Últimos temas
» Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 26: Una amenaza][19/10/2017]
Vie Oct 20, 2017 3:44 pm por CerezoIntenso

» ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Segunda Parte: Algo Inesperado)/19/10/17
Vie Oct 20, 2017 2:01 pm por CerezoIntenso

» Sola (NS) [Capítulo 1]
Lun Oct 16, 2017 4:59 pm por narusaku

» Selección para clanes
Lun Oct 16, 2017 8:25 am por dreico

» Los Ninjas Son[+18][Capitulo 1: Conociendo amigos][Crossover][12/10/2017]
Sáb Oct 14, 2017 5:39 am por narusaku

» La Apuesta
Vie Oct 13, 2017 3:16 pm por CerezoIntenso

» Te veo..... (capitulo 8)... (01-10-2017)
Vie Oct 13, 2017 7:05 am por CerezoIntenso

» Las estrellas. Capítulo 2. 11/10/17 [+18]
Vie Oct 13, 2017 4:01 am por alexad_uzumaki

» Hola a todos!
Miér Oct 11, 2017 8:05 pm por Rukei

That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

[One-shot] Hare lo que usted quiera, capitán.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[One-shot] Hare lo que usted quiera, capitán.

Mensaje por traxsho el Vie Dic 28, 2012 5:18 pm

Hare lo que usted quiera, capitán.

– ¿Por qué tenemos que escondernos Robin? Yo podría cargármelos sin ningún esfuerzo – hablo un delgado chico de negros ojos, vistiendo una camisa sin mangas roja abierta mostrando un marcado torso, unos pantalones cortos celestes, además de tener un sombrero de paja en su cabeza. – No tenemos que escondernos – murmuro, inflando sus mejillas infantilmente.

Encontrándose en una oscura y pequeño lugar, un armario; encontrándose acompañado de una mujer. Una mujer delgada y de piel clara, nariz respingada, de celestes ojos y negro cabello largo, vistiendo unos cortos shorts negros, unas botas largas blancas de tacón llegando casi a las rodillas, un bikini negro arriba y una especie de corta chaqueta negra, además de un sombrero vaquero blanco.

– Se que eres fuerte, capitán… pero es mejor que no llamemos la atención – respondió  la pelinegra colocando su mano en la boca del otro chico. – Nami san y el resto ya deben venir por nosotros. En este lugar, será difícil que nos encuentren y podemos escapar fácilmente – susurro. Hablando directamente al oído del chico, el cual por instinto retrocedió, apoyando su espalda contra la cerrada puerta. – tenemos que quedarnos así, aquí… los dos… solos.

– Los dos solos – pensó el chico de sombrero de paja, sonrojándose al sentir el respirar de la mujer en su oído. – Joder – reacciono, tragando en seco. Comenzando a sudar culpa del calor en el pequeño espacio donde se encontraban, y ante el repentino sonrojo. – Robin está muy cerca – pensó, viendo de reojo a la pelinegra quien aun se encontraba en la misma posición que antes. Apoyando levemente su mentón en el hombro de él.

– Estas nervioso… ¿te doy miedo, capitán? – volvió a susurrar al oído del capitán.

– ¡Claro que no! – exclamo el chico repentinamente, sintiéndose casi atacado. Siendo callado por la mano de la mujer que se poso en la boca de este.

– No levantes la voz, capitán… recuerda que estamos ocultos – volvió a susurrar, con un tono sensual y provocador, cargado de erotismo. Tono de voz que haría que Sanji reventara su nariz con hemorragia. – muy solos… solos tu y yo. Sin nadie que nos vea, sin nadie que vea lo que hagamos, sea lo que sea – pauso. – Y… – no pudo terminar de hablar, siendo interrumpida, siendo besada por el chico quien la sujeto de sus hombros y comenzó a avanzar. Ambos deteniéndose debido a la otra pared, donde ahora Robin -la pelinegra- apoyaba su espalda.

– No sé porque hice eso. Se me dio la gana… ¿te molesto? – Pregunto Luffy -el chico del sombrero de paja- viendo a los celestes ojos de la chica.

– Al contrario, me gusto. Hazlo cuantas veces quieras, pero en secreto de los otros.

– ¿Secreto? ¿Por qué?

