Últimos temas
» HETEROEROTISMO - Introducción (+18) 4/12/2018 Por Kaoru Dono
Miér Dic 05, 2018 9:24 am por arminius

» Ayuda para conseguir un fanfic antiguo
Dom Dic 02, 2018 5:41 pm por Cahs_24

» ¿Qué estás escuchando?
Vie Nov 30, 2018 8:39 am por PJXD23

» hola , aqui de nuevo
Dom Nov 25, 2018 12:15 pm por PJXD23

» Hola gente
Dom Nov 25, 2018 12:13 pm por PJXD23

» PREPARATORIA KONOHA [+18] [C] CAPITULO 1 (22/11/2018)
Vie Nov 23, 2018 6:14 pm por HadesAnubis

» El diario de Naruto [+14] Capitulo 1 27/03/16
Lun Nov 19, 2018 9:13 pm por mayasorita

» necesito ayuda con un fan fic
Lun Nov 19, 2018 4:53 am por uchiha099

» Pleasures of the night..... Capitulo 03.... "+18"
Sáb Nov 17, 2018 7:32 am por mayasorita

That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por miguel-kun el Mar Feb 12, 2013 11:04 am

muy buenoc
capis espero los proximos no tardes
avatar
miguel-kun
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 3213
Edad : 27
Localización con kelly kelly y sakura haciendo un trio XD
Nakus 11019
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por NaruSaku-12 el Mar Feb 12, 2013 11:44 am

¡Kyaaa!¡Qué emocionante!
¿Qué le contestará Naru-kun a esa pregunta?
¡¡ESTA INTERESANTÍSIMO!!¡¡RÁPIDO POR FAVOR!!
Espero la Conti Ansiosísísíma. Razz


Saludos,besos y abrazos.
Onion bye

avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Naruto 2702 el Miér Feb 13, 2013 4:28 am

Noooo!!, no lo dejes asiii!!, jamas me había tocado leer un capitulo que me dejara con esta intriga, continualo pronto, así que a Sakura le excita el olor de Naruto eh?, pobre chico, creo que Sakura piensa torturarlo hasta que eyacule, vamos Naruto aguanta, defiende tu orgullo y titulo!!!!, espero la conti....

Naruto 2702
Aprendiz
Aprendiz

Masculino Mensajes : 68
Edad : 23
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Obito_Madara el Miér Feb 13, 2013 3:15 pm

Ohhh que genial se pone esto pon la conti rapidoo!!!

Saludos!!
avatar
Obito_Madara
Sannin
Sannin

Masculino Mensajes : 850
Edad : 26
Nakus 16880
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza cap: 6 y 7(+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 11/02/13

Mensaje por ReyGravemind el Miér Feb 13, 2013 4:16 pm

recuerdo este fanfic es uno de mis favoritos, lo lei por primera vez en Naruto Uchiha, y despues en el primer foro narusaku, muy bueno la verdad










pasen por mi fic si quieren
Naruto y el pasado oscuro
http://narusaku.forosactivos.net/t1507-naruto-y-el-pasado-oscuro-12-02-2013-16-capitulo-2-c
avatar
ReyGravemind
Sannin
Sannin

Masculino Mensajes : 748
Edad : 27
Localización matando pendejos que piden trios a personas decentes y a perras que se aprbechan de los demas
Nakus 13850
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por SALAMANDRAHANSUKO el Vie Feb 15, 2013 7:01 am

Ha sido de los pocos fics que me ha agrado volver a leerlo espero con ansias los siguientes capitulos.
avatar
SALAMANDRAHANSUKO
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Mensajes : 103
Localización En el lugar mas recondito del Mundo
Nakus 1600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Ezra Namikaze Dragneel el Vie Feb 15, 2013 12:11 pm

No me canso de ver eso O.O
vaya Sakura asi siempre es impresionante
y cuando lo deja con la pregunta ahi, vaya
que emocion, es como si lo viera por primera
vez, siguele
avatar
Ezra Namikaze Dragneel
Chunnin
Chunnin

Masculino Mensajes : 359
Edad : 25
Localización Entre Konoha y Magnolia
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Estefi chan el Sáb Feb 16, 2013 2:19 am

Hola , hola de nuevo perdón por la tardanza pero me quedé sin internet pero ahora vuelvo con todo xD
Recuerden el fic es de Ayumi9


Capitulo 8
Spoiler:
DULCE VENGANZA

Por Ayumi

TODOS LOS DERECHOS DE LA OBRA "NARUTO" SON PROPIEDAD DE MASASHI KISHIMOTO

CAPÍTULO 8

- - Diálogos
" " Pensamientos

Fue como si una cubetada de agua fría hubiera caído de lleno sobre él, todos sus músculos se pusieron en tensión, pero aquella vez nada tenían que ver con la excitación. Incluso le pareció que la erección disminuyó un poco

-¿Enamorado?-su voz sonó tensa y cautelosa

-Si, Ino me dijo…

-¡¿Ino? ¿Qué ha dijo?

-Que tú…tienes…tuviste una relación con una chica llamada Sino y que la cosa no acabó bien

-Oh-la tensión desapareció de su rostro e incluso sonrió-Es cierto que estoy enamorado, pero es algo totalmente imposible

Aunque era la respuesta que esperaba, le dolió escuchar la confirmación a sus sospechas. Trató de disipar aquel inexplicable dolor y trató de recuperar rápidamente el control de sus emociones, afortunadamente conocía el remedio perfecto para ello.

Se movió hacia arriba de la cama, dejándole claro a dónde se dirigía, pero sin la certeza de si aquella vez si sería la efectiva o sería jugando un poco con él. Lo vio contener el aliento expectante cuando ella se detuvo al nivel de su entrepierna, la ansiedad vibraba en el ambiente, hasta que finalmente Sakura lo rodeó con su mano, segundos antes tomarlo con la boca.

Aquella era la segunda vez que lo hacía, de modo que sabía un poco cómo excitarlo. La velocidad y el ritmo que debía imprimirle, alternando sus dedos y la boca por lo que parecieron interminables momentos. Cuando Sakura presionó un punto bajo sus testículos, Naruto estuvo a punto de tragarse la lengua

-Sa…kura-chan…no…estoy a punto de…-Naruto se agitaba con fuerza contra la cama y sus amarres, tratando de transmitirle a Sakura su urgencia.

Pero ella ignoró sus súplicas y por el contrario continuó con sus caricias con mayor ímpetu. Cuando pensó que no podría contenerse por más tiempo, Sakura le apretó en la base del pene con una mano tirando hacia abajo ligeramente y tomó la punta en su boca.

El efecto fue increíble. La acción de su boca le produjo un intenso placer mientras que su sujeción en la base mantenía el clímax a raya. Aquel pequeño alivio fue momentáneo, al final ella aflojó la mano, lo tomó por completo en su boca y todo su control se hizo añicos.

Si hubiera estado desatado, podría haber logrado conservar un mínimo de control, incluso hubiera tratado de apartarse de su boca, pero aquello era imposible; en lugar de eso gimió, bramó, agitó la cabeza de un lado a otro e incluso se sacudió en la cama con tal fuerza que el cabecero golpeó en un par de ocasiones contra la pared.

Sakura lo mantuvo en sus labios hasta que bebió la última gota de su esencia. Cuando finalmente lo soltó y se incorporó, pasó su lengua por los labios e incluso utilizó sus dedos para tomar los restos que resbalaban por las comisuras de sus labios.

Al igual que la vez anterior, se sintió asombrada por arrojo para llegar al final. Nunca le llamó la atención el hacer sexo oral, mucho menos el llegar hasta el final, pero aquella vez, la había excitado sobremanera la idea de sentirlo dentro de ella de aquella manera.

Cuando los espasmos del orgasmo de Naruto terminaron, se desmadejó sin fuerzas en la cama. Con una sonrisa de absoluta satisfacción por dejarlo en ese estado, Sakura le dijo con picardía

-Con todos esos gritos y gemidos mis vecinos van a pensar que estoy torturando a un hombre.

-Pues eso es lo que estabas haciendo ¿o no?

Sakura rió abiertamente por su comentario, provocando un mohín de disgusto en el rubio, que a ella le pareció adorable. Avanzó a gatas sobre la cama hasta llegar a la altura de las caderas del rubio, entonces pasó una pierna por encima y se sentó a horcajadas encima de él, se estiró hasta que sus rostros quedaron a la misma altura

-No te quejes, te encantó. Probé lo mucho que te encantó

-¿Ah si? Pues va a salirte el tiro por la culata

-¿Por qué?

-Porque tú también estás al límite. Puedo escuchar tu voz, tu respiración entrecortada…incluso hasta puedo olerte. Esto de los ojos vendados agudiza los demás sentidos ¿sabías?

-¿Y eso qué tiene que ver?

-Que probablemente acabes de arruinarte tu propio placer

-No lo creo. Si hay algo que la otra noche me enseñó de ti, es tu enorme energía y tu asombrosa capacidad de recuperación.

Como si quisiera demostrárselo, se frotó con suavidad contra su entrepierna y casi de inmediato la sintió agitarse contra su trasero

-¿Lo ves?

Un gemido fue su única respuesta, pero para ella fue suficiente. Finalmente retiró la venda que cubría sus ojos, segura de que esa parte del juego había terminado. A Naruto le tomó unos segundos adaptar su mirada a la luz, pero en cuanto Sakura dejó de ser una mancha indefinible para tomar forma, la joven sintió con claridad como se excitaba nuevamente

-Además…darte placer ha sido un enorme placer para mi.

Nuevamente experimentó la enorme tentación de besarlo, la idea de mezclar sus lenguas mientras ella aún mantenía su sabor en sus labios le parecía tremendamente atrayente, pero logró contenerse. Lo mejor para ambos era mantener aquella situación lo más impersonal y superficial posible, algo a lo que no ayudaría mucho un beso.

En lugar de eso recorrió con su lengua las marcas de sus mejillas. Cuando llegó al final de una de las líneas, continuó el rastro hasta llegar a la comisura de sus labios, donde se detuvo y lengüeteó un poco, en respuesta obtuvo un gemido de abandono.

Aquel gemido provocó exactamente la misma reacción en ella.

Naruto tenía razón, ella también se sentía cerca del límite. Toda aquella sesión no había hecho otra cosa que excitarle, y él era el único que había alcanzado el clímax. La sonrisita del rubio el indicó que él también pensaba lo mismo, lo cual la molestó un poco.

-Ven aquí-dijo Naruto y ella lo obedeció de inmediato casi sin darse cuenta.

Enterró su rostro en el hueco entre el cuello y el hombro de su amante, lo que él aprovechó para mordisquear y lamer su cuello; aquello, combinado con la sensación de sus senos aplastados contra su torso, aumentó la excitación que la recorría.

Decidida a remediar aquella situación, se estiró para desatar uno de los brazos de Naruto, al hacerlo sus pechos quedaron a la altura de sus labios, situación de la que él se valió para mordisquearle con suavidad uno de sus pezones a través de la seda que los cubría.

Con aquellas deliciosas sensaciones invadiéndola era sorprendente que lograr coordinar sus movimientos lo suficiente como para soltar el agarre. En cuanto se sintió libre de uno de sus amarres, Naruto pasó su brazo por su espalda para impedirle que se retirara y continuar con sus caricias.

Dominada por las sensaciones, Sakura casi calló encima de él y tuvo que sujetarse de uno de los barrotes del cabecero, por ningún motivo quería perderse de la deliciosa presión de aquellos labios sobre uno de sus puntos más sensibles.

-Desamárrame el otro brazo-ordenó el rubio, obteniendo la inmediata obediencia de la joven.

Al moverse para desamarrar el otro brazo, permitió que su otro pecho recibiera la misma atención que el anterior.

A gatas sobre él, Sakura pudo sentir con emoción que la mano que acababa de liberar se dirigía a su entrepierna y los hábiles dedos se colaban por el resorte de su braga y la acariciaban con movimientos seguros. Primero un dedo y luego dos, aunado al tratamiento que sus pechos estaban recibiendo, estuvieron a punto de lanzarla por el abismo del clímax…pero entonces los movimientos cambiaron de ritmo y se centraron en atender puntos que la excitaban pero no la ayudaban a alcanzar el tan anhelado orgasmo.

-Por favor…

-También te supliqué y aún así no tuviste compasión de mí

-Yo…vengativo

-No, justo.

-Necesito.

-Lo sé. Pero para ello tienes que desatarme los pies.

Para eso tendría que separarse de aquellos dedos que tanto placer prometían, pero la promesa que aquello conllevaba era mucho más atrayente; así que obedientemente se giró para poder desatarle los pies, pero en la misma posición, a gatas sobre él, algo que Naruto aprovechó para sentarse en la cama y atender con sus labios y su lengua el lugar que sus dedos abandonaron.

La impresión le hizo fallar los brazos, cayendo sobre las piernas de él pero mantuvo su trasero elevado, negándose a interrumpir las caricias que su lengua ávidamente le provocaba. La acariciaba por encima del húmedo encaje, pero aquello ya la tenía al límite

-Desátame-ordenó deteniendo sus caricias

-Primero…

-No, primero desátame o no continúo.

Nuevamente se estiró para desatar sus pies, momento que eligió Naruto para apartar el trozo de encaje que lo separaba de su humedad y reiniciaba con sus caricias. Cuando finalmente soltó el último nudo, sintió que él rodeaba su clítoris con sus labios y presionó.

Gritó y a punto estuvo de alcanzar el orgasmo, pero Naruto se retiró de inmediato, negándole una vez más el placer

-Por favor…-no le importaba suplicar, lo que fuera con tal de que Naruto le concediera la liberación que tanto le negaba

-Lo sé nena, lo sé.

Primero que nada necesitaba quitarle aquel trozo de encaje que tanto se interponía entre ellos. Tendría que soltarle los ligueros, pero realmente el conjunto lo excitaba de sobremanera…y tampoco estaba para esas lindezas.

Pasó sus dedos dentro de la prenda, rozándola con los nudillos por unos deliciosos instantes, pero de inmediato tomó la tela y de un solo jalón la rompió. El sonido de la tela rasgándose resonó por la habitación, Sakura volteó a verlo por encima del hombro y exclamó

-Me la has roto-sonaba más extasiada que molesta, lo que no contribuyó a la tranquilidad de Naruto.

Luego de haber obtenido su propio clímax pensó que podría torturarla sin problemas por algo de tiempo, pero escuchar sus gemidos y verla al límite y tan ansiosa de la liberación eran suficientes afrodisíacos para él.

-Te compraré otra. Dos. Diez. Me encantará comprarte otra sabiendo el por qué. –le dio una palmada en el trasero, pero inmediatamente la acarició en el mismo lugar-Ven aquí

Con una sonrisa de anticipación Sakura se acercó a él, entonces Naruto llevó sus manos hasta el borde del corsé y lo bajo, liberando los pechos e inclinándose para tomar uno de los sonrosados pezones en sus labios

-Oh…

-Debo pararme, condón…

-No…-suplicó Sakura mientras enterraba su mano en sus cabellos para impedirle la retirada

-No voy a hacer nada si no tengo un condón, está en mi pantalón

-No te preocupes por eso, hay dos paquetes en el cajón de mi mesilla

-¿Dos…paquetes?

-La vez pasada nos acabamos el compraste ¿no?

Naruto estiró su brazo y jaló con fuerza el cajón hasta casi tirarlo, pero logró detenerlo y a la vez sacar una de las cajas, desagarró la tapa y sacó un par de ellos. Luchaba por abrir el dichoso paquete cuando Sakura se lo arrebató

-Pero…

-Déjame, quiero ponértelo. Nunca he puesto uno, pero en verdad quiero ponértelo

-Sakura-chan…me siento muy excitado, si empiezas a juguetear o titubeas, temo que tendremos un problema

-Lo haré bien. Ino me hizo practicar una y otra vez-dijo mientras llevaba una esquina del paquete a sus labios y lo abría.

-¿Ino?-no recibió respuesta pero no le importo en lo absoluto, porque Sakura se inclinó sobre él y lo lamió en la punta.

-No pude resistirlo-se justificó mientras colocaba el preservativo sin problemas e incluso le daba un apretón final.

-Pagarás por esto, Sakura-chan-aseguró con seriedad

-Eso espero…

Por un momento se sintió de tentando de sujetarla por las caderas parea guiarla a su erección, pero al final cambió de opinión intercambiando los papeles y tendiéndola de espaldas.

Finalmente entró en ella, pero para la absoluta decepción de Sakura, se retiró de inmediato, ganándose un gemido atormentado por parte de la joven

Repitió un par de veces la operación, como tanteando el terreno, cada vez entraba con mayor profundidad, proporcionándole una deliciosa sensación, pero no la que necesitaba.

-Oh…por favor…

-Shh, impaciente

-Estoy a punto…

Entonces Naruto la tomó de las caderas, elevándola un poco, y entró en ella en una sola embestida.

Aquello bastó para que Sakura finalmente pudiera alcanzar el orgasmo. El placer la invadió con tal fuerza que no pudo contener un grito de absoluto delirio. El hecho de que Naruto no se moviera ni un milímetro aumentó sustancialmente las sensaciones.

Le pareció que transcurrió una eternidad hasta que las sensaciones remitieron y pudo abrir los ojos. Naruto permanecía rígido, su barbilla y hombros demostraban una gran tensión, pero aún así le sonrió tembloroso

-Yo…

-Shhh. Esto apenas inicia

-Genial-le respondió mientras estiraba los brazos por encima de su cabeza y sujetaba los barrotes del cabecero-Hazme ver estrellas…de nuevo

-Será un placer.

Naruto se retiró por completo y avanzó de nuevo. Una y otra vez

-¡Oh. Sakura!

-Naruto…Naruto…Ohhhh

Naruto deslizó una mano tras sus nalgas y la mantuvo firme mientras transmitía un ritmo más apremiante. Casi de inmediato ella lo siguió con rapidez, acompasándose a sus embestidas. Cambió el ángulo para rozarle los senos con su torso y apretar el botón sensible entre sus muslos

-¡Ohh…cielos!

De manera instintiva alzó las piernas para rodearlo por la cintura con ellas. Él gimió. Ella también porque sintió inmediatamente la diferencia. Con aquella nueva postura, lo sentía sumergido por completo en ella, colmándola

Sakura gritó con una nueva embestida, por lo que Naruto se detuvo de inmediato

-¿Te hago daño? ¿Estoy demasiado hondo?

-¡No! Es…fantástico

-¿Segura?-su mirada de preocupación le llegó al alma y tuvo que cerrar sus ojos para poder contener sus emociones y él no las viera.

-Totalmente. No pares

Naruto le sonrió y continuó sus embestidas con renovados bríos. La fuerza de las mismas la empujaban hasta casi golpearse con el cabecero, pero a ella eso no le importaba.

Sakura alcanzó su nuevo orgasmo con un grito que resonó con claridad y que probablemente atravesaría las paredes de sus vecinos. Lágrimas de placer escaparon de sus ojos mientras su espalda se arqueaba y agarraba los barrotes con fuerza suficiente como para romperlos.

Al sentir como los espasmos del orgasmo le apretaban el miembro, Naruto ya no pudo contenerse más y con una última embestida alcanzó el orgasmo. El mejor orgasmo de toda su vida.

Se desplomó encima de ella, pero el verla con una expresión de éxtasis, provocada por él, con los labios sonrosados y entreabierto, era una tentación demasiado grande como para poder resistirla; así que salió de ella y se giró para recostarse a su lado

-¿Qué piensas? Pareces molido-preguntó la joven al cabo de unos minutos de recuperación

-Lo estoy. Ha sido…la experiencia más excitante de mi vida.

-¿De verdad?

-Claro. Debo admitir que siempre había tenido esta fantasía, pero ésta es la primera vez que la llevo a cabo

-Eso sí no puedo creértelo

-¿Por qué?

-Con tantas mujeres tras de ti, me es imposible pensar que ninguna quiso hacer esto.

-No he dicho que no hubiera tenido oportunidades, simplemente nunca me sentí suficientemente motivado para hacerlo

-¿Por qué?

-¿Por qué?-Naruto guardó silencio, con la mirada fija en el techo mientras trataba de poner en palabras unos motivos que tenían mucho de emocionales-Pues…atarte implica un acto de confianza total en la otra persona, y yo nunca he confiado tanto en mis otras parejas como para permitirles tener ese grado de poder y control sobre mi.

-Pero conmigo no tuviste problemas

-Si. Se puede decir que confío en ti más que en nadie

-¿Lo dices en serio?-preguntó sintiéndose enormemente conmovida

-Claro. Te confiaría mi vida Sakura-chan. De hecho te he confiado algo muy valioso para mí: mi amistad con Sasuke. Confío ciegamente en que nunca le dirás la forma en que lo estoy traicionando

Lo delicado del tema flotó en el aire, logrando golpear el ánimo de ambos. Tratando de recuperar un poco la situación, Sakura lo miró directamente a los ojos y dijo

-Yo también confío en ti, así que…puedes regresarme el juego cuando quieras

Naruto quedó descolocado por aquel ofrecimiento, nunca se le ocurrió que Sakura pudiera querer invertir los papeles y que ella fuera la…torturada en aquella ocasión.

-¿Estás segura?

Las mejillas de Sakura estaban enormemente sonrojadas, pero aún así asintió con seguridad. Lo cierto era que después de probar aquella fantasía con Naruto, se moría de ganas de vivirla nuevamente, pero ahora con las tornas cambiadas

-Sólo en ti confío tanto como para hacerlo

Aquellas palabras le llegaron al corazón del rubio. Una parte de su anatomía ya había reaccionado ante aquella certera posibilidad, pero aunque le gustaría realizar su fantasía en aquel mismo momentos, pensó que lo mejor sería pasar un poco el tiempo, para que ambos estuvieran completamente relajados…y él hubiera reunido suficientes ideas. Aunque las ideas no eran un problema, siempre había sido muy creativo.

-Bien, pero mientras tanto llega el momento trataré de complacerte de otras maneras.

-Espera, antes de que continuemos quiero decirte algo más

-¿De qué se trata?-preguntó el rubio de no muy buena gana. ¿Por qué tenía que interrumpirlo precisamente en aquel momento?

-Cuando te pedí tu…ayuda, no te pregunté si estabas saliendo con alguien, lo cual es tremendamente egoísta de mi parte, así que…bueno, si estás saliendo con alguien yo…

Sakura tuvo que cerrar la boca, ante su incapacidad de completar la frase. Sabía que era lo correcto, pero eso no lo hacía fácil. Suponía que debió haber sacado el tema al principio, pero definitivamente no se arrepentía de la experiencia más erótica de su vida, la cual hubiera peligrado de haber abordado aquel asunto al principio. Convencida de que retardar sus palabras sólo sería peor, decidió hablar

-Yo…

-Sakura-chan, no estoy saliendo con nadie-dijo Naruto interrumpiéndola, algo que ella agradeció. Especialmente la respuesta

-¿En serio?

-Sí. Créeme, si tuviera una relación nunca hubiera aceptado 'ayudarte'. Porque aquello habría significado serle infiel a esa persona y yo aborrezco la infidelidad

La boca de Sakura se curvó en una mueca por la ironía de aquella frase con la situación que vivían. Cuando se dio cuenta de ello, él también sonrió, aunque relajadamente

-Tú eres la primera persona con la que estoy, que tiene al mismo tiempo una relación con alguien más

-Oh, eso me hace sentir mejor-dijo sarcásticamente

-Sólo quiero que sepas que no importa lo dure esto que tenemos, sea una semana, unos meses, te prometo que sólo estaré contigo

-¿Fidelidad? ¿A eso te refieres?

-Sí

-¿A pesar de que yo no pueda darte lo mismo?

-Es algo que tiene que ver mucho más conmigo que contigo, o lo que puedas darme a cambio-Sakura pensó en decir algo, aunque no estaba segura de qué, pero un dedo de Naruto se posó sobre sus labios, impidiéndoselo-Prefiero que dejemos ese tema de lado y nos enfoquemos en algo mucho más…placentero

Con firmeza la hizo girarse en la cama hasta que quedara boca abajo, entonces tomó una almohada que estaba tirada en el suelo y la colocó bajo su estómago de manera que su cadera quedaba ligeramente elevada. La joven lo miró por encima del hombro, sintiéndose confundida por aquella postura, pero él simplemente le sonrió con una manera que dejaba claras sus intenciones.

-Esos vecinos de los que hablaste… ¿corremos riesgos de que vengan a ver qué pasa?

-En realidad ellos…no están. Se fueron unos días de vacaciones.

-Genial. Porque me temo que tus gritos los hubieran atraído

Sakura estaba a punto de preguntar a qué gritos se refería, pero en ese mismo momento Naruto se inclinó y empezó a acariciarla con la lengua y los dedos de una manera…que no que le quedó otra opción que darle toda la razón.


Capitulo 9

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO, ESTO NO ES MÁS QUE UN PASATIEMPO PARA MI, QUE NO ME REPORTA GANACIAS (lo cual es una verdadera lástima XDDD)

Capítulo 9

- Diálogos

" " Pensamientos

/-/-/ Cambio de escena

Naruto miró fijamente el sobre que llevaba en sus manos mientras caminaba por los pasillos de la estación al lado de sus amigos, quienes no podían dejar de sorprenderse ante el gesto serio y hasta meditabundo que había embargado a su amigo desde hacía unos minutos. Fue Sasuke quien no pudo seguir aguantando la curiosidad por saber la razón de su comportamiento.

-¿Qué te pasa, dobe? Desde que el capitán Yamato te asignó esta misión no pareces muy contento, a pesar de que fuiste tú quien no dejó de molestarlo para que te la asignara

-¿Pero qué dices? ¡Claro que estoy feliz! ¿O para demostrarlo tendría que ponerme a saltar?

-Lo has hecho-dijo Sai con simpleza, ganándose una mirada fulminante de su compañero

-Bueno, pues lo estoy. Éste caso me ha interesado desde el principio, así que estoy completamente feliz de estar encargado de atrapar a estos tipos.

El rubio se sintió ligeramente incómodo por las miradas especulativas que sus amigos le dirigían, como si estuvieran analizando a un bicho raro para poder entender su comportamiento, pero fue la intervención de Kiba lo que terminó por ponerlo nervioso.

-No será que lo que no te ha gustado es el tiempo de duración

-¿Por qué habría de molestarme? Es de una a dos semanas, he estado en misiones de hasta tres meses

-Si, pero probablemente entonces no tenías a una chica como ahora

-¿De qué hablas Kiba? No estoy saliendo con nadie-reclamó a todo pulmón, lo que atrajo aún más la atención de los chicos

-A otro perro con ese hueso, todos creemos lo contrario e incluso hemos hecho apuestas sobre la identidad de la chica. Yo aposté porque se trata de la joven que atiende el puesto de ramen, sé que es mayor pero quizá te gusta que te den lecciones

-¡¿Pero que dices? ¿En que se basan para suponer que estoy saliendo con alguien?

-Has dejado de tomar turnos dobles-dijo Sasuke con tranquilidad

-Cuando estás de descanso te vuelves ilocalizable-agregó Sai

-E incluso un par de veces has llegado oliendo a jabón de mujer, señal de que has estado duchándote en casa de ella…tras haber pasado la noche juntos, claro-finalizó Kiba-Lo que no entendemos es por qué nunca la mencionas, lo que hace pensar a algunos de que estás saliendo con una mujer casada

-¡No está casada!-los tres lo miraron triunfantemente, porque aquella declaración exaltada confirmaba de alguna manera que estaba saliendo con alguien-¡Y no he aceptado lo que dicen!

-Puedes negarlo todo lo que quieras, pero no te creemos nada. En todo caso te creo que no esté casada, te conozco y sé que tú no eres de los que se metería en medio de una relación. La lealtad es algo muy importante para ti-finalizó Kiba

Naruto no pudo evitar sentirse como un miserable. Escuchar aquel halago frente a su amigo, a quien estaba traicionando….era más de lo que podía aguantar. Farfulló la primera excusa que se le ocurrió y se alejó de sus amigos a toda velocidad

/-/-/-/-/-/-/-/-/-

Contrario a muchas personas, a Sakura le encantaba festejar su cumpleaños. Aquel día cumplía sus flamantes 23 años y se sentía tremendamente entusiasmada por festejarlo; pero si había un aspecto de festejar un cumpleaños que amaba por encima de todo, era el recibir y abrir los regalos. Como en aquel momento.

Sus manos temblaban con emoción mientras se trataba de desenvolver un paquete, en lugar de rasgar la envoltura como en verdad lo deseaba.

Cuando llegó a la clínica aquella mañana, en recepción le entregaron un paquete. Aunque no tenía una etiqueta o una dirección de remitente, no le costó trabajo identificar a Naruto como la persona que se lo enviara; en todos los años que tenían de amistad nunca había faltado un solo regalo o llamada telefónica por su cumpleaños.

Notó que la chica de recepción se moría de curiosidad por saber lo que contenía aquella caja además de saber el remitente, pero ella había sido más rápida y terminó encerrándose en su oficina para poder abrirlo con total privacidad.

Miles de posibilidades se barajaban en su mente mientras desgarraba la envoltura como si de un niño pequeño se tratara. Cuando destapó la caja y miró su interior, se quedó congelada, impresionada por el contenido.

-¿Qué es esto?-exclamó una conocida voz a su espalda, mientras que la misma persona lograba colar su mano dentro de la caja y sacaba de ella la parte inferior de un bikini

Se giró velozmente para encarar a su amiga con indignación, pero su rostro sonrojado conseguía quitarle amenaza.

-¡Ino cerda! ¡Devuélvemelo!

En lugar de obedecerla o sentirse intimidada por la orden, Ino la ignoró por completo y concentró su atención en la diminuta prenda de encaje que sostenía entre sus dedos. La minúscula prenda era de un encaje negro tan delgado que parecía más revelador de lo que era.

Tan concentrada estaba Ino que logró arrebatárselo violentamente para ocultarlo tras su espalda, pero en lugar de sentirse decepcionada por perder la prenda se acercó a la caja para poder ver las otras prendas que contenía la caja. Al menos otras cinco prendas de diversos modelos, texturas y colores completaban el regalo.

-¿Por qué Naruto te ha enviado tantas braguitas?

Si de por si la situación le parecía tremendamente vergonzosa, el hecho de que su amiga adivinara sin problemas quien era el culpable de aquel regalo no hacía otra cosa más que sumirla aún más en la vergüenza.

-¿Có…por qué dices que fue Naruto?-preguntó tartamudeando, tratando de confundirla en lugar de aceptar la participación del rubio en aquello.

En respuesta Ino le lanzó su patentada mirada de 'Soy rubia pero no idiota'

-Este es un regalo…íntimo, y definitivamente no me imagino a Sasuke-kun comprándote este regalo; así que debió ser Naruto. Además claro del hecho de que es tu cumpleaños y él siempre se ha encargado de mandarte tu regalo, sin importar el lugar en el que se encuentra, como en este caso que está de misión.

-Pues…él

Como no se le ocurría ninguna frase inteligente para desviar el tema o darle alguna respuesta satisfactoria Ino le sonrío maliciosamente y se inclinó hacia ella

-Creo que me hago una idea del por qué lo hizo

-¿Ah si?

-Si, diría que tengo una idea bastante acertada.

Oh cielos. ¿Por qué la tierra no se abría bajo sus pies y se la tragaba?

-Sea lo que sea que te estés imaginando…estás equivocada-dijo de manera temblorosa mientras cerraba la caja y la apretaba contra su pecho para evitar que su amiga siguiera viendo el paquete-Lo mejor es que me lo lleve a mi casillero

-¿Por qué te pones tan nerviosa? Están teniendo una aventura, es normal que te haga regalos de ese tipo, sobre todo en tu cumpleaños

-Quizá pero… ¿por qué no dejamos de lado el tema? ¿Por qué no mejor hablamos de…de...del curso de hoy?

Ino la miró con fastidio, se dejó caer en una de las sillas y tomó al azar una revista que estaba en el escritorio. Ninguna de las dos eran muy afectas a leer ese tipo de revistas femeninas, pero a veces no había mucho movimiento en la clínica y las ocupaban para matar el tiempo. La ojeó un poco, pero sin prestarle mucha atención, así que miró a su apenada amiga por encima de la revista

-Eres la única persona que conozco que puede emocionarla pasar toda la mañana en un curso con Tsunade-sama

-Tsunade-sama es la mejor en su área, así que obviamente me interesa éste curso que nos está dando. Bastante suerte tenemos que una vez al año se tomé un espacio en sus obligaciones de Hokage para darnos esta capacitación

-Tampoco le des tanto mérito. Sabes tan bien como yo que Godaime-sama se aferraría a cualquier pretexto para escaparse de todo el trabajo. Al menos esta vez se escapa para darnos un curso y no para jugarse todo el presupuesto en el casino o emborracharse.

