese hecho algo estúpido en sus funciones como capitán. Prueba de ello, había llevado alguien para tomar rastros. ¿Era tonto internarse en territorio enemigo? No cuando eran pocos y agiles para esconderse. Hubiera sido realmente estúpido bajar con todas las tropas del barco. Demasiados para pasar desapercibidos, pero pocos, para presentar batalla a un enemigo dominante de la zona.

-“debemos regresar” –anunció Kana recordándole el tiempo- “apenas llegaremos si salimos ahora”

-“debemos seguir” –le ordenó Sasuke neutro- “enviare un mensaje con un halcón”


Sasuke consideraba que tal vez no tuvieran demasiadas chances extra de pasar desapercibidos en el futuro. Había desembarcado y explorado en una zona sin enemigos. Pero tal vez los demás barcos no tendrían esa suerte. Tenían que hacerlo valer, aunque cada segundo en esa zona arriesgaba más sus vidas. De pronto, mientras había invocado un pequeño pájaro y se disponía a formar el mensaje para el barco de tropas, Sasuke se quedó pensando con calma. Ella observó este cambio, algo había surgido de la mente del capitán. ¿Pero que podía ser?

-“¿Qué sucede señor?” –preguntó ella acompañando señas con un gesto.

-“en la torre había un nido de ave” –le indicó Sasuke- “los ninjas de Kiri se comunicaban con su aldea, con aves”

Ella dio un gesto de incomprensión. ¿Adónde quería llegar Sasuke Uchiha con eso?

-“si Kiri aún existe…” –proseguía Sasuke- “esas aves que están ahí…pueden comunicarnos con el interior”

Kana sonrió comprendió. ¡Era brillante! No tenían la necesidad de enviar tropas al interior del país. Si los demonios dominaban la aldea, las aves no marcharían a su otro nido. Si acaso Kiri estaba aún con vida, podrían tener una comunicación directa y planear como ayudarlos. Sin riesgos, averiguarían todo lo que debían saber. Un buen plan.

Luego de aquello, regresaron a la torre quemada y capturaron algunas aves que rodeaban el lugar. No se habían alejado demasiado de los antiguos nidos, tampoco eran salvajes. Incluso alguna tenían el pequeño broche en sus patas para llevar los comunicados. Así que les colocaron un mensaje encriptado con el código usado en la anterior guerra, enviándolas en dirección al interior del país. Días después, recibieron dos mensajes. El primero, del halcón que había recibido el  teniente que estaba al mando del barco en el cual llegaron al país. Decía haber recibido perfectamente las órdenes, y que buscaría al comandante Kakashi Hatake para que toda la flota viniera a esa posición en la costa. El segundo mensaje, que fue reenviado hacia los barcos, fue del interior de Kirigakure. Sasuke recibió la traducción del código por intermedio del Kana. La chica también había sido mensajera en ciertos momentos de la guerra pasada. Conocía al dedillo los códices.


“Kirigakure está amurallado. –Fue el mensaje- lord Tsuchikage y su pueblo están con nosotros. Nos retiramos al interior de unos muros de roca creados por Iwa. Escasean los alimentos. Existen al menos dos cuerpos de ejércitos de monstruos rodeándonos. Lady Mizukage.”


Sasuke no pudo evitar sonreír. Iwa no había sido destruida completamente. Al parecer habían evacuado y estaba aliada con Kiri. Dos villas Shinobi más. Tal vez unos 20.000 combatientes posibles, que se sumarian a la alianza. Era demasiado bueno para ser cierto. Las tornas de la guerra comenzaban a cambiar.



                                                 *************************************



Casi cumplido el mes y medio, Sasuke regresó al continente junto con Kana y un centenar de tropas, relevados para descansar. Todo el resto de las fuerzas de Kakashi, se había instalado en la zona de la vieja torre de observación. Desde allí, se comunicaban constantemente con el interior del país para arreglar el traslado de medicamentos, comida y ropa. Tenían detalles bastante precisos de las zonas dominadas por el enemigo. También número de tropas y fuerzas militares. Kiri e Iwa sobrevivieron. Sin dudas habría duras batallas para liberarlas y unirlas a la guerra general. Pero la misión de rastreo, había sido un completo éxito.

Sasuke presentó su informe frente a los Kage. Que destinaron a dos capitanes más, en la búsqueda de formar cuerpos de tropas que irían a reforzar a Kakashi. Llevarían todo lo necesario para fortalecer a Iwa y Kiri. También planearían como atacar por dos flancos al enemigo que asediaba a esa villa. Habían sido días duros para Sasuke. Quien luego de dar todo informe, se retiró relevado hasta nuevo aviso. Estaba agotado, había tenido que combatir poco en comparación con meses anteriores, ya que prácticamente estuvo oculto en el país hostil. Pero vivir a la intemperie, no era relajante precisamente.

Se dio un baño, preparado por aquellas tres muchachas que aún seguían atendiéndolo. Comió bastante más que de costumbre, incluso sintió necesidad de hablar con ellas. Estuvo casi todo el tiempo en silencio durante su estancia en las zonas aledañas a la torre. En general, no le importaba, pero por alguna razón sintió sosiego al oír a esas jóvenes contarle detalles de lo sucedido en el campamento general. Allí se enteró que Sakura había desaparecido. Supuso que si no estaba acusada de deserción, seria por la gracia de Tsunade.

Sasuke se recostó a dormir, como hacía semanas no podía. Todo de corrido y sin preocuparse por guardias o el entorno. Y antes de caer por causa de Morfeo, dedicó un leve momento a figurarse solo. Tanto Naruto como Sakura habían desaparecido. Ellos, que antes se quedaron en Konoha para protegerla, ahora se iban y lo dejaban solo. Esa era su vida al parecer, ese era su karma. Estar solo, incluso de las personas que podía llegar a apreciar más en el mundo. Extrañaba los viejos tiempos. Cuando fuera adonde fuera, Naruto y Sakura estaban con él. Lo extrañaba, pero sabía que no volvería a suceder. Las cosas buenas, no suceden en tiempos de guerra.

-No se mueran idiotas….-se dijo como si los tuviera tan cerca para escucharlo- solo regresen, y no se atrevan a morir.



                              ****************************************************


Le tomó un mes a Sakura, volver en si…

Cuando ingresó al lago para intentar completar el entrenamiento, lo hizo con la pequeña babosa llamada Katsuyi en su hombro. Esa criaturilla, se había vinculado con ella en exacto momento que Tsunade-sensei le había otorgado el contrato de las babosas. Cada pactante, tenía un vínculo especial con una babosa. Y Katsuyi era la suya. Por esa razón, ni a la reina y a Katsuyu le sorprendieron que la pequeña se ofreciera a acompañarla en su entrada al lago. Se instaló en su hombro, y fundiendo su chakra con la Kunoichi, se dispuso a auxiliarla.

Sakura entonces, realizó el proceso de apertura nuevamente. Abrió su mente, dejando a las neuronas alimentarse con chakra. Y luego, cuando hubo estabilizado al 25%, prosiguió alimentando su mente hasta conseguir expandirla. Mientras su cuerpo era controlado por la babosa, que actuaba por Sakura haciéndola respirar y manteniéndola a flote. La conciencia de la pelirosa se perdió durante un mes, bien adentro, profundo, a los resquicios más recónditos de su inconciencia.

Recibía heridas, receptaba el dolor. Su mente le castigaba con recuerdos de sus errores en el pasado. Con recuerdos, de lo que hizo mal, de lo que debió hacer, de lo que hubiera ocurrido si fuera mejor. Pero su idea de dividir tareas finalmente, tuvo éxito. Sakura estaba tranquila receptando las “recriminaciones” de su subconsciente, sabiendo que la babosa controlaba las funciones fisiológicas de su cuerpo. Entendió el juego, comprendió el sistema. Su mente, era como un maestro ofuscado. Totalmente enojado por haber sido desoído casi toda la vida. La única forma de calmarlo, era poner la otra mejilla. Escucharlo hasta el hartazgo. Hasta el desahogo total. Cuando lograra encontrar la paz interior, ese maestro estaría dispuesto a enseñarle nuevamente.

Durante ese mes, sin que Sakura fuera plenamente consciente. La babosa la sacó del agua, la mantuvo estable, la alimentó y le dio agua a beber. Controlaba el cuerpo como un títere, unida por el hombro. Nunca alguien había llegado tan lejos. Pero con este método, la pelirosa había abierto una oportunidad. Sin embargo, las babosas se preguntaban ¿de que serviría un modo Sennin en estas condiciones? Aunque Sakura-hime aumentara su intelecto, incluso sus capacidades físicas, era imposible preparar una técnica durante un mes, para una batalla que surgía en cualquier instante.

El método de las serpientes era guardar el cuerpo de su pactante en el vientre de un ofidio especial, al menos hasta donde se conocía. El de los sapos, era fusionar a hombres con anfibios, para absorber energía y mezclarla con el chakra del portador, mientras el ninja combatía en simultáneo. La fusión con las babosas era peligrosa. Podía degenerar el cuerpo del Sennin, diseminándolo por la naturaleza. El modo Sennin del bosque sagrado, absorbía la vida del humano. Era inevitable. Lo hizo con Hashirama Senju, y también con los dos pactantes que lo intentaron en otras oportunidades.

32 días después de iniciado el proceso, Sakura despertó al mundo real. Sus ojos dejaron de ser vidriosos, y la babosa en su hombro se desprendió. Libre de la fusión, sin daño. Los ojos de la pelirosa seguían siendo color esmeralda, pero el iris brillaba un poco más intenso que de costumbre. Además, tenía un fino delineado color negro alrededor de sus ojos. Todo ese complemento, le otorgaba una intimidante y muy fuerte mirada final.

-Sakura-hime…-le dijo la babosa Katsuyu que vigilo todo el proceso desde el inicio- usted ha regresado. Ha completado el arte Sennin.

La pelirosa miraba a su alrededor con neutralidad. Estaba vestida, y sentada bajo los árboles algunos metros más allá del lago. Su mente rememoraba el mes trascurrido en un instante, pero no le afectaba, ni le agobiaba. Las imágenes venían ordenadas, como una galería fotográfica. Gracias a la babosa que estuvo en su hombro, pudo respirar y comer. Pudo hidratarse y también descansar el cuerpo. La babosa había reemplazado perfectamente a su conciencia.

-gracias Katsuyi….-le dijo a su amiga- me has dado la oportunidad de lograrlo.

La reina de las babosas, y todas las pequeñas que rodeaban la zona, aparecieron para atestiguar el fenómeno evidente. En realidad, no tenían idea del poder que Sakura Haruno había adquirido. Aunque entendían que el proceso, en su dificultad extrema, tenía que valer la pena.


-Sakura-hime….-le dijo la reina solemne- ¿ha logrado completar la técnica? Le recuerdo que cuanto más la tenga activada, mas vida tomará de usted.

-Eso no es correcto…-indicó la rosa, caminando lentamente y apoyando la mano en un árbol cercano- para explicarlo simple….mantener activo el cerebro a mayores capacidades de lo normal…requiere de una cantidad de energía superior a lo comun. Por ejemplo…

Y comenzó a hablar. Como si diera una conferencia. Sakura explicó que el primer Hokage, había fusionado dos naturalezas de su chakra, para crear Mokuton. Una buena idea, pero al no contrapesar la formación de la técnica en su sangre, fue descartando partes de su energía vital con ella. Luego dio, dos ejemplos de cómo debió fraccionar su poder correctamente.

-Para trasformar materia o espíritu….-definió en medio de sus designios, y las babosas notaron que el árbol que Sakura tocaba con su mano, comenzaba a secarse rápidamente y morir- se debe adquiría fuerza vital de otro punto externo.

En pocos segundos, ante la mirada sorpresiva de las babosas, ese árbol quedo completamente seco. Y Sakura comenzó a brillar tenuemente en un chakra color verde. No había tomado el chakra del ambiente, sido la vida de ese árbol. Su brazo dañado, que parecía más avejentado que lo que la edad de Sakura sugería, regresó poco a poco a la normalidad. Ella había regenerado su brazo, y toda parte dañada del cuerpo.

-Interesante…-señaló como si estuviera experimentado- me estaba preguntando, ¿Cómo volver a entrar al modo Sennin sin el uso del lago? Al parecer, mi mente aprende a la primera, cualquier nuevo truco que veo. Así que no tendré necesidad de que Katsuyi domine mi cuerpo nuevamente.

Era terrible….

Sakura podía absorber energía del ambiente, y mezclarla a su chakra para Senjutsu. Tal como lo hacían los sapos. Y también modificar partes de su cuerpo a voluntad, tal el poder de las serpientes. Obviamente, no era tan efectiva en ambos métodos como los originales, pero en menores cantidades, podía realizarlo. El segundo mes en el bosque, lo trascurrió entrenando en el modo Sennin. Saliendo de ese estado, volviendo a ingresar naturalmente.

Su mente se había abierto hasta un límite del 40%. Y el primer beneficio que ella obtuvo, fue la inteligencia para crear técnicas controladas y perfectas. Nada de lo que haría, atentaría contra su vida, su mente o su genética. Efectivizar el modo Sennin, fue lo primero. Aumentar las reservas de su chakra fue lo siguiente. No podía hacer gran cosa por el momento, pero con el estímulo indicado, su cuerpo podía ser modificado por el poder de su cerebro. Absorbió vida de otros árboles, eligiendo solo los más antiguos y prontos al final. No tenía sentido matar sin propósito. Y la vida en ese bosque era valiosa, para tomarla sin sentido.

Finalmente, eligiendo con cuidado sus métodos de entrenamiento, Sakura Haruno tuvo en claro algunos límites que podía delinear:

Podía usar chakra del ambiente, pero solo combinándolo con el propio. Eso ampliaría el poder de sus técnicas. Desde el ninjutsu curativo, hasta cualquier jutsu elemental que deseara ejecutar. El control perfecto, que le permitía manipular todos los elementos en un rango medio. Agua y tierra eran los más fuertes. Pero de ser necesario, podría aprender técnicas de otras afinidades con facilidad. Lo recordaba todo. Cada detalle, cada mueca, cada pequeño resquicio de su alrededor. Su mente sería una formidable biblioteca. Para echar mano al conocimiento aun en medio de la batalla.

Si quería moldear nuevas habilidades, debía absorber fuerza vital externa. Eso evitaría que su cerebro devore la propia, en su necesidad de tomar poder. Además, había otros elementos que necesitaba para tener esas virtudes. Su mente aprendía instantáneamente, y su cuerpo podía captar atraves de los sentidos, con la más increíble minuciosidad.

En sus ratos de descanso, revisó los pergaminos que Orochimaru le había otorgado. El lenguaje de los demonios, antes ilegible, ahora parecía escrito en lengua común para Sakura. Su mente decodificó en cuestión de 20 minutos todos los pergaminos y comprendió el alcance de la gramática en la comparativa con letras de humanos. Datos interesantes, mucho más de los que Sakura hubiera podido figurarse en un inicio.

Entonces, teniendo en cuenta todo lo aprendido. Sakura sonrió entendiendo lo que debía hacer para aumentar la utilidad del su modo Sennin. Era increíble, pero el camino recorrido, parecía enseñar mucho más de lo que las personas se figuraban. Debía volver al campamento de los ninjas. Allí se encontraba toda la información que ella requería para continuar su sendero. Allí estaba Tsunade-sensei. Allí también estaba Orochimaru.

Luego de recoger sus cosas, y agradecer a las babosas por el entrenamiento. Sakura utilizó la invocación inversa, para volver al campamento de la alianza. Habían pasado dos meses desde su partida. ¿Sería arrestada? ¿Tsunade-sensei la enviaría a una celda? Preguntas para la antigua pelirosa. Porque la Sennin actual, poco tenia para temer de los simples designios de las mentes oscuras de los ninjas.

Apareció en medio del campamento. Estaba disfrazada con un jutsu simple, para imitar a los ANBU. Caminó tranquila por el medio de todos. Su serenidad hizo que los que la observaron aparecer, descartaran de plano que ella no era quien parecía. Avanzó hacia las carpas de la división científica. Debía pasar primero por la zona donde los estrategas tenían todos los mapas desplegados.

Levantó una piedra del suelo, y la arrojó a un costado de la carpa de la división de estrategia. Un pequeño ruido y ambos vigilantes desviaron su mirada por algunos segundos al bosque. Con esto logró que los guardias en la puerta, se distrajeran lo suficiente para que ella se colara al interior, caminando tranquilamente por detrás de ellos. Tomó el aspecto de Shikamaru. Notando que el Nara no estaba en el lugar. Recorrió el lugar sin que nadie le dijera nada. Los hombres estaban bajo sus órdenes y ninguno notó que hacia como una hora, el verdadero Shikamaru había sido llamado a la carpa de los Kage.

Sakura observó mapas, planos, y toda información pertinente sobre la guerra. Su memoria lo captaba todo. Cada dibujo, dato, mapa o información serian para ella. Como si hubiera tenido 10 horas para estudiarlo todo. Luego de aquello, fingió llamar a los guardias de la puerta para enviarlos a un recado. Conocía perfectamente los códigos para cada carpa y ambos sujetos fueron enviados a tareas lejanas e inútiles. Cuando regresaran, ella ya no estaría. Por supuesto no volvió a ingresar a la carpa luego de enviar a los guardias. Simplemente cambio de disfraz y continúo su marcha hacia otro rumbo.

En cuestión de una hora, había recorrido el campamento lado a lado sin dificultades. Caminaba tranquilamente, a la sombra de personas que giraban justo para mirar a otro lado. Y Sakura los anticipaba con una frialdad exquisita. La carpa médica fue una parada necesaria. Necesitaba una muestra de sangre de todos los Shinobi que tuviera a la mano. Extrajo lo necesario, disfrazada esta vez como enfermera civil. Incluso se cruzó con Ino casualmente, quien ni siquiera la notó por el jutsu.

Finalmente, previniendo que su parada final podía ser la más problemática, se hizo tiempo para ir a la división científica. Allí en el interior de esa carpa, para su sorpresa encontró a Orochimaru sentado cómodamente frente a la entrada. La sonrisa torcida del Shinobi, le hizo a Sakura deshacer su técnica de disfraz. No tenía caso mantener una farsa, cuando la información necesaria la requería del sujeto en cuestión.

-imagino que desocupaste totalmente la carpa, al saber que yo vendría…-le dijo la pelirosa- pero no comprendo cómo lo has sabido.

-los pergaminos Sakura-san…ku ku ku- -le sonrió el sujeto- tienen un determinado sello, ideal para rastrearlos. No por nada mis serpientes eran los mensajeros.

Los malditos pergaminos que Sakura aún tenía. La información sobre los demonios. Su lengua nativa.

-¿quieres una traducción? –le apuntó la rosa explorando el terreno.

-confirmación, por sobre todo….-añadió Orochimaru- me ha tomado muchos años recopilar esos humildes datos. Y mis conjeturas son muchas. Imagino que solo necesito una ayudante calificada para develar los misterios de Baator.

-no me interesa lo que quieras…-respondió Sakura elevando una ceja neutral- he venido por toda la información sobre los demonios y diablos. Si quiero acabar al enemigo…

-el mejor método es conociéndolo…-completó el Hebi-Sannin- ku ku ku….desde luego no me equivoque contigo pequeña…-le dijo parándose y buscando entre algunos pergaminos de una mesa cercana- estaba intrigado por tu maravilloso experimento con la mescla de sangres infernales. Sabía…que había encontrado a otra mente, con intuición científica. Ahora lo he confirmado.

-¿lo cual te beneficia porque….?

-porque quiero conocerlo todo….Sakura-san….ku ku ku….-él se acercó y ella ni se inmutaba, le dio un libro especifico, y se alejó caminando por el lugar- eres la llave que me permitirá abrir todas las puertas cerradas.

-no me interesa…

-pero lo hará….-sonrió el Shinobi continuando su dialogo con entusiasmo- “espíritu”, tiene el poder de los sapos. “Cuerpo”, es para las serpientes. Era indudable que la mente…

-la tienen… el arte Sennin de las babosas.

-uno de mis mayores anhelos de la juventud….-apuntó Orochimaru- era lograr dominar los tres artes simultáneos. ¿Qué sería el producto de unir las tres formas del arte Sennin? Un buen experimento por realizar. Luego….comprendí que necesitaría mucho más que inteligencia o voluntad para acceder al poder. Necesitaba tiempo. Después de todo…ni siquiera el gran Hashirama Senju pudo con ese entrenamiento. Desde luego que Tsunade tampoco ha podido conseguirlo. Y por los incontables caminos del Shinobi, el poder ha llegado hasta ti.

-parece que sabes bastante…-cabeceó Sakura mientras abría el libro y leía por encima los primeros datos- no tiene sorpresa. Después de todo, has pasado décadas de tu vida estudiando las células del Shodaime. Algo tenías que aprender, aunque fuera por pura suerte.

-tu soberbia se ha incrementado Sakura-san…-señaló sin pisca de enojo el hombre- tal vez tanto, como tu inteligencia. ¿Pero de qué sirve la mente más grande, sin un propósito a su altura?

-y seguramente, tú quieres ser quien me dicte ese propósito… ¿cierto? –consultó ella sin dejar de leer ese libro en sus manos.

-solo quiero recorrer el mismo camino. –Señalo la serpiente sonriendo- tengo información que no he podido interpretar. Pero la llegada de esas criaturas a nuestro mundo, me ha abierto un mundo nuevo de misterios y preguntas. ¿Somos los humanos “únicos”? ¿Este mundo fue creado por el mismo ser, que los ha formado a ellos? ¿Existen los dioses? ¿Existen ángeles como contrapartida a los demonios? La investigación promete….eso es innegable Sakura-san.

Sakura se mantuvo en silencio. Su mente boyaba en las preguntas de Orochimaru y tenía que admitir que había captado su interés. El deseo más profundo de su corazón, era encontrar la manera de llegar a Naruto. En donde fuera que estuviera. Por los medios que estuvieran a la mano. Ahora Sakura sentía que tenía el poder para ayudarlo. Pero para conseguir eso, primero debía encontrarlo. ¿Orochimaru era su solución? Todo tenía el cariz de una muy mala idea. Pero existía un detalle más. Y recién ahora Sakura comenzaba a notarlo en su interior. La apertura de su mente, no solo había incrementado su capacidad para saber, sino su deseo. El conocimiento no era solo información para ella, ahora también, constituía una especie de “alimento”.

-¿Qué buscas exactamente? –consultó la joven mirando al sujeto fijamente.

