That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por Naoko-Chan el Vie Jul 26, 2013 7:52 am

Bueno... Este es un nuevo fic en el que había estado pensado
desde hace un tiempo y decidí animarme a hacerlo.  Esta basado en la historia de Peter pan.
Oigh  Porque la verdad existen ciertos cuentos de Disney que amo 
desde que soy una pulguita, pero ojo en que no es una parodia o una "copia" de Peter Pan, 
¿Ok? Bueno, ojala les guste.


.~~~~~~~~..~~~~~~~~..~~~~~~~~..~~~~~~~~.


Bueno, bueno... Decidí retomar el fic luego de mucho tiempo de meditar (me tomé un año sabático meditando) pero preferí no solo continuarlo si no tambien reescribir o actualizar cada uno de los capítulos para darle más sabor. Dentro de nada subiré los capítulos periódicamente, seguro que lo haré de forma semanal pues la mayoria estan listos solo que mi tiempo en la pc es muy apretado por temas personales, sin más. Repito como lo dije hace uno o dos años, espero que les guste como a mi me gusto el escribirlo.  

Saltando
 

—Los personajes de Naruto no me pertenecen, son creación de Masashi Kishimoto.

—Esta historia fue creada sin fines de lucro, como un homenaje y adaptación de la obra "Peter Pan y Wendy" de James Matthew Barrie. Parte de las ideas presentadas me pertenecen.



.~~~~~~~~.
Prologo
.~~~~~~~~.




 Abramos nuestra imaginación un poco, solo un poco, como si existiese un mundo donde no pasan los años, donde existen criaturas de aquellos cuentos que te leían y todas las que te imaginabas en tus dulces juegos de niño.

Que tengas unos años de más o de menos no quiere decir que no creas en que existan hadas o sirenas. "Aunque los años pasen, nunca dejaras de ser un niño"- Muchas veces lo dicen a un niño cuando empieza a crecer, pero no todos creen en esas palabras... Ciertas o no, eso depende de ti y no de las suposiciones que alguien más pueda hacer, aunque te diré un pequeño secreto… Esa pequeña e insignificante frase es totalmente verdadera.


  Conozco de un joven que vivió con su propia carne la realidad de esas palabras, un joven que nuca quiso crecer, hasta que una chica apareció en su vida de juegos, caramelos y solo niños, una chica que le hizo pensar que "El vivir será una gran aventura"

Debes de estar pensando que hablo de esa corta y triste historia de aquel niño que nunca quiso crecer y no lo hizo, pues no, esta no es la historia del famoso "Peter Pan", pero ciertamente, Peter y el joven del que te narrare, tienen un cierto parecido, tal vez mucho...

Te contare de la maravillosa historia de Kyubi, Naruto para los amigos… Ahora solo abre tu mente y olvida todo lo que te han contado alguna vez del “País de Nunca Jamás”, pues estoy por contarte algo tan maravilloso, que puede que quieras ir y ser de nuevo un niño.

No es necesario ser un niño físicamente, porque dentro de todos existe un pequeño niño que espera a que te duermas para jugar contigo, para soñar. Ahora… Empecemos.




.~~~~~~~~.
N/A: Continuara…
Apenas comenzamos este viaje
.~~~~~~~~.



Bailando


Última edición por Naoko-Chan el Dom Feb 07, 2016 9:57 am, editado 21 veces (Razón : (¡Actualizado!))

Naoko-Chan
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 77
Edad : 19
Localización Es un secreto :3
Nakus 4035

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por moi-06yoyo el Vie Jul 26, 2013 8:05 am

bueno por lo que pude entender esta ..... interesante solo que has la letra mas grande por favor

moi-06yoyo
Sennin
Sennin

Masculino Mensajes : 1677
Edad : 25
Localización cuarto de sakura en su cama con ella
Nakus 102064

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por mio-chan el Vie Jul 26, 2013 11:47 am

Se me hizo muy interesante el prologo, ademas Peter Pan es una de las películas que veía cuando era mas chica Onion *o* 
Espero que pronto subas el 1 capitulo

mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo I (Actualizado)

Mensaje por Naoko-Chan el Sáb Jul 27, 2013 5:59 pm

¡Hola! Aquí esta el primer capitulo. 
Ojala les guste. Cuídense



—Los personajes de Naruto no me pertenecen, son creación de Masashi Kishimoto.

—Esta historia fue creada sin fines de lucro, como un homenaje y adaptación de la obra "Peter Pan y Wendy" de James Matthew Barrie. Parte de las ideas presentadas me pertenecen.



.~~~~~~~~.
Capitulo 1
.~~~~~~~~.





  Tal vez te preguntes como empezó todo, como es que un niño puede dejar de crecer,  o lo más importante,  porque o como decidió hacerlo. Te contaré que pasó y como pasó, pero el porqué es algo que tal vez debas averiguar por ti mismo. Un joven muchacho de no más quince o dieciséis años, con un tierno hermano menor,  una madre, un padre, una hermosa casa, lujos y necesidades bien cubiertas, pero para una época donde una primera guerra mundial ya había tenido lugar y se estimaba tal vez una segunda, la sociedad aún sostenía tenía algo aún más importante que todo lo que antes mencione, un llamado "Estatus Social".

Pero para esa época, también existían niños y jóvenes con una inocencia tan pura como el agua de un manantial, mentes totalmente transparentes, muy diferentes a las que ahora conocemos. Pero esos niños con instrucciones y obligaciones saltaban de una linda inocencia a una “madurez” en que solo la sociedad, el dinero y el trabajo existían.


Una bellísima casa, con puertas bien pintadas y talladas, pomos de plata o cobre, alfombras de seda y algodón, muebles de la más fina madera y pasillos llenos de retratos. Retratos de una familia ¿Feliz se podría decir? Un padre, una madre y dos hijos hermosos. Un joven de cabellos dorados y ojos tan azules como una piedra preciosa y un niño de ojos oscuros, un cabello alborotado de color azabache. Pero de tras de todas esas paredes bien decoradas y lujos…

—¡Tu osadía es repugnante! ¡Caminareis por la plancha!— gritaba un joven, ese que antes te mencione. Blandía una improvisada espada de madera, alrededor de su pequeño hermano de siete años, quien reía jocosamente.

—¡Tendréis que vencerme primero!— el pequeño tomó otra espada de madera, golpeándola y zarandeándola contra la de su hermano mayor —¡No me rendiré!

—¡Os arrepentiréis de vuestra altanería!- el pequeño soltó todo lo que llevaba en manos y se escurrió entre sus piernas —¡Vuelve canalla!— una risilla escapo de sus labios.

El pequeño corrió por toda la alcoba, seguido por su hermano, fueron a parar en las escaleras de abanico, los hermanos pararon en seco al oír cómo se abría un cerrojo proveniente de la puerta principal, sus padres estaban de vuelta. Trataron de volver a la habitación, tropezado uno con el otro, cayendo ambos por los escalones hasta llegar enredados a la planta del primer piso.
Las risas de ambos eran música en aquella casa tan vacía, hasta que sus padres se hicieron presentes, el pequeño los miró y se detuvo, pero el mayor seguía riendo a mares.


—Naruto, Konohamaru ¿Qué se supone que hacéis?— Pregunto el padre de ambos, mientras su esposa ayudaba a sus hijos a levantarse.

—Jugábamos Padre— el pequeño enderezó su postura.

—Así es Padre, jugábamos a los piratas— Naruto le sonrió al hombre mayor, sin preocupación alguna.

—Creo que ya estas algo grande para esas cosas ¿No es así Naruto?- lo miró firmemente, la molestia en sus ojos era evidente.

—Pero que cosas dices Padre, nunca se es grande para ser un pirata— acto seguido se dirigió a su hermano pequeño, haciéndole cosquillas.

—Sí, si se es Naruto. No es bien visto que alguien de tu edad siga pensando en esas tonterías— Naruto le miró incrédulo, su padre solía ser muy desalentador.

—Naruto, Konohamaru ¿Por qué no vais a hacer la mesa? Ya casi es hora de cenar— su madre acarició suavemente los cabellos de sus hijos —No tardaré— su esposo le miró.

—Si Madre— ambos al unísono se dirigieron al comedor.

Los padres les miraron alejarse, jugando con empujones y frases de piratas, hasta las sombras de ambos desaparecieron.

—No debiste de haber hecho eso Kushina— Minato le miró molesto.

—No es el momento para hablar con Naruto sobre esas cosas Minato, el aún sigue siendo un niño— respondió ella, con un poco de tristeza en su voz —Mi niño.

—Sabes tan bien como yo que no lo es, nuestro niño ya es un hombre. Debe de empezar mirar al futuro de una buena vez, como en que va a trabajar o que querrá estudiar— su voz tomó un tono serio y guardó su saco en el armario de la entrada —No voy a permitir que uno de mis hijos se abstenga a madurar, todo hombre en esta vida tiene que madurar tarde o temprano y más le vale a el que sea temprano— exclamó más molesto aún al recordar el comportamiento tan “infantil” de su hijo mayor, y más que todo, la negación de su esposa.

—Acabamos de salir de una guerra Minato, un tiempo muy duro— Kushina subió su tono de voz — Naruto no tuvo el tiempo para “ser un niño” en su totalidad.

—Y ya no lo será— sentenció.


 Ambos adultos siguieron discutiendo un poco más sobre su hijo mayor, sin darse cuenta que este les escuchaba desde el marco del salón. Naruto tenía pensado el preguntarles por parte de su hermano menor, el que cenarían esa noche, puesto que ambos morían por comer lo antes posible solo por no decir que tanto juego les había dejado hambrientos, pero no esperaba encontrarse con sus padres hablaban sobre su futuro un tanto incierto para él, un futuro no tan lejano en el que el empezaba a ser un hombre. Un hombre que no jugaba, no corría por el pasto, no lloraba al lastimarse, que ya no era un niño inocente.

“No quiero, no quiero trabajar, no quiero usar trajes y estar todo el día en una oficina” — volvió con u hermano, con la excusa de que la cena era una sorpresa. Vaya sorpresa.

Esperó que llegase el anochecer, muy callado y pensativo, en el momento que supuso que sus padres habían caído en un profundo sueño, comenzó a revisar y evaluar todas aquellas posibles salidas de la casa. Cuando al fin se decidió que el irse por medio del balcón de su habitación era la forma más sigilosa de huir, junto y amarró varias de sus frazadas de dormir, bajó hasta la primera planta de la casa y tomó de una de las cómodas del salón, su cuchillo de caza, uno de sus obsequios de ese cumpleaños.
Al terminar volvió de nuevo a su alcoba y noto que su pequeño hermano le miraba aun adormilado.


—¿A dónde…— bostezó —…Vas Naruto?— Konohamaru frotó suavemente sus ojos.


—No lo sé, pero será un lugar maravilloso ¿Vendrás conmigo? — le animó sentándose a su lado —Podríamos ser unos  piratas de verdad, cuando y como quisiésemos ¿No te gustaría?— revolvió sus cabellos y le propinó una gran sonrisa.


—Pero ¿Y Mamá y Papá?— El niño parecía querer ir con él, pero no estaba del todo seguro de a donde quería ir, aun así su hermano le sonrió y le hizo acostarse. Un buen hermano no mete en embrollos del que no sabe si podrá salir a sus hermanos pequeños ¿Cierto?


—Está bien Konohamaru, tu solo duerme, volveré mañana en la mañana— susurró durmiéndolo entre sus cobijas y almohadas, con un ultimó abrazo se levantó..


El rubio miró a su pequeño hermano una vez más y sonrió para sí mismo. Bajó por aquel balcón y corrió hacia un parque no tan cercano que se conectaba con un gran bosque y sin más corrió hasta que las luces dejaron de verse o dar alguna señal de encontrarse cerca y buscó un lugar para poder dormir. Consiguió un gran árbol, con raíces sobresalientes del suelo, formando un pequeño hueco donde su cuerpo podría descansar, con algunas hojas de palmos hizo un intento por recostarse a dormir, pero antes de recostarse del árbol, un brilló llamo su atención, una pequeña luz qué se movía de un lado a otro.
Se levantó con cuidado y tomó en sus manos la pequeña luz, mirándola bien de cerca aquello que vio lo impresionó totalmente, algo parecido a un micro-humano con una especie de alas, aquella especie de ser lo miraba asustado o asustada, pero el solo le sonrió y le soltó a su lado, en su mente aparecieron miles y miles de ideas de que ser podría ser ese y al llegar a una conclusión cerro sus ojos.

"Conseguí un hada"— suspiró con los ojos aún cerrados.

La pequeña criatura volvió a tomar vuelo y se posó entre a los ojos del chico, en la punta de su nariz, dejando verle por completo cuando el volvió a abrir sus ojos, era una pequeña hada de cabello largo muy oscuro, vestida con un largo y extraño “vestido” blanco, como si hubiera salido de algodón totalmente puro.


—Eres muy linda eh— rio al pensar que tal vez ya estaba alucinando, y que hace tal vez unas horas alguna especie de animal estaba cenándolo o lo había dejado inconsciente.


La pequeña hada empezó a hacer sonidos extraños, los cuales Naruto no comprendía en absoluto. Pasaron minutos allí, el rubio se divertía cada vez más con los cuchicheos extraños de la minúscula hada, incluso la cara sonrosada que está tenía que para él era de tanto "hablar". Pasaron un largo tiempo ahí, divirtiéndose ambos, hasta que el hada se quedó muda y decidió sentarse en el hombro de el, este la miró y después al cielo, encontrándose con una gran estrella brillante que sin mucho esfuerzo le hizo sonreír, volviendo luego a mirar a el hada que parecía bostezar recostada en su hombro.


—¿Conoces algún lugar donde pueda quedarme así?— preguntó, pero al tomar en cuenta que tal vez se hallaba hablando solo comenzó a reír.


No paso medio segundo, cuando noto que el hada estaba ahora frente a él, señalándole con mucho ímpetu aquella estrella que acababa de admirar, Naruto solo atinó a levantarse y poco segundos después... ¡Estaba volando! ¡Estaba volando como un pájaro! Naruto daba vueltas en el aire, en este punto ya estaba totalmente fuera de sí, no podía creer que en realidad estaba volando, pero si ahora existía un hada hace no mucho estaba sentada en su hombro pues... Era un poco más creíble el poder volar.


—Entonces eso significa que... Sí eres real— susurro sonriéndole alegremente —¡Eres real! — se dejó guiar por el hada, estaba seguro que ella sabría dónde encontrar ese lugar que el buscaba. Y si no era así, ya nada le costaba arriesgarse.

Ella lo llevo a la estrella, y apenas se acercaron lo suficiente como para salir de la atmósfera... Desaparecieron, dejando solo un pequeño rastro de polvo brillante al rededor del cielo, Naruto se sentía en un inmenso sueño.


Huyó a un maravilloso lugar llamado “El país de Nunca Jamás”. Un lugar tan expendido como su nombre lo sugiere, con todo tipo de criaturas, lugares, maravillas y secretos.

En la mañana sus padres le buscaron por doquier, incluso llamaron a la policía para buscarle pero, al pasar una tras otra semana,  jamás pudieron dar con su paradero. Hasta su ultimó respiró Kushina y Minato no dejaron de pensar en Naruto, el que o el cómo les dejó de importar con los años, su niño se había ido para nunca volver.

Años después, ya Naruto era un gran cazador, con vestimentas muy diferentes a aquellas que llevaba la noche que conoció a “Hinata” o al menos así la llamó el, había creado un lazo no solo con el hada o todas las hadas que cuidaron de el al igual que las ninfas y sirenas, sino también con el país de Jamás. Ahora bien ¿Dónde fue? Nadie lo supo, pero en aquel lugar Naruto cambió toda su vida entorno a los juegos y jugarretas, su mente poco a poco olvidó cosas tan importantes como a su padre, luego a su madre y solo vagos recuerdos de esas dos personas rondaban por su cabeza cuando dormía o sentía la soledad, recuerdos tristes y felices. Pero su hermano jamás salió de sus recuerdos.  

Un día se decidió y volvió por su hermano pequeño Konohamaru, ya no era su hermano precisamente pequeño, había crecido tanto o más que él. Ahora era todo un hombre, incluso mucho más mayor que él, con una gran familia, le siguió la pista por un tiempo y poco a poco indagó sobre la vida que el llevaba; tenía unos hermosos hijos, una encantadora esposa, una casa y un trabajo a su parecer...  No soporto ver todo lo que su pequeño hermano había crecido en tan poco tiempo, y terminó huyendo a “Nunca Jamás”. Pocas veces volvía a ver a los niños soñadores igual que él, o incluso a mirarlos jugar.



Unos días en Nunca Jamás, pueden ser meses o años en nuestro mundo... O también puede ser precisamente al revés.




.~~~~~~~~.
N/A: Continuara.
.~~~~~~~~.





Bailando


Última edición por Naoko-Chan el Dom Feb 07, 2016 10:02 am, editado 2 veces

Naoko-Chan
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 77
Edad : 19
Localización Es un secreto :3
Nakus 4035

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por Ia Shael el Sáb Jul 27, 2013 9:46 pm

Hey, tu historia está súper interesante. Si la desarrollas tan bien como parece que lo harás, entonces será genial. Tan sólo un consejo: cuida los acentos porque te saltas demasiados.

