Últimos temas
» Comenzando de nuevo [+18][Capitulo 26: Una amenaza][19/10/2017]
Vie Oct 20, 2017 3:44 pm por CerezoIntenso

» ¡Esa Mujer!(+18)-capitulo 34(Segunda Parte: Algo Inesperado)/19/10/17
Vie Oct 20, 2017 2:01 pm por CerezoIntenso

» Sola (NS) [Capítulo 1]
Lun Oct 16, 2017 4:59 pm por narusaku

» Selección para clanes
Lun Oct 16, 2017 8:25 am por dreico

» Los Ninjas Son[+18][Capitulo 1: Conociendo amigos][Crossover][12/10/2017]
Sáb Oct 14, 2017 5:39 am por narusaku

» La Apuesta
Vie Oct 13, 2017 3:16 pm por CerezoIntenso

» Te veo..... (capitulo 8)... (01-10-2017)
Vie Oct 13, 2017 7:05 am por CerezoIntenso

» Las estrellas. Capítulo 2. 11/10/17 [+18]
Vie Oct 13, 2017 4:01 am por alexad_uzumaki

» Hola a todos!
Miér Oct 11, 2017 8:05 pm por Rukei

That's not me
Always NaruSaku
Gracias Santo :)
Lalala ~~
La skin ha sido codificada y maquetada por Odxy para el foro NaruSaku. Las imágenes usadas no nos pertenecen, han sido realizadas por diversos artistas y las diseñadoras solo las han editado. Agradecimientos a todo el grupo de diseño por las nuevas imágenes utilizadas. También a LaufeysonSister y Pyrite Wolf de OSC porque sin sus tutoriales la mitad de las cosas que se han hecho en este foro no habrían sido posible.

COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por arminius el Sáb Dic 15, 2012 2:00 am

Bueno gente aquí les traigo un fic algo extraño. Tiene una historia bastante particular y si bien algunos no la aceptaran. Mi intensión fue saber si podía darle contexto a la pareja de Naruto mas concurrida en los Doujins Hentai.

Dato interesante es, que los Doujins Hentai tienen exceso de Tsuna-Naru pero nunca observe un fic con esa pareja. Desafio que afronte y que derivo entre otras cosas con un lemon bastante jugado y descriptivo para lo que realmente acostumbro.

Están avisados pues, una historia alternativa para gente de mente abierta. Y si bien tengo solo un par de capítulos. Algunas ideas se me ocurren para seguirla si resulta que hay muchos comentarios.
Ustedes como publico decidirán. Espero que les guste.

_______________________________

"La batalla de amar fue derrota para Naruto. decide acabar con su sufrimiento pero descubre alguien, en quien nunca penso."


COMPARTIENDO LA SOLEDAD.



Prologo:


Spoiler:
En el hospital de Konoha, Ino Yamanaka se colocó su chaqueta de trabajo y anudo firme su cabello rubio para que no interrumpiera su visión. Su turno había comenzado hace 15 minutos, y al salir al pasillo lo vio venir. Alto y fuerte, cuerpo marcado, cabellos dorados y mirada de profundo azul.

La rubia suspiro resignada, su plan de juntar a sus amigos había fracasado. Naruto se acerco a la Kunoichi y ella le hizo un gesto para que ingresara a su oficina. Naruto se sentó en la camilla y se quito su chaqueta y remera. Los vendajes en su cuerpo estaban manchados de sangre seca. Ino fue por las vendas y el alcohol colocándolas en la misma camilla junto al Shinobi sentado.

Comenzó a quitar los viejos vendajes y a limpiar con el algodón comprobando con satisfacción la recuperación del paciente. Suspiro y volvió a suspirar intentando lograr que Naruto se preocupara y le preguntara si estaba bien. Pero el Uzumaki miraba al frente perdido en su silencio, sin importarle en lo más mínimo lo que ocurriera a su alrededor. Ino lo había atendido el día anterior, le había indicado que por la “mañana”, ella misma lo atendería para cambiarle sus vendas.

Luego intercambio su turno por el de Sakura propiciando que la pelirosa se lo encontrara en la mañana. Pero el Shinobi parecía haber olfateado a Sakura ya que recién se presento en la tarde. Hacía dos meses que Naruto la evitaba, aparecía en los turnos de hospital donde ella no estaba. Nunca se lo podía ubicar por mucho que se lo buscara por Konoha. Sakura le había implorado a Ino para que la rubia lograra “encontrarlos”. Pero Naruto parecía dispuesto a evitarla el resto de su vida.

-Buenas noticias –señalo seria- estas completamente recuperado. No necesitas mas vendas.

Naruto solo asintió serio, y comenzó a vestirse. Ino guardo sus cosas ordenadamente y le siguió la charla:

-¿Ahora tampoco me hablaras a mi?

-¿Qué quieres Ino? –pregunto desganado

-Te dije que vinieras en la mañana. –Dijo ofuscada- ¿Qué te ocurrió?

-me encontré con Shikamaru,- serio- el me dijo que desayunaría con su novia porque ella recién trabajaría en el hospital en la tarde.

Ino apretó los dientes furiosa, el idiota de Shikamaru le había arruinado su plan.

-De cualquier forma, -susurro Naruto poniéndose la chaqueta- esta es….la última vez que me curas. Así que no hay problema.

-¿Por qué…..la ultima vez?

Naruto lo pensó un momento, como masticando lo que diría con calma, y finalmente anuncio:

-Me agradas, -serio- pero eres demasiado amiga de Sakura. A pesar que conoces las razones de por qué la evito. Intentaste engañarme, para que me la encuentre.

-Ella está muy triste porque no te ve,- apenada- pensé, que charlando ustedes dos podrían….

-¿Podríamos? –Sorprendido- hace dos meses podríamos haber hecho muchas cosas- admitió el rubio- pero Sakura decidió comprometerse con Sasuke. Por lo tanto, me perdió a mí.

-Se que te duele, -poniendo una mano en el hombro de Naruto- pero aun pueden ser amigos y….

-Seguro es lo que ella quiere no?- dijo ofuscado- el amigo tonto que siempre está a su capricho, y también al niño bonito para casarse. ¡No!, debe aprender a aceptar lo malo con lo bueno. Naruto Uzumaki solo le servía como paño de lágrimas. Pero el demonio no merece amor, no merece que ella lo elija.

Ino lo comprendió, era imposible no notar que el rubio se estaba muriendo hace meses por lo ocurrido. Era imposible recriminarle nada, simplemente no había vuelta atrás.

-Si te hace sentir mejor, -susurro apenada- creo…. que ella se equivoco.

-Ahora ya no importa –soltándose y abriendo la puerta- si por alguna razón, no te veo nuevamente, que seas muy feliz. –salió por la puerta.


El rubio se fue por el pasillo, Ino lo había visto casi todos los días desde hacía dos meses. En el hospital, atendiendo sus heridas, o en la florería Yamanaka, donde Naruto compraba una flor todos los días inexplicablemente. Nunca más se vio a Naruto sonreír, nunca se lo vio llorar. El próximo Hokage no se arrastro tras su adorada pelirosa. No se lío a golpes con Uchiha por habérsela arrebatado. Simplemente se limito a evitarla a cualquier costo.

Ino muchas veces lo atendió por heridas graves, algunas de ellas ocurridas varias horas antes. Naruto se aguantaba el dolor y solo se acercaba al hospital cuando Sakura lo abandonaba.

La lluvia en la tarde-noche era moneda corriente en esos días de la hoja. Naruto camino sin importarle que se mojara, paso por la florería Yamanaka y compro una flor como todos los días. Seguidamente se dirigió a la plaza central de la villa. Casi a las 20 horas llego, y el rubio se sentó en el banco de siempre. Era el día final de la última promesa:

Flash back: hace dos meses

-Te esperare en la plaza a las 20, tengo que decirte algo muy importante.

-tal vez me retrase por mi turno en el hospital –sonrío la pelirosa

-no te preocupes te esperare – sonriendo- te esperaría hasta dos meses en esa plaza, es una promesa.


Fin del flash back:



Naruto, sentado bajo la lluvia solo podía pensar en una mujer. Extrañamente hacia varios días que no era Sakura. Pensar en la pelirosa era como una costumbre, por lo tanto ya no le reportaba ningún sentimiento. ¿La amaba?, seguramente. Un amor de tantos años no se borra con el codo. Pero Naruto tenía alguien más en mente. Una mujer nunca vista como tal. Una mujer que conoció cuando él era niño y que con el paso del tiempo dejo el mote de "abuela". Solo quedo el "vieja" para cabrearla y últimamente solo su nombre.

Lady-Tsunade se había constituido en la única persona que realmente se había preocupado por él. Podía verla, con los ojos del zorro demonio, parada frente al ventanal de su oficina observándolo. Había compartido bebidas con ella, había hablado con ella. Y por fin se había dado cuenta que esa mujer compartía la soledad del amor perdido exactamente como él.

Algo extraño de pensar en su última noche, por que Naruto Uzumaki, el vencedor de la guerra contra Madara, había decidido acabar con su miserable vida al finalizar su última espera bajo la lluvia, en ese banco de la plaza olvidada.




continuara...................


Última edición por arminius el Sáb Dic 29, 2012 2:50 am, editado 3 veces
avatar
arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 761
Edad : 33
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por arminius el Sáb Dic 15, 2012 2:02 am

CAPITULO 1: LA ÚLTIMA NOCHE


Spoiler:
Las 20 horas de una noche cualquiera en la oficina del Hokage. La rubia líder de ojos color miel continuaba luchando con la pila de documentos que asaltaban su escritorio día tras día. Sobre su lugar de trabajo, una botella de Sake acompañaba las largas estancias tras el mueble en busca de controlar sus nervios. Era un trabajo de nunca acabar. Tsunade contaba, por fortuna, con la asistencia de su estudiante Shizune para ayudarla con ese tedioso trabajo administrativo. Pero su mente y corazón no están allí. Se pone de pie, y girando sobre sí misma se acerca al ventanal que le otorga la magnífica visión de la villa alrededor de la torre Hokage. Las luces públicas se han encendido, la lluvia contante que ya va para una semana domina un espectáculo de barro, charcos y corazones rotos. La rubia líder espera con paciencia a su “alma en pena particular”.

Durante casi 2 meses lo ha visto realizar la misma y penosa rutina flagelante. El muchacho llega a la plaza central de la villa. Lo hace a las 20, siempre lleva una flor en la mano, su caminar pesado es lo único que le queda. Se sienta en un banco en soledad y llueva o truene se mantiene allí con la cabeza baja esperando por alguien que nunca vendrá. Tsunade comienza a sentir lo de costumbre, un nudo en la garganta, un corazón que late a mil, la irresistible atracción de llorar hasta que no le queden lagrimas.

Hace 4 meses exactos que la guerra acabo. Naruto Uzumaki enterró un Rasengan en el corazón de Uchiha Madara y la guerra termino. Pero lejos de finalizar con alegría todo comenzó a oscurecer, Naruto lo logro, trajo de vuelta a Uchiha Sasuke que según se dice acabo con Orochimaru de una vez y para siempre. Toda Konoha recuerda aun ver llegar a Naruto y Sasuke apoyándose uno en el otro, sonriendo como niños. Pocas personas habían visto al Uchiha sonreír como aquella vez. Todo era deleite y felicidad.

Algunos días después, el consejo decidió otorgar perdón absoluto al Uchiha y reincorporarlo como Shinobi de la aldea. La palabra de Naruto tuvo que ver en eso por supuesto. Como también tuvo que ver Tsunade al nombrar al rubio Sannin de la hoja. Era por todos conocido, que al retirarse la Hokage actual, el sexto líder seria indiscutiblemente Naruto Uzumaki. Pero hace 2 meses sucedió la catástrofe. Tsunade estaba en su oficina como de costumbre y una tarjeta de invitación le llego entre los documentos diarios.

“Tsunade Senju. Es un honor invitarla a participar de la boda que se realizara en pocos meses. Como Hokage esperamos su asistencia con ansias. Sakura Haruno y Sasuke Uchiha unirán sus vidas el día………”


La mujer no pudo leer más. Como el estallido de mil papeles explosivos vinieron a su mente las consecuencias de lo que acababa de leer. La Hokage se puso de pie, el terror de un terremoto la sacudía completamente. Shizune frente a ella sintió temor solo de ver el rostro de su maestra. La morocha tomo la tarjeta del escritorio y al leer la soltó como si le quemara.

-¡Dios mío, -grito horrorizada- Naruto!

-tengo que detenerlo- anuncio Tsunade sin convicción.- debo hallar la forma.

“Detenerlo”, nunca una palabra estuvo tan incorrectamente utilizada. Eso era simplemente imposible, era como niños luchando contra un gigante. Tsunade salió corriendo, bajo los pisos de la torre porque sabía que la vuelta de Naruto de una misión era inevitable. Llego a la puerta del edificio, y al salir a la calle lo vio. Naruto parado, con la mirada perdida. Rock Lee lloraba en su hombro escandalosamente argumentando que al fin “su bella flor de cerezo” estaba fuera de su alcance, que se casaba con Sasuke, que……

Naruto acariciaba la espalda de Lee perdido en un mar de pensamientos. Tsunade intento descomprimir la situación al ver que la bestia verde continuaba con la noticia sin darse cuenta que hería al rubio profundamente.

-¡Rock Lee, deja de perder el tiempo! –Acercándose nerviosa- el equipo Gai tiene una misión y deben cumplirla con urgencia.


Lee dejo el llanto por el susto y pidiendo disculpas desapareció por la calle a toda velocidad. Tsunade rodeo con su brazo los hombros del rubio y lo condujo hasta el sillón de su oficina. Naruto se dejo llevar como un autómata, como un cuerpo sin alma. Ella lo condujo hasta el sillón y le dio de beber un pequeño vaso de Sake. Shizune en tanto, cerró las puertas y se encargaría de que nadie los molestara.

-Naruto… cuanto lo siento –susurro la mujer apenada- yo, yo no sé qué……

Naruto se puso de pie. Su rostro parecía de roca sólida. Sin gestos, sin llantos, sin furia. Saco de su bolsillo un pergamino y como si nada malo ocurriera, comenzó a informar sobre el éxito de su misión. Tsunade intento desechar el informe pero el rubio lento, pero seguro, continuo detallando todos los pormenores de su viaje. Finalmente, dejo el pergamino sobre el escritorio y pareció reaccionar:

-¿Sabe algo Tsunade-sama? –Sin emoción- Me siento en paz conmigo. Nadie jamás podrá reclamarme que no puse todo de mi……para logra la felicidad.

-Naruto, no sé qué decirte- apenada- nadie esperaba esto y yo….

-En el fondo, -interrumpió el rubio- yo si lo esperaba. Soy un monstruo, un demonio. Entonces no merezco ser amado. Por eso no tengo familia. Por eso todo lo que me esfuerzo vale un comino.

Tsunade intento abrazarlo, lloraba profundamente afectada por el dolor del muchacho. Pero Naruto giro, evitando el contacto y soltó unas últimas palabras antes de irse del lugar.

-Estaré de vacaciones un par de días.-dándole la espalda- Espero que no le moleste.

-¡Naruto espera! ¡Por dios espera! –grito la mujer


Pero Naruto salió rápidamente por la puerta sin mirar atrás.


///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



Desde ese fatídico día, Naruto Uzumaki se sienta en ese banco de la plaza con una flor en su mano. Conserva su posición por hora, hora y media. Para luego ponerse de pie y desaparecer de la vista de todos. En una noche de lluvia como esta, Tsunade piensa que debería hacer para ayudarlo. Como ingresar a su granítico y hermético mundo de dolor del que nadie tuvo noticias. Llueve torrencialmente y hace frío, Naruto sigue clavado a ese banco esperando la nada misma.

Tsunade no lo soporto mas, uno de sus mejores Shinobi, el próximo Hokage se estaba destruyendo a sí mismo. Un hombre tierno, amistoso, tal vez el mejor que había conocido. La rubia llamo a los ANBU parados en el pasillo, aquellos que custodian su oficina. Les ordeno ir por Naruto a esa inundada plaza. Debían decirle que la Hokage tenía una misión para él. Los ANBU se retiran con la orden de Hokage-sama y también la licencia de que podían retirarse a sus domicilios una vez entregado el mensaje.

A través del ventanal, Tsunade observa a los ANBU correr en la lluvia y avisar de su mensaje al rubio. Naruto asiente y deja como de costumbre la flor en ese sucio banco. Viene hacia la torre caminando sin prisa. Bien podría usar “Hiraishi no jutsu” y llegar en segundos. Pero parece querer sufrir adrede las inclemencias del tiempo. Minutos después abrió las puertas y entro sin pedir permiso. Tsunade ya no le recrimina eso, ni nada básicamente. Hace años que él no la llama “abuela”, hace meses que no le dice “vieja”. Hace meses que no sonríe.

-Estas todo mojado Naruto – susurra la mujer al verlo acercarse.
Naruto se sienta en una de las sillas frente al escritorio. Tsunade se mueve hasta su baño privado y vuelve con una toalla tendiéndosela para que el muchacho se seque. Naruto no se mueve para recibirla, Tsunade suspira comienza a secarle el rostro y la cabeza. El Shinobi reacciona por fin y le aparta las manos a la mujer.

-¿Qué quieres Tsunade? –dice Naruto serio

-¿Qué problema tienes conmigo? –contesto la mujer enfadada

-Ninguno, -sin gestos- solo estoy cansado.

-Es normal, desde hace meses que no paras de hacer una misión tras otra.

-Es mi trabajo

-Pero no es toda tu vida.

-mira quien lo dice –dijo despectivo el rubio

-Esa no es forma de responderme –señalo irritada la mujer

-Tal vez, -admitió cansado Naruto- pero no quita que es verdad.

Tsunade no respondió ¡Por supuesto que era verdad! Ella estaba atascada en su trabajo porque su vida privada había muerto con Jirayja. El peliblanco era su único amigo, su confidente, y por qué no, el único hombre que le había gustado desde su novio Dan hace mucho tiempo.
La historia fatídica de su vida se había repetido. El Jirayja de turno (Naruto) estaba solo y destruido. Mientras que la Tsunade de turno (Sakura) creía en un amor inexistente e insípido como el del Uchiha. Pero Naruto, no era como su padrino, que Kami lo tenga en su gloria, el rubio no se había ocultado su dolor bajo la falda de mil mujeres de una noche. Tampoco era como Tsunade, a pesar de ser Sannin no se había largado a llorar sus desgracias, apostar y a beber como condenado dejando al mundo de lado. Naruto Uzumaki no retrocede a su palabra, había jurado proteger a la aldea escondida entre las hojas y lo cumplía día sobre día.

Tsunade sirvió un par de tragos y alargando un vaso hacia Naruto le dijo:

-La misión que tienes esta noche –seria- es estar aquí conmigo y dejar salir todo lo que guardas desde hace meses.

Naruto alargo la mano y bebió el vaso de Sake como si de agua se tratara.

-¿Dónde está el Naruto que conocí?-interrogo la rubia como si no lo supiera

-Creció, maduro, murió y renació dándose cuenta que no tiene familia, ni amor, ni nada.-respondió duramente.

En los siguientes minutos intercambiaron vasos y bebieron en silencio. Tsunade estaba parada frente a él, apoyada en su escritorio. Naruto, con la cabeza baja bebía sin pestañear. Al fin la mujer hablo nuevamente, era eso o el silencio total.

-Naruto lo que ocurrió…..ni yo misma lo entiendo. Todos pensábamos que Sakura había madurado y se había dado cuenta que………….

-sin embargo yo si la entiendo. –interrumpió el Shinobi

-¿Ah sí? –Respondió incrédula- pues dime.

-Sakura Haruno, como cualquier mujer, no concibe amar a un monstruo.

-¡Eso es ridículo! –se cabreo la mujer

-Nadie puede amar a un demonio. –concluyo determinado.

Naruto se puso de pie y agarrando la botella en el escritorio bebió un largo sorbo. Sus mejillas tenían la coloración de la ebriedad. Tsunade sonrío observándolo con atención.

-¡Un demonio imagínense! –Pensaba la mujer- un hombre de 20 años alto, rubio, musculoso y atractivo como pocos. Poderoso como nadie, pero sensible y amistoso con todos.

Naruto miro de reojo a la líder sin emoción aparente y girando se dirigió a la salida. La rubia intuyo que quería escapar y lo detuvo al escucharlo estornudar.

-¡Naruto espera!-deteniéndolo del hombro- estas empapado y hace frío afuera. Quédate aquí, quítate la chaqueta y la camisa.

Naruto giro y serenamente anuncio:

-¿Acaso no tienes miedo Tsunade?, hay un demonio contigo, a solas. Tal vez…. no estés a salvo.-sonriendo perverso

Algo en sus palabras intranquilizaron a la rubia. Pero el Sake en sus venas produjo un efecto peculiar, descuido.

-Eres muy niñato para atreverte conmigo,-le provoco la líder- estas ebrio y atravesaras un muro si te pasas de listo. –sonriendo

En los ojos de Naruto había algo diferente. Como pólvora a punto de estallar. Emitió un gesto despreocupado, y acto seguido se quito la chaqueta y la camisa. Con la toalla que antes le dio la rubia. Comenzó a secar su torso, suavemente. Tsunade admiro el espectáculo ante sus ojos. 1,80 de perfección masculina. Pecho, hombros y abdomen marcados por el duro e interminable entrenamiento al que se sometía. El rubio parecía haberse olvidado de la mujer frente a él. Solo el accionar de la mano con la toalla que recorría su cuerpo con paciencia.

Era sensual, era encantador, Tsunade pensó que de estar en otra villa. Y de no ser quien era. Tal vez, se hubiera despojado de ser Hokage para convertirse en mujer. Tsunade dejo escapar una sutil mirada de lujuria que para su desgracia, fue captada por Naruto.
La media sonrisa del rubio le indico a la mujer su imperdonable error. Naruto se acerco de frente a ella y alargando el cuello acerco su boca peligrosamente a la de ella.

-¿Qué haces? –fue la respuesta acalorada de la rubia
El gesto perverso del rubio se hizo aun más fuerte al decir:

-cumplo misión, -sonriendo y avanzando- Hokage-sama me ordeno que sacara “todo” lo que guardaba en mi interior.

Tsunade, como acto reflejo lanzo un derechazo cruzado directo al rostro sobre ella. Pero Naruto atrapo el brazo y lo torció sobre la espalda de la mujer girándola. Tsunade intento liberarse pero frente a ella el escritorio le impidió el movimiento y detrás de ella, Naruto sujetaba firme su brazo inutilizando sus esfuerzos. El miedo repentino, la sensación de estar indefensa y el calor en el cuerpo se mezclaron como una solo y dulce sensación.

-¿Qué quieres demostrar? –pregunto excitada

-quiero demostrarte, que es lo que puedo hacerle a una mujer hermosa- respirando cálidamente en el cuello.

-¿Cómo te atreves a faltarme el respeto?-dijo tratando de zafarse

-cualquier otro hombre, no habría tenido esa respuesta- susurro seriamente

-Eso no es cierto –respondió sin convicción

-¿No lo es? –señalo el rubio- De acuerdo, entonces quiero pasar esta noche contigo.

-¡No! ¿Acaso enloqueciste?- se desespero ante la inminente consecuencia- soy como tu abuela, o como tu madre.

-Yo no tengo familia, -dijo duramente- debe ser porque soy un monstruo.

