Últimos temas
» HETEROEROTISMO - Introducción (+18) 4/12/2018 Por Kaoru Dono
Miér Dic 05, 2018 9:24 am por arminius

» Ayuda para conseguir un fanfic antiguo
Dom Dic 02, 2018 5:41 pm por Cahs_24

» ¿Qué estás escuchando?
Vie Nov 30, 2018 8:39 am por PJXD23

» hola , aqui de nuevo
Dom Nov 25, 2018 12:15 pm por PJXD23

» Hola gente
Dom Nov 25, 2018 12:13 pm por PJXD23

» PREPARATORIA KONOHA [+18] [C] CAPITULO 1 (22/11/2018)
Vie Nov 23, 2018 6:14 pm por HadesAnubis

» El diario de Naruto [+14] Capitulo 1 27/03/16
Lun Nov 19, 2018 9:13 pm por mayasorita

» necesito ayuda con un fan fic
Lun Nov 19, 2018 4:53 am por uchiha099

» Pleasures of the night..... Capitulo 03.... "+18"
Sáb Nov 17, 2018 7:32 am por mayasorita

That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por rukiaharuno el Lun Jul 29, 2013 6:12 am

capitulo 7:
Sonreí a su sincera admisión de no tener coche, mi cara cayó cuando lo comparé con el sentido de auto-importancia que tenía Kiba de su coche.
Justo antes de que nos graduáramos sus padres le dieron su Mustang a su hermano de dieciséis años, quien había destrozado su Jeep el fin de semana anterior.
Como un regalo de graduación temprano, ellos sustituyeron el Mustang de Kiba por un nuevo BMW—negro y elegante, con todas las mejoras disponibles, incluyendo asientos de cuero y un equipo de música que podías escuchar a una manzana de distancia.
Maldita sea. Tenía que dejar de vincular cada cosa que me pasaba con Kiba.
Entonces me di cuenta de que él todavía era mi defecto.
Durante los tres últimos años, nos habíamos convertido en el hábito del otro. Y aunque él había separado su hábito de mí cuando se fue, yo no había separado mi hábito de él.
Todavía lo estaba atando a mi presente, a mi futuro. La verdad era que ahora Kiba pertenecía a mi pasado, y ya era hora de que empezara a aceptarlo, por mucho que doliera hacerlo.
***
Tan pronto como llegamos al campus el primer año, Kiba se había comprometido con la fraternidad de su padre.
A pesar de la necesidad de mi novio de una elitista afiliación, yo nunca había compartido esa aspiración. A él no pareció importarle cuando le dije que prefería no meterme en ninguna hermandad, siempre que yo apoyara su necesidad de pertenecer a una para su futuro político. Una vez me dijo que de alguna manera le gustaba que yo fuese una novia MI.
—¿Una MI? ¿Qué es eso?
Él se rió y dijo: —Significa que eres malditamente independiente. Cuando se marchó de mi habitación hacía ya casi tres semanas, no se me había ocurrido que se estaba llevando con él mi círculo social cuidadosamente cultivado.
Sin mi relación con Kiba, no tenía invitación automática a las fiestas o eventos de la fraternidad, aunque Shikamaru y Ino podrían invitarme a algunas porque entraba dentro de la lista de cosas aceptables que llevar a cualquier fiesta: alcohol y chicas.
Impresionante. Había pasado de ser una novia independiente a una parafernalia de fiesta.
Pasar al lado de grupos de mis antiguos amigos era incómodo en el mejor de los casos. Justo fuera de la biblioteca principal, mesas de chicos de fraternidad vendían café, jugo y pasteles todas las mañanas durante una semana para ganar dinero como entrenamiento de liderazgo.
Armados con barbacoas portátiles, los Tri-Delt acamparon en tiendas sobre el césped para mostrar la situación de los sin-techo (le sugerí a Enrique que la mayoría de los sin techo no
tendrían barbacoas Coleman portátiles y equipos de camping REI, y él resopló y
dijo: —Sí, ya lo dije. Mi aviso cayó en oídos sordos).
No podía dejar mi dormitorio y caminar en cualquier dirección sin pasar al lado de personas con quienes yo había tenido relaciones sin complicaciones tan sólo unos días antes.
Ahora, sus ojos se deslizaban a otro lado cuando caminaba junto a ellos, aunque algunos todavía sonreían o saludaban antes de pretender estar metidos en una conversación con cualquier otra persona.
Unos pocos me decían “Hola, Cerezon”. No les dije que ya no usaba ese nombre.
Al principio, Ino insistió en que los desaires estaban en mi cabeza, pero después de dos semanas, ella de mala gana estuvo de acuerdo.
—La gente siente que necesita elegir bandos cuando una relación termina, es la naturaleza humana—dijo, sus clases de psicología entrando en acción—. Aun así, cobardes.

Aprecié que ignorase su desinteresado análisis para apoyarme. No me sorprendió que prácticamente todos eligieran a Kiba. Era uno de ellos, después de todo. Él era futuro líder extrovertido y encantador. Yo era la novia tranquila y linda, pero algo extraña…
Después de la ruptura, me convertí en sólo una estudiante no hermanada—para todos, excepto para Ino.
El martes, pasamos a la pareja real del campus. Katy era la presidenta de la hermandad de Ino y DJ. era el vicepresidente de la fraternidad de Kiba.
—¡Hola, Ino! Magnífico conjunto —dijo Katie, como si yo no estuviera allí. DJ levantó la cabeza y le sonrió a Ino, sus ojos se posaron en mí, pero no reconoció mi existencia más de lo que su novia lo había hecho.
—¡Gracias! —dijo Ino— Gilipollas —murmuró justo después, enlazando su brazo con el mío.

Cuando me mudé a mi dormitorio hacía ya un año, estuve horrorizada al descubrir que tenía una compañera de habitación que encarnaba el estereotipo de chica de hermandad. Ino ya había reclamado la cama que estaba más cerca de la ventana.
Encima de la cabecera había pegado los pompones azules y dorados de la escuela a un recorte enorme que decía “INO” que estaba recubierto con purpurina dorada. Alrededor de las letras gigantes había carteles cubiertos de fotos de eventos y bienvenidas, de animadoras con corpulentos jugadores de futbol.

Mientras estaba parada mirando con la boca abierta a su reflectante lado de nuestra pequeña habitación, ella apareció a través de la puerta.
—Oh ¡Hola! ¡Tú debes de ser Sakura! ¡Soy Ino!
Diplomáticamente, no expresé el comentario de ninguna mierda de las que se me vinieron a la cabeza.
—Como no estabas aquí, elegí la cama, ¡espero que no te importe! Casi he terminado de desempacar, así que puedo ayudarte.
Vistiendo una camiseta de la universidad, que combinaba casi exactamente con su cabello rubio sin peinar, tomó mi bolsa más pesada y la balanceó sobre la cama.
—He puesto una pizarra en la puerta para que podamos dejarnos mensajes la una a la otra.
Fue idea de mi madre, realmente, pero pareció una sugerencia útil, ¿no crees?
Parpadeé hacia ella, murmurando “Uh-huh”, mientras ella abría mi bolsa y empezaba a sacar las pertenencias que había traído de casa.
Tenía que haber algún error. Había llenado una larga hoja de preferencias de atributos de compañera de habitación, y esta chica parecía que no tenía ninguna de esas deseadas cualidades.
Yo básicamente había descrito: un ratón de biblioteca silenciosa y estudiosa que se fuera a la cama a una hora decente. Una no-fiestera que no trajera un desfile de chicos a nuestra habitación, o la convirtiera en la sede de planta de la cerveza pong.
—Es Cerezo, en realidad —le dije.
—Cerezo ¡muy lindo! Aunque tengo que admitir que me gusta Sakura.
(Tan elegante. Tienes suerte, ¡puedes elegir! Yo de alguna manera estoy atascada con Ino.) Es bueno que me guste, ¿eh? Bien, Cerezo, ¿dónde deberíamos colgar este cartel de… qué es esto?
Miré al cartel que sostenía, el retrato de uno de mis cantantes favoritos, quien también tocaba el contrabajo.
—Esperanza Spalding.
—Nunca he oído nada de ella. ¡Pero es linda! —Había cogido un puñado de tachuelas y saltó sobre mi cama para presionarlo contra la pared—. ¿Qué tal aquí?
Ino y yo habíamos recorrido un largo camino en quince meses.

Al llegar un minuto antes de que economía comenzara, el miércoles por la mañana, lo último que esperaba era ver a Kiba, inclinado contra la pared fuera de la clase, intercambiando números con una Zeta novata.
Riendo después de tomarse una foto de sí misma, ella le devolvió el teléfono. Él hizo lo mismo, sonriéndole. Él nunca me sonreiría así otra vez.
No me di cuenta que estaba congelada en aquel sito hasta que un compañero de clase me golpeó, tirando mi pesada mochila de mi hombro. — Disculpa —gruñó, su tono era mucho más como un apártate de mi camino, que un siento chocar contigo.
Cuando me agaché para recoger mi mochila, rezando porque Kiba y su admiradora no pudieran verme, una mano agarró la correa y balanceó la mochila desde el suelo.
Me incorporé y miré dentro de unos ojos color azul cielo.
—La caballerosidad no está muerta realmente, ya sabes. —Su profunda y calmada voz era justamente igual como la recordaba del sábado por la noche, y del lunes por la tarde, detrás del mostrador de Starbucks.
—¿Oh?
Él deslizó la correa de vuelta a mi hombro. —No, ese chico sólo es un idiota —gesticuló hacia quién me había golpeado, pero podía jurar que sus ojos cayeron por encima de mi ex, también, quien estaba cruzando la puerta, riéndose con la chica. Sus pantalones de chándal naranja brillante decían ZETA en la parte trasera.
—¿Estás bien? —por tercera vez, esta pregunta, viniendo de él, tenía un significado más profundo que la implicación normal de todos los días.
—Sí, bien. —¿Qué podía hacer sino mentir?—, Gracias —me giré y entré en la clase, tomé mi nuevo asiento y pasé los primeros cuarenta y cinco minutos de clase con mi atención fija en el Dr. Hatake , la pizarra que llenó y las notas que tomé.
Obedientemente copié el esquema de equilibrio a corto plazo y la demanda agregada, todo eso me parecía algo sin sentido. Me di cuenta, que tendría que rogarle a Minato Uzumaki para que me ayudara después de todo.
Mi orgullo sólo me causaría que me deslizara más atrás. Minutos antes de que la clase acabara, me giré y alcancé mi mochila como excusa para mirar furtivamente al chico de la última fila.
Él estaba mirando hacia mí, con un lápiz negro perdiéndose entre sus dedos, tamborileando la
libreta que tenía delante.
Encorvado en su asiento, con un codo apoyado detrás del mismo, y una bota casualmente apoyada en la parte baja del escritorio.
Cuando nuestros ojos se encontraron, su expresión cambió sutilmente de ilegible a
la más mínima sonrisa, aunque resguardada. No quitó la mirada, incluso cuando yo miré dentro de mi mochila y lo observé otra vez.
Volví mis ojos hacia delante, con el rostro ardiendo. Los chicos habían mostrado interés por mi durante los últimos tres años, pero aparte de un par, ciertamente nunca me rebelé o actué sobre alguno de los enamoramientos —uno fue mi propio tutor universitario, y otro mi compañero de
laboratorio de química— nunca me he sentido atraída por nadie a parte de Kiba.
Con la lección de economía como un balbuceo de fondo, no podía decidir si mi respuesta a ese extraño era un ligero sentimiento de vergüenza, gratitud por haberme salvado de Deidara , o un simple flechazo. Quizás las tres.

