That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por SALAMANDRAHANSUKO el Miér Feb 20, 2013 4:31 am

jAJAJAJAJAJAJAJAJAjjajajajajjajajajajajajajaja (me orino) jajajajajaja

No me acordaba de la tangita (banano) masculina (mmmm me imagino que no se vio tan ridiculo como naruto pensaba si no al contrario)




Última edición por SALAMANDRAHANSUKO el Miér Feb 20, 2013 6:44 am, editado 1 vez
avatar
SALAMANDRAHANSUKO
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 103
Localización En el lugar mas recondito del Mundo
Nakus 1600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por when21 el Miér Feb 20, 2013 5:20 am

Que regalito jajajaja xD
Muy buena idea para los novios jajaja
Un platano ¬///¬
Buajajaja x3
Me gusto mucho las contis
Con mucha acción e///e
Espero la conti con ansias!!!

_________________

Gracias chicas <3


εїз Firma con mi Nee <3 εїз:

εїз FC εїз:




PREMIOS SEPTIMO HOKAGE:
   
Gracias te kerooo! <3
avatar
when21
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 3261
Edad : 24
Localización En alguna parte del universo (?
Nakus 60444
Posesiones :




Ver perfil de usuario http://when21.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por NaruSaku-12 el Miér Feb 20, 2013 10:58 am

¡¡¡¡¡JAJAJAJAJAJA ME MUEROO!!!!!¡¡ME QUEDÉ SIN AIRE!!
Ok,vaya regalito,buena idea Saku-Chan.¡Jajajaja!
Aunque seguro Naru-kun no se vió ridículo…-Pervert on-
Espero la Conti Ansiosísísísísísísísísíma. Razz


Saludos,besos y abrazos.
Onion bye

avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Estefi chan el Jue Feb 21, 2013 2:29 am

Hola , traigo más capitulo !!!

Capitulo 22

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong-Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO

Capítulo 22

El ambiente en el bar era bueno, la música ambiental era agradable y el decorado del lugar era fantástico, aún con todo Sakura seguía lamentando la decisión de Naruto de salir por la noche. Aquella era su última noche, porque a medio día tendrían que irse, y le hubiera gustado más quedarse en la recámara y seguir gozando de su privacidad.

Sentada en la barra miró discretamente su reloj de pulso mientras calculaba el tiempo que deberían seguir en el establecimiento antes de retirarse. Con ese mismo pensamiento en mente alzó la mirada para asegurarse si el rubio finalmente había conseguido que el barman atendiera su pedido. El lugar estaba tan a reventar que los pedidos de bebidas estaban tardando más de lo esperado.

Como si se sintiera observado por ella, volteó a verla y le sonrió con pesar por estar lejos de ella

-Conozco esa mirada. ¿También ustedes están de luna de miel?

La pregunta la sobresaltó por completo. Intrigada por quién fuera que le estuviera hablando se giró en su silla para ver a una sonriente mujer de color, que también estaba recostada contra la barra

-Lamento haberte espantado. Mi nombre es Karui ¿y el tuyo?

-Sakura-respondió con una sonrisa, sintiéndose feliz por un poco de compañía femenina mientras esperaba

-Te decía que se nota que están de luna de miel. Sus caras lo dicen todo, están locos el uno por el otro

Sakura se sintió inmediatamente avergonzada. ¿Acaso la vida no podía dejarla tranquila con el tema aunque Ino estuviera lejos? Pero bueno, esa mujer no los conocía así que era factible que malinterpretara algo

-No estamos casados-corrigió con una sonrisa amistosa y tono ligero-Estamos en…fin de semana romántico

-¿De verdad? Pues entonces no le atiné del todo, pero casi. Lo que pasa es que yo sí estoy de luna de miel así que por eso debo haberlo relacionado. Con esa simple sonrisa que intercambiaron pude notar lo enamorados que están, así que me fui por el mismo camino que el mío

-Oh…pues…

¿Qué podía responder a eso? Corregir a Ino era una cosa, pero no podía decirle a una completa desconocida que no estaban enamorados y simplemente estaban teniendo un poco de sexo sin compromisos. No era un tema a tratar con desconocidos. Era obvio que tenía que cortar el tema, pero la chica le caía simpática y lo menos que deseaba era ser desagradable, así optó por desviar el tema a derroteros más inofensivos como su estancia.

Su compañera de barra empezó a explicarle todos los pormenores del itinerario de su luna de miel, la cual pensaba disfrutar al tope durante los quince días que tenían reservados. La plática era totalmente refrescante y entretenida para Sakura, pero se vio abruptamente interrumpida por una voz seca que dijo

-Vaya, vaya. Mira nada más lo que me acabo de encontrar-ambas se giraron en dirección a la voz, encontrándose con un sujeto de piel tostada, cabello casi a rape y pose prepotente. Probablemente muchas mujeres lo encontraran atrayente, pero su sonrisa cruel y burlona provocó inmediata repulsión en ambas chicas-¿Por qué tan solas?

-Porque nuestros maridos han ido por las bebidas-dijo su compañera cortante, pero el tipo no se dio por aludido

-Entonces supongo que puedo hacerles compañía mientras esperan ¿verdad?-dijo con presunción mientras se acercaba hasta casi rozarlas

-No, no puedes-respondió Sakura. Suponía que estaban siendo groseras, pero bastaba una mirada para darse cuenta del tipo de persona que era ese sujeto y la conveniencia de pararlo desde el principio

-No me hables así linda-amenazó tomándola fuertemente por la muñeca y tiraba de ella para ponerla de pie

Sakura estaba lista para darle un buen golpe, cuando una potente voz retumbó con claridad por el lugar y se detuvo.

-Suelta a mi mujer, maldito-la voz de Naruto se escuchó con claridad. Estaba a unos pasos de con una mirada amenazante y las copas en sus manos

"¿Mi…mujer?"

-¿Y si no quiero?-replicó el sujeto desafiándolo

Naruto no lo pensó dos veces. Soltó las bebidas, las cuales terminaron estrellándose en el suelo, y sin dudar se lanzó contra el sujeto, arrojándolo contra el suelo a la vez que le lanzaba de golpes. Todo mundo se paró de sus asientos y se alejaban de ellos, pero sólo lo suficiente como para no verse afectados por los golpes pero no para perderse la pelea. Era un gran alboroto, pero para Sakura nada de eso importaba porque todos sus pensamientos continuaban girando sin parar en torno a una frase

"'Mi mujer' Él me ve como su mujer. SU mujer."

Volvió en si misma en el mismo momento en que el sujeto lograba cambiar los papeles colocando a Naruto de espaldas y comenzaba a golpearlo con fuerza en el rostro.

-¡Ey! Suelta a mí…mí…hombre-la frase no sonó tan fuerte como ella hubiera querido, pero era porque no estaba segura de cómo referirse a Naruto. Pero si él había aplicado un posesivo hacia ella, entonces ella también lo haría.

No obtuvo la reacción deseada, pero eso no la amilanó. Tomando por sorpresa a un mesero parado a su lado, cogió una de las botellas destinadas a alguien y la estrelló directamente en la cabeza del sujeto. El tipo se tambaleó herido, de inmediato otros dos sujetos salieron dentro la multitud para increparla.

Si la pelea ya pintaba mal para la tranquilidad del local, empeoró porque Karui, decidida a proteger a una mujer de dos gañanes, estrelló una silla en la espalda de uno de los matones. Con la llegada del esposo de Karui para protegerla dio comienzo una batalla campal.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

-No puedo creer que nos corrieran del bar. ¡Es la segunda vez en mi vida que me corren de un establecimiento!-mascullaba Sakura con incredulidad y rabia mientras caminaban por la orilla de la playa

-Cálmate Sakura-chan

-¡Vetados de por vida!-gritó la pelirrosa tomando con fuerza a Naruto por la camisa, provocando el joven un escalofrío de miedo-¡De por vida!

El zafarrancho provocado en el bar terminó siendo de tal magnitud que incluso la policía tuvo que acudir al lugar para caldear los ánimos, porque casi todos los asistentes se vieron involucrados en algún enfrentamiento menor. Naruto no creía olvidar nunca la cara de uno de los policías cuando él aseguró ser uno.

"Ese idiota se atrevió a recordarme que mi deber es proteger a la población, no ponerla en riesgo provocando una trifulca" pensaba con fastidio y resignación porque sabía que su colega tenía razón.

Pero quien estaba a punto de escupir fuego, era su compañera. Casi se lanzó contra el gerente del lugar cuando éste les ordenó irse para nunca volver.

-Tranquila Sakura-chan. ¿Es importante? Simplemente es un bar, nos el fin del mundo que nos prohíban regresar-dijo en tono conciliador mientras se las ingeniaba para liberar sus ropas de las manos de la joven y la giraba para apretarla por los hombros contra él.

-No, supongo que no-concedió con una sonrisa temblorosa. Ahora que la rabia remitía, ella podía encontrarle un poco e gracia al asunto y analizarlo con frialdad-Es sólo que me fastidia todo el problema en el que nos metimos por culpa de ese sujeto. ¡Y que él saliera bien librado!

-A mi también me jode, pero es verdad que yo inicié la pelea. Así que si quieres enojarte con alguien, que sea conmigo

-¿Estás loco? ¿Cómo podría enojarme contigo si me protegiste? Te mereces un gran premio por eso.

-A decir verdad, por la forma en que me lo quitaste de encima cualquiera diría que no necesitas que nadie te proteja

Cierto. Ella siempre estaba en buena forma y practicaba un poco de artes marciales, así que indefensa no era. Pero había algo en ser protegida…algo absolutamente femenino y delicado en permitir que un hombre la protegiera. Algo tan extraño que la hacía desear apretarse contra él y decir 'Mi hombre' con un suspiro de deleite.

Poco a poco la excitación y el coraje por la pela fueron abandonándolos, quedando solamente la tranquilidad que la mutua compañía les proporcionaba. Caminaban tranquilamente por la orilla de la playa, abrazándose con naturalidad, sin percatarse por completo de lo íntimo del gesto.

Cuando más tranquilos estaban, Sakura rompió por completo el momento al separarse abruptamente del abrazo y caminar hacia el frente

-Mira Naruto-exclamó con entusiasmo casi infantil mientras señalaba al cielo-La luna está maravillosa ésta noche ¿no crees?

Naruto alzó la mirada y no tuvo otra opción más que coincidir con el juicio de la joven. El cielo estaba completamente despejado, permitiendo observar en todo su esplendor la luna llena que alumbraba el cielo esa noche. A pesar de la hermosura de la panorámica, su atención se centró inmediatamente en algo más atrayente.

Sakura se había separado ligeramente de él para avanzar unos pasos, como atraída por la deslumbrante luna, permitiéndole a Naruto una magnífica vista de Sakura bañada por la plateada luz de luna. Sus hombros y las facciones de su rostro estaban alumbradas de una manera que a él le parecía casi irreal, su mirada extasiada con los labios entreabiertos completaban un cuadro casi irresistible

-Sí. Creo que es la vista más maravillosa que he visto

La forma en que pronunció las palabras confundió ligeramente a la pelirrosa, pero cuando se giró y recibió de lleno la mirada de Naruto, le resultó obvio que la luna había dejado de ser el centro de su conversación.

-Es…estaba hablando de la luna-tartamudeo nerviosamente, perdida en la profundidad de la mirada del rubio.

Sintiéndose cada vez más nerviosa por la tensión que sentía flotar entre ambos, caminó de espaldas hasta que sus pies entraron en las olas. Sobresaltada por la sensación repentina, sonrió traviesamente cuando tuvo una idea

-¡A que no me alcanzas!-dijo con picardía, echándose a correr

-¿Quieres apostar?-replicó Naruto en el mismo tono juguetón, persiguiéndola sobre el agua, cuyas olas los empapaban conforme más se adentraban en mar.

Cual si de dos niños pequeños se tratara, ambos corrieron entre carcajadas y salpicones, hasta que él logró darle alcance y tomándola por la espalda la apretó contra si. Sakura se revolvió con fuerza, resuelta a no dejarse ganar fácilmente, pero lo único que consiguió fue cambiar la posición, quedando frente a frente.

La risas se interrumpieron bruscamente, cuando ambos fueron consientes de su postura y el estado de sus ropas. La camisa de lino de Naruto estaba tan empapada que marcaba sin problemas todos los músculos de su torso, mientras que su pantalón se había ceñido descaradamente a sus caderas.

Sakura no era la excepción. Su vestido de algodón delineaba por completo sus pechos, delatando el estado inhiesto de sus pezones a causa del agua helada. Aunque llevaba ropa interior, ésta era casi inexistente ante la ardiente mirada de su amante.

Pero más que admirar el cuerpo de Naruto, ella no podía apartar la mirada de aquellos apetitosos labios. Una gota de agua colgaba del labio inferior, entreabiertos por lo trabajoso de su respiración, y algo tan simple como esa gota la tenía completamente atrapada, hechizada. La pasión estaba ahí, al alcance de la mano, sólo era cosa que alguien diera el primer paso

-Sakura-chan…-dijo, con voz ronca.

Aquello fue suficiente. Cual si de una señal se tratara, ambos se arrojaron a los brazos del otro, buscando ávidamente sus respectivos labios.

Los brazos de Naruto la apretaron con si por la cintura, pero ella le rodeó el cuello con los suyos, permitiéndose el placer de enterar los dedos en su húmedo cabello.

A pesar de todo el erotismo que vibraba entre ellos segundos antes, no fue un beso cargado del mismo. La pasión estaba presente, pero era sólo una pequeña parte de las emociones que los embargaban. Eran unas emociones muy diferentes las que desprendía aquel beso. Ternura, entrega, anhelo…

Sólo se separaron cuando la falta de aire les obligó, pero aún así la separación no fue duradera porque inmediatamente volvieron a juntar sus labios. De alguna forma, nunca sabría cómo, volvieron a la playa y Naruto la tumbó sobre la arena sin dejar de besarla.

Como si de un dique cediendo a la presión se tratara, la pasión no pudo seguir siendo contenida. En un frenetismo total, la camisa cayó rasgada al suelo, mientras trataba de despegarse los pantalones de la piel para evitar que tuvieran el mismo camino que la otra prenda.

Sakura se incorporó para besarlo en el torso, pero enseguida Naruto cambió los papeles para ser él quien le dedicara atenciones a sus pechos, que parecían esperar anhelantes el tacto de sus manos. Con movimientos torpes logró bajar el vestido hasta enrollarlo en torno a la cintura de la joven, luego de librarse del encaje empapado del sostén, tuvo vía libre para deleitarse con el sabor de los pechos húmedos de su amante.

Se movieron con embriagadora lentitud, disfrutando por completo de cada una de las sensaciones que sus cuerpos provocaban, tomándose su tiempo, disfrutando de la forma en que la luna alumbraba sus cuerpos.

Cuando finalmente unieron sus cuerpos se movieron con lentitud, tratando de alargar aquel perfecto momento lo más posible, hasta que finalmente fue imposible seguir conteniendo el placer que se gestaba entre ellos, estallando al unísono

Los ojos de Sakura se llenaron de lágrimas y estalló en sollozos de placer mientras aferraba el cuerpo de Naruto contra si. El placer remitió poco a poco, pero no así el llanto. Su mente trataba de razonar que era una simple reacción al poderoso estímulo que la había golpeado, pero dentro de ella, en lo profundo, sabía la verdad. Algo había terminado de cambiar y las cosas nunca volverían a ser iguales.

Capitulo 23

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong-Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.

CAPÍTULO 23

Cuando las puertas del ascensor se abrieron, los muchachos salieron de el, sumidos en el silencio. Después del encuentro en la playa se aislaron el uno del otro, se vistieron cada quien por su lado e incluso trataban de no cruzar las miradas. El momento que acaban de compartir sobre la arena los tenía profundamente afectados, tanto que ambos ninguno de los dos se sentía preparado para hablar, mucho menos de ello.

Al llegar a la puerta de su habitación Sakura se dispuso a abrirla, pero el pulso le temblaba tanto que no podía insertar correctamente la tarjeta en la ranura. Eso no ayudó precisamente a calmarla, pero cuando más nerviosa se estaba poniendo Naruto la sujetó por la muñeca para ayudarla a abrir.

Era algo bastante curioso. Ambos sabían de tenían que separarse, pero no lo hacían. Sus manos continuaba unidas, él estaba pegado a su espalda con sus labios casi apoyados sobre la cabeza de la joven. Era una pose demasiado comprometedora, demasiado íntima como para mantenerla en el pasillo. Pero no podían separarse.

-Yo…creo que necesito un baño. Tengo mucha arena pegada-susurró Sakura, separándose finalmente del cuerpo el rubio, aunque sólo fuera un paso

-De acuerdo

Aunque segundos antes parecía estar sin muchas fuerzas, en cuanto Naruto estuvo de acuerdo con su idea se dirigió presurosa al baño, casi temiendo que él se interpusiera en su camino.

Su preocupación era vana, porque en lugar de eso Naruto se permitió unos segundos para apoyar la frente en el marco de la puerta y suspirar de manera cansada. No le gustaba la actitud repentina de la joven, pero tampoco podía juzgarla porque él también tenía ganas de imitarla y alejarse de ella; pero eso hubiera sido una huida y el nunca huía de sus problemas. Decidido a encontrar una solución, aunque fuera momentánea, decidió entrar a la habitación para pensar qué hacer respecto a sus pasos a seguir.

Tanto uno como el otro estaban tan concentrados en su problema, que todo lo que saliera de ello no merecía su atención. Esa fue la única razón por la que ninguno de los dos se percatara de que la puerta contigua a su habitación se cerrara instantes antes de pasaran por ella, mucho menos que fijaran quién era su huésped vecino. Pero él sí se dio cuenta de todo.

En cuanto estuvo seguro que los chicos habían entrado a su habitación, se permitió salir al pasillo. Una sonrisa maliciosa surcó su cara mientras pensaba en las implicaciones de su reciente descubrimiento.

Llevaba dos días alojado en el hotel, durante los cuales no había parado de escuchar gemidos procedentes de la habitación contigua, aunque la envidia que le inspiraron alimentaba su curiosidad por saber quienes eran aquellos sujetos que se pasaban gran parte del día teniendo un buen sexo, jamás se esperó llevarse tal sorpresa.

"Esto es genial. ¡Que suerte he tenido de enterarme!"

Aún estaba relamiéndose al pensar en el uso que podría darle a aquella información cuando una melosa voz llegó desde el interior de su propia habitación

-Suigetsu-kun, regresa a la cama. Me siento abandonada

El aludido sonrió con satisfacción al escuchar aquella voz. La noche anterior inició una competencia privada con sus vecinos, decidido a que su compañera de cama profiriera unos gritos de éxtasis superiores a los que exclamaba su vecina, que ahora sabía que se trataba de Sakura. Ciertamente en aquellos momentos estaba tan feliz con su descubrimiento, que no creía merecer nada menos que un nuevo round en la competencia.

Después de todo no sólo se lo merecía, sino que tendría mucho morbo saber quienes lo estarían haciendo en la habitación de al lado.

Cerró con descuido la puerta mientras se encaminaba con fluidez hasta su cama, relamiéndose mentalmente por la oportunidad que se presentaba a su alcance.

"Esto será TREMENDAMENTE divertido"

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

El chorro de agua se llevaba los granos de arena que aún cubrían parte del cuerpo de Sakura, pero no lograban el mismo éxito con sus preocupaciones. Trataba de olvidar lo ocurrido en la playa, pero no podía. Cada segundo estaba grabado en su mente y se repetía ante si una y otra vez.

No le importaba recordar la forma en las manos de Naruto la recorrieron increíble ternura, o con el delicioso sabor de sus labios, incluso recordar el clímax era divertido; pero recordar lo que sintió, las emociones que estuvieron presentes…eso era otra cosa.

No quería pensar en eso, porque pensar eso conllevaría a un razonamiento que no deseaba e incluso la obligarían a considerar las consecuencias.

¿Cómo un viaje de puro placer pudo cambiar tanto?

Le hubiera gustado tener un poco más de tiempo a solas, pero sabía que era algo ridículo refugiarse en la ducha sólo porque deseaba alejarse de lo que fuera que estaba sintiendo. Eso era de cobardes y ella no se consideraba una…hasta ese momento.

"Lo que necesito es volver a lo impersonal, a lo superficial. Es urgente"

Salió de la ducha con aire ausente, intentando encontrar a tientas la toalla pero sin resultado, repentinamente se sintió apresada por unos fuertes brazos. Jadeó por la sorpresa, pero de inmediato se recuperó

-Naruto ¿qué haces?

En lugar de responderle, la cargó de esa manera para llevarla a la habitación y tumbarla sobre la cama.

-¿Quieres saber lo que hago?-la joven sólo pudo asentir, confundida como se sentía por la rapidez con que todo ocurría-No es nada complicado, sólo intento seducirte para que pasemos una noche agradable ¿estás de acuerdo?

De alguna manera lo supo. La mirada de Naruto le dijo justo lo que ella deseaba, que él también quería darle ligereza al asunto, quitarle emocionalidad hasta que pudieran manejarlo. Volver a la camaradería y ligereza de horas antes, de días antes. No supo exactamente por qué eso la molestó.

-Sí, claro que estoy de acuerdo-respondió con fuerza, estirando los brazos hacia él. Pero en lugar de recibir un abrazo, la levantó un poco del colchón para acercarla más al cabecero y darle la vuelta. Antes de que Sakura pudiera siquiera preguntar por la postura de espaldas, sus manos aún extendidas se vieron rodeadas por las muñecas con unas esposas, asegurándola a los barrotes del cabecero

-¡Ey!-protestó indignada, forcejeando con su prisión-¿Qué significa esto?

-Esto es mi turno. Prometiste que algún día intercambiaríamos los papel en tu numerito de amarrarme ¿recuerdas?

-¡Pero yo te amarré con terciopelo! Tú me has esposado

-Piensa en esto como mi versión. Cuerdas de terciopelo no van conmigo; en cambio las esposas son parte de mi trabajo. Las conozco muy bien

-¿Qué piensas hacerme?-aunque trató de sonar molesta y desafiante, su voz salió temblorosa, restándole toda la fuera que quería imprimirle

-Pues primero pienso secarte

-¿Se…carme?

-Sí. Por si no te has dado cuenta te saqué del baño sin darte oportunidad de hacerlo por ti misma, así que tendré que encargarme de ello antes de que mojes el colchón.

-De acuerdo, pero ¿dónde está la toalla?

-¿Toalla?-Naruto sonrió como si aquel comentario fuera extremadamente gracioso. En lugar de responderle se sentó a horcajadas sobre sus caderas-¿cuál sería la diversión en usarla? No. En realidad pienso lamer cada gota de tu delicioso cuerpo hasta dejarte completamente seca

La imagen descrita no tardó en aparecer en la mente de Sakura. Sólo de imaginarse la tortura a la que estaría sometida, exhaló un gemido de puro placer.

Instintivamente abrió los labios para negarse, al menos para quejarse, pero no pronunció una sola palabra. En parte estaba por lo que se venía, pero también sentía una enorme curiosidad. Recordaba perfectamente la sensación de poderío que la recorrió cuando lo tuvo a su merced, así que la idea de cambiar de lugar…la atraía perversamente.

Finalmente la curiosidad fue mayor y se relajó contra el colchón, anhelante por lo que le esperaba. Confiaba en que si las cosas se pusieran demasiado fuertes para ella, pudiera convencerlo de parar.

"Por lo menos no hay nada violento a la mano. Eso es algo que no tengo ganas de probar"

Lo primero que hizo Naruto fue estirarse sobre ella hasta cubrirla con su cuerpo y poder tener acceso total a sus orejas, las cuales comenzó a lamer con lentitud, provocándole un escalofrío a la pelirrosa.

A pesar de su intención de mantenerse calmada y disfrutar, una vez que Naruto terminó con sus orejas y comenzó a bajar su cuello, ella movió ligeramente las caderas. En lugar de hacerle caso, él cargó un poco más su peso en el área de las caderas para frenar cualquier movimiento.

-Quieta. Esto apenas acaba de empezar.

Su amenaza fue cumplida con dolorosa lentitud.

Lamió su espalda casi en su totalidad, poniendo especial atención en su columna; se detuvo más tiempo del necesario en sus nalgas para mordisquearlas un poco y rozar con su lengua los puntos indicados en un par de ocasiones. Sakura tuvo que morder la almohada para controlar la súplica que estaba a punto de gritar.

Sus piernas nos recibieron tantos cuidados, pero porque Naruto se dirigió directamente a la zona erógena que tenía en la parte trasera de las rodillas. Jamás se hubiera considerado a si misma como una fetichista de los pies, pero en el momento en que sintió la caricia en el empeine de uno de ellos se sintió un paso más cerca del abismo.

-Por favor…ya basta-suplicó sin aliento. No se creía lista para seguir soportando más juego previo.