Un beso, y espero conti Very Happy

Ia Shael
Novato
Novato

Mensajes : 13
Edad : 20
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por mio-chan el Lun Jul 29, 2013 1:58 pm

Onion TT Pobre Naruto, se debió haber sentido mal cuando volvió por Konohamaru y vio que ya era grande y estaba casado y con hijos,
y se debieron haber sentido mal Minato y Kushina cuando no estaba Naruto,
cada vez me va impresionando mas tu fic, ya quiero ver cuando salga Sakura
Espero el próximo capitulo

mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por SALAMANDRAHANSUKO el Dom Ago 04, 2013 12:29 pm

Me gusta mucho Peter pan (la pelicula ¬¬ nunca me eh leido el libro) es bueno leer una historia que tenga algo de la obra de J.M Barrier (y mas si se usa el anime/manga Naruto como protagonista y como pareja de sakura )*.* me emociona, estoy ansiosa por ver la aparición de sakura (tendra la misma edad de Naruto cuando él se fue de la casa?) u.u a por cierto muy impactante ha debido ser para Naruto saber que su hermano crecio, tiene trabajo y formo una familia.


Estoy impaciente por leerme el siguiente capítulo.


Bye

SALAMANDRAHANSUKO
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 103
Localización En el lugar mas recondito del Mundo
Nakus 1600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo II (Actualizado)

Mensaje por Naoko-Chan el Sáb Ago 10, 2013 3:21 pm

Aquí esta el segundo capítulo, gracias por sus comentarios
Espero que les guste, Cuidense.



—Los personajes de Naruto no me pertenecen, son creación de Masashi Kishimoto.
—Esta historia fue creada sin fines de lucro, como un homenaje y adaptación de la obra "Peter Pan y Wendy" de James Matthew Barrie. Parte de las ideas presentadas me pertenecen.



.~~~~~~~~.
Capítulo 2
.~~~~~~~~.




  Seguro esperas que te cuente, como se conocieron el chico rubio y esa linda personita que, por primera vez, le hizo pensar en querer crecer y vivir, con ella. Por mala suerte, aún existen muchas cosas que debes de saber, pero estas cosas pueden llegar a ser más interesantes de lo que crees.


El rubio había pasado más de cinco décadas visitando cada parte del mundo, seguía siendo aquel "niño"  en un cuerpo un tanto maduro por así decirlo, pero a pesar de eso, los demás niños que vivían en Nunca Jamás, le trataban como un niño más, solo que era un poco más grande que ellos, podía cuidarles y enseñarles cosas como usar una espada, un arco, una caña de pesca, lenguajes de criaturas de la isla o incluso contarles maravillosas historias.

—¡¿Y qué más pasó Naruto?!— exclamaba un niño pelinegro, mirando al mayor de ellos dramatizar el cuento.

—La niña y el dragón  volvieron a la ciudad, quemando y degollando a todo aquel que se interpusiera en su camino, y al llegar a la gigante mujer cerdo...— hizo unos minutos de silencio al terminar de degollar unas de las figuras de madera, miró a los niños, y lanzo su espada a una de las paredes del roble, impactando con una vieja pluma de mil colores —La desgarraron, golpearon y torturaron, hasta que suplicó clemencia por su vida y huyó— una sonrisa de satisfacción apareció en las caras de todos los niños —La niña vivió feliz para siempre con el dragón. FIN— Al terminar, Naruto sonrió de oreja a oreja, flotando hasta su espada incrustada en la pared.

—¡Bien!— todos los niños con extrema felicidad comenzaron a dar saltos y a destruir lo poco que quedaba de las figuras de madera


Imagino que no sabes como llegaron estos pequeños a nunca jamás, pues es un pequeño secreto que aún guardan los grandes jefes de las islas, así que presta atención y no lo olvides, porque te podría pasar a ti también.

"Cuando un bebé se cae de su cuna, si a la semana no le encuentras, aparecerá en Nunca Jamás" Creeras que es absurdo que un bebé se caiga de su cuna y aparezca de la nada en un lugar tan "extraño", pero no solo los bebés pueden perderse de esta forma, si no me crees, tienes a nuestro rubio amigo como ejemplo. Las hadas y ninfas de Nunca Jamás suelen encontrar a estos “Niños perdidos”, su inocencia y dulzura las hace querer llevarlos a Nunca Jamás para jugar y correr con ellos. Las criaturas de Nunca Jamás adoran jugar con los niños y cuidar de ellos, en especial una especie de antigua hada mágica que Naruto llama “Abuela”.


—Niños perdidos, ¡En fila!— Naruto envainó su espada —Hey... ¡¿Dónde están Gaara y Kankuro?!— Preguntó molesto, contando a cada uno de los niños.

—Se fueron a la mitad del cuento— uno de los niños con marcas triangulares de guerrero en sus mejillas señaló la salida del escondite.

—¡¿Qué? ¿Y por qué no me dijeron nada?!— Naruto dio algunas vueltas en el aire, un poco estresado. Esos dos niños solían ser problemáticos, igual que él, pero no era un buen momento para que los piratas los encontraran y les sacaran los intestinos para dárselos de cenar a los cocodrilos —Ya que... Iré a revisar si ya se los trago la arena— Sonrió ampliamente y después de escuchar a los niños reír, fue por esos dos niños traviesos.

El rubio busco a los niños en todos los rincones de Jamás, y luego de dos horas los encontró fabricando pequeñas catapultas de lodo al otro lado de la isla junto a lo que parecía de lejos algunas rocas cubiertas de lodo o mejor llamados “trolls nunca”, apuntando a una manada de flamencos y aves nunca que se bañaban en un lago cristalino.

—¿Qué creen que hacen?— Naruto floraba sobre sus cabezas, mirando a donde apuntaban —Y ¿Por qué no me invitaron?— rio colocando un poco más de lodo sobre la preparada munición.

—Salimos a buscar bayas Azril y los Nunca nos dijeron sobre esas aves aseándose— habló Kankuro, el niño más grande antes de Naruto, con algunas marcas sobre su cara y una sombrerera de lobo hechas de piel de lobo real le paso a su líder unas bayas en sus manos —Luego de recogerlas vinimos Naru.

—Y el cuento estaba aburrido— respondió ahora Gaara, uno de los niños perdidos más pequeños, pero el más travieso y calculador —Los pájaros esos se irán si no atacamos— Los trolls se apilaron y junto a Gaara prepararon más catapultas.

Después de ayudarles a bañar esos pájaros rosas y arcoíris en lodo, los llevó consigo de vuelta al escondite del árbol del ahorcado, no sin antes dejarles de cabeza un rato, hasta que sus caras se sonrosaran por el exceso de sangre fluyendo en ellas, como venganza de no llevarlo con ellos para hacer semejante broma. En el camino los llevo a buscar un poco de helado en la reserva que hacía tiempo habían construido el y los demás niños, alimentada de un riachuelo de helado que habían encontrado hace mucho tiempo.

—¿Por qué no llevan ustedes el helado con los demás? Y yo... Creo que buscare a Hinata en donde sea que esté— saliendo de la reserva con montones de helado, Naruto de alzo en los aires —Pronto oscurecerá y conociéndola puede perderse en el bosque.

—¡¿Qué?! ¡Pero si el escondite está muy lejos! El helado estará derretido para cuando lleguemos— se quejó Kankuro mientras el rubio volaba arribar de ellos.

—Los veré después~ Avisen a los demás— Naruto soltó algunas carcajadas de ir en busca de la pequeña hada —Por cierto, corran. Los piratas deben estar por hacer su “Búsqueda de la tarde”.

Pasó un largo tiempo buscando al hada,  buscó en el bosque, la jungla Jamás, las praderas, la playa, el valle de las hadas, lago de las sirenas, las cuevas del hombre muerto, el bosque tiki e incluso en las Bahías caníbales, pero después de una ardua búsqueda, decidió refrescarse con algo dulce, y la encontró recostada sobre una de las nubes del atardecer, con la cara repleta de caramelo, y un gran rastro de que estaba a reventar de tanto comer, al verlo, la hadita subió su mano y lo saludo con una linda y tímida sonrisa.

—Entonces te escapaste a tomar un bocadillo. Es tu culpa que todo lo que este hecho de dulce en Nunca Jamás esté en peligro de extinción— Mencionó Naruto,  riéndose del estado de sobredosis de azúcar del hada —Vamos Hinata, ya va siendo de noche y tenemos que volver para la cena, hoy tenemos helado.

Tomó con cuidado a la pequeña hada subiéndole a su hombro, mientras esta le contaba por qué y el cómo se encontraba allí,  el muchacho seguía volando hasta llegar a la estrella que le llevada al mundo "real", la segunda estrella ala derecha si mal no recuerdo. Junto a Hinata, siguió con una búsqueda que hacía mucho habían comenzado juntos.


Algunos días, el chico y el hada se escapaban del País Nunca Jamás en busca de algún o alguna Cuenta Cuentos, pues los cuentos que el recordaba de una muy vaga forma, eran solo aquéllos que su madre alguna vez le había contado de pequeño y ya era hora de cuentos nuevos,aquellos estaban muy obsoletos, y él no era del todo bueno con eso de inventarse nuevos cuentos, pues pocas veces lograba terminarlos con buenos finales.

Con el tiempo y largos viajes, habían escuchado decenas de cuentos en diferentes partes del mundo, podía entender todos los idiomas, gracias a un don que las hadas le habían regalado pasados muchos años de cuidarles de las criaturas con malas mañas de hacerles jugarretas, como al algunas veces les hacía, y aunque muchos de esos cuentos eran de cierto forma muy interesantes, no tenían esa chispa que el buscaba para ser una historia que recordar y contar a sus amigos.

Mientras más avanzaba el tiempo en el mudo, menos Cuenta Cuentos podía encontrar, o esos Cuenta Cuentos contaban no siempre historias muy agradables a los oídos de un niño, lo cual entristecía mucho a Naruto, porque los cuentos les daban la opción de poder imaginarse cosas tan maravillosas y fantásticas, pero en estos tiempos, el imaginar cosas tan maravillosas es solo de inocentes con mentes muy abiertas y libres, ya la imaginación no era algo de mucha importancia para la mayoría de las personas.

La creatividad estaba pasando a segundo plano, y eso hacía a Naruto el odiar con más razones el mundo donde la madures seguía siendo algo obligatorio.


Ya era de noche, y había buscado por horas, estaban en un lugar con casas enormes, unos grandes jardines por no decirles gigantes y algo que parecían pequeños lagos muy azules, con piedras brillantes en el fondo.

—Que raro es este lugar Mhm... ¿No es así Hinata?— Susurro el, a la que Hinata revoloteaba a su lado, mientras este se sentaba en el techo de una de las casas, el hada respondió tintineando en su idioma un "Lo es" y se sentó en la cabeza del muchacho.

Un ruido alarmo a Naruto, era el sonido de metal contra metal y el conocía bien ese característico sonido que hacían dos barras de un buen metal bien afiladas al chocar ¡Eran un par de espadas chocando! Asomó sus curiosos ojos por una de las ventanas abiertas de la casa en busca de esas espadas, y no pudo creer lo que vio. Era una niña con una espada tremendamente fina como una vara, peleando con otro niño un poco más pequeño que ella con una espada igual a la de ella, notó que ambos llevaban unos extraños trajes blancos, y también que no paraban de sonreírse el uno al otro, él siempre sonreía al pelear, pero no era la misma sonrisa que él le regala siempre a sus enemigos, pues sus sonrisas eran burlonas y socarronas, típico de él.

—Touche— La muchacha tocó al niño con la punta de la espada mientras esta se doblaba en forma de arco ¡Se doblaba! —Se acabo Shika— era más que algo alta a comparación con el niño, con ojos verdes y un extrañísimo cabello rosa que vaya... A Naruto le estaba gustando mucho.

—Bien prima, ganaste otra vez... ¿Cuándo dejarás de aplastarme y me mostrarás a pelear de esta forma? Ya no soporto la idea de que me despedaces no solo en esgrima si no tambien en todo lo que hacemos cuando papá me deja visitarles— comentó el  niño de una forma muy educada, esas palabras no eran las que esperarías de un niño con ese tamaño. Tenía un peculiar cabello oscuro recogido en forma de piña y ojos igual de oscuros.

—Cuando seas más alto que Deidara, ese día, te enseñaré a como vencerme en cada una de las cosas que me pidas— la muchacha acompañando su comentario con una cálida y contagiosa carcajada, cosa que dejó hipnotizado a Naruto y molesto un poco al hada.

—¡Entonces ya verás! Haré mucho ejercicio con el entrenador de mi madre, tomaré mucha leche y comeré todo lo que mi nutricionista  y mi doctor me receten, en poco tiempo seré más alto que tú, que Deidara, y que todos en la familia— el niño sonrió ampliamente, dejando su espada en una especie de vasija, al igual que la muchacha.

—Seguro que si Shikamaru, no dudo en que serás el más alto— mencionó con dulzura la chica, quitándose el traje blanco, quedándose en un pijama verde esmeralda, se acostó en una de las camas de la alcoba, y el niño se acostó en la otra cama cuando se quitó también el traje y lo guardo en un armario —Ahora duerme, tu madre vendrá temprano a por ti— murmuró la muchacha levantándose para cobijar al niño y besar su frente.

—Está bien... Pero cuéntame un cuento antes de dormir, eres la única que sabe contar buenos cuentos— pidió el niño mirando a su prima fijamente bien acurrucado entre las cobijas, y no solo él le miraba, también el rubio que ahora estaba más interesado en saber qué clase de cuentos contaba la muchacha.

—Bien, pero debes dormirte cuando lo termine. A ver... ¿Qué te parece Ali Babá y los cuarenta.. No, mejor Los sesenta ladrones?— a los segundos este asintió mientras ella caminaba hasta la vasija donde reposaban las espadas y tomó una entre sus manos —Hace muchísimo tiempo en las tierras Persas, existió un muchacho que era leñador, muy audaz, lleno de valentía, y pobre. Deseaba poder casarse con una de las muchachas más adineradas de su aldea, pero para hacerlo debía ser también muy adinerado, había escuchado de un gran tesoro en las afueras de la aldea, en el ardiente desierto, él amaba tanto a esa adinerada muchacha, que salió en busca del gran tesoro...


El cuento se hacía más emocionante con cada palabra que la chica de cabellos rosados decía, no era solo un cuento de un muchacho viajero o con ambiciones de riquezas, sino de cómo logró escapar de grandes problemas con un numerosos bandidos, también de cómo aprendió a utilizar una espada y como logró llegar hasta el tesoro de una forma escurridiza. Ese cuento había fascinado al rubio, y eso que no pudo escucharlo hasta el final, ya que apenas el niño había caído dormido la chica detuvo su historia, guardo la espada y demás cosas desordenadas, se acostó en su cama y se durmió.

Naruto memorizo cada parte de ese lugar, al igual que el rostro de la linda chica. Quería volver las siguientes noches, para escuchar más cuentos, y aunque no lo aceptara también para verla a ella. La hadita halo de uno de sus dedos, pidiendo volver a Nunca Jamás antes que amaneciese, a regañadientes el le hizo caso y volvieron a Nunca Jamás esa noche.


Se prometió a si mismo volver cada noche a escuchar sus cuentos, no sólo porque eran tal y como él los había buscado por tanto tiempo, sino también porque algo en esa muchacha le hizo sentirse... Raro, y eso no era algo normal. Además, le gustaba sentirse así.




.~~~~~~~~.
N/A: Continuara...
.~~~~~~~~.




Bailando


Última edición por Naoko-Chan el Dom Feb 07, 2016 8:00 pm, editado 1 vez

Naoko-Chan
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 77
Edad : 19
Localización Es un secreto :3
Nakus 4035

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por mio-chan el Sáb Ago 10, 2013 3:51 pm

Yeii ya apareció Sakura Onion *o*  y parece que ya conquisto a Naruto con sus cuentos, lastima que se tuvo que ir por la fastidiosa hada Onion ._.   espero que si cumpla su promesa y vaya ver a Sakura todas las noches para escuchar sus cuentos,
espero que pronto subas el siguiente capitulo
Onion ok Onion bye 

mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo III.

Mensaje por Naoko-Chan el Mar Sep 10, 2013 12:14 pm

Capítulo III.:



  Muchas veces, al mirar en lo que nos hemos convertido con la supuesta evolución, y los supuestos avances, solo nos queda mirar en lo bajo que hemos caído. Como personas que somos, hablamos de cosas racionales, o incluso hipotéticas, pero nos reímos de la imaginación que algunos puedan tener. Nuestro mayor tema de conversación se encuentra rodeado de cosas íntimas, y como todos sabemos, la persona menos experimentada en esos temas, siempre es un punto para la humillación o degradación, pero ¿Por qué siempre el más inocente es el que recibe más burlas? ¿Qué no vemos que alentamos a esa persona a mentalizarse que pasta ser aceptado debe de ser menos inocente, o incluso carecer de la inocencia? No somos seres perfectos, porque, sin importar que, olvidamos algo que seguro nos haría más humanos "El inocente no es tonto, tonto es el que no disfruta de su propia inocencia" ¿Te has llegado a preguntar si alguna vez disfrutaste de eso?
 