Cuando la clase terminó, guardé mi libro de texto dentro de la mochila y resistí la urgencia de mirar en su dirección otra vez. Me entretuve lo bastante para que Kiba  y su admiradora se fueran. Cuando me levanté para irme, el chico persistentemente somnoliento que se sentaba junto a mí, habló.
—Oye, ¿qué preguntas dijo que teníamos que hacer para los créditos extras? Debí quedarme dormido cuando las dictó, mis notas son indescifrables. —
Miré hacia el lugar donde él indicaba sus notas, y de verdad sus garabatos se volvían menos y menos legibles—. Soy Sasuke , por cierto.
—Oh, hum… Déjame ver —busqué a través de mi libreta de espiral y apunté a los detalles asignados, impresos en la parte superior de la página—. Aquí están —mientras él las copiaba, yo añadí—: Soy Sakura.
Sasuke era uno de esos chicos con los que la adolescencia  había sido buena. — Un cabello y ojos negros  y una sonrisa que se le arrugaba adorablemente decoraban su cara.

—Gracias, Sakura . Esto salvó mi trasero, necesito esos puntos extra. Te veo el viernes —chasqueó su cuaderno cerrándolo—. A menos que inconscientemente me duerma —añadió, dándome una sonrisa genuina.
Le devolví la sonrisa cuando me moví por el pasillo. —Sin problemas. Quizás yo era capaz de hacer amigos fuera del círculo de Kiba. Esa interacción, junto con la deserción de la mayoría de nuestros amigos con Kiba después de la ruptura, me hizo darme cuenta de lo dependiente de él
que me había vuelto. Estaba un poco sorprendida. ¿Por qué nunca había tenido este pensamiento? ¿Por qué nunca pensé que Kiba  y yo pudiéramos romper?
Tonta, supuestamente ingenua. Obviamente.


Última edición por rukiaharuno el Miér Jul 05, 2017 4:08 am, editado 2 veces
avatar
rukiaharuno
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 161
Edad : 22
Localización Guadalajara,Jalisco,Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario http://jessicapotterlovato.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por moi-06yoyo el Lun Jul 29, 2013 11:02 am

wooo no solo problemas con las materias tiene sakura si no que sus supuestos amigos la dejaron en la basura después de romper con su ex Y BUENO pensé que el chico dormilón de la clase era shikamru..... no sasuke y parece que sakura tiene las tres cosas que describió cuando miraba a naruto
avatar
moi-06yoyo
Sennin
Sennin

Masculino Mensajes : 1677
Edad : 27
Localización cuarto de sakura en su cama con ella
Nakus 102064

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por mio-chan el Lun Jul 29, 2013 12:37 pm

Maldito Kiba, y pobre de Sakura al tener que ver como esta de chica en chica cuando ella quizás aun los extraña, aunque que bueno que para eso esta Naruto, al parecer inconscientemente la esta conquistando
y que pasara cuando Sakura se de cuenta de que Naruto es su tutor Onion** 
Espero que pronto subas el siguiente capitulo Onion ok Onion bye 
avatar
mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por aduzumaki el Lun Jul 29, 2013 3:12 pm

Onion hit Voy a asesinar a kiba le destruyo la vida a sakura y que lindo todo lo que sintió cuando vio a naruto Onion *o* espero conti pronto saludos Onion bye 
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1026
Edad : 24
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por rukiaharuno el Mar Jul 30, 2013 1:13 pm

Hola les pido Perdón si no les contestaba, pero no tenia mucho tiempo
moi-06yoyo: Bueno al principio pense poner a Shika, Pero hice una travesura y puse a Sasuke por una razon que sabras mas adelante Wink
mio-chan: De hecho Sakura no se entera por ahora que Naruto es su Tutor , es complicado, pero se te aclarara despues de continuar la historia
aduzumaki: Bueno kiba tendra su merecido Razz

capitulo 8:
La habitación estaba casi vacía, el chico de la última fila incluido. Sentí una punzada de irracional decepción. Así que él me había estado mirando en clase —gran cosa. Quizás él solo estaba aburrido. O se distraía fácilmente.
Pero cuando salí de clase, lo vi por el pasillo atestado, hablando con una chica de clase. Su actitud era relajada, traía una camisa azul marino abierta sobre una camiseta gris, con las manos metidas en los bolsillos delanteros de sus pantalones.
Los músculos no se notaban debajo de su camisa de manga larga desabrochada, pero su abdomen parecía plano, y él había puesto a Deidara en el suelo y lo había hecho sangrar con bastante facilidad el sábado por la noche.
Su lápiz negro estaba sobre su oreja, sólo se veía la punta rosa de la goma, el resto
desaparecía en su pelo claro y desordenado.
—¿Así que es una cosa de tutoría en grupo? —preguntó la chica, enrollando un bucle rubio de su pelo largo alrededor de su dedo—. ¿Y dura una hora?
Él se enganchó la mochila, quitándose el flequillo rebelde se sus ojos. —Sí, de una a dos.
Cuando la miró hacia abajo, ella inclinó su cabeza y cambió su peso de lado a lado, como si ella estuviera a punto de bailar con él. O para él. —Quizás vaya para verlo. ¿Qué vas a hacer después?
—Trabajar.
Ella resopló con aire molesto. —Siempre estás trabajando, Naruto  —su tono caprichoso golpeó mis oídos como si alguien hubiera pasado sus uñas por una pizarra, como siempre me pasa cuando alguna chica mayor de seis años lo utiliza.
Pero como bonificación, acababa de aprender su nombre. Él levantó la mirada entonces, como si me hubiera sentido ahí parada, espiando. Salté hacia otra dirección y empecé a caminar rápido, era demasiado tarde para fingir que no había estado escuchando su conversación.
Pasé a través de la avalancha de gente en el atestado pasillo, enganchando la salida lateral.
No había manera de que yo fuera a esas clases de tutoría si Naruto asistía a ellas. No estaba segura de lo que él se refería —o si no era nada en lo absoluto— mirándome de esa manera durante la clase, pero la intensidad abierta de su mirada me hacía inestable. Además, yo aún estaba en periodo de luto por mi relación rota recientemente.
No estaba preparada para empezar nada nuevo. No es que él estuviera interesado en mí de ese modo. Incluso yo puse los ojos en blanco a mis propios pensamientos.
Había pasado de una parte mínima de interés a una posible relación en un salto. Desde una perspectiva puramente observacional, él estaba acostumbrado a que chicas como aquella rubia se tiraran a sus pies por los pasillos. Justo como mi ex.
Los títulos de clase de Kiba y su presidencia del cuerpo estudiantil eran equivalentes al estatus de una pequeña celebridad, y él lo había disfrutado.
Yo había pasado los dos últimos años del instituto ignorando a las chicas que lo habían acosado durante nuestra relación, esperando a que él hubiera acabado conmigo.
Para el momento en que nosotros dejamos el pueblo para ir a la universidad, estaba muy segura de él.
Me preguntaba cuándo iba a parar de sentirme como una imbécil sin idea de que la confianza estaba fuera de lugar.
***
“Minato,
Estoy teniendo más problemas con el material actual que con el que dejé, pero no sé si seré capaz de hacer una de tus sesiones de tutoría.
¡Es demasiado malo que mi ex no se deshiciera de mi lo suficientemente pronto este semestre
para prescindir de esta clase! (No te ofendas. Tú probablemente eres un gran
economista y esas cosas)
He empezado a investigar en los periódicos de la red para el proyecto.
Gracias por descodificar las notas del Dr. Hatake antes de enviármelas. Si me las hubieras enviado sin traducción, estaría en busca del más alto edificio/paso elevado/torre de agua desde la que gritar “Adiós mundo cruel”
SH”

“Sakura,
Por favor, no saltes desde estructuras elevadas. ¿Tienes alguna idea que cuánto daño causarías a la reputación de mis clases de tutorías? De lo contrario, piensa en el efecto que tendría en mí.
He creado hojas de cálculo para la sesiones de tutoría, adjuntando el valor de las tres últimas semanas.
Utilízalas como guías de estudio o rellénalas y envíamelas otra vez, así veremos dónde te confundes.
En realidad estoy en ingeniería, pero tenemos que tomar economía. Pienso que todo el mundo debería, sin embargo —es un buen punto para empezar a entender como la economía, la política y el comercio trabajan juntos para crear este caos total que es nuestro sistema económico.
NU
PD. ¿Cómo lo hiciste las competiciones regionales? Y por cierto, tu ex es obviamente un idiota.”
Descargué las hojas de cálculo, recordando sus últimas palabras en mi
mente. Si Minato conocía a Kiba, o no —improbable, dado el tamaño de la universidad y sus distintas especializaciones—, él se puso de mi lado. Yo, una chica tan absurdamente desquiciada por una ruptura que me había saltado las clases por dos semanas.