-¿Basta? Recuerdo que cuando estaba en tu lugar, me hablaste de las ventajas de la…anticipación-comentó con picardía, deteniéndose momentáneamente

-Sí, pero de la anticipación también te puede dar un infarto

Naruto se llevo una mano a la barbilla, como si estuviera considerando seriamente su petición, pero la respuesta no era la deseada por Sakura

-No necesitas que me detenga, lo que en verdad necesitas es que te seque por el frente

-¡Sí!-exclamó Sakura jubilosa. Aquel cambio de postura podría brindarle el placer que tanto deseaba.

Siempre tan enérgico y rápido, era raro ver la lentitud con que Naruto se movía, logrando su propósito de torturarla. En cuanto sintió que sus muñecas eran liberadas y él la ayudaba a girarse, se sintió motivada para empujarlo e impedirle que volviera a sujetarla, pero falló por completó. Tontamente se dijo que ahora sabía lo que sentía un delincuente cuando era tacleado por su amante y lo tumbaba al suelo, con el convencimiento de que nada podría mover aquella torre de carne mas que su propia voluntad. No necesitaba jalar sus manos para entender que le había colocado las esposas nuevamente en un segundo.

Pensó en quejarse, pero antes de poder pronunciar una sola sílaba, él pasó su lengua por uno de sus pezones, borrando de un plumazo su capacidad de raciocinio; tras unos segundos de se metió el pezón en la boca y empezó a chupar con fuerza. Sakura estaba ardiendo, pero él no parecía tener prisa. Cuando creyó que no podría soportarlo más, Naruto empezó a besar su estómago, sus muslos...

"Gracias al cielo" pensó aliviada, segura de que lo que seguiría podría aliviar el ardor que la quemaba por dentro. Estaba equivocada.

El lugar de simplemente separarle las piernas, lo que él hizo fue levantar su pierna derecha y mantenerle a la altura de su cintura. Sakura se sintió inmediatamente expuesta y vulnerable, sus mejillas ardieron bajo el calor de su mirada.

Con firmeza jaló su pierna para soltarse, pero él la sujetó con fuerza por el tobillo. Sabiendo que aquello no le estaba pareciendo divertido, le sonrió con ternura para tranquilizarla e incluso acarició con suavidad en la pierna que sujetaba

-Shhh-susurró para calmarla-aún no termino de secarte.

Sin soltarle se inclinó hasta ella para tener una mejor posición, entonces introdujo dos dedos en su interior, arrancándole un jadeo estrangulado. Era un poco más del estímulo que necesitaba, así que inconcientemente movía las caderas hacia aquellos dedos que empezaban a acariciarla íntimamente.

-¿Lo ves? Aún no termino. Estás tan húmeda, que también aquí tendré que secarte

Cambió la posición de la pierna colocándola sobre su hombro, sujetándola por las nalgas la alzó para tener un mejor acceso. Sus dedos la abrieron con facilidad para darle paso a su lengua.

El primer toque le arrancó un grito. Todo el juego la había puesto tremendamente excitada y ahora estaba cerca del ansiado clímax. Podía sentir que Naruto ya no se lo negaría más. Cuando estuvo dispuesta a experimentar y dejarse hacer jamás imaginó lo que sentiría, lo que él le estaba haciendo era tan delicioso, tan salvaje, que pensó que iba a perder el sentido.

Cuando ya no pudo contenerse más, echó la cabeza atrás y gritó con fuerza mientras un orgasmo desgarrador la golpeaba. No se desmayó, pero casi. Fue tan fuerte ele impacto que perdió el contacto con la realidad, con todo, controlada enteramente por las eróticas sensaciones que provocaba aquel hombre.

Pero sus caricias no se detuvieron hasta que le arrancaron un orgasmo más, dejándola tendida sin fuerzas mientras sentía que algunas lágrimas mojaban sus mejillas.

Los espasmos apenas estaban cediendo cuando él se dirigió a la cabecera para soltar las esposas, sus manos le cayeron sin fuerzas sobre las almohadas. Pero antes de que pudiera enfocar un poco su mente, Naruto se tumbó a su lado en la cama y la tomó por las caderas, alzándola para sentarla a horcajadas sobre su cadera

-Tómame Sakura-chan

Su mente se despejó de golpe al ser conciente de la situación y lo que le pedía. Él aún no había obtenido su placer.

Bajó su mirada hasta su entrepierna, encontrándolo totalmente preparado. Recordaba cuando fue ella la seductora lo excitada que se sentía por el poder ejercido, para él debió ser una tortura tomarse su tiempo. El gusanillo de la venganza hizo su aparición, diciéndole que merecía un poco de tortura, pero la idea desapareció en cuanto pensó en la maravillosa experiencia que Naruto acababa de darle.

No fue eso lo que la detuvo momentáneamente, sino lo que Naruto le estaba pidiendo. Era cierto que ya habían probado con ella encima en un par de ocasiones, a pesar de que su acuerdo prohibía aquella postura, pero esa vez era diferente. Sentados ambos, sentía como si fuera un equilibrio de poder, pero con él tendido, sujetando los barrotes de la cama y ella encima le parecía más…definitivo.

-¿Seguro?

Como si él comprendiera perfectamente el motivo de su titubeo, asintió con seguridad

-Lo estoy. He fantaseado con esto desde aquella vez que me ataste-respondió con seguridad para indicarle que no tenía dudas, luego le sonrió-Haz realidad mi fantasía, Sakura-chan.

¿Cómo negarse a aquellas palabras?

Se colocó a la altura correcta apoyándose en sus hombros, con la mano lo guió hasta ella y todavía se dio el pequeño placer de torturarlo un poco frotándose contra él. Naruto se arqueó bajo ella, así que Sakura decidió que ya era suficiente. Lentamente se deslizó hacia abajo hasta que lo tuvo casi totalmente dentro de ella.

Sakura echó la cabeza hacia atrás y pegó sus caderas a las suyas.

No era una situación desconocida para ella el tenerlo en su totalidad en su interior, pero algo era diferente aquella vez. Sentirlo completamente a su merced, con su placer dependiendo sólo de ella luego de que la situación fuera invertida, le daba una tremenda sensación de poder, casi superior a la que experimentó la vez anterior. Nunca antes se había sentido tan plena ni tan mujer.

Apoyó las rodillas en el colchón mientras empezó a moverse, arqueando el cuerpo. Se puso las manos encima del estómago mientras se retorcía y luego, en un momento dado, las subió y se cubrió los pechos con ellas. Naruto jadeó con abandono al verla.

-¿Qué me estás haciendo? Tú…-entonces ella se acarició el pezón y el cuerpo de Naruto se levantó con fuerza-Nunca habías…hecho eso

-Lo sé-le sonrió descaradamente-pero veo que te gusta

-Más. Quiero verte

Sakura no estaba muy segura de qué hacer pues nunca había probado el acariciarse frente a él, así que se relajó para dejárselo todo al instinto. Empezó a girar las caderas contra las de él en movimientos circulares, haciendo que los pechos se movieran de arriba abajo. Se los cubrió con las manos, los apretó, jugueteó con los pezones entre los dedos, y todo sin apartar los ojos de Naruto.

Finalmente él dio muestras de lo cerca que estaba de llegar al clímax cuando empezó a mover las caderas cada vez con más fuerza y se agarró a las sábanas. Fascinada por la expresión contenida de su rostro, Sakura se hundió contra él con todas sus fuerzas.

Él se derramó en su interior, levantando las caderas con tanto ímpetu que también la levantó a ella. Aunque ella también estaba excitada, pensó que estaba completamente saciada, por eso la tomó por sorpresa cuando fue lanzada nuevamente al más absoluto placer. En aquel estado no era conciente de qué era diferente, pero estaba claro que algo había sido distinto.

Ya sin fuerzas se dejó caer contra su pecho, siendo rodeada casi de inmediato por los fuertes brazos de Naruto. Así se mantuvieron mientras las respiraciones de ambos regresaban a la normalidad.

Pero la normalidad no se recuperó, porque Naruto abrió de golpe los al darse cuenta de lo que había pasado. Se levantó tan repentinamente que ella cayó contra el colchón, asombrada por la forma en que el ambiente se había esfumado tan repentinamente.

Se apresuró a salir de su interior y se sentó en el borde de la cama, dándole la espalda. Sakura estaba confundida por la forma tan drástica en que el ambiente había cambiado, la camaradería, la complicidad se esfumaron sin explicación aparente

-¿Qué pasa?-preguntó insegura

-Olvidé ponerme el condón.

En un primer momento fue incapaz de entender las palabras, hasta que finalmente lo relacionó con lo que sintió diferente. Sin aquella barrera entre ellos, las sensaciones se ampliaron por completo. De hecho ahora se daba cuenta de que fue su eyaculación lo que desató su propio orgasmo.

Aunque entendía la situación, no lograba ver el problema que parecía tenerlo tan afectado. La explicación más lógica acudió a ella y sonrió al comprender lo que pasaba. Tratando de tranquilizarle se levantó para arrodillarse en la cama y rodearlo por el cuello desde atrás y decirle

-No te preocupes, tomo la píldora. Nada va a pasar.

Aunque Sakura se lo susurró al oído, a Naruto su voz le llegó desde muy lejos, estando como estaba perdido en sus propios pensamientos. Ojalá su preocupación se centrara en el hecho de un embarazo no deseado, pero en realidad era otra cosa lo que lo tenía en aquel estado.

Él nunca olvidaba ponerse un condón. NUNCA. Desde que Jiraiya lo llevó a aquel prostíbulo a los 15 años, entendió la importancia de cuidarse y nunca lo había olvidado. Hasta aquel momento.

Había perdido el control de si mismo al punto que nada le importó más que entrar en ella. De hecho en aquellos momentos, sólo de recordar la sensación de carne contra carne, de lo que sintió al derramarse dentro de ella, sentía que su erección regresaba. Pero fue la conciencia de eso lo terminó por quitarle la venda que cubría sus ojos desde el momento en que aceptó tener una aventura con ella, en lugar de una sola noche como fue el trato al principio. Por primera vez en todo ese tiempo estaba viendo la situación tal como era...y no le gustaba nada

-¿Cuándo vas a decírselo a Sasuke?

La pregunta la tomó tan de sorpresa, que prácticamente tuvo que buscar en su mente para poder recordar quién era Sasuke. Durante esos días había cumplido su propósito de olvidar lo que les esperaba en Konoha y pensar en ellos sólo como un hombre y una mujer deseosos de estar solos. El incidente en la playa abrió un poco la ventana a la realidad, pero la pregunta de Naruto la hizo entrar de lleno entre ellos. La burbuja en que ambos estuvieron sumergidos estaba reventada.

-¿Quieres que...se lo diga?-le preguntó mientras lo soltaba de su abrazo

Esperó la respuesta con ansiedad. Aunque ella ya tenía pensado hablar con Sasuke cuando aquel viaje terminara, sentía que la respuesta de Naruto era la clave de todo lo que ocurriera. Inconcientemente contuvo el aliento mientras esperaba la respuesta

-Si. Ya no puedo continuar con esta situación. Esto se ha acabado-dijo con rotundidad

Capitulo 24

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong-Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.


CAPÍTULO 24

Naruto maldijo a su suerte mientras bajaba escaleras a toda prisa. En cuanto regresó del viaje renunció a sus dos días restantes de vacaciones, ya no los necesitaba ahora que dio por terminada la aventura por Sakura, pero Yamato se mostró inflexible en admitirlo en el trabajo. Incluso le dio un día extra.

"¿Cuántos turnos dobles has tomado en el último año? Se un buen chico y descansa, te hace falta" esas fueron las palabras con las que Yamato justificó su decisión.

Si tanto creía conocerlo ¿por qué no era capaz de entender que lo que en verdad necesitaba era mantenerse ocupado y no estar encerrado en su casa pensando? Por lo visto su intención de volverse un miembro indispensable había fallado o de lo contrario lo hubieran aceptado de regreso sin problemas.

Resignado a lo inevitable se encaminó a los vestidores para llevarse un poco de la ropa sucia que tenía guardado en su casillero. Lavar su ropa sucia era algo completamente diferente a lo que pensó que haría en aquellos días, pero algo era mejor que nada.

Estaba a unos pasos de los vestidores cuando percibió con facilidad los gritos ahogados que salían del lugar. Curioso por lo que estuviera pasando se apresuró a entrar para encontrarse con un escenario un tanto surrealista: un grupo de veinte compañeros estaban en círculo alentando con gritos de 'Pelea, pelea' a dos individuos que forcejeaban en el suelo. Se acercó para ver mejor quienes eran los implicados y su quijada casi de dislocó de la impresión al reconocer ni mas ni menos que a Shikamaru y Sai.

Furioso porque sus amigos se hubieran convertido en el centro de un espectáculo que nadie parecía tener intenciones de parar, se abrió paso para llegar hasta ellos y tomando a Sai por el cuello de la playera los separó. Al principio Sai forcejeó por verse separado de su presa, pero Naruto lo remedió estrellándolo contra los casilleros

-Naruto…-murmuró Sai en cuanto reconoció a su amigo

-¿Qué demonios está pasando?-preguntó mientras intercalaba la mirada entre ambos

-Es muy problemático para mi explicártelo cuando no sé la razón-respondió Shikamaru con desgana mientras se sentaba en una de las bancas y se llevaba una mano a su labio abierto-Me atacó de improviso.

-Joder-maldijo con frustración al ver la situación.

Sai lo miraba fijamente, con aquella expresión neutral que tanto crispaba sus nervios en algunos momentos. Era difícil entender, viéndolo tan frío, que hubiera atacado tan furiosamente a un compañero sin alguna razón.

Pensaba interrogarlo al respecto, pero no lo haría delante de una bola de curiosos, así que lo sujetó por la playera y lo jaló hacia el pasillo y luego a la sala de descanso de los comandantes. Ellos no tenían autorización para entrar ahí, pero a él le importaba un pepino. Lo aventó contra una silla y se paró frente a él con los brazos en jarras para encararlo

-¿Qué demonios acaba de pasar? Shikamaru dice que tú lo atacaste primero y por raro que suene…le creo

-¿Lo estás defendiendo?-preguntó Sai más con curiosidad que con molestia

-Claro que no, él puede defenderse solo. Pero quiero saber qué demonios te ha llevado a actuar e una forma tan distinta a como eres

-¿Cómo soy?

-¡Joder, que no voy a hacerte un análisis de tu personalidad a estas alturas! Bastante bien te has de conocer como para que yo tenga que dar mi veredicto-Sai se mantuvo en silencio, lo cual no ayudaba a los nervios de Naruto, que ya empezaba a frotarse la cara con la mano con frustración-Mira Sai, no es mi mejor día así que quiero saber ¿qué carajo pasa contigo?

Naruto esperó la respuesta, pero ésta tardaba en llegar. El silencio de su amigo, que simplemente lo observaba fijamente, comenzaba a impacientarlo enormemente y se sentía a punto de explotar. Ese día no se sentía muy comprensivo o tolerante. Cuando pensaba que tendría que arrancarle la respuesta a golpes, Sai susurró

-Él la engaña

-¿Él? ¿Shikamaru? No te entiendo ¿a quién engaña?

-Lo vi comprar un anillo de compromiso con Ino pero hace rato lo escuché hacer planes con Temari-san. La está engañando y yo no…podía quedarme de brazos cruzados al ver cómo le faltaba el respeto de esa manera

Su respuesta dejó descolocado al rubio. Sai se comportaba la mayoría del tiempo con una frialdad y carencia de emociones que lo ponía nervioso, pero tan sólo unos minutos antes había golpeado a un compañero por celos y para defender el honor de una chica.

-¿Y qué con que la engañe? Eso no es asunto tuyo

-No quiero que le haga daño

-¿Más del que tú le hiciste?-De acuerdo, no era la mejor frase que un amigo le diría a otro, pero era la verdad y Naruto también apreciaba a Ino. Sai se encogió ligeramente por la acusación-Ino es una adulta Sai. Y sabes tan bien como yo, y como muchos de por aquí, que ellos tienen una relación abierta, saben a qué reglas atenerse

-¿Por eso le compra un anillo de compromiso y luego la engaña?

-Mira Sai, tú la echaste de tu lado, así que si decide rehacer su vida con alguien más y él la lastima, estoy completamente seguro que ella se basta para hacerse cargo. Terminaste la relación que tenían, así que no tienes ningún derecho de ejercer de novio celoso porque es un papel que no te queda ¿lo entiendes?

-….

-Y si tienes un problema con eso pues es tu maldita culpa por dejar fuera a la mujer que amas-a esas alturas de la conversación el tono de voz de Naruto era todo menos discreto. Para él problema estaba clarísimo y le enfurecía que su amigo se estuviera jodiendo solito-Entiendo por qué terminaste con ella pero…

-No. No entiendes nada-aseguró con una rotundidad que hasta entonces le desconocía, pero eso no hizo más que sulfurarlo aún más

-Claro que entiendo como te sientes, simplemente no comparto tus emociones, pero entiendo lo que las motiva: el miedo. Te educaron para ser frío y eliminar tus sentimientos, para controlar cada uno de tus actos y pensamientos…algo que es imposible estando al lado de Ino ¿no? puedes controlar la amistad porque eliges libremente con quien convivir y riges cómo te cae otra persona, pero eso no cuenta con el amor. El amor es una fuerza de la naturaleza imposible de controlar o analizar. Ocurre y ya. No lo puedes crear o extinguir a voluntad, simplemente existe y muchas de tus acciones dejan de obedecer a cuestiones racionales y sólo responden al afectivo. Eso es lo que te aterroriza. Estás que te cagas de miedo.

-…

-¿No dices nada? Bien porque aún no termino. Déjame una cosa muy importante, Sai. Cuando amas a una chica, ella te corresponde y ambos tienen la fortuna de estar libres, tienes el tesoro más importante. Cásate con ella. Tú y yo somos huérfanos ¿no anhelas formar una familia? Lazos familiares como los que nunca tuvimos ¿No quieres pertenecer a ese círculo?-Sai se limitó a desviar la mirada, suficiente respuesta para Naruto que hizo una mueca burlona y dijo-Entonces no lo jodas todo sólo por ser un maldito miedica

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

…Siete. Ocho. Nueve. Diez. Colgó

La llamada se cortó después del décimo timbrazo y obtuvo una maldición poco femenina por parte de Sakura. Ésa era la cuarta vez que marcaba al departamento de Naruto y la cuarta vez que nadie le contestaba. No tenía ninguna duda de que él estaba en su departamento…y de que la estaba evitando. A final de cuentas para evitar contestarle sólo tenía que revisar su identificador de llamadas.

-Maldito Naruto ¿por qué te estás comportando como un cobarde? YO soy la que debería tener miedo, no tú-masculló con mal humor mientras se dejaba caer contra el sillón y aventaba el teléfono al otro lado del mismo

La imposibilidad para comunicarse con él era algo que pasaba desde que Naruto dio por terminada la aventura. A partir de ese momento se cerró por completo a ella, casi pensó que iría a pedir otra habitación para pasar la noche; no lo hizo pero sí durmió en el sofá. Al día siguiente ni siquiera caminó a su lado en el aeropuerto y durante el trayecto se colocó sus audífonos para concentrarse en la película que la aerolínea les proyectó. En cuanto aterrizaron él se limitó a tomar sus maletas, buscarle un taxi y desaparecer.

Algo que la tenía furiosa. Asustada, confundida y temerosa del futuro, pero principalmente furiosa. Lo patearía gustosamente si lo tuviera enfrente.

Le tomó toda la noche, sumida en el más absoluto insomnio, pero finalmente había logrado ordenar sus pensamientos y ponerle nombre a sus sentimientos. Amor.

-Lo amo. Lo amo-se repitió por centésima vez

Todavía sonaban extrañas a sus propios oídos esas palabras, aún y cuando eran ciertas. Sin embargo no terminaba de acostumbrarse al concepto, no se acostumbraba a la idea de cómo habían cambiado sus sentimientos, pero era algo que no podía seguir negando

"Esa maldita de Ino nunca me permitirá olvidar que tenía razón. Se jactará de esto toda mi vida"

Pero Ino era el menor de sus problemas, con quien necesitaba hablar era con cierto rubio idiota que se negaba a tomarle el teléfono.

Era cierto que sentía muy recientes esos sentimientos, pero estaba convencida de que no eran nada frágiles ni endebles, no necesitaba verse con Naruto para confirmarlo…simplemente necesitaba verlo para decírselo. Para ponerlo en palabras frente a él.

No le temía al rechazo, a no ser correspondida, porque se negaba a considerar la posibilidad de que él no le correspondiera. Era cierto nunca le había dicho algo…que tuviera sentimientos amorosos por ella, pero ella tampoco lo había hecho y sin embargo lo amaba. La noche en la playa debió significar lo mismo para él que para ella ¿no?

Aquella mágica noche, con sola la luna como testigo, había sentido como todas sus barreras se derrumbaron sin control. Por eso estaba tan asustada momentos después. Algo pasó esa noche, algo tan extraordinario que cuando se miró en los ojos de Naruto…lo supo. Supo que lo amaba y que él la amaba a ella. O al eso creía.

No hubo una sola palabra al respecto, ambos trataron de restarle emocionalidad al encuentro, pero negar que los verdaderos sentimientos de ambos salieron a flote, era como negar que el sol salía cada mañana. Trató de hacerlo, vaya que trató, pero al final sólo pudo darse por vencida y reconocer lo que en el fondo llevaba días sospechando.

Estaba segura de que él estaba al tanto de que lo amaba, a final de cuentas si los sentimientos de él le parecieron tan claros, era imposible pensar que no hubiera pasado lo mismo con los suyos. Fue un momento tan mágico, tan poderoso y revelador, que de no saber que era imposible, hubiera jurado que se quedó embarazada.

Pero el problema, una vez aceptados y asimilados los sentimientos, era saber qué hacer al respecto. Ese era el otro asunto importante a tratar con Naruto. No sólo quería declararle que lo amaba, también necesitaba escuchar las mismas palabras de su boca; por eso la estaba poniendo tan nerviosa el que él la estuviera evitando.

"Quizá esté preocupado por lo que haremos. Si todo sale a la luz ya no habrá forma de ocultarle a Sasuke lo que hay entre él y yo y entonces perderá su amistad"

Aunque ella también estaba preocupada por eso, era obvio que Naruto era quién más tenía que perder. Sasuke nunca perdonaría que lo dejara para estar con su mejor amigo ¿Qué hacer?

Claro que ella tenía una idea, pero no estaba del todo segura que funcionara y necesitaba tratarla con 'el otro involucrado', necesitaba su opinión. Pero él no le estaba facilitándole las cosas

"No, no debo seguir tratando de hablar con él por teléfono. Esto es un asunto verdaderamente importante, lo mejor es que vaya a verlo a su departamento para que podamos hablar en persona, sin aparatos ni distancias entre nosotros. Además…necesito verlo"

Pensó con determinación mientras tomaba su bolsa de una silla cercana y salía en dirección al hogar del rubio.

Continuará...

Saludos.
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 23
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por when21 el Jue Feb 21, 2013 2:39 am

Mierda o.o
Sai se puso totalmente celoso y naru le dijo la verdad en la cara ._.
Neruto anda enojado y saku ya admitió que lo ama n.n
Vamos ve y confiésate!!!
Espero la conti

_________________

Gracias chicas <3


εїз Firma con mi Nee <3 εїз:

εїз FC εїз:




PREMIOS SEPTIMO HOKAGE:
   
Gracias te kerooo! <3
avatar
when21
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 3261
Edad : 24
Localización En alguna parte del universo (?
Nakus 60444
Posesiones :




Ver perfil de usuario http://when21.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por harunoakatsuki el Jue Feb 21, 2013 3:02 am

Aa me perdi
Pero ya me puse al corriente
Con los cap

Ya sakura acepta que ama a naruto si

Espero conti
avatar
harunoakatsuki
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 878
Edad : 26
Localización "¿Cordura? Para empezar, no recuerdo haber tenido nunca algo tan inútil…"
Nakus 16850
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por NaruSaku-12 el Jue Feb 21, 2013 3:51 am

Ufff se olvidó del condón,aunque la idea de que Saku-Chan quede embarazada no me molesta en lo absoluto.
Sai estaba totalmente celoso…Y Naru-kun le dijo la verdad en la cara. •__•
Naru-kun también está algo enojado…¡Y Saku-Chan admitió que lo ama! x33
Veamos qué pasará cuando Saku-Chan se encuentre con él.
Y cuando le digan la verdad a Sasuke
Espero la Conti Ansiosísísísíma. Exclamation Very Happy


Saludos,besos y abrazos.
Onion bye

avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por SALAMANDRAHANSUKO el Jue Feb 21, 2013 4:51 am

Vaya o.o fue emocionante los capitulos sentimientos revelados al fin.

Ojala sakura tenga chance de hablar con Naruto.


¬¬ Odio a Suigetsu u.u si es como me lo imagino le dira a sasuke que vio a Narusaku en sus vacaciones.



avatar
SALAMANDRAHANSUKO
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 103
Localización En el lugar mas recondito del Mundo
Nakus 1600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Ezra Namikaze Dragneel el Jue Feb 21, 2013 6:24 am

y lo que falta..........................
jeje, sin duda tiene sus buenos momentos ^^
pero Sakura se tardo una eternidad en darse cuenta
de sus sentimientos hacia Naruto, ahora a remediarlo
si es que puede XD
avatar
Ezra Namikaze Dragneel
Chunnin
Chunnin

Masculino Mensajes : 359
Edad : 25
Localización Entre Konoha y Magnolia
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Estefi chan el Vie Feb 22, 2013 12:06 am

Hola más capitulos !!!