 
-Pero ante sus propios ojos, se encontraba nada más y nada menos que el pirata más temido en toda alta mar. El "Príncipe Pirata" llamado así por haber huido de convertirse futuro rey de una nación que después el mismo llevo a la ruina, para convertirse en el pirata mas sanguinario que ha podido existir. Su cabello oscuro como el alquitrán al igual que su corazón; una piel blanca como la nieve, para ver el color carmesí de la sangre de sus oponentes al salpicar sobre el, y un par de perlas negras como ojos, que al momento de quitarte la vida, muestran las marcas de tu muerte segura, tornándose rojos como la misma sangre. El pirata sin corazón mas joven que ha cruzado alta mar...- Miró a su primo acostado en la cama de invitados, abrazando las sabanas de ceda con mucho afán, sonrió macabramente asustándole más aún -Una persona incapaz de amar, aunque conoció a más de mil doncellas hermosas al saquear diferentes barcos y puertos, a cada una de ellas que se atreviese a mirarlo a la ojos para seducirle o mentirle le cortaba la cabeza- Con sus finas manos tomo una galleta y mordió con fuerza la cabeza de esta.


-¡¿Qué!?¿Solo por mirarlo a los ojos? Que... Que mal genio- Mencionó el niño en la cama, evidentemente muerto de miedo.


-Cenicienta no tenía salida, el príncipe estaba en algún lugar del barco, y con el Príncipe Pirata en su camino jamás llegaría con su amado. Apretó el mango de la espada, y lista para atravesar el corazón del pirata, levanto ambos brazos con la espada entre sus manos y con pasos rápidos encaró al joven, que apuntaba a su cuello con un arma de fuego, pero aun así ella no tenía miedo y conteniendo el aire presionó la espada en el pecho del pirata, advirtiéndole, que si ella lo deseaba, podía atravesarle el corazón. Subió su mirada a los rojizos ojos del chico, y la fría pero melodiosa voz del chico le hizo temblar "No serias capaz de arrancarme la vida ni aunque tu vida dependa de ello, y lo hace" Dijo el pirata sonriéndole sin miedo alguno de poder morir...-   Poso su dedo en pecho del niño y sonrió tan macabramente que lo hizo helarse.


-Discúlpenme, si no es mucha molestia, ¿Me prestarías a Sakura un momento pequeño Shikamaru? La Señora Chiyo ha venido a hablar con ella, y la esperan abajo- Interrumpió un rubio, recostado del marco de la puerta.


-Cla... Claro Deidara- Respondió el niño temblando de miedo, y después miró a la chica -Ve Sakurita, no hagas esperar a la Señora Chiyo, recuerda tus modales.  Mientras tanto yo dormiré.


-Claro Shikamaru, tu duerme- Besó la frente del pequeño y fue con su hermano hacia la salón-¿Quién es la Señora Chiyo? Y ¿Cuál es la razón de que Mamá y Papá quieran que hable con ella?- Preguntó Sakura, antes de llegar a la sala.


-No lo se y tampoco lo se, solo me han contado que ella nos ayudara con ciertas cosas en la casa- Respondió el rubio siguiendo a su hermanita.


- Espera, ¿Qué? ¿Reemplazarán a Nana? Ellos no pueden hacer eso, Nana nos ha cuidado muy bien. Es nuestra Nana desde que tengo memoria- Recriminó ella enojándose un poco.


-Sakura, tranquilízate, no te molestes sin saber los hechos, nuestros padres nos dirán que es lo que pasa, que hará la Señora Chiyo aquí, solo compórtate y estate callada como siempre- Dijo Deidara tratando de calmar un poco a su hermana.


-Como digas...- Murmuró Sakura algo fastidiada.


Al llegar a la sala, ambos saludaron a la mujer sentada en uno de los muebles. La Señora Chiyo era una mujer de una edad madura, no tenía la más mínima pinta de ser una tierna abuelita, su presencia emanaba seguridad y sabiduría,  cosa que intrigaba más aun a Sakura. Al sentarse, Deidara y Sakura se quedaron en total silencio mientras sus padres charlaban con la Señora Chiyo, pero ambos ignoraban por completo de lo que hablaban.


-Sakura- Llamó su madre mirándola fijamente.


-¿Uhm? ¿Si madre?- Pregunto ella saliendo de su trance que le mantenía ajena a lo que sus padres hablaban.


-¿No le ofrecerás a la Señora Chiyo algo?- Dijo su madre, con un tono molesto.


-Claro...- Miró a la Señora -¿Desea tomar algo Señora Chiyo?- Pregunto Sakura mirando a la anciana.


-Un Té de frutas por favor- Respondió la anciana mirando a Sakura sin ninguna expresión.


-Está bien- Sakura miró a sus padres y a su hermano, esperando que tal vez alguno también pidiera algo más.


-También me gustaría un Té, querida- Respondió su padre sonriéndole un poco, aunque aun así Sakura supo que era una sonrisa falsa.


-Y yo un Té helado- Dijo su hermano rubio sonriéndole ampliamente.


-Me gustaría un poco de Té de hierbas- Mencionó su madre mirándola fijamente, notando cada uno de sus movimientos.


Ella se dirigió hacia la cocina, preparó cada una de las bebidas al igual que una para ella. Al volver a la sala, escuchó parte de la conversación que sus padres tenían con la mujer, acerca de ella.


-Es distraída, se la pasa distante al momento que los mayores hablan de un tema que a su parecer, no ha de importarle- Escuchó la voz de la mujer anciana - Será un trabajo difícil, pero les ayudare.


No quiso escuchar más, y entró en la sala. Sirvió las bebidas y se sentó junto a su hermano, que le abrazo con uno de sus brazos, como si le estuviera reconfortando por alguna razón, cosa que hizo molestar a la chica, y de gran forma. La anciana mujer tenía un gran interés en la vida de Sakura, que cosas le gustaba hacer, cuáles no, en que se destacaba y en que necesitaba refinarse más. A Sakura no le gustaba la idea de hablar con esa mujer sobre sus cosas personales, se sentía invadida, y para colmo la señora se empeñaba en criticarle la mayoría de sus habilidades. Finalmente Sakura perdió los estribos al momento en que la mujer comenzó a entrometerse con sus sueños para el futuro, y sus relaciones con hombres de otras familias en el mismo estatus que ellos.


-No creo que usted se encuentre en posición de preguntarme o criticarme en este tipo de cosas Señora Chiyo- Dijo la muchacha con algo de molestia, ganándose unas miradas de reprobación, proveniente de ambos padres,.


-Bien dicho Señorita Sakura. Pero creo que antes de replicar a esa respuesta indecente, respóndeme algo más ¿Tu habitación es compartida?- Dijo la anciana sin perder su postura.


-Pues comparto habitación con mi primo y algunas veces con mi hermano- Respondió Sakura mirando a la mujer con intriga.


-Entiendo- Dijo la anciana levantándose de su asiento -Me gustaría saber cómo llegar a mi habitación Señores Haruno, así podré decirles a los de mudanza cuando vuelva a donde deben de dirigirse.


-¿Habitación?- La muchacha miró a sus padres, esperando lo peor.


-La Señora Chiyo será una institutriz para ti por un tiempo. Creemos que necesitas empezar a comportarte de otras formas si queremos que te comprometas antes de tener dieciséis- Respondió su madre sin vacilar ni un momento.


-¿Qué? Esperen, debieron de haberme avisado, esto es injusto. Yo no deseo comprometerme, o que alguien venga y decida educarme para que sea diferente. ¡No lo acepto!- Dijo Sakura subiendo su tono de voz. Sus padres estaban entrando en un terreno peligroso.


-Pues, querida, tu solo eres una niña y debes crecer. No se trata de que aceptes o no, la decisión ya está tomada, y lo primero que haremos contigo será darte una habitación que no compartas con nadie, y que sea apta para una jovencita- Comentó  la anciana,  mirando a Sakura fijamente, hablando con una voz firme.


-No puede...-


-Puedo, y se hará- La anciana se acercó a Sakura y le toco suavemente la mejilla -Ya es hora de crecer querida flor, tu cuerpo muestra que estas lista para eso, puedo verlo...


-¿Q-Qué? ¿Qué ve?- Retrocedió unos pasos alejándose de la mujer, ella sabía que no quería lo que le proponía.


-Un beso de amor- Todos en la sala se tensaron, la anciana le sonrió y siguió hablando -La mejor aventura de tu vida, se abrirán puertas para ti, y podrás crecer como una mujer sin preocuparte de lo que ahora atormenta tu mente. Ya es hora de que comiences a abrir tus ojos.


Vio como la mujer le sonrió y se fue, despidiéndose de sus padres y su hermano. Tal vez la anciana estaba diciéndole la verdad, pero si así fuera, ella no estaba lista para eso, quería disfrutar aun el tiempo que tenía. Sintió miedo de crecer, eso significaba muchas cosas, cosas de las que ella huía. Deidara al despedirse de la anciana y acompañarle hasta el auto que le esperaba, volvió a la sala, donde sus padres hablaban alegres de lo que habían escuchado, ignorando por completo a su hija, quien se notaba, sufría internamente. El chico caminó hasta su hermana y la abrazo fuertemente, no podía entender por completo lo que ella sentía,  ya que al ser siempre el hijo perfecto ante sus padres jamás le obligaron a algo como lo hacían con ella. Le dolía verla así.


-Deidara.. Te prometo que no me pasará nada...No pienso hacer lo que ellos quieren- Murmuró Sakura tratando de sonar fuerte, el río y la abrazo aún más fuerte.




Espero que les guste, cuidense Onion bye


Última edición por Naoko-Chan el Mar Sep 10, 2013 3:04 pm, editado 2 veces

Naoko-Chan
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 77
Edad : 19
Localización Es un secreto :3
Nakus 4035

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por nacho666 el Mar Sep 10, 2013 12:56 pm

me gusta tu fic espero la conti

saludos

nacho666
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 218
Edad : 31
Nakus 1554

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por mio-chan el Mar Sep 10, 2013 2:24 pm

Porque tenían que hacerle eso a Sakura, realmente no me sorprendería si se fuera con Naruto, Aburrido  pero si Sakura se va con Naruto,se llevaría a Shikamaru? Esto...  Kyyaaa aun no supero que le hayan hecho eso a Sakura, ella tiene que disfrutar todavía su edad
Espero que pronto subas el siguiente capitulo

mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por Sheik el Jue Sep 12, 2013 5:07 am

Ahhh! Me encantó! Naruto y Konohamaru hermanos? Perfecto! Hinata un hada celosa? Mejor! XD Sasuke el pirata? En pocas palabras, me encanta! Espero que pronto subas mas!

Sheik
Jounin
Jounin

Femenino Mensajes : 481
Edad : 21
Localización En mi esquinilla, comiendo helado en Narnia ?)
Nakus 3625
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo IV

Mensaje por Naoko-Chan el Vie Sep 27, 2013 10:17 am

Capítulo IV.:



Todos crecemos a tiempos diferentes, ya sea física o mentalmente. Nadie puede obligarnos a crecer de ninguna forma, naturalmente cada quien tiene su propio ritmo de crecer y sin importar que, es inevitable crecer, o al menos para algunos. Pocos son aquellos que al pasar los años se les ve igual, piensan igual y se comportan igual, tal vez sea envidiable la naturaleza de estas personas o tal vez no.


-Contén la respiración, o si no el corsé no cerrara- Ordenó la anciana halando de los hilos del corsé que le hacía usar a la muchacha.


-¡Pero me dejara sin aire! ¡Deténgase!- Gritó la muchacha mirándose en el viejo espejo frente a ella, se notaba en su cara ya roja que necesitaba aire, y pronto.


-Señora Chiyo, ¿No cree que esta apretando un poco el corsé? Está dejando sin aire a la Señorita Sakura- Comentó una mujer algo anciana muy adorable.


-¡Si! ¡Hágale caso a Nana! ¡Moriré sin aire si sigue!- Grito de nuevo la chica, ahora dando manotazos como podía, pero ninguno atinaba a su objetivo. La vieja sin corazón.


-No es mi culpa que os hayas tragado cuatro porciones de pastel después de la cena, arruinarás tu figura con ese apetito- Regaño la anciana soltando un poco el corsé y haciéndole un nudo.


-¿Qué figura? Como le he dicho antes, deje de meterse en cosas que no le incumben- Murmuro a chica colocándose una camisa sobre el corsé,  odiaba que le vieran con eso.


Ya habían pasado dos semanas desde que la anciana se había mudado. Como nueva institutriz de Sakura, había cambiado su horario por completo,  le daba clases especiales de comportamiento, modales, lenguaje, historia universal y otras clases, a las cuales era inevitable faltar, pues era en su misma casa, y la anciana lograba conseguirla así se escondiera en cualquier lugar de la casa. Ya eran menos los momentos que estaba con sus padres, le redujeron el horario para sus prácticas extracurriculares, aun así lograba encontrar tiempo para compartir con su pequeño primo, que la anciana rechazaba totalmente, por el hecho de que fuera un "jovencito" y además "maleducado"  al igual que Sakura. Algunos días su hermano los llevaba a escondidas fuera de la mansión, con la excusa de que los tres estudiaban y que si querían que al menos pudieran estudiar debían dejarles en paz. Y justo ese día era uno de ellos.


-Deidara- Llamó Sakura a su hermano, que devoraba un libro de economía mientras su hermana y su primo jugaban frente a el.


-Dime- Respondió el sin quitar su mirada del libro.


-Touche- Dijo Sakura atravesando el libro con la espada de esgrima, pues le había quitado la protección solo para molestarlo.


-¡Sakura! ¡¿Te das cuenta de lo que acabas de hacer?! ¡Este libro lo tome de la biblioteca de Papá! ¡Cuando se entere se enojará mucho!- Grito su hermano mirando el daño del libro, muy aterrado. Y hoy era uno de esos días.


-Papá dejo de ver su biblioteca cuando los negocios se expandieron, además,  el nunca se enoja contigo, y lo sabes bien- Dijo Sakura colocándole el protector a la espada.


-No me cambies el tema Señorita- Regaño el muchacho mirando a su hermana muy molesto.


-Sakura... ¿Podemos usar el florete ahora? Está empezando a dolerme el cuerpo por tu culpa- Dijo Shikamaru buscando los floretes.


-¿Mi culpa? Si mal no recuerdo tu querías que practicáramos de forma intensiva, aunque a mi parecer solo estamos jugando- Respondió Sakura mientras reía e iba guardando las espadas.


-Espera Shikamaru, quiero practicar un poco con Sakura yo también, no guardes las espadas- Dijo Deidara con un tono de voz muy serio, estaba realmente enojado.


-¿Tan enojado estas hermanito?- Se burló la joven sacando nuevamente las espadas, dándole una a su hermano.


-¿A ti que te parece? Juguemos sin el protector- Respondió el sonriéndole mientras le daba el protector a su primo.


-Espero que tengas un pantalón de repuesto- Respondió Sakura quitando el protector igual que su hermano.


Deidara no respondió y se limitó a colocarse en posición de guardia, cosa que después Sakura imitó. Comenzaron chocando ambas espadas, Deidara fue en marcha (Avanzar) velozmente hacia ella, haciéndola retroceder algunos pasos; gracias al hecho de que la espada daba la oportunidad de hacer los toques en cualquier parte del cuerpo, Deidara atacó rápidamente las piernas de Sakura, pues una de sus debilidades en combate era que estas se movían mucho, y por esto mismo ella las descuidaba. Sakura pudo esquivar y bloquear el ataque hacia sus piernas casi de forma inmediata, pero antes de que se diera cuenta, esto había sido inútil pues segundos después su camisa se encontraba rasgada en el medio de su estómago, al igual que el corsé que llevaba bajo esta.


-¿Touche?- Pregunto su hermano riendo al ver como había dejado a su hermana.


-¡Deidara! ¡La anciana Chiyo me matara cuando me vea!- Regaño Sakura a su hermano, mientras que su primo reía al ver el corsé totalmente rasgado.


-Si dices que se rompió solo te creerá, después de todo estas algo gorda pequeña Saku- Murmuró Deidara mirando a su primo que empezó a reír con más afán aún.


-Que rencoroso eres Deidara... Vamos a casa, ya que lo estropeaste supongo que debo cambiarme- Sonrió al notar que de esa manera al menos dejaría de usar esa camisa diseñada para torturarla.


-¡Si, vámonos Deidara! ¡Hoy Sakura me contará el final del cuento de ayer!- Gritó el pequeño entusiasmándose mientras guardaba con su primo las espadas y demás armas de práctica.


-Ya veo, ¿Y cómo se llama el cuento?- Preguntó el muchacho mientras cargaba el bolso de armas en su espalda y tomaba el libro que su hermanita había mutilado.


-La niña y el hermano bestia- Respondió el niño tomando la mano de su prima.


-Que nombrecito ¿No crees Sakura?- Dijo el muchacho mirando a su hermana de reojo.


-Cualquier parecido a la realidad son puras coincidencias- Se excusó ella para después reír acompañada de su primo.


-Que graciosos sois ambos, y yo sacándolos de casa para que se diviertan- Murmuró el muchacho caminando hacia el auto que habían tomado prestado de la colección de su padre. Un viejo Mustang de 1967 totalmente reconstruido y en el mejor estado, el auto menos pudoroso y extravagante de la amada colección.