Él era inteligente y divertido, y después de sólo tres días, yo ya buscaba su nombre en mi buzón de entrada, nuestras bromas de ida y vuelta. De repente me pregunté cómo sería su aspecto. Dios. 
Simplemente ayer, había dejado la clase diciéndome que debía ignorar las miradas pensativas de un chico de clase, porque necesitaba tiempo para superar el abandono de Kiba, y aquí estaba
yo, soñando despierta con un tutor que bien podía parecerse a Chace Crawford. O a… Bueno no entremos en detalles.
No importaba. Necesitaba tiempo para recuperarme, incluso si Minato estaba bien. Incluso si Kiba era un idiota.
Pulsé en la primera hoja de cálculo, abrí mi libro de texto de economía, y di un suspiro de alivio.
“Minato,
Las hojas de cálculo definitivamente van a ayudar. Ya me estoy sintiendo menos asustada de suspender esta clase. Hice las dos primeras. Cuando tengas tiempo ¿me las podrás comprobar? Gracias otra vez por perder el tiempo conmigo. 
Intentaré pillarlo rápido. No estoy acostumbrada a ser una estudiante que es un dolor en el trasero. Tuve dos estudiantes de primer año de escuelas rivales compitiendo entre sí. Ambos me preguntaron, por separado, gracias a Dios, quién era mi favorito (a cada uno de ellos les dije: “Eres tú, por supuesto”
¿Eso estuvo mal?). Estaban muy presumidos entre ellos cuando llegaron a las bases de mi camioneta, y yo rezaba para que ninguno de ellos mencionara su estatus de favorito delante del otro. CHICOS.
¿Ingeniería? Guau. No me extraña que parezcas tan inteligente.
SH”
“Sakura,
Las hojas de cálculo están geniales. Te marqué un par de fallos menores con los que puedes encontrarte en el examen, así que míralos. Ah, parece como que tus estudiantes de primer año tienen un enamoramiento contigo.
Una chica universitaria que toca el bajo me habría dejado sin habla a los catorce.
¡Por supuesto que soy inteligente! Soy el tutor sabelotodo. Y en el caso de que te lo estés preguntando… sí, eres mi favorita.
NU”
***
El sábado por la noche, Ino estaba otra vez amenazándome con arrastrarme fuera de la habitación, ignorando mis protestas y resistencia.
Esta vez, las tres nos dirigíamos a la banda para entrar a algunos clubs con nuestros carnets
falsos.
—¿No recuerdas como la fiesta del fin de semana pasado fue para mí? —le pregunté cuando me puso un vestido ceñido negro sobre mis brazos extendidos.
Por supuesto que ella no lo recordaba; yo no se lo había dicho.
Todo lo que sabía era que me había rescatado temprano.
—Sakura , cariño, sé que es duro. ¡Pero no puedes dejar que Kiba gane! No puedes dejar que te convierta en una ermitaña, o que continúes asustada de enamorarte de alguien nuevo.
Dios, amo esta parte, la caza de un chico nuevo, todo lo desconocido, inexperto, la masa de posibilidades calientes delante de ti, esperando a ser descubiertas. Sino codiciara a Shikamaru tanto. Estaría celosa de ti.
Por la forma que ella lo describía, el proceso sonaba como una excursión a un continente exótico. No compartía sus sentimientos, en lo más mínimo. La idea de encontrar a un chico nuevo sonaba exhaustiva y depresiva.
—Ino, no creo que esté preparada.
—Eso es lo que dijiste el fin de semana pasado y ¡lo hiciste bien! —frunció el ceño, pensando, y por centésima vez, casi le cuento lo de Deidara
—. Incluso si te fuiste pronto. —Ella volvió a colgar el vestido que no tenía intención de usar, y yo
me mordí la lengua, perdiendo mi oportunidad otra vez.
No estaba segura de por qué no podía decírselo. Estaba mayormente asustada de que se enfureciera.
Lo más irracional, tenía miedo a que no me creyera. A ninguna de las respuestas
quería hacerle frente; sólo quería olvidar.
Pensé en Naruto, molesta porque su presencia en economía hacía el proceso imposible ya que estaba irremediablemente conectado al horror de aquella noche.
Él no me había mirado en todo el viernes —por lo que yo sabía. Cada vez que me escabullía hacia atrás para mirarlo, él parecía estar dibujando más que tomando notas, con su lápiz negro sujetado suavemente entre sus dedos, y una expresión concentrada en su rostro.
Cuando la clase terminó, él puso su lápiz detrás de su oreja, se giró y salió de la clase sin mirar atrás.
Fue el primero en salir.
—Ahora esto va a mostrar la mercancía —dijo Ino, irrumpiendo en mi ensoñación. Lo siguiente fue un top ceñido de corte bajo, morado. Cargándolo con la percha, me lo lanzó—. Póntelo con tus pantalones ajustados y esas botas impresionantes que te hacen ver como la novia de un pandillero.
Esto se ajusta a tu estado de ánimo, te-desafío-a-tener-buen-humor, de todos modos. Tienes que
vestirte para atraer a los chicos correctos, y si te pongo demasiado linda, los vas a apartar a todos con tu mirada, y la irritable manera en que pones tus enormes ojos Esmeralda en blanco.
Suspiré y ella se rió, tirando del vestido negro por su cabeza. Ino me conocía demasiado bien.
avatar
rukiaharuno
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 161
Edad : 22
Localización Guadalajara,Jalisco,Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario http://jessicapotterlovato.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por mio-chan el Mar Jul 30, 2013 1:44 pm

Wow al parecer Sakura ya se esta sintiendo atraída por  Naruto, aunque aun no lo conozca en persona, bueno eso cree ella, ademas Naruto tiene razón Kiba es un idiota
y al parecer Ino sabe como convencer a Sakura para que no se quede encerrada toda su vida
Espero el siguiente capitulo
avatar
mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Hana-Sakura el Mar Jul 30, 2013 3:05 pm

ummm parese que sakura ya esta superando aunque muyy despacio la ruptura con el bakaa de kiba,lo que mas me esta interesando son las combersaciones por e-mail que tiene con el tal ¨Minato¨ jajaja espero la contiiiii saludos ja ne!! Onion bye 
avatar
Hana-Sakura
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 86
Edad : 24
Localización perdida en el camino de la vida...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por aduzumaki el Mar Jul 30, 2013 4:06 pm

Sigo escribiendo quiero que sakura conozca quien es su tutor osea naruto y ojala el valla a la fiesta para que defienda a sakura de lo que puede pasar y espero que de verdad le den su merecido a kiba que lo maten, lo piquen y lo quemen en una hoguera si es posible Onion**  espero conti pronto saludos Onion bye 
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1026
Edad : 24
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Lady_Aerith el Miér Jul 31, 2013 12:46 am

Me he leido todos los capitulos en una hora x'D me gusta el fic y ya quiero que saku y naru se empiezen a hablar pero en persona! ! Smile
espero el siguiente cap

Lady_Aerith
Novato
Novato

Mensajes : 39
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por rukiaharuno el Miér Jul 31, 2013 11:51 am

Hola les traigo Nuevo Capitulo Smile

mio-chan: Si Naruto tiene Razon kiba es un Idiota y luego pagara por hacer sufrir a Sakura
Hana-Sakura: Si bueno una ruptura despues de 3 años no es facil Razz
aduzumaki: Bueno adu tanto no, o Shi que sufra, veamos que pasara a continuacion Smile
Lady_Aerith: Pronto ,pronto ellos se abriran mas al otro

capitulo 9:
Había perdido la cuenta de bebidas que Ino presionó contra mi mano, diciéndome que, como ella era el conductor designado, yo tenía que beber por dos.
—Tampoco puedo tocar a ninguno de eso chicos caliente, de todos modos, así que tengo que vivirlo indirectamente. Ahora termínate tu margarita, deja de fruncir el ceño, y mira a uno de esos chicos hasta que él sepa que no va a perder el miembro por invitarte a bailar.
—¡No estoy frunciendo el ceño! —junté mis cejas, obedeciendo y vaciando
mi bebida. Hice una mueca.
El tequila barato se negó a permanecer oculto bajo la mezcla de la margarita, más barata aún, pero eso es lo que consigues por no cubrir los cargos y bebidas de cinco dólares.
Aún era relativamente temprano, el pequeño club que decidimos ocupar esta noche no estaba muy lleno de estudiantes y pueblerinos que se dejarían caer pronto. Ino, Ten ten  y yo reclamamos una esquina de la vista casi vacía.
Después de haber derribado las bebidas y equipadas perfectamente, me moví con la música, perdiéndome gradualmente mientras me reía de las poses de porrista de Ino y los movimientos de vallete de Ten ten.
El primer chico que se nos acercó se dirigió a Ino, pero ella sacudió su cabeza y vocalizó con sus labios la palabra novio. Ella lo giró hacia mí y pensé: Esa soy yo: sin novio. Si más relación.
Sin más Kiba. Sin más Tú eres mi Cerezo.
—¿Quieres bailar? —gritó el chico sobre la música, moviéndose como si estuviera listo para desaparecer si me negaba. Asentí, ahogando el dolor sin sentido, casi físico. Era la no novia de alguien, por primera vez en tres años.
Nos movimos a un espacio abierto a unos cuantos metros de Ino y Ten ten, quien también tenía novio. No me tomó mucho averiguar que ellas dirigirían a cada chico que les pidiera bailar hacia mí.
Era su proyecto mascota de esa noche.
Dos horas después, había bailado con tantos chicos que no podía recordar, esquivando manos peligrosas y rechazando cada bebida que Ino me ofrecía.
Una mesa alta al lado de la pista estaba llena de gente, nosotras apoyamos las caderas en los taburetes que la rodeaban, mirando la actividad de ligue de alrededor.
Cuando Ten ten volvió saltando y haciendo piruetas de su camino al baño, le pregunté si podíamos irnos ya, y Ino me echó una mirada que se reservaba generalmente para los clientes mal educados del restaurante. Sonreí hacia ella y sorbí mi bebida.

Cuando el próximo chico se acercó por detrás de mí, supe inmediatamente
que Ino y Ten ten  lo aprobaban, porque sus ojos se ampliaron simultáneamente, y se centraron sobre mi hombro. Unos dedos rozaron la parte de atrás de mi brazo, y yo tomé una profunda respiración y exhalé antes de girarme.
Cosa buena, también, porque era Naruto el que estaba parado ahí, sus ojos cayeron en mi escote por una milésima de segundo.
Él me miró a los ojos y elevó una ceja, sin disculparse por mirar. Los tacones de mis botas estaban matándome los pies, pero no eran lo suficientemente altos para poder mirarlo a los ojos.
En vez de elevar la voz como todos los demás, él se inclinó cerca de mí y me susurró: —¿Bailas conmigo? —Sentí su respiración caliente e inhalé la esencia de su loción de afeitado, algo básico y masculino, antes de que él se retirara, con sus ojos sobre los míos, esperando una respuesta. Un entusiasta empujón entre mis hombros me dio el voto de Ino—: Ve a bailar con él.
Asentí, y tomó mi mano para hacer el camino hacia la pista, maniobrando entre la multitud, que se apartaba fácilmente para él.
Una vez alcanzamos el piso de roble desgastado, se volvió y me empujó cerca, nunca soltando mi mano. Como encontramos el ritmo de la canción lento, bailando juntos. Unió mi otra mano a la suya y puso ambas detrás de mi espalda, gentilmente manteniéndome captiva. Mis pechos contra su pecho y luché por no jadear por el sutil contacto.