Capitulo 25

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong-Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.


CAPÍTULO 25

Si alguno de sus compañeros se enteraba de que la jardinería siempre lograba calmarlo, no se lo creerían; nadie podría creer que una actividad tan simple y que requiriera de calma y paciencia pudiera gustarle a alguien tan hiperactivo y enérgico como él. Pero así era.

Un poco más animado de lo que llevaba horas sintiéndose, aunque tampoco era mucho el cambio, se dispuso a guardar sus instrumentos de jardinería mientras acomodaba las pequeñas macetas en su lugar cuando su mirada aterrizó en el teléfono.

Ya había transcurrido un rato desde la última llamada de Sakura y por enésima vez se preguntó si estaba siendo un cobarde por negarse a contestar sus llamadas. Que idiota. ¡Claro que era un cobarde! La cosa era…que se sentía completamente inseguro y perdido sobre lo que iba a pasar.

El timbre de la puerta lo sacó de golpe de su ensueño. No esperaba ninguna visita, así que sólo veía dos opciones probables: Sakura o Sai. Curiosamente no estaba seguro de cuál de los preferiría encontrarse; pero cuando abrió la puerta se llevó la enorme sorpresa de encontrarse a alguien totalmente inesperado

-Hinata-la joven ojiblanca estaba de pie frente a su puerta, con las mejillas sonrojadas y sus dedos moviéndose nerviosamente. Eso no era nada raro, lo raro es que lo estuviera visitando en su casa, ni siquiera sabía que ella conociera su dirección-¿Pasa algo Hinata?

-No yo…

Dándose cuenta de que no estaba siendo muy caballeroso al dejarla en la puerta, se hizo a un lado para indicarle que entrara, caminó por delante para guiarla hacia uno de los sillones y que se sentara, pero ella se quedó estática en el pasillo.

-Hinata si tienes un problema puedes decírmelo, si puedo te ayudaré-ofreció con amabilidad al ver el nerviosismo de la chica.

Repentinamente ese nerviosismo pareció menguar un poco porque la joven alzó el rostro y lo miró con una especie de determinación. Aunque seguía pareciendo nerviosa y frágil, ese gesto determinado lo intrigó

-Me sorprendió verte en la Estación, pensé que seguirías de vacaciones un par de días extras

-Si bueno…hubo un problema en mi viaje y regresé antes-dijo vagamente. A Yamato le explicó algo para justificar su regreso anticipado, pero no podía recordar el pretexto que usó y no quería arriesgarse a caer en contradicciones

-Ese problema fue con Sakura-chan ¿verdad?

Naruto se enderezó en cuanto escuchó el nombre. Acababa de recordar que Sakura le alertó sobre el hecho de que Hinata sabía lo suyo, pero lo había olvidado y nunca pensó que la chica hiciera algún comentario directo.

-Eso no es importante

-Lo es para mí porque…quiero saber…espero que sea porque todo ha terminado entre ustedes

-No quiero ser grosero Hinata, pero eso no es asunto tuyo. Es algo privado.

-Comprendo pero…tengo que decirte algo

Probablemente fue el tono de voz que la joven usó, pero supo exactamente de qué iba lo que quería decirle.

-Creo sé lo que vas a decirme Hinata y créeme que es mejor que no lo hagas

-No. Claro que estoy nerviosa por esto, pero sé que es lo correcto. Ya ni quiero seguir ocultándome, no quiero seguir fingiendo que no pasa nada, que no me duele cuando sales con alguien más. Cuando estás con ella.

-No lo digas-repitió con lentitud, como si le estuviera explicando a un niño terco que se resistía a obedecer

-Te amo Naruto-kun. Sé que tú no sientes lo mismo, pero estoy segura de que si me das una oportunidad…

-Eso nunca va a pasar Hinata, por eso te dije que no pronunciaras esas palabras. Acabas de cambiar las cosas y no hay vuelta atrás, pero lo que no cambia es que no te correspondo ni podré hacerlo

-¿Por qué no? Estoy segura que puedo hacerte feliz si me lo permites, si me dejas probártelo yo…

Naruto no podía seguir escuchando más. No necesitaba tiempo para saber que nunca podría corresponder los sentimientos de Hinata y que no podía permitir que esa conversación continuara o terminaría por lastimarla aún más. Estaba intentando pensar la forma más cortés para pedirle que se fuera, pero ella lo sorprendió llevando su mano a uno de los tirantes del vestido negro que portaba y tras un segundo de titubeo, lo deslizó hacia abajo. El mismo camino siguió el otro tirante, hasta que deslizó el vestido por todo su cuerpo para terminar a sus pies, quedando desnuda ante él

-Hinata yo…

Estaba a punto de pedirle que se vistiera cuando la puerta del apartamento se abrió dando paso a una sonriente Sakura. La sonrisa se esfumó de golpe en cuanto vio la escena que se desarrollaba ante sus ojos y que parecía tener sólo una explicación.

El tiempo pareció detenerse en aquella habitación, hasta que Sakura rompió el momento dándose la vuelta y echando a correr. A Naruto le tomó un segundo entero reaccionar y salir a toda carrera tras ella. La alcanzó en el elevador cuando presionaba repetidamente el botón de llamada

-Sakura-chan. Espera-jadeó cuando logró alcanzarla, pero ella ni siquiera se digno a voltearse para verlo, en lugar de ello continuó presionando el botón-No es lo que parece, ella…

Ésas cuatro palabras fueron suficientes para acabar con la aparente frialdad de la que Sakura estaba haciendo gala. Se giró violentamente para enfrentarlo mientras en sus ojos brillaban lágrimas y rabia por igual.

-¡¿Qué no es lo que parece? ¿Entonces no acabo de ver a Hinata, desnuda ofreciéndosete en tu sala? ¿Fue una alucinación?

-¿Acaso me viste aceptarla?-le preguntó en el mismo tono imperioso que la joven usaba, entendía que estuviera molesta, pero no estaba dispuesto a dejarla marchar sin que pudiera explicarse

-No hace falta, hay cosas que están absolutamente claras sin necesidad de ver más. ¡Eres un maldito mentiroso! Me dijiste que no habría más, que yo sería la única ¡eres igual a él!

-¡No te atrevas a compararme con Sasuke!-gritó sintiéndose ofendido y desesperado por igual. A esas alturas todos sus vecinos podrían escucharlos sin problemas, pero era lo último que le importaba en aquel momento-Tú me conoces, Sakura-chan; sabes que sí, tú misma lo dijiste en la playa ¿recuerdas?

-Con lo que acabo de ver se me hace imposible creerte

La campanilla del ascensor sonó en ese momento, indicando la llegada del mismo. Las puertas del aparato de abrieron pero antes de que Sakura pudiera entrar en el, Naruto la jaló con fuerza por el brazo para impedirle que se fuera

-Por favor Sakura-chan, no puedes echar a perder lo que hay entre nosotros por un maldito malentendido

-¿Nosotros? No hay un 'nosotros' como lo que insinúas; lo único que ha habido es que, durante unas semanas, nos hemos dedicado a follar como conejos ¡pero nada más! ¿me oyes? Pero hasta eso se acabo porque no quiero volver a verte ¡y no quiero que me toques!-lo empujó con fuerza por el pecho, con tal suerte que logró separarlo de ella lo suficiente como para soltarse y entrar en el ascensor justo a tiempo para que se cerraran las puertas.

Una vez aislada en aquel cuarto de acero, su rabia desapareció de golpe, dejando al descubierto el dolor que sentía. Las lágrimas no pudieron seguir siendo contenidas y de sus labios escapó un sollozo ahogado. Cuando las puertas se abrieron en la planta baja, una sorprendida pareja de ancianos observó a una joven recargada contra el panel de controles, llorando desconsoladamente.

Pero no era la única sufriendo.

A Naruto le llevó unos segundos asimilar que el elevador se había ido, al final se dio por vencido y regresó a su departamento. Afortunadamente Hinata ya estaba vestida, pero lo esperaba con una mirada demasiado parecida al anhelo que lo molestó profundamente

-Vete Hinata-ordenó con rudeza mientras abría la puerta de par en par. Le importaba un comino si estaba siendo grosero, ya no se sentía de humor para sutilizas y consideraciones

-Lo lamento mucho Naruto-kun pero quizá era lo mejor…

-He dicho que te vayas. Si no te vas ahora mismo, corro el riesgo de decir algo que te lastimará y de lo cual me arrepentiré siempre ¡así que has el favor de irte!

La joven se encogió visiblemente como si aquellas duras palabras la hubieran golpeado. Torpemente se levantó del sillón y caminó con lentitud hasta la puerta, al lado de la cual estaba Naruto, como un inflexible guardián

-Perdón si causé problemas-susurró con pesar.

En cuanto la joven salió de su hogar, el rubio estrelló la puerta con violencia. Se sentía furioso, dolido y decepcionado por lo que acababa de ocurrir, jamás esperó que pudiera pasar algo así. Se sentía lastimado por la falta de confianza de Sakura, pero no era tan tonto como para no entender lo incriminatorio de la escena.

"Es lo mejor. No lo parece ahora, pero es lo mejor"

Se repetía con fuerza una y otra vez, tratando de convencerse a sí mismo a la vez que pateaba rabiosamente todo el mobiliario que se encontraba en su camino. Pero cuando escuchó unos golpes en su puerta, toda la rabia fue reemplazada por la esperanza; esperanza que voló por los aires al abrir la puerta para revelar al visitante.

-Ah, eres tú

-Muchacho malagradecido ¿qué forma tan poco entusiasta es esa de recibirme?-le reclamó Jiraiya airadamente, pero al ver el penoso estado de su alumno terminó de tragarse sus palabras y preguntó seriamente-¿Qué pasó?

-Nada importante

-No digas estupideces, te conozco ¿recuerdas? Vamos por una cerveza y me lo cuentas todo

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

-Lo odio ¿me oyes? Lo odio por lo que me ha hecho-decía Sakura entre sollozos y pañuelos desechables-Todos son iguales. Puedes pensar que uno es diferente y de pronto PAM te das de bruces con que ninguno es capaz de mantener en su lugar el pantalón.

-Vamos Sakura, no seas exagerada ¿No tú misma me has dicho que tu papá sólo tiene ojos para tu mamá?

-Si…bueno…siempre hay una excepción que confirma la regla. Pero Naruto y Sasuke son definitivamente unos gusanos infieles.

Trató con todas sus fuerzas de contener un sollozo….pero fracasó rotundamente al cabo de unos segundos. Odiaba sentirse tan deprimida, pero no podía evitarlo. Haciendo un comparativo, cuando descubrió la infidelidad de Sasuke se sintió traicionada y furiosa, con la de Naruto….estaba destrozada.

-Sakura ¿has pensado por qué te sientes tan mal? Estás enamorada de Naruto-aseguró Ino con una sonrisa de suficiencia, que fue respondida por una mueca burlona de su amiga

-Oh ¿en serio?-el sarcasmo inundaba cada palabra, acompañado por una oportuna mueca burlona-Puff. Francamente Ino llegas tarde. Yo ya había llegado a esa conclusión por mi misma

-¿Ah sí?-decepcionada por haber sido arruinado un momento que llevaba esperando, la rubia se dejó caer contra el respaldo del sillón

-Claro que sí. ¿Por qué crees que estaba buscándolo? Tenía pensado hablar con él, decirle lo que sentía, que deseaba llevar una relación…normal con él y que estaba dispuesta a hacer sacrificios con tal de que lográramos hacer funcionar lo nuestro ¡porque estaba convencida de que él también sentía lo mismo por mi! Pobre idiota de mí. Ahí iba yo con mi corazón en la mano, para encontrármelo con las manos en la masa. ¡Con Hinata! ¡Esa…esa…zorra! Maldita-mosca-muerta-no-rompo-un-plato-soy-tan-tierna. Ya me lo decía mi madre, cuídate de las más mustias, porque son las peores. Si no hubiera salido tan deprisa del lugar, ten por seguro que la hubiera matado a golpes. Nada me hubiera gustado más que arrancarle los ojos

Como si sus palabras no fueran lo suficientemente explícitas, con sus manos ejemplificó adecuadamente la acción de apretujar unos ojos imaginarios, provocando un pequeño escalofrío en su amiga.

-Caray Sakura, el amor te ha vuelto excesivamente violenta. Me das miedo.

-¡No seas ridícula! No eres tú a quien quiero matar.

-Lo cual me quita un enorme peso de encima, pero aún a riesgo de ponerme en riesgo tengo que decirte que te estás comportando como una idiota

-¿Perdón?-exclamó con incredulidad. Ella era la víctima, no merecía ser insultada en lugar de consolada

-Digo que actúas como una idiota celosa. Es decir, encontraste a Hinata desnuda en su sala pero ¿y él? Parecía estar ammmm…participativo

-¿Eso que tiene que ver?

-Eres un poco lenta con esto ¿verdad? Piensa un poco. ¿No crees que quizá fuera una seducción unilateral? Me contaste que Hinata está enamorada de él, y una mujer enamorada es capaz de muchas cosas, como intentar seducir al objeto de su afecto. Si mal no recuerdo tú sedujiste a Naruto, sorprendiéndolo vestida con lencería

-Insisto ¿eso qué tiene que ver?

-Pues que lo tomaste por sorpresa.

-Sí…bueno, pero él respondió positivamente al estímulo

-Lo que no significa que hubiera pasado lo mismo con Hinata. ¿Cómo sabes que no pensaba rechazarla?-Ino ignoró la mueca de incredulidad y continuó con su argumento-él te prometió fidelidad

-¿Y eso qué? Muchos también la prometen cuando se casan y al final no cumplen su promesa

-Cierto, pero francamente no creo que Naruto sea de esos. Tengo la impresión de que él se toma sus promesas muy en serio, sin mencionar que es alguien absolutamente comprometido con sus amigos

-Eso no significa nada

-Yo creo que significa todo. Él es una persona absolutamente comprometido con lo que piensa, con quienes forman parte de su vida. Tú lo conoces Sakura, lo conoces mucho mejor que yo ¿no lo ves?

-¿En verdad lo conozco? Francamente Ino…en éstas semanas me he dado cuenta de que en realidad sólo creía conocerlo, nunca me tomé la molestia de ver mucho más allá de lo obvio

-Pero eso fue antes. Si él tumbó tus defensas al punto de que te has enamorado de él es porque en el fondo sabes exactamente la clase de persona que es. Una persona íntegra que sería incapaz de hacerte daño. Lo sabes pero la rabia el dolor te impiden verlo, lo que tienes que hacer es pensarlo detenidamente. Recordar cada minuto que has pasado con él y preguntarte ¿en verdad él me traicionaría? Sabes la respuesta, sólo debes recordarla.

Capitulo 26

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong-Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.


CAPÍTULO 26

Casi una hora después de la llegada de Jiraiya, los ánimos estaban más calmados. Demasiado calmados. Ambos se limitaban a beber sus cervezas en el más absoluto silencio y pendientes del contenido de sus respectivas botellas. Al menos eso aplicaba más a Naruto, porque su viejo tutor le lanzaba miradas de vez en cuando, intrigado y muerto de la curiosidad por saber lo que ocurrió antes de su llegada.

Jiraiya era capaz de reconocer que quizá no era el más apto para educar a un chico y que incluso cometió su personalidad libertina a veces lo persuadía de pasar tiempo con Naruto en lugar de dedicarse a placer mayores, pero lo conocía lo suficiente como para saber que sí quería respuestas, lo mejor era esperar a que fuera él mismo quien sacara el tema.

Estaba por dar un nuevo trago cuando observó que el rubio dejaba su botella en la mesa y abría lo boca para hablar. La intriga era tal que dejó su mano suspendida en el aire, con botella a unos centímetros de su sedienta boca. Esperando…

-¿Cuándo vas a volver a trabajar? ¿O ya te has retirado? Porque evidentemente ya estás del todo recuperado de tus heridas, no deben tardar en darte una nueva misión. Aunque espero que ésta vez dejes de intentar hacerte el héroe y no te infiltres tu solo en la guarida del criminal ¿eh?

Jiraiya cabeceó de desilusión. ¿Acaso su alumno era tan ingrato que no podía contarle con pelos y señales lo ocurrido? ¿Por qué era tan maldito que no le daba unas pocas armas para escribir esa novela que tantos años llevaba planeando durante las oscuras noches de vigilancia? No era tonto. Vio en el lobby del edificio a Sakura salir con una expresión tan rabiosa que daba miedo y luego, cuando salió del ascensor al piso, se topó frente a frente con una Hinata devastada. Era suficientemente listo y malpensado como para saber que ahí había pasado algo gordo ¡y quería saberlo!

"¡Un momento! Si le sigo la corriente, me abro a él y todo eso…¡quizá él también me corresponda con confidencias!"

Además, eso terminaba conviniéndole para hablar de ese asunto era su visita. De todas maneras se sentía un poco incómodo por hablar de un asunto tan privado, pero sabía que era lo mejor y en verdad esperaba su reacción.

-Pues…me he retirado oficialmente de las misiones de incógnito. A partir del mes que viene tendré un nuevo trabajo-respondió con vaguedad antes de darle un nuevo trago a su bebida

-¿Ah si? ¿De qué se trata?

-Estás frente al nuevo Secretario de Defensa de Konoha

Naruto escupió al suelo el trago de cerveza que había estado tomando en aquel momento.

-¿Lo dices en serio, Ero-senin? ¿La vieja ha despedido al fin al cretino de Danzou?

-Si. Al parecer una investigación secreta en Asuntos Internos descubrió que la joyita de Danzou tenía…ciertas conexiones con organizaciones criminales y que incluso estaba filtrando información referente a su seguridad personal. Ese tipejo merecería la muerte, pero Tsunade se conforma con cadena perpetua a cambio de que suelte toda la información que tiene.

-Cielos, debería estar más sorprendido, pero ese tipo nunca me ha parecido alguien de fiar. Tan sólo de pensar en el programa que manejaba en secreto en el que estaba Sai. Buff. Menos mal que la vieja se ha desecho de él. Y si lo pienso egoístamente, espero que eso me ayude a mi también y al fin pueda entrar a ANBU. Ya ves que ese desgraciado era quien bloqueaba mi ingreso

-Si pasas la prueba, date por miembro de ANBU-respondió inclinando su botella en dirección a él, en vista de que la distancia le impedía darle un bueno golpe de camaradería

-Brindo por ello

Aunque la noticia relajó significativamente a Naruto, poniéndolo de buen humor, Jiraiya se puso tremendamente serio antes de finalmente armarse del valor necesario para darle la noticia.

-Hay algo más que quiero hablar contigo

-¿Qué pasa? ¿Al fin me vas a hablar de tu última conquista?

Jiraiya elevó las cejas completamente asombrado.

-¿Sabías que estoy con alguien?

Por toda respuesta Naruto se encogió de hombros, quitándole importancia al asunto y se inclinó sobre la mesa

-Era un poco obvio. ¿Qué me vas a decir? ¿Acaso van a dar un paso adelante y se te van a ir a vivir juntos?

-Pues…de hecho es algo un poco más serio-el ligero tartamudeo y sonrojo que acompañaron sus palabras atrajeron por completo la atención del rubio-Nos vamos a casar.

Naruto se tambaleó y a punto estuvo de caerse de la silla, lo cual provocó el fruncimiento del ceño en Jiraiya

-¡¿Qué? Casarte ¿Tú?

-Ey, ¿por qué esa reacción? Yo nunca me he declarado enemigo del matrimonio o he dicho que nunca lo haría…solo no se me había dado

Al verlo tan verdaderamente ofendido, Naruto tuvo que hace verdaderos esfuerzos para contener la carcajada de incredulidad que estaba en la puerta de su boca. Si casi le decía 'Deja de bromear, eres un pervertido solterón sin remedio'

-Tienes razón, pero me has sorprendido Ero-senin. Bien ¿quién es la afortunada? ¿la conozco?

-Más de lo que crees. Se trata de Tsunade

Naruto permaneció impasible por unos segundos, hasta que todo su asombro salió en forma de un grito ensordecedor

-¡¿Tsunade-obaachan?-aquel grito acabó con su aire y respiró a grandes bocanadas hasta recuperar el aliento-¡Cielos! Aunque eso explica un poco porque se molestaba tanto contigo y tus novelas. ¿Desde cuándo están juntos?

-Desde el incidente en que casi muero

A la mente del rubio acudieron los recuerdos de aquellos días, cuando no él no aparecía por ningún lado y nadie tenía idea de su paradero. Con la conciencia de que investigaba a alguien verdaderamente poderoso, nadie estaba seguro si Jiraiya aún seguía vivo o ya no. Tsunade había estado al borde del colapso nervioso hasta que lo encontraron moribundo en un callejón. Al parecer el peliblanco había sacado algo bueno de toda esa situación.

-O sea que terminaste sacando algo bueno de eso ¿eh? Lo que me sorprende un poco es que tú también la amaras. Nunca vi alguna señal. Es verdad que siempre te referías a ella en términos…ammm ¿cómo decirlo suavemente? Jodidamente vulgares y hasta obscenos, pero eso lo haces con todas las mujeres. ¿Cómo iba yo a saber que ella era especial?

Si Jiraiya se sintió ofendido por aquella crítica a su comportamiento no lo demostró, sabiendo que esa era una simple verdad.

-Supongo que estaba muy acostumbrado a esconder mis sentimientos. Ella nunca tomó en serio mis sentimientos, luego se enamoró de su novio Dan…y pasó lo que tú sabes.

-Se encerró en si misma ¿eh?

-Por años.

El ambiente festivo menguó un poco, pero solo porque cada uno estaba perdido en sus propios pensamiento. Naruto tratando de terminar de asimilar y el otro preparándose para hacer la pregunta que más le importaba

-¿Estás molesto conmigo?

-¿Eh? ¿Por qué te casas? Joder no. Ya se te había ido el tren hace tiempo, hasta estaba preocupado. Ya sabes lo que dicen 'hay una edad en que un soltero codiciado e interesante pasa a ser un soltero sospechoso' Tú ya eras uno muyyy sospechoso

Eso sí que molestó a Jiraiya. Si no tenía a Tsunade no iba a meterse de monje. La abstinencia no iba con él.

-¡Eres un irrespetuoso! Me gustan las mujeres, MU-JE-RES. En plural

-Apuesto a que la vieja te quita a golpes ese plural-le recordó burlonamente

-Si…bueno…es posible. No le cuentes que te dije eso

Era una advertencia tremendamente fundamentada, tanto que no pudo contener un escalofrío al imaginarse la furia de su 'dulce' prometida vertida sobre él. No. Era mejor para su salud no provocar. Era lo malo del matrimonio, el adiós definitivo a sus días de prostíbulos. Aunque si recordaba lo que Tsunade y él habían hecho los últimos días…bueno, no era tan grande el sacrificio. Su espalda aún tenía marcas de uñas que lo probaban.

-El punto es…que no dejé mi vida por ti, aún cuando eras un niño indefenso y se lo prometí a tus padres, pero estoy dispuesto a hacerlo por una mujer de la que estoy enamorado. No estoy siendo justo

No era una pregunta fácil de contestar ni aunque quisiera. Naruto tuvo que mirar dentro de si mismo para darle una respuesta verdadera a Jiraiya y no lo que a él le gustaría escuchar. Echó hacia atrás la silla hasta que quedó apoya en sus patas traseras y cruzó los brazos tras su cabeza. Al cabo de lo que a Jiraiya le parecieron horas, el rubio regresó a su posición y le dijo con seriedad

-No.

-¿No? ¿no que? ¿No me perdonas…?

-No me molesta. Lo que pasó ya no se puede cambiar. Decirte que no me dolió que te desentendieras de mí, con todo lo que eso significó en mi infancia, sería una gran mentira y ambos lo sabemos. Pero ya pasado mucha agua bajo el puente desde entonces, me sigue pareciendo un acto de egoísmo que no creo llegar a entender con facilidad, pero…tampoco quiero seguir pensando en eso. Eres viejo-tuvo que levantar la mano para hacer callar la protesta que el aludido estaba por hacer-has pasado muchas cosas y…ahora tienes la oportunidad de ser feliz. Tómala. Aún si estuviera enojado eso no debe importarte, agarra con ambas manos esta oportunidad y no la dejes ir.

La imagen que Jiraiya llevaba años dando, de duro pero divertido, estuvo a punto de derrumbarse en aquel momento porque estaba a punto de soltarse a llorar. Como aquello no era algo que quisiera hacer delante de un chiquillo al que consideraba su nieto y ante quien siempre quería parecer fuerte, tuvo que darle la espalda para calmar la emoción. Con toda seguridad estaba exagerando, pero darse cuenta de que Naruto parecía haber dejado el pasado definitivamente atrás y terminó de perdonarlo, era algo maravilloso. Sobre todo porque él mismo sabía que no se merecía tanta consideración por haberlo abandona por tantos años, pero no iba a ponerle peros a un perdón que llevaba años deseando.

