Últimos temas
» HETEROEROTISMO - Introducción (+18) 4/12/2018 Por Kaoru Dono
Miér Dic 05, 2018 9:24 am por arminius

» Ayuda para conseguir un fanfic antiguo
Dom Dic 02, 2018 5:41 pm por Cahs_24

» ¿Qué estás escuchando?
Vie Nov 30, 2018 8:39 am por PJXD23

» hola , aqui de nuevo
Dom Nov 25, 2018 12:15 pm por PJXD23

» Hola gente
Dom Nov 25, 2018 12:13 pm por PJXD23

» PREPARATORIA KONOHA [+18] [C] CAPITULO 1 (22/11/2018)
Vie Nov 23, 2018 6:14 pm por HadesAnubis

» El diario de Naruto [+14] Capitulo 1 27/03/16
Lun Nov 19, 2018 9:13 pm por mayasorita

» necesito ayuda con un fan fic
Lun Nov 19, 2018 4:53 am por uchiha099

» Pleasures of the night..... Capitulo 03.... "+18"
Sáb Nov 17, 2018 7:32 am por mayasorita

That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por aduzumaki el Vie Ago 02, 2013 1:17 pm

Onion kuku ya comenzamos con los mensajes de texto, estoy ansiosa por saber que pasara en el cafe ay no se sakura como no ha caído con el como lo describes debe ser hermoso Onion *o* espero conti pronto saludos Onion bye 
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1026
Edad : 24
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por mio-chan el Vie Ago 02, 2013 2:04 pm

Ya era hora de que se mandaran mensajes
jaja y soy yo o Sakura se puso celosa cuando
vio a Naruto platicando con una chica?
ya quiero ver como les va en el café
Espero que pronto subas el siguiente capitulo
Onion ok Onion bye 
avatar
mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Uno el Sáb Ago 03, 2013 4:09 am

¡¡Ohhh cielos!!! *--* Naruto de chico malo.. Grrrr!!! jajaja ok ya e.e.. a Sakura ya le gusta huff huff pero no lo admite.. es mas!!! le gustan 2, Naruto y Minato :p y son el mismo!!! jajajaj ok ya muy bueno síguelo *--* ya quiero que se besen y se digan cositas linda jajaja ok yaa :p
avatar
Uno
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 524
Edad : 21
Localización ¿Qué te importa?
Nakus 15400

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por sakuraforever_24 el Sáb Ago 03, 2013 9:26 am

Que capitulo!!!  Onion ok Kiba es un HDP cambio su estado de face a los 20 minitos de que termino con Sakura lo odio....  Mad 
Cada ves se pone mas emocionante el juego de seduccion de Naruto y Sakura ... Onion *o* 
Necesito saber ya que es lo que va a pasar en la cafeterias contiiiiiiiiiii Onion** 
Onion bye Onion bye
avatar
sakuraforever_24
Chunnin
Chunnin

Femenino Mensajes : 358
Edad : 24
Nakus 6175
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por rukiaharuno el Sáb Ago 03, 2013 11:53 am

Hola les traigo Nuevo Capitulo Smile

Hana-Sakura: O Pasara mas que simples roces, en cuanto a kiba, ya nos vengaremos de el ¬¬
aduzumaki: O es Hermoso, solo que para Sakura no era digamos su tipo ella salia con los tipos bonitos y ahora dio un giro enorme a ir con Naruto
mio-chan: No eres solo Tu? Sakura esta celosa es el primer paso para saber que te importa ese alguien cuando lo vees con alguien mas y los celos llegan
Esbeiidy Sakuu: Si les gustan los dos por un lado minato que es la supuesta persona que siempre le atrajo y por el otro naruto ese tipo de chico con el cual nunca penso que le atrajera la trai por las nubes
sakuraforever_24: Si cualquier persona que cambie su estado del face alos 20m de terminar contigo merece que lo quemen en la fogata y lo arrogen al rio.


capitulo 12:
Naruto llegó quince minutos tarde a la clase del viernes, y tuvimos un examen sorpresa en la primera hora, el cual perdió. Mi primer pensamiento fue cuan irresponsable era por perderse el examen… y luego recordé que yo perdí mis parciales.
No podía exactamente criticarlo. Se deslizó por la puerta trasera mientras el Dr. Hatake caminaba al centro del aula, recogiendo los exámenes. Tomó las hojas de la fila izquierda y luego se giró a la derecha, donde Naruto se sentó.
—Necesito verte después de clases —dijo en voz baja.
Inclinando su cabeza, Naruto sacó el libro de su mochila y respondió en el mismo tono apagado: —Sí, señor.
No lo miré durante el resto de la clase, y cuando terminó, recogió su mochila y caminó hacia la puerta principal.
Mientras esperaba que el Dr. Hatake terminara su conversación con otro estudiante, Naruto levantó la mirada y me encontró. Su sonrisa tan indescifrable como siempre, apenas existía. Pero su mirada era seria, atravesándome como un dardo en un tablero.
Regresando su atención a nuestro profesor, apartó la mirada. Solté el aliento que no había notado que estaba conteniendo, y escape del salón, indecisa sobre si debía o no detenerme en Starbucks esa tarde.
Consideré el examen que acababa de hacer como un éxito, gracias a la insistencia de Minato en que completara las hojas de trabajo que me envió dos noches atrás. Hacer esos ejercicios fue de gran ayuda.
Debió saber que la prueba venía. No pienso que él se pasó de la raya, y me dijo algo que no debió haber dicho, aunque por lo menos un dedo del pie definitivamente pasó esa línea. Por mí. Pasando invisiblemente entre los miles de estudiantes de este enorme campus, me llamó la atención el hecho de que por alguna razón, él se desvió de su
camino para ayudarme. Por alguna razón, yo le importo.
Ino: Shikamaru y yo nos iremos pronto. ¿Estarás bien este fin de semana? Vas a SB esta tarde, ¿VERDAD? Si él te invita, ACEPTA. ¡Arriésgate! No olvides que tienes la habitación para ti sola todo el fin de semana. BESOS.
Sakura: Diviértanse, chicos. ¡Estaré bien! Te mantendré informada.
Ino: De acuerdo. Regresaré el domingo en la tarde. O en la noche, dependiendo de qué tan fuerte sea la resaca de la mañana. Je, je. TEXTEAME TARDE.

Había olvidado el viaje de Ino con Shi8kamru ese fin de semana. Su hermano estaba en una banda, y tocarían en un festival cerca de Shreveport mañana, así que tenían reservaciones en un Cama y Desayuno para el fin de semana.
Ino nos dijo a Ten ten  y a mí sobre eso el último mes, una tarde mientras esperábamos ver
Mercurio y Venus a través de un telescopio del laboratorio de astronomía.
—¿En un Cama y Desayuno? —Ten ten  arqueó una ceja—. ¿Qué sigue, harán bordar las toallas con sus nombres?
Ino frunció el ceño.
—¡Es romántico!
—Exactamente —rió Ten ten—. ¡Y te irás con Shikamaru! ¿De qué hablarás con
el Sr. Deportes, de todas maneras?
Los labios llenos de Ino hicieron una pequeña mueca y pasó la mano a través de su cabello, tan rubio que podía notarse en un campo oscuro a las afueras de la ciudad.
—Le dije que en los Cama y Desayuno tienen bañeras enormes, y estaría
dispuesta a hacerle cosas pecaminosas allí.
Un sonido estrangulado provino de uno de los chicos nerds detrás de nosotros, tenían expresiones torturadas y miraban fijamente a Ino
Intentamos sofocar nuestras risas.
Ten ten  suspiró.
—Pobre Shikamaru. Nunca tuvo una oportunidad… Estará enfrente de un montón de personas diciendo: “Sí, acepto” algún día, sin saber cómo llegó hasta allí.
—¡Ugh! No lo creo. Cuando llegue mi momento para sentar cabeza, conseguiré a alguien como… —Ino miró sobre su hombro hacia los espías detrás
de nosotras—, como uno de ellos.
Los chicos se miraron el uno al otro y se sentaron más rígidos. Dirigiéndole una sonrisa a Ino, uno de ellos golpeó el puño del otro.

Dudo que Ino diera un segundo pensamiento durante su fin de semana romántico. Yo estaba sola al final, deliberé mientras me giraba hacia un grupo de estudiantes a tiempo que apretaba más mi chaqueta contra el repentino frío de noviembre.
El asistir a una fiesta de la fraternidad ese fin de semana no era una buena idea, lo sabía de primera mano.
De ninguna jodida manera iría a algún sitio donde Kiba podría estar. O Deidara. El aroma a café invadió mis sentidos antes de que Starbucks apareciera a la vista. Al doblar la esquina, mis ojos se dirigieron al mostrador, donde dos empleadas charlaban. Cuando no vi a Naruto, me pregunté si cambió turnos y olvidó mencionármelo.