-Una puerta. –Sonrió el Hebi-Sannin- un acceso a ese mundo de donde ellos provienen. ¿Lo puedes imaginar? Los incontables paisajes, los poderes, las magias, los secretos que guardaran esos lugares? Quiero eso….Sakura-san…..quiero un mundo que me vuelva a sorprender.

Sakura no confiaba en él. Pero buscar a Naruto a ciegas, le llevaría demasiado tiempo. Tal vez tiempo que el rubio no tenía. Además, podía obtener mucho más que información de un sujeto como el ex–compañero de Tsunade-sensei. Incluso más datos, de lo que el mismo quería llegar a ceder. Solo tenía que dejarlo hablar.

-te escucho... –dijo finalmente la Kunoichi, mientras sus pasos encaminaban al archivo para seguir sumando información.



                                            ********************************************



Desde aquella primera noche con Mia, todo comenzó a cambiar para Naruto.

Hasta el momento, la misión de rescate era todo para el rubio. Había logrado escapar a la seducción de las erinias por bastante tiempo. De los Biju, Han y Yugito fueron quienes disfrutaron los distintos placeres del lugar. Gaara se aislaba de todos. Le escapaba a las intenciones pecaminosas de las féminas, hundiéndose en la tierra para abrazarse a su elemento. De todos los “extranjeros”, Ichibi era quien mejor adaptado parecía estar al ambiente del Avernus. Por supuesto, día con día Naruto comenzaba a igualarlo en ese rubro. Absorber energía natural tenía sus cosas a favor también. No era todo odio y perjuicios.

Sin embargo, Naruto fue el primero de todos, que estuvo cerca de morir en ese castillo.

Mia era apasionada. La primera noche no fue suficiente para ninguno de los dos. Ella lo esperó con ansiedad a ese humano, deseando que fuera a su forja. Y en otras ocasiones, ella misma se deslizaba por invitación de Naruto, al cuarto de la torre más alta. Infringiendo las órdenes de la reina, que solo otorgaba permiso para Biara y los Biju en la zona de último piso.

Ambos lograron mantener el secreto 4 días exactos. Un mérito enorme, considerando a las erinias un clan que se movía y pensaba como si solo fuera un individuo. Pero cierto día, cuando Naruto en el arrebato del deseo propio, había olvidado trabar la puerta de la forja. Dos erinias que también eran guerreras, los encontraron en pleno acto sobre la mesada.

Naruto apenas recuperó algo de equilibrio mental al verse descubierto, y comenzó a sentir que los problemas empezarían a continuación. Pero las dos mujeres visitantes, lejos de ofuscarse o siquiera sorprenderse. Se metieron al lugar asegurando la puerta tras ellas, mientras sonreían con perversidad. ¿Qué ocurrió? Digamos que lo hicieron por todo el lugar. Naruto las tuvo que follar a las tres, aun a costa de muchísimo desgaste físico.

El problema fue aumentando día con día. Luego de aquella primera orgia. Moviéndose por los terrenos de  “inevitable”. En cuestión de una semana, el secreto era compartido por al menos media docena de mujeres. Las cuales tomaban para sí mismas, porciones cada vez más grandes de la potencia sexual del humano. Mientras ellas gozaban ampliamente, fortaleciéndose poco a poco, Naruto invariablemente se iba debilitando.

Menos horas de sueño, (que de por si le costaba conseguir por el ambiente hostil de Avernus) y en  la comida no recuperaba los nutrientes a nivel igualitario al desgaste. Paulatinamente tuvo que cancelar unas 7 veces los entrenamientos con Biara. Por el simple hecho que ni siquiera sus clones podían liberarlo del asedio que proponían esas diablesas en celo.

Llegado casi al mes desde aquella primera noche loca, Naruto se encontró en su propia habitación, tirado en la cama mientras Mia y seis de sus hermanas intentaban tomar un pedazo de él. Ni siquiera lo dejaban dormir últimamente. Todas eran seductoras y aunque guerreras en profesión, disfrutaban mucho que el macho en cuestión, hubiera escogido estar con ellas en lugar de las hermanas más indicadas para las artes de seducción. Lo hacía con cada una de ellas, y a ninguna dejaba sin satisfacer. Recibía arañazos, cortadas, mordidas y su cuerpo aún se recuperaba rápidamente.

El vicio le había ganado completamente. Y aunque Mía con sus 10 hermanas participantes de las frecuentes orgias no querían matarlo, poco a poco lo estaban orillando hacia un límite imposible. Internamente, la perversidad de esas féminas las llevaba al asesinato. Aunque nunca habían sido dañadas por Naruto. Él las había protegido, les dio un hogar, les dio poder. ¿Por qué matar al único ser en todo Baator que había sido amable con ellas? Mia y sus hermanas no lo querían dañar, ¡pero era tan bueno en la cama! ¡Jamás tenía esas locuras típicas de los diablos, que podían desgarrarle el cuello a una Erinia en medio del éxtasis! ¡Él nunca les hacía daño!

Pudo ser el final de Naruto Uzumaki. Definitivamente estuvo cerca de morir. Pero ese día de su “salvación” Nibi decidió colarse en la habitación sin ser invitada. Con la excusa de invitarlo a las aguas termales. Y Biara que siempre la perseguía para que no estuviera a solas con Naruto-sensei, ingresó tras la gata para encontrarse con un espectáculo que les irritó hasta límites insospechados.

Naruto estaba desnudo y dormido, tapado completamente por no menos 8 erinias desmayadas sobre él. La habitación estaba desordenada. Comida y bebida por todo el lugar. El cuerpo del rubio, (al menos las partes que se podían ver entre tanta piel de mujer) presentaba cortadas y arañazos que apenas si se recuperaban lentamente.

-¡NAAARRRRRRUUUUUUTTTTOOOOOOO-SEEEENSEEEEEEEIIIII!!-fue el grito de Biara que alertó a toda la fortaleza sobre la situación.


Al humano le tomó casi dos semanas recuperarse de lo que las diablesas le habían hecho. Y tanto Gobi como Ichibi se turnaron para mantenerlo encerrado y vigilado de cualquier mujer que no comprendiera lo cerca que estuvieron de matarlo. Nibi, tuvo una actitud extraña según el resto del castillo. Le llevaba comida, le ayudaba a alimentarse y mantuvo a raya a cualquier mujer que pretendiera aprovechar la “recuperación” del semental, y quisiera continuar consumiéndolo.

Nibi, que era conocida como Yugito, incluso durmió abrazada a Naruto ciertas noches. Sin ninguna intensión perversa, solo para darle calor corporal y mantenerse atenta a suministrarle líquidos. Por fortuna, había aprendido de la difunta Kunoichi de la nube que era su jinchuriki, como cuidar a un humano convaleciente. Le protegió con diligencia, recordando las amargas jornadas que ella misma tuvo que soportar antes de ser rescatada.

Lo miraba dormir, y se recordaba a si misma entrando atada en ese carromato de piedra hacia Baator:


Flash back:

Su cuerpo comenzó a comprimirse y el chakra que lo componía a solidificarse. Pronto, solo era una especie de mujer humana solamente. Completamente desnuda. Los diablos la encadenaron y aunque hubieran abusado sexualmente de ella con todo gusto, una batalla les interrumpió el plan de violación masiva. La primera “noche” (cuando la luz roja del cielo es un poco más tenue), después de haber traspasado el portal, las tropas que la llevaba hacia la ciudadela de bronce. (La única metrópolis de todo el primer infierno) fueron emboscadas por tropas de diablos renegados. Sangre, fuego, muerte. Y Yugito, la prisionera con aspecto humano, pasó a ser esclava para ser vendida en las catacumbas de Agrava.

Agrava, una especie de atalaya bajo tierra. Un pueblucho cuyo negocio era comprarles a los mercenarios que rondaban por los desiertos, esclavos y todo objeto valioso que encontraran en los caminos lejanos a la ciudad. Para luego doblar el precio en el interior de la ciudadela y ganar un buen monto sin el riesgo que implica el combate.

Dos días después, Yugito cambio de manos, y fue introducida en una serie de cavernas que estaban esculpidas en formas de prisión. Una súper prisión subterránea. Allí, en kilómetros y kilómetros de oscuridad, Nibi fue torturada y lanzada a una celda mugrosa para pudrirse. Los dueños del lugar, usaban esa prisión para acumular cientos de esclavos, los cuales trasportarían a la gran ciudadela de bronce, para ser subastados al mejor postor. Hembras de buen aspecto serian ofertadas como esclavas sexuales. Criaturas salvajes como mascotas y otros demonios o diablos más fuertes, como trabajadores para las canteras o tal vez guerreros al servicio de un señor.

Sin saberlo ni esperarlo, Nibi había logrado camuflar su llegada a Baator, de los diablos que habían tenido la misión de recibirla y trasportarla al segundo infierno. Donde su destino iba a ser estar en la prisión sellada que Asmodeus había designado poner en ese nivel. Para extraerle su chakra.

El tiempo en esa prisión bajo tierra, fue difícil de registrar para Nibi. Allí dentro tuvo que luchar por su vida cada segundo. Para conservar su cuerpo intacto, para sobrevivir. Dormir fue un lujo que le tomo días conseguir. Cientos de miles de prisioneros, se trasformaban en enemigos peores aun, que los carceleros. Se mataban unos a otros, se violaban unos a otros. Quien se durmiera o descuidara, no tenía una segunda oportunidad.

Un determinado día, cuando Nibi estuvo a punto de desfallecer por el cansancio y caer en las garras de unos demonios que buscaban ultrajarla, descubrió una de las habilidades que la mantendría viva, aun en ese infierno oscuro. Los cadáveres no eran sacados de ahí por los carceleros. Se pudrían allí, o algunos diablos se alimentaban de los cuerpos de compañeros muertos. El hambre, las enfermedades y la oscuridad debilitaban la mente de todos. Pero Nibi, cuyos ojos felinos se adaptaban al entorno, pudo descubrir cómo usar su chakra para manipular cadáveres y darles movimiento. Convertirlos en sus aliados.

Al fin pudo dormir, cuando logró animar a 5 cadáveres para que la protegieran mientras descansaba. Tuvo que alimentarse de lo poco que los dueños de la prisión lanzaban a las celdas generales. Robando, matando, quitando de la boca de otros lo que no alcanzaba ni para uno. Y en medio de todo ese caos, cuando creía haber perdido la cordura completamente. Cuando los gritos de su garganta se secaron de tanto intentarlo. Pudo notar en los niveles superiores de la prisión, una batalla que fue llegando subsuelo a subsuelo, hasta donde ella estuviera.

Se preparó para morir. Se dispuso a no dejarse atrapar por cualquiera que quisiera esclavizarla. Ella no era propiedad de nadie, ella jamás seria de nadie. ¡Lucharía como una fiera salvaje! ¡ELLA SIEMPRE HABIA LUCHADO! No importaba si ya no estaba en la tierra de humanos. En donde fuera, aunque estuviera sola. Siempre lucharía.

-Matatabi….-escucho una voz que surgía de su alrededor, y aunque ella podía ver en la oscuridad no pudo saber de dónde venía- Nee-san…háblame….

Ella creyó estar loca. Esa voz era nítida, aunque solo ella podía escucharla. Estaba metida en su pequeño cubículo entre miles y miles de celdas. A kilómetros bajo la superficie. Entre pasillos, escaleras, subsuelos. Un laberinto de sombras y criaturas de pesadillas.

-Matatabi….-volvió a insistir la voz, y Nibi usó su chakra para animar los cadáveres a su alrededor, logrando levantar a 22 muertos que lucharían para protegerla- ¿Dónde estás, Nee-san?

“Nee-san” pensó la gata sorprendida. Solo existía uno entre todos que aun después de mucho le llamaba así. Aunque ese ser no podía estar en este mundo. Shukaku no podía, ya que seguramente no lo habían atrapado como a ella. ¿O tal vez si? Después de todo estaba bajo tierra. Tal vez Shukaku usaba el elemento para comunicarse. Tal vez también estaba atrapado en ese horrendo lugar.

-Shukaku…-susurro Nibi apoyando su mano en el muro de su celda y soltando chakra- ¿eres tú?


No escuchó más la vibración de la tierra. Lo siguiente, fueron gritos y explosiones sobre ella. Arriba, tal vez varios subsuelos sobre la posición de la fémina, sucedía una batalla mortal. Y las celdas se iban abriendo, soltando de bien abajo hacia arriba, todos los seres más horrendos y malditos que Nibi podía imaginar.

Y su hermoso cuerpo, idéntico al de Yugito Nii de la aldea de la Nube, atrajo a decenas y decenas de machos a tratar de pasar atraves de los cadáveres guerreros, para tomar posesión de ella. Matatabi tuvo que luchar, y soportando la carga de tantos enemigos surgiendo por todos los pasillos, finalmente consumió su chakra casi al completo. Cayendo en manos de los pocos que habían sobrevivido al motín general de toda esa prisión.

Iban a violarla finalmente. A torturarla con filos de hierro candente y a desgarrarla para que sufriera una agonía total. La golpearon, la ataron y cuando ya se veía perdida, los pocos demonios que aun rondaban alrededor suyo,  murieron por las garras feroces de un atacante impiadoso. Escuchó un grito, que extrañamente no fue realizado en el lenguaje de los nativos. Un…

-RASENGAAAAANNNN

Y vio la luz, después de muchos meses. Por primera vez en tanto tiempo. Vio luces azules en forma de esferas, estrellarse contra los demonios que la rodeaban. Vio clones de sombras, arrasar el lugar y matar a todos. Vio aunque pareciera imposible, a quien parecía el Kazekage de Suna. Vio a un sujeto con mascara y sombrero misterioso. Lanzando densas cargas de vapor concentrado. Y pudo notar que estaba en brazos de alguien. Un humano, un hombre que pensó jamás volver a ver. Lo recordaba, aquel muchacho que logró liberarlos de la estatua maldita hace tiempo. Aquel que siempre sonreía.

Una bonita sonrisa….


Fin del flash back:



¿Por qué? ¿Por qué Naruto estuvo a punto de morirse y ella ni lo había notado? Yugito se castigaba a sí misma. Se había descuidado mucho. El castillo de las tentaciones tenía bien ganado su apelativo. Distraía en muchas formas. Era evidente aquello. Pero además, Yugito pudo notar que Naruto había sido influenciado por las Erinias. Con cada actividad sexual, ellas dejaban marcas en su presa. Algo referido al aroma posiblemente. Tal vez en diablos necesitaban más tiempo para controlarlos, pero en un humano, lograron debilitar su moral al punto de que fue incapaz de negarles nada. Tal vez ni siquiera lo hicieron apropósito. Simplemente formaba parte de su naturaleza. ¿no tenían los humanos acaso, guerra en la sangre? Esas mujeres infernales tenían lujuria en las venas. Era así de simple. Yugito se sentía culpable, porque Naruto la había salvado. Y ella no pudo protegerlo. Se juró a sí misma, que nunca más lo dejaría solo.


Dos semanas después, con los cuidados de Nibi y Biara que se turnaron para jamás dejarlo solo en su habitación, Naruto recupero su fuerza y por fin pudo volver a entrenar. El color había vuelto a su piel, también esa expresión hermosa de sus expresivos ojos azules. Su ánimo siempre elevado, sus sonrisas de pura confianza. ¡Incluso parecía mejor que antes de las orgias! Tal vez el obligado uso del chakra natural para recuperarse, había definitivamente acostumbrado su cuerpo a la exigencia de Avernus.

Fue por esos días, casi rondando el mes y medio, que tanto Naruto como los Biju se dispusieron a continuar su viaje. Todos directa o indirectamente sentían que habían recibido una lección. Los nueve infiernos de Baator siempre cobraban una cuota. No existía momento para relajarse ni oportunidad de bajar la guardia. Habían estado en un castillo totalmente asegurado. Rodeados de aliadas que serían fieles a su palabra empeñada. Un diablo por su sangre siempre lo seria. Aunque pudiera “doblar” un poco las leyes que lo regían. Y aun así, Naruto casi había muerto por una imprudencia.

-permítame darle un buen consejo Naruto-san…-le dijo la reina Quara mientras los despedía en la puerta de su fortaleza- no existe lugar en nuestro mundo, en el que puedas estar seguro. Busquen a los suyos, consigan aliados en cada lugar que puedan. Pero jamás den la espalda a un diablo o demonio. Baator….siempre exige un alto precio a la debilidad o estupidez.

Naruto asintió. Quara le había contado historias sobre como su clan casi fue exterminado que harían vomitar al más fuerte de los torturadores. La forma en que asesinaron a su madre, por citar ejemplo. La condena de la líder a la cual servían las erinias hace tiempo, antes de ser exiliadas de la gran ciudadela de bronce. El mundo más cruel que cualquiera pudiera imaginar. Incluso los placeres, los vicios o la felicidad momentánea. Traían invariablemente una cumplida carga de veneno.

Mientras la reina y Naruto Uzumaki hablaban por última vez antes del viaje. Nibi no apartaba la vista del humano ni un segundo. Casi lo había perdido. Estuvo a poco de perderlo completamente. ¿Por qué era importante? ¿Por qué Naruto le producía una sensación de confusión? Alguna vez, Shukaku le había contado como conoció a Naruto. Cuando lo enfrentó hace años, en las afueras del Konoha:


-“había algo en el….-le dijo el mapache con esa expresión fría característica de Gaara- sabía que no tenía chance de vencerme. Pero hasta me hizo creer en su victoria. Y la concretó de una manera poco esperable”.


Ahora, Nibi, Gobi y el Ichibi lo tenían como aliado. Los 4 viajarían a la ciudadela de bronce para encontrar el camino hacia el segundo infierno. Y sin embargo, los 4 serian 5. Aunque eso le molestara mucho a la gata de dos colas.

-¡estoy lista Naruto-sensei! –Le dijo Biara colgándose de la espalda del rubio y abrazándolo con fuerza- ¿nos vamos ahora? ¡¿Nos estamos yendo, verdad?!

-¡¿pequeña pervertida que te has creído?! –Estalló Nibi apretando el puño con rabia- ¡suéltalo ahora!

Biara le sacó la lengua mirando a la gata por detrás del hombro, y con sus piernas rodeó las caderas de Naruto aferrándose más firme a su espalda. ¡Nunca lo dejaría ir! Había sentido muchísima rabia contra Mia-Neesama hace algunas semanas. Pero luego comenzó  escuchar como las guerreras se contaban entre ellas todo lo que habían estado haciendo con Naruto. ¡Y ella no tenía experiencia para nada! Pero quería “eso” ¡lo que fuera que sea! Biara quería ser quien volviera loco a su sensei. Ser la única para él.

-Mia-Neesama me ha dicho todo lo que necesitaba saber Naruto-sensei –pensaba contenta Biara,  mientras Naruto comenzaba a caminar a pesar de tenerla pegada a su espalda- pronto lograré conquistarlo. Y lejos del castillo no habrá 10 hermanas para repartirnos su cuerpo. ¡Será para mí! ¡MIO MIO MIOOOO!-festejaba contenta y sentía el cuerpo de Naruto volverse más duro de pronto.

-Biara...-le dijo Gobi a lo lejos- si vas a venir con nosotros, más te vale controlarte y ser útil. Deja esa roca que tanto amas y empieza a guiarnos para llegar a la ciudad de bronce.

-tal vez deberías dedicarte a la minería….Biara-chan…-se burló Nibi divertida.

La erinia abrió sus ojos, y se dio con que estaba abrazando una roca larga al costado del camino hacia el castillo. Naruto y Shukaku ya iban bastante más lejos que los demás. Gobi comenzó a seguirlos tranquilamente, mientras Biara empuñaba su arco totalmente roja de vergüenza para perseguir a Nibi lanzándole flechas. Le gritaba cosas haciendo berrinche, mientras la gata reía con sus orejitas y colas surgiéndole. Ese maléfica habilidad de Naruto sensei para reemplazar su cuerpo por objetos o clones le molestaba muchísimo a la Erinia.

Extraño grupo, para un lugar aún más extraño.



                                           *************************************



Casi dos semanas después, Naruto y sus compañeros llegaron a lo alto de una colina elevada. A lo lejos, se veía un ejército inmenso de demonios que marchaba por la llanura, directo hacia las puertas cerradas de la gran ciudadela de bronce. Eran al menos unos 250.000 soldados de todas clases. Tenían armas de asedio, y eran conducidos por 4 Balór que oficiaban como generales.

Una batalla, por el intento de invadir territorio de los diablos.

-Son parte de las guerras de sangre Naruto-sensei…-le dijo Biara mirando a lo lejos- Esta ciudad, siempre recibe ataques constantes. –Luego señaló a lo lejos, donde se podía ver una especie de rio cruzando el territorio- desde allí, vienen unas naves que traer constantemente tropas enemigas. Del mundo de los demonios, vienen para atacar este lugar.

-¿alguna vez lo han logrado conquistar? –preguntó Gobi un poco incrédulo, aunque veía que esa ciudad de bronce desde la altura, tenía varios muros de defensa uno detrás de otro.

-Es imposible Han-sama….-le sonrió la Erinia- esta ciudadela tiene 14 muros defensivos. Y los esclavos además levantan el futuro número 15. Tropas de todos los infiernos debajo de este, son enviadas aquí. Para proteger esta ciudad. Tal vez nunca existen menos de 500.000 soldados regulares, custodiando este infierno. Ka-san dice, que la antigua líder de este infierno, preparo los mejores sistemas defensivos jamás construidos. Antes que la derrocaran al menos.

Ese número les hizo sentir horror. ¿Tantos soldados? ¿Tantos diablos y además demonios? ¿Cómo podrían los humanos resistir esta guerra? ¿Por qué razón había tantas criaturas guerreras en este universo? No parecía equilibrado. Era un asunto que debía ser investigado. Pero por el momento, Naruto podía sentirse aliviado de que el portal entre mundos se hubiese destruido. Aunque esto no garantizaba que nadie pudiera volver a abrir otro. Después de todo, ¿Cómo consiguieron dar apertura al primero? ¿Cómo sabían en primer lugar los diablos, que existía otro mundo por invadir?

Muchas preguntas, y mientras la batalla en las afueras de la ciudadela de bronce comenzaba, el grupo de Naruto se quedó acampando allí a lo lejos. Debían esperar a que todo terminara. Debían esperar a que las puertas se volvieran a abrir. Infiltrarse, era el único método posible para lograr ingresar. La fuerza, no servía de mucho por el momento.