-Me has emocionado muchacho-se limitó a decirle, ya de frente, con una voz que sonaba sospechosamente ronca

-¿Ah sí? He de reconocer que si me dijeras que la vieja está embarazada y por eso te retiras, entonces sí me sentiría algo celoso, pero como eso es algo imposible…

-¿Por qué imposible? Aún somos jóvenes

-Será del espíritu. Ninguno de los dos se cuece al primer hervor, están más cerca de un nieto que de un hijo

-Por tu propio bien espero que nunca repitas éstas palabras delante de ella o serás hombre muerto-Naruto tuvo que concederle la razón y asintió-Y ahora que sacas el tema de los nietos, pues a eso tienes que ponerte las pilas. Si te tardas tanto en casarte con una buena chica y darme niños para malcriar, mi espalda quizá no aguantará cargarlos

-Bah. Si no moriste con tantas heridas que tenías, es obvio que nos sobrevivirás a todos-como si el tema hubiera terminado de dar todo lo que podía, ambos se quedaron callados mientras retomaban sus olvidadas bebidas, pero esa razón tomó tan de sorpresa a Naruto cuando dijo

-No sigas mi ejemplo

-¿Mmmm?

-Yo permití que Tsunade se refugiara y no la confronté respecto a mis sentimientos, así desperdicié todos estos años

-¿Eso que tiene que ver conmigo?-le preguntó mientras evadía la mirada, como si la cosa no fuera con él y por eso no le importara

-He escuchado rumores, referentes a Sakura y tú

-Oh

-No voy a juzgarte. Ustedes ya están lo suficientemente grandecitos como saber lo que hacen, pero te conozco y sé lo que sientes por ella. Mi consejo es que intervengas de lleno, ve por lo que quieres. Mírame a mí. Me costó casi cincuenta años y un brazo, pero ahora estamos juntos

-Si estás tratando de animarme, no lo estás consiguiendo

-El ejemplo es malo para la idea es buena. Lo que debes hacer es….

-Mira, en verdad no quiero hablar de eso ¿de acuerdo?-ordenó de mal humor-Además, tus consejos ya no importan porque todo se terminó.

-Ammm. ¿Tiene eso que ver con que me encontrara a Hinata saliendo de tu departamento?

Su tino para adivinar la situación sorprendió mucho al rubio, pero aunque trató de cortar el tema para dejarlo de lado, se sorprendió a si mismo explicándole la situación a su maestro.

-Ella piensa que tengo una aventura con Hinata y me mandó al diablo

-Pues deberías explicarle la situación

-¿Para qué? No me gusta que piense eso de mí, pero…aunque no es la forma que deseaba, creo que es lo mejor. Esto no nos iba a llevar a ningún lado y a cambio eran muchos los riesgos. Por eso creo que dejarla pensando lo que quiera es lo mejor

-¿Lo mejor para quién?

-Mira no quiero consejos ¿de acuerdo? Querías saber lo que pasó, pues ya te lo conté. Ahora dejemos el maldito asunto porque no quiero seguir hablando-aseguró Naruto sin dejar lugar a dudas. Jiraiya hizo una mueca de fastidio, pero aceptó dejar de lado el tema-La noticia importante ahora es tu boda con la vieja. Se merecen el uno al otro. Ni siquiera sé a quien debo darle el pésame

-Ey ¿Qué quieres decir con eso?

-¿No es obvio? Creo que ya no podrás hacer tus "investigaciones" para tus novelas. Tsunade-obaachan te castraría si te ve invadiendo los baños, estando casado con ella

-Lo sé. Pero lo bueno es que ya no podrás usar conmigo ese horrible mote que me has puesto

-No estés tan seguro, Ero-senin.

Comenzaron a hablar sobre los asuntos logísticos de la boda y sobre si Naruto tendría algún papel en específico a desempeñar, en eso estaban cuando el localizador del rubio empezó a sonar ruidosamente

-Joder. Tanto que insistieron que seguía de vacaciones-se quejaba mientras sacaba con esfuerzos el localizador del pantalón-Que me presente de inmediato en la estación. Rayos ¿Qué podrá ser?

-¿No tendrías una misión pendiente?

-No, me lo hubieran dicho en la mañana-de mala gana se levantó y encaminó hasta su recámara para tomar la chamarra que dejó aventada en una silla-El mensaje dice que es urgente así que será mejor que me apresure

-Vas tomado

-No seas ridículo. Cerveza y media no es mucho, deberías saberlo bien tú. Cierra la puerta al salir-caminó con grandes zancadas a la puerta, pero se detuvo de golpe cuando estaba a punto de girar el picaporte-Ero-senin

-¿Sí?

-Un día de estos…me gustaría que fuéramos junto a las tumbas de mis padres. ¿Qué dices?

-El día que quieras chico, el día que quieras-respondió alegremente el viejo, que veía en aquel gesto como la máxima reconciliación.

Capitulo 27

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong-Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.


CAPÍTULO 27

Si bien el mensaje recibido lo molestó por haber tenido que interrumpir su conversación con Jiraiya, con cada minuto que pasaba lo tenía más intrigado. Teniendo en cuenta la firmeza con que Yamato-taicho lo rechazó en la mañana, era bastante extraño que ahora decidiera convocarlo, así que no podía considerar la posibilidad de que alguien se hubiera enfermado y necesitaran un sustituto. De hecho cuanto más lo pensaba, más convencido quedaba de que algo gordo estaba por ocurrir.

Sus sospechas se vieron reforzadas cuando entró en los vestidores y se encontró a un par de sus compañeros, pero mayormente a miembros ANBU, algo que podía deducir porque muchos de ellos le eran desconocidos pero estaban rodeando a Neji. En total eran unas veinte personas, que conversaban en voz baja, tratando de averiguar si alguien de los ahí reunidos sabían lo que se acercaba. Unos tres hombres, compañeros de la estación, se le quedaron mirando con cierta hostilidad, pero como estaba acostumbrado a que no les caía bien a varios de ellos, no le dio importancia y prefirió buscar a alguno de sus amigos.

En una de las esquinas alcanzó a ver a Sasuke, pensó en acercarse a saludarlo y preguntar si sabía algo, pero al ver que estaba platicando con alguien decidió dejarlo tranquilo. En lugar de eso se dirigió a su propio casillero, al lado del cual se encontró recargado a Sai

-Hola Sai ¿Tú sabes algo?

-Nada. Estaba por terminar mi turno y retirarme cuando Yamato-taicho me detuvo en la puerta y me ordenó que me quedara. Acaban de indicarnos que nos pongamos el traje negro

'El traje negro' era forma simple en que todos se referían al uniforme que utilizaban cuando tenían que realizar un operativo, lo cual intrigó a un más al rubio. Se levantó de la banca en que se acaba de sentar para comenzar a vestirse cuando un grito sobresalió con fuerza por encima de las conversaciones, intrigado comenzó a girarse pero fue arrojado contra los casilleros por alguien.

Antes de que pudiera siquiera procesar lo que estaba pasando, un duro golpe impactó de lleno contra su nariz y le siguió otro a su mandíbula. En el lapso entre un golpe y otro logró reaccionar lo suficiente como para girarse y encontrarse frente a los furioso ojos de Sasuke.

No lograba entender lo que estaba pasando, pero tampoco pensaba dejarse golpear cual si de un saco de boxear se tratara; esquivó un nuevo golpe y trató de forcejear para zafarse, pero lo único que consiguió fue que en lugar de ser golpeado contra los casilleros, fuera contra el suelo.

A diferencia de la pelea entre Sai y Shikamaru, en aquella ocasión sus compañeros no se limitaron a ser simples espectadores sino que trataron de separarlos. Sin embargo era tal la rabia con que Sasuke atacaba, que aún con tres compañeros jalándolo de los brazos o de la ropa, no podían quitárselo de encima

-¡Maldita sea Sasuke, suéltalo!-ordenó Neji, cogiéndolo de la cintura para empujarlo

Hizo falta que Kiba y Neji lo mantuvieran sujeto por el cuello y los brazos para evitar que volviera a lanzarse contra él. Mientras tanto Naruto tuvo que hacer uso de la ayuda de Sai para incorporarse, porque sentía sus costillas adoloridas.

-¿Por qué?-preguntó Naruto con voz dolida, aunque no era un dolor precisamente de los golpes

-¿Todavía lo preguntas? ¿Cómo te has atrevido?-rugió el moreno, una vez más trató de soltarse de sus captores para lanzarse contra él, pero Neji lo sujetó con fuerza por el cuello, deteniendo su avance pero no la furia que manaba de sus boca -Todo este tiempo te he considerado un amigo, pero mientras me doy la vuelta ¡Te has estado follando a mi novia! ¿Vas a negar que tus recientes vacaciones te las pasaste en la playa con ella? ¡¿Eh?

No pudo negar nada. Pero no fue porque no se le ocurriera alguna excusa o una forma de asegurarle de que sólo eran mentiras, sino porque el darse cuenta de que su secreto estaba a luz de todos…lo tenía helado. Su mayor temor desde que aceptó realizar esa locura con Sakura se estaba haciendo realidad.

Sasuke podía tener miles de defectos como novio, como persona y como amigo, pero eso no significaba que para él fuera casi como un hermano. Se conocían desde niños y, aunque les costó trabajo dejar de competir y desarrollar una amistad, lograron una muy sólida. Una que en esos momentos estaba totalmente derrumbada.

-Lo…lo lamento-que vacías sonaban aquellas palabras frente a la magnitud de la ofensa cometida, pero no tenía otras. No delante de todos sus compañeros que no tenían por qué enterarse de sus motivos. Si tenía que perder su amistad por proteger la reputación de Sakura, que así fuera

-Mas lamento yo haberte visto como a un hermano todos estos años, porque lo único que has hecho ha sido esperar el momento oportuno para darme la puñalada en la espalda

-¿Qué demonios pasa aquí?

La aterradora voz de Yamato llegó con rudeza desde la puerta y todos se cuadraron, incluso Sasuke se vi finalmente libre porque saben que será incapaz de hacer algo delante de los superiores. Junto a él caminaba Kakashi, mirándolos con dureza pero también con curiosidad

-He preguntado ¿qué está pasando aquí?-repitió Yamato, parándose a un par de pasos de los involucrados-¿Quién inició la pelea?-aunque la pregunta fue dirigida para todos los presentes, nadie ofreció respuesta-¿Nadie sabe? Entonces tendré que obtener las respuestas por mí mismo y por la cara que tiene Uzumaki, es obvio que fuiste tú quien inició la pela ¿no es así Uchiha?

-Sí capitán-respondió de mala gana el acusado, sabiendo que no había forma de negarlo

-Me has decepcionado profundamente-dijo Kakashi, colocándose frente al moreno, algo que aprovecharon sus compañeros para alejarse discretamente y evadir su mirada, por si acaso también se veían salpicados del regaño-Estamos ante una misión importante, llamo a los mejores hombres ¿y qué pasa? Que uno de ellos se porta como un chiquillo iniciando una pelea con uno de sus compañeros. Lárgate. Estás fuera de la misión y date por suspendido las próximas dos semanas

Sasuke parece estar a punto de protestar, incluso se giró en dirección a Kakashi, al cual observa con coraje mientras aprieta los puños por la impotencia que sentía al verse castigado tan duramente y delante de sus compañeros. Finalmente logró controlarse y luego de murmurar una aceptación, salió del lugar.

Todo aquella situación tenía a los presentes sumidos en la incomodidad y el asombro, excepto por uno de ellos, quien estaba absolutamente feliz. Suigetsu no tenía pensado revelar su carta más valiosa tan pronto, pero una pelea con Sasuke, referente a los resultados adversos de la última misión en que participó ante de irse de vacaciones, desbordaron su necesidad de fastidiar a Sasuke. No era como planeaba usar la información, pero la cara del engreído Uchiha….lo valía. Si a eso le sumaban el hecho de que estaba suspendido, Suigetsu no tenía duda de que las cosas le resultaron mucho mejor de lo esperado.

Una vez que Sasuke se hubo ido, Kakashi se acercó hasta Naruto para observar de cerca sus heridas.

-¿Estás bien? ¿Crees tener algún problema para salir? Porque la misión a la que iremos es muy importante y necesitamos que estés en óptimas cualidades

-Sin problema. Son golpes sin importancia

-Bien. Porque no puede haber un solo fallo en la misión que haremos. Un solo error puede significar la muerte de todos.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

Era ya de noche cuando Sakura finalmente se decidió a abandonar el refugio que le significaba el departamento de Ino para regresar a su propia casa. Como su amiga tenía turno en el hospital tuvo que dejarla sola, pero como no le gustó quedarse sola en un espacio que no era suyo y perdida en pensamientos deprimentes, decidió que era algo que podía seguir haciendo desde su casa.

Cuando entró en su departamento se llevó un tremendo susto cuando una lámpara de la mesilla de la sala se prendió sin que ella la activara. La luz que emitía la lámpara iluminó suavemente la habitación, pero sobre todo al hombre que estaba sentado en su sofá.

-Sasuke-susurró nerviosamente. Él era la última persona que esperaba ver ese día, pero sobre todo la desconcertaba su actitud. Aunque los separaban un par de metros, podía sentir sin problemas la rabia que emanaba-¿Qué haces aquí?

-Esperándote-fue su sencilla respuesta mientras se levantaba del sillón y se acercaba a ella con la misma fluidez de movimiento con que lo haría un tigre a su presa-He estado esperándote porque hay algo que quiero preguntarte. ¿Desde hace cuánto te acuestas con mi mejor amigo?

Continuará...
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 23
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por when21 el Vie Feb 22, 2013 1:25 am

Mierda!!!
Hinata es una perra ¬¬
Como hacer eso delante de naruto? >.<
Y para colmo sakura los vio...
Y ahora suigetsu le conto a sasuke lo que paso entre ellos
Naruto perdió a su amigo y ahora este va contra naruto ._.
Espero la conti... Quiero saber que pasara Dx

_________________

Gracias chicas <3


εїз Firma con mi Nee <3 εїз:

εїз FC εїз:




PREMIOS SEPTIMO HOKAGE:
   
Gracias te kerooo! <3
avatar
when21
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 3261
Edad : 24
Localización En alguna parte del universo (?
Nakus 60444
Posesiones :




Ver perfil de usuario http://when21.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por SALAMANDRAHANSUKO el Vie Feb 22, 2013 5:46 am

T.T tks uchiha como dejo a Naruto todo por culpa seguetsu (p*to bocon ¬¬)

Pendeja de hinata -.- joder con esta que no tiene valor con la boca si no con las manos.




avatar
SALAMANDRAHANSUKO
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 103
Localización En el lugar mas recondito del Mundo
Nakus 1600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por NaruSaku-12 el Vie Feb 22, 2013 10:41 am

¡Oh mierda!¡Ahora sí que se jodió todo!
Maldita Hinata,es una maldita golfa.Ojalá y la maten de un tiro. ¬¬
¿Cómo se atreve a hacer eso frente a Naru-kun?¡Y Saku-Chan los vió!
El maldito de Suigetsu dijo lo que pasó entre Naru-kun y Saku-Chan…¡Metiche!
Espero la Conti Ansiosísísísísísísísísísísísísísísísísísísísísísísísísísísíma. Razz


Saludos,besos y abrazos.
Onion bye

avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Estefi chan el Sáb Feb 23, 2013 1:41 am

Hola , hola !!! más capitulos xD

Capitulo 28

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.

CAPÍTULO 28

HORAS ANTES

La sala estaba repleta de policías completamente entrenados para entrar en acción, pero también de una inquietante tensión. Era muy preocupante que un superior hablara tan abiertamente de los riesgos, porque casi sonaba como si tuvieran opción de elegir participar o retirarse. La opción nunca se daba a menos que fuera una cuestión muy delicada la que los requería.

Nadie habló o se movió, simplemente aguardaron a que Kakashi se colocara delante de todos y comenzara su explicación. Pero en lugar de ello, le cedió el turno a Yamato, que comenzó con el discurso

-Ayer por la noche Uchiha Itachi fue víctima de una emboscada en su propia casa. Ni su estatus de testigo protegido ni el que su ubicación era conocida sólo por unos pocos fue impedimento para que un comando de asesinos a cargo de Akatsuki trataran de silenciarlo. Gracias al excelente oficial que siempre ha sido, lo que pudo convertirse en una tragedia terminó bien porque, a pesar de estar herido, no sólo logró repeler el ataque hasta que llegaran refuerzos, sino que persiguió y capturó al mismísimo Uchiha Madara, alias Tobi, uno de los líderes de la organización y quien deseaba estar presente cuando su viejo compañero fuera asesinado. Gracias al valor de Itachi hemos conseguido capturar a un criminal peligroso…y quizá logremos capturar a otros más. Como parte de un trato para librar la pena de muerte por el cargo de terrorismo, Madara ha revelado información sobre las actividades de Akatsuki. Pero más importante que eso, nos ha dado la oportunidad de capturar al líder de la misma.

La información recibida al momento era inquietante, pero sobre todo motivante por la posibilidad de capturar al fin a uno de los hombres más buscados por todos los países. Antes de que todos tuvieran tiempo de calibrar lo que ocurriría con esa valiosa información, Kakashi tomó el turno y procedió a explicar

-Esta tarde estaba planeada una reunión entre Madara y Fuuma Yahiko, alias Pein, obviamente Madara no estará presente…pero nosotros sí. La reunión tendría lugar en un sitio considerado seguro por ambos, así que Pein entrará sin guardias, a lo mucho lo hará con su compañera, Konan, sobre quien también pesa una orden de arresto. Se ha meditado por horas el procedimiento a seguir y finalmente tenemos una idea adecuada. La reunión será en un edificio abandonado, pero está a sólo un par de calles de una de las zonas más concurridas de la ciudad, por esa razón hay que ser muy cuidadosos pues no queremos que personas inocentes resulten heridas en un enfrentamiento. Por favor explícales el procedimiento, Tenzou-indicó dando un paso atrás, para que Yamato ocupara su lugar

-Hai. Según los datos que tenemos, el escuadrón de pistoleros de Pein quedaría afuera del edificio, custodiando la entrada principal del lugar pues a los hombres de Madara correspondería la puerta trasera. Así que lo que haremos será lo siguiente. Un par de ustedes estarán dentro de un carro blindado, colocado en la puerta trasera, sin insignias oficiales a la vista, fingiremos ser la guardia de Madara. Otro grupo estará en otra camioneta unos metros atrás y el tercer grupo nos alcanzará más adelante para abrir camino. Lo más importante, y peligroso, de la misión será sacar a Pein y Konan del edificio hacia nosotros sin despertar sospechas. Todos comprenden que una balacera en un área tan concurrida podría desembocar en una tragedia; por esa misma razón ellos deberán ser sacados del lugar y metidos al carro blindado en tan sólo unos minutos…en absoluto silencio, antes de que sus guardias se percaten de que algo ocurre y nos persigan. Confiemos en que cuando lo hagan, hayamos logrado poner suficiente distancia entre ambos convoy. Un par de escuadrones de policía de tránsito se encargarán de cerrar algunas calles y reducirnos el tráfico lo más posible, pero no hay garantías de que eso funcione al cien por ciento. Será una carrera mortal en dirección al aeropuerto privado de donde partirá un helicóptero militar con nuestros prisioneros a bordo. Esperamos que el trayecto no dure más de 15 minutos-se escucharon un par de jadeos de incredulidad, porque hacer un recorrido tal en tan poco tiempo…sonaba imposible-Tengan presente de que entre más tiempo tarden ellos en percatarse de que hemos logrado raptar a sus líderes, mejor para nosotros. Porque sea el tiempo que sea, seremos perseguidos y disparados. Naruto, Sai

-Sí

-Sí-respondieron ambos al unísono y poniéndose en postura de firmes

-En ustedes recaerá el mayor peso de todo esto.

Naruto maldijo por enésima vez cuando sintió que la máscara se movía de su sitio, molestándolo en la barbilla

-Estoy harto de esta porquería-exclamó para si mismo, pero obtuvo respuesta de Sai, parado unos pasos atrás de él

-Quizá sea molesto, pero es una suerte que Madara esté tan quemado de la cara que tenga que usar esa máscara. Gracias a eso podrás ocultar tu identidad sin tantos problemas.

Lo cual era cierto. Como parte de la misión, ambos tenían que ocupar los lugares de Madara y su guardaespaldas, esperar la llegada de Pein…y luego capturarlos. La idea sonaba simple, lo difícil era reducirlos haciendo el menor disturbio posible y sin disparar una sola bala que alertara a sus mercenarios.

Era un poco preocupante que Sai no pudiera ocultar su identidad totalmente, pero al menos no podrían reconocerlo al verlo e identificar una trampa; en caso de una revancha…bueno, una vez capturados y con Akatsuki camino de ser disuelto, la vida de Sai no debería correr riesgos.

-Ahí vienen-murmuró Naruto al escuchar pasos acercarse a la habitación.

Sus palabras demostraron ser correctas cuando la puerta se abrió para dar paso a un pelirrojo, seguido por una mujer de aspecto frío. Sus rostros coincidían perfectamente con las fotografías que Madara se encargó de entregar para asegurar la identificación, en caso de que hubieran recurrido a una cirugía plástica desde que los testimonios de Jiraiya e Itachi estaban en los expedientes. Al parecer estaban seguros de que no serían atrapados, porque no tomaron esa medida, muy común entre los criminales de altos vuelos.

A duras penas logró contener la excitación por tener frente a él al hombre que casi mataba a su maestro. Anhelaba aquel encuentro, a pesar de estar consiente de que las posibilidades de que se produjeran eran pocas, pero ahora que tenía la oportunidad sabía que no fallaría en atraparlo.

La mujer, Konan, se situó justo detrás de Pein, con la mirada vigilante puesta en Sai. Según los informes que exhaustivamente tuvieron que leer de camino a aquel lugar, ambos eran una especie de amantes. Yahiko, Konan y Nagato fundaron Akatsuki diez años atrás, siendo pareja sentimental estos últimos, pero tras un agresivo cáncer, Nagato murió el año anterior. No hacían falta muchas capacidades de observación para percatarse de que Konan era la mano derecha y la única persona en quien confiaba totalmente su seguridad, porque a pesar de su apariencia femenina y frágil, la joven era una persona totalmente capacitada para matar sin dudar un segundo.

-Llegaste pronto, Madara. Siempre somos nosotros quienes tenemos que esperar

-Me interesaba ésta reunión-respondió, tratando de copiar lo más posible la voz que le fue mostrada en una grabación de camino al lugar. Sólo esperaba que su vieja habilidad para imitar voces no estuviera muy oxidada.

-Si tu interés ha crecido ¿significa que finalmente pondrás el dinero para comprar el armamento que necesitamos? La vez que Konan concertó contigo la reunión dijiste que ésta era una total pérdida de tiempo.

-Bueno…he cambiado de opinión-"Maldicón. ¿De qué armamento hablan?" Ese era un detalle que Madara había ocultado oportunamente y que podía meterlos en problemas.

Mientras pensaba cómo llevar el tema para sacarlos de la habitación y poder reducirlos antes de meter la pata drásticamente, Konan miró fijamente sus dedos, que estaban extendidos sobre la mesa y exclamó

-¡Yahiko!

Como si de una señal se tratara, el aludido se incorporó de golpe y empujó la mesa contra el rubio, tomándolo por sorpresa. Afortunadamente podía presumir de reflejos rápidos, así que se recuperó de la impresión y cargó contra Pein mientras Sai bloqueaba el paso de Konan y forcejeaba para desarmarla.

-Así que Madara nos ha vendido ¿eh poli?-escupió Pein, una vez que estuvo derribado en el suelo por una certera patada de Naruto

-Al parecer recibió una oferta que no pudo rechazar-respondió a la vez que lo obligaba a ponerse en pie y lo encañonaba discretamente por la espalda-Ahora van a ser unos buenos chicos y saldremos juntos de éste lugar

No dieron opción a resistirse, él y Sai se limitaron a empujarlos con fuerza, pero a la vez usando un poco de discreción por si alguien los viera salir no sospechara lo que pasaba.

La adrenalina bombeaba con fuerza mientras atravesaban el piso hasta llegar a la puerta trasera, permitiéndose sólo un breve respiro cuando la puerta se abrió y pudo ver el gesto aliviado de Kakashi

-De prisa, métanlos-su orden fue obedecida con presteza.

Ambos criminales fueron empujados sin ceremonias dentro de la camioneta, mientras el motor era puesto en marcha. Enseguida subieron Sai y Kakashi, era el turno de Naruto para subir, pero en lugar de eso arrojó al interior la máscara y tomó el chaleco antibalas que estaba colocado junto a la puerta

-Sube de inmediato-ordenó Kakashi, pero Naruto movió negativamente la cabeza mientras se ajustaba las correas del chaleco

-No. Iré en la camioneta que los seguirá. Entre más policías estén listos para disparar será mejor

-Pero…

-¡Váyanse! No sé cuánto tiempo tarden en darse cuenta de lo que ocurre, hay que irnos de inmediato. De nada habrá servido haberlos sacado sin problemas si somos descubiertos y no podemos contrarrestar su ataque.