Tsunade sentía desfallecer su resistencia. En su trasero tenia apoyado el duro miembro del hombre y sobre su cuello el cálido aliento comenzaba adormecer su prejuicio. Naruto empezó a besar suavemente el cuello frente a él, lo convino con suaves lamidas al lóbulo de la oreja. Ella no pudo reprimir un tenue gemido que lo alentó a continuar.

-No…..podemos hacer esto –lo intento por última vez

-¿Por qué no? –besando el cuello

-Estamos…….ebrios-gimiendo

-Mucho mejor, -sentencio el rubio- así mañana tendrás la excusa perfecta para encerrarme o matarme.

-No lo hagas –rogó la fémina por última vez

-Lo necesito…..necesito saber, que merezco el amor.

Con su mano libre, Naruto giro el cuello de Tsunade robándole un profundo beso. Conforme la unión de labios se prolongaba, el brazo atrapado de Tsunade perdía fuerzas. El metió por fin su lengua dentro de ella y la rubia se entrego a sus instintos despertando. Naruto la libero y con sus manos la hizo girar para tenerla de frente.

Pese a la unión de labios, y al combate de lenguas que proseguía sin interrupciones, Tsunade puso ambas manos en el pecho de Naruto. Comenzó hacer fuerza tratando de alejarlo. Sin embargo el uso su mano para apartar los brazos de la mujer y tomándola de la cintura la sentó sobre el escritorio. Ella soltó un gemido dando irrefutables pruebas de su excitación. Comenzaba a perder la cabeza, los labios de Naruto eran un manjar que Tsunade jamás hubiera creído poder probar. Una sensación de amor prohibido que elevaba el control de las hormonas por sobre los deberes.

El rubio dejo de atacar la boca para continuar en el cuello. Complemento este movimiento con sus manos desnudando los pechos de Tsunade. Masajeando esos generosos montes arrancaba suspiros y gemidos en la fémina que cerró los ojos para sentirlo sin culpas. Las manos de la rubia comenzaron a temblar cuando la boca de Naruto empezó a salivar sus pechos duramente.

Finalmente, la manos de la rubia se cerraron en los cabellos de su pareja presionando. Dando muestras de su entrega y de su deseo que Naruto continuara lo que tan bien estaba haciendo. Se sentía deseada, se sentía mujer por primera vez en muchos años. Inmensamente halagada que un joven la considerara tan atractiva.

Naruto la cargo de los muslos, llevándola suspendida sobre sus caderas, se sentó en una silla con ella encima. Su cabeza seguía hundida en los pechos endureciéndolos con lamidas y suaves mordidas a los pezones. Tsunade gemía sentada sobre él, movía el cuello en círculos y con los ojos se dejaba hacer. Ella podía sentir debajo suyo, el miembro de Naruto duro como el acero. A través del pantalón, parecía querer estallar por ella. Tsunade agacho su cabeza y volvieron a unir sus labios.

Ambos abrieron sus ojos mirando al otro profundamente. Allí estaba, en los ojos del otro, la terrible soledad que los carcomía peor que una enfermedad. Ella acaricio el torso desnudo de Naruto y levantándose se dispuso a dar el paso definitivo. Se agacho frente a él, clavando sus ojos miel en los del rubio y desabrocho el Jean apartando los interiores en un solo y brusco movimiento. Encontró con satisfacción un importante miembro.

-(el muchacho es bien dotado) –pensó con lujuria la mujer.

Comenzó a lamer con ansiedad, su mano izquierda partió rumbo a su vagina, que estaba muy húmeda y necesitaba atención. La derecha apretó la base del pene frente a ella dejando a su boca la misión de complacerlo. Naruto se agarro del espaldar de la silla y tirando la cabeza hacia atrás mordió sus labios disfrutando la mamada. Tsunade notaba la dureza del palpitante miembro en su poder. Y comprendía que, de seguir así, se correría antes que Naruto sin siquiera llegar a la penetración.
Pero al fin y al cabo, la experiencia estaba de su lado y logro descontrolar a tiempo a su pareja.

Naruto aparto con sus manos la boca de la mujer viniéndose en el piso. Ella sonrío sorprendida de la “consideración” y al intentar pararse se encontró con un Naruto que la tomo de la cintura y la recostó en el escritorio tirando todo a su paso.

Ambos habían olvidado en donde estaban. Olvidaron que cualquiera podía venir pese al horario nocturno. El torrente de pasión lo había borrado todo en sus mentes. Recostada boca arriba, Tsunade fue desvestida con rapidez. Estaba lista para llegar al final, no había duda.
Cuando Naruto estuvo en posición se dio cuenta que ella no necesitaba más juego previo. Estaba húmeda y a disposición. La penetro tomándola de la cadera y un concierto de suspiros y gemidos adornaron la maniobra. El movimiento inicial de Naruto la hizo correrse, pero el continuo y la patente sensibilidad en el interior de Tsunade le hizo perder la cabeza de placer. El vaivén frenético la estaba enloqueciendo.

-Sigue……uummm ¡mas duro! Mmmmnn- le gritaba sin pudor
El continúo penetrándola mas adentro y profundo. Estaba excitado como jamás lo había estado. ¡Que mujer hermosa!!Que diablos importa su edad! Naruto se prometió a si mismo que esa mujer seria suya a partir de esa noche. No permitiría que ningún miedo o prejuicio lo alejaran. Continúo bombeando hasta que ella anuncio:

-¡AAyy dios….creo que…..me corrooooo!

El gruño corriéndose al mismo tiempo, llenándola toda con su semilla hirviendo. Ella uso toda su fuerza de voluntad para sentarse y quedar cara a cara con él. Su conciencia apareció brevemente al decir:

-¡Por dios Naruto….debemos parar….estamos ayy….en un lugar publi….-gimiendo

El la atrajo sin escucharla y guiándola rápidamente se sentó en una silla cercana obligándola a montarlo. La aprisiono de la cintura impidiéndole cualquier movimiento que no fuera el “sube y baja del placer”

-No puedo detenerme, no ahora……..nunca mas voy….a tenerte.-desesperado

Seguidamente ayudo al impulso del cuerpo de ella y logro la máxima penetración. Ambos soltaron un grito sonoro, ella se aferro a la espalda de Naruto enterrando con violencia las uñas en un gemido. Continuaron el mecánico movimiento sin piedad. Naruto lamió los senos de Tsunade excitado. Ella volvió a sentir los amagos de su cuerpo y se inclino a morder el cuello del hombre para contener el grito al correrse nuevamente.

Las 3 horas siguientes las pasaron entre el escritorio, las sillas y el sillón. Ambos cayeron agotados sobre este último y la rubia Hokage se adormeció por la baja de adrenalina.



fin del capitulo
avatar
arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 761
Edad : 33
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por arminius el Sáb Dic 15, 2012 2:03 am

CAPITULO 2: EL PRIMER DÍA:



Spoiler:
Cuando Tsunade abrió los ojos minutos después, Naruto no estaba. Miro a su alrededor, solo sus propias prendas y las cosas tiradas en el desborde de los “hechos” estaban por el suelo. Naruto se había vestido y ya no estaba en la oficina. Tsunade junto sus prendas como pudo y con dificultad fue hacia el baño. Se metió bajo la ducha al instante. Era una costumbre darse un baño antes de salir hacia su residencia. Shizune solía venir más o menos a esas horas para acompañarla. Tsunade pensó que solo debía disimular el descontrol de su escritorio con una supuesta borrachera y asunto arreglado.

¿Qué demonios había hecho? Había tenido sexo con un muchacho. ¡Y para colmo Naruto! ¿Qué hice Jirayja? ¿Qué me paso? Se preguntaba mientras el agua caía como bendición en su voluptuoso cuerpo. Podía oír, a pesar de la ducha, a Shizune en la oficina de al lado arreglando el desastre que había causado. Se sentía sucia, asquerosa. Como si hubiera abusado de una criatura inocente. Pero por otro lado, tenía que admitir que había gozado como loca. Naruto era un arma mortal ¡Y que manos! Parecían tener vida propia por como la había tocado. Pero se reprimió por que ella no debía pensar así. Debía detenerlo, debía…..

De pronto, sintió alguien detrás suyo:

-¿Qué demonios……tu? ¡Que haces no!

-tranquila, -sonrío- le dije a Shizune Neechan que yo te llevaría a tu casa. Luego cerré todo y ordene, nadie vendrá.

-¡Lárgate! –Amenazo Tsunade- esto no….

-¡No! –Contesto irritado- hoy no serás la Hokage para mi –abrazándola- no permitiré que me alejes por tonterías.

-No por favor –suspirando- no más, es…un error.

-El mejor error de mi vida Tsunade –ronroneo metiendo dos dedos en ella.

Tsunade lo golpeaba como podía, pero el espacio escaso le impedía usar a pleno su fuerza. El la arrincono contra los azulejos de la pared y buscaba ansioso sus labios. Ella continúo defendiéndose pero perdía fuerza y convicción a cada segundo.

-estas mojada Tsunade- mirada lujuriosa- lo deseas, admítelo maldita sea.

-no….lo hagas –dijo a punto de perder la cabeza

El la tomo del cuello y le dio un profundo beso posesionándose de sus rojos labios.

-Esta noche, voy a tenerte solo para mi, serás mía –susurro al oído excitado-mañana volverás a ser Hokage y podrás matarme. Pero hoy, yo soy el que manda.

Acto seguido le mordió los labios y alzándola de las piernas la sentó sobre su miembro duramente.

-¡AAAAAhh! –Bramo aferrándose al cuello con ambas manos- ¡Maldito seas que bien lo haces!

El sonrío y comenzó a subirla y bajarla penetrándola por completo. Mordía sus pechos salvajemente y sus manos en las nalgas de ella profundizaban el movimientos de placer. Pronto nada importo, la sensación del gocé y la fricción sobrepasaron los deberes y prejuicios nuevamente. El interior de Tsunade se contrajo al máximo presionando a Naruto a riesgo de exprimirlo. La lluvia de la ducha humedecía sus cuerpos que aun así, no bajaban su temperatura.

Ella tomo entre sus manos el rostro de Naruto y lo beso salvajemente metiendo su lengua ansiosa por robarle hasta el aire. Cada tanto, liberaba los labios para relamerse y amenazarlo:

-¡juro que te matare si la sacas! –le gritaba con desesperación

Gemía como hembra en celo entregándose a sus más bajos instintos. Descubrió lo que ya sabía, que necesitaba un hombre. ¡Pero uno de verdad! Uno que la dominara, que la sometiera obligándola a soltar su fiera interna. Uno que domara el temor a entregarse patente en su corazón. Y Naruto lo había logrado. Con él se había corrido como con nadie. Con él se sentía joven, se sentía única.

Minutos después, Tsunade no soporto mas la tortura y aferrándose a los labios de Naruto se corrió brutalmente. Su cuerpo se ablando, entregado a los brazos de aquel hombre. Estaba a su completa merced. El podía hacer lo que quisiera con ella, incluso matarla, ya no tendría resistencia. Tsunade, con la cabeza apoyada en el hombro de Naruto estaba entre sus brazos. El, sin dejar de sostenerla, froto su cuerpo con una esponja. Lo hizo suavemente, limpiándola como si un objeto frágil se tratara. Ella comenzó a llorar, hacía años que eso no ocurría, pero su desesperación era tal, que simplemente no pudo evitarlo.

-¿Por qué…..me hiciste esto?-susurro al oído del rubio Shinobi

-Por que estaba solo,-contesto seriamente- por que estabas sola.

-¿Y ahora que? –Apenada- se acabo el sexo y te largas.

-No me iré, -serio- si tú lo deseas.

-¡mientes! –Apartándose y golpeando el pecho de él con su puño- como todos, te largaras detrás de otra. –señalo con desesperación.

-Creo que….-serio- me confundes con otro.

Ella lo miro profundamente, esos ojos azules como el mar, puros y llenos de sentimientos.

-Soy una vieja –admitió con crudeza- no importa que me vea así

-Soy un demonio –replico con astucia- no importa que me vea así

Ella se aparto, aun lo observaba sin entender como habían llegado tan lejos. Salió de la ducha, confundida, golpeada, y comenzó a secarse. Había dejado de llorar, el corazón le latía deprisa. Podía escuchar la lluvia a sus espaldas y sentimientos nuevos surgían del abismo de su alma. ¿Acaso había algo más que sexo? ¿Podía darse el lujo de arriesgar el corazón una última vez? Pero su fama de eterna perdedora la atraía a su triste realidad. Por lógica, por estética, por inercia, siempre debía perder.

-Me dejaras, estoy segura. –Dijo al hombre en la ducha- sino es por una misión en la que mueras. Será una niñata que te dará lo que yo no tengo, juventud.

El cerró la canilla y el silencio se hizo presente. Tomo una toalla y cubriéndose de la cintura para abajo salió. Se lo veía pensativo, ¿Molesto? Tal vez……….

-Tsunade ¿sabes lo que iba hacer luego de esta reunión a que me llamaste?

Ella lo miro tratando de adivinar, pero le era imposible, la tensión del momento ni siquiera le dejaba arriesgar.

-hace dos meses, le dije a Sakura que al volver de una misión, -anuncio- la esperaría en la plaza para decirle algo muy importante. Ella me sonrío y dijo que podría resarce por su turno en el hospital. –Sonrío irónico- y yo, como un imbécil, le dije: “Te esperaría en esa plaza hasta dos meses”

Tsunade miro sorprendida, era ese el motivo de Naruto para estar todas las noches bajo la lluvia. Sin embargo, eso no contestaba la pregunta inicial. ¿Qué haría después de la reunión?

-Lo que yo iba hacer, -dijo el rubio con dolor en la mirada- era dejar una carta de despedida sobre la mesa de mi habitación, y acto seguido, me enterraría una kunai en el corazón- haciendo el gesto con su mano

-¡No! –Grito Tsunade como si lo fuera hacer justo en ese momento- ¡estás loco!

Ambos apoyaron la frente en la del otro. El silencio volvió a ganarles, ambos tenían que decidir cosas demasiado importantes para hablar sin pensar.

-Crees….-susurro por fin la mujer- que lo que ocurrió aquí, ¿cambia algo?

-Si tu lo permites, -sentencio- quisiera…intentar algo.

-No Naruto, -sonriendo apenada- somos de edades diferentes, de mundos diferentes.

-Tienes miedo, lo comprendo, te han lastimado y dejado sola, por eso temes.

-No, no es por eso (si es por eso) –dijo la mujer

-¿Tsunade, hace cuanto tiempo me conoces?

-Años –contesto sin pensar

-¿Y en ese tiempo a cuantas mujeres he perseguido?

-solo a una –contesto como algo obvio

-¿Y cuántas veces he faltado a mis promesas? –tomándola del rostro para que lo mire

-siempre cumples, -suave sonrisa- lo que prometes.

-Entonces, sabiendo eso de mí, -anuncio Naruto- te prometo ahora, que solo estaré detrás de una sola mujer. –sonriendo

-¿Por qué yo? –pregunto aun sin creerlo

-Por que eres la única, que me vio ese banco, bajo la lluvia –acariciándole el rostro

-¿Sabes que nadie aceptara esto no? –acariciándole el vientre

-¿Quieres que todos lo sepan? –Serio- ¿Eso quieres?

-Esto es una aldea Shinobi, tarde o temprano….

-No me importa, estoy solo, estás sola. No hacemos daño a nadie. Además, cuando te aburras de mi podrás decírmelo –sonriendo

Ella sonrío y le dio un suave beso en los labios. Pero los ojos miel revelaban su falta de convencimiento en esta posibilidad de ser feliz.

-¿Qué pasara en unos años? –Interrogo seriamente- Aunque me vea así, mis energías desaparecen.

-Diría, por lo que hemos hecho- mirada perversa- que tienes demasiada energía.

-Pervertido- mirada traviesa, agarrándolo del miembro- estas “duro”, a pesar de todo lo que me hiciste.

-¿Qué quieres de mi? –Señalo mordiéndose el labio- Estoy solo, con una mujer espectacular completamente desnuda. “Narutito” se alegra con facilidad.

-Pero yo tuve un día largo y estoy agotada- sonriendo perversa- ¿Qué vas a hacer al respecto?

-primero, pedirte que me sueltes, tus manos solo enojan a “Narutito” –excitado

-¿Ah sí? –Dándole un beso corto en los labios- ¿Muy enojado se pone?- relamiéndose

-Luego me daré una ducha fría –suspirando- y luego…..

-¿Y luego que….-meneando a “Narutito”-

-luego, saldré de cacería je je.- Sonriendo

-¿Qué dijiste?- apretando con fuerza, venita en la frente

-¡Auchhh! Es broma, es broma je je.

-Desde ahora, -agachándose lujuriosa- yo solamente me ocupare de “Narutito”.

-Seria….-gimiendo- lo…….mejor. Mmmnnn.



///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



Al día siguiente en la mañana, Shizune corría a casa de su maestra. Se había quedado dormida y sabia por costumbre que sin ella, Lady-Tsunade no se presentaría a la oficina. Grande su decepción al comprobar que la rubia Hokage ya no estaba en su residencia. Shizune supuso que su sensei andaría esquivándola el resto del día para no ocuparse del papeleo. Lamentablemente, alguien debía ocuparse los asuntos de la oficina y por desgracia debía ser ella.

Media hora después abrió la puertas de la oficina del Hokage y casi de cae de espaldas. Allí estaba, detrás del escritorio, ¿trabajando?

-¿Tsunade-sama?

-así me nombraron mis padres según entiendo –contesto burlándose y sonriendo

-Pero…yo….usted…perdone la pregunta…¿Qué hace aquí trabajando?

-Bueno….como Hokage, es mi función según me has dicho hasta agotarme. –sonriendo

Shizune se creía presa de un Genjutsu pero dejo pasar los comentarios que se le ocurrían para concentrarse en el escritorio. Los documentos que ella solía llenar en remplazo de su maestra estaban ya terminados. Había un gran ramo de rosas en un florero y la botella de Sake que debía, por costumbre estar vacía, estaba aun sin abrir.

-¡Que lindas flores Tsunade-sama! ¿Son para usted? –pregunto la morocha curiosa

-No lo sé,- respondió la rubia girando su silla, ¿sonrojada?- Creí que..Tú las habías traído.

Shizune la conocía demasiado para saber que mentía. Seguramente algún hombre había sucumbido a los “encantos” de la quinta. Pero lo extraño para Shizune, era que por primera vez ella había conservado el regalo. Generalmente los mandaba a tirar diciendo que eran cursilerías baratas. Shizune observo con cuidado a su sensei, noto en los ojos color miel un brillo especial. ¿Qué buena noticia la había puesto así? Estaba radiante, hermosa siempre había sido, pero sus amplias sonrisas el día de hoy la hacían tremendamente atractiva.

-Tsunade-sama ¿Alguna noticia la tiene así de contenta?

-¡Claro que sí! –Respondió gratamente- ven a ver.

Ambas se acercaron al ventanal. El sol radiante dominaba la mañana de Konoha como hacía días no ocurría. Shizune buscaba con ansiedad y no encontraba nada diferente.

-No entiendo sensei, ¿A dónde debo ver?

-El día Shizune, hermoso sol como hace tiempo no tenemos.-sonriendo

La morocha cada vez entendía menos. Pero había aprendido que la insistencia sobre ciertos temas producían en Tsunade el enojo al que tanto le temía. Así que se limito a sonreír y a estar atenta para descubrir cuál era la “verdadera” razón del cambio de ánimo en su irascible maestra.

La rubia le indico a su asistente que convocara a los 5 equipos designados desde el día anterior para asignarles misión. Shizune se retiro y Tsunade pudo respirar nuevamente. ¡Maldita sea! Que difícil era contener la alegría que la rondaba. El corazón le explotaba como a una jovencita. Se sentó detrás de su escrito y se quedo mirando embobada las rosas. Solo podía pensar en una cosa, en cuanto tiempo pasaría hasta volverlo a ver.


fin del capitulo.
avatar
arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 761
Edad : 33
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por el santo pegaso el Sáb Dic 15, 2012 8:58 am

Muy bueno, veremos si tsunade no se tirara para atrás, ya que a pesar de lo que paso aun tiene muchos temores y dudas, esperemos que esta vez naruto y narutito, pueden conseguir la felicidad, y claro que no todo sera color de "rosas" ya que a penas salga a la luz, sera un gran escándalo y mas contando cierta persona no, esperemos que naruto les deje las cosas bien en claro ya que el al igual que ella ya eligió un camino, en el cual ella no esta.

Hace días me venia acordando de un fic, que había leído, pero solo me acordaba una partes y leyendo nuevamente el fic, me doy con la grata sorpresa que esa escena que recordaba pertenece a este fic, solo recordaba que naruto estaba en una plaza esperando por cierta persona pero esta jamas llego, lo que se me hacia difícil saber a que fic pertenecía jejeje, pero me alegro volver a leerlo.

_________________
El santo pegaso
Muchas gracias When, te quedo de 10 XD.
Llevamos en Linea 1886 días junto a vos. NaruSaku v2.0
Somos 1409, fans NaruSaku.
El ultimo usuario/a registrado es .sakura., bienvenido/a.
Dom Oct 22, 2017 1:54 am
avatar
el santo pegaso
Moderador
Moderador

Masculino Mensajes : 1981
Edad : 87
Localización Con tu novia... y tu hermana
Nakus 75840

Ver perfil de usuario http://pepe-de-pegasus.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por X-Predator el Dom Dic 16, 2012 5:04 pm

Excelente trabajo bro, lastima de lo que paso el rubio porque Sakura eligio a ese emo, solo espero que Tsunade y el rubio encuentren la felicidas juntos, espero ver pronto la conti de esta pareja poca vista, nos vemos Cool
avatar
X-Predator
Novato
Novato

Masculino Mensajes : 44
Edad : 30
Localización Soportando a la bestia de mi hermana...no me pregunten el porque
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por Hawk el Lun Dic 17, 2012 2:34 am

este fic lo raro esque no me lo lei en el anterior foro xDD
ya que esta pareja también me gusta a su modo xDD

me lo e leido del tiron y me a gustado mucho(como viene a ser habitual en tus trabajos) xDD lo unico malo que le pongo es lo de Sasuke nada mas.

ya quiero contiiiiiii :3
avatar
Hawk
Genin
Genin

Masculino Mensajes : 175
Edad : 23
Localización defendiendo el abismo de helm con Gimli..Llevo 25!!!
Nakus 1900
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por arminius el Mar Dic 18, 2012 2:32 am

CAPITULO 3: “EL QUE DIRAN”


Spoiler:
Algunas horas después, y luego de haber otorgado misión a 4 equipos. Llego a la oficina de Tsunade el quinto de ellos. El equipo “Kakashi”, desde el fin de la guerra, estaba compuesto por Sai, Sasuke, Sakura y el mismo ninja copia. Desde que se supo del compromiso de Sakura con el último Uchiha que Naruto ya no formaba parte de ningún equipo. Su categoría lo ponía como el mejor elemento y siempre actuaba en soledad.


Kakashi, en los meses pasados, compartió un par de entrenamiento con el rubio. Pero jamás le menciono el tema obvio que lo alejaba y deprimía. Sasuke no volvió a hablar con Naruto. Por que comprendió que un par de palabras no cambiaria el hecho de que Naruto, lo considerada un “enemigo” por haberle arrebatado a Sakura.

Sai, manteniéndolo en secreto del resto, era quien lo frecuentaba mas seguido. Era con el único con quien Naruto había hablado y llorado por su amor perdido. Sakura en tanto, continuaba en su mundo particular. Estaba triste y preocupada por la lejanía de Naruto. La noche que debía verlo en la plaza, recibió la propuesta de matrimonio por parte de Sasuke. Su mente olvido cualquier otra cosa y con esto, destrozo un corazón que latía por ella desde siempre. Extrañaba sus risas y su “amistad”. Sasuke no era el mejor en comprenderla y mimarla. Lo que acentuaba mas el espacio vació dejado por Naruto.