Fin del capítulo.

arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 750
Edad : 32
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por Ryukaru el Vie Mar 27, 2015 10:35 am

genial arminius ya espero la conti jajaja estuvo incrieble el capitulo sigue asi

Ryukaru
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 515
Edad : 21
Localización Estudiando,pensando y diseñando XD
Nakus 7925
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por el santo pegaso el Vie Mar 27, 2015 12:33 pm

Al parecer las cosa mejoraron un poquito con dos nuevas aldeas que se unirán en esta guerra, aun que por el momento parece que tendrán que lidiar con algunos demonios para ser libres de ahí, vemos que el uchiha anda comportándose bien, que hasta tenia ganas de hablar, esperemos que las cosas salgan bien.

Y naruto por un momento se nos muere de la forma mas placentera XD, esas erinas lo dejaron literalmente seco jajajaja, pobre biara aun no se da por vencida con su sensei, y encima nibi se divierte molestándola.

Muchos demonios para un lugar así, esperemos que naruto y compañía no sea descubiertos si no, la tendrán muy difícil, aun que quizás encuentran algo que les ayude en este mundo.

_________________
El santo pegaso
Muchas gracias When, te quedo de 10 XD.
Llevamos en Linea 1565 días junto a vos. NaruSaku v2.0
Somos 1339, fans NaruSaku.
El ultimo usuario/a registrado es Panda, bienvenido/a.
Dom Dic 04, 2016 8:09 pm

el santo pegaso
Moderador
Moderador

Masculino Mensajes : 1981
Edad : 86
Localización Con tu novia... y tu hermana
Nakus 75840

Ver perfil de usuario http://pepe-de-pegasus.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por narusaku117 el Vie Mar 27, 2015 4:45 pm

Genial, mis suplicas fueron casi escuchadas, (porque no fueron todas las erinias solo 10) sabia que en algún momento las erinias se violarían a naruto jajajajajaja, pero aun así el capitulo estuvo genial, contaste como rescataron a matatabi y como sakura completo su entrenamiento, aun falta ver que tiene en realidad planeado orochimaru y saber el poder total de sakura, sasuke ya no están demo XD, muy buen capitulo resolvió bastantes dudas y dejo en suspenso hasta el siguiente capitulo

narusaku117
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 39
Edad : 19
Localización progreso, yucatan, mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por Mat, el Sáb Mar 28, 2015 3:25 am

Jajajajajajajaja vaya pobre Naruto… al menos sabe que las Erinias no son malas solo… p*utas?... O.o…

Se hubiera llevado a Mia, me cayo bien XD

Una buena historia y Naruto casi muere de la forma mas macha posible después de la del macho de mi villano favorito 2 XD

Bastante buena la historia de Matatabi, primero pensé que hubiera sido mejor verla antes, ya que como que corto un poco la historia, pero después viendo el resultado mejor asi ya que si la hubiéramos visto antes de ir al castillo hubiera perdido fuerza la relación de ambos y como esta agradecida con el.

Lo de Sakura, por fin domino el arte senin, técnicamente debería ser aun mas fuerte que Harishiama, a ver como utiliza todo ese poder y como Orochimaru y ella tratan de utilizarse mutuamente.

Lo de Sasuke, se ve que se viene una buena pelea, habrá formas de abrir de nuevo ese portal desde el nuevo país o hallarán a alguien que pueda lograrlo? Creo que seria lo mas importante que podría pasar

Espero el siguiente capitulo

Mat,
Chunnin
Chunnin

Mensajes : 354
Nakus 43733

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por Eva2.0 el Sáb Mar 28, 2015 9:17 am

De tooooodas las posibles muertes de naruto, nunca jamás me hubiera imaginado esta xD pero el sexo infernal debía tener alguna contrapartida, era de esperar. Nada es gratis en ese sitio.

Sasuke con ganas de hablar!?!?!? ES EL FIN DEL MUNDO!!! XDD
me gustó que usara los halcones. Muy ninja ^^

Ya quiero ver a sakura en acción :3 creo que orochimaru debería tenerle miedo a la rosa partiR de ahora.

Medio millón de enemigos. Casi nada. A ver como pasan de ahi sin liarse a palos durante semanas..

PD . Olvidé decirlo cuando lo nombraste la primera vez, pero casi me muero de la risa cuando leí que Cania es uno de los infiernos. Es el nombre de mi negocio.... xDDD




Eva2.0
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 237
Localización Listening to the wind of change
Nakus 8475

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por sabbath666 el Mar Mar 31, 2015 10:59 am

Gracias por el trabajo realizado y la calidad que le pones en hacerlo.
Espero puedas continuarlo pronto.
saludos Wink

sabbath666
Novato
Novato

Mensajes : 47
Nakus 3100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por Alex-Flyppy el Sáb Abr 04, 2015 12:30 pm

Despues de tanto tiempo al fin me pude leer los caps q no pude leer anteriormente (Debido a tanto estudio q he tenido y mis labores en el trabajo).

No dare mucha carreta sobre ello, pero sin duda han sido muy buenos.... Al fin Sakura logro lo que queria (Aprender el Modo Sennin de las Babosas) y parece q Orochimaru esta muy interesadoe n q esta le ayude con el dialecto de los demonios. Naruto de paso tuvo el placer de "Desahogarse" con las Erinias aunqe casi se muere x ello.

Ahora queda saber si en vdd Kiri e Iwa estan juntos peleando contra los demonioss.... O tal vez sea una trampa por los demonios para asi matar a todo aquel que llegue a los terrenos de Kiri, aunqe me gustaria mucho saber q clase de "Virus" sera el q se expanda por todas las Naciones q andan haciendo en las ruinas de Iwagakure no sato.

Espero ansioso la Conti; Suerte y Ja-Ne.

Alex-Flyppy
Genin
Genin

Mensajes : 162
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por arminius el Sáb Abr 11, 2015 6:30 pm

ALGUNAS IMAGENES QUE AYUDARAN A CAPTAR MEJOR LA HISTORIA:

BESTIARIO:












arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 750
Edad : 32
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por arminius el Sáb Abr 11, 2015 6:34 pm

CAPITULO 24: UNA HERENCIA DE SANGRE


Kurama se pasó esos casi dos meses, enterrado en la gélida de Cania…


El Octavo Infierno era un mundo de hielo. El frío era tan intenso que no había manera de protegerse contra él. Congelaba carne, huesos y alma de una sola ventisca furiosa. Esta situación, en conjunto con lo profundo de su ubicación en el mapa de Baator. Hacían de Cania un sitio del que se sabía realmente muy poco en el resto de las capas. Más allá de los escasos relatos de glaciares que avanzan entre las montañas más rápido de lo que un diablo puede correr, y moviéndose de manera que hacían pensar en una intención o propósito perverso, tras sus brutales cargas asesinas.

Avanzó durante kilómetros, hacia todas direcciones y durante un tiempo que le permitió explorar bien la zona. Cania sin embargo, no le ofrecía grandes referencias al zorro. Hacia el lugar donde mirara, había hielo en mayores o menores cantidades. Glaciares como montañas, lagos congelados, bosques petrificados. La nieve no dejaba de caer y el viento hubiera congelado a Kurama casi al instante de ingresar a ese nuevo mundo. Por fortuna, el medallón que consiguió de los guardias en la escalera hacia Nessus, le protegía con una especie de hechizo que le permitía resistir los salvajes elementos del ambiente. De lo contrario, Kurama se figuraba que debería haber consumido su propio chakra para mantenerse cálido. Muriendo a las pocas semanas de haber ingreso a la violenta Cania.

La población del lugar, estaba apenas salpicada por unos grupos de Diablos gélidos. Estas criaturas, también conocidas como Gelugón, se asemejaban a un insecto alto y bípedo. Poseían garras en pies y manos. Además de una poderosa cola larga y gruesa, cubierta de púas.

Kurama estuvo tratando de evitar todo contacto con los nativos, y por ello estudiaba la geografía del lugar, buscando un refugio seguro de las inclemencias del clima. Lamentablemente, el concepto “refugio” era algo desconocido en ese lugar. Si acaso Nessus en su planicie oscura absorbía la energía del transeúnte. Cania definitivamente congelaba a cualquiera no preparado para sobrevivir con todo su corazón.

Si habitaba en las montañas, los constantes derrumbes podían enterrarlo para siempre. Si acaso elegía cobijarse en alguna cueva parcial creada entre glaciares, a las pocas horas podía estar en curso de colisión con otra gran estructura de hielo. Causado la segura muerte. El bosque petrificado, tampoco era una salida. Allí mismo, era donde se concentrada la mayoría de los diablos que había visto por la zona. Al menos los que estaban vivos. Porque cadáveres por todo el territorio era lo que más se veía, además de hielo y nieve.

Finalmente, sus meses de estudio, le dieron una idea general de la zona total. Existía una ciudad, en algún lugar de Cania. Kurama estaba seguro de ello, porque también había comenzado a notar como los diablos que rondaban el lugar, desaparecían cada tanto tiempo, cuando hubiesen cazado presas adecuadas para seguramente alimentarse. ¿Qué cazaban? Bueno, aunque pareciera increíble, el frio inviolable no podía congelar cierto rio que cruzaba el mapa de largo a largo. Un tipo de “agua” muy extraña. Más parecida a la grasa que lo común del líquido. Kurama no se había sentido inclinado a siquiera tocarla. Algo le decía que había un mal ahí dentro, que seguramente no podría controlar, por más chakra que aplicara en ello. Sin embargo, los diablos nativos usaban largas y poderosas lanzas para asesinar a los “peces” que rondaban en ese lugar.

Tiburones para ser concretos. Tiburones terribles.

El tamaño de esas criaturas que habitaban el rio no dictaba de un parecido a los de la tierra. Eran parecidos a orcas, y totalmente salvajes. Los diablos morían en grupos antes de poder capturar a uno solo de ellos. Usaban unas enormes balsas de cierto material flotante, para trasladarse por el rio y atraer a los tiburones. Por supuesto, por cada uno que lograban cazar, 4 o 5 diablos pasaban a ser alimento bajo las aguas del rio. A Kurama le había sorprendido de sobremanera estas maniobras. Los diablos parecían actuar como si quisieran suicidarse. Pero sus gestos, funciones y movimientos no dictaban de una criatura que deseara terminar su vida. ¿Para quién estaban cazando esas criaturas? ¿Las usaban como alimento? ¿En dónde tenían un refugio en ese desierto helado que era Cania?

El tiempo fue pasando, y aunque Kurama no necesitaba alimentarse tanto como sería un humano, poco a poco el sustento fue necesario. Pero, imposibilitado de conseguir recursos, fue debilitándose en la búsqueda de algún lugar que pudiera conducirlo a otro infierno. Uno donde pudiera comer algo. Estaba a punto de fallecimiento, cuando pudo vislumbrar una zona que al parecer no había reconocido anteriormente. Cierta montaña inmensa, al parecer no se trataba de una estructura de tierra congelada. Simplemente, era una colosal cueva echa de hielo, que se movía como todas las demás, pero no parecía conmoverse con los glaciares chocando contra ella.


Su entrada era enorme, tanto que hubiese podido ingresar al lugar aun con su antiguo cuerpo de zorro gigante. Y de allí, finalmente podía observar que surgían los diablos que salían a recorrer todo Cania para cacería y recolección. Allí dentro, debía haber un refugio. El zorro utilizó un jutsu de disfraz, imitando a los Gelugones y tomando su forma durante un periodo de tiempo. Luego, fue directo a la entrada del lugar, donde no había por fortuna una guardia vigilante. Ingresó a lo que el creería una población rustica. Para encontrarse de frente con la ciudadela llamada Mephistar, desde la que gobernaba el poderoso archiduque Mefistófeles.

Los muros no fueron difíciles de pasar. Pero encontrar un lugar solitario en el cual sentirse seguro y descansar del frio, si fue un desafío enorme. Al parecer, el interior de la ciudad estaba totalmente protegido contra el viento congelante. Los cientos de miles de pobladores no tenían medallones de protección como Kurama. Y tampoco todos eran diablos de hielo. Había calles exclusivamente comerciales. Negocios de ventas de armas y magia. Provisiones de todos los tipos y una floreciente población que rendía tributo al archiduque Mefisto. Dueño del castillo en el centro mismo del lugar. Señor del octavo infierno.

Kurama pudo saber a quién se enfrentaba rápidamente. Había estatuas de Mefisto en todos los lugares que iba recorriendo. Además, también pudo encontrar una posada donde descansar y comer. Ya pasados los días, había adoptado diferentes formas humanoides en sus disfraces. Trataba de pasar desapercibido, y para no tener problemas de más, pagaba con monedas de oro y piedras preciosas que había recolectado en los cadáveres perdidos entre los glaciares.

Usualmente, recordaba las palabras de Asmodeus sobre la presencia de sus hermanos. ¿Sería posible que estuvieran aquí? ¿Qué alguno hubiese caído tan bajo en Baator como para ser lanzado a estar ciudad? Kurama estuvo atento a cada cosa que sucedía a su alrededor. Recorrió la ciudad todo lo rápido y discreto que pudo. Su conocimiento del lenguaje infernal le abrió muchas puertas, y su fuerza terminó de dar apertura a las demás. Se escabullía con pericia entre los diablos, incluso fingiendo formar parte de la guardia de diablos regulares que oficiaban de “policía” a lo largo de la ciudad. Había barrios que era inaccesibles para el zorro, como la llamada “zona toxica”. Una parte de la ciudadela donde muchos años atrás, había explotado una forma de magia experimental que dejó una nube de vapor venenoso que asesinaba a quien la respirara. Increíblemente, dentro de ese barrio seguían habitando ciertos pobladores, tal vez inmunizados contra los efectos del vapor por el tiempo trascurrido.


Kurama siguió investigando y encontró otra pintoresca zona en la ciudad. Los “jardines nevados”, un especie de invernadero personal para el gobernante, donde esclavos cultivaban frutas y verduras exóticas. Para el consumo del Archidiablo, seguramente.

Además, una gran torre que se elevaba junto al castillo de Mefisto, era el hogar de la escuela del fuego infernal. Una sociedad de magos que entrenaban a las tropas del archiduque en un tipo de magia ancestral, que podía darle fantásticas habilidades. Básicamente, enseñaban a los guerreros del ejército personal del líder, a usar el odio para agregar daño de fuego o veneno en sus armas.

Kurama había tomado un par de días para recuperarse. Comer bien, dormir seguro en posadas donde decenas de diablos lo camuflaban, le permitieron retomar su ánimo y decidirse a actuar con respecto a la búsqueda de sus hermanos. Si acaso alguno de ellos estaba en la ciudadela, seguramente estarían atrapados en el castillo de Mefisto. Atados a un sello seguramente, tal y como Kurama supo estar. ¿Debía ingresar al lugar camuflado? ¿Debía causar un gran disturbio para obligar a los guardias a abandonar la vigilancia del castillo? Tal vez hasta podría lograr hacer salir al archiduque si tenía suerte.

-no es buena idea entrar al castillo….-le dijo un sujeto mientras lo pilló mirando demasiado la estructura a lo lejos- ese lugar está demasiado custodiado y dicen que tiene trampas en cada metro cuadrado del asentamiento.

Kurama se sorprendió, le había hablado en lengua de humanos ese sujeto. Le miró más directamente, para encontrarse con un rostro muy conocido.

-Es imposible…-susurró sorprendido- ¿Killer Bee?

-Casi….-le sonrió el hombretón moreno y con gafas oscuras- el mismo platillo, pero menos rap y más pulpo. Es bueno encontrarte mi hermano.

El mismo aspecto que la abeja asesina. Pero más tranquilo, menos escandaloso y sin lugar a dudas libre de las cadenas de los diablos. Hachibi y Kyuubi se habían encontrado en una calle cualquiera, de una ciudad bajo el hielo del octavo infierno. Kurama y Gyūki estaban juntos. Ahora todo parecía posible. Incluso el sueño de escapar, de los nueve infiernos de Baator.


****************************************


-Sa…Sakura….

Tsunade retrocedió un paso lentamente. Luego de un par de meses, la última persona que esperaba encontrar en la carpa general de los Kage, era ella. Su estudiante había marchado y desobedecido su orden. Había arriesgado la vida tontamente, en un entrenamiento por razones aún inexplicables. ¿Estaba viva? ¿Realmente estaba con vida? Tsunade no sabía si sentirse feliz, o enojada.

-¿Por qué has regresado? ¿Acaso no conoces las consecuencias de…?

-la guerra siempre trae consecuencias….-le dijo suavemente la pelirosa- Tsunade-sensei tiene experiencia de sobra en eso.

La Godaime observó a su alrededor, no había nadie en la carpa. Hace algunos minutos, todos empezaron a recibir recados para ir a determinados lugares del campamento. La mujer recordaba que le había parecido extraño. Al menos que todos se fueran al mismo tiempo. Y todavía le parecía más sorprendente, que en todo el campamento nadie hubiera visto, y por lo tanto detenido a Sakura. La Hokage observó, que los ojos de Sakura eran más brillantes, un fulgor verde que resaltaba. Además, la dulzura había desaparecido en sus facciones. ¿Qué estaba ocurriendo?

-Orochimaru tiene una visión bastante interesante de esta guerra. Tendré que explorar su concepto del conflicto general. –Dijo la joven, caminando tranquilamente por el lugar- y si se está preguntando por los guardias externos, simplemente están inconscientes. Solo vine al campamento por alguna información.

-Pero no es el motivo por el cual, te has mostrado ante mí.

-No, claro que no. Hubiese buscado pasar desapercibida. Ustedes tienen una guerra que ganar. -añadió la rosa tranquilamente- Pero he venido ante usted, porque requiero una muestra de su sangre.

-Mi…. ¿sangre?

-Sangre Senju…-dijo Sakura acercándose a su maestra y tomando una de sus manos entre las suyas- solo un poco Tsunade-sensei.

-¿Para que la quieres? –Consultó la líder confundida por la gentileza del gesto- ¿Y que tiene que ver Orochimaru en esto?

Sakura emitió un leve corte en la palma de Tsunade, solamente con la uña. Y luego, sin dejar de mirarla directo a los ojos, lamió suavemente la pequeña perdida. Luego de eso, lentamente cubrió con chakra la zona, curándola completamente.

-¿Por qué? –Susurró la líder confundida- ¿Por qué desobedeciste? ¡No sabes lo peligroso de tu accionar! ¡¿Acaso no recuerdas quien es Orochimaru?!

-Comprendo el riesgo…-admitió la joven Kunoichi- y entiendo que su ex-compañero, será útil en tanto obtenga lo que desea. Conocimiento. Por ahora, nos necesitamos mutuamente.

Luego de eso, la pelirosa retrocedió un paso y se giró lento para iniciar su retirada. Tsunade no se podía mover. Su mente le sugería que la detuviera. Que ella estaba yéndose para siempre. Su estudiante, la niña que había entrenado y prácticamente había criado elegía otro camino. Un sendero oscuro, conducida en la neblina por un sujeto que jamás la protegería. Que la abandonaría a la primera de cambio. ¿Qué podía hacer para detenerla? Al parecer, Sakura había dominado el arte ermitaño. ¿Qué clase de poder había adquirido? ¿Era como con Jirayja, cuyas virtudes físicas y espirituales se magnificaban?

-No puedo dejarte ir…-susurró la Godaime avanzando rápido y tratando de capturar a Sakura.

La pelirosa la sintió claramente venir, eludió el agarre agachándose y dando un giro lateral se puso de pie junto a su maestra. Tsunade intentó usar un codazo para golpear a su estudiante y ponerla a dormir, pero la mano derecha de Sakura detuvo el intento con facilidad. Como si no hubiera tenido el mínimo problema en manejar la fuerza sobrehumana de la Godaime.

-Predecible sensei…-le dijo con seriedad la rosa- pero no es su culpa. Este es el camino que tengo que recorrer.

Y de un golpe certero al cuello de la Hokage, logró ponerla a dormir.



Al salir de la carpa, Sakura se encontró con Orochimaru y Karin. Ambos traían sus posesiones personales. Mochila, provisiones, y demás propiedades útiles. Los guardias junto a la entrada de ese lugar, los ignoraban olímpicamente. Era extraño, sino fuera porque ambos sujetos junto a la entrada, estaban dormidos y parados estáticos por Genjutsu. Orochimaru se había encargado de ellos, así como de conseguir tres órdenes firmadas para una misión lejana. Así podrían salir del campamento sin problemas. La firma de Tsunade destacaba en ellas. ¿Cómo la consiguieron? Sakura la había visto firmar mil veces en sus años en la secretaria de la aldea. Ahora podía reproducirla a voluntad si quería. ¿La sumatoria de Karin al equipo? Su trabajo con las máscaras rituales Uzumaki había llegado al límite. Orochimaru tenía archivos guardados en varios refugios secretos, y si la pelirroja deseaba controlar el poder de su herencia, debía romper las reglas una vez más.

Algunas horas después, lograron despertar a Tsunade. El Kazekage la había encontrado inconsciente en una silla de la carpa general. Y comprobaron que había sufrido un ataque, en lugar de solo estar reposando. Fueron notificados los escuadrones de búsqueda. Orochimaru había desaparecido. Los archivos de la división científica estaban intactos, pero sujetos como Kankuro que había trabajo en ese sector, aseguraron que el Sannin guardaba celosamente una copia de todo dato recolectado en un libro personal. Simplemente había agotado todas las instancias de investigación, marchándose a vaya a saber qué nuevo destino. Las máscaras Uzumaki, y su única heredera a disposición conocida como Karin, también se habían esfumado. Si bien Tsunade intentó guardar la información sobre la presencia de Sakura, algunos elementos del campamento comenzaron a notificar haberla visto partir junto a los desaparecidos.

El Raikage enfureció. Esa niña, estudiante de Tsunade, seguía causando problemas. ¡Él sabía que la prisión no era suficiente! Debieron haberla ejecutado en cuanto pudieron. Ahora muchas tropas con escaso sentido del deber, reflexionarían ante el primer revés en la guerra sobre la conveniencia de seguir siendo fieles. ¡Era un gran problema la moral de la tropa! ¿Por qué Tsunade no podía verlo? Esa niña le había cegado. Era una debilidad para la Godaime.

Finalmente, armados los equipos y teniendo en cuenta las fuerzas que aun debían cuidar el campamento. Se comisionó a los rastreadores Inuzuka, y varios de los mejores Hyuuga de rastreo, para armar equipos de búsqueda. Sasuke Uchiha, fue sacado de su franco para retornar a la actividad. Y dijo, que el mismo se encargaría de encontrar y ejecutar a Orochimaru. Tenía una forma perfecta para rastrearlo. Sin embargo, había otros implicados en el escape.