No había dejado que nadie me tocara en toda la noche, rechazando
categóricamente todos los bailes lentos. Mareada por los débiles pero abundantes margaritas, cerré mis ojos y dejé que él me guiara, diciéndome a mí misma que esa diferencia la hacía el alcohol en la sangre, nada más.
Un minuto más tarde, él liberó mis dedos, paseó sus manos a través de la parte baja de mi
espalda, y mis manos se movían por su bíceps.
Sólidos, como sabía que serían. Siguiendo aquel camino, mis manos encontraron sus hombros igual de duros.
Al final enganché mis dedos por detrás de su cuello y abrí mis ojos.
Su mirada era penetrante, sin dudar un momento, y mi pulso golpeaba bajo su escrutinio silencioso. Al final me estiré hacia su oreja, y él se inclinó para escuchar mi pregunta. —Ah… Así que, ¿cuál es tu especialidad? —suspiré. De reojo vi torcerse la esquina de su boca. —¿RÉl se rió, y sentí las vibraciones de su pecho a través del mío. —¿Si no hablamos? —sus manos en mi cintura se apretaron un poco más, con los pulgares presionando en mis costillas y sus dedos aún en mi espalda.
Parpadeé por un momento, sin entender lo que sus palabras implicaban, y al siguiente sabiéndolo sin dudas.
—No sé a lo que te refieres —mentí.
Él se inclinó hacia mí aún más, su mejilla rozando contra la mía mientras murmuraba. —Sí, lo sabes. —Me golpeó de nuevo su esencia, limpia y sutil, a diferencia de las colonias modernas que Kiba prefería, las que siempre parecerían dominar cualquier olor que usara.
Sentí el impulso de llevar mis dedos sobre su rostro y pasarlos por su mandíbula recién afeitada, la sexi barba de ayer se había ido. Su piel no enrojecería la mía ahora si me besara, fuertemente. No sentiría nada más que su boca contra la mía, o tal vez ese pequeño anillo en el borde de su labio…
El errante pensamiento hizo que mi respiración se atrapara.
Cuando sus labios tocaron justo el sur del lóbulo de mi oreja, pensé que a lo
ealmente quieres hablar sobre eso? —Mantuvo la cercanía, nuestros torsos apretados desde el pecho hasta los muslos, al parecer esperando mi respuesta.
No podía recordar la última vez que estuve tan llena de deseo puro, incondicional.
Tragué. —¿Entonces de qué quieres hablar?
mejor podría pasar.
—Vamos a bailar —dijo. Echándose hacia atrás lo suficiente para mirarme a
los ojos, dibujó mi cuerpo contra él suyo, y mis piernas obedecieron cuando él dijo
vamos.
Santo Dios, ¿Quién era ese chico ardiente? —Con cuidado, Ino maniobró el Volvo Sedan amueblado de su papá en torno a las personas que caminaban borrachas por el estacionamiento—. Si no estuviera sobria, pensaría que él era un producto de mi imaginación, hambrienta de sexo.
—Psshh —murmuré, con los ojos cerrados, la cabeza dándome vueltas, colgando hacia atrás contra el reposacabezas
—. Ni siquiera me hables de estar hambrienta de sexo. —Ino me agarró la mano y la apretó.
—Oh, mierda. Lo siento, S. me había olvidado.
Habían pasado tres semanas desde mi separación, pero no estaba dispuesta a revelar el hecho de que habían pasado más de cuatro semanas... tal vez cinco, desde la última vez que había estado en toda intimidad.
Debería haber visto la falta de interés de Kiba como un signo de lo que era, en lugar de darle justificaciones en mi cabeza, él estaba ocupado con las obligaciones de fraternidad, mientras yo encajaba al menos dos horas de práctica al día —más cuando tuve el ensayo conjunto. Él tenía su línea —un promedio de calificaciones para mantener, y yo tenía clases de música para dar.

Un minuto más tarde, Ten ten  elevó la voz desde el asiento trasero.
—¡No has respondido a la pregunta, Sakura! —Su discurso era casi como arrastrando las palabras, al igual que el mío, mi nombre pronunciado en tres sílabas distintas, como tres palabras separadas
¿Quién era ese hombre hermoso?, y lo más importante, ¿por qué no resuelves tu hambruna de sexo con él? ¡Santo infierno, creo que estaría dispuesta a arrancar a Neji fuera de la cama
por una noche con ese hombre!
—Zorra. —dijo Ino, poniendo los ojos en su espejo retrovisor. Ten ten se echó a reír.
—En este caso... infiernos. Sí.
Ambas se quedaron en silencio, mirándome fijamente, esperando a que revelara quién era él. Mentalmente ordené todo lo que sabía acerca de Naruto. Me había salvado del ataque de Deidara, cosa que no le había contado a nadie. Había golpeado la mierda de Deidara, algo que tampoco había contado a nadie.
Él me había mirado a lo largo de economía el miércoles, y luego me había ignorado por completo el viernes, cosa que no le había contado a nadie.
Trabajaba en el Starbucks. Y él me preguntaba si yo estaba bien... pero no me lo había preguntado esa noche.
Esa noche había sido otra cosa. Por acuerdo tácito, había bailado varias danzas sin parar, lento, rápido, y todo lo demás. Sus manos nunca salieron de mi cuerpo, lo que provocó un aumento de la nostalgia que no había sentido en un muy largo tiempo —más de cuatro o cinco semanas. Sus manos no me habían tocado de manera inapropiada, sus dedos ni siquiera se colaron por debajo de la tela de mi top a la cintura, pero habían abrasado la piel debajo de él, sin apenas
notarlo.
Y luego desapareció. Doblado, con los labios junto a mi oído, me dio las gracias por los bailes, me llevó de regreso a mi mesa, y desapareció en la multitud de personas. No lo había visto otra vez, y sólo podía suponer que había dejado el club.

—Su nombre es Naruto. Está en mi clase de economía. Y dibuja cosas. —
Ten ten  comenzó a reír y golpear el asiento de cuero.
—¿Él dibuja cosas? ¿Qué tipo de cosas? ¿Chicas desnudas? Esa es más o menos la medida en la que la mayoría de los chicos son artísticos.
Por lo general ni siquiera las chicas completas. Sólo sus pechos. —Ino y yo reímos con ella.
—No sé lo que él dibuja. No hacía más que... dibujar algo en la clase del viernes. No creo que escuchara la conferencia en absoluto.
—Oh, no, Ino —se inclinó Ten ten tan arriba como el cinturón de seguridad se lo permitió
—. Suena como que el dios es un mal estudiante. Sabemos lo que eso significa para Sakura.
Fruncí el ceño—. ¿Y eso que quiere decir? —Ino movió su cabeza. Sonriendo.
—Vamos, S. ¿Alguna vez en tu vida te has sentido atraída por un chico malo? ¿O un chico que es, hum, un desafío académico?
En otras palabras, un chico que no es… ¿un cerebrito? —Mi boca cayó abierta.
—¡Cállate! ¿Estás diciendo que soy una snob intelectual?
—¡No! No decimos que seas… no queremos decir eso. Sólo tratamos de decir… tú definitivamente no te veías indiferente ante este tipo Naruto esta noche, mientras los dos bailaban juntos como por siempre, y eso sonaba como si él tal vez fuese tu tipo usual…
—¡Mi único “tipo” ha sido Kiba por los pasados tres años! ¿Quién sabe cuál es mi tipo?
—No te pongas malhumorada. Sabes lo que quiero decir, ni siquiera te encaprichas con chicos tontos.
—Bueno, ¿quién lo hace? —me rebelé contra la idea de que Naruto fuese tonto. Tal vez estaba desmotivado en economía, pero no hay nada en él que pareciera poco inteligente.
—¿¡Hola!? —Llamó Ten ten
—. ¿Alguna vez conociste a Neji? —Todas nos disolvimos en un ataque de risa. El novio de Ten ten  era un hombre dulce, y probablemente podría presionar la plataforma de un pequeño Honda, pero no se ganaba ningún reconocimiento por su GPA4.
—Shikamru es más inteligente que yo, pero eso no es decir mucho —dijo Ino.
He intentado varias veces conseguir que deje de golpear su intelecto de promedio B, pero en algún momento de su vida, ella se convenció de que no es inteligente. Le di un codazo en el brazo, al igual que hacía cada vez que decía aquella autocrítica sin sentido.
—¡Ay! ¡Sólo estoy siendo honesta!
—No, no lo eres.
—De todos modos —Ino continuó—, he sido conocida por visitar los barrios bajos y comprar en los pasillos del amordazarlo y embolzarlo, lo crean o no. — Ten ten  ululó una carcajada detrás de nosotros mientras Ino continuaba
—: ¿Han visto el hombre que me llevó al baile de graduación?
—Todas habíamos visto sus fotos de ese tipo: el Adonis en un esmoquin, y sus brazos alrededor de su cintura contra el vestido de seda
—. Qué cuerpo, santo Dios, yo sólo quería lamer sus abdominales. Él tomaba clases de recuperación, pero déjame decirte, que estaba dotado y era talentoso en un montón de ocupaciones no académicas.
Podía asegurar que mi rostro estaba encendido, igual de siempre que mi compañera de piso tocaba de forma tan explícita el tema, y Ten ten  se reía tan fuerte que tenía problemas para respirar. Ambas habían llegado solteras y sexualmente experimentadas la universidad. Kiba y yo habíamos estado durmiendo juntos desde las vacaciones de invierno del último año, pero nunca
había estado con nadie más.
No había tenido ninguna queja sobre nuestra vida sexual, aunque algún artículo de la revista ocasional, o algo que Ino dijo me hizo preguntarme si había más que yo desconocía.
avatar
rukiaharuno
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 161
Edad : 22
Localización Guadalajara,Jalisco,Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario http://jessicapotterlovato.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por sakuraforever_24 el Miér Jul 31, 2013 1:01 pm

Increíbles capitulosss!!!!! Onion ok 
Sakura cada ves se va enamorando de Naruto..... Oigh 
aunque aun no puede olvidar a Kiba Onion... Onion... 
Que pasara cuando se entere de que Naru es su tutor Pensativo 
Espero con ansias la contiiiiiiiiii Onion** 
Onion bye Onion bye 
avatar
sakuraforever_24
Chunnin
Chunnin

Femenino Mensajes : 358
Edad : 24
Nakus 6175
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por aduzumaki el Miér Jul 31, 2013 2:38 pm

Onion *o* Sakura cada vez se enamora más de naruto cuando se va a enterar que es su tutor muero de ansias por saber que va hacer y se que suena un poco sádico pero si quiero que sufra kiba Onion muahaha Onion**  espero conti pronto saludos Onion bye 
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1026
Edad : 24
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por mio-chan el Miér Jul 31, 2013 3:04 pm

Aww que tierna Sakura cada vez se siente
mas atraída por Naruto, jaja demás parece que
Naruto es bipolar un día le pregunta a Sakura como
esta y al siguiente ni la mira, aunque casi
siempre habla con ella (aunque ella no lo sepa)
jaja también que bien que Ino y Ten-Ten están de acurdo con que Naruto este con Sakura
Espero el próximo capitulo
avatar
mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Hana-Sakura el Miér Jul 31, 2013 3:12 pm

ummmm me a encantadooo en especial ese asercamiento que tubieron naruto y sakura Onion *o* ,ya me imagino yo los futuros encuentros Onion kuku,espero con ansiasss la contii  realmente me gusta muchisisisimoo Emocionado  saludos besos Ja ne!! Onion bye
avatar
Hana-Sakura
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 86
Edad : 24
Localización perdida en el camino de la vida...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por rasmux el Miér Jul 31, 2013 4:25 pm

esta genial el fic , algo nuevo y fresco , no ver al clasi triangulo amoroso de siempre y ponerle un toque misterio , espero la conti

rasmux
Aprendiz
Aprendiz

Mensajes : 70
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por rukiaharuno el Jue Ago 01, 2013 9:47 am