Aunque Kakashi deseaba insistir, sabía que Naruto tenía razón. Las discusiones les quitarían tiempo y necesitaban todo el posible; así que la puerta se cerró dejándolo afuera. La camioneta aceleró en un segundo y casi enseguida giró la esquina la camioneta descubierta de la policía, donde viajaban sus compañeros, sin perder tiempo subió a ella y tomó una de las armas que estaban en el suelo.

-Tu lugar estaba con la carga blindada-el regaño de Neji provocó en él una risa sardónica

-¿Y perderme la diversión?

Apenas llevaban un par de minutos de trayecto cuando el ruido de derrapones les indicó que los gatilleros se acercaban. Para su mala suerte aún estaban dentro del tráfico, convirtiendo a todo automovilista en una posible víctima de bala perdida

-Maldición ¡hay que ir más rápido, Kiba!-gritó Naruto, mientras levantaba su arma y apuntaba a la distancia

-¿Te crees que voy manejando como una abuela?-aulló indignado el aludido, metiendo el acelerador todo lo que posible

Si bien la camioneta donde llevaban a los prisioneros era blindada y no se preocupaban porque cayeran asesinados por algún tirador, eso reducía la velocidad del vehículo y en consecuencia la de ellos. Afortunadamente el desvío que los de tránsito planearon estaba listo y pudieron ingresar en una calle desierta, sin la preocupación que significaba la presencia de civiles.

El punto malo era que también se le quitaban los estorbos a los rivales, por lo que la distancia entre ambos vehículos disminuyó significativamente. Un escalofrío recorrió el cuerpo de Naruto al ver que uno de ellos se asomaba por la ventanilla con una bazuca; pero antes de que pudiera preocuparse realmente, el tipo se desplomó muerto con un tiro en la frente, cortesía de Neji.

-Alcanzo a ver tres camionetas. Ese maldito de Madara dijo que sólo llevaba una como escolta-murmuró el Hyuga

-Obviamente confiaba en que cayeran unos cuantos de nosotros.

Los disparos sonaban a diestra y siniestra, con tanta cantidad de balas era sorprendente el hecho de que sólo hubiera un policía herido, con una bala en el hombro derecho, mientras que el bando contrario ostentaba unas cuantas bajas. Todo ello en casi 15 minutos de recorrido.

A lo lejos podía verse la reja que cercaba el aeropuerto, símbolo de que debían resistir sólo un poco más. Hasta ellos llegó el ruido de la puerta siendo derribada por un coche, el primer coche de escoltas de policía que iba abriendo camino, y enseguida un derrape de la camioneta blindada. La suya redujo un poco la velocidad para asegurar la retaguardia y darles un poco más de tiempo para que llegaran los prisioneros y fueran subidos al helicóptero, cuyas aspas ya podían oírse trabajar.

Finalmente su camioneta derrapó y frenó frente al helicóptero, sirviendo como escudo en lo que la nave alzaba el vuelo. Todos los policías bajaron del vehículo y se refugiaron tras el para poder responder el fuego de los rivales, que también acaban de ingresar al lugar.

Por el rabillo del ojo Naruto pudo ver que Sai se bajaba de la nave antes de que ésta iniciara el vuelo, quedando momentáneamente desprotegido. Presintiendo lo que podía ocurrir, Naruto se asomó por encima de la camioneta y disparó un par de veces antes de caer derribado por un proyectil.

Sai corrió hasta su amigo caído y lo jaló fuera del rango de las balas enemigas para protegerlo y poder ver el alcance del daño, rogando que sólo fuera una herida superficial. Cuando vio la cantidad de sangre que brotaba de su pecho, a pesar de portar el chaleco antibalas más resistente del mercado, supo que tenían graves problemas

Capitulo 29

Spoiler:

DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.

CAPÍTULO 29

La acusación flotó entre ambos, cargando el ambiente de una tensión casi insostenible. Sasuke esperó justificaciones, desmentidos, llantos…no lo que en realidad ocurrió. Sakura puso sus llaves sobre una mesilla, tomó aliento profundamente y habló

-¿Quién te lo dijo?-su voz tranquila desconcertó aún más al moreno

-¿Eso significa que lo aceptas?

-He preguntado que quién te lo dijo-repitió con fuerza

-Suigetsu. Los sorprendió en su fin de semana romántico en la playa ¿no me dijiste que te agradaba la idea de viajar sola? ¿Cómo te has atrevido? Me has humillado delante de todos mis compañeros, porque no dudo que ese maldito de Suigetsu se haya encargado de contárselo a todo mundo.

-¿Ah sí?

Sasuke estaba concentrado en su propia humillación, que no se percató del tono indiferente con el Sakura había hecho aquella pregunta. En lugar de eso, dio inicio a furiosa acusación

-Por si no fuera suficiente con tu infidelidad, lo más…asqueroso de lo que me hiciste, es que involucraras a Naruto ¡a mi mejor amigo! Sólo de imaginarlos….-dejó la frase incompleta, pero el tono de asco con que la pronunció dejaba claro su opinión al respecto. Repentinamente recordó un detalle y su furia creció un par de decibeles más-Aquella vez…me dijiste que estabas teniendo una aventura, sí hasta entraste en detalles sexuales, pero no te creí. Tonto de mí. Eres…jamás pensé que…eres una zorra. Una maldita zorra incapaz de respetar algo como una amistad. Ustedes me dan asco. Todos estos años he pensado que ustedes eran lo mejor en mi vida, que podía confiar en ambos ¡que eran los únicos que jamás me traicionarían! Quien me iba a decir que terminarían juntándose para traicionarme de una manera tan vil. No cabe duda que son el uno para el otro. Igual de traicioneros y…

Los ojos de Sakura llamearon por un instante, pero de inmediato volvieron a su actitud fría, simplemente alzó la barbilla con un aire completamente digno y respondió con una dulzura casi empalagosa.

-¿Sabes? Deberías decirle a Karin que se asegure de ponerse la ropa interior cuando salga de tu departamento

Esa simple frase, que no podía considerarse como una acusación directa, bastó para frenar de golpe las acusaciones de Sasuke, dejándolo boquiabierto. Tras ello caminó erguida en dirección a la cocina, sin importarle que para llegar a ella tuviera que pasar al lado de su 'ofendido novio'. Pero no representó un problema significativo, porque él ni siquiera se movió

Una vez en la cocina se dispuso a llenar de agua la tetera, a pesar de que no tenía ganas de tomar algo, sí sentía la necesidad de hacer algo para calmarse. Algo que mantuviera sus manos ocupadas y lejos del cuello de Sasuke.

En realidad lucía más tranquila de lo que se sentía. Nunca esperó que fueran descubiertos de aquella manera, ni siquiera cuando su única motivación era vengarse y deseaba que todo mundo lo supiera para hacer más deliciosa la venganza, pero principalmente nunca esperó que el nombre de Naruto se viera involucrado. Por él, y sólo por él, era que trató de mantener la calma lo más posible. De alguna manera se lo debía.

Acababa de poner la tetera en la hornilla cuando los pasos de Sasuke resonaron en la entrada de la cocina. Por unos interminables segundos él permaneció en silencio, aunque ignoraba si trataba de ponerla nerviosa apropósito o no sabía qué decir.

-¿Desde cuándo lo sabes?-el tono acusador había dado paso a uno cauteloso, ahora que Sasuke se sabía descubierto, esperaba tener información sobre el problema al que se enfrentaba.

-Semanas-respondió con tranquilidad, sin apartar su mirada de la tetera

-¿Por qué…no me lo dijiste?

-¿De que hubiera servido?-su voz sonaba cansada, tanto como lo estaba de la situación. Finalmente se giró para mirarlo y encogió los hombros con indiferencia-Te reclamé la otra infidelidad ¿recuerdas? Y lo único que conseguí de ti fue una promesa de que nunca volvería a pasar…algo que obviamente no cumpliste-Sasuke tuvo el detalle de parecer avergonzado-Pensé en reclamarte, en golpearte incluso, pero al final me di cuenta de que eso no cambiaría nada. Entonces se me ocurrió que lo mejor sería darte una lección, vengarme

-¿Qué?

-Pensé…involucrarme con alguien, tener una aventura y después decírtelo. Por eso me…-por un momento estuvo tentada a mentir diciéndole que aquella escapada a la playa había sido todo, pero Sasuke ya había recordado su comentario sobre un amante antes de la playa, y una mentira no ayudaría en nada a esas alturas-Se me ocurrió que si te ponía el cuerno y luego te lo contaba, te estaría regresando el golpe de una manera más efectiva que sólo confrontándote

-Ah, ya entiendo. Escoger a Naruto ¿era un aderezo a tu plan para darme un mayor golpe?

-¡No! Nunca pensaba decirte con quién te…fui infiel, su nombre tendría que haberse mantenido oculto

-Entonces ¿por qué? Pudiendo ser cualquiera…

-Porque quería sentirme segura, protegida. Si iba a engañarte, si iba a ignorar mis principios, entonces quería hacerlo con alguien que no me dañara, alguien en quien pudiera confiar

-Algo que él aceptó gustosamente

-¡No! Él se negó firmemente, no quería traicionar su amistad ni estar en una situación muy complicada

-Pues no se negó con mucha fuerza. Apuesto a que su estancia en la playa fue una tortura para él-replicó con marcado sarcasmo, que terminó por derrumbar la frialdad que ella trataba de mantener

-¡Te digo que no fue así! Yo lo amenacé, no le di opción porque le dije que si no era él, podría ir a cualquier bar a ligarme al primero que viera. Mi primera opción era él, ¡pero no dudes que lo hubiera hecho! Él sólo trató de protegerme

-¿Esperas que te crea eso? ¡Eres tú quien está tratando de protegerlo! He sido humillado delante de mis compañeros, de mis amigos y tú sólo piensas en defenderlo

Se permitió unos segundos para recrearse en la humillación sufrida por su ex, pero trató por todos los medio de no demostrar su satisfacción o de otra manera la conversación nunca llegaría al final que ella deseaba. Aún así, su actitud victimista le parecía una hipocresía que ella no estaba dispuesta a tolerar.

-Caray. Pues yo recuerdo perfectamente cómo invitaste a Karin a mi fiesta de cumpleaños. Todos mis invitados sabían quién era ella, pero no recuerdo que a ti te importara provocarme tal humillación

-…

-No me arrepiento de lo que hice, ni me voy a disculpar o pedir una nueva oportunidad…pero tampoco voy a dejar que Naruto cargue con todas las culpas. Él es tu amigo

-Lo era. ¿Esperas que pueda seguirlo siendo con lo que sé? Se supone que las novias de los mejores amigos son intocables, algo que él no respetó

-También se supone que debías respetarme, guardarme fidelidad, pero tampoco tú lo respetaste ¿Acaso los parámetros por los que juzgas no son aplicables a ti?

-Yo no te engañé con Ino

-¡Porque ella JAMÁS lo hubiera permitido! Pero se sincero Sasuke, de haber tenido la oportunidad ¿lo hubieras hecho?

-No voy a contestar esa tontería

-Tu silencio es suficiente respuesta. Estás ahí parado con aires de grandeza, tratando de demostrarme una superioridad moral que no tienes porque te he sorprendido en dos infidelidades. Aunque ¿quién me dice que sólo han sido esas dos? ¿Cómo sé que a lo largo de los años no te has dedicado a acostarte con cualquier cosa que llevara falda?

-¿Qué es esto? Como no puedes defenderte te dedicas a acusarme de todo lo que puedes sólo por justificarte. Tú misma reconoces que querías herirme, sin importarte que te ame

-¡Ay por favor! No esperes que me crea eso de que me amas, ¡no a estas alturas!

-¿Qué dices?

-Me niego a creer que me ames. Porque si lo hicieras…si en verdad tuvieras amor en tu corazón, entonces la idea de estar con otra mujer que no fuera yo, debería ser totalmente…irrealizable.

-¿Eso que tiene que ver? Lo que yo he tenido con Karin, o con cualquier otra, es simplemente sexo, no tiene nada que ver con el amor. Si fueras hombre entenderías lo que digo, pero como eres una mujer no puedes entenderlo porque para ustedes el sexo debe ir aunado con un sentimiento. Pero hasta en eso tú misma estarías siendo una hipócrita ¿o acaso no te has acostado con Naruto a pesar de amarme?-terminó con una sonrisa burlona, pero ésta se congeló en sus labios al ver la forma en que Sakura sostuvo su mirada

-Ése es el punto, yo ya no te amo. De pronto hasta me he preguntado si en verdad te he amado en algún momento, si algún día fue algo más que un enamoramiento juvenil que se reforzó con la costumbre. Porque definitivamente lo que siento por ti…no tiene punto de comparación con lo que él me inspira

-¿É…él? ¿Estás tratando de decirme que tú lo amas?

-Sí. Estoy totalmente enamorada de Naruto. No, corrección, lo amo. Enamorada es lo que tenía contigo; viviendo una fantasía, en una relación ideal que no teníamos e ignorando tus defectos. Amor es lo que siento por él; lo acepto como es, convivo con sus defectos y me comprometo con él al máximo. Por eso te digo que si me amaras no podrías estar con una mujer que no fuera yo; porque para mí la idea de acostarme con alguien que no sea él, que sean otros labios los que me besen u otras manos las que me toquen…me da asco.

La expresión de Sasuke era un poema. Una mezcla entre incredulidad y alucinación. Su expresión duró hasta que sus labios comenzaron a curvarse en una sonrisa burlona, poco a poco esa mueca se convirtió en una risa ahogada para finalmente desembocar estridente carcajada.

-¿Te has oído, Sakura? Me criticas por mis aventuras, dices que te lastimé ¡pero vas y te enamoras de alguien igual que yo! ¿Acaso esperas que él sí te sea fiel? ¿Precisamente él? Yo soy un santo a su lado, sus conquistas llenarían un directorio telefónico. No pensarás realmente que él podría serte fiel cuando le sobran mujeres más hermosas que tú

Sakura no le permitió la dicha de que le afectara su comentario, en lugar de ponerse a discutir se enderezó adquiriendo una pose digna y lo miró como alguien lo haría con una basura

-No te atrevas a compararte con él. Naruto no es igual a ti, él sí es alguien capaz de respetar sus promesas, de ser leal y fiel a quien ama. Sé que nunca me lastimaría de esa manera.

Su apasionada defensa salió involuntariamente de ella, casi sin meditar sus palabras, pero en cuanto las escuchó…supo que era verdad. Naruto no era una persona que valorara sus relaciones a la ligera ni faltara a sus promesas. No tenía duda de que él jamás le sería infiel si estuvieran casados.

"Me conoces" recordar las palabras de Naruto cuando lo acusó de engañarla con Hinata la hizo sentir tremendamente culpable. No servía como justificación decir que las infidelidades Sasuke lograron hacer mella en su propia seguridad y confianza hacia una potencial nueva pareja. No podía usar ese argumento porque él nunca le dio motivos para dudar de su palabra y aún así ella le había fallado al creerlo culpable y no permitirle explicarse.

Su momento de iluminación la golpeó de lleno, quitándole todas las fuerzas y ganas para pelear, en lugar de eso tomó aire profundamente antes de hablar con un tono amistoso.

-Esto es ridículo. Quería hacerte daño, el mismo daño que tú me hacías, eso no me hace una buena persona. La realidad es que…tú y yo ya no nos amamos. Lo que tuvimos murió hace mucho

-Habla por ti

-¡Por favor Sasuke, piénsalo un poco! ¿Me amas igual que cuando empezamos a andar? ¿Piensas sólo en mí? ¿Te sientes completo cuando estamos juntos? Yo creo que…la costumbre nos ganó desde hace mucho; que el amor nos dejó hace tiempo y sólo era…una agradable costumbre saber que teníamos al otro. ¿Por qué no, por los años juntos, tratamos de terminar esto de la manera más…tranquila posible? Obviamente esto no tiene vuelta atrás, ni quiero que la tenga, pero tampoco quiero que terminemos como enemigos.

-¿Esperas que seamos amigos?

-Yo no importo, pero Naruto sí. Para él, tú eres lo más cercano a un hermano y no soporto la idea de haber arruinado eso sólo por…un estúpido deseo de desquitarme

Sasuke estaba totalmente sorprendido por su petición, porque abogara buscando un perdón para Naruto, pero antes de que pudiera responder su pregunta el sonido del teléfono lo cortó

-Ignóralo, que salte la contestadora-indicó Sakura, pero ahora fue la angustiada voz de Ino la que interrumpió a Sasuke

-Maldición Sakura ¿dónde estás? He tratado de localizarte desde…en todas partes…¡maldición! En cuanto escuches esté mensaje quiero que vengas a la clínica ¡De inmediato! Es sobre Naruto. Él está grave…muy grave. Por lo que mas quieras Sakura, no tardes.

Lo que parecía el inicio de un sollozo quedó interrumpido por el timbrazo que indicaba el término del tiempo de grabación. Ese mismo timbre retumbó con fuerza en las paredes del silencioso apartamento





Capitulo 30

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.

CAPÍTULO 30

Hinata había perdido la cuenta del tiempo que llevaba en la sala de espera del hospital, esperando noticias de Naruto sin obtener respuesta. Desde que escuchó por radio que había sido herido durante el operativo, se plantó en el hospital, pero hasta el momento nadie le informaba nada sobre su estado de salud.

Estaba sola en la sala porque sus compañeros del operativo tenían que prestar declaración y culminar el papeleo que correspondía a una misión así. Sai era el único que la acompañaba, pero se había alejado para buscar a Ino y tratar que ella se informara.

Estaba verdaderamente desesperada por noticias, buenas noticias, así que cuando vio que la luz del quirófano se apagaba y salía un doctor, se acercó corriendo hacia él

-Familiares de Uzumaki Naruto.

-Yo, soy su…-¿qué decir? No creía que le negaran información si revelaba ser sólo su amiga, pero ¿y si lo hacían? Las mejillas se le sonrojaron un poco cuando aseguró-Su novia

-Eso no es cierto

No era necesario girarse para saber quién era la recién llegada, reconocería esa voz en cualquier lugar, su rival estaba ahí. No la sorprendió mucho su presencia pero sí la de Sasuke, porque sabía lo que pasaba entre Naruto y su rival de amores, así que la presencia del otro implicado era un poco desconcertante. No tuvo tiempo de pensar detenidamente lo que pasaba porque Sakura se hizo de inmediato con el control de la situación; tras lanzarle una fría mirada que llevaba claro el mensaje de 'lárgate de aquí', dijo con seguridad mirándola directamente a los ojos

-Ella no es nada de Naruto. En cambio yo soy su mujer

El mensaje era demasiado claro como para ser ignorado o buscar otras lecturas. Más que establecerle al doctor su derecho a la información, le estaba dejando claro a ella cuál era su papel en la vida de Naruto y diciéndole que no había lugar para ella en ese lugar.

Su rival no le dio tiempo a justificarse, a decirle que lo consideraba su amigo y por ello se sentía con derecho a esperar noticias de él, a escucharlas al mismo tiempo que ella. Sakura simplemente se giró con discreción e instintivamente el hombre imitó el movimiento, dándole la espalda a la joven Hyuga y aislándola de ese pequeño círculo

-Haruno-san, no me lo esperaba

-Matsumoto-sama, le suplico que me informe de la condición de Uzumaki Naruto

-La cirugía acaba de terminar, pero no tendremos un pronóstico seguro hasta que pasen las 72 horas

-Pero… ¿de momento?

Con toda la experiencia que tenía en el trato a pacientes, Sakura identificó inmediatamente una mala noticia escondida en el suspiro del doctor.

-De momento…está grave. Pero como dije, habrá que esperar las 72 horas para hacerse una idea de su recuperación.

-¿Usted se encargó de la cirugía?

-No-el hombre se movió incómodo en su lugar, inseguro de compartir toda la información-Tsunade-sama se encontraba haciendo un recorrido por el hospital cuando el paciente ingresó de emergencia. Ella…dejó de lado todo, se puso el traje de quirófano y se encargó de todo el procedimiento-ésa noticia la hizo sentirse un poco más aliviada. Si la propia Tsunade se había hecho cargo de la cirugía aumentaba las posibilidades de recuperación para Naruto-Aún así…el estado del paciente es muy grave. La bala estuvo a milímetros de perforar el corazón del paciente, pero aunque tuvo suerte en eso, perdió mucha sangre durante el traslado. Se ha hecho todo lo posible, ahora todo dependerá de la propia voluntada del paciente para recuperarse

-Co…comprendo-susurró con pesar

-Con su permiso me retiro. Les avisarán cuando puedan pasar a verlo, pero por el momento permanecerá en terapia intensiva

Sakura no quería que se fuera aún, quería más respuestas, saber cómo ocurrieron las cosas…respuestas que difícilmente encontraría con el viejo doctor.

-Ino, debo encontrara a Ino-pronunció en voz alta, intentando ordenar sus ideas para saber dónde buscar a su amiga.

Dio unos pasos, pero fue inmediatamente interceptada por Hinata, de quien se había asegurado de mantener alejada de las noticias, pero aunque la joven no peleó por escuchar lo que el doctor informó, ahora sí parecía decidida a pedir información

-Sakura-san, por favor dime ¿cómo está…?

-Lárgate de aquí Hinata-escupió Sakura, recalcando sus rudas palabras con un violento empujón-Tú lugar no está aquí, el mío sí.

-Pero…

-He dicho que te vayas. No creas que se me ha olvidado lo que pasó en su departamento, así que considérate afortunada de que no te eche de aquí a empujones. Pero si vuelvo a ver que te acercas a mi hombre…no vas a correr tanta suerte.

Amedrentada por la expresión de Sakura, mucho más intimidante que sus palabras, Hinata dio un paso atrás y ya no impidió el paso de la otra.

Con un suspiro de cansancio Tsunade se dejó caer en su sillón. Aunque amaba la medicina, sus responsabilidades al frente de Konoha le impedían dedicarle a su pasión tanto tiempo como le gustaría, por eso mismo insistió tanto en tener permanentemente una oficina en el hospital. Cuando se enteraba de un caso interesante ella se encargaba personalmente de el a la vez que entrenaba a quienes les veía grandes aptitudes.

Estaba a punto de abrir el cajón de su escritorio donde siempre estaba su bienamada botella de sake, cuando su puerta se abrió con tal estrépito que ésta terminó golpeando contra la pared

-¡Tsunade!

Aún no terminaba de acostumbrarse a sentir aquella sensación cálida y envolvente que la invadía cuando estaba en presencia de aquel recién llegado, pero tenían muchos años por delante para terminar de acostumbrarse a ello. Como ese no era el momento indicado para tener pensamientos románticos, sacó la botella y la colocó sobre el escritorio, sabiendo que ambos la necesitarían en unos minutos

-¡Mi muchacho! ¿Cómo está mi muchacho?-preguntó casi con violencia, mientras tomaba por un hombro a la rubia-Escuché lo que pasó, pero quiero saber cómo está él

-¿Cómo te enteraste?

-¡Eso no importa! Después te digo todos los nombres que quieras, de momento lo único que me interesa es saber tu pronóstico para Naruto

A lo largo de los años Tsunade había convivido con Naruto en muchas ocasiones, pero independientemente de esa convivencia, sabía lo importante que era para su viejo amigo, y nuevo amor, el bienestar del rubio. Nada le gustaría más que ahorrarle una preocupación, pero como eso era imposible lo mejor sería decirle las cosas como son.

-Está grave. Yo misma me encargué de su operación y te puedo decir que fue un verdadero milagro que resistiera el traslado. El tiroteo todavía duró unos minutos después de que fue herido, si a eso le sumamos el tiempo que tardaron en llegar hasta acá…

-Entiendo

Y en verdad lo hacía. Él mismo estuvo a punto de morir unos meses atrás, también como todo policía estaba conciente de los riesgos que corrían en la calle…pero él era su muchacho. Su orgullo. Lo más cercano a un nieto que tenía.

Era ridículo sentirse culpable, racionalmente lo sabía pero emocionalmente era otra cosa. De alguna manera sentía que si Naruto moría…habría terminado de fallarle a Minato cuando le encargó a su hijo.

-¿Él…?-su voz se rompió antes de poder pronunciar la terrible palabra, pero su viejo amor entendió perfectamente la pregunta pues contestó

-No lo sé. Otro en su lugar, con esa herida, con la cantidad de sangre perdida, ya hubiera muerto. Él resistió el trayecto y la operación. Me atrevo a decir que todo está en sus manos.

Jiraiya asintió con lentitud mientras se dejaba caer en el sillón más cercano. En silencio Tsunade llenó un vaso con el sake y se lo acercó; como si lo hubiera estado esperando, tomó el vaso y bebió su contenido de un solo trago.

-Si todo depende de él, entonces estoy seguro que saldrá de ésta. Ése muchacho tiene planes, su destino no puede acabar aquí ¡y él lo sabe! Alguien con toda la vida por delante no puede caer. No debe caer.

Sabiamente Tsunade se guardó el comentario de que eso pasaba todo el tiempo, que todos los días morían muchachos en la flor de la vida. En lugar de eso caminó hasta su lugar y sin mediar palabra, lo jaló por la nuca hasta enterrar su rostro en su pecho y ella misma apoyó su barbilla entre los cabellos blancos del hombre.