-No digas esas cosas hermanito, ¿No quieres dormir esta noche con nosotros? Será divertido- Ofreció la muchacha entrando a la parte trasera del auto junto a su primo.


-Si lo pides así ¿Cómo negarme?- Respondió el muchacho encendiendo el auto, después de asegurar las armas en el maletero. Tanto Sakura como Shikamaru dieron un grito de alegría y festejo ante la respuesta del muchacho.


Al llegar a casa y aparcar el auto en su lugar específico, los tres se escabulleron en la casa con la ayuda de las señoras de la cocina, llegaron hasta la habitación en la que solían dormir y hacer desastres para dejar las armas en su lugar, como si nunca las hubiesen tomado y cada quien tomo camino hacia uno de los baños de la tercera planta, para asearse y entrar en pijamas para dormir. Al volver todos a la habitación y asegurarse de que nadie más les escuchaba comenzaron con su juego y los cuentos, cosa que pronto extrañarían pues la anciana estaba planeando alejar a Sakura de ese ambiente que ella consideraba hostil, dándole una nueva habitación en la que no entraran su primo o su hermano. Esa nueva habitación se encontraba ya casi lista, la anciana la había diseñado especialmente para ella, tenia todo lo que una chica coqueta y muy femenina desearía en su habitación, y a Sakura no le gustaba nada de diseño. Muchas veces intento cambiar los pedidos de los muebles y demás cosas, pero de alguna forma le agarraban con las manos en la masa.


Unas horas después los tres habían caído en profundo sueño con el final del cuento "La bestia podía decidir entre el deseo de ser alguien normal otra vez o en revivir a su hermana, y con todo su corazón deseo darle la vida a su hermana. Así ambos vivieron felices juntos al pequeño escudero de la bestia, que pronto sería el mejor caballero del reino" Deidara había caído junto a su primo en la misma cama, mientras que Sakura pudo llegar a recoger el desastre que habían hecho antes de dormir, pero por alguna extraña razón un sable había quedado a un lado de ella, prácticamente en su mano. Esa noche había terminado antes que muchas otras, y la persona que escuchaba los cuentos noche tras noche afuera de la ventana aún tenía tiempo de visitar alguna otra casa, cosa que su pequeña y molesta acompañante pedía halándolo de brazo con toda su diminuta fuerza, pero eso no le llegó a importar al chico, que se estaba escabullendo por la ventana de la habitación, entrando en un lugar totalmente diferente a lo que el antes había conocido como una habitación.


-Vamos Hinata, solo veremos algunas cosas y nos iremos- Murmuró el muchacho mientras examinaba todo en la habitación.


La pequeña hada no tuvo más remedio que seguir al muchacho a la habitación, examinaron todas las cosas que se encontraban en la habitación, al muchacho le parecía fascinante pues hacia muchos siglos que no miraba de tan cerca un lugar así,  por su parte la hadita estaba hipnotizada con un peluche de un zorro algo viejo y decolorado pero que a su forma era tierno, estaba en los brazos del niño que dormía con el chico rubio. Mientras la hadita estaba embelesada con el lindo peluche, el muchacho estaba sobre la cama de la muchacha, la miraba fijamente y cada vez descendía un poco, solo para verle más de cerca; la piel blanca de la muchacha se le hacía ¿Linda? Al igual que sus labios un tanto rosados, esos rasgos tan "extraños" se le hacían muy llamativos, tanto, que no pudo evitar rozar con sus dedos los rosados labios de la muchacha, cosa que la hizo abrir los ojos. Ambos se miraron fijamente, por alguna razón el no pudo moverse, simplemente quedo paralizado con el color de los ojos de la muchacha, aunque por su parte, ella estaba prácticamente en shock, algo asombrada, al reaccionar, hizo lo que cualquier muchacha haría al ver a un muchacho guapo en su habitación, flotando encima de ella. Gritó.


-¡Hi... Hinata!- Llamó el muchacho alternándose por la reacción de la muchacha, e instintivamente se alejó de ella mientras la hadita corría a "proteger" al muchacho, o mejor dicho, seguirlo para huir.


Sakura tomo lo primero que tuvo en mano, el sable con el que había dormido, y lo arrojó con todas sus fuerzas hacia el muchacho. Naruto pudo esquivar el sable al igual que la hadita que no parecía más que una lucecita azul, pero la sombra del chico no. El muchacho se apresuró a escapar, antes de que el hermano de la muchacha se despertara o que ella misma le atacara de nuevo, al pasar por la ventana no podía escapar como el esperaba, Sakura logró levantarse y correr hacia la ventana, pero en el camino tropezó, y su mano golpeó el marco de esta antes de ella caer al suelo y la ventana se cerró, separando a Naruto de su sombra, haciéndolo salir volando gracias a la fuerza que estaba aplicando para escapar, se golpeó con unos árboles y quedó atrapado entre éstos. Sakura abrió nuevamente la ventana mirando fuera de la habitación, caminó hasta el sable que había dejado enterrado en la pared y halo de este con todas sus fuerzas, haciendo que la sombra enganchada en la punta fuera lanzada a la pared donde las camas se apoyaban, Sakura volvió hacia su cama y abrió el cajón de su mesa de noche en busca de una linterna, donde la sombra entro por miedo al sable y a que la muchacha la convirtiera en hilos de sombra. Ella cerró el cajón al momento de tomar la linterna, dejando dentro de esté a la sombra encerrada, la única forma de salir sería que abrieran nuevamente el cajón, y nadie a excepción de Sakura abría ese cajón... Algunas pocas veces.


-Te voy a descuartizar- Murmuró Sakura mientras salía de la habitación con su sable y linterna, no le preocupaba su hermano o su primo, seguramente ellos aún estaban profundamente dormidos, y cuando estaban así solo un balde de agua helada les despertaba.


Mientras Sakura se apuraba en bajar hasta el patio sin que le vieran, Naruto peleaba entre las ramas de los árboles para poder escapar, al igual que la pequeña hada. Se espantó al ver una luz que salía de unas puertas corredizas acompañada de la muchacha que hacía poco quería matarlo, notó que tenía la misma arma que le había arrojado hace unos segundos, y que si no se cuidaba, volvería a arrojarle, así que se escondió entre las ramas, escondiendo a la hadita en sus manos, así no se vería el brillo que esta tenía.


-No hables Hinata- Susurró el muchacho al hada, mientras procuraba que la luz del extraño aparato de la muchacha no lo encontrara.


Sakura busco por diez minutos, pinchando entre los árboles con su sable, pero Naruto lograba esquivarla. Su búsqueda terminó cuando la luz de la cocina se encendió, y Nana salía de esta, a Sakura no le quedo de otra que decir que había escuchado un “perro”, pues no le contaría que un muchacho se metió volando a su habitación, que se le había quedado arriba mientras ella dormía y que casi le hirió con el sable porque no lo había guardado antes de dormir. Si decía eso seguro que pensaría que estaba loca, y no estaba en momento de que su Nana pensara eso de ella.


-Volvamos dentro linda, seguro que el perro solo cazaba a algún otro animalito y ya se fue- Dijo la mujer acariciando una mejilla de la muchacha.


-Pues, así no me dejas más tranquila, ¿Y si casaba a un conejo? Te advierto que si un jardinero llegase a encontrar el cadáver de un conejo, te aseguro que buscare a ese perro y yo misma lo casaré- Respondió ella sonriéndole a la mujer, mientras ambas volvían a la cocina.


Al momento que la muchacha se alejó con la mujer, Naruto escapó del lugar, lleno de adrenalina y con la imagen de esos hermosos ojos que lo miraron fijamente, hasta que al alejarse lo suficiente de esa casa y de esa muchacha que casi lo mata, notó que no tenía algo importante, su sombra. Por su parte, Sakura fue obligada a volver a su habitación luego de tomar una taza de chocolate caliente y volvió a dormir, con la imagen de ese chico extraño y lindo, en su mente, terminó soñando con él, y en porque lo había visto de ese modo o en quien era. Al despertar la mañana siguiente aún no podía sacarse a ese chico de la mente, incluso le pregunto a su Nana si la noche anterior le había dado chocolate caliente, solo para asegurarse que no lo había soñado y que aún no se había vuelto loca.


-Señorita Sakura, responda. ¡Señorita Sakura!- Llamó la anciana, golpeando con el señalador la mesa en la que Sakura estaba.


-Eh... ¿Sí?- Respondió Sakura cerrando instintivamente su cuaderno de notas, donde hace unos momentos había estado dibujando.


-¿Qué frase debe de decirse antes de salir de una habitación con visitantes o acompañantes?- Preguntó la anciana mirado el cuaderno que Sakura trataba de esconder en sus brazos.


-Eh... ¿"Si me disculpan debo dejarles un momento"?- Respondió Sakura casi preguntado.


-Incorrecto, y si prestara más atención a la clase notaria que estamos en Historia Universal- Regaño la anciana tomando el cuaderno de Sakura sin preguntarle, y buscó la última página que había sido usada, encontrándose con el dibujo de un chico.


-¡Hey! ¡No le he dado permiso de tomar eso!- Reclamó Sakura entrando en pánico de que encontrara el dibujo.


-¿Dónde está tu corsé?- Preguntó la anciana con una voz fría, mientras arrancaba el dibujo del cuaderno.


-Bueno, ¡Es algo muy gracioso! Vera que ayer después de que me lo ajustara fui a cortar algunas rosas para darle hoy a mi madre y... Se rompió- Respondió ella inmersa en el pánico, esa anciana la hacía tener escalofríos.


-Así que nos gusta mentir ¿No? Bien, espero que esta sea la última vez que encuentro algo como esto y que dices semejantes mentiras- Dijo la anciana arrugando el dibujo entre sus manos.


-¡No haga eso!- Gritó ella mirando como la anciana caminaba hacia un bote de basura, y tiraba el papel arrugado allí.


-Hablaré con tus padres sobre esto. Mañana mismo dormirás en la nueva habitación- Dijo la anciana antes de salir de la habitación, camino hacia la oficina de los padres de la muchacha.


Sakura siguió a la anciana, y espero afuera para hablar con sus padres y explicarles lo que la anciana estaba a punto de decirles. Pero no pudo entrar a la oficina por el simple hecho de las palabras que ambos padres decían,  ella sabía bien que no era su hija perfecta y soñada, pero no imaginaba que a ellos les doliera tanto que ella fuera como era.


-Esa niña aun es igual de inmadura que cuando era pequeña- Comentó su padre.


-Tranquilo Kizashi, ya en algún momento va a madurar, por ahora debemos de tenerla aquí y ajustar todos esos defectos- Dijo su madre, rompiéndole el corazón a Sakura.


-Sentimos que sea una molestia tratar con una niña así Señora Chiyo, desde que la sociedad empezó a darse cuenta de lo diferente de Sakura la hemos obligado a tomar clases en casa y no salir, pero parece que debimos haberla enviado a un buen internado para que al menos fuese una tercia parte de lo que es su hermano- Dijo su padre, hiriéndola fuertemente.


-¡Papá! ¡¿Cómo puedes decir eso?! ¡Sakura es tan buena como yo en muchas cosas!- Intervino Deidara, quien parece era el único que no tenía rencor hacia ella.


-Señor Deidara, es algo que usted debe entender, su hermana se esta desviando del camino que es correcto, siendo tan salvaje jamás encontrará a alguien que desee desposarla, y mucho menos logrará controlar su parte de los negocios si sigue siendo tan distraída e impulsiva- Dijo la anciana tratando de tranquilizar a Deidara.


-¡Sois unos monstruos! ¡Ella solo tiene quince años! ¡Hace años que no ha conocido a nadie por culpa de ustedes! ¡Sus viejos amigos no le hablan porque no pueden siquiera contactarla! ¡No pueden tenerla aquí encerrada para siempre!- Gritó Deidara antes de salir de la oficina, a tanta velocidad que no pudo notar a Sakura.


-Lo siento Señora Chiyo, es la primera vez que Deidara ha subido la voz, ha de ser el estrés de sus estudios- Mencionó su madre tranquilamente.


-Está bien Señora Mebuki, es entendible. Tomaré el día de hoy para arreglar los últimos detalles de la habitación de Sakura, así mañana podrá cambiarse de habitación. Por favor avisen a los padres de su pequeño sobrino que deberá pasar menos tiempo en esta casa por un tiempo, al igual que su hijo Deidara- Comentó la anciana pero ante de que siguiera Sakura salió de allí.


Corrió hasta la habitación de su Nana y se echó a llorar en sus brazos, no le gustaba aceptar el hecho de que sus padres le odiaran tanto, cuando ella siempre había tratado de ser la hija perfecta para ellos, pero nunca tuvo éxito. Pasó toda la mañana en brazos de Nana, hasta quedarse dormida mientras esta le decía todas aquellas cosas que sus padres no veían en ella pero que ella veía siempre, tratando de hacerla sentir mejor. Al despertarse ya había pasado la hora del medio día así que se decidió por practicar con Shikamaru en el patio, dejándole ganar algunas veces, y otras prefería desquitarse con algún árbol, antes de terminar dañando a su primo solo porque sus padres no la sabían valorar. Pasaron horas practicando, el enojo había bajado a un nivel considerable, pues que su primo riera con ella la hacía olvidar lo terribles que eran sus padres, ambos cenaron en su habitación acompañados de Deidara que a su parecer ya había entrado en sus cabales y estaba mucho más tranquilo. Shikamaru y Deidara se prepararon para dormir antes de escuchar el último cuento que tal vez Sakura les contaría, dejándola sola por un momento.


-De algún modo tengo que escapar de esta prisión- Se dijo Sakura antes de que su primo y hermano entraran a la habitación.


-¡Sakurita estoy listo para dormir! No me mates de miedo con el cuento de hoy- Gritó Shikamaru saltando de alegría y lanzándose a la cama. Ella sabía bien que su primo fingía alegría para que ella se sintiese bien.


-No me duermas con tu cuento, debo ayudar a Nana con algunas cosas- Comentó Deidara muy sonriente,  sentándose con Shikamaru.


-Te aseguro que te mueres de miedo hoy- Dijo Sakura sonriendo también.


Realmente iba a disfrutar esa noche con ellos dos, su última noche antes de que la obligaran a ser una mujer.



Espero que les guste este capítulo,bueno,a mi me pareció triste TTwTT y mucho
Gracias por sus comentarios ^.^
Cuídense Onion bye ,


Última edición por Naoko-Chan el Vie Sep 27, 2013 12:01 pm, editado 1 vez

Naoko-Chan
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 77
Edad : 19
Localización Es un secreto :3
Nakus 4035

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por Uno el Vie Sep 27, 2013 10:56 am

Hola, tu historia me gusta, espero que no la termines como termina Peter pan .___. la verdadera, que él se va y deja a Wendy y ya se la se casa con otro y a sus hijos les cuenta esa historia por que a mi parecer es triste ¬¬ Peter se tenia que quedar con Wendy, después de todo se enamoraron a mi parecer.. Sad adoro la historia y e visto su película NO LA DE DISNEY sino las otras, Smile solo halo a tu manera ¿quieres? déjalo lindo :3 jajajja como sea, no tardes Sad no soporto esperar mucho y menos que me dejen en CONTINUARA... y nunca lo continúen .___. enserio eso lo odio y ya muchos lo han echo... Very Happy suerte y adios!!!

Uno
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 524
Edad : 19
Localización ¿Qué te importa?
Nakus 15400

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por mio-chan el Vie Sep 27, 2013 11:28 am

Estuvo muy triste el capitulo, te juro que ya odio
intensamente a los padres de Sakura y a Chiyo
Sakura no merece eso y ademas pobre porque
ya la han tenido encerrada un año Onion TT 
aunque me hiciste reír con la escena de Naruto
y su sobra y es divertido ver a Hinata celosa, y que
intentaba alejar a Naruto, pero no podía con su
diminuta fuerza  Onion muahaha 

Espero que pronto subas el siguiente capitulo
Onion ok Onion bye 

PD: estoy de acuerdo con Esbeiidy Sakuu, deberías
ponerle un final mas feliz, yo también pienso que
que Wendy y Peter Pan debieron haberse quedado
juntos

mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo V

Mensaje por Naoko-Chan el Dom Oct 06, 2013 1:54 pm

Hola!!
Aquí les traigo el nuevo capítulo, que espero, les guste
y les diré algo. No pienso darle el mismo final que el Peter Pan original
pero tampoco diré como sera el final, tal vez sea muy feliz o
tal vez no. Tendrán que esperar para saberlo ¿No creen?

Capítulo V:


   Esa noche, luego de un largo cuento de terror con un indudable final feliz, Sakura y Shikamaru cayeron en los brazos de Morfeo, mientras que Deidara fue obligado a abandonar la habitación para ayudar a Nana, pues las personas de servicio tenían esa noche libre, en conjunto a la mañana siguiente,  y Nana no tenía las fuerzas suficientes para acabar ella sola el trabajo de toda una noche y una mañana.