Cuando Tsunade les hubo dado misión, Sakura les dijo a sus compañeros que los alcanzaría en un momento. Debía hablar con su maestra:

-Tsunade-sama, ¿Ha visto a Naruto últimamente?

-Lo he visto si, -fingiendo distracción- realiza muchas misiones y lo veo con frecuencia.

-estoy preocupada por el- triste- hace meses que no me habla y eso no es normal.

-tal vez estuvo ocupado, supongo que es por eso.

-pero ni siquiera lo veo en el hospital –continuo Sakura- Ino me dijo que lo curo varias veces y yo nunca lo veo.

Algo comenzó a agitarse en el interior de Tsunade. Era temor, la noche anterior había encontrado un nuevo motivo para sonreír. Y ahora venia esta niña. Sakura Haruno, la única mujer que podía quitarle esa felicidad, y comienza a preguntar por Naruto. Esto estaba mal, esto no podía ser.
¿Celos? ¿Rival de una niñata? Era increíble.

-Sakura tienes una misión que cumplir, -tratando de mantener la calma- haz tu trabajo y ya. Si Naruto no se acerca a ti, debe ser por que tiene sus razones.

-¿Qué quiere decir con eso? –Histérica- siempre hemos sido amigos y………

-¡Ya basta!-bramo la líder-¡si no sabes lo que pasa por ti misma, de nada vale que alguien más te lo diga!

Sakura salió acobardada, no comprendía el enojo de su maestra. Pero extrañaba a Naruto y solo una persona que estaba ocurriendo. Una que nunca le mentiría, Ino. Detrás del escritorio, Tsunade estaba furiosa. ¿Qué derecho tenia Sakura de acordarse ahora de Naruto? No podía ser, simplemente había elegido y ahora no había marcha atrás. ¿O si la había? ¿Qué pasaría si…ella se da cuenta…? ¡No, simplemente no puede ser!- se reprocho mentalmente la líder- ¿Cómo es posible que yo….Tsunade Senju, una mujer hecha y derecha, este metida en este lío?


///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Unas semanas después, dos equipos realizando misión pidieron refuerzos. La Hokage envió a Naruto por ellos y el rubio uso la invocación de los sapos para llegar rápidamente. El resultado fue el de siempre, sin bajas, misión cumplida, y Naruto a salvo. Pero al hospital fueron a parar varios de los rescatados. Naruto llego cargando con sus clones a tres de ellos. Ino y Shizune se abalanzaron sobre los más graves. Pero la pelirosa, que quería acercarse a Naruto, noto una herida profunda en el vientre del rubio Shinobi e intento atenderlo.

-¡Naruto estas herido!- poniendo su mano en el hombro- Ven conmigo a mi oficina y deja……..

-no me toques –dijo apartándole la mano- mira a tu alrededor. Soy el más sano aquí.

En esos momentos, tres clones de Naruto acercaron a otros dos ninjas malheridos. Sakura lo miraba dudando pero asintió al ver a Tsunade entrar por las puertas del corredor. Aunque Naruto en efecto tenia razón (el era el menos grave) Sakura no dejaba de recordar que hasta hace algunos meses Naruto se dejaba atender solo por ella. Incluso haciendo berrinche si otro medico se le acercaba.

El rubio se acerco a Tsunade y cubriendo la herida en el vientre con su chaqueta comenzó a informarle los detalles de la misión. Sakura cerró las heridas del paciente junto a ella sin dejar de mirar a Naruto. Termino su trabajo y cuando comenzó a acercarse para escuchar lo que Naruto y Tsunade hablaban. El rubio empezó a tomarse la cabeza y tambalearse mareado.

Tsunade lo sostuvo asustada y lo guió a una oficina cercana. Sakura corrió hacia ellos con el corazón en la boca y su maestra, al verla venir, le grito:

-¡Sakura, ocúpate de tus asuntos!

-algo no esta bien –pensó la pelirosa.

Tsunade la alejaba de Naruto. Era raro, sobre todo por que la Hokage siempre había colaborado para que se mantuvieran juntos durante los años pasados. Debía averiguar que ocurría, debía recuperar a su amigo.
Tsunade puso el brazo de Naruto sobre sus hombros y llevándolo, lo acostó en una camilla. Allí en el vientre estaba la herida. Puso sus manos sobre la abertura y un chakra verde surgió para dejar sana la zona. El la miraba sonriéndole suavemente, mientras recibía en silencio sus reprimendas por lo descuidado.

-estas envenenado tonto – le decía- por eso sudas frío. Tienes que tener precaución y….

-ya, Tsunade –sonriendo- no me hagas sentir peor.

Ella desvió la vista contando hasta 10. Le irritaba esa actitud de “hombre invencible” que el rubio solía adoptar. Pero le alegraba verlo bien, hacia poco que “estaban juntos” y ya parecían años. Ella busco una jeringa y la preparo para aplicar el contraveneno. Naruto observo la aguja y medio asustado dijo:

Prefiero sudar frío.-levantando las manos

Ella sonrió divertida y se inclino cerca del rostro dándole un buen espectáculo de sus pechos.

-solo….piensa en algo interesante –susurro traviesa.

-estoy viendo dos cosas muy interesantes –mirando fijo- pero no se que tiene que ver con……

-listo –sonrió alejándose

-¿ya esta? –sorprendido, mirando su brazo

Tsunade se alejo y tirando la jeringa busco unas gasas y vendas para terminar la curación. Mientras lo hacia, le dijo:

-parece que estarás un par de días fuera de misión.

-¿en serio doctora? –Dijo sonriendo- pero creo que estoy muy ¡AAAY!

Tsunade había apretado la zona que debía vendar y traviesa susurro:

-Hokage-sama piensa que usted necesita relajarse. Así que, esta “obligado” a dos días de descanso.

Naruto sonrió medio acalorado por las manos amistosas en su abdomen.

-no suelo pedir esto a las doctoras –mirada perversa- pero creo que….-levantándose- necesito un beso de unos rojos labios para salir del peligro completamente.

Tsunade, ante la encantadora propuesta, olvido en donde estaban, olvido “el que dirán”, olvido sus miedos y acercándose fundió sus labios con ternura al hombre que comenzaba a ganarle el corazón. Pero el rubio la rodeo entre sus brazos y la atrajo aun mas profundizando la unión. Ambos cuerpos comenzaban a elevar su temperatura, pero la mujer se separo por que sabía que Naruto era muy capaz de hacerle el amor allí mismo. Aunque el hospital estuviera lleno de gente. Al separarse, Tsunade fijo sus ojos color miel en su pareja y susurro amenazante:

-mas te vale que nadie, mas que yo, reciba estos pedidos.

-eres celosa –sonrió perverso- me agrada. Pero esta noche iré a visitarte. Y entonces….no podrás detenerme.

-¿Y crees que te lo permitiré? –Contradijo traviesa- ¿crees que me dominas? (claro que me “dominas”, rico)

-en realidad, me gustan las mandonas- dijo dándole un corto beso.

Lamentablemente para ellos, a través del vidrio de una de las puertas. Sakura observo con lujo de detalle todo lo ocurrido. Su cara de espanto fue detectada por Ino, también en el pasillo. Acto seguido, la pelirosa salió corriendo del hospital desesperada.


//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Sakura corrió fuera del hospital por la calle y a toda marcha. Huía, en la tarde-noche como escapando de su muerte. Ino la persiguió, bastante sorprendida y asustada de una reacción tan desesperada. Sakura llego bajo un árbol de cerezo que decoraba con sus pétalos el césped a su alrededor. Lloraba devastada por la visión dentro de esa oficina. La cara de felicidad de Naruto ¡Se besaron! ¡Con Tsunade-sama! Lanzo un terrible puñetazo que perforo el tronco del árbol. Su frustración era terrible.


-¡¿Frentezota que demonios te pasa!? –grito la rubia alcanzándola - ¡me asustaste mujer!

Sakura sollozaba sin saber como controlarlo.

-¿Fue Sasuke? –Intento adivinar la rubia- ¿Qué te hizo ese idiota?

-Na….ruto- dijo como pudo la rosa

-ah Naruto, -asintiendo- ya decía yo, venga no te preocupes por el, ayer mismo lo vi y….

-¡¿Y que?!

-¡Sakura escúchame! –Irritada- ignoro por que estas así. Pero ayer me alegre por que vi a Naruto en el hospital y se lo veía muy contento. Entonces pensé….

-el esta con una mujer –interrumpió seria

-¿Cómo lo supiste? Yo lo intuía, pero no pude sacarle de quien se trataba porque….

-¡Yo lo vi! -Grito Sakura desesperada

Ino se entristeció, ella siempre había dicho que su amiga tenía amor en el corazón por Naruto. Fue la que mas se sorprendió, con el anuncio de compromiso ocurrido hace un par de meses. Pero nobleza obliga, tenia que decirle a Sakura lo que pensaba de su “decisión”

-¿Y que querías Sakura? ¿Que se quedara para vestir santos?- meditando- seguramente Hinata Hyuuga al fin lo atrapo y………

Sakura negó con la cabeza furiosa.

-¿no es Hinata? –Sorprendida- ahora si que no se que pensar. Ji ji. Que curiosidad me agarro.

-¡Es con la Hokage! –grito Sakura

-con….con…con Tsunade-sama? –con la boca abierta.

Sakura asintió, tenia que dejar que Ino “deglutiera” al información.

-¿Tsunade Senju? ¿La rubia? ¿La de pechos enormes? –disparo Ino aun sin creerlo

-¡Siii, maldición! ¿Cuántas Tsunades conoces?

-es que….que no puedo creerlo- ojos abiertos

-¿Cómo fue capaz? –pregunto Sakura rendida a la frustración

-¡Esto es…..magnifico!- sentencio la rubia- Naruto alegre y Hokage-sama sin rabietas. ¡Todo de un golpe!

-¿Qué dijiste? –Agarrándola del cuello- (¡no puedo creer que sea tan cerda!)

-Eeeyy espera –levantando las manos en alto- tranquila que yo no tengo la culpa.

-¿como pudieron? –Limpiándose la lágrimas- es……enfermo.

-¿Perdón? –Dijo Ino soltándose- ¿Qué problema tienes tu, con esto?

-¿Cómo que problema tengo? –Furiosa- ¡esto esta mal!

-¿sabes algo Sakura? –Triste- durante los dos meses pasados yo he curado a Naruto cuando volvía de sus misiones. Y si no ha muerto, ha sido solo por que Kami así lo ha querido.

-Pero yo….

-¡Déjame terminar! –Suspirando- me jure, y le jure a Naruto no hablar…..pero me puedes definitivamente. Naruto Uzumaki te ha amado, como creo nadie mas lo logre. Hizo de todo para que lo aceptes. ¡Doy fe! Pero tú, igual te vas a casar con Sasuke. ¿Te preguntas por que no has visto a Naruto en meses? Solo recuerda hace cuanto estas comprometida con Sasuke y descubrirás el problema.

Ino se dio vuelta para irse pero volteo y dijo:

-Por mi parte, me alegro verlo sonreír de nuevo. Shikamaru me contó que Naruto estuvo a punto de cometer una locura.-suspirando- si Tsunade-sama, es el motivo de su alegría……cada quien es feliz como puede.


Ino regreso al hospital tranquilamente. Pero su mente volaba, era un mar de dudas y sentimientos encontrados. Aun le dolía recordar los ojos sin vida o esperanza de Naruto. El rubio, hasta hace unos días, era un muerto en vida. Avanzando y caminando por inercia, pero carente de emociones. Sakura lo había matado, con su entupida decisión de casarse con el “gélido” Uchiha lo había matado.

Sin embargo Naruto estaba vivo, sonriente, activo y lleno de energía. Tsunade Senju, una mujer madura pero hermosa lo había salvado. Ino jamás juzgaría a nadie por su búsqueda de ser feliz. Ella sabia de muchos hombres homosexuales que ocultaban sus gustos por el famoso “que dirán”. Lo que le preocupaba de sobremanera, era que tanto Naruto como Tsunade ocupaban cargos muy importantes en la villa.

Tarde o temprano el consejo de ancianos se enteraría de la relación. Esos viejos podridos siempre se opusieron a la quinta. Y tal vez, encontrarían la excusa perfecta para destituirla. Además, había un factor con el que nadie contaba. Ino casi podía oler los celos de Sakura. Esa corrida, ese llanto, esa desesperación. Solo podían significar que su amiga había comprendido por fin, cuanto quería a Naruto. ¿Cómo actuaría la pelirosa? Era un misterio que solo Kami podía responder.


/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Tsunade salió de la oficina sonriente y acalorada. Naruto había quedado reposando algunos minutos en la camilla. La rubia observo a Shizune con varias carpetas de informes en sus brazos y se preparo para volver al trabajo.

-todos los heridos están estable Tsunade-sama –señalo Shizune- me falta saber de Naruto.

-Naruto esta bien –dijo sonriendo la líder- (Y no sabes cuanto)

-parece que el buen animo la persigue maestra –señalo sonriendo la morocha- ¿A que se debe?

-asuntos personales –dijo mirándola seria- ocúpate de tus labores Shizune. Pero tienes mañana libre. Ve y diviértete, búscate un hombre, descansa. –sonriendo

Shizune se quedo helada viendo irse a su sensei por el pasillo. Realmente algo extraño ocurría. Y ella debía averiguarlo.


//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Sakura no regreso al hospital, camino por la aldea sin rumbo, su corazón y su mente estaba perdido. ¿Qué le ocurría? ¿Acaso le daba tanto asco la relación de su maestra con alguien ten joven? No, no era eso. Era Naruto.

Solo por que se trataba de Naruto, que esta situación la había puesto histérica. Tsunade se estaba posesionando de las sonrisas de Naruto, de sus miradas, de sus abrazos, de su calor. Era Tsunade la que ahora tendría siempre alguien que la consuele y al cubra de mimos.

Sakura entendió cuanta falta le hacia todo lo que el rubio le había dado por años. Cometió el error de darlo por sentado. Se equivoco en pensar que podía tenerlo todo. Recordó que Ino le advirtió que esto pasaría si aceptaba casarse con Sasuke. Que Naruto ya no estaría para ella, que no estaría por ella.

Los celos comenzaron a comer su moral. Comenzó a trazar planes para separarlos. Se dijo a si misma (para acallar su conciencia) que esto lo hacia por el bien de Naruto. Por que el consejo no permitiría que el rubio fuera Hokage si se enteraban de la enfermiza relación. Sakura se dijo que ella estaría para consolarlo, para hacerle ver su error en creer esta relación con una vieja.


//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Algunas horas después, Naruto Uzumaki caminaba rumbo a Ichiraku. Una antigua costumbre que no desaparecía pese al paso del tiempo. Comer algunos tazones de ramen, era sentir la felicidad rondar su corazón. La noche estrellada lo acompañaba sin dificultades a la vista. Se cruzo con Konohamaru y su equipo invitándolos a cenar. Al rato, Kakashi y Sai se unieron a la comida.

El anciano cocinero se encontró con su local bastante concurrido y un Naruto más que feliz. Todos podían notarlo, el hiperactivo rubio había regresado después de meses en la oscuridad.
Al mismo tiempo, en una de las calles cercanas al puesto de comida. El anciano Koharu caminaba seguido de su escolta regresando a su residencia. Observo el bullicio en el local de ramen. Observo y escucho un brindis en honor al Sannin allí presente. Claramente pudo razonar que Naruto Uzumaki era el candidato numero 1 a ser el próximo Hokage.

Se conocía que estaba soltero, eso reportaba ciertas ventajas de cara al futuro. Koharu evaluó que podría realizar una reunión secreta con el resto del consejo y los clanes adictos. Podrían lograr un matrimonio arreglado y elevar a Naruto como sexto Hokage.
Tsunade Senju ya no obedecía al consejo, era menester reemplazarla por alguien joven que se deje “guiar”. Por eso Koharu planeo una reunión secreta. Debían evaluar a las candidatas para formar el clan Uzumaki.


Naruto se despidió de sus amigos en Ichiraku y partió a su departamento. Aun no podía y no quería apartar de su rostro la sonrisa latente. Todo su mundo había dado un vuelco en pocas semanas. Se sentía completo, amado, respetado y sobre todo, que alguien lo necesitaba. Naruto sabía que Tsunade lo necesitaba. Aunque la mujer no quisiera admitirlo, lo necesitaba aunque se resistiera a estar junto a el.

Desde la primera noche en la oficina, el rubio prácticamente noche de por medio había dormido con ella. Simplemente se colaba a la casa de líder por las noches y terminaban haciéndolo hasta la madrugada. Tsunade aun oponía cierta resistencia al comienzo, pero luego se entregaba como loba en celo. La mujer susurraba cosas como:-“esto esta mal”, “nadie lo aceptara”, “debemos parar”.

Naruto solo respondía con besos y caricias arrolladoras. Los prejuicios para alguien como Naruto eran cosas de risa. Toda la vida fue apartado y maltratado por ser el “jinchurichy del kyuubi”. ¿Qué diferencia habría en este caso? El rubio continúo pensando estas cosas hasta llegar a su departamento. Se daría una ducha, se cambiaria de ropa, y pasaría el resto de la noche en casa de la Hokage.

Al llegar a la puerta, sentada junto a su entrada, estaba Sakura Haruno. Ella lo miro sonriente, se puso de pie y espero que se acercara. Naruto no le dedico ni una mirada. Simplemente saco sus llaves del bolsillo y abriendo su puerta se dispuso a entrar.

-¿Vas a seguir evitándome? –susurro apenada la chica

El se detuvo y mirándola sorprendido le dijo:

-¿Qué se le ofrece a Haruno-san?

-¿Por qué me hablas así? –dijo como si no supiera

-bueno….-fingiendo una sonrisa- aun no se ha casado según entiendo. Supongo que cuando lo haga, será “Uchiha-sama”.

Sakura se sintió golpeada como con una cachetada. Las palabras neutrales de Naruto traían una carga poderosa de veneno. Como armas preparadas hace mucho.

-te estas portando como un niño inmaduro- dijo tratando de herirlo- somos amigos desde siempre y tu por ese asunto arruinas….

-supongo que por eso fuimos “amigos” tanto tiempo –interrumpió serio- tu necesitabas a alguien para culpar por tus errores, y a mi no importaba recibir esas culpas con tal de estar a tu lado. –Sonriendo irónico- Pero las cosas se acaban Haruno-san.

-¡Naruto deja de decirme así! –Irritada- te has alejado de mí por lo de Sasuke y resulta que ahora me entero….

-¡Ah! Era eso,-comprendiendo- seguro vienes a decirme que lo que hago esta mal no? No se, -dudando- tal vez me digas que es inmoral, o enfermo. Pero sucede, Haruno-san, que mientras el “monstruo” estuvo solo y muriendo de amor. ¡Nadie volteo verlo! Cada quien siguió su vida mientras el “demonio” esperaba la hora de morir.

-Naruto perdóname, yo…no creí..-lagrimeando

-no llores Haruno-san, -dijo burlándose- no dediques tus lagrimas a Uzumaki Naruto. Mejor resérvalas para cuando seas la esposa de Uchiha.

-¿Cómo puedes hablar así de Sasuke?

-Por que mi “amigo”, solo quiere un vientre para revivir su clan. –Dijo crudamente- entonces pudo elegir a cualquier mujer para ese propósito. Pero te eligió a ti, ¿Sabes por que? Para dañarme a mí. El idiota cree que encontrara nuevo sentido a su vida confrontándome.

Sakura lloraba sin responder. Cada palabra del rubio la atravesaba como lanza.

-Prometiste….siempre estar a mi lado –dijo por que solo eso se le ocurrió

-y lo cumplí, aunque me costo el corazón- contesto con dolor- pero fuiste tu, la que decidió alejarme a mi. ¿O que pensabas? –Dijo elevando la voz- ¿creías que seria tu paño de lagrimas eternamente? ¿Pensaste que seria el “padrino” de tus Uchihas?!¿El payaso que te divierte mientras le das tu amor a quien no lo merece?!

Sakura se abrazo a si misma y no respondió. Uno tras otro, los dardos habían acertado en el blanco. Naruto Uzumaki no se compadeció, muy dentro suyo el corazón lo mataba. Pero por fuera, su rostro y sus gestos eran granito.

Lo siguiente fue que, el Sannin entro a su departamento y cerro la puerta tras su ingreso. Sin despedirse, sin compadecerse, por primera vez salvaje y cruel. Sakura Haruno había sido el amor de su vida. Pero ahora también, había despertado lo peor de el.

Naruto, en la oscuridad de su departamento lloro como un niño. El veneno en su corazón era tan doloroso. Sakura en cambio se sentó durante horas cerca de esa puerta. Lloro por que no sabia que sentir. Aunque en el fondo de su alma, comenzó a comprender que el resto de su vida no seria la misma sin Naruto.




fin del capitulo
avatar
arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 761
Edad : 33
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por arminius el Mar Dic 18, 2012 2:33 am

CAPITULO 4: CONFRONTACION.

Spoiler:
Tsunade regreso a su residencia. El día de trabajo había concluido. La mujer sonreia, mientras cocinaba una cena ligera antes de “dormir”. Parecía un sueño. Antes de estar por primera vez con Naruto. Sentía todo el peso de su edad a cada paso. El tedioso trabajo de oficina, lo interminables problemas que surgían en Konoha, las irritantes apariciones del consejo a fastidiar.

Pero ahora, todo se veía diferente, a cada problema una sonrisa. Naruto había arrasado con su pasión todo vestigio de tristeza en la mujer. Ella entro a la ducha (luego de cenar) y la ansiedad comenzó a ganarle. ¿Cuándo aparecería? ¿Acaso entraría a la ducha con ella? ¿Llegaría justo cuando se acostara en la amplia cama? ¿Aparecería en la oscuridad de la habitación para llenarla de luz?

Finalmente Tsunade, en ropa interior, se recostó a esperarlo en la cama. La comedia que ambos habían repetido noche tras noche era casi necesidad. El llegando, ella simulando enfado e intentando echarlo. El sonriendo y tocando en donde debe, y ella cediendo a lo que sabia requería como el aire.

Pero esta noche no pasaría, espero horas enteras antes de dormirse con la hiel de la ansiedad. Todos los celos, los prejuicios, las estúpidas razones envenenaron su mente. De pronto se dijo que el ya no vendría. Seguro se había aburrido, seguro estaba con otra, seguro……..
El sueño termino, se dijo Tsunade, otra vez la soledad. Otra vez llegar a casa para esperar otro día de tedioso trabajo, otra vez……la desesperanza.


/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Al día siguiente Naruto salió de su departamento con una seriedad de muerte. Era increíble, pero la breve charla con Sakura le había absorvido toda la felicidad acumulada por días. Ni siquiera tubo ganas de ir a la casa de Tsunade. Si bien sabia que la mujer se enfadaría con el, no tuvo fuerzas para ir por ella. Por eso al sol del nuevo día, tendría que soportar su regaño y cortejarla como siempre.
Al llegar a la torre Hokage se encontró con Shizune aterrada saliendo del despacho de su maestra:

-Naruto-kun –dijo apenada- no creo que sea buena idea ver a Tsunade-sama hoy.

-¿tan grave es?

-si –confirmo Shizune- esta furiosa como hace años no la veía.