– Piensa como reaccionara Sanji san, y además será incomodo para el resto… así que solo puedes hacerlo cuando estemos solos – hablo, dirigiéndose al oído del chico. Susurrando coqueta y eróticamente en el oído. – es nuestro pequeñito secreto. Cuando estemos solos… puedes hacer lo que quieras conmigo.

– ¿Lo que quiera? – pregunto tragando saliva, notoriamente nervioso.

– Lo que quieras, cualquier cosa… Luffy – susurro nuevamente. Cerrando sus ojos y formando una sonrisa en su rostro, inclinando su cuello, prácticamente sirviéndolo en bandeja de plata.

El pirata de sombrero de paja simplemente sujeto a la mujer de las caderas, la apego con fuerza a él, para después morder de lleno el cuello de la mujer, sorprendiendo algo a esta quien no pensó una reacción tan impulsiva de parte de tan inocente chico, chico quien era a la vez enormemente fuerte.

En un acto casi de desesperación, sujeto con fuerza a la chica de cada glúteo, apretando estos como si se tratase de un trozo de carne los cuales suele tragar. Llegando a levantarla, mordiendo y succionando el cuello de la arqueóloga.

– No pensé que Luffy actuara así – pensó la pelinegra, viendo de reojo el rostro de su capitán. Viéndolo morder y lamer su cuello, salvajemente, gozándolo notoriamente. Sonrojándose un poco por mera vergüenza.

– Quiero hacerlo – susurro Luffy, soltando a la pelinegra quien toco suelo con sus pies. Para inmediatamente arrinconarla contra la pared, para llevar despreocupadamente su mano a los pechos de la mujer, sujetándolos y apretándolos con sus manos. – ya… hagámoslo, Robin – hablo el chico despreocupadamente para estar acariciando los pechos de una mujer, besando el cuello de la arqueóloga como si fuera de lo más normal para él.

– ¿Hacerlo? Veo que no es tan inocente como lo pensaba – pensó la mujer, sonriendo levemente. Sonrojada naturalmente por sentir cada caricia en su cuerpo, sintiendo con gusto las manos del chico apretar algo brusco sus pechos. – te lo dije. Haz lo que tú quieras conmigo.

–  No – murmuro Luffy. – tu hazlo. Ya sabes… eso que hacen con la boca y los pechos.

– Ah… lo pillo. Lo hare – respondió Robin, besando en la boca a Luffy, para después arrodillarse lo más que pudo en el corto espacio donde se encontraban. Desabotonando el botón dorado del pantalón del joven, sacando a la vista un erecto, duro pero a la vez plástico miembro.

– Dios… que rico es esto – reacciono el chico, sujetando con sus manos a la mujer de la cabeza. Sintiendo la lengua y la boca de la mujer.

– Es duro y grande, pero es de goma – pensó Robin. – No es malo, pero es como un juguete sexual – volvió a pensar, metiendo hasta lo más profundo el erecto miembro del futuro rey pirata. – ¿Te gusta, Luffy?

– Si. No pares Robin.

Comenzó a aumentar la velocidad de sus movimientos repentinamente, pues las manos del chico la forzaron a hacerlo. Moviéndose de adelante hacia atrás, moviendo su lengua con el enorme miembro al interior de su boca.

– ¿Quieres que lo haga con mis pechos también, no? – pregunto la arqueóloga, separándose del pirata. Agitando con una mano el duro pero plástico miembro, mientras de la nada salieron unos brazos de las paredes que comenzaron a desvestirla.

– Hazlo – respondió Luffy, colocando su mano en la cabeza de la pelinegra. Viendo a este quien con sus manos sujeto sus ya desnudos pechos, y envolvió prácticamente su miembro, para comenzar a apretar y a moverlos. – Dios… que bien se siente. Tendrás que hacerlo más seguido Robin – suspiro. Viendo a la arqueóloga estirar su lengua desde su boca, rosando con lentitud la punta del miembro, sacudiendo por completo al pirata.

– Lo hare, capitán Luffy – respondió la pelinegra. Comenzando a mover sus pechos con el duro miembro en medio, siendo aprisionado.