Al llegar la media noche, Deidara seguía en la primera planta, limpiando estantes de la cocina con Nana. Mientras que fuera de la casa, un muchacho miraba la ventana de la habitación en la que había irrumpido la noche anterior, donde había perdido a su sombra. Miró una vez más la ventana abierta ampliamente y asomo su cabeza por esta, asegurándose de que nadie estuviera despierto y dispuesto a cortar su cabeza, volvió la mirada a la hadita y la lanzó dentro, enviándola a buscar su sombra mientras que el buscaba en una zona segura cerca de la ventana. La hada busco entre juguetes, armas, peluches y sabanas, escuchó un pequeño sonido del pequeño mueble a un lado de la cama donde dormía la chica que casi mató a "su" Naruto, trató de  abrir el mueble, pero ni toda su fuerza era suficiente, así que trató de mirar por alguna abertura del mueble, y se encontró con la sombra que luchaba por salir, comenzó a tintinear, llamando la atención del muchacho.

El muchacho miró hacia donde se encontraba la hadita y fue con ella, teniendo el mínimo cuidado de no despertar a la chica. Miró a la hadita, y todo el pomo del mueble, contó con sus dedos hasta llegar al tres y halo este, mientras la hadita entraba en este y la sombra salía volando junto a algunas cosas, el muchacho cerró el mueble sin percatarse que la hada aún seguía dentro y fue tras su sombra. Voló entre pared y pared, golpeando todo a su paso, tratando de alcanzar la sombra, hasta que al tropezar con una manta se estampó contra una de las paredes y logró tomar su sombra. Trato de unirla a sus pies con saliva, frotándola o pisándola, incluso trato de pegarla con una especie de jabón realmente extraño que había salido al momento que abrió el mueble. Su sombra era tan molesta como el, y en cada intento fallido, solo se burlaba de él o lo golpeaba; sin poder hacer nada más, se rindió y se sentó en el suelo abrazando sus piernas fingiendo llorar.

El sonido de los suaves sollozos del muchacho, incomodaron los sueños de la joven, que poco a poco despertó, hasta lograr sentarse y mirar al muchacho en el suelo. Esta vez sintió pena por él, y sus deseos de cortarlo en trozos por irrumpir mientras dormía se fugaron de su mente.

-Hey, ¿Quién eres? Y ¿Por qué lloras?- Pregunto ella levantándose lentamente de su cama, alarmando al muchacho.

-¡Y...Yo no estoy llorando!-Gritó el avergonzado, mientras flotaba en el aire, a una distancia razonable de la joven.

-No soy tonta, habla o te utilizaré como blanco- Mencionó Sakura señalando sus armas a poca distancia.

-¡Bi...Bien! Estoy molesto porque no quiere pegarse a mí otra vez- Contestó sentándose de nuevo en el suelo.

-¿Qué no se quiere pegar a ti?- Pregunto mirándolo pasar su jabón especial por sus mugrientos pies.

-¿Qué no ves? ¡Pues claro que mi sombra!- Respondió batiendo en su mano su sombra, que como reacción, lo golpeó.

-¿Y por qué razón usas un jabón para eso? ¿Eres tonto? Espera, y deja eso- Dijo ella caminando a su cómoda -La coseré por ti.

La joven abrió el cajón de la cómoda, donde la hadita se vio arrastrada por las cosas que estaban allí adentro hasta el fondo, mientras que la joven tomaba una aguja e hilos para después cerrar el cajón sin darle tiempo a la hadita para escapar. Camino hasta el interruptor de las luces para la habitación y las encendió, volvió con el muchacho y se sentó a un lado de el, preparando la aguja con el hilo.

-¿Dolerá?- Pregunto mirando con temor la aguja mientras que su sombra lo abrazaba muerta de miedo al igual que él.

-No mucho, tu resiste- Le sonrió tiernamente, ganando que el muchacho se olvidara momentáneamente del dolor.

La sonrisa de ella, y su determinación por ayudarle lo cautivo, hasta el momento en que se percató de que su otro pie era mutilado por una aguja. Encerraba sus puños sobre la alfombra del suelo, mirándola fijamente, suplicando porque la tortura terminara de una buena vez, pero el dolor se hacía tolerable en cierto punto, cuando la joven le miraba y reía por sus expresiones de dolor.

-¿De dónde vienes? Aseguro que no eres de esta zona- Mencionó ella buscando algo a su alrededor.

-Vengo del país de Nunca Jamás- Respondió sonriente, mirando como la mirada de ella se posaba en él.

-¿Me prestas tu cuchillo?- El asintió y le pasó este- Gracias, ¿Qué es Nunca Jamás? O ¿Dónde se encuentra?- Pregunto cortando el hilo.

-Pasando la segunda estrella a la derecha- Tomó su cuchillo de vuelta.

-Claro, como no. Mira, ya está, no volverá a huir de ti- Respondió recogiendo la aguja e hilo.

El muchacho se levantó al instante y alzo sus pies apoyando sus manos en los postes del pie de la cama, mientras que ella guardaba sus utensilios en el cajón nuevamente, aplastando a la hada con estos, y volvió su mirada al muchacho,  que jugaba con su sombra que se posaba en la otra pared, imitando cada movimiento del chico, haciéndole dudar de todo lo que había aprendido en sus últimos años de clases en casa.

-¡Pero qué bien quedó! ¡Que listo soy!

-¿Disculpa? No has hecho más que chillar de dolor, yo he hecho todo el trabajo- Dijo ella enojándose.

-Bueno, has ayudado un poco- Como respuesta, un golpe lo estampo contra la pared.

-Pues que pase una buena noche señor, le pido que salga de mi dormitorio o me veré obligada a volverle picadillo- Se metió a su cama y con las mantas se tapó hasta la cabeza.

-¿Qué? ¡Espera!  ¡No te duermas! Has sido de mucha ayuda... Además, aún no se tu nombre- Su voz sonó como la de un niño pidiendo un dulce el cual no puede comer -¿Podrías al menos contarme un cuento para los niños perdidos? Siempre les cuento tus historias, y les gustan mucho.

-¿Quiénes son ellos?- Pregunto ella con un creciente interés, retirando la manta de su cabeza para mirarlo.

-Niños que se pierden y vienen a Nunca Jamás- Dijo el flotando en el aire alrededor de ella -Si un bebé se cae de su cuna y no le consigues en una semana, llegan a Nunca Jamás y son cuidados por las hadas y algunas veces por Ninfas, y al final, llegan conmigo.

-¿Hay niñas también?

-No, jamás e visto a una- La miró y sonrió -Es que son muy listas como para caer de sus camas- Ella río muy alegre, haciéndolo sentir cálido.

-¿Cómo llegaste tú a "Nunca Jamás"?- Se sentó en la cama mirándole.

-Hui de casa hace mucho tiempo- Respondió el flotando sobre la cabeza de ella.

-¿Por qué?

-Mis padres querían que creciera para ser un hombre de negocios, así que huí en la noche, al parque más cercano a casa, antes de morir de hambre y frío conocí a Hinata, ella me llevo a nunca jamás- Respondió el mirándola.

-¿Quién es Hinata?- Preguntó mirándolo flotar sobre ella.

-Mi amiga hada- Sonrió y ella río a carcajadas.

-Pero que cosas dices, las hadas no exis- Antes de terminar de hablar el se había lanzado sobre ella, tapando su boca. Estaban peligrosamente cerca, haciendo que la hadita que los miraba por un agujero en la cómoda, hirviera de celos, tornando su color azul a uno rojizo.

-¡No digas eso! Se ha escondido en algún lugar, y cada vez que alguien dice eso, un hada cerca muere, y si muere no la encontraré nunca y no podré volver- Dijo el mirándola fijamente, sin alejarse ni un centímetro de ella. Ella se quitó la mano de su boca.

-Bien. Suponiendo que es verdad, ¿A qué vendría un hada contigo a este lugar?- Pregunto mirando sus ojos.

-Ya te he dicho, nos encantan tus historias, sobre todo Cenicienta, nunca pudimos escuchar el final- Respondió el acercando su cara a la de ella por pura emoción.

-Bueno- Los nervios se apoderaron de ella -Cenicienta... Ella venció al príncipe pirata y salvo a su príncipe... Y ellos... Ellos se besaron y fueron felices para siempre- Murmuró ella con su cara totalmente roja.

-¡Ya me lo esperaba!- Se molestó un poco, pero luego miró a la muchacha y sonrió -Mi nombre es Naruto ¿Tu cómo te llamas?

-Sakura, mi nombre es Sakura. Es un gusto Naruto- Sonrió.

-Un gusto Sakura. Tienes un nombre muy lindo- Mencionó el sonriéndole con mucha alegría -Ya quiero encontrar a Hinata para volver con los niños perdidos y contarles sobre cenicienta.

Sakura sintió la necesidad de darle su primer beso a Naruto, nunca había sentido tal necesidad en toda su vida, per después de todo, el día siguiente ya no podría verlo de nuevo, y si fuese un sueño, no tendría problema en besar al chico de sus sueños en un simple sueño. Su cara estaba tentativamente cerca de la suya, solo debía acortar la distancia y regalarle su primer beso al desconocido más conocido que jamás se había imaginado que podía conocer.

-Naruto... ¿Puedo darte un beso?- Pregunto ella con un tono rojizo en sus mejillas.

-Claro- Extendió su mano y la miró,  ella río al darse cuenta que el no conocía lo que era un beso.

Tomó de sus cosas un dedal y se lo dio, Naruto miró el dedal con algo de confusión, muy adentro de el, sentía que un beso era algo especial, y no un pequeño cilindro de color gris. Pero no quiso preguntarle y hacerla sentir mal por su nuevo beso, así que tomó algo que seguro podría reemplazar el beso que acababa de recibir.

-Yo también te daré un beso- Habló el, haciéndola sonrojarse hasta parecer un tomate, y le tendió una bellota del tamaño de una ciruela mediana que colgaba de una cuerda como si hubiese sido ideada para ser un arma, cosa que no dañaría nada más que a una ardilla distraída -¡Ojala te guste!- Sonrió.

-Está muy lindo Naruto- Soltó una carcajada, lo colgó en su cuello y le miró -Ahora... ¿Puedo regalarte un... Dedal?

-Está bien- Miró que ella hizo un pequeño gesto con sus labios y le imitó,  cerrando sus ojos inconscientemente.

Dentro de la cómoda, la hadita miró como Sakura estaba a centímetros de besar a "su" Naruto, e intentó con todas sus fuerzas salir, hasta que cuando solo quedaban tres o dos centímetros, logró abrir el cajón. El tintineo llamó la atención de Sakura, haciéndola mirar de dónde provenía el peculiar sonido, y notó que una luz roja se acercaba rápidamente a su cara, pero cuando estuvo cerca de ella, la tomó en su mano. Mientras que Naruto seguía acercando su boca hasta que tocó la mejilla de ella, su corazón empezó a latir fuertemente y abrió los ojos, para luego alejarse en el aire de ella, ocultando su cara totalmente roja de Sakura, que se encontraba igual que el.

El hada había visto toda la escena, y al ver que Naruto había besado a aquella muchacha la enfurecía a mas no poder, quería destrozar a aquella chica, pero se u fuerza no era nada comparada con la de la chica que la tenía en su mano sin hacer un ligero esfuerzo para mantenerla allí.

-Esto...- Miro a la hadita y encontró la forma de huir antes de explicar lo que había hecho, a pesar de que no sabía exactamente que había sido.

Hinata tintineaba sin parar, señalando a Sakura y a Naruto, moviéndose sin parar en la mano de Sakura, golpeando con sus pequeños puños la mano de esta, haciendo solamente que sintiera pequeñas cosquillas. Sakura miraba el hada y solo podía reír por cómo se movía descontrolada, incluso sentía ternura al ver tal criatura tratando de luchar con ella.

-¿Qué está diciendo?- Pregunto ella mirándolo.

-Dice que si tratas de darme un dedal o yo a ti...- Miró las señas en conjunto a los tintineos de la hadita- Te matará- Recordó el hecho de que el era quien le había dado el dedal -Pe... Pero te aseguro que no trataré de volver a hacerlo, no debí ¡Lo siento!- Ella solo soltó una carcajada, haciendo que la mirara.

-Es imposible que esta pequeña cosita tan tierna pueda siquiera hacerme un rasguño, no te preocupes por esto- Terminó de reír y lanzó la hada a manos de el.

Naruto rio por las palabras tan confiadas de ella y escuchó que la hadita le decía que mirase la ventana, pronto acabaría la noche, y debía irse a Nunca Jamás antes de que eso pasase, miró a Sakura y le sonrió ampliamente, volando rápidamente hacia la ventana.

-¿A dónde vas?- Pregunto ella levantándose de su cama.

-Con los demás, les contaré sobre Cenicienta- Respondió el regalándole una dulce sonrisa.

-Pero yo puedo contarles muchos cuentos más- Murmuró ella, haciendo que Naruto volara rápidamente frente a ella.

-Ven conmigo- Susurro el, mirándola fijamente, sonriéndole,  mientras que la hadita halaba de él.

-¿Qué? Pero... ¿Y mis padres? ¿Mi hermano?

-Vamos Sakura, podrás contar los cuentos que quieras, usar una espada real en el momento que desees y destrozar todo a tu paso si así lo quires- Sonrió -No hay adultos que nos digan que hacer. Ellos no nos entienden. Te enseñaré a volar.

Por un momento, el corazón de Sakura se aceleró y la hizo sentirse feliz y muy bien, miró fijamente a Naruto, encontrando una sonrisa a la que se le era imposible decir no, si huía con el, no tendría que lidiar con la anciana que quería hacerla cambiar, mucho menos con las personas que fingían ser sus padres y solo querían que fuese alguien que jamás sería. Tomó la mano de Naruto y sonrió.

-¿Puede venir mi primo?- Corrió hasta la cama de su primo, y sin que ella mirara la cara de Naruto mostro una mueca de algo de desagrado, pero cuando ella volvió a mirarle, sonrió asintiendo -¡Shikamaru Despierta! ¡Hay alguien que nos enseñará a volar y a usar armas de un combate real!-Su primo se levantó pesadamente.

-¿Sakura qué estás diciendo? Eso es algo físicamente imposible a menos que  hablemos de algún helicóptero de guerra, déjame dormir, no seas problemática…- Habló el niño frotando sus ojos, encontrándose con un muchacho flotando justo frente a el -Deben de estar jugando.

-La verdad es que no. Shikamaru, él es Naruto; Naruto, él es mi primo Shikamaru, iremos con él a un lugar donde existen hadas, y podremos pelear con las espadas cuanto y cuando querramos- Habló ella motivando al pequeño.

-¡Genial! ¿Pero cómo podremos volar?- Pregunto el niño levantándose en la cama.

-Es muy fácil, sólo debes de pensar en cosas buenas, o que te hagan muy feliz, y estarás en el aire- Respondió Naruto flotando cerca de ellos, con la hadita colgada en la manga de su ropa.

-¡Que fácil suena!- El niño cerró sus ojos y comenzó a imaginar diferentes cosas, al terminar de visualizar todas aquellas cosas que lo hacían feliz, saltó con fuerza del borde de la cama, haciendo que Sakura se alarmara, temiendo que terminara contra el suelo.

Naruto tomó a Hinata en sus manos y la agitó suavemente sobre el Shikamaru, haciendo que segundos después un polvo saliera de Hinata y llegara hasta el pequeño, al momento que el polvo del hada lo tocara, el voló por toda la habitación dando vueltas sin parar, riendo jocosamente de tanta felicidad. Sakura miraba a su pequeño primo dar vueltas en el aire alrededor de ella, sonrió al verlo tan feliz, y Naruto apareció a un lado de ella, sonriéndole, sopló suavemente sobre su mano, donde había espolvoreado polvo proveniente de Hinata, y la tomó de sus manos,  ayudándola a estabilizarse en el aire y planear en este sin problemas, mientras que Hinata los miraba totalmente enojada sentada en el marco de la ventana, esperando el momento para irse.

-¡Bien! ¡Vámonos! ¡Pronto llegará el amanecer!- Gritó Naruto sonriéndole a Sakura.

-¡Si!- Gritó Shikamaru a punto de salir volando por la ventana, pero la imagen de sus padres invadió su mente -Pero... Mamá y Papá no sabrán que dejé la casa de los tíos... Si llegan a volver no me encontrarán aquí, y les prometí que estaría más grande, fuerte y saludable que hace dos años- Susurró mientras bajaba al suelo, frente a la ventana, volviendo a la cama por su peluche de zorro, que sus padres le habían dejado antes de dejarle.

-Deidara no puede quedarse aquí sin mí, él no puede con todo solo... Y Nana se quedará sola- Susurró Sakura bajando al suelo también.

Mientras que Naruto veía como sus nuevos amigos perdían la ilusión de ir con él a Nunca Jamás, en la cocina, Deidara tomaba un sorbo de su chocolate caliente que con ayuda de Nana preparó para mantenerse en pie y seguir limpiando. De un segundo a otro, sintió como algo en su interior se retorcía, e instintivamente sintió como si Sakura y Shikamaru estuviesen en sumos problemas, y que de alguna forma, las únicas personas capaces de ayudarle en ese momento eran sus padres, tal vez si tenían o alguna vez tuvieron amor por su hija irían con él a verificar que su hermana estaba en excelentes condiciones, como el esperaba que fuese.

Corrió entre pasillos sin escuchar lo que Nana le decía y llego a la oficina de sus padres,  donde estos aun revisaban una lista de precios de venta e impuestos, al ver a Deidara de esa forma se levantaron inmediatamente, el solo les miró.