-¡Eso que dices no es posible!-se apresuró a defender a su maestra, a pesar de reconocer la verdad que revelaban aquellas palabra

-¿Por qué Shizune-san amenazó al casino con clausurarlo si le seguían permitiendo el paso?-dijo Ino con ironía, obteniendo una mueca como respuesta-Pero bueno, me apuesto a que hoy llegará nuevamente tarde a la clase

-Pues ahora que lo dices, lleva llegando tarde toda esta semana. ¿Tendrá mucho papeleo por resolver?

-No lo creo-la sonrisa de Ino logró despertar la curiosidad de Sakura

-¿Tú qué crees?

-Pues me atrevería a decir que lleva un tiempo luciendo una sonrisita como la tuya

-¿Cómo la mía? ¿A qué te refieres?

-Sexo. Tsunade-sama debe estar enrollada con un amante ¿dónde se lo habrá conseguido? Mientras no sea un ludópata como ella todo está bien

-¿Te basta con su sonrisa para deducir eso?

-Así fue contigo y le atiné ¿o no?

"Punto para la cerdita"

-Así que yo me pregunto ¿acaso todo mundo tiene sexo menos yo?-preguntó Ino con un tono tan lastimero que Sakura se rió

-¿Qué tú no tienes? ¿Y Shikamaru?

-Bah. Ese flojo anda muy ocupado con una misión y no hemos podido vernos en las últimas semanas

-¿Una misión?

-Si. Al parecer están tras la pista de una importante organización y lo enviaron a un lugar para tratar averiguar algo; se supone que estará semanas metido en ese caso. De hecho, por lo poco que sé, está trabando con Naruto

"¿Con Naruto? ¿Una organización? ¿Podría ser…? No, probablemente sea una coincidencia. De seguro hay miles de organizaciones criminales tras las que está la policía."

-¿Y esa cara de preocupación frentona?

-¿Oh? Pues nada importante, sólo estaba pensando en la misión de Naruto, esto que me dices es la primera noticia que tengo al respecto. Nunca me cuenta nada sobre las misiones que le tocan o a dónde estará destinado

-¿Y eso que tiene de raro? Fue entrenado por Jiraiya-sama, así que es obvio que muchas de sus misiones son de infiltrado, no esperes que te hable de los peligros que corre o los lugares donde se mete. Acaso ¿estás preocupada por él?

-¡Claro! Y antes de que saques algunas de tus locas conclusiones, debo recordarte que SIEMPRE me he preocupado por él cuando está de misión.

-Lo sé. Recuerdo que cuando tuvo su primer misión como infiltrado, estuviste muerta de la preocupación los dos meses que duró en aquella investigación.

-Ya te lo dije ¿cómo podría no preocuparme ya sea por Naruto o por Sasuke? Antes que nada somos amigos desde años, nos conocemos desde la infancia.

-No te estoy culpando, tienes toda la razón. Sólo quiero decir que esta es una misión como cualquiera, el peligro que Naruto esté corriendo no es mayor que el que ha corrido en otras ocasiones

-No estoy segura de eso

-Pues deberías dejar de pensarlo porque no solucionarás nada, a menos que fueras a ayudarlo en donde quiera que esté. Así que anda, deja de pensar en todas esas cosas pesimistas y mejor ve a dejar tu…regalo en el casillero para que empieces a prepararte para tu amado curso.

Sakura reconoció que su amiga tenía razón. Tenía que confiar en que Naruto estaría bien y mejor dejar de preocuparse. Pero para poder dejar de pensar definitivamente en el fruto de su preocupación debía enfocarse en otro tema que la atrajera

-Oye cerdita ¿qué hay de mi regalo?

-¿No recibiste las flores en la mañana?-le preguntó Ino con preocupación

-Claro que sí, pero me refiero al otro-desde que eran amigas Ino tomó la costumbre de darle dos regalos: un ramo de flores y algo más; el ramo lo recibió puntualmente aquella mañana así que sólo le faltaba el otro

-Oh-la sonrisita que le lanzó la rubia no le dio buena espina-Ese tardaré un poco en dártelo, primero debe regresar Naruto-aquello bastó para ponerla más insegura sobre las intenciones de su amiga

-¿Por qué necesitas la presencia de Naruto?

-Si te lo digo, entonces perderá la gracia. ¡Pero quita esa cara! Te aseguro que no es nada malo y te encantará

-Si tú lo dices…

-Mejor cuéntame ¿ya te felicitaron tus padres por tu cumpleaños?

-¿Tú qué crees?-dijo poniendo los ojos en blanco-Me despertaron a las 5 de la mañana. Mi determinación de no darles llaves de mi casa se tambaleó enormemente cuando tuve que levantarme para abrirles

-Pero quién te manda haber nacido a esa hora

Eso era lo único que aborrecía de su cumpleaños. Cada año sus padres la despertaban a la misma hora en que nació, porque decían que esa era la única manera de festejar exactamente su cumpleaños.

-Y ¿qué te regalaron tus padres?

-Los boletos para un viaje a la playa

-Guau. ¿Cuándo te vas?

-Pues en cuanto logre tomar unos días libres-dijo con añoranza

Últimamente habían tenido tanto trabajo en la clínica, que verdaderamente deseaba realizar el viaje. Afortunadamente aún le debían unos días de vacaciones o de lo contrario no podría escaparse próximamente, sólo le quedaba esperar el momento indicado para poder escoger un buen día y darse a la fuga.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-

Varias horas después Sakura abría la puerta del departamento de Sasuke, lista para poder cenar en compañía de su novio para festejar su cumpleaños. Se sentía verdaderamente hambrienta, luego de varias horas de trabajo en la clínica y una clase verdaderamente pesada con Tsunade. En algún momento de su ocupado día, Ino trató de convencerla de que fueran a comprarse un bocadillo para matar el hambre, pero pensando que aquello podría quitarle el hambre por completo y arruinar aquella cena, consiguió aguantarse.

-Sakura…tardaste demasiado

A duras penas la pelirosa consiguió controlar la molestia provocada por el inoportuno comentario de Sasuke. ¿Por qué demonios la recibía con un reclamo?

-Buenas noches a ti también, Sasuke

El moreno pareció captar su molestia, porque se disculpó con la mirada, aunque no expreso la disculpa con palabras.

Demasiado hambrienta como para concentrarse en aquel detalle, se encaminó al comedor con él siguiendo sus pasos. Era la primera vez desde que descubrió su nueva infidelidad que convivirían por varias horas, lo cual la ponía un poco nerviosa porque temía meter la para y revelar de alguna manera que lo había descubierto, pero estaba convencida de que rechazar su invitación y negarse a estar con él a solas despertaría mayores sospechas.

El estómago le protestó con energía al sentarse a la mesa, pero para su absoluta consternación vio que los platos en lugar de contener deliciosos platillos, sólo mostraban restos de comida

-¿Y la cena?-preguntó casi gritando. Su estómago rugió nuevamente, como si quisiera demostrar su inconformidad por aquella ausencia de alimentos

-Lo lamento pero como tardaste tanto en llegar y tenía mucha hambre…

-¿Tanta como para acabarte toda una cena para dos?

-Estuve tan ocupado que ni siquiera pude comer-en lugar de parecer culpable o arrepentido, Sasuke simplemente se justificaba como si fuera una cosa tan obvia que ella no tenía porque culparlo-Tenía mucha hambre y tú tardaste tanto en llegar

-Me entretuve en la clínica, pero ese no es motivo suficiente como para que te acabaras la comida sin ponerte a pensar si yo también venía con hambre. ¿Qué tenías hambre? ¡Pues yo también la he tenido otras veces cuando quedamos para comer o cenar y tú no llegas porque surgió una misión! Pero al menos siempre he tenido la…consideración para esperarte y en todo caso comer, pero te dejo algo

-Sigo sin entender cuál es el problema, puedo pedir una pizza

-Claro, una pizza. Pizza en mi cumpleaños, que gran cena-dijo sarcásticamente

Sakura se sentía verdaderamente furiosa. No sólo era el hambre lo que motivaba su rabia, sino el hecho de que el moreno no pareciera concederle razón a su molestia y asumiera que estaba exagerando en lugar de entenderla. ¿Siempre había sido tan podidamente egoísta y pegado de si mismo?

-Lo lamento ¿de acuerdo?-se disculpó, aunque no sonaba nada arrepentido-Llamaré a algún restaurante de los que te gustan y pediré que traigan un poco de comida, quizá tarden un poco pero…

-Déjalo, probablemente tarden horas en traerme un pedido, si es que están muy ocupados. Así que más te vale tener el refrigerador lo suficientemente surtido para que me prepares algo

Sasuke estuvo a punto de negarse, pero le bastó mirar la furiosa mirada de la joven para convencerse de que lo mejor para su seguridad era hacerle caso.

Quince minutos después, en medio de un tenso silencio, Sakura se dispuso a empezar a cenar. Era una cena congelada que Sasuke tuvo que preparar en el microondas, lo último que a ella le hubiera gustado cenar en una fecha tan importante como su cumpleaños, pero como tenía mucha hambre pensó que aquello era mejor que nada.

-Antes de que te molestes aún más, te aclaro que no podré quedarme contigo mucho rato. Me han llamado para una misión y como tú te tardaste…

Sakura agradeció que al menos no terminara la frase, de lo contrario no hubiera podido contener el impulso de arrojarle su horrible cena a la mesa. ¿Acaso ella tenía la culpa de que hubiera surgido una emergencia en la clínica y se retrasara? Pero aunque hubiera sido su culpa, cuando era él quien se retrasaba ella nunca le decía nada; a pesar de que empezaba a sospechar de que sus retrasos poco tenían que ver con el trabajo y mucho con sus…amiguitas

-¿De qué se trata esa misión?-preguntó tratando de disimular la sospecha que sentía de que su novio había sido capaz de citarse con su amante en su propio cumpleaños

-No me han dicho gran cosa, pero al parecer tendré que ir a investigar unos datos que proporcionó Itachi

-¿I…tachi?

Fue tal su impresión, que incluso olvidó el bocado que estaba a punto de llevarse a la boca. Sasuke casi nunca mencionaba a su hermano, algo entendible en sus años de distanciamiento pero desconcertante desde la reconciliación.

Los padres de Sasuke e Itachi murieron cuando el primero era un adolescente y ante la ausencia de otros familiares, sólo se libró de ir a un orfanato gracias a que Itachi logró hacerse con su patria potestad a pesar de que aún no cumplía la mayoría de edad. Aunque siempre fueron unos hermanos cercanos, la relación entre ambos nunca se recuperó tras el accidente automovilístico en que murieron los padres de ambos, a causa de que fue Itachi quien conducía el auto cuando éste ocurrió.

Sasuke nunca pudo perdonar a su hermano por el accidente y en ningún momento le permitió olvidar su culpa. La situación fue tan dura para Itachi, que al cabo de un par de años nombró a un tutor para su hermano y se fue de la casa.

La opinión que Sasuke tenía de su hermano no hizo más que empeorar cuando se enteró que Itachi se había unido a una poderosa organización criminal, ensuciando la memoria de su padre y antepasados, que siempre pertenecieron a la policía en cargos de enorme responsabilidad. Las cosas sólo mejoraron cuando, luego de una investigación y un enfrentamiento entre ellos, se descubrió que Itachi trabajaba de agente infiltrado en dicha organización, sólo hasta ese momento los hermanos pudieron reconciliarse. Pero aún así Sasuke rara vez lo mencionaba

-Si ¿qué tiene de raro? Mi hermano aportó mucha información sobre los miembros de dicha organización y sus guaridas, pero eso no significa que no se tenga que investigar

-¿Has hablado con él? ¿Cómo está?

-Tiene tiempo que no tenemos contacto, es testigo protegido y por tanto es mejor no correr ningún riesgo que pueda revelar su ubicación. El propio Itachi me ha dicho que lo mejor es no vernos hasta que no caiga el líder

-Lo cual puede llevar mucho tiempo

-No tanto. La captura de todos los miembros de Akatsuki es una de las prioridades de los jefes, hay mucha gente destinada en este caso

'Akatsuki'

El nombre retumbó con fuerza en la mente de Sakura. Aquella era la organización que Jiraiya estaba investigando cuando fue descubierto y casi eliminado. ¿Sería posible que aquel fuera el caso en el que estaba destinado Naruto? Confiaba plenamente en la capacidad del rubio, pero si estaba investigado un caso que tenía una carga emocional y personal…temía que corriera riesgos innecesarios con tal de vengarse de aquellos que dejaron a su antiguo tutor al borde de la muerte. Sobre todo si se trataba de gente tan peligrosa como la que conformaba aquella organización

-¿Es el caso…al que está destinado Naruto?

-No lo sé-no sonaba completamente sincero, lo cual preocupó aún más a la joven-Sé que le asignaron un caso, pero conozco los detalles. ¿Estás preocupada por él?

-Claro que si ¿tú no lo estás?

-Sabe cuidarse solo.

-Sí pero…no puedo evitar preocuparme por ustedes siempre que traen un caso entre manos.

-No tienes porque, ambos somos buenos en lo que hacemos

-Eso para mi no es ningún consuelo. Estoy preocupada por Naruto porque si está investigando a Akatsuki…él tiene un asunto personal, por llamarlo de alguna manera, en este caso

-¿Y eso que? No por eso su juicio se nublaría hasta el punto de poner en riesgo su vida.

-Pero de todas maneras me preocupa. Dime sinceramente Sasuke, ¿Naruto está en éste caso?

Sasuke titubeó un poco antes de hablar, lo cual la hizo desconfiar de lo que fuera a decirle

-En verdad no lo sé, pero cuando regrese podrás preguntarle ¿de acuerdo?

No le creía para nada, pero estaba segura de que no lograría sacarle nada más así que decidió dejarlo por la paz. Al fin y al cabo ahora sabía que no serían varias horas las que tendría que convivir con Sasuke y con su molestia por la comida tenía el pretexto perfecto para negarse a tener relaciones si es que él se lo proponía.

Continuará...

Saludos !!!
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 24
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por when21 el Sáb Feb 16, 2013 2:31 am

Wow que regalito xDD
Solo por romperle las pantis jiji
Esta genial x3
Y sasuke por lo visto saku ya no se acostara contigo, solo con narutin
Espero la conti pronto pliz n.n

_________________

Gracias chicas <3


εїз Firma con mi Nee <3 εїз:

εїз FC εїз:




PREMIOS SEPTIMO HOKAGE:
   
Gracias te kerooo! <3
avatar
when21
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 3261
Edad : 24
Localización En alguna parte del universo (?
Nakus 60444
Posesiones :




Ver perfil de usuario http://when21.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por NaruSaku-12 el Sáb Feb 16, 2013 3:16 am

Menuda ‘acción’. x//D
Parece que Naru-kun anda en una misión tras Akatsuki…Espero que todo salga bien.
Saku-Chan andará preocupada por él.
Éste Sasuke me enferma,Saku-Chan esperó muchas veces por él y no se quejó.
Ella se retrasa un poco y se come su comida…Es un miserable.
Espero la Conti Ansiosísísísíma. Razz


Saludos,besos y abrazos.
Onion bye

avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Ezra Namikaze Dragneel el Sáb Feb 16, 2013 7:16 am

Sasuke parece un tonto sin darse cuenta
que lo que hace el lo hace Sakura con su amigo
sigue que esto se pone bueno
avatar
Ezra Namikaze Dragneel
Chunnin
Chunnin

Masculino Mensajes : 359
Edad : 25
Localización Entre Konoha y Magnolia
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por harunoakatsuki el Sáb Feb 16, 2013 11:42 am

me perdiii
ya me puse al dia con los cap
muy bueno cada ves se pone mejor sii
espero conti
avatar
harunoakatsuki
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 878
Edad : 26
Localización "¿Cordura? Para empezar, no recuerdo haber tenido nunca algo tan inútil…"
Nakus 16850
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Estefi chan el Dom Feb 17, 2013 1:01 am

Hola , nuevos capitulo hoy voy a poner tres por pedido de una amiga Very Happy

El fic pertenece a Ayumi9

Capitulo10

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO, ESTO NO ES MÁS QUE UN PASATIEMPO PARA MI, QUE NO ME REPORTA GANACIAS (lo cual es una verdadera lástima XDDD)

Capítulo 10

- Diálogos

" " Pensamientos

/-/-/ Cambio de escena

¿Cómo podía arruinarse un día que un principio pintaba perfecto?

El curso con Tsunade fue completamente decepcionante porque la rubia se la pasó divagando durante toda la clase, perdida en un mundo de fantasía que suscitó múltiples comentarios entre sus compañeros de clases y miradas de superioridad de Ino. Después de la cena fallida con Sasuke tuvo con conformarse con una comida insípida que en nada calmó su hambre, para colmo de males al salir del departamento de Sasuke la sorprendió una fuerte lluvia que en aquellos momento la tenía escurriendo agua en la alfombra del recibidor de su departamento.

Estaba a punto de dirigirse a su recámara para quitarse la ropa empapada y secarse, cuando el sonido del teléfono la detuvo. Pensó en ignorarlo y continuar con sus planes, pero la posibilidad que fuera una llamada importante la convenció de hacerle caso al aparato.

-Feliz Cumpleaños

En cuanto escuchó aquella alegre voz sonrió y cualquier pensamiento sobre cortar la llamada desapareció de su mente. Sin importarle arruinarlo, se sentó en el brazo del sillón, olvidando por completo su estado.

-Gra…gracias

Tan sólo por la llamada su día mejoraba sustancialmente. Llevaba una semana en aquella misión y ya lo extrañaba. No sólo el sexo…bueno, si extrañaba muchísimo el sexo, pero echaba de menos el verlo y platicar de tonterías.

-¿Cómo estás? ¿Qué tal va la misión?-preguntó con preocupación

-Bien. Aún no sé exactamente cuando regresaré, por eso quise hablarte hoy sin falta.

-Pero ¿estás bien? Te conozco y me preocupa que estés corriendo riesgos innecesarios

-Estoy bien-no hizo ninguna referencia a su otro comentario, lo cual no le dio muy buena espina a la joven-Lamento mucho no poder estar hoy contigo, pero para compensarte te mandé el regalo ¿te llegó?

-Si, de hecho tuve el mal tino de que Ino me viera abrirlo

Le llegó una sonora carcajada del otro lado de la línea y ella lo imitó

-Espero que te gustara, lo hice porque aquella vez que te las rompí prometí regalarle otras

-Me gustaron, pero prefiero mil veces tú llamada; he estado tan preocupada porque no tenía noticias tuyas

-Ya sabes como es esto, estoy en una investigación así que no puedo comunicarme contigo, pero te aseguro que estoy bien. ¿Cómo pasaste tu día?

-Bien. Ha sido un día un poco ajetreado, pero me la he pasado muy bien.

-Me alegro, me hubiera gustado estar contigo pero desgraciadamente éste caso coincidió en fechas contigo

-No importa, lo entiendo perfectamente. Aunque reconozco que me gustaría saber cuándo regresarás

-Aún no estoy seguro.

-Ya te dije que me gustó tu regalo, pero me hubiera gustado más que me dieras otra cosa como regalo-dijo de manera insinuante

-¿Crees que a mi no? Aunque…podemos solucionar eso un poco. ¿Por qué no me dices lo que traes puesto?

Sakura retiró de su oído el auricular y lo miró extrañada, creyendo haber escuchado mal y que eso estaba relacionado con su aparato. ¿Qué tenía de interesante lo que tenía puesto?

-¿Por qué quieres saberlo?

-Nada, sólo tengo curiosidad-a pesar de la distancia, podía imaginar sin problemas que Naruto estaría sonriendo en aquellos momentos

-Pues una falda con blusa y suéter. ¿Por qué quieres saberlo? ¿Quieres que tengamos sexo telefónico?

-Claro que no-intentó sonar escandalizado, pero ella no le creyó nada.

De pronto una posibilidad empezó a tomar forma en su mente, quizá él estaba tratando de provocarla y tomarle el pelo, seguro de ella jamás llevaría la broma más allá. Pues se iba llevar una sorpresa

-No es una ropa muy sexy ni atrevida ¿pero sabes qué tiene a su favor?

-¿Qué?

-Que está completamente empapada. Resulta que me ha agarrado la lluvia cuando me dirigía para acá, así que estoy completamente mojada. Estaba a punto de ir a mi recámara para quitármela cuando entró tu llamada, pero como no quiero enfermarme será mejor que me la quite de inmediato

-Sakura-chan-el tono alegre había desaparecido, siendo reemplazado por la sorpresa

Caminó con prisa hasta su recámara y enseguida de entrar en la habitación se retiró un poco el auricular para poder quitarse el suéter por la cabeza, en cuanto lo consiguió lo dejó caer sobre la moqueta y volvió a acomodarse la bocina para hablar

-Acabo de quitarme el suéter. ¡Cielos! Estoy más empapada de lo que pensaba. Mi blusa está tan mojada que se ha vuelto completamente transparente, mi brasiere puede verse con claridad…y no es lo único. Mis pezones se marcan con claridad a través de la blusa a causa de la lluvia ¿o será por escuchar tu voz?

-¿Estás intentando provocarme?-preguntó el joven con voz más ronca

-Tú iniciaste el juego-le recordó con satisfacción-¿En qué iba? Ah si. Creo que lo mejor será que también me quite la blusa-siguiendo sus palabras llevó sus dedos a los botones de la blusa y empezó soltarlos uno a uno. Cuando terminó de desabrocharla, se la abrió por completo y dijo-Vaya, esta lluvia estuvo peor de lo que esperaba ¿Puedes creer que hasta mi brasiere está empapado? Por ser mi cumpleaños me compré uno de encaje y ahora está completamente transparente, es casi como si no tuviera nada

El gemido que escuchó le pareció maravilloso y avivó el calor que la embargaba desde que la llamada empezó a tomar un rumbo tan subido de tono. Era sorprende que aún siguiera mojada en lugar de que el agua se evaporara por lo caliente que se sentía.

Ella no era el tipo de persona tan aventada y atrevida que tuviera conversaciones picantes por teléfono, pero desde que estaba con Naruto había hecho cosas que nunca antes se había atrevido…y las había gozado todas. Con él se sentía segura y atrevida por llevar a cabo fantasías que antes le parecían irrealizables. No pudo evitar preguntarse si sería capaz de llevar aquella llamada hasta el final.

-Creo que mejor sería dejarlo aquí, yo tengo que…

-Como me gustaría que estuvieras conmigo en esto momentos. ¿Sabes? El otro día escombré mis cosas y encontré una playera tuya, quien sabe desde cuándo está aquí, pero me la encontré. Así que estaba pensando en ponérmela, claro que seguramente pensaré en ti cuando la tenga puesta. Aunque antes deberé quitarme la falda, que también está tan mojada que la tengo pegada a mi cadera. Sería genial tener ayuda para quitármela. Tú ayuda.

Espero alguna respuesta de Naruto, sobre todo si era una queja tortura, pero en lugar de ello sólo obtuvo un incómodo silencio que la desconcertó enormemente. ¿Qué había salido mal? Estaba empezando en verdad a preocuparse cuando escuchó la voz de Naruto, tan quitada de la pena como siempre, pero sonando resignado

-Aunque me encantaría llevar este juego más lejos, me temo que tendré de detenerlo. Shikamaru vendrá a buscarme en cualquier momento y no siento ningún deseo de ponerme a explicarle por qué tengo una erección tan…evidente.

-¿Te he excitado?-preguntó sin disimular su deleite

-Como acabo de decir, tengo la erección que lo demuestra

-Genial

-Pues no es tan genial para mí-le reclamó con suavidad, provocando que la sonrisa de la joven se ensanchara. Hubo una pausa al otro lado de la línea que provocó cierta inseguridad en Sakura, que temía haberlo molestado-Hablando del diablo, Shikamaru ya está llamando y pidiéndome que me apure; lástima por él porque no podré salir de inmediato.

-No es culpa mía que te excitaras con tanta facilidad

-Lo cierto es que siempre que estoy contigo me excito sin problemas

-¿Ah si?-le hubiera gustado preguntarle desde cuándo le pasaba eso, pero Naruto la interrumpió para despedirse

-Tengo que irme. Necesito unos minutos para calmarme un poco y no creo que lo logre si sigo escuchando tu voz con esa ronquera tan sexy que se te forma cuando te excitas.

Aunque la despedida era inevitable, eso no la hacía más fácil para ella. Sobre todo porque los temores por la seguridad de Naruto empezaban a rodearla nuevamente. Sabía que era bueno en su trabajo y que, a pesar de su personalidad impulsiva, no haría nada que pudiera poner en riesgo su misión. Pero eso no era suficiente para eliminar por completo los temores por su seguridad.

-Quiero que te cuides ¿me entiendes?

-Siempre lo hago, Sakura-chan-sonaba un poco ofendido porque pusiera en duda su capacidad, pero a ella no le importaba que su comentario lo molestara siempre y cuando sirviera para recordarle que tenía que ser cuidadosa

-Lo sé, pero por favor no corras riesgos innecesarios. Si ves que son demasiados pide refuerzos, cuida tus espaldas…

-Sakura-chan, estoy muy bien entrenado para salir vivo de cosas como ésta, tienes que confiar en mi

-Lo hago

-Bien, pero tengo que colgar.

-Cuídate mucho ¿de acuerdo?

-Lo haré. Y Sakura-chan

-¿Si?

-Cuando regrese, me desquitaré por tu numerito ¿eh?

-Cuento con eso

/-/-/-/-/-/-/-/-/-

Naruto no estaba mintiendo cuando dijo acerca de sus problemas para abrirle la puerta a Shikamaru. Afortunadamente éste parecía haberse tragado el cuento de que aún no terminaba de vestirse y le dejó otros minutos de intimidad. Cuando sintió que su 'amigo' volvía a la normalidad, se puso la chamarra que estaba tendida en la cama y se encaminó a la puerta. Tan confiado estaba por la privacidad que Shikamaru le concedió, que fue una gran sorpresa cuando prácticamente chocó con él al salir de la habitación

-¿Me estabas esperando aquí?

-Entregué la habitación antes de venir a llamarte, pensé que ya estabas listo y no que estuvieras ocupado al teléfono. ¿A quién le marcaste? ¿A Sakura? Según recuerdo hoy es su cumpleaños

Eso era algo que verdaderamente odiaba de trabajar en equipo con Shikamaru, siempre parecía darse cuenta de las cosas, sin importar lo desinteresado que pareciera. De inmediato se sintió incómodo porque no sólo lo hubiera escuchado hablando por teléfono, sino que pudiera recordar el cumpleaños de Sakura y de inmediato hubiera relacionado ambos datos. Afortunadamente no habló muy alto, por lo que era imposible que supiera el contenido de dicha conversación

-¿Eso qué importa? Simplemente estaba preparándome para lo que haremos dentro de un par de horas. ¿Está todo listo?

-Absolutamente. Sólo tendremos que seguir el plan y todo saldrá bien.

-Genial

-Naruto, no olvides que uno de ellos es mío

-Descuida, sé el plan al pie de la letra. No debo meterme en la trayectoria de tus balas y asegurarme que las mías no se dirijan hacia él, pan comido

-Más te vale

/-/-/-/-/-/-/-/-/-

Sakura estrelló la puerta de su departamento sin que le importara el escándalo que provocara ni que pudiera molestar a sus vecinos, simplemente quería preocuparse por ella. La lluvia que cayó sobre ella el día anterior le estaba causando más problemas que un simple suéter encogido. Tenía gripa.

No. Era más que gripa. La espalda le dolía, la nariz no dejaba de chorrear, la cabeza le punzaba y los brazos los sentía tremendamente pesados. En cuanto la vio, Ino hizo un comentario sobre que era un saco ambulante de virus y le ordenó que se fuera a su casa. Aunque le hubiera gustado molestar un poco a su amiga, no era tonta y reconocía que verdaderamente necesitaba descanso para poder recuperarse.

Caminó en dirección a su recámara y a punto estuvo de caer al suelo cuando sus pies chocaron con un objeto que no recordaba haber dejado en el camino. Cuando miró el objeto en cuestión descubrió que era una maleta de viaje idéntica a la que usaba Naruto desde que podía recordar. Era la maleta de viaje de Naruto.

Como si lo hubiera invocado con el pensamiento, el rubio apareció por el pasillo. Inmediatamente se sintió invadida por el júbilo y el alivio al verlo avanzando hacia ella con total tranquilidad y sonriéndole como bienvenida.

Los días de separación se le hicieron tremendamente pesados y a la vez distantes mientras lo observaba. Lucía tan condenadamente guapo que no podía evitar devorarlo con la mirada, queriendo grabar aquella imagen en su memoria. Una playera negra sin mangas se le ajustaba a su cuerpo, revelando unos poderosos brazos, en los cuales, dicho sea de paso, deseaba perderse, su pantalón de mexclilla era tan ajustado que marcaba perfectamente sus largas piernas y la cadera, su look era completado por unas botas de motociclista y un poco de barba. Era un look muy diferente al usual, con el que lucía rebelde, peligroso…excitante. Ella nunca había sido fan de ese look tipo motociclista, pero en Naruto le daba un aire tan maravilloso, que estaba para comérselo.

Gracias a aquella imagen los dolores musculares desaparecieron instantáneamente, por lo que pudo correr a su encuentro y arrojarse a sus brazos sin problemas. Lo rodeó con fuerza por la cintura y enterró el rostro en su pecho mientras aspiraba hondo para poder captar sin problemas su aroma.

-¡Cuánto te extrañé!

-Yo igual-trató de contener un quejido, pero la experiencia médica de Sakura la ayudó a darse cuenta de inmediato.

La conciencia de que estaba herido la asustó enormemente por lo que se apresuró a levantarle la playera para verificar por si misma su condición, no le sorprendió encontrarse con una venda que rodeaba su cintura, pero si la preocupó. Alzó el rostro para preguntar y en ese momento se percató de la gasa que portaba en la cabeza

-¡Estás herido! ¿Qué te pasó?

-Nada de cuidado. Un rozón de bala en la frente y una cortada en el costado

-¿Una cortada o una puñalada?

El que no le respondiera de inmediato fue una respuesta suficientemente elocuente, que avivó su preocupación

-Es superficial. ¿Crees que me hubieran dejado salir de la clínica de no ser así?-A regañadientes tuvo que reconocer la verdad de aquello, sólo así pudo calmarse un poco.-El tipo era bueno, pero yo fui más rápido así que no pudo herirme como le hubiera gustado

-Afortunadamente estás bien.

-No podía ser de otra manera-lo dijo con tal arrogancia, que Sakura no pudo más que reírse, lo que no le sentó muy bien y lo demostró con su mejor gesto de ofendido

-En vista de que cumpliste tu promesa de regresar sano y salvo, creo que te mereces una recompensa

-Oh, ya lo creo-dijo mientras la apretaba contra él para demostrarle la reacción de su cuerpo-Además, creo recordar que te haría pagar tu llamadita ¿o no?

Sakura agachó el rostro y lo miró de reojo con fingida inocencia.

-¿Merezco un castigo?

-Oh si. Pero descuida, estoy seguro que lo disfrutarás.

El ambiente se cargó de electricidad mientras las miradas de ambos se encontraban. Ambos sabían lo que estaba a punto de pasar y lo deseaban casi con desesperación luego de más de una semana de separación. Pero cuando Naruto se disponía a tomarla en brazos para llevarla a la recámara, ocurrió algo que enfrío el ambiente de golpe: Sakura estornudó.