Había sólo un puñado de clientes. Uno de ellos era el Dr. Hatake, leyendo el periódico en una esquina. No tenía nada contra mi profesor, pero no quería que fuera testigo de mis intentos de flirteo con el chico que se saltó el examen y le pidió que se quedara después de clase esa mañana.
Me quedé de pie, detrás de un mostrador de vasos de café y tazas de viaje.
Al igual que el lunes, Naruto empujó la puerta trasera mientras mis ojos estaban en esa dirección. Los dedos de mis pies y manos se estremecieron al verlo.
Debajo del delantal verde, usaba una camisa azul, manga larga, no la camisa con estampado de la universidad que vestía esta mañana en clase. Las mangas estaban subidas hasta los codos, dejando los tatuajes visibles.
Me moví hacia el mostrador, mis ojos saltaban de sus brazos a su rostro. Él no me había visto
aún.
Una de las chicas en la registradora se enderezó.
—¿Puedo ayudarle? —Su voz tenía un borde de molestia, como si estuviera chasqueando los dedos para llamar mi atención.
—¡Yo me encargo, Eve! —dijo Naruto, y ella se encogió de hombros y regresó a la conversación con su compañera, pero ambas me miraron con más hostilidad
que antes.
—Hola, Sakura.
—Hola.
Miró hacia el rincón donde estaba sentado el Dr. Hatake.
—¿Qué puedo hacer por ti?
Su tono no era el de un chico que específicamente me pidió que viniera. Quizás se comportaba con seriedad por sus compañeros de trabajo.
—Um, un Americano grande, supongo.
Tomó un vaso de la pila e hizo la bebida. Traté de entregarle mi tarjeta, pero negó con la cabeza.
—Está bien así. Yo me encargo.
Sus compañeras intercambiaron una mirada que yo fingí no ver. Le di las gracias y me dirigí hacia la esquina contraria del Dr. Hatake, abrí mi portátil para trabajar en mi proyecto de economía. Tuve que buscar información de múltiples fuentes para defender la posición que mi trabajo estaba tomando.
Debía estar listo antes de las vacaciones de Acción de Gracias, en menos de dos semanas. Si no tuviera que hacer tantos exámenes, podría terminar pronto.
Después de una hora, tenía marcada una docena de fuentes sobre economía internacional, mi café se había acabado, y Naruto no vino ni una vez.
Cerré mi portátil, antes de desconectar el cargador de la pared. Tenía que estar en la escuela en menos de una hora.
—Señorita, Haruno. —Salté por el inesperado saludo del Dr. Hatake, haciendo que el vaso, afortunadamente vacío, se cayera—. ¡Oh! ¡Siento haberte
sorprendido!
—Oh, está bien. Estoy un poco nerviosa… por, uh, el café —Y porque me desconcentré pensando un segundo en Naruto.
—Sólo quería hacerte saber que el Señor Uzumaki me dijo que tú ya casi comprendes todo, y que has avanzando en tu proyecto. Me alegra oírlo —bajó su voz y miró alrededor con complicidad—. Mis colegas y yo no queremos reprobar a nadie, ya sabes. Nuestro objetivo es asustar —quiero decir, animar— para que
los estudiantes flojos se pongan estudiar. No digo que tú seas alguien del mismo saco.
Le devolví la sonrisa. —Lo entiendo.
Se enderezó y aclarándose la garganta —Bien, bien. Bueno, ten un fin de semana productivo —Se rió de su broma y me las arreglé para no rodar los ojos.
—Gracias, Dr. Hatake.

Él se acercó al mostrador y habló con Naruto mientras yo terminaba de guardar mi cargador y metía mi portátil en mi mochila. La conversación entre ambos era seria, y me preocupé cuando el Dr. Hatake pareció señalar hacia mí.
Me pregunté si nuestro profesor creía que Naruto era uno de esos estudiantes flojos que podía intimidar. Si era así, yo no quería ser usada de ejemplo.
Al salir, miré sobre mi hombro, pero Naruto no miraba en mi dirección en absoluto, y su expresión era tensa. Su compañera, la cual limpiaba el mostrador a unos metros de distancia, me dirigió una sonrisa burlona.
Cuando salí de la escuela dos horas más tarde, encendí mi teléfono, traté de hacer planes para mi fin de semana mientras el aparato se encendía.
Claramente, el viaje a Starbucks había sido un fracaso. Naruto estuvo, si era posible, más desconcertante y reservado que antes.
Mientras trabajaba en el proyecto, le había mandado un correo a Minato para agradecerle que me enviara la hoja de ejercicios, y por insistirme en hacerla. No quería que tuviera un complejo de culpa, en caso de que fuera un chico de rigurosa honestidad.
No había escuchado de él desde el miércoles, pero quizás respondía mi correo esta tarde o en la noche.
Quizás tenía libre este fin de semana, y finalmente podríamos conocernos. Tenía un mensaje de Ino; ella y Shikamaru llegaron a Shreverport, también muchas insinuaciones sobre lo que podía hacer con un dormitorio sólo para mi.
Y mi mamá me envió un mensaje para preguntarme sobre mis planes de Acción de Gracia.
Kiba y yo nos alternábamos para pasar en su casa o en la mía esos días. De alguna manera, mis padres estaban confundidos sobre si yo iría o no a casa este año. Cuando contesté un “sí” (generalmente romper con un chico significa ya no pasar vacaciones juntos), esperé una disculpa de regreso.
Debí no haber esperado tanto.
Mebuki: No seas insolente. Tu padre y yo planeamos y pagamos un viaje a Breckenridge ese fin de semana, porque pensamos que tú te quedarías con los Inuzukas. Supongo que podemos cancelarlo.
Sakura: Adelante, ve. Iré a casa con Ino o algo así.
Mebuki: Vale. Si estás segura.
Sakura: Estoy segura.
Guau. Mi novio me botó, y en la primera oportunidad de mi madre de darme apoyo, ella y papá me dejarían sola para ir a esquiar.
Qué manera de hacerme sentir querida e incluida, mamá. Como si el rechazo de Kiba no
fuera suficiente con lo que lidiar. Jesús.
Lancé mi teléfono en un porta-vasos vacío y conduje de regreso al campus, preparada para ver televisión y trabajar en economía todo el fin de semana.
Cuando llegué a mi habitación, vi que Naruto me había mandado un mensaje mientras manejaba.
Naruto: Lamento no haberme despedido.
Sakura: Supongo que estabas ocupado con el Dr. Hatake.
Naruto: Sí.
Naruto: Bueno, me gustaría dibujarte.
Sakura: ¿En serio?
Naruto: Sí.
Sakura: Bien. No es un desnudo o algo así, ¿verdad?
Naruto: Ja, ja, no. A menos que estés lista para eso.
Naruto: ¿Esta noche te parece bien? ¿O mañana en la noche?
Sakura: Esta noche.
Naruto: Genial. Estaré allí en un par de horas.
Sakura: Vale.
Naruto: ¿Cuál es el número de tu dormitorio?
Sakura: 362. Necesito dejarte entrar al edificio.
Naruto: Puedo conseguir entrar. Te diré si no puedo.
El golpe de Naruto fue suave. Estaba tan nerviosa que temblaba cuando me levanté a abrir la puerta.
Había dicho que me quería dibujar, pero no estaba segura de si eso era todo lo que él quería hacer, o si se trataba de un código para más.
Ino no me dejaría oír el final si lo tenía en nuestra habitación y no conseguía que al menos me besara, aunque Naruto no me parecía el tipo de chico que por lo general tenía que parar en un beso.
Un montón de chicas veían la universidad como una especie de período de exploración, y muchas estarían más que dispuestas a explorar a Naruto. Pero me había llevado más de un año avanzar hasta el sexo con Kiba, y él era el único tipo con el que me había acostado. No estaba lista para ello con Naruto, no todavía, rebote o no.
Tomé una respiración.
Llamó de nuevo, un poco más fuerte. Dejé de pensar y abrí la puerta. Flecos de pelo claro sobresalían de su gorro gris oscuro.
En el pasillo poco iluminado, sus ojos adquirieron el tono casi incoloro que habían tenido esa primera noche, cuando se asomó en mi coche después de haber peleado con Deidara. Se encogió de hombros, con las manos en los bolsillos delanteros, el cuaderno de dibujo bajo el brazo.
—Hola —dijo.
Di un paso atrás en la sala, sosteniendo la puerta abierta. Olivia y Roma
descansaban en sus propias puertas a través del pasillo, echándole un vistazo a Naruto, mirándome a mí, viéndolo entrar en mi habitación, mientras que Ino se había ido. Olivia arqueó una ceja y miró a su compañera de cuarto.
Todo el piso sabría que tenía un chico atractivo en mi habitación en menos
de cinco minutos.
Dejé que la puerta se cerrara mientras Naruto tiró su cuaderno de dibujo en mi cama y se quedó en el centro de la habitación, la cual pareció encogerse con él en la misma.
Sin moverse, examinó el lado de la habitación de Ino, las paredes por encima de su cama cubiertas con fotos, las letras griegas de su hermandad por encima de las brillantes letras de su nombre.
Tomando ventaja de su distracción, lo estudié: botas de vaquero, jeans gastados, sudadera gris con capucha. Volvió la cabeza para escanear mi lado de la habitación, y miré fijamente su perfil: la mandíbula recientemente afeitada, labios entreabiertos, oscuras pestañas.
Sus ojos se movieron por encima de mí y luego al portátil en mi escritorio, el que había enganchado a un pequeño conjunto de altavoces.
Había creado una lista de reproducción con canciones de mi colección y la puse a tocar suavemente. Otra de las sugerencias de Ino. La había titulado OFCM, y tardíamente esperé que no inspeccionara la lista y preguntara qué significaba eso.
No se lo diría, por supuesto, pero mis partes propensas a ruborizarse probablemente se incinerarían.
—Me gusta esta banda. ¿Los has visto el mes pasado? —preguntó.
Kiba y yo los habíamos visto, de hecho, la noche antes de que rompiéramos. Ellos eran uno de nuestros grupos locales favoritos.
Había estado extraño esa noche. Distante. En los conciertos, generalmente ponía mi espalda contra su pecho, con las piernas abiertas lo suficiente para dar cabida a mis pies, sus brazos cerrados alrededor de mi cintura.
En cambio, había estado de pie junto a mí, como si fuéramos amigos. Después de romper, me di cuenta de que él había tomado una decisión antes de esa noche, que su reserva era evidencia de
la pared entre nosotros; yo sólo no lo había notado todavía.
Asentí con la cabeza, quitando a Kiba de mis pensamientos.
—¿Y tú?
—Sí. No recuerdo haberte visto allí, pero estaba oscuro, y había bebido una o dos cervezas —sonrió, dientes blancos, sólo lo suficientemente imperfectos
como para indicar que no había sufrido la ortodoncia que yo sí. Retirando su gorra y dejándola caer sobre mi cama, puso el lápiz en su cuaderno de dibujo,
antes de deslizar ambas manos por su pelo aplastado, y luego lo sacudirlo, lo que resultó en un aspecto de recién levantado. Buen Dios. Cuando sacó el buzo con capucha por la cabeza, su camiseta blanca se subió un poco, y yo tuve mi respuesta sobre hasta qué punto se extendían los tatuajes.
Cuatro líneas de escritura, demasiado pequeña para leer, serpenteaban en torno a su lado izquierdo. Algún tipo de diseño celta equilibrándolo a la derecha. Bonus: Ahora
sabía lo que Ino quería decir con abdominales deliciosos.
El buzo se unió a la gorra, y la camiseta volvió a caer en su lugar. Recogiendo el cuaderno y el lápiz, se volvió hacia mí, y noté que la tinta en sus antebrazos continuaba sobre sus bíceps y bajo las mangas cortas de su camisa.
—¿Dónde me quieres? —Más jadeante de que lo había querido, mi pregunta parecía una propuesta descarada. Guau. ¿Podría ser más obvia? Tal vez debería ir y preguntarle si quería ser mi rebote para Kiba, sin ataduras.
Mi interior se volvió líquido por la sombra de una sonrisa, una que se estaba volviendo más y más familiar.
—¿Sobre la cama? —dijo, con voz ronca.
Oh, Dios. —Está bien. —Me moví para posarme en el borde del colchón mientras él ponía su buzo y la gorra en el suelo.
Mi corazón latía con fuerza, esperando.
Me miró, con la cabeza inclinada hacia un lado.
—Mmm. Te ves muy incómoda. No tenemos que hacer esto si no quieres. ¿No tenemos que hacer qué? pensé, deseando poder preguntarle si el
usarme como modelo era un pretexto, y diciéndole que si era así, ese era un pretexto no necesario.
Lo miré a los ojos.
—Yo quiero.
Se metió el lápiz sobre la oreja, mirando sin convencerse.
—Mmm. ¿Qué posición sería la más cómoda para ti?
No podía decir en voz alta las respuestas que me vinieron a la cabeza ante esa pregunta, pero el rubor que se extendió por toda mi cara, como un reguero de pólvora, me delató. Colocó su labio inferior entre los dientes, y yo estaba segura de que era para contener una carcajada. ¿La posición más cómoda?
¿Qué hay de: con la cabeza metida debajo de la almohada?
avatar
rukiaharuno
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 161
Edad : 22
Localización Guadalajara,Jalisco,Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario http://jessicapotterlovato.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por aduzumaki el Sáb Ago 03, 2013 2:11 pm