Permanecieron inmóviles por tiempo indefinido, encerrados en su propio capullo donde las malas noticias no tenían lugar.

Para cuando finalmente alcanzó a ver a Ino, Sakura respiró aliviada. Llevaba varios minutos buscándola, segura de que sólo ella podría darle la información que tanto necesitaba. Era tal su ansiedad que prácticamente corrió a su encuentro

-¡Sakura! Me alegro que llegaras

-Ino, ¿qué pasó?-la interrogó al tiempo que la sacudía violentamente por los hombros

-¡Cálmate Sakura!-dándose cuenta de lo que estaba haciendo, retiró las manos y la miró con disculpa-Estaba a punto de ir a ver si todavía estaban en cirugía

-Ya no. Los van a trasladar a cuidados intensivos

-Comprendo-susurró desviando la mirada

-¡Pues yo no! ¿Qué es lo que pasó? De camino para acá Sasuke me dijo que iba a salir a un operativo, pero no sabe de qué era

Sólo hasta ese momento la rubia fue consiente de la presencia de Sasuke, la silenciosa presencia sería la descripción más adecuada; porque su silencio tan espeso era lo que le impidió percatarse de que estaba a su lado

-No sé bien los detalles, sólo sé que fue herido en el pecho

-Eso también lo sé yo, pero lo que quiero saber es cómo pasó ¿Cómo ves la situación Ino? El doctor no quiso darme un pronóstico, pero si tú sabes cómo ocurrieron las cosas puedes decirme algo más concreto

-Es que…lo que sé no es muy esperanzador, Sakura.

-¡Aún así, necesito saber!

-Fue un disparo. De una 'mata policías'

Sakura trastabilló de la impresión. Conocía el término porque en un par de ocasiones había tratado con heridos por ese calibre, heridos que no sobrevivieron. Ese término escondía palabras preocupantes para todo médico: alto calibre, expansiva, anti blindajes.

La bala podía no haber dado al corazón, pero sí haber afectado gravemente lo que lo rodeaba. Si a eso se le sumaba la pérdida de sangre…

Se sobresaltó al sentir una mano en su hombro. Hubiera esperado que el gesto de apoyo viniera de su amiga, por eso se sorprendió totalmente cuando comprendió que era Sasuke quien se lo brindaba.

-Despreocúpate. Él es demasiado duro como para caer con una tontería como esa.

-¿Lo…dices en serio?

-Ese idiota no va a rendirse contra una simple bala. Además…no puede morirse sin que él y yo arreglemos cuentas.

Aunque trató de sonar amenazante, su gesto lo desmentía. Quizá siguiera furioso con él, pero dejando de lado la traición de la que se sentía víctima y la furia que dirigía a Naruto por su papel en ella, pesaban más los años de amistad. Sin importar que después de eso jamás volvieran a hablarse, Sasuke quería a su amigo vivo y a salvo. Sólo eso importaba

Continuará...


Última edición por Estefi chan el Dom Feb 24, 2013 7:32 am, editado 1 vez
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 23
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por when21 el Sáb Feb 23, 2013 2:52 am

Joder x.x
La cosa va mal!!!
Ojala que naru se mejore D:
Venga tu puedes narutin!!
Hinata no tienes que estar allí e.e
Eres una plaga!!!
Así se hace saku -w-
Espero la conti xD

_________________

Gracias chicas <3


εїз Firma con mi Nee <3 εїз:

εїз FC εїз:




PREMIOS SEPTIMO HOKAGE:
   
Gracias te kerooo! <3
avatar
when21
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 3261
Edad : 24
Localización En alguna parte del universo (?
Nakus 60444
Posesiones :




Ver perfil de usuario http://when21.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por SALAMANDRAHANSUKO el Sáb Feb 23, 2013 4:14 am

Ey estefi chan repetiste el capitulo 28 falta el capitulo 29 (en donde hablaban sasuke y sakura).

¬¬ pucha Hinata que metiche menos mal sakura la saco.


T.T Naruto se recuperara estoy segura.



avatar
SALAMANDRAHANSUKO
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 103
Localización En el lugar mas recondito del Mundo
Nakus 1600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por NaruSaku-12 el Sáb Feb 23, 2013 10:18 am

Estefi-Chan repetiste el capítulo 28,falta el 29 como dijo Salamandrahansuko.
Pero…Hinata no tiene nada que hacer allá.
Bien hecho Saku-Chan,Naru-kun es sólo tuyo.
Quiero que Naru-kun se mejore. TT_TT
Espero la Conti Ansiosísísísísísísísísísísísísíma. Razz


Saludos,besos y abrazos.
Onion bye

avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Estefi chan el Dom Feb 24, 2013 7:37 am

Hola !!! Gracias por avisarme de mi error , ya lo cambíe Very Happy

Capitulo 31

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.

CAPÍTULO 31

Apenas había trascurrido una hora desde que terminó la operación e Ino ya se sentía agotada, o al menos bastante estresada. Tuvo que recurrir a sus mejores guiños y sonrisas para conseguir que le asignaran a Sakura el cuidado del rubio; aunque su amiga no era enfermera y le faltaba muy poco para obtener el título en medicina, estaba dispuesta a hacer el trabajo duro con tal de estar cerca de Naruto y encargarse de él personalmente.

Deseosa de tomar un café que la ayudara a aguantar las horas que se le venían encima, se dirigía a la cafetería cuando una voz a su espalda la hizo apretar el paso. Tres veces tuvo que repetir la operación porque el individuo que luchaba por obtener su atención no parecía capaz de entender el mensaje, estaba por aumentar nuevamente el paso cuando un brusco jalón en su brazo la hizo detenerse

-Ino-chan, quiero hablar contigo

-¿Ah sí? Lo malo es que yo no. Si lo que quieres son noticias sobre Naruto lo mejor es que busques a Sakura para dártelas; a éstas alturas la frentona ya debe saberse de memoria el expediente clínico

-En realidad quiero hablar sobre nosotros

-Pues ese es un tema que no pienso hablar. Mucho menos en el pasillo de un hospital

Segura de que con su actitud bastaba para desanimarlo, tiró de su brazo para liberarse y continuar su camino. Apenas había dado unos cinco pasos cuando sintió que era tomada de la cintura y cargada sin la menor consideración. Antes de que pudiera gritar alguna maldición se vio encerrada en la oscuridad de un cuarto

-¿Dó.estoy?-su voz sonaba tan al límite como se sentía. Estaba a punto de matar a un policía con sus propias manos ¡y al diablo con la condena que le caería!

-En un cuarto de intendencia, fue lo primero que vi-respondió Sai con calma e inmediatamente prendió el foco que pendía sobre ellos-Dijiste que no querías hablar en su sitio público…

-¡Y mucho menos en un cuarto donde choco con una escoba!-tuvo que inspirar profundamente en un par de ocasiones para calmar un poco sus ansias asesinas y advertir-Si no quieres que te mate, mas vale que digas lo que tengas que decir de inmediato. Te doy tres minutos antes de que empiece a golpearte como una loca

-Perdón

-¿Uh?

-Te hice daño cuando terminé la relación, algo que jamás quise pero metí la pata. La verdad es que mientras estuve contigo…fui muy feliz. Demasiado feliz. Tanto que me asusté

-¿Qué? ¿Puede alguien asustarse por ser feliz? Es lo que todos queremos

-Pues sí pero…creo que no estaba preparado. Sabes cómo crecí Ino-chan, a pesar de que ha pasado tiempo desde que salí de la disciplina Danzou, los sentimientos me cuestan mucho trabajo. He visto a algunos compañeros y han logrado superarlo pero yendo poco a poco. Contigo todo pasaba muy rápido

-¿Es mi culpa?-exclamó muy ofendida, así que el moreno se apresuró a sacudir las manos para tranquilizarla

-No. Verás es que…aunque tú no lo digas abiertamente, sé que algún día te gustaría casarte y formar una familia y eso…me asustó

-¡Estás loco! ¿Acaso en algún momento te presioné para que me lo pidieras?

-No exactamente. Me presionabas para que me abriera a ti, para que fuera tan cariñosa como tú, querías que compartiera contigo…y aunque lo deseaba no podía. Así que en lugar de tratar de abrirme, di marcha atrás. Quería sentir, llevo años tratando de combatir la 'programación' que Danzou me dio, pero al mismo tiempo…me daba miedo hacerlo. Quizá sea incorrecto, antinatural verte privado de emociones, pero es lo único que he conocido toda mi vida. Al principio pensé en pedirte tiempo, que simplemente pusiéramos en pausa…pero finalmente pudo más mi miedo y lo terminé todo. En lugar de intentar hacer el esfuerzo por abrirme y cambiar, me resistí a intentarlo y elegí quedarme en lo que me era conocido; ya sabes ese refrán de 'más vale malo por conocido…'

-Sí, lo he oído… Gracias por explicarme esto pero no entiendo ¿por qué me lo dices?

-Porque estoy cansado de huir. Te quiero Ino-chan, y aunque estoy muy asustado por lo que despiertas en mí…me asusta más la posibilidad de que te cases con Shikamaru y te pierda para siempre

Si bien estaba furiosa y confundida por la conversación, esa última frase la sacó por completo de balance. Siempre se percató que a Sai no le caí muy bien Shikamaru, lo había atribuido a los celos aunque el propio Sai lo negara, pero no entendía el por qué el nombre de su amigo salía a flote precisamente en aquel momento. Sobre todo si iba acompañado de las palabras boda con ella.

-¿Casarme con Shika? ¿De qué hablas?

-Los vi cuando fueron a comprar el anillo.

La rubia tuvo que rastrear un su mente por unos segundos hasta que entendió exactamente a qué anillo se refería el moreno y exclamó un jadeo de entendimiento

-¡Oh! Pero es que ese anillo no es para mí

-¿Qué?

-Lo acompañé para ayudarlo a elegir la sortija de compromiso adecuada para Temari

-¿Te…mari?

-Sí. Esos dos se van a casar

"Eso explica algunas cosas" pensó avergonzado Sai. Tendría que disculparse con Shikamaru por golpearlo siendo inocente

Una vez que el pequeño malentendido quedó aclarado, ambos se sumieron en el silencio, indecisos de cómo proceder a continuación.

-Bueno Sai…tú te has explicado y…si quieres una disculpa, la tienes. Pero eso ¿en qué cambian las cosas? Tú terminaste la relación y cada uno ha seguido su camino en este tiempo.

-Lo sé. Pero quiero volver a intentarlo Ino-chan. Eras abrumadora conmigo, demandante y siempre estabas tras de mí…pero cuando terminamos extrañé todo eso. Esta vez las cosas entre ambos serían diferentes porque estoy dispuesto a hacer eso cambios que antes tanto temía.

El corazón de Ino palpitó con tanta fuerza que casi podía imaginarse que el sonido de sus latidos podría ser escuchado por su compañero. Lo que Sai le decía sonaba genial, demasiado genial si tomaba en cuenta de que era la primera que lo escuchaba decir tantas palabras juntas en una misma conversación, pero aún se sentía insegura de creerle. Mejor dicho de aceptarlo.

Podía parecer alegre todo el tiempo, despreocupada muchas veces y por encima de la tristeza, pero la ruptura con Sai le dolió demasiado. Quizá sus amigos no fueran entender lo que vio en él, pero la realidad era que el pintor le llegó al corazón de una manera tan fuerte que nunca creyó posible. Por esa misma razón se negaba a ilusionarse de nueva cuenta para verse abandonada por segunda ocasión.

-¿Estás seguro de lo que estás diciendo, Sai? Yo puedo poner de mi parte y no ser tan…demandante contigo, entender que no eres tan abierto como yo y no exigirte que cambies, pero tampoco quiero que vuelvas a dar un paso atrás

-Ino. En estos minutos he abierto mi corazón y hablado de mis sentimientos más que en toda mi vida ¿eso no te dice algo?

-Sí-respondió satisfecha mientras una sonrisa comenzaba a extenderse por su rostro

-Pero voy a hacerlo mejor

Con cuidado para no golpear las cosas del armario, y que por ende les cayeran encima, se arrodillo a los pies de Ino, tomando la mano de la joven

-Ino-chan. Te amo ¿Quieres casarte conmigo?

La voz de Sai salió totalmente firme, llena de fuerza y convencimiento, mientras una gran sonrisa curvaba sus labios. Por primera vez sonreía abiertamente con facilidad, sin sentir que forzaba los músculos o que lo hacía porque era lo que correspondía a la situación…pero esa misma sonrisa se esfumó de golpe al escuchar la respuesta

-No

-¡¿Qué? Pero tú…él no…comprendo-susurró decepcionado. Estaba tratando de levantarse pero una mano en su hombro detuvo su movimiento

-Aún es pronto para ambos. Tú tienes que madurar tus sentimientos, tratar de dejar atrás tus barreras, y yo debo aprender a darte ese mismo tiempo. Ambos tenemos mucho que aprender el uno del otro antes de dar ese paso. Pero si me lo pides nuevamente en un tiempo, ten por seguro que aceptaré

Las palabras se colocaron poco a poco en la mente de Sai, que no pudo más que estar de acuerdo con ella. Sin importar cuanto se amaran, ambos necesitaban madurar más la relación antes de comprometerse definitivamente.

Un momento. Se amaban mutuamente ¿verdad?

-Ino-chan

-¿Sí?

-Te amo

-Lo sé, ya me lo dijiste

-Pero tú no lo has dicho

-¿En serio?-preguntó con una sonrisa ligera que estaba empezando a ponerlo verdaderamente nervioso, hasta que ella fue incapaz de seguirlo torturando-Tonto yo también te amo

Se puso de pie de un salto y con ese mismo entusiasmo aplastó a la joven contra la pared del cuarto y presionó los labios de ambos en un apasionado beso.

-¿Recuerdas cuando me dijiste que era demasiado frío contigo y ni siquiera daba los pasos para iniciar nuestros encuentros?-preguntó cuando se separaron brevemente, ella fue incapaz de contestar más que con un asentimiento-Pues no creo que vuelvas a decir lo mismo una vez que te haga el amor en el cuarto de mantenimiento

-Eso tendrás que probarlo-respondió la joven, forcejeando con los botones delanteros de su uniforme.

Unos minutos después, cuando el encargado de mantenimiento abrió la puerta para sacar una escoba y se encontró de frente con dos jóvenes desnudos y atónitos, se juró a si mismo que al día siguiente cerraría con llave ese lugar. O cobraría cuota. Lo que fuera más redituable

Capitulo 32

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.

CAPÍTULO 32

Tras varias horas de tensión, el cuerpo de Sakura parecía estar cerca del límite, o al menos eso se sacaba a conclusión cuando se desplomó contra un asiento cercano. No importaba que todo mundo le dijera que se fuera a su casa a descansar, que Naruto no despertaría en las próximas horas, que le avisarían si algo pasaba…ella no estaba dispuesta a alejarse de él. Así tuviera que vivir en la clínica hasta que él despertara, no se marcharía.

Pero su propio cuerpo parecía manifestarse contra su decisión con un potente dolor de cabeza. Ella, que nunca en su vida había sufrido de migraña, estaba segura de empezar a padecer una. No era cosa del cansancio, estaba acostumbrada a trabajar turnos verdaderamente mortales, era la preocupación por la salud de Naruto lo que la tenía así.

-Sakura-san

Casi gimió en voz alta en cuanto reconoció aquella voz. Entendía que todos los compañeros de Naruto estuvieran preocupados por él y buscaran informarse en todo momento por su estado ¿pero tenía que ser precisamente ella? Muy a regañadientes abrió los ojos para observar frente a ella a su rival.

-Hinata-murmuró con disgusto. No esperaba encontrarse con ella después de su enfrentamiento del día anterior en que la amenazó con golpearla si volvía a acercarse. Su rival parecía también tenerlo presente, porque antes de que pudiera decir algo, se sentó a su lado y la miró de una forma tan suplicante que la incomodó

-Sé que no quieres verme aquí, pero yo necesito saber cómo está

-Podrías preguntárselo a cualquiera de la estación

-Quizá. Pero…sólo tú podrías darme la información que necesito

Le hubiera gustado negarse, alejarse de aquel asiento y de estar cerca de ella, pero se sentía incapaz de seguir ignorando la situación y los sentimientos que la Hyuga sentía por el mismo hombre que ella. Ese era el meollo del asunto. Ambas estaban enamoradas de la misma persona y ese convencimiento fue lo que detuvo a Sakura. Porque aunque estaba furiosa con ella, aunque se sentía celosa, entendía que Hinata se sintiera desesperada por tener noticias del hombre al que amaba. Independientemente de que ese hombre fuera precisamente Naruto.

-No hay cambios Hinata. No empeora ni mejora, simplemente está igual.

-Eso es bueno… ¿no?

-Ni bueno ni malo. Habrá que esperar para ver cómo se desarrollan las cosas.

Un profundo silencio invadió el espacio entre ambas sin que alguna de ellas hiciera algo para contenerlo. No eran amigas, sólo podía considerarse a si mismas como unas conocidas que se saludaban cuando se cruzaban por los pasillos de la estación o el hospital, aún así el destino las terminó colocando en una rivalidad inesperada. Regularmente Hinata guardaría silencio, asentiría y saldría del lugar para no provocar un enfrentamiento, pero no podía hacer eso cuando era Naruto lo que la detenía.

-Quiero…pedirte una disculpa, Sakura-san-sus palabras tomaron por sorpresa a la ojiverde, que incrédula observó el apenado rostro de la joven-Por lo que pasó en el departamento de Naruto-kun. Sé que lo que viste pudo parecer…incriminatorio, pero te puedo asegurar que no pasó nada entre ambos. Él estaba…a punto de rechazarme cuando entraste

Sakura estaba absolutamente sorprendida. Si bien ella estaba segura de que nada había ocurrido entre ambos, que Hinata lo aceptara voluntariamente era muy desconcertante.

-¿Por qué me lo confiesas? Otra en tu lugar me haría creer lo contrario

-Yo no juego sucio.

Era una respuesta simple, pero bastó para ganarse todo el respeto de Sakura. Hinata no actuaba como una enamorada despechada, sino como alguien que conocía cuál era su lugar en el corazón de su amado y lo aceptaba a pesar del dolor.

-Creo que te juzgué mal-murmuró para si misma, de manera que sus palabras no llegaron hasta los oídos de la otra

-Esa vez…yo en verdad intenté seducirlo. Llevo mucho tiempo enamorada de él pero siempre me ha visto como a una amiga. Cuando empezó a salir contigo…supe que era algo diferente, que podía perderlo definitivamente y quise hacer un único intento. Nunca esperé que eso provocara problemas entre ambos, yo…

-Está bien Hinata, lo entiendo. Yo también tendría que pedirte perdón por la forma en que me comporté contigo cuando te corrí; normalmente no me comporto como una perra, pero en ese momento estaba celosa de ti, de lo que intentas hacer con Naruto; eso mezclado con el temor que tengo por su salud…bueno, me desquité contigo. Sin importar que estuviera molesta contigo, tenías derecho a saber sobre su estado de salud porque lo amas. En lugar de eso te humillé.

Hinata pareció sorprendida por su disculpa, pero luego de ello sus hombros se relajaron visiblemente.

"Esperaba que la corriera de nuevo, que la humillara frente a todos. Esperaba que ocurriría eso y aún así quiso venir a preguntarme directamente por la salud de Naruto" pensó Sakura con gran asombro. Ciertamente había que tener coraje para abordar de lleno a la mujer con quien tenías una disputa directa por el amor de un hombre y ponerte en una posición vulnerable sólo por una noticia. Ahora Sakura podía verla con cierto respeto

-No hay problema. No fue agradable, pero entendía lo que pasaba contigo. Cuando te pedí que dejaras a Naruto-kun tomé a la ligera lo que pasaba entre ustedes, pensaba que sólo era una especie de juego para ti, pero al verte tan desesperada por noticias suyas…entendí que realmente estás enamorada de él

-Lo estoy

-Por eso puedo entenderlo. Quizá mejor que me retire, ya me informé y…

-No tienes que irte si no quieres. Aunque me incomoda un poco saber que amas al mismo hombre que yo, entiendo que no tener noticias de él debe ser duro para ti.

-Gracias pero…tenías razón cuando dijiste que no había lugar aquí para mi. Sin importar cuanto lo ame yo, él ya tomó su decisión al respecto y la acepto. El lugar a su lado únicamente te corresponde a ti

Ambas jóvenes se intercambiaron miradas llenas de respeto. Quizá no terminarían siendo grandes amigas, la situación sería demasiado incómoda como para siquiera intentarlo, pero al menos estaban seguras de que habría una tregua absoluta entre ambas. Tras una sencilla inclinación de cabeza, Hinata se fue dejándola nuevamente a solas.

Antes de girar por el pasillo para dirigirse a la salida, Hinata topó de frente con Kiba. Era tan raro verlo sin Akamaru, cosa entendible porque estaban en un hospital, que le sonrió a su viejo amigo. Se conocían desde los días de escuela, cuando él y Shino eran los únicos chicos que quisieron acercarse a la chica excesivamente tímida que era ella, sólo por eso ellos se merecían todo el cariño que les profesaba.

-¿Y Akamaru?-preguntó con curiosidad, porque sentía la necesidad de abrazar el peludo cuerpo de la mascota para encontrar un poco de consuelo. Como si supiera exactamente lo que necesitaba, Kiba se caminó hasta detenerse a su lado, con la mirada en dirección al lado contrario de la joven

-Afuera. ¿Quieres ir a verlo?

-Sí

-¿Ya te informaste sobre el estado de Naruto?

Apenada porque Kiba le preguntara sobre un tema que él conocía bien lo importante que era para ella, desvió la mirada y asintió

-Sigue igual

-¿Lo viste?

-No. Sólo hablé con Sakura-san

-Hinata…-Kiba planeaba decirle algunas palabras de consuelo, de ánimo, pero antes ella lo sorprendió interrumpiéndolo con firmeza

-Estoy bien, en verdad. ¿Sabes Kiba-kun? Siempre pensé que…nadie podía amarlo o entenderlo como lo hacía yo, pero al verla, al recordar la forma en que me echó de aquí…entendí que estaba equivocada. Ella lo ama más de lo que yo lo hago. Me alegro tanto por él.

-Eres muy buena

-No. Yo también era muy egoísta, pensando que porque lo amaba y él no tenía a nadie tendría que corresponderme en algún momento.

Kiba sonrió satisfecho al ver que la joven lo estaba tomando muchísimo mejor de cómo lo imaginaba; esperaba encontrarla triste, deprimida…evidentemente debería creer más en ella.

-Ey Hinata

-¿Sí?

-¿Qué te parece si vamos a comer algo? Podría hablarle a Shino y decirle que nos alcance

-Será genial. Siempre me ha gustado estar con ustedes, mis amigos.

/-/-/-/-/-/-/-/-/

La luz el sol se filtraba sin problemas a través de las persianas, de manera que Sasuke se levantó del sofá en el que estaba sentado y terminó de abrirlas para que entrara la luz sin problemas. Llevaba tres días de mal sueño y todo era culpa de dos sujetos: Naruto y su hermano.

El maldito programa de protección a testigo se había encargado de mantenerle oculto el atentado contra su hermano y únicamente pudo enterarse cuando Sai les narró la forma en que transcurrió el operativo. Aunque Itachi le aseguró por teléfono que estaba bien, gracias a que su herida sólo ocurrió en el brazo derecho y sus costillas lesionadas no pasaban de unas magulladuras, tenía ganas de ir a cerciorarse personalmente de su estado.

Sólo que no quería irse hasta no tener noticias alentadoras de Naruto. Itachi era su hermano, pero aparentemente no estaba tan grave como el otro.

Quizá fue una variación en el aire, alguna tensión en el ambiente, no lo sabía, el caso es que no necesitó girarse para saber que Naruto finalmente estaba despierto.

No se giró hasta al cabo de algunos segundos, en los cuales escuchó sin problemas el sonido que producía el movimiento de la cabeza de su amigo contra la almohada. Finalmente decidió que ya era suficiente para ambos y se giró

-Hasta que despiertas. Desde el día de ayer los doctores decidieron que estabas fuera de peligro y despertarías en cualquier momento…pero tú vas y permaneces dormido otro día. ¿Temías retomar nuestro enfrentamiento o simplemente eres un holgazán?

Cualquier otro pudo haberse ofendido, cuando menos molestado, por aquellas bruscas palabras, pero eran demasiados de conocerse como para que Naruto no reconociera las palabras escondidas 'Estaba preocupado'. Entonces tuvo esperanzas.

Lo último que era capaz de recordar era bajarse de la camioneta durante el operativo, pero entendía que resultó herido y debió estar su tiempo inconciente, de ahí el comentario de Sasuke. Por todo eso no tenía idea de lo ocurrido durante el tiempo que estuvo fuera de combate, fuera el tiempo que fuera, pero quería creer que era algo bueno para conservar la amistad de ambos. A pesar de la golpiza, de las palabras o de los errores pasados de él con Sakura…aún lo consideraba su amigo. No existía una explicación lo suficientemente buena que lavara su culpa de haber tenido un romance con la novia de su mejor amigo, pero quería confiar en que existiera una forma de rescatar al menos una parte de toda esa amistad. Quizá todo terminara en una amistad unilateral, pero eso era mejor que nada.