-Debes traerla con vida Uchiha….-le advirtió Tsunade al moreno en una reunión privada antes de partir. Has lo que debas hacer con Orochimaru. Pero Sakura….debe regresar con vida. ¿Entendido?

El Shinobi asintió apenas. No pensaba matarla. Y tampoco creía que sería un gran problema echarle el guante. Incluso traería de regreso a Karin y sus máscaras ceremoniales. Pero en cambio Orochimaru, había cometido su última traición. Para Sasuke, en cuanto encontrara a esa serpiente. Era hombre muerto.


**********************************


La muerte purpura se extendía…

La princesa Shion y su guardia personal, caminaron por las calles del poblado totalmente devastado. Shion sufría, su corazón se sentía escogido por el dolor. Veía cadáveres, de hombres, mujeres, y niños. Nadie se había salvado. Cuerpos tirados en las calles. Cuerpos en las casas, cadáveres en camas e incluso en las sillas de quien supuestamente, había estado velando por los enfermos. Niños, jóvenes, adultos, ancianos. Esa peste no había perdonado a nadie. La peste purpura no era una enfermedad natural. Shion sentía en el hedor de los cuerpos tirados, una energía negativa tan fuerte que casi la derribaba. Los guardias que la acompañaban, sin siquiera recibir órdenes, se dedicaron a levantar cuerpos y subirlos a una carreta de madera, en busca de conducirlos al cementerio. Shion era escoltada por solo un guardia, cuya anterior profesión como soldado, ahora era el menor de sus poderes. Media docena de sus guardias, habían sido instruidos por Shion en los meses pasados, para convertirlos en sacerdotes.

-Shion-sama….-le llamó uno de los sacerdotes, que trabajaba cargando los cuerpos en la carreta- ¿Quién pudo realizar esta atrocidad?

La mujer caminó por el centro del poblado concentrada. Sus ojos brillaban en un color violáceo intenso. Había aprendido a enfocar sus poderes en diferentes aptitudes útiles. Su chakra, en lugar de moldearlo elementalmente, lo convertía en luz. Según las escrituras antiguas ocultas en la cueva bajo la antigua aldea del demonio, su madre también podía trasformar el chakra en luz. En “magia” por así decirlo. Magia divina.

-un ser de oscuridad pasó por este poblado…-dijo con voz perdida Shion, y su guardia la escuchaba con calma- su objetivo, era el cementerio.

-¿Por qué Shion-sama?

-Los cadáveres….-anunció la mujer como profetizando- él los busca. Manipula la muerte. Moldea la oscuridad, como nosotros podemos conducir la luz.

-¿Y que busca? –Consultó el guardia- ¿esta enfermedad es obra suya?

-Lo es….-añadió la princesa levemente- ha dejado mantas y otros objetos infectados. Al solo contacto, las manos inocentes trasladaron la enfermedad a sus vecinos. Poco a poco, sus cuerpos fueron sucumbiendo. Ahora solo hay silencio.

La sacerdotisa Shion, había movido a sus guardias por todo el poblado. Durante los meses pasados, entrenó en las técnicas más básicas para que pudieran defenderse de los no-muertos. Esqueletos, zombis, apariciones fantasmales. Incluso lucharon contra engendros vampíricos. Un tipo de monstruo mescla de zombi con los “amos de la noche”. Toda una zaga de monstruos.

Además, Shion había visto en algunos sueños, a tres sujetos envueltos en togas de oscuridad. Tres nigromantes. Magos de magia oscura. Tres criaturas con dominio y posibilidad de creación sobre todas las otras. Los enemigos del mundo humano. Los enemigos incluso de los diablos y demonios.

-Shion-sama…-le llamó uno de los sacerdotes algunas horas después- estamos listos.

Todo el grupo fue al cementerio local. Donde los hombres habían enterrado a todos los aldeanos que encontraron muertos en las casas y templos. Los sacerdotes no habían podido evitar llorar, ante las horribles facciones deformadas de niños y mujeres muertas. Sin poder tocar los cuerpos. La piel de los cadáveres habiendo adoptado una insana coloración purpura.

Shion y sus sacerdotes formaron un círculo alrededor del cementerio. En posición de manos para oración. Susurraron las plegarias aprendidas en las cavernas donde en tiempos antiguos, los ángeles dejaron su huella. Antiguos poderes de lugares recónditos del universo. Oraciones que fortalecían la salud. Conjuros que debilitaban al mal. Bendiciones que auguraban un futuro.

-Descansen hermanos y hermanas….-dijo la princesa mientras todos los sacerdotes comenzaban en brillar en sus cuerpos como antorchas de luz blancas- que la paz sea con ustedes, que el pesar de esta infección no despierte su dolor. Sus almas son libres, para volar a la luz.

Miles de luces brillantes en azul, surgieron de la tierra rodeada por los sacerdotes. Las almas de los pobladores que sufrieron y fueron maldecidas, ahora eran liberadas para descansar en paz. Shion y sus hombres habían recorrido durante meses los territorios salvajes en la búsqueda de exterminar a los nigromantes. Ella creía, que la guerra entre ninjas y demonios, acabaría por no tener un vencedor claro. Peor aún, las constantes bajas en ambos bandos, perpetrarían una catástrofe de no-muertos surgiendo como marea de la noche.

Luego de terminar el ritual de purificación. Los hombres juntaron leña, y crearon una fogata para preparar la cena. Ya instalados en el centro del poblado silencioso. Llevaban muchas semanas así. Viajando por los caminos a campo abierto. Atravesando rutas y senderos para descolgarse en los poblados más alejados. Rastreado a los magos oscuros. Limpiando las maldiciones que ellos dejaban. Siempre esa enfermedad. La “muerte purpura”. Un arma viral. Pero no la única.

-Shion-sama…-le señaló uno de sus guardias- estamos en territorio hostil.

-los muertos, no pueden acercarse a nosotros. –aseguró ella.

-Pero nosotros no somos suficientemente fuertes para protegerla de los demonios, Shion-hime.

-Si cesamos de perseguir a los nigromantes, -apuntó la mujer- la peste purpura llegará a las capitales más pobladas de los países elementales. Y entonces….no habría poder para detener al enemigo.

Los guardias sabían que ella tenía razón. Shion-sama era valiente. Estaba dispuesta a arriesgar su cuello para garantizar que esa magia de muerte no se extienda. Pero también estaban los demonios y diablos en el juego. Los cuales eran resistentes a las oraciones de luz. Y la fuerza de seis espadas, no podrían proteger a la princesa.

Revisaron el mapa. El enemigo no seguía un patrón de ataque estándar. Había atacado poblaciones fronterizas del país del fuego, de la tierra, y del rayo. Actualmente estaban ingresando al corazón de los bosques en el país del fuego. Donde la enfermedad purpura se estaba extendiendo. ¿Y qué pasaba con el país del hierro? Los Samurai no habían entrado en guerra contra demonios. ¿Por qué razón? ¿Habían sido atacados por los nigromantes? ¿Acaso los diablos y demonios habían exterminado ya, a los guerreros del Bushido?

Cenaron y tiempo después, mientras la joven princesa descansaba, los hombres se turnaron para hacer la guardia. La noche trascurrió sin percances. Llegado el alba con el sol brillando, levantaron el campamento y se disponían a continuar la ruta a la siguiente población en el mapa. Cuando Shion decidió contarle a los hombres el sueño que había tenido.
-he soñado con un paraíso. –Le dijo a sus guardias- el lugar no era de este mundo. He soñado que mi viaje se une con un guerrero. Un paladín. Un ninja con ojos poderosos. Aquel que puede cambiar su corazón. Entre luz y oscuridad.


*************************************


El asedio a la ciudad de bronce, había concluido hace 12 horas…

Las grandes bolas de fuego surcaban los cielos rojizos y estallaban en el territorio estéril, exterior a la ciudad. Naruto, Biara y los Biju, se disfrazaron como un escuadrón de diablos esclavistas para atravesar el primer muro y así poner pie dentro de la ciudadela de bronce. Todo el territorio de la ciudad, se extendía por casi 1000 kilómetros. Engorroso de conquistar, muy sencillo para ocultarse de miradas indiscretas. Poco a poco y con el paso del tiempo, se fueron escabullendo al interior de cada muro. Surcando un sinfín de puestos de guardias diabólicos, y a merced de posibles ataques de catapultas, balistas o magias explosivas. Y mientras tanto, iban averiguando todo lo que podían sobre la ciudadela en cuestión. Y su líder en particular.

El Señor del Primer infierno, era un general diablo de la sima de gran poder, veterano de cientos de batallas en la Guerra de Sangre. Se decía que había traicionado a la anterior Señora del Primero, Lady Zariel. Y con el apoyo de los Ocho Oscuros (los Shogunes de Baator) y el propio Asmodeus. Se dedicó a gobernar con mano de hierro a su territorio conquistado. También se decía que mantenía a Zariel aun viva. Apresada en la más profundo de las cárceles en la Ciudadela de Bronce, y que la usa para extraer su fuerza vital y aumentar aún más sus capacidades.

Así era Bel, señor de la guerra de Avernus. Un monstruo de dos metros de alto, cuyo cuerpo musculoso está cubierto de cicatrices. Una cabeza con rasgos de dragón, boca grande provista de dientes afilados como navajas. Su piel roja era similar a una armadura de placas. Y siempre portaba un cinturón con las cabezas de enemigos aniquilados colgando como trofeos. Su arma era un retorcido espadón llameante, “Perdición del Abismo”, con el que se enorgullecía de haber matado miles de demonios.

Bel es relativamente nuevo en el cargo de Archidiablo. Y no tenía ni la predisposición, ni los apoyos políticos que tenían el resto de archiduques. En cambio, era el más implicado en la Guerra de Sangre. Ante todo, era un experto estratega que siempre luchaba en términos favorables.
.
En las cortes interiores de la ciudadela, Bel trataba con los Ocho Oscuros sobre los planes para las batallas venideras. Cada uno de ellos también tiene una casa dentro de la fortaleza de Bel. Había mercados, forjas de armas, burdeles, bares, comedores y un coliseo donde los esclavos eran obligados a la lucha a muerte. Había mucho más para ver. 1000 kilómetros de ciudadela llevaría demasiado tiempo recorrer completamente.

Naruto sin embargo, habiendo adquirido conocimiento sobre los lugares claves del lugar. Supo que para encontrar la forma de bajar al segundo infierno, tenía primero que asegurarse un refugio en el primero. Era imperioso encontrar aliados. Diablos dispuestos a traicionar a los actuales líderes. O simplemente lograr comprar determinada zona habitable. Canjear algunas de las riquezas que habían recolectado de los despojos de batallas. En los portones exteriores de la ciudadela, unos 150.000 demonios habían fallecido intentando invadir. El resto se había retirado, en busca de refuerzos seguramente.

-Lady Zariel-Sama era la archiduquesa de este lugar. –Le dijo Biara- ella tenía nuestra fidelidad. Las Erinias éramos sus aliadas. Pero ese asqueroso pedazo de porquería llamado Bel, la traicionó.

-¿Cómo la asesinó? –interrogó Gobi que siempre quería averiguar posibles debilidades de los diablos más fuertes.

-Se dice que lady Zariel fue capturada, no está muerta. –Dijo la niña seria- En lo profundo de la mansión de Bel. Existen unas cárceles subterráneas. Allí deben tenerla.

-¿Para qué dejarla con vida? –preguntó Nibi intrigada.

-Lady Zariel es poderosa. –asintió Biara como reafirmando su idea- por algo deben tenerla ahí. Tal vez para torturarla. Pero muchos diablos suelen aumentar su poder personal, quitando lo que otros tienen. Apuesto que Bel quiere eso. Pero Zariel-sama lograra escaparse…..bueno….también se dice que las bolas de fuego que flotan por todo Avernus….es su odio trasformado en magia. Ella tiene un temperamento belicoso.

Naruto sonrió a sus compañeros. Una idea general se estaba formando en su interior. La forma de escurrirse entre tantos diablos. Era causar estragos y mezclarse entre el disturbio. Era cuestión de encontrar la mecha que encienda el barril de pólvora.

-Suena divertido. –Dijo caminando hacia la zona central de la ciudadela- ya quiero conocer a esa mujer. Una aliada de las erinias, puede ser de utilidad para nosotros.


**************************************

Habían estado saltando entre arboles durante varias horas. Al principio, Karin hubiese querido apresurar más el paso para poner una buena distancia del campamento aliado. Orochimaru estuvo parcialmente con ello, su actual cuerpo robado a un Zetzu blanco, no era rival para ciertos ninjas que pudiesen ser enviados a cazarlo. Pero Sakura se mostró inflexible. Debían mantener un ritmo alto, pero no frenético. La razón era puramente estratégica. Correr rápido, exige lo suficiente para requerir un descanso pronto. Manteniendo un ritmo tal vez más mesurado, les permitiría llegar a la frontera del país de fuego sin tener que acampar para recuperar el aire. La ansiedad no era buena consejera.

Al principio, Karin farfulló que nadie la había nombrado líder a la pelirosa. Orochimaru no dijo nada, simplemente asintió y la idea de Sakura pareció ganar terreno. La Kunoichi Haruno comenzó a guiarlos. Entre bosques y bosques, cruzando los caminos en lugar de seguirlos. Ella parecía tener un sentido aumentado de la orientación. Según Orochimaru, estaba usando algún tipo de habilidad sensorial para eludir ciertos territorios hostiles. En realidad, el asunto era mucho más simple. Sakura había memorizado absolutamente todos los mapas de la división estratégica. Conocía con perfección los puestos de avanzadilla Shinobi. Y los sectores donde escuadrones de demonios aun tenían dominio de la situación. Por lo tanto, el grupo que Sakura estaba guiando, pasaría exactamente por donde nadie estaba esperando. Amigo o enemigo, nadie los observaría pasar.


El plan fue un éxito hasta la frontera. La carrera controlada les permitió hacer de un tirón todo el trayecto antes que Karin y Orochimaru necesitaran un reposo. Sakura no parecía cansada cuando se detuvieron. Simplemente se dedicaba a recorrer la zona caminando tranquilamente. Como si buscara algún objeto especifico. El Sannin la miraba con curiosidad.

-¿Qué buscas Sakura-chan? Ku ku ku…-dijo con esa familiaridad falsa la serpiente.

-Nada en particular. –Apuntó la rosa- este territorio es abierto. Estoy preparando la batalla.

-¿Qué batalla?

La joven pelirosa miró a Orochimaru con seriedad. Esos ojos verdes parecían perforar a quien apuntaban.

-No pensaras que nos han dejado ir sin pelear ¿verdad?

Orochimaru sonrió. Era cierto que rastreadores estarían tras ellos. Y con la presencia de Sasuke Uchiha en el campamento de la alianza. Tal vez había sido un mal momento para escapar de la zona. Si ese sujeto les daba alcance, tal vez ni peleando los tres juntos podrían con él. Y eso contando, con que Karin estuviera dispuesta a levantar la mano contra su “Sasuke-kun”. En resumen, las posibilidades estaban en su contra.

-te equivocas…-le dijo Sakura mientras lo observaba cavilar esos pensamientos- seguro razonas que no podremos derrotar a Sasuke. Pero la lógica indica que tenemos buenas probabilidades. Es cuestión de motivaciones o intensiones.

-Si seguro…-dijo Karin irónica- tú derrotaras a Sasuke-kun. El ninja más poderoso del mundo.

-Naruto Uzumaki…es el ninja más poderoso del mundo. –Contradijo tranquilamente Sakura- y nadie está hablando de derrotar a Sasuke. Simplemente hablamos de lograr nuestro objetivo de escapar.

-nadie escapa del sharingan. –respondió Karin mecánica.

-no escaparé de esos ojos, simplemente de quien los usa. Ahora bien, -desdeñó como si fuera poca cosa el asunto- ¿Cuál es nuestro primer punto por visitar?

-dentro del país de la roca. –Dijo Orochimaru- a 22 kilómetros del pueblo de Kobaki. Existe un árbol antiguo. Petrificado. Hueco. Debajo de él, está lo que buscamos.

-Entonces adelante. –Les dijo Sakura- Sasuke primero tendrá que enfrentarme. Si permaneces aquí…-le apuntó a Orochimaru- ira primero a matarte. En mi caso será diferente.

Luego de eso, Sakura simplemente se sentó cruzando las piernas y se dispuso a meditar. Le hablaron sobre la situación, pero ella no volvió a dirigirles la palabra. A Karin le irritaba demasiado esa actitud de la pelirosa. ¿Quién rayos se creía que era? ¡Sasuke-kun la iba a destrozar!

-¡Me importa un cuerno lo que te ocurra! –Finalmente estalló mosqueada, ante el silencio de la pelirosa- ¡yo solo vengo para aprender más sobre las máscaras! ¡MUERETE! –y se fue corriendo para alejarse del bosque. Directo entre las colinas donde iniciaba el país de la roca.

Orochimaru no dijo nada más. Simplemente sonrió y se decidió a continuar su camino. Sin embargo, a poco de desaparecer de la zona, invocó un par de serpientes para ubicarlas clandestinamente. Quería saber lo que ocurriría cuando los rastreadores encontraran a Sakura. No había registro alguno del arte Sennin de las babosas. ¿Qué habilidades tendría? ¿Cómo las usaría para derrotar a un equipo de Shinobi? ¿Qué pasaría si Sasuke era quien la encontraba?

4 horas después, un equipo Shinobi llegó al límite del bosque. Los tres subalternos avanzaron por delante de Sasuke Uchiha, como dispuestos a capturar a la mujer renegada antes que ver a su líder de grupo actuar. Pero el moreno, les hizo un gesto en silencio que prohibió este impulso inicial.

-veo que te estas entregando Sakura…-dijo avanzando tranquilamente Sasuke, mientras sus hombres se dispersaban por los alrededores buscando rastros del resto de los renegados- volverás al campamento ahora…-finalizó serio y frio.

-si estás buscando al resto en base a esto…-dijo la pelirosa poniéndose de pie lentamente y enseñándole una hoja de papel con un sello- pierdes tu tiempo.

Un sello para rastrear. Sasuke se lo había puesto entre sus pertenencias a Orochimaru. Hace tiempo, cuando esperaba del Sannin una traición. Era una marca Uchiha. Solo con el sharingan se podía ver el rastro que ese sello dejaba. Lamentablemente para Sasuke, Orochimaru había estudiado todo sobre su clan. Sabía absolutamente todo. Incluida las técnicas de sellos que se activaban con el sharingan. Sakura simplemente se había quedado con el papel, para alejar al resto de la pista para encontrar a los demás.

-vendrás conmigo. –Añadió Sasuke de brazos cruzados- lo quieras o no.

Sakura no se movió. Estaban parados frente a frente a unos 20 metros. La mente de la pelirosa comenzó a detallar toda estructura de conocimiento antiguo sobre su ex–compañero. Entre la infancia y adolescencia, había un bache cubierto por la última guerra. Sakura había visto muchas veces combatir a Sasuke Uchiha. Su cerebro ordenaba los movimientos mecánicos sobre la forma de combate de su amigo. Por ejemplo, los músculos de sus antebrazos se tensaban un instante antes de usar un ataque. Entendiendo que buscaría inutilizarla rápidamente para ir por Orochimaru, lo lógico era un ataque con sunshin por detrás de la mujer. Sasuke era derecho, pero siempre lograba equilibrio en su movimiento veloz, tomando el mango de su Chokuto con esa mano. En resumen, un ataque por detrás, desde la derecha. Con la mano izquierda, al cuello de Sakura.

Como si se lo hubiese ordenado, un segundo después sucedió tal lo previsto.

-lo siento….-susurró Sasuke en el mismo instante que su golpe de karate dio en el cuello de la rosa.

-no te disculpes…-respondió la Kunoichi descargando un choque de chakra en la mano de rival- al menos no tan rápido.

Sasuke se sorprendió cuando su mano quedó sin fuerzas. Ella se giró lanzándole una patada fortísima que el moreno evitó saltando hacia atrás. Con el mismo impulso del golpe, Sakura usó su patada en el aire para bajarla violentamente y estrellar el suelo. Bajo los pies Sasuke que retrocedía, se levantaron trozos de roca ascendentes. Le darían justo en el torso. ¡Vaya control del Doton! El Uchiha desapareció en otro sunshin para volver al lugar donde estuvo al inicio, solo para encontrarse que la pelirosa, se había vuelto a mirarlo como si estuviera esperando exactamente que apareciera allí.

-¿Qué es esto? –Se dijo Sasuke sorprendido- ¿Cómo pudo anticipar mi ataque? ¿Qué pasa con mi mano?

Los dedos de su mano izquierda no le respondían. Tampoco la muñeca, que parecía estar muerta. Sasuke no sentía que su mano estuviera allí. Solo un ligero entumecimiento en la zona, y la imposibilidad de usar esa mano.

-los bisturí de chakra son armas muy comunes en los médicos. –Sonrió fríamente la rosa- su principal virtud es desconectar los nervios y anular articulaciones. En resumen, pueden anular parcial o totalmente, cualquier parte de un cuerpo que toquen. Tu mano no volverá a funcionar por varias horas. Ahora puedo crear el mismo efecto con todas partes de mi cuerpo, al simple contacto físico.

Sasuke estaba sorprendido. Los ojos de Sakura eran intensos. No lo miraba directamente, sino que le observaba los pies. Tal y como Maito Gai había combatido siempre a Kakashi. ¡Pero era imposible que ella supiera hacer eso! ¡Se necesitaban años de práctica! La tentación de mirar era muy fuerte. Al menos para la mayoría.

-te interpones en mi camino. –Dijo Sasuke con su mano derecha sobre el mango de Chokuto- Orochimaru debe morir.

-Por ahora lo necesito. –respondió Sakura poniéndose en posición de pelea- creo que he perdido demasiado tiempo contigo. Ya estoy lista. Ahora bien….déjame contarte una his….

Sakura estaba hablando y de pronto su voz se apagó. Comenzó a correr hacia Sasuke pero sus labios seguían emitiendo palabras sin sonidos. El Uchiha podía leer lo que decía gracias a sus ojos.

-“Naruto en principio me dijo que existían tres dioses mayores…-seguía hablando Sakura sin voz, mientras se acercaba a toda velocidad sobre el Uchiha- y él estaba…”

Sasuke comenzó a eludir ataques rápidos. Sakura era más rápida y fuerte que antes de su último entrenamiento. Pero además, la sincronía de sus movimientos era todo lo perfecta que podía articular un guerrero. Sasuke no podía usar la anticipación del sharingan, su mirada estaba enfocada en las palabras que surgían de los labios de la mujer. Al no poder escucharla, instintivamente sus ojos tenían que repartir responsabilidades entre captar los movimientos de su rival, y la irresistible atracción de continuar “leyendo” la historia que Sakura le estaba describiendo. ¡Que maldita! ¡Había descubierto una grieta en el sharingan! ¡Él se veía obligado a repartir su vista entre el combate y la lectura!