- me arriesgare –dijo serio el hombre

Shizune lo miro como teniéndole lastima y salió casi corriendo a cumplir los múltiples encargos de su maestra. Cuando Naruto entro por las puertas tuvo que atrapar el florero que solía estar sobre el escritorio. El objeto había ido directo a su cabeza, y solo sus reflejos increíbles habían evitado el golpe.

Tsunade estaba “en llamas”, vena hinchada en la frente, ceño fruncido y mortífera expresión en sus ojos miel. Naruto avanzo con seriedad, ella rodeo el escritorio y brazos “en jarra” lo espero mascullando rabia. El rubio hizo un rápido movimiento con sus manos y una ventisca cerro las puertas detrás suyo. Naruto coloco el florero en una mesa ratona cerca de los sillones y sin más dilaciones se paro frente a la mujer. Se mantuvo serio, sin emitir ningún gesto de culpabilidad que tan ávidamente ella estaba buscando.

De pronto, un terrible cachetazo. El lo vio venir pero no lo esquivo. Volvió a mirarla y recibió otro. No se movía, no se defendía, ella comenzó acongojarse. Su dureza flaqueo y acercándose lo abrazo. El correspondió el abrazo suavemente, como tocando algo muy frágil

-Lo siento Hime, -susurro al oído de la mujer- no tubo que ver contigo.

-no me…mientas, -abrazándolo mas fuerte- dime por que no…..?

-antes de contarte, -dijo mirándola a los ojos- necesito esto.

El rubio la tomo con ambas manos del rostro, y apoyo sus labios suavemente en los de ella. Un movimiento delicado y lleno de la ternura tan propia de el. Ella sonrió, no pudo evitarlo, el lograba hacerla reír sin siquiera intentarlo. La condujo, tomados de la mano a un sillón. Se sentaron y Naruto le confeso todo lo ocurrido la noche anterior. Al final, solo agrego a la historia estas palabras:

-tengo miedo Tsunade, -mirada triste- le temo a Sakura. Ella siempre lograba sacar lo mejor de mí. Pero ahora, sucede exactamente lo opuesto. Ella sabe lo nuestro, pero no creo que nos deje en paz.

-supongo que tendré que hablar con ella –susurro la mujer- tal vez, podamos llegar a un acuerdo.

-por mi parte, -dijo concluyendo- no quiero saber mas de ella. Pero presiento que no me dejara tranquilo.

Ambos se acercaron y unieron sus labios, ella le pidió perdón, el sonrió y le dijo que la compensarían por no haber ido anoche. Minutos después, Naruto salía con una amplia sonrisa. Tenía una misión cerca de Suna y por lo tanto visitaría a su amigo Gaara. Shizune lo vio salir de la torre Hokage y comprobando que no tenía heridas se dijo que algo raro pasaba. Rato después, la morocha entro al despacho de su sensei y la encontró alegre y tranquila. Shizune lo supo, se negaba a creerlo. Pero conocía las reacciones de su sensei cuando su tío Dan, o Jirayja vivian.

-Tsunade-sama, -dijo seria- yo siempre la he respetado y he estado con usted.

-¿a que viene todo esto Shizune?

-ah que sus reacciones, sus cambios de ánimos –razonando- varían según Naruto-kun. –sorprendida- ¡Ay no!, no me diga que usted…….que ustedes?

Tsunade la observo seria sin gestos. Esperaría a ver su reacción para luego hablar.

-el……el…-sonrojada- el estaba deprimido. Y usted……!Dígame que no es cierto! –con suplica

-siéntate Shizune –dijo con seriedad

La morocha se lleno de horror y de curioso morbo también. Aunque tenía la respuesta, no lo creería hasta escucharlo de labios de su maestra.

-para saber lo que ocurrió, -dijo seria- nos remontaremos hacia unos 15 días atrás.

- la noche que Naruto-kun me dijo que la acompañaría, la ultima noche de tormenta.

-esa misma –sentencio la rubia- esto fue lo que paso………….

Omitiendo los detalles mas escabrosos (ndel autor: a los que ustedes si tuvieron acceso) Tsunade relato todo la ocurrido. Finalmente, la líder guardo silencio. Esperaba cualquier reacción de su estudiante. Shizune estaba colorada como tomate, la cabeza baja y la mirada perdida. Era incapaz de digerir todo lo que su sensei le había contado. La rubia comenzó a incomodarse con el silencio, por eso hablo:

-creo que lo que ocurre entre Naruto y yo, -dijo apenada- es que ambos encontramos el reemplazo a nuestra personas ideales.

Shizune elevo sus ojos sorprendida. No había entendido evidentemente. Así que Tsunade continuo:

-El se asemeja mucho a Jirayja, -sonriendo- mientras que yo, soy similar a Sakura Haruno.

-ósea que, -señalo Shizune- ustedes no?

-¿amor? –Dijo sonriendo triste- una idea romántica ciertamente, pero ya no me engaña como hace años. Solo digamos que, ambos estábamos solos. Y entonces, decidimos compartir nuestra soledad.

Shizune se puso de pie, levanto varios documentos y se dispuso a retirarse. No había emitido juicio sobre el asunto, y eso era muy raro.

-Shizune- llamo la líder- Dime lo que piensas, aceptare lo que sea. –seria

Una invitación clara a que la morocha la censurara. La rubia sentía culpa era evidente. Quería apoyo o rechazo, pero nunca silencio.

-lo primero que ciento, suspiro Shizune- es rechazo. Pero supongo que se debe a lo extraño de asunto. Sin embargo, pocas personas se interesaron por Naruto-kun cuando peor estaba. Nunca pensé que esto sucedería, pero al mismo tiempo reconozco que ambos, están muy felices desde que sucedió.

Tsunade sonrió, podía contar con su apoyo, no por nada eran intimas amigas desde hace tantos años.

-sin embargo, -advirtió la morocha- no veo futuro en esto. El consejo de ancianos la destituirá si se entera. Además, se por buena fuente que los clanes de Konoha pronto le acercaran propuesta de matrimonio al próximo Hokage.

Cuando la mujer se fue, Tsunade se que apenada. ¡Claro que tenia razón! Esta relación estaba mal. No tenia futuro ni destino. Pero el rostro del hombre vino a su mente. Su sonrisa, su calor, sus abrazos. Los quería, aunque le doliera admitirlo lo deseaba.

Sin siquiera pensarlo, abrió su botella de sake y comenzó a beber. Comenzó a ahogar las penas futuras. Comenzó a odiar a Sakura Haruno. Odiaba su juventud, su belleza. Comenzó a odiar su control sobre el ánimo de Naruto. Ella lo tenía todo, y sin embargo lo desperdiciaba. Menuda estúpida resulto ser, igual que su maestra.


/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

En la oficina del hospital de hoja. Sakura escribía con avidez una hoja en blanco. Se notaba la rabia en sus movimientos, cierto carácter vengativo había reverdecido como flor en primavera. Ino, de brazos cruzados, la observaba desde la puerta divertida.

-¿Acaso estas haciendo tus votos matrimoniales? –indico divertida ante el enojo

-Ja, mas quisieras –refunfuñó la rosa- lo que hago, es escribir una linda carta para el consejo de ancianos.

-entiendo que no sea agradable invitarlos a tu boda –señalo la rubia- pero ¿Por qué el enojo?

- no es una invitación, -susurro la pelirosa- es un informe de las “actividades secretas” de la Godaime Hokage –sonrió perversa.

-no te atreverías, -dijo Ino acercándose seria

-voy a proteger a Naruto de esa vieja pervertida –dijo llena de celos

Ino la agarro del hombro y sin previo aviso le asesto tremenda cachetada tirándola de la silla. Sakura sorprendida, se puso de pie y bramo: -¡¿Ino que demo……

No pudo acabar que había recibido otro bofetón y estaba en el suelo. La rubia lloraba de rabia, su cara enrojecida parecía a punto de estallar por el coraje:

-¡Eres una jodida perra! –Le grito fuera de si- ¡maldita desagradecida!

Sakura estaba tan sorprendida, que quedo sentada en su lugar. Incapaz de reaccionar y medio acobardada por la furia de una rubia que hizo añicos el papel frente a ella.

-¡¿Por qué lo odias tanto?! –Grito la rubia descontrolada- ¿Por qué destruirás lo único que lo alegra? ¿Por qué no te sigue? ¿Por qué dejo de ser tu perrito faldero?

-No Ino, espera yo..-triste y arrepentida

-¡Tu no estas dispuesta a amarlo! ¿Y quieres evitar que alguien más lo haga?

-¡Ella lo alejo de mi! Seguro, por eso ya no me habla. Era mi mejor amigo y…..-llorando

Ino lo sabía, Sakura amaba a Naruto pero jamás pensó que lo perdería. Eso la llevo a aceptar a Sasuke. Eso la impulsaba a busca que Naruto volviera a ella. Lo amaba, pero…..

-¿Sabes lo que veo? –Señalo Ino tranquilizándose- veo a una mujer arrepentida. Pero tan cobarde que es incapaz de admitir que se equivoco. –Sonrió irónica- creíste que Naruto nunca tendría a nadie mas –socarrona- pensaste que se contentaría con ser tu eterno “esclavo enamorado”. Pero ….”Las cosas se acaban Haruno-san”

La rubia dejo esa ultima frase a sabiendas que Naruto se lo había dicho. La pelirosa se lo había contado y la rubia lo uso de la mejor manera.


////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

4 días después de la partida de Naruto en misión a Suna. El consejo de ancianos se reunió secretamente, con el objeto de preparar la asunción del nuevo Hokage. Como era de esperarse, los clanes expusieron a sus hijas como candidatas a ser las esposas de Uzumaki Naruto.

Pronto, la reunión devino en disputa de poder. Hiashi Hyuuga propuso a su hija Hinata como la esposa ideal para el futuro Hokage. Los ancianos no podían estar mas de acuerdo con esa afirmación. Desde el exterminio del clan Uchiha, los Hyuuga constituían la familia más poderosa en influencias. Si Naruto se casaba con la heredera de ese clan, garantizaba su completo control sobre Konoha.

Inoichi Yamanaka no estuvo de acuerdo. Era su clan, el que tenía las mejores relaciones con el señor feudal y demás aldeas. Además, los posibles herederos de una unión entre Naruto y su hija, contarían con el gran chakra Uzumaki y las técnicas mentales Yamanaka. Seria el comienzo de un poderoso clan. Todos expusieron a sus candidatas.

La anciana Homura en cambio, sugirió que podría usarse las buenas relaciones de Naruto con las demás aldeas para casarlo con mujeres influyentes de otras naciones. La sacerdotisa Shion, la hermana del Raikage, varias mujeres de poderosas barreras de sangre. Incluso se planeo consultar al Kazekage por su hermana Temari. Todos sabían de la amistad entre Naruto y Gaara. Pero un casamiento con la hermana del líder, era un sello de alianza definitivo. Mientras la reunión seguía su curso, un pequeño ratón de tinta oculto en el salón, lo escuchaba absolutamente todo.


/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


A pocos kilómetros de Suna, Naruto había rescatado a un equipo liderado por Shino Aburame. Ambos Shinobi, viejos conocidos de la misma generación, intercambiaban algunas palabras mientras el rubio y sus clones asistían a los heridos. Shino le informo que los ancianos del consejo habían hablado con su padre por la posibilidad de casar al próximo Hokage con una descendiente de su clan. Naruto ensombreció, evidentemente no entendió que el castaño se refería a el.

-¿Y quien será el próximo Hokage que ya le buscan matrimonio? –pregunto el rubio confundido

-tu desde luego, -señalo Shino como algo obvio- por cierto, será un honor si elijes a mi familia.

Naruto no respondió, no era agradable ciertamente que personas extrañas decidieran por el. Ser Hokage era su sueño mas anhelado, pero que lo obligaran a casarse si su consentimiento, era irritante. Las cosas no mejoraron en Suna, Gaara lo recibió con una extraña frialdad.

Lord Kazekage era un preciado amigo, que solo con Naruto se comportaba cálidamente. El rubio le pregunto, en cuanto quedaron solos, por que estaba enojado con el. Gaara le alcanzo una carta enviada desde Konoha. En ella, se le pedía al líder de Suna condiciones para la unión matrimonial de su hermana con el futuro Rokudaime Hokage Uzumaki Naruto.

-Creí que tu amabas a tu compañera de equipo –señalo el líder disgustado- te advierto que Temari no es segunda esposa de nadie.

-Sakura Haruno se va a casar con Sasuke –dijo el rubio triste- pero aun así, es el consejo de ancianos el que envió esto, no yo.

-¿significa que arreglaran tu matrimonio?- pregunto el líder sorprendido

-significa que siguen pensando en mi como en un “arma” –aseguro sin emoción- supongo que tendré que soportar su basura al regresar.

El silencio sepulcral apareció entre ellos, se sentaron en la mesa del comedor y almorzaron en soledad. Gaara lo observaba de reojo algo sorprendido, finalmente hablo:

-supuse que tomarías peor la noticia del casamiento de Haruno Sakura.

-la pase bastante mal, -señalo sonriendo levemente- pero los monstruos tenemos varias vidas, somos difíciles de matar- dijo en tono irónico

-no hables así ,-dijo comprendiendo el dolor- solo un gran hombre como tu, pudo soportar todo el dolor que te han causado la vida entera.

Era inevitable, Gaara lo veía tan cual era, después de todo, nunca olvidaría su deuda de sangre con Naruto. Nunca podría agradecerle lo suficiente, que el rubio lo hubiera apartado de la oscuridad. Pero siempre seguiría intentando pagar su deuda.

-Si debes casarte para ser Hokage, si no te queda más alternativa, debes saber que me sentiré honrado si te unes a mi hermana.

Naruto solo sonrió, era un gran gesto de amistad las palabras del pelirrojo. Pero ambos hombres sabían, que el rubio jamás se casaría con una mujer para hacerla infeliz.


////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Cuando Tsunade recibió los informes de Sai (los de la reunión del consejo) una potente irritación se apodero de ella. Sai se retiro dejando a la líder en soledad con su enojo. ¡Los malditos ancianos querían destituirla! ¡Más aun, la alejarían de Naruto! Tsunade seria derrotada sin siquiera poder luchar.

Le buscaban esposa, ¡A su Naruto! ¿Cómo podía evitarlo? La frustración le gano, y luego las lagrimas. Apoyo la cabeza en su escritorio y se dejo embargar por los pensamientos negativos. Naruto Hokage, Naruto comprometido con alguna de las bellas y sensuales mujeres que Sai le había informado. Naruto casado.

Shizune entro al despacho y verla tan desolada le partió el corazón. Nuevamente su maestra sufriría, nuevamente seria abandonada. Pero esta vez, era su propia edad quien la vencía. Su incapacidad para entrar en el lote de “las candidatas”. Shizune se encontró hablando, se escucho a si misma decirle a su sensei algo que le repugnaba.

-Tsunade-sama, -susurro apenas- existe una solución. No puedo creer que vaya a sugerirle esto.

-levantando la cabeza- ¿Qué solución? –Nerviosa- ¡habla!

-al finalizar la guerra, mi equipo y yo tuvimos la misión de destruir todos los refugios de akatsuki. Pero hubo uno en particular, que yo no……

-¿Shizune, desobedeciste una orden? –señalo molesta

-Si –contesto crudamente- el único refugio que no destruí. Poseía una inmensa biblioteca con todos los estudios y las técnicas prohibidas de Lord Orochimaru.

Se miraron a los ojos profundamente, ambas sabían lo que la otra pensaba. Parecía increíble, pero el recurso más ilógico, parecía el único.

-la pregunta que debe hacerse mi señora es, ¿vale la pena hacer algo tan desesperado?

Shizune se retiro, la líder se puso de pie y contemplando el ventanal, se hizo a si misma idéntica pregunta. ¿Valía la pena volver atrás el tiempo? Aun recordaba el jutsu prohibido que el domador de las serpientes uso para obtener la “juventud eterna”. Hacer algo como eso, enfrentaba a Tsunade contra todo lo que apreciaba y respetaba. Era torcer el destino, su destino.

Comenzó a reprimir su moral, se decía que solo lo haría una vez. Solo para volver a tener juventud, solo para estar con Naruto. ¿Mientras tanto que? No podía conservar su puesto como Hokage. Debía ceder el liderazgo, para luego…….

-¡No! –Se dijo- debo estar enloqueciendo. ¿Cómo voy a usar esa técnica que tanto daño causo?

Su obligación era viajar a ese lugar y destruir toda la información. No podía confiar en nadie, si ordenaba a un escuadrón hacer esto. Podía saberse que Shizune no había cumplido sus ordenes, lo cual, mediante el consejo, le costaría pena de traición a la hoja.

Tsunade cavilaba en sus pensamientos cuando golpearon a su oficina. Se acomodo en su silla y dio el permiso para que el visitante entre. Sakura ingreso, y sus gestos no eran los más amistosos. La líder simulo no ver el enfado y con solicitud comenzó su charla:

-De acuerdo Sakura, -seria- ¿a que has venido?

-Naruto, es el motivo de que este aquí. –dijo sin tapujos

-¿Qué ocurre con Naruto? –Interrogo simulando no entender- (así que, al fin viniste a confrontarme)

-yo los vi, el otro día en el hospital –señalo ofuscada- creo que merezco una explicación.

-Sakura, -suspirando- no tengo tiempo, ni ganas, para soportar los berrinches de niñas.

-¡No son berrinches! –Dijo Sakura sulfurada- ¿Cómo pudo hacer eso con Naruto?

Tsunade comenzó a enojarse, no estaba para cuestionamientos de alguien que no merecía ni compartir aldea con Naruto.

-Sakura, -sonrisa fingida- ¿Cómo van los preparativos de tu boda? Imagino que el novio debe estar muy emocionado no?

La violenta ironía en las palabras de Tsunade hicieron estremecer a la chica. Pese a su enojo, guardo silencio.

-¿Lo ves Sakura? –Señalo la mujer- ese es tu problema. No sabes identificar cual es tu lugar y cuando alguien más te lo muestra, te enfadas.

-¿Y usted cree que su lugar es junto a Naruto? –Señalo dolida la pelirosa- ¿Usted, que podría ser su abuela?

Pese al insulto Tsunade estaba tranquila, pero no se iba a dejar vencer tan fácilmente.

-el lugar junto a Naruto estaba vacio, -dijo la rubia sacando la uñas- merced ¡De una estúpida niñata que no supo ver lo maravilloso que es!

Sakura bajo la cabeza derrotada, pero aun ciertos asuntos estaban a su favor.

-¿Qué pensarían las personas si lo supieran? –Dijo susurrando- ¿Qué pensara el consejo?

Tsunade no tenía respuestas a eso, pero decidió atacar.

-Aaah, -suspiro sonriendo perversa- ojala lo hubieras visto actuar. Es tan cálido, apasionado, salvaje…..es….insaciable. –señalo relamiendose los labios.

-¡basta! –Bramo apretando los puños- ¿Cómo puede ser tan pervertida?

-¿Yo? –Fingiendo sorpresa- créeme querida Sakura que fue “el”, quien me pervirtió, je je.

Sakura estaba frustrada y dolida, cada vez peor venia su situación que además de perder a Naruto. También parecía haber perdido a su querida maestra. Pero había algo peor que lo que ella le había hecho al rubio. Por que Tsunade, podía destruir el sueño de ser Hokage.

-El consejo no permitirá a Naruto ser Hokage, todo por culpa de su “relación”.

-Veo el problema, -señalo seria la rubia- lo que no entiendo es….¿A ti que te importa?

-Por que Naruto es muy importante para mí - dijo la rosa

-¿En serio? –señalo Tsunade como si la hubiesen pinchado- ¿Entonces por que estuvo dos meses en una plaza esperándote? ¿Por qué durante meses nunca lo viste, ni te importo seguirlo? ¡¿Por qué demonios te casaras con Uchiha, cuando es a Naruto a quien le debes todo?!

Sakura pasó de la sorpresa, al susto, y de allí directo al llanto. Ni siquiera ella sabia actualmente el por que había elegido a Sasuke. Ya que el pelinegro, solo había prepuesto matrimonio como única muestra de cariño. Demasiado poco en meses.

-yo no soy tu problema Sakura, -señalo Tsunade- y aunque mi relación con Naruto terminara ahora. ¡Mira! , -lanzándole el informe de Sai- el consejo busca casarlo con cuanta mujer bella e influyente se cruce. Saben lo que vale, todos sabemos lo que vale Naruto. Todos, excepto tu.

Sakura miro los informes desesperada, Ino, Hinata, Shion, Temari y otras varias. Tsunade no mentía, Naruto estaba más y más fuera de su alcance. ¿De su alcance? ¿Qué estaba pensando? ¿Acaso ella….lo amaba?

-Sera mejor que te prepares, en algunos días quedaras a cargo del hospital.

-¿Y Shizune?

-Tendrá una misión.



fin del capitulo
avatar
arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 761
Edad : 33
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por el santo pegaso el Mar Dic 18, 2012 4:37 am

Vemos que las cosas se están empezando a caldear, sakura por fin esta empezando a cuestionarse el casamiento con el emo, pero realmente hará algo al respecto o se conformara solo con dejar pasar el tiempo, he intentar creer que el emo es su felicidad, por que sus reacciones dicen todo lo contrario y lo peor que puede hacer en este momento es tirarse de enemiga a tsunade, ya que con naruto perdió muchos puntos y este desde luego defenderá su felicidad a costa de cualquiera aun que esta sea sakura.

Ahora el consejo no hace mas que meter mas presión al asunto con el tema de la prometida para naruto, veremos si tsunade se arriesgara a todo con tal de ser feliz junto a naruto, aun que esto implique usar una técnica prohibida.

Y desde luego falta ver la reacción de naruto, ya que no creo que se dejara amedrentar tan fácilmente por el consejo alguna vuelta al asunto le encontrara, y desde luego que gaara siempre estará del lado de naruto, ahora esperemos ver la reacción de naruto al volver a la aldea.

_________________
El santo pegaso
Muchas gracias When, te quedo de 10 XD.
Llevamos en Linea 1886 días junto a vos. NaruSaku v2.0
Somos 1409, fans NaruSaku.
El ultimo usuario/a registrado es .sakura., bienvenido/a.
Dom Oct 22, 2017 1:54 am
avatar
el santo pegaso
Moderador
Moderador

Masculino Mensajes : 1981
Edad : 87
Localización Con tu novia... y tu hermana
Nakus 75840

Ver perfil de usuario http://pepe-de-pegasus.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por X-Predator el Mar Dic 18, 2012 6:49 am

Sakurita se dio cuenta de que le hacia falta Naruto pero ya se olvido de ella completamente y ahora esta con Tsunade, pero como siempre la testaruda de la pelirosa se niega a perder a su "amigo" y le encara a su maestra pero la Hokage les dice sus verdades para luego mostrarle el archivos con chicas que querian compremeter con el Uzumaki. Estuvieron muy bueno los capitulos, ya quiero ver que pasara despues
avatar
X-Predator
Novato
Novato

Masculino Mensajes : 44
Edad : 30
Localización Soportando a la bestia de mi hermana...no me pregunten el porque
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por arminius el Dom Dic 23, 2012 2:37 am

CAPITULO 5: UNA NUEVA PERSONALIDAD.


Spoiler:
Un par de días después, Tsunade se reunió con el consejo de ancianos y los representantes de los clanes. Varios rumores habían llegado a oídos de los ancianos sobre cierta relación de la Hokage con un Shinobi de la aldea, aunque no tenían idea de quien se trataba.