Hola Les traigo Capitulo

sakuraforever_24: Pasaran un monto de cosas ,para averiguarlas hay que seguir leyendo Wink
aduzumaki: Falta mucho para que se entere sin saber se va enamorar de la misma persona dos veces Razz
mio-chan: Lo que pasa para no agobias con el comportamiento de naruto digamos que tiene miedo al compromiso
Hana-Sakura: Uy los futuros encuentros subiran su temperatura
rasmux: Gracias , supongo que es el triangulo mas raro del mundo enamorarte de dos personas que a final son la misma


capitulo 10:
—¿Y todo esto demuestra…?
Ino me sonrió.
—Esto demuestra que estás lista para una larga y esperada Fase Chico Malo.
—Ooohhh —
suspiró Ten ten.
—Hum. No pienso que…
—Exactamente. No pienses. Vas a seducir a este tipo Naruto y rebotar el infierno fuera de él. Eso es lo que pasa con los chicos malos, no tienen ningún reparo en ser el tipo de rebote porque no andan alrededor por mucho tiempo, de todos modos. Es probable que viva para ser el chico de rebote, especialmente en una situación como ésta, donde va a llegar a enseñarte todo tipo de cosas traviesas. —
Ten ten apoyó la idea loca de Ino con un gran suspiro de la palabra.
“Suertuda”.
Pensé en las manos de Naruto en mi cintura, la boca rozando mi oído, y me estremecí. Me acordé de su penetrante mirada el miércoles durante la clase, y el aliento en mis pulmones fue poco profundo. Tal vez estaba experimentando la perspectiva de alcohol, y todo iba a ser diferente mañana, pero por el momento, la idea loca de Ino estaba empezando a sonar casi no loca.
Oh, diablos.

***

Era una bola de nervios cuando me acerqué a la sala de clases el lunes por la mañana, sin saber si debía iniciar la estrategia de frenar-al-hombre que había acordado poner a prueba en mi compañero desprevenido, o abandonarla totalmente, mientras que todavía podía.
Él entró en la habitación delante de mí, y me miró con sus ojos, asintiendo sobre mi recientemente asignado asiento, y el vacío al lado de Kiba, que ya estaba sentado, gracias a Dios. Tenía unos treinta segundos para reconsiderar todo el asunto.
Ino y Ten ten no habían cesado en su disco, en el —gracias a Dios— corto camino de regreso al dormitorio, cada una alimentada con entusiasmo y envidia sobre lo que estaba a punto de hacer. O a quién se lo iba a hacer. Dado que Ino no tenía nada que beber el sábado, aparte de un Dr. Pepper de dieta, había surgido de la cama sin resaca, el domingo por la mañana y llena de planes para la Operación Chico Malo.

Pretendí tener más resaca de la que tenía, sólo para ponerla fuera, pero cuando Ino tenía una idea no se desanimaba fácilmente. Decidida a transmitir el conocimiento de cómo seducir a un hombre así, lo quisiera o no, ella metió una botella de jugo de naranja en mis manos mientras gruñía y tiraba de mí hasta una posición sentada.
Yo quería poner las mantas sobre mi cabeza y tapar mis oídos, pero ya era demasiado tarde para eso.
Ella se dejó caer a mi lado.
—En primer lugar, tienes que acercarte sin temor. En serio, pueden oler el
miedo. Eso totalmente los pone fuera de pista. —Fruncí el ceño.
—¿Fuera de pista? Eso es tan... —Traté de pensar en una palabra más adecuada que aaauugh, pero mi cerebro no había arrancado todavía.
—Eso es tan cierto, ¿quieres decir? Mira, los chicos son perros. Las mujeres
han sabido esto desde el principio de los tiempos. Los hombres no quieren ser perseguidos, persiguen.
Así que si vas a tomar uno, tienes que saber cómo hacer para que te persiga. —La miré fijamente. Arcaico, sexista, degradante, mi cerebro declaró, cubriendo el lugar del aaauugh demasiado tarde. Ese punto de vista no debería haberme sorprendido, ya la había escuchado decir aquel tipo de cosas antes.
Simplemente nunca consideré que esos comentarios fuera de la manga fueran a formar parte de un credo. Resoplé la mitad de mi jugo antes de comentar.
—Hablas en serio acerca de esto.
Ella arqueó una ceja. —Aquí es donde yo digo "como un ataque al corazón", ¿verdad?




***
Tiempo de ir. Tomé una respiración profunda. Tenía tres minutos hasta que empezara la clase.
Ino me dijo que necesitaba un minuto, no más de dos. “Pero dos es empujarlo”, insistió, “porque entonces te ves muy interesada. Uno es mejor”.
Me deslicé en el asiento de al lado, pero me senté en el borde, por lo que era obvio que no tenía intención de quedarme. Sus ojos se desviaron de inmediato a los míos, sus cejas oscuras desaparecieron en el cabello desordenado sobre la frente. Sus ojos eran casi incoloros. Nunca había visto a nadie con los ojos tan claros.
Definitivamente se sorprendió por mi presencia a su lado. Algo bueno, de acuerdo con Ino y Ten ten .
—Oye —le dije, con una sutil sonrisa en mis labios. Tenía la esperanza que pareciera en algún lugar entre interesada e indiferente.
De acuerdo con Ino y Ten ten , esa impresión era una parte vital de la estrategia.
—Hola. —Abrió su texto de economía, ocultando el cuaderno de bocetos abierto delante de él. Antes de que lo ocultara, encontré una ilustración detallada del antiguo roble venerado en el centro del campus y la valla ornamental de hierro forjado que lo rodea.
Tragué saliva. Interesada e indiferente.
—Así que, sólo se me ocurrió que no me acordé de tu nombre la otra noche. Margaritas de más, supongo.
Se humedeció los labios y me miró un momento antes de contestar, y parpadeé, preguntándome si él estaba, a propósito, buscando que perdiera mi indiferencia o que sostenerla fuese más difícil.
—Es Naruto. Y no creo que te lo diera.
En el momento siguiente, el Dr. Hatake entró ruidosamente cerca del podio, recuperando el expediente tramitado en la puerta. Un sonoro "¡Maldita sea!" hizo eco a través de la sala de conferencias, gracias a la acústica prevista de la habitación.
Naruto y yo nos sonreímos el uno al otro mientras nuestros compañeros de clase se reían.
—Así que... bueno, ¿me llamaste Cerezo, antes? —dije, con la cabeza
ligeramente inclinada
—. En realidad voy por Sakura ahora. Sus cejas se bajaron un poco.
—Está bien.
Me aclaré la garganta y me levante sorprendiéndolo, a juzgar por su expresión.
—Encantada de conocerte, Naruto —sonreí de nuevo antes de alejarme y lanzarme a mi asiento asignado.
Mantener mi atención en la conferencia y desafiar el impulso de mirar por encima del hombro era insoportable. Estaba segura de que sentía la mirada aburrida de Naruto en la parte posterior de mi cabeza.
Al igual que una picazón fuera de mi alcance, la sensación me irritó durante cincuenta minutos seguidos, y me llevó un esfuerzo hercúleo abstenerme de dar la vuelta.
Sin saberlo, Sasuke ayudó haciendo observaciones distractoras sobre el Dr. Hatake, como contar el número de veces que decía "Uuummm", durante la conferencia con marcas en la parte superior de su cuaderno, o señalar el hecho de que nuestro profesor lucía un calcetín azul marino y otro marrón.
En lugar de quedarme al final de la clase para ver lo que haría Naruto (¿hablar conmigo o ignorarme?), en lugar de esperar a que Kiba se fuera (gracioso, le había prestado menos atención en la pasada hora, era la primera vez), colgué mi mochila al hombro y prácticamente corrí de la sala sin mirar a ninguno de ellos.
Al salir por puerta lateral al aire fresco de otoño, tragué una respiración profunda. Orden del día: la clase de español, almuerzo, Starbucks.
Ino: ¿Y cómo fue la OCM?
Sakura: Lo tuve diciéndome su nombre. Volví a mi asiento. No lo mire de nuevo.
Ino: Perfecto. Nos vemos después de la siguiente clase para planear más estrategias antes del café.

***

Cuando me uní a Ino a la línea en Starbucks, no vi a Naruto.
—Ratas —estiró su cuello, asegurándose de que no fuera una de las personas detrás del mostrador—. Él estuvo aquí el lunes pasado, ¿verdad? Me encogí de hombros. —Sí, pero su horario de trabajo es, probablemente, impredecible
Ella me dio un codazo a la ligera. —No tanto. Es él, ¿verdad?
Apareció a través de una puerta de atrás con una bolsa tamaño industrial de café. Mi reacción física me sacó de quicio.
Era como si todas mis entrañas se apretaran cuando lo veía, y cuando se desenrollaban, se reiniciaba, acelerándose todo de una vez, mi corazón, mis pulmones bombeando aire, las
ondas cerebrales causando estragos.
—Oh, S, tiene tinta, también —murmuró Ino con aprecio—. Justo cuando yo pensaba que no podía ser más ardiente...
Mis ojos se posaron en sus antebrazos, doblados mientras cortaba la bolsa abierta. Tatuados diseños envueltos alrededor de sus muñecas, símbolos contiguos y guiones corriendo los dos brazos y desapareciendo en las mangas de la camisa de punto gris, que se metía por encima de sus codos.
Nunca le había visto las muñecas en un saco sin mangas. Incluso la noche del sábado, había
llevado manga larga… una descolorida camisa negra, abierta sobre una camiseta blanca.
Nunca me había sentido atraída por los chicos con tatuajes. La noción de agujas de inyección de tinta bajo la piel y la confianza de hacer huellas permanentes de palabras y símbolos era extraña para mí.
Ahora, me preguntaba Operación Fase Chico Malo. hasta qué punto los tatuajes se extendían.