-¡Basta Sakura! –Dijo retrocediendo y refregando sus ojos por un instante, luego sacó su arma para lanzar un sablazo lateral- ¡deja de balbucear!

El corte en el vientre de la rosa fue profundo. Le había impactado enormemente. El gesto de la Kunoichi fue de pura sorpresa. ¡Ese fue un ataque para matarla! Sasuke lo había hecho por instinto prácticamente. Pero había dado en el blanco. Ella retrocedió un paso aturdida. Ambas manos se ubicaron en la zona de la herida pero no se curaba. Sasuke la miraba sorprendido. ¿Por qué no se curaba? ¿Por qué no evito ese ataque lento? El cuerpo de la chica se desplomo al suelo boca arriba. Ella jadeo como si estuviera muriéndose, y sus ojos quedaron inertes. Todo a los pies de Sasuke.

Sintió un “crack”, de clara rotura…

De pronto, Sakura Haruno estaba detrás de él. Frente a Sasuke, un cuerpo hecho de madera. Un clon de madera. Por esa razón no había notado la diferencia aun con el sharingan. La verdadera Kunoichi, estaba parada tras él. Había fractura el tobillo derecho de Sasuke con un certero golpe cuando surgía desde el suelo. Ahora no solo tenía inútil la mano izquierda, ¡también el tobillo derecho!

El espíritu de Sunsanoo surgió furioso del moreno. La furia de verse tan engañado le hizo perder el control. Sakura salto hacia atrás, alejándose prudente. Ya había cumplido el objetivo de inutilizar a Sasuke. No podría seguirla cuando escapara. Ahora no tenía posibilidad de alcanzar a Orochimaru. Ni a ella, ni a Karin.

Luego de esto, la pelirosa rodeó bien amplia la posición del moreno, que se acercó a un tronco de árbol para sostenerse en pie. El espíritu de Sunsanoo lo protegía de cualquier ataque. Pero los brazos del guerrero no pudieron atrapar a la ágil Kunoichi que parecía anticipar todos los movimientos. Sasuke estaba totalmente sorprendido. Prácticamente no había consumido nada de su chakra. Pero su tobillo derecho era una ruina. No podía asentar su pie, no podía correr. ¡Era increíble el daño que ese estorbo le había hecho! ¡¿Cómo pudo hacerle esto?!

-Seguramente te estarás cuestionando tus heridas. –Dijo Sakura ya ubicada en la zona donde había estado esperando a Sasuke antes- no se puede decir que te haya derrotado. Pero supongo que los años me han instruido bastante bien de lo que puedo esperar de ti. Por eso he combatido para evitar que me pudieras seguir. Simple y claro.

Sasuke sonrió apenas. Estaba tan sorprendido que ni siquiera le duraba el enojo. Sakura no había buscado derrotarlo. Lo que en realidad había querido hacer, era evitar que Sasuke pudiera seguirla en su escape. Ahora solo le quedaban por derrotar los otros tres ninjas del equipo. Que sinceramente, no parecían ser rivales para ella. Sasuke deshizo el Sunsanoo, no tenía caso seguir luchando. No podría capturarla con vida. Y nunca tuvo intención de matarla. Finalmente pregunto, tratando de ocultar su curiosidad:

-¿Cómo supiste lo que iba a hacer?

-he visto tu forma de moverte en otras batallas. –Le dijo ella- simplemente me concentre en las señales que envías con tu cuerpo. ¿Has experimentado un Deja vu? Es lo mismo, pero más rápido. Puedo ver lo que sucede, un rato antes de que ocurra. Si conozco las variables, puedo calcular con mucha exactitud lo que sucederá.

-y esa estupidez de… ¿hablar en silencio?

-Naruto lo hizo para derrotar a Kakashi-sensei. –Sonrió Sakura- me pareció que te distraería. No todos tienen la capacidad de hacer varias funciones al mismo tiempo.

Ella había combatido, y contado una historia en silencio al mismo tiempo. Como si tuviera dos cerebros en su cabeza. Era increíble, aun para los cánones de un Sasuke que ya había visto muchas cosas difíciles de concebir. Y lo peor de todo, con esa estrategia tan ridícula sumada a un clon especial. Podría haberlo asesinado. Sakura por algunos momentos, lo había superado al subestimarla.

-¿y el clon de madera? –quiso saber Sasuke cuando la vio comenzar a retroceder para irse.

-una herencia…de sangre…-le dijo la pelirosa suavemente- cuídate. Regresa al campamento y gana la guerra. –Haciendo sellos- MOKUTON, JUTSU CRECIMIENTO DEL BOSQUE MILENARIO.

Aunque pareciera imposible. La tierra comenzó a temblar y las plantas parecieron cobrar vida. Arboles surgieron del terreno cercano al bosque. Se elevaron rápidamente cubriendo la vista lejana de Sasuke. Toda una porción de bosque, en ese sector de la frontera. Seguramente muy limitado en cantidades considerando a su anterior usuario. Pero definitivamente, Sakura había conseguido manipular uno de los Kekengeikai más extraños y poderosos. Sasuke sonrió de lado. No sabía si preocuparse por Sakura, o empezar a compadecer a Orochimaru.

-cuídate estorbo…-pensó el moreno sentándose al pie del árbol para buscar entre sus pertenencias un kit médico- encuentra al idiota y tráelo a casa.

Y se quedó ahí. Esperando que el resto de su equipo regresara a buscarlo. Tenía mucho tiempo para pensar. Sasuke siempre había seguido su camino para ser mejor guerrero. Esta guerra, su motivación principal en ella era luchar. Encontrar rivales, que aumenten sus capacidades. Pero tal vez no era suficiente. No lo era, cuando el mundo parecía desmoronarse. No lo era, cuando sus amigos se dispersaban, cuando los ninjas morían y criaturas venidas del infierno causaban estragos por el mundo.

Sasuke entendía, que su búsqueda de ser el mejor guerrero, nunca llegaría a buen término en esas condiciones. Tenía que conseguir una motivación. Tenía que lograr una nueva visión para su camino ninja. O tal vez tarde o temprano, encontraría un demonio lo suficientemente listo para matarlo.


Fin del capítulo.

arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 750
Edad : 32
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por el santo pegaso el Dom Abr 12, 2015 3:05 am

Esperemos que kurama junto a "bee" logren salir bien de ese hostil ambiente, o terminaran como cubitos de bijuu. XD

Vemos que sakura, tiene algo en mente y pretende usar a orochimaru para concretarlo, ya que su "nuevo" poder es increible, no sera una bomba de chackra como naruto, ni tiene los ojos locos del uchiha, pero esa capacidad analítica, y ese poder mental es capas de rivalizar con ellos dos.
Esperemos que estas nuevas capacidades no la cieguen como a otros, que dejaron que sus propias mentes los alejaran de las personas.

Y me imagino que naruto con este dato, usara a la gobernante prisionera para su propio beneficio, esperemos que la jugada les salga bien y puedan hacerse de una nueva aliada.

_________________
El santo pegaso
Muchas gracias When, te quedo de 10 XD.
Llevamos en Linea 1565 días junto a vos. NaruSaku v2.0
Somos 1339, fans NaruSaku.
El ultimo usuario/a registrado es Panda, bienvenido/a.
Dom Dic 04, 2016 8:09 pm

el santo pegaso
Moderador
Moderador

Masculino Mensajes : 1981
Edad : 86
Localización Con tu novia... y tu hermana
Nakus 75840

Ver perfil de usuario http://pepe-de-pegasus.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por rasmux el Dom Abr 12, 2015 10:23 am

esnerio este cap estuvo genial Amor

rasmux
Aprendiz
Aprendiz

Mensajes : 67
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por agustina98 el Lun Abr 13, 2015 1:44 pm

esta geniaaaaaaaaaaaaal, dios ya quiero la conti, ademas por dios, sakura se volvia mas fuerte q antes me encanta como esta toda seria y malita, bueno no tan malita, espero q lo sigaaaas

agustina98
Novato
Novato

Mensajes : 1
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por Ryukaru el Lun Abr 13, 2015 2:35 pm

increiblwe arminius ya quiero la conti sigue asi

Ryukaru
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 515
Edad : 21
Localización Estudiando,pensando y diseñando XD
Nakus 7925
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por Eva2.0 el Mar Abr 14, 2015 8:39 am

Seeeeeh Sakura malota *-* jejeje bien por ella. Sobrada que va contra Sasuke. Probablemente podría matarlo sin despeinarse y el muy arrogante aun la llama estorbo... va a necesitar que le parta el otro tobillo para aprender xD
solo que... tanta frialdad. ... Hmm.... demasiado cerebro y aparentemente poco corazón . No es buena via para volver a ganarse a Naruto. Ya veremos. También es lo que la puede llevar a tomar malas decisiones desde el punto de vista ético. Esto promete xD
Sasuke verdaderamente necesitará una motivación fuerte para sacar lo mejor de sí. Siempre tuvo la venganza. Ahora qué? No creo que tenga especial interés por ayudar a Naruto ni salvar a la alianza... supongo que como siempre, será un motivo Egocentrista.
Estoy deseando que nos presentes a la loca jefa del primer infierno ^^ otra mas para el harén xD
saludos!

Eva2.0
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 237
Localización Listening to the wind of change
Nakus 8475

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por arminius el Dom Mayo 17, 2015 2:23 am

lamento el retraso por el capitulo. lamentablemente estuve demasiado ocupado y ya no tengo internet a la mano para conectarme a diario. aun asi, continuare mis fic y no dejare esta historia tirada.

deben saber que ya tengo medio capitulo hecho y espero poder publicarlo en estos dias siguientes.

una nueva disculpa y espero que puedan seguir acompañando esta historia.

arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 750
Edad : 32
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por Eva2.0 el Jue Mayo 21, 2015 6:25 am

no te disculpes armin =)
como un amigo me dijo, el tiempo es tirano para todos Wink
mucho ánimo con el trabajo y el fic,
te estaremos esperando!

Eva2.0
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 237
Localización Listening to the wind of change
Nakus 8475

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por arminius el Vie Mayo 29, 2015 11:19 am

lamento muchisimo el retraso. hubiese preferido continuar mas seguido pero es lo hay. saludos y espero que les guste la conti...

gracias por sus comentarios, dan fuerzas para continuar.


CAPITULO 25: SILENCIO


La mansión principal de lord Bel, Archidiablo y señor del Avernus, era un complejo con ribetes señoriales y poco de solidez defensiva. Tenía el aspecto más hermoso, entre los edificios del centro. Una estructura de al menos 4 pisos en altura, y con tamaño para competirle a cualquier complejo de veraneo de un señor feudal en la tierra. Había patrullas regulares de guardias diabólicos en los jardines frontales y traseros. También contaba con soldados de vigilancia en cada balcón de cada piso de cada habitación en todo el lugar. El concepto “seguridad” estaba apuntado precisamente a tener un número obsceno de ojos vigilantes rodeando todo el perímetro propiedad de Bel.

La pequeña erinia Biara, no se sorprendió. Su madre le había hablado mucho de esa mansión, ya que las erinias del clan supieron habitarla estando al servicio de lady Zariel. Conocían cada recoveco del lugar, cada puerta secreta, cada sector desde los comedores hasta los cuarteles. Pasando por las habitaciones privadas del lord dominante actualmente, y continuando con su “salón de reuniones”. Sin embargo, tanto Naruto como los Biju tenían una excesiva falta de respeto por el enemigo. Era como si confiaran demasiado en la misión de rescate que tenían entre manos. Al menos Biara lo pensaba así.

-No estará pensando que entraremos ahí…. ¿verdad? –consultó Biara cuando Naruto se quedó mirando la mansión desde una plazoleta cercana, en el centro de la población.

-No pienso que todos iremos. –sonrió apenas el rubio, y se quedó mirando al Biju con ese aspecto tan frio e imperturbable propio de Gaara.

Tanto Nibi como Gobi comprendieron casi al instante. Biara se había pasado horas y horas hablando sobre la mansión propiedad de Bel. Básicamente tenía todo el lujo y aspecto de un lugar poco seguro. Pero la verdadera fortaleza, se hallaba en los cinco subsuelos que estaban por debajo de toda la estructura. Un sinfín de calabozos, cuarteles, armerías y salones secretos. Era como dos mansiones en una. La que todos podían ver desde el centro urbano, y la verdadera, aquella que se hallaba bajo toneladas de tierra compacta.

Irónicamente, esa era su debilidad…

-¿Qué dices Gaara? –Sonrió Naruto al Ichibi- ¿puedes llevarnos atraves de la tierra?

Una de las mejores virtudes que Ichibi había descubierto de sus poderes, era poder atravesar la tierra y la piedra de Avernus como si se tratara de arena. Para ser más técnicos, podía modificar la densidad del terreno al mero contacto. Logrando trasportarse sin dificultades por debajo de la tierra, o atraves de la roca sólida.

-Solo a uno…-anuncio seriamente- consume mucho chakra bajar demasiado.

Mientras Biara giraba su cabecita mirándolos con confusión alternativamente, tanto Nibi como Gobi comprendieron que sería misión de pocos ingresar a los subsuelos y averiguar lo que se pudiera. Si bien podría parecer una pérdida de tiempo esta misión, luego de investigar la estructura de la ciudadela de bronce, pudieron concluir que no hallarían la forma de bajar al segundo infierno, sin tener un guía adecuado. Además de ciertos niveles de “permisos”. Mientras los hombres se dedicaban a intercambiar opiniones sobre lo que harían a continuación, las mujeres tenían otros intereses:

-y esta….mujer….-dijo Nibi fingiéndose descuidada hacia Biara- “Zariel”…. ¿cómo es ella exactamente?

-ah…-dudo la niña confusa- en realidad no lo sé. Nunca la conocí en persona. Madre siempre me ha dicho que era una guerrera brutal. Que había asesinado tantos demonios con su arma, que podía formar una torre de cadáveres con ellos. ¿Por qué pregunta estas cosas Yugito-sama?

-Por nada…


¿Por qué preguntaba? Porque estaba preocupada. La última experiencia de Naruto con mujeres hermosas, había sido peligrosa. Las erinias casi lo habían destrozado. Y lo último que Nibi deseaba, era otra fémina en el camino de Naruto, que pudiera querer tomarlo. Para peor, si estaba encerrada y aun después de tanto tiempo no había muerto, ¿Quién sabe cuánto poder tendría? En cuyo caso, ¿era buena estrategia buscar liberarla? A Nibi cada vez le desagradaba mas esta idea loca de sus hermanos y de Naruto.

Y le gustó mucho menos, cuando Gaara sin advertencia previa apoyó una mano en el hombro de Naruto, y ambos se deslizaron hacia el interior de terreno desapareciendo como por arte de encantamiento. Ellos dos solos, iban a visitar a la tal Zariel. Cualquier cosa podía pasar a partir de ese momento. Sin embargo, Gobi había estado más atento a los recientes viajantes, así que se volvió a las dos mujeres y les dijo:

-vámonos….-serio y frio como siempre- nosotros también tenemos trabajo. Una revuelta no se organiza sola.



****************************


El asunto podía ponerse mucho peor…

Aun cuando la dureza de la actual guerra fuera suficiente, siempre se podía poner peor. Sasuke tenía una mano y una pierna inutilizadas. Lo estaban trasladando de regreso a los territorios dominados por la alianza. El equipo de ninjas que lo escoltaban, jamás lo habían visto en ese estado de “vulnerabilidad”. De las misiones donde lo observaron luchar anteriormente, habían concluido que pocas criaturas podían plantarle cara al Uchiha y salir bien libradas. ¿Pero herirlo de esa forma? No parecía posible.

Entonces…

¿Qué clase de Kunoichi podía hacerle este daño? ¿Habrá sido alguna especie de trampa de Orochimaru? Poco importaba en realidad. La actitud silenciosa y despreocupada del capitán en cierta forma tranquilizaba a sus acompañantes. Era cierto que estaban retornando sin recuperar ninguno de los renegados, pero estaban vivos. Con vida, a pesar de haber estado persiguiendo a un sujeto tan terrorífico como Orochimaru. Era mejor suerte, que la de decenas de cazadores especiales ANBU a lo largo de muchos años. No por nada, el Sannin de las serpientes estaba en los primeros lugares de todos los libros Bingo de cada país. O al menos lo había estado durante décadas.

De pronto, todo lo creían del mundo en específico comenzó a cambiar. Dos de los Shinobi cargaban a Sasuke para ayudarlo a saltar entre los árboles. Y el restante adelantaba al grupo para guiar en la ruta de retorno al campamento de la alianza. Pero un olor putrefacto comenzó a rondarles de manera poderosa. Era tan fuerte que parecían estar llegando a cementerio de tumbas abiertas. Fue realmente impactante para todos los del grupo. Y en cierta manera, no estuvieron lejos de esa realidad:

-Ca….capitán….-susurró el guía que se detuvo casi al salir del bosque- no avancen más…

Los dos que ayudaban a Sasuke a trasportarse, abrieron los ojos y la boca con terror. El espectáculo de una aldea destruida ya lo habían visto demasiadas veces, pero está en particular, tuvo un aspecto tan siniestro como jamás habían conocido.

-cadáveres…-balbuceó uno de los ninjas espantado- cadáveres que…caminan.

Ya habían presenciado resurrectos del Edo-tensei en la anterior guerra. Pero aun muertos, aquellos revividos conservaban mucho de lo humanos que supieron ser. Este caso era distinto. Los cadáveres estaban desgarbados y babeantes. Sus ojos exhibían una luz verde de ultratumba por las cuencas y se movían como un grupo de perros salvajes buscando entre los despojos de un pueblo su alimento. Vieron en directo como un aldeano, defendiéndose con una pala de 5 muertos vivientes, fue sometido en el suelo y comenzaron a devorarlo como si se tratara de un animal. Y ese sujeto gritó, lo más fuerte que su desesperación pudo conseguir, pero eso no detuvo al grupo que desgarraron su cuerpo y comenzaron a ingerir sus vísceras sin detenerse a rematarlo. Otros aldeanos corrían en los alrededores, perseguidos por más muertos vivientes y sobre los techos de las casas incendiadas, figuras fantasmales arrastraban cadenas brillantes y chillaban de una manera aterradora.

-¡tenemos que…!-quiso gritar uno de los ninjas, tal vez enloquecido por la escena.

-¡Silencio! –Le ordenó Sasuke serio- ellos son demasiados. Y no son demonios o diablos precisamente.

Era cierto, ante los ojos del grupo, minutos después de una muerte horrible, el sujeto del que varios habían comido, se fue poniendo de pie y ya no era él precisamente. Tenía el mismo fulgor verde en donde supieron estar sus ojos, y tenía hambre. Tal vez un apetito que jamás había conocido. Era uno de ellos ahora, lo habían devorado y era uno de ellos.


El equipo ninja no sabía qué hacer. De haber estado el capitán en buenas condiciones, probablemente hubieran atacado a esas criaturas en busca de respuestas. Pero Sasuke tenía escasa movilidad en estas circunstancias, y seguramente necesitarían salir corriendo de un momento a otro.

-en silencio….-le ordenó Sasuke con frialdad- tomaremos otra ruta. Regresemos por el bosque y rodearemos hacia el este.

-Hai…-respondieron al unísono los Shinobi, y reemprendieron la marcha alejándose de la destrucción.


Rato después, cuando se habían alejado lo suficiente de ese zona de guerra. El guía del equipo acortó distancia con su grupo y mirando a Sasuke con claro temor consultó:

-Capitán… ¿Qué ha sido todo eso?


Sasuke no solía responder preguntas tontas. Incluso se negaba a hablar aunque la interrogante fuera necesaria. Pero este asunto en particular, tenía todo el matiz de un problema al por mayor. Los hombres debían saber, al menos en parte lo que podía estar ocurriendo.

-esas criaturas no parecen demonios o diablos. –Anunció Sasuke- y al atacar ese pueblo, nos indica claramente que tampoco están peleando de nuestro bando.

-son muertos vivientes…

-¿Edo-tensei? Tenía entendido que no se podía invocar almas en…

-No…-admitió el Uchiha- no tienen chakra manipulando los cuerpos. Esas criaturas parecen una pandemia, en lugar de un jutsu.

El resto del equipo guardó silencio. Nadie se atrevió a repreguntar por la última frase. Razonablemente, las criaturas habían “trasmitido” su estado mientras devoraban la carne de su víctima. Tal vez el mero contacto físico trasformaba a un persona en un no-muerto. Posiblemente la mordida, u otra manera a investigar. ¿De dónde habían salido? ¿Quién las controlaba? ¿Atacaban solo a humanos? ¿Cómo se detenían esos cadáveres caminantes?

-como sea…-le dijo Sasuke a su equipo- debemos regresar al campamento e informar lo que vimos. Presiento que esta guerra acaba de abrir un tercer frente.

Era un buen plan proverbial. Regresar a la base y después con más tropas atacar a esas criaturas desde la seguridad del número. Por supuesto, aun desviando la ruta y ya caída la noche, cruzaron por el bosque con otro grupo de las mismas criaturas. Una batalla, para ser precisos. Un grupo de “sacerdotes” tal vez, vestidos con togas blancas y actuando como protectores de una bella mujer, intentaban repeler a una fuerza de al menos 80 monstruos. Extendían una especie de medallón y emitían un brillo blanco logrando mantener a raya el avance de los podridos.


Sasuke y su equipo, observaron cómo los muertos vivientes retrocedían. Al menos los de apariencia más débil. Ya que detrás de las primeras líneas de cadáveres caminantes, había algunos más, de aspecto más poderoso y horrible.

-¡Retrocedan hijos de Orcus! –Gritaba la mujer con aspecto debilitado- ¡serán purgados por la luz eterna de los cielos!

-Reeeeeeaaaddddiiiiiiiiinnnnn- gritaba visceralmente algunos de los muertos vivientes más grandes, y señalaban a los sacerdotes incitando a las tropas a continuar la cacería.

-¿Qué rayos estamos viendo? –preguntó uno de los ninjas junto a Sasuke, cuando aún no se decidían a mostrarse a la vista de los demás.