-Oh rayos-exclamó Sakura luego del cuarto estornudo seguido, tan fuertes cada uno que la dejaron doblada por la cintura

-Estás enferma-observó Naruto mientras ponía su mano en la frente para verificar su temperatura-Me di cuenta de que estabas roja, pero asumí que se debía a la excitación, no a que tuvieras un poco de fiebre

-Es un maldito resfriado. Todo por culpa de la lluvia que me agarró ayer; casi en cuanto colgué contigo me sentí un poco mal, pero hoy amanecí ya con el resfriado

-Fue mi culpa, debiste cambiarte de inmediato pero yo te entretuve

-No digas tonterías ¿Por qué habrías tú que tener la culpa? En todo caso la única responsable soy yo por ponerme a jugar contigo en lugar de ocuparme de mi salud

-Dejemos momentáneamente de lado quién tiene la culpa, debemos ocuparnos de curarte ese resfriado-de inmediato la tomó en brazos y se encaminó hasta la recámara con paso veloz-Necesitas descansar y tomar tus medicinas-dijo mientras retiraba las cobijas con una mano, pues aún la tenía cargando, para luego depositarla sobre el colchón

-¿Medicinas? Ugh

-Sakura-chan, tú mejor que nadie debería saber lo importante que es llevar un tratamiento médico

-Lo sé-contestó con tono lastimero acompañado de un puchero-Nunca se lo vayas a decir a alguno de mis pacientes, pero las inyecciones son horribles, deben ser invento del diablo; así que por ningún momento pienso ponerme una ¿me oyes? Además que no estoy tan enferma como para necesitarla, con que duerma bien por el día de hoy bastará para que me componga

-Eso no lo sabemos. Pero si no quieres inyecciones, aún quedan las pastillas o jarabes.

-¿Jarabes? Puag. Los odio. Son tan asquerosos. Cuando era niña mi mamá me obligaba a tomar aceite de hígado de bacalao para crecer, desde entonces les cogí odio a todo ese tipo de brebajes. ¡No sabes lo horrible que es que tus padres te obliguen a tomar esas porquerías!-en cuanto terminó la frase se percató de sus palabras e inmediatamente se arrepintió de ellas por temor a lastimarlo. Naruto pareció darse cuenta de su repentina incomodidad porque la observó con curiosidad y luego le sonrió para tranquilizarla

-Te equivocas Sakura-chan, en el orfanato también nos obligaban a tomar esas cosas, así que sé muy bien el castigo que representa tomarlos

-Perdón por decir esa tontería

-¿Por qué tienes que disculparte por ese comentario sin importancia?-estaba verdaderamente confundido porque ella le pidiera disculpas por algo que él no lograba captar, así que ella procedió a explicarse

-Hace unos años, cuando aún no te ibas con Jiraiya-sama, hice un comentario igual de desafortunado sobre la suerte que tenías por no tener unos padres tan molestos como los míos que no dejaban de regañarme, sólo que olvidé que los padres de Sasuke acababan de morir y se enojó muchísimo conmigo por no valorar lo que tenía mientras ustedes sufrían la ausencia de los suyos. Tú no me dijiste nada al respecto, pero pude darme cuenta que también te afectó. Desde entonces me he cuidado para no volver a mencionar el tema

-Si, bueno…reconozco que en su momento tu comentario me molestó, pero ha pasado mucho tiempo desde entonces. He madurado mucho, o eso quiero creer, así que he podido asumir muchas cosas, mi orfandad ya no es algo que me afecte

-¿Crees que Sasuke también lo ha olvidado?

-¿Sasuke? No sé, nunca se lo he preguntado

-Yo tampoco. El hecho de que hizo las paces con Itachi indica que al menos está dejándolo atrás, además si tú las has superado significa que él también debe haberlo hecho

-Yo no lo vería de esa manera, nuestras circunstancias son diferentes. Él no sólo los vio morir, sino que tuvo que pasar un período de duelo que debió ser complicado por lo de Itachi, mientras que yo…

-No sabes lo que les pasó

-Si, algo así-susurró sin que Sakura se percatara de ello-He estado solo toda mi vida, nunca he sido parte de una familia como tal ni he tenido una figura paterna, así que no sé exactamente lo que me he perdido, quizá por eso he podido dejarlo atrás con facilidad. Pero dejemos de lado un tema tan…profundo y mejor concentrémonos en tu resfriado-caminó hacia la puerta pero antes de salir de la habitación le dijo por encima del hombro-Ponte tu ropa para y recuéstate mientras voy a buscar una cosa

Obedientemente se puso un pantalón además de una playera, ambas prendas eran de algodón por lo que la calentarían aunque no demasiado como para sentirse acalorada. Estaba metiéndose bajo las cobijas cuando Naruto se asomó por la puerta

-Esa playera yo la conozco-dijo divertido, ganándose una sonrisa pícara de la joven

-Te dije que iba a ponérmela, me encanta ¿te molesta?

-No puedo imaginar un mejor destino para mi playera favorita, pero para compensarme por quedarte con ella tendrás que tomarte la medicina-al tiempo que lo decía, extendió la mano donde sostenía un frasco de color amarillo.

-¿Por qué precisamente ese frasco? ¡Sabe horrible! Debí tirarlo cuando tuve oportunidad

-No te preocupes, conozco la mejor forma para tomarlo

-¿A qué te refieres?

-Conozco la manera perfecta para tomarlo sin que sepa horrible

-¿En serio?

-¿Crees que te mentiría?

Conocía muy bien a Naruto como para poder reconocer cuando le estaban tomando el pelo, como en aquel momento.

-Si lo creo, pero te daré la oportunidad de probarlo

Se sentó a su lado en la cama, vertió un poco del jarabe en la cuchara y se la tendió

-¿En verdad funciona tu truco?-preguntó dudosa mientras contemplaba la medicina con aprehensión

-Sí, ya lo veras

Tenía muchas dudas al respecto, pero finalmente se dejó convencer y tomó la cucharada. Aún tenía la cuchara en la boca cuando sintió que Naruto le lamía el cuello en sentido ascendente. Automáticamente Sakura tragó saliva y con ella el jarabe.

-Bien ¿qué piensas? ¿Funcionó o no?-la interrogó con un a sonrisa de superioridad mientras tomaba la cuchara para retirarla

-Pues…sí. Aunque he de reconocer que definitivamente no es cómo lo esperaba

-Bueno, nunca dije específicamente de qué trataba

-Supongo que tienes razón

-Dentro de ocho horas te tocará una nueva cuchara, apuesto a que funcionará nuevamente. O incluso…

-¿Si?

-Siempre podemos probar con las inyecciones. Tú sabes, mismo truco diferente lugar

Sakura se sintió ligeramente tentada por aquella opción. Odiaba las inyecciones con todas sus fuerzas, pero las caricias de Naruto lo compensaban en cierta manera

-Creo que no-dijo al final, para decepción del rubio.

Finalmente el cansancio y la gripa hicieron mella en Sakura, porque comenzó a bostezar.

-Estás muy cansada, será mejor que duermas un poco

-No, antes quiero platicar contigo

-Eso podemos hacerlo mañana, no pienso irme

Empujándola por los hombros con suavidad la tendió en la cama e inmediatamente la arropó. A pesar de sus protestas, se sentía tan cansada que sus ojos empezaron a cerrársele, en contra de sus propios deseos.

Naruto continuó acomodándole las cobijas, lo que fue aprovechado por ella para poder observarlo fijamente por primera vez desde que su llegada. Estaba un poco pálido, tenía unas profundas ojeras y la barba empezaba a crecerle.

-¿Has dormido?-lre preguntó mientras se acomodaba en la almohada para mirarlo

-Dormí un poco de camino para acá

Conocía lo suficiente a Naruto como para saber que aquello no era necesariamente mucho. Lo cual significaba que estaba saliendo de una misión, con unas cuantas heridas a cuestas, realizó un viaje desde quien sabe donde para estar con ella y en lugar de acostarse a descansar, se ponía a cuidarla. Inmediatamente se sintió miserablemente egoísta por no haber reparado en ello antes, pero se prometió a si misma que lo repararía de inmediato

-Naruto

-¿Si?

-Acuéstate conmigo

-Sakura-chan, estás enferma y necesitas descansar, te prometo que mañana lo hacemos

Se sintió ligeramente ofendida de que él pudiera pensar que sólo pensaba en el para el sexo o que sólo tuviera esa idea en mente, pero desechó aquellas sensaciones para concentrarse en algo más importante.

-No digas tonterías, sólo quiero que te acuestes a dormir conmigo

-No puedo. No tienes nada de comer en el refrigerador y aparte de dormir necesitas comer, debo ir a comprar algo

-Deja de decir tonterías. Estás muerto de cansancio, también tú necesitas dormir. Y si quieres pensar en mis necesidades, pues en ellas están que te acuestes a mi lado.

Permaneció dudoso por algunos momentos más, indeciso entra obedecerla y a la vez darle a su cuerpo el descanso que necesitaba o hacer lo que pensaba que debería, finalmente suspiró resignado y luego de quitarse las botas, se metió en la cama. El hecho de que no se desvistiera por completo le indicaba a Sakura que probablemente pensara levantarse en cuento ella quedara dormida, podía vivir con eso.

Naruto se recostó boca arriba, pero casi de inmediato cambió de opinión y se puso de costado, quedando ambos cara a cara.

-Te extrañé-dijo Sakura con ternura, le sonrió y él le correspondió el gesto

-Yo también

Ella se movió un poco para eliminar la escasa distancia que los separaba, entonces se pegó completamente a él, enterró el rostro en su pecho y sonrió sintiéndose satisfecha con la sensación de tranquilidad que la invadió al entrar en contacto con el cuerpo del rubio.

En respuesta a ello, Naruto pasó su brazo por encima de ella, para apretarla aún más contra él, enterró su rostro entre sus cabellos y experimentó el mismo sentimiento de tranquilidad que invadió a su compañera.

Poco a poco empezó a sentir que el cuerpo de Sakura se relajaba cada vez más y su respiración tomaba un ritmo más lento, señal de ya estaba dormida. Era el momento perfecto para levantarse y hacer todas esas cosas que debía, pero no tenía muchas ganas de levantarse de aquel cálido lugar. Casi sin darse cuenta o poder hacer algo para impedirlo, sus ojos empezaron a cerrarse y antes de poder impedirlo, estaba tan profundamente dormido como ella.

Así, profundamente dormidos en brazos del otro, con respiraciones al compás, ambos sabían que nunca como en ese momentos se sintieron tan relajados y felices.

Capitulo 11

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi

Capítulo 11

- - Diálogos

" " Pensamientos

/-/-/ Cambio de escena

Sakura se movió entre sueños, intentando inconscientemente acercarse aún más al calor que le proporcionaba el cuerpo que estaba a su lado. Pero el contacto con el otro cuerpo no se concretó, así que extendió su mano, intentando encontrarlo, al no conseguirlo abrió los ojos. Tuvo que parpadear un par de veces para despejar por completo los vestigios de sueño y poder enfocar correctamente la vista.

Al darse cuenta de que estaba completamente sola en la habitación, pensó que había soñado la visita de Naruto o que fue alguna alucinación provocada por la fiebre, aunque aquello era dudoso porque no tenía mucha fiebre, lo cual sólo dejaba la posibilidad del sueño. Decepcionada por esa posibilidad dejó caer la cabeza contra los cojines, permaneció mirando el techo por unos instantes y luego rodó sobre el colchón para cambiarse de lado, fue en ese momento cuando pudo captar un aroma muy familiar. Enterró su rostro en el cojín para comprobar que estaba impregnado del aroma de Naruto. No había sido un sueño.

Apretó el cojín contra su cuerpo y aspiró con fuerza para impregnarse de aquel delicioso aroma. Era una fragancia que coincidía completamente con la personalidad de Naruto, vibrante, enérgico y que afectaba a sus sentidos.

Inmediatamente se vio invadida por la urgencia de verlo, de cerciorase de si el también logró descansar como lo merecía y si le dolía su herida del costado. De un salto se puso de pie, provocando que de inmediato sintiera una cierta debilidad en las piernas que la hizo tambalearse un poco antes de lograr recuperar el equilibrio, su estómago eligió precisamente ese momento para gruñir, recordándole que su malestar le impidió desayunar satisfactoriamente por la mañana.

-Pues ¿qué hora es?-dijo para si misma, volteando a ver el reloj despertador que estaba sobre su mesilla de noche-¿Las tres de la tarde?

¿Sólo había dormido un par de horas? Pues se sentía mucho más descansada que para sólo haber descansado tan poco tiempo, incluso el malestar de su garganta y el cuerpo cortado habían desaparecido. Distraídamente se giró hacia la ventana y lo que vio le hizo comprender algunas cosas.

Sí eran las tres…pero de la mañana. Había dormido más de doce horas de un tirón, lo que explicaba el porque se sentía tan descansada e incluso mucho más recuperada de su resfriado.

Darse cuenta de la hora real la confundió aún más con respecto a Naruto. ¿Dónde estaba? ¿Por qué se había levantado?

Pensando que quizá estuviera en la cocina, se puso de pie y luego de ponerse una bata para que la calentara un poco más, salió de la recámara en dirección a la cocina. No sólo no lo encontró en la cocina, sino que no había rastro de él por ninguna parte del departamento.

"¿Dónde está? ¿Por qué se fue?" pensaba con profunda decepción mientras se dejaba caer en el sillón.

Cuando más preocupada estaba, escuchó la puerta del departamento abrirse y de inmediato se levantó para ir a verificar.

En cuanto lo vio entrar en su departamento, no pudo contener la sonrisa ni el impulso de correr hacia él y arrojarse a sus brazos

-Ey-exclamó Naruto cuando sintió el choque contra el cuerpo de Sakura, provocando que soltara las bolsas que carga, las cuales se estrellaron contra el suelo y su contenido se volcó, sin alguno de los dos hiciera algo por evitarlo-¿Por qué tengo este recibimiento? No es que me queje, claro

-¿Dónde estabas?

-Pues…me desperté con hambre, pero como no tienes nada en el refrigerador tuve que ir a comprar algunas cosas para poder prepararnos algo ligero

-Es de madrugada ¿a dónde encontraste abierto?

-Pues en una tienda de 24 horas. ¿Estabas preocupada por mí?

-Un poco-reconoció desviando ligeramente la mirada-Pero más que nada estaba confundida porque no te veía por ninguna parte, me hubiera gustado que me avisaras

-Lo lamento, pero estabas dormida y no deseaba interrumpir tu descanso

Permanecieron abrazos unos instantes, hasta que el ambiente cambió de golpe, cargándose de una inequívoca electricidad que vibraba con su atracción sexual. A pesar de que sus manos no se movieron, ni sus cuerpos cambiaron de posición, el abrazo perdió completo su inocencia para convertirse en el preludio de algo.

-¿Te llevaste el arma a la calle o estás muy feliz de verme?-Sakura nunca se imaginó a si misma decir un comentario tan estúpido como ese, pero no pudo contenerse para decirlo

-¿Tú que crees?-a pesar de tener su rostro enterrado en el torso de Naruto, lo que impedía verlo a la cara, supo sin lugar a dudas que su comentario le había hecho mucha gracia. Pero ella no deseaba hacerlo reír, sino provocar otro tipo de reacciones en él

-Apuesto a que te alegras de verme casi tanto como yo. Estos días sin ti fueron horribles.

Levantó el rostro hasta posar sus labios en el cuello de su amante, el cual recorrió con sus labios al tiempo que metía sus manos bajo su playera y comenzaba a acariciarlo con la punta de los dedos, hasta que él la tomó por la muñeca para detenerla

-Basta Sakura-chan, aún estás convaleciente, debes volver a la cama

-Eso de la cama es una gran idea. Déjame decirte que ya me siento perfectamente bien, la prueba de eso es que el sonrojo de mi cara definitivamente no es por fiebre. O al menos no por ese tipo de fiebre.

Las pupilas de Naruto se dilataron al entender lo que ella quería decirle, entonces miró atentamente los labios de la joven, provocando que ella los entreabriera instintivamente. Aunque en aquellos momentos ambos se murieran de ganas violar la regla de no besarse, lograron resistir la tentación, en cambio sus manos vagaron con entusiasmo por el cuerpo del otro.

Igual que la noche anterior, la tomó en brazos, pero aquella vez lo impulsaba una necesidad diferente a la de cuidarla.

-¿No vas a guardar tus cosas en el refrigerador?-preguntó Sakura, a pesar de que no sentía el menor deseo de que se separaran

-Bah. Pueden esperar, yo no

En lo que parecieron un par de pasos llegaron a la recámara, donde la colocó nuevamente en el piso al pie de la cama. Le quitó la bata y le siguió la playera del pijama, o mejor dicho SU playera, por la cabeza. La empujó con suavidad para recostarla y de inmediato la imitó, poniéndose encima de ella, pero apoyándose firmemente en sus manos para no aplastarla.

Inclinó la cabeza para dejar un rastro húmedo con la lengua sobre su pecho. Cuando lo intro dujo en la boca, ella no fue capaz de hacer otra cosa que no fuera gemir y clavarle los dedos en el pelo a medida que era succionada hacia un torbellino de placer. Cuando pasó a su otro pecho, sintió como si su sangre hirviera dentro de ella, al tiempo que el corazón martilleaba con fuerza contra su pecho.

Naruto le quitó el pantalón del pijama y con la barba de un día frotó la parte sensible del interior de sus muslos. Era la primera vez que Sakura experimentaba la sensación de la barba contra su piel, y le encantó. De hecho cuando fueron sus pechos quienes recibieron aquellos roces contra la barba, le encantó mucho más. Lo agarró del pelo, de los hombros, se agarró a las sábanas a medida que la llevaba de una cumbre a otra, sin detenerse hasta que ya no pudo más.

-Basta -gimió.

La risita ronca de él vibró sobre su vientre como el ronroneo de un gato.

-Oh, pero si apenas hemos comenzado. Des vísteme.

Fue entonces cuando se dio cuenta de que Naruto seguía completamente vestido. Sintió un momento de vergüenza por su desnu dez, pero por otro lado tenía cierto…'encanto' estar completamente desnuda mientras él continuaba vestido.

Para poder cumplir con lo que le había pedido, tuvo que sentarse en la cama, por lo que Naruto se sentó sobre sus talones para facilitarle la tarea. Lo primero que hizo fue quitarle la playera, la cual arrojó por encima de sus cabezas, sin importarle a dónde iría a parar la prenda. Enseguida llevó sus manos a la cinturilla del pantalón, pero él le puso las manos encima de las suyas para detenerla

-Las botas-dijo al ver la mirada interrogante que la joven le dirigió

-Quítatelas

Él se sentó en el borde de la cama y levantó un pie.

-Hazlo tú por mí.

-Muy bien-aceptó ella. Agarró la bota por el tacón y tiró, sin éxito.

-Date la vuelta-dijo él.

-¿Qué?

Él le indicó con la mano que se girara y se sentara a horcajadas sobre sus piernas. Ella obedeció, y casi dio un respingo cuando él le tocó el trasero. Si quería quitarle las botas, tendría que inclinarse hacia delante…y él podría fácilmente acariciarla donde más necesitaba que la tocase.

Tras unos momentos de duda, finalmente se inclinó para agarrar su bota y él aprovechó para acariciarle las nalgas, acercándose peligrosamente a la fuente de calor. Ella tiró de la bota, pero ésta no cedió, y entonces supuso que Naruto había tensado el tobillo para mantenerla en esa posición.

-Lo tenías todo pensado, ¿verdad?

Él se rió suavemente.

-¿Yo? No entiendo en qué te basas para suponerlo-la miró con la misma inocencia con que lo haría un niño de tres años que acabara de romper el jarrón de su madre

Lentamente, le trazó círculos seductores en el interior de los muslos. Ella tuvo que contenerse para no ordenarle que se diera prisa, no estaba muy segura de que quería sonar tan exigente y desesperada. En lugar de eso se arqueó hacia atrás para incitarlo, pero él parecía decido a llevar su propio ritmo sin tomar en cuenta sus deseos

-Naruto…tócame… por favor.

-Te estoy tocando.

-No… no en el sitio exacto…

Él le puso la mano entre las piernas y apretó.

-¿Y ahora?

-Mejor-dijo ella, pero la presión era demasiado débil. En vez de ejercer más fuerza para aliviarla, Naruto sólo había aumentado la tensión, y eso resultaba demasiado frustrante-Ahora inclínate y tira-casi gimió de alivio por lo que aquella orden implicaba, pero prefirió limitarse a hacerlo

En aquella ocasión las botas salieron sin problemas, le siguieron los calcetines. Mientras tanto él la besaba una y otra vez a lo largo de la espalda; entonces se separó de ella, lo suficiente para quitarse los vaqueros y la ropa interior, quedando completamente desnudo. Sin perder tiempo se colocó un condón que sacó de uno de los bolsillos de su pantalón, entonces se sentó atrayéndola hacia él y le abrió las piernas. Rápida e inesperadamente, la erección la llenó, dejándola sin aliento y pensamientos.

-Cabálgame, Sakura-chan

Esas palabras roncas, gemidas sobre su espalda, le transmitieron una descarga de electricidad hasta las entrañas. Se ruborizó. El tenía los ojos ce rrados y la boca apretada. Como si sentir su pose sión no fuera lo bastante erótico, podía verlo todo en el espejo de cuerpo entero que ocupaba una de las esquinas de la habitación. Observó las manos bronceadas coronán dole los pechos blancos, frotándole los pezones contraídos. Las manos descendieron y le abrieron más los muslos pálidos, sus rizos rosas se mezclaron con sus vellos dorados, entonces sus bíceps realizaron una exhibición de poder cuando la alzó y la bajó. Se vio abierta y vulnerable a la posesión.

Pero no le importaba en lo absoluto

Con los pies plantados en el suelo, Sakura subía y bajaba, siguiendo el ritmo que Naruto imponía con las manos en su cintura. Una de esas manos gran des y callosas le separó los pliegues femeninos para acariciarle el núcleo con delicadeza. Los latidos de su cora zón eran potentes que le resultaban ensordecedores.

En aquellos momentos, aparte de excitada, se sentía absolutamente fascinada por la demostración de fuerza que exhibía el cuerpo de Naruto, desde la forma en mordisqueaba su hombro, hasta la forma en los músculos de sus brazos se contraían cada vez que la levantaban.

Volvió a corcovear y a punto estuvo de hacer que se saliera, pero de inmediato la embis tió con más fuerza y velocidad. Y juntos observa ron cómo la penetraba, una y otra vez.

El hormigueo comenzó en los dedos de los pies y ascendió en un torrente de chispas. Se sacudió contra él con la espalda arqueada. Naruto la rodeó con los brazos y lo oyó gemir su nombre a la vez que sentía como una enorme explosión la dominaba. Y entonces todo fue quietud salvo por el sonido de su respira ción entrecortada.

Despacio, el corazón de Sakura se aproximó a la normalidad. Los muslos le palpitaban y tenía el cuerpo sensibilizado. No habría sido capaz de so portar su propio peso. Se hundió contra el calor de Naruto y observó a los dos en el espejo. Sus cuerpos estaban entrelazados, con el mentón del rubio descansando sobre su hombro y mirándola a los ojos a través del espejo, aquella imagen la perturbó poderosamente y de una forma que no podía explicar.

Cuando la respiración de él empezó a retomar su ritmo normal, le apartó un mechón de cabello sudoroso y dijo con tono ligero

-¡Esa sí que fue una bienvenida!

-¿Cómo?

-Mientras venía para acá, pensaba en la recepción que me darías. Debo admitir que fue mejor de lo que esperaba

Sakuar sonrió de manera perezosa pero satisfecha por ¿cómo no sentirse satisfecha después del encuentro que acababan de tener?

Permanecieron unidos unos segundos más, hasta que Naruto pareció decidir que ya era suficiente para ella y la separó para inmediatamente recostarla y disponerse a recoger su pijama del suelo para volver a ponérsela

-¡Ey! No quiero acostarme nuevamente-replicó de mala gana, aunque sin resistirse a que le metiera nuevamente la playera

-No me importa lo que quieres, sino que lo debes. Aún estás resfriada, así que no es bueno que estés desnuda. Mejor se una buena chica, acuéstate y duerme otro poco

-Pero no quiero-a pesar de sus protestas empezaba a sentirse adormilada. El cansancio propio del resfriado, sumado con el relajamiento que la inundaba después de su reciente encuentro, empezaba a ser una mezcla que llevaba al traste sus intenciones.

-Insisto, para ser una doctora eres una muy mala paciente

-¿Pues qué esperabas? Odio estar en cama…sobre todo cuando tú no estás en la ecuación-terminó con coquetería, consiguiendo arrancarle una carcajada al rubio.

-Entonces hagamos un trato. Descansa, duerme otro rato para recuperes fuerzas…y entonces le sacaremos provecho a tus nuevas energías ¿te parece?

-Seguro, pero sólo si me prometes que tú también te acostarás

-¿Yo? No lo necesito

-No estoy de acuerdo. Tienes una herida reciente, vienes llegando de un viaje desde quién sabe donde y no parecías haber dormido mucho en las últimas horas, así que tú también debes recostarte

La indecisión de Naruto estaba claro en su rostro, al final pareció rendirse ante los argumentos de Sakura, y probablemente ante su propio cansancio, y se dejó caer sobre el colchón. De inmediato se vio rodeado por los brazos de Sakura, apretándolo contra ella

Comenzaban a relajarse y a sumergirse en un agradable sopor, cuando el inconfundible timbre del celular de Naruto resonó con fuerza en el silencio de la habitación. Sin poder contener una maldición por aquella molesta interrupción; otra persona quizá lo hubiera hecho, pero probablemente él pensaba que podía ser algo urgente de la estación y no podía arriesgarse a no recibir la llamada. Con desgana pero también con rapidez, se incorporó para levantar su pantalón del suelo y poder sacar el dichoso aparato de uno de los bolsillos.

Desde su lugar en la cama, Sakura lo escuchó contestar con un insulto, pero en lugar de escucharlo hablar por teléfono, toda su atención estaba puesta en el hecho de que estaba parado de perfil frente a ella, dándole una magnífica visión de su desnudez. El vendaje en su torso ejercía un curioso contraste con su piel, al igual que las líneas rojizas que surcaban su muslo, pero lo que en verdad atraía su atención fue la visión de su imponente masculinidad, la cual mantenía atrapada su mirada cual si de un imán se tratara

-Estoy bien, carajo-decía con hartazgo a quien fuera que le estuviera regañando

Se dejó caer en el borde de la cama, quitándole a la joven la oportunidad de continuar observándolo, pero a cambio obtuvo una maravillosa vista de sus nalgas. Sin poder reprimirse, extendió una mano y se las acarició con dedos titubeantes. Al momento Naruto retiró el teléfono de su oído, lo tapó con la mano y le lanzó una desafiante sonrisa por encima de su hombro

-Tienes total libertad-no sólo era su sonrisa, aquellas palabras escondían un reto que pensaba que ella eludiría. Pues se llevaría una sorpresa

Se incorporó e hincó sobre el colchón, en aquella posición se acercó hasta quedar a unos centímetros de su espalda. Su espalda era otra maravilla, igual que su torso, pensó de manera soñadora. Estaba constituida por músculos compactos, dividida por la profunda hendidura de la columna vertebral, y descendía formando una cuña desde los anchos hombros hasta la firme cintura.

-Ya te dije que estoy bien. La misión había concluido, Shikamaru se ocupó del papeleo, así que no tenía ninguna razón para quedarme-continuaba hablando con su interlocutor. La tensión que inundaba su espalda era suficiente señal de lo que le parecía aquella llamada, así que pensó en ayudarlo para relajarse.

Lo rodeó con sus brazos por detrás, enterrando su barbilla en el hueco de su hombro y pegando sus pechos a su espalda. Con sus labios recorrió la longitud de su cuello mientras sus manos se encargaban de abarcar su torso. Sorprendido por sus avances, Naruto alejó el teléfono de su oído y estaba a punto de girarse, pero ella volvió a colocarle el aparato, indicándole que siguiera su conversación.

-En verdad no entiendo por qué estás jodiendo con éste asunto, Sasuke

Al escuchar aquel nombre Sakura se quedó congelada. Al principio pensó que era una broma de Naruto, pero se pegó a su oído y escuchó con claridad la voz de su novio.

Su primer impulso fue alejarse de Naruto, como si el moreno pudiera hacerse adivinar con quién y qué estaba haciendo; pero en cuanto se dio cuenta de lo ridículo de sus temores, una idea mucho más atrayente cobró forma en su mente.

Cambiando un poco su posición, para estar más cómoda, pasó una de sus manos frente a Naruto y sin perder tiempo rodeó su miembro. El rubio contuvo el aliento e incluso pareció estar a punto de dejar caer el teléfono, pero logró recuperarse rápidamente.

-No, no. Estoy bien-su voz sonó más ronca que momento antes, por lo que Naruto tuvo que carraspear un poco para volver su voz a la normalidad.

Naruto trató de continuar con la conversación, pero Sakura dejó de conformarse con sólo tenerlo rodeado con la mano y empezó a recorrer su miembro de la base a la punta. Sus atenciones no tardaron en desembocar en una erección, facilitando su trabajo.

La voz de Naruto se había convertido en un susurro, aunque trataba con todas sus fuerzas de mantener su atención en la conversación. Fallando miserablemente

-Sí adiós-dijo con prisa a la vez que cerraba el teléfono. Gimió entre dientes, permitiéndose disfrutar de las atenciones que la mano de Sakura le proporcionaba, pero en cuanto recuperó un poco de control le dijo-Sabe que estoy en la cama con alguien-dijo con tono acusador

-¿Sospecha de mi?-lo vio fruncir el ceño con desconcierto, pero casi de inmediato le respondió

-No

-Entonces no es importante

El teléfono volvió a sonar y en aquella ocasión fueron ambos los que maldijeron por aquella nueva interrupción. Pero no por eso Sakura se detuvo

-¿Tú también? ¡Estoy bien, Hinata!-exclamó su amante, con claro mal humor.

Hinata

Aquel nombre la golpeó con fuerza, haciéndola detenerse. ¿Qué tenía que estarle hablando a Naruto por teléfono? ¿Se creía con derecho a interrumpirlo? Suponía que la ojiblanco no tenía porque saber que Naruto estaba acompañado, ¡Pero joder! Eran las cuatro de la mañana

Bueno, pues lo que fuera que estuviera diciéndole a Naruto, ella no iba a perder la atención de su amante. Probablemente fuera una competencia estúpida, de la cual Hinata no estaba enterada, pero ella no pensaba perder.

Con presteza se bajó de la cama e inmediatamente se arrodilló entre las piernas de Naruto, tomando su pene nuevamente, pero en aquella ocasión con los labios. Escucharlo contener el aliento le provocó una indudable satisfacción, pero no era suficiente para ella.

-Sería mejor para los dos que colgaras de prisa-dijo con suavidad contra su muslo, esperando distorsionar un poco su voz, aunque no pensaba que pudiera oírsele a través del teléfono. Rió con picardía antes de acomodarse nuevamente en su posición.

Ya había hecho aquello en un par de ocasiones con Naruto, de modo que conocía exactamente cómo y de qué manera le gustaba ser acariciado, e iba a demostrar ser una alumna excelente.

Su voz le llegaba desde lejos, tratando de ponerle atención a la joven con quien estaba enfrascado en una conversación, lo que la enfureció y la animó a ponerle un mayor empeño a sus caricias.

Cuando tomó uno de sus testículos y lo presionó con suavidad, él no pudo continuar fingiendo interés en aquella llamada, colgando el teléfono sin despedirse y dejando a su amiga a mitad de una frase. Al día siguiente pensaba disculparse por su comportamiento, pero aquellos momentos tenía cosas mucho más importantes, como las deliciosas sensaciones que Sakura provocaba en él.

Aventó el teléfono, sin importarle en lo absoluto si se rompía a causa de ello, y enterró sus dedos en los cabellos de Sakura para impedirle que se retirara y se entregó al placer.

Capitulo 12

Spoiler:
DULCE VENGANZA

Por Ayumi

Capítulo 12

- - Diálogos

" " Pensamientos

/-/-/ Cambio de escena

¿Ya te convenciste de que no era tan grave?-preguntó Naruto mientras la veía cubrirle nuevamente la herido, luego de que ella insistiera en revisarlo

-No estoy tan convencida. Es verdad que a simple vista no luce tan profunda, pero para poder analizarte bien deberíamos ir a la clínica

-Olvídalo. No tengo ganas de pasarme mi descanso en una clínica. Además, piensa que si me dieron de alta donde me la curaron, es porque no es tan grave

A regañadientes, pero Sakura tuvo que aceptar lo cierto de aquel argumento. Si la herida hubiera sido grave o con riesgo de complicarse jamás lo hubieran dado de alta y permitirle viajar casi de inmediato. Aún así no podía dejar de preocuparse. Entendía que en su trabajo, era Natural que en alguna ocasión resultara herido, pero saber las posibilidades de que ocurriera no lo hacía más fácil para ella.

-Tienes que tener más cuidado Naruto. Ésta vez tuviste mucha suerte, pero si la herida se hubiera desviado un par de centímetros…

-Lo sé. Pero deja de preocuparte tanto, sé cuidarme solo.