Esos casi 7 días sin Naruto cerca, le habían ayudado a la líder a tomar una decisión. Lo extrañaba físicamente, extrañaba su calor. Pero en esta reunión daría un vuelco radical a los planes de todos. Conocía las intensiones del consejo, pero la rubia tenía su propia misión por cumplir.

-Tsunade-sama –empezó la anciana Homura- nos hemos reunido para tratar dos asuntos de vital importancia.

La líder asintió con seriedad, bebió un sorbo de té que Shizune (dos pasos detrás suyo) le había servido.

-tenemos informes que indican, -continuo Homura- que todas las aldeas de la antigua alianza. Han capturado y tienen dos Biju. Pero un grupo de espías nos informo, que la aldea de la roca, -sonriendo- no ha podido concretar la captura de su segunda criatura.

-¿Por qué razón no lo hicieron? –interrogo Tsunade.

-Eso debemos averiguar –interrumpió Koharu- y de ser posible, concretar la captura de ese Biju rebelde.

-creo que entiendo, -señalo la líder- el acuerdo de la antigua alianza establece que cada aldea podía apropiarse de dos biju máximo. Aunque tenemos a Kyuubi (el más poderoso) no rompemos las reglas si capturamos otro.

-ignoramos el por qué los Shinobi de la roca no han podido con el Gobi, (biju de 5 colas) pero es una misión para nuestro elemento más poderoso.

Varios líderes de clan expusieron su opinión, todos concordaban en que Naruto podría con el Gobi y lo traería a Konoha. Tsunade dudaba, nadie parecía importarle Naruto.

-no creo que Naruto, -señalo Tsunade- con lo que ha sufrido por ser un jinchurichy, acepte esta misión de buena gana.

-sabemos que por ser Sannin puede negarse. –Apunto Homura- lo que nos lleva al segundo asunto por tratar. El consejo le ofrecerá, previo cumplimiento de esa misión, nuestro apoyo incondicional como próximo Hokage de esta aldea.

-además –complemento Koharu- hemos acordado con las familias más influyentes la posibilidad de que Uzumaki Naruto pueda casarse con sus herederas.

Los líderes asintieron confirmando las palabras del anciano. Tsunade lo sabía todo, pero le sorprendió como la diplomacia del consejo trasformaba una imposición, haciéndola parecer un premio.

-si me lo permiten, creo que puedo aportarles una idea más practica-señalo la Hokage- pienso retirarme de mi puesto en pocos días, pero al conservar mi categoría Sannin tomare yo la misión de capturar al Gobi.

Todo el consejo sonrió, era aun mejor de lo que se esperaba. Tsunade fuera de la villa, Naruto Hokage pero sin su apoyo, la mujer partiría a una misión difícil que podía llevarle meses. Ideal para lograr el “control” sobre el próximo Hokage.

-todos concordamos, -señalo Tsunade fingiendo no notar la felicidad de los ancianos- que Naruto no necesita demostrarnos nada. Nadie merece el puesto de líder como él.

Todos asintieron complacidos, los ancianos pensaron que Naruto sería fácil de controlar merced que no era muy inteligente. Encima Tsunade no estaría para “aconsejarlo” y eso lo dejaba solo.



/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



Al día siguiente regreso Naruto, pasó por su departamento para asearse y le dio tiempo a Shino y su equipo para presentar su informe. El quería ver a Tsunade a solas. La extrañaba, la necesitaba.

Al llegar a la oficina de la líder, se encontró con los ancianos del consejo, con Sakura, Shizune y Tsunade. Todos lo miraban sonrientes. Naruto tuvo un mal presentimiento que pareció errado con las primeras palabras de Tsunade:

-Bienvenido Naruto –sonriente- recibirás mis últimas órdenes como líder de esta aldea.

-¿Qué….que quieres decir? –pregunto confuso

-que a partir de mañana, me retiro como Hokage en funciones. Y ahora estoy saludando al Rokudaime Hokage –sonriente

Naruto se mantuvo serio si bien la felicidad lo embargaba. Ese mal presentimiento se hacía presente. Siguió asintiendo mecánicamente mientras le decían que Sakura quedaba a cargo del hospital. Mientras le decían que el consejo le daba la bienvenida, que lo apoyarían que…….

No reacciono ante el abrazo de Sakura (que aprovecho la situación), no reacciono ante Shizune que le dio un tierno beso en la mejilla. Tampoco lo hizo cuando el consejo se retiro de la oficina. Cuando quedaron solos (gracias a Shizune que casi saco a rastras a Sakura) Naruto dejo la sorpresa por la irritación. Camino hacia el ventanal, ignorando los detalles que Tsunade le comentaba sobre su nuevo puesto. Ella estaba nerviosa y triste, el casi podía olerlo.

-¿me crees estúpido verdad? –dijo en un susurro de su irritación

Ella guardo silencio, se sentía indefensa frente a él, trasparente como un vidrio.

-Naruto….yo….-apenada

-déjame adivinar, -señalo el hombre- las propuestas de matrimonio están en un cajón de “mi” escritorio verdad?

Ella no respondió, aun no le había dicho lo peor.

-ahora, confirmare mi mal presentimiento –admitió Naruto- como Hokage, te nombro mi consejera.

-no puedo, -dijo ella apartando la vista con culpa- tengo una misión que……



Naruto grito presa de la furia, lanzo un tremendo puñetazo que choco contra el ventanal destruyendo todos los vidrios de la oficina. Tsunade se asusto pero luego vio el puño derecho del muchacho cubierto de sangre. Varios trozos de vidrios se habían incrustado en su mano.

-¡Naruto que hiciste tonto! –Dijo tomando la mano que sangraba- déjame curarte.

El la miraba haciendo terribles esfuerzos por no gritar. Se iría, se alejaría de él.

-¿Por qué te irás? –dijo con dolor

-Es necesario –susurro mientras lo curaba.

-me estas dejando solo –dijo adolorido

-Es lo mejor, -señalo lo más convincente que pudo.

-¿Para quién? –pregunto Naruto acariciándola con la mano sana

-Búscate a alguien joven, -apartándole la mano- alguien que te quiera.

-Pero yo te quiero a ti.

Ella lo miro y casi cedió al deseo de besarlo. Pero sabía que no debía, sabía que no podía. Tenía que protegerlo del consejo.

-no seas niñato –alejándose sonrojada- lo nuestro fue….solo….

-¿Sexo? ¿Eso ibas a decir? –dijo con el corazón en la mano- ¿eso significo para ti?

Ella no respondió, se mordió los labios para evitar responder que lo quería. Se contuvo para evitar decirle que lo necesitaba. Finalmente Naruto, sintió en su interior, un odio terrible, otra vez lo abandonaban.

-Está bien –finalizo con dureza- lárgate a tu dichosa “misión”.

Ella pudo apreciar el dolor de él. Casi se arrepintió, pero las palabras de Sakura resonaban en su mente: “el consejo no permitirá a Naruto ser Hokage, todo por su relación” Dio la espalda retirándose de la que había sido su oficina. Dijo adiós, pero no hubo respuesta. Volvió a despedirse más fuerte, pero el pesado silencio estaba en su espalda.



En la solitaria oficina el rubio contemplaba, de brazos cruzados, el espectáculo de la aldea. Su mente era un terremoto de sensaciones. Su mayor sueño como Shinobi descansaba en sus manos. Era Hokage, pero contrariamente a lo pensado, por qué ser líder implicaba la aceptación de la mayoría, se sentía más solo que nunca. Se dijo que Tsunade había llegado al mismo sector de su corazón donde supo vivir Sakura. Y siguiendo las costumbres maestra-estudiante. Había pisoteado por sobre los más nobles sentimientos.

Su mente bullía de odio a su asqueroso destino. Se sentó en el que sería su sillón, y abrió el Sake a su alcance. Tomaría una copa por cada herida, una copa por cada desprecio. Pero no alcanzaría el licor de toda la villa para igualarlos.

De pronto, una voz cavernosa surgió de su interior. El zorro demonio, hacía tiempo que no aparecía y sus visitas nunca eran agradables:

-(je je je –suspirando- sería tan sencillo tomar tu cuerpo justo ahora Naruto)

El rubio no respondió, solo bebió otra copa furioso.

-(Es una lástima que yo no rompa mi palabra como lo hacen las mujeres, je je je)

El demonio le había jurado a Naruto hacía tiempo, que nunca tomaría su cuerpo si el rubio lo liberaba de la prisión de Rikudou.

-(Tal vez, -señalo gruñendo- deberías entrenar más duro)

-¿A qué te refieres? –Señalo Naruto- podría con todos en esta aldea al mismo tiempo.

-(Es correcto, pero las mujeres trapean el piso contigo, je je je)

-¿Y qué sugieres? –dijo el rubio sin dejar de beber

-(Usa tu poder cachorro, -dijo la criatura- sedúcelas, somételas, aparéate con ellas sin dejar que te dominen)

-soy el Hokage, -señalo negando- no debo ser un pervertido.

-(¿Quién lo dice? –Pregunto Kyuubi- ¿Quién te detendrá? Si ninguna estuvo dispuesta a quererte, tómalas a todas)

-jure que solo perseguiría a una, -dijo sin convicción- siempre cumplo lo que….

-(sabes que te abandono, -señalo el zorro- se largara de esta aldea para no verte. Además, tú no romperás la promesa. Por que de ahora en más….ellas te perseguirán.)



Naruto pasó las siguientes horas entre el sake y las venenosas palabras de la criatura. Se fue por los ventanales destrozados y en su departamento, planeo lo que sería desde esa noche, su nueva personalidad.

//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



En los días siguientes, el consejo preparo una gran celebración para anunciar el ascenso al poder del nuevo líder. Todo el pueblo asistió al pie de la torre Hokage para ver a Naruto con la capa y el sombrero ceremonial. El rubio dedico unas breves palabras y una sonrisa encantadora que encandilo a las más jóvenes mujeres.

Ino y Sakura, que observaban a la multitud desde un costado tuvieron diferentes reacciones. La rubia sonrió y señalo que era increíble lo lejos que el “Baka de Naruto” había llegado. La pelirosa se comía con la mirada a tres jovencitas Gennin que no dejaban de tirarle besos al Hokage con corazones en los ojos.

-Ay Sakura, -suspiro la rubia al darse cuenta- la pasaras muy mal a partir de ahora.

-¿Qué quieres decir?

-bueno, Naruto ya era guapo –señalo Ino con soltura- pero ahora también tiene el mayor rango de poder en la villa. –Sonriendo- las mujeres irán tras él como moscas a la miel –perversa

-cierra la boca Ino-cerda –celosa- ¡El no es de esos!

-¿Me pregunto qué propuesta de matrimonio aceptara?

Sakura bajo la cabeza dolida. Ino le hacia esa charla a propósito, y tenía razón. La pelirosa se había enterado que Sasuke se veía con otras mujeres. La Kunoichi decidió que era el momento de tener una conversación con su prometido. Ambos tenían que reconocer que no compartían más que misiones. El muchacho jamás había demostrado interés o cariño. No podían casarse y tener hijos sin amor.

Mientras el pueblo estaba reunido, Tsunade Senju, acompañada de su estudiante y fiel amiga Shizune, abandonaban la villa de la hoja. Su misión era averiguar sobre el Gobi y de ser posible capturarlo. Pero además tenían que destruir esos archivos de Orochimaru para evitar que esa peligrosa información pudiera caer en manos inescrupulosas.

Tsunade llevaba una pesada carga en el corazón. Pero estaba convencida que había sido lo mejor para Naruto que ella lo dejara. Después de todo era un hombre joven, guapo y encantador. Seguramente encontraría amor y una bella esposa en poco tiempo. Ella le daría hijos, y compañía.

Así callo a su conciencia hasta que no la escucho más. Pasarían meses hasta que la ex –Hokage volviera a la villa. Para entonces Naruto y ella, solo serian viejos conocidos.

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



En las semanas siguientes Naruto demostró cuan equivocados estaban los ancianos en pensarlo un tonto. Su personalidad había cambiado, no más bromas tontas, no más distracciones. Muy metido en sus nuevos asuntos como líder modificaba y mejoraba cada pequeño aspecto bajo su control. Su atuendo consistía en un jean negro y camisa ajustada d igual color. Llevaba sobre sus hombros la chaqueta con las flamas de su padre.

Desde temprano en la mañana, el y tres de sus clones organizaban cada documento llegado a su despacho. El tiempo pasaba y comenzó a tener roces con Sakura que intentaba inútilmente acercarse a él nuevamente. En una ocasión llamo a Ino a su oficina y Sakura (que se encontraba allí por los informes del hospital) escucho todo. Naruto sentado detrás de su escritorio revisaba documento y le hablo a la Yamanaka:

-Ino necesito pedirte un favor.

-Usted dirá Hokage-sama –dijo la rubia sonriente

-el trabajo en esta oficina aumenta a pesar de mis esfuerzos –devolviéndole la sonrisa- necesito alguien de confianza para ayudarme a lidiar con él. Sé que a veces ayudabas a Shizune Neechan ¿Qué te parece si….?

-¡Yo la ayudaba más seguido! –grito la pelirosa y se puso roja de vergüenza.

Naruto la observo algo sorprendido y luego siguió su asunto con Ino.

-¿Qué me dices Ino? –sonriéndole

-(¡No te atrevas cerda! –rogaba la rosa- ¡Dile que no!)

-¿Naruto-kun estás seguro? –Dijo la rubia maliciosa- Sakura tal vez pueda….

-Entiendo, -señalo serio el líder- buscare otra ayudante. No tengo por costumbre obligar a nadie con…….

-¡Acepto! –grito Ino y bajo la cabeza

Sakura la miraba roja de furia, habían hablado de esta posibilidad y su “amiga” le había dicho que la ayudaría. Sakura quería comérsela cruda allí mismo, sus manos temblaban de la rabia pero…….

-¿Haruno-san? –Pregunto Naruto- ¿Qué hace todavía aquí? ¿Acaso no tiene trabajo por hacer?

Sakura volvió a fulminar a su amiga con la mirada. Naruto lo noto y decidió terminar el asunto.

-Ino, -sonriéndole- la oficina de al lado es toda tuya. Tienes el resto del día para ordenarla y ponerla en condiciones. Mañana comenzaremos con el trabajo. Es todo. –voz dulce

Sakura estaba casi fuera de control. En los viejos tiempos hubiera golpeado al Baka hasta medio matarlo. Pero ahora le tocaba aguantarse. Por fin quedaron solos al irse la rubia.

-Y bien Haruno-san, -señalo Naruto parándose y viendo por la ventana- ¿Querías hablar a solas conmigo, o practicabas “asesinato con la mirada”?

-¿Naruto por que me haces esto? –Dijo apenada- ¿Acaso tanto me odias que nunca me perdonaras?

-¿Odio? –Señalo el hombre fingiendo sorpresa- la decisión que tome la base en los informes de rendimiento.

-¿Qué quieres decir?-pregunto confundida

-Cuando la quinta estaba al frente, -señalo el rubio- Shizune tenía que dividir esfuerzos entre el trabajo de oficina y la dirección del hospital.

-¿Y crees que yo no podría hacerlo?- pregunto ofendida

-Podrías, -contesto neutro- pero el rendimiento de tu trabajo magnifico en el hospital bajaría- fingiendo una sonrisa



Sakura se le quedo mirando embobada. Naruto estaba argumentando. Su sonrisa fingida era dolorosamente encantadora. Era una pesadilla.

-¿Y todo esto para decirme que no me quieres cerca?- dijo sangrando por la herida- ¿Acaso no te enteraste que rompí mi compromiso con Sasuke?

Naruto la miro y su gesto era como si recordara algo

-Ah es cierto, -asintiendo- algo escuche si, -de brazos cruzados- me alegro por ambos.

-¿Es todo lo que dirás? –pregunto la chica con desesperación

Naruto puso un gesto de no comprender, pero el brillo de sus ojos era notable.

-¿Menos mal que no compre el regalo? –pregunto irónico.



Sakura bajo la cabeza y cerro los ojos, apelo a todo su ser para contener la furia que la embargaba. Se estaba envenenando día tras día cuando veía a Naruto rodeado de mujeres. Si bien aun no elegía esposa. Era seguro que no dormía solo por las noches el muy pervertido. Levanto la vista y la sonrisa zorruna la puso en sitio. El tenía el control de la situación, por primera vez desde que se conocían que tenía el dominio. Y no lo dejaría ir, ese era el mensaje implícito en la sonrisa.

-¿crees que no encontrare a nadie más? –dijo tratando de recuperar terreno.

-al contrario, -señalo Naruto fríamente- ahora que bajaste a la realidad de tu sueño Uchiha, tendrás candidatos a miles. –con solicitud

-¿Y eso no te importa?

-claro que me importa, -sonriendo- nunca olvido que fuimos compañeros. Te deseo lo mejor por ello.



Sakura se retiro abatida. Naruto era una fortaleza impenetrable, ella tenía parte de la culpa. Ella y Tsunade. Que se había largado vaya a saber dónde. Ahora Naruto mandaba, y entre sus reglas, no parecía existir el amor.



/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



Trascurrieron algunos días desde que Ino comenzó a trabajar con la oficina del Hokage. La rubia solía juntarse con su amiga de toda la vida y contarle con pelos y señales cada asunto que Naruto trataba. La Yamanaka cada vez se admiraba más del desempeño del líder. Pero Sakura sufría, ante cada historia que involucraba mujeres.

-¡Te lo digo frentezota! –charlando animada- Naruto es increíble.

-¿No estarás saliendo con el verdad? –exclamo celosa

- no tendría tiempo para mí –señalo la rubia para cabrear a su amiga- Hokage-sama tiene mucho de donde agarrarse.

-¿Qué…que quieres decir? –pregunto deprimida

-esta noche tendrá una cena privada- haciéndose la interesante- con una muy bella mujer.

-¡Maldita sea habla! –Grito rabiosa- ¿Con quién?

-Deja que te cuente bien….esta mañana…….



Ino solía relatarle estas anécdotas buscando que reaccionara. Sakura aun pensaba que Naruto sería el que diera el primer paso. Fatal error porque el líder no quería saber nada de compromisos. Se la pasaba yendo de mujer en mujer en relaciones sin ataduras. Naruto había cambiado, ya no seria para una sola. Y Sakura no concebía que fuera ella la que debía seguirlo. Un tonto juego de orgullo que solo le hacía perder más y más terreno.



////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



Habían pasado dos meses desde que Naruto era Hokage. En algún lugar de país del fuego, una cueva secreta se abría luego de meses. Tsunade y Shizune ingresaron evitando las trampas puestas por la morocha. Varias cavernas, laboratorios, habitaciones y armas. Las oscuras técnicas del antiguo Sannin estaban allí.

El impulso inicial de Tsunade fue quemar toda la sala sin siquiera abrir un pergamino. Pero Shizune le dijo con prudencia que si bien Orochimaru había conseguido esas técnicas a traves de horribles experimentos. Era interesante releer la información. Podrían encontrarse valiosos conocimientos técnicos que mejorarían los jutsus médicos.

La rubia suspiro resignada, su estudiante tenía razón. Fue entonces que comenzaron una maratónica sesión de estudio. Libro por libro, pergamino por pergamino. Descubrieron con horror la gran cantidad de secuestro y atrocidades que el hombre realizo para torturar y experimentar. Mucho más de lo pensado.

Al fin Shizune se encontró con la información no deseada. El jutsu de la inmortalidad. Se lo indico a su maestra, y esta le dijo que no quería saber nada de él. Por dentro se sentía morir. Sentía que desperdiciaba la última oportunidad de volver con Naruto y reclamar su felicidad. Pero Shizune insistió, arriesgando a enfurecer a su sensei, había hallado un dato muy relevante para la misión. Cuando Tsunade leyó el pergamino, sus ojos mostraron toda la sorpresa por el descubrimiento.

-Tsunade-sama –interrogo la morocha- ¿Por qué tendrá que ser específicamente “eso”?

-no lo sé Shizune, -negando- pero no podemos dejar pasar esta información.

-Hai, -asintiendo- debemos tener cuidado en el futuro.

-no hay porque, -señalo seria la rubia- no pienso usar esta técnica.

-pero….usted siente algo por Naruto-kun –confundida- si volviera a ser joven, nada le impediría….

-no Shizune, -seria- esta técnica requiere ir contra la naturaleza misma. Seré una criatura y además….

-lo sé maestra, usted debería tomar el cuerpo de alguien joven.

ambas decidieron continuar sus estudios por otra parte. Sabían que Tsunade jamás mataría a otra mujer por el fin egoísta. Simplemente no había solución. Además, con el tiempo trascurrido, seguramente ya Naruto estaría casado y no había marcha atrás.



////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



Naruto Uzumaki caminaba por las calles de la aldea con sus manos detrás de la espalda. Su túnica ceremonial como líder siempre lo protegía. No así el sombrero, que se le hacía molesto y ridículo. Solo lo usaría para reuniones de líderes. Después de todo, como Hokage podía elegir a voluntad.

Por la aldea, saludos de cariño y respeto se repetían constantemente. Naruto podía ver en los rostros de los jovencitas, y no tan jovencitas el deseo latente. Se lo veía seguro e inalcanzable. Eso hacía que las féminas enloquecieran. El rubio había dejado en la oficina un par de clones para la firma de documentos pertinentes. Ino hacia un estupendo trabajo como ayudante y por lo tanto Naruto se veía libre para realizar ciertos asuntos fuera del trabajo administrativo.

Hizo una fugaz pasada por la academia, Iruka-sensei, como Naruto seguía llamándole realizaba una gran labor instruyendo a los niños. Los más traviesos se paralizaron al ver cara a cara al Hokage. Tamaña admiración había generado el rubio, que los niños lo miraban con los ojos enormes. Como se ve a un dios.

Naruto les sonreía, y generalmente les recomendaba mucho que obedecieran a “Iruka-sensei” porque era el camino a ser un gran Shinobi. Iruka agradecía por lo bajo a Naruto por que los niños lo miraban con gran respeto.

Naruto también pasaba por los diferentes campos de entrenamientos. Le gustaba observar como los Jounnin entrenaban a los nuevos equipos. Desde hacía un tiempo, (pocos días después del rompimiento entre Sasuke y Sakura) que Naruto había desarmado el “equipo Kakashi”. Sakura era la directora del hospital y principal causa del incremento de ninjas médicos de alta eficiencia. Kakashi era el líder del ANBU y Sai su segundo al mando. Y Sasuke era un Jounnin a cargo de un equipo.

Fue duro de parte de Naruto convencerlo. Pero había acertado. Sasuke era un gran sensei, y los niños le entregaban calidez y cariño. Ellos eran los encargados de hacerlo reír y devolverle su “humanidad”. El pelinegro fingía no preocuparse pero no era verdad. Naruto veía con cierto agrado como el Uchiha aprendía a querer nuevamente. Escondido en unos arbustos, observaba como entrenaba a sus niños y les invitaba el almuerzo.



-veo que no eres como Jirayja-sama –le susurro una voz sensual a su espalda- el espiaba en baños termales.

Naruto se alejo de los arbustos donde espiaba y seguido por la mujer comenzó a volver al centro de la aldea por el sendero de bosque.

-Anko, -susurro travieso- ¿No tienes algo que hacer, más divertido que seguirme?

La mujer relamió sus labios y tomándolo del hombro lo giro besándolo salvajemente. El correspondió apretando con sus manos el delicioso trasero de la Kunoichi.

-veo que estas necesitada –dijo perverso al separarse los labios levemente- ¿Estuviste mucho tiempo fuera de Konoha?

-cuatro días es mucho tiempo, -relamiéndose- sin que me toques, es mucho tiempo.