-Esa mujer…-dijo Sasuke- emite grandes cantidades de chakra. Pero pronto se quedara sin nada. Son demasiados para ella. Los que la protegen están peor.

Decidieron intervenir. Tenían que conseguir salvar la vida al menos a uno de esos sacerdotes. Básicamente, esos jutsu que intentaban contra los no-muertos, parecían bastante efectivos y serian de utilidad. El equipo guio a Sasuke Uchiha para dejarlo junto a la princesa en la retaguardia, luego, se dividieron por el campo y atacando por los flancos evitaron a los muertos la posibilidad de rodear a los humanos. Principalmente, apelaron a las técnicas de fuego para fulminar a sus rivales. Los zombis no eran rápidos, aunque insistentes. Incluso incendiados avanzaban en buscan de devorar a los enemigos.

Los minutos dieron paso a las horas. Incluso cuando Sasuke ayudado por uno de sus hombres utilizaba el poder de Sunsanoo para dañar a la distancia, los enemigos no parecían sufrir agotamiento o dudas. Estaban muertos, y aunque bastante “básicos” en sus formas de ataque, también poseían la ventaja de nunca necesitar un descanso. En un combate de desgaste, terminarían por vencer. Y desde los bosques, los antes habitantes de los poblados cercanos, se sumaban a la horda de podridos aumentando la tarea de los humanos en la contención.

Finalmente, atraparon a 4 de los hombres. 1 Shinobi y 3 sacerdotes que defendían el centro. Eso obligó al resto de los sobrevivientes a iniciar una retirada. Detrás de la gruesa columna de cadáveres caminantes, había al menos 4 que destacaban en aspecto y poder. Rostros cadavéricos como las tropas, pero vestidos con suntuosos trajes de lujo. De brazos cruzados como postura clásica, estas criaturas dirigían a sus “hermanos” más pequeños con la simple mirada. Las cuencas de sus calaveras enseñaban una luz verde y cruel, mientras que sus cuerpos exhibían dos armas visibles. En la cintura, una espada larga, y del otro lado, un enorme tomo de libro que flotaba entre cadenas provenientes de la armadura ceremonial que poseían. Sasuke y los ninjas no lo sabían, pero por primera vez estaban enfrentando a unos Liche.

¿Cómo fueron capturados y devorados los humanos si eran más rápidos que sus perseguidores? Esos Liches en retaguardia, habían estirado un brazo por breves momentos y de la nada, hicieron aparecer una especie de báculo de la nada misma, con el cual lanzaron un disparo de luz fantasmal directo al cuerpo de los recientes caídos. Luego de ese ataque a distancia, el ninja y los 3 sacerdotes cayeron de rodillas como si sus cuerpos pesaran una tonelada. Gritaron, pidieron ayuda, pero el resto de sus compañeros no se dieron cuenta hasta quedar demasiado atrás para asistirlos. Fueron rodeados, atacados, y devorados entre gritos de agonía.

-¡Retirada! –ordenó Sasuke, y aunque los sacerdotes no le obedecerían en circunstancias normales, el terror había ganado en sus corazones como para esperar a pie firme la decisión de la princesa- ¡todos deben salir de aquí!


Luego de ello, los ninjas se agruparon detrás del capitán, y los sacerdotes rodearon a Shion que por instinto que también se alineó con los Shinobi de la alianza. Entonces, Sasuke utilizó una buena parte del chakra que conservaba para desplegar un…

-¡AMATERATSU!

Unas lenguas de fuego oscuro surgieron frente a las tropas de muertos. Inconscientes, completamente ajenos a lo que podía sucederles, esas criaturas avanzaron contra la pared de flamas negras y al mero contacto fueron atrapados. Sin embargo, siguieron avanzando sin muestras claras de dolor o confusión. Lo cual no evitó que el fuego negro los continuara consumiendo hasta que sus piernas podridas no pudieron sostenerlos y cayeron al suelo entre chillidos de rabia y manotazos inútiles. Sasuke sentía mucho dolor, su chakra estaba bastante castigado y su cuerpo había sufrido el trajín del viaje. El tobillo herido le dolía horrores, y su mano apenas si comenzaba a recuperar algunas sensaciones. No podía combatir cuerpo a cuerpo, y tampoco trasladarse solo en buena velocidad. ¡En menudo problema estaba metido por culpa de Sakura!

La muchacha le miraba, Sasuke no recordaba haber visto a mujer tan hermosa como esa. Cabellos de oro, gestos delicados, y un poder espiritual increíblemente atrapante. Estar cerca de ella, ya producía un bienestar difícil de describir. ¿Sería su chakra? ¿Sería alguna de sus habilidades? La pierna de Sasuke dolía menos junto a esa mujer, y su mano comenzaba a recuperar la sensación del tacto.

-te he visto en mis sueños….-anunció la muchacha seriamente- el guerrero con los ojos poderosos.

-estupideces…-dijo Sasuke, que sin dudas nunca caería en esos trucos de predicadores- solo has tenido suerte que estuviéramos por aquí.

-temo que no…-sonrió ella con tristeza mientras todo el grupo se alejaba de la zona donde los muertos se consumían por el Amateratsu- ustedes han tenido mala suerte.

No pudieron terminar de preguntarse ¿Qué quiso decir? Cuando frente a ellos se desprendía otra batalla con la que podían contar. Tropas de demonios, luchando desesperadamente contra cadáveres caminantes. Rodeados, muriendo poco a poco. Algunos soldados demonio cayendo incluso antes de ser vencidos por los zombis. Sus cuerpos infectados, con una extraña coloración púrpura. Y dirigiendo a las tropas de no-muertos, un sujeto cubierto por una toga negra. Disfrutaba el espectáculo, como si nada de este mundo le importara lo suficiente más que observar la matanza.

Sasuke y los demás, estaban en una zona de bosque entre dos batallas. Y solo les quedaba un camino por elegir. Todo directo, entre las arboledas y en silencio. Evitar ambas batallas pasando por el flanco. Guardar silencio, y rezar que sea suficiente la atención del enemigo en asesinar a otros.

-estamos atrapados…-dijo la princesa y la mirada de sus sacerdotes denotaban absoluta confianza en esas palabras- rodeados, por ejércitos de la muerte. temo que la alianza Shinobi no pueda ser advertida de esto.

-Eso veremos…-apuntó Sasuke arrogante- no seremos presa fácil. Ustedes…-les ordenó a los dos ninjas que aún le acompañaban. Tienen una nueva misión. Usen sus invocaciones o la forma que sea para regresar al campamento. Los Kage deben prepararse para esto.

-Pero…capitán…-dudo uno de ellos, mientras le miraba la pierna que sangraba atraves de la venda- usted no puede…

-Me quedo aquí… –señaló Sasuke- usaré todo mi poder sin restricciones. Atraeré el fuego mientras ustedes desaparecen. Es una orden…. Y no se atrevan a fallar.



*******************************************



Muy abajo. A metros y metros de la superficie…

En el centro del quinto subsuelo…

Una celda oscura de 10x10 metros. Y en esa prisión infernal, Lady Zariel estaba confinada con cadenas espinadas, hechas de sus propios huesos. Una habitación que tenía series de grilletes y cadenas cruzando de lado a lado la zona, dejando a la prisionera sentada sobre una piedra en el centro del lugar.

Zariel tenía el aspecto de un ángel caído (si bien no lo era exactamente), con dos grandes alas negras siendo su figura la de una mujer humanoide delgada y elegante. Su cuerpo estaba vestido con múltiples adornos de hierro punzantes por ambos lados, lo que la hacía sangrar constantemente. Sin embargo, esto no le hacía mucho daño, debido a su antinatural capacidad de regeneración lo que le daba su temible título de “Dama de Acero”. Debajo de una capucha negra, surgían de la frente de un rostro bello, dos cuernos curvados hacia atrás. Y sus orejas eran puntiagudas como las de un elfo, completando el cuadro de su aspecto unos ojos profundos, siendo dos orbes negros sin brillo.

Regularmente, a la prisión de cadenas y el confinamiento de la celda oscura, se le agregaban medidas de tortura invariables. Por ejemplo, se les aplicaba un tipo de veneno especial, proveniente de los señores del foso. Una sustancia suministrada todos los días, que la debilitaba enormemente, impidiéndole siquiera moverse. Además, dos diablos de la Sima (la máxima categoría de los diablos) Yeddikadir y Nalebranc, sirvientes de Bel. Se ocupaban de arrancarle trozos de su carne para alimentar a su señor. Logrando con el paso del tiempo y la rutina, hacerlo más fuerte con la energía mágica robada a Zariel.

Ni siquiera recordaba cuantos años había estado atrapada ahí. Su mente se debatía entre no mostrar debilidad ante sus carceleros, y evaluar con pasmosa exactitud todos los errores que la llevaron a perder el puesto como líder del primer infierno. Su furia aún era intensa. Aunque ella no la expulsara en ese estrecho lugar.

Algún día lograría escapar. Algún día encontraría a la guardia suficientemente confiada como para aflojar la vigilancia. Zariel había notado en los gestos y movimientos de sus carceleros, que mes a mes fueron perdiéndole miedo. Al principio de su confinamiento, ni siquiera se acercaban. Ahora ingresaban a la celda y dejaban la puerta abierta. Se acercaban demasiado, en números bajos y confiados. Ya no le apuntaban al cuello con armas filosas, mientras le quitaban pedazos de su cuerpo.

Zariel había sufrido muchísimo los primeros años. A su destitución del mando en los ejércitos de Avernus, se sumó una serie de medidas para destruirla poco a poco. Y nada tuvieron de piadosas estas maniobras. Ella, tenía en sus habilidades de combate una increíble capacidad de regeneración corporal. Podían cortarla, podían golpearla. Pero siempre su fino cuerpo se recuperaba. En aspecto, parecía una joven excesivamente delicada físicamente. Pero su poder personal, nada tenía que ver con lo “delicado”.

Entonces, el comienzo de las torturas fue abrirle el cuerpo a canal, y sacarle parte de sus huesos. Su cuerpo se regeneraba, manteniéndola con vida a pesar de la horrible práctica. Día con día, Zariel era sometida a la misma técnica. Para luego formar una serie de grilletes y cadenas que la mantendría atrapada hasta la muerte. Y no era intensión de los diablos, en especial el nuevo líder llamado Bel, que tuviera esa mujer una muerte rápida. Podían pasar siglos, antes de haberle consumido el cuerpo y los poderes. Sería una tortura milenaria.

-¿Cómo se encuentra su majestad el día de hoy? –Le dijo uno de los carceleros esa jornada especial- hace semanas que tenemos una amable charla. Ja ja ja.

Los guardias regulares reían. Ya no le tenían miedo. Esa mujer pudo ser muy poderosa hace años. Pero ahora estaba cubierta de cadenas y grilletes. Su asombrosa capacidad de regenerarse, no le servía más que para sobrevivir a que le arrancaran a diario, trozos de su cuerpo para alimentar a Bel.

Como siempre le quitaron partes de sus muslos, también de los brazos y el vientre. En donde cortaban, pronto la piel se volvía a recubrir como por arte de magia. El dolor sin embargo, estaba ahí. Pero Zariel ni siquiera emitía un gruñido. No les daría la satisfacción de que la vieran sufrir. El sujeto que se llevaba partes de su cuerpo se retiró del lugar. Los guardias cerraron la celda y la dejaron sola. Antes dejaban al menos uno de los diablos poderosos cuidando la puerta. Ahora, en la actualidad no veían necesario ese cuidado. Zariel no tenía fuerzas ni para moverse, menos aún, para romper las cadenas hechas con sus propios huesos.

Ese día, como tantos otros, ella quedaría sola y atrapada en ese lugar. Tratando de guardar toda la energía que pudiera reunir. Esperando, en la oscuridad.

-buenas…-le sonrió Naruto Uzumaki, surgiendo junto a Ichibi, del mismísimo muro de roca solida- me preguntaba si llegaríamos al lugar correcto. ¿Tú eres Zariel?

Ella los miró de una forma extraña, con una neutralidad que escondía un estallido. A Naruto le pareció en esa mirada, estar viendo una versión diabólica de la quinta Hokage. Solo con la mirada podía enviarte al infierno. A Ichibi le importaba poco y nada. Estaba ansioso por continuar la búsqueda de sus hermanos extraviados, pero entendía que esta situación era un paso necesario para conseguir el objetivo general.

-tomaré ese silencio como un “si”. –Prosiguió el rubio- pasábamos por el lugar, y se nos ocurrió visitarte. Las erinias me han dicho que no sueles hablar demasiado.

-¿Erinias? –Susurró la mujer firmemente, su voz no parecía debilitada, a pesar de su aspecto inmóvil- ¿eres un esclavo de las erinias?

-No precisamente. –Respondió el rubio- diría más bien….que soy un amigo.

-¿A…migo? –Dudo la mujer mostrando confusión- ¿esa palabra que significa?

-bueno….etto….-se rascaba la cabeza Naruto con una gotita en la cara- es como ser un aliado pero…

-lo contrario de “enemigo”. –definió Ichibi tan frio y parco como siempre- ¿Cuántos guardias hay aquí dentro?

-no podrás con ellos niño extraño…- le dijo Zariel viendo como “Gaara” caminaba hacia la puerta de celda, y lograba atravesarla convirtiéndose en arena levemente- son soldados disciplinados y entrenados para evitar que…

Gaara desapareció por el pasillo, y segundos después comenzaron a escucharse gemidos bajos y crujidos de huesos. Naruto sonrió algo divertido. No había cosa que cabreara más a Ichibi, que alguien le dijera que no podía vencer a otro.

-él se va a encargar…-definió Naruto apenas- y me toca sacarte de aquí. Después de todo, las erinias son mis amigas. ¿Quieres ver lo que significa esa palabra?



***********************************************


Lo último que Sasuke Uchiha pudo hacer, fue derrumbar la entrada de una caverna antes de caer agotado. Del grupo que había quedado junto a él y Shion en medio de las hordas de no-muertos, solo la princesa había logrado sobrevivir con el Uchiha. Sasuke y Shion, tuvieron que retroceder combatiendo hasta lindar con unas colinas. Se introdujeron en una cueva, con Sasuke apenas sosteniéndose con el apoyo de la sacerdotisa. Habían agotado prácticamente todo el chakra, y los sacerdotes restantes fueron cayendo en los sucesivos combates en el medio de la retirada.

Sasuke había intentado atraer sobre sí mismo toda la atención de los cadáveres. Logrando con ello, que el resto de su equipo Shinobi pudiera escapar hacia tierras dominadas por la alianza. No estaba seguro si lo habían conseguido, pero él tampoco podía hacer mucho más por esa causa. Ahora, carente de chakra y muy adolorido con su tobillo maltrecho, estaba atrapado en una cueva de entrada derrumbada, con una sacerdotisa de vaya uno a saber qué origen.

-este lugar es muy antiguo…-dijo la joven mirando los muros extrañamente tallados- creo que encontramos otro sitio sagrado.


Sasuke no le atendía, simplemente utilizaba sus últimas fuerzas físicas para amontonar algunas ramas secas a la mano. Y dejándose caer pesadamente al suelo, uso un poco de chakra Katon para encender una fogata. Era todo, oficialmente estaba fuera de combate. El puñetazo de Sunsanoo para derribar la entrada a la cueva, y el encendido del fuego, habían sido lo último que podía hacer. Muchos muertos, demasiados. Y estaban encerrados en un lugar del que probablemente no podrían salir con vida.

Afuera, las criaturas que les habían perseguido por kilómetros rondaban la zona. El derrumbe detuvo su avance, y aun se escuchaban los chillidos guturales de algunos muertos, buscando a las esquivas presas que se habían fugado. Sasuke, solo podía esperar que esos malditos no pudieran atravesar la roca en varias horas. Debía tomar un respiro, después de tanto esfuerzo al moverse herido, y tanto chakra consumido en batalla.

-lo siento…-dijo la joven acercándose al fuego y sentándose sobre sus piernas con delicadeza- mi nombre es Shion. Soy la sacerdotisa de la aldea del demonio.

-Uchiha Sasuke…-respondió el moreno- de Konoha.

Al decir eso se sintió extraño. Era una forma de identificar su origen ciertamente, aunque en su interior no se aferrara a esa descripción. ¿Aún era de Konoha? Después de tanta sangre y tantas guerras. Después de tantas muertes habidas y por venir. Uchiha Sasuke solo sabía que era parte de un clan unipersonal. Un clan de un solo integrante con vida. Y difícilmente aun de Konoha, aunque hubiese sido su lugar de nacimiento.

-¿Konoha? –consultó la joven acercándose al tendido Shinobi y comenzando a revisar sus heridas- una vez conocí a un grupo de ninjas provenientes de ahí.

Y comenzó a relatarle los eventos que la llevaron a encontrarse con Naruto. Aunque no había dado el nombre del rubio, o aun de Sakura, algunos de los detalles que fue exhibiendo le hicieron pensar a Sasuke que se trataba de ellos. El otro era un Hyuuga, aunque la joven no había dicho quién. Incluso alguno más, pero eso al Uchiha le importaba poco.

-tu chakra se convierte en luz….-le dijo cortándole los parlamentos de la historia a la mujer- ¿Por qué?

Ella sonrió, algo triste y sorprendida. Luego observó a los ojos del moreno, comprendía que los ojos de poder podían haberle mostrado más que a los otros. Mientras atendía el tobillo magullado, tratando de reforzar los vendajes y usar alguna técnica que aliviara la presión en esa zona, Shion comenzó a describir lo que la había tenido ocupada los últimos meses.

-mi aldea fue arrasada por los demonios. –Señaló la rubia- mis guardianes personales, lograron salvarme introduciéndome en pasadizos secretos bajo la tierra. En uno de ellos, encontré más que un refugio. Una cueva antigua, tan arcaica como el mundo mismo. Había pergaminos, grabados en las paredes y secretos ocultos. Secretos….que me llevaron a comprender el origen de estos ataques.

A Sasuke podría no haberle interesado para nada esta charla. Pero lo cierto era que las manos de Shion emitían un aura que estaba aliviándole la inflamación del tobillo herido. Y sumado a ese saludable avance, el final de la frase revelaba que esa mujer podía tener claves para vencer en la guerra. A veces, no hay nada más valioso que la información sobre los rivales. Sakura Haruno, le había dado una buena lección sobre ese punto.

-La historia que esa cueva contenía, las técnicas y sobre todo la información revelada, tiene comienzo hace demasiado tiempo atrás.

-¿Cuánto exactamente?

-antes de los mitos sobre el árbol sagrado. –Sonrió la joven triste- una guerra madre, de todas las que siguieron a la aparición del Juubi.

-los demonios son más antiguos que el monstruo entonces. –Añadió Sasuke fríamente- no me sorprende.

-aún hay más…-señalo Shion- según los grabados antiguos- demonios y ángeles luchaban en nuestra tierra desde tiempos antiguos. Usaban este mundo como su campo de batalla. Venían atraves de portales, que se abrían eventualmente entre los cielos, los infiernos y nuestra tierra.

-¿Cuántos mundos? ¿Cuántos cielos o infiernos?

-según los muros de esa cueva, -prosiguió la princesa seriamente- existen 6 orígenes. Dos mundos infernales. “los nueve infiernos de Baator” dominados por diablos. Con un alineamiento energético Legal-Maligno. “las capas infinitas del Abismo” lugar de origen de los demonios. Con un alineamiento Caótico-maligno.


A Sasuke todo le sonaba como cuento chino. Pero tenía que admitir que los últimos meses habían puesto a prueba su capacidad de creer, al ver los monstruos más raros de su vida. ¿Cómo no podía existir todo lo que esta chica describía? Después de todo, información era información. Al menos podría tener algo nuevo para combatir.

-nuestro mundo…caótico-neutral. –añadió la joven- y el Nirvana, a donde se supone que nuestras almas van después de morir. Legal-neutral. Además…

-¿además?

-existen dos mundos divinos. –Proseguía Shion- “Los campos benditos de Eliseo” de alineamiento Caótico-bueno. Y los “siete montes de Celestia” que son Legal-bueno. Esos son los seis mundos del cosmos. Son planos de existencia que coexisten. Aunque no en paz, me temo. Como hemos visto demonios y diablos. También existen ángeles.

Era demasiado. Para Sasuke que jamás había creído en algo más allá de su mirada, era demasiado. Estaba cansando, herido y enterrado en una cueva perdida en medio de la nada. Estaba rodeado de no-muertos, luego de haber combatido demonios y perseguido a un sujeto como Orochimaru, que parecía todo menos humano. Había sido herido por Sakura Haruno, y para colmo el imbécil de Naruto se había desaparecido a vaya a saber qué mundo. Era demasiado para Sasuke Uchiha. Demasiada información.

Y la cosa se ponía aun peor…

Unos chillidos se escucharon más fuertes en esa caverna. Shion dio un respingo y ambos miraron hacia la entrada clausurada. Las rocas se movían, vibrando como si alguien excavara del otro lado. Pronto ellos entraría al lugar. Pronto atravesarían las piedras y seria el fin. Shion podía detenerlos un poco más, pero su constitución física era aún delicada para un combate prolongado. Ella había hecho un gran esfuerzo entrenando para luchar. Pero más allá de manipular mejor su chakra, físicamente aún seguía siendo una joven civil prácticamente.

-no tengo chakra….-dijo Sasuke serio como siempre- y mi pierna ya no resistirá otro intento de retirada.


-Lo sé, Sasuke-san…-sonrió ella acercándose y el fuego que estaba cercano casi se había consumido. Pronto ambos esperarían su muerte en la completa oscuridad- lamento haberlo forzado a combatir esta guerra.

En realidad no había sido culpa de Shion, pero Sasuke entendía que era pérdida de tiempo aclarárselo. ¿Qué más daba? Ambos iban a morir y tal vez convertirse en esos cadáveres podridos caminantes. Solo cabía esperar que los ninjas de su equipo, hubiesen podido escapar del combate y avisar a la Hokage lo ocurrido. Era todo, Uchiha Sasuke se retiraba de la guerra.

-estuve buscando esta cueva durante semanas…-dijo susurrando Shion mientras se arrodillaba tras Sasuke y lo rodeaba con sus brazos por el miedo- pero ahora….es tarde…

Sasuke solo pudo pensar en su hermano Itachi. Le había fallado completamente. No pudo proteger Konoha, y tampoco restaurar su clan. Había sido un fracaso, a pesar de sus esfuerzos por reparar el daño causado. Ahora iba a morir, y nada podía evitarlo. Se sentía tan cansado, que estaba quedándose dormido en el estupor.