-No lo dudo, pero no me gustaría que el día de mañana me informaran que fuiste herido de gravedad. No creo que podría soportar perderte

-Lo cual no pasará-aseguró

Sakura lo observó recostarse contra el sillón y cerrar los ojos para descansar. Definitivamente no lucía tan cansado como cuando llegó, pero aún necesitaba dormir un par de horas más. Y no dudaba que también requiriera una abundante comida. Aunque él era de apetito voraz, la última misión debió ser inusualmente pesada porque lucía un tanto desmejorado.

-Naruto

-¿Si?-preguntó sin abrir los ojos, completamente relajado

-¿Por qué nunca me hablas tus misiones? ¿Por qué nunca me cuentas a dónde estuviste, o estarás, si corriste peligro? Nada

El aludido lució tremendamente sorprendido por su pregunta, probablemente porque nunca hablaran de ese tema, aunque era más por culpa de él que por una decisión suya. Rápidamente pareció recuperarse de su sorpresa, pero en lugar de contestarle, continuó en la misma posición ignorándola. Decidida a no soltar el tema hasta que lo hubieran resuelto, insistió

-Nunca me dices cuando te vas de misión, siempre tengo que enterarme por boca de otras personas ¿acaso crees que no me interesa?

-Antes de que me buscaras pidiendo mi…ayuda, ni siquiera me habías hablado o buscado para ver cómo estaba

No lo dijo como una acusación, simplemente hacía constar un hecho, pero ella no lo tomó así porque tenía razón con reclamarle. Se decía su amiga, incluso le pidió ayuda apoyándose en aquella amista, pero ¿cuántas veces lo había visitado en el último año? No es que no lo extrañara o estuviera enojada con él, de hecho ni siquiera podía recordar el por qué de su alejamiento, pero el que no le hablara seguido por teléfono no significaba que hubiera dejado de importarle o preocuparse por él.

-Tienes razón. He sido una muy mala amiga y siempre has sido tú quien me llama por teléfono o me visita, algo de lo que me arrepiento muchísimo. Pero no por eso dudes que me preocupe por ti

Finalmente abrió los ojos y la miró fijamente

-No pongo en duda tu preocupación. Sólo creo que…exageras con ella. Y si no te cuento sobre mis misiones es porque no creo que importe.

-Pues sí me importa. Siempre me entero por otras personas que estás en no sé qué lugar o que acabas de regresar. Nunca me lo dices tú. Sasuke siempre habla conmigo de sus misiones o sus casos; es cierto que casi tengo que obligarlo, pero lo hace

-¿Me estás comparando con él?-sonó inusualmente molesto, como si la idea de una comparación con Sasuke fuera demasiado para él-¿Crees que porque él te lo cuente yo debo hacerlo?

-¡No! Es sólo que… ¿no confías en mí? ¿Es eso?

-Claro que confío en ti, Sakura-chan. Pensaba que a estas alturas eso estaba muy claro

-¿Entonces?

-Es sólo que…hay cosas que veo, que investigo…que no quiero que estés en contacto con ellas.

-Naruto. No soy tonta, sé que el mundo allá afuera puede ser cruel, que hay monstruos sin corazón y no me asustan. Por el contrario me siento feliz pensando que tú los estás cazando. Tampoco tienes que preocuparte si…resistiré conocer los detalles de un caso. Soy médico, creo que hay cosas que difícilmente me impresionarán

-No es lo mismo ver algunas cosas que veo, a recibir los heridos, sin tener que enfrentarte a la escena del crimen y lo que lo rodea. ¿No me crees cuándo te digo las cosas tan duras que a veces veo? Bien, te daré un ejemplo. Hay un…monstruo, porque no se le puede llamar de otra manera, de nombre Orochimaru. ¿Sabes a qué se dedica? Secuestra niños, los usa para su propio placer personal por semanas, meses, hasta que se harta; entonces pasan a tener otra función para él, igual de placentera que la anterior, los usa en experimento químicos. Además, se enriquece gracias al tráfico de armas y drogas. Esos son los monstruos con los que tengo que pelear y no quiero mezclarte con esa parte de mi mundo

-Pero…entonces necesitas hablarlo con alguien. En alguna ocasión Sasuke me dijo que sólo ustedes entendían lo que veían; si es tan duro necesitas algo con que manejarlo

-No tienes por qué preocuparte por ello, porque ya me encargo de eso

-¿De verdad?

-Sí. Tal vez no te cuente nada sobre eso, pero siempre cuento contigo para librarme de las imágenes si éstas son muy fuertes

-¿Conmigo?

-Claro. A veces, cuando terminó una misión especialmente dura, te hablo por teléfono o te visito. Eso basta. No importa que me cuentes cosas simples, me platiques de una película o cualquier cosa, sólo estar contigo o escuchar tu voz hace mejor mi vida. Eres como un agradable y tranquilizador valle en el cual siempre me puedo refugiar tras una misión extremadamente fuerte. Y si no te cuento mis cosas, es porque quiero mantenerte fuera de todo eso, como en un mundo aparte. Para sentir que ese mundo tan…sucio no puede mezclarse contigo.

-Oh Naruto, yo siempre estoy ahí. Quizá no tanto como tú o no soy tan…no sé, amable contigo en muchas ocasiones, siempre puedes contar conmigo. Si alguna vez quieres consuelo u olvidar algo, no dudes en venir conmigo. Sin importar la hora que sea

-No me hagas esos ofrecimientos porque podría tomarte la palabra. Además…

-¿Sí?

-No he querido pensar mucho en ello, en nada más allá de este día contigo, pero cuando nuestra pequeña aventura termine…no estoy muy seguro de que fuera buena idea de que lo hiciera. Sobre todo…si después te reconcilias y casas con Sasuke, no creo que al le gustara que continuara con esa costumbre

-En caso de que eso pasara, él puede irse al carajo. Tú eres más importante para mí de lo que él nunca ha sido ¿de acuerdo?

-¿Lo…dices en serio?

Sólo cuando Naruto le preguntó, logró caer exactamente en la cuenta de lo que dijo. Sonaba tan…real, tan sincero, que se asustó. Inmediatamente se alejó de él, tratando de poner distancia entre ambos, física y emocional, mientras intentaba ordenar un poco sus ideas.

-Creo que…deberíamos comer algo. Me muero de hambre-sugirió Naruto con voz neutral, algo que agradeció enormemente la joven.

Lo mejor era actuar como si nada hubiera pasado. Como si aquella conversación tan íntima y emocional jamás se hubiera producido. Como si nunca hubieran bajado tanto la guardia como para revelar la importancia del otro en sus respectivas vidas.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/

A la mañana siguiente, Sakura ya se había reincorporado al trabajo, completamente recuperada de su breve enfermedad. De hecho en aquellos momentos se encontraba revisando a Jiraiya, con quien chocó, literalmente, afuera del vestidor de mujeres.

-Ya puede vestirse-le indicó mientras anotaba algunos detalles en su expediente-Su recuperación va muy bien, lo cual me alegra mucho

-¿Tú crees?

-¿Se ha sentido mal?

-No exactamente. Más bien es que no logro acostumbrarme a la ausencia de mi brazo, algunas veces siento como comezón y me sorprendo intentando rascarme en un…espacio

-Eso es algo normal cuando la amputación es muy reciente; pero con el paso del tiempo, rehabilitación y terapia, podrá acostumbrarse. Piense que un brazo es un precio muy pequeño a cambio de sobrevivir, estuvo a un paso de la muerte

-Lo sé. Aunque últimamente…me gustaría poder tenerlo conmigo, estoy haciendo ciertas cosas que…lo harían muy útil para mi.

-Tendrá que empezar a adecuarse con un solo brazo

-Bueno ¿qué diablos? No pienso dejarme deprimir por algo como esto, así que será mejor que dejemos el tema de lado y me retire, aún tengo algunas cosas que hacer.

Trató de abrocharse los botones de su camisa, al verlo batallar enormemente con uno de los botones, Sakura se sintió tentada de ayudarlo, pero por su expresión era obvio que no agradecería su ayuda así que lo dejó.

-¿Sigues viéndote con Naruto?-la pregunta la pilló tan de sorpresa, que por poco tira la carpeta

-¿Có…cómo?

-No intentes negarlo, los vi aquel día ¿recuerdas? Para un hombre como, era bastante obvio lo que ustedes estaban a punto de hacer.

Cual si de un pez se tratara, Sakura abrió y cerró la boca varias veces, aún sin poder recuperarse de la impresión.

-Con todo respeto, prefiero que eso se lo pregunte a Naruto-no sabía si Naruto ya había hablado con él y le hubiera contado una versión, no quería decirle algo que se contradijera.

-No creo que él quiera contarme algo-se quejó con un mohín lastimero

-Entonces tendrá que aguantarse la curiosidad

-Sakura-chan

Mientras él terminaba de acomodarse la ropa, Sakura se enfocó en archivar el expediente pero su mente estaba enfocada en un asunto que llevaba un tiempo rondándola. No estaba segura de querer preguntarle, pero tomando en cuanta que Jiraiya acababa de inmiscuirse completamente en su vida privada, tenía derecho a cuestionarlo ella también.

-Quisiera preguntarle una cosa, Jiraiya-sama

-Dime

-¿Por qué…se pelearon usted y Naruto?

En un primer momento Jiraiya pareció desconcertado, pero enseguida cualquier brillo bromista ligero o malicioso desapareció tomando la misma expresión que Naruto cuando se abordaba el tema. Al parecer el tema les afectaba a ambos por igual

-Yo tampoco quiero parecer grosero, Sakura-chan, pero prefiero que eso se lo preguntes a él. Estoy seguro que si hay alguien a quién le contaría eso, sería a ti.

-Lo he hecho, pero él se niega a tocar el tema

-Entonces eso demuestra que mejor no debo decírtelo, no me gustaría que él se enterara de que abría la boca y volviera a molestarse conmigo

-Lo entiendo…-y era verdad, lo último que deseaba era provocar problemas entre ambos

-Pero…

-¿Sí?

-Sólo puedo decirte que tiene que ver con su pasado, específicamente con sus orígenes, pero definitivamente no me preguntes nada más.

-De acuerdo, aún se lo agradezco

-Bah, para lo que te dije

Ambos caminaban en dirección a la puerta, él para retirarse y ella para dirigirse a la cafetería en busca de Ino, pero cuando Jiraiya abrió la puerta se encontraron de frente con Hinata, que tenía la mano levantada, a punto de tocar la puerta

Un silencio incómodo y cargado de desconcierto los cubrió por unos momentos, hasta que Jiraiya dio un paso al frente con una gran sonrisa y dijo

-¡Hinata-chan! Que alegría verte

-Lo mismo digo Jiraiya-sama. No lo había visto desde que lo dieron de alta, ¿cómo ha estado?

-Ah, muy bien. Me siento completamente recuperado

-Me alegro mucho por usted

-Ha sido un placer verte Hina-chan, pero desgraciadamente tengo que retirarme

-Pues yo vengo a hablar con Sakura-san, si es que tiene tiempo claro

La aludida asintió, a pesar de que no estaba muy convencida de tener esa conversación con Hinata. A pesar de que la conocía desde la infancia, jamás habían sido amigas ni tenido una relación cercana, de modo que el hecho de que la buscara para hablar con ella la incomodaba e intrigaba en igual medida.

En cuanto Hinata entró al consultorio, Sakura se apresuró a cerrar la puerta pero no antes de lanzarle una amenazante mirada a Jiraiya; lo conocía lo suficiente cómo para saber lo mucho que le encantaba espiar a las personas, sobre todo en conversaciones importantes, con el pretexto de sacar inspiración para sus novelas. Y estaba segura que aquel encuentro le interesaría mucho.

-¿Qué pasa Hinata? ¿Para qué necesitabas hablar conmigo?

De alguna manera pensó que Hinata se pondrá nerviosa o divagaría, por eso se sorprendió al ver que la patiblanca parecía haber vencido su timidez habitual y la miraba con seriedad

-Sé lo que hay entre Naruto-kun y tú. Lo sé todo

Sakura se quedó helada. Aquello definitivamente era lo último que esperaba…y de quién menos lo esperaba. ¿Lo sabía todo? Su mente trabajaba frenéticamente intentando procesar aquella noticia e intentando tener alguna reacción. ¿Qué se suponía que tenía que decir?

Un momento.

¿En verdad sabía algo? Porque bien podía estar echando un farol, esperando que fuera ella misma quien se delatara. Quizá sólo sospechaba.

-No sé de qué hablas. ¿Qué es lo que crees saber?-le alegró que su voz no sólo no templara, sino que incluso logró sonar ofendida e ignorante

-Sé que ustedes han estado viéndose a escondidas, que tienen una aventura

-No…no sé de dónde sacas eso o que bases crees tener para sugerirlo pero…

-Naruto-kun se ha estado comportando muy extraños últimamente. Dejó de pedir turnos dobles, de ofrecerse para misiones que lo sacaran de la ciudad, acepta sus días libres…es natural que se trate de una mujer

-Bueno, pues en ese caso puede ser cualquier mujer. No soy yo.

-Él ha tenido muchas aventuras antes, mujeres con las que sale por un tiempo, pero por ninguna de ellas había cambiado tanto sus hábitos. Es obvio que se trata de alguien especial, diferente.

-Insisto. No soy yo

-Ayer cuando le marqué al celular…escuché tu risa. Y era bastante claro lo que estaba pasando en aquellos momentos.

La sonrisa nerviosa que había logrado mantener durante los primeros minutos de aquel encuentro, desapareció por completo. Hinata estaba segura de lo que pensaba y si había escuchado su voz poco había por hacer para que cambiara de idea.

-¿Qué quieres?-le preguntó con sequedad.

Hinata pareció momentáneamente desconcertada y perdida, como si no hubiera esperado aquella pregunta, o al menos no tan pronto. Desvió la mirada y sus dedos juguetearon nerviosamente antes de hablar

-A lo largo de los años he visto a Naruto-kun salir con diversas mujeres. Algunas veces una tras otra; y otras duraba mucho tiempo sin pareja. Durante todo este tiempo yo…

-Has estado esperando que él se fije en ti-completó la frase por ella, a lo que Hinata sonrió tristemente

-Algo así. Quería que me viera de otra manera, que me…mirara como una posible mujer para él, sólo que eso nunca ha llegado. Pero todo este tiempo me he dicho que no importaba que él no me eligiera, que me conformaba con que la mujer que amara lo hiciera feliz, que lo amara como él se merece. Por eso cuando me di cuenta de lo que estaba pasando entre ustedes…no pude quedarme como si nada

-¿Por qué?

-Porque eso que ustedes tienen no puede beneficiarlo de ninguna manera. ¿Te dijo lo grave que fue su herida?

-Él dice que fue superficial

-Mintió. No fue extremadamente grave, pero en el hospital querían que se quedara internado por lo menos un día para evaluación. Pero en lugar de obedecer las órdenes médicas y de su capitán, aprovechó un descuido para irse de la clínica y tomar el primer transporte que lo trajera hasta aquí. Junto a ti.

Inmediatamente Sakura se sintió furiosa con Naruto por haberle mentido y con si misma por haberle creído a él, en lugar a su instinto médico que le decía que esa herida no lucía tan simple como él aseguraba. Sólo el convencimiento de que debía dejar de lado cualquier distracción para concentrarse en su conversación con Hinata, logró disipar sus preocupaciones referentes a la herida

-Entonces esto deberás tratarlo con él ¿no te parece? Además, yo no le pedí que regresara inmediatamente o que dejara la clínica, por lo que no entiendo tu postura de que fue culpa mía o algo así

-No eres buena para él porque te pone a ti por encima de sus propias necesidades

-Tal vez porque yo le inspiro otras necesidades más importantes-no quería sonar tan dura, pero odiaba ser juzgada por alguien que parecía sentirse moralmente superior a ella.

-Sólo le harás daño. Si él fuera tan importante para ti, hubieras dado por terminada la relación con Sasuke-san, en lugar de esconder a Naruto como si te avergonzaras de él. Eso es algo que él no merece

-Mira Hinata, conozco tus sentimientos por Naruto y sólo por eso trato de entenderte; pero te repito que tú no sabes nada de cómo están las cosas entre él y yo. Así que te sugiero que te mantengas al margen y dejes de meterte en algo que no solo no te concierne, sino que ignoras por completo. ¿O a qué viene todo esto? ¿Sólo querías informarme que lo sabes?

-No. Me gustaría que…entendieras que si la cosa le hará daño…lo dejaras

-¿O si no? ¿Es eso lo que sigue? ¿Una amenaza? Déjame decirte Hinata, que me vale lo que tengas que opinar. Es mi vida, y la de Naruto, y no tienes cabida en ella ni en nuestras decisiones. Así que yo también te agradecería que te mantuvieras al margen. Y si por alguna razón crees tu deber decírselo a Sasuke, déjame recordarte que el mayor afectado sería Naruto. Algo que estoy segura deseas evitar.

-Evidentemente.

-Entonces, en vista de que ya me dijiste lo que deseabas, te pido que te retires. Tengo mucho trabajo por delante y no puedo seguir perdiendo el tiempo con esto.

Joder. Sonaba horrorosamente maleducada, si su madre la oyera la regañaría sin dudarl
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 24
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por when21 el Dom Feb 17, 2013 2:48 am

Hinata perra ¬¬ no te metas donde no te llaman!!!
Me encantaron los tres caps
Grrr
Me molesta que hinata quiera hacerse la salvadora o.ó
Espero la conti!!

_________________

Gracias chicas <3


εїз Firma con mi Nee <3 εїз:

εїз FC εїз:




PREMIOS SEPTIMO HOKAGE:
   
Gracias te kerooo! <3
avatar
when21
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 3261
Edad : 24
Localización En alguna parte del universo (?
Nakus 60444
Posesiones :




Ver perfil de usuario http://when21.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por NaruSaku-12 el Dom Feb 17, 2013 3:37 am

Ufff ahora sí que se fastidió la cosa.
Estúpida Hinata metiche.
Ahora veamos qué pasará.
Espero la Conti Ansiosísísísísísísíma. Razz


Saludos,besos y abrazos.
Onion bye

avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Estefi chan el Lun Feb 18, 2013 3:41 am

Hola ! traigo la conti !!!

Capitulo 13

Spoiler:
DULCE VENGANZA

Por Ayumi

Capítulo 13

- - Diálogos

" " Pensamientos

/-/-/ Cambio de escena

Después de un día tan estresante como aquel, lo mínimo que Sakura deseaba era darse un relajante baño, de hecho la bañera estaba lista, esperándola a que entrara para tomar un delicioso baño de espuma. Pero sin importar lo atrayente que pareciera, no se sentía motivada para levantarse del sillón.

Desde la conversación con Hinata estaba tremendamente nerviosa, temerosa de que su rival cumpliera su amenaza y los delatara, a pesar de saber de lo remoto de aquella posibilidad, o de que hablara con Naruto, atemorizándolo y provocando con ello su ruptura.

Como le gustaría poder hablar con él para explicarle la situación, pero desgraciadamente no era posible. Como el día lo pasaron enteramente juntos, aquel día Naruto tenía una ceremonia importante y era casi imposible que lograra escaparse, a menos que lograra endosarle a alguien las horas que debía cubrir. Tsunade haría una ceremonia anual y salvo quienes estarían patrullando, todos los policías deberían estar presentes.

Haciendo acopio de fuerzas que no tenía, se levantó del sillón y prácticamente se arrastró en dirección al baño. Estaba a punto de entrar, cuando escuchó el ruido de su puerta principal abriéndose. En un primer momento pensó que era su imaginación, pero con esperanza salió corriendo hasta al pasillo, desde donde vio a Naruto cerrar la puerta.

Corrió hacia él, estrellándose contra su pecho y provocándole un quejido de dolor a cambio.

-Viniste, sí pudiste venir-dijo con deleite mientras enterraba el rostro en su pecho e inhalaba aquel aroma que tanto le gustaba-Pensé que no podrías, porque habría ceremonia y ya te habías tomado un día de descanso

-Al final me dieron otra tarde libre, al parecer creen que mi herida merece un poco más de descanso

-Pues me alegro que lo pensaran-se separó de él, queriendo darse el placer de contemplarlo con el uniforme de gala, porque en los segundos que lo vio antes de abrazarlo, le pareció guapísimo-Guau

-Luzco bien ¿eh?-la sonrisa de satisfacción que lucía indicaba claramente que conocía la respuesta, pero aún así quería escuchársela, y sólo por aquella vez ella no pensaba negársela

-Fabuloso.

El saco blanco hacía parecer sus hombros más anchos, mientras que el pantalón le sentaba de una manera tan maravillosa que le hizo agua la boca. Aunque aún llevaba puesta la gorra, podía ver que sus cabellos rubios estaban peinados para atrás, despejando su frente y haciendo que sus ojos lucieran más grandes y profundos.

-Ya me habías visto antes con éste uniforme y no recuerdo que te afectara tanto.

Era verdad.

Aunque…pensándolo detenidamente, estaba segura de haber pensado que estaba guapísimo, mucho más que Sasuke, pero siempre había eliminado instantáneamente aquellos pensamientos, creyendo que no estaba bien pensar que alguien llenaba mejor los pantalones mejor que su novio. De hecho no estaba segura de que el pensamiento le siguiera gustando.

-Quizá ahora luces más guapo que antes-dijo sin mucho convencimiento, simplemente tratando de dar por finalizado el tema.

Por primera vez desde que entrara al departamento, Naruto la recorrió con la mirada e inmediatamente las líneas de cansancio en su rostro desaparecieron y apareció una mirada de que anunciaba fuego.

-¿Me estabas esperando o por qué luces así?

Como estaba a punto de meterse a bañar, estaba vestida únicamente por una delgada bata satén. El cinturón tensaba la tela alrededor de sus pechos, revelando su desnudez e incluso la inmediata excitación que la asaltó en cuanto lo rodeó por la cintura.

-No conscientemente, estaba a punto de meterme a bañar, pero estoy segura de que podrás aprovecharlo a tu favor.

No necesito otro tipo de invitación. De inmediato cerró el escaso espacio que los separaba, apretándola contra él y cubriendo su rostro con besos. Sakura moldeó insinuantemente su cuerpo contra él

-Ya te siento duro

-Es el efecto que tienes en mí, sólo de pensar que me dirigía a éste lugar…

-Me encanta eso, porque provocas lo mismo en mi.

Le desató el cinturón de la bata y metió la mano debajo de la resbaladiza tela de la misma, coronándole un pecho

-Sakura-chan necesito…

-Yo también-bajó la mano a su cremallera-también te quiero dentro de mí.

Él introdujo su mano entre sus muslos para encontrarse con ala innegable prueba de deseo por parte de la joven

-Mmmm, que rico-murmuró ella con voz ronca, moviendo las caderas para animarlo a continuar la exploración

-Estás tan empapada

-Pues yo te siento absolutamente preparado ¿me equivoco?

-En lo absoluto

-Me alegra oírlo

Mirándolo directamente a los ojos metió la mano en la cremallera abierta, pasando por la abertura de los calzoncillos hasta cerrar los dedos en torno a su erección, arrancándole un jadeo. Cuando lo acarició brevemente, él cerró los ojos, desbordado por el placer y la velocidad con la que iban en aquella ocasión.

-Necesito…vamos a la recámara-dijo el rubio con la voz completamente ronca mientras sacaba un preservativo del bolsillo superior del saco

-A pesar de creer que no nos veríamos… ¿traías un preservativo?

-No perdía la esperanza de poder vernos y si nos veíamos…

-Entiendo, pero no quiero que vayamos a la recámara

-¿El sofá?-ella movió negativamente la cabeza-¿El suelo?-en ese momento sonaba desesperado

-La mesilla de centro

El preservativo cayó al suelo desde sus dedos laxos. El día anterior habían bromeado sobre esa…posibilidad, pero ella se negó tajantemente, creyendo que no se sentiría cómoda. Que en aquellos momentos ella misma se lo ofreciera, era más de lo que esperaba.

La vio caminar moviendo las caderas con un vaivén delicioso mientras él se inclinaba para recoger el paquetito de aluminio.

-¿No vienes?-le preguntó por encima del hombro

-Enseguida-antes de acercarse a ella comenzó a quitarse el saco, pero ella lo interrumpió diciéndole

-No lo hagas, me encanta un hombre con uniforme

Si antes ya estaba excitado, en aquellos momentos se sentía completamente desbordado. Llegó a su lado en el momento en que Sakura se inclinaba para apoyar las manos sobre la mesa y las rodillas en el borde.

Cuando meneó el trasero cubierto de satén, él no pudo reprimirse más y le alzó el material brillante con prontitud. El trasero desnudo que descubrió lo animó a inclinarse y recorrer con sus labios aquella parte del cuerpo que siempre le había gustado en la joven.

Aunque le encantaba aquello y le gustaría continuar, ninguno de los dos estaba para esperar por más tiempo. Las palmas le ardían por la necesidad cuando las apoyó en sus glúteos, tanteó su humedad y entró en ella.

Le había ofrecido una fantasía que no había esperado hacer realidad con ella, pero al igual que cuando lo amarró a la cama, lo había sorprendido yendo un paso adelante para darle placer. Le estaba dando una mujer tan dispuesta, desnuda bajo su bata, ofreciéndose a él de una forma tan primitiva, poniéndolos a ambos tan superados por la lujuria que la tomaba completamente vestido. El momento era carnal y salvaje, un momento para embestidas veloces y gritos ansiosos mezclados con el golpear rítmico de los muslos contra el trasero

Cuando sintió que el clímax de Sakura se acercaba, estiró su mano hasta llegar a uno de sus pechos, el cual estimuló hasta conseguir que ella alcanzara el placer en medio de temblores y gritos. Él todavía pudo aguantar unos segundo más antes de alcanzar su propio y devastador orgasmo.

Cuando lograron recuperarse un poco, se dejaron caer sobre la alfombra con completo abandono. Aún con sus respiraciones aceleradas, él se inclinó sobre ella para besarla en la frente con ternura y tomaba una de sus manos y la apretaba con suavidad.

De alguna manera, a pesar de que su timidez e incluso inexperiencia, Sakura siempre parecía dispuesta a vencer sus miedos sólo para darle placer a él. Aquel gesto lo conmovía profundamente. A lo largo de los años había tenido muchas amantes, menos de las que le achacaban, pero Sakura era sin duda su amante más generosa y entregada. Le gustaría poner ese pensamiento en palabras, pero conocía lo suficiente a las mujeres como para saber que no les gustaba que se les comparara con amantes anteriores; pero quería pensar que con aquellos gestos tan torpes pudiera transmitirle su sentir.

Cuando finalmente ambos lograron recuperar su respiración, y tras un rato de agradable silencio, Naruto le preguntó

-¿Qué te pasa?

-Nada ¿por qué me lo preguntas?

-Me sedujiste, estabas frenética e incluso te animaste a hacer algo que hasta ayer te habías negado, algo debió motivarte a hacerlo; supongo que quería que ayudara a olvidarte de algo

Dicho así…

Sakura quería negarlo, decir que no había nada que lo preocupaba, pero Naruto tenía mucha razón al decir que algo la impulsó para lo que acababa de pasar entre ambos. Además, no tenía sentido ocultárselo cuando un rato atrás deseaba hablar con él para decírselo

-No necesariamente te animé porque quisiera olvidarme de algo. En realidad quería…sentirte conmigo, profundamente unido a mí, enterrado en mí. Necesitaba sentir ese vínculo contigo

-¿Qué pasó?

-Hinata lo sabe

-¿Mmmm?

-Sabe lo de nosotros

-¿Estás segura?

-Sí. Fue a confrontarme a la clínica, prácticamente me exigió que te dejara

Naruto guardó silencio, apretándola por los hombros contra su pecho mientras su mirada y pensamientos parecían estar muy lejos de ahí, analizando la situación, hasta que finalmente él le sonrió y sus hombros se relajaron

-No te preocupes, estoy seguro de que no dirá nada, ella…me aprecia

-¡Que eufemismo!-dijo con sarcasmo, pero él la ignoro

-Como te decía, ella me aprecia así que guardará el secreto. Sabe lo que pasaría si se lo contara a Sasuke, o a alguien más, así que no creo que lo haga. Pero si quieres puedo hablar con ella

¿Quería?

Ella no perdía nada si Sasuke se enteraba de todo, de hecho lo deseaba, pero Naruto perdería más de lo quería aceptar. Pensándolo de aquella manera lo mejor era atar todos los cabos, asegurarse de que la única persona que podría difundirlo guardar silencio, pero la idea de que Naruto y Hinata se encontraran…

-Tú la conoces mejor que yo, si crees que debes hablar con ella, hazlo-como necesitaba sentirse más cerca de él, se recostó encima de él y pegó el oído justo encima de su corazón, para poder escuchar sus latidos-Ella te ama, lo sabes ¿verdad?

-Sí-contestó al cabo de unos instantes de silencio que llegaron a torturarla

-He visto cómo te comportas con ella. Actúas como si no lo supieras, eres amable pero al mismo tiempo discretamente distante ¿por qué?

-Sé que la avergonzaría si le demostrara que lo sé, porque definitivamente no puedo corresponderle y eso haría más incómoda la situación.

-¿Lo dices en serio? ¿Nunca podrías enamorarte de ella?-sonaba claramente feliz y emocionada, pero no podía esconder lo mucho que aquellas palabras la alegraban

-Hinata es una chica maravillosa. Sensible, cariñosa, amable, siempre me apoya…pero no puedo dejar de verla como una adorable hermana menor. Sinceramente creo que, si fuéramos pareja, me volvería loco al mes. Yo necesito una mujer que me rete, que me encare cuando crea que estoy mal, gritándome si es necesario. Quiero una mujer fuerte, no un capullito de alelí.

Ante aquella declaración, Sakra se sintió inundada por un par de emociones contradictorias que la dejaron confundida. Por un lado estaba la alegría porque Hinata no encajaba con la descripción que Naruto acababa de dar; pero por otro lado sentía envidia por quien fuera que cumpliera los requisitos.

Pero, aunque Hinata no le atrajera a Naruto, se sentía…incómoda por cualquier convivencia entre ellos. Sobre todo si es que Hinata intentara convencer a su amante de que lo mejor era que terminaran su relación si no quería que le contara todo a Sasuke.

Siguiendo un impulso desconocido, se colocó a horcajadas sobre Naruto, con las piernas a ambos lados de sus caderas. Con movimientos lentos se estiró hasta rodearlo por el cuello con los brazos.

De inmediato el rubio se sintió animado por la deliciosa iniciativa que estaba demostrando su compañera, por eso fue una enorme sorpresa sentir unos dientes enterrarse en su cuello. La sensación no duró mucho tiempo pues de inmediato los dientes fueron reemplazados por los labios haciendo presión en el mismo lugar.

De inmediato se enderezó, sentándose sobre su vientre y le lanzó una enorme sonrisa de victoria, que el respondió con una mirada que pretendía ser de reproche

-¿Por qué hiciste eso? Creo que tendré una enorme marca

"Ese era el chiste" fue el pensamiento que inundó a Sakura

-Además me has mordido-la acusó con un tono de niño pequeño, que a ella le pareció adorable

-No seas quejica. Fue una mordidita de nada

-¡¿Una mordidita de nada?

-Que yo sepa, nadie se ha muerto de una.

-¿Ah no? Ya lo verás-Naruto se incorporó de golpe, provocando que Sakura perdiera el equilibrio y cayera de espaldas a la cama. De inmediato Naruto se puso sobre ella y le dijo con un tono lleno de promesas-Te voy a demostrar que una 'mordidita de nada', en el lugar indicado, si que te puede matar...y llevar al cielo

-Pruébamelo-replicó en tono retador, pero con una indiscutible mirada pícara

-Será todo un placer para mí. Y estoy seguro que también para ti.

Capitulo14

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO. ESTO NO ES MÁS QUE UN PASATIEMPO PARA MI, QUE NO ME REPORTA GANACIAS (lo cual es una verdadera lástima XDDD)

Capítulo 14

- - Diálogos

" " Pensamientos

/-/-/ Cambio de escena

Un par de horas después, luego de que Naruto demostrara tener razón respecto a los mordiscos, tres veces, disfrutaron de un largo y delicioso baño de espuma. Aunque al principio Naruto protestó por la espuma, argumentando que eso era sólo para mujeres, terminaron jugando entre la espuma, haciéndolo no sólo excitante, sino divertido.