Onion ok muy buen cap jajaj me hizo reír mucho esa sakura tiene una imaginación muy sexy espero conti pronto saludos Onion bye 
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1026
Edad : 24
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por mio-chan el Sáb Ago 03, 2013 3:15 pm

Sakura ya debería de dejar de pensar en Kiba,
hasta parece que todo lo que dicen y hacen le
recuerda a el, Onion wall  jajaja por cierto Sakura tiene una mente muy pervertida Onion kuku 
Espero que pronto subas el siguiente capitulo
Onion ok Onion bye 
avatar
mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Hana-Sakura el Dom Ago 04, 2013 6:43 am

jajajjaa estubo exelente porfavor continuialo prontooo!! Onion kuku  espero con todas las ganas del mundo que pase algo entre ellos !!! Onion *o*  saludos besos ja ne!! Bye 
avatar
Hana-Sakura
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 86
Edad : 24
Localización perdida en el camino de la vida...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por sakuraforever_24 el Dom Ago 04, 2013 11:03 am

Que buen capiiiiiiii..... Genial 
Pobre Sakura su mama la regaño en vez de apoyarla... Onion ._. 
mmmmmm Naruto no se pudo acercar a Sakura xq estaba el estorbo del profe Enfadado 
jajajaajja alfinal que pose pondra Saku para que Naru la dibuje Pensativo 
Espero contiiiiiiiiiiiiiiii Onion** 
Onion bye Onion bye 
avatar
sakuraforever_24
Chunnin
Chunnin

Femenino Mensajes : 358
Edad : 24
Nakus 6175
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por rukiaharuno el Miér Ago 07, 2013 11:19 am

Holas les Traigo Nuevo Capitulo
aduzumaki: Cual sexy, pervertida la niña, Razz
mio-chan: Jess:Ves sakura te dije que dejasras de relacionarlo todo con el, ya se dieron cuenta Sakura: Upss y si es verdad tengo la mente pervertida le hecho la culpa a Jess y mi Inner Jess: Asi si, no echame la culpa a mi.
Hana-Sakura: O shi si pasara, pero no lo puedo adelantar
sakuraforever_24: Kakashi imprudente no dejas de interrumpir ,pero todo tiene una razon, ya lasabran mas adelante