Se volvieron a besar con salvajismo. El sexo con Anko era bestial y Naruto sabia complacerla. Pero el lugar no era ni por asomo el adecuado, además del momento.

-estamos a pocos metros de un portador del Sharingan –señalo el rubio lamiendo el lóbulo derecho de la mujer- Hokage-sama no debe compártanse así.

-cerdo, -señalo sonriendo la mujer- la semana pasada no te hubieras negado.

-no me estoy negando preciosa, -dijo alejándose- mañana terminaremos con esto.

-¿Mañana? –Interrogo a la mujer tratando de ocultar su frustración- ¿por qué no hoy? ¿Esta noche?

-estaré ocupado –señalo neutro- tu amiga te gano el turno.

Anko lo sabía perfectamente. El maldito de Naruto también se había acostado con su compañera de equipo.

-alguna noche deberíamos reunirnos los tres –apunto perversa- a menos que…no seas capaz.

Naruto sonrió captando la provocación, giro sobre sus pies y mirándola profundamente le susurro:

-sabes a la perfección de lo que soy capaz, -sonriéndole suavemente- si logras convencer a tu amiga de no jugar solo “uno a uno”….

Naruto le dedico su sonrisa mas picara y partió dejando muy mojada a la Jounnin. Decididamente había aprendido el oficio. Su corazón no se lo entregaría a nadie, su cuerpo seria de todas. Esa era la ley, era su ley. No volvería a llorar por amor, no suplicaría que lo amaran. Desde que Tsunade se había ido, Naruto había cambiado para siempre.


fin del capitulo..
avatar
arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 761
Edad : 33
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por arminius el Dom Dic 23, 2012 2:38 am

CAPITULO 6: MI TERRITORIO


Spoiler:
Luego de dejar a Anko con ganas de matarlo y amarlo en un solo combo. Naruto camino sonriente y pronto se cruzo con Konohamaru y su equipo. Moegui casi se derritió al verlo pero Naruto, aun siendo cortés, mantuvo la distancia. Era cierto que la seducía a todas. Pero no se metía con las chicas que tenían “algo” con sus amigos. Si bien Konohamaru no lo demostraba, era obvio que sentía cosas por su compañera. Rato después el líder paso por el hospital. Le debía una visita a Kiba que descansaba las heridas de una misión.

Se cruzo con Sakura y su “clase” (unas 15 kunoichis) y arranco suspiros de todas. La pelirosa se enfureció con el alumnado y les agrego trabajo extra. Ya en la habitación del Inuzuka, Naruto y el castaño charlaron animadamente:

-y bien Kiba, -suspiro Naruto- ¿Cuándo se lo dirás?

-¿Qué quieres decir? –pregunto nervioso

-Hinata Hyuuga, -señalo el rubio- ya sabes, mirada de perrito, pechos enormes, y un cuerpazo de….

-¡ey ey ey! –Grito ofuscado- ¡No te atrevas a tocarla, pervertido!

-seria tan fácil –admitió soñador- pero soy tu amigo, -poniéndose serio- se que la amas.

Ambos intercambiaron sonrisas, palabra por palabra, planearon como el Inuzuka se le declararía a su compañera. Sakura se quedo escuchándolos desde el pasillo y sonrió pensando que Naruto tal volvería con el tiempo a ser lo que fue. Ella aun continuaba intentando acercarse, no podía evitarlo, sentía algo fuerte por el. Continúo distraída en sus pensamientos y el rubio salió al pasillo sorprendiéndola espiando.

Sin decir nada sonrió y se fue caminando dejándola avergonzada. Comenzó a seguirlo y agarrándolo de un brazo lo metió a la fuerza en su oficina. Naruto fue impulsado por la potencia de la chica y se agarro del escritorio para no caer. Recupero el equilibrio girando para verla. Ella cerró con llave y se la guardo en su chaqueta blanca de trabajo.

-vaya Haruno-san, -dijo meloso- me toca el examen anual?

-quiero que dejes de decirme “Haruno-san” –señalo seria- me lastimas.

Naruto se puso serio, últimamente le divertía mucho cabrear a Sakura como en los viejos tiempos. Pero esto era diferente.

-de acuerdo Sakura –señalo pensativo- ¿Eso es todo?

-tenemos que arreglar nuestros asuntos de una vez por todas. Esta noche quiero cenar contigo y que hablemos. Como ex-compañeros, como amigos, o como lo que tú quieras.


Naruto coloco sus manos detrás de la cintura. Sakura era una mujer diferente para el. Sabia que no podía “arriesgarse” con ella. No podía arriesgar a caer otra vez en sus redes. Había sido demasiado la primera vez, casi de muerte.

-no tenemos nada de que hablar –dijo como bomba- además, tengo un compromiso que……

-¿Con quien? –Dijo nerviosa- ¿Qué tengo que hacer para que me des una oportunidad?

-(¿una oportunidad? – Pensó Naruto- me arrastraba a sus pies y me pateo como felpudo. ¿Una oportunidad? – se dijo venenoso- solo a mi modo)

-de acuerdo Sakura –señalo sonriendo- pasado mañana estoy libre. Cenaremos y estaremos juntos tal como deseas.

-¿Pasado mañana? –Grito rabiosa- ¿Acaso tengo un turno?

-Oye, -dijo pícaramente- el orden de llegada debe respetarse. Reglas son reglas.

La chica estaba profundamente herida. No era especial, su tiempo había pasado.

-¡no me voy acostar contigo si es lo que insinúas! –Dijo cruzándose de brazos- no soy una cualquiera.

-nunca dije tal cosa –señalo Naruto- Entonces, -quitándole importancia- supongo que nos tomara algunos minutos. ¿Ichiraku ramen esta bien? Hace rato que no voy je je.

-Lo siento Naruto –dijo la pelirosa apenada

-¿Lo sientes? –Dijo el hombre –no lo comprendo.

-siento mucho haber matado ese gran amor que tenias, -dijo dolida- siento no haber ido a esa plaza. Siento haberte convertido en lo que eres ahora. –bajando la cabeza.

Por primera vez se disculpaba. Por primera vez se humillaba. Por primera vez admitía ante Naruto, que ella había fallado, y que no era culpa de el. Sin embargo……

-Tierno, muy tierno –dijo sonriendo irónico- un poco tarde para mi gusto si me lo preguntas pero…..-palmeándole el hombro- ¡Anímate! Aun podemos ser amigos. Reírnos juntos, contarnos nuestros ligues, cosas así…..

Sakura levanto los ojos y vio el dolor dentro de el. Se lamento en el alma su entupido error. Pero comprendió que ella seria la última mujer en la aldea, que podía hacerlo cambiar.



///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



Un mes después, en algún lugar del país de la roca. Tsunade y Shizune asistían a una docena de heridos. Eran shinobis de la roca, lord Tsuchikage los había enviado a capturar al Gobi. Al principio el capitán se había negado a recibir la ayuda, pero Tsunade lo convenció diciendo que los médicos tenían el deber de ayudar. No había un estado de guerra así que nada le impedía asistir a esos hombres.

De los 20 heridos, solo 7 sobrevivieron. El salvaje Gobi había cobrado su “cuota” por la osadía de intentar atraparlo. Tsunade los asistió y un hombre moribundo le contó todo lo ocurrido en varias semanas. Deliraba el pobre diablo, su deber era callar, pero necesitaba contarlo antes de morir.

-si usted junta…..-susurro con los ojos cerrado- terremotos, maremotos, huracanes y derrumbes….tendrá al Gobi. Sus colas generan eso y mucho mas –dijo entre la tos- desastres de la naturaleza.

-¿Aun no han podido atraparlo? –susurro Tsunade apenada

-tres veces, -dijo el hombre- tres veces lo atrapamos. Nuestro mejor shinobi lo contuvo en su cuerpo, y luego…..el murió.

-¿murió por las heridas? -aventuro la rubia

-¡No! –Bramo el hombre incorporándose- el estaba sano cuando lo atrapo. Pero en pocas días…… Gobi escapo matándolo.

-Una vez contenido, -recito la rubia sin entender- un biju no puede escapar a menos que el contenedor lo…..

El hombre asintió comprendiendo, pero sus ojos abrieron desorbitadamente, algo mas quedaba.

-mi amigo lo tenia controlado, usaba su chakra incluso-dijo susurrando- pero en pocos días….un hombre de 25 años se convirtió en un niño.

-¿Un niño? –Pregunto la mujer desconcertada- (acaso este hombro enloqueció?)

-Gobi es caos, -prosiguió el hombre- caos en espacio y tiempo. La criatura permite el uso del poder como diferencia a los otros biju. Pero puede manipular el cuerpo del contenedor. Así logra matarlo.

Tsunade no se la podía creer. Pero eso explicaba de alguna forma por que no había registros sobre Jinchurichy del Gobi. El jutsu de la inmortalidad que Orochimaru creo, contemplaba un poco de la esencia del Gobi. Eso tal vez lo explicaba todo.

Tsunade pensaba y dio e beber agua al moribundo, el hombre agradeció con una sonrisa y continúo:

-la segunda vez, -dijo entrecortado- lo atrapamos dentro de un shinobi maduro.

-¿Y que ocurrió? –pregunto ansiosa la mujer
-ante nuestros ojos, y en pocos días. Ese hombre se trasformo en un anciano decrepito. Gobi volvió a escapar.

-¿y por que no lo atraparon en un pergamino, en un sello, o vasija.

-no se puede –dijo casi desvanecido- la….tercera vez.

Fueron las ultimas palabras del shinobi, quedo inconsciente y pocas horas después murió.


Un par de días después, Tsunade y Shizune acamparon cerca de una montaña. En las cuevas, varios metros mas arriba, estaba la criatura. Tsunade reviso su plan una y otra vez. Shizune no estaba de acuerdo con su maestra. Era arriesgado para no decir suicida. Pero la rubia había estudiado el asunto, y su plan era la única manera de atrapar al Gobi.


///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Mientras tanto en Konoha, se celebraba una fiesta en honor al acuerdo comercial logrado con Sunagakure. Lord Kazekage y lord Hokage festejaban junto a los amigos de la generación en un restaurant. Había una enorme algarabía y todos disfrutaban de la noche. Shikamaru era una de los pocos que no la pasaban bien. Había tenido sus “asuntos” con Temari cada vez que se realizaban los exámenes Chunnin y ahora estaba de novio con Ino.

El Nara se la veía muy feo para disimular. Sobre todo por que Gaara le dedicaba frecuentes miradas de amenaza. Naruto reía y bebía alegre al ver a Gai y Rock Lee hacer escándalo del otro lado de la gran mesa. Sasuke había pasado a saludar pero no se quedo. No le agradaban las fiestas y además tenia planeada una “reunión privada” con cierta señorita de la que pocos tenían noticias.

Sakura había logrado acercarse a Naruto. Junto a el en la gran mesa, reían y bebían a la par. Ambos se susurraban cosas que, contrariamente a lo pensado, nada tenia que ver con amor. Naruto seguía con su vida de “variedad de mujeres”, pero al menos, había entablado nueva amistad con la pelirosa.

Sakura se sentía increíblemente atraída por el, pero a pesar que el rubio jugueteaba constantemente con la idea de hacerle el amor. Ella se resistía por que no quería tener solo sexo. Naruto no le ofrecía mas que placer, y si bien se moría por saber que tal lo hacia, no quería darle la victoria final.


-Gaara, -susurro al oído el rubio- ¿Qué tal la pasas viejo amigo?

-muy bien, -dijo el pelirrojo- te veo alegre y eso me agrada. ¿Para cuando el casamiento con tu compañera?

-¿Casamiento? –Dijo el rubio medio mareado- será mejor que dejes de beber amigo.

-¿Acaso no están comprometidos?

-nop, -señalo sonriente- soy libre como un ave. Nadie me atrapara. Ja ja ja.

-algún día deberás sentar cabeza –apunto con prudencia Gaara- un líder no debe ser….

-¿Sabes algo? –Dijo interrumpiendo- cumplo con mi trabajo de la mejor manera. Pregúntale a quien sea. Ni siquiera el consejo de viejos me protesta por lo que hago.-indicando con un dedo- Y mi vida privada, es solo mía.

-te veo diferente, -dijo serio- como si parte de ti hubiera muerto.

Naruto lo miro serio, en ningún modo estaba enojado, mas bien sorprendido. Solo sonrió suavemente.

-por eso eres uno de mis mas valiosos amigos –asintió- por que puedes ver dentro mío.-como recordando algo- ¿Y tu cuando te casas?

Gaara desvió la vista serio y dijo:

-no es algo que te importe.

Ambos se miraron y compartieron sonrisa. Un gesto más valioso que mil palabras.

El resto de la cena trascurrió con normalidad, luego de algunas horas, Naruto se despidió de todos diciendo que tenía cosas que hacer al día siguiente. Todos lo miraron sin creerle ni una palabra. Suponían que se encontraría con alguna mujer. Ino lo vio bastante mas bebido de lo recomendable pero no podía dejar suelto a Shikamaru por la presencia de la hermana de Gaara.

Temari, que había escuchado rumores sobre el nuevo Naruto, decidió vengarse de Shikamaru visitando al líder. Dijo algo como: “Veré si Naruto esta bien”, y al levantarse se encontró con la fulminante mirada de Sakura que respondió:

-Debes estar cansada por el viaje –fingiendo una sonrisa- yo me ocupare del Hokage (Perra)

Gaara asintió a Sakura por que también sabia de lo que su amigo era capaz. Así que Temari se tuvo que aguantar. O al menos, eso les hizo pensar a todos. La noche era joven, Gaara tenía el sueño muy pesado.

Naruto camino por las calles sonriendo alegre, la fiesta, el acuerdo, todo perfecto. Aun recordaba como el consejo de ancianos, y los líderes de clanes dejaron de importunarlo con los asuntos del casamiento. De los clanes tubo que lidiar con Inoichi Yamanaka, Hiashi Hyuuga, Tsume Inuzuka y Shikaku Nara. También con los ancianos Koharu y Homura.

La anciana Homura y Tsume eran mujeres, Naruto había aprendido como tratarlas. Con la anciana, especial atención a sus consejos, palabras suaves y respetuosas. Charlas en la oficina te de por medio, y fingir aceptar sus consejos como palabra sagrada. Con Tsume, una mujer mas accesible en términos de seducción, algún regalo pequeño. Alguna atribución a favor de su clan. Y su apoyo para casar a Kiba con Hinata.

Inoichi comprendió que su hija no tendría el favor de Hokage como esposa ya que eran buenos amigos. Shikaku quería a su hijo casado con Ino y por lo tanto no forzaría a Naruto a decidir pareja sabiendo que Ino podía ser de su elección.

Hiashi Hyuuga y el consejero Koharu quedaron solos en su plan de casar al Hokage. Pero no tenían excusas para cargar contra el, ya que, su desempeño era mucho mejor de lo esperado. Naruto rio, apoyado en un árbol de la calle. Aun recordaba el último intento de la consejera Homura para obligarlo a casarse



Flash back:


En la oficina del Hokage, la anciana Homura compartía un te sentados cómodamente en los sillones.

-espero no importunarlo Hokage-sama –comenzó la consejera con diplomacia- interrumpo sus funciones seguramente.

-consejera Homura, -dijo sonriendo con encanto- ya le he repetido hasta el cansancio que para usted siempre tendré tiempo.

La mujer, increíblemente halagada bajo la vista y bebía su te, Naruto sabia que la tenia en sus manos. La táctica de seducción no era solo para “ligar”, ayudaba también a imponer su voluntad.

-entiendo que no quiera buscar compromiso dentro de Konoha –dijo la anciana- pero debería escuchar mis consejos.

-usted sabe que siempre sigo sus sabios consejos –interrumpió suavemente- incluso pienso que el anciano Koharu me tiene…..cierto “rechazo” por ello.

-¿A que se refiere? –pregunto sorprendida.

-bueno –fingiendo no notar su sorpresa- usted sabe que el no respeta la palabra de las mujeres por sobre los hombres.

-¿Hokage-sama insinúa que “el”, desautorizo mi palabra?

-no directamente desde luego – dijo fingiendo una sonrisa- pero si se opuso a la quinta por ser mujer. Y si sus “consejos” siempre se oponen a los que usted me da…..

La mujer entorno los ojos comprendiendo. Machismo, simple y claro. Se figura que una mujer no puede pensar al nivel de un hombre.

-sin embargo, usted me ha demostrado día con día, -anuncio Naruto- lo importante de seguir sus ideas.

La anciana Homura no comprendía y Naruto no la dejo razonar. Tenia que darle el golpe de gracia.

-cuando la consejera Homura envió a los países extrajeron las condiciones para el matrimonio. Seguramente pensó que todos se sentirían increíblemente halagados por la “consideración” –dijo Naruto- hemos ganado valiosos acuerdos comerciales, amistades e influencias sin dar nada a cambio. ¿Por qué estrechar lazos matrimoniales con un solo lugar? Lo mejor es seguir su idea, amistad con todos en lugar de acuerdo con uno solo.


Naruto sabia que la consejera no delataría que esa no era su intención. Al mujer no podía admitir su ignorancia del “plan”, justo ante un hombre que la respetaba por su inteligencia. Si lo hacia, perdería todo ascendiente sobre el.

-Hokage-sama ha sabido apreciar con agudeza mis fines –señalo la anciana- veo que rodearse de mujeres le ha beneficiado- sonriendo

Naruto le siguió el juego, en lugar de “pervertido” ahora era un sabio joven siguiendo la política del consejo. Homura a partir de ahora estaría de su lado, y con el consejo dividido. Solo la palabra de Naruto seria ley definitiva.


Fin del flash back:



El recuerdo de la reunión lo mantenía tentado. Abrazado al árbol, reía como un chico. Sakura lo encontró tan alegre que en lugar de reprenderlo (su intensión inicial) simplemente lo ayudo a caminar (un brazo por sobre los hombros de la chica)

-¿de que te ríes tanto? –le susurro curiosa
Naruto le conto todo y volvió a reír por la travesura. Ella lo acompaño en la gracia y le dijo:

-¿Todo eso se le ocurrió a Hokage-sama? –burlesca

-JA, mas quisiera ser tan listo,-contesto alegre- fue un plan que me armo Shikamaru para que lo ayude con el asunto “Temari”. Ino desde su oficina (la de junto) revisaba los pensamientos de la vieja ¡JA JA JA!

Sakura no pudo evitar la risa, el ninja cabeza hueca se salía con la suya de una u otra forma.

-así que seguirás soltero, -señalo medio ofuscada- por eso le hacías "conversación" a esa rubia en la cena.-celosa

-¿acaso huelo celos? –Dijo con sonrisa zorruna- No pienso hacer infeliz a una mujer –susurro medio triste- cuando soltero, hago felices a muchas.

-no estoy celosa –dijo sonrojada- ¿y por que piensas que harías infeliz a una mujer? –Dijo desviando el asunto anterior- pareces saber como “complacerlas”.

-por que sin amor, ¿Qué evitaría que corra detrás de otras? –Dijo preocupado- ¿Qué evitara que la engañe?

La lógica tenia sentido, aunque Sakura se negara a reconocerlo. Pero no pudo contestar y guardo silencio. De pronto Naruto se detuvo, y como si recordara algo la miro de frente y señalo:

-¿acaso, Sakura-chan intenta seducirme? –mirada confundida

La chica enrojeció y ofuscada contradijo:

-ja, mas quisieras no? –de brazos cruzados, venita en la frente

Ambos rieron y continuaron avanzando por la calle. Pero Naruto le susurro:

-¿Crees que se, que esperas un beso y una noche apasionada?

La chica se alejo dos pasos y bajo la vista. Se sentía desnuda ante el, humillada por que el la veía como un libro abierto. A Naruto le dio pena eso y trato de salvar las distancias:

-¡JA JA JA! Tranquila Sakura-chan, no tienes que estar a la defensiva conmigo siempre, es una broma mujer. Ja ja ja.

Ella agradeció con una sonrisa lo que había echo el. No era tan tonta, ni estaba tan ebria como para no notarlo.

Naruto le dijo a su amiga que debía pasar por su oficina. Debía guardar unos documentos importantes. La pelirosa lo vio tan borracho que dudo en dejarlo solo. Pero el rubio le sonrió y dijo que estaría bien.

Hizo esto para evitar ir a su casa junto a Sakura. Tenía miedo de aprovechar su ebriedad y terminar acostándose con ella. Algo dentro suyo le prevenía de esto, su amiga no seria como las otras. Naruto la había amado con locura, y el sexo podía reavivar ese fuego. Era mejor amistad y coquetear sin riesgos. Si, eso era lo mejor.

Naruto se despidió de la pelirosa y fue a su oficina. Sobre su escritorio, los documentos estaban ordenados y listos. Definitivamente Ino era buena en su labor.

Sin embargo Naruto no había ido por eso, solo se sentó en su silla detrás del escritorio y abrió su mejor licor para brindar en soledad. No estaba tan ebrio como había aparentado para excusarse en la cena, pero lo estaría.
Luego de media hora de beber y contemplar la luna por los ventanales, se encontró con almas interesante que hacer. Interesante y peligroso. Una voz femenina le llego entrando por las puertas.

-caminaba por la aldea sin compañía amable –dijo sonriendo la rubia- y de pronto vi las luces de tu oficina. ¿Bebiendo hasta caer?

-esperando que una mujer hermosa se apiade de mí –contradijo sonriente y despreocupado

-Ya veo, -acercándose lenta y sensualmente- ¿puedo hacerte compañía mientras tanto?

-no lo se Temari, -indico jugueteando- tal vez cuando ella venga y te vea aquí, se pondrá celosa –sonriendo

-pues ella se lo perderá –dijo girando al escritorio- y será muy estúpida, si te pierde a ti.-sensual

-podría contarte un par de historias –señalo Naruto- pero….mejor será que vuelvas a dormir. Tu hermano…..

-mi hermano duerme como tronco-dijo divertida y bebiendo una copa del escritorio- no me importa lo que piense. Así como nadie le importa mis sentimientos.

Naruto se puso serio, Temari siempre había parecido una mujer de hielo, siempre parecía impermeable. Pero esas palabras…….denotaban tristeza.

-bébete una copa,-serio- siéntate y dime que ocurre.

Una invitación amistosa en lugar de ligarla. Definitivamente a veces se le escapaba el antiguo Naruto. Temari sonrió agradecida por la ternura, pero la noche no estaba para eso. Se sentó de golpe sobre las piernas de Naruto quedando cara a cara con el.

-¿Este lugar esta libre? –susurro sensual

-¿Qué te hicieron Temari? –susurro serio

Ella sonrió y sirvió un par de tragos, ambos bebieron. La situación no perdía tensión sexual, pese a la conversación

-el consejo de Suna convenció a mi hermano que soy, -suspirando ofuscada- “moneda de cambio”. No les importa a quien elija, solo será un arreglo.

-no me sorprende, -ofuscado- aquí sucede lo mismo. ¿Ya elegiste a alguien?

-No, -admitió la rubia- pero terminare casada con algún “viejo” seguramente. Tan solo por comercio o títulos.

Temari termino la charla, no quería amargarse con su futuro asqueroso. Unió sus labios a el y se besaron comenzando la noche. Poco a poco la intensidad subió. Se separaron y la mujer comenzó a lamer el cuello de Naruto.

-¿Y tu venganza es acostarte con cualquiera? –susurro estirando la mano y sirviendo dos copas.

-tu no eres “cualquiera” –susurro sin dejar de explorar- estas como un queso.

Se besaron de nuevo y al separarse levemente, Naruto le dijo:

-ese Yukata comienza a estorbarme.