Su garganta se sentía tan seca que tuvo que tomarse unos segundos para tragar saliva, en vista de que no tenía un vaso de agua a la vista para refrescar su garganta

-Nunca huyo de un enfrentamiento, lo sabes-su voz salió quebrada por el tiempo que estuvo sin hablar, pero al menos las palabras sonaron claras.

El tono ligero que reinaba en la habitación se fue desvaneciendo con el paso de los segundos, los mismos segundos en que los músculos de ambos se tensaban, preparándose para el enfrentamiento.

-Bien. Entonces quiero que me respondas una sencilla pregunta ¿Por qué? Ya hablé con Sakura y me ha dado sus razones, pero ahora es el momento de escuchar las tuyas. ¿Qué maldita razón te motivó para traicionar nuestra amistad y enredarte con mi mujer?

-No lo entenderías

-Pruébame. Ella dice que prácticamente te chantajeó, usó el argumento de que buscaría en un bar y se acostaría con el primer imbécil que estuviera disponible. Casi lo hizo parecer un sacrificio de tu parte

Podía aferrarse a ese argumento. Se caería fácilmente, pero si Sasuke quería creerlo sería algo que resguardaría un poco del lazo de amistad que los mantuvo unidos por años…pero no podía usarlo. Si su amistad tenía al menos una oportunidad de sobrevivir, no podía hacerlo cimentado sobre una mentira. Diría toda la verdad y confiaba que después de eso quedará algo que reconstruir. Además él nunca negaba sus responsabilidades y no empezaría por ese momento.

-Eso es estúpido. Si bien usó ese argumento, no fue lo que me convenció de participar. De haberme negado y ella hubiera intentado cumplir su amenaza…yo la hubiera seguido cada noche y me habría encargado de golpear a cualquier imbécil que se acercara a ella. Había otras maneras de detenerla, pero aún así elegí participar

-¿Por qué?

-Porque la amo

Capitulo 33

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.

CAPÍTULO 33

Ahí estaba. Por primera vez en su vida pronunciaba esas palabras en voz alta y fue sorprendentemente fácil. Incluso las susurró para si mismo, maravillado por el sabor que le dejaban en los labios.

-¿Qu…qué?

La expresión de asombro que exhibía el moreno dejaba claro que esperaba cualquier motivo…menos ese. Naruto sonrió burlonamente, pero era una sonrisa dirigida para si mismo. Siempre pensó que aquel era un sentimiento que jamás hablaría abiertamente, mucho menos con él, que sería algo que se llevaría a la tumba aunque lograra dejar de sentirlo; pero las cosas rara vez salen como pensaban.

-Dije que la amo. Ella no es una más, nunca podría ser una más para mi. Ella es la única.

-¿Desde cuándo la amas?

-No lo sé con certeza, probablemente desde que éramos niños

Si con la declaración de amor Sasuke estaba asombrado, con la explicación estaba casi conmocionado. Nunca se imaginó los sentimientos que su amigo albergaba por su novia, evidentemente él llevaba años asegurándose de ello.

-Entonces ¿por qué nunca dijiste nada?

-¿De qué habría servido? Ella estaba enamorada de ti y no tenía ojos para alguien más, así que me hice a un lado. Decírtelo…sólo hubiera creado una situación molesta para ambos, porque obviamente Sakura se habría mantenido al margen de ello, pero las cosas entre nosotros no hubieran sido iguales. No quería que las cosas cambiaran y menos cuando no tenía sentido provocar ese cambio. Lo mejor era callar algo que, en teoría, nadie se enteraría.

-Por eso aceptaste su petición

-Sí. Cuando me pidió ayuda para su plan…supe que tenía que aceptarlo porque era mi única oportunidad. Si bien tuve mis obvias dudas y reservas, acepté porque en verdad deseaba vivir esa aventura con la persona que amaba. Ella me prometió que nunca te diría con quién te había sido infiel y yo estaba seguro que al final de todo eso ustedes se reconciliarían y las cosas seguirían igual que siempre…pero yo tendría recuerdos. Tendría algo

-Ella era mi novia

-Lo lamento. Sé que se supone que las novias de los amigos son intocables pero no podía seguir negando mis sentimientos y desaprovechar la oportunidad

Un tenso silencio siguió a las palabras de Naruto. Sabía muy bien que el siguiente movimiento correspondía a Sasuke, de él dependía si su amistad tenía una oportunidad de sobrevivir a aquella crisis. Esperó ansiosamente una palabra, un movimiento, algo que terminara con la incertidumbre. Tras lo que pareció una espera infinita, la respuesta llegó.

-Cuando te recuperes, tenemos una pelea que terminar. No hay nada de orgullo en golpear a un hombre tendido en la cama

-Sí

Con toda seguridad no era la respuesta deseaba, pero tampoco sonaba tan mal. Al menos quería decir que la convivencia continuaría, y quizá el tiempo terminaría por limar las asperezas.

En ese preciso momento la puerta de la habitación se abrió dando paso a Sakura. La joven se detuvo en la puerta con dos pares de ojos fijos en ella, mientras que su mirada viajaba de uno a otro de los ocupantes de la habitación

-Sasuke-kun ¿qué haces aquí?

Podía ser una pregunta inocente, pero el tono que la acompañaba dejaba claro que consideraba inoportuna su presencia en la misma habitación que el rubio, sobre todo cuando éste estaba solo.

-Descuida, no estoy aquí para matarlo mientras duerme, si eso es lo que te preocupa

Lo que trató de ser un comentario ingenioso no pareció hacer mucha mella en Sakura. La joven estaba segura de la preocupación sincera de Sasuke por su amigo, pero tampoco podía olvidar la situación en que los tres estaban envueltos y le preocupaba, no tanto un ataque físico, pero sí que un reclamo airado suyo bastara para hacer sentir mal a Naruto. ¿Tenía que recordarles a ambos lo cerca de la muerte que estuvo el rubio?

-No es eso, pero necesita tranquilidad y no creo que un…encuentro contigo le ayude a obtenerla.

Sasuke y ella se miraron fijamente, ignorando por completo la presencia de Naruto y concentrándose por completo en su mudo enfrentamiento. Al cabo de unos segundos Sasuke desvió la mirada para dirigirla a su convaleciente amigo.

-Viendo que finalmente te has dignado despertar, será mejor que me retire antes de que Sakura me saque a patadas de aquí. Además…ahora puedo irme con Itachi

-Él… ¿está bien?-preguntó Naruto con sincero interés. Sólo se había visto con Itachi en un par de ocasiones a lo largo de los años, pero le preocupaba su bienestar por lo que eso representaba para Sasuke. Sin mencionar que como compañero se preocupaba porque estuviera a salvo de su atentado

-Sí. Pero ahora que finalmente cayeron los dirigentes de Akatsuki, podré reunirme con él. Ya no es necesario mantener su paradero en secreto.

Sasuke no comentó más, pero con eso bastaba para que los otros entendieran lo importante que eso era para el moreno. Después de años de distanciamiento, de creerse en lados opuestos de la ley hasta que finalmente pudieron aclarar todo y reconciliarse, tener que mantenerse alejados y con el mínimo contacto como protección para Itachi, no fue agradable para ninguno de los dos. Sasuke debería estar deseando reunirse con su hermano para poder retomar la relación fraternal por completo.

Respondiendo a un impulso, Sakura se acercó a su exnovio para ponerla la mano en el hombro en señal del apoyo, pero antes de que pudiera concretar el contacto él se apartó.

El mensaje parecía claro para ella y Naruto. La tregua había terminado. Tan sólo por la salud de Naruto la situación fue puesta de lado, pero ahora con él recuperado, la molestia y sensación de traición estaba de nuevo en pie.

Aunque a ella no le importaba demasiado, a pesar de guardaba un cariño por él tras los años transcurridos, entendía que no sería lo mismo para Naruto; algo que comprobó cuando Sasuke se acercó a la cama del rubio para despedirse, sin una sola expresión amistosa.

-Me voy. Recupérate pronto, porque cuando lo hagas…concluiremos una pelea que tenemos pendiente.

La expresión del rubio dejaba claro lo mucho que le lastimaba el punto en que terminó su amistad, pero recuperó la compostura casi de inmediato, poniendo una sonrisa confiada

-Cuando quieras. Sabes bien que nunca huyo de una pelea.

Las miradas que intercambiaron dejaban claro que ambos sabían que amistad había cambiado…y que quizá no tuviera punto de retorno. Aunque Sasuke no fuera alguien con la calidad moral para juzgarlos, se sentía traicionado y era demasiado orgulloso como para olvidar fácilmente el papel que su amigo jugó en una situación humillante para él. Los tres lo sabían, pero cada uno se enfrentaba a ese convencimiento a su modo.

Finalmente Sasuke asintió con solemnidad y salió de la habitación, dejando a sus ocupantes sumidos en un incómodo silencio, el cual fue roto al cabo de unos instantes por una fundamental pregunta de Naruto

-¿Crees que algún día me perdonará?

Nada le hubiera gustado más que responderle con un 'sí', al menos para darle ánimos, pero no se sentía capaz de mentirle cuando estaba segura que él mismo compartía su respuesta

-No lo sé. Quizá cuando pase un poco de tiempo….Lo siento

-¿Ah?

-Te prometí que nunca se enteraría, te aseguré que su amistad no se vería comprometida…y te fallé.

-No te sientas culpable. A pesar de tu promesa, consideré mucho la posibilidad de que él terminaría enterándose. Lo consideré y aún así decidí correr el riesgo.

Un saludable color inundaba por completo las mejillas de Naruto, haciendo que finalmente Sakura pudiera relajarse por completo en relación a su estado de salud. Tras los días más tormentosos que podía recordar, era bueno darse cuenta de que, contra la gran mayoría de los pronósticos médicos, fue lo suficientemente fuerte para recuperarse.

Sintiéndose incapaz de mantenerse alejada de él, se acercó a la cama y tomó una de las manos del rubio entre las suyas. Aquel simple gesto lo tomó tan de sorpresa, que la miró con incredulidad por unos instantes antes de animarse a preguntar

-Pensé que…estabas enojada conmigo

-La palabra clave es 'estaba'

-Oh. Supongo que verme al borde la muerte te ablandó con respecto a mí ¿eh?

Al principio la joven se desconcertó por la forma en que esas palabras estaban cargadas de amargura, hasta que recordó el punto central por el que habían peleado. Confianza.

-En realidad había abierto los ojos antes de que me avisaran de tu gravedad. Tenías razón al decir que te conozco lo suficiente como para saber que no debería haber desconfiado de ti. En mi defensa diré que…cuando Sasuke me fue infiel, a pesar de que traté de concentrarme en la rabia que me invadía e ignorar lo demás, también me hizo un tanto insegura sobre la fidelidad de los demás. Cuando te vi en esa posición tan comprometida preferí pensar mal y meterte en la misma categoría de Sasuke que pensar con la cabeza fría y darme cuenta de que ustedes no se comprometen de la misma manera.

-¿Entonces me crees?

-Sí. Perdón por tardar en darme cuenta y dudar en un primer momento

-No yo…quizá estoy sobredimensionando las cosas un poco. Me sentí ofendido de que dudaras de mí pero, como tú misma dijiste, no había un 'nosotros' como tal y por tanto…

-¡Ésa es una estupidez!

-¿Ah?-exclamó sorprendido por la ferocidad de las palabras de Sakura. De golpe la joven se puso de pie y lo miro con una fuerza tal que se sintió intimidado, sobre todo por la fiera postura que había adoptado al pie de su cama.

-Estaba tremendamente celosa cuando dije eso. Esa es la única explicación posible a que dijera una mentira tan absurda como aquella

-¿Men…ti…ra?

-Escúchame muy bien, porque quiero que esto quede clarísimo. Entre nosotros hay algo mucho más profundo que sexo, algo mucho más serio que un par de amigos teniendo un poco de sexo para una venganza infantil. Lo dije porque estaba furiosa y quería lastimarte aunque fuera un poco a comparación de lo herida que me sentía en ese momento, pero era totalmente falso. Si hubiera sido algo tan simple, entonces jamás te hubiera pedido que continuáramos la aventura en lugar de confesárselo todo a Sasuke al día siguiente, como tenía planeado. A la mañana siguiente, justo cuando llegaba a mi departamento saliendo de tu cama, me encontré con Sasuke y me preguntó dónde estaba. Era el momento perfecto, mi plan coincidía, incluso tenía la entrada para confesárselo todo…

-¿Por qué no lo hiciste?

-Me dije a mi misma que una aventura larga sería más humillante para él, me puse mil pretextos, pero la realidad es que no se lo dije porque de haberlo hecho…todo hubiera terminado entre ambos. No quise admitírmelo a mi misma, pero la verdad es que sólo una noche contigo me era insuficiente. Si le hubiera confesado la verdad ya no hubiera tenido pretexto para verte y repetir lo ocurrido entre nosotros.

Sakura sabía que ésa era sólo la punta del iceberg y el inicio de sus confesiones, pero se tomó unos segundos para tomar valor y esperar ansiosamente una reacción de Naruto. La reacción tardó en llegar, pero finalmente acudió en forma de una expresión totalmente desconcertada.

-¿Lo dices en serio?

-Sí. Y antes de que digas que sólo fue porque el sexo fue magnífico, te diré que la cosa iba mucho más allá de eso. En su momento fui incapaz de aceptarlo o de animarme a ver con mayor profundidad, pero he tenido tres días de incertidumbre en los que me he dedicado a repasar cada uno los momentos que hemos vivido y cómo me sentía al respecto.

-Sakura-chan yo…

-No, déjame terminar. Quiero decirte todo lo que tengo dentro antes de que titubeé y pierda el valor. Cuando termine podrás decirme lo que quieras, pero no antes-Naruto asintió vacilantemente, por lo que ella tomó aire para continuar con su declaración-me tomó mucho trabajo aceptar mis sentimientos, no sólo porque era algo nuevo y deslumbrante, sino porque no deseaba sentirme como una idiota al darme cuenta de los años que tardé en darme cuanta de que estabas a mi lado. A lo largo de los años te he visto sólo como un amigo y nunca me permití a mi misma verte de una manera diferente. Claro que me daba cuenta de que eras muy guapo, de que madurabas, que tenías logros, que eras alguien maravilloso…pero no pensaba mucho en eso, simplemente lo sabía. Pero todo cambió cuando te pedí que nos acostáramos. No quería sentirme estúpida porque necesité acostarme contigo para empezar a darme cuenta de cómo eres en realidad ¡aunque no hay nada mejor que eso para dejar de ver a alguien de la misma manera! Las barreras que tenía contigo se rompieron y empecé a verte, verte realmente. Y lo que vi me gustó demasiado. Me negué a aceptarlo, luché contra ello, hasta que ya no pude hacer algo que no fuera detenerme y aceptarlo.

Sakura inspiró profundamente mientras se encaminaba nuevamente al lado de la cama. Sintiéndose totalmente insegura y vulnerable volvió a tomar una mano del rubio mientras que con la otra le acariciaba con suavidad el contorno de su rostro.

-Lo que quiero decir se resume a dos palabras: te amo-si antes Naruto lucía desconcertado, ahora podía calificarlo totalmente como en estado de shock, pero eso convenció a Sakura de la necesidad de expresarlo todo-¿Cómo no amarte? Eres maravilloso con todo mundo, siempre pones a los demás por encima de ti, nunca te das por vencido sin importar lo numerosas que sean las adversidades y contagias a los demás con tu fuerza, cuando estoy contigo me haces sentir bien, mejor de lo que me he sentido nunca. Me basta un momento a tu lado para sentir que todo está bien. Te amo

Capitulo 34

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.

CAPÍTULO 34

La respuesta seguía sin llegar, pero trató de no ponerse nerviosa por eso. Lo que obtuvo fue una aparente reacción, porque él se incorporó mejor en la cama y la miró con toda su atención, como si con eso la incentivara a seguir hablando

-Quizá esto te tome de sorpresa, no te lo esperabas…pero es la verdad. Entiendo que tal vez no estés preparado para tener una relación seria conmigo, en caso de que me correspondas, así que estoy dispuesta a hacer concesiones.

-¿Qué tipo de concesiones?

Temía esa pregunta, porque odiaba la respuesta, pero decidió que lo mejor era soltarlo, aunque asegurándose de dejarle todo claro.

-Estoy dispuesta a…mantener una relación abierta

-¿Tú…quieres una relación abierta?-la sola posibilidad de que fuera la propia Sakura quien sugiriera esa posibilidad lo tenían con el rostro totalmente desencajado de la impresión.

-No sería por mí, sino por ti

-Amm, corrígeme si me equivoco ¿pero no habíamos acordado en que soy una persona capaz de comprometerse en una relación y que puedo mantener cerrada la bragueta? Porque si es así no entiendo el porque me lo ofreces

-¡Joder! Es para hacerte atractiva la idea, pero no creas que eso duraría mucho ¿eh? Cuando menos te dieras cuenta, menos lo sintieras, iría recortándote la libertad. Y ya sé que no eres alguien que ande todo el tiempo tras todo lo que use faldas…

-Y que sea mujer de nacimiento-puntualizó interrumpiéndola brevemente-Pero en realidad tu ofrecimiento, aunque atrayente, es innecesario

-¿Por qué?-preguntó ligeramente temerosa por si seguía un rechazo

-Pues porque soy ambicioso y lo quiero todo de ti. Tú en mi vida y en mi cama, mi anillo en tu dedo y algún día…mi hijo en tu vientre ¿qué piensas?

Tardó unos segundos en encontrarle sentido a sus palabras, pero cuando la compresión empezó a inundarla, una deslumbrante sonrisa empezó a aflorar y a ensancharse a cada segundo mientras los ojos comenzaban a llenarse de lágrimas de alegría y alivio.

-¿Que qué digo? Que me encanta la idea porque yo también lo quiero todo de ti

Eufórica se arrojó contra su pechó, tumbándolo por completo contra el colchón por el impacto, pero a ninguno de los dos pareció importarles, mucho menos cuando finalmente sus labios se tocaron.

Ese beso fue aún mejor que el que tuvo lugar en la playa, porque en esa ocasión no había dudas ni fantasmas que interpusieran entre ambos. Sus labios de ambos se presionaban con dulzura, con pasión, en un reconocimiento de lo que al otro le gustaba.

-¿Me amas? Necesito escucharte decirlo

-Claro que te amo.

-Apenas puedo creerlo

-¿Por qué? Tú también eres maravillosa. Aunque a veces me regañas y tienes un carácter del que hay que huir cuando te enojas, también sabes ser dulce.

Sakura prefirió ignorar el comentario sobre su carácter y concentrarse en el punto que verdaderamente importaba.

-¿Desde cuándo me amas?

-Eso no lo sé, probablemente sea demasiado tiempo como para recordar el momento preciso. Sólo sé que desde niños siempre me gustó cierta niña de cabellos rosas que siempre me regañaba cuando hacía una travesura…a pesar de que a veces ella misma me ayudaba a realizarlas.

Aunque eso sonaba tremendamente maravilloso, el comentario también llevó a su mente un recuerdo que deseaba aclarar cuanto antes.

-Un momento. Dices que me amas de hace mucho tiempo, pero si así ¿Qué pasa con Shion?

-¿Shion? ¿Qué tiene ella que ver?

-Pues tú me dijiste…reconociste…tú y ella-de pronto se sentí tan confundida que no era capaz de hilar correctamente la pregunta, pero Naruto pareció entenderla porque alzó la mano indicándole que parar y se dispuso a explicarse.

-Supongo que te refieres a esa historia de amor trágico que nos une ¿eh?

-Pues sí

-Francamente creo que quien inventó ese chisme lee demasiadas novelas románticas. Nosotros siempre hemos sido amigos y nada más; nuestro único contacto se limita a cenar cuando coincidimos en la ciudad

-Pero todo mundo cree que…

-Que fuimos separados trágicamente por sus malvados familiares, otros dicen que por su manager, y otra versión más dice que fue una mujer-enumeró con voz cansada-Insisto, quien se lo inventó lee demasiadas novelas. Jamás me he sentido atraído por ella

-Pero tú… ¡tú me dijiste que la amabas! ¡Afirmaste estar enamorado de otra persona, un amor imposible sobre el que te habías resignado!

-Oh bueno…eso. Cuando me lo preguntaste imaginé exactamente a quién te referías, así que simplemente te dejé que siguieras creyéndolo.

-¿Por qué?

-¿Aún no lo adivinas? TÚ eras la chica de quien estaba enamorado, ese amor imposible respecto al que estaba tan resignado. Llevo años enamorado de ti, pero como tú eras novia de Sasuke estaba resignado a que no tenía ninguna oportunidad. Cuando me preguntaste directamente si estaba enamorado me diste un susto de muerte; pensaba que de alguna manera te las habían ingeniado para averiguar mis sentimientos, pero cuando mencionaste a Shion…bueno…me aferré al pretexto.

-Entonces ¿siempre te referías a mí como ese misterioso amor?

-Sí

-¿Quieres decir que estaba celosa mi misma?

Naruto la miraba como si esperara un reclamo, como si debiera buscar refugio en caso de que ella explotara en una retahíla de reclamos por haberla engañado sobre ese detalle tan importante, pero lo que en verdad sentía eran unas enormes ganas de reír por la gran ironía.

-Entonces supongo que no debo de preocuparme porque estés pensando en ese otro amor mientras estás conmigo ¿eh?

-Pues no.

Resuelto ese asunto Sakura podía relajarse y así lo hizo…contra el pecho de Naruto.

-Apenas puedo creer que lleves enamorado de mí tanto tiempo. Jamás noté nada

-Me alegro, puse todo mi esfuerzo en ello. Ustedes eran una pareja y jamás me hubiera interpuesto entre ustedes de no ser…

-Porque yo te pedí que me ayudaras con mi venganza

-Sí.

-Entonces debe haber sido la decisión más inteligente que he tomada en la vida. Tan solo venos. De no haber sido por eso yo seguiría con Sasuke y no me hubiera dado cuenta de que mi verdadero amor estaba delante de mis ojos.

-¿Sabes? Prefiero que no hablemos de algo como 'lo que pudo no haber pasado' porque no tiene caso. La realidad es que ahora estamos juntos, que finalmente eres mía

-¿Tuya? Sólo si tú eres mío. Claro que esto descarta por completo mi concesión ¿eh? Sé que me serás fiel, pero nunca está de más advertirte que si llegas a engañarme…sólo digamos que espero que hayas asegurado tu descendencia.

La amenaza estaba clara, sobre todo por el puño que se apoyaba contra su barbilla, pero él la correspondió con una sonrisa deslumbrante

-Llevo años soñando contigo, amándote y creyéndote imposible ¿crees que lo jodería todo por una simple aventura? Teniendo tu amor no hay nada que yo necesite buscar en alguien más. Ni siquiera la cuestión sexual me tentaría porque eres la mejor amante con la que he estado. Eres sexy, apasionada, cálida. Jamás había hecho el amor hasta que estuve contigo la primera vez. ¿Cómo podría siquiera pensar en estar con alguien que no seas tú?

De milagro no se derritió ahí mismo con esas palabras. Sabía sin asomo de dudas que él estaría totalmente comprometido con la relación de ambos, pero escucharle decirlo tan abiertamente…era maravilloso.

-Con eso que has dicho, has crecido muchos puntos ante mis ojos

-¿Ah sí? ¿Eso me reportará beneficios?

-Ya lo creo. Para empezar me aseguraré de que mañana comas algo que te guste…y no la comida de hospital-el brillo de alegría en los ojos del rubio era bastante notorio ¿a quién le gustaba la comida de hospital?-Puedo hacer muchas cosas para mejorar tu estancia hasta que seas dado de alta, pero lo mejor que puedo hacer es cuando salgas de aquí

El mensaje estaba claro en sus ojos y la prueba física de que la había entendido estuvo presente casi de inmediato. Quizá era algo tremendamente emotivo y romántico lo que trataban en esa habitación, pero imposible negar la química y el deseo que habitaba entre ambos, que finalmente los había llevado hasta ese punto.

-¿Estoy un poco confundido por los detalles? ¿Podrías darme una demostración?

-la demostración es imposible porque aún estás muy débil

-¡No es verdad! Si me permites demostrártelo yo…

-Pero sí puedo darte un adelanto

Sus palabras fueron acompañadas por la acción de desabrocharse los dos botones superiores, hasta lograr que la prenda se le abriera lo suficiente como para revelar el encaje de su ropa interior.

Los ojos de Naruto recorrieron sus formas con la avidez de un hombre cerca de la inanición y que tiene ante si el más delicioso de los platillos. Atraído por una fuerza misteriosa estaba a punto de levantarse de la cama cuando sorpresivamente la puerta de la habitación se abrió de golpe, dando paso a cuatro pares de ojos.