En aquellos momentos estaban recostados en la cama, descansando de sus actividades amorosas y de un ajetreado día para cada uno. Naruto estaba muy cansado, debido a que aún no lograba recuperarse por completo de su agotadora misión, por lo que dormitaba a su lado porque ella se sentía incapaz de dejarse caer en el sueño.

No sólo era por el asunto de Hinata, a final de cuentas ya estaba resuelto, pero toda aquella situación la tenía muy nerviosa. Al momento habían tenido suerte, lograban verse siempre que querían y nadie, aparte de la ojiblanca, parecía enterado, de alguna manera era como si estuvieran en propio mundo…aunque no sabía por cuanto tiempo más seguirían teniendo suerte. Entre más tiempo continuaran con la aventura, más riesgos correrían. Pero no deseaba darla por terminada.

Queriendo distraerse de aquellos pensamientos tan preocupantes, se dedicó a observar a su amante. Adoraba las marcas de sus mejillas, que lo hacían parecer un gatito, sus expresivos y profundos ojos azules, que en aquellos momentos estaban cerrados, sus labios, que siempre se curvaban en una sonrisa. Era tan guapo.

Por un momento acudió a su mente un recuerdo de cuando era niño. Desde entonces era un niño precioso, pero no en aquel entonces no tenía aquella sonrisa a flor de piel ni parecía tan feliz, su mirada era molesta y triste debido a que ningún niño quería ser su amigo. Afortunadamente los amigos eran algo que en aquellos momentos no le faltaban.

"Sólo puedo decirte que tiene que ver con su pasado, específicamente con sus orígenes"

Las palabras de Jiraiya afloraron en su mente, ¿qué podía tener que ver con la infancia de Naruto? Trató de dejar el tema de lado, pero no pudo

-Naruto

-Dime-dijo adormilado, sin abrir los ojos

-Hoy también vi a Jiraiya-sama

-¿Ah si? ¿Qué tal va su herida?

-Muy bien, pero no es de su salud de lo que quería hablarte

-Entonces ¿de qué?

-Es que…no puedo dejar de preguntarme ¿por qué se pelearon ustedes?-estuvo a punto de decir 'él me dijo', pero afortunadamente se detuvo antes de meter la pata y provocar un nuevo enfrentamiento entre ambos-¿Qué pasó durante su viaje?

Supo el momento preciso en que el adormecimiento desapareció porque sus hombros se tensaron visiblemente. Se levantó de golpe de la cama y probablemente se hubiera comenzado a vestir de no ser porque sus ropas estaban tiradas en el piso del baño. El amante cariñoso había desaparecido y Sakura se lamentó de ello

-No quiero que te molestes…

-Entonces deja el maldito tema de lado

-Sólo me preocupo por ti-dijo a la defensiva

-¡No! Únicamente tienes curiosidad y no estás dispuesta a dejarlo de lado aunque te lo pida

-Yo…perdón. Lo último que quiero es molestarte, dejemos de lado el tema

Nunca lo había visto tan molesto…y menos con ella. Sentía como la situación se le estaba escapando de las manos y temía que el resultado de ello fuera terrible para su relación.

-¿Por cuánto tiempo? ¿Hasta que vuelvas a sentir curiosidad? Esto es como cuando me preguntaste el por qué nunca te contaba de mis misiones, sientes que si en verdad eres importante para mi, entonces no debo tener secretos contigo ¿verdad? ¡Eres tan jodidamente egoísta que no te importa despertarme con tal de conseguir tus respuestas!

-¡No!

-Pues bien, voy a darte gusto. Voy a contártelo todo.

-No es necesario, en verdad-dijo mientras se levantaba de la cama e intentaba abrazarlo, pero él no se lo permitió ni pareció escucharla

-Dime Sakura ¿no te recuerdo a alguien? Obsérvame fijamente y dime si mi rostro no se te hace conocido ¡Mírame!

Aunque ya no deseaba obtener aquella información, sobre todo si era a cambio de dolor para Naruto, no pudo evitar mirarlo fijamente, tratando de encontrar el parecido que él aseguraba. El rostro de alguien más se abría paso en su mente, pero la idea parecía tan absurda, que no lograba asimilarla

-No…puede ser

-Dilo Sakura ¿a quién me parezco?

-Yondaime Hokage-sama-susurró con incredulidad

-¿Es difícil de creer?

-Pero… ¿cómo…? Siempre pensé que él no dejó familia

-Sí la dejó, pero nadie lo sabía

-Tú eres ese niño.

-Así es

Cuando Namikase Minato fue elegido Hokage, tras la jubilación de Sandaime, se convirtió en la persona más joven en ostentar dicho cargo. Tenía un currículum impresionante a sus espaldas, una formación diplomática inmejorable e incluso una galanura que le permitía gozar de una gran popularidad entre la gente.

Veintitrés años antes un comando rebelde armado, autollamado 'Kyubi', logró infiltrarse y atacar la residencia oficial de los Hokages. Hubo multitud de víctimas, incluyendo el propio Hokage…y su hijo recién nacido. O al menos esa había sido la versión oficial.

-¿Por qué te mantuvieron oculto todos estos años?

-Al principio Sandaime pensó que era lo mejor. Mi padre acababa de ser asesinado, con la inestabilidad política que un magnicidio provoca, y las investigaciones para encontrar a todos los responsables del complot cayeran tomaron meses. Era un recién nacido incapaz de identificarlos, pero el viejo pensó que era lo mejor mantenerme oculto al menos por un tiempo. Después…las cosas no salieron como pensaba…y terminé en orfanato-la furia que momentos antes mostraba, en aquellos momentos era reemplazada por una frialdad que no coincidía con la historia que estaba contándole

-Tu madre… ¿también murió?

-Sí. Ésa versión es la correcta, murió dándome a luz.

-¿Desde cuándo lo sabes?

Naruto sonrió con amargura antes de contestarle

-Cuando tenía 5 años sentía mucha curiosidad por saber quiénes eran mis padres, supongo que alguna manera pensaba que ellos me sacarían de aquel horroroso lugar que era el orfanato, así que se lo pregunté a la directora. Una semana antes había hecho una de mis travesuras, no me preguntes cuál porque no la recuerdo, y precisamente ese hubo un desorden en los dormitorios que la tenían de muy mal humor; de modo que cuando se lo pregunté…en cierta manera desquitó sus problemas conmigo y se vengó por los problemas en los que me metía. Quiso hacerme daño y lo logró. Me dijo que no tenía idea de quienes eran porque en mi expediente sólo decía que me abandonaron en un basurero y según un 'testigo' fueron un hombre y una mujer. Obviamente eran mis padres-dijo con sarcasmo-un basurero. No lo dijo, pero su mirada tenía muy claro el mensaje, 'el lugar para una basura como yo'

-Oh Naruto…

-No quiero tu lástima. Querías saber la historia, pues te la contaré completa. Esa bruja me hizo sentir como una basura de la cual se habían desecho convenientemente para poder seguir con su vida. Aunque siendo justos con ella, así fue como me sentí respecto al trato de Ero-senin

-¿Ero…? ¿Qué tiene que ver Jiraiya-sama con esto?

-Paciencia, aún no llego a esa parte. Durante años me pasé odiando a mis padres, maldiciéndolos por abandonarme cuando en realidad estaban muertos. Mi madre dio su vida por mi, su corazón era muy débil para resistir un parto pero aún así se negó tajantemente a interrumpir el embarazo. Me dio la vida a costa de la suya. Y mi padre. Él murió protegiéndome, porque esos terroristas iban por mi, pensaban secuestrarme y exigir un rescate

En ese momento las emociones de Naruto estaban tan a flor de piel, pero Sakura entendió sin problemas la enorme culpa que lo embargaba por los años de desprecio a unos padres que en realidad siempre lo amaron.

-No debes sentirte tan atormentado. Creíste las mentiras que una mujer cruel te soltó cuando sólo eras un niño, era natural que no pensaras maravillas de ellos. ¿No le preguntaste a alguien más?

-No. El viejo Sanadime trató de hablarme de mis padres en una ocasión, pero yo creía saberlo todo así que no lo dejé decirme ni una palabra. Crecí odiándolos y en cierta manera a mi mismo, sólo era un niño sin nadie a quien recurrir ni un solo amigo a la vista

-Pero ¿no podías hacer amigos en el orfanato?

-No. Yo era de los más chicos y para llamar la atención me la pasaba haciendo travesuras, muchas de las víctimas eran mis mismos compañeros, por lo que no me tenían mucho afecto. La cosa empeoró cuando entré a la escuela con ustedes

-¿Por qué?

-Porque era una gran escuela y era el único niño del orfanato que iba a ella. Que el Hokage me diera un trato privilegiado y que por unas horas pudiera salir de aquel lugar…solo digamos que no me hizo muy popular. Cuando al fin pude empezar a hacer amigos me sentí tan feliz y esa felicidad aumentó cuando Ero-senin entró en mi vida y pareció querer ser una figura paterna que tanto necesitaba. Cuando me ofreció irme con él, la posibilidad de dejar definitivamente el orfanato, me sentí tan feliz. Aquellos meses viajando a su lado, aunque eso significara dejar de lado a los amigos que tanto apreciaba, fueron los mejores de mi vida

-Entonces… ¿qué cambió?

Naruto se dejó caer en la cama, las manos tensas descansaban en sus rodillas mientras parecía luchar por encontrar las palabras indicadas

-Fue cuando cumplí 15 años. Ero-senin me llevó a un prostíbulo para...'iniciarme'. Dijo que era la mejor manera de perder la virginidad y aprendería mucho de primera mano-al ver la mirada de disgusto de Sakura, él puntualizó-No me molestó, de hecho me encantó mi regalo. Pagó un...servicio completo, así que regresé hasta la mañana siguiente al hotel donde nos quedábamos. Cuando llegué estaba ebrio, no es que fuera muy raro encontrarlo en ese estado, pero aquella vez era diferente

-¿Por qué?

-Porque estaba festejando. Según dijo, ahora era un hombre. Entonces lo dijo 'Tu padre estaría tan orgulloso de ti'-la mirada de Naruto se perdió en un punto y ella supo que estaba reviviendo aquel momento, aquellas palabras, pero también las emociones que lo invadieron en aquellos momentos-Recuerdo que me quedé helado por la impresión. ¿Mi padre? ¿Él conocía a mi padre? Así que le exigía respuestas...y me las dio. Me contó que él había sido maestro de mi padre, pero incluso más que eso, fue su amigo. La relación había sido tan cercana que incluso mi padre eligió mi nombre por el del protagonista de la única novela que Ero-senin logró publicar. Pero la amistad iba más allá. Mi propio padre le pidió, que si algo le pasaba, él se hiciera cargo de mi, algo que evidentemente no hizo.

-¿Por qué?

-Según sus propias palabras, porque no quería hacerlo

-Probablemente porque su trabajo como espía te colocaba en una posición de riesgo, además de que le impedía cumplir bien con las misiones

-No. El viejo Sandaime le ofreció relevarlo de ese tipo de misiones para que pudiera ocuparse de mí, pero él se negó. Dijo que estaba demasiado viejo como para hacerse cargo de un crío y cambiar sus hábitos de vida a esas alturas. Me veía como una molestia de la cual no deseaba hacerse cargo

-Pero volvió por ti…

-Claro. Cuando ya era lo suficientemente mayor como para valerme por mi mismo; era un adolescente no un crío demandante que lloraba pidiendo su biberón. En cuanto entendí que él fue el gran responsable de mi infancia, de mi abandono en ese asqueroso orfanato…lo odié tanto. Permanecer a su lado no era una opción, así que me largué de ahí y no volví a dirigirle la palabra en mucho tiempo

Ahora todo parecía tener sentido. Los años sin dirigirse palabras extras a un saludo o a un intercambio de información, la mirada de reproche que Naruto siempre le lanzaba a Jiraiya cuando se encontraban, incluso cobraba sentido el que su amigo prohibiera la entrada del otro a su graduación en la Academia de Policía.

Siempre pensó que el motivo de disputa había sido un simple malentendido entre un joven rebelde y una figura de autoridad, un simple desacuerdo que dos personas orgullosas se negaban a finalizar. Nunca se imaginó que hubiera toda una historia detrás.

Pero ahora había algo que comenzaba a preocuparla

-Tú no regresaste a Konoha hasta unas tres semanas después de tu cumpleaños ¿dónde estuviste todo ese tiempo? ¿Tan lejos estabas?

-No tanto, pero no estaba seguro de querer regresar así que estuve vagando sin rumbo

-¿Por qué no querías regresar?

-Porque eso hubiera significado volver al orfanato y eso era lo último que deseaba. Pero finalmente me di cuenta de que no sólo no tenía otro lugar a donde ir, sino no quería perder definitivamente los lazos de amistad que había logrado forjar. Afortunadamente cuando regresé, Tsunade-obaachan ya había destituido a la directora del orfanato, por malos tratos y manejos oscuros, y me permitió irme a vivir solo

La habitación se sumergió en un oscuro silencio del que Sakura deseaba salir, aunque no estaba segura de cómo. ¿Existía una manera agradable o conciliador de cerrar el tema? No lo sabía

-Yo…sé que todo eso debió ser terriblemente difícil para ti, pero afortunadamente lo has dejado atrás. Lo perdonaste

-Porque estaba al borde la muerte y sentí que ya era demasiado rencor para seguirlo manteniendo. Me pidió perdón, dijo que fue malditamente egoísta conmigo y que se arrepiente de haberles fallada a dos personas a las que apreciaba tanto, así que…lo perdoné. Pude haber seguido enojado con él, a veces aún me siento como tal, pero no deseaba seguir atado a la amargura por algo que no podíamos cambiar y que en cierta manera formó a la persona que soy. Aunque duela, él es la única familia que me queda, mi único lazo con mis padres, más allá de una simple fotografía. Sólo por eso merece la pena dejar el rencor atrás

-Pero no lo has logrado por completo

-¡Claro que no!-a juzgar por la expresión furiosa de Naruto, los momentos de relativa tranquilidad habían acabado-Sobre todo me cuesta trabajo olvidarlo cuando tú y tus preguntas no me permiten mantener enterrado el pasado.

Nuevamente se levantó de la cama, caminó hasta el baño donde recogió sus cosas y salió con sólo los pantalones puestos y el resto de prendas en la mano

-Me conozco lo suficiente como para saber que si no me largo de aquí, me enojaré tanto contigo que después me arrepentiré

-Lo lamento

-Si claro

Así, a medio vestir y sin dirigirle la mirada, Naruto salió del departamento dando un portazo. En cuanto se supo sola, inundada por aquel asfixiante silencio, Sakura rompió a llorar.

Capitulo 15

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO, ESTO NO ES MÁS QUE UN PASATIEMPO PARA MI, QUE NO ME REPORTA GANACIAS (lo cual es una verdadera lástima XDDD)

Capítulo 15

- Diálogos

" " Pensamientos

/-/-/ Cambio de escena

Cuatro días después de su discusión con Naruto, Sakura seguía sin verlo, lo cual la torturaba enormemente pensando que seguía molesto con ella. No tomaba sus llamadas ni iba a verla, pero no podía correr el riesgo de ir a buscarlo a la Estación o podrían empezar a sospechar por la inusual cantidad de visitas que le hacía de un tiempo a la fecha. La estaba evitando y eso no le gustaba para nada

Tan disgustada estaba con ella misma y con la situación que sólo la fiesta que Ino le organizó por su cumpleaños, la cual era la segunda parte del regalo, estaba logrando animarla un poco y sacarla de su tristeza.

Su amiga rentó uno de los salones de un enorme restaurante y organizó la fiesta para casi cien amigos, entre antiguos compañeros de escuela, amigos de la infancia y compañeros de trabajo. El ambiente era magnífico, al igual que la comida, por lo que estaba disfrutando aquel festejo como nunca.

En aquellos momentos conversaba animadamente con Ino, tratando de sonsacarle más detalles de lo que ocurriría más adelante en la fiesta. En realidad no estaba muy interesada en los detalles, pero al menos esa conversación la ayudaba a contener la urgencia de voltear al costado del salón donde se encontraba Naruto.

Cuando Ino le notificó de la fiesta y le aseguró que Naruto estaría presente porque él la ayudó a organizarla, lo dudó seriamente, pero afortunadamente ese no era el caso y estaba con ella festejando su cumpleaños. Aunque el punto malo era que no estaba solo, iba con una de sus amiguitas.

Una tonta cabeza hueca llamada Sasame que no hacía otra cosa más que colgarse de su brazo y mirarlo como si fuera de su propiedad y quisiera dejárselo claro no sólo a cualquier mujer, sino a él mismo. Incluso llevaba un vestido tan corto y entallado, a pesar de lo cual tenía una abertura en el muslo derecho, que dejaba claro el mensaje de que estaba completamente disponible para sus atenciones.

"¿Cómo pudo traerla? ¿Por qué lo hizo? Él me prometió fidelidad, me dio su palabra"

Aquellos pensamientos la torturaban desde que lo vio entrar con aquella chica del brazo. ¿Cómo se atrevía a estar con otra mujer cuando le prometió que sólo estaría con ella?

Su idea de hablar con él aquella noche para poder disculparse por la haberlo hecho sentir mal estaba completamente descartada. Aquella mujercita se negaba a soltarlo, incluso cuando la presento le lanzó una mirada posesiva inequívoca. La presentación fue el único momento que compartieron, lo cual la deprimía porque ni siquiera había recibido su opinión de su arreglo personal.

El vestido que portaba lo eligió pensando en él, en lucir algo que le gustara y la hiciera verse preciosa ante sus ojos. Era un vestido strapless color carmín, cuyo escote le apretaba el busto y le levantaba los pechos de una manera que casi la hacían lucir voluptuosa, el cuerpo drapeado se complementaba con una vaporosa falda que terminaba a la altura de sus rodillas. Muchos de sus invitados le dijeron que lucía preciosa, pero las únicas palabras de halago que esperaba y deseaba eran las de su rubio amante.

Como si seguía pensando en esas cosas sólo conseguiría sentirse mal y no disfrutar su fiesta, decidió concentrarse mejor en su conversación con Ino, por más intrascendente que fuera. Repentinamente su amiga miró con atención a la puerta del salón e inmediatamente se puso pálida

-No es posible-susurró con incredulidad-¿Qué hace ella aquí?

Curiosa por saber a quién se refería se giró y la impresión fue tal que a punto estuvo de tirar la copa de vino que sostenía.

Parada en la puerta del salón, luciendo un vestido negro entallado y mirando de un lado a otro del lugar, estaba Karin.

-¿Pero cómo…? ¡¿Acaso la invitaste?-exclamó Sakura, mirando acusadoramente a su amiga

-¡Claro que no! ¿Cómo se te ocurre? Jamás hubiera hecho algo como eso. Rayos, creo que ya sé quien la invitó

Sakura nuevamente volteó a la puerta y vio que Sasuke se acercaba a la recién llegada para saludarla

-No puedo creerlo, no puede ser tan imbécil-dijo para si misma la pelirosa, negándose a creer la respuesta más evidente-Voy a exigirle una explicación-dijo al tiempo que se encaminaba hacia ellos

Cuando ambos se dieron cuenta de que se dirigía hacia ellos, seguida de cerca por una furiosa Ino, se separaron y adoptaron la actitud más distante e inofensiva que pudieron

-Buenas noches Sakura-chan. Espero que estés disfrutando tu fiesta

Odió enormemente el diminutivo con el que Karin se refirió a ella. A pesar de que el tono que Karin empleó para saludarla era completamente amigable, la aludida podía captar con facilidad el brillo de burla que podía captar a través de los lentes de su rival. No supo exactamente cómo, pero logró controlar su impulso de romperle la nariz de un puñetazo

-Gracias Karin ¿verdad?

-Si-respondió la joven de lentes

-¿Sabes? Necesito hablar con MI novio, así que…te dejó con mi amiga Ino ¿te parece?

-Será un placer-contestó su amiga con una mirada amenazante que pareció menguar ligeramente la seguridad de la intrusa

Si Sasuke se sintió inseguro o temeroso de ser descubierto, no lo demostró. Muchas cabezas miraban en su dirección, curiosos de saber el desenlace que tendría aquel encuentro en aquella fecha, lo que aumentó la determinación de Sakura de retirarse a alguna esquina donde pudiera reclamarle sin tener la atención de todo el salón

-¿Tú la invitaste?-le preguntó con una tranquilidad que estaba lejos de sentir, en cuanto se detuvieron en una esquina del lugar

-Si-respondió con absoluta tranquilidad

-¿Por qué?

-Me pareció lo más…educado

-¿Educado?-repitió con incredulidad

-Sí. Estábamos reunidos varios en un grupo cuando Naruto invitó a los chicos, ella estaba ahí y fue muy claro que la invitación no era extensible para ella

-¡Es que así es! ¡Ni siquiera la conozco, Sasuke! ¿Por qué la invitaste si no es una amiga mía?

-Ya te lo dije, no me pareció bien que se hiciera una invitación a un grupo, estando ella presente, sin invitarla

Sakura tuvo que contar mentalmente hasta el número cien para contener el impulso de tomarlo por el cuello. ¿Se creía que era imbécil? Tuvo que morderse la lengua y apretar los puños hasta ponerse blancos los nudillos para no revelarle en ese momento, frente a un salón atestado de gente, que llevaba engañándolo unas semanas. Para confesárselo todo.

Una parte de ella se moría por revelárselo y borrar aquella sonrisa de su rostro, pero era tal su estado de rabia que no podía asegurar que podría retenerse el nombre de la persona con la que estaba teniendo una aventura. Fue eso lo que la detuvo. El pensar que podría embarrar a Naruto fue lo único que logró calmarla mínimamente como para callarse.

-No lo vuelvas a hacer, no vuelvas a tomarte la libertad de invitar a alguien a quien ni siquiera conozco ¿está claro?

-Sí-su mirada debió ser bastante intimidante, porque Sasuke no protestó o titubeó

Se alejó de él con la espalda firme y la cabeza alta como una manera de enfrentarse a las miradas de curiosidad y lástima que le dirigían en aquellos momentos. Aquella noche, que debió ser una de las mejores de su vida, terminó convirtiéndose en la más humillante.

Ino salió a su encuentro y trató de calmarla un poco, al parecer su amiga le dijo claramente a la 'intrusa' que no era bien recibida en aquella fiesta y si hacía algún movimiento que no le pareciera, sería la más feliz de echarla a patadas del lugar. Aquello CASI la hizo sonreír

-Te ves fatal

-Gracias-respondió sarcásticamente-Necesito refrescarme un poco

-Claro

Se dirigió hasta el tocador, el cual conectaba ambos salones de fiesta, pero para llegar a el tenía que pasar al lado del pasillo de teléfono, del cual le llegaron las inconfundibles voces de Naruto y Sasuke. Incapaz de resistir la curiosidad se acercó a la pared cercana para poder escucharlos sin ser vista

-¿En qué demonios estás pensando? ¿Cómo pudiste traerla a la fiesta de Sakura-chan?-exclamaba Naruto, claramente enojado

-¿Qué importa? Sakura no sabe nada y lo que no sabe no puede hacerle daño

-¿Esa es tu justificación?

-Deja de joderme con este asunto ¿quieres? Tú tienes la culpa por invitar a los demás frente a ella, se sintió rechazada de la fiesta

-¡Claro que lo está! ¿Cómo pudiste pensar que haría algo tan estúpido como invitarla? Jamás se hubiera ocurrido propiciar que Sakura-chan conviviera con la tipa con la que la engañas

Sasuke decidió ignorar el insulto que incluía aquel argumento, insulto que era totalmente aplicable a él, de modo que prefirió enfocarse en defenderse.

-Pues entonces no los hubieras invitado frente a ella, de esa manera no se hubiera enterado de la dichosa fiesta; pero como lo hiciste no dejó de joderme hasta que le dije que podía venir ¿qué otra cosa podía hacer?

-Decirle que si tiene un mínimo de decencia tenía que entender que no podías invitarla a la fiesta de cumpleaños de tu NOVIA. ¿Pero qué digo? Dudo que esa mujer conozca ese concepto

-¿Por qué te tomas esto tan a pecho?

-¡Porque es mi amiga!

-Ella no sabe nada-se justificó con dejadez. Sakura sonrió con desprecio por la…ignorancia del moreno

-Quizá ella no sepa nada, pero todos los demás sí y saben que la estás humillando ¿qué no piensas en eso? ¿Eres imbécil?

-Tampoco pienso permitir que te metas en algo que no te incumbe ni que me insultes. ¿Te crees mejor que yo? ¿A cuántas de las mujeres presentes te has cogido?

-Ni siquiera voy a contestar una pregunta tan vulgar y sin sentido. Sólo quiero decirte una cosa más, dile a Karin que se largue o yo mismo voy a echarla. Serás muy mi amigo, pero Sakura-chan también lo es y no pienso permitir que la humilles de esta manera ¿me oyes?

La tensión entre ambos podía sentirse hasta donde ella estaba. Las miradas de ambos se cruzaban retadoramente, parecían a punto de lanzarse a una pelea, sin importarle que todos pudieran verlos; aquello fue demasiado para Sakura, así que continúo con su camino hasta el tocador.

Después de los últimos acontecimientos, tuvo un poco de suerte al encontrarlo vacío. Pensó en ponerle el seguro a la puerta, pero sólo el pensamiento de que alguien pudiera necesitar el servicio con urgencia la hizo desistir.

Poco le importó que el agua pudiera arruinar su maquillaje si con eso podía controlar el coraje que la inundaba. Frotó sus ojos con furia para tratar de controlar las lágrimas de rabia y humillación que amenazaban con escapársele. Tenía los nervios tan de punta que cuando escuchó la puerta del tocador abrirse, estuvo a punto de gritar de frustración. Se giró violentamente para exigirle a quien hubiera entrado que se largara, pero se quedó fría al ver que esa persona era Naruto, con una cara de preocupación que apenas podía con ella.

-¿Estás bien? ¿Cómo te sientes?

Aquellas preguntas le parecieron tan tremendamente estúpidas, que a punto estuvo de desquitar su rabia en su amigo. Sus intensiones debieron ser claras, porque Naruto se intimidó momentáneamente e incluso dio un paso atrás por precaución.

-¿Tú como crees?-escupió con inconfundible rabia-Furiosa. Al imbécil, descarado, cínico, de Sasuke no se le ocurrió nada mejor que invitar a su… ¡amante! a mi fiesta de cumpleaños. Todo mundo sabe quién es y me miran con lástima. ¡Jamás le perdonaré esta humillación! Debería salir y castrarlo delante de todos, revelarle mi venganza delante de todos sus amigos y compañeros de trabajo

-Bueno…

-¡Y esa puta! ¿Has visto cómo me mira? La muy hija de… se está burlando de mi. Debería decirle a Ino que se lance contra ella para sacarla a patadas, antes de que me lance contra ella y la mate como tantas ganas tengo.

-Yo…

-¡Pero lo peor! Lo peor es verte a ti con esa mujer ¿Cómo te atreves tú también a traer a otra mujer y presentármela? Las ganas que siento de matar a Karin son nada comparadas con las que tu…acompañante me inspira

-Estás celosa-dijo como si no pudiera creerlo, poco a poco afloró en sus labios una sonrisa de satisfacción y se acercó a ella

-¡Claro que estoy celosa! Los celos me consumen sólo de ver cómo ella y Hinata te comen con la mirada. De que ella se sienta con el derecho de tomar tu mano, como si tuviera algún derecho sobre ti ¡Cuando soy yo quien tendría ese derecho!

Naruto permaneció sumido en el silencio, asimilando cada una de las palabras surgidas de aquella explosión. Cuando finalmente pareció recuperarse de la sorpresa, entrecerró los ojos y la miró furiosamente dando un paso adelante

-Pues me alegra que estés celosa, porque así estamos en igualdad de circunstancias-los papeles entre ambos se intercambiaron, porque ahora era Sakura quien se encontraba desconcertada-¿Crees que yo no me sentí morir de celos cuando llegué y te vi tomada de la mano de Sasuke? Seguramente te habrá besado cuando estuvieron solos. Y tú luciendo tan hermosa-dijo como si lo hubiera hecho a propósito para molestarlo-Me basta mirarte para desearte.

-¿Lo dices en serio?

-Absolutamente. Desde que te vi, con ese vestido, luciendo tan…preciosa, he estado torturándome pensando que lo elegiste para gustarle a Sasuke

-Pues te equivocas por completo. Sólo me interesaba gustarte a ti. Únicamente a ti

-Bien. Entonces déjame decirte que tus quejas de Sasame-chan son innecesarias y sin sustento, porque no hay nada entre nosotros

-¿Nada?

-En lo absoluto. Los chicos dicen que llevo algunas semanas diferente, sospechan que estoy saliendo con alguien, así que pensé que lo mejor sería presentarles a una chica para que pensaran que se trataba de ella.

-Así que…no hay nada entre ustedes, nunca lo ha habido

-N…no-el temblor en su voz fue suficiente para ponerla en guardia

-Pero lo hubo ¿verdad? ¡Ella es una de tus amiguitas!

-Eso no importa

-¡Sí importa! Ya te lo dije

-No, no porque no importa con quien estuve en el pasado, sino con quién estoy ahora. Contigo. Sólo contigo

-Más te vale-ordenó Sakura dando un paso al frente.

-¿Y tú?

-¿Y yo qué? ¿Me estás preguntando si me acuesto con Sasuke? Tampoco tú tienes que preocuparte por eso, porque desde que estoy contigo no me he acostado con él ¿cómo podría? No sólo me parece…asqueroso, sino que sólo te deseo a ti

"Desde que estoy contigo"

No 'desde que lo engaño' sino 'desde que estoy contigo' Sólo eran un par de palabras, pero que a él le parecían completamente diferentes, le parecía que el significado variamente maravillosamente. Y era importante para él.

Pero había otra situación que se desarrollaba sin que ellos fueran del todo concientes. La rabia se había convertido en una emoción igual de poderosa e incendiaria, pero no tan destructiva. Sus cuerpos estaban casi pegados pero no parecían darse cuenta, en realidad no parecían darse cuenta de nada, perdidos como estaban el uno en el otro.

-Sakura-chan

Sólo eso. Sólo dos palabras bastaron para desatar la llamarada del deseo entre ambos

Naruto dio el primer paso, pero ella ya lo esperaba ansiosamente.

La rodeó por la cintura para apretarla contra él, Sakura gimió brevemente por lo que aquel contacto provocaba en ella. Él inclinó la cabeza para besarla, y ella levantó la boca automáticamente.

Puro fuego.

En el mismo momento en que sus labios se tocaron por primera vez sintió como si un rayo cayera sobre ella, provocando que una llamarada de fuego iniciara dentro de ella y recorriera sus venas.

Sus labios eran suaves, su boca ardiente. El deseo le recorrió todo el cuerpo, irresistible como la marea y sus manos asieron a puñados la tela de la camisa. Él la apretó aún más contra sí, y ladeó la cabeza para ahondar en el beso introduciendo la lengua en su boca. Sakura emitió un leve gemido de placer y la succionó, moviendo a su vez la suya en una caricia.

Naurto se estremeció como si hubiera recibido un golpe y tomó sus nalgas en las manos para levantarla con fuerza contra su grueso miembro erecto. El ardor del deseo explotó en una llamarada que los consumió a los dos. Él retiró la boca un momento y gimió:

-Dime que me deseas

¿Aquella era su voz? ¿Siempre sonaba de aquella manera cuando estaba sumergido bajo la pasión? Sakura no estaba segura. Aunque francamente ni siquiera estaba segura de poder encontrar su voz para contestar aquella pregunta, porque sólo existía una respuesta posible

-Oh…dios…sí. Te deseo tanto

-Di 'te deseo Naruto'

Instintivamente sabía el por qué de aquella aparente inseguridad, así que sujetó firmemente su rostro y dijo:

-Te deseo Naruto. Sólo a ti

-Dios-susurró con voz estrangulada, como si las emociones lo rebasaran.

Le levantó la falda del vestido y metió sus manos bajo la misma. Sus intenciones estaban tan claras que Sakura lo empujó por los hombros para que le prestara un poco de atención

-No me las rompas como la vez anterior ¿me oyes?

-De acuerdo, pero tú tampoco me dejes marcas visibles

De un tirón le quitó la ropa interior y las colocó en el bolsillo trasero del pantalón. De inmediato sintió el frío del lavabo contra sus nalgas desnudas y parpadeó por la impresión, que la sacó momentáneamente de aquella marea.

-Espera-balbuceó.

-No puedo.