-¡Madre, Padre! ¡Algo malo pasa con Sakura!- Gritó con desesperación, haciendo que la sangre que corría en ellos se congelase.

Mientras tanto.

-¡Vamos! Allá hay piratas, indios, sirenas, muchas hadas y cosas que jamás se  imaginarían ¡Les encantara!- Habló Naruto, emocionando a Shikamaru y a Sakura.

Shikamaru salió volando por la ventana, mientras que Sakura se detuvo frente a la amplia ventana, mirando el paisaje y pensando en todos los problemas que ocasionaría, tal vez sus padres cayeran en colapso al no encontrar a otra heredera perfecta para sus negocios, tal vez los padres de Shikamaru al fin podrían volver por el y no encontrarlo esperando como muchas veces lo había hecho antes. ¿Realmente quería dejar atrás todo para huir a un lugar de fantasía y no volver jamás? ¿Sería capaz de extrañar a sus padres? ¿Le haría falta a alguien realmente?

Tantas cosas cruzaron su mente, que tenía miedo de elegir la opción equivocada, no sabia exactamente que hacer o a quien podría dañar haciendo eso o a quien beneficiaría. Antes de dar un paso atrás, sintió la mano de Naruto en su hombro, y su respiración a un lado de su cuello.

-Ven conmigo Sakura, deja todo atrás. Ven conmigo y te prometo que nunca jamás tendrás que preocuparte por cosas de adultos. Solo déjalo todo y ven conmigo- Murmuró el en su oído, mientras tomaba su mano.


En las escaleras de la tercera planta, se encontraban corriendo Deidara junto a Nana y a sus padres, pensó que ellos no harían nada, pero al momento en que lo vieron gritar en medio de la oficina de esa forma, sintieron pánico de perder a su hermosa hija menor, y siguieron a Deidara, esperando porque todo hubiese sido una simple corazonada errónea, al terminar de pasar las escaleras de caracol que comunicaban todas las plantas corrieron por los amplios pasillos, con el único objetivo de llegar a esa puerta.





Espero que les guste Cuídense Onion bye

Naoko-Chan
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 77
Edad : 19
Localización Es un secreto :3
Nakus 4035

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por mio-chan el Dom Oct 06, 2013 4:06 pm

Yeiii Naruto y Sakura se volvieron a encontrar,
me pregunto si Sakura habrá aceptado ir con Naruto
(espero que si) y nunca pensé que los padres de
Sakura irían a ver como estaba cuando Deidara
les dijo eso, ademas me dio un poco de lastima que
dejaran a Nana y a Deidara (diría que a los padres
de Sakura pero me cayeron mal)
Espero que pronto subas el siguiente capitulo
Onion ok Onion bye 

mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por Naoko-Chan el Vie Feb 28, 2014 2:10 pm

!Hola De Nuevo!

Cuanto tiempo sin actualizar... Ni entrar en el foro. Ojala les agrade el nuevo capitulo; estaba empolvado en algún lado de mi pc y aquí esta.

Capítulo VI.:




《 Once Años Antes 》


En medio de un gran salón, bajo una hermosa lámpara de cristal, se encontraba bailando una joven y tierna pareja de casados. Se encontraban en una fiesta formal de un compañero de negocios de ambos, presentando a sus dos tiernos hijos ante el mundo que les rodearía por el resto de su vida. Una vida de lujos, dinero y belleza, pero en ese mundo existía algo que ambos habían evitado durante toda su vida.

La mujer miró tiernamente a su esposo y le beso en los labios, mientras que él le susurraba hermosas palabras de amor. Ambos se encontraban sumergidos en su mundo, pues confiaban en que sus dos ángeles estaban degustando el postre que les habían entregado después de cenar, Mebuki quiso agradecerle a su esposo por la estupenda velada que estaba pasando junto a él y sus dos hermosos hijos pues hacia cuatro años que ambos habían evadido a las habladurías sobre sus hijos cuando se encontraban en familia.


En la mesa que se les había sido asignada, una niña de no más de cuatro años de edad se encontraba lamiendo un tenedor para postres, para luego mirar el plato limpio, acabada de devorar una gran porción de pastel de chocolate relleno de crema, chocolate y fresas, más la grande porción que su padre le había regalado antes de ir a bailar con su madre. La niña iba vestida de color jade, el cual resaltaba sus hermosos ojos del mismo color, además de un extraño sombrero de fiesta que ocultaba sus cortos pero hermosos cabellos rosas; ella miró a su hermano mayor, de doce años y notó que el aún luchaba para comer la porción que su madre le había entregado, no quería molestarle para que pidiera más pastel cuando el aun no terminaba el suyo, pero a pesar de eso ella seguía hambrienta de dulce.

La pequeña bajó de su silla y paso entre las piernas de las demás personas hasta que consiguió llegar a la mesa de postres, al llegar miro el pastel del que provenía su porción gigante, este era de aun unos tres pisos, el pastelero que cortaba las porciones no le pudo ver al otro lado de la mesa pidiendo más pastel, y dejó la mesa. Ella miró como el hombre la dejaba sola con todos los postres en la mesa, y a demás para su suerte, ninguna otra persona se acercaba como para poder pedir ayuda, así que ella por sí misma trató de trepar por el mantel de la mesa y subir a esta, poco a poco el mantel iba corriéndose por la mesa, mientras que ella subía en busca de su preciado postre.

Los dulces y pasteles rodaban junto al mantel, hasta que la mesa perdió el equilibrio volteando se hacia donde estaba la pequeña niña, mientras que los postres manchaban su fino vestido y los delicados platos de porcelana se destrozaban contra el ahora manchado piso de mármol pulido, la niña cayó al suelo, mirando todos los dulces a su alrededor. Escuchó el grito del pastelero, mientras que sus orbes jade se centraban en el gigante pastel de chocolate que estaba a punto de caer, segundos después, todo el delicioso pastel se encontraba sobre ella. Los gritos de las personas en la fiesta que habían presenciado el accidente, y los murmullos de las mujeres sobre la niña la hicieron reaccionar, pero al intentar levantarse, su fino sombrero de fiesta completamente lleno de pastel resbaló de su cabeza, revelando sus hermosos cabellos rosas totalmente impecables.

Las personas comenzaron a murmurar, reír y señalar a la pobre niña, los pasteleros y chefs le miraban mal y le hablaban en diversos idiomas, cosas que ella no comprendía, ella no comprendía nada de lo que pasaba, solo pudo gritar el nombre de su hermano, y luego los susurros aumentaron.


Ambos miraron el lugar de donde provenía el grito tan parecido a los gritos de su pequeña niña, luego miraron a su hijo correr entre la multitud totalmente alterado y asustado, la mujer tomo su vestido largo y siguió al niño entre la multitud mientras halaba a su esposo de la mano, hasta llegar al lugar donde todas las personas se concentraban. Al ver a su pequeña niña como un centro de atracción y burla para todos, Mebuki y Kizashi quedaron totalmente helados, solo miraron como su hijo corría en ayuda de su hermana, cargándola entre sus brazos y limpiando los pedazos de pastel que se encontraban en su cara y su vestido. Deidara regalo una mirada fría a cada una de las personas que aun osaban de señalar, murmurar y reír a costa de su hermanita, camino hasta sus padres y ellos solo pudieron tomar en brazos a ambos para salir de la penosa situación en la que se encontraban.

Fuera del lugar, la mujer buscaba la forma de quitar las manchas de chocolate en la cara de su pequeña niña, le había cambiado el fino vestido y le había recogido su sedosa cabellera rosa, mientras que el hombre atendía teléfonos como loco, dando explicaciones de lo que acababa de ocurrir. La mañana siguiente, en cada periódico del estado se hallaba la foto de la pequeña niña en medio de un desastre de postres, seguida de la foto de la niña y su peculiar cabello rosa jamás visto ante la sociedad.

Luego de que la prensa destrozara cada aspecto de la pequeña niña, Mebuki y Kizashi notaron por si mismo que su pequeña ya había tenido suficiente de la alta sociedad, decidieron así, que su pequeña niña estaría mucho mejor en casa escondida de un mundo tan cruel.

-Sakura, nadie volverá a dañarte- Susurró Mebuki arrullando a su pequeña niña que seguía sin entender porque todos la miraban como una tempestad de desastre, cuando solo era una bebe.


《 Presente 》


Deidara tardo diez segundos en poder abrir la puerta, y al entrar, seguido de sus padres y Nana, la habitación estaba totalmente vacía y con la ventana abierta de tope en tope. Mebuki busco a todos los trabajadores de la casa, pidiendo que buscaran a su hija y a su sobrino, mientras que Kizashi llamaba a todos los policías del estado, reportando que su hija había escapado o peor aún, la habían secuestrado; pero Deidara solo miraba la brillante estrella que se asomaba por la ventana.

-Saku... ¿A dónde te fuiste?- Se preguntó Deidara buscando una respuesta en el cielo.


"-Ven conmigo Sakura, deja todo atrás. Ven conmigo y te prometo que nunca jamás tendrás que preocuparte por cosas de adultos. Solo déjalo todo y ven conmigo- Murmuró él en su oído, mientras tomaba su mano."

Sakura había escuchado los pasos de sus padres, había pensado en todo lo que pasaba en ese momento, pero su única respuesta fue tomar firmemente la mano de Naruto y caminar con él hasta la ventana para luego flotar con el viento y el cielo nocturno.
Al llegar con su primo en el cielo, sobrevolando entre chimeneas, techos y balcones, no podía encontrarse más feliz de tener al fin tanta libertad. Luego de seguir el camino que la estrella les mostraba, las casas y edificios parecían simples puntos, y las nubes nocturnas no eran más que manchas oscuras; podían verse perfectamente las estrellas y el espacio, aunque en sus clases de astronomía ella había aprendido muy bien que al salir de la atmosfera ningún humano podía respirar, ahora lo que estaba pasando iba mucho más allá de todo lo que había estudiado, mas allá de la ciencia.

En algún momento, Naruto rebasó a Shikamaru e hizo que Hinata le acompañara, mientras que el tomaba firmemente la mano de Sakura.

-Hey… ¿Cómo te llamas?- Preguntó Naruto a Shikamaru, mirándolo sobre su hombro.

-Eh... Shikamaru- Respondió el niño mirando a Naruto.

-Bien- Sonrió –Agárrate con ambas manos ¡Y no te sueltes! Mete a Hinata en tu camisa, ella siempre se pierde si no la llevas contigo- Gritó Naruto mostrando le su talón, no tan limpio como a él le hubiese gustado.

Y aunque sus ganas por tomar el pie del rubio no eran precisamente positivas, se armo de valor tomando aquel talón totalmente asqueroso entre sus pequeñas manos mientras que la pequeña hada se metía dentro de su camisa de dormir, Shikamaru miró al frente para asegurarse de que él lo había visto, y efectivamente el rubio le sonrió, para luego apretar el agarre hacia la chica y avanzar. La velocidad a la que iban era impresionante hasta el punto en que las cosas que rebasaban no eran visibles; en algún momento todo a su alrededor empezó a hacerse de color blanco, y el aire era totalmente liviano y fresco, con un toque dulce.

-¡Ya Llegamos!- grito Naruto, a la vez que, con gran impulso en sus piernas, hizo que el niño se fuese volando hacia una nube, donde quedo acostado -¿No te parece genial Sakura?- Pregunto mirándola, con una amplia sonrisa.

-¡Es hermoso!- Respondió ella, manejándose con su poca habilidad de volar a la misma nube donde se encontraba Shikamaru.

El lugar era una isla bastante extensa con algunas costas y pequeñas islas a su alrededor, con una gran variedad de vegetación, junto a playas, ríos y lagos. Era como un paraíso con un poco de lo mejor de todas partes del mundo, incluso había un gigantesco arcoíris que adornaba la isla, todo era como sacado de un cuento. Naruto se acomodo entre ambos y miro con tanto afán el lugar que ellos miraban, ese lugar que él llamaba hogar, y que él esperaba, fuera el nuevo hogar de ellos dos también.

-Por allá está la fuente de cacao- Señalo el un lugar en la isla, donde todo de se veía brillante y de un color un tanto canela.

-Cacao… estas queriendo decir ¿Chocolate?- Pregunto Shikamaru, a la vez que su cara se iluminaba de emoción.

-Así es- Sonrió -Y por allá esta el rio de las Sirenas- Señalo un espacio de agua, donde efectivamente se podían ver ciertas criaturas con cola de pez y una cara humana.

-¡Enserio existen! ¡Qué emoción!- Grito Sakura, desbordada de alegría -¿Qué otras criaturas hay aquí Naruto? ¡Debe ser todo un sueño vivir aquí!

-Sí que lo es, aunque aquí vivan muchas criaturas que incluso yo desconozco- respondió rascando su cabeza mientras su voz se hacía algo seria -No todas son amigables.

-¿No todas? ¿Existen algunas malas?- Pregunto Shikamaru, mirando a Naruto.

-Sí. Como esas de ahí- Señalo un gigantesco barco flotando en medio del mar -Esos de ahí son piratas, muy malvados… Pero inofensivos, son realmente tontos- Añadió riendo, mientras que le alcanzada a Shikamaru un telescopio artesanal de bolsillo.

El niño tomo el telescopio con mucha emoción y lo abrió, para luego dirigir su mirada al barco que le había señalado el rubio, encontrándose con todo tipo de piratas, e incluso algunos que su imaginación creo al momento de escuchar los cuentos que sus primos les contaban. En el barco se encontraban hombres fuertes y rudos, que bebían en jarrones lo que parecía ser alcohol, otros parecían divertirse dándose golpes y “jugando” con armas, muchos solo miraban al mar o miraban mapas que el niño suponía eran mapas de tesoros. Pero toda su felicidad se esfumo al ver a un pirata que noches anteriores, solo con escuchar de él, sus cabellos quedaron de punta. “El Príncipe Pirata”

-¡Sakura Sakura, mira! ¡“El príncipe pirata” si existe!- Exclamo Shikamaru, dándole el telescopio a su prima.

-¿De qué hablas Shikamaru?- Pregunto posando su vista en el telescopio, y logro ver a chico que ella imaginaba como el pirata más fuerte de todos los mares -Tienes razón…

-Sí, la tiene. Pero su verdadero nombre es “Sasuke” Aunque eso del príncipe es su apodo dentro del barco- Dijo Naruto, jugando con una nube, dándole forma de malvavisco.

-¿Le conoces?- Preguntaron ambos primos, muy emocionados.

-¡Claro que sí!- Sonrió muy divertido –Siempre le molesto y nunca puede atraparme ¡Es divertido jugar con él!- Rompió la nube en tres partes y les ofreció -¿Quieren? Es dulce.



Mientras que los tres devoraban las nubes hechas de azúcar, dentro del barco, una chica que se encontraba en los arsenales de la tripulación, miraba una bola de cristal, y frente a ella estaba Sasuke, tomando un jarrón de cerveza. La muchacha frente a él era una joven oráculo que vivía en alguna aldea de la isla, y a la que muchas veces el príncipe pagaba para que fuese a su barco a mostrarle ciertas cosas que el necesitaba y quería saber.

-¿Qué habéis encontrado?- Pregunto el pirata mirando la bola de cristal.

-Ha vuelto señor… El chico ya está aquí de nuevo- Respondió el oráculo mostrándole a través de su bola de cristal la borrosa imagen del rubio junto a la chica de cabellos rosas en las nubes, admirando su barco mientras devoraban las nubes .

-¡¿Y eso de que me sirve?!- Regaño el muchacho golpeando la mesa con el jarrón de cerveza.

-Esta vez el chico tiene una gran debilidad, si la descubre, si juega con ella y gana, triunfara - Respondió la joven tranquilamente, mostrando en su bola de crista, al rubio muy sonriente.

-¿Hablas de deshacerme del inútil de Naruto, no?- Pregunto el muchacho, con una sonrisa maliciosa en sus labios.

En la bola de cristal, pasaron innumerables números de imágenes, que solo el oráculo pudo ver, aunque el príncipe le pagase por contrale lo que él veía en su ola de cristal, muchas cosas que él veía, no podían ser contadas o mostradas a cualquier persona. Ella miro fijamente al príncipe y sonrió con tranquilidad, ya ella había cumplido con su trabajo y no debía de contarle más, o la historia podía ser distorsionada, puesto que ella ya conocía bien, que el futuro y el presente eran tan alternantes como las caras de un dado de doce caras.

-Mire al cielo y lo encontrara Señor- Respondió ella envolviendo su bola de cristal en una manta.

El no pregunto nada mas, dejando su jarrón de cerveza subió a la planta del barco, luego fue junto al timón, miro a todos los piratas divirtiéndose y saco de sus bolsillo una pistola, la cual apunto al mar, para luego disparar, llamando así la atención de todos los barbaros. Solo con su miraba fría y su sonrisa sádica, todos empezaron su labor, desplegaron las velas, tomaron el timón, dieron sus arsenales; mientras toda su tripulación preparaba el barco, el saco su telescopio y miro al cielo, esperando encontrar al dichoso muchacho, y entre unas nubes logro verle, estaba acompañado, pero eso no le importaba, deseaba deshacerse de él y la mejor forma seria cuando estuviera despistado.

-¡Quiero los cañones cargados y apuntando hacia esa nube! ¡AHORA!- Grito, señalando una nube en específico en el cielo.