Al principio la sorpresa fue tan fuerte que se quedaron congelados en su posición, hasta que Sakura logró reaccionar lo suficiente como para pegar un brinco y apresurarse a abotonarse los botones.

-Apenas nos enteramos que despertaste venimos a verte…y nos encontramos con esto. Se nota que lo educaste, Jiraiya. Apenas despierta ya se enfoca en sus prioridades

-Pues yo más bien creo que el alumno supera al maestro-respondió el aludido, sin apartar la mirada de los sonrojados jóvenes

-Caray frentona. ¿Tanta prisa tienes? Acaba de despertarse de una herida grave y ya quieres seducirlo. ¿No podías esperar unos días hasta que los diéramos de alta? ¿Esperar hasta la privacidad de sus departamentos? Nunca lo esperé de tí-apuntó Ino, con un fingido tono escandalizado.

El único que permaneció en silencio fue el propio Sai, pero no por eso apartó la mirada de sus avergonzados amigos, que intentaban balbucear excusas sin demasiado éxito.

Cuando Sakura finalmente pudo tener una presentación más digna, miró a Naruto y sonrió. A pesar del momento vergonzoso que acaban de pasar, se sentía feliz por el punto central de todo ello: ahora todos sabrían que estaban juntos. No sólo él se recuperaría por completo de su herida, sino que ante ellos se extendía un futuro lleno de un amor que no tendría que ser escondido.

Y pensar que todo resultó de un despecho. Bien decían que la venganza era un plato muy, muy dulce.

Mañana pongo el epílogo !!!

Saludos
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 23
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por when21 el Dom Feb 24, 2013 8:13 am

Joder tan rápido ya termino? D:
Excelente fic *-*
Me encanto como los dos se confiesan su amorsh Emocionado
Espero la conti!!!
Bueno el ultimo cap en si xD
Nos vemos!!!!

_________________

Gracias chicas <3


εїз Firma con mi Nee <3 εїз:

εїз FC εїз:




PREMIOS SEPTIMO HOKAGE:
   
Gracias te kerooo! <3
avatar
when21
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 3261
Edad : 24
Localización En alguna parte del universo (?
Nakus 60444
Posesiones :




Ver perfil de usuario http://when21.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por NaruSaku-12 el Dom Feb 24, 2013 12:40 pm

¡¡Waaaaaa me encantó!!Qué tierno todo.
Dicen que la venganza es dulce,y en este caso es CIERTO. x3
Espero el Epílogo Ansiosísísísísísísísísísíma. Razz


Saludos,besos y abrazos.
Onion bye

avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Estefi chan el Lun Feb 25, 2013 1:39 am

Hello , les traigo el epilogo .El fic pertenece a Ayumi9.

Epilogo

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong Mi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO.

EPÍLOGO

Según la opinión de Naruto no podía existir ninguna maravilla más grande que observar los ojos de Sakura teñirse de pasión justo en el mismo momento en que alcanzaba el clímax que él mismo le proporcionaba. Sus brazos fueron incapaces de sostenerlo por más tiempo y terminó derrumbándose sobre su amada, pero tuvo la suficiente mente fría como para rodar un poco de costado para no cargarla con su peso. Al sentir su movimiento de retirarse ella lo apretó con fuerza contra su cuerpo, reacia a estar medianamente separados, aunque sus cuerpos seguían íntimamente unidos. Para solucionar ese problema Naruto se puso de espaldas al colchón y apretó el cuerpo de la joven contra el suyo.

Ninguno de los dos dijo algo, pero las palabras eran absolutamente innecesarias en aquel momento, lo único verdaderamente importante era paladear el glorioso sabor de su nueva vida.

Nueva vida. Era curioso cómo sólo hasta ese momento era conciente del cambio que acababa de ocurrir, que sólo hasta que la tenía entre sus brazos tras experimentar el más dulce de los placeres era que finalmente podía darse cuenta de que las vidas de ambos acababa de cambiar unas horas antes.

Enderezó un poco el rostro para fijarse en la mano que Sakura tenía apoyada posesivamente en su pecho, aunque sería más específico decir que su atención la enfocaba en el sencillo anillo dorado que portaba en su dedo anular. Como si quisiera terminar de encajar unas piezas del rompecabezas elevó su mano derecha para contemplar su propia sortija de boda.

Enterró su barbilla en la coronilla de Sakura, queriendo inundar sus fosas nasales con el dulce aroma de su esposa. Su esposa. Todavía le parecía desconcertante cómo Sakura se despertó aquella mañana siendo Haruno Sakura y horas después era Uzumaki Sakura, porque su exigente chica le dejó muy claro que quería tomar su apellido como propio; no por una razón de importancia, a final de cuentas ya casi todo mundo sabía que él no era un huérfano cualquiera sino…ligeramente importante, sino porque quería entrar en su propia familia y no que él entrara a la suya. Una cosa un tanto confusa para él si era sincero, pero a ella parecía importarle así que aceptó.

A través de la ventana entreabierta se colaba el rumor de las olas y el aroma salado del mar; podían haber elegido cualquier lugar para pasar la luna de miel pero ambos decidieron que el mejor lugar posible era regresar a la misma playa en que pasaron sus días de escapada. Fue en ese lugar donde las cosas cambiaron definitivamente para ellos, el lugar en que finalmente fueron capaces de bajar las barreras lo suficiente como para creer en lo que estaba pasando.

-¿En que piensas?

La voz de Sakura lo tomó por sorpresa, tan perdido como estaba entre sus recuerdos, pero sonrió al escucharle. Quizá era una cuestión absurda emocionarse tanto por escuchar una pregunta tan simple pronunciada con ese deje cariñoso que teñía la voz de Sakura, pero ¡joder! Por años pensó que un futuro así era imposible, que estaría condenado a amar en secreto por siempre a esa mujer, condenado a estar atado irremediablemente a ella sin una sola esperanza. Nadie debería criticarlo por sentirse como un idiota afortunado por haber logrado conquistar a la chica al final

-¿Qué en qué pienso?-hizo un sonido de vaguedad mientras movía perezosamente su mano a lo largo de la columna de su esposa-En que nos hemos acabo la botella de champagne y tú no probaste una sola gota

-Oh. Es cierto que no pude probarla pero… tú lo hiciste por ambos. Y tuvo un mucho mejor uso que haberme tomado una copa de ella

-Eso sin ninguna duda-volvió a cambiar de posición, girando hasta ponerla boca abajo y dirigió su cabeza hasta sus pechos, que lucían brillantes y ligeramente húmedos-Beber champagne de la mejor cosecha en una copa debe ser algo genial pero no creo que vaya mucho conmigo; en cambio beberlo de tu maravilloso cuerpo…eso sí que es mi estilo

Ese hecho estaba demasiado demostrado, pero no por eso resistió el impulso de repetirlo. Dirigió sus labios hasta uno de sus pechos y lo recorrió con lentitud hasta prenderse de su pezón por varios instantes, arrancándole un gemido de abandono a la joven, gemido que se intensificó cuando comenzó a mover las caderas lenta pero mortalmente.

Incorporó su torso levemente, pero simplemente lo hizo para tener una mayor libertad de recorrer con sus labios el dulce cuerpo de la joven mientras continuaba inexorablemente con sus penetraciones, pero sin aumentar ni un ápice la velocidad de las mismas.

-Oh sí…oh-gimió Sakura cuando su nuevo esposo se prendía de su otro pecho, pero brindándole caricias al otro-No puedo creer… ¡como echaba de menos esto!

-¿Ah sí? Pues ha sido cosa tuya la espera-le recordó Naruto con cierto tono acusatorio, interrumpiendo momentáneamente sus caricias

-¿Cómo? ¡Explícame cómo pudo haber sido mi culpa!

La exclamación incrédula de Sakura logró acabar con la concentración de Naruto y en consecuencia con sus embestidas

-Dijiste que sería lindo que esperáramos hasta la boda ¿recuerdas?

-¡Tú estuviste de acuerdo!-le recordó la joven, a lo que el nuevo acusado no pudo más que responder con un encogimiento de hombros

-Me pareció…que lo haría especial. Y lo fue-se apresuró a aclarar al ver la furibunda mirada que ella le lanzó-En verdad ha sido absolutamente especial la primera vez que lo hicimos ya como marido y mujer pero…tuviste suerte de que lograra tomarme mi tiempo e incluso que fuera capaz de jugar con el champagne y de asegurarme de complacerte un par de veces…porque con los cinco meses de abstinencia que me has impuesto estaba seguro que rasgaría tu vestido en mitad del pasillo.

-No hubieran sido cinco meses si no hubieras insistido tanto en hacer una boda por todo lo alto

Touchè.

Contrariamente a lo que se esperaría de un hombre, que casi siempre son quienes pugnan por una boda rápida sin muchos preparativos, él quiso y luchó por una ceremonia grande, seguida por una fiesta perfecta. Sakura intentó hacerle ver su punto de vista sobre la conveniencia de una ceremonia civil corta, pero él fue inflexible. Pero como el mayor argumento de que una ceremonia de ese estilo sería demasiado costosa perdió su fuerza en el momento en que Jiraiya se ofreció a costear la ceremonia, luna de miel y hospedaje de los invitados, porque la ceremonia se llevó a cabo precisamente en la misma playa en que disfrutarían la luna de miel…pues ya no hubo forma de convencerlo de hacer algo pequeño y discreto.

-No voy a casarme a escondidas, como si me avergonzara de ello. Sé que a todos les ha sorprendido el giro de los acontecimientos, que ahora estés conmigo y que Sasuke se fuera de la ciudad por tiempo indefinido, pero a pesar de todo…me siento dichoso porque al fin estoy contigo.

Aquel fue el argumento de Naruto para justificar su deseo. Sakura estaba segura que podría haber seguido intentando convencerlo, pero en el momento en que él insinuó que quizá ella se avergonzaba de él y por eso quería casarse casi a escondidas…bueno, ella tomó la palabra y organizó la mejor boda que pudo. Afortunadamente todos los gastos corrieron por cuenta de Jiraiya o de lo contrario ambos habrían tenido que hipotecar un riñón tan sólo para pagar la fiesta.

-Considerando que no tengo hijos, que tú eres lo más cercano a un nieto…y que mi boda con Tsunade fue una ganga porque nos casamos en el primer juzgado que encontramos, aunque después tú consumieras esa enorme cantidad de comida en el restaurante para festejar el acontecimiento, considero casi una obligación pagarte la boda que quieras muchacho. Además, si en verdad quiero un bisnieto para malcriarlo desde bebé, debo cooperar para ello.

Quizá cuando el viejo Jiraiya viera la cuenta total a liquidar terminaría arrepintiéndose de su generosidad, pero mientras tanto fue una fiesta muy anhelada por todos. Desafortunadamente los preparativos tomaron casi cinco meses. Los mismo meses que ambos eligieron, ingenuamente, esperar para hacer el amor.

-¿Quieres que te confiese algo?-preguntó Naruto con voz suave mientras movía suavemente su dedo índice alrededor del ombligo de Sakura-Después del primer mes de abstinencia…

-¿Sí?

-Estuve a punto de raptarte para casarnos en el primer juzgado que encontrara.

Su respuesta fue una simple pero elocuente carcajada, pero reforzó su opinión rodeándolo con sus brazos y arqueándose para indicarle que quería que continuara con el movimiento, petición que obtuvo una respuesta inmediata

-A mí también…mmmm…me hubiera encantado poder hacer esto desde antes pero…oh sí, justo así…

-¿Decías?

-Que…que…al final también me gustó tener tiempo para preparar nuestra boda. Fue una ceremonia preciosa.

Lo fue en verdad. Con la seguridad de que podría organizar lo que quisiera sin preocuparse de los gastos, Sakura se encargó de preparar cada detalle, en los escasos ratos libres que tenía de la clínica, para conseguir que el resultado lo mereciera. Ciertamente uno sólo se casaba una vez en la vida, ella estaba segura de que ese sería su caso, así que trató de organizar algo que ambos recordaran siempre; el resultado no pudo ser más perfecto. Fueron declarados esposos en el justo momento en que el atardecer lucía más hermoso, todos sus amigos y personas queridas estuvieron presentes y la fiesta fue un agasajo…o al menos lo que alcanzaron a disfrutar porque las ansias de ambos estaban más en la habitación que les esperaba que en la pista de baile. Aunque quienes seguramente habrían bailado todas las piezas y arrasado con el alcohol eran Jiraiya y Tsunade; como eligieron casarse de improviso se quedaron sin una fiesta formal, así que parecían decididos a disfrutar de la fiesta como si también fuera por su propia boda. Aunque si consideraban lo que Jiraiya tendría que pagar…pues que disfrutara al máximo de todo.

Pero el placer que experimentaban en esos momentos, las sensaciones que los recorrían por entero, era capaz de borrar de su mente el evento como tal para concentrarse únicamente en ellos mismos.

Sus cuerpos se movían al unísono en una suave cadencia, reacios a irse con prisas sin importar el placer que les esperara al final del camino, simplemente concentrados en disfrutar de la belleza de estar unidos de esa manera con la persona que amaban. Tenían toda la vida por delante para hacerlo deprisa, aquella vez querían disfrutar cada segundo y saborear al máximo la experiencia.

El placer los golpeó con las manos entrelazadas y perdidos en la mirada del otro, dos personas que habían logrado encontrar su lugar en los brazos de la persona amada. Un lugar que no pensaban abandonar en lo que les quedaba de vida.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-

La primera noche de casados era capaz de dejar agotado hasta a la persona más resistente, por esa razón Naruto no escuchó los golpes en su puerta sino hasta después de casi 15 minutos. Bajó de la cama casi arrastrándose y maldiciendo a quien fuera que interrumpiera su diminuto descanso, apenas una hora, así que su saludo no fue precisamente cortés

-¿Qué?

No estaba seguro de a quién esperaba encontrarse del otro lado de la puerta, pero definitivamente no a un enrome ramo de flores. Le tomó un par de segundos y parpadeos razonar que había un empleado del hotel tras el ramo, algo de lo que realmente se percató cuando las flores bajaron de altura, revelando el rostro de un apenado empleado.

Definitivamente ser levantado abruptamente de su cama tras una agotadora noche de bodas no hacía mucho por su capacidad de razonamiento, porque le llevó otro par de segundos entender que la incomodad del botones se debía a que estaba en el pasillo tan desnudo como un recién nacido.

Lo que sí fue inmediato fue el rubor que lo cubrió por entero en cuanto fue conciente de su situación. Pero como todo buen hombre avergonzado decidió actuar como si no estuviera pasando nada extraño, algo que logró gracias a su mejor sonrisa arrogante. Se sentía avergonzado, pero no tanto como para actuar ridículamente intentando solucionarlo, además estaba de luna de miel y no tenía nada de raro su estado de desnudez. El empleado del hotel debió llegar al mismo razonamiento porque se recompuso, adoptando una pose totalmente profesional.

-Buenos días, señor. Le traigo una entrega

Estuvo a punto de soltar un '¿En serio? No me había percatado', pero no hubiera sido muy amable, de modo simplemente asintió y se hizo a un lado para permitirle el paso a la habitación y pudiera colocar el arreglo floral en la mesa ubicada a un costado de la puerta.

Una vez que sacó al botones de la habitación, sin darle propina pero indicándole que la cargara a la cuenta, se disponía a regresar a su habitación, pero la curiosidad lo dirigió hacia el ramo para buscar una tarjeta que identificara el remitente del regalo.

-Son muy hermosas. Es todo un detalle que me mandaras flores para nuestra primera mañana de casados.

Se giró atraído por la voz que sonaba a sus espaldas y al mirarla reclinada en el marco de la puerta, con su cuerpo envuelto en la sábana y el pelo revuelto sintió que el corazón le daba un brinco. De nueva cuenta se preguntó si algún día lograría acostumbrarse a la sensación de amor y plenitud que lo inundaba cuando ella lo miraba de esa manera. Esperaba que no.

-Pensé que estabas dormida-balbuceó con torpeza, sintiéndose aún hechizado por aquella visión

-Lo estaba. Hasta que busqué el cuerpo de mi marido, encontrándome en cambio con unas sábanas vacías.

'Su marido' Que tremendamente bien sonaban aquellas simples palabras.

Esas simples palabras que delataban su nuevo estado civil, su condición de esposo de Sakura, de futuro padre de sus hijos…bastaban para emocionarlo.

No siempre era muy buen expresándose correctamente, de hecho alguna que otra vez fueron las palabras las que lo metieron en problemas, por eso no encontró mejor forma de demostrarle a su joven esposa lo que significaba para él que estrecharla en sus brazos y besarla hasta robarle el aliento.

-Guu-exclamó Sakura junto a sus labios cuando la necesidad de aire los obligó a separarse-No es propiamente una queja pero…¿ese beso a qué se debe?

-A que te veías preciosa. Y a que soy un jodido afortunado por estar contigo, la chica de la que llevo años enamorado

Para Sakura fue una verdadera sorpresa que no derritiera ahí mismo. Apenas podía creer que alguien tan maravilloso, por dentro y por fuera, estuviera loco por ella…y que le hubiera tomado tantos años darse cuenta. Definitivamente se merecía una paliza por haber estado ciega y haber desperdiciado varios años a su lado.

De alguna manera Sakura logró recordar lo que estaba viendo antes de que Naruto fuera a su encuentro, nuevamente se vio invadida por una ola de curiosidad y halago

-Quiero ver las flores-comentó tras darle un corto beso en el antebrazo. Con una enorme emoción se puso a analizar el arreglo, disfrutando del suave aroma de rosa que emanaba, o de la suavidad de la azucena y de la hermosura que desprendían en conjunto con las gladiolas-Son tan hermosas. Es un detalle tan romántico de tu parte…

-Eh…me gustaría colgarme el mérito, pero la verdad es que yo no las pedí. No tengo idea de quien nos las haya mandado-reconoció Naruto, apoyando su barbilla sobre su hombro mientras la rodeaba por la cintura desde atrás

Se sintió ligeramente decepcionada porque no fueran un regalo de su esposo, pero mas que eso creció su curiosidad

-¿No has revisado si tiene tarjeta?

-Es lo que estaba haciendo…hasta que una deliciosa distracción me interrumpió

Sakura rió con deleite al sentir su mano acariciar insinuantemente una de sus nalgas, pero alejó su cadera para evitar una distracción hasta que satisficiera ese pequeño misterio.

-Espera. Deja busco la tarjeta.

Naruto profirió un gemido lastimero y la soltó de su agarre para que pudiera estirarse bien a buscar la tarjeta entre las flores.

-No puedo creer que prefieras buscar un tonto papel en lugar de concentrarte en mis manos

-Aquí está-exclamó feliz de obtener una respuesta, así que no perdió el tiempo en abrir el diminuto sobre que contenía la tarjeta para leerla en voz alta-Que sean felices…Sasuke

El nombre salió casi un susurro, pero tuvo el mismo impacto que si lo hubiera gritado. En los rostros de ambos se podía leer con facilidad el asombro y la incredulidad que el gesto les producía.

-Deja ver-ordenó Naruto con sequedad para poder leerla, con la mínima privacidad de darle la espalda

Aunque prácticamente le arrancó el papel de las manos, ella no se molestó pues entendía su reacción. Tras aquel encuentro en el hospital donde todo quedó aclarado, no volvieron a verse las caras con él. Un par de semanas después les llegó la noticia de que Sasuke pidió su traslado a otra región, permiso que le fue autorizado.

Desde entonces…el silencio. Si bien Naruto nunca se lo decía, ella estaba enterada de los intentos del rubio por comunicarse con Sasuke. Por mucho que él dijera que estaba todo bien y que por estar con ella valía la pena la ruptura de su amistad con Sasuke, en el fondo podía entender su necesidad de recuperar aunque fuera un poco de esa amistad.

Por eso era sorprendente que fuera el propio Sasuke quien rompiera el silencio…con ese gesto.

-¿Crees que…algún día me perdone? Aunque tú tuvieras razones en engañarlo y él lo hubiera aceptado, era mi participación lo que lo ofendía. Que su mejor amigo hubiera traicionado su confianza.

Hasta ese momento Sakura no hubiera tenido una respuesta clara, o incluso hubiera pensado que Sasuke era demasiado orgulloso como para perdonar a su amigo, pero ahora que estaba delante de un regalo mandado expresamente por él con motivo de la boda de ambos…ahora pensaba otra cosa.

-Sí. Quizá le tome tiempo vencer el orgullo lo suficiente como para aceptar sus propias culpas y aceptar que te ha perdonado…pero estoy segura que lo hará.

-¿Cuánto tiempo?

-No lo sé. Pero el día llegará, estoy segura. Pero mientras el día llega…nos tenemos el uno al otro para vivir una nueva etapa en nuestras vidas y seguir su deseo, que seamos felices

Ese era de sus pequeños temores. Que algún día Naruto sintiera que fue demasiado el sacrificio de perder a su mejor amigo, al único que alivió su soledad de pequeño, en comparación a obtenerla a ella. Él pareció entender el temor que se escondía en sus palabras, pues tiró la tarjeta con aparente desdén y caminó hacia ella con una mirada de decisión brillando en sus ojos.

-Escúchame bien Sakura. Sasuke es mi amigo, casi mi hermano…pero tú eres la mujer que amo, mi corazón. Aunque sea duro haber perdido su amistad, es una miseria a comparación del dolor que sentía cuando pensaba que eras algo totalmente inalcanzable para mí ¿lo entiendes?-de inmediato la rodeó con ternura, apretándola contra él-no me importa esperar mil años el reencuentro, si tú estás conmigo. Cuando pienso en los años por delante no es en cuestión a la espera de la reconciliación entre ambos, sino en nuestro futuro. En los hijos que vendrán, en los días, las noches, los viajes, los cumpleaños. Mientras tú estés en él, mi futuro luce absolutamente luminoso.

Sólo existía una forma de corresponder esas palabras y Sakura la siguió al pie de la letra cuando lo rodeó por el cuello con sus brazos para sellar sus labios en un beso.

Aunque Naruto trató de no pensar mucho en Sasuke con el paso del tiempo para no presionar los acontecimientos, recibió con alegría la tarjeta de felicitación por su cumpleaños que llegó por correo, el email con motivo de su ingreso en ANBU. Cuando supo por boca de Shikamaru que la solicitud de Sasuke para regresar a la estación de Konoha estaba sobre la mesa, supo que sólo era cuestión de tiempo.

El último paso ocurrió en una habitación de hospital, sólo que en aquella ocasión era Sakura la internada. El feliz matrimonio Uzumaki estaba absorto en el análisis de su perfecta hija recién nacida cuando la puerta de la habitación se abrió para dar paso a un nuevo arreglo floral. Cuando la puerta se abrió por completó, reveló que en aquella ocasión las flores no iban en brazo de algún empleado, sino en los brazos del propio Sasuke que les sonreía con sincero afecto.

FIN

Gracias por leer el Fic.

Saludos.
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 23
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por when21 el Lun Feb 25, 2013 1:50 am

Grandioso final TwT
Como sasuke los perdona enviándole flores
Nyaa pero parece que estos dos jamas se cansan ._.
Van a romper la cama!!!! XD
Espero ver mas obras de ella, es una gran escritora :3

_________________

Gracias chicas <3


εїз Firma con mi Nee <3 εїз:

εїз FC εїз:




PREMIOS SEPTIMO HOKAGE:
   
Gracias te kerooo! <3
avatar
when21
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 3261
Edad : 24
Localización En alguna parte del universo (?
Nakus 60444
Posesiones :




Ver perfil de usuario http://when21.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por SALAMANDRAHANSUKO el Lun Feb 25, 2013 5:13 am

Excelente final T.T me hizo llorar XD Onion TT

Que bueno que Narusaku se haya casado y que tuvieran una hija (-.- no salga tan activa como el papá) sobretodo que sasuke haya perdonado a naruto.


avatar
SALAMANDRAHANSUKO
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 103
Localización En el lugar mas recondito del Mundo
Nakus 1600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por eliannar el Lun Feb 25, 2013 8:55 am

Hola amiga me emocione al volver a leer esta historia es una de mis favoritas y lo traes para que no se pierdan, gracias por tu esfuerzo
Nos leeremos.

_________________

Regalo Épicamente Amazonico:

Gracias por el regalo mi querida amiga Lau

Regalos de Mis Amigos:


Muchas Gracias por el regalo Mari


Regalo Especial de Naruto Hakitori (Las crónicas del Fénix) :
[/center]
avatar
eliannar
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 631
Edad : 28
Localización La vida es muy corta para desperdiciarla con malas practicas pero como el sedentarismo es malo y el dinero escasea pues debo cumplir con obligaciones....de lo contrario estaría encerrada en mi cuarto leyendo cuanta imaginación tienes tú para entretenerme. Saludos desde Luque, Paraguay, al valiente que lee este perfil
Nakus 17799
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por NaruSaku-12 el Lun Feb 25, 2013 11:58 am

Aww grandioso final.
No pensaba que Sasuke enviaría flores. xD
Awww,NaruSaku tuvo una bebé. =3
Quiero que Ayumi-Chan siga haciendo fics,son grandiosos.
Espero la Conti Ansiosísísísísísísísísíma. Razz


Saludos,besos y abrazos.
Onion bye

avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.