¿Sólo a las mangas de los brazos? ¿Su espalda? ¿Su pecho?
Ino tiró de mi brazo cuando la línea avanzó.
—Estás estropeando nuestro acto cuidadosamente indiferente, por cierto. No es que pueda culparte —suspiró—. Tal vez deberíamos sacarnos de apuros ahora antes de que él… —La observé cuando se quedó en silencio, y vi una sonrisa desviada cruzar su rostro cuando se volvió hacia mí.
—Sigue mirándote —dijo, riéndose como si estuviéramos teniendo una conversación divertida—. Te está mirando. Y me refiero a la mirada fija. Ese chico te está desnudando con la mirada. ¿Puedes sentirlo? —Su expresión era triunfante. ¿Podía sentir su mirada? Ahora puedo, gracias, pensé. Mi cara se calentó.
—Oh, Dios mío, estás ruborizada —susurró, sus ojos oscuros cada vez más grandes.
—No me digas —Mis dientes estaban apretados, mi voz era tensa—. Deja de decirme que él está… está…
—¿Desnudándote con sus ojos? —Se rió de nuevo y nunca había querido patearla más—. Vale, vale, pero S, no te preocupes. Tienes esto. No sé lo que has hecho con él, pero está dispuesto a sentarse y rogar.
Confía en mí —Ella miró en su dirección—. Está bien, está empezando un nuevo lote de café ahora.
Puedes hacer tu propia mirada.
Dimos un paso más cerca, sólo había dos personas delante de nosotros. Vi a Naruto remplazar el filtro, dosificar el café, y establecer los controles. Su delantal verde estaba desordenado en la parte posterior, más con un nudo que con un lazo. Las correas sacaron mis ojos de sus caderas a sus vaqueros desgastados, de cintura baja, que sostenían en su bolsillo una cartera a la que se adjuntaba una cadena floja. Desaparecía bajo el delantal, se enlazaba con un cinturón
adelante, sin duda.

Entonces se volvió, con los ojos en la segundo caja registradora mientras marcaba los botones y la traía a la vida.
Me pregunté si me iba a ignorar, como lo había hecho durante la clase. Eso sería útil, jugando a este juego. Justo cuando el hombre delante de mí comenzó su detallada orden de bebidas a la chica en la primera registradora, la mirada de Naruto encontró la mía.
—¿Siguiente? — El acero gris de su camisa partió el azul de sus ojos.
—. Sakura —Me saludó con una sonrisa. Me preocupé que él pudiera leer mi mente, y los retorcidos planes que Ino había implantado en ella — ¿Americano hoy, o algo más? —Se acordó de la bebida que pedí la semana pasada.

Asentí con la cabeza, y él apenas si esbozó una sonrisa a mi desconcierto,
comunicando mi orden e imprimiendo la copa con un rotulador. En lugar de pasar a un compañero de trabajo, preparó la bebida él mismo. Agregó una funda protectora y una tapa y me entregó la copa. No podía leer su huella de una sonrisa.

—Ten un buen día. —Y mirando sobre mi hombro, dijo—: ¿Siguiente? —Me
uní a Ino en el mostrador, confusa y de mal humor.
—¿Él hizo la bebida para ti? —tomó su copa y me siguió hasta el mostrador de condimentos.
—Sí. —Quité la tapa y adicioné azúcar y leche, mientras que ella luchaba con la canela en su café con leche
—. Pero él me lo entregó como si fuera cualquier otro cliente y tomó la orden del siguiente chico. Lo vimos interactuar con los clientes.
Ni una sola vez dio un vistazo a mi dirección.
—Habría jurado que estaba tan dentro de ti que no podía ver con claridad
—reflexionó ella cuando nos fuimos, doblando una esquina para unirnos a la masa de personas que circulan por el centro de estudiantes.
—¡Hola, bebé! —La voz de Shikamaru nos sacó de nuestros pensamientos. Tomó a Ino fuera del flujo de personas y yo los seguí, riéndome de su chillido
encantador hasta que me di cuenta del tipo de pie junto a él.
Mi cara se puso caliente, la sangre golpeando en mis oídos. A medida que nuestros amigos se besaban como saludo y empezaban a hablar acerca de a qué hora se librarían del trabajo esa noche, Deidara se quedó mirándome, su boca girando a un lado. Mi respiración vino en jadeos y luché por mantener el creciente pánico y las náuseas bajo control.
Quería dar la vuelta y correr, pero estaba inmovilizada.
No me podía tocar aquí. Él no podía hacerme daño aquí.
—Hola, Cerezo —su penetrante mirada vagó sobre mí y me arrastré en mi
piel—. Luciendo bien, como siempre —Sus palabras brotaron con coquetería, pero lo único que sentía era la amenaza por debajo, intencionalmente o no.
Los moretones habían desaparecido de su rostro, pero no se habían ido del todo. Una brecha amarilla rodeaba su ojo izquierdo, y otra acariciaba a lo largo del lado derecho de su nariz como una mancha pálida.
Naruto se las había dado, y sólo tres de nosotros lo sabíamos. Le devolví la mirada, en silencio, agarrando el café en la mano. En una ocasión había pensado que este chico guapo y encantador, enchapado a lo americano, me había engañado tan a fondo como
engañaba a todos los demás.
Levanté la barbilla, haciendo caso omiso de mi reacción física a él, y el miedo que me provocaba.
—Es Sakura.
Levantó una ceja, confundido. —¿Eh?
Ino me agarró del codo. —Vamos, cosa ardiente. ¿No tienes historia del arte, como en cinco minutos?
Me tropecé un poco cuando me di vuelta y la seguí. Deidara emitió una risa suave, burlándose mientras lo pasaba.
—Mira a tu alrededor, Sakura —bromeó.
Mi nombre en su boca, envió un temblor a través de mí, mientras recorría con Ino el mar de estudiantes. Una vez que logré moverme, no pude alejarme de él lo suficientemente rápido.
Ino: ¿Todavía tienes tu taza de café?
Sakura: ¿Sí?
Ino: Retira el manguito.
Sakura: Oh. Por. Dios
Ino: ¿Su número de teléfono?
Sakura: ¿¿¿Cómo supiste???
Ino: Soy Ino. Lo sé todo.
Ino: En realidad, me pregunté por qué escribió en tu taza si iba a preparar tu bebida.
Si Ino no hubiera estado mandándome mensajes durante la clase, esa taza, y su número, habrían sido lanzados a la papelera del pasillo.
Así que... Naruto no estaba escribiendo una innecesaria orden de bebida en mi taza, me estaba dando su número de teléfono.
Entré en mi teléfono, preguntándome qué se suponía que haría con eso. ¿Debía llamarlo? ¿Enviarle un mensaje?
Pensé en lo que sabía sobre él: Había salido de la nada la noche de la fiesta. Después de poner fin al ataque, algún rasgo más protector le había obligado a devolverme sana y a salva a mi dormitorio.
De alguna manera él había sabido mi nombre esa noche —mi apodo—, pero nunca me había fijado antes en él.
Se sienta en la fila de atrás en economía, dibujando o mirándome fijamente en lugar de prestar atención a la conferencia.
El sábado en la noche, el firme tacto de sus manos cuando bailamos hizo que mi cabeza nadara, antes de que desapareciera sin explicación.
Me había desnudado con la mirada, según dijo Ino, en medio de Starbucks —donde trabajaba. Era arrogante y seguro de sí mismo. Tatuado y demasiado caliente para ponerlo en palabras. Se veía y actuaba como el Chico Malo, que Ino y Ten ten creían que era.
Y ahora, su número estaba grabado en mi teléfono. Era como si él supiera todo acerca de la operación Fase Chico Malo, y estuviera más que dispuesto y deseoso de llenar ese papel como mis amigas creían que lo haría.
Pero yo no lo sabía. No sabía qué pensaba de mí. Si pensaba en mí. O en la chica que había estado buscándolo y hablando con él después de clase la semana pasada. En el club, las niñas lo habían mirado abiertamente cuando pasó, algunas de ellas giraron a su alrededor para evaluarlo más.
Podría haber bailado con cualquiera de ellas, probablemente se ha ido a casa con la mayoría
de ellas. ¿Por qué yo?

***

“Minato,
He adjuntado un resumen de mi trabajo de investigación. Si tienes la oportunidad, ¿podrías asegurarte de que no sea demasiado extenso, o demasiado centrado? No estoy segura de cuantas economías fuera de EE.UU. Incluir.
Además, la curva S es un poco confusa. Conseguí lo que podemos ver después del hecho, pero ¿no está la economía basada en la predicción, como el clima? Quiero decir, a quién le importa si sólo podemos ver lo que sucedió después de que pasó —si el tipo del clima no puede predecir qué va a pasar mañana, probablemente va a ser despedido, ¿cierto?
Hice las hojas de cálculo, también. Lo siento si te estoy enviando tanto a la vez, un lunes.
Debería haberlo enviado antes, pero me fui con algunos amigos el sábado y no lo hice.
SH”
“Sakura,
No hay problema. Tampoco estoy trabajando, estudiando o en clases prácticamente a cada hora del día. Apenas noto qué día es. Espero que hayas disfrutado la noche.
Sé que al principio dije que no necesitaba los detalles de tu ruptura (si fui
rudo, no quise decirlo de esa manera) debe haber sido malo para hacerte abandonar la clase por dos semanas.
Puedo decir que saltarlas es atípico para ti. He adjuntado un artículo del WSJ que explica mejor el texto de la curva de S.
Tienes toda la razón, sin la capacidad de predecir, la economía no sería economía. Es historia. Y aunque la historia tiene su lugar en las probabilidades previsibles de la economía y Meteorología (analogía inteligente, por cierto), es poco útil si lo que necesitas saber es si debes o no invertir en la moneda extranjera, o traer tu paraguas o no a la escuela.
NU”
Me quedé mirando el correo electrónico, intentado y fracasando en comparar a Minato y Naruto. Parecían tan opuestos como la noche y el día, pero yo sólo conocía la mitad de cada uno de ellos. No sabía mucho de Naruto más allá de sus sorprendentes miradas y su habilidad para darle una paliza a alguien.
Durante historia del arte, me había encontrado preguntándome qué habría pasado en la interacción con Deidara, si Narutuo hubiera estado conmigo.
Me pregunté si Deidara se habría atrevido a mirarme así. Decir lo que había dicho: “Te ves bien.” La idea de los fríos ojos de Deidara examinándome hizo que mi estómago girara.