Su voz era áspera, temblorosa. Tomó su rostro por la barbilla y volvieron a fundirse en un apasionado beso que atrapaba por completo sus sentidos. En sus anteriores encuentros, sin importar lo apasionados que fueran, podía sentir que al menos uno de ellos guardaba un poco de control, pero en ese momento era como si ninguno de los dos pudiera ser conciente de algo que estuviera fuera del placer que se proporcionaban.

La necesidad de respirar los obligó a separarse, pero en cuanto recuperó el aliento Naruto dirigió su atención a sus pechos.

Enterró su boca en sus pechos por encima del escote del vestido, pero pronto eso fue insuficiente y con un solo movimiento le bajó las copas del vestido, liberándolos de su prisión. Como no tenía mucho pecho y el corte del vestido era suficiente para darles una perfecta forma optó por prescindir del sostén; por el gemido de apreciación que pudo captar de Naruto era obvio que agradecía el 'detalle'

Mientras acariciaba un seno con los labios, el otro recibía sus propias atenciones con sus manos. Sus caricias fueron rápidas, pero consiguieron el propósito de aumentar su excitación al tiempo que le provocaba un indudable placer. Al cabo de unos momentos interrumpió sus caricias, se irguió, le separó los muslos y se situó entre ellos. A continuación empezó a pelear frenéticamente con la cremallera de su pantalón. Liberó su erección con un gruñido y seguidamente se guió hacia el interior de ella.

-Rayos-se quejó Naruto. De inmediato metió su mano derecha en el bolsillo del pantalón y extrajo un sobrecito plateado. Lo sostuvo con los dientes, rasgos el envoltorio y se lo colocó, todo en un tiempo record-Casi lo olvidaba

Una vez solucionado el problema retomó lo que había dejado. Sakura clavó las uñas en sus fuertes hombros al sentir el calor de su miembro desnudo presionando contra los suaves pliegues de su carne, abriéndose paso entre ellos, buscando la abertura de su cuerpo. La encontró, y gimió bajo aquella presión cuando dio comienzo la invasión. Naruto empujó con fuerza, arrancándole un gemido mitad placer mitad dolor. Cuando estuvo dentro de ella hasta la empuñadura, se detuvo un instante y apoyó la frente húmeda contra la de Sakura.

Aunque la invasión fue un tanto brusca, aquello no bastó sólo sirvió para encender los ánimos con mayor intensidad. Al principio fueron pequeñas embestidas contenidas, pero casi de inmediato empezaron a tomar más fuerza, más velocidad.

Sakura gemía cada vez que lo sentía moverse dentro de ella y sus músculos internos se contrajeron de puro placer a la vez que hundía las uñas en él.

El estado de Naruto no era muy diferente del de ella. No recordaba nunca haberse excitado tanto con semejante rapidez; incluso durante el numerito de él amarrado logró mantener un mínimo de control, pero en aquel momento los movimientos internos de Sakura lo tenían al borde del clímax sin que antes le hubiera brindado a ella su placer.

Decidido a solucionarlo antes de perdiera el control definitivamente, puso una mano bajo la nalga desnuda de Sakura y la atrajo hasta el borde del lavabo colocándola de tal modo que cada arremetida lo hiciera rozar el diminuto capullo sexual de ella.

Naruto empezó a empujar con fuerza, arrastrándola hacia el orgasmo. Sakura se sintió arder en llamas, se arqueó con desesperación al encuentro de las caderas de él, sintiendo en la parte baja del cuerpo una tensión increíble que crecía violentamente, sin control alguno, el cuerpo entero dominado por aquel intenso, ingobernable placer.

En aquel momento empezó a abrirse la puerta con un crujido.

Él se movió con la velocidad del rayo y empujó la puerta con la mano izquierda para cerrarla de golpe antes de que hubiera podido abrirse una fracción de centímetro.

-¡Eh!-exclamó una mujer indignada desde el otro lado.

-Éste está ocupado-dijo él con voz ronca sin cejar en el ritmo de sus caderas-Vaya a otro.

Sakura se puso rígida por el susto, pero aquello no duró más que un par de segundos porque casi de inmediato, Naruto hizo el gesto de enseñar los dientes e inclinó la cabeza al tiempo que empezaba a embestir con más rapidez. Tenía el rostro congestionado, a sólo unos instantes de obtener satisfacción.

Se estremeció salvajemente cuando la tensión acumulada se liberó de pronto y una fuerte oleada de sensaciones le recorrió todo el cuerpo. Temblando apretada contra él, hundió la cara en su pecho y mordió la tela de la camisa para sofocar sus propios gritos.

Naruto siguió sujetando la puerta cerrada con la mano izquierda, mientras usaba la derecha para afianzarse a sí mismo. Arremetió con fuerza contra ella, dos, tres veces, una vez más, y al final se contrajo violentamente. La cabeza le cayó hacia atrás y de su pecho emergió un gruñido áspero, gutural.

Sólo cuando los espasmos de placer se detuvieron y el ritmo de sus respiraciones comenzaron a recuperarse, se dieron cuanta de que los golpes en la puerta habían cesado. Probablemente la mujer se había dado cuenta de lo que estaba ocurriendo adentro y prefirió dejarlos a solas.

Sakura suspiró aliviada. Ahora que tenía de regreso la capacidad de pensar se daba cuenta de lo cerca que estuvieron de ser descubiertos. Seguía furiosa con Sasuke y deseosa de vengarse, pero ser descubierta teniendo sexo en un baño público no era lo que deseaba. Principalmente porque aquello implicaría que la participación de Naruto sería descubierta y su amistad con Sasuke terminaría definitivamente.

Como todo había terminado, Naruto se hizo a un lado para comenzar a arreglarse, Sakura siguió su ejemplo, se bajó del lavamanos y se bajó la falda del vestido para luego regresar el cuerpo del vestido a su lugar, acomodando correctamente el escote.

-Dámelas-ordenó extendiéndole la mano

-¿De qué hablas?-le preguntó Naruto con una expresión de absoluta inocencia

-No te hagas. Me refiero a mi ropa interior, la quiero de regreso

-¿Segura?-le preguntó con tono juguetón, acercándose a ella

Tomándola por la cadera la pegó contra él, permitiéndole sentir su nueva erección a la vez que frotaba sensualmente sus nalgas y le susurraba al oído con pasión

-Nadie sabría que estás desnuda bajo ese vestido. Salvo tú y yo-un gemido de placer escapó de la garganta de Sakura al escuchar su sugerencia. No sólo por el tono absolutamente seductor que Naruto empleó, sino porque la sugerencia, aunque tratara de negarlo, inmediatamente la excitó-¿No crees que es sexy?

Se inclinó hacia ella, con claras intenciones de reclamar sus labios, pero antes de que pudiera conseguir su objetivo la joven giró el rostro, acabando por darle el beso en la mejilla.

-¿Sólo está bien en un momento de pasión pero no fuera de el?-aunque trató de disimularlo, no pudo evitar sonar herido y desilusionado

-¿Cómo?-preguntó Sakura, a pesar de que lo escuchó con claridad pensó que lo mejor era fingir que no era así.

Por respuesta Naruto llevó sus labios al lóbulo de su oreja, el cual mordisqueó con ternura. Mientras tanto Sakura colocó sus manos en las nalgas del rubio, lo acarició un par de veces antes de conseguir meter la mano en el bolsillo de su pantalón y luego retirarse a toda prisa.

-Tramposa-le reprochó lastimeramente

-Definitivamente no voy a estar sin ropa interior en ese salón ¡Y no puedo creer que nuevamente estés excitado!

-Es que tuve una pequeña fantasía

-¿Ah si? ¿De qué se trata?-trató de sonar desinteresada, pero fracasó miserablemente

-Pues…en determinado momento nos alejábamos de los invitados en dirección a una de las paredes, lejos de sus miradas, entonces sólo tendría que subirte el vestido y podría tomarte sin problemas. Si hubieras seguido mi sugerencia, claro

Sakura no tuvo ningún problema para configurar en su mente la imagen que él acabada de describirle. El calor de la excitación comenzaba a recorrerla nuevamente, así que se obligó a borrar con prontitud aquella imagen

-¡Pues se va a quedar en fantasía! ¡¿Una esquina del salón? Joder. Si acabamos de hacerlo en un baño ¡un sitio público! ¿No te basta con eso? Tengo una cosa clara, no pienso subir a un elevador contigo

La profunda risa que Naruto emitió pareció su manera de expresar que aquella idea no sólo le gustaba, sino que su negativa lo tomaría como un reto.

-Será mejor que nos vayamos. Tuvimos suerte de que esa mujer desistiera de entrar, pero hay dos fiestas y nuestra suerte podría acabarse-dijo con seriedad, una vez que recuperó el control-Refúgiate en uno de los cubículos mientras yo salgo

-¿Por qué?

-Porque lo mejor es que salir por separado, así si alguien me viera no podría saber con quien estuve y si te ven a ti no sospecharán lo que acaba de pasar aquí. Además, si por alguna razón esa mujer siguiera cerca, esperándonos, podría distraerla para que tú te escabullas

-Y si entra antes de que pueda salir, no podrá verme ¿cierto?

-Exacto. Espera un par de minutos antes de salir y cuando lo hagas que sea rápido ¿entendido?

-Si, pero quiero decirte una cosa. Será mejor que no nos crucemos mucho durante lo que resta de la fiesta, es que…siento que si nos cruzamos aparecerá en mi frente un letrero gigante que diga lo que acaba

-Comprendo

-Prefiero que nos veamos al rato en mi departamento para…

-¿Continuar lo que iniciamos en el lavamanos?

-Sí-reconoció sonrojada

-Ahí estaré

-Recuerda que antes tienes que deshacerte de tu…amiguita

-Sin problema, pero ¿y Sasuke?

-Si ese idiota cree que lo dejaré entrar a mi casa después de lo que hizo esta noche, está loco

-Él pierde, yo gano. Me encanta el plan, pero será mejor que salga cuanto antes. Te veré en casa

De inmediato Naruto se encaminó hasta la puerta, giró la cerradura pero antes de abrirla volteó a verla por encima del hombro y le dijo

-Por cierto, Sakura-chan

-¿Si?

-Se que ya te lo dije pero quiero repetírtelo. Te ves preciosa con ese vestido

Inmediatamente salió del lugar, dejándola completamente atónita y con las mejillas sonrojadas por el halago.

Continuará...

Saludos!!!
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 24
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Invitado el Lun Feb 18, 2013 5:07 am

amo este fic que bueno que se te ocurriera traerlo Very Happy

me gusta el capi 15 mas que nada eso de sexo en el baño XD
ademas que se ve claramente que a sakura ya le da cosas no tener a naruto cerca ya sea para "cositas" o sólo para estar juntos Onion kuku Onion kuku
aunque ese sasuke es un hijo de la gran...

y pues espero andar mas atento para los siguientes capis XD espero mas capis saludos Onion ok Onion bye

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por NaruSaku-12 el Lun Feb 18, 2013 5:35 am

¡Ay Santo Dios! Por poco y los descubren haciendo eso en el baño público. xD
Sasuke de verdad ya me tiene harta,trae a Karin a todas partes.
¿HASTA EN LA FIESTA DE CUMPLEAÑOS DE LA NOVIA?
¡De verdad que se pasa!¡Te juro que no puedo creer tal grado de idiotez!
Ya quiero que vayan al departamento de Saku-Chan. xD
Espero la Conti Ansiosísísísísísísísísísísísísísísísísísíma. Very Happy


Saludos,besos y abrazos.
Onion bye
avatar
NaruSaku-12
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 811
Edad : 25
Localización Uhm ~ Con Naru-kun en el inframundo visitando a Jiraiya y Mina&Kushi
Nakus 4394
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por when21 el Lun Feb 18, 2013 10:43 am

Eso pues!!
Lo han hecho en un baño publico y ese vestido era para ti narutin
Me encantaron, gracias por publicarlos
Espero la conti :3

_________________

Gracias chicas <3


εїз Firma con mi Nee <3 εїз:

εїз FC εїз:




PREMIOS SEPTIMO HOKAGE:
   
Gracias te kerooo! <3
avatar
when21
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 3261
Edad : 24
Localización En alguna parte del universo (?
Nakus 60444
Posesiones :




Ver perfil de usuario http://when21.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Estefi chan el Mar Feb 19, 2013 1:19 am

Hola !!! traigo otros tres capitulos!!! Disfrutenlo .... Recuerden el fic de Ayumi9

Capitulo 16
Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO, ESTO NO ES MÁS QUE UN PASATIEMPO PARA MI, QUE NO ME REPORTA GANACIAS (lo cual es una verdadera lástima XDDD)

Capítulo 16

- Diálogos

" " Pensamientos

/-/-/ Cambio de escena

Casi diez minutos después Sakura aún no lograba tranquilizarse por completo. El par de minutos que pasaron entre la salida de Naruto y la suya le parecieron eternos, afortunadamente cuando al fin se animó a salir no había nadie que pudiera verla.

En aquellos momentos platicaba superficialmente con todos los que se encontraba en su camino, intentando actuar como si todo fuera normal. Como si no acabara de tener uno de los mejores orgasmos de su vida.

Cuando finalmente llegó al lado de Ino, quedó sorprendida porque su amiga ni siquiera parecía darse cuenta de su llegada. Aunque miraba en su dirección, su atención estaba puesta en un punto por encima de su hombro; intrigada por lo que fuera que hubiera capturado la atención de su amiga de aquella manera, se giro y trató de seguir la mirada de Ino. Cuando se dio cuenta de que era a Sai a quien su amiga observaba, estuvo a punto de caerse de espaldas.

A pesar de que los separaban un par de metros, se miraban con si ellos fueran lo únicos presentes en el enorme salón. De hecho en ese momento se percató de la tensión eléctrica que fluía entre ellos. Pura y vibrante atracción sexual.

Consideró alejarse para concederles un poco de intimidad, por muy escasa que ésta fuera en un salón de fiestas abarrotado, pero Sai eligió precisamente ese momento para retirar la mirada y alejarse. Como si despertara de un sueño, Ino desvió la mirada y pegó un sobresalto al darse cuenta de que su ella estaba a su lado.

-¡Vaya! ¿Qué pasó aquí?

-No sé de qué hablas-replicó Ino con altivez pero completamente sonrojada-No pensé que fuera a venir

-Bueno, seguramente Naruto lo invitó como una cortesía. Nos volvimos…em…amigos durante el tiempo que duró el romance de ustedes

-Lo sé. Supuse que Naruto lo invitaría, pero estaba segura que no vendría

-¿Por qué no vas a hablar con él en lugar de lanzarse miraditas?

-No gracias. La última vez que hablamos terminé con el corazón roto y no tengo intenciones de 'recordar viejos tiempos'

-Quizá haya cambiado de opinión

-Aunque así sea, no me importa. ¿Te molestaría que cambiáramos de tema?

-¿Bromeas? Finalmente puedo desquitarme de todas la veces que te metes conmigo ¿por qué habría de dejarlo?

-Porque puedo voltearte la tortilla fácilmente. ¿Por qué tardaste tanto?-preguntó pícaramente

-¿Eh?-dijo torpemente-No sé de qué hablas

-Tuve que decir que estabas tomando aire para que a nadie le pareciera sospechosa tu ausencia. O peor y fueran a buscarte al tocador

Sakura agradeció mentalmente el buen tino de su amiga. De esa manera quienquiera que estuvo a punto de describirlos, considerando que fuera una de sus invitadas, no la relacionaría con ella.

-Así que…¿qué estabas haciendo? Tardaste demasiado como para sólo haber ido a refrescarte…sin mencionar que regresaste más acalorada y sonrojada que cuando te fuiste

Se sonrojó de vergüenza y culpabilidad, pero trató de mantener una actitud distante y despreocupada para poder acallar las sospechas de su amiga

-Imaginaciones tuyas

-¿También es imaginación mía el que Naruto desapareciera casi el mismo tiempo que tú?

-Sí

Oh. Entonces supongo que esas marcas rojas que tienes en los pechos también son fruto de su imaginación ¿eh?-preguntó con una sonrisa de suficiencia.

Completamente aterrada agachó la mirada para verificarlo, pero para su absoluto alivio y confusión, la piel expuesta de sus pechos estaba completamente blanca; pero cuando escuchó la risa de Ino comprendió que cayó completamente en su trama

-Que graciosa eres Ino-reclamó entre dientes

-Era muy obvio para mi lo que acababas de hacer, pero como lo negaste no pude resistir el impulso de tomarte el pelo. Apenas puedo creer que precisamente tú lo hicieras en un baño-lo dijo casi con admiración

"Ni yo" pensó sombríamente Sakura. Aunque ya habían pasado varios minutos, aún le costaba creer que el encuentro en el lavamanos en verdad ocurrió.

-Tengan más cuidado para la próxima. Pude cubrirlos ésta vez, pero a la otra quizá no corran tanta suerte.

A lo lejos escuchó la risa de Naruto y se giró para poder verlo. Estaba platicando animadamente con Kiba y Shikamaru mientras su odiosa acompañante se pegaba a él como una lapa. Verla insinuársele de aquella manera tan descarada desató sus celos y a duras penas logró controlar el instinto de ir hacia ellos para dejarle claro a aquella resbalosa que él era suyo. Suyo.

Por muy atrayente que fuera la idea, sólo el convencimiento de que una escena de ese tipo no les convenía a ninguno de los dos logró detenerla. Tratando de calmarse, concentró su mirada en los labios de Naruto, que se movían animadamente, seguramente contándoles alguna anécdota a sus compañeros. De pronto la imagen de sus labios configuró en su mente el recuerdo de lo que había pasado en el baño.

Más que el hecho en si mismo, le sorprendía el que fuera ella misma quien rompió su propia regla: nada de besos. No sólo no se resistió al beso, sino que ella misma lo buscón ansiosamente.

Trató de justificarse diciendo que perdió el control de sus actos al calor de la pasión, lo cual era cierto, pero eso no quitaba lo mucho que disfrutó con el. Sólo de recordar la sensación que la invadió cuando sus labios se tocaron…

Inconscientemente llevó sus dedos hasta sus labios, asombrada de que aún pudiera percibir con claridad el sabor de los de Naruto. Tan deliciosamente pecaminoso como él mismo.

En ese preciso instante Naruto volteó en su dirección y las miradas de ambos se encontraron. Entonces comprendió exactamente cómo debió sentirse Ino cuando miraba a Sai, como hipnotizada, incapaz de apartar la mirada aunque de ello dependiera su vida, definitivamente se sintió como si fueran los únicos presentes en el salón. Casi se sintió tentada a pedirle que buscaran un lugar para encontrarse de nuevo, aunque fuera una pared oscura. Una sola mirada le bastaba para excitarla.

El convencimiento de aquello bastó para asustarla y romper el contacto visual. ¿Qué le pasaba? Nunca había sido. Nunca se había sentido tan conciente de su propio poder de seducción, de su necesidad.

¿A dónde la estaba llevando aquella aventura? No estaba segura de nada, excepto que de pronto se sentía tremendamente asustada.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

Un par de horas después la fiesta estaba en las últimas. Varios de sus amigos, sobre todo quienes tenían turnos que cubrir al día siguiente, ya se habían retirado. Ella misma se sentía muy cansada, pero sobre todo deseosa de reunirse con Naruto en su departamento y retomar las cosas que dejaron en el tocador. Aunque reconocía que si se limitaban a dormir en brazos del otros, no le vería problema.

Después de su fallido encuentro con Sai, el ánimo de Ino decayó tanto que sorprendentemente se retiró temprano, en compañía de Chouji que se ofrecido a llevarla hasta su casa. Aunque comprendía la necesidad de su amiga por alejarse, eso la dejaba en el predicamento de buscar alguien que la llevara a su casa. Podría pedírselo a Naruto, pero teniendo en cuenta que él tendría que llevar a su acompañante, ella no deseaba encerrarse en lugar tan pequeño como un auto con esos dos. Lo cual la obligaba a buscar a Sasuke.

Francamente eso era lo último que deseaba. Temía que si se quedaban a solas en un lugar tan reducido por más tiempo del necesario, terminara lanzándose contra su cuello. Aún continuaba furiosa y nada le gustaría más que hacerle daño físicamente. La otra opción era llamar un taxi, pero esa idea le atraía aún menos.

Alguien le comentó que habían visto a Sasuke dirigirse al baño, así que ella se dirigió a ese lugar para poder interceptarlo antes de que regresara con su…invitada y le prometiera llevarla a casa. Si no estaba dispuesta a compartir auto con la acompañante de Naruto, mucho menos lo estaba a hacerlo con la amante de su novio.

Se recargó en la pared que daba al pasillo del baño, casi de inmediato escuchó abrirse una de las puertas pero no se giró hasta que escuchó una irritante y reconocible risa de mujer. Se dio a si misma que estaba equivocada, que no podía ser cierto, pero finalmente se giró para cerciorarse

Sasuke y Karin salían del baño de hombres. Nadie que los viera en aquellos dudaría de lo que acaban de hacer y ella que lo había hecho tan sólo unas horas atrás…lo tenía muy claro

De pronto se sintió físicamente enferma y casi temió vomitar en ese preciso momento. Una cosa era saberlo, verlos juntos, pero enfrentarse directamente con una prueba de su desfachatez y cinismo…

Tuvo que alejarse de aquel pasillo más por su propia seguridad que por la de él. Caminó torpemente, chocando con las espaldas de algunos de sus compañeros hasta que logró vislumbrar por encima de sus cabezas a la única persona en quien confiaba lo suficiente como para necesitar su compañía.

-Naruto

Le hubiera gustado estrellarse contra su pecho, fundirse entre sus brazos…pero con todos sus amigos rodeándolos ésa idea estaba descartada. Trataba de guardar las apariencias, de no parecer tan impactada como en realidad se sentía, pero al parecer Naruto la conocía mejor de lo que pensaba porque de inmediato su mirada se tiñó de preocupación

-Sakura-chan ¿qué pasa?

-Yo…-¿cómo podía explicárselo delante de tanta gente? Entonces por el rabillo del ojos alcanzó a ver a la acompañante de su chico y se dio cuenta de que tenía una testigo de excepción interrumpiendo aquel momento-Yo…quiero pedirte de favor que me lleves a mi departamento ¿podrías?

-Me temo que es imposible, Sakura-san. Naruto-kun ha prometido llevarme al mío

Y estaba claro lo que pensaba que ocurriría después. La muy zorra.

-No hay problema. Puede ir a dejarte y luego llevarme a mi-se hizo la desentendida a propósito y tuvo el placer de enfurecerla al ver que echaba sus planes románticos por la ventana

-Entonces así lo haremos-indicó Naruto, concediéndole a la pelirosa la victoria en la disputa por pasar la noche con él-Vayan por sus cosas y las dejaré en sus casas.

Naruto se les adelantó por lo que no pudo ver la mirada desafiante que intercambiaron ambas mujeres. Él era el premio y ninguna de las dos renunciarían a el sin pelear.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

Casi media hora después, Naruto regresó al auto, luego de dejar a Sasame en la puerta de su departamento. Su acompañante trató de seducirlo para convencerlo de que se quedara a pasar la noche con ella, sin importarle lo que pasaría con Sakura, pero el rubio se disculpó por rechazarla y le prometió llamarla muy pronto para verse nuevamente.

En aquellos momentos, mientras conducía en dirección a la casa de Sakura, la observaba por instantes por el rabillo del ojo. En su ausencia había cambiado de lugar, del asiento trasero al del copiloto, pero estar sentada a su lado no significaba que le estuviera poniendo atención; por el contrario, estaba recargada en la puerta con la mirada perdida en sus pensamientos y no precisamente en las calles que recorrían. Llevaba así desde que salieron de la fiesta, exceptuando el momento en que regresó al auto y ella exhaló un suspiro de alivio porque él no se hubiera quedado con Sasame, pero fuera de ese momento su atención desapareció.

No hacía falta ser un genio para saber que algo debió molestarle al final de la fiesta, probablemente Sasuke, aunque se moría de curiosidad por saber lo que había pasado para ponerse así, decidió que lo mejor era ser muy cauto al preguntarle.

-¿Estás bien?

-Mmmm-fue toda la respuesta que obtuvo

-¿Tiene esto algo que ver con ese tonto de Sasuke? ¿Te hizo algo?

-No exactamente-se incorporó de su posición y volteó a verlo-Lo vi…otra vez. Estaban fajando descaradamente en el baño ¿puedes creerlo?-sabiamente el rubio no comentó algo sobre que ellos habían hecho lo mismo. Sabía que la situación era muy diferente-En un lugar donde cualquiera podía verlos-una inconfundible mueca de desprecio acompañaba sus palabras, pero Naruto se abstuvo de emitir su opinión-Era MI fiesta de cumpleaños y no sólo no importó llevar a su amante, sino que incluso no le importó llevar su traición un paso adelante, sin importarle que alguien lo hubiera visto y me lo dijera

-Todos son tus amigos, Sakura-chan, no te lo hubieran dicho

-¿Lo encubrirían tan descaradamente?

-Más bien diría que intentarían protegerte

-Lo que sea-dijo con desgana mientras se dejaba caer contra el respaldo del asiento, pero sin dejar de verlo

-¿Te sientes triste? ¿Furiosa?

-Un poco de ambas, pero creo por sobre todas esas emociones, me siento decepcionada.

-¿De él?

-De mí y de él. Por no darme cuenta de qué clase de persona es respecto a nuestra relación, me siento tan tonta y al mismo tiempo furiosa con él por la manera tan egoísta en que se comporta. Tenemos una relación ¿es mucho pedir que mantenga cerrada la bragueta del pantalón? Y también me enojo conmigo misma por permitir que esto me afecte, por no poder evitar cuestionarme mi atractivo cuando sé que el error está en él no en mi

-Eres absolutamente deseable, tienes mi palabra

-Viniendo de ti, créeme que valoro ese comentario

Naruto dejó pasar el comentario porque no estaba seguro de cómo tomarlo. Le gustaría poder consolarla, borrar las preocupaciones e inseguridades que aquella situación habían creado en ella, pero era algo con lo que ella misma debía tratar. De pronto tuvo un momento de iluminación y supo exactamente la manera adecuada para hacerla olvidar todos sus problemas

-¿Alguna vez lo has hecho en un coche?

-¿Cómo?-exclamó desconcertada-¿De qué hablas?

-Ya sabes. En el asiento de atrás de los coche, en un lugar apartado. Igual que los adolescentes

-¡No! Estás loco

-Vamos ¿no te excita la idea?

A él sí. Y por la forma en que la respiración se le había acelerado a Sakura y el rubor cubría sus mejillas, a ella también

-¡Claro que no! Ya tuve suficiente de riesgos por esta noche ¿acaso olvidas lo que hicimos en el baño?

-Créeme, nunca voy a olvidarlo

-Ya tuvimos suficiente de que no nos atraparan, así que no voy a tentar a la suerte otra vez, ahora en el asiento trasero de un auto.

-Nadie nos verá

-¡Con tu coche naranja! No entiendo por qué tuviste que elegirlo precisamente de éste color tan llamativo

-Porque el rojo está muy trillado-dijo con una sonrisa descarada.-Cielos. Apenas lo dije y ahora no puedo dejar de imaginarte desnuda sobre el asiento de piel de atrás

-¡Quieres dejar de decir eso! Créeme, no va a pasar

-¿Eso es un desafío?

-¡No!-cuando miró detenidamente el lugar en dónde se encontraban, comprendió que su negativa no había servido de nada, porque Naruto ya estaba aparcando en una calle solitaria. Ni siquiera se había percatado del momento en que se desvió del camino.

-Vamos al asiento trasero

Capitulo 17

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi

TODOS LOS DERECHOS DE NARUTOS SON PROPIEDAD EXCLUSIVA DE MASASHI KISHIMOTO, ESTO NO ES MÁS QUE UN PASATIEMPO PARA MI, QUE NO ME REPORTA GANACIAS (lo cual es una verdadera lástima XDDD)

Capítulo 17

- Diálogos

" " Pensamientos

/-/-/ Cambio de escena

Pensó en negarse una vez más, de hecho abrió la boca para externar su negativa, pero antes de darse cuenta ya se estaba soltando el cinturón de seguridad y abriendo su puerta. Durante el trayecto se había quitado los zapatos para estar cómoda, de modo que ni siquiera se preocupó en ponérselos nuevamente y pisó descalza el asfalto.

Prácticamente entraron al mismo tiempo en el coche, aunque quisieron ir al encuentro del otro de manera inmediata, la parte trasera era algo angosta por lo que les dificultaba la movilidad

-¿Y ahora qué?-preguntó Sakura con la respiración entrecortada por la ansiedad y la excitación

-Pues…recuéstate en el asiento y yo me encargaré de lo demás

La joven lo obedeció, preguntándose qué era lo que seguía a continuación. Una parte de ella estaba escandalizada y temerosa de que alguien los sorprendiera; aunque siendo sincera, el riesgo de que los descubrieran era mucho menor a cuando lo hicieron en el baño del salón. En aquella ocasión era más conciente del riesgo, del lugar en el que se encontraba, pero incluso aquel conocimiento en lugar de asustarla aumentaba su excitación.

Naruto comenzó a besarla en las mejillas y comenzó a bajar por su barbilla pasando por la curva de su cuello hasta el punto donde le latía aceleradamente el pulso, donde la mordió ligeramente.

-Ohh

-Relájate

-Para ti es fácil…

-No te creas

Cuando escuchó el sonido de la cremallera de su vestido siendo bajada, se sorprendió enormemente porque ni siquiera se percató del momento en que Naruto había llevado sus manos a su espalda. En el baño logró bajarle el escote sin necesidad de abrir el vestido, sin embargo el que en aquella ocasión tuviera que bajarle el cierre significaba que pensaba desnudarla por completo

-Levántate un poco para que puedas quitártelo

-¡No! Si alguien nos ve…

-Ya te dije que dejes de preocuparte por eso. Además me muero de ganas de verte desnuda tendida en el asiento de piel y no pararé hasta hacer realidad esa imagen

Sus palabras iban acompañadas por sus manos bajándole el vestido hasta la cintura, por lo que Sakura no le vio sentido a seguirse resistiendo a sus intenciones, sobre todo cuando ella misma las deseaba. Naruto tuvo que hacerse para atrás para darle espacio, pero finalmente se quitó el vestido por abajo y lo puso en el respaldo del asiento del copiloto, quedando vestida únicamente con una de las diminutas prendas de encaje que el rubio le regalara por su cumpleaños

-Quédate así de momento-indicó Naruto antes de inclinarse y rozar uno de sus pezones con los labios

Ella dio un respingo, y gimió. Decidido a continuar con sus caricias, cedió a la tentación y lo tomó entero en la boca. Comenzó a acariciarle el otro pecho al tiempo que succionaba el primero con fuerza, provocándole una deliciosa sensación que la recorrió hasta el vértice de las piernas.

-Oh

-¿Te gusta?-le preguntó con suavidad mientras su mano dejaba el pecho y viajaba en dirección al rincón entre sus piernas

-Sabes que sí-su respiración estaba seriamente entrecortada y Naruto supo que estaba cerca del límite.

-Bien, espero que esto te guste aún más-retiró su mano cuando apenas empezaba a acariciarla, a lo que Sakura respondió con una gemido quejumbroso-Calma. Esto lo hará valer

Se retiró para tener un poco de espacio y llevó sus manos hasta las caderas de la joven para empezar a bajarle la ropa interior. Le sonrió con picardía antes de arrojarlas por encima de su hombro, yendo a caer justo en el espejo retrovisor. Sorprendentemente Sakura parecía repentinamente cohibida, con las piernas cerradas y los muslos ligeramente apretados

-Insisto en que esto no me parece una muy buena idea-su mirada era vacilante y su voz temblorosa, señal de que sólo era una pequeña parte de si misma la que la hacía dudar.

-Nadie nos descubrirá. Sólo relájate y disfrútalo

Decidida a convencerla, sobre todo porque se le planteaba como un delicioso reto, la besó en el cuello y obteniendo a cambio un gemido de rendición. Naruto pasó los nudillos por los rizos que sobre salían por encima de sus muslos apretados, al cabo de unos segundos des lizó el índice hacia abajo y dejó descansar el nudi llo en el punto indicado. Después la miró a los ojos y apretó el nudillo hacia adentro.

Ella abrió mucho los ojos.

- ¿Te gusta?

-Mmmmm.

Naruto movió el nudillo adelante y atrás y ella se mordió el labio inferior.

-Ábrete para mí-le suplicó él-Por favor.

Hubo un instante de vacilación, pero casi inmediatamente Sakura relajó completamente los muslos.