capitulo 13:
Echó un vistazo alrededor de mi habitación y fue a sentarse en el suelo, contra la pared, frente a los pies de mi cama. Rodillas hacia arriba, el cuaderno en sus muslos, estaba justo como lo imaginé en clase el otro día.
Excepto que él estaba en mi habitación, no en la suya.
—Acuéstate sobre tu estómago y apoya la cabeza sobre tus brazos, frente
a mí.
Hice lo que me dijo.
—¿Así?
Asintió con la cabeza, mirándome como si absorbiera los detalles, o estuviera buscando fallas. Apoyándose sobre sus rodillas, se acercó lo suficiente para pasar sus dedos por mi cabello y lo dejó caer sobre mi hombro.
—Perfecto —murmuró, volviendo rápidamente a su posición contra la pared, a pocos metros de distancia.
Lo miré fijamente mientras dibujó, con los ojos yendo y viniendo de mi cara al cuaderno. En algún momento, su mirada comenzó a moverse sobre el resto de mí.
Como si sus dedos rozaran mis hombros y mi espalda, mi respiración quedó atrapada en la garganta y cerré los ojos.
—¿Quedándote dormida? —Su voz era suave. Cercana.
Abrí los ojos para encontrarlo de rodillas a mi lado, sentado sobre los talones. Mi corazón aceleró el ritmo de nuevo con su cercanía.
—No. —Había dejado el cuaderno y lápiz en el suelo detrás de él—. ¿Has...
terminado?
Negó con la cabeza ligeramente —No. Me gustaría hacer otro, si no te importa.
Con mí afirmación, dijo: —Ponte de espalda.
Me di la vuelta lentamente, temerosa de que fuera capaz de ver mi corazón martillando a través de mi delgado suéter.
Tomó el papel y el lápiz del suelo y se levantó. Mirando hacia abajo, dejó que sus ojos vagaran por sobre mí, y me sentí vulnerable, aunque no en peligro. Sabía muy poco acerca de él, pero
había una cosa que sentí de manera inequívoca: seguridad.
—Voy a arreglarte, ¿si te parece bien?
Tragué saliva —Uh... seguro —Mis manos apoyadas sobre mis costillas, mis
hombros estaban encorvados casi hasta mis oídos. ¿Qué, no es así como quieres que me ponga? Apenas contuve el jadeo nervioso que burbujeó ante el pensamiento. Sus dedos rodearon la muñeca más cerca de él, y subió mi brazo por encima de mi cabeza, inclinado como si hubiera sido echada hacia atrás.
Tomando la mano opuesta, extendió mis dedos por encima de mi abdomen, se sentó, me miró un momento, y luego la movió, también, sobre mi cabeza, cruzando mis muñecas, como si estuviera atada.
Luché por respirar con normalidad. Imposible.
—Voy a mover tu pierna —dijo, sus ojos fijos en los míos, esperando a que
asintiera. Con sus manos sobre mi rodilla, la inclinó, dejándola a ras contra el
colchón.
Tomó la libreta y pasó la página. —Ahora, inclina un poco tu rostro hacia
mí, la barbilla hacia abajo, eso está bien. Y cierra los ojos. —Luché por permanecer relajada, sabiendo que durante el tiempo que escuchara su lápiz a través de la página, no me iba a tocar. Me quedé inmóvil, los ojos cerrados, escuchando el susurro del lápiz sobre papel, roto por el suave pasar de su dedo, untando una línea o una sombra.
Desde el portátil en mi escritorio, mi bandeja de entrada sonó, y mis ojos se iluminaron. Sin pensarlo, me levanté sobre los codos. ¿Minato? Pero no había manera de que pudiera comprobarlo.
Naruto me estaba observando muy de cerca. —¿Tienes que ver eso? —
Minato había hecho caso omiso a mi correo electrónico toda la tarde, cuando en el pasado había respondido con tanta rapidez que estaba probablemente mimada.
Pero Naruto estaba sentado en mi habitación. Junto a mi cama. Me recosté, regresando mis brazos a su posición anterior, y negué con la cabeza.
No cerré los ojos esta vez, y él no me lo pidió.
Volvió a dibujar, concentrándose en mis manos un buen rato, y luego mi cara. Me miró a los ojos, de ida y vuelta entre la intensa examinación y su dibujo.
Cuando miró mi boca por mucho tiempo —dibujando, mirando, dibujando, mirando— quise acercarme, agarrar su camiseta, y tirar de él hacia mí. Mis manos se apretaron involuntariamente y su mirada se movió de regreso.
Con los ojos ardiendo, me miró. —¿Sakura?
Parpadeé. —¿Sí?
—La noche que nos conocimos; no soy como ese tipo. —Su mandíbula estaba rígida.
—Sé e… —Él puso un dedo sobre mis labios, con una suave expresión.
—Así que no quiero que te sientas presionada. O abrumada. Pero, sí.
Absolutamente quiero besarte, ahora. Mucho.
Pasó su dedo sobre mi mandíbula y por mi garganta, y luego en su regazo.
Lo miré fijamente.
Finalmente comprendiendo que estaba esperando una respuesta, dije:
—Está bien.
Dejó caer el cuaderno en el piso y el lápiz lo siguió, su mirada nunca dejó la mía. Mientras se inclinó sobre mí, sentí una mayor conciencia de cada parte de mi cuerpo tocando una parte del suyo, el borde de su cadera presionó la mía, su pecho se deslizó contra el mío, sus dedos trazando el camino desde mis muñecas a los antebrazos y enmarcando mi cara.
Me mantuvo en ese lugar, sus labios cerca de mi oído. Cuando besó el punto sensible, mi respiración se estremeció —
Eres tan hermosa —
susurró, moviendo su boca a la mía. Sus labios eran cálidos y firmes, al presionar contra los míos, y cuando su lengua comenzó un ataque suave contra la línea de mis labios, los abrí.
Con su lengua profundizando en mi boca, sus manos viajaron en direcciones opuestas, una hacia mis muñecas aún cruzadas, presionándolas contra el colchón encima de mi cabeza, la otra deslizándose por mi lado, escarbando en mi cintura.
Me besó más fuerte, reclamando respuestas por mí parte. La cabeza me daba vueltas, y yo estaba respirando en breves ráfagas de aire como si estuviera saliendo a la superficie cada pocos segundos antes de bucear más profundo.
Justo cuando pensaba que no podía tomar mayor intensidad, disminuyó la presión y chupó mi labio inferior suavemente, rozando la lengua sobre él, y luego repitió el movimiento. Me inquieté debajo de él y su lengua se deslizó entre mis labios otra vez, repitiendo su detallado examen, acariciando mi lengua, mis dientes, y paladar.
Si alguien me hubiera preguntado, ¿Cómo se compara esto con besar a Kiba? Yo habría respondido: ¿Quién?
Cada mano de Naruto agarró una muñeca y puso mis brazos alrededor de su cuello. Respondiendo a algo que había soñado con hacer más de una vez, empujé mis manos en su pelo, desordenándolo aún más.
Él me detuvo, sentándome en su regazo, mientras apoyaba la espalda en la pila de almohadas en la cabecera de la estrecha cama, un pie aún en el suelo, y el otro debajo mí.
Inclinándome hacia atrás. Sostuvo mi cabeza, besando un camino por mi cuello y el escote en V de mi camiseta. Mi cabeza cayó hacia atrás mientras jadeaba y traté en vano de formar un pensamiento racional.
Sus manos se desplazaron debajo de mi camisa deslizándose a lo largo de las costillas, recorriendo las copas de mi sujetador de satén, con las yemas de los dedos rozando el escote aumentado por mi posición.
Empujando el dobladillo de la camisa por encima de mis pechos, movió los labios a los lugares donde sus dedos habían estado, y pasó la lengua a lo largo de la línea de piel justo sobre el borde de mi sujetador.
Mis manos se apretaron en su pelo mientras sus dedos rozaron el broche frontal. ¿No me había puesto este sujetador de fácil acceso por esta misma razón? Mi cuerpo lo quería, pero mi mente protestó, al primer beso, a la sensación
plena, a… ¿qué? La voz de Ino en la cabeza dijo, ¡Saca el infierno fuera de él!
Y ahogué una inoportuna risa. Naruto levantó la cabeza y arqueó una ceja hacia mí.
—¿Cosquillas? —preguntó, incrédulo.
Yo estaba totalmente horrorizada, y no podía imaginar una tragedia más grande en ese momento que tener pechos sensibles a las cosquillas, además de tener el más estúpido sentido del humor en el planeta. Me mordí el labio, tratando de no volver a reír, pensando, Oh Dios mío.
Negué con la cabeza. Su mirada se enfocó en mis dientes, sujetos en mi labio inferior.
—¿Estás segura? Porque es eso… o encuentras mis técnicas de seducción... chistosas.
Ladré otra risa, incapaz de contenerla, y él negó con la cabeza mientras me acomodaba en su regazo, con mi pecho medio desnudo, y mortificada.
Saqué mi mano de su cabello y la lancé sobre mi imprudente boca. Luego, sonrió. Detrás de mi mano, le devolví la sonrisa, rogándole en silencio que no me hiciera reír de nuevo, porque justo debajo de la superficie, el ataque de nervios reprimido se preparaba para amotinarse.
—Tal vez debería hacerte cosquillas y acabar de una vez —pareció
reflexionar sobre la idea.
—Por favor, no —dije, alarmada. Como la mayoría de la gente, yo no era un espectáculo atractivo cuando me hacían cosquillas.
Lo sabía, porque mi tía había filmado a mi imbécil primo mayor haciéndome cosquillas hasta un retorcido y suplicante desastre en mi undécimo cumpleaños.
Mi cara se había vuelto de un color escarlata llena de manchas, un hilo de saliva por la comisura de mi boca, y los sonidos de protesta que pronuncié fueron casi inhumanos.
—¿No?
—No. Por favor, no.
Suspirando, sacó mi mano de enfrente de mi cara y la apretó contra su pecho, inclinándose hacia delante con rapidez y besándome. Noté que cuidadosamente había tirado mi camisa hacia abajo, aunque eso no le impidió acariciar con sus dedos a través de mi abdomen, debajo de ella, o palmear mis pechos a través del sujetador, su pulgar acariciando un pezón mientras su boca
se movía con la mía, dejándome aturdida.
Sobre mi mano, su corazón latía al mismo ritmo que el mío.
Olvidé todo acerca de reír.
Tenía los labios sensibles y hormigueantes. El tocarlos trajo ráfagas de pegajosos recuerdos —sus manos, y lo que habían hecho en conjunto con su boca— los locos besos, y las pocas palabras que había pronunciado.
—Eres tan hermosa.
Quería ver los bocetos, así que me los mostró. Eran buenos. Sorprendentemente buenos. Se lo dije y gané una sonrisa.
—¿Qué vas a hacer con ellos? —pregunté, más tarde
—Rehacerlos en carboncillo, probablemente.
Esperé por más —¿Y luego?
Se encogió de hombros en su sudadera con capucha y miró hacia mí. —
¿Clavarlo en la pared de mi dormitorio?
Mis labios se separaron, pero no tenía ni idea de qué decir
—¿La pared del dormitorio?
Sus ojos volvieron al cuaderno, pasó hacia el segundo dibujo.
—¿Quién no querría despertar con esto?
Esa declaración tenía noventa y nueve por ciento de posibilidad de significar lo que parecía sugerir, pero no estaba lo suficientemente segura como para responder, por lo que no dije nada. Cerró el cuaderno y lo colocó en el estante cerca de la puerta.
Tomando mi barbilla en su mano, frotó el pulgar por el labio inferior, cuidadosamente.
—Ah, mierda —Retiró la mano y miró sus dedos—. Me olvidé de cómo se ven mis manos después de que dibujo.
—Miró mi camisa—. Quizás tengas pequeñas marcas de color gris... en todas partes.
Suponiendo que ahora tenía labios grises y posiblemente débiles rayas grises a través de mi abdomen y las curvas superiores de mis pechos, no se me
ocurría qué decir más allá de:
—Oh.
Cerró los puños, poniendo uno debajo de mi barbilla para levantarla de nuevo y utilizando el otro para acercarme más.
—No te preocupes, nada de dedos —Arrastrando mi cuerpo contra el suyo, me besó, apoyando su espalda contra la puerta de mi habitación.
En esta posición, no había escondido lo que su cuerpo quería de mí.
Me apreté contra él. Gimió en mi boca y arrancó la suya de la mía, respirando con dificultad
—. Me tengo que ir ahora, o no me voy a ir.