El rubio les seguía mostrando diversos lugares de la isla, como un castillo abandonado desde hace décadas, la aldea de los indios, la costa de las sirenas, su depósito de helado, el prado de las hadas donde antes el vivía con su compañera Hinata, antes de que los niños perdidos empezaran a aparecerse por la isla. Mientras ellos hablaban de la maravillosa isla, algunos maravillosos seres que vivían en ella, el agudo sonido de un pitido llego a los sensibles oídos de Sakura, ella desvió su mirada hacia donde provenía tal sonido, y sus ojos se encontraron con balas de cañones dirigiéndose directamente hacia ellos.

-¡Naruto, Shikamaru! ¡Cuidado!- Con toda la fuerza que pudo, empujo a ambos chicos fuera de las nubes, mientras que ella también se alejaba de esta.

-¡Sakura!- Grito su primo, muerto de miedo, cayendo en alguna parte de la isla mientras que la hadita salía de su camisa y corría con Naruto.

-¡Naruto! ¡Hay que buscar a Shikamaru! ¡Algo le puede pasar!- Sakura se alarmo viendo el lugar donde su primo había caído.

-¡Tranquila Sakura, el cayo en el escondite! Ve con Hinata, ella te guiara donde está tu primo y los niños perdidos-Sonrió mientras lanzaba a Hinata cerca de Sakura -¡Vayan yo iré cuando termine aquí!

Mientras Sakura siguió a la pequeña hada hacia una parte de la isla, Naruto voló rápidamente al barco, sin que le pudieran ver para jugarle una broma a su “amigo” Pirata. Sakura siguió desesperadamente a Hinata, la hadita miro como la muchacha tenía problemas para acelerar tan rápido como ella, así que decidió llegar a su destino antes que ella y jugarle una mínima broma. Al llegar al escondite de los niños perdidos, vio a los seis niños alrededor del primo de Sakura, intimidándolo un poco y se acerco a ellos haciendo gestos, señas y tintineando.

-¡Hinata!- Gritaron todos los niños al verla.

-¿Naruto ya regreso? ¿Dónde está? –Pregunto uno de los niños tomando a Hinata en sus manos mientras los demás se acercaban a él y la hada tintineaba haciendo gestos.

-Dice que está jugando con Sasuke- Sonrió otro de los niños, el cual entendía perfectamente el idioma de Hinata -También dice que Naruto nos dejo una tarea… ¡Conseguir un pájaro para la cena!

-¡GENIAL!- Gritaron los demás niños llenos de emoción, mientras que Shikamaru se acercaba un poco a ellos, intrigado.

-Dice que el pájaro tiene la cabeza rosa… y que lo vio por allá- Susurro el niño, mientras señalaba un espacio entre los árboles, donde de lejos solo se veía un punto blanco con un toque rosa –Dice que el que le atine ¡Tendrá un premio!

Todos los niños gritaron eufóricos y empezaron a repararse para atacar, tomaron sus arcos, espadas, arpones artesanales y demás armas para apuntar al pájaro que Hinata les había señalado, y se prepararon para que la hada les diera las indicaciones de cuando poder disparar, mientras, Shikamaru veía a la supuesta ave, que a pesar de todo, tenía un cierto parecido… ¡Con su prima Sakura!, justo al momento que pensó en decirles, vio como todos los niños dispararon al blanco, su cuerpo quedo helado cuando noto que algo había tocado a su prima, y esta ahora estaba cayendo.

-¡SAKURA!- Grito Shikamaru, lleno de terror, corriendo hacia el lugar donde había caído, seguido de los niños perdidos.

Al llegar, y encontrarse con la chica, todos los niños perdidos se asustaron, mirando como Shikamaru se acercaba a ella y la miraba acostada en el piso, muerta.

-¿Por qué lo hicieron?- Pregunto Shikamaru mirándola los niños arrodillarse alrededor de ella despojando sus cabezas despeinada de cascos y sombreros.

-Hinata nos dijo que Naruto quería que la cazáramos para la cena- Respondieron dos niños iguales, unos gemelos.

-¡El fue el que nos trajo aquí!- Regaño Shikamaru mirando muy triste a su prima, mientras que la hada se escondía entre las hojas de los arboles.

-¡Hey! ¡Espero que les hayan dado una muy buena bienvenida a nuestros nuevos amigos! ¡Y más que todo a nuestra a amiga nueva!- Escucharon el grito del rubio que volaba hacia ellos, muy sonriente.

Todos los niños se levantaron y con sus cuerpos taparon el cuerpo de la chica en el suelo, con el miedo de que Naruto se molestara con ellos por esa pequeña equivocación. Naruto bajo hasta estar en el suelo con ellos, muy sonriente miro a un lado de sus pequeños niños perdidos al primo de Sakura, Shikamaru, y que él estaba arrodillado en el suelo, mirando algo.

-¿Shikamaru? ¿Qué miras? ¡Ah! ¿Ya conocieron a Sakura-Chan?- Sonrió -Ella nos contara historias y jugara con nosotros, será… ¡Sera como su nueva Madre! –Grito muy feliz el rubio, pero noto que ninguno de los niños sonreía mucho con las nuevas noticias -¿Qué les pasa?

-Naruto… Tenemos que decirte algo- Dijo uno de los niños, mientras que los demás se movían para que el pudiese ver al cuerpo de la chica en el suelo. –Nosotros… N-No queríamos.

-¿Cómo paso esto? ¿Quién lo hizo?- Pregunto el rubio, arrodillándose a un lado de la chica, mirando la flecha en su pecho; algo dentro de él, le hizo pensar que debía de quitarle la flecha.

-Hinata nos dijo que era un juego… Y que ella era un pájaro- Soltó otro de los niños, mirando como Naruto retiraba la flecha del cuerpo de Sakura.

-No tiene sangre- Susurro Shikamaru mirando la flecha que acababa de salir del cuerpo de su prima.

El rubio miro detenidamente la flecha, y efectivamente, no tenía ningún rastro de sangre, así que decidió mirar en qué lugar había impactado la flecha, y un poco temeroso movió el camisón de Sakura de su pecho, su cara se volvió totalmente roja, nunca había tocado a una chica antes, y menos en esas… Partes que Sakura tenía, que ningún otro niño perdido tenia, miro la parte donde la flecha había impactado al borrarse de la mente esos pensamientos nada “Divertidos” y noto que su beso tenía un agujero, acerco su oreja al pecho de ella y la escucho respirar, se había desmayado.

-No le paso nada- Susurro mirando a Shikamaru, y sonrió -¡No le ha pasado nada! ¡Mi beso la salvo!- Grito él mientras mes mostraba a los niños perdidos la bellota que colgaba del cuello de la chica.

-¿Un Beso?- Preguntaron los demás niños, acercándose a la chica y arrodillándose junto a ella.

-¡Yo recuerdo los besos!- Dijo uno de los niños, tomando en sus manos la bellota y sonrió -Si, es uno muy poderoso.

-¡Bien!- Sonrió, y miro a Sakura nuevamente -¿Cómo la llevaremos al escondite?


Todos los niños se miraron entre sí, y luego se miraron las manos, no podían llevarse a la chica con esas manos tan sucias, que fuesen unos niños perdidos no significaba que no iban a ser caballerosos con una dama. Así que decidieron hacerle su propia casa a su nueva Mama según Naruto, hicieron una casa a su alrededor, con ayuda de Shikamaru y Naruto, tenia techo, una puerta, una ventana, y era lo suficiente espaciosa para ella, así cuando ella no quisiese estar con ellos, podía estar ahí y dormir, aunque ellos dudasen que no quisiese estar con ellos. Esperaron hasta que ella despertara, pero tardaba demasiado en despertar así que decidieron volver cuando ella despertase, y se prepararon para cazar una buena cena para su Madre.



Su cuerpo le pesaba un poco al igual que su cabeza, antes de lograr abrir los ojos se sentó en donde estaba recostada y miro a su alrededor. Estaba en una casa de madera, ella solo recordaba haber estado buscando a su primo, que luego algo pe golpeo y cayó al suelo. Se levanto como pudo, y miro la casita improvisada, era cómoda y acogedora, pero aun así, tenía dudas de donde estaba. Salió.

-¿Naruto? ¿Shikamaru?-Gritaba en medio del bosque.

Luego de caminar horas y horas, encontró la caída de un pequeño rio, se acerco y miro que estaba totalmente solo, ella se sentó en la orilla y admiro el agua, era totalmente cristalino, nunca en su vida había podido ver algo así, luego de todos esos años encerrada en casa, sin poder salir, ver algo tan hermoso y lindo, era de lo más maravilloso que jamás le pudo pasar. Al ver su reflejo en el agua noto que la caída la había dejado totalmente asquerosa, estar libre y haber huido de casa no significaba que iba a andar por ahí echa un completo desastre. Si no había nadie cerca, nadie la vería ¿Cierto?



-¡Niños perdidos! Y Shikamaru- Grito el rubio frente a una mesa llena de comida.

-¡Si señor!- Respondieron todos mirando la deliciosa comida de la mesa.

-Iré a buscar a vuestra Madre ¡Que nadie coma nada! Este festín es para ella ¿No?- Sonrió el volando sobre la mesa -¡Lo digo en serio Chouji!

Mientras el niño perdido se sentaba frente a la mesa, deseando que pronto volviera se Padre con su Madre, Naruto fue en busca de Sakura en su nueva casa. Grito el nombre de ella, fuera de la casa, y algo le hizo pensar que tendría que despertarla, el era realmente un flojo, pero si ella seguía dormía, pues había alguien peor que ella; al entrar no vio nada, miro el lugar donde había acomodado su nueva cama y el lugar estaba totalmente vacío. Su mente entro en pánico.

-¡Sakura-Chan! ¡¿Dónde estás Sakura-Chan?!- Gritaba Naruto buscando en cada rincón en los alrededores del bosque.

Busco en cada rincón, grande, pequeño y mediano, no iba a perder de vista de nuevo a Sakura, el solo se había distraído un poco y ya ella se había perdido. Pregunto a algunas hadas que se encontraban en el bosque por la chica, ninguna supo decirle donde estaba ella porque nunca la habían visto, hasta que una pequeña elfo que buscaba frutas le sugirió buscar en el rio de los “Encantos”, Naruto no lo pensó dos veces y fue por ella; los arboles eran extremadamente altos, así que decidió caminar para evitar golpearse con alguna rama, aunque ya se había golpead con muchas antes de ir al rio. Cerca de su destino, escucho la voz de Sakura y decidió corres al rio, cuando llego obtuvo una muy “Grata” sorpresa.

-¿Sakura…?





Cuidense  Onion bye 

Naoko-Chan
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 77
Edad : 19
Localización Es un secreto :3
Nakus 4035

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por mio-chan el Vie Feb 28, 2014 4:24 pm

Yeeeeiiii, Wafffuuuu!!!!! *-----*

Ya era hora de que subieras el capitulo snif snfi no sabes cuanto sufrí DDDDD:

Y sobre el capitulo ... primero: ODIO A LOS PAPAS DE SAKURA!!!! no puedo creer que por una tontería hayan encerrado a Sakura en su casa!!!, son unos ggrrr por una parte me da tristeza que Sakura se haya ido y haya dejado a Deidara :s

Y mooo maldita Hinata casi hace que maten a Sakura aunque que bien que la salvo el "beso" de Naruto *---*, jajaja y no puede ser que Naruto a cada rato este perdiendo a Sakura, por cierto con que sorpresa se encontrara Naruto? *--*

Espero que esta vez no tardes (olvides) en subir el próximo capitulo:3

mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por Uno el Lun Mar 03, 2014 1:50 pm

Hola.... Primero que nada U.U te has tardado mucho, creí que lo ibas a dejar y eso me torturo T.T porfis no lo dejes, esta historia realmente me gusta ¡¡Realmente!! U.U y ahora... Espero la conti e.e y una reconpensa por esperar si es.posible jejeje ok ya!!!

Antes que nada, quiero agregar que Peter Pan es de mis cuentos favoritos, pero no la pelicula animada, mas que nada la otra... En la que creo que te estas basando un poco n.n siempre me gusto la historia... Pero a la vez siempre me decepciono u.u por que siempre quise que Peter se quedara con Whendy... ¡¡Son o eran el uno para el otro!! ¿Como el autor pudo no cambiar la historia? Los dos se gustaban mucho... Era un amor magico... ¡¡Oh dios!!, el caso es que, ahora tu historia me esta atrapando de lleno... Me esta enamorando de Peter Pan de nuevo *-* espero ilucionada en verdad, que esta vez Naruto ¿Pan?.... Quede como deseo. *-* en fin, creo que ya exprese mi gusto e.e espero conti pronto!!! Que muero por ver mas...

¡¡Ahora tu historia!! Si no es mucha molestia... Me.gustaria pedir una leve explicacion, es que al inicio de la historia me confundio un poco Deidara, entiendo tu pundo pero eso me enredo, lo que.dijo.... Bueno. Ahora ¡¡Sasuke el capitan Garffio!! Eso si me lo esperaba e.e y me encanto sinceramente, todo un chico malo... ¿Y el señor Smith? ¿Suigetsu? No lo creo.. ¡¡En fin!! Otra cosa que me encanta es campanita n///n es muy celosa y amo cuando hay celos no correspondidos entre la pareja, suena cruel pero me.gusta... La parte donde el "Beso de.Naruto" salvo su vida me gusto, me recuerda a la pelicula e.e. ¡¡Ya espero el Dedal" 6.6.....

¡¡El juego del papá y la mamá!! En verdad que amo tu historia.... 6.6 y la disfruto, me.gusta como lo manejas--Nada aburrido y largos capitulos-- sigue asi que muero.por.la conti.

¿Naruto habra visto a Sakura? (Mi mente pervertida pide que si... Pero es un cuento, aun asi es tierno) el sonrojo de Naruto por tocar su cuerpo es lindo, tierno y.propio de un chico entre la adolecencia y.la niñes <3 y da!!! Sakura como si nada... *-* ya quiero saber que mas pasa!!!

Bueno no quiero aburrirte con mi comentario y quiero que.lo continues pronto ¡¡Asi que no te robo mas tiempo!! Chao cuidate n.n

Uno
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 524
Edad : 19
Localización ¿Qué te importa?
Nakus 15400

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por Taiga-chan el Lun Mar 24, 2014 11:22 am

¡Bendita infancia! Me has hecho recordar el cuento de peter pan. No me gusto mucho la película animada, concuerdo con Esbeiidy Sakuu.
Solo pido que ellos si terminen juntos y no separados como las películas TT^TT
Por cierto, ¿mas o menos en que siglo se basa la historia? .-. bueno, es que se me hace raro que haya teléfonos y coches xD okno, fue mala idea preguntar.

Espero pronto continúes con la historia, me ha parecido verdaderamente interesante :3

matta ne!
¡que tierno! el "beso" de naruto salvo a sakura...solo espero que ella lo recompense con un "Dedal"


Taiga-chan
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 191
Edad : 17
Localización debajo del arcoiris *3*
Nakus 4500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por Naoko-Chan el Lun Sep 08, 2014 3:07 pm

Volví \o/ Bieen... Jeje... La verdad no había entrado mucho al foro
porque pues, me gradué y estaba super feliz, pero no pude entrar en la
carrera que quería que de por si tiene mucha demanda y entonces
me agarro la depresión de forma muy dura, aun estoy deprimida pero intentare
de nuevo por otras carreras si es que puedo entrar en la uni :C
Como dice mi hermosa madre, ¿“todo pasa por algo”?

Quitando toda mi historia de dolor y dolor, he aqui el siguiente capitulo :3 Ojala
les guste, desde ahora serán un poco cortos creo, ya que estamos como...
Basados por decirlo así en Peter Pan, estamos cerca del final, A no seer. Bueno, ni tan cerca.
Espero sus criticas. Y perdonen si aun tiene errores u horrores ortográficos, aunque
le he leído y releído como 1000 veces. Gracias por leer.

Cuídense, Bye.

Capítulo VII:



   Era grandioso el poder sentir el agua fría en su piel, realmente le encantaba aquello, un hermoso y pintoresco río con agua tan limpia como de un manantial, el bello canto de uno que otro pájaro y la cálida luz del sol sobre sus hombros. Se sentía totalmente relajada, dio gracias al cielo por haberse cambiado la ropa interior antes de dormir, ya que viviría tal vez del bosque no le importaría mucho que se mojara su ropa interior, luego algo de sol la secaría.
Terminando su corto baño, Sakura noto algo en la orilla del rio, parecía un erizo de tamaño desproporcional, pero mientras más se acercaba a él, parte del cuerpo del erizo cambiaba, y ya a pocos metros de llegar, pensó el necesitar unos gigantescos lentes, no era un erizo, era un muchacho.

-Hermosa Doncella… ¿A qué debo tu visita a mi rio?- Su voz era melodiosa, como una canción pero aunque ella quiso responder su voz no salió de sus labios –Siento que sea tan corta, pero… He estado muy solo aquí desde hace un largo tiempo. No te importaría acompañarme ¿Cierto?