– Robin, creo que voy… a venirme… pronto – advirtió el capitán, sujetando a la mujer de su cabello negro. Comenzando incluso a mover su cadera de adelante y hacia atrás, sintiendo el placentero rose y la satisfacción de los pechos, mas la lengua de Robin. – ¡Robin! – gruño el capitán. Para de golpe, aunque con previo aviso, soltar una gran carga de lleno en el rostro de la arqueóloga pirata.

– Es mucho – murmuro la mujer, limpiándose la cara de la blanca y pegajosa esencia blanca. – ¿Y capitán…? – hablo la mujer, sonriendo, logrando limpiar algo su rostro.

– Eso estuvo genial… pero no estoy satisfecho. ¿Hagámoslo ahora?

– Vale – respondió, poniéndose de pie. Volteándose con cuidado, encontrándose en un reducido espacio, dándole la espalda al sombrero de paja. – Pero divirtámonos un poco antes. ¿No te parece, capitán?

– Claro – reacciono el chico, sonriendo inocentemente a pesar del acto que llevaban a cabo.

Llevando sus manos rápidamente al cuerpo de la mujer, sujetando de la cintura a la arqueóloga de los sombreros de paja, para atracar el trasero de la mujer contra su dura entrepierna, y a la vez llevar su otra mano a los pechos de la mujer y sujetarlos con fuerza.

Carisias y solo carisias, era lo único que se podía percibir. Encontrándose en un pequeño espacio donde solo cabían ellos.

Luffy se encontraba de pie, con sus pantalones ya abajo, su camisa desabotonada y con su entrepierna dura y erecta; Robin se encontraba enfrente a Luffy, dándole la espalda, con sus manos apoyadas en la pared y con su cola parada, vistiendo solo unos cortos y desabotonados shorts negros y unas largas botas blancas. Siendo acariciada, manoseada y toqueteada por el futuro rey pirata.

– Ya no aguanto más. ¿Lista? – pregunto el pirata de sombrero de paja, bajando de un tirón el short negro y la ropa interior de la arqueóloga. Viendo a la mujer quien simplemente asintió con su cabeza, viendo de reojo hacia atrás, encontrándose con la sonrisa infantil de gusto en el rostro del pirata.

– ¡Dios! – exclamo Nico Robin. Sintiendo a su capitán entrar sin ninguna delicadeza en ella, empujando con fuerza hacia adelante, chocando su pelvis con su trasero. – ¡Es demasiado grande! – hablo. Bajando su vista, jadeando y gimiendo levemente, sintiendo el rose del enorme bulto en su interior.

– Se siente genial Robin. Haremos esto mucho mas desde ahora… ¿entendido?

– ¡Cuánto tú quieras! – exclamo la mujer, cerrando sus ojos.

Completamente sonrojada, sintiendo las manos de su capitán sujetar y apretar con fuerza sus pechos, mientras la otra la sujetaba desde su cadera y a la vez recorría su espalda y sujetaba de vez en cuando sus glúteos. Sintiendo cada fuerte envestida de parte del pirata, quien movía su cadera de adelante hacia atrás, chocando su pelvis con el trasero de la mujer, quien simplemente gemía y jadeaba.

– ¡Luffy…! – hablo la mujer con una agitada voz, viendo de reojo al chico quien sudaba por completo. Con su sombrero cubriendo en parte de su rostro, además de la densa oscuridad del pequeño armario donde apenas cabían. – estoy a punto de… ¡venirme! – exclamo.

– Y yo – respondió el capitán, comenzando a acelerar las envestidas. Sujetando con más fuerza, y envistiendo con más fuerza contra la arqueóloga. – ¡¿lista?! – exclamo. Dando una última envestida, mientras que Nico Robin simplemente quedo inmóvil ante el gran disparo en su interior. La misma o quizá más cantidad soltada en su rostro y pechos, ahora en su interior.

– ¡Dios! – hablo Robin. Respirando agitadamente, apoyada completamente contra la pared sintiendo a Luffy quien prácticamente se desplomo sobre ella, respirando en su oído. – eso fue muy bueno… Luffy. De verdad tenemos que repetirlo, capitán.

– Claro… tienes que volver a hacerme eso de antes – hablo el chico, moviéndose hacia atrás, “saliendo” del interior de la arqueóloga.

– ¡Luffy! – se escucho un enorme grito.