-Sí, así-giró el dedo y lo encogió para poder acariciarle el punto exacto con la yema-ella gimió y se echó hacia atrás contra el respaldo-Más abierta, cariño. Eso es.

Mientras ella abría las piernas, él retiró el dedo de mala gana para poder colocarse bien. Resultaba muy incómodo, pero estaba dispuesto a hacer lo que fuera con tal de saborearla. Como pudo se arrodilló en el suelo y colocó las piernas de ella sobre sus hombros.

Con las manos debajo de las nalgas de ella, la le vantó un poco y empezó a chuparla. Estaba en la gloria; el aroma de la tapicería de piel se mezclaba con el del sexo y los gritos apagados de Sakura retumbaban contra las paredes del automóvil.

Ella le sujetó la cabeza con ambas manos y él supo que estaba a punto de llegar. Le temblaban los muslos y estaba tan caliente que él creía que faltaría poco para que le saliera vapor Sólo un poco más...

-¡Ahhhh!

Exclamó Sakura con fuerza mientras echaba la cabeza hacia atrás y se dejaba llevar por el placer que Naruto le proporcionaba. Se sacudió con fuerza, pero él contuvo sus temblores sosteniéndola con firmeza y continuando con sus caricias por unos segundos más para poder disfrutar de su sabor. Cuando pensó que era suficiente se retiró y pareció contento con sólo verla desmadejada por el placer; al menos pareció bastarle por unos segundos, hasta que hizo ademán de volver a inclinarse

-¡Para!-dijo ella. Intentó apartar la cabeza de él y cerrar los muslos.

-No. Déjame...

-No-se debatió contra él-Quítate los panta lones. Te quiero, te necesito a ti dentro de mí. Vamos.

Naruto no estaba dispuesto a discutir ese punto.

-No te muevas.

Sin retirar las piernas de ella de sus hombros, se apartó lo suficiente para quitarse los pantalones.

-Date prisa.

-No temas, ya me la doy-bajó los pantalones y calzoncillos y gimió de alivio cuando su pene quedó libre. Sacó un condón del bolsillo, abrió el paquete y se lo puso apresuradamente.

En lugar de aproximarse a ella en la postura tradicional del misionero, Naruto le deslizó los dedos por debajo de las rodillas, y la atrajo hacia sí, mientras le abría más las piernas, que quedaron flexionadas a ambos lados de las caderas. Colocó los muslos de Sakura sobre los suyos, se inclinó hacia delante, y frotó la cabeza de su miembro contra los sensibles pliegues femeninos, compartiendo su humedad antes de introducirse en ella un centímetro, y entonces...

Se detuvo.

Sakura gimió frustrada y sus manos se aferraron como garras a la orilla del asiento. Alzó la vista hacia el rostro de Naruto para suplicarle que acabara con aquel tormento, pero las fieras emociones que danzaban en sus ojos la pillaron desprevenida.

-¿Naruto?

-Me vuelves loco, Sakura-chan. Absolutamente loco. Nunca dudes de tu atractivo, porque para mí eres absolutamente deliciosa y sexy. Simplemente perfecta para mí.

Naruto se hundió de golpe en ella, haciéndola jadear por el impacto y el placer que la golpearon. Apenas le concedió unos segundos para acomodarse a esa primera embestida, ya que se retiró y, haciendo palanca con los fuertes muslos, le abrió las piernas un poco más y la penetró con mayor intensidad, haciéndola gemir de nuevo.

Con los ojos brillantes, Naruto introdujo las manos por debajo de sus brazos, pasó las palmas por la espalda de la joven, y las apretó finalmente contra sus hombros para atraerla aún más hacia sí. Los senos de quedaron aplastados contra su tórax, y sus piernas le rodeaban la cintura de un modo muy excitante e increíblemente erótico.

La ya familiar cadencia con la que se movían aumentaba con cada embestida. Cada vez que sus testículos rozaban las nalgas de ella la escuchaba gemir con abandono. Ella se agarraba al borde del asiento, tenía los la bios entreabiertos y la respiración jadeante.

-¡Oh, Naruto! Me...encanta.

-A mí... también-golpeaba rítmicamente, apretando los dientes para contener el orgasmo.

Antes de que le fuera imposible pensara en algo más que no fuera enterrarse en aquel delicioso guante que rodeaba su erección, Naruto se detuvo y varió un poco el ángulo antes de reiniciar las embestidas.

-Ahí-gimió ella- ¡Oh, sí, justo ahí!

-Llega conmigo, Sakura—murmuró él, aumen tando el ritmo-Por favor-temía sentirse más excitado y al límite que ella. Estaba seguro de que si se iba primero podría brindárselo sin problemas, pero verdaderamente deseaba que ambos alcanzaran el placer al unísono.

-Sí...ya voy...ya voy. ¡Oh, sí!

Aún confiaba en poder conservar el control y aguantar un poco más, pero el oírla anun ciar el orgasmo y sentir sus contracciones fue más fuerte que él y llegó al clímax. Se dejó caer sobre ella, aplastándola contra el respaldo. Pero a ninguno de los dos pareció importarles.

Cuando los espasmos de placer empezaron a disminuir y las respiraciones a regularizarse, Naruto se estiró hasta tocar su frente con la de Sakura.

-¿Qué tal estuvo tu primera experiencia en el asiento trasero de un coche?-le preguntó de manera bromista

-Oh. Está bien-respondió sonando indiferente

-¿Sólo bien?-le preguntó con tono ofendido y la pellizcó en el trasero

-¡Ohhh!-la sorprendió la electricidad que el pellizco provocó en ella-¡Quiero decir, ayyy!

-Nada, nada. Escuché con claridad tu 'Ohhh' y ahora sé que la próxima vez podría gustarte que te pellizcara un poco. ¿Te gustan los mordiscos? Podrían ser divertidos

-¡Olvídalo!-exclamó con firmeza.

Sexo en un lugar público, luego en el coche, no pensaba explorar más los pellizcos o cosas similares. Con aquel día le bastaba de coqueteos con el lado oscuro.

-Gracias-Naruto la miró interrogante por lo que fuera que le estuviera agradeciendo, así que ella decidió explicarse-Por ser mi mejor amigo. Suena muy simple, pero definitivamente eres mejor amigo de lo que merezco; lo demuestra el hecho de que te molestara hasta obtener la razón de tu pleito con Jiraiya.

-No exageres. Yo extrapolé las cosas

-No, no me defiendas. Tienes todo el derecho del mundo a guardar secretos y a no revelarlos si no lo deseas.

-Olvídalo, yo ya lo hice

-¿Ves? Eres demasiado bueno para mí. Aceptaste ser parte de esta venganza mía para protegerme…

-Créeme, es un verdadero placer para mi-la interrumpió con una sonrisa elocuente

-Aún así sé que es difícil para ti. El caso es que eres tan genial que hasta me defiendes de Sasuke…

-¿Nos oíste?-le preguntó con preocupación. No le gustaba pensar que ella hubiera escuchado las cosas que dijo Sasuke

-Sí, pero no quiero hablar de ello de momento. ¿Sabes? A veces me acuerdo lo maldita que era contigo cuando niños y me doy cuenta de que ni siquiera te he pedido una disculpa por eso

-No tienes que hacerlo. No te guardo ningún tipo de rencor por una actitud de niña…

-Te niegas, pero con cada cosa que dices no haces otra cosa más que probar mi punto-agachó su cabeza hasta apoyar la frente en el hombro de Naruto-Vente conmigo de vacaciones

-¿Qué?

-Mis padres me dieron de regalo de cumpleaños un viaje a la playa…y quiero que me acompañes

Suponía que lo había tomado por sorpresa y tendría que tomarse unos segundos para considerar su oferta, pero aún así la tensión repentina en sus hombros la tomó por sorpresa. Esperaba un poquito de entusiasmo por el ofrecimiento

-¿Acaso no puede acompañarte Sasuke?

Sakura se incorporó de golpe por aquella pregunta tan desconcertante. ¿Qué tenía que ver Sasuke con eso?

-¿Sasuke? ¿Qué importa Sasuke? Evidentemente no se lo he pedido porque no quiero que me acompañe. Tú eres la única persona con la que deseo pasar a solas estos días de vacaciones. Tú y sólo tú ¿de acuerdo? Durante este tiempo que llevamos viéndonos a escondidas nos hemos cuidado de que nadie nos vea, y hemos tenido mucha suerte, pero si nos vamos a la playa podremos dejar de cuidarnos las espaldas y dedicarnos a disfrutar ¿no te agrada la idea?

-Claro que me agrada

-Entonces está decidido

-De acuerdo, pero tienes que prometerme de que yo me encargaré de pagar mis gastos

Como no vio ningún problema con esa condición, Sakura aceptó. Después de todo, ambos merecían ese tiempo sólo para ellos

-Genial. Nos vamos la próxima semana, así que tienes que pedir permiso en tu trabajo

-No te preocupes por eso, aún me deben unos días libres así que no debo tener problema en que pueda tomarme varios días. Pero por el momento… ¿qué te parece si nos vestimos y nos vamos a mi departamento para seguir esto?

-Aún tienes energía

-Para ti siempre estoy preparado ¿no te has dado cuenta?

-Claro que sí. Lo cual es genial, porque yo también siempre estoy lista para ti

Capitulo 18

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi


Capítulo 18

- - Diálogos

" " Pensamientos

/-/-/ Cambio de escena

La noche empezaba a caer sobre Konoha, pero la tarde de compras con Ino no tenía pinta de terminar, a pesar de que iniciaron después de comer. Su rubia amiga aseguró que necesitaba urgentemente irse de compras para adquirir complementos necesarios para sus vacaciones, a las cuales se irían dentro de dos días, y aunque Sakura reconocía la necesidad de las mismas, le hubiera gustado negarse a la idea de Ino. No es que no le gustara ir de compras ¿A qué mujer no le encantaba recorrer tiendas y comprarse cosas muchas veces innecesarias? Simplemente no le gustaba ir con Ino. Punto. Principalmente porque la rubia muchas veces la hacía entrar a todas las tiendas, sin importar la cantidad de bolsas que cargaran o que ya tuviera hambre

-Esto es el colmo Ino. Se suponía que esta visita al centro comercial era para comprar cosas para la playa ¡y la tienda de trajes de baños es la última a la que entramos! Estoy tan cansada que ya no siento ganas de ponerme a escoger uno. Tengo una buena cantidad en casa, que me los puedo llevar sin problemas

-Sí y apuesto a que son completamente sosos y simples. De seguro apenas tienes un bikini y en cambio muchos trajes de baño. Mira chica, para un fin de semana de sexo, playa y desenfreno necesitas un vestuario adecuado. ¿No prefieres que Naruto te vea con un diminuto bikini que lo deje babeando?

Sakura no dijo nada porque en parte su amiga tenía razón. En la parte de que deseaba dejar a su rubio amante babeando, porque en la parte en que juzgaba su guardarropa estaba muy equivocada. Tenía solo un traje de baño completo, lo demás eran bikinis…aunque tenía que reconocer que ninguno de ellos era tan diminuto como el que colgaba de entre sus dedos. Una parte de ella juraba que nunca se pondría una cosa similar en una playa donde todo mundo podría verla, pero la otra parte de ella, aquella parte salvaje que parecía haber crecido desde que la pasión de Naruto entró en su vida, no dejaba de alentarla, de tentarla. A final de cuentas podía ponérselo única y exclusivamente para el disfrute de Naruto.

Antes de tener tiempo suficiente como para arrepentirse se apresuró al probador para ponerse el dichoso bikini. El espejo le confirmo que era demasiado pequeño y revelador, pero no le importó tanto como para desanimarla de comprarlo.

Ino no se guardó su felicitación por comprarlo, pero tampoco su regaño por comprar solamente ese. Una vez que pagó la cuenta decidieron continuar con recorriendo otras tiendas, empezando por una tienda de lencería, a la cual la jaló hasta casi arrancarle el brazo.

-¿También tengo que comprar lencería, Ino?

-Claro que sí. ¿No me escuchaste hace rato? Tu fin de semana de sexo, playa y desenfreno necesita un vestuario adecuado. La lencería es el complemento adecuado para lo que te propones.

Regularmente Sakura prefería la comodidad a la sensualidad en cuanto a la ropa interior, pero definitivamente desde que se acostaba con Naruto había conocido los beneficios de una sexy lencería de satén, seda y encaje.

Escogió un par de conjuntos porque no lograba decidirse solo por uno. De hecho quizá sería mejor agregar otro a su compra. Ino sonrió con suficiencia mientras la veía ir de una ménsula a otra, analizando diferentes modelos

-Por lo visto seguirás mi consejo y comprarás un guardarropa adecuado

-Es una buena idea. A Naruto le…gusta que me ponga ropa así y a mi me hace sentir sexy.

Regularmente era ella demasiado tímida y reservada con su vida sexual como para hacer un comentario al respecto, pero a veces se le escapaban comentarios con Ino, sobre todo desde que estaba con Naruto y de alguna manera sentía deseos de… ¿presumirlo? Era un pensamiento extraño porque él no era ningún tipo de trofeo

En ese momento sonó el teléfono celular de Sakura, por el tono Ino identificó inmediatamente a Sasuke como la persona que llamaba; pero su amiga se limitó a sacar el teléfono de la funda y presionar la tecla para rechazar la llamada. Como si no tuviera la menor importancia la joven regresó su atención a las prendas

-Por lo visto sigues furiosa con él-comentó la rubia

-No te imaginas cuanto

-Entonces no te entiendo, frentona. Si tan enojada estás con él ¿por qué no lo mandas por fin al diablo? ¿Acaso no te parece poco lo que hizo en la fiesta?

Aquella pregunta atrajo la atención la pelirrosa, que se volteó para contestar

-Claro que no, aquello fue la gota que colmó el vaso. Sé que piensas que soy una tonta por no terminar con él, pero si no lo he hecho ha sido única y exclusivamente porque no creo que sea el momento oportuno. Sí, no me veas con esa cara y piénsalo un momento. Cuando lo mande al diablo pienso revelarle lo de mi venganza, por eso no puedo hacerlo en éste momento

-No entiendo ese supuesto motivo-dijo durativa Ino, por lo que Sakura la miró como si fuera una niña pequeña a la que hay que explicarle todo

-Quiero irme de vacaciones con Naruto, pero si antes del viaje le revelo todo a Sasuke, intentaría averiguar con quien le he estado viendo la cara y si, por alguna razón, se entera de que Naruto y yo nos iremos de la ciudad casi al mismo tiempo…podría relacionarlo y descubrir su participación en mi desquite, algo que no puedo permitir. Por eso lo mejor es hacerlo cuando regresemos del viaje. Ambos tendremos cuidado de no vernos muy seguido y…actuar como si nada hubiera pasado

-Entonces vas a dar por concluida su aventura luego de las vacaciones ¿no?

-…No he pensado mucho en ello-reconoció en un susurro.

La verdad era que hasta que Ino lo mencionó, ella no había pensado que la 'ruptura' se acercaba. Por la mirada que la rubia le lanzó, era obvio que se había dado cuenta

-Mira Sakura, si en verdad quieres proteger la identidad de Naruto entonces deberían terminar pronto con su juego. Entre más tiempo pase, entre más veces se escapen para estar juntos, las posibilidades de ser descubiertos aumentan

-Lo sé. Pero hemos sido cuidadosos

-¿Y eso qué? Ya los descubrió Hinata

-Es sólo una persona. ¿O qué me sugieres?

-No creo que hagas caso de mi sugerencia, pero de todas formas te la diré. Deberías mirar dentro de ti, dejar de refugiarte bajo ideas tontas, aceptar tus verdaderos motivos y actuar en consecuencia. Reconócete a ti misma que no le has dicho nada a Sasuke, además de que ni siquiera habías contemplado la posibilidad de que el final se acercaba, porque entonces ya no tendrías excusa para seguir viéndote con Naruto

-¿De…de qué rayos hablas?-preguntó con incredulidad-¿Verdaderos motivos? No existen 'verdaderos' motivos. Sólo existe uno, el cual te he repetido hasta el cansancio pero tú no pareces escucharlo. Me gusta…no. Me encanta el sexo con Naruto. ¿Qué tiene de malo en querer seguir disfrutándolo? Esa es la única razón por la cual he continuado con esto

-No tendría nada de malo si sólo fuera eso, pero hay mucho más detrás de tu decisión. Por mucho que te niegues a considerarlo

-¿Otra vez con lo mismo? Deja de aferrarte a la idea de que estoy enamorada de Naruto. Tenemos una relación completamente superficial

-Si tú misma te crees tus propias mentiras es tu problema, pero no esperes que yo lo haga. Lo de ustedes hace mucho tiempo que dejó la superficialidad. Si es que alguna vez la tuvo

-Dime una sola cosa que te haga creer eso

Ino la miro con superioridad y levantó su dedo índice para empezar a numerar

-No importa lo largos que sean los turnos de ambos y necesiten descansar, cuando tienen tiempo libre se ven.-levantó un segundo dedo y continuó con su listado-Duermen juntos. ¡Por Dios! Soy amiga de Shikamaru desde que éramos niños y cuando nos hemos enredado nunca pasamos toda la noche juntos. Hacemos lo que deseamos y luego el otro regresa a su casa ¿Cómo puedes mantener las distancias si pasas toda la noche durmiendo en los brazos del otro? Incluso me apuesto a que ustedes duermen abrazados-la mueca de Sakura fue suficiente respuesta-Fidelidad. No importa que tú no puedas dársela, él te ha prometido estar sólo contigo. ¿Eso no es un compromiso?-no obtuvo respuesta de Sakura, aunque tampoco la esperaba- ¿Lo ves? Ya te he dado tres razones y sin pensarlas mucho. ¿Te he convencido?

-¡Claro que no! Porque sé que lo que dices no es cierto

Ino bufó y alzó los ojos con incredulidad

-Me rindo. Es más fácil convencer a Tsunade-sama de que deje de jugarse el presupuesto que convencerte a ti.

-Me alegra que rindas, así que ¿podríamos dejar de lado el tema? De lo contrario dejaré de disfrutar estar de compras y me iré, con lo que también te arruinaré el placer de comprar

Era una amenaza muy simple, pero resultó efectiva en Ino porque suspiró con rendición y envió su atención a los estantes de ropa interior masculina. Algo atrajo su atención e inmediatamente lo tomó y se giró hacia Sakura con una sonrisa pícara y una mirada emocionada mientras le mostraba una prenda

-Esto TIENES que comprárselo a Naruto

Al principio le contó encontrarle forma a la dichosa prenda, pero cuando lo hizo estalló en una carcajada y se lo quitó para examinarlo detenidamente

-Sí. DEBO comprárselo

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

El turno de Naruto apenas iniciaba y a pesar de que todo indicaba sería que sería duro y pesado, se sentía tan feliz que silbaba una canción. Cierto que él siempre estaba de buen humor, o al menos lo parecía, pero lo que lo tenía tan contento era que dentro de solo dos días partiría a unas largas y deliciosas vacaciones. Aunque más que las vacaciones en si mismas, que vaya que las necesitaba después de tantos turnos dobles, lo que en verdad anhelaba era estar completamente a solas con Sakura en un lugar paradisíaco.

Durante los meses anteriores, cuando tomaba turnos dobles sin parar y renunciaba a sus descansos, su cuerpo protestaba enérgicamente, sintiéndose muchas veces al límite; pero afortunadamente esa temporada terminó jugando a su favor cuando solicitó una semana de vacaciones. Sus jefes consideraban que se las merecía y se las dieron sin rechistar.

¡Una semana entera!

Sólo estarían en la playa cinco días, pero habían pensado que si él pedía una semana podría fingir que continuaba de viaje y permanecer encerrado en el departamento de Sakura por dos días más. Estar encerrado en su departamento no iba muy de acuerdo con su personalidad, pero era un pequeño sacrificio si a cambio podía continuar retozando en la cama de su amante sin que despertaran sospechas.

Terminó de guardar sus cosas en su casillero y cuando cerró la puerta del mismo reveló el rostro de su compañero, a tan sólo un par de centímetros de él. No pudo disimular un sobresalto, pero rápidamente se recuperó

-¿Qué hay Sai? Me tomaste por sorpresa

-Estamos solos

-¿Ah?-aquel comentario lo desconcertó ¿qué tenía de importante que estuvieran solos en el vestuario? Sai era tan extraño que si no lo conociera a él y su relación con Ino, probablemente se hubiera sentido amenazado-¿Por qué es eso importante?

-Porque quiero hablar contigo y así no tendré que preocuparme de que alguien nos escuche

-¿De qué quieres hablar conmigo?

-Me decepciona darme cuenta de que aún no me consideras un amigo tuyo

-¿Ah?-ahí estaba otro comentario confuso ¿De qué hablas? Claro que te veo como a un amigo. Un amigo molesto, pero amigo al fin y al cabo

-En todos mis libros dicen que la amistad va de la mano con la confianza, que fomenta la confidencia; pero tú no confías en mí lo suficiente como para hablarme de tu nueva relación

-Eso es ridículo. Se las presenté a todos ustedes en la fiesta de Sakura-chan ¿lo recuerdas? Cualquiera de los muchachos te lo puede confirmar si es que esa noche se ha borrado de tu memoria

Aquella confuso conversación no había logrado ponerlo nervioso…hasta que notó la mirada que Sai le dirigía. Era una mirada que no prometía nada bueno.

-No esperas que me crea que se trata de ella. Sasame-san es igual a tus anteriores novias, superficiales y con más pecho que cerebro. Cuando empezaste a cambiar todos nos imaginamos que era una chica especial, si provocaba tal cambio en ti tenía que ser completamente diferente a todas las anteriores. Incluso esa opinión se reforzó cuando nos dijiste que nos las presentarías, porque lo hiciste sonar formal e importante. Pero cuando llegaste con ella a la fiesta…me di cuenta que no podía ser la responsable de tu cambio.

Ahora sí que Naruto se sentía nervioso. ¿Cómo iba a esperar que Sai tuviera la suficiente perspicacia como para dudar que Sasame fuera su novia? Era cierto que Sasame entraba en el patrón de todas sus anteriores conquistas, pero nunca se le ocurrió que sus amigos ya hubieran hecho un perfil de la susodicha en su mente y su elección no encajaría en ese dichoso perfil. Su única opción era convencer a Sai de la ridiculez de sus sospechas.

-Todas esas son imaginaciones tuyas…

-¿Lo son? En realidad sé quién es la chica con la que estás…saliendo, pero esperaba que confiaras en mí lo suficiente como para contarme lo que estaba pasando-se quedó helado por la afirmación de Sai. Lo dijo con tal seguridad que a Naruto no le quedó otra opción más que aceptar que su amigo decía la verdad.

-Mira Sai…

-No te preocupes, no pienso decir nada al respecto. Probablemente no me he explicado bien, porque lo único que quería hacer era dejarte claro que soy tu amigo y que si un día de éstos necesitas hablar con alguien al respecto…aquí estoy yo.

Sai asintió, como queriendo reforzar sus palabras con ese gesto, y se dio la vuelta para salir de los vestuarios.

No es que Naruto no confiara en Sai o pensara que podría traicionar, pero simplemente pensaba que entre menos personas supieran lo que él y Sakura estaban haciendo menos riesgos corrían de que alguien se enterara. Entonces tuvo el pensamiento fugaz de que quizá Sai sólo le estuviera lanzando un farol y en verdad no tuviera idea de con quién estaba teniendo una aventura, lo cual dejaría las cosas en el mismo punto.

-Por cierto-dijo Sai, tomándolo por sorpresa nuevamente porque no se percató de que hubiera regresado-dile a la fea que se asegure de que te pongas suficiente bloqueador. La última vez que todo el grupo viajó a la playa te quemaste tanto que parecías una langosta.

Pues no era un farol.

Saludos!!!
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 24
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por when21 el Mar Feb 19, 2013 1:59 am

Jajajaja excelente xD
Se nota que a los amigos no se les engañan
Por cierto... Que le habrá saku comprado a su amado narutin?
Pervertidas owo
Espero la conti c:

_________________

Gracias chicas <3


εїз Firma con mi Nee <3 εїз:

εїз FC εїз:




PREMIOS SEPTIMO HOKAGE:
   
Gracias te kerooo! <3
avatar
when21
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 3261
Edad : 24
Localización En alguna parte del universo (?
Nakus 60444
Posesiones :




Ver perfil de usuario http://when21.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por marifa el Mar Feb 19, 2013 3:53 am

El último episodio estuvo buenísimo.

Después de hacer memoria, recordé que había leído este fan fic, inesperadamente no recuerdo el final. Así que seguiré leyendo, no va hacer ningún sacrificio.

Poco a poco más gente va conociendo la relación de estos dos, se pone emocionante.

Sakura debería darle una patada por el trasero a Sasuke y quedarse de una vez por todas con Narutito.

Espero la continuación. Chao!!!
avatar
marifa
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 564
Edad : 34
Localización 나는 코스타리카에 있어요.
Nakus 17475
Posesiones :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por miguel-kun el Mar Feb 19, 2013 4:20 am

muy bueno
los capitulos espero conti
avatar
miguel-kun
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 3213
Edad : 27
Localización con kelly kelly y sakura haciendo un trio XD
Nakus 11019
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por dohnarukoto_17 el Mar Feb 19, 2013 8:27 am

que bueno que hayan traido este
fic es uno de mis favoritos
ero-sensei me dejo de tarea leerlo
solo una cosa que es lo que sakura
compro para naruto lo eh olvidado
muy bueno espero conti
avatar
dohnarukoto_17
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Femenino Mensajes : 862
Edad : 25
Localización entrenando con naruto-nichan
Nakus 6186
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Estefi chan el Miér Feb 20, 2013 2:05 am

Hola , traigo más capitulos !!! Disfrutenlo....

Capitulo 19

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi


Capítulo 19

- - Diálogos

" " Pensamientos

/-/-/ Cambio de escena

Había algunas personas con las que a Sakura le gustaría encontrarse al llegar a su departamento luego de un extenuante maratón de compras. Definitivamente Naruto desnudo y en su cama encabezaba la lista, mientras que Sasuke ocupaba el último puesto. Por desgracia para ella era la última opción con la que se había encontrado cuando abrió la puerta

-Bu…buenas noches. No esperaba encontrarte

-Pensé en darte una sorpresa

-Pues me la has dado-dijo de mala manera. Su tono de voz no le pasó desapercibido a Sasuke, que alzó la ceja con extrañeza

-¿Estás molesta de que venga a verte? Por alguna razón no has querido tomar mis llamadas en los últimos días así que pensé que lo mejor que podría hacer era venir a verte

-He estado muy ocupada-se justificó.

Aunque ambos sabían que antes, no importaba lo ocupaba lo ocupada que estuviera, siempre tomaba sus llamadas. Lo cual ocurría muy pocas veces porque él rara vez le hablaba, siempre era ella la que trataba de comunicarse con él. ¿Por qué nunca se había dado cuenta de que hasta con eso era egoísta? Siempre era ella la que tenía que llamar o de lo contrario no tenían comunicación en días. Nunca era él quien estuviera ansioso de escuchar su voz

-¿Vas a salir de vacaciones?-preguntó al cabo de un incómodo silencio

-¿Por qué lo preguntas?

-Porque vi unas maletas a los pies de tu cama, listas para ser llenadas-al cabo de unos instantes de silencio, continuó con su interrogatorio-¿Pensabas decírmelo?

-Claro. Solamente…

¿Qué podía decirle? Si le decía que iría con Ino y luego se encontraba con ella cuando se suponía que estaba en la playa, inmediatamente dudaría; y si le decía que iba sola… ¿no sospecharía también de la ausencia de Naruto? Porque él tendría que haber pedido ya su permiso e incluso comentarle a sus amigos que saldría de la ciudad, pero no sabía si también les contó su destino.

Estaba completamente confundida, pero pensó que lo mejor para evitar ser descubiertos era apegarse lo más posible a la verdad.

-No te lo había podido contar, pero mis padres me regalaron un viaje a la playa por mi cumpleaños. Es ahí a donde me dirijo

-¿Por qué no me lo dijiste? Pude haberte acompañado "No gracias", pensó la joven con rotundidad

-Supongo. Pero son mis padres Sasuke, no esperabas que me dieran boletos para que fueras conmigo. Ellos nunca estarían de acuerdo con que nos fuéramos juntos de viaje

-Nunca te ha importado demasiada lo que piensen de cómo vivimos la relación. Y en cuanto a lo otro, pude haberme pagado el boleto

-Tienes razón, pero la verdad es que también me agradaba la idea de viajar sola. Últimamente he tenido demasiado trabajo en la clínica y pensé que nada disfrutaría tanto como estar unos días de descanso sin nadie conocido a mí alrededor.

Sasuke la miró fijamente, evaluándola, lo que inmediatamente la puso nerviosa. Ella no era como él, no era descarada, sabía que no estaba haciendo lo correcto y tenía miedo de ser descubierta. ¿Podría darse cuenta con sólo mirarla fijamente? hasta el momento no lo había hecho, pero la verdad era que se había visto escasamente

-¿Qué pasa contigo Sakura? De un tiempo a la fecha me ignoras, no me buscas, te alejas de mí como si tuviera la peste…

-Estás alucinando

-¿Cuándo fue la última vez que nos acostamos? Tú nunca has sido muy apasionada, pero nunca antes habíamos pasado tanto tiempo sin hacerlo

"¿Nos acostamos? ¿No soy muy apasionada? ¡¿Hacerlo? Puedo usar esa palabra con Naruto porque es una aventura, ¿pero debería usar las palabras 'hacer el amor' siendo que somos novios?"

Todas esas palabras la molestaban, pero no tanto como la acusación de que no era muy apasionada. Evidentemente Naruto tenía una opinión muy diferente

-Si no te conociera hasta pareciera que tienes un amante

Fue su tono de voz lo que terminó por sacarla de sus casillas y le impidiera tragarse sus palabras

-¿Sabes qué? Tienes razón, tengo un amante. Uno que es mejor en la cama de lo que tú nunca podrás ser. ¿Qué no soy muy apasionada? Pues él no tiene queja. A decir verdad hemos hecho el amor en cada rincón de mi departamento, incluso en todas esas posturas en las que me negaba a hacerlo contigo. Aún no lo hemos hecho por detrás, pero cielos, dame unos días y ten por seguro que incluso eso habré probado

Por unos momentos le pareció que todo el aire de la habitación se había evaporado mientras sentía todo su cuerpo en tensión, esperando la reacción a sus palabras. Al principio Sasuke se limitó a mirarla fijamente, hasta que su boca se curvó levemente en una sonrisa y dijo

-Está bien, está bien. Ya entendí

"No, no has entendido nada. Te estoy diciendo toda la verdad"

Por un momento Sakura se sintió tentada de confirmárselo para acabar de una vez por todas con todo eso, pero la conciencia de que sólo complicaría las cosas por sus vacaciones, guardó silencio.

-Vine a invitarte a cenar ¿te parece? Hace mucho tiempo que no salimos, así que me pareció una buena idea

-Me gustaría pero me siento un poco cansada después de todo un día de compras con Ino

-¿Vaciaron muchas tiendas?

-Ella principalmente

-¿Hay algo para mi?

Regularmente ella le compraba algún detalle, salvo en aquella ocasión. Mentalmente oró para que Sasuke no demostrara una inusual curiosidad y revisara sus bolsas. No tenía forma de justificar las prendas que compró pensando en Naruto y definitivamente no deseaba vérselas puestas a su todavía novio

-Nada. Vi algunas cosas pero no tenían tu talla

Sasuke se encogió de hombros, pero ella pudo intuir que nuevamente estaba molesta por la actitud que estaba tomando con él. Si aún tuviera dudas de que el momento de revelarle la verdad estaba cerca, esa conversación la habría terminado de convencer. El moreno estaba dudando de su nuevo comportamiento y eso no podría conducir a nada bueno

-Estaba pensando… ¿qué te parece si vamos a desayunar mañana? Estaré descansada y podremos ir a ese lugar que tanto te gusta

-Mañana temprano empieza mi turno

-Oh…pues

-¿Cuándo te vas a la playa?

-Dentro de dos días

-No creo que pueda verte antes de que te vayas

-No hay problema, lo entiendo

Sasuke entrecerró los ojos. Probablemente esperaba el reclamo propio de una novia en lugar de la indiferencia.

-En vista de que estás cansada, será mejor que me retire

-Seguro

La despedida fue fría, apenas la cortesía mínima, lo cual no la tranquilizó precisamente

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

Al mismo tiempo en otro departamento, a varias calles de distancia, una joven rubia se dejaba caer en el cómodo sillón de su sala mientras levantaba sus piernas hasta colocarlas en el brazo del sillón.