Ella no tuvo tiempo para poder responder o razonar su respuesta, se encontrada sumida en un dulce trance, atraída por la melodiosa voz del chico y por los preciosos ojos color ámbar que el poseía. Había caído en su trampa. Mientras brotaban burbujas del rio, haciéndole avanzar hacia él, que la esperaba con sus brazos abiertos tarareándole una dulce canción, Sakura no estaba más que perdida, ya no razonada, no escuchaba sus propios pensamientos, no tenia control sobre ninguna parte de ella, darse un baño en ese rio realmente fue una mala idea.



Hacía mucho tiempo que no le apetecía correr más que volar, pero esta vez era diferente, se sentía prepotente, necesitaba llegar allí y su entusiasmo por encontrar a Sakura crecía mientras más se acercaba al rio, no le daba importancia a volar o no, o si los arboles no le dejaban ver o no, realmente necesitaba encontrarla. Al sentir el vivo pasto cercano al rio comenzó a cuestionarse si había escuchado bien a la elfa.


-“Creo haberle visto cerca del rio de los Encantos Naruto, no estoy del todo segura…” – Recordó mirando atentamente el lugar, aunque el recuerdo era vago, no se había dado el tiempo suficiente para terminar de escucharle.


Su caminar empezó a hacerse algo lento y cuidadoso, hasta que encontró cerca de la orilla del rio la ropa blanca de Sakura colgada en un árbol, pronto su mente se encendió, haciéndolo emocionarse hasta el punto en que corrió lo más rápido posible a la orilla y miro al rio, encontrándose con una muy grata sorpresa.

-¿Sakura…?

Ciertamente, esa sorpresa era algo que jamás logro imaginar, ahí estaba ella, empapada y en ropas menores, algo en Naruto hizo que su sangre empezara a correr a mil, haciendo que su cara llegara a tornarse tan roja como un tomate bien maduro. Realmente Sakura era hermosa, si no fuese porque el ya sabía bien por la contextura de su cuerpo y  su delicioso olor que era humana, la hubiese confundido tal vez con una Ninfa del bosque o con alguna otra hermosa criatura habitante de nunca jamás. Un niño no tenía esos pensamientos jamás, o al menos el no, jamás tuvo un pensamiento de esos por nadie ni nada, no era correcto pensar de tal forma sobre una dama. Antes de reprocharse por pensamientos tan absurdos y tontos, volvió al mundo cuando noto que Sakura tomaba la mano de alguien, o mejor dicho, alguien tomaba la mano de Sakura. Miro como ahí estaba un Encanto, pero no era uno común, era el Encanto que parecía feliz cada vez que le molestaba, que sin poder ni vergüenza estaba tomando a Sakura no solo de la mano, si no que poco a poco la tomaba también de su cuerpo, para ser más exactos de la cintura, sonriéndole con mucha gracia, manteniéndola bajo algún hechizo o algún embrujo.

-¡Aleja tus sucias manos de Sakura-Chan, Utakata!- Grito Naruto tomando algo de vuelo lleno de furia.

-¡Oh Narutin! Que sorpresa tan encantadora es tenerte en mi morada, ¿Se puede saber a qué se debe? No recuerdo haberte invitado- Respondió el muchacho mientras le miraba sobre el hombro de Sakura –Siento realmente no poder atenderte hoy, porque como veras estoy algo ocupado con mi nueva compañera.

-¡¿Tu qué?! ¡No, nada de eso! ¡Sakura-Chan no te pertenece! ¡Devuélvemela! ¡Ella no será nunca tu compañera!- Regaño a la vez que desenfundaba su espada y apuntaba a la cabeza del Encanto.

-¿Le conoces? ¡Estupendo! Tendré en cuenta invitarte a casa para cuando logre llevarla… Oh ¡Cierto! Los humanos no pueden entrar al mundo de los Encantos si aun desean regresar ¿No es así?- Dijo él, cerca de una de las mejillas de Sakura, la mejilla donde él había dejado su “Dedal”.

-¡No lo repetiré Utakata! ¡Suelta a Sakura-Chan o tendremos problemas! ¡Hare escombros tu rio!- Naruto se encontraba cada vez mas y mas molesto.

Ciertamente Naruto tenía la fuerza para hacer eso, más que nadie, el conocía muy bien como destruir completamente un rio de encantos, en muchas ocasiones los Encantos que osaban de molestar a los niños perdidos terminaban en grandes riñas con él y solo le bastaba con hacer caer cada árbol que cuidaba del rio, y estancar la caída del agua, perdiendo toda su vida, y los Encantos que vivían en ellos solo desaparecían. Algo extraño pero en Nunca Jamás, pocas cosas no eran extrañas. El fascinante encanto perdió la cautivadora sonrisa de sus labios, notando el lio que estaba montándose el mismo ¿Por qué? ¿Una simple humana?. Inmediatamente, algunas de las burbujas que sostenían el cuerpo dormido de Sakura, comenzaron a explotar de una en una.

-No harías eso Naruto, ambos sabemos que no serias capas- Murmuro Utakata soltando con sumo cuidado la cintura de la chica.

-¡Si que lo soy Utakata!- Sonrió ampliamente -¡Esta vez seré yo quien gane esta batalla! ¡Acéptalo de una buena vez y deja a Sakura-Chan!

El Encanto se tomo unos segundo para analizar cuanto valía llevarse consigo a la chica humana. Cada Encanto tiene una forma diferente de ser, algunos huyen de los humanos o suelen hacerles algunas tantas jugarretas, pero otros simplemente son tan similares a los duendes o nomos, que llegan hasta a enamorarse o inclusive a obsesionarse con algún humano, llegando al punto de querer tenerle consigo solo para sí mismos. Sakura era el primer humano femenino que Utakata conocía, y era la primera que le había atraído hasta el punto de querer llevarla al mundo de los Encantos para estar con ella toda la eternidad. Ya tendría que conformarse con alguna Ninfa, una Duende, la amistad de la chica, o algo sumamente parecido, ya que justo ahora la chica parecía pertenecerle a alguien que no parecía tener la mas mínima intención de querer compartirla con él.

-¡Muy bien Naruto! Esta vez has logrado vencer, espero que sepas que no me he rendido totalmente con ella- Menciono a su vez que soltaba totalmente a la chica y tomaba su forma animal e iba desapareciendo, al igual que las burbujas, y Sakura caía al fondo del rio.

El rubio dio un fuerte graznido declarando su victoria, antes de saltar y zambullirse en el agua en busca de la chica, nado tan rápido como sus pies y brazos le permitieron, tan pronto el cuerpo de Sakura entro en conciencia fuera del hechizo del Encanto, perdió el poco aire que quedaba dentro de sus cansados pulmones. Luchando para no ahogarse, Sakura utilizo sus últimas fuerzas para alcanzar las manos de Naruto, aun su cuerpo estaba algo dormido pero trataba de hacerle funcionar de  forma coordinada con su cerebro solo para poder alcanzarlo. Lo único que necesitaba era tomar su mano, antes de que todo quedase oscuro.



-“Despierta Sakura-Chan”- Sentía mucho frio en su cuerpo, a excepción de una de sus manos, parecía estar envuelta en algo muy cálido. Esas palabras era todo lo que necesitaba para que su corazón diera un pequeño vuelco y la hiciera despertar.



-¡Ya ya! ¡A callar que despierta!

Tan pronto sus parpados pudieron moverse, todo dejo de ser oscuro, sintió algunas gotas de agua recorrer su cuerpo, estaba mojada. Aclarando su vista, miro aquello que le tapaba parte de la luz, y vio ese color azul tan peculiar, los ojos de su nuevo amigo, Naruto, el cual le regalaba una sonrisa llena de dicha, notando como las amplias manos de este acogían su mano derecha con gran afán.

-¡Señorita Sakura!- Escucho el grito de otras personar, e instintivamente miro algo sobresaltada de quienes se trataban.

No eran más que un grupo de seis niños, todos vestidos de forma tosca al igual que Naruto, con la diferencia en que algunos usaban pieles de diversos animales para cubrir sus cuerpos. Tomó algo de impulso para poder sentarse y mirarles mejor a cada uno. Inmediatamente cada niño despojo su cabeza del gorro o sombrero que hubiese en esta, y se arrodillaron frente a ella sonriendo con gran afán.

-¡Por favor sea nuestra madre Señorita Sakura!- Gritaron todos en conjunto, seguido de diversas suplicas y caras adorables.

-¿Su madre? ¿Pero de qué hablan?- Pregunto Sakura sumamente aterrada, ¿Esos niños hablaban de adoptarles?

-¡Si! ¡Nuestra madre!

-Tú serás la madre y yo el padre- Expuso Naruto tomando vuelo y haciendo las mismas caras que los niños y añadiéndose a las suplicas.

Sakura se tomo un poco de tiempo para analizar todo, evidentemente era un juego, y posiblemente esos niños necesitaban de una madre, pues nunca habían tenido una, según las historias de Naruto sobre como llegaban los niños perdidos al país de Nunca Jamás. Al principio le pareció hasta divertido pensar en el tema de actuar como una madre, sería como Nana era algunas veces con ella incluso podría imitar a Deidara. Claro estaba que Sakura podía llegar a ser una madre excepcional para esos niños.

-De acuerdo, no me hará mal ser de madre- Hablo ella, con una hermosa sonrisa que iluminaba su rostro.

-¡Genial!- Gritaron los niños.

Todos los niños comenzaron a celebrar junto a Naruto, entre todos buscaron las ropas de Sakura y le hablaban de los buenos hijos que serian con ella y que a pesar de que nunca habían podido darse el lujo de tener una madre, la querrían y apreciarían como no tenía una idea. Ella se vistió rápidamente mientras que los niños y Naruto le llevaban al escondite del árbol, tomándose algo de ese tiempo para presentarse.

Gaara y Kankuro eran los gemelos, algo tiernos pero muy bromistas, expertos en jugarretas, y trampas. Kiba el experto en hadas, ninfas, otros serer de nunca jamás y pues claro el que poseía mas recuerdos de la vida en el mundo humano, una fiera con espada. Chōji un niño regordete, comelón y temerario, un arma mortal con su arco y flechas. Lee era un hiperactivo listo para luchar, experto en batallas y peleas. Por ultimo pero no menos importante, Yagura, el más joven de todos pero con una gran combinación de todas las habilidades de los demás.

-¿Ya se asearon para comer?- Pregunto Sakura siendo llevada al comedor, mirando a cada niño devorando con la mirada los platos de la mesa. Al momento en que llegaban.

Estaba realmente impresionada de ver la mesa llena de comida ta espectacular y exótica, a la vez que cada niño corrió a lavarse las manos junto a Naruto, estaba a gusto con todo, ser la madre de esos niños sería divertido. Al llegar todos a la mesa comenzaron a devorar la comida, y ella solo les miraba, no tenia apetito para comer en ese momento, el susto que había pasado con ese muchacho, además de pensar que su primo había muerto, le habían dejado sin muchas ganas de querer comer… Su primo.

Pensar en Shikamaru le recordó algo. El no estaba con ellos, a pesar de que Naruto explico que él estaba en el escondite cuando fue a por él. Entro en pánico al pensar que lo había olvidado.

-Naruto ¿Y Shikamaru? ¿Dónde está mi primo?- Pregunto Sakura mirando en dirección de Naruto, levantándose de la mesa muy alterada.

-¿Quién?- Hablo Naruto sonriente, luego de tragar la carne que estaba devorando.



Llevaba un largo rato caminando, en su mente se aseguraba a si mismo que estaba perdido, desde que los niños perdidos salieron en busca de Naruto y Sakura el no pudo seguirles el paso. Ahora estaba en medio de un bosque exuberante con criaturas que le aterraban un poco y el sol empezaba a caer, sus pasos eran descoordinados y su cuerpo empezaba a  mostrar la condición en la que se encontraba, pronto el aire se fue de sus pulmones cuando fue levantado ferozmente por una trampa de cuerda, por un momento su corazón estuvo por salirse de su pecho y más aun cuando noto que en su alrededor se encontraban dos chicas, o eso creía él. Ambas rubias pero diferentes a la vez, una de ellas parecía sacada de un cuento, con sus orejas puntiagudas y unos ojos muy grandes y preciosos ojos de color azul, tenia una mirada picara y divertida pero al igual que su compañera trataba de soltarse, la otra chica parecía mas tosca pero aun así hermosa, tenia pintados diversos símbolos en toda su cara y parte de sus brazos, llevaba dos coletas y sus ojos verdes se encontraban inundados de furia. Era una hermosa vista, lindo ambiente, pero aun así ambas chicas le aterraban de cierta forma.

-¡Todo esto es culpa tuya tonta Elfa! ¡Bēvakūpha, ajñānī, bēvaqūfa!- Grito la chica con marcas en la cara, sin poder liberarse de la cuerda.

-¡A callar estúpida india! ¡Si los piratas nos escuchan quien sabe que harán de nosotras!- Respondió en el mismo todo la otra chica, mejor dicho Elfa, la cual parecía poder soportar el agarre de la cuerda en su piel.

-¡Pues preferiría estar muerta ya mismo que estar aquí atada contigo!

La riña entre ambas siguió por unos minutos hasta que Shikamaru se harto de tener a dos gritonas en cada oreja, como si no les importase que el estuviese allí o como si gritar fuese a resolver todo. No le quedo de otra más que taparles las bocas a ambas con sus manos, haciéndoles enfurecer más a su parecer.

-¡Dejen de ser tan problemáticas y cierren las bocas, que estar como unos parlantes andantes no nos hará bajar de aquí!- Grito él, sin importar que las chicas tratasen de morderle la mano.

Antes de siquiera poder seguir con su regaño ambas chicas taparon su boca, mirando a los piratas debajo de ellos, pero nada sirvió para esconder su presencia ya que un loro ¿Vivo? Les miro y no tardo nada en exponer su presencia. Les bajaron y les ataron, mientras que sin más los piratas se abrieron paso para que su capitán tratase con las sabandijas que acababan de encontrar. Solo ver a distancia la cara del “Príncipe Pirata”, le helaba la sangre.

-¿Qué tenemos aquí?- Carraspeo mientras les miraba y una sonrisa sínica aparecía en sus labios –Así que tenemos a una elfa, un niño y a la sucesora de la tribu Sato. Es un gusto tenerle aquí Señorita Temari.

-Paśu ghr̥ṇita, śāpita dānava aṇḍē, mujhē ēka bāra jānē dō- Respondió con odio la india, a la vez que escupía en los zapatos del pirata.

-Jūgo, ¿Qué dijo?- Hablo el muchacho moviéndose a un lado, dejándole espacio a su segundo al mando. Un hombre alto, fornido, con ojos amarillentos y un cabello de color naranja.

-Un mísero insulto sin gracia Señor- Respondió calmado el hombre, para luego sonreírle a su capitán -¿Qué cree que deberíamos hacer con los nuevos rehenes Capitán?

-¿Qué tal si les llevamos a visitar la cálida y mugrienta “Torre Calavera”?

La tripulación del capitán solo secundo la propuesta con gritos y risas sádicas, a la vez que llevaban a sus tres rehenes amarados tanto de manos y pies, como largas pañoletas para no escuchar sus quejidos en el trayecto al a temida Torre Calavera, una torre que según contaban las historias, formo una vez parte de un castillo de un rey tan malévolo como el mismo Príncipe Pirata o inclusive peor, hasta el punto en que su locura por sed de sangre lo llevo a toda su maldad contra su reino para luego encerrarse en aquella torre en la que con todas sus riquezas murió, mientras que el reino y el castillo eran llevados por el mar, dejándole solo una torre ya con solo riquezas despojadas y que al paso del tiempo solo se desintegraban o desaparecían. Nadie sabía cómo, ni porque, pero esa torre luego de muchos años y milenios en el olvido llego a nunca jamás.

Un largo camino en una barca ya de noche, luego unas duras y molestas esposas, por último, ser amarrado y esposado a La Roca de los Abandonados en medio de una torre, mientras que la marea golpeaba sus estómagos fuertemente, subiendo cada minuto un poco más. Los piratas ya habían sacado de sus mentes a sus rehenes que en poco tiempo el agua cubriría por completo y ahí terminaría su vida, ahogados.



Muchos besos de cerdito a todos  pig

Naoko-Chan
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 77
Edad : 19
Localización Es un secreto :3
Nakus 4035

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por mio-chan el Sáb Sep 13, 2014 2:01 pm

Ohh Geniaaaalll!!!!!!!!! yo pensaba que ya no lo ibas a continuar T////T
Que bien que decidiste subir este capitulo, eso me da mas esxperanzas de que lo vas a continuar (espero que si lo continues y no nos abandones T///T)

Y bueno sobre el capitulo.... Wow *---*, jajajaja creo que Utakata seria como una sirena pero en vesion masculina no? x3, jajajaja awww y que hermoso Naruto al salvar a Sakura *--*

Y me me encanto cuando los niños perdidos le pidieron a Sakura que fuera su mama :3 jajaja y ese Shikamaru es un loquillo, no se porque pero es un loquillo x3

Espero que pronto subas el siguiente capitulo:3

mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por LimaAxG el Vie Nov 27, 2015 9:56 am

FanFic Reabierto


A petición de la autora

_________________
 GrammarNatzi 



stuff:

LimaAxG
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 740
Edad : 24
Localización Algún lugar en la Tierra owo
Nakus 10925
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never Land [+16] Capítulo VII - 06/02/2016. Capítulos actualizados.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:20 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.