– ¡Robin swan! – se escucho un segundo grito, esta vez más tonto pero igual de fuerte.

– Son Sanji y el resto – murmuro Luffy, subiendo sus pantalones. – oye… ¿dijiste que era un secreto, verdad? – pregunto el capitán viendo a mujer quien se volteo, quedando frente a frente con el futuro rey pirata.

– Si. Prefiero que mantengamos esto lejos del resto de la banda por el momento… será incomodo para todos, ¿no crees?

– Bueno. Tu eres inteligente, por lo que puedes tener razón – respondió el chico, viendo a la pelinegra quien se coloco su bikini y la corta chaqueta negra, ya vestida.

– ¡Robin swan! ¡¿Dónde estás Robin swan?!

– ¡Luffy, tenemos que irnos ya! ¿Dónde están?

– Aquí estamos – hablo Luffy abriendo la puerta de golpe hacia afuera, golpeando accidentalmente a un espadachín que cargaba tres espadas, de verde cabello quien caminaba junto a un rubio de ceja en espiral con un traje, y una pelinaranja ligera de ropa. – Oh, Zoro… perdón.

– ¡Que imbécil eres! – exclamo el espadachín de verde pelo.

– ¿Qué estaban haciendo ahí? – Pregunto Nami -la pelinaranja- levemente extrañada.

– Eran muchos enemigos, y si comenzábamos a pelear, Luffy terminaría destruyendo por completo el barco y ambos nos hundiríamos inmediatamente – explico la arqueóloga, viendo al resto del grupo. La dudosa navegante, el serio espadachín y el enamoradizo cocinero.

– ¡Robin swan! ¡Eres tan sorprendentemente inteligente!

– Como sea… ya vámonos – hablo Nami volteándose, comenzando a correr.

– ¡Escuchen todos! – hablo Luffy mientras corrían. – hoy quiero un trato especial, Sanji, Robin. Quiero que prepares mucha carne Sanji.

– Un momento – pensó la navegante de los sombreros de paja. – ¿Qué trato especial puede darle Robin a Luffy? – pensó.

– Si – murmuro el cocinero corriendo a la cabeza del grupo.

–Por supuesto – murmuro la sonriente arqueóloga.

Fin.
avatar
traxsho
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Masculino Mensajes : 444
Edad : 20
Localización Chile (:D)
Nakus 1772
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [One-shot] Hare lo que usted quiera, capitán.

Mensaje por traxsho el Sáb Dic 29, 2012 1:42 pm

bueno la verdad es que se me ocurrio como un one shot narusaku, pero la verdad es que no encajaba por completo y seria mucho trabajo crear una trama de como llegaron hasta ahi. asi que se me ocurrio esta pareja. no soy fan de ninguna pareja en especifico de One Piece, pero me parece buena e interesante... espero les guste Onion bye
avatar
traxsho
Consejo de escritores
Consejo de escritores

Masculino Mensajes : 444
Edad : 20
Localización Chile (:D)
Nakus 1772
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [One-shot] Hare lo que usted quiera, capitán.

Mensaje por slak II el Sáb Ene 05, 2013 5:34 pm

pues a mi si me gusto, nami siempre se aprovecha de todos por ser la favorita de luffy y que sea robin que le de ese trato especial me pone a pensar.... MALDITO HOMBRE DE GOMA AFORTUNADO
avatar
slak II
Sannin
Sannin

Masculino Mensajes : 584
Edad : 26
Localización la guarida
Nakus 19375
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [One-shot] Hare lo que usted quiera, capitán.

Mensaje por when21 el Dom Ene 06, 2013 5:30 am

Etto... Etto... -muy sonrojada volteando el rostro-
Esto fue muy pervertido, la verdad me gusto mucho
Pero fue extremo pervertido o///ó
Ya se sabe que trato le dará -///-
Espero otra historia tuya :3

_________________

Gracias chicas <3


εїз Firma con mi Nee <3 εїз:

εїз FC εїз:




PREMIOS SEPTIMO HOKAGE:
   
Gracias te kerooo! <3
avatar
when21
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 3259
Edad : 23
Localización En alguna parte del universo (?
Nakus 60444
Posesiones :




Ver perfil de usuario http://when21.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: [One-shot] Hare lo que usted quiera, capitán.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.