-Sasuke-san…. ¡Sasuke-san! –escuchaba el reclamo de la joven sacerdotisa. Demasiado bonita para estar metida en ese lio. –Sasuke-san despierte por favor….

Pero ya se iba, ya se estaba retirando. Sentía ganas de descansar, ganas de escuchar solo el silencio. Como en su mansión cuando era un niño. Como su cuarto en las cavernas de Orochimaru cuando joven. Como su carpa del campamento durante sus descansos de la guerra. Solo silencio. Y nada más.


Fin del capítulo.

arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 750
Edad : 32
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por Eva2.0 el Mar Jun 02, 2015 8:35 am

Wow que buen capítulo!! Me sorprendió el final. Con lo invencible que parecía Sasuke y tuvo la mala suerte de toparse con los no muertos en su momento más vulnerable. A ver cómo los sacas de ahi. Muy interesante esa parte.
Naruto continúa haciendo amigas ^^ supongo que la corazonada fe Nibi será cierta... al rubio le van a absorber todo el chakra otra vez xDD
saludos!

Eva2.0
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 237
Localización Listening to the wind of change
Nakus 8475

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por Mat, el Jue Jun 04, 2015 6:02 pm

Un gran capitulo y ya sacaste a la nueva viola zorros de la serie, cuanto falta para que ese chance le llegue a sakura? XD

Pobre sasuke, invasion zombie... la vdd los zombies jamas se me han echo seres de temer en ninguna pelicula ni saga y aca no es la excepcion, a ver como sale el siguiente capitulo pero me parece poca cosa para que sasuke caiga

Espero el siguiente capitulo!

Mat,
Chunnin
Chunnin

Mensajes : 354
Nakus 43733

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por masterblade el Vie Jun 05, 2015 9:33 am

Muy bueno tu fic, como siempre un gran desarrollo en cada capitulo y en la trama de tus historias.
Me gusta esas series que "redimen" a Sasuke y no lo dejan como el "emo ciego por venganza" y a Sakura como la debil que siempre tiene que ser salvada.
Espero con ansias el siguiente capitulo.
saludos.

masterblade
Aprendiz
Aprendiz

Mensajes : 79
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por arckangelblack el Mar Jul 07, 2015 2:17 am

exelentes capitulos, recien pude ponerme al dia en toda tu historia, las cosas van por buen camino ojala continues pronto la historia, ya estoy con ganar de ver a anko en la historia, hasta ahora no le diste buena participacion

arckangelblack
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Masculino Mensajes : 34
Edad : 25
Localización Bolivia
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por Alex-Flyppy el Jue Jul 09, 2015 9:27 am

Vaya, vaya....... Hubo muchas actualizaciones en vdd desps de mi ultima visita amigo (Aunqe habia estado bastante ocupado tanto en mis estudios en la U como en el trabajo), la historia ha avanzado espléndidamente y muy bn redactada.

Sasuke y Shion unieron sus caminos al enfrentarse a este nuevo enemigo que son los zombies que fueron creados por los misteriosos necromantes.

Ya quiero ver como Naruto rescata a Zariel de esa fortaleza demoníaca, mientras que Sasuke y Shion se salven de alguna forma de ser comidos por los zombis.

Espero pronto la Conti; Suerte y Ja-Ne.

Alex-Flyppy
Genin
Genin

Mensajes : 162
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por arminius el Sáb Jul 25, 2015 7:40 pm

capitulo corto. pero si seguia retrasando la publicacion ya no lo hacia mas. lamento el retraso en actualizar.


CAPITULO 26: LA HISTORIA DETRÁS DE LA HISTORIA


La revolución duró aproximadamente tres días…

Cuando Lady Zariel salió de los subsuelos que oficiaban de prisión, los guardias que custodiaban cada sector de la mansión tuvieron dos reacciones tajantes. Hubo los que se replegaron sobre si mismos para reunir un número de soldados mayor. Y los otros, que decidieron soltar sus armas y huir de la mansión donde el Archidiablo Bel, intentaba mantener el dominio a toda costa.

Naruto se sorprendió bastante. Las tropas que lograban combatir las influencias de la arena del Ichibi, se encontraban con una Zariel caminando lentamente y mostrándose debilitada. Aun así, le tenían un terror visceral. Nadie se puso al alcance de su espada en cuanto y en tanto tuvieron por donde huir. Naruto caminaba junto a la diablesa. Acompañándola y notando que su aspecto físico de carácter frágil, no condescendía con una fuerza fuera de los cabales. En cierta forma, le hacía acordar a su ex-compañera Sakura Haruno. Aunque en constante mal genio en el caso de Zariel.

Tres guerreros de aspecto humanoide la atacaron. Ella contaba tan solo con una fina espada que había levantando del suelo en algún subsuelo mientras ascendían. Y no solo anulo a sus rivales con un manejo de la esgrima difícil de imaginar, sino que les cortó la cabeza en movimientos simples y despreocupados. Naruto no pudo más que sonreír. Esa mujer era mucho más de lo que aparentaba a simple imagen.

-insectos….-susurró la diablesa en lenguaje infernal- mal entrenados, sin disciplina. –dijo enojada y continuo avanzando.


Mientras Naruto, Zariel y el Ichibi surgían piso tras piso para llegar a la planta baja de la mansión. En las afueras Nibi y Gobi habían causado el caos. El asunto era llamar la atención de la guardia de la ciudad. Por lo que Gobi, se movió por un par de bares para contratar a clanes de diablos, con la misión específica de que atacaran a otros. Les pagó por adelantado, con monedas de oro obtenidas en la mansión de las erinias. Entonces, comenzaron pequeñas guerras en cada calle interna donde esos clanes se encontraban. Nibi hizo su parte también. Se llevó a Biara a una armería, donde sedujo a un diablo de la Sima poderoso que esperaba retirar sus armas encargadas al dueño del lugar. Luego la astuta gata, esbozando una excusa cualquiera se trasladó a un local distinto, donde realizó la misma acción con otro poderoso diablo. ¿Conclusión? Ambos machos se trabaron en batalla. Destruyeron varios locales y continuaron su disputa por la hembra en medio de una plaza central. Ambos eran líderes militares, por lo que sus tropas también se cruzaron en combate feroz, que se puso aun peor con la intervención de la guardia de la ciudad.

Caos afuera de la mansión, caos adentro en la zona de prisiones.

En los primeros embates, Naruto se contuvo todo lo posible para no asesinar a nadie. Intentaba solo escoltar a Zariel, dejando la ofensiva en Ichibi que parecía mantener la situación bajo control. Pero combate tras combate fue liberándose. La sed de sangre era intensa. ¿Sería el ambiente? ¿Sería su brazo? Poco a poco dejó de importarle. Para cuando llegaron a la planta baja de la mansión, Ichibi se había trasformado en el nuevo escolta de la diablesa, mientras Naruto avanzaba por los pasillos adelante, arrasando a cuanto rival lo enfrentaba.

Finalmente, en el salón principal del lugar, Naruto y quienes lo acompañaban se encontraron de frente con Bel. El diablo musculoso y tan alto como una estatua, tenía la piel curtida de batallas pasadas. Su espadón empuñado por la derecha, y amenazaba con un aura maligna. Zariel sonrió a su antiguo lugarteniente. A pesar de tener toda la ventaja de la localia, había fallado al intentar contener el escape.


-Parece que la mitad de la guardia ha huido…-añadió Zariel satisfecha, mientras Naruto a pocos pasos delante de ella miraba con fijación a sus enemigos- se han salvado de morir.

-Mis guardias están conteniendo unos disturbios en el exterior…-aclaró Bel serio- mis escoltas personales y yo, nos bastamos para mandarte a tu celda nuevamente mujer.

Los guardias de Bel eran unos diablos con aspecto humanoide, que portaban armaduras de metal azul. Todos tenían escudo y espada. Todos físicamente imponentes, se veían solidos como rocas. Con un número de 8 guerreros, rodeaban a su señor a la espera del combate contra la ex–líder. Zariel era orgullosa, mas también contaba con una inteligencia táctica sobresaliente. Sabía que su actual estado físico no le permitía acabar personalmente a sus enemigos. Así que decidió usar a sus “amigos” tanto como para debilitar rivales, y además observar mejor las habilidades de sus acompañantes.


-Humano….-susurró la diablesa sonriendo perversa a Naruto- no hay mayor respeto para mí, que a los guerreros poderosos. Destruye lo que está frente a ti….y tendrás una aliada en mí. Lo juro por mi sangre.


Naruto sintió un escalofrió enloquecedor. Todo su cuerpo desprendía una energía extraña que comenzaba a expandirse. Cubierto por ese manto de chakra negro, atacó con ferocidad a sus enemigos que resistieron hasta donde pudieron. El brazo diabólico era tan duro como el mismo acero. Podía dar impresionantes puñetazos que doblaban la resistencia de los escudos, y desplegando sus clones combinados con el poder del Rasengan, en pocos minutos toda la guardia especial del diablo Bel cayeron muertos y destrozados. Había sangre y cuerpos desmembrados por doquier. Y Naruto contrario a su verdadera personalidad, estaba disfrutándolo mucho.


Ichibi miraba el combate junto a Zariel. Ya había visto ese modo rabioso en Naruto Uzumaki. Justo al cruzar la puerta hacia Baator. Cuando el martillo del caos se unió a Naruto y se trasformó en ese misterioso brazo armado. Esa primera vez, Naruto no había reconocido amigos de enemigos. Su furia había descargado contra todos. Pero ahora mismo, usaba el modo Sennin que había activado a conciencia, para equilibrar en cierta forma la sed de sangre que lo corroía. Era impresionante.


Zariel mientras tanto, sonreía complacida por el sangriento espectáculo. Jamás había visto a un humano con tal poder personal. Era cierto que su olor era como un semi-demonio. Pero su aspecto general seguía siendo humano. Y no era una raza muy respetada en tierras de diablos. Sin embargo, había algo en ese macho que era diferente. Tenía una extraña “doble personalidad” que hacía a la diablesa recordar el pasado. Pero demasiado tiempo en prisión, hacen perder detalles sin importancia aparente. Todo se trasforma en un pensamiento unilateral. Escapar. Y dejar un reguero de cuerpos sangrientos de traidores en el proceso.


Naruto desapareció en un movimiento, antes que nadie pudiera suponer su origen ya estaba detrás de Bel, a punto de golpearlo con su brazo diabólico. El diablo giró su cintura levemente, eludiendo con maestría aquel ataque. Luego tomó el puño extendido de Naruto, por la parte de la muñeca y sacudiéndolo en el aire lo lanzó violetamente contra una pared lejana. Como si fuera una bolsa de basura, como si no tuviera peso.

-Cuidado novato….-le sonrió Bel a un Naruto que se ponía de pie entre los escombros del muro- la sed de sangre puede olerse. No tienes el nivel para enfrentar al gran Bel. Ni tú, ni nadie aquí presente.

Zariel sabía que eso no era cierto. Que su poder era mucho mayor en tiempos buenos. Pero ahora, débil por su confinamiento podía sucumbir ante Bel. No por nada el desgraciado había estado comiendo su carne, absorbiendo poco a poco parte de sus poderes. Sin embargo, las amenazas del monstruo no hicieron que Ichibi tomara partido de ninguna forma. El llamado “Gaara”, simplemente observaba con neutralidad y de brazos cruzados el asunto.

Naruto volvió al ataque, más rápido, casi desapareciendo de la vista para intentar patear en la cabeza a Bel. Pero el diablo se agachó levemente justo antes de ser golpeado, para luego contraatacar con un sablazo de su espadón que dio de lleno en la espalda de Naruto. El rubio cayó metros más allá, y el corte que debió matarlo, apenas si había desgarrado la ropa.

-Eres más duro de lo que pareces…-admitió Bel- es evidente que tu parte diabólica está fortaleciendo tu débil piel humana. Probablemente tenga que ver ese brazo en todo. Las armas con inteligencia son muy poderosas, para que un insecto como tú la esté esgrimiendo.

-Esto….-indicó Naruto poniéndose de pie lentamente- no hay terminado. ¡JUTSU CLONES DE SOMBRAS!

10 copias de Naruto aparecieron. Y fueron a tomar partida rodeando la posición central de Bel en el salón. El diablo no pareció emocionarse, creía que eran simples ilusiones visuales.

-tu capacidad para espejar tu imagen me sorprende…-indicó divertido- pero con ilusiones no derrotaras mi espada.


Los clones embistieron en fases. Bel usaba su olfato para ubicar al original, y descubrió que era el único que no atacaba. Quiso pasar entre los clones para llegar a ese Naruto, cuando le conectaron una serie de puñetazos y patadas que no vio venir. Luego, tres clones habían creado un Oodama Rasengan que estrellaron justo en la espalda de Bel, arrojándolo al suelo en medio de una polvareda que se levantó de la alfombra roja que adornaba el lugar.

-uuuyy….-susurró perversa Zariel admirando el espectáculo- alguien tendrá su orgullo herido por esto.


Se levantó el monstruo, y gruñendo furioso observó al Naruto original con rabia redoblada. En un instante desapareció de la vista de todos, y los clones empezaron a ser cortados sin que se pudiera apreciar cómo eran atacados. Naruto no podía verlo, pero un instante antes de recibir una puñalada asesina por detrás, se giró y usó su brazo como si fuera un escudo, protegiéndose el cuerpo. El espadón de Bel chocó contra el brazo armado y saltaron chispas como el cruce de dos metales.

-eres distinto al resto de las basuras humanas lo reconozco….-sonrió bel, mientras el resto de los clones de Naruto desaparecían por golpes recibidos- pero tus trucos no me producen daño.


Naruto estaba algo sorprendido, nadie había recibido un Oodama Rasengan sin siquiera conmoverse. ¿Realmente esa piel rugosa y rojiza era indestructible? Por el momento, había demostrado ser increíblemente resistente. Se miraron fieramente, caminando alrededor como estudiando su siguiente movimiento. Bel comenzaba a considerar a ese enemigo como alguien de cuidado. Si bien ese extraño ataque anterior no le había penetrado su armadura natural, el dolor en toda su espalda era evidente. Un impacto idéntico más en la columna, y tal vez ya no caminaría de nuevo. El daño interno era considerable. Y esas… “copias” serian un problema si el humano atacaba coordinadamente. ¿Qué clase de aliado había conseguido Zariel? ¿Por qué razón la liberaron? Además del humano combatiente, estaba en espera aquel extraño hibrido que manipulaba las arenas. Se suponía que debía ser capturado y encerrado en el sello ancestral de la mansión. Las órdenes que venían de Nessus y del mismísimo Asmodeus eran tajantes. Aun así, era más fácil decirlo que hacerlo. ¿Y si buscaba una alianza con aquello sujetos? Tal vez aun podía vencer a Zariel con diplomacia.

-humano….aún podemos llegar a un acuerdo ventajoso si…

Fue tarde para todo, Naruto estaba perdido en su propia sed de sangre y no habría charla. Su ojo derecho estaba en la completa oscuridad, el brazo diabólico se fortalecía tomando la energía de su contenedor. Haciéndolo al mismo tiempo más fuerte y rápido cada vez. Desaparecieron de la vista y comenzaron a chocar violentamente por todo el salón dejando destellos, cruzando espada contra brazo. Las columnas de piedra se deshacían ante la brutalidad de los impactos cercanos. Zariel solo sonreía, estaba atestiguando un evento pocas veces visto. Un Archidiablo poderoso, el señor del primer infierno. Y ahora arrinconado por una especie de semidiablo de origen desconocido. Y junto a ella, otro tipo de criatura poderosa. El tal “Gaara”, que tenía forma humanoide pero su poder dictaba mucho de ser común. Imponía su voluntad sobre las arenas o la tierra, y todo el ambiente se volvía contra sus enemigos.

De pronto, Naruto y Bel se volvieron visibles. Estaban jadeando, uno frente al otro. Se miraban fijamente, mientras los estallidos del exterior de la mansión denotaban la derrota de la guardia personal del Archidiablo. No podían detener la revolución, fuera quien fuera el que causó el desastre, había logrado destrozar el precario orden. La última esperanza de Bel para mantener el gobierno de la ciudadela de bronce, estaba acabando. Y solo quedaba huir, al exilio, como tantos otros diablos que perdieron sus puestos en cada infierno. Como alguna vez tuvieron que huir Moloch o Azazel. Y tantos otros, que vagaban por los desiertos de Baator. Evidentemente no media el real peligro de la situación. Tal vez jamás considero que pudiese ser asesinado allí mismo.

-Ggrrrrrrr…..-gruñó Naruto bañado en sangre propia y ajena- ahh….aahhh AAAAAAAAAHHGGGGG


El rubio se tomó su cabeza, con el brazo izquierdo y el dolor era insoportable. La sed de sangre se acumulaba sin cesar, y cada segundo de esa batalla solo lo animaba a desatar más los instintos salvajes que moraban en su interior. ¿Qué era esa sensación? ¿Desesperación? ¿Odio? ¿Cólera infatigable? Naruto Uzumaki estaba furioso, como tal vez nunca había estado. Incluso cuando era un niño, y el Kyuubi lo había controlado, jamás había estado tan hundido en la furia como en ese momento. Era el poder mismo, bruto y puro. Como beber de una energía tan primitiva como el origen de los mundos.

Bel quiso retirarse, iba a usar su habilidad de trasportarse fuera de la mansión. Incluso preparaba su magia de oscuridad para dejar una sombra que confundiera al enemigo. Era mejor retirarse, retroceder en la posición y conservar la vida. Los diablos astutos como sin dudas lo era Bel, solo combatían en posición ventajosa. Estaba a punto de aprovechar esa apertura, esa “desconcentración” en el humano que gritaba, cuando la muerte lo encontró de frente. En un simple parpadeo, el brazo derecho de Naruto lo atravesó de lado a lado. La garra diabólica emitía una fuerte energía oscura, que vibraba cortando como el viento de acero. No lo había visto moverse, no sintió nada, hasta que su corazón fue arrancado del pecho como si jamás le hubiese pertenecido. Naruto entonces arrancó el corazón de su enemigo, y se quedó con ese órgano en su mano, mirando a Bel caer inerte al suelo. Todo había terminado. De una manera increíble.

-Es tu fin….alimaña….-susurró con una voz cavernosa Naruto, y sus ojos estaban completamente oscuros como un pozo- no existe armadura que no pueda romper. No existe escape de mí.

La imagen era fascinante, una criatura fuerte como toro, una torre de músculos como lo era Bel; había sido masacrado por un semidiablo que parecía un insecto en comparación física. Pero ese brazo, ese terrible brazo fuerte como el acero, había demostrado ser un arma formidable. Y sin embargo, la muerte de Bel no era algo que Zariel hubiese esperado aunque lo deseara. Nadie asesinaba a un líder Archidiablo. Era un mal negocio, rompía con el precario equilibrio político que daba estabilidad al Avernus. Y sin embargo, era el comienzo de una nueva era.

Había regresado el dominio de Zariel….la dama de hierro.


****************************


En cosa de tres días. Había casi 3000 muertos a lo largo del centro urbano de la ciudadela del bronce. Soldados, guardias locales y comerciantes fueron atrapados en la línea de fuego. En el fragor de la batalla no importo demasiado. Pero finalizó, con Bel cayendo ante Naruto, y una Lady Zariel retomando el control de la mansión principal. Logrando que las innumerables formaciones militares que estaban acuarteladas en la ciudadela, se plegaran una vez más a su servicio. Como de costumbre, algunos capitanes alegaron que la creían muerta. Que habían obedecido a Bel por simple obligación. Otros tenientes admitieron que como Bel había sido el segundo al mando de Zariel antiguamente, era natural que fuera el nuevo líder con la falta de la archiduquesa. A Zariel no pareció importarle tanta hipocresía. Formaba parte de la idiosincrasia de los diablos tal descaro.


Tres días después. Todo volvía a la calma en el interior de la ciudadela de bronce. Las tropas de guardia volvieron a custodiar los muros. Mientras tanto los comerciantes y demás diablos dedicados a los servicios básicos, retornaban a construir los locales demolidos y levantar los comercios para reabrir nuevamente. Los clanes que se habían masacrado unos a otros, nuevamente estaban comiendo en los mismos comedores y compartiendo la bebida como si nunca se hubiesen agredido. Los dos diablos de la sima que habían pretendido a Nibi, yacían muertos por los combates que se los tragaron casi sin darse cuenta.


Mientras el convulsionado núcleo interno de la gran ciudadela se recuperaba de la “revolución”. En la mansión principal del centro, Lady Zariel ocupaba el trono principal en el salón central. Había una gran comitiva con todos los capitanes, varios diplomáticos que representaban a otros señores de otras capas de infierno, y también a un general de los famosos “ocho oscuros”. Los Shogunes de cada infierno, habían decidido no intervenir entre la disputa generada por Zariel contra Bel. Había ganado la más fuerte. Y volvería a gobernar a consecuencia de ello. El Poderoso y temido Bel, ahora era un cadáver más. Yacía muerto en el suelo de piedra, frente a la nueva líder de Avernus. La señora del primer infierno, la archiduquesa Zariel. La…. “Dama de hierro” mientras que su antiguo lugarteniente, estaría colgado de la plaza principal para ser expuesto a la muchedumbre.


Lo podría parecer un simple cambio de mando, empezaría a desatar cierto número de problemas que tardarían mucho tiempo en resolverse. Y existían otros, que importaban a los Biju más que a nadie. Pero por el momento habían obtenido los permisos y las provisiones necesarias para continuar su viaje. El segundo infierno se llamaba Dis. Un páramo desolado de escombros abandonados. Y justo en el centro, la mayor ciudad que puede ofrecer todo Baator. La magnífica ciudad de hierro.

Reiniciaron su viaje, Naruto y los tres Biju. Biara recibió una orden de Lady Zariel. Ella debía informar a la líder del clan “Sol Rojo” que retornara a la ciudadela de bronce. Las erinias habían sido fieles a Zariel, y por ello habían pagado un alto precio. La dama de hierro no confiaba en nadie, pero un clan de diablesas que había sufrido torturas, vejámenes y exilio por serle fiel, merecían cierta consideración. A la pequeña erinia no le agradó para nada despegarse de Naruto. Pero no podía evitar sentirse feliz. Su madre y todas sus hermanas volverían a la protección de la ciudad inexpugnable. Biara estaba dividida, entre su deber a su sangre y el deseo de absorber a Naruto. El humano era mucho más que una presa, había enseñado a Biara cosas que jamás había conocido. Quería seguir junto a él, quería conocer a los “hermanos” que tanto buscaba. Finalmente, obedeció a lady Zariel. Aunque jurándose a sí misma que encontraría la manera de perseguir a su sensei en cuanto pudiera.