-Uumn ¿En serio? – susurro sin dejar los manoseos- nunca lo hice en la oficina del un Kage. ¿Cómo será?

-yo si lo hice –gimió perverso- y el morbo de que alguien nos atrape lo hace genial.

Ambos bebieron una copa y como automático ella se levanto comenzando a dejar su abanico y sus armas ninja ocultas. Naruto fue a las puertas y las cerro. Coloco llave y apago la luz general. Al girar pudo ver que la luna iluminaba a través de los ventanales toda la zona del escritorio. Aun estando en la oscuridad, Naruto preparo una sorpresa para cuando avanzara la cosa.

Ella aflojo su cinturón dejando casi entreabierta la Yukata negra. Naruto volvió y ella le puso una mano en el pecho guiándolo hasta su silla nuevamente. El solo sonreía y se dejaba hacer. Ella le abrió de un tirón la camisa blanca del rubio haciendo saltar los botones. Tomo una copa y la derramo en la boca del hombre haciendo que caiga sobre el cuello y pectorales.

Acto seguido, se dedico a lamer todo el camino del Sake desde los labios, hasta el abdomen. Sus manos mientras tanto, abrían el jean negro del líder preparando el final del camino para la rubia. Naruto bebió su copa y solo lleno más licor para futuros “juegos”.

-nunca disfrute tanto el Sake sin beberlo –dijo como pudo el rubio

Ella sonrió y se metió en la boca el miembro comenzando a chuparlo con fuerza. ¡Menuda mamada le estaba dando! De tranquila no tendría nada la noche. Ella continúo en su trabajo mirándolo a los ojos con carita de niña buena. Y sus coletas le daban tremendo espectáculo “angelical” al Hokage que estallaría muy pronto.

El rubio rodeo con sus manos aferrándola por los cabellos y pronto pareció que la follaria por la boca. La rubia no se dejo, y apretó con su mano los testículos del hombre haciéndolo gritar. Sonrió divertida del dolor y la sorpresa de Naruto, sentándose sobre el de nuevo.

-el dominio es mío –dijo provocadora- no te atrevas a moverte.

-(ya veremos muñeca-pensó el rubio)

Se besaron y Temari ato las muñecas de Naruto detrás de la silla. Un hilo especial con chakra, le costaría bastante, aun para su fuerza soltarse. Ella se abrió su prenda y aparto el brasier dejando ver sus pechos. Naruto intento capturarlos con la lengua y ella los aparto perversa:

-aun no querido, -negando con un dedo- mis “amigas” tienen trabajo que hacer.

Volvió a descender y aprisiono el miembro duro de Naruto entre sus senos masajeándolo y lamiendo la punta de este. El cuarto comenzó a darle vueltas a Naruto, era demasiado bueno para ser verdad. No tardo mucho en correrse, ella lo estaba enloqueciendo.

Temari volvió sobre el y ahora le permitió lamer sus pechos. Una de las manos de la rubia masajeaba el miembro por detrás suyo, a la espera de “recuperarlo”. Pero su agradable sorpresa fue que estaba duro como roca pese a la corrida anterior. Estaba caliente de verlo tan sumiso y se desvistió completa para sentarse sobre el. Lento pero seguro se enterró y gimiendo comenzó el movimiento.

El parecía tranquilo pese a que no tenía control de la situación. Temari gemía y se mordía los labios gozándolo plenamente. Ella se aferro a los hombros de Naruto y acelero el ritmo frenético.

-Aaaahh Naruto!

-¡Temarii!-gimiendo

-¡Naruto malditos seas! AAAHHH…….

Ambos se corrieron pero el asunto no termino allí. Ella estaba con su cabeza sobre el hombro del hombre y sintió que se elevaba.

-¿Qué pasa?

Naruto rompió los hilos fácilmente y levantándose (con ella sobre el) la condujo al largo sillón en la oscuridad.

-¿Qué haces Naruto? –dijo excitada

-cambio de escenario –sonriendo

El se recostó con ella encima y luego de penetrarla ayudo a las caderas de Temari a moverse.

-¿Así que me darás mas? –dijo perversa cabalgándolo

-te equivocas, -dijo pícaro- tu, me darás mas te lo aseguro.

Con una mano la aferro del cuello obligándola a doblarse y besarlo. Ella seguía moviéndose y de pronto sintió un dedo “juguetón” entrando por su ano. Abrió los ojos sorprendida y en rápido recuento noto que Naruto tenia una mano en su cuello y la otra en su cadera. Era imposible que……..

-¿Pero….como? mmmm –gimió mas sorprendida
Ese dedo estaba entrando más y más. De pronto eran dos y Temari no sabia que pensar.

-¿Qué pasa? –dijo ante la desesperación de no poder girarse a ver

-Bienvenida a mi territorio- sonrió Naruto perverso- Temari-chan.

Esos dos dedos no paraban y Temari comenzaba a perder la cabeza. Otra mano sobre su espalda. ¿Otro hombre? ¿Pero cuando…? ¿Acaso no pensara en….?

-No Naruto, -dijo nerviosa- ¡no por fa……

-tranquila muñeca, que mi clon se sabe comportar.

Temari no tuvo demasiado para procesar el mensaje. Por que un segundo miembro entro por su ano haciéndola gritar. Naruto aprisiono sus labios bebiendo de su grito y las lágrimas la caían a la rubia. No podía escapar, estaba atrapada y empalada. Las fuerzas la abandonaron y su mente se nublo al placer. Había jugado con fuego, y aprendería a quemarse.


Horas y horas, posiciones y posiciones. Temari viajo al cielo ida y vuelta.


///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



Era de madrugada y la rubia, completamente desnuda dormía sobre el pecho de Naruto. Abrió los ojos levemente y noto que estaba en una habitación. Su pensamiento inicial fue que sin dudas, era el más loco y húmedo sueño que había tenido en la vida. Pero al comprobar que su “almohada” era Naruto Uzumaki, y al sentir su cuerpo hecho trizas, supo que había sido más que verdad. ¿Pero como habían llegado a este…..cuarto desde la oficina?

-Naruto, -sacudiéndolo- Naruto despierta….

-buen día Temari-chan –susurro sonriendo

-¿Dónde…….como?-dijo confundida

-¿Dónde?, mi casa –dijo divertido- ¿Cómo? “Dios del trueno”

Ella se recostó sobre el de nuevo y sonrojada dijo:

-si esto le vas a hacer a tu esposa todo el tiempo, me anoto al concurso. -relamiendose

Naruto sonrió de ojos cerrados y señalo:

-Gaara me da miedo como cuñado.

Ambos rieron tentados por la broma.

-debo irme, -levantándose y tapándose con una sabana- volveré a mi……

-Déjalo Temari-chan –señalo Naruto atrayéndola- le dije a tu hermano que desayunaríamos en mi casa juntos recuerdas?

-Aquí en tu casa cierto –recordando- pero se queda dormido siempre. Le diré que vine antes. –sonriendo y volviendo a la cama.

Naruto la miro complacido. Era una fiera en la cama. Seria afortunado quien la “atrapara”.

-convenceré a tu hermano para que te deje elegir esposo –sonriendo- es una promesa.

Ella lo miro sorprendida y agradecida, solo pudo decir lo que sentía:


-gracias amigo.




Fin del capitulo.
avatar
arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 761
Edad : 33
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por el santo pegaso el Dom Dic 23, 2012 4:26 am

Realmente sakura la tiene muy pero muy difícil, naruto se ha disidido por no atarse a nadie, aun que siempre hay algo del viejo naruto, y ansió ver la fiesta que se hará naruto anko y jejeje, este naruto se ve que no dejara títere con cabeza.

Y tsunade encontrara una solución a su dilema o se dará por vencida, creo que al final algo bueno le puede pasar, ya que se ve que naruto le a pegado duro en su corazón.

Edito: justo estaba dejando un comentario y hay otro capitulo, muy bueno amigo.

_________________
El santo pegaso
Muchas gracias When, te quedo de 10 XD.
Llevamos en Linea 1886 días junto a vos. NaruSaku v2.0
Somos 1409, fans NaruSaku.
El ultimo usuario/a registrado es .sakura., bienvenido/a.
Dom Oct 22, 2017 1:54 am
avatar
el santo pegaso
Moderador
Moderador

Masculino Mensajes : 1981
Edad : 87
Localización Con tu novia... y tu hermana
Nakus 75840

Ver perfil de usuario http://pepe-de-pegasus.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por X-Predator el Dom Dic 23, 2012 8:53 am

Estuvieron increible los capitulos, Naruto ya es Hokage pero Tsunade lo deja y el rubio cambia, ahora anda entre mujeres jejeje, se nota que Naruto perdio el interes en Sakura y que el rubio se la paso bien con Temari... maldito suertudo ¬¬. Ya quiero ver que pasara despues y mas cuando Tsunade se entere de las cosas que hizo, nos vemos Cool
avatar
X-Predator
Novato
Novato

Masculino Mensajes : 44
Edad : 30
Localización Soportando a la bestia de mi hermana...no me pregunten el porque
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por namikaze_naruto el Lun Dic 24, 2012 3:56 am

Me encanta el fic, sin duda alguna esta buenisimo, yo se que ya tienes tu idea general pero seria genial si quedara como Naruharem y no solo NaruTsuna seria genial y que siempre se quedara con Tsunade entre sus candidatas jjajajaja
avatar
namikaze_naruto
Aprendiz
Aprendiz

Masculino Mensajes : 51
Edad : 31
Localización Konohagakure
Nakus 0

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/manzanochris

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por arminius el Sáb Dic 29, 2012 2:47 am

CAPITULO 7: ” UNA VEZ MAS, SOLO UNA VEZ MAS”



Spoiler:
Unas semanas después, dos mujeres llegaban a las puertas de Konoha. Los guardias reconocieron a una sola y fue suficiente para dejarlas pasar.
No era época de guerra y las leyes se habían flexibilizado para la mejoría del comercio. En la torre Hokage Naruto, Ino y Sakura ordenaban documentos, ponían en orden las misiones y los ninjas médicos que serian utilizados.

Las puertas se abrieron de golpe, los consejeros Koharu y Homura ingresaron. Detrás de ellos Shizune y una joven rubia aparecieron sonriendo. Naruto había bajado la vista a un documento al ver entrar a los ancianos. Por eso, lo tomo de sorpresa ver a Shizune frente a el:

-¡Neechan! –dijo alegremente

Ino y Sakura no le quitaban los ojos de encima a la rubia que venia con Shizune. Naruto rodeo al escritorio y abrazo calurosamente a la morocha.

-Hokage –sama –indico el consejero Koharu- estas mujeres tenían una misión clase S. solo para sus oídos.

Sin más palabras, Sakura e Ino comprendieron que debían abandonar la oficina. Naruto le dijo a su ayudante que la mandaría a llamar cuando terminara este asunto para darles unos encargos.
Las chicas salieron de la habitación y Naruto volvió detrás del escritorio. Los ancianos explicaron a Naruto que Tsunade y Shizune tuvieron como misión capturar al Gobi. La joven rubia levanto su chaqueta levemente y allí estaba el sello que contenía a la criatura.

-tu jutsu de aspecto juvenil ha mejorado Tsunade –dijo Naruto mirándola profundamente-

los ancianos miraron extrañados y efectivamente era cierto. Su físico se había reducido en masa muscular, incluso en el cabello se la notaba mas…….joven. Pero Tsunade sorprendió a todos diciendo:

-este no un jutsu –sonriendo- he vuelto a tener 20 años de edad.

Salvo Shizune que ya lo sabia, el resto mostro gran sorpresa. Sin dudas todos recordaban que la única técnica capaz de eso……era prohibida.

-Tsunade-Hime, -apunto ofuscada Homura- ¿Acaso usted ha usado una técnica prohibida?

-¡Por supuesto que no! –Bramo y pudo notarse su personalidad de siempre- esto tiene que ver con el Gobi.

-será mejor que se explique –señalo enojado Koharu- esto es….

Naruto no despegaba los ojos de ella. Sorprendido, y en algún modo asustado esperaba explicaciones. Tsunade evito comentar su paso por la cueva para cubrir a Shizune. Pero informo todo lo que había sabido del moribundo shinobi de la roca. Luego conto como encontró al Gobi, describió una batalla y como lo capturo. La criatura había intentado “rejuvenecerla” para matarla basándose en el aspecto. Y lo único que hizo fue beneficiarla ya que volvió a sus 20 años, sin consecuencias negativas.

Los ancianos sonrieron complacidos. No solo tenían al Gobi, sino que la legendaria Sannin Tsunade Senju. Volvía a sus mejores épocas. El poder de Konoha se había incrementado terriblemente. Los consejeros sugirieron que “oficialmente” Tsunade fuera considerada con la hija de la quinta Hokage. Eso evitaría suspicacias y le permitiría a la rubia vivir con tranquilidad sin dar explicaciones.

Naruto y las mujeres asintieron por que eso era lo mejor. Pero el rubio reflexiono que los viejos querían evitar que Tsunade volviera al poder. Al ser la “hija” no tenía los meritos acumulados de la quinta. A Naruto no le importo ese asunto y los despidió a los consejeros por que quería hablar a solas, con las mujeres.
Cuando los viejos se marcharon, Tsunade sonrió y trato de quitarle seriedad al asunto:

-¿Y bien Naruto? –sonriendo ya no podrás llamarme “abuela” eh?

Shizune no sonreía por que notaba terrible tensión acumulada en Naruto. Definitivamente la cosa no estaba nada bien. Se hizo un pesado silencio, el líder les indico con una mano las sillas para que tomaran asiento. Estaba serio, estaba ofuscado.

-ahora que los viejos se fueron, -señalo neutro- dime la verdad.

-no se a que te refieres, -dijo la rubia de brazos cruzados- ya recibiste mi informe.

Shizune bajo la vista apenada, Naruto miraba a Tsunade con tanta profundidad que sus ojos azules parecían poder atravesarla. Luego de algunos segundos de silencio, el rubio se puso de pie y mientras llamaba a Ino les susurro:

-tal parece que me sigues tratando como a un estúpido.

Ambas mujeres se sorprendieron pero no tuvieron tiempo de nada ya que Ino y Sakura entraron a la oficina. Naruto tenía una seriedad preocupante.

-Ino, -mirando a la rubia- encárgate de ubicar a Shizune Neechan y a Tsunade. Sakura –mirando a la pelirosa- no necesitaremos enviar esos equipos a investigar los “desastres” en el bosque del norte. Ósea que tus médicos no son requeridos.

Las mujeres asintieron y Naruto se comenzó a ir de la oficina. Pero a último momento volteo y dijo:

-les presento a Tsunade Senju, hija de la quinta maestra Hokage.-saliendo

Tsunade hizo todo el esfuerzo para aparentar tranquilidad. Pero la frustración la abrumaba. Jamás había esperado esa frialdad en Naruto. Enojo, rechazo, alegría, cualquier cosa menos frialdad. Y para colmo la había descubierto en su mentira, con solo mirarla. Otra vez la sensación de ser trasparente para esos ojos azules se hizo presente.

Sakura y también Ino la miraban desdeñosamente. Tsunade había convivido con ambas años enteros. Ese aspecto juvenil no las engañaba. Sino era un clon genéticamente perfecto. Seguro era la antigua Tsunade, la juventud no la ocultaba para personas que la conocían bien.

La rubia Senju abrió sus brazos a las dos chicas y dijo:

-Haruno Sakura, Yamanaka Ino, ¿Acaso no saludaran como se debe a su maestra?

Ambas chicas sonrieron y la abrazaron calurosamente. La notaban triste y sabían la razón. Shizune le susurro a su maestra que Naruto estaba enojado o confundido por la “impresión”. Que luego volvería a ser el de siempre. Pero Sakura negó con la cabeza y dijo la verdad:

-Tsunade-sama, –triste- me temo que el Naruto que conoció, ha desaparecido cuando usted se fue.

-¿Qué….que quieres decir? –pregunto la Senju

-Ino, será mejor que le cuentes tú, -yéndose- es probable que no me lo crea a mí.

Tanto Shizune como Tsunade se miraron sin entender. ¿Qué podría haber pasado? ¿Acaso estaba casado? Eso no seria lo raro, ¿casado con más de una mujer? No sabían que pensar.
La rubia Yamanaka le dio un vaso de sake y el obligo a sentarse. Lenta pero segura, comenzó a contarle todos los “acontecimientos” que ocurrieron desde su partida de la aldea. Cada relación, cada mujer, hacían que Tsunade estuviera en un estado catatónico. Como un estado “de coma”, que de que despertaría violentamente. Shizune coloco sus manos en los hombros de la mujer dejándole su apoyo. Seria una batalla muy dura, y nadie podía ayudarla. Ino conocía la mayoría de las historias de Naruto ya que el rubio no se había molestado en ocultarlas. Por supuesto también habían “rumores” del Hokage por aquí y allá, lo cual solo lo hacia aun peor para soportar, por parte de Tsunade.

Finalmente Ino guardo silencio, era difícil de digerir que un hombre tan gentil y abocado a una mujer como siempre había sido Naruto, ahora fuera un completo pervertido.


////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Una hora después, Tsunade caminaba por la aldea en una mescla de furia y decepción. No podía creer que se hubiese convertido en un completo pervertido. Shizune no había podido detenerla, tampoco Ino. Tsunade prometió que le daría una paliza para ponerlo en vereda. Estaba ensuciando el puesto de líder. La memoria de su abuelo, del segundo, ¡del Yondaime! ¿Cómo podía comportarse así cuando había querido y admirado al tercero?
Ella tal vez no era ejemplo por su afición al juego y la bebida. Pero eran vicios “ocultos” se decía, no públicos como acostarse con toda mujer que se cruce. Lo cierto era que los celos la devoraban sin piedad.

Lo rastreo por su chakra y saltando por los techos fue por el. Naruto estaba parado frente a una tumba en el cementerio

-Ero- Sennin, -susurro sonriendo- ahora entiendo por la amabas. Es una mujer muy hermosa. Lamento haber estado con ella. –Suspiro- debería haber muerto esa noche, antes que tocarla. Pero me dio vida, me dio esperanza y se largo sin decirme por que. Lo del Gobi era una excusa, yo lo se, ella lo sabe. Pero vuelve a mentirme. No se que ocurrirá ahora que vol……..


Naruto la sintió acercarse y esquivo un puñetazo que iba directo a su cara. Giro sobre si mismo y comenzó a salir del lugar pasando por su lado, le dio la espalda a la rubia que lo había atacado. Ella se dio vuelta mas furiosa y el lanzo otro puñetazo con toda su frustración. El movió su cuello levemente eludiendo. Siguió caminando sin moverse, manos en bolsillo dio la brutal impresión de su nivel superior.

-¡Deja de ignorarme! –Le grito la rubia- ¡Mírame cuando te hablo!
Naruto se detuvo, se dio vuelta lentamente y sus ojos tenían el color de la sangre. La expresión demoniaca paralizo a la mujer:

-no vuelvas a intentar golpearme, –rugió con voz cavernosa- o te matare.

Ella retrocedió acobardada, definitivamente ese no era “su Naruto”. El líder se fue y sus rasgos volvieron a la normalidad.

-no permitiré que vuelvas a herirme, -pensó Naruto- nunca mas.


///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Los días siguientes se evitaron mutuamente. Tsunade fue establecida como directora del hospital y Sakura se encargo del entrenamiento de los médicos. Shizune comenzó a asistir junto con Ino en la oficina. Las cosas entraron en causes normales.
Tsunade no quería terminar de ese modo con Naruto. Intentaba arreglar las cosas, explicaba las razones de su partida. El rubio parecía empeñado en evitarla y su “dios del trueno” era más que efectivo para esos fines.

Una noche, casi dos semanas después de la llegada de Tsunade a Konoha, sucedió el inesperado. Naruto iba del brazo con un par de señoritas charlando alegremente. La noche oscura, y las muchachas lo mantuvo bastante distraído para no notar a Tsunade y Shizune cruzarse en la calle.

La rubia enloqueció de celos y no midió la fuerza que descargo en su puñetazo. Naruto salió despedido al evitar que las muchachas fueran heridas por el brutal ataque. Atravesó varios muros y cercas, finalmente choco con un depósito de materiales y quedo inconsciente, bañado en su propia sangre.

Tsunade aun no se acostumbraba a los niveles de su renovada potencia. Pero al verlo volar, lo noto casi al instante. Salió tras la desesperada, las lágrimas no pararon durante horas en su rostro.
Una hora después, Naruto ingresaba al quirófano en sala de operaciones.


////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Varias horas después, en el pasillo del hospital, Tsunade sentada, lloraba con sus manos cubriendo el rostro mientras recibía las reprimendas de Shizune y Sakura:

-¿¡Ha perdido el juicio!?-bramo Shizune- ¡Es una completa lunática!

-¡¿Cómo se le ocurre golpearlo con todo su poder?! –Gritaba rabiosa Sakura- ¿acaso quiere matar a Naruto?

Tsunade no podía responder, estaba ahogada por su propio llanto! Hormonas! renovada carga hormonal de su juventud restaurada. Le habían nublado el juicio.
Kakashi y 4 cazadores ANBU aparecieron y el ninja copia anuncio:

-Lamento esto, -serio- Tsunade Senju, esta arrestada por atentar contra Hokage-sama. Acompáñeme por favor.



//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


15 días después Naruto despertó. Pocas veces en su vida le debía tanto al chakra regenerativo del Kyuubi. Había salvado la vida por los pelos, media docena de los mejores médicos lo habían velado las 24 horas. Al despertarse, el consejo y Kakashi (líder del ANBU) lo visitaron y le preguntaron sobre el destino de Tsunade. El Hokage podía hasta ejecutarla por esto y si bien los viejos no querían perder al Gobi, en este caso acatarían las órdenes por la gravedad del asunto.

Naruto ordeno a Kakashi que buscaran espías en la aldea. El atacante había tomado la forma de Tsunade, pero no era ella. El ninja copia sonrió entendiendo el mensaje. El asunto seria “archivado” y Hokage-sama se encargaría por su cuenta.
Algunos días después, Sakura y Shizune habían curado y vendado a Naruto como siempre. Shizune lo abrazo tiernamente y le agradeció que hubiera liberado a su maestra.

-gracias Naruto-san-susurro Shizune agradecida- no tengo como pagártelo.

Naruto solo sonrió y la vio irse del cuarto. Tsunade esperaba impaciente en el corredor. Se moría por verlo, se moría por pedirle perdón. Rogaba al cielo poder ver esa sonrisa de Naruto que siempre le había agradado.
Shizune y Sakura salieron, y fue Sakura quien agarrándola del brazo a su maestra le advirtió:

-Desde que usted volvió, el no había estado con ninguna mujer.(hasta esa noche desafortunada) esta enojado y eso significa que usted, -suspiro- aun le importa. –Mirándola seria- no cometa la estupidez de rendirse o contenerse por orgullo. Dígale lo que siente, no se equivoque como yo.

Tsunade entro al lugar con las palabras de Sakura retumbando en su ser. La pelirosa había perdido su oportunidad, ella no debía dejarla pasar.
Cuando se acerco a el, Naruto la miraba gélidamente. Ella estaba tan indefensa que le costo no llorar.

-es tu oportunidad, -señalo el rubio- acábame.

Ella se sentó junto a el, yesos y vendas lo tendrían varias semanas en el hospital.

-¿Qué esperas? –Continuo sin emoción Naruto- termina el trabajo, mátame.

-yo nunca quise….yo..-acongojada

-¡Mátame!, -dijo rabioso- así como me mataste hace meses cuando te fuiste.