Estaba muerta.

O al menos se sentía como una.

Amaba ir de compras. No le importaba si se gastaba todo su sueldo en una sola visita al centro comercial porque no le gustaba tener reparos a la hora de encontrar una prenda que la hechizara. Si algo le gustaba se lo llevaba, ese era su lema. Aunque el punto negativo era que siempre terminaba como un peso muerto.

Con pereza abrió sus ojos cuando escuchó el sonido de unos pasos y se encontró mirando de frente a Shikamaru, que la observaba apoyado en la pared de la sala

-Hola Shika. No escuché cuando abriste la puerta

-Lo cual significa que estuviste de compras

-Genio-dijo con un tono burlón-¿Lo dedujiste por mi cansancio o por la gran cantidad de bolsas que dejé en la entrada?

-Por las bolsas

De mala gana se incorporó en el salón. Se conocían desde que eran niños, además de su intermitente relación, así que sentía suficiente confianza como para continuar acostada; pero era su instinto de anfitriona lo que se lo impedía

-¿Tienes hambre? Creo recordar que tengo algo guardado en el refrigerador para que podamos cenar. A menos que quieras pasar de lleno a la acción-sugirió con coquetería

Shikamaru nunca reaccionaba tremendamente entusiasta ante alguna insinuación parecida, en realidad nunca parecía muy entusiasmado con nada, pero definitivamente nunca había lucido incómodo

-En realidad quiero hablar contigo sobre eso-dijo mientras se sentaba a su lado en el sillón y la miraba seriamente-¿Recuerdas cómo funciona nuestro trato?

Era una pregunta tremendamente extraña, pero Ino, curiosa por naturaleza, se apresuró a contestar para obtener una explicación de lo que estuviera pasando

-Claro. Un poco de sexo cuando lo deseáramos, pero sin involucrarnos profundamente y siempre poniendo nuestra amistad como prioridad ¿me equivoco?

-En lo absoluto

-Entonces ¿vas a decirme qué te pasa? ¿Algo va mal?

-No exactamente. Más bien…ha habido un cambio

-¿Cambio? ¿A qué cambio te refieres?

-Mendokusai, no sé cómo explicarlo. Bien. En mi última misión me topé con Temari. Estaba en una misión de su aldea pero nos encontramos…y hablamos

-Y solucionaron sus problemas-dijo Ino, terminando la frase por él

-Sí

-Pues…me alegro mucho por ti pero ¿en verdad lo arreglaron todo?

-Aún nos faltan algunas cosas por hablar pero las cosas que motivaron nuestra ruptura están solucionadas completamente. De hecho voy a pedirle matrimonio

Ino lo miró boquiabierta

-¿Matrimonio? Puff. Sí que va en serio la cosa. Aunque…

-¿Sí?

-No, no es nada malo. Sólo me hace gracia imaginarte casado con Temari porque ella es todo lo que no querías en una esposa. Ella es…idéntica a tu madre

-Lo sé-dijo con un suspiro de resignación-Me enamoré de una mujer muy problemática pero no puedo hacer nada al respecto. Lo cual me recuerda que aparte de darte la noticia tengo que pedirte un favor

-Seguro

-Nunca le digas a Temari lo que hemos estado haciendo estos meses. Si ella llegara a enterarse me mataría. A pesar de que ella y yo habíamos roto cuando empezó lo nuestro, ella no lo vería así. Para ella sería una traición.

-¿Crees que soy tonta? No voy contándole lo nuestro a todo mundo y definitivamente no se lo contaría a Temari. No eres al único al que mataría ¿lo sabes? Además, como tu mejor amiga quiero ser dama de honor de la novia, algo que no pasaría si ella se enterara de nuestra pequeña…aventurilla

-Bastante suerte tendrías con que te dejara acercarte a la boda

-Exactamente. Así que como lo vez, no hay posibilidad alguna de que se lo diga

Lo que fuera que Shikamaru dijo quedó ahogado por el sonido del timbre. En un primer momento Ino pensó en ignorarla, demasiado emocionada por conocer todos los detalles del próximo matrimonio de su mejor amigo, pero cuando el timbre volvió a sonar con insistencia se resignó a ir a abrir. De mala gana se levantó para ir a abrir, pero no antes de decirle a Shikamaru

-Mientras atiendo a mi visita tú encárgate de preparar la cena para que podamos continuar con la conversación y me cuentes si ya tienes el anillo de compromiso, porque sino iré contigo a comprarlo ¿eh?

El castaño protestó por haberlo mandado a cocinar, pero ella no le prestó atención.

La sonrisa que Ino pensaba dirigirle a su visita se esfumó en cuanto vio de quien se trataba

-Sai

El aludido permaneció completamente impasible observándola y no pareció intimidado en lo absoluto por la mirada fulminante que la rubia le dirigió

-Ino-chan…

-¿Qué quieres aquí, Sai? Pensé haberte dicho claramente que no deseaba volver a verte nunca ¿lo has olvidado?

-En lo absoluto. Pero pensé que podríamos hablar de…

-¿Hablar? No tenemos nada que decirnos, tú ya lo dijiste todo cuando terminaste conmigo.

-Es sobre eso que quiero que hablemos. Verás…

-Ino. No hay nada en tu refrigerador-la inconfundible voz de Shikamaru llegó con claridad desde el interior de la puerta y ante los ojos de Ino ocurrió un cambio muy curioso. Sai siempre era tan frío, tan controlado, tan poco dado a abrirse, que fue completamente sorprendente como su habitual frialdad temblaba un poco, permitiendo vislumbrar un poco de rabia…y celos

-Él… ¿está aquí?

-Sí. ¿Hay algún problema con eso? No lo creo, porque creo recordar que fuiste tú quien me sugirió buscar a alguien me diera lo que tú no podías ¿me equivoco? Creo que tus palabras fueron 'Eres demasiado para mi. Demasiado bonita, demasiado vida, demasiado enérgica. No puedo tenerte en mi vida'

A pesar del tiempo que transcurrido entre aquella dolorosa conversación y el encuentro no conseguido disminuir el dolor que aquellas palabras le producían. Ella había sido tan feliz con Sai, que siempre pensó que él lo era. Lo había pensado hasta que una noche se presentó en su departamento y la echó de su vida.

-Nunca quise hacerte daño

-Que vacías y típicas suenan esas palabras. Me encantaría seguir hablando contigo pero, como puedes ver, Shikamaru me está esperando.

Sin darle tiempo a protestar, cerró la puerta con fuerza y se apoyó contra ella. No era tanto como para impedir una posible entrada por la fuerza como para apoyarse pues sentía que aquel breve encuentro la había dejado sin fuerzas.

Capitulo 20

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong-Mi



Capítulo 20

Aquellos cinco días alejados de todo mundo y dedicados sólo a ellos le parecían a Sakura como la mismísima gloria. Nada de preocuparse por inventar excusas sobre con quién estaba o esconderse de vecinos o tratar de no revelar lo feliz y satisfecha que se sentía. Durante aquellos cinco maravillosos días con sus noches no tendría que preocuparse de algo que no fuera disfrutar.

Llegaron al hotel muy temprano, pero en lugar de acomodar sus cosas o retocarse después del viaje, en cuanto el botones cerró la puerta tras de si, ambos se arrojaron en brazos del otro invadidos por una pasión y ansia que pareciera llevaban varias semanas sin verse. Sus ropas fueron arrancadas de sus cuerpos mientras éstos se dejaban caer en el suelo.

Durante ese primer día su único contacto con la civilización se limitó al servicio de habitaciones, enfrascados cómo estaban en recorrer todos los rincones de la habitación.

El segundo día hicieron un verdadero esfuerzo por salir del cuarto para pasear por la playa y sus alrededores. Pero cuando apenas iban en la esquina de la calle del hotel, se miraron al unísono sonriendo con complicidad antes de que Naruto preguntara con picardía

-¿Ya habrán arreglado la recámara?

Regresaron corriendo entre risas y cuando entraron encontraron la habitación perfectamente arreglada. Aunque aquello quizá tenía poco que ver con una gran velocidad de la recamarera y sí mucho con que Sakura incumpliera su promesa de no encerrarse con Naruto en un ascensor. Los resultados fueron los esperados.

Finalmente al tercer día lograron convencerse mutuamente de la necesidad de disfrutar sus vacaciones también en la forma de recorrer el lugar, conocer los alrededores, nadar en el mar, lo usual. A final de cuentas estaban pagadas unas vacaciones en playa magnífica y lo mejor que podía hacer era ver algo más que las paredes y el techo de su habitación.

Como buen deportista Naruto surfeó con gran habilidad mientras ella se dedicaba a tomar el sol, luego siguió un juego de voleibol de playa con otra pareja, juego que terminaron perdiendo por un error insignificante del rubio.

Así transcurrió su día, cuando la tarde empezaba a caer y con ella la necesidad de alimentarse aumentaba, Sakura decidió buscarlo. Lo había perdido de vista un rato antes, cuando él se alejó para buscar algo que tomar, sintiéndose inquieta por su tardanza decidió ir a buscarlo, pero se sorprendió enormemente por cómo lo encontró.

Sentado en la arena platicaba animadamente con un grupo de cuatro niños mientras trataba de ayudarles a dar forma a un castillo de arena, con muy penosos resultados. El castillo era totalmente deforme, pero ninguno de los niños parecía prestar atención al hecho y parecían más concentrados en lo que fuera que les estuviera contando el rubio porque no dejaban de mirarlo y reírse.

Era cierto que lo había visto convivir con Konohamaru y algún otro par de niños a lo largo de los años, pero fue hasta ese preciso momento cuando empezó a verlo desde un nuevo perfil. Nunca antes había pensado en él de esa manera, pero ahora estaba completamente segura de que, algún día, él sería un magnífico padre; bastaba con ver la forma en que los niños parecían adorarlo por ser como uno de ellos, por la paciencia que mostraba al tratar con ellos y al mismo tiempo la firmeza con la que le indicó a un niño que no se alejara. No estaba segura de por qué nunca había pensado en él como padre, pero ahora no podía quitar de su cabeza la imagen de Naruto cargando a un rubio bebé.

El momento se vio interrumpido cuando las voces de las madres llamaron a los pequeños, los cuales se despidieron de él y corrieron en la dirección en que las mujeres los esperaban. Nruto pareció ligeramente decepcionado porque el juego terminara, pero se levantó de inmediato y se sacudió la arena del traje de baño.

-Tienes un gran toque con los niños-comentó Sakura mientras se le acercaba

-¿Lo crees? Para mí es divertido convivir con ellos, sobre todo con el stress que manejo en mi trabajo. Convivir con Konohamaru era más divertido antes de que se volviera un adolescente insoportable que sólo pide consejos para ligarse a las chicas-dijo Naruto con un exagerado tono de pesar

-¿Te gustaría tener hijos alguna vez?

-Claro. Soy un huérfano, Sakura-chan, creo que es natural desear formar la familia que nunca tuve ¿por qué pareces tan sorprendida?-la expresión alucinada de Sakura fue lo que provocó aquella pregunta en Naruto, así como el repentino malestar que lo invadió

-Es sólo que…nunca había pensado en ti como un padre o que…tuvieras ese deseo por formar una familia-con cada palabra que decía la expresión del rubio se ensombrecía cada vez más, a la vez que el nerviosismo de ella crecía. ¿Cómo podía explicarle algo que no parecía muy halagador para él? Quizá la mejor forma, o la menos mala, era decirle la verdad-Como siempre has sido un mujeriego y nunca te hemos conocido una relación formal, pues…

-No, no sigas-la interrumpió con aspereza-Imagino exactamente lo que pensabas y me hace preguntarme si alguna vez me has conocido de verdad. Yo te consideraba mi amiga y pensaba que era recíproco, pero evidentemente nunca me has conocido más allá de tus juicios y clichés. Francamente quisiera dejar de lado el tema, pero creo que es el momento indicado para explicártelo con todas sus letras. Reconozco que cuando tenía quince años y descubrí el sexo, y las mujeres me descubrieron a mi, me dediqué a llevarme a la cama a toda aquella que usara falda por nacimiento y entrara en el rango de los 15 y 30 años, pero ya no soy un maldito adolescente; aunque no lo creas, no tengo problemas con mantener cerrada la bragueta del pantalón.

-Yo…

-Déjame terminar-no gritó la orden, pero su simple mirada transmitía el que no aguantaría otra interrupción-Definitivamente no soy un monje, pero tampoco soy un tipo que necesite acostarse cada día con alguien simplemente por hacerlo. No eres la única que parece creer eso de mí, pero la realidad es que a nadie se le ha ocurrido pensar que si salgo con muchas chicas es porque estoy buscando a la chica ideal con la que pueda formar una familia. No se les ocurre que si no hay química con una de ellas no veo el motivo para hacernos perder el tiempo, así que pasó de seguirla viendo. He tenido relaciones estables, no tanto como me gustaría, pero el hecho de que no se las presente no quiere decir que no existieran y yo sea incapaz de asumir un compromiso. Sasuke es tu novio desde hace años, dime ¿acaso él te es fiel? Entonces deberías juzgarlo a él por los mismos baremos que usas conmigo

Naruto tenía toda la razón y el saberlo no hacía otra cosa más que incomodarla hasta lo indecible. ¿Cómo podía justificarse? Estaba en lo correcto al acusarla de no conocerlo a fondo y quedarse en un juicio ridículo y hasta moralista sin preocuparse por ver más a fondo. Siempre se preguntó por qué Naruto no le presentaba una novia, pero si lo pensaba bien se daba cuanta de que jamás mostró el menor interés. Quería disculparse, quería decirle que era una tonta, pero las únicas palabras que salieron de su boca poco tenían que ver con una disculpa.

-Di…dices que buscabas a tu chica ideal, pero ¿no me dijiste una vez que ya estaba enamorado de alguien, aunque era imposible?

Al principio Naruto pareció quedarse completamente frío por la pregunta, descolocado y hasta sorprendido, pero en cuanto se repuso de la sorpresa la miró con una mezcla de burla e incredulidad.

-Te dije que era completamente imposible. ¿Debería guardar fidelidad a un amor que sé que es imposible? Si deseo conseguir una familia entonces debo ver hacia adelante en lugar de sentarme a llorar y guardar luto por una relación que nunca se dará.

'Lucha por ella' Una verdadera amiga diría eso, una verdadera amiga lo animaría a ir detrás de la persona que amaba…pero Sakura era totalmente incapaz de decir esas palabras. Probablemente era la peor amiga del mundo, pero no le importaba, como tampoco le importaba actuar egoísta y miserablemente. Lo único que le importaba, por alguna desconocida razón, era que Naruto dejará ese 'amor' atrás definitivamente.

No había nada más que decirse y ambos lo sabían. Aquella fue una conversación totalmente incómoda para ambos, reveladora en muchos sentidos y absolutamente personal. Todo lo que no debería estar presente entre ellos durante el viaje. Ambos estaban molestos, con ella específicamente, así que sin cruzar otra palabra Naruto se alejó, dejándola sola en la playa, perdida en sus propios pensamientos.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

Casi dos horas después el humor de Naruto no había mejorado ni un ápice. Él, que siempre era tan alegre, no podía recuperarse del coraje que le provocó darse cuenta de la forma tan superficial y vacía en la que su 'amiga' lo tenía identificado.

Tratando de relajarse del malestar provocado, pensó que un baño sauna sería la solución adecuada. Lo cierto era que en cualquier otro momento hubiera disfrutado de su estadía en el sauna, se habría relajado sin problemas, pero definitivamente ese no era el momento. Si bien era cierto que apenas acaba de entrar al lugar, sus músculos se sentían increíblemente tensos y su espalda se puso rígida en cuanto se sentó.

Cerró los ojos para tratar de poder relajarse correctamente, pero el sonido de la puerta al abrirse lo interrumpió. Logró ignorar el sonido de pasos acercándose a él, pero no pudo hacerlo con la suave voz que inundó el lugar.

-No se te ve muy relajado que digamos

"Genial, esto es genial. Vengo tratando de alejarme de ella, y me sigue ¿Acaso le pedí que lo hiciera? No, pero lo hizo"

Su propio cuerpo reflejó con claridad que la presencia de Sakura no hacía más que aumentar su tensión, pero en lugar de reclamarle su interrupción eligió ignorarla lo mejor posible. No dudaba que finalmente la perdonaría, pero en ese momento se sentía muy ofendido y no quería un recordatorio de los juicos que ella había emitido sobre él.

-Como mis tontas palabras son las culpables de tu estado de ánimo, creo que es mi obligación ponerte de mejor humor ¿no lo crees?

Tan concentrado estaba en tratar de ignorar su voz y presencia, que fue una completa sorpresa cuando sintió los suaves labios de la joven depositar un beso en su barbilla.

-Sakura-chan ¿qué pretendes?-trató de imprimirle rudeza a su voz, pero no obtuvo el resultado deseado.

-Seducirte-fue la sencilla respuesta que obtuvo mientras volvía a ser besado, aquella vez en el cuello, y sus manos comenzaban a recorrer con dulzura el torso del rubio-Es mi forma de…disculparme

Aquel fue el momento en abrió los ojos para lanzarle una mirada molesta

-No tienes que acostarte conmigo para que te perdone

-Lo sé-la sonrisa amable que lucía Sakura desapareció para dar paso a una expresión seria y pesarosa. Aunque le hubiera gustado pensar mil veces las palabras que pronunciaría, no podía darse el lujo de tardarse y correr el riesgo de que alguien más entrar y los interrumpiera, así que dijo-Todos estos años me he considerado a mi misma una gran amiga tuya, me dije tantas cosas sobre cómo te apreciaba y…esas cosas que uno siempre dice que hará por sus amigos; por eso me siento terrible al darme cuenta de que la realidad es que no he estado a la altura. Me he dejado llevar por prejuicios estúpidos y clichés ridículos en lugar de mirar un poco bajo la superficie-una vez que empezó a hablar las palabras correctas parecieron ordenarse adecuadamente en su mente, pero necesitó darse un segundo para inspirar profundamente y llenarse de valor-Tienes toda la razón de estar enojado conmigo; créeme, yo lo estoy. Me duele aceptarlo pero te fallé en algo tan simple como conocerte en verdad, en todo este tiempo parece que he sido incapaz de conocer lo que en verdad pensabas y deseabas para tu vida. ¿Cuántos años tengo de conocerte? Más 15, pero tampoco es una cuestión de tiempo porque…creo que te conozco mejor en el tiempo que llevamos juntos que en todos esos años. Eres alguien leal que se preocupa por los demás, aunque eso lo sabía desde hace tiempo o de lo contrario no hubiera confiado en ti lo suficiente como para pedirte…tu ayuda-Naruto parecía estar sonrojado por el halago, pero era difícil saber si era a causa de sus palabras o por la temperatura del lugar. Decidida a no abandonar si es que sus palabras estaban teniendo éxito, se apresuró a continuar-Me prometiste fidelidad ¿recuerdas?

-¿Eso que tiene que ver?

-Mucho, porque yo no te la pedí, tú me la ofreciste libremente. Un mujeriego sin escrúpulos jamás lo hubiera sugerido

-Un mujeriego podría faltar a su promesa

-Lo sé, pero tú no lo harías. Te tomas tus promesas muy en serio, lo que demuestra que eres una persona verdaderamente comprometida con una relación. Lo que quiero decir es…en el fondo te conozco, siempre he sabido cómo eres…pero es difícil desprenderte por completo de juicios u opiniones que tenías formadas desde antes. Sé que te ofendí, peor que eso te lastimé, pero lo lamento muchísimo

Bueno, ya estaba. Se había insultado a si misma, se había obligado a buscarlo y disculparse y ahora no le quedaba más que esperar que él perdonara su estupidez

-Te perdono. De todas maneras creo que exageré un poco

-No lo hiciste. Tenías todo el derecho a sentirte ofendido cuando se te juzga tan a la ligera y equivocadamente, de haber estado en tu lugar mi furia no hubiera tenido fin-dijo con una sonrisa, la cual fue correspondida por el rubio-Entonces estoy perdonada ¿verdad?

-Ya te dije que sí. Quería una disculpa, ya me la diste; así que mejor olvidemos el tema antes de que arruine lo que nos resta de vacaciones

-Cierto. Casi las arruino por completo ¿eh?-comentó titubeante. No era que quisiera continuar hablando de ello, pero aún se sentía nerviosa y no podía controlar muy bien sus palabras

-Vaya que sí. De modo que…tendrás que compensarme

-Entonces vamos a la habitación…

No pudo terminar su sugerencia, porque Naruto le desamarró velozmente el nudo de la toalla, provocando que ésta cayera a los pies de la joven, dejándola completamente desnuda. Con Sasuke se hubiera sentido cohibida, furiosa por forzarla a la situación, hubiera salido airada del lugar; pero no con Naruto. En lugar de protestar, gimió con deleite cuando él besó la curva superior de uno de sus pechos.

Todo se borró de su mente excepto el placer. La idea de ser sorprendidos no la invadió en ningún momento, con su mente concentrada en experimentar y disfrutar todo el placer posible.

Lo único importante para ella era la forma en su cuerpo se arqueaba sobre el de su amante, gozando con la sensación de sus pieles resbalosas frotándose mientras él la sostenía y le besaba los senos. El vapor, el calor, el aroma dulce y perturbador del sudor limpio los perneaba y sus jadeos se acompañaban del siseo salaz del agua sobre los carbones ardientes, levantando nubes de vapor que los envolvían, para que todo culminara en un lento y profundo clímax. Todo aquello se combinó de la forma más exquisita, hasta el punto que cuando el orgasmo la golpeó, se desplomó inconsciente sobre el torso del rubio por algunos instantes.

Capitulo 21

Spoiler:
DULCE VENGAZA

Por Ayumi / Yong-Mi


Capítulo 21

Sakura estaba que no la calentaba ni el sol. Por enésima vez se levantó de la cama y caminó furiosamente por la recámara, igualmente por enésima vez, tratando inútilmente de serenarse un poco. Cuando despertó aquella mañana nunca se hubiera imaginado que terminara de esa manera.

Al igual que el día anterior decidieron salir a pasear por los alrededores, comenzando por la playa. Pero los problemas comenzaron desde el momento en que no pudieron salir al mismo tiempo de la habitación, porque él se quedó dormido y no estuvo listo a tiempo, siendo Sakura la primera en dirigirse a la playa dejándole a Naruto la consigna de apurarse para que lo alcanzara.

Los planes para el día eran geniales y disfrutó mucho el rato que estuvo tendida sobre la arena, disfrutando que el sol no estuviera tan agresivo y no tuviera que preocuparse por refugiarse en la sombra para prevenir quemaduras en su delicada piel. Estaba absolutamente relajada hasta que un considerable aumento en las voces femeninas y exclamaciones de admiración. Curiosa por lo que estuviera pasando se incorporó para ver a Naruto acercándose a ella.

El impacto que golpeó sus sentidos fue inmediato, pero le duró muy poco al darse cuenta de lo que estaba provocando a su alrededor. Casi todas las mujeres que estaban alrededor no hacían otra cosa más que girarse para verlo, algunas obviando a sus acompañantes. Vaya que era difícil no sucumbir a la tentación de verlo

Su caminar era lento pero enérgico, de una manera en que casi se podía sentir su energía vibrando alrededor, cálida y resplandeciente como él. Pero más allá de eso, sus cabellos aún húmedos por la reciente ducha se pegaban a la cabeza, despejando su frente para que sus ojos brillaran con mayor facilidad. Su piel tostada lucía maravillosa con el sol acariciándolo, su torso desnudo clamaba a los cuatro vientos que era un hombre que hacía mucho ejercicio, sin ser uno de esos tipos a quienes los músculos han dejado sin cuellos. Aunque lo que verdaderamente atraía la atención de toda aquella manada de lobas, era la forma en que su diminuto traje de baño abrazaba sus caderas.

Era un sencillo traje de baño negro, del tipo short, pero era tan corto y ajustado que no dejaba nada a la imaginación. Su delicioso trasero se veía maravillosamente prieto, acariciable, atrayente a la mano de cualquier mujer… ¡como aquella tipa que justo en aquel momento estiraba la suya! La muy descarada le dio una clara nalgada y el muy maldito canalla no sólo no se quejó sino que hasta le sonrió.

En lugar de sentir incómodo por la forma en que era observado, el muy miserable sonreía con picardía, disfrutando de todos los piropos e insinuaciones que las muy descaradas que lo rodeaban le dedicaban.

Aquella era una escena que Sakura no pensaba tolerar ni un segundo más. Se levantó de golpe, caminó al encuentro del rubio y cuando quedó frente a frente le pegó el derechazo más fuerte de toda su vida. Naruto cayó al suelo completamente noqueado, pero a ella no le importó. Simplemente lanzó una mirada a sus rivales tan explícita, que todas ellas se abrieron ante ella cual si del Mar Rojo se tratara. Mascullando maldiciones y amenazas a la integridad física de cierto rubio, regresó a su habitación.

Ya habían transcurrido casi dos horas de aquel encuentro pero Naruto no parecía regresar. Al parecer su instinto de conservación le indicaba que lo mejor era demorar su regreso si no quería enfrentarse a una buena golpiza.

El ruido de la cerradura al girarse le indicó que finalmente había reunido el coraje suficiente como para presentarse ante ella. Pensó en encerrarse en el baño para mostrarle que no quería verlo, pero él entró antes de que pudiera hacerlo.

-¿Por qué tardaste tanto en regresar? ¿Acaso todas tus amiguitas estaban 'reanimándote'?-le preguntó de mala gana. Naruto suspiró con resignación por el ataque, pero no pareció molestarse…al menos no mucho

-¿Me golpeaste sólo porque te pusiste celosa de unas completas desconocidas?

-¡No estoy celosa!-responder tan bruscamente no ayudaba a darle razón, Sakura lo comprendió al ver como Naruto enarcaba la ceja-Pero tú parecías demasiado a gusto. ¡Esa zorra te nalgueó y tú ni siquiera hiciste algo!

-¿Qué iba a hacer? ¿Empujarla?

-¡Sí! La fidelidad que dices darme debería extenderse también a eso

-Eso colaría…de no ser porque yo no las animé. ¿Es mi culpa estar tan guapo en traje de baño?

Era difícil para Sakura seguir enojada cuando Naruto hacía comentarios como aquel, acompañados de una sonrisita pícara. Casi se sintió tentada a sonreírle en respuesta, pero procuró mantener el ceño fruncido; empezaba a reconocer que su reacción era totalmente exagerada e irracional, pero por nada del mundo pensaba recular delante de él y darle la razón. Sobre todo porque una traviesa idea comenzaba a tomar forma

Con estudiada y fingida indiferencia se cruzó de brazos y le dio la espalda. Tras unos segundos de silencio le dijo por sin darse la vuelta

-Si quieres coquetear con cuanta mujer encuentres en la playa, está bien

-¿De verdad?

Aquello mereció una mirada fulminante por encima del hombro. De inmediato el acusado elevó las manos en rendición

-Consideraré eso como una broma…por ésta vez. Retomando el punto diré que si quieres vagar con esas tipas, entonces puedes irte olvidando de compartir mi cama por lo que nos reste de viaje. No pienso compartirte de ninguna manera

-Vamos Sakura-chan, no seas ridícula.

-¿Ridícula?

-Quiero decir que no seas exagerada. Está bien, coqueteaban conmigo, pero hasta donde recuerdo no acepté ninguna de sus invitaciones ¿cierto? Eso no es compartirme-a pesar de ella le daba la espalda, era obvio para Sakura que ella aún no estaba dispuesta a perdonarlo, a pesar de no haber hecho nada malo, así que cedió-De acuerdo, ¿qué es lo que tengo que hacer para que me disculpes?

-En realidad es muy sencillo-su voz sonó alegre, lejos de la molestia de segundos atrás, lo que empezó a preocuparlo. Ajena a esa preocupación, Sakura caminó hasta la cómoda, de donde sacó una pequeña bolsa que le tendió a Naruto-Sólo tienes que ponerte esto

-¿Ponerme esto?-preguntó dudoso mientras tomaba la bolsita. Aquello no sonaba tan complicado

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

-¡Esto es inaceptable!-exclamó Naruto, furioso y encerrado en el baño. Lo que parecía sencillo no era en lo absoluto-¡Me niego a salir!

-No seas ridículo Naruto-replicó con picardía-¿No dijiste que era algo muy simple? Además me lo debes

-¡Lo de la playa fue una tontería y no pienso renunciar a mi dignidad para disculparme de algo tan sin importancia como eso!

Sakura se sentía mal por hacer pasar un mal rato al rubio, pero también se estaba divirtiendo mucho y sabía que aquella era la única forma de lograr que él se pusiera aquella prenda. Ya se encargaría de compensarlo adecuadamente

-¿Ah no? Pues entonces será mejor que pidas otra habitación, porque no pienso volver a compartir la cama contigo.

-¡No serías capaz! Castigarme a mi sería como castigarte a ti misma

"Buen punto. Aunque espero no tener que llegar al extremo de cumplir mi amenaza"

-No me importa. Además no soy como tú, no le doy tanta importancia al sexo, puedo vivir muy bien sin él-¿cómo es que no se mordió la lengua con esa enorme mentira? El sexo nunca había sido importante para ella…hasta que descubrió el placer que podía obtener con él-Bien ¿qué dices? ¿Debo hablar a recepción y pedirte que te preparen otra habitación?

Su pregunta quedó en el aire, sin recibir respuesta por un par de minutos en los cuales Naruto medito y meditó sus posibilidades. Finalmente tomó una decisión

-De acuerdo. Pero prométeme que no te reirás

-Lo prometo

El rubio acababa de salir del baño cuando un repentino flash lo deslumbró hasta casi hacerlo tambalear por la sorpresa. Indignado y absolutamente sonrojado miró como su torturadora sostenía entre sus manos una cámara fotográfica

-¡Ey!

-Descuida. Es solo para mi disfrute personal-aseguró con una pícara sonrisa

Naruto se debatía entre las ganas de cubrirse, escapar al baño, tirarse por el balcón o arrancarle esa maldita cámara para asegurarse de que no quedara prueba alguna de su humillación. Y es que no era para menos.

La prenda en cuestión no era otra cosa más que un diminuto tanga para hombre. Lo peor del asunto era que se trataba de una de esas prendas de broma, la cual tenía por el frente tres rozos de tela amarrilla arqueadas, dando la forma de la cáscara de un plátano. Pero estaba incompleto de no ser porque rodeaban un agujero por el cual tenía que salir cierta parte de la anatomía de Naruto para terminar de darle forma de un…

-¡Un plátano! Me siento absolutamente ridículo con esto

-¡Ey! Que solo es una broma, en cuanto lo vi pensé en comprártelo

-¡Pues te lo hubieras ahorrado! ¡Si me vieran mis compañeros…!-como si cayera en la cuenta de algo, se arrojó sobre Sakura, luchando por recuperar la cámara.

Ambos cayeron sobre la cámara y aunque ella batalló un poco, finalmente le permitió quitarle la cámara para que borrara la fotografía. Mientras él estaba concentrado en su cometido, ella se dio lujo de observar sin problemas el resultado de su broma.

Sus forcejeos en la cama parecían haber entusiasmado al amigo de Naruto, el cual no parecía nada apenado como su portador. Una vez que el rubio logró su cometido y aseguró que no quedaba una sola copia, miró aprensivamente la sonrisita que su amante le dedicaba

-¿Ahora qué?

-Nada. Sólo pensaba en que Ino tenía razón

-¿Ino? ¿Qué tiene que ver?

-Es simplemente un comentario que dijo-se estiró hasta quedar a la altura de su oído y susurró no sin cierta picardía-Dijo que no es lo mismo…

Al principio Naruto ser sintió violento por la situación y el comentario, pero poco a poco empezó a encontrarle la gracia y estalló en carcajadas junto a Sakura.

-Me veo ridículo ¿eh?

-Yo no lo diría así

-¿Entonces cómo lo dirías?

-Diría que tiene sus ventajas, las cuales pienso demostrarte a continuación

-Más te vale que sean muchas, porque ten por seguro que esto no lo olvidaré fácilmente

Continuará...

Saludos !!!
avatar
Estefi chan
Sannin
Sannin

Femenino Mensajes : 699
Edad : 24
Localización En el mundo shinigami....
Nakus 4108
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Venganza Epilogo (Terminado) (+18) (Ns) Autor: Ayumi9 Actualización 24/02/13

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.