Con sentimientos poco profundos y comprensivos, especulé nuevamente cual podría ser el aspecto de Minato y el grado de impacto que eso pudiera tener sobre lo que pensaba de él. Sus elogios me hicieron mirar a mi laptop y sonreír. Dijo que mi ex era un imbécil, y ahora parecía estar interesado en nuestra ruptura. En mí. Eso, o estaba leyendo demasiado en él.
“Minato,
Estuvimos juntos casi tres años. Nunca lo vi venir. Lo seguí hasta aquí, en lugar de tratar con una escuela de artes escénicas. Mi maestro de orquesta casi tuvo un infarto cuando le dije.
Él intercedió ante mí para audicionar a Oberlin o Julliard, pero no lo hice. No puedo culpar a nadie más que a mí. Le confié mi futuro a mi novio, como una idiota.
Ahora estoy atascada en algún lugar en el que no debería estar. No sé si sólo creí mucho en él, o poco en mí misma. De cualquier manera, bastante estúpida, ¿eh? Así que esa es mi pequeña y
melodramática historia.
Gracias por el artículo.
SH”
“Sakura,
No eres estúpida. Demasiado confiada, tal vez, pero eso refleja su falta de fiabilidad, no tú inteligencia.
En cuanto a estar en algún lugar del cual se supone no debes estar —tal vez estás aquí por una razón, o por ninguna en realidad.
Como científico, me inclino hacia esta última. De cualquier manera, estás libre de culpa. Tomaste una decisión; ahora has lo mejor de ella. Eso es todo lo que puedes hacer, ¿cierto? En esa nota, voy a estudiar una prueba del principio estadístico. Quién sabe, tal vez pueda demostrar científicamente que tu ex no es digno de ti, y que estás exactamente donde debes estar.
NU”
avatar
rukiaharuno
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 161
Edad : 22
Localización Guadalajara,Jalisco,Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario http://jessicapotterlovato.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por moi-06yoyo el Jue Ago 01, 2013 10:50 am

ay sakura cuando te enteres que minato y naruto son la misma persona y que trucaso lo del el nuemro del teléfono escondido jejje voy a copiarla jejje y que bueno que ino esta para ayudar a sakura
avatar
moi-06yoyo
Sennin
Sennin

Masculino Mensajes : 1677
Edad : 27
Localización cuarto de sakura en su cama con ella
Nakus 102064

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por sakuraforever_24 el Jue Ago 01, 2013 11:42 am

Muy buen capitulo!!!! Onion ok 
Oficialmente aperase la "operación chico malo" jajaja Genial 
me encanta como es Ino es en este fic se la sabe todo... Buahaha 
muy bueno lo de el numero escondido jajaja Bailando Bailando 
Espero con ansias la contiiiii Onion** 
Onion bye Onion bye 
avatar
sakuraforever_24
Chunnin
Chunnin

Femenino Mensajes : 358
Edad : 24
Nakus 6175
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Hana-Sakura el Jue Ago 01, 2013 11:47 am

aaaaa naruto tauadooo ya me imaginoo lo sexiiii que debe serrrrr OMG!!! Onion muahaha  bueno espero la cnti prontooo saludos besos ja ne!! Onion bye 
avatar
Hana-Sakura
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 86
Edad : 24
Localización perdida en el camino de la vida...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por mio-chan el Jue Ago 01, 2013 12:35 pm

Wow enserio que Naruto es bipolar
jaja tampoco me esperaba que
escribiera su numero en el café de
Sakura, ademas Naruto actúa muy
diferente cuando habla en persona
con Sakura y cuando se envían mensajes
Espero que pronto subas el siguiente capitulo
Onion ok Onion bye 
avatar
mio-chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 833
Localización Mi casa :3
Nakus 9475
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por aduzumaki el Jue Ago 01, 2013 3:16 pm

Onion *o*  que lindo naruto como ayuda a sakura a que no se menosprecie y espero ansiosa que pasara con la ocm cosas buenas se avecinan en mi pensar espero conti pronto saludos Onion bye 
avatar
aduzumaki
Sennin
Sennin

Femenino Mensajes : 1026
Edad : 24
Localización Omnipresente :D
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por moi-06yoyo el Jue Ago 01, 2013 5:28 pm

una curiosidad me acaba de aparecer si sakura se tarda en saber que naruto y minato son la misma persona, entonces naruto estaría peleando por sakura contra si mismo ?
avatar
moi-06yoyo
Sennin
Sennin

Masculino Mensajes : 1677
Edad : 27
Localización cuarto de sakura en su cama con ella
Nakus 102064

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Uno el Vie Ago 02, 2013 6:49 am

Woow!!! *---* Adoro tu fan fic!!!! uff uff Naruto es todo un caballero malote jaja ok ya :p síguelo
avatar
Uno
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 524
Edad : 21
Localización ¿Qué te importa?
Nakus 15400

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por rukiaharuno el Vie Ago 02, 2013 11:31 am

Holas Les traigo Nuevo Capitulo
moi-06yoyo: Como reaccionarias tu ? yo si me gusta mucho me enojo, pero no tanto para perdonarlo, habra drama ,lagrimas,decepcion lo veremos , bueno Naruto no le dice a Saku que es Minato, porque si quisiera tener una relacion con ella no podria, ya que supuestamente los tutores no pueden salir con las personas que instruyen es una falta ala ley de esa universidad, por eso no se arriesga y es medio regego de intentar algo con sakura
sakuraforever_24: Mmm parece que a todos les gusto lo del numero escondido, Y la Operacion apenas comienza muajajaja
Hana-Sakura: Demasiado sexy ,para que lo vean luego lo raptan
mio-chan: En su defensa, yo tambien soy medio bipolar Razz, Tiene que ser diferente para que no se de cuenta
aduzumaki: Pasaran muchas cosas otras mas gratas que otras ,pero pasaran Razz
Esbeiidy Sakuu: Aww gracias, si la verdad si este naruto sale del fic , todas morirían de derrame nasal, solo digo Smile



capitulo 11:
Cuando Ino entró por la puerta, estaba medio dormida y rodeada de verbos conjugados en español impresos en tarjetas de colores. Recogí la mayoría de ellos, justo antes de que rebotara en el borde de mi cama.
—¿Y? ¿Lo llamaste o le mandaste un mensaje? ¿Has usado alguna de las cosas que te aconsejamos? ¿Qué dijo?
Suspiré.
—Nada.
Se recostó en la cama, arrojando sus brazos dramáticamente mientras le arrebataba las tarjetas antes de que las arrugara.
—Te acobardaste.
Miré las cartas en su mano. Yo habré, tú habrás, él habrá, nosotros habremos...
—Sí, tal vez.
—Hmm. Sabes, es mejor. No le llames. Haz que te persiga —se rió de mi ceño fruncido
—.Chicos como Shikamaru son mucho más fáciles. Demonios, podría decirle que me persiga y él lo haría.

Nos reíamos de la imagen visual, ya que probablemente fuera cierto. Pensé en Kiba. Y el tipo que era. Él me había perseguido al principio, pero no tuvo que esforzarse mucho para atraparme. Me tenía a sus pies, arrastrando a lo largo sus sueños y planes, porque me había hecho parte de ellos.
Hasta hace unas semanas.
—Aw, mierda, S. Sé lo que estás haciendo. No pienses en él. Voy a hacer algo de cacao. Vuelve a —se sentó, recogiendo una tarjeta que no tomé apresuradamente
—Ugh, verbos en español. Ino llenó unas tazas con agua del grifo del baño y las metió en el horno microondas para calentarlas.
Me quedé mirando las borrosas cartas en mi mano. Maldito Kiba. Maldito, maldito sea. Le serviría verme con alguien como Naruto.
Alguien tan diferente, pero igual de caliente. Aún más, si empezaba a calcular los detalles.
La Operación Fase Chico Malo estaba en marcha. Pero no llamando a
Naruto , o enviándole mensajes.
Si Ino tenía razón, si él era un cazador, no había hecho lo suficiente persiguiendo, todavía.
Cuando ella me entregó la taza, tomé una respiración profunda y sonreí.
Ella había servido la mía con malvaviscos de su pequeño escondite al que ambas recurríamos a veces, sin molestarnos en hacer cacao.
—Así que si no le mando mensajes, ¿qué sigue?
Ella sonrió y chilló con un grito triunfal.
—Él debe estar excavando en el asunto de la chica buena que estás tramando... —Sus ojos se abrieron
—Sakura, tal vez ya te había notado en clase antes de la ruptura. Tú cambiaste de asientos, ¿verdad? Por lo que es evidente que ustedes dos rompieron. Esto es perfecto —
Me había vuelto a confundir y ella se reía
—Él ya te perseguía. Ahora todo lo que tienes que hacer es seguir corriendo. Pero no demasiado rápido.
Me lamí el chocolate de mi labio superior.
—Ino, eres peligrosa.
Ella sonrió con malicia. —Lo sé.

***

El miércoles, llegué al salón de clases antes de que la clase de las 8:00 saliera. Tan pronto como la mayoría de los estudiantes estuvieron en la puerta, me deslicé y tomé mi asiento, decidida a no prestarle atención a Naruto cuando llegara. Para ello, ojeé el índice de mis tarjetas, aunque estaba más que lista para destacar en el cuestionario de español.
Cuando Sasuke se deslizó en su asiento a mi izquierda, no detuve mi revisión. Negándome a ser distraída de no prestar atención al asiento de Naruto, y si era o no él.
—Hey, Sakura —No era la voz de Sasuke.
Los asientos estaban atornillados al piso, con escritorios diestros. Naruto se inclinó ligeramente sobre el lado de Sasuke, empujando el borde del mismo en mi espacio. Me cortó la respiración, y me centré en dejarla salir, pareciendo natural.
—Ah, Hola.
Se mordió el labio inferior una vez, brevemente. —Supongo que no te diste cuenta del número de teléfono en tu taza de café.
Miré mi teléfono, descansando en el borde de mi libro de texto. —Me di cuenta. —Observé su reacción, sabiendo que prácticamente le estaba diciendo que me persiguiera.

Él sonrió, sus claros ojos arrugándose un poco en las esquinas, e intenté no
desmayarme visiblemente.
—Ya veo. Dar la vuelta es un juego limpio. ¿Qué tal si me das el tuyo?
Arqueé una ceja ante él.
—¿Por qué? ¿Necesitas ayuda con economía?
Se mordió el labio seriamente, esta vez, ahogando una risa.
—No lo creo. ¿Qué te hace pensar eso?
Fruncí el ceño. ¿Podría estar atraída por un chico que se preocupaba tan poco acerca de irle bien en clase?
—Supongo que no es asunto mío.
Apoyó la barbilla en la palma de su mano. Las puntas de sus dedos estaban teñidas de gris, probablemente de dibujar con el lápiz que estaba sobre su oreja.
—Aprecio tu preocupación, pero quiero tu número por motivos completamente ajenos a economía.
Recogí mi teléfono y encontré su número, enviándole un mensaje que
decía: Hola.
—Amigo, estas en mi asiento. —El tono de Sasuke era práctico, pero imperturbable.