Este era el momento para que dijera quédate, pero no pude. Kiba pasó por mi mente, diciendo algo parecido no hace mucho tiempo. Aún más loco era el pensamiento de Drew, y un posible correo electrónico esperándome.
Ninguna de esas cosas debería importar. No en este momento. Naruto se enderezó y se aclaró la garganta.
Besando mi frente y la punta de mi nariz, abrió la puerta.
—Hasta luego —dijo, y desapareció.
Agarré el marco de la puerta y lo vi alejarse, colocando el gorro sobre su pelo despeinado. Cada chica que pasaba levantaba la mirada. Algunas se volvieron y lo observaron hasta que llegó a la puerta de la escalera, antes de girar sus cabezas alrededor para ver de dónde había venido.
Me retiré a mi habitación y lo dejé a su especulación.
El correo electrónico que interrumpió no era de Minato, era de mamá, y contenía el itinerario de mis padres para su viaje a esquiar en Colorado.
Un viaje de esquí al que no había sido invitada. Un viaje de esquí previsto para el único fin de semana de mitad de semestre que había planeado pasar en casa, un fin de semana de vacaciones, nada menos.
Sin embargo, me causó un gran enojo cuando abrí el correo, por dos razones. Uno, estaba totalmente decepcionada de que no estuviera el nombre de Minato en mi bandeja de entrada, y dos, me encontraba embelesada recordado el beso de Naruto; por lo tanto no me importaban ni las vacaciones, ni cómo las pasaría.

***

Por la tarde del domingo, estaba comiendo cucharadas de mantequilla de maní para la cena, viendo He’s Just Not That Into You, y diciéndome que evidentemente no era la excepción a la regla de nadie.
Minato todavía no había respondido el correo, y no había oído hablar de Naruto, tampoco.
Ino debía volver en cualquier momento, y yo estaba muy ansiosa por su regreso a la habitación. La tranquilidad me deprimía y no paraba de comer.
Mi bandeja de entrada sonó y me debatí entre si pausar o no la película para revisarla. No estaba de humor para otro de los esfuerzos de mi madre por derramar su remordimiento por abandonarme en unas vacaciones importantes.
Hasta ahora, había intentado la lógica (“Era el año para ir donde Kiba”), el chantaje emocional (“Tu padre y yo no hemos tenido un viaje solos en veinte años”), y una invitación a regañadientes para unirme a ellos (“Supongo que podríamos conseguirte un pasaje. Sin embargo, tendrías que dormir en el sofá o catre, porque las habitaciones están, sin duda reservadas”).
No hice caso a los dos primeros y dije No, gracias al tercero.
—¿Y ahora qué, un intento de sobornarme? Una propuesta para un viaje de compras no estaría fuera de discusión, había utilizado eso antes.
La semana pasada, había marcado un par de botas en línea, que mi sueldo de las lecciones privadas y mi asignación no cubrirían por completo. Pausé la película y e hice click en mi bandeja de entrada.
Premio mayor. Pero no de mamá. Era de Minato.
avatar
rukiaharuno
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 161
Edad : 22
Localización Guadalajara,Jalisco,Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario http://jessicapotterlovato.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por sakuraforever_24 el Miér Ago 07, 2013 12:02 pm

Maravilloso capitulo!!!! Onion ok 
Casi casi Naruto y Sakura se fundían en uno mismo.... Onion ._. 
Creo que si Sakura tubiera que elegir entre Minato o Naruto elegiría a Naru (claro si fueran dos personas distintas) Rubor 
ahhhhh Sakura aun tiene metida en su cabeza a Kiba.... Onion wall 
Espero con ansias la contiiiiiii Onion** 
Onion bye Onion bye 
avatar
sakuraforever_24
Chunnin
Chunnin

Femenino Mensajes : 358
Edad : 24
Nakus 6175
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por mio-chan el Miér Ago 07, 2013 1:23 pm

ya era hora de que se besaran Onion**  se habían tardado mucho Aburrido  y casi llegan a mas, jaja solo que a Sakura le daban cosquillas
Naruto tan tierno, le dijo que iba a pegar su dibujo en su cuarto Genial 
Espero que pronto subas el siguiente capitulo
Onion ok Onion bye 
avatar
mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por moi-06yoyo el Miér Ago 07, 2013 1:35 pm

hay sakura di superas que tuviste a las dos personas que deseas en tu habitación jejje

un pregunta cuando sakura se enoje con uno, literalmente buscara consolación con el otro no sabiendo que son el mismo ?

y cuando descubre que son el mismo reacciona bien o mal ?

emo no va a molestar al narusaku ?

PD: YO TAMBIÉN QUIERO UN DIBUJO DE SAKURA PARA DESPERTAR TODAS LA MAÑANAS
avatar
moi-06yoyo
Sennin
Sennin

Masculino Mensajes : 1677
Edad : 27
Localización cuarto de sakura en su cama con ella
Nakus 102064

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por aduzumaki el Miér Ago 07, 2013 2:39 pm

Onion wall sakura todavía piensa en el maldito kiba Onion hit me encanto que naruto le dijera de frente que era hermosa y le hiciera esos cumplidos Onion *o* jajaja no me imagino la cara que le pondrá ino cuando sakura le cuente lo que paso espero conti pronto saludos Onion bye 
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1026
Edad : 24
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por rukiaharuno el Vie Ago 09, 2013 9:53 am

Hola les Traigo Nuevo Capitulo


capitulo 14:
“Sakura,
Me alegro de que te sintieras segura de la prueba. Siempre que tengas un borrador de tu artículo, estaré feliz de mirar por encima antes de que lo entregues.
He adjuntado la hoja de trabajo para la sesión de mañana, que acabo de hacer. Si tienes alguna pregunta, házmelo saber.
NU”
Volví a leer el correo, haciendo un mohín. No había nada ni remotamente interesante en el mismo. Podría haber venido de un profesor. No puso por qué le había llevado todo el fin de semana para contestarme, cuando él generalmente lo hace un par de horas después, si no antes.
No estaba bromeando sobre algo, o haciendo cualquier pregunta no relacionada con economía. Me sentí rara, como si me hubiera imaginado todo el rastro de familiaridad que habíamos desarrollado durante el último par de semanas.
“Minato,
Gracias. Voy a enviarte el borrador el sábado por la mañana. Espero que
hayas tenido un agradable fin de semana.
SH”
“Sakura,
El sábado está bien. Voy a tratar de devolvértelo pronto, para que puedas entregarlo al Dr. H antes del descanso. Mi fin de semana fue bueno.
Especialmente el viernes. ¿Qué tal el tuyo?
NU”
“Minato,
Bien. Un poco solitario (mi compañera de cuarto estuvo fuera de la ciudad durante todo el fin de semana, acaba de llegar a casa y está a punto de
contarme todo), pero productivo. Gracias de nuevo por toda tu ayuda.
SH”
Una vez más, Naruto se acercó a una chica al final de la clase. ¿Qué demonios? ¿Cada chica de nuestra clase siente necesidad de conversar con él? Pero entonces un hombre se acercó a su lado, su brazo rodeando los hombros de la chica.
Alarmada, me di cuenta de lo que mi reacción visceral implicaba: celos. Incluso con un chico que apenas conocía, con quien había intercambiado más saliva que palabras.
Al pasar el último pasillo, Naruto me dio una sonrisa forzada con una ligera elevación de la barbilla y desvió su atención de nuevo a la pareja delante de él.
En conflicto conmigo misma, me sentía dividida en partes iguales, aliviada y decepcionada.
Le pedí consejos a Ino durante el almuerzo.
—Él mantiene sus opciones cerca. —Almorzando un típico batido de Jamba Juice, ella reflexionó las posibles causas de su silencio—. Es casi como si... se resistiera a sentirse atraído por ti. No me malinterpretes, pero los chicos generalmente se alejan, pero usualmente pasa hasta que hayan conseguido algo —me miró fijamente—. ¿Estás segura que nada más sucedió la noche del
viernes?
Solté un suspiro y golpeé mi frente con la palma de mi mano.
—Oh claro, olvidé por completo esa parte donde tuvimos sexo salvaje toda la noche.
Ella rodó los ojos, y luego levantó las cejas.
—Hola. ¿Qué pasa si él tiene una novia?
Fruncí el ceño. No había pensado en eso. —Supongo que eso es posible.
Mi mente viajó hacia un pensamiento que no podría decir: ¿Qué pasa si lo que sucedió la noche que nos conocimos le pareció tan patético y absurdo como yo ya me sentía, y no pudo superarlo? Esos minutos aterradores me obsesionaban todavía, y Deidara hace unos días sólo amplificó la amenaza.
No sería la última vez que lo vería.
Él estaba en la misma fraternidad de Kiba. Era amigo de Shikamaru y Ino, y todo mi círculo de amistades. Era casi inevitable.
—Una novia definitivamente golpea nuestros planes —reflexionó Ino.
De la nada, me preguntaba si Minato Uzumaki tenía una novia. No había mencionado una, pero ¿por qué habría de hacerlo?
No había ninguna razón para que escribiera “Oye, por cierto, tengo una novia” en uno de nuestros
intercambios de correos electrónicos. No podía encontrar la forma de preguntar.
Parecía tan sincero como yo, estaba segura de que me iba a responder.
—¿S? —La voz de Ino interrumpió mis pensamientos.
—¿Eh? Lo siento.
Ella arqueó una ceja, sorbiendo lo último de su licuado —¿En qué estás pensando? Conozco esa mirada calculadora, y como tu oficial al mando, necesito conocer cualquier cosa que estés tramando.
Mordí el sándwich en mi mano, tirando los tomates fuera y colocándolos en
la esquina de mi bandeja. Yo no podría decirle acerca de Deidara. Pero podía confesar mi creciente interés en Minato.
—¿Conoces a mi tutor de economía?
Ella asintió con la cabeza, confundida, y de repente, me di cuenta que era sólo una atracción online. Dado que asistimos a una universidad donde hay miles de chicos solteros parece la cosa más ridícula en la historia de las cosas ridículas.
—Bueno, a veces parece que estamos coqueteando. Y una vez, dijo que Kiba era un idiota.
Ella arqueó una ceja.
—¿Él sabe de Kiba?
—No, quiero decir, él dijo “tu ex es un imbécil”. No creo que realmente lo conozca. Era más bien una declaración... un elogio, para mí. —Mordí mi sándwich de pavo, tocino y guacamole.
—Hmm —
Ino se inclinó y apoyó ambos codos sobre la mesa entre nosotros—. Bueno, es un hecho que no puede ser tan caliente como Naruto. Pero él es un profesor, por lo que debe ser inteligente. Dios, él debe conocer todos los callejones. ¿Él es lindo en todo?
—Ino… —le dije, todavía masticando.
Ella entrecerró los ojos. —Oh, Dios mío. Tú nunca lo has conocido, ¿verdad?
Cerré los ojos y suspiré. —No exactamente.
—¿No exactamente?
—Está bien, bueno no del todo. No tengo ni idea de cómo luce, ¿de acuerdo? Pero él es inteligente y divertido. Y ha sido muy agradable, y me ayudó mucho, estoy casi atrapada en la clase, excepto por ese proyecto.
—Sakura ¡no puedes morir por un chico sin verlo! ¿Qué pasa si como él luce rompe el acuerdo? Él podría parecer… —ella escaneó el comedor y se concentró en un chico de aspecto espeluznante con una andrajosa camiseta, que pasaba por delante de nuestra mesa — ese chico.
Me crucé de brazos, ofendida en nombre de Minato. —Ese tipo se parece a un marginado social. Minato es demasiado inteligente como para parecerse a eso.
Se cubrió los ojos y sacudió la cabeza. —Está bien. Vamos a hacer un Plan B para Minato —me miró, usando su teoría de la expresión conspiradora, la de ojos entornados y labios fruncidos.
—¿Qué es lo que realmente sabes acerca de ese tipo Minato?
Me eché a reír.
—Mucho más de lo que sé sobre ese chico Naruto.
—Excepto lo que se ve y se sabe —movió las cejas.
—¡Ugh! Ino. Tienes una mente tan cochina.
Ella sonrió maliciosamente
—Yo prefiero pensar que es directa. Nos saltamos Starbucks como parte del plan de Ino, aunque ella se lamentaba del sacrificio que hacía en mi nombre por no tomar su café.
Dejándome con instrucciones estrictas de no textos o correos electrónicos a cualquiera de ellos, me dio un abrazo rápido antes de ser tragada por un grupo de sus hermanas de fraternidad, las cuales actuaban como si fuéramos conocidas lejanas.
Hace un mes, me habían sancionado como la novia de Kiba GDI, y
ahora yo sólo era la pobre, no griega, compañera de cuarto de Ino.



La lavandería se encontraba en cada piso de la residencia, pero como todo el mundo en mi piso decidió realizar cargas al mismo tiempo, las lavadoras estaban llenas.
Dejando la bolsa en un escalón, bajé las escaleras saltando de uno en uno con la esperanza de que los residentes de piso de abajo, fueran más tranquilos con la limpieza, por lo menos esta noche.
Diez minutos después, me dirigía a mí habitación con la bolsa vacía. Parada justo en el interior del hueco de la escalera, mi teléfono sonó.
Respondí el mensaje de Ten ten donde me recordaba que debía enviarle un correo electrónico con un link para una tarea de español que estábamos haciendo juntas.
Sentía picazón por enviar un texto a Naruto, o un mail a Minato, así que empujé el teléfono lo más profundo que pude en mi bolsillo delantero.
Le había prometido a Ino que no lo haría. Ella sabía cómo pensaban los chicos mientras
que mi año de experiencia con KIba me dejaba muy mal preparada para este tipo de maniobras complejas.
Francamente, las reglas para vincularse no parecen mucho menos complicadas para mí, que las reglas para la búsqueda de una relación, pero
¿qué podía saber yo?
La puerta de abajo se abrió y se cerró, mientras doblaba la esquina y escuché los pasos ascendentes, estos sonaron detrás de mí.
Había cientos de residentes en mi edificio y aunque todos utilizan los ascensores o las escaleras principales para ir y venir del edificio, la mayoría de nosotros empleábamos permanentemente el húmedo hueco de la escalera cuando nos desplazábamos entre dos pisos.
Con los pelos de punta, y la sensación de claustrofobia que era algo que sentía siempre, me obligué a mí misma a no correr a toda velocidad hacia la puerta en la parte superior.
Me detuve bruscamente cuando me di cuenta que me estaba moviendo hacia adelante, pero mi bolsa de ropa no.
Suponiendo que se me había enganchado en la barandilla me volví para liberarla y me encontré cara a cara con Deidara. El extremo de la bolsa estaba atrapado en su puño. Di un grito ahogado y mi corazón se detuvo, todo suspendido en cámara lenta, y mi corazón comenzó a golpear en mi pecho igual que una maquinaria pesada.
Se acercó a la escalera justo debajo de mí, y se burló mirándome desde arriba.
—Hola, Cerezo. —La bilis subió por mi garganta con el sonido de su voz y yo
la tragué.
—Oh, no. Supongo que ahora eres Sakura, ¿cierto? ¿No es eso lo que dijiste? Una rosa con cualquier otro nombre olería tan dulce... —Cuando él se acercó más a mí, traté de subir las escaleras y tropecé, tumbada utilicé la
oportunidad de trepar hacia la puerta, pero él se agachó y tiró de mí con facilidad, con sus dos manos agarrando mis hombros.
—No me toques —me atraganté.
Él sonrió como si estuviera hipnotizando a su presa, atrapada. Estaba jugando conmigo.
—Vamos, Sakura, no seas así. Tú siempre has sido realmente linda para mí. Sólo quiero que seas un poco más agradable, eso es todo.
Sus palabras no se arrastraron en esta ocasión. Él estaba sobrio y firme, y la maldad en sus ojos me dijo que pagaría por mi fuga de la noche de la fiesta.
Yo pagaría por lo que Naruto había hecho.
Negué con la cabeza.
—¡No! Estoy diciendo que no, Deidara. Igual que la última vez.
Sus ojos se estrecharon, yo apenas pude oír la maldición que él siseó, con la sangre circulando en mis oídos. Corre. Corre. Corre, parecía decir, y me habría gustado obedecer. Solté la bolsa, que cayó a nuestros pies.
—Yo sé que lo que pasó esa noche no fue tu culpa —se encogió de hombros—. Eres una chica bonita, y, obviamente, ese tipo tenía la misma idea que yo. Él solo ganó ese asalto debido a que yo estaba tomado. —Su aliento cayó en mi cara, caliente, sin rastro de alcohol. —Entonces, ¿él te folló en su auto o te llevó de vuelta a tu habitación y te tomó ahí? Sé que Ino estaba con Shikamaru
esa noche. Igual que esta noche.
Me estremecí con sus palabras vulgares. Yo no le había enviado un texto a Ino aún, pero no era imposible que ella se estuviera quedando con Shikamaru esta noche.
Uno de sus brazos rodeó mi cadera, apretando dolorosamente. El dolor no era nada en comparación con la degradación de ser manoseada en contra de mi voluntad.
—La escalera es un poco incómoda, pero factible. ¿Por qué no vamos a tu habitación? Voy a hacer que te guste, cariño.
Su amenaza era evidente. Si decía que no, el me violaría aquí.
—Alguien puede entrar por el hueco de la escalera en cualquier momento.
Se echó a reír
—Es cierto. Lástima que no estés usando esa pequeña falda que tenías la otra noche. Yo podría ponerte contra la pared y hacerlo en dos minutos, sin tener que quitarte nada.
La cabeza me daba vueltas. Me apreté contra la escalera, tratando de avanzar, aunque sea un poco, pero no pude.
—No sería la primera vez que he sido sorprendido con una ardiente chica e una posición contra la pared. Y Hey —como bonus— si quieres puedes conseguir vengarte de Kiba haberte abandonado, luego te convertirías en la chica que hace lo que sea, donde sea, con quien sea. Eso sería una locura
—se encogió de hombros
—. Tú ya empezaste con ese pedazo de mierda y quién sabe quién más? Así que, podemos hacerlo aquí, si eso es lo que quieres.
—No —dije, reteniendo las lágrimas
—. Mi habitación. —Mi respiración adelante, inestable esperando que no me haya equivocado con la evaluación el guisante que debía ser su cerebro. Él sonrió, y casi vomité.
Nunca he querido vomitar tanto como ahora, pero mi cuerpo lo reprimió por instinto.
Su brazo rodeó mi cadera, se giró hacia la puerta en la parte superior, agarrando la bolsa de ropa sucia del suelo. Me pregunté si me animaría a hacer lo que estaba a punto de hacer.
Si estaría dispuesta a gritar, luchar y arañarlo en el pasillo, humillarme delante de todos, con la esperanza de que él no fuera a tener éxito en llevarme a mi habitación. Si lo hacía, estaba acabada.
Las paredes no eran a prueba de sonido, pero todo el mundo estaba acostumbrado a escuchar todo tipo de ruidos que emanaban de las habitaciones vecinas.
Si alguien, incluso escuchaba algo sobre su música, televisores y juegos de video, probablemente pensarían que no era nada.
Salimos al pasillo, y evalué a las personas en las que estaba a punto de confiar.
Mi habitación estaba a seis puertas de la escalera. Dos chicos en el extremo opuesto de la sala estaban practicando kick-flips10en un monopatín. Olivia estaba en el centro de la sala, hablando con Joe, un chico de la cuarta planta.
Cuando nos vio, su boca se abrió y antes de que la cerrara, Joe miró sobre su hombro, saludó a Deidara, y se volvió hacia ella con una risa ahogada.
Esto era malo.
Kimber quien tenía su habitación dos puertas más abajo, entró en el pasillo con su ropa. Me detuve. Era ahora o nunca. Deidara dio un paso adelante antes de darse cuenta que no me movía. Se volvió hacia mí.
—Vamos, S—dijo.
—No. Tú no vas a entrar a mi habitación, Deidara. Quiero que te vayas ahora.
El shock dibujado en su rostro. Kimber, Olivia y Joe se quedaron inmóviles, esperando conocer de primera mano lo que estaba a punto de ocurrir.
La palma de Deidara estaba en mi codo. —Eso no es lo que dijiste hace unos minutos, nena. Vamos a tener esta conversación en privado —trató de empujarme hacia adelante, pero solté mi brazo de su carnosa mano.
—Quiero que te vayas. Ahora —lo fulminé con la mirada, estaba agitada.
Truco aéreo de Skateboarding donde el skater "patea" su patineta a fin de que gire 360 grados a
lo largo del eje de la patineta.
La indecisión se dibujó en su rostro. Cinco personas estaban viendo. Alzó ambas manos, las palmas hacia fuera.
—No te enojes, ¿de acuerdo? Traté de decirte que esa pared sería fría y áspera. No es mi culpa que no pudieras esperar cinco minutos. —Lanzando la bolsa encima de su hombro dijo—: Llámame más tarde, cuando te enfríes, niña bonita —golpeó los puños con Joe y se acercó a la escalera, yo esperé hasta que desapareció por la puerta para moverme.
Mi cara ardía, abrí mi puerta, mientras que Olivia susurraba no tan discretamente detrás de mí. —Ay, Dios Mío ¿Ellos sólo lo hicieron en el hueco de la escalera? Ella tenía un chico en su habitación la noche del viernes. Me pregunto si estaba jodiendo con Kiba y es por eso que…
Cerré la puerta, y me apoyé, deslizándome hasta el suelo, temblando.
Las lágrimas caían sobre mi rostro, mi respiración se estremeció, dejando mi pecho dolorido. Quería salir corriendo, irme a casa.
Olvidarme que me habían dejado, que rompieron mis sueños. Olvidarme de la constante sensación de ser demasiado inexperta y estúpida para hacer frente a mi propia vida.
Esta vez había sido más lista que Deidara, haciendo que dos veces no obtuviera lo que quería, y él estaba enojado.
Popular y bien parecido, podía elegir a la chica que quisiera, y por lo que había oído y visto, utilizaba esa ventaja al máximo. Yo no era tan bonita como Olivia, a quien constantemente se le
lanzaban chicos en su camino.
No había ninguna razón para que él se fijara en mí. Había existido cierta rivalidad desde el principio entre Deidara y Kiba, pero no podía recordar qué era. Al parecer algo sucedió entre ellos. ¿Me acosaba debido a algún rencor en contra de mi ex?
Él creía que podría remplazar a Kiba para lograrlo.
Iba a decirle a Ino. Ella se pondría furiosa conmigo por mantener esto para mí misma, y temía su reacción, pero no tuve otra opción. Ya no más.
Sakura: Tengo que hablar contigo.
Ino: ¡Necesito hablar contigo, también! Nos vemos en nuestra habitación después de tu clase.

—¿Sakura, te reuniste con Deidara anoche? —siseó Ino cuando la puerta de nuestra habitación se cerró detrás de ella.
Sentí la sangre abandonando mi rostro.
—¿Dónde has oído eso?
Hizo un sonido de pshh. —¿Cuándo no oigo? ¿Por qué no me lo dijiste esta mañana durante astronomía? ¿Y por qué Deidara de todas las personas? Quiero decir, él es caliente y todo…
—No lo hice —tragué con dificultad, y mis ojos se llenaron de lágrimas
—. No lo hice, Ino.
Ella parpadeó al ver mi expresión y cruzó la habitación en tres zancadas,
agarrando mis brazos
—S, ¿qué te pasa? ¿Qué pasó?
Me tiré en mi cama y ella se sentó conmigo, sus ojos muy abiertos.
—Yo... tengo que decirte algo.
—Bueno... estoy escuchando...
¿Por dónde debía iniciar? ¿Ayer por la noche? ¿Hacía dos semanas?
—Cuando me fui de la fiesta de Halloween temprano hace par de semanas atrás, Deidara me siguió —masticaba un pedazo suelto de piel en mi labio y sabía que estaba sangrando. El sabor de la sangre hizo que el recuerdo esa noche fuera más vívido
—. Estaba borracho. Él me empujó dentro de mi camioneta —me obligué a que las palabras salieran de mi boca.
—¿Qué? —Su agarre estaba haciéndose más apretado.
—Él iba a vi-violar-m-e.
—¿Iba?
Cerré los ojos. Lamiendo la sangre de mi labio.
—Naruto apareció de la nada. Él se lo impidió.
—¡Oh mi puto Dios!

El silencio siguió, por fin abrí los ojos. Ino todavía apretaba uno de mis brazos mientras miraba a la alfombra gastada bajo nuestros pies.
—¿Me crees? —Las malditas lágrimas no dejaban de salir, aunque me sentía segura de que me secaría pronto.
La última vez que lloré, antes de que Kiba rompiera conmigo, y antes del mes pasado, había sido hace más de un año atrás, cuando me fracturé el fémur practicando snowboard. Antes de eso,
cuando nuestro perro viejo, Cissie, murió.
—Sakura, ¿cómo puedes….? ¡Por supuesto que te creo! ¿Qué clase de pregunta es esa? —me miró, ofendida—. Y por cierto, ¿por qué diablos no me lo dijiste antes? ¿Por qué pensaste que no te creería? —Su labio temblaba, la transformación de su expresión fue de ofendida a herida.
—Shikamaru y Deidara son los mejores amigos, y yo pensé que sólo......
—¡Sakura, esta es exactamente el tipo de cosas que las mujeres deben compartir con otras! Me importa una mierda si estaba borracho.
—Hay más.
Se sentó, mirándome fijamente y en silencio.
—Ayer por la noche, me sorprendió en el hueco de la escalera. —Los ojos de Ino parecían globos inmensos y negué con la cabeza
—. No pasó nada. Yo lo engañé para que subiera, diciendo que podía ir a mi habitación. Cuando
entramos en el pasillo, y con otras personas alrededor, le dije que se fuera. —
Me cubrí la cara con las manos, ahogando el resto
—. Él lo hizo sonar como si lo hubiéramos hecho en el hueco de la escalera. Olivia escuchó…
—Me imagino —dijo Ino, tomando mis manos
—. Esa puta chismosa no tiene derecho a difundir rumores sobre nadie. No me preocupo por ella. Pero sé honesta conmigo, S. Te hizo daño, ¿verdad? —Sus ojos brillaron.
Negué con la cabeza.
—Sólo me asustó.
Ella suspiró, con la frente arrugada y luego se enderezó.
—Espera. ¿Así que ese hijo de puta mentiroso se topó con los puños de Naruto varias veces, no con un grupo de matones?
—Sí.
El dolor se deslizó por su cara, podía verlo en sus ojos. —¿Por qué no me lo dijiste?
Mis hombros se deslizaron hacia arriba y hacia abajo, de manera casi
imperceptible.
—Yo no lo sé. Lo siento.
Su respuesta fue abrazarme.
—¿Y Naruto? ¿Lo conocías antes de todo esto?
Me apoyé en ella, metiendo mi cabeza debajo de su barbilla.
—No. Yo nunca lo había visto antes de aquella noche. Nuestra clase de economía era enorme, y no es como si estuviera mirando a otros chicos.
—Tenía a Kiba —mis manos palmearon mi regazo—. O mejor dicho, creo que lo hice.
Los brazos de Ino se tensaron.
—Por supuesto que sí.

¿Asistes a las clases de tutoría? He ido un par de veces, pero no recuerdo haberte visto allí. —La voz de Sasuke lanzó mi atención lejos de Naruto.
—¿Huh?
Rió e introduje mi libro de economía en la mochila a mis pies, avergonzada de haber sido atrapada mirando a Naruto. De nuevo.
—¿Las sesiones de tutoría? Desearía poder ir, pero tengo otra clase a la misma hora. Aunque nos hemos estado enviando correos, necesitaba ayuda para ponerme al día luego de mi hiato de sensatez que duró dos semanas.
De pronto, me di cuenta de que si Sasuke había asistido a las clases de tutoría, eso significaba que había visto a Minato.
También había deducido, luego de algunos comentarios deliberadamente transparentes, que Sasuke era gay.
Por lo que podía que no se opusiera a responder preguntas como cuán exactamente ardiente era el tutor de economía.
—Así que, has asistido a un par de sesiones, ¿no?
Asintió y decidí comenzar con algo mucho más fundamental.
—¿Hay alguna manera de que el tutor sea, ya sabes, gay? —sostuve mi aliento, esperando por su respuesta.
—¿Qué? ¿Insinúas que le hago recompensas? —Se rió cuando parpadeé, preocupada de haberlo ofendido
—. Sólo juego contigo. Estoy bastante seguro que no juega para mi equipo. Y aunque lo hiciera, estaría un poco fuera de mi alcance —aspiró aire profundamente y luego le dio golpecitos a su estómago, el cual se hizo algo plano por el esfuerzo
—. Nada que un par de semanas en el gimnasio y dejar el pan por los fines de semana, no pueda arreglar.
Rodé mis ojos.
—Cállate.
Suspiró.
—Amo ser un chico. ¿Necesitas perder dos kilos? No comas salsa de tomate por un par de semanas. Problema resuelto.
Colocamos las mochilas sobre nuestros hombros y nos dirigimos hacia las escaleras.
—De verdad te odio en estos momentos.
Se rió, aún más, cuando mis ojos escanearon el espacio entre el asiento de Naruto y la puerta. Ya se había ido.
—Así que, intercambian correos e intensas miradas durante la clase. Apuesto a que no eres la única chica, o chico, en la clase de Hatake que piensa que el tutor es tan ardiente como un tamal, pero puede que seas la única por la cual el sentimiento es mutuo.
Escuché sus palabras al bromear, pero mi mente no registró nada más
luego de que hice la conexión que estuvo frente a mí todo el tiempo
—¿Naruto…es el tutor?
Sasuke se detuvo conmigo, ambos siendo golpeados por las personas caminando a nuestro alrededor.
—No conocía su nombre, pero sí. Santa mierda
Me arrastró por el pesado flujo del tráfico
—¿No sabías que él era el tutor? —
sonrió
—. Supongo que ahora irás a la sesión, ¿huh? Es decir, técnicamente, estás fuera de los límites, pero no eres la única en ese juego de miradas o no estaría bromeando contigo —inclinó su cabeza hacia abajo y me miró a los ojos
—¿Sakura? ¿Qué demonios?
Consideré los correos que me escribía como Minato y las miradas de Naruto, sus mensajes… y lo más notable, los bocetos y la sesión de besos de hace cinco días. Luego de la cual no me había escrito. O enviado un correo. ¡O me había dicho que era Minato!
—No lo sabía. —
Como si necesitara otra jodida cosa para hacerme sentir más como una completa idiota.
—Hola, Señorita Obvia, ya había deducido eso por tu expresión confundida y atontada. ¿Quizás pensó que lo sabías?
Sacudí la cabeza.
—Sabía que no tenía idea —
fruncí el ceño
—¿Y a qué te refieres, con que estoy fuera de los límites?
Levantó un hombro.
—Mi compañero de habitación hizo tutoría en la clase de química de primer año. Los tutores deben atender a la clase en donde hacen las sesiones, pero no se les permite que, ya sabes, fraternicen con esos estudiantes. Conflicto de intereses. No es tan grave como con los profesores y asistentes graduados, a quien se les aconseja no enredarse con ningún estudiante. De todas maneras, no es como si no sucediera. Todos somos humanos.
Miré hacia el piso.
—¿Acaso soy completa y jodidamente despistada?
¿Cómo es que no lo sabía?

Y perdón por no Responderles, Traigo Prisa
Perdón 
avatar
rukiaharuno
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 161
Edad : 22
Localización Guadalajara,Jalisco,Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario http://jessicapotterlovato.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por moi-06yoyo el Vie Ago 09, 2013 10:30 am

ooo rayos maldito didara y pam el dia que sabemos que sasuke es gay es el día que por fin sakura sabe que naruto y minato son el mismo ...
ademas parecía que se iba a enojar pero san el gay de sasuke al rescate con las reglas de los tutore jejjeje

el narusaku hoy le debe la vida al gay sasuke
avatar
moi-06yoyo
Sennin
Sennin

Masculino Mensajes : 1677
Edad : 27
Localización cuarto de sakura en su cama con ella
Nakus 102064

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Uno el Vie Ago 09, 2013 11:29 am

*---* Amo tu historia y como la redactas... por que haces que se enamoren lentamente poco a poco... ¡Pero que diablos! *--* ya quiero que se juren amor eterno!! jajajaja ok yaaaaa Very Happy me alegra y siguelo que lo leere hasta el final
avatar
Uno
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 524
Edad : 21
Localización ¿Qué te importa?
Nakus 15400

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por mio-chan el Vie Ago 09, 2013 11:37 am

Maldito Deidara Onion TT  al parecer no fue suficiente que Naruto lo golpeara
que bueno que Ino le creyó a Sakura y que Sakura se animara a decírselo Oigh 
Jajaja Sasuke gay? nunca pensé que lo fuera Mesapalm 
y Sakura al fin se dio cuenta de que Naruto y Minato son la misma persona, ya se había tardado
Espero que pronto subas el siguiente capitulo
Onion ok  Onion bye
avatar
mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Hana-Sakura el Vie Ago 09, 2013 12:09 pm

sasuke es gay ?! Onion ._.  jasjajajajja me mato de la risa Onion muahaha  maldito deidara lo matoooo Onion hit  como se atreve?!! y yo esperando que apareciera naruto,pero eso ya seria muy obvio jeje esta re buena continuala pronto Reverencia  saludos besos ja ne!! Bye 
avatar
Hana-Sakura
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 86
Edad : 24
Localización perdida en el camino de la vida...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por sakuraforever_24 el Vie Ago 09, 2013 1:03 pm

Muy buen capitulo!!!!! Onion ok 
Aun no lo puedo creer S-A-S-U-K-E gay!!!!!!!Onion ._.  ahhhhhhhhhhhhhhh ya lo supere XD Baile  jajajajja
Maldito Deidara aun sigue acosando a Saku y encima le crea una mala reputación... Onion hit 
Que bien q Sakura le aya contado todo a Ino xq ahora tendrá alguien mas para protegerla Genial de seguro el HDP no la dejara asta q cumpla su objetivo... Nooo 
Valla al fin Sakura ya se dio cuenta q Naruto y Minato son las mismas personas... Calentando ahora q ara??? ?? 
Quiero contiiiiiiiiiiiiii Onion** 
Onion bye Onion bye 
avatar
sakuraforever_24
Chunnin
Chunnin

Femenino Mensajes : 358
Edad : 24
Nakus 6175
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por dohnarukoto_17 el Vie Ago 09, 2013 2:07 pm

Muy buen capitulo, perdona por no haber comentado antes el fic Perdón, realmente esta muy bien tu fic, me gusta esto de los enredos que tiene sakura con respecto a Naruto, ya que debe usar sus dos nombres y es divertido (al menos para mi).

Yo creo que Sakura no solo se enamoraría de él Naruto que ella conocia en clase, sino tambien del Naruto tras el ordenador, y eso es bueno ya que conoce dos lados de Naruto.

Eso si, tanto Kiba como Deidara deben pagar por lo que hicieron y por hacer llorar a Sakura-chan, y muy bien lo de Sasuke gay, será un gran amigo para Sakura y el sabe que con Naruto no tiene posibilidades, me gusta espero la conti.

Cuidate
avatar
dohnarukoto_17
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Femenino Mensajes : 862
Edad : 25
Localización entrenando con naruto-nichan
Nakus 6186
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por aduzumaki el Vie Ago 09, 2013 3:15 pm

Onion estrés casi que no se da cuenta eso era para pegarle un zape a sakura a ver como recupera a naruto porque creo que no la busco mas por malos entendidos espero la conti pronto saludos y se me olvidaba Enfadado venganza tiene que pasar algo a deidara por lo que intento hacerle a sakura y ojala se de parte de naruto Onion** Onion bye 
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1026
Edad : 24
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por mariland el Vie Ago 09, 2013 5:32 pm

me lo lei de corrido y me facino, me encanta el papel de Ino, el que sasuke sea gay le da un toke comico, espero que esto no afecte la relacion de naruto con sakura- me refiero a las tutorias-

sigue pronto.....Baile 
avatar
mariland
Clan Suzaku
Clan Suzaku

Femenino Mensajes : 336
Edad : 24
Localización En mi pequeño mundo feliz
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Naoko-Chan el Vie Ago 09, 2013 6:10 pm

AyAy Pobre Sakura, Le pasaron muchas cosas en tan poco tiempo...

Jeje, Perdon por no escribir hasta ahora, la verdad es que adoro tu fanfic,
me he leído todos los capítulos cuando los subes,
pero soy muy penosa a veces como para comentar u///u


Ya quiero ver que hace Sakura en el próximo capítulo
ahora que al fin sabe que Naruto es Minato...
No sabes como deseo con todo mi ser que
Deidara pague por ese mal rato que le hizo pasar a Sakura
y por los rumores que dirán de ella.

Sigue así, Cuidate Onion bye
avatar
Naoko-Chan
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 77
Edad : 21
Localización Es un secreto :3
Nakus 4035

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Panchis-Chan el Sáb Ago 10, 2013 5:52 am

Ok ahora tienes una nueva lectora xDD
lo ame :DDD
solo tengo unas palabras para deidara
HIJO DE PUTA ¬.¬
bueno eso c:
CONTI c:
avatar
Panchis-Chan
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 90
Edad : 18
Localización Dibujando por ahí... c:
Nakus 0

Ver perfil de usuario http://pachis-chan.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.