*******************************


El escenario era devastador…


En la ladera de una montaña nevada, rodeando con los bancos de neblina auspiciados por el territorio e incentivados por los ninjas de Kiri, había sucedido una de las batallas más sangrientas de la historia en el país del agua. La estrategia fue diseñada por la alianza y complementada por informes enviados desde el interior de Kirigakure atraves de las palomas mensajeras.

Habían pasado varios días desde que los grupos de tropas comandados por Kakashi, realizaron un trabajo quirúrgico de exploración. Se establecieron algunas pautas principales del mapa. Se conocía las ubicaciones generales de un cuerpo de tropas enemigos. Unos 20.000 demonios de todas clases, encolumnados tras dos demonios Bálor. Criaturas gigantes de fuego con espadas y látigos del mismo elemento. Se decía que existía un general mayor, un demonio a la altura de Azazel o Moloch. Pero los informantes de Kakashi, aun exitosos en rastrear y establecer los accidentes de terreno y el número de enemigos generales, no pudieron averiguar absolutamente nada sobre ese líder misterioso.

Desde el interior de Kiri, la Mizukage había informado que existían dos ejércitos de demonios. Y que esos 20.000 soldados, solo eran uno de aquellos ejércitos enemigos. ¿Cuántas tropas adicionales tendrían? ¿Porque razón se habían dividido esos demonios? Metidos en un terreno boscoso y nevado. Imposibilitados de invadir Kiri. ¿Por qué razón no se unían contra los ninjas?

Sobre este punto, Shikamaru Nara aportó información conseguida de la misión que Sai, Sasuke, Kiba y Shino. Al parecer, los demonios y los diablos habían traspasado el límite entre juntos. Juntos sí, pero no revueltos. Para decirlo fácil. No tenían un plan de conquista general. Simplemente eran ejércitos mercenarios rondando la tierra y saqueando o matando a placer de su “capitán” particular.

-El asunto aquí es….-señaló en la reunión del consejo de guerra en las costas del país del agua- ¿Cómo no caer en una emboscada cuando iniciemos nuestro ataque?

Si bien diablos y demonios no trabajaban juntos, nada garantizaba que el otro ejército que no había sido ubicado, pudiera intervenir en la batalla. Hubo varias horas de discusión. La alianza liderada por los Kage de Suna, Kumo y Konoha diseñaron una táctica de combate para obligar al enemigo a mostrarse. De mucho riesgo, de muchas posibilidades de pérdidas. Pero con la virtud de evitar una guerra de guerrillas desgastante. Si todo salía bien, el país del agua seria completamente liberado de los enemigos. Y tanto Kiri como Iwa volverían a la alianza para el futuro.

Luego de discutir varias estrategias, el Raikage propuso un arriesgado plan. En él, tanto su persona, como el Kazekage que se ofreció en cuanto escuchó la propuesta, ponían en riesgo su vida para lograr que el enemigo saliera a territorio despejado. Se realizaron los movimientos pertinentes. Se logró coordinar al mismo tiempo, para que la mitad de las tropas de Kiri salieran en el momento indicado a prestar apoyo como refuerzos, y finalmente incentivaron al ejército enemigo para que presentara formación de batalla en un claro entre bosques y montañas.



Como era costumbre, los ninjas tomaron el centro del campo y atacaron con jutsu de largo alcance. Los demonios, embistieron con formaciones desordenadas y haciendo gala de su ferocidad. Los primeros caídos llegaron cuando los Bálor lanzaron tremendas bolas de fuego sobre la línea frontal Shinobi. También apareció una extraña lluvia acida, que golpeó por los flancos de la alianza causando quemaduras y retirando a varios del combate por múltiples lesiones.


La segunda hora de batalla los encontró en el centro. El Raikage y el Kazekage se lanzaron al medio del terreno despejado para combatir cuerpo a cuerpo. Antes, hubiese sido una pelea en desventaja, ahora las armas plateadas equilibraban la situación. Sin embargo, para la cuarta hora de combate ambos ejércitos habían arrojado al centro del campo la totalidad de sus tropas. El Raikage y el Kazekage tenían a la mayoría de sus tropas traídas desde el continente luchando mano a mano con los demonios. Tiempo exacto, para que desde tres flancos en los bosques surgieran las criaturas pertenecientes al segundo ejército que había invadido el país del agua hace tiempo.

Algunas teorías posteriores al combate, admitieron que tal vez esas tropas intentaron aprovechar el combate ajeno para saquear despojos de una lucha anterior. Después de todo, la muerte del otro ejército mercenario poco les importaba a ellos. Pero en ese instante en particular, aquel donde rodearon a las tropas Shinobi por tres sectores distintos, fue lo que paradójicamente llevo la batalla a una estrepitosa victoria de los humanos.

-¡Defensa! ¡DEFENSA! –comenzó a ordenar el Raikage a sus capitanes de pronto.

Todos los Shinobi que aun luchaban, formaron una circunferencia en centro del campo de batalla. La posición abierta pasó a ser totalmente cerrada. Los demonios se acercaron y rodearon perfectamente a los Shinobi. No podrían escapar, era una segura victoria para las criaturas del infierno. Entonces, lord Kazekage ubicado en el centro de las tropas humanas, elevó sus manos para generar un inmenso escudo de arena por sobre la posición de sus dirigidos. Las catapultas, ubicadas en el interior del bosque donde el resto de los Shinobi conducidos por Kakashi esperaban su oportunidad, comenzaron a bombardear toda la zona sin importar adonde. Las enormes municiones creadas por Sabaku no Kankuro, tenían una carga enorme de agujas de hierro negro y kunai bañados en plata. Los cuales no dejaron de llover en toda la zona de combate durante los 20 minutos siguientes. Para cuando las criaturas quisieron reaccionar, había demasiado campo abierto para recorrer en caso de buscar un escape. Irónicamente, el centro del lugar era lo más seguro del territorio. Y ese escudo de arena levantado por el Kazekage sobre sus cabezas que evitaban a las catapultas, estaba ocupado por los ninjas de alianza.

Como complemento de una feroz y sangrienta victoria, las tropas del interior de Kiri, aparecieron justo a tiempo para terminar de acabar a los diezmados ejércitos demonios. Aunque el líder, aquel que tenía el rango de Azazel o Moloch. Nunca hizo acto de presencia. Aun así, había sido una victoria total. Y la liberación del país del agua del control demoniaco.

Una victoria brillante y reluciente, como un baño de plata.


******************************************************


Antes de escapar de Cania, Kyuubi se hizo con varias provisiones antes de continuar el viaje, mientras que Hachibi consideró que era vital recoger algunos utensilios mundanos que tal vez podrían servir al propósito de continuar el ascenso. Se fueron como llegaron, sin ser molestados y sin ser identificados por los diablos de hielo que estaban ocupados de cazar tiburones terribles y vigilar la “paz” dentro de la urbe en Mephistar. Al parecer, el Archidiablo que dominaba este infierno no estaba interesado en registrar sus dominios en la búsqueda de los Biju. Tal vez Asmodeus no había girado la orden para capturar a los renegados, tal vez el sujeto que reinaba en Cania, simplemente no le interesaba obedecer. Como fuera la situación, se agradecía el respiro.

Durante esos días de viaje que precedieron a la huida, y aun cuando tuvieron que escalar un túnel de piedras por dentro de las montañas nevadas, Kyuubi y Hachibi hablaron bastante. El zorro comentó con su hermano todo lo que había descubierto de los propios labios de Asmodeus. Mientras que el ocho colas, señalo que todos los Biju se habían reunido con las intenciones de encontrar al resto que se perdieron. Kyuubi no demostró emoción, al menos hasta escuchar que Naruto Uzumaki los estaba ayudando a buscar:

-ese niño es increíble….-sonrió el zorro, y Hachibi no podía evitar sentirse extraño viendo a su hermano con aspecto del humano en cuestión- solo le he causado problemas desde que nació. Lo convertí en huérfano, por mi causa todo el mundo lo trató como basura. ¿Y aun así me está buscando? No lo puedo entender.

Hachibi comprendió entonces, Kyuubi se sentía en deuda con su anterior contenedor. Sin dudas, Kurama jamás había formado un vínculo como con Uzumaki Naruto en el pasado. Tal vez jamás volvería a suceder.

-lamento decirte esto Kurama…-anunció el Biju con aspecto de Killer Bee- pero el Naruto que has conocido, tal vez ya no existe.

Luego le contó todo, tuvo que decirle lo que conocía de sus días previos a caer dentro del portal demoniaco. Le dijo que una antigua entidad estaba controlándolo, le dijo que ese supuesto “dios”, le obligada a absorber la energía del ambiente para controlarlo. Como la energía de los Sennin, pero en su estado más puro. Como un océano que nunca dejaba de alimentar al rio.

-no puede ser…-balbuceó Kurama escuchando sorprendido- ¿él está….muerto?

-la última vez que lo vi, combatía a un enemigo difícil. Pero…-sonrió como si no necesitara aclararlo.

-él nunca se rinde….-respondió el nueve colas mirando a su hermano fijamente, aunque con cierto alivio- no lo olvides hermano. El muy estúpido es capaz de cruzar todos estos obstáculos solo para buscarme. Nadie lo va a detener….y a nosotros tampoco.

Lo dijo con orgullo, lo dijo sin una pizca de duda. Hachibi tuvo un ligero sentimiento de celos al escucharlo. ¿Qué misteriosa unión existía entre ellos? ojala pudiera entenderlo, ojala hubiera reconocido idéntico sentimiento en su propio Jinchuriki. Así, entre confesiones y exploración de cavernas, encontraron el camino oculto en las montañas.

El Séptimo Infierno lucia como el cementerio de las civilizaciones, con sus extensas planicies de roca desnuda bajo la penumbra de un cielo negro y rojo, interrumpidas por las inmensas ruinas de ciudades abandonadas y monumentos que el tiempo ha acabado por desmoronar. Espectaculares avenidas tragadas por el polvo, magníficos palacios ahorcados por hiedras moribundas, fantásticas obras de construcción sin terminar de acabar. Abandonadas.



La ciudad de Maladomini en cambio, estaba ampliamente poblada. Era una seguidilla de obras magistrales que parecían haber sido desechadas y descartadas una tras otra, un museo moribundo donde nada parecía ser apreciado. Estas ruinas eran el resultado de la agónica insatisfacción del Señor del Séptimo Infierno, a quien la búsqueda por la perfección obsesionaba a tal punto que estaba condenado a la decepción por el resto de la eternidad. A su antojo, cientos de miles de esclavos son puestos a trabajar en minas y canteras hasta que son reducidos a polvo, extrayendo el material para erigir estructuras que pondrían en vergüenza las maravillas de cualquier mundo primario, solo para que, llegado el momento de inaugurarlas, el Señor del Séptimo Infierno entre en cólera y demande su destrucción y abandono. Por algo tan simple como una fuente que no es lo suficientemente harmoniosa, o un pórtico que no es lo suficientemente alto. Esto ha hecho de Maladomini un sitio de desperdicio y de trivialidad, donde el trabajo significa nada y la esclavizante labor jamás termina. Donde los propios sometidos aprenden a obsesionarse por una perfección que jamás podrán alcanzar, porque su propia naturaleza se encarga de impedírselos.

Actualmente, se encontraba en construcción Malagard, la más reciente de estas obras y la actual preocupación del Señor del Séptimo Infierno, se encuentra en plena tarea, aunque nadie se hace esperanzas de que este lugar vaya a cumplir con la absurda perfección exigida. En tanto que Grenpoli, conocida como La Ciudad de la Diplomacia, se levanta ocupando una de las antiguas urbes abandonadas por el Señor, donde se dice los Baatezu aprenden a afilar sus ideas y argumentos para convertirlos en las magníficamente retorcidas palabras por las que son reconocidos. Donde se aprenden la compleja trama de leyes infernales. Donde un diablo aprende a realizar tratos mañosos que se roban el alma.

El séptimo infierno era muy diferente al octavo efectivamente. Hachibi había guiado a su hermano el zorro, para encontrar el sendero interno de las montañas nevadas por el cual se podía subir al otro sub suelo. Salir de Cania, fue tan complicado en su travesía como haber ingresado. El frio glaciar y los constantes movimientos de los bloques de hielo navegantes, produjeron todo tipo de problemas para los Biju en su salida de la ciudad oculta de Mephistar. Todo por llegar a un lugar abierto y con abundante llanura. Cientos de miles de kilómetros.
Kyuubi y Hachibi caminaron durante días, cruzando ruinas y cazando los animales salvajes que vivían en las abandonadas urbes. Comerciando algunas pertenencias, intercambiando información u objetos valiosos como el oro. Se ocultaron en la muchedumbre, y buscaron cualquier rastro de chakra que pudiera existir.

-¿Cómo supones que podremos encontrar a nadie en una ciudad tan grande? –Consultó Hachibi a su hermano cuando pasaron un par de días en Maladomini- podrían estar el resto de nuestros hermanos aquí. O ninguno…

-no podemos rendirnos…-apuntó Kurama- si tú has caído hasta el octavo infierno directamente, algunos de los demás pueden estar en el séptimo.

Ambos quedaron en silencio, usaban largas capas y una capucha para cubrir sus rostros. Kurama desconfiaba de los guardias, y de cualquier diablo que pudiera delatarlos. ¿Cómo saber si no eran rastreados por esbirros de Asmodeus?

-estamos haciendo todo mal…-apunto Kurama mosqueado en un momento- buscamos sin pensar a quien.

-¿a qué te refieres?

-sabemos que he caído en el noveno infierno cuando traspase el portal. –Definió el zorro- y tú…despertaste en el medio del octavo infierno. Si todo está referido a nuestras colas…

-¿nuestras colas?

-admite que todo parece más que una coincidencia. –Señaló Kurama bebiendo una extraña brebaje con alcohol que le habían servido en ese bar donde estaban parando- incluso el estúpido rey de este lugar dijo que necesitaba a nosotros nueve, en cada uno de los infiernos. Atados a esas plataformas, extrayendo nuestro poder.

-¿y tú punto es…?

-que muy probablemente Chomei este aquí. En este infierno. Ya que ella tiene 7 colas.

-¿ “7 de la suerte” Chomei?...-sonrió Hachibi con la vista oculta en sus gafas negras tal como Bee- entonces deberíamos averiguar donde tienen un casino en esta ciudad.



********************************************


El interior de un árbol petrificado…


Una guarida como nunca se había visto. Descender por una escalera de piedra tipo caracol, caminar en la completa oscuridad. Orochimaru guiaba, Karin le seguía, y Sakura finalizaba. La oscuridad era reinante, pero extrañamente una claridad perseguía a los caminantes aun internándose más y más al lugar. Karin miraba de reojo a Sakura, cada tanto su vista no dejaba de desviarse hacia la pelirosa. Le había sorprendido que ella regresara de su enfrentamiento con el equipo de Sasuke sin siquiera un rasguño. No hizo comentario alguno, pero la observó con otro detenimiento a partir de ese momento. ¿Qué había ocurrido? ¿Cómo pudo eludir al sharingan?


-impresionante desempeño Sakura-san…-dijo Orochimaru con esa sonrisa perversa característica- fue inspirador verte anular a Sasuke-kun. Tal vez encuentres el sendero, que yo siempre he buscado.


Karin estuvo atenta a las reacciones de Sakura. Las cuales contra todo pronóstico, fueron prácticamente nulas. La joven pelirosa no parecía especialmente interesada en nada. Miraba a su alrededor, en las paredes que apenas se podían vislumbrar. Tal vez algo le atraía de ese sitio antiguo. Aunque Karin no podía precisar que exactamente. Aun así, le molestaba a la Uzumaki que Sakura Haruno tuviera era mirada tan penetrante. Como si pudiera leer a todos más allá de lo posible, como si nada pudiese sorprenderla. Era irritante.

-un poco de historia Sakura-san…-dijo Orochimaru cuando por fin llegaron al suelo- esta caverna, contiene mucho más de lo que he guardado en ella.

-historia antigua…-señaló la rosa caminando en penumbras hacia una pared- tallada en las rocas.

-originalmente renuncie a Konoha por continuar mi investigación científica. El Sandaime Hokage no consentía mi visión del futuro. Mis experimentos necesarios. ¿Por qué desperdiciar mi talento en gente que no comprende el camino del Shinobi?

-una versión retorcida de la realidad…-respondió Sakura mientras Orochimaru encendía una serie de lámparas y daba luz a todo el lugar- que oculta un profundo resentimiento al no ser elegido como el siguiente Hokage.

-Tsunade nunca comprendió lo que tenía ni lo que veía. –contraatacó la serpiente, que dialécticamente no estaba dispuesto a ceder frente a una niña- no creas en las palabras de una mujer carente de visión. Tu sensei nunca ha sabido apreciar lo que tiene a tiempo, prueba de ello, estas aquí conmigo. ¿Acaso Jirayja no murió sin obtener nada? ¿Acaso su hermano y su novio sobrevivieron lo suficiente? Tsunade es una fracasada. Y se emborracha porque muy dentro lo sabe. Lo admite.

Sakura no pareció emocionada por ganar la disputa. Simplemente usaba la mejora lumínica para explorar los jeroglíficos en las paredes. Reconocía varios de los símbolos del lenguaje infernal. Lo cual parecía poco lógico considerando que la invasión había comenzado hacía pocos años, y esta caverna tenia siglos de antigüedad.

-tal como estarás calculando, -sonrió Orochimaru al verla tan interesada en los muros- formé esta base en una caverna que perteneció a ellos. En mis primero años como renegado, caminé por el mundo buscando diversas guaridas en las cuales cobijarme. Utilicé lugares inhóspitos, y en mi búsqueda de más refugios, me encontré con estos sitios ya formados.

-¿por los demonios?

-hasta hace poco tiempo, no lo supe. –sonrió la serpiente mientras Karin hacia un esfuerzo para seguirles el ritmo de la charla y entender- pero en los sucesivos encuentros con nuestros amigos infernales, pude vislumbrar símbolos que reconocía de mis cavernas-base. Pruebas irrefutables de que ellos, estuvieron recorriendo nuestra tierra muchos siglos antes de la actual guerra.

-la misma tipología de escritura…-añadió Sakura pasando su mano por la pared tallada- tal vez sellos de protección para la cueva. O simplemente….información.

Karin ya no entendía nada, y por alguna razón no pensaba que debería interiorizarse más. Así que decidió buscar la zona de las habitaciones para instalarse, mientras Orochimaru se ocupaba de dar apertura a la zona de laboratorio. Sakura estaría varias horas, bastante tiempo registrando los muros donde los códigos extraños le contaban lo que necesitaba averiguar.

Fue cuando Sakura Haruno descubrió una antigua historia. La historia detrás de la historia. Siglos antes del sabio de los seis caminos. Siglos antes de que el primer ninja viera la luz. La tierra, no solo era el territorio de animales y plantas. Era el constante campo de batalla de diablos, demonios, ángeles y Elandrines. Cuatro mundos, cuatro dimensiones usando la tierra como zona de conflicto. Lucharon durante décadas, tomando y retomando territorios vírgenes. Usando las zonas frías y las cercanías de los volcanes para plantar sus banderas. Se mataron y dejaron huellas imborrables de sus pasos. Lo que Orochimaru había encontrado en las cavernas, eran los refugios militares que los bandos tenían.

Sin siquiera notarlo, la pelirosa había pasado buena parte de las primeras tres horas estudiando los muros. Su memoria pronto clasifico y estructuro en detalle los cuantiosos datos. Podía estar escrito en lenguaje infernal, pero los documentos decodificados de Orochimaru ya le habían dado un alfabeto básico para trabajar. Sin darse cuenta, el Sannin apareció tiempo después por la zona, habiéndole extrañado que la pelirosa no se hubiese internado en el lugar.

-¿Puedes descifrar las runas antiguas? –consultó el hombre sacándola de concentración.

-la mayoría…-indicó Sakura- existen informes rudimentarios. Datos para sus propias tropas. Me sorprenden algunos como… “el rio no roba los recuerdos” “el cielo oscuro trae ventajas” “luz y oscuridad en siclos continuos” existen algunas runas que no comprendo completamente, aunque pueden referir a nombres propios. Como sea….claramente existe mucha información en tus refugios, si son parecidos a estos.

-algunos lo son… –sonrió Orochimaru que veía su plan rendir frutos- nueve para ser exactos. Están distribuidos en variados países. Pero existen otros, a los que no he podido acceder.

-¿Por qué?

-cuentan con cierta protección…-prosiguió el Shinobi- tal vez un tipo de magia. Pero si esas cavernas son tan antiguas como estas…

-puede que sea algo más que chakra. –definió la rosa- interesante.

-hora de cenar cerebritos…-anunció Karin con cara de pocos amigos- apuesto que olvidaran comer de la… “emoción” de no ser por mí.


Sakura y Orochimaru se miraron con gesto impasible. Pero fue como si por fin recordaran que también debían comer. La investigación se colocaba emocionante y hasta podían olvidarse de las necesidades más básicas. Aunque claro, la contra de ser acompañados por alguien digamos, “despreocupada” de lo científico, era tener que soportarla el resto del tiempo que no estaban haciendo experimentos.


Sakura comprobó que el refugio estaba bien provisto. Comió y bebió para recuperarse, y antes de pensar en siquiera acomodarse en un cuarto para dormir, tuvo la gracia de encontrar el cuarto secreto donde la biblioteca de Orochimaru estaba asentada. Cientos y cientos de pergaminos, libros y demás material de estudio. Su cuerpo se había alimentado, pero su mente clamaba por más. Mucho, mucho más.

Ese fue solamente el primer día, después del enfrentamiento con Sasuke Uchiha. En la siguiente semana, Sakura pasaría la mayor parte de sus 24 horas encerrada entre los libros. Lo que a los músculos serian un entrenamiento intensivo, a la pelirosa y su mente serian esos días inolvidables. Aumentar sus poderes. Alimentar a su modo Sennin. Ese era el primer objetivo de la Kunoichi. Ya no podía permitirse ser débil. Ya no podía permitirse no saberlo todo. Absolutamente todo.

Sin embargo, Sakura sospechaba que la información en los muros de las cuevas antiguas, podían guiarla hacia los portales para encontrar a Naruto. Solo tenía que averiguar cómo funcionaban.


Fin del capítulo.

arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 750
Edad : 32
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FUERZAS DE LA NATURALEZA [+18] Capitulo 31 26/03/16

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:09 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.