El teléfono de Naruto vibró en su mano, y sonrió ante mi emergente texto, dándole mi número.
—Gracias. —Se desplegó a sí mismo de la silla y se dirigió a Sasuke—. Lo siento, hombre.
—No hay problema. —Sasuke era una de las personas más despreocupadas que jamás había conocido.
Su actitud decía flojo, pero yo había conseguido un vistazo, en la mitad del período, de su abarrotado cuaderno: Había hecho una B más, y por toda su charla de escapar de la escuela y dormir, el todavía no se había perdido una.
Después de que Naruto se pasó de nuevo a su asiento, Sasuke se inclinó sobre el borde de su escritorio, más cerca de lo que Naruto había estado.
—Entonces, ¿qué fue eso? —Sus cejas se sacudieron de arriba abajo y traté de no sonreír.
—Estoy segura de que no sé lo que quieres decir —le contesté, agitando las pestañas en mi mejor suplantación de una belleza sureña.
—Cuidado, pequeña dama —arrastro las palabras—. Ese chico parece un poco peligroso —
Sacudió un cabello demasiado largo fuera de sus ojos, sonriendo
—No es que haya nada malo con un poco de peligro.
Mis labios se apretaron en una media sonrisa.
—Verdad
Me felicité por echarle un singular vistazo, por encima de mi hombro a la mitad de una clase de cincuenta minutos. Naruto no me estaba mirando, así que no pude evitar mirarlo. Lápiz en mano, estaba dibujando intensamente, primero sombreando y luego cuidadosamente difuminando con el pulgar.
Su claro pelo caía alrededor de su cara mientras se concentraba en su trabajo, haciendo caso
omiso de la conferencia y la clase, cómo si se encontrara solo en la habitación.
Lo imaginé sentado en su cama, de rodillas, con un bloc equilibrado en sus muslos. Me pregunté qué estaba dibujando. ¿O a quién?
Levantó su mirada, atrapó la mía. Sosteniéndola. Su boca tiró de una sonrisa fantasma y estirando su cuello y rodando sus hombros, devolvió mi mirada.
Echó un vistazo al bloc, tocando la punta de su lápiz contra él y extendiéndose en su asiento, abanicando las pestañas hacia abajo mientras examinaba su trabajo.
El Dr. Hatake terminó de explicar el gráfico, una presentación en la pizarra y la Conferencia reanudó. Naruto puso el lápiz sobre su oreja y recogió una pluma.
Antes de cambiar su atención a nuestro profesor, me sonrió una vez más, y una sacudida de emoción se disparó a través de mí.
Al final de clase, una chica diferente a la de la semana pasada lo interceptó en su camino hacia la puerta y yo salí corriendo sin una mirada atrás.
La adrenalina pateaba en mi cuerpo con necesidad de escapar y darse alas.
Mirando por encima de mi hombro, me introduje a través de la salida lateral y marché, sintiéndome tonta. Ino y Ten ten insistieron en que debía eludir su agarre durante unos días más y hacer que me persiga, pero él no iba a literalmente darme persecución.
Le envié un mensaje a Ino sobre que estaría consiguiendo una mierda de
café en la cafetería antes de mi clase de la tarde en vez de ir a Starbucks por él.
Ella me envió un mensaje de vuelta: GENIA. Nos encontraremos allí. Solidaridad de hermanas y toda esa mierda.

***

Al final de historia del arte, empezaba a dudar de la idea de Ino de que Naruto quería jugar este juego.
Tal vez no era un perro. O yo no era un gato. O sólo era realmente muy mala en eso. Suspiré y embutí el teléfono en mi bolsa. Lo había comprobado por un mensaje al menos treinta veces durante la clase.
Siempre había menospreciado los juegos que las personas jugaban en busca de amor, o del siguiente enganche.
Todo esto era una competencia para ver quién podría recibir hasta qué punto, y nunca pude averiguar si había más suerte que habilidad implicada, o alguna incomprensible combinación de las dos.
La gente rara vez decía lo que pensaba, o revelaban cómo se sentían. Nadie era honesto.
Fácil para mí decir, desde el pedestal de mi perfecta relación con Kiba. Ino había llamado meses atrás, cuando le dije que estaba siendo ridícula sobre un chico, conspirando para descifrar lo que quería de una chica antes de derribar sistemáticamente sus defensas.
Tuve que admitir que ella tenía razón. No tenía ni idea de lo que era ser una joven-adulta soltera, así que no tenía derecho a juzgar.
Hasta ahora.
La angustia era absurda, pero no la podía sacudir. Él me había mirado en clase. Me sentía confiada cuando salí de economía y miserable ahora. ¿Por qué? ¿Porque él no había empujado a la pelirroja fuera de su camino al final de economía y venido hacia mí? ¿Por qué no me había mandado un mensaje en algún momento durante las escasas tres horas y media desde que lo había visto?
Eso ni siquiera tenía sentido. Para el momento en el que fui a calentar una sopa en el microondas para la cena, me había resignado y fallado en mantener el interés de Naruto.
En mi mente empujé a la chica bonita que había corrido hasta él, y nos imaginé dejando la clase juntos, sosteniendo su mano, o tal vez más.
—Pendejo —murmuré para mí misma.
Desde el extremo de mi cama, mi portátil sonó alertando un correo electrónico, y mi estómago respondió con un revoloteo.
Probablemente no era nada, un aviso acerca de vacunas contra la gripe desde el centro de salud, u otra nota de uno de mis viejos amigos de la secundaria, todos estaban "tan
devastados" de que Kiba y yo termináramos (lo que todos ellos pensaron cuando cambió su estado de relación en Facebook, veinte minutos después de haber roto conmigo).

Había deshabilitado mi cuenta inmediatamente y aún debía reintegrarla. El pensamiento de ver sus actualizaciones y sus simplistas estados, tener fotos de él apareciendo en mis noticias era desmoralizante. Incluso si lo ocultaba, conocíamos muchas de las mismas personas.
No habría escondido sus actividades completamente. Empecé recibiendo comprensivos y
condescendientes correos electrónicos al día siguiente, así que estaba justificadamente preocupada cuando revisé mi bandeja de entrada.
Encogiéndome, me acerqué... y sonreí.
“Sakura,
¿Vas a llegar a la sesión de mañana (jueves)? En caso de que no, he adjuntado la hoja de cálculo que estoy planeando revisar.
Es nueva, y separé las cosas, no necesitas estar completamente al corriente para conseguirlo.
(Hablando de eso, debes estar toda atrapada dentro de una semana o algo así.)
NU
PD: He estado pensando acerca de esa prueba de la que te hablé la última vez —esa de que tú estás donde se supone debes estar. Y se me ocurrió, poder demostrarte que sí estás mejor en otro lugar. Si hubieras dejado el Estado, tu relación todavía habría terminado. Tal vez incluso te habrías culpado ti misma, sin saber que estabas condenada por su culpa, de cualquier manera. En cambio, estás aquí. Lo abandonaste, saltaste clases y ¡conociste al mejor tutor de
economía de la Universidad! ¿Quién sabe? Tal vez voy a hacer que te enamorares de economía. (¿Cuál es tu especialidad, por cierto?)”
“Minato,
Soy una música con especialización en educación. Odio ese dicho: "Aquellos que pueden lo hacen, aquellos que no pueden, enseñan". Como tutora, sé que es basura. Aún lo quiero hacer. Imaginé unirme a una orquesta sinfónica, o a una progresiva banda de jazz... Y en su lugar, voy a enseñar.
No voy a estar en tu sesión, mañana tengo clases con mis chicos de secundaria. (Creo que sería más impresionante para ellos si pudiera tirarme un pedo en escalas en lugar de arrancarlas del bajo).
Lamento informarte, tengo la intención de hacerlo a través de esta clase y hacerlo con economía. Ninguna reflexión sobre tus geniales habilidades en las tutorías, lo juro. Gracias por la hoja de cálculo. Eres demasiado amable.
SH”
“Sakura,
Si deseas hacerlo, entonces, ¿qué te está deteniendo?
Así que soy amable, ¿eh? Nunca escuché eso antes. Generalmente piensan que soy un pretencioso agujero. Debo admitir, que tiendo a fomentar esa estimación. Así que por favor prométeme mantener tu opinión para ti misma. La reputación se puede arruinar tan fácilmente, sabes.
NU
PD: Realiza la hoja de cálculo. Antes del viernes. Te estoy dando una mirada muy seria a través de esta pantalla. HAS-LA-HOJA-DE-CÁLCULO. Si tienes un problema con alguno de los materiales, házmelo saber.”
“Minato,
¿Qué me detiene? Bien, he quemado la oportunidad de ir a una escuela de música seria. Y estoy atrapada en un Estado que no siempre fomenta las Artes (algo que probablemente gastara toda la enseñanza de mi carrera luchando).
Parece imposible salir ahora y "hacer". Supongo que debo replantearme. Tu genial secreto está seguro. Mis labios están sellados.
SH
PD: Estoy HACIENDO la hoja de cálculo, pero te estoy dando una mirada muy petulante a través de mi pantalla. Esclavista. Jesús.”
Estaba sonriendo cuando hice clic en enviar. Tal vez estaba jugando un
juego completamente diferente de persecución, y Naruto y su exasperante y enigmática sonrisa podrían dar un salto de vuelo.
Ino y Ten ten podrían guardarse sus consejos para hacer-que-él-te-persiga y usarlos, porque al parecer, apesto en la vida real. Aunque por correo electrónico, es otra cosa... Mi feliz expresión se deslizó lejos cuando me di cuenta de la cruda verdad: Estaba coqueteando con alguien en línea. No tenía ni idea de cómo era su aspecto, o qué tipo de persona era.
No exactamente así. Sabía exactamente qué tipo de persona era, aunque nunca había puesto mis ojos en él.
Es amable. Inteligente. Y sencillo. Por supuesto, él no había golpeado a un aspirante a violador hasta dejarlo
una pulpa sangrienta por mí. O hizo que mi interior se fundiera cuando puso sus manos en mi cintura. Probablemente no tenía tatuajes en sus brazos o glaciales ojos azules y una mirada que derrite.
A las 10:00 pm, mi teléfono vibró con la alerta de un texto.
Naruto: Hola
Sakura: Hola
Naruto: ¿Qué pasa?
Sakura: Nada. Tarea.
Naruto: Quería hablar contigo después de clase, pero desapareciste.
Sakura: Tengo otra clase justo después. Con uno de esos profes que dejan de hablar y te miran fijamente esperando hasta que tomes asiento si llegas tarde.
Naruto: Yo probablemente sólo caminaría a mi asiento aún más lento.
Naruto: Deberías venir a SB el viernes. Por lo general está muerto. ¿Americano, por cuenta de la casa?
Sakura: ¿Café gratis? No puedo dejarlo pasar. Voy a tratar de pasarme por allí. ¿Cuándo trabajas?
Naruto: Toda la tarde. Hasta las cinco.
Sakura: Listo.
Naruto: Nos vemos el viernes, Sakura.

Nos vemos
Bye 
avatar
rukiaharuno
Genin
Genin

Femenino Mensajes : 161
Edad : 22
Localización Guadalajara,Jalisco,Mexico
Nakus 0

Ver perfil de usuario http://jessicapotterlovato.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Hana-Sakura el Vie Ago 02, 2013 12:41 pm

waooooo porfin la llamoo crei que no lo hariaaaaa mira a kiba termina con su novia de 3 años y a los 20 minutos de haber terminado cambia su estado de relacion de comprometido a soltero que malos es kiba Onion hit  bueno espero que pase algo mas que simples roses entre palabras entre ellos Onion muahaha  saludos besos ja ne!! Onion bye 
avatar
Hana-Sakura
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 86
Edad : 24
Localización perdida en el camino de la vida...
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Operacion Chico Malo (Capitulo FINAL :( ) 06/09/2013

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.