-no digas eso, -intento explicar- me fui por que te quitarían el puesto y……

-Aun soy Hokage no?-dijo duramente- me iban a obligar a casarme….-sonriendo irónico- ¿me ves casado?

-Naruto escucha, -dijo dolorida- creí que era lo mejor, creí que no teníamos un futuro y……

-desde que naci no tengo futuro –apunto serio- desde niño que como en la misma mesa con la muerte. Primero Kyuubi y su odio, luego Orochimaru, luego Madara, luego Sasuke que me quito la vida.

Tsunade no sabia que decir, no sabía como confortarlo. Lo veía llorar como nunca.

-y tu que evitaste que me matara, -sentencio Naruto- que me diste vida para luego huir.

-yo….yo no hui, lo que paso fue……

-¡mientes! –Gruñendo de dolor- huiste de mí, esa misión fue una excusa. Pudiste quedarte y amarme, confiando en mi que jamás te había defraudado. ¡¿Y que si no era Hokage?! ¿Crees que me hubiera importado después de que te debía mi vida? ¡Mi corazón!

-perdón, -dijo bajando la cabeza- tuviste razón en la oficina- señalo llorosa- te mentí. No atrape al Gobi, hice un trato con el. –Secándose las lagrimas- ¿Cómo….como lo sabias?

-Un perro milenario no seria “engañado” por tu aspecto –señalo fastidioso- usaría su olfato y sabría lo que en realidad eras. No por nada los Inuzuka son parte de Konoha. Fue el Kyuubi quien me lo advirtió, me odia es cierto. Pero odia más la mentira.

Ella sonrió suavemente y asintió, debía decirle toda la verdad….por que la merecía, y por que era una excelente forma de mostrar sus sentimientos.



Flas back:

Tsunade ingreso a la inmensa cueva oscura. Shizune quedo en la entrada para cubrirle la retirada por si algo fallaba. La rubia camino un tiempo y una respiración volcánica surgió desde el interior del lugar…

-Dolor…………-susurro la criatura lejana- Dolor…..¿Por que me causan dolor?

-Tsunade sintió enormes ganas de huir, pero debía seguir, era su misión……lo único que le quedaba después de perder a Naruto.

-tu vienes……a causarme dolor, -fue el susurro cavernoso- no….mas…..NO MAS.

Pese a la oscuridad del lugar, la rubia noto dos grandes ojos cercanos al techo de la cueva. El perro la observaba, pero extrañamente no la atacaba.

-márchate, -gruño la criatura- o te causare dolor…….así….como me lo causan a mi.

-necesito tu poder, -dijo Tsunade sin pensar- lo….necesito.

-me impresiona tu valor…..márchate mortal - gruño el perro- solo me causaras dolor.

-No quiero luchar, ni lastimarte –aclaro la rubia- quiero hacer un trato.

-¿Trato? –Susurro grave-…..no hay trato sin dolor. Al usar mi chakra….me causan dolor.

Tsunade lo comprendió, la criatura se refería a dolor, después de ser atrapada. Cuando el contenedor usaba el poder, le causaba dolor. Era por eso que Gobi los mataba desde el interior. Ella pensó que un Jinchurichy, sin el poder de su criatura no servía. Tal vez por eso nunca antes las aldeas lo atrapaban.
Sin embargo una idea le surgió…..tal vez…..solo tal vez……

-no quiero usar tu chakra, -dijo seria- solo ser tu Jinchurichy.

-¿No…dolor? –Susurro la bestia- ¿Por qué la mujer haría eso?

Tsunade encendió una pequeña antorcha, la luz apenas la rodeaba y no podía ver a la criatura. Enterró entre dos piedras el madero encendido y realizando sellos se quito el jutsu de aspecto juvenil.
-dentro mío, no sentirás dolor –sentencio la mujer- juro bajo nombre de los Senju no usar jamás tu chakra.

-el olor en tu sangre….Senju….el, no dolor. –Recordó el perro-…pero tu…¿Por qué?

-hace algunos meses, jamás hubiera buscado ser joven de nuevo.
Todos tenemos nuestro tiempo, es la vida. Pero alguien me…..revivió –sonriendo- yo…..yo solo deseo…..

-si tú mantienes……tu palabra….-dijo el Gobi- yo te daré….juventud. Solo una vez…mas.

La criatura odiaba ser capturada, pero la palabra de un Senju era sagrada. Además los mortales no cesarían de intentar capturarlo, no se detendrían en su afán de causarle dolor. Por lo menos, por una vida mortal, el estaría seguro en el cuerpo de esa mujer.


Fin del flash back:



-hice un trato con el Gobi, -dijo confirmando lo antes contado- fue un mortal riesgo que tome.(y lo hice por ti)

-claro, -susurro irónico- disculpa, que desconsiderado fui. Dejaste un millón de pistas regadas por la aldea de tus intensiones.

Ambos guardaron silencio, Naruto estaba malherido y no solo físicamente.

-¿Me dejaras curarte? –le susurro con dulzura- ¿Me permitirás cuidar de ti? –acercándose y tomándole el rostro.

-Lárgate, -dijo tajante- si crees que romperme todo y dejarme tirado en esta casa es lo peor que hiciste, ni te imaginas lo que sentí al ver que te ibas.

Tsunade aparto la mano, se sentía impotente, se sentía una tonta. Nunca imagino que ella hubiera significado tanto para el. Había pensado que solo era un “reemplazó”. La mujer se puso de pie dándole la espalda al rubio. Se estaba marchando cuando recordó las palabras de Sakura:“ No comenta la estupidez de rendirse o contenerse por orgullo. Dígale lo que siente, no se equivoque como yo”

¡No! –Se dijo-, esta vez no escaparía de su felicidad. Seria decidida y arrolladora. ¡Naruto conocería quien era Tsunade Senju!
La rubia se volvió y parándose junto a la cama bramo:

-¡Pues estamos en un problema! –Indico venenosa- ¡Te advierto que tus “aventuras” se acabaron!

El la miro como si fuera una extraterrestre ¿Qué demonios le pasa? –pensó

-resulta que yo también sufrí, que también siento cosas ¡Y yo no soy una estúpida niñata que retrocede y llora su oportunidad perdida!

-me da lo mismo –susurro Naruto cerrando los ojos-

-¡A mi también! –Para contradecirlo- Pero cada mujer que se te acerque, ¡Terminara en el hospital!

Naruto abrió los ojos y vio toda la determinación a traves de los ojos miel. Sin embargo, decidió provocarla:

-vas a ser mi carcelera, -dijo sonriendo perverso-será divertido ver cuanto aguantas.

Ella enfureció, pero no lo golpearía, tenia mejores planes. Se monto sobre el provocando que Naruto grite por las costillas aun no restablecidas. Tsunade sonrió perversa, sabía cuanto le dolía, y sabía también como aliviarlo. Su mano se lleno de chakra y pronto el dejo de sufrir.
Se miraron profundos a los ojos y ella susurro:

-Eres mío Naruto Uzumaki, -sonriendo sensual- cometiste el fatal error de hacerme el amor en esa oficina. Me reviviste eso es, me reviviste…….y ahora debes hacerte cargo.

Naruto sonrió pese al dolor, ella estaba sentada en un buen lugar para “negociar”. Con su gesto mas travieso apunto:

-¿Y….si no quiero?

-podrás ser muy Hokage de esta villa, -dijo y movió las caderas excitándolo- Pero aun así, eres mío. –Sensual- prepárate para ser hombre de una sola mujer. Por que morirán muchas sino.

Ella se inclino y lo beso suavemente, sin dejar sus labios se levantó para no causarle mas dolor. Rompió el beso y retirándose le dijo:

-en un par de semanas, cuando salgas del hospital. Tu y yo, tendremos otra “misión” en la oficina del Hokage.



////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



Era de noche en la aldea de la hoja. Naruto había vuelto a sus funciones como líder. Se encontraba solo en su oficina y terminando con los últimos documentos del día. Bebió un sorbo de licor y se recostó en su sillón detrás del escritorio. Los asuntos de la aldea marchaban más que bien. Había paz y comercio, había acuerdos y crecimiento. Comenzó a llover, las luces exteriores de la calle se hicieron menos visibles. El rubio guardo ciertos documentos en lugar secreto tras el librero y volvió a su asiento. Una nueva copa, un largo suspiro y las puertas se abrieron. Naruto fue a cerrarla, el viento las golpeaba y no quería ruidos molestos. Le gustaba estar en la torre Hokage por las noches. En tiempos de paz, no había guardias y el lugar quedaba solitario al girar para volver a su lagar la vio.

Sin dudas habían entrado (gotas en el suelo haciendo “caminito”) se veía increíblemente sexi, sonreía con travesura apoyada en el escritorio. El avanzo acercándose tranquilamente, se puso frente a la mujer, que no dejaba su relajada postura.

-Hokage-sama se ha portado muy bien –susurro traviesa- ha sido un niño muy bueno –sonriendo

El seguía mirándola seriamente, no parecía dispuesto a jugar ningún juego. Ella lo noto, vio algo que nunca estaba en Naruto, duda. El rubio giro al escritorio y se sentó bebiendo una copa.

-¿Acaso quieres probarme? –Dijo Tsunade- ¿Quieres ver cuanto tiempo te ruego?-ofuscada

-no, -exclamo Naruto- pero el tiempo en el hospital me ayudo a pensar.

-¿y me lo dirás o tengo que adivinarlo?

-estos meses atrás, estuve con muchas mujeres,-declaro serio- pero nunca con Sakura.

Ella se dio vuelta y mirándolo fijo pregunto:

-¿Dime por que?

-por que es una de las dos mujeres que puedo amar locamente. Es una de las dos, que puede destruirme si me rechaza. Y yo, no podría……volver a soportarlo.

Finalmente, la mascara de Naruto había caído, dudas y temor.

-¿Y yo soy la otra? –señalo sonriendo

-sabes que si –dijo serio

Ella giro al escritorio acercándose.

-¿Y por que piensas que volvería a lastimarte?

-por que eres Sannin, -señalo neutro- te puedes largar de la aldea cuando quieras.

Ella se sentó sobre el sonriendo. Naruto aspiro su fragancia ¡Olía tan bien! Salvaje y llena de vida. Lo volvía loco.
Tsunade acaricio el desordenado cabello del hombre, lo veía tan tierno, tan dulce y al mismo tiempo tan masculino. Poderoso y consiente de esa fuerza. Pero aun así débil ante ella, eso la enloquecía.

-Te amo – le dijo Tsunade- ojala pudiera convencerte, que no pienso abandonarte. –dándole un corto beso- pero solo puedo amarte, día con día. Y esperar que en algún momento, tu corazón enorme este dispuesto a confiar ciegamente en mi, de nuevo.

El la miro con un dejo de tristeza en sus ojos azules. Pero una sonrisa de picardía le surco el rostro al decir:

-¿estuviste practicando mucho esto?

-Etto…..¿Se noto?-susurro avergonzada- bueno en realidad si –sonriendo

-pues salió bastante bien-dándole un beso- aunque, -otro beso- aun así…..

Se besaron apasionadamente, el la rodeo entre sus brazos fuertemente. Entre besos y caricias el susurro como recitando:

“Una vez mas, solo una vez mas”


Seria su última apuesta, la última vez que dejaría al descubierto el corazón……..




fin del capitulo.
avatar
arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 761
Edad : 33
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por arminius el Sáb Dic 29, 2012 2:49 am

uno de los finales que mas me ha gustado personalmente. una historia extraña pero que fue atractiva tanto a los lectores (segun sus comentarios en este y el otro foro) como a mi que cada tanto la releo para divertirme.

saludos y gracias por sus palabras.


EPILOGO: 10 AÑOS DESPUES.

Spoiler:
Sentado bajo la tranquila serenidad de la sombra de los arboles. El muchacho se concentraba para movilizar su chakra. Su padre le había enseñado que tenía que estar en contacto con su entorno para poder extraer el poder. Pero miro el sol del amanecer desde el fondo de su casa (en donde estaba entrenando) y noto que se le había hecho tarde para “escapar”.

El joven Chunnin rodeo la mansión con sigilo. La arboleda del traspatio (de la que el, era culpable) lo cubría con maestría. Rodeo caminando sobre el muro divisorio y llego al frente de su casa. Estaba casi al salir cuando el grito le congelo en su lugar:


-¡Hashirama Uzumaki! –Los vidrios se englobaron- ¡¿Adonde crees que vas?!

El muchacho refunfuño resignado. ¡Era increíble! Su madre era peor que los ANBU para ubicarlo.

- ¿Cómo demonios lo hace? –pensó el rubio entrando a su casa con la cabeza baja.

Sentado en la punta de la mesa del comedor, su padre le sonrió con picardía. El joven paso por detrás de el, y suspiro sentándose a su lado en la mesa. Odiaba los “desayunos familiares”. Su madre insistía que era “la ingesta de alimentos más importante del día”.

-¡Puedo olerte a un kilometro niño! –Bramo la mujer poniendo una fuente de fruta en la mesa - ¡Desayuna como tu padre!

El joven miro de reojo a su padre y viendo que este se le reía le acuso:

-Seguro que tu le avisaste, –ofuscado- traidor.


Naruto Uzumaki, sexto Hokage de la Hoja, lo miro sorprendido. Claro que lo había sentido cuando intento escapar. Pero su hijo lo admiraba tanto, que subestimaba a su madre y sus propias “virtudes”. Tsunade tenía al Gobi en su interior. Un perro milenario que aumentaba su olfato 700 veces. “literalmente” podía olerlo, no era una mera expresión.

Hashirama tomo una roja manzana y le dio un buen mordisco aun haciendo puchero. Pronto vendría “Todo” el tremendo desayuno que casi tenía tamaño de almuerzo. Naruto sonreía divertido de verlo ofuscado y le pregunto para sacarlo de su indignación:

-Hijo, ¿Cómo te esta yendo con el entrenamiento?

-Yamato-sensei dice que tengo talento, -señalo serio- pero el truco de los clones que me enseñaste, me ayudo mucho a perfeccionar el Mokuton.

-agradécele a tu madre que te alimenta bien –señalo Naruto asintiendo

-mama dice que tengo tanto chakra como 50 Shinobi –señalo razonando- herencia Uzumaki.

Naruto lo miraba sorprendido, definitivamente su hijo lo admiraba mucho. Aunque la inteligencia, su elemento madera y el control del chakra, era de parte de Tsunade. Algo que Naruto nunca dejaba de recordarle.

De pronto la escucharon bajar desde la planta alta. Siempre tardaba en el baño arreglando su hermoso y largo cabello. Bajo corriendo la niña de 6 años y fue tanto su descuido que tropezó en los escalones y fue directo a un gran golpe.


-¡Cuidado Kushina! –grito Tsunade desde la cocina cercana.

La niña grito al tropezar y cerró los ojos por la impresión. Pero al abrirlos, no hubo golpe y llanto, su padre la tenia en brazos.

-¡Gracias papito! –grito sonriendo ampliamente


Naruto la llevo entre sus brazos hasta la mesa del comedor. Hashirama en tanto, lo veía sorprendido y fascinado. Ni siquiera lo había visto moverse. En un instante estaba a su lado, y un parpadeo después sosteniendo a su hermana unos 7 metros mas allá, era…..increíble.

Kushina lo abrazaba con toda su fuerza (que era mucha por cierto) y sonrojada se dejaba llevar, para luego sentarse junto a su adorado “Hokage-sama” en la mesa. Naruto acomodo el lacio y largo cabello dorado de su hija y le acerco un tazón de cereales con leche que Tsunade le había llevado.

-Oneechan, -dijo dulce la niña- cierra la boca cuando comes ttebayo –sonriendo

Hashirama aun tenia esa expresión de fascinación cuando veía actuar a su padre y un trozo de manzana en la boca se le había olvidado masticar. Naruto y Kushina rieron de verlo avergonzado y justo Tsunade llego para sentarse y compartir los 4 en la mesa. 20 minutos después, los Uzumaki estaban en la entrada a su casa dispuestos a empezar el día.

-Adiós papa, mama –dijo el joven siempre tan sobrio- tengo que ver a Mikoto Uchiha de pasada al campo 7.

-¿con que…..Mikoto eh? –sonrió pícaramente Naruto

El joven se sonrojo nervioso y dijo que solo era una compañera, ¡Una amiga cuando mucho! Kushina aferrada a la mano de su padre le saco la lengua y comenzó a burlarse con el escandaloso grito de:

-¡Oneechan y Mikoto! ¡Oneechan y Mikoto!

-pórtate bien hijo –señalo Tsunade sumándose a la broma

-Sasuke-sama dijo que me mataría si yo…..-de pronto se dio cuenta que hablo de mas- ¡mejor me voy! –avergonzado

Kushina se reía escandalosamente al ver correr a su hermano. Naruto rio y levantando en brazos a su hija le pregunto meloso:

-¿Y que hará el día de hoy mi adorada princesita?

-¡Papa! –haciendo puchero- ¡Que pronto seré una poderosa ninja ttebayo!

Ambos padres rieron por la cara de niña y Naruto la puso en el suelo luego de un beso en la mejilla.

-¡me voy mamita! –dijo corriendo por la calle

-¡¿Adonde crees que vas?!-grito la rubia ofuscada

-¡Voy al hospital! –grito la niña sin voltear- ¡tía Sakura me entrenara como medicoo!

Naruto la vio irse y dándose vuelta abrazo por la cintura a su esposa.

-¿Y mi reina que día le espera hoy? –dijo sonriendo

-Por lo pronto, le daré una paliza a Hokage-sama que esta llegando tarde al trabajo –acariciándole el rostro- luego el daré alcance al “terremoto” (así le llamaba a Kushina) para que no fastidie las clases de Sakura y sus médicos.

-Kushina estará bien amor –le susurro dándole un beso en el lóbulo- sabes que siempre la vigilo.


Tsunade le dio un profundo beso a su esposo. Le encantaba ese espíritu sobre protector que tenia. Ambos hijos tenían sellos ocultos en sus cuerpos. Si estaban en problemas, un parpadeo y el “Dios del trueno” ponían a Naruto al alcance del problema.

¡Y pobre de aquel que tocara a sus hijos! Mas bien que se diera por muerto. Por que Naruto Uzumaki, el bondadoso, el compasivo, descargaría el odio de mil Kyuubi sobre el miserable que tocara un solo cabello dorado de cualquiera de sus niños.

Naruto seguía jugueteando con el lóbulo de Tsunade que comenzaba a acalorarse.

-Naruto, que ya comenzó el día –dijo sonriendo avergonzada

-y yo que no puedo esperar a la noche –dijo besándola

-pues te aguantas, -señalo perversa- y no se te ocurra nada raro eh? Sabes que olería a una mujer en ti a un kilometro.

-pero mi reina, -susurro perverso- no me queda “aire” para otra mujer.

-¿Insinúas que soy muy exigente?-pregunto complacida

-lo afirmo, no lo insinuó –sonriendo- y que conste que no me quejo.

-mejor para ti, -dijo abrazándolo del cuello- no quisiera tener que romper nada de este hermoso cuerpo tuyo.

-vamos adentro una hora, si? –rogo el hombre

-Sakura me matara, -señalo perversa- tengo trabajo en el hospital.

-De acuerdo, -señalo el hombre- iré por Sakura y la “calmare”

-¡Naruto! –gruño la rubia

-Si amor, -dijo meloso- cuando enojas, me prendes peor.

Ella se abrazo firme por que ya sabia lo que le esperaba, y no lo podía evitar ni negar.

-no….podemos….-acalorada- aquí.

Un destello después y Tsunade tenía a su esposo desvistiéndola en su cuarto.

-Naruto por favor –rogo sin fuerzas

-es hora de encargar otro Uzumaki para el año entrante. –susurro desnudándose

-¿Qué? –Dijo excitada- cuando nació Kushina casi te arranque el brazo en el parto. ¿Quieres más dolor?

-no me importa si nacen tan adorables como mi reina y princesa. –dijo sonriendo y “atacando”.

-aah Naru….to…


Dos horas después Naruto salía de su casa con una sonrisa de oreja a oreja. Elevo la vista hacia la montaña de los Kages y observo pensativo. La cara de Tsunade, ahora tenía a Naruto a su lado.

- “siempre unidos” -pensaba el líder- lado a lado viviendo una vida que nunca esperábamos.

Camino el Hokage con su clásica capa con llamas bordadas y un destello dorado fue lo ultimo que se vio de su andar por la calle.



//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


“la vida a veces no es como la planeamos. Y no por eso significa que no podemos encontrar nuestro lugar en el mundo. Vive la vida, disfrútala con los ojos y la mente alerta. Tal vez, en cualquier momento tu felicidad te encontrara a la vuelta de una esquina. O en una oficina, o junto a ti, justo con quien menos esperas. Por que ser feliz, a veces comienza con algo simple que se vuelve maravilloso. Algo simple….como compartir la soledad.”




Este es el final.
avatar
arminius
Clan Seiryuu
Clan Seiryuu

Masculino Mensajes : 761
Edad : 33
Localización en los prados verdes de mi imaginacion.
Nakus 55827
Top :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por el santo pegaso el Sáb Dic 29, 2012 4:34 am

Es una pena que se termine, pero bueno vemos que tsunade en su ataque de celos casi se queda sin narutin jejejeje, al final ella se quedo con su hombre he, y sakura quedo como la tia jeje, pero bueno quizás.... ejem, que bueno tiene dos peques jejeje, y quizás vengan mas, y como anda de cal..... al final los dos pudieron compartir muchos mas.

_________________
El santo pegaso
Muchas gracias When, te quedo de 10 XD.
Llevamos en Linea 1886 días junto a vos. NaruSaku v2.0
Somos 1409, fans NaruSaku.
El ultimo usuario/a registrado es .sakura., bienvenido/a.
Dom Oct 22, 2017 1:54 am
avatar
el santo pegaso
Moderador
Moderador

Masculino Mensajes : 1981
Edad : 87
Localización Con tu novia... y tu hermana
Nakus 75840

Ver perfil de usuario http://pepe-de-pegasus.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por Davidenko17 el Dom Dic 30, 2012 11:09 am

estuvo genial, algo extraño pero quedo bien

sigue escribiendo así, son los mejores fics que he leido!!!!
avatar
Davidenko17
Jounin
Jounin

Masculino Mensajes : 454
Edad : 23
Localización España, Galicia
Nakus 5879
Posesiones :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por Rios el Jue Ene 10, 2013 11:42 am

Bueno = ami estea Historia me gusta mucho leerla a pesar de que tiene bastante Drama en mi opinion es muy divertida xDD.

Muy bueno.

Saludos.
avatar
Rios
Aprendiz
Aprendiz

Masculino Mensajes : 77
Localización L.A, Santa Monica, Ca.
Nakus 9350

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por Mixyic-Alex el Mar Jul 01, 2014 6:31 pm

Otra genial y hermosa historia, simplemente me fascino, no tengo mas que decir. Very Happy
El como llevaste los hechos hasta hacer posible la relacion de Naruto y Tsunade fue perfecto.
Saludos n.n
avatar
Mixyic-Alex
Chunnin
Chunnin

Masculino Mensajes : 334
Edad : 23
Localización En mi casa :D
Nakus 8350

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por enriqueminato el Miér Jul 02, 2014 3:47 am

gran final jejeje aunque lo lea y lo lea no me aburro de esta gran historia
avatar
enriqueminato
Chunnin
Chunnin

Masculino Mensajes : 386
Edad : 28
Localización guatemala
Nakus 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPARTIENDO LA SOLEDAD +18 (Naru-Tsuna) EPILOGO 28